Está en la página 1de 40
N ada puede dar más satisfacción a cualquier persona amante de la cultura que encontrarse

Nada puede dar más satisfacción a cualquier persona amante de la cultura que encontrarse con este tesoro imaginado, escrito y dibujado por niños y niñas que están empezando a conocer el mundo.

Pero justo es reconocer que todo esto no sería posible sin el estímulo extraordinario y la vocación brillante y luminosa de su profesora, Arantxa Castañeda.

Aunar música y literatura es enseñar a vivir y a mirar el mundo con creatividad y talento. Es enseñar a amar la vida. Es estimular todo lo grande que encierran en pequeñas semillas todos los niños y niñas que participan en estos Talleres de Música y Movimiento del OAL de Arte y Cultura.

Mi más grande, sincera y entusiasta felicitación a Arantxa por su excelente trabajo, a cada uno de los niños y niñas que han participado en este libro, que ya es una joya, y a sus papás y mamás por creer en ellos y en su capacidad de crear.

Marbella tiene un futuro brillante con vosotros.

Enhorabuena¡¡¡¡¡

Carmen Díaz García

Concejal de Cultura y Educación del Ayuntamiento de Marbella

E l taller de Música y Movimiento del OAL Arte y Cultura tiene como objetivo

El taller de Música y Movimiento del OAL Arte y Cultura tiene como objetivo principal acercar la música a los niños y a las niñas de la ciu- dad de Marbella. Destinado a niños y niñas de entre 3 y 7 años se asienta sobre 3 ejes vertebradores:

1.- Iniciar a los niños y a las niñas en el lenguaje musical. Todo lo relativo a los contenidos propios del lenguaje musical: ritmo, pulso, figuras musicales, compases, melodía, movimiento.

2.- Relacionar la música con las diferentes manifestaciones artísticas pro- venientes de otras artes. La música no es un arte aislado, se enriquece y complementa con otras fuentes artísticas. A través de los cuentos, poesías, dramatizaciones, danzas, dibujos, observación de obras de arte logramos mostrar a los pequeños y a las pequeñas un mundo apasionante que les en- canta descubrir y aprehender.

3.-Utilizar la música como vehículo para la obtención de valores, actitudes positivas: la asertividad, la creatividad, la cooperación, la sensibilidad y un sinfín de características son los efectos positivos que la música puede llegar a provocar en los niños y en las niñas.

La publicación” Marbella y la Sinfonía de los corazones” surge como proyecto dentro del aula que trata de fomentar la lectura a través de la música en los pequeños y en las pequeñas Como profesora de estos mara- villosos alumnos y maravillosas alumnas es una satisfacción mostraros el resultado final de nuestro trabajo. Partiendo del entorno más cercano a cada niño y niña, como es su ciudad, hemos creado una historia apasionante y llena de magia, donde cada uno y cada una se han identificado con un per- sonaje en un proceso lo más participativo posible, teniendo en cuenta que muchos y muchas sólo tienen 3 años.

Después del cuento hemos querido que cada niño y cada niña ex- presase mediante su dibujo y/o breve texto qué significaba para él y ella la música. Como veréis, la música puede ser vehículo de emociones y sentimien- tos y se convierte en una oportunidad fantástica para poder fomentar esa sensibilidad artística y creatividad tan necesarias para el desarrollo de la personalidad de nuestros hijos y nuestras hijas.

Esperamos que disfrutéis con nuestro trabajo ¡Gracias!

Arantxa Castañeda Alares

Profesora de los Talleres de Música y Movimiento del OAL Arte y Cultura de Marbella

La tripulación más extraña del mundo Hace muchos años, muchos más de los que os

La tripulación más extraña del mundo

Hace muchos años, muchos más de los que os podríais imaginar, un

ta desembarcó en las playas de Marbella. Era un bar- especial. El barco, de nombre Pentagrama, no estaba por simples piratas. Era la tripulación más extraña y, al mismo tiempo, la más maravillosa que ningún

que puedes

esta tripu-

un Marciano

barco pira-

co

f o r m a d o

del

niño haya imaginado nunca. Además de los piratas encontrar en las apasionantes historias de piratas, lación la completaban: un Karateca, un Futbolista, verde, un Vampiro y El Zorro.

un Karateca, un Futbolista, verde, un Vampiro y El Zorro. pirata mundo El barco pirata llegó

pirata

mundo

un Futbolista, verde, un Vampiro y El Zorro. pirata mundo El barco pirata llegó una noche

El barco pirata llegó una noche estrellada a la costa de nuestra bella ciudad. Y jamás podrían imaginar los marineros de agua salada las maravillo- sas aventuras que les esperaban en Marbella.

