P. 1
¿El Templo de Dios o Los Templos de los Hombres

¿El Templo de Dios o Los Templos de los Hombres

|Views: 749|Likes:
Publicado porValvede-Alfredo

More info:

Published by: Valvede-Alfredo on Jul 08, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/14/2014

pdf

text

original

¿El Templo de Dios o Los

Templos de los Hombres?
Michael Clark & George Davis Michael Clark & George Davis Michael Clark & George Davis Michael Clark & George Davis
A lo largo de los tiempos, los hombres siempre se han sentido empujados a construir
una casa para Dios, el Dios que creó el universo. Incluso cuando Moisés y Elías se
maniestaron para servir a !es"s en el monte de la transiguración, lo primero que
dijo #edro ue$ %bueno es para nosotros que estemos aquí& si quieres, hagamos aquí
tres enramadas$ una para ti, otra para Moisés, y otra para Elías.' (Mateo )*$+,. #edro
quería capturar el momento, encerr-ndolo en las obras de sus propias manos. .in
embargo, lo que parecía %bueno' para #edro, era de poco interés para Dios. /omo
veremos, 0a respuesta de #edro a este evento glorioso es la respuesta típica del
hombre cada ve1 que Dios se mueve en la tierra. /asi sin e2cepción, alguien salta
diciendo, %3ueno es para nosotros que estemos aquí4 5676M8. aquí4' De este
modo, una hueste de templos ha cubierto la estela de la reorma, cada uno
construido sobre alguna e2periencia de monta9a. Estos templos permanecen como un
testimonio de la tendencia humana a progresar con Dios solo un poquito, y después, a
construir:airmarse en un mover previo de Dios a costa de la verdad del presente.
;r-gicamente, lo que los hombres construyen con recuencia sirve como un ancla que
marca el in del progreso y el comien1o de una lucha por deender las instituciones
ijas y la marca "nica de la ortodo2ia en contra de todo aquello que pretenda
avan1ar hacia delante. Dios no ue impresionado con el nuevo programa de obras
p"blicas de #edro. <l respondió desde los cielos, %Este es Mi 5ijo amado, en quién
tengo complacencia. =6 <l oíd>' ?/onstruir una casa para Dios, para .us proetas, o
para .u 5ijo@ =El Dios que es omnipresente> ?De donde sacaron los hombres esa idea@
/omo podremos ver, =Ao ue de Dios>
Est- claro que los primeros templos para las deidades ueron construidos en la
antigua 3abilonia. #or toda 3abilonia, cada ciudad tenía su propia deidad local, y
cada deidad tenía un gran templo en el que él o ella eran adorados. 0as ciudades m-s
grandes tenían muchos templos y capillas dedicadas a uno o m-s dioses. .e estima
que solo en la ciudad de 3abilonia había m-s de BC templos en el tiempo de
6braham. %La cella, o parte interior del templo en la que la estatua de la deidad
estaba sobre un pedestal en un nicho especial, era el lugar santísimo y solo el sumo
sacerdote u otros miembros privilegiados del clero y del atrio tenían permiso para
entrar. En los complejos del templo de las ciudades más grandes se construían
zigurats o torres de varios niveles, coronadas por un pequeño santuario que
probablemente estaba reservado para la ceremonia más importante del sagrado
matrimonio, en conexin con el !estival del año nuevo' (Enciclopedia Encarta,.
0a noción de una casa para la deidad es tan antigua como la torre de 3abel. El
concepto de templo de 3abilonia era el de un santuario en el que la deidad a quién
era dedicado el templo moraba en %el lugar santísimo'. Estos e2istían +DC a9os antes
de que Moisés recibiera e patrón del %tabern-culo' del testimonio. 6unque hay
muchas dierencias entre ambos, e2istía también un sorprendente n"mero de
similitudes. ?Ao es e2tra9o que el tabern-culo de Dios se pareciera remotamente a
los templos caldeos@ Ao si consideramos la historia de los tratos de Dios con la
humanidad en .u increíble amor y paciencia redentores. <l siempre se ha relacionado
repetidamente con el hombre dentro de su actual percepción de la deidad. 5i1o esto
para guiar al hombre a un entendimiento mayor de .i mismo. .i el hombre no tenía
otra orma de percibir a Dios, <l halló al hombre ahí mismo para poder guiarle hacia
delante. #or esa misma ra1ón, Dios envió a .u propio 5ijo al mundo como el Eerbo de
Dios encarnado. !es"s no solo vino con un mensaje. <l FGE el mensaje. 5asta
entonces, nadie:ni siquiera 6brah-n, sabía quién era Dios realmente. Incluso Moisés
solo vio la espalda de Dios cuando pasaba. 6 lo largo todas las Escrituras del 6ntiguo
;estamento, vemos la revelación progresiva del nombre de Dios, revelando .u
car-cter y disipando la superstición.
El apóstol #ablo se reirió a esto cuando estaba en el 6reópago en 6tenas. Hodeado
de ídolos, vio un altar con la inscripción, %60 DI8. A8 /8A8/ID8' (5echos )*$ID,.
Hespecto de esto, #ablo les dijo, %#or tanto, al que ador-is sin conocerle, a <se es a
quién yo predico'. El problema con la religión es que con recuencia consiste en
adorar al %dios desconocido'. 8 como #ablo dice aquí$ %6l que ador-is sin conocer4'
Después #ablo hace una declaración deinitiva, anunciando el in de una era y el
comien1o de otra.
%#ero Dios, habiendo pasado por alto los tiempos de esta ignorancia,
ahora manda a todos los hombres en todo lugar, que se arrepientan'
(5echos )*$DC,
#ablo e2plicó a esta gente supersticiosa quién era este %Dios no conocido' y cuales
eran .us atributos$
%El Dios que hi1o el mundo y todas las cosas que en él hay, siendo
.e9or del cielo y de la tierra, no habita en templos hechos por manos
humanas,
IB
ni es honrado por manos de hombres, como si necesitase
de algo& pues él es quien da a todos vida y aliento y todas las cosas.'
(5echos )*$I+JIB,
6quí #ablo hace reerencia a la tendencia del hombre de relacionarse con el .e9or del
/ielo y de la tierra con una mentalidad pagana, como si <l morase en templos hechos
de manos. Helacionarse con Dios con una mentalidad pagana ha sido el problema
recurrente a lo largo de los a9os y sigue siendo un problema hoy día.
En los días de 8seas, Israel se relacionaba con Dios de la misma orma que los
adoradores de 3aal, incluso llamando a Dios con nombres como %3aali' o %3aalim'.
Dios había surido ya bastante %los tiempos de esta ignorancia'. Ao obstante, %en los
días postreros, (D$B,, %En aquel tiempo, dice "ehová, me llamarás #shi, y nunca más
me llamarás $aali% (8seas D$)K, 0os días de esta ignorancia est-n por acabar.
Dios pasó esto por alto durante un tiempo de ignorancia, pero ahora %manda a todos
los hombres en todo lugar, que se arrepientan'.
Fíjate que esta proecía es para los días postreros. Es para hoy. 6 lo largo de los a9os,
la ignorancia ha ido disip-ndose, habiendo quitado Dios mismo los nombres de los
baalim de las bocas de .u pueblo. En estos "ltimos días, la Esposa que <l ha ganado,
est- llamada a conocerle como Ishi (Marido,. Aosotros, .u esposa, somos llamados a
asistir a un banquete nupcial. En 6pocalipsis I)$I vemos la ciudad santa, la nueva
!erusalén, que baja de Dios, del /ielo, descrita como una esposa arreglada para su
marido. Este es el cumplimiento de la proecía de 8seas, porque Dios guiar- a .u
pueblo a un conocimiento de <l mismo como el %Esposo' y a ellos mismos como la
%Esposa'.
De la Tienda al Templo
?/uantas veces ha %pasado Dios por alto' el laco concepto que el hombre tiene de <l
mismo@ El se rebajó para relacionarse con el hombre a pesar de la errónea orma de
pensar de éste. El hombre no podía relacionarse con Dios de otra orma que la deidad
dentro de un templo, pero desde el principio, Dios dejó claro que éste no era .u mejor
deseo. <l permitió esta ignorancia solo durante un tiempo. #or tanto, a lo largo de los
a9os de los tratos de Dios con el hombre, vemos una separación progresiva entre Dios y
la casa. #odemos aprender mucho volviendo a los comien1os del primer templo hebreo
que ue concebido por el rey David en !erusalén.
6conteció que cuando ya el rey habitaba en su casa, después que
!ehov- le había dado reposo de todos sus enemigos en derredor,
I
dijo el rey al proeta Aat-n$ Mira ahora, yo habito en casa de
cedro, y el arca de Dios est- entre cortinas.
D
L Aat-n dijo al rey$ 6nda, y ha1 todo lo que est- en tu cora1ón,
porque !ehov- est- contigo.
+
6conteció aquella noche, que vino palabra de !ehov- a Aat-n,
diciendo$
B
Ee y di a mi siervo David$ 6sí ha dicho !ehov-$ ?;" me has de
ediicar casa en que yo more@
K
/iertamente no he habitado en casas desde el día en que saqué
a los hijos de Israel de Egipto hasta hoy, sino que he andado en
tienda y en tabern-culo.
*
L en todo cuanto he andado con todos los hijos de Israel, ?he
hablado yo palabra a alguna de las tribus de Israel, a quien haya
mandado apacentar a mi pueblo de Israel, diciendo$ #or qué no
me habéis ediicado casa de cedro@
M
6hora, pues, dir-s así a mi siervo David$ 6sí ha dicho !ehov- de
los ejércitos$ Lo te tomé del redil, de detr-s de las ovejas, para
que ueses príncipe sobre mi pueblo, sobre Israel&

