P. 1
genesis y desarrollo de la antropologia filosofica.doc

genesis y desarrollo de la antropologia filosofica.doc

|Views: 18|Likes:

More info:

Published by: Elvira Guadaño Quiros on Jul 13, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/25/2014

pdf

text

original

Antropología: una guía para la existencia

Juan Manuel Burgos

Reseña La pregunta sobre el hombre ha sido una constante universal pero en nuestras sociedades complejas y plurales se ha hecho especialmente apremiante. Hoy, en efecto, resulta mucho más difícil tener una idea sintética de la razón de ser del hombre y de su destino. En este texto Juan Manuel Burgos ofrece, con el estilo claro y profundo que le caracteriza, un manual de antropología filosófica en el que se responde a esta pregunta de modo pedagógico, estructurado y completo. La I Parte estudia la noción de persona y su historia; la II la estructura del ser personal con especial insistencia en la afectividad y la libertad; la III la acción humana y sus manifestaciones (lenguaje, trabajo); la IV las relaciones interpersonales que se extienden desde el encuentro yo-tú hasta la familia y la sociedad; y, finalmente, en la V Parte se abordan las cuestiones últimas: la muerte, la inmortalidad y la religión. El libro se ha escrito en diálogo tanto con el pensamiento contemporáneo -especialmente con la filosofía personalista- como con la tradición clásica. Pero también con el hombre de a pie de nuestro tiempo, con sus inquietudes y necesidades, de ahí que se considere una guía para la existencia. Juan Manuel Burgos es doctor en Ciencias Físicas y en Filosofía. Ha dado clases en diversas universidades y actualmente es Profesor del Instituto Juan Pablo II y Profesor colaborador en el Centro Universitario Villanueva (adscrito ala UCM). Es director del Grupo de Estudios Personalistas, miembro del Instituto Internacional Jacques Maritain y dirige dos colecciones de filosofía en Ediciones Palabra. Además de numerosos artículos de investigación ha publicado los siguientes libros: La inteligencia ética (1995) y El personalismo (2000). PRÓLOGO Afortunadamente, el personalismo y el pensamiento dialógico se hallan actualmente en alza. No hace mucho tiempo se los desconocía. Actualmente, abundan las investigaciones académicas y las publicaciones que afrontan el reto de mostrar la fecundidad de estas corrientes de pensamiento y destacar su sólida trabazón metodológica. Por anclar el pensamiento en la experiencia y defender la necesidad de vincular el conocimiento y el amor, el acceso a la realidad y el compromiso personal, pueden algunos textos personalistas ofrecer una apariencia de sencillez. A una mirada penetrante no se le escapa que late en ellos una profundidad singular de pensamiento y de vida. En una de sus obras, Pedro Laín Entralgo aludió de pasada al pensamiento dialógico de Ferdinand Ebner. Fue, entre nosotros, el primer contacto con la obra de este genial precursor de la Antropología filosófica actual. Hoy disponemos de algunas traducciones de sus obras y de amplios estudios sobre las mismas. Algo semejante sucedió con E. Mounier, Romano Guardini, J. Lacroix, F. Rosenzweig, Martin Buber, E. Levinas… Este acercamiento intelectual y existencial a la obra de tales autores se debe al esfuerzo de un grupo de filósofos que no dudaron en ir a las fuentes para conocer este pensamiento en su raíz y difundirlo con su vigor originario. Entre ellos se halla Juan Manuel Burgos. Templó sus armas, por lo que toca al movimiento personalista, en dos trabajos muy prometedores1, y ahora nos ofrece un amplio estudio, consagrado a la difícil tarea de sistematizar –con una metodología fenomenológica-las aportaciones básicas del pensamiento personalista al saber acerca del hombre. En él asume con buen tino y equilibrio doctrinas de diversos autores, incluso algunos no estrictamente «personalistas”, que a su juicio contribuyen a clarificar el enigma del hombre y nos sirven de guía en nuestra ruta hacia el pleno desarrollo como personas. Es muy expresivo que nos ofrezca una Antropología como guía para la existencia, pues, de las innumerables cuestiones sobre el hombre que podía exponer en su obra -concebida a modo de manual o tratado-, selecciona las que arrojan más luz sobre la orientación que debemos dar a nuestra vida para conferirle pleno sentido. Tal vinculación de la Antropología, la Ética y la Pedagogía -bien entendidas- se muestra sumamente fértil. De hecho, esta obra nos ofrece varias de las claves decisivas para comprender lo que implica ser persona y vivir como tal. La clave primaria consiste en descubrir la condición abierta, relacional, dialógica, co-creadora, participativa y locuente de la persona humana, que se halla «centrada» cuando se mueve entre dos «centros» -el yo y el tú-, al modo de la elipse, y se «descentra» cuando considera el yo como el centro del universo y sateliza cuanto lo rodea, como sucede en la circunferencia. Esta clave se complementa con otra no menos decisiva: la apertura esencial de la persona a la trascendencia. La filosofía existencial (K. Jaspers, G. Marcel, M. Heidegger) y la personalista son impulsadas, de una parte, por la intuición del gran Sören Kierkegaard de que el hombre, al ser espíritu, es una relación que se relaciona consigo misma y con el Poder que la creó 2, y, de otra, por la penetrante doctrina de Ferdinand Ebner sobre la necesidad de superar las formas de cultura que se reducen a mero «soñar con el espíritu» y cultivar las que

