Está en la página 1de 1

LECCIÓN 4.

Proverbios 10; 4
“La mano negligente empobrece; Mas la mano de los diligentes enriquece”.

Tema: Dos poderes. Yo determino.

Introducción: Si la mano diligente enriquece, yo quiero enriquecerme, entonces debo tomar la


iniciativa y trazarme una meta, debo aprovechar a lo máximo mi tiempo, mis habilidades, las
oportunidades, no debo quedarme paralizado, debo tener una visión bien clara de mis aspiraciones.

La mano
Se traduce: Poder, garra. (Se puede leer, el poder negligente empobrece)

Negligente
Negligencia del idioma hebreo remiyá. Se traduce: Abandono, desidia, dejadez, apatía, desgano,
flojedad, indolencia, o pereza. Negligente es mirar con indiferencia. adj. descuidado. Falto de
aplicación.

Empobrece
Del hebreo: rush, se traduce: estar destituido.

De los diligentes
Del idioma hebreo Kjarúts, se traduce: determinación; también ansioso, anhelante, agudeza,
decisión, estar alerta, decidir, acordar.

Enriquece
Enriquecer del hebreo ashár, se traduce: acumular; Pro_13:4, Pro_21:5;

Ejemplo de diligencia: Pr 6.6-8; 30.25.


En la Biblia, Salomón menciona las hormigas como ejemplo de laboriosidad y previsora sabiduría.
Se gobiernan a la perfección sin tener gobernador, capitán ni señor. Su organización rivaliza con la
de las abejas.
La hormiga: Insecto que generalmente vive en colonias instaladas en galerías subterráneas. Los
machos tienen alas y son de vida más corta; las hembras también tienen alas pero las pierden
después del vuelo nupcial.
En su admirable organismo social, hay además, obreras. Estas no tienen alas y están encargadas de
buscar alimento, preparar los nidos, hacer la limpieza y cuidar de las hembras, los machos y las
larvas.
Referencias bíblicas de los poderes a gobernar vidas. Pro_12:24, Pro_19:15, Pro_19:24, Pro_20:4,
Pro_20:13,

Pro_24:30-34; leer el verso 34 en otras versiones.


La pobreza vendrá y te atacará como un vagabundo armado.
¡Y te asaltará la pobreza como un bandido, y la escasez, como un hombre
armado! Pero si esto haces, vendrá avanzando tu pobreza, y tu miseria o
necesidad, como buen corredor.

Apóstol Ramiro Reyes


Gracia Ministerios Iglesia Cristiana

Intereses relacionados