La capitana del Pentagrama se apodaba Corchea con Puntillo, te- nía una pata de palo, porque un tiburón de los mares del atlántico le ha- bía arrancado la pierna cuando intentaba encontrar un tesoro. Corchea con puntillo había nacido en Marbella, no era malvada, aunque sí tenía muy mal genio. Según decían las malas lenguas, una criatura marina le había hecho el hechizo del mal genio y del olvido de los recuerdos felices. Por esto, Cor- chea con Puntillo no creía en la felicidad, ni en las hadas, ni en la magia, ni en nada que pudiera hacer feliz a las personas.

la magia, ni en nada que pudiera hacer feliz a las personas. Así que el hada

Así que el hada de las 7 notas musicales, hada oficial de Marbella, para contrarrestar el léfico de la criatura, le hizo un contra-hechizo. y buscando en su cuaderno de hechizos mu- contró un conjuro y lo formuló de tal forma chea con Puntillo no olvidase los momentos su infancia y así la Capitana quizás encontrase

algún día un verdadero motivo para volver a ser feliz y recuperar su preciosa

sonrisa.

que era el poder ma- Buscando sicales en- que Cor- felices de

En realidad si por Corchea con Puntillo fuese se habría quedado con

su tripulación pirata navegando allende los mares del sur, que según dicen los viejos lobos de mar, son los mejores mares para navegar y encontrar tesoros de otra época sin que sirenas, ni animales mitológicos marinos te echen hechizos y cosas raras. Pero como uno no siempre hace lo que la cabeza le dice, Corchea con Puntillo, aunque era una pirata de mal genio,

buen corazón y ya sabéis aventurero corazón La Capitana, que gracias recuerdos de su infancia bella, no pudo decir que lín, el mago más grande de pos, que podía hablar con dragones lo convocó a una junto al resto de los super- tra historia: el Futbolista, Vampiro, el Marciano verde

no cuando Mer-

todos

hadas, gnomos y

reunión

héroes de nues-

feliz

al

v e r d a d e r o ” .

el

era mujer de

de nues- feliz al v e r d a d e r o ” . el

dicho “corazón

hada,

en

los

tenía

Mar-

tiem-

secreta

Karateca, el

el

y

el Zorro.

¿Y qué tenían en común todos ellos? Pues que todos habían ido a unas

clases de música en Marbella cuando eran pequeños donde habían aprendido

a amar la música y todo lo relacionado con ella. Así que cuando Merlín les

llamó para decirles que Marbella y la música estaban en peligro porque el Pi- rata del Silencio y su ejército de piratas silenciadores tenían un plan para acabar con el pueblo con más ritmo del Mar Mediterráneo, dejaron todo lo que estaban haciendo y se embarcaron en el Pentagrama.

y conocedor

de los secretos de las plantas que crecían en Juanar, conocía desde que

perhéroes su amistad maléficos s o n a j e

y sabía que su amor por la música y

eran niños a la Capitana y a los Su-

Merlín, asiduo visitante de las playas de Marbella

los Su- Merlín, asiduo visitante de las playas de Marbella serían capaces de vencer los planes

serían capaces de vencer los planes del Pirata Silenciador. Cada per- convocado a rescatar a Marbella del

eterno había sido llamado por un don

o por un apodo musical. El Futbolis- tirar balones que sonaban a música

el Karateca era capaz de hacer katas

el Marciano con su nave emitía

que se reproducían por todo el

el Vampiro cada vez que volaba hacía

sus alas una melodía capaz de alegrar el alma y el corazón, y

lomos de su caballo Tornado, cuando luchaba cantaba su música “Zorro, la luna llena ya llegó…”

s i l e n c i o e s p e c i a l

podía

celestial; musicales; s o n i d o s Universo;

sonar

el Zorro a

con

ta

La ciudad de la música y la alegría

Marbella era una ciudad llena de luz y de magia. Las casas, las ca-

lles, el olor de los naranjos en flor, la preciosa Ermita de Santiago situada en la Plaza de los Naranjos, sus fuentes, los castaños, cerezos, pinos, pin- sapos, helechos, águilas reales, perdices, buitres leonados, te- jones, cabras montesas, cone- jos, los habitantes…todo esto

y muchos encantos más la ha-

cían una ciudad especial. Tenía un castillo que por su posición estratégica, se consideraba el centro de la ciudad y que fue realizado durante el reinado de

un califa musulmán llamado Abderramán III al que todos temían y apodaban

el Cruel. Pero a pesar de todo, los actuales habitantes del castillo y el resto

de la ciudad eran amantes de la música y la alegría.