en expresión de E. Es de saludar la aparición de esta obra. sino en el alma debido a la influencia de la primera obra de reflexión sistemática sobre el hombre. convenga complementar los valiosos hallazgos del personalismo francés con las hondas reflexiones del pensamiento dialógico austríaco. ya en el marco de la Ilustración. Todo hombre. pp. 2 Cfr. Así. Das Wort und die geistigen Realitäten. probablemente. se gana la perspectiva adecuada para plantear eficazmente diversas cuestiones de suma importancia: la función del sentimiento y la afectividad -el «corazón». Alianza Editorial. 258-259. El Renacimiento. 207. Madrid 1993. el De anima de Francisco Suárez. y esto dio un impulso a los estudios sobre el hombre y no solo sobre el alma. mejor dicho. se pregunta sobre sí mismo. toda mujer. sin embargo. Génesis y desarrollo de la Antropología filosófica La pregunta sobre el hombre es una constante universal. y responder a las preguntas fundamentales sobre la existencia: ¿qué significa ser libre?. El primado de la persona en la moral contemporánea. insistió en la dimensión subjetiva e interior de la persona. busca saber lo que es o. En la línea de Xavier Zubiri.143-152. El anhelo de encontrar a Dios «surge del interior más profundo del ser humano y debe prolongarse hasta que se posea el convencimiento interior de que se ha dado con la verdad».122. la interpretación de la muerte como el final de la vida de la persona. 4 Cfr. san Agustín escribió tratados titulados De inmortalitate anima. pp. Alfonso LÓPEZ QUINTÁS Catedrático emérito de Filosofía (Universidad Complutense). ¿tengo un alma espiritual? o ¿qué ocurre al morir? Esas preguntas forman parte de la vida misma porque las personas no podemos vivir sin dar una respuesta más o menos explícita a estas cuestiones. a mi entender. con precisión. No hacerlo supondría vivir en el absurdo. La enfermedad mortal o De la desesperación y el pecado. la religión resulta ineludible si hemos de determinar el humus de sentido en el que vivimos y desde el que pensamos. INTRODUCCIÓN 1. y De anima et eius origine.crean verdadera vida en el espíritu 3. en su importancia en cuanto tal y no solo en relación a Dios. Existe. un tipo de respuesta especial a estos interrogantes: la filosófica. Viena 1949. la búsqueda de la verdadera religión debe constituir necesariamente un objetivo central en nuestra existencia. La última gran obra que se sitúa en estas coordenadas es. en Die Schriften über das dialogische Prinzip. Madrid 1969. 5 Cfr. Mounier. 464-465. en la ignorancia o en la irracionalidad. pp. al decir de Heidegger. 203. con sus energías respectivas. Temas y autores de una filosofía nueva. Pamplona 1997. sin improvisaciones y con radicalidad. algo evidentemente inhumano. Inicialmente. focalizado en el estudio de la persona. Miembro de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas. por eso. Herder. que contribuirá no poco a consolidar el movimiento personalista y dialógico que se ha iniciado a buen paso entre nosotros. 