N
y he estado contigo en todo cuanto has andado, y delante de ti
he destruido a todos tus enemigos, y te he dado nombre grande,
como el nombre de los grandes que hay en la tierra.
)C
6dem-s, yo ijaré lugar a mi pueblo Israel y lo plantaré, para
que habite en su lugar y nunca m-s sea removido, ni los inicuos
le alijan m-s, como al principio,
))
desde el día en que puse jueces sobre mi pueblo Israel& y a ti
te daré descanso de todos tus enemigos. 6simismo !ehov- te
hace saber que él te har- casa.
)I
L cuando tus días sean cumplidos, y duermas con tus padres,
yo levantaré después de ti a uno de tu linaje, el cual proceder-
de tus entra9as, y airmaré su reino.
)D
El ediicar- casa a mi nombre, y yo airmaré para siempre el
trono de su reino.

)+
Lo le seré a él padre, y él me ser- a mí hijo.

L si él hiciere
mal, yo le castigaré con vara de hombres, y con a1otes de hijos
de hombres&
)B
pero mi misericordia no se apartar- de él como la aparté de
.a"l, al cual quité de delante de ti.
)K
L ser- airmada tu casa y tu reino para siempre delante de tu
rostro, y tu trono ser- estable eternamente.
)*
/onorme a todas estas palabras, y conorme a toda esta
visión, así habló Aat-n a David.
(IO .amuel *$)J)*,
David habló lo que había en su cora1ón cuando dijo, %yo habito en casa de cedro, y
el arca de Dios est- entre cortinas'. Fíjate en la palabra %habito' en este pasaje. El
concepto de templo del hombre religioso es de un lugar de morada para su dios. El
pensamiento de David todavía estaba inluenciado por las tradiciones de los hombres
religiosos. Dios estaba a punto de enviar a Aat-n a David con una palabra cualitativa.
En un principio Aat-n había dado a David una aprobación general a su aspiración de
ediicar una morada para Dios. .in embargo, Dios planteó varias preguntas que son
revolucionarias incluso a nuestro pensamiento hoy día. %?Me vas a ediicar una casa
para que Lo more en ella@ #orque no he habitado en casa desde que saqué a los hijos
de Israel de Egipto hasta este día, sino que Me he movido en tienda y tabern-culo.
;odas las veces que Me he movido con los hijos de Israel,
?5e hablado alguna ve1 una palabra a alguien de las tribus de Israel a quién haya
dado órdenes de pastorear a Mi pueblo Israel diciendo, P#or qué no Me has
construido una casa de cedroQ@'
Dios no parecía estar muy entusiasmado con el plan de David, como tampoco lo
estuvo con la idea de que #edro ediicara tres enramadas en el monte de la
;ransiguración. Dios tenía otra idea en mente, una idea que deine .us propósitos
incluso hoy, que es, %Lo 8. ediicaré una casa'. Dios no est- interesado
pr-cticamente en lo que el hombre pueda ediicar para <l como lo est- en lo que <l
puede ediicar en y a partir de vasos consagrados. .i, Dios ediicaría una casa a David
y <l mismo establecería la simiente de David después de él. !esucristo el Mesías. Es
la .imiente (singular, por la que Dios establecería .u reino y ediicaría una casa para
.u nombre para siempre. ?#or medio de qué autoridad podemos reclamar esto@ 0ee
lo que dijo el apóstol #ablo cuando habló de cierta simiente$
%6hora bien, a 6braham ueron hechas las promesas, y a su
simiente. Ao dice$ L a las simientes, como si hablase de muchos,
sino como de uno$ L a tu simiente,

la cual es /risto.' (7-latas
D$)K,
En el libro de los 5echos, #ablo se reería de nuevo a este nombre en singular,
.imiente, cuando dijo$
%0uego pidieron rey,

y Dios les dio a .a"l hijo de /is, varón de la
tribu de 3enjamín,

por cuarenta a9os.
II
Ruitado éste, les levantó por rey a David, de quien dio también
testimonio diciendo$ 5e hallado a David hijo de Isaí, varón
conorme a mi cora1ón, quien har- todo lo que yo quiero.
ID
De la descendencia de éste, y conorme a la promesa, Dios
levantó a !es"s por .alvador a Israel.' (5echos )D$I)JID,
!es"s es la %.imiente' de 6braham y David y <l es el ediicador del verdadero templo
de Dios. Aat-n prosiguió hablando por Dios diciendo$ %Lo seré a él por #adre y <l me
ser- por hijo'. David quería construir una casa de cedro, pero mirando hacia el
uturo, Dios vio la casa que .u 5ijo, el 5ijo de David, ediicaría. Miró al día en que
!es"s ediicaría casa al nombre de Dios& el templo hecho de los espíritus de los
verdaderos creyentes, las piedras vivas, como morada para Dios en el Espíritu. ;al y
como #ablo lo e2puso, %?Ao sabéis que sois templo de Dios@' ()O /orintios D$)K,.
Este establecimiento de .u casa, de .u trono, de .u Heino para siempre, solo puede
aplicarse a !esucristo. Sacarías también habló de !es"s ediicando el templo de Dios
al escribir$
%L le hablar-s, diciendo$ 6sí ha hablado !ehov- de los
ejércitos, diciendo$ 5e aquí el varón cuyo nombre es el
Henuevo,