resto de la ciudad eran amantes de la música y la alegría. Al castillo se podía

Al castillo se podía acceder a través de tres puertas: la Puerta de Ronda, la Puerta de Málaga y la Puerta del Mar. Junto al Castillo estaba la muralla de la ciudad y tenía más de veinte torres que protegían de posibles ataques. La vida de la ciudad se organizaba en el interior de la muralla.

En el Castillo, vivían el Rey DO, la Reina Mi, y la Princesa Sol. Nuestra princesa se llamaba igual que la clave de Sol. Sí, el signo musical que nos permite escribir música. Sol tenía un bonito pelo negro que a veces llevaba en trenzas y una preciosa voz que a todos atraía cuando la escuchaban cantar. Le fascinaba cantar y bailar… inventaba canciones, cuentos, se disfrazaba. Bueno, en realidad en Marbella raro era el niño que no tenía contacto con la música desde bien pequeño. De hecho la primera ministra de la Infancia, la señora Blanca que iba siempre en su compás de 2/4, era la encargada de que Marbella fuese una ciudad para niños y entre muchas cosas había hecho un decreto, al cual habían dado la solemnidad de Real, por el que ningún niño debía quedarse sin estudiar música porque los científicos de la ciudad habían descubierto que los niños que estudiaban música eran más felices y crecían más sanos que los que no lo hacían.

felices y crecían más sanos que los que no lo hacían. Marbella era una ciudad de

Marbella era una ciudad de cuento, donde la vida transcurría en ar- monía y felicidad y lo que jamás nadie podría imaginarse es que el ejército de los piratas silenciadores amenazaba Marbella y a sus habitantes…

La invasión de los piratas silenciadores

- ¡Rápido, rápido! Tenemos que ser muy cuidadosos, nadie puede descubrirnos aquí o nuestro plan ya no tendría sentido. Exclamó el Pirata Silenciador.

El ejército de piratas silenciadores habían llegado de madrugada, prefirieron no ir por mar, sino por tierra, así podrían esconderse en las mon- tañas de La Concha sin que nadie descubriese su malvado plan.

Esta montaña era llamada así porque, según cuenta una leyenda, al- guien encontró una concha marina en su cima y es que dicen que en otro tiempo el mar llegaba a cubrir ese terreno. También es cierto que bien podía tener ese nombre porque la forma de su cima era muy parecida a una concha de mar.

Una vez en La Concha, los piratas silenciadores establecieron el campamento base y perfeccionaban su plan para atacar las murallas del Castillo y así extender el silencio por toda la ciudad. Decidieron que sal- drían hacia la ciudad en unas horas, para tener tiempo de descansar y reponer fuerzas. Mientras tanto, ajenos a todo esto, la Capitana Corchea con Puntillo y la tripulación del Pentagrama llegaban al castillo de la ciudad pidiendo audiencia con el Rey DO para contarle que su Reino estaba amenazado por los temibles piratas.

que su Reino estaba amenazado por los temibles piratas. El asalto del Castillo -¡Queremos hablar con

El asalto del Castillo

-¡Queremos hablar con el Rey Do! Exclamaba con nerviosismo la Capitana Corchea con Puntillo. Allí estaban los superhéroes a las puertas de la muralla queriendo alertar al Rey Do del peligro que la ciudad corría ante el inminente ataque de los piratas malvados.

- ¡El Rey Do está ocupado! Exclamó enfadado el centinela.

- ¡El Rey Do está ocupado! Exclamó enfadado el centinela. - ¡Es imposible que en este

- ¡Es imposible que en este momento os reciba

y nunca tendrá tiempo para atender las patochadas de personajes tan absurdos! ¡Idos inmediatamente o tendremos que arrojaros a los cocodrilos del río de la Barbacana!