3 Cfr. 671. Madrid 1986. Al aprender a integrar debidamente el cuerpo y el espíritu. Caparrós. Versión española: Yo y tú. Caparrós. La llegada del Renacimiento y el advenimiento de la filosofía moderna a través de Descartes supuso un cambio importante en este planteamiento. Sobre el hombre. Ich und Du. ¿qué son mis sentimientos?.. Viena. el sentido del amor conyugal. 1 «¿Es posible definir el Personalismo?». en AA. por ejemplo. como es conocido. Madrid 2000. pp. Heidelberg 1954. Versión española: La palabra y las realidades espirituales. 47-49. Este saber es la filosofía y este saber. que marcó la línea de los siglos posteriores hasta bien entrado el siglo XVII. Madrid 2 1995. De ahí que. Schneider. Las cuestiones últimas son. quedaron integrados en el nombre de Psicología racional popularizado por Christian Wolf (1679-1754). Eunsa. 31. para el cual también el cuerpo se halla indisolublemente unido al espíritu 5. 87. 253. Palabra. y El personalismo. Esta conjunción de planteamientos dio lugar a una reconsideración de los estudios sobre el hombre que. Descartes. Otra clave tan lúcida como eficaz es la concepción del cuerpo humano como «epifanía» -lugar de revelaciónde la persona y «mediador omnipresente de la vida del espíritu». el papel decisivo del lenguaje en el proceso de constitución de la realidad personal. De quantitate animae. a su entender. De hecho. 2 1952.en nuestro desarrollo personal. del que depende en buena medida la filosofía del encuentro elaborada por Martin Buber4. Averroes comentó el De anima de Aristóteles y Tomás de Aquino siguió en esto fielmente a su venerado maestro comentando también el De anima y estudiando los problemas humanos desde esta perspectiva. por su parte. Herder. Juan Manuel Burgos abre el ocaso de la vida terrena al «misterio de la inmortalidad» y culmina su libro con un análisis esperanzado del sentido último de la vida humana y del papel que desempeña la religión en la vida del hombre. el De anima de Aristóteles. quién es. es la antropología filosófica. esenciales en la vida de cada persona y. pp. Guadarrama. El término psicología incluía los aspectos . Una serie de hombres a lo largo de la historia se han planteado ir más allá de la respuesta individual y rápida y elaboraron un saber que respondiera con profundidad. hizo hincapié en la centralidad del hombre. la reflexión se centró no tanto en el hombre en general. un texto importante en la historia de la filosofía. La perspectiva de los filósofos en relación al estudio del hombre lógicamente ha variado con el tiempo. no solo del cuerpo. 211.148. pp. 31. Das Wort ist der Weg (La palabra es el camino).VV.