el cual brotar- de sus raíces, y ediicar- el templo
de !ehov-.' (Sacarías K$)I,
Después de un reinado de cuarenta a9os, David, el hijo de Isaí, murió lleno de días,
rique1a y honra. El hijo de David, .alomón, a"n un ni9o, se sentaba ahora sobre el
trono de su padre. #arece que .alomón se quedó asombrado con las
responsabilidades del reino. ;ambién est- claro que no tomó las responsabilidades a
la ligera. David había almacenado materiales para la ediicación del templo del
.e9or, todavía pensando en términos de una casa temporal para Dios, pero por haber
sido un %hombre de sangre', el .e9or no le permitió ediicarla. Ese deber cayó sobre
.alomón, el hijo de pa1. En un sentido, Dios estaba permitiendo la construcción d
una casa ísica porque todavía estaba %pasando por alto' la ignorancia de los
hombres que presumirían de construir morada para Dios. .alomón estaba a punto de
aprender de orma dierente. .alomón buscó al .e9or con mil orendas quemadas y
esa misma noche, Dios se le apareció diciéndole$
%/onírmese pues, ahora, oh !ehov- Dios, tu palabra dada
a David mi padre& porque t" me has puesto por rey sobre
un pueblo numeroso como el polvo de la tierra.
)C
Dame
ahora sabiduría y ciencia, para presentarme delante de
este pueblo& porque ?quién podr- gobernar a este tu pueblo
tan grande@' (IO /rónicas )$NJ)C,
El .e9or, lleno de satisacción con la petición de .alomón, respondió$
%L dijo Dios a .alomón$ #or cuanto hubo esto en tu
cora1ón, y no pediste rique1as, bienes o gloria, ni la vida
de los que te quieren mal, ni pediste muchos días, sino
que has pedido para ti sabiduría y ciencia para gobernar a
mi pueblo, sobre el cual te he puesto por rey, sabiduría y
ciencia te son dadas& y también te daré rique1as, bienes y
gloria, como nunca tuvieron los reyes que han sido antes
de ti, ni tendr-n los que vengan después de ti.' (IO
/rónicas )$))J)I,
#oco después .alomón comen1ó la construcción de su templo. .in embargo, en su
sabiduría .alomón vio algo que incluso su padre nunca había visto. Eio lo que Dios
había revelado a Aat-n el proeta. 6unque David había preparado para la construcción
de esta gloriosa pie1a de arquitectura ante la que los mismos templos de Egipto
palidecían en comparación, .alomón supo que Dios no podría ser contenido en una
casa construida con manos de hombres, porque dijo$
%Mas ?quién ser- capa1 de ediicarle casa,

siendo que los
cielos y los cielos de los cielos no pueden contenerlo@
?Ruién, pues, soy yo, para que le ediique casa, sino tan
sólo para quemar incienso delante de él@' (IO /rónicas
I$K,
.alomón reconoció que el "nico uso de la casa era el de quemar los sacriicios de
animales delante de Dios. 6 dierencia de los dioses paganos, hechos de madera y de
piedra, que podían ser -cilmente contenidos en templos hechos de manos, el Dios
de Israel era demasiado grande para que los cielos pudieran contenerle, mucho
menos un templo, no importa todo lo glorioso que uera.
6quí vemos la sabiduría de .alomón. 5abía visto a través del concepto prevaleciente
de la deidad, como Israel había intentando indirectamente relacionarse con Dios
conorme a las ormas paganas. Era el momento de desechar esta ignorancia.
El tiempo de esta ignorancia estaba llegando a su in. Dios e2igía el sacriicio de un
animal por el pecado y ése era el propósito de la casa. =Aada m-s> Ao servía a ning"n
otro propósito. /uando los sacriicios de animales ueron abolidos, se acabó la
necesidad de templos y de ediicios dedicados a Dios. #or eso, cuando !es"s, el
sacriicio e2tremo y inal por el pecado, ue orecido, Dios rasgó el velo del templo
en !erusalén. /uando !es"s dijo, %/onsumado es', se acabó la necesidad del altar de
los sacriicios de animales así como de la casa. ;odos los tipos y sombras en el dise9o
y propósito del templo ueron cumplidos en /risto. Desde ese momento en adelante,
Dios ya no se deleitó m-s en orendas quemadas y sacriicios por el pecado (5ebreos
)C$K,. David tuvo entendimiento de esta verdad en el .almo B), cuando oró, %#orque
no quieres sacriicio, que yo lo daría& Ao quieres holocausto. 0os sacriicios de Dios
son el espíritu quebrantado& 6l cora1ón contrito y humillado no despreciar-s t", oh
Dios'. 0a orenda quemada era una medida provisional que tipiicaba la venida del
%/ordero de Dios, que quita el pecado del mundo'. Fue un medio temporal para
llegar a un in. %#ero /risto, habiendo orecido una ve1 para siempre un solo
sacriicio por los pecados, se ha sentado a la diestra de Dios' (5ebreos )C$)I,
0a visión de .alomón demuestra una sabiduría que solo había sido mostrada por el
proeta Aat-n. .alomón vio en una visión proética el verdadero valor del templo
que estaba a punto de construir. Ao tenía ning"n valor a e2cepción de ser el lugar
para la orenda de los sacriicios obligatorios de animales bajo la 0ey. M-s tarde, a
través del proeta Isaías, el .e9or indicó esto mismo a un pueblo que había puesto su
conian1a en templos hechos de hombres. 6sí dice el .e9or$
%!ehov- dijo así$ El cielo es mi trono,

y la tierra estrado de
mis pies&

?dónde est- la casa que me habréis de ediicar, y
dónde el lugar de mi reposo@

(Isaías KK$),
Después de la crucii2ión de /risto, Esteban, el primer m-rtir de la nueva e&&lesia de
Dios, ue acusado de herejía. Mientras estaba delante del mismo .anedrín que había
condenado a muerte al .e9or !es"s, e2plicó la postura de Dios sobre los intentos del
hombre religioso de coninar a Dios en un ;emplo. 0lamaron a alsos testigos para
que testiicaran contra Esteban. Estos %testigos' dijeron, %Este hombre no cesa de
hablar palabras blasemas contra este lugar santo (el templo, y contra la ley'
(5echos K$)D,. En breve, Esteban sería acusado de amena1ar el establecimiento, el
status quo, y todo el poder base de los líderes judíos. 0os cargos levantados contra
Esteban ueron totalmente alsos. Rue Esteban dijera algo que podría haber sido
interpretado por la mente no iluminada como un ataque contra el templo, es algo
ra1onablemente cierto. De hecho, Esteban prosiguió oreciendo lo que los ancianos
judíos considerarían una evidencia a avor de ellos. 5abía un talento verdadero
detr-s de la panor-mica y de la sinopsis histórica de Esteban:un talento comparable
con la sabiduría de .alomón. /iertamente estaba lleno del Espíritu .anto.
5ay a"n m-s por deducir en una breve perspectiva general del mensaje de Esteban,
m-s que en los detalles mismos. El discurso al completo es un argumento "nico
reutando los cargos que habían levantado contra él.
Esteban hi1o reerencia al pasado errante de sus ancestros. ;ra1ó el viaje como
peregrinos y e2tranjeros en la tierra, describiendo una ase de su historia migratoria
tras otra. /omen1ó con 6braham, que ue llamado de la tierra de los /aldeos a una
tierra que Dios le mostraría, la misma tierra en la que ellos habitaban ahora.
Después, Esteban discutió sobre la descendencia de 6braham, y como Dios reveló a
6braham que su descendencia también migraría en tierra e2tra9a y que serían
esclavos por cuatrocientos a9os (5echos *$K,. #rosiguió diciendo como los patriarcas
se mudaron a Egipto. 0es recordó como después de +CC a9os de esclavitud, Dios libró
a sus ancestros para comen1ar la peregrinación hacia la tierra de la promesa.
.eguían siendo peregrinos, e2tranjeros.
.abemos que antes que Israel partiera de Egipto, recibieron órdenes de %tomar a un
cordero por cada casa', matarlo y aplicar su sangre sobre los dinteles de las puertas,
cocinando al cordero y comiéndolo juntos con hierbas amargas. Esta comida ue la
#rimera #ascua. ;odos los que participaron de esta comida habían de estar
completamente preparados para el viaje.
%L lo comeréis así$ ce9idos vuestros lomos, vuestro
cal1ado en vuestros pies, y vuestro bordón en
vuestra mano& y lo comeréis apresuradamente& es la
#ascua

