Está en la página 1de 4

CASTELLI: EL TEXTO LITERARIO: TEORÍA Y MÉTODO PARA UN ANÁLISIS

INTEGRAL. Ed. Castañeda, Bs.As., 1978. (Apuntes)

NARRADOR OMNISCIENTE:
• Visión “desde atrás” o focalización cero.
• El narrador sabe todo (externa e internamente) sobre acciones,
pensamientos y motivaciones de los personajes.

A) Narración del acontecer: historia de los personajes y relato de las


acciones y sus causas, motivaciones, consecuencias.
B) Narración de lo psicológico: acompaña lo anterior con lo que el
personaje piensa y siente. Para la visión interior utiliza: monólogo interior
indirecto en 3º per.
C) El narrador relata al mismo personaje su historia: actúa a la manera
de su conciencia y lo coloca entre sus hechos. Usa la 2º per. sing. o pl.

NARRADOR – PROTAGONISTA:
• Visión “con” o focalización interna.
• Narrador omnipresente.
• El yo narrador es el mismo personaje. Ambos están fundidos, informados a
la vez sobre el acontecer (equisciencia).
• En cierta medida desaparición del narrador.

Narrador – protagonista principal: el personaje central narra su


propia historia. Usa: 1º per. sing. Yo.
A) Visión conjunta - Intersubjetiva: dos o más personajes comparten una
misma experiencia, la que es narrada por uno de ellos con visión colectiva:
1º per. pl.: Nosotros.
B) Forma epistolar, de diario, informe o similares: se transcribe una
narración escrita del personaje sobre su propia historia. Usa la 1º per. sing.
alternada con la 2º per. sing.
C) Procesa mental del protagonista: narración de “palabras”. El narrador-
personaje expresa sus ideas ,sentimientos o recuerdos a un interlocutor
imaginario (soliloquio) o reproduce directamente la corriente de su
pensamiento (monólogo interior directo: 1ºper.), a nivel lógico o prelógico.
D) Estilo indirecto libre: el narrador cuenta en 3º per. pero siguiendo la
perspectiva del personaje, pasando sin interrupciones a nexos específicos
del monólogo interior indirecto.
E) Doble registro: desdoblamiento de la misma persona en narrador y
personaje, dando una doble visión de los hechos desde distintas
perspectivas, preferentemente desde distinta dimensión temporal (visión
del hecho desde la perspectiva infantil o adulta, por ej.).

NARRADOR TESTIGO:
• Visión “desde afuera” o focalización externa.
• Narrador ausente de la acción.
• No sabe nada acerca del personaje; ve sus movimientos, oye sus palabras y
los cuenta.
• Perspectiva deficiente o infrasciente.

A) Testigo presencial: visión objetiva, exterior, similar a la de una cámara


cinematográfica. Usa preferentemente: 3º per. , tiempo presente.
B) Forma dramática: cuando un acontecer se presenta con la reproducción
directa del diálogo de los personajes que actúan así ante el lector, en forma
dramática (Escena). En algunos diálogos se usa un forma natural
(magnetofonismo dialogal) o retórica. En ciertas obras se reproduce solo el
discurso de uno de los interlocutores silenciando las respuestas del otro
(sobreentendidas): monodiálogo.
C) Narrador testigo – protagonista secundario: el narrador está inserto en
la acción, pero narra los hechos del personajes principal u otros, según los
va viviendo. Casi siempre habla muy poco de sí mismo. Usa: 3º per.
alternando a veces con 1º per.
D) Transcripciones supuestas: el narrador presenta la historia como si fuera
un simple transcriptor de un documento real o ficticio, pero presentando
como auténtico, y del que dice ser editor, compilador, traductor o redactor.

NIVELES DEL TEXTO


LOUIS HJELMSLEV

C s

E s

f
C = Contenido
E = Expresión
s = sustancia
f = forma

Eco explica: Para comunicarnos disponemos de elementos de la expresión:


sonidos, imágenes, gestos, signos gráficos, materiales de todo tipo: sustancia de
la expresión.
Para utilizarlos elegimos unidades pertinentes de la expresión, las organizamos en
un sistema de oposiciones disponiendo así de una forma de la expresión. Ej.:
fonemas organizados en un sistema de oposición
Una vez organizada la forma de la expresión se le asigna un sentido. ¿Qué es
exactamente el sentido? Es todo el universo de los posibles contenidos de la
comunicación, y por ende del Universo. El universo de las nociones, a través de
las cuales una cultura organiza la propia visión del mundo, subdividiendo y
sistematizando las propias experiencias.
Lo que era la sustancia del contenido, la masa imprecisa de todas las experiencias
posibles, se convierte en un sistema de expresión organizado y nombrado. Una
cultura para organizar debe nombrar.
Puede darse que una cultura organice la experiencia del contenido según ciertas
formas, justamente porque la lengua, u otro sistema comunicativo le prescribe ya
un sistema de formas expresivas que determinan la subdivisión de la experiencia.
También puede darse que no exista homología entre ambos universos.
El contenido deber ser visto según las mismas reglas de interpretación que la
expresión. El universo del contenido no constituye solo un universo de
significados que llenan las formas significantes que los vehiculan. Si es exacta la
hipótesis, todo significado, toda unidad de forma de contenido, puede convertirse
además en elemento expresivo de otro contenido. Cada unidad cultural, en una
palabra, puede devenir el significante de otra unidad cultural. Para que ello pueda
ocurrir es necesario que el universo del contenido sea estructurable en los
mismos modos que es estructurado el universo de la expresión.

Castelli explica las categorías de Hjelmeslev:

• Sustancia de la expresión = elementos lingüísticos.


• Al emplearlos se hace una tarea de selección y combinación.
• La particular disposición sintagmática de los mismo en el texto da la Forma
de la expesión.
• A través de esa organización se los significantes se trasmite un
deterninado contenido. Los distintos conceptos, significados (“unidades
culturales” s/ Eco) que el texto ofrece = Sustancia del contenido.
• Las cadenas sintagmáticas de significantes se integran a la vez en la
relación paradigmática del texto como sistema total, lo que conduce al
mismo tiempo a una transformación del valor significativo del mensaje. Esto
es, la estructuración del mensaje como totalidad, lo cual requiere el empleo
de diversos recursos técnicos, lingüísticos y extralingüísticos en el proceso
de significación = Forma del contenido.

Trasladando esto al análisis literario se pueden distinguir 4 niveles del texto:

1. Nivel del significante: recursos lingüísticos utilizados y que constituyen


una determinada lengua o código. Ejs.: fonemas, palabras, onomatopeyas,
aliteraciones, isotopías, anáforas, recursos prosódicos o fonológicos como el
ritmo.
2. Nivel del estilo: determinado sistema de constantes y dominantes en el
uso particular que el escritor hace de esos recursos lingüísticos.
3. Nivel del significado: las distintas unidades de contenido, globales o
circusntanciales que contiene el texto.
4. Nivel de la técnica: involucra los recursos técnicos de composición y
estructuración de estos contenidos en el texto como sistema total.