[3]. . Por esta razón vamos a indicar las características que. sino como un ser subsistente. pero su primera y más firme consolidación hay que atribuirla a Kant. que tuvieron un gran peso en su momento. Quiere ser una contribución a ese esfuerzo que muchos están realizando por sistematizar las claves esenciales de la persona desde un punto de vista filosófico. De otro modo la persona acaba perdida en el hiperlaberinto de conocimientos y de información que conforma nuestra sociedad.) impide un acercamiento filosófico mínimamente preciso a la persona hasta el punto de que no sería posible ni siquiera identificar el «objeto hombre». No le basta con describir lo que sucede o lo que se observa. En esto se diferencia de otras ciencias que también estudian al hombre pero que se centran más en el cómo y no en el por qué (la sociología. Casmann. la correcta lo entiende no como un flujo de sensaciones o de fenómenos que fluye con el tiempo y no tiene consistencia (como Hume. que todos tenemos presupuestos culturales y filosóficos. La presente obra se encuadra en este contexto. por ejemplo. sino la misma posibilidad de la antropología filosófica en cuanto tal. Características de la Antropología filosófica La Antropología filosófica no es otra cosa que el estudio filosófico del hombre [5]. Scheler propone ahí una visión filosófica unitaria e integral de la persona y de sus relaciones con el resto de la realidad desmarcándose tanto de un análisis de tipo fundamentalmente metafísico (De anima) como interior y subjetivo (la Psicología). hoy. pero eso no quita de por sí validez a la investigación o a la reflexión filosófica. pero sin plantearse de manera radical el porqué de esas costumbres o su sentido [7]. sino que se esfuerza por comprender. pero antes de proporcionarla explicitaremos un poco más qué entendemos por Antropología filosófica. además. etc. el término de antropología filosófica se impone como término correspondiente al estudio sistemático filosófico en torno al hombre.subjetivos preconizados por Descartes y el término racional la distinguía. Es manifiestamente cierto. qué significa la muerte o qué son los sentimientos. se cuestionaba también la posibilidad de que la antropología filosófica fuera capaz de superar sus propios presupuestos y hacer un desarrollo constructivo que no fuera una mera conclusión de lo que ya estaba en el punto de partida.Metafísica u ontológica: existen muchas concepciones filosóficas sobre el hombre. de la psicología empírica o experimental y. por ejemplo. han remitido en gran manera pues. a la tercera la religión y a la cuarta la antropología. aunque se ha aceptado parte de su validez. sin embargo. etc. De hecho hoy asistimos más bien a una revitalización de la antropología filosófica y la razón. La multiplicación y especialización de los saberes supone un gran beneficio desde el punto de vista técnico y cognoscitivo pero requiere. que publicó en 1596 una obra titulada Psychologia anthropologica. Se aducía. A las tres famosas preguntas de la Critica de la razón pura: ¿Qué puedo saber? ¿Qué debo hacer? y ¿Qué me está permitido esperar? . relacionar y llegar al fondo de las cosas. en nuestra opinión. El origen de este término parece que se debe atribuir a O. a comienzos del siglo XX. que la complejidad. Esta toma de postura tan definida llama a una explicación más detallada. a la segunda la moral. La antropología filosófica debe adoptar esta perspectiva metafísica u ontológica. etc.Explicativa: la antropología filosófica busca explicar y entender. psicoanálisis. como compensación. añadió en la Lógica una cuarta: ¿Qué es el hombre? comentándola del siguiente modo: «A la primera responde la metafísica. también cambian o pueden cambiar las maneras de concebir el modo de entenderla. antropología cultural. no resultó fácil pues se vio rápidamente cuestionado por un grupo importante de filósofos en la segunda mitad del siglo XX (Foucault. ). una visión de conjunto que dé razón del hombre en cuanto tal. Se pregunta. en una perspectiva precisa: el personalismo. la psicología. comenzó a ceder el paso al término de antropología. se diferencia en especial de la antropología cultural. sin embargo.). pero. Lévy-Strauss. la consolidación definitiva de este término en la perspectiva que lo consideramos actualmente solo llegaría a principios del siglo XX con el famoso texto de Scheler El puesto del hombre en el cosmos (1928) [2]. etc. además. De todos modos. de un cuestionamiento radical pues lo que se ponía en duda no era la terminología o los contenidos. cuál es el sentido de la vida. se encuentra precisamente en el carácter fragmentado y plural de la sociedad moderna que antes aparecía como un obstáculo. La denominación de Psicología racional se mantuvo durante mucho tiempo pero. debe poseer la reflexión filosófica sobre el hombre [6]. hacía referencia al afán sistemático y deductivo propio del racionalismo. En el fondo se podría atribuir todo a la antropología porque las tres primeras preguntas se refieren a la última» [1]. etología. permanente y radicado en el ser. El asentamiento de la antropología filosófica. una filosofía surgida en el siglo XX que aboga por la centralidad de la persona. por otro. o al menos una de ellas. Se trataba. desarrollo y fragmentación actual de las ciencias sobre el hombre (etnología. Esta aportación se sitúa. por un lado. A partir de esa fecha y de estas obras. que pretende fundamentalmente describir las diferentes culturas que existen en el mundo. 2. también se ha visto que no tienen la entidad suficiente para invalidar la reflexión filosófica. por ejemplo). . como las perspectivas filosóficas varían. . Estas críticas. por ejemplo. Simplemente la sitúa en unas coordenadas determinadas [4].