de !ehov-.' (<2odo )I$)),
=Esto es algo m-s que simbólico>
5abiendo llegado a participar del /ordero de Dios, todo aquel que es nacido de nuevo
debe estar listo para partir. Debe comer con los lomos ce9idos, con las sandalias en los
pies y el cayado en su mano. 0a #ascua es un llamado al <2odo. .i no comemos esta
iesta con el cayado en la mano, nos quedaremos atr-s, perdidos en los tipos y las
sombras en lugar de proseguir en el conocimiento del .e9or. 6unque suene
impensable, la gente encuentra seguridad en la esclavitud. En el mejor de los casos,
encuentran aterrador todo el concepto del é2odo. E2ige e abandonar la seguridad de
lo conocido y comen1ar a viajar por lo desconocido:morar en tierra e2tra9a. E2ige la
FE DE 63H656M.
6ntes de matarlo, Esteban apuntó al recha1o de Israel de avan1ar con Dios. Desde los
tiempos del justo 6braham, que ue %peregrino y e2tranjero en tierra e2tra9a', Dios
los guió por el periodo de los jueces como un pueblo migratorio. #ero ahora eran un
pueblo est-tico, con un entendimiento est-tico, rehusando avan1ar con Dios. Dios no
cambia, pero <l nos est- llamando constantemente a avan1ar a la perección, hacia
.us propósitos eternos y hacia una maniestación m-s perecta de .u esposa. El
hombre parece traumati1ado por la inseguridad en un conte2to tan nómada. El hombre
ama lo predecible, lo que percibe como estable y constante. 0os ediicios son un
testimonio de la inseguridad del hombre y representan la rebelión del hombre contra
el cambio que e2ige seguir a Dios. 0os ediicios son como ciudades ortiicadas que
resguardan a la gente de la e que e2ige progresar con Dios hacia lo AGEE8 o lo
desconocido.
%?6 cu-l de los proetas no persiguieron vuestros padres@ L mataron a los que
anunciaron de antemano la venida del !usto, de quien vosotros ahora habéis sido
entregadores y matadores' (5echos *$BI,. Esteban estaba a punto de conocer el
mismo destino que su .e9or, a manos de los mismos perseguidores, por las mismas
ra1ones. 6ntes de volvernos demasiado críticos hacia los judíos, ha1te una pregunta.
En toda la historia de la iglesia, ?hubo alguna ve1 mensajeros que trayendo una
reorma, no ueran resistidos@ .i hay alguna instancia, no podemos encontrarla. 0os
que alababan lo que Dios había hecho en el pasado, siempre resistían a los mensajeros
del cambio. .iempre resistían al Espíritu .anto.
Esto no es un problema "nicamente judío. Debemos desear ervientemente la voluntad
de Dios sobre la nuestra, porque si no, como los judíos, no podremos decir, %3endito
el que viene en el nombre del .ET8H'. ;omaremos piedras en las manos y resistiremos
la verdad del presente así como a todos los que la traigan. /oseremos el velo rasgado
y deenderemos los ediicios que representan el previo mover de Dios. .olo quedan dos
opciones delante de nosotros$
). Hesistiremos al Espíritu .anto, aerr-ndonos a las cosas del pasado, rehusando
olvidar las cosas que quedan atr-s, que después de un tiempo, apestar-n como
el man- de ayer.
I. #roseguiremos a lo que hay delante de nosotros, avan1ando hacia el blanco del
premio del supremo llamamiento de !esucristo, teniendo ;8D8 lo dem-s por
basura, para que podamos ser asidos para aquello para lo que uimos asidos por
/risto !es"s.
0os hijos de Israel ueron llamados a la tierra que Dios había prometido. 6sí,
Esteban se reirió a Israel en el desierto como %la iglesia (e&&lesia' en el desierto'.
Eran llamados como había sido llamado el propio padre de ellos, 6braham. Esto es
muy signiicativo. Ao solo eran llamados a salir de Egipto sino a ir hacia la tierra de
la promesa. Esteban recordó a los líderes judíos que eran un pueblo de
llamamiento, no simplemente un pueblo llamado uera, sino llamado a entrar,
implicando un viaje, un seguir a la nube. 0os %hombres sabios de oriente' eran m-s
sabios que los hombres a quienes Esteban estaba hablando, porque también habían
sido llamados a salir de 3abilonia para arrodillarse delante del /reador del
Gniverso. Ai uno solo de los así llamados %hombres santos' de Israel salieron a
honrar a 6quel cuando estos e2tranjeros dieron a conocer su propósito. Israel
rehusó ser llamada uera. =Ao podían escuchar nada al respecto>
Del mismo modo que Dios llamó a 6braham de Gr de los /aldeos y usó a Moisés
para llamar al pueblo de Israel a salir de Egipto, !es"s hi1o otro llamado, una
advertencia para abandonar lo antiguo. 5i1o una advertencia para salir de
!erusalén y de la adoración del templo cuando dijo,
%#orque vendr-n días sobre ti, cuando tus enemigos te
rodear-n con vallado, y te sitiar-n, y por todas partes te
estrechar-n,
++
y te derribar-n a tierra, y a tus hijos
dentro de ti, y no dejar-n en ti piedra sobre piedra, por
cuanto no conociste el tiempo de tu visitación' (0ucas
)N$+DJ++,
El ;emplo de 5erodes ue arrasado con toda !erusalén por los romanos en el a9o *C
D/, y desde entonces no ha habido un templo. Ao puedes ser un judío seguidor de
Dios sin !es"s como tampoco puedes ser cristiano sin <l. Esteban citó un pasaje que
revela este asunto deinitivamente$
%Este Moisés es el que dijo a los hijos de Israel$ #roeta os
levantar- el .e9or vuestro Dios de entre vuestros
hermanos, como a mí& a él oiréis.' (5echos *$D*,
/omo Moisés, !es"s había venido a declarar otro é2odo. /omo Moisés, !es"s lleva al
pueblo de Dios de la esclavitud a la libertad. .aca a .u pueblo de la esclavitud de la
religión en sus ormas impotentes que no consiguen nada aparte de servir como un
recordatorio constante del pecado (5ebreos )C$D,. Aos guía hacia delante, hacia la
mayor libertad que solo se halla permaneciendo en /risto, puesto que %los que
adoran, adoran a Dios en espíritu y en verdad', y los que una vez ueron purgados,
%ya no tienen m-s conciencia de pecado' (5ebreos )C$I,
%#ero /risto, habiendo orecido GA6 EES #6H6 .IEM#HE GA .808 .6/HIFI/I8 por los
pecados, se ha sentado a la diestra de Dios.' (5ebreos )C$)I, <l dijo, %/onsumado
es'. ?Rué podría a9adirse a esto@ En un sentido, !es"s hi1o e2actamente aquello de
lo que se le acusaba. Destruyó el templo. En un solo acto de obediencia, mediante
%GA .808 .6/HIFI/I8', dejó anulada e invalidada su unción para siempre. !es"s
cumplió todo lo que el templo indicaba. %Ao queda ya m-s sacriicio por los
pecados' (5ebreos )C$IK,. /omo Moisés, sacó a .u pueblo de lo viejo hacia un mejor
o AGEE8 pacto. !es"s dirigió el é2odo del !udaísmo. La no hay m-s judío o griego,
sino una AGEE6 creación. %#or tanto, si alguno est- en /risto, AGEE6 criatura es$ las
cosas viejas pasaron, todas son hechas AGEE6.'. (IO /orintios B$)*,.
#ablo escribió$ %Ao hay !udío ni 7riego, esclavo ni libre, varón ni mujer, porque
todos vosotros sois uno en /risto !es"s' (7-latas D$IM,. Dios creó una AGEE6 ra1a en
!es"s, %el segundo 6d-n'. /uando Dios dice %Gn nuevo pacto', ha dejado el antiguo
