P. 1
Programa E. Infantil

Programa E. Infantil

|Views: 1|Likes:

More info:

Published by: Diana Berenice Cortes Briseño on Jul 19, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

01/17/2015

pdf

text

original

PROGRAMA DE IMPLANTACIÓN PROGRESIVA DE LA COEDUCACIÓN EN EDUCACIÓN INFANTIL

1) JUSTIFICACIÓN DEL PROGRAMA La interiorización de los modelos sociales se produce a través de los diferentes agentes de socialización, entre los que se encuentra la escuela, concebida con una doble función: por un lado, la de reproducir el modelo social en la que nace y que es el que la crea y, por otro, como elemento de cambio y mejora en la construcción social. Reproducción y cambio se enfrentan así en una tensión continua y según sea la intensidad de uno u otro, se generarán distintos modelos de escuela que, aun siendo diferentes, presentan el punto de partida común de estar enraizados en la sociedad. La escuela no está fuera del mundo, sino que forma parte activa del mismo y, por ello, el modelo educativo que se diseña y pone en marcha en cada momento debe ser evaluado en relación con el modelo social en el que viven y conforman los hombres y las mujeres que han pasado por un modelo educativo determinado. El análisis de la escuela suele desligarse del análisis de su influencia en la posición que mujeres y hombres ocupan en el espacio social, por lo que, generalmente, se obvia la responsabilidad social del sistema educativo. El modelo social sigue siendo profundamente androcéntrico, lo que supone una clara situación de desventaja para las mujeres respecto a los hombres. Un somero análisis de la realidad muestra esta desigualdad de manera clara: indicadores de empleo, reparto de responsabilidades domésticas, violencia contra las mujeres, distribución de la riqueza, etc. Todos estos aspectos se han ido recogiendo poco a poco en la legislación tanto internacional como nacional, sin que ello haya supuesto, hasta el momento, la consecución efectiva de la igualdad. A pesar de que se está de acuerdo con las dos principales afirmaciones que se han hecho hasta ahora, la escuela como agente de socialización y el androcentrismo del modelo social, el sistema educativo históricamente se ha librado de su responsabilidad como perpetuador y reproductor del androcentrismo y, con ello, de la desigualdad entre mujeres y hombres y sus efectos sobre la realidad. Esto ha traído consigo que los planteamientos coeducativos no hayan calado realmente y no hayan sido recogidos como principio articulador de todo el sistema. Así, y aunque teóricamente en nuestro país llevamos más de 20 años de coeducación, la realidad nos muestra que todavía no hemos superado la escuela mixta. Esta falta de impulso se refleja fundamentalmente en que la apuesta por la coeducación se ha centrado en propuestas parciales presentadas como una posibilidad entre varias y que, finalmente, dependían de la implicación personal de profesoras y profesores concretos. A lo largo de estos años se han

1

realizado muchos esfuerzos, generalmente individuales o de pequeños colectivos, amparados o no por distintos programas, que se han ido diluyendo en el tiempo y cuya característica principal es la dispersión de esfuerzos. La Ley Orgánica de Medidas de Protección Integral contra la violencia de género reconoce explícitamente la importancia del sistema educativo en la consecución efectiva de la igualdad entre mujeres y hombres y en la erradicación de la violencia de género, propiciando desde la escuela el necesario cambio social e introduciendo estas cuestiones desde la Educación Infantil. Este es uno de los aspectos que claramente definen a esta Ley como “integral”. La educación es un proceso continuado que requiere que sus principios articuladores se expliciten desde el inicio y se desarrollen a lo largo de las distintas etapas. La coeducación, la educación en igualdad, ha de ser uno de esos principios articuladores presente ya en Educación Infantil. El análisis del sistema educativo, de la realidad y del nuevo marco social y legislativo que se ha abierto con la Ley Orgánica de medidas de Protección Integral contra la violencia de género, así como la formulación de una nueva Ley de Educación, crea un contexto favorable para realizar un programa de coeducación desde la administración educativa que persiga la incorporación gradual de la coeducación en nuestra escuela, pues, como dice Amparo Tomé, Podremos hablar de una escuela coeducativa cuando las mujeres puedan acceder a puestos de responsabilidad en igualdad de condiciones que sus compañeros en los ámbitos públicos y laborales. Estaremos hablando de una escuela coeducativa cuando la división sexual del trabajo sea parte de la historia y cuando hombres y mujeres tengamos las mismas habilidades y responsabilidades en los ámbitos públicos y en los ámbitos domésticos y de relaciones. (Tomé, Amparo “Luces y sombras en el camino hacia una escuela coeducativa”, pág. 169 – 181, en González, Ana y Lomas, Carlos (coord.) Mujer y educación. Educar para la igualdad, educar desde la diferencia (2002) Barcelona, Graó).