depende de una tematización explícita del hecho que existen dos tipos o modos de ser persona: el hombre y la mujer. Son reduccionistas. En esto. Aristóteles. dentro de lo que se suele denominar filosofía clásica. todas las filosofías que prescinden de la dimensión espiritual. etc. la importancia radical tanto de la afectividad como de la relación que se traduce en la importancia que se concede a las relaciones interpersonales. Esta carencia resulta especialmente llamativa en el terreno de la antropología pues si el personalismo es algún tipo de filosofía específica es. La misión de la filosofía es considerar al hombre de modo global. No es un saber abstracto que se deduce de premisas teóricas e irreales.. sino una reflexión sobre el hombre y su vida. Mounier. . sin embargo. el derecho o la economía. el cine. En este cometido es de gran utilidad el recurso a las experiencias que otras personas han tenido y nos transmiten a través de la literatura. La II (cap. a su vez. algo particularmente importante hoy en día dada la fragmentación y multiplicidad del saber. y fundamentalmente.Integral: debe ofrecer una visión del hombre que tenga en cuenta todos sus aspectos y dimensiones: psicológicos. el arte. una antropología [11]. estableciendo conexiones. espirituales. antropologías filosóficas (es decir. Guardini.Científica: la Antropología es un saber científico en el sentido de que busca conocer con profundidad. etc. el concepto de ciencia se redujo y se identificó de manera errónea con este tipo de ciencias. en la medida de lo posible. pues. la perspectiva antropológica que consideramos propia del personalismo [12]. la insistencia en el aspecto corporal y sexual de la persona que. Por su carácter integral. La I Parte es una introducción a la noción de persona y a sus conceptos clave. Existen. la antropología filosófica debe tener en cuenta en la medida de lo posible los desarrollos de las otras ciencias que aportan conocimientos sobre el hombre (el derecho. Esto no significa que sea una ciencia experimental similar a las matemáticas o la física. los filósofos del diálogo. por ejemplo. influyéndose y a veces confundiéndose otras corrientes como la fenomenología. etc. España. El personalismo se caracteriza ante todo por ser una filosofía realista y se encuadra. Von Hildebrand. etc. Existen una gran cantidad de brillantes ensayos sobre muchos de estos aspectos que han surgido de la mano de eminentes personalistas como Maritain. Polonia. la psiquiatría. 3. etc. sociológicos. la importancia que se atribuye a la dimensión social de la persona y a la acción como manifestación y realización del sujeto. . Ante todo. la primacía de los valores morales y religiosos frente a un posible intelectualismo. la antropología filosófica se distingue de las ciencias del hombre que solo tratan un aspecto concreto como la medicina. La estructura que hemos desarrollado es la siguiente. etc. sobre esa base. Pero también cabe caer en este error por el extremo opuesto al prescindir o infravalorar el carácter corporal y material. Alemania. un contacto profundo y rico con las realidades humanas. Marías. etc. mezclándose. También confluyen en este marco. etc. Al inicio del siglo XX.que recorre sus elementos más esenciales: el cuerpo. santo Tomás. biológicos. de todos modos.Experimental: la antropología filosófica surge del análisis de la experiencia humana. Por eso quien se dedica a la antropología filosófica debe tener. Sin síntesis ni visiones globales el hombre se pierde en el océano de la información y del saber. como el marxismo o el materialismo cientificista. Wojtyla. El objetivo de las páginas que siguen es precisamente ese: desarrollar de modo sistemático. la ética. para que tanto la estructura del libro como el tratamiento de los temas sea responsabilidad nuestra tanto para lo bueno como para lo malo. pero numerosos estudios posteriores han permitido comprender con claridad que existen muchos saberes científicos distintos que dependen de las características del objeto que se estudie. Marcel o Buber por mencionar sólo a algunos. un reto y un intento de exploración con el que hemos pretendido sondear las posibilidades y las potencialidades del personalismo y su capacidad de conjugar novedad y sistematicidad. Pero no son tan frecuentes visiones de síntesis que aglutinen o sistematicen este pensamiento tan rico y sugerente.[8]. se estructura radicalmente en torno a la noción de persona que es la clave de su arquitectura conceptual [10] y.) pues de esa manera incrementa y enriquece sus conocimientos y evita caer en errores que provengan de una reflexión sobre la experiencia demasiado simple o poco contrastada. san Agustín. El libro es. con el formato de un manual universitario. desarrolla una serie de temas y perspectivas de manera original: la necesidad de elaborar categorías filosóficas específicas para tratar a la persona. Pero dentro de este amplio marco desarrolla unos elementos novedosos que la definen y la distinguen [9]. Una antropología filosófica personalista El personalismo es una corriente filosófica que se inició fundamentalmente en la Francia de entreguerras del siglo XX y que después se extendió a otros países europeos: Italia. por tanto. estructurando el saber de manera sistemática. 2-7) es una indagación en la estructura del ser personal a través de tres dimensiones –corporal o fisica. psíquica y espiritual. la . evidentemente. cuyos representantes eminentes son Platón. Que este trabajo se encuadre en este marco no obsta. que buscan comprender) que adoptan una actitud reduccionista porque se centran de manera exclusiva en un aspecto de la persona.