como obsoleto. L lo que queda obsoleto y se envejece, est- pronto a desaparecer'
(5ebreos M$)D,.
Dicen que 5ebreos es el %libro de las /8.6. mejores'. /onsidera estos pasajes de
sus p-ginas$
%#or tanto, !es"s es hecho iador de un mejor
pacto.' (5ebreos *$II,
%#ero ahora tanto mejor ministerio es el suyo,
cuanto es mediador de un mejor pacto,
establecido sobre mejores promesas' (5ebreos
M$K,
%4 mejores sacrificios' (5ebreos N$ID,
%una mejor y perdurable herencia' (5ebreos
)C$D+,
%4 un mejor país.' (5ebreos ))$)K,
%una mejor resurrección.' (5ebreos ))$DB,
%4 a la sangre rociada que habla mejor que la de
6bel.
'
(5ebreos )I$I+,
;ambién en el capítulo once, el autor de 5ebreos tuvo esto que decir alabando a los
héroes de la e$
%/onorme a la e murieron todos éstos sin haber
recibido lo prometido, sino mir-ndolo de lejos, y
creyéndolo, y salud-ndolo, y confesando que eran
extranjeros y peregrinos sobre la tierra. #orque
los que esto dicen, claramente dan a entender que
buscan una patria& pues si hubiesen estado
pensando en aquella de donde salieron,
ciertamente tenían tiempo de volver. #ero
anhelaban una mejor, esto es, celestial& por lo
cual Dios no se avergUen1a de llamarse Dios de
ellos& porque les ha preparado una ciudad'
(5ebreos ))$)DJ)K,
Rueridos amigos, hemos sido llamados a las cosas mejores como esos peregrinos y
e2tranjeros que menciona 5ebreos )), que no miraban atr-s sino que esperaban en e
un país ME!8H. Hehusaron considerar el país de donde habían salido. #odrían haberse
vuelto y haber vivido cómodamente, pero en lugar de eso esperaron en e un país
celestial. ;ambién debemos aprender a poner nuestros deseos en un país ME!8H, una
ciudad celestial. .e necesita e para aceptar la /8.6 AGEE6 de Dios. .omos llamados a
un cambio progresivo, de gloria en gloria, y eso e2ige ser moldeables en .us manos y
entregados a .u continua ormación y renovación. ;enemos que estar listos siempre
para soltar lo de ayer y abra1ar lo de hoy. El man- del ayer no puede sostenernos hoy&
solo era bueno para ayer. Mira, 658H6 es el tiempo aceptable& mira, 658H6, en el
presente, es el día de la salvación. 658H6, hoy, <0 da el pan diario. Ao podemos
aerrarnos a lo viejo y abra1ar lo nuevo al mismo tiempo. .i estamos aerr-ndonos a
ambas cosas, a9adiremos lo nuevo a lo viejo, intentando contener lo nuevo en lo viejo
y soltando ambos.
!es"s hablo de esto en una par-bola$
%Aadie corta un peda1o de un vestido nuevo y lo
pone en un vestido viejo& pues si lo hace, no
solamente rompe el nuevo, sino que el remiendo
sacado de l no armoniza con el viejo.
D*
! nadie
echa vino nuevo en odres viejos" de otra
manera, el vino nuevo romper# los odres y se
derramar#, y los odres se perder#n$
%&
'as el
vino nuevo en odres nuevos se ha de echar" y lo
uno y lo otro se conservan.
DN
L ninguno que beba
del a9ejo, quiere luego el nuevo& porque dice$ El
a9ejo es mejor.' (0ucas B$DKJDN,
En este pasaje, !es"s compara la cosa AGEE6 que <l trajo a la tierra con el EIE!8
orden. Aadie pone un remiendo de un vestido nuevo en uno viejo, ni guarda el vino
nuevo en odres viejos. El nuevo remiendo hace que el vestido viejo ore1ca un
aspecto peor que nunca y adem-s, el vino nuevo romper- los odres viejos. Esto
describe la tendencia del hombre a remendar lo viejo y a contener lo nuevo dentro
de lo viejo. El viejo orden no puede contener el vino nuevo. En el libro de los
5echos, los !udai1antes intentaron remendar el !udaísmo (los odres viejos, con la e
en /risto. #ero lo viejo, la rígida estructura de los judíos, no podía contener el
nuevo vino del Espíritu de Dios. El Dios de Israel no podía ser contenido en ese viejo
odre, que <l mismo rompió, como igualmente rasgó el velo al marcharse la gloria.
!es"s contin"a describiendo por qué los cambios vienen tan lentamente en los
círculos religiosos. %L ninguno que beba del a9ejo, quiere luego el nuevo& porque
dice$ (l a)ejo es mejor.' Estas cuatro palabras, %el a9ejo es mejor', hablan de lo
que ha impedido el progreso de Dios entre los hombres m-s que ninguna otra cosa.
Describe eectivamente la respuesta inmediata y constante al cambio del hombre
religioso. ;al y como Esteban dijo al .anedrín antes de que le mataran, %.iempre
resistís al Espíritu .anto de Dios'.
Esteban hi1o otros comentarios repetidos sobre la terquedad de Israel y como habían
resistido al cambio en cada ocasión. /ontó como habían regresado a Egipto en sus
cora1ones (5echos *$DN,. En aquellos días hicieron un becerro y orecieron sacriicios
al ídolo, regocij-ndose en las obras de sus propias manos (5echos *$+),.
Esteban continuó recordando a los judíos la perspectiva de Dios con respecto al
templo, %El cielo es mi trono, L la tierra el estrado de mis pies.
?Rué casa me ediicaréis@ dice el .e9or& ?8 cu-l es el lugar de mi reposo@
?Ao hi1o mi mano todas estas cosas@ =Duros de cervi1, e incircuncisos de cora1ón y de
oídos> Eosotros resistís siempre al Espíritu .anto& como vuestros padres, así también
vosotros' (5echos *$+NJB),.
?5as montado alguna ve1 un caballo que insistiera en regresar al establo@ <ste
interpreta que las riendas estén lojas, como si hubiera sido dejado a rienda suelta,
se da la vuelta por decisión propia y regresa al establo, como si eso uera lo que le
hubieras ordenado. Esto puede ser muy rustrante si tienes un destino dierente en
mente. .I alguna ve1 has montado a un caballo así, podr-s entender lo que Dios
encaró con el pueblo de Israel. .iempre querían echarse atr-s. /ualquier progreso
iba seguido de una protesta. 5abía marcas de derrape a lo largo de todo el camino
desde Egipto hasta el río !ord-n. Gn animal altivo no responde a los tirones suaves
de las riendas, sino que hay que poner las riendas del arado sobre su cabe1a y
guiarle en la dirección correcta. Incluso entonces, con recuencia, hay que coger al
toro por los cuernos ya que el animal se resiste absolutamente a ser dirigido. Gn
caballo altivo convierte una e2periencia agradable en una pesadilla.
Ao hay duda de lo que Esteban est- comunicando aquí. Israel todavía est- intentado
construir y mantener una morada para Dios aunque el templo, sus sacriicios y su
sacerdocio habían quedado obsoletos por el sacriicio de una ve1 y para siempre de
/risto, el /ordero sin mancha de Dios. Ruerían regresar al establo. Intentaron
sostener el sistema y los sacriicios, que habían dejado de ser relevantes. .e
engancharon al mismo sistema del que /risto había llamado a salir a .u pueblo.
Hesistían la verdad del presente.
0os hombres resisten cualquier nuevo mover de Dios porque encuentran su identidad
y su sistema de apoyo en lo que Dios ha hecho en el pasado, m-s que en lo que Dios
est- haciendo en el presente. .on estorbados con las tradiciones que los mantienen
atados al pasado y que los ciegan a lo que Dios est- haciendo ahora. 0os que se
aerran a sus tradiciones %siempre resisten al Espíritu .anto'.