2

2) OBJETIVOS. Con el fin de integrar la coeducación en el quehacer diario de los centros escolares, la Consejería de Educación y Ciencia y el Instituto Asturiano de la Mujer se han propuesto el desarrollo con carácter experimental de un programa de implantación de la coeducación dirigido a la Educación Infantil con los siguientes objetivos: • • • Sensibilizar y formar al profesorado. Sensibilizar y hacer partícipes a las familias del proceso coeducativo. Extender el programa a otros centros y a otros niveles educativos.

3)

METODOLOGÍA

La educación de los niños y las niñas de esta etapa que abarca desde el nacimiento a los seis años, es una responsabilidad compartida entre la institución educativa y la familia. Así pues, como lo que pretende este programa de coeducación es el desarrollo de actitudes y comportamientos no sexistas en el ámbito de la Educación Infantil dentro del proyecto del centro educativo, la propuesta de trabajo ha de desarrollarse a un doble nivel: por un lado, el trabajo de y con el equipo educativo y, por otro lado, el desarrollo de un programa de trabajo con las familias.

3.1.- EQUIPO EDUCATIVO/INSTITUCIÓN ESCOLAR. Plantearse una estrategia de cambio hacia una escuela coeducativa requiere disponer de una idea aproximada sobre qué tipo de escuela se pretende alcanzar y de cuáles son los posibles medios para alcanzarla, así como de los obstáculos derivados de nuestra concepción y práctica educativa. Por ello consideramos necesario centrarnos en un cambio de mentalidad y de hábitos del profesorado que se puedan traducir en la modificación de una serie de prácticas escolares. La metodología que se propone tiene en cuenta los factores y las formas de transmisión de los estereotipos de género en la escuela. Se centra en el profesorado como protagonista del proceso de cambio y parte de la idea fundamental de que antes de cambiar la escuela se debe conocer la situación de desigualdad sexual en el propio centro. Se propone el desarrollo de un proyecto de investigación-acción en cada uno de los centros seleccionados para participar en la experiencia piloto, mediante el cual el profesorado pueda tomar conciencia y evaluar el nivel de discriminación sexista que se produce en los distintos ámbitos de la vida del centro y realizar y experimentar las propuestas de mejora sobre aquellos aspectos valorados como más problemáticos, necesarios o interesantes.

3

Tomando como criterio de zonificación el ámbito geográfico de adscripción de los Centros del Profesorado y de Recursos, el proyecto se desarrollará en seis centros educativos: CPR de Avilés: ¾ Escuela Infantil del Primer Ciclo (0-3) ¾ C.P. Marcos del Torniello (3-6) CPR de Gijón. ¾ Escuela Infantil Escolinos (0-3) ¾ Escuela de Educación Infantil José Zorrilla (3-6) CPR de Oviedo: ¾ Escuela Infantil Carmín (0-3) ¾ Escuela de Educación Infantil Peña Careses (3-6) En cada uno de estos ámbitos geográficos la experiencia se desarrollará en dos centros educativos, permitiendo de este modo abarcar la etapa de Educación Infantil al completo (0 a 6 años) para dar respuesta a otros criterios organizativos como son la continuidad y coordinación entre los dos ciclos, así como las posibilidades de coordinación con las etapas educativas posteriores. En cada uno de los centros participantes se constituirá un grupo de trabajo, integrado por el equipo educativo participante en la experiencia, bajo la coordinación de una persona del propio equipo. Dicho grupo de trabajo desarrollará el proyecto bajo la cobertura y los apoyos correspondientes a un Proyecto de Formación en Centros. En cada una de las zonas existirá un equipo de apoyo a los centros educativos integrado por dos asesoras o asesores del Centro del Profesorado y el personal Técnico del Instituto Asturiano de la Mujer. A este equipo externo, a la vez que garantizar la coordinación entre los dos centros de la zona, le corresponden las funciones de apoyo metodológico e instrumental y de asesoramiento a los equipos docentes en las tareas de: ¾ Identificación de problemas y sistematización de hipótesis. ¾ Elaboración de estrategias de contraste de las hipótesis. ¾ Planificación de las experimentaciones de cambio y de la evaluación de las mismas. En el ámbito regional, se constituirá una Comisión de Seguimiento integrada por las personas representantes de la Consejería de Educación y Ciencia y del Instituto Asturiano de la Mujer.

4

El proyecto de trabajo se extenderá a lo largo de los próximos dos cursos escolares (2005/06 y 2006/07), dividido en dos fases o momentos que coincidirán con cada uno de los cursos escolares: a) La primera fase, que se extenderá durante el curso escolar 2005/06, tiene como objetivo la investigación, por parte de cada uno de los grupos/centros, de las principales manifestaciones de sexismo en su centro. Durante esta fase, los centros educativos y los respectivos equipos docentes serán los protagonistas del proceso: planificación y desarrollo de la observación y recogida de datos, valoración de los mismos... b) En una segunda fase, curso escolar 2006/07, cada grupo/centro, en función del trabajo previo y de las circunstancias contextuales, priorizará alguno de los ámbitos analizados para concentrar en él los esfuerzos de investigación, reflexión y experimentación.

5

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->