Nuestros ami- estudiar un plan alter-

peligro y así conseguir El karateca con la una técnica que había subió corriendo por el

pudo saltar

hasta la

que subiera

el resto

fortín amurallado se donde descansaba el Rey DO.

el resto fortín amurallado se donde descansaba el Rey DO. gos tuvieron que alejarse del castillo

gos tuvieron que alejarse del castillo y nativo para poder comunicar al Rey DO el su apoyo para derrotar a los piratas. complicidad de la oscuridad y utilizando aprendido con los ninjas del sol naciente tronco de una alta palmera y desde allí muralla. Luego descolgó una escala para de sus compañeros. Una vez dentro del encaminaron a la búsqueda de la alcoba

Tras un largo pasillo encontraron una puerta muy alta de madera con muchos dibujos tallados y canciones. Una gran nota musical DO escrita en un pentagrama no dejaba lugar a dudas. ¡Estaban frente a los aposentos rea- les! Los ronquidos graves y fuertes del rey vibraban en toda la estancia real.

Los Superhéroes se acercaron sigilosamente para no asustar al mo- narca y despertaron al rey con la mayor suavidad posible susurrándole:

- ¡Majestad! ¡Majestad!, ¡el pueblo corre un grave peligro! ¡Despier- te! ¡Tenemos que salvar Marbella!

- Eh, eh, eh, ¿Qué sucede? ¡Guardia!, ¡A mí la guardia Real! ¡Llévense

a las mazmorras a estos impresentables! El Rey gritaba malhumorado por tener intrusos en su habitación.

-¡Pero Majestad, debe escucharnos, Marbella está en peligro!, exclamaba enérgicamente el futbolista.

Pero el Rey no quería escuchar nada de nada, se calzó sus babuchas, se dispuso a beber un vaso de agua cuando… de repente… recordó que hace muchos años, el Hada de las 7 notas le dijo en una ocasión que vendrían tiempos difíciles para su reino pero que un enmascarado con la última letra del alfabeto grabada en el sombrero y varios personajes muy extraños le alertarían de un grave peligro para Marbella.

-¡Alto! ¡Voy a escucharles! -Gritó el monarca. ¡Contadme qué ocurre! ¡Os doy 1 minuto para que me contéis eso que decís que es tan importante!

La

Capitana emitió un suspiro y motivada por el recuerdo de

los

buenos momentos de su niñez dijo con voz seria y entristecida:

-Majestad, soy la Capitana Corchea con Puntillo y estos son mis amigos de

y El

la infancia. El karateca, el futbolista, el vampiro, el marciano verde

Zorro. El gran Mago Merlín nos convocó a todos a una misión secreta. Las

hadas y duendes que habitan en Juanar han informado a Merlín de que se acerca un ejército de piratas con su polvo silenciador para destruir la mú- sica y el sonido en la ciudad. Nosotros no podemos permitir que Marbella se llene de silencio y oscuridad y que la música deje de alegrar nuestras vidas.

El Rey DO se quedó pensativo por un momento, ¿y si era verdad lo que estaban contándole? ¿Y si la música, el bien más preciado de su reino, por el que sus ciudadanos siempre estaban alegres se desvanecía de la noche a la mañana?

Al instante reaccionó diciendo: - Pondremos en alerta a todas las torres almenaras de la Costa, no dejaremos que ningún ejército de silencia- dores acabe con la música. Os acompañarán un grupo de mis soldados más marchosos.

Los Superhéroes y la Capitana esbozaron una sonrisa aliviada. Se despidieron del monarca con la esperanza de poder llegar a tiempo para sal- var la ciudad, pero sin saber que los piratas silenciadores en ese momento ya habían bajado Puerto Rico y se disponían a lanzar su terrible maldición que acabase con la música en Marbella.

La ciudad silenciada

La princesa Sol se levantó temprano como de costumbre, pero con la sensación de que algo extraño sucedía. Su gatita Semicorchea no la había despertado con sus maullidos. Abrió su balcón, como todas las mañanas y vio el sol ascendiendo pero algo era diferente:

no se oía el trino de los pájaros, ni el quiquiriquí de los gallos, ni siquiera el runrún del arroyo que esa mañana bajaba en silencio por la Barbacana. Las mujeres que lavaban la ropa en su orilla tampoco cantaban las canciones alegres de costumbre. Sol corrió a decírselo a su padre y a su madre, entonces se dio cuenta… ¡de que no podía hablar! ¡Sus labios y lengua se movían, pero no emitían sonido alguno! ¡Horror!. ¡La maldición ya había comenzado!

alguno! ¡Horror!. ¡La maldición ya había comenzado! Marbella era un caos en el silencio, la gente

Marbella era un caos en el silencio, la gente corría asustada de aquí para allá y los habitantes decidieron reunirse en torno al Castillo para ver si

alguien podía dar respuesta a aquel extraño e in- soportable silencio. Los Superhéroes y la

alguien podía dar respuesta a aquel extraño e in- soportable silencio. Los Superhéroes y la Capita- na Corchea con Puntillo también decidieron acudir porque un soldado, por señas, les explicaba que su majestad, el Rey Do les había mandado llamar para que inmediatamente acudiesen al castillo. ¡Se sentían tan avergonzados por no haber podido salvar a Marbella del silencio!