#ablo habló de esto en Filipenses capítulo tres, %7uardaos de los perros, guardaos de
los malos obreros, guardaos de los mutiladores del cuerpo.
D
#orque nosotros somos
la circuncisión, los que en espíritu servimos a Dios y nos gloriamos en /risto !es"s,
no teniendo conian1a en la carne.' (Filipenses D$IJD,. #ablo no dijo, %(uardaos de
la circuncisin% sino que dijo, )(uardaos de los mutiladotes del cuerpo%
(mutilación,. #ablo estaba comparando la adición de la circuncisión a la e de /risto
con el corte y la mutilación de los idólatras paganos. 0os proetas de 3aal se
cortaban con cuchillos en el Monte /armelo cientos de a9os antes. #ablo advierte
aquí a los que a9adan algo a la obra consumada de /risto. 6l hacerlo, se convierte
en idolatría que se e2presa en lealtad a las cosas religiosas, a la adoración de las
reliquias (las cosas muertas del pasado,, m-s que en la adoración a Dios. #uesto que
Israel había rehusado abandonar las tradiciones judías para escuchar el llamado de
/risto:a abandonar su templo y sus rituales, y dejar atr-s sus ceremonias:no podían
hacer otra cosa que resistir a Dios igual que habían hecho sus padres. Escogieron
como objeto de adoración las obras de sus manos (su templo,.
En Filipenses capítulo tres, #ablo nos e2horta a no mirar atr-s, sino a avan1ar hacia
delante. 0a basura a la que #ablo hace reerencia en Filipenses D$M consistía en los
intereses creados en la religión de los judíos y todo lo que eso le había traído. .u
pedigrí religioso, las tradiciones y el prestigio que él ahora tenía por basura. Este era
el precio que tenía que pagar antes de poder %ganar a /risto'. *ue llamado a salir
del !udaísmo. 0as cosas que un día él había tenido por ganancia ahora las tenía por
pérdida, tal y como él escribiría4 %#ero cuantas cosas eran para mí ganancia, las he
estimado como pérdida por amor de /risto. L ciertamente, aun estimo todas las
cosas como pérdida por la e2celencia del conocimiento de /risto !es"s, mi .e9or,
por amor del cual lo he perdido todo, y lo tengo por basura, para ganar a /risto.'
(Filipenses D$*JM,. Dios quiere dirigir a .u pueblo hacia delante, pero el hombre
religioso est- en un constante ciclo de %echar abajo sus graneros y ediicar otros m-s
grandes'. Francis Frangipane resumió la naturale1a de este dilema religioso de
orma decisiva cuando dijo, %El enga9o de .atan-s en medio de un mover de Dios es
sutil y poderoso, porque el disra1 del diablo es un espíritu religioso. Envuelve su
actividad honrando lo que Dios 56 hecho, a la par que lucha con lo que Dios E.;V
haciendo'.
?Est-s comen1ando a ver lo radical que ue la postura de #ablo@ Ao es que <l tuviera
por basura 6078 de su antigua religión, sino ;8D6 ella por completo. El hombre
religioso todavía construye templos, los llama %santuarios, catedrales o iglesias'. 0os
hombres llamados %sacerdotes y clero' siguen presidiéndolos. El .e9or todavía
pregunta, %?Eais a construirme una casa para que more en ella@' Esta es la ra1ón por
la que el cambio viene muy, muy lentamente en la cristiandad hoy día. A8.8;H8.
queremos construirle una casa y <0 quiere construir .u eWWlesia como morada para
<0 mismo. <0 sigue diciendo, %=Lo os construiré una casa>'
.i todavía no tenemos por basura nuestros intereses creados en el "ltimo mover de
Dios, no podremos avan1ar hacia el llamado ascendente de Dios en /risto !es"s.
#ermaneceremos en GH. Hehusaremos abandonar Egipto e incluso cuando lo
hagamos, estaremos mirando atr-s deseando sus puerros y sus ajos. .i vamos a
avan1ar siguiendo la nube de la gloria de Dios, siempre tendremos que tener por
basura todo aquello que constituya una amena1a para nuestro avance. Deender las
cosas en las que tienes intereses creados te ciega a la verdad a la que el .e9or
quiere introducirte. 0as cosas temporales que un día <l honró, con recuencia son
llevadas a su in para que la verdad espiritual mayor pueda ser vista con mayor
claridad. 0a verdad de Dios con recuencia a9ade a la revelación previa, haciendo
mucho m-s completo al cuadro entero. <l siempre anhela ajustar al observador a una
imagen m-s perecta de /risto.
#ara desilusión del hombre religioso, Dios no est- coninado en una cosa como un
genio en una l-mpara. Incluso como cristianos, con recuencia pensamos que
podemos rotarlo de la orma correcta y <0 inmediatamente saldr- de su
coninamiento y nos dir-, %Maestro, ?Rué quieres que haga por ti@ =;us deseos son
órdenes para mí>'. =Dios es Dios y nosotros no> Es como el mensaje que vi en una
ta1a de caé en el trabajo, %=Lo el jee> =;" no>' ?Rué nos hace pensar que podemos
coninar a Dios en nuestros ediicios o en nuestras doctrinas@ Aosotros somos los que
debemos ajustarnos a lo que <l est- construyendo, y no al contrario.
/uando el apóstol !uan vio que la ciudad que es llamada la Esposa, no había templo
en ella. #arece asombrado cuando escribe, %L no vi en ella templo& porque el .e9or
Dios ;odopoderoso es el templo de ella, y el /ordero. 0a ciudad no tiene necesidad
de sol ni de luna que brillen en ella& porque la gloria de Dios la ilumina, y el /ordero
es su lumbrera' (6pocalipsis I)$IIJID,. 0os cielos mismos no pueden contenerle,
?/u-nto menos la obra de manos de los hombres@ ?Ruién podría construirle un
templo que pudiera contener .u gloria@ 0a pregunta de Dios, %?Rué casa vas a
construirme@' reprende la ambición del hombre de construir un tempo para su Dios,
y advierte de la utilidad de intentar algo así. .olo Dios es suiciente para la tarea de
ediicarse un templo y nuestro esuer1o en esto es una auténtica arenta a .u gloria.
0o "nico que podemos hacer es entregarnos a .u tarea de convertirnos en %piedras
vivas' para que encajemos unas con otras como <l considere apropiado.
0os cristianos hoy día también resisten al Espíritu .anto de la misma manera que los
acusadores de Esteban. ;enemos que llegar a ver que aerrarnos a las cosas antiguas
es lo mismo que declinar la invitación de Dios a avan1ar. Es rehusar dejar que Dios
nos convierta en ese ediicio apto para .u gloria, y en su lugar, optar por las obras
de nuestras propias manos.
0o peor sobre los ediicios es como despla1an la verdadera obra de Dios, la
preparación de .u esposa. 0a adoración del templo esconde a Dios detr-s de
sacriicios y ceremonias que hacen a Dios inaccesible o solamente accesible por
medio de mediadores terrenales. Dios pone en cada uno de .us santos algo que <l
puede usar para ediicar .u casa. ;ener un templo ísico o un ediicio de iglesia
vuelve a enocar todos los recursos y esuer1os del /uerpo de /risto.
/onsecuentemente, muchas inan1as que podrían usarse para enviar obreros al
campo misionero y ayudar a los necesitados, se utili1an para pagar unos gastos
e2travagantes en concepto de mantenimiento de ediicios ísicos. Gna megaJiglesia
institucional en 6nchorage, 6lasWa, tenía una media de actura mensual de
caleacción y electricidad de X DC.CCC dólares. Esto supera la media de salario anual
de muchos. En su libro, %+endo a la ,aíz%, /hristian .mith estimó el valor de
patrimonio propiedad de las iglesias en los Estados Gnidos por encima de doscientos
treinta y dos mil millones de dólares. .i aquello en lo que gastamos nuestro dinero es
una indicación de nuestras prioridades, entonces, ?/u-l ser- la prioridad de la
/ristiandad hoy día@
Esta es la historia de Dominico, que al visitar Homa, ue obsequiado por el papa con
una e2cursión real. Después de observar la ostentosa rique1a del Eaticano, el papa
se volvió a Dominico y le dijo, %.an #edro ya no podría decir, Pno tengo ni oro ni
plataQ'. Dominico le contestó$ %;ampoco podría decir P=0ev-ntate y anda>Q'.
/u-nto m-s grande es el ediicio, mayor es la necesidad de llenarlo de gente.
/u-nta m-s gente, m-s necesidad de orden. /u-nta m-s necesidad de orden, m-s
control ejercido por un pu9ado sobre los muchos. Finalmente, solo unos pocos
ministran, quedando tetraplégico el cuerpo que debería estar participando y
uncionando. 0a cabe1a hace toda la tarea. 0a "nica contribución de las masas
silenciosas se reduce inalmente a apoyar a los pocos que ministran y al ediicio que
ue sumamente importante de otros tiempos.
El ediicio de la iglesia o templo, ija todo el ministerio en un punto de interés
central. #or ejemplo, la iglesia dejar de salir a salvar a los perdidos. ?Ao te parece
e2tra9o que #ablo uera por todo 8riente Medio y Europa en su día, y nunca
construyera un solo ediicio de iglesia@ =0os misioneros modernos y los que plantan
iglesias no han sacados de él sus ideas> /ono1co a un ministro que se mudó a un
pueblo peque9o en el 8este. 6l principio era muy sociable y visitaba a todo el mundo
en sus casas como suelen hacer los pastores. /uando escuché los inormes de sus
esuer1os, tuve esperan1a. #ero llegó el día en que él congregó a un pu9ado de
personas interesadas que se reunían regularmente con él, y entonces comen1ó un
llamado a la denominación para que le ayudaran con la construcción de una
%iglesia'. 0e complacieron gustosamente y una ve1 que hubo sido ediicada, tendrías
que conocer al #astor .am (no es su nombre real, en el ediicio. Este no es el modelo
de Iglesia del Auevo ;estamento ni el modelo del ;abern-culo de David dividido en
tres partes que dejaba el arca accesible a todo el mundo.
/uando miramos atr-s en la historia de Israel, vemos que ;8D8 aquello que no podía
/8A;EAEH0E era desechado hasta que inalmente <l, en quien habita corporalmente
toda la plenitud de la deidad, apareció en la escena. /uando el velo de .u carne ue
rasgado, el Dios de la eternidad rasgó el velo del templo, queriendo decir que todo
el que cree en <l tiene acceso al 0ugar .antísimo, y no solo la casta sacerdotal. =Dios
ha encontrado una nueva morada> La no mora en templos hechos de manos.
/uando los judíos pidieron se9al a !es"s, <l les contestó$ %Destruid este templo y en
tres días lo levantaré'. Entonces los judíos le dijeron, %Fue construido en cuarenta y
seis a9os4 ?y lo levantar-s t" en tres días@' #ero estaba hablando del templo de .u
cuerpo. %#or tanto, cuando resucitó de entre los muertos, sus discípulos se
acordaron que había dicho esto& y creyeron la Escritura y la palabra que !es"s había
dicho.' (!uan I$)MJII,. !es"s se reirió a .u cuerpo como el templo, la morada de
Dios. /uando dijo que se levantaría otra ve1 en tres días, los religiosos ueron
amena1ados. En su paranoia, pensaron que !es"s había amena1ado con destruir el
templo, que era su conian1a, su medio de subsistencia y su instrumento de poder
sobre el pueblo.
!es"s estaba hablando de un templo enteramente distinto, un templo que sí podía
contener lo que los cielos no podían. ?/u-l es el centro de nuestras vidas cristianas@
?Es nuestro templo, el ediicio de nuestra iglesia, nuestros intereses creados en
nuestros ministerios@ Ainguna otra cosa que no sea el verdadero templo, el que ue
destruido y levantado en tres días, podr- contener la plenitud de 6quel que todo lo
llena en todos. .omos invitados a ser parte de este ;emplo como .u /uerpo, con
!es"s siendo la "nica cabe1a. ?.eguiremos gastando todos nuestros recursos en algo
que Dios abandonó hace ICCC a9os, encontr-ndonos a nosotros mismos luchando
contra .us propósitos, o gastaremos nuestro tiempo, recursos y los dones que <l nos
ha dado a cada uno en ediicarnos unos a otros como .us piedras vivas en un templo
apto para Dios@
%?L qué acuerdo hay entre el templo de Dios y los ídolos@
#orque vosotros sois el templo del Dios viviente,

