Está en la página 1de 1
LECCIÓN 7. Proverbios 10:6 Hay bendiciones sobre la cabeza del justo; Pero violencia cubrirá la

LECCIÓN 7. Proverbios 10:6 Hay bendiciones sobre la cabeza del justo; Pero violencia cubrirá la boca de los impíos.

Un Ejemplo de Bendición ¿Cuidado con la impiedad del habla? Hay bendiciones sobre la cabeza del justo. «Hay bendiciones». Del hebreo: Berakah, generalmente denota el otorgamiento de un bien, concebido generalmente como algo material. En Proverbios 10:22, dice:

"La bendición de Jehová es la que enriquece, y no añade tristeza con ella." Y en Proverbios 15:6 dice: "En la casa del justo hay gran provisión; Pero turbación en las ganancias del impío."La bendición es un bien que necesitamos, es decir, un bien material, y esta la da el Señor en la casa de los justos por medio de las ganancias. La impiedad del habla y la turbación en las ganancias es para el impío.

Sobre la Cabeza del Justo:

Justo hebreo: tsaddéq, el término denota la «lealtad» de un rey o sumo sacerdote a su deidad personal, y se manifiesta a menudo en ofrendas. Tiene que ver con la relación de un monarca con sus dioses. Pero en la experiencia cristiana el adjetivo justo es aplicado al que practica la Justicia Génesis 6.9; Mc 6.20.

Pero violencia cubrirá la boca de los impíos. Pero violencia. Violencia del Hebreo jamás, connota la ruptura del orden divino establecido. Jamás podría ser: «violencia» o «afrenta» insulto, bofetada, ofensa, reprobación de un pueblo que al no ser corregida, interrumpe la relación con Dios e impide su bendición.

Cubrirá la boca. Boca del hebreo: pe, cubrirá el habla, cubrirá el decir, cubrirá los dichos, o cubrirá las palabras de los impíos.

De los impíos del hebreo:

Impío rasha, Falta de temor a Dios de parte del hombre que le conduce a asumir actitudes contrarias a la buena voluntad divina. Proverbios 8:7, 12:13, 13:6.

Conclusión. Porque la gracia de Dios se ha manifestado para salvación a todos los hombres, enseñándonos que, renunciando a la impiedad y a los deseos mundanos, vivamos en este siglo sobria, justa y piadosamente, aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo, quien se dio a sí mismo por nosotros para redimirnos de toda iniquidad y purificar para sí un pueblo propio, celoso de buenas obras. Tito 2:11-14

Apóstol: Ramiro Reyes. Gracia Ministerios Iglesia Cristiana