Mounier. Fundamentos de antropología. Barcelona 2000. este texto se concibe como una posible propuesta entre otras que pueden hacerse. Pedagógicas. no es un terreno uniforme y unívoco y. en cualquier caso. PLESSNER. Un ideal de la excelencia humana. El puesto del hombre en el cosmos. DÍAZ. en AA. sin embargo. Barcelona 1987. Cfr. Eunsa. BURGOS. pp. Palabra. 180 y ss. Se trata de una cuestión interesante pero algo especializada y no queremos alargar innecesariamente un texto ya de por sí extenso. Pamplona 1996. M.. El primado de la persona en la moral contemporánea. SCHELER. GARCÍA CUADRADO. y A. 5 Su etimología proviene del griego anthropos (hombre) y logos (tratado o ciencia). Introducción a la filosofia del conocimiento. C. Buenos Aires 1976).VV. por detrás de esa comprensión. 9 Cfr. Eunsa. Se trata de un texto innovador y sugerente pero que. Alba. Del mismo año (1928) y también relevante para la consolidación de la antropología filosófica es la obra de H. Pamplona 1997. Los grados de lo orgánico en el hombre. tanto desde un punto de vista general como en alguna de sus modalidades (lenguaje y trabajo). M.. 10 Cfr. la inmortalidad y la religión. Pamplona 2001. La III Parte (cap. 4 «El hombre vive siempre en un mundo ya comprendido y decididamente no tiene sentido empeñarse en alcanzar. 12 El personalismo. El personalismo. 25. 7 Lógicamente caben los matices. Antropología filosófica. IX. Anthropos. El hombre como argumento. El personalismo. A. pp. 11 Un manual que se sitúa en esta perspectiva es el excelente trabajo de R. 11-13) afronta las relaciones interpersonales a tres niveles: de persona a persona. BURGOS. 143-152. DOMINGO MORATALLA. Por último. 6 Omitimos. Temas y autores de una filosofía nueva. adolece de una cierta falta de sistematicidad. La IV Parte (cap. YEPES. 3 El tema lo ha estudiado con detalle M. Mounier. la distinción de fondo es válida.sensibilidad y las tendencias. BURGOS. Città Nuova. ¿Qué es el personalismo comunitario?. por lo tanto. aunque de manera menos programática. DÍAZ. pero. Un humanismo del siglo XX: el personalismo.J. se encuentra la reciente obra de J. en nuestra opinión. MOREY. Madrid 1985. 8 Una explicación detallada tanto de las características esenciales del personalismo como de sus principales representantes se puede encontrar en J. KANT. cit.M. 810) es una reflexión sobre la acción personal. Introducción a la antropología filosófica. la afectividad. Logik. Roma 1978. Treinta nombres propios (Las figuras del personalismo). por supuesto. Salamanca 2002. 2 M. BOLLNOW. Amorrortu. Madrid 2000. p. ¿Es posible definir el personalismo?. Il personalismo. en la V Parte (cap. J. familiar y social. también C. además. vol. etc. A. También en una línea personalista. Salamanca 2002. una reflexión más detallada sobre el estatuto científico de la antropología. RIGOBELLO. Una introducción a la filosofía del hombre. la inteligencia. abundante bibliografia sobre el estatuto de la antropología filosófica. Puede haber antropólogos culturales que sí se planteen de modo profundo algunas cuestiones humanas. sus relaciones con otras ramas de la filosofía. El texto ofrece. un estado inicial que permita al hombre reconstruir su conocimiento desde la base» (O. la libertad y el yo personal. 14-15) hemos considerado las cuestiones últimas que deciden el sentido global de la vida: la muerte. en Kant"s Gesammelte Schriften. 1 I. .

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->