como
Dios dijo$ -abitar. y andar. entre ellos, y ser. su /ios, y
ellos serán mi pueblo.' (IO /orintios K$)K,
El verdadero templo de Dios no es hecho de madera, heno, hojarasca o piedra, y de
manos de hombres& est- hecho de piedras preciosas por .u Espíritu. Esta es la casa a
la que Dios se reirió cuando dijo a David, %;e construiré una casa'. Este es el
;emplo que el proeta !eremías dijo que sería construido por el Henuevo$ %L le
hablar-s, diciendo$ 6sí ha hablado !ehov- de los ejércitos, diciendo$ 5e aquí el
varón cuyo nombre es el Henuevo,

el cual brotar- de sus raíces, y ediicar- el templo
de !ehov-.' (Sacarías K$)I,.
%?Ao sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de
Dios mora en vosotros@' ()O /orintios D$)K,
Este pasaje contiene la respuesta a las antiquísimas preguntas que Dios sigue hoy
preguntando a los que aspiran a construir grandes y majestuosos templos,
catedrales, santuarios o ediicios de iglesias. %?Dónde est- la casa que me habréis de
ediicar, y dónde el lugar de mi reposo@' (Isaías KK$),. Dios ya ha escogido el templo
que <l ediica y ning"n otro.
Dios est- llamando a .us hijos a salir de sus ciudades atestadas de templos para
peregrinar con <l. <l est- llamando a .u pueblo a salir de la esclavitud de trabajar
sin materia prima y de levantar pir-mides y monumentos a los hombres. ?Aos ver-n
las generaciones uturas tan ieles como 6braham el peregrino@ ?8 nos ver-n como
gente altiva que reh"sa entrar en territorios no conocidos@ ?#agaremos el precio y
tendremos por basura todas las glorias y logros del ayer@ ?8lvidaremos lo que queda
atr-s y nos e2tenderemos a las que cosas que tenemos por delante@
De vuelta a la tienda
El rey pastor David, lamentó estar viviendo en lujos mientras el arca de Dios estaba
en una tienda en .ión. Ao entendía que Dios amaba .u tienda y quería regresar a
ella.
Hecientemente compartimos nuestros pensamientos sobre la luide1 del verdadero
templo de Dios con un amigo y hermano, /harlie 0aerty , de ;e2as. Descubrimos
que él también había estado escuchando al .e9or en la misma dirección. 0o que dijo
b-sicamente ue$ %6mós dice que Dios restaurar- el ;abern-culo de David en los
"ltimos días. En 5echos )B, !acobo cita a 6mós. ?#odría ser esto una reerencia a
Dios restaurando la luide1 a la iglesia para que vuelva a seguirle donde quiera que <l
vaya@' 7racias /harlie. =6bsolutamente correcto>
El .e9or e2presó lo que había en .u cora1ón por medio de 6mós diciendo$
%En aquel día yo levantaré el tabern#culo caído de
David, y cerraré sus portillos y levantaré sus ruinas, y lo
ediicaré como en el tiempo pasado' (6mós N$)),
5echos )B narra la crisis de la iglesia antigua. /iertos hombres vinieron de !udea a
6ntioquia y ense9aron a los hermanos que tenían que ser circuncidados conorme al
rito de Moisés, o de otro modo no podían ser salvos. Esto ue un intento de poner el
nuevo vino en los odres viejos, bajo la creencia de %el a9ejo es mejor'. #ablo y
3ernabé disputaron con estos hombres y inalmente subieron a !erusalén para
discutir allí este asunto con los apóstoles. #ablo y 3ernabé no buscaron el consejo de
otros apóstoles& ueron a la uente del problema. 0os legalistas habían ido a
6ntioquia desde !erusalén& qui1-s eran algunos de la secta de los ariseos que habían
creído. #ablo y 3ernabé ueron a !erusalén para asegurarse de 1anjar el asunto clara
y deinitivamente. 6l inal de la reunión, !acobo recitó el versículo de 6mós como
prueba de que los gentiles no necesitaban m-s adherirse a la antigua ley.
)K
Después de esto volver ! reedificar el tabern#culo de
David, que est# caído& y repararé sus ruinas, y lo volveré a
levantar,
)*
*ara que el resto de los hombres busque al +e)or,
L todos los gentiles, sobre los cuales es invocado mi
nombre. (5echos )B$)K,)*,
=De hecho hemos creado un círculo completo, primero de la tienda al templo y luego a
la tienda otra ve1> En el mejor de los casos, el ;emplo solo ue una medida
provisional. El tabern-culo de David, la tienda que David levantó sobre .ión, siempre
había sido lo mejor de Dios. Hepresenta un regreso a la luide1 y al status de peregrino
de todo aquel que progresa con Dios, desde el justo 6braham en adelante. Dios en una
tienda es Dios avan1ando. 5asta que no veamos la restauración de todas las cosas,
seremos peregrinos, moradores de tiendas, dispuestos a arrancar las estacas y seguir
dondequiera que <l dirija. Fue !uan quién escribió$
%L aquel Eerbo ue hecho carne, y habitó entre nosotros (y
vimos su gloria, gloria como del unigénito del #adre,, lleno de
gracia y de verdad.' (!uan )$)+,
0a palabra griega para habit en este pasaje es s&enoo, que signiica %establecer un
tabern-culo, tener un tabern-culo, morar, vivir en un tabern-culo o (tienda,,
tabern-culo.'(.trong,
=0a #alabra se hi1o carne y levantó .u tienda entre nosotros> Dios quiere morar en
medio de .u pueblo, no sellado detr-s del velo del templo. 0os propósitos de Dios no
son m-s complicados que esto. =<l desea estar entre nosotros como un Esposo anhela
a .u esposa>
0a primera iglesia no tuvo ediicios. #ero en su lugar, tenían la presencia
permanente de Dios y los gentiles se maravillaban de estos creyentes diciendo,
%Mirad como se aman'. =Era su luido celo misionero, su disposición para seguir al
/ordero dondequiera que <l uera, lo que %puso el mundo patas arriba'> Fue el amor
del .e9or en un grupo de gente de !es"s sin ediicios de iglesia lo que me atrajo (a
Michael, al .e9or en )N*C.
En la consumación de todas las cosas, Dios cumplir- .u deseo completamente,
porque en ese día, el tabern-culo de Dios estar- con todos los hombres, .us
elegidos. /omo est- escrito$
%L yo !uan vi la santa ciudad,

