Está en la página 1de 15

Me llama tu

voz
Desde todos los
rincones,
me está llamando tu
voz.
Siento tu mirada
en muchos ojos que me miran.

Oigo tu palabra
en muchas voces que me gritan.
Y en aquellos que me necesitan,
veo tu mano extendida.
Eres Tú quien me pregunta
cuando veo ese niño hambriento,

o esa madre
extenuada
con su hijo a la
espalda.
Sé de mucha gente
que no oye tu
evangelio,
y de otros que
malviven
en lugares
malolientes

y de muchos más que


roban
para poder seguir
viviendo.
Y todos ellos me gritan, en silencio,
que no viva tan tranquilo.

¿Qué puedo hacer


yo?
Esos niños que juegan en el barro
porque no hay sitio para ellos en la
escuela,
y ese hombre sin ganas de
vivir
porque no encuentra
sentido a su vida,

y tantos que sufren en las cárceles,


y los que, libres, no tienen libertad,
porque otros les niegan la palabra...
Pero también en todos ellos
y desde todos los rincones de la tierra…
me está llamando tu voz.
Dios elige a algunos hombres
y los llama individualmente
para llevarlos al desierto
y hablarles al corazón.
A quienes lo escuchan, los separa
y, mediante su Espíritu,
los convierte constantemente
y acrecienta en ellos el amor
para encomendarles una misión. (Const. 11)
Me llama tu voz
(C.V.S.)

Desde todos los rincones,


me está llamando tu voz.
Siento tu mirada
en muchos ojos que me
miran.
Oigo tu palabra
en muchas voces que me
gritan.
Y en aquellos que me
necesitan, Y todos ellos me gritan en silencio,
veo tu mano extendida. que no viva tan tranquilo.
Eres Tú quien me pregunta ¿Qué puedo hacer yo?
cuando veo ese niño Esos niños que juegan en el barro
hambriento, porque no hay sitio para ellos en la
o esa madre extenuada, escuela,
con su hijo a la espalda. y ese hombre sin ganas de vivir
Sé de muchos hombres porque no encuentra sentido a su vida,
que no oyen tu evangelio, y tantos que sufren en las cárceles,
y de otros que malviven y los que, libres, no tienen libertad,
en lugares malolientes porque otros les niegan la palabra...
y de muchos más que roban Pero también en todos ellos
para poder seguir viviendo. y desde todos los rincones de la tierra,
me está llamando tu voz.
Amén.