La Capitana Corchea con Puntillo intentaba buscar alguna solución, pero… no había manera. Se sentó, cerró los ojos y pensó, quizás si recordase alguna canción de

cuando era pequeño e iba a clases de música. ¡Ah sí! El sapo verde, la canción de la primavera, ¡ups! qué buenos recuerdos guardaba en su corazón. Algo

empezó a moverse en el interior de la Capitana Corchea con Puntillo

zó a sentir su corazón! ¡Claro! ¡Eso era! Recordó lo que el Hada de las 7 notas les había dicho en alguna ocasión: “Todos tenemos una música interior, algo que nos hace vibrar y nuestro corazón late a un ritmo especial, que es el que marca toda la música de nuestra vida”.

¡Empe-

La Capitana pensó, - quizás si todos escuchasen el ritmo de su corazón, po- dríamos recuperar la música y el sonido.

La Capitana cerró los ojos, puso su mano encima de su corazón y empezó a moverse, a balancearse a ritmo de negras y corcheas con puntillo. Sus ami- gos al verlo siguieron sus movimientos y así, uno a uno, se fueron moviendo todos. Unos lo hacían a ritmo de blancas, otros como si fueran redondas, negras, corcheas,… cada uno con su tempo. Poco a poco los corazones de todos los ciudadanos iban componiendo ¡la sinfonía más bonita que ningún compositor hubiese escrito jamás! Y entonces, de repente, se comenzó a escuchar tímidamente el sonido de unos pajaritos cantar.

Los Piratas del silencio observaban todo desde una esquinita. ¡No podía ser! ¡Este pueblo era demasiado musical! ¡Tenían tanto amor a la música que la maldición no había hecho efecto!

La sinfonía de todos los habitantes había ganado la batalla a la mal- dición del silencio, la Capitana Corchea con Puntillo había encontrado un verdadero motivo para ser feliz y con ella todos los habitantes de Marbella. Nunca jamás olvidarían que la música forma parte de nuestras vidas, crece con nosotros y nos acompaña siempre alojada en el interior de nuestro corazón.

“La música se hace de muchas formas, la pueden hacer los instrumentos, como la guitarra
“La música se hace de muchas formas, la pueden hacer los instrumentos, como la guitarra
“La música se hace de muchas formas, la pueden hacer los instrumentos, como la guitarra

“La música se hace de muchas formas, la pueden hacer los instrumentos, como la guitarra eléctrica, la batería, los platillos, las maracas, las guitarras no eléctri- cas, el piano, la flauta, el bongo, los palillos, el charles (que es un tipo de platillo). El agua también puede hacer música y los lápices. La música la com- ponen los autores. La música son las notas musicales. Cuando escucho música SIENTO cosquillas, como si todo el agua que he bebido se me fuera. Como si la música fuera un campo de fuerza que no puedo romper, como el sol. Megustalamúsica,aunqueaveces,meprovocaunSENTIMIENTOcomo el fuego: SIENTO como si me fundiera, como si me comiera un perro monstruo. La música es para mí como el fuego. Como si el fuego estuviera den- tro de un campo de fuerza. Hace sol y está lloviendo a la vez y un rayo me da en la cabeza y rompo un poco el campo de fuerza”.

Eloi Goldaracena Díez

“La música es alegría y cosas buenas. Cuando escucho música es como si ju- gara en un parque de bolas de colores. Yo pienso que me tiro de un tobogán gigante que es muy chulí…como si estuviera en el mar con las olas”.

Héctor Díaz Castañeda

“Me gusta mucho la música porque suenan muchos instrumentos y me mue- ro de la risa. Cuando es música muy fuerte no me gusta, me pongo triste. La música que es bajita sí, bajita es muy bonita”.

Nahia Aguilar de Luis

“La música me encanta, es impresionante. ¡La música es alegría, juego, baile, me divierte!”.

Guilherme da Silva Molina

“La música es como estar en un prado muy tranquilo, bonito y con muchos árboles

“La música es como estar en un prado muy tranquilo, bonito y con muchos árboles y natura- leza”.

Samuel Díaz Castañeda

muchos árboles y natura- leza”. Samuel Díaz Castañeda “Cantar una canción me hace feliz, me divierte.

“Cantar una canción me hace feliz, me divierte. La música me hace bailar y jugar con mis amigos. Me gusta tocar las maracas”.

Celia Sánchez del Toro

“La música es capaz de hacernos sentir de muchas formas distintas. Por ejemplo, si la
“La música es capaz de hacernos sentir de muchas formas distintas.
Por ejemplo, si la música es alegre, me siento alegre”.
Inés Martínez Vera
Paola Lara Muñoz Lucas Durban Abraham

Paola Lara Muñoz

Lucas Durban Abraham

Paola Lara Muñoz Lucas Durban Abraham
Luz Giovanini Pinci Hector Díaz Castañeda

Luz Giovanini Pinci

Hector Díaz Castañeda

Luz Giovanini Pinci Hector Díaz Castañeda
Nahia Aguilar de Luis Alberto Durán García

Nahia Aguilar de Luis

Alberto Durán García

Nahia Aguilar de Luis Alberto Durán García
Valeria Corbacho Márquez Julia de Martín Leinbach

Valeria Corbacho Márquez

Julia de Martín Leinbach

Valeria Corbacho Márquez Julia de Martín Leinbach
Alba Tineo Kindler Jon Gámez Pérez

Alba Tineo Kindler

Jon Gámez Pérez

Alba Tineo Kindler Jon Gámez Pérez
Inés Martínez Vera Jesús Soldevilla

Inés Martínez Vera

Jesús Soldevilla

Inés Martínez Vera Jesús Soldevilla
Isabel López Calle Julia Domínguez Más

Isabel López Calle

Julia Domínguez Más

Isabel López Calle Julia Domínguez Más
Julia Lozano Román Carmen Pino Muñoz

Julia Lozano Román

Carmen Pino Muñoz

Julia Lozano Román Carmen Pino Muñoz
Sofia Muñoz Blanco David Alderucci León

Sofia Muñoz Blanco

David Alderucci León

Sofia Muñoz Blanco David Alderucci León
Tiago Giovanini Ninci Eloi Goldaracena Díez

Tiago Giovanini Ninci

Eloi Goldaracena Díez

Tiago Giovanini Ninci Eloi Goldaracena Díez
Estela Borrego Seoane Nuria Lebrón Brace

Estela Borrego Seoane

Nuria Lebrón Brace

Estela Borrego Seoane Nuria Lebrón Brace
Guilherme Da Silva Molina Elena García Velasco

Guilherme Da Silva Molina

Elena García Velasco

Guilherme Da Silva Molina Elena García Velasco
Sheila Pardo Ben-Mouha Celia Sánchez del Toro

Sheila Pardo Ben-Mouha

Celia Sánchez del Toro

Sheila Pardo Ben-Mouha Celia Sánchez del Toro
Alejandra Guerrero González Fernando Rincón Lara

Alejandra Guerrero González

Fernando Rincón Lara

Alejandra Guerrero González Fernando Rincón Lara
Hugo Alarcón Sánchez María Lozano Román

Hugo Alarcón Sánchez

María Lozano Román

Hugo Alarcón Sánchez María Lozano Román
Nacho Aguirre Lozano Victor Guerra Castaño

Nacho Aguirre Lozano

Victor Guerra Castaño

Nacho Aguirre Lozano Victor Guerra Castaño
Malena Alderucci León Alejandro González Sánchez

Malena Alderucci León

Alejandro González Sánchez

Malena Alderucci León Alejandro González Sánchez
Mario Vázquez Calle Manuel Jiménez Pedraja

Mario Vázquez Calle

Manuel Jiménez Pedraja

Mario Vázquez Calle Manuel Jiménez Pedraja
Laura Moreno Fernández Gabriela Aguirre Lozano

Laura Moreno Fernández

Gabriela Aguirre Lozano

Laura Moreno Fernández Gabriela Aguirre Lozano
Samuel Díaz Castañeda Lucas Morel Neira

Samuel Díaz Castañeda

Lucas Morel Neira

Samuel Díaz Castañeda Lucas Morel Neira