la nueva !erusalén, descender
del cielo, de Dios, dispuesta como una esposa ataviada para
su marido.
D
L oí una gran vo1 del cielo que decía$ 5e aquí el
tabern-culo de Dios con los hombres, y él morar- con ellos& y
ellos ser-n su pueblo, y Dios mismo estar- con ellos como su
Dios.
+
Enjugar- Dios toda l-grima de los ojos de ellos& y ya
no habr- muerte, ni habr- m-s llanto, ni clamor, ni dolor&
porque las primeras cosas pasaron.' (6pocalipsis I)$IJ+,
Ao tenemos un lugar de morada permanente aquí. Ao cometamos el error de
preocuparnos con las cosas terrenales (Filipenses D$)N,. /risto es el .umo .acerdote
de un nuevo sacerdocio. <l ministra ahora en el santuario celestial. El terrenal ya ha
terminado. El escritor de 5ebreos escribió$
%6hora bien, el punto principal de lo que venimos diciendo es
que tenemos tal sumo sacerdote, el cual se sentó a la diestra
del trono de la Majestad en los cielos,
I
ministro del
santuario, y de aquel verdadero tabern#culo que levantó el
+e)or, y no el hombre' (5ebreos M$)JI,
El %Eerdadero ;abern-culo' es el que el .e9or levantó en lo alto, donde est- ahora
sentado a la diestra del #adre. ;enemos que poner nuestra mirada donde %moramos
ahora, en lugares celestiales en /risto !es"s'. El .umo .acerdote del santuario
(!es"s, intercede ahí en nuestro avor.
%.i, pues, habéis resucitado con /risto, buscad las cosas de
arriba, donde est- /risto sentado a la diestra de Dios.
I
#oned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra.'
(/olosenses D$)JI,
Ruerido cristiano, somos peregrinos y e2tranjeros morando en tierra e2tra9a.
Auestra ciudadanía est- en los cielos. Ao somos llamados a construir ciudades como
/aín, o 1igurats como Aimrod. Individual o colectivamente, somos la morada de Dios,
el lugar de .u reposo. .omos hechura suya, =.u ediicio> .omos .u templo, =.u
Morada> Ao hay otra. Ainguna otra cosa puede contenerle. Esta es la casa que <l
prometió a David que <l construiría, sobre la que .u .imiente (!es"s,, reinaría para
siempre. 6hora bien, m-s que una casa ísica, tenemos una casa espiritual.
%Eosotros, pues, como piedras vivas, sois ediicados como casa espiritual, real
sacerdocio, para orecer sacrificios espirituales aceptables a Dios por !esucristo.'
()O #edro I$B,.
6mén. Een, .e9or !es"s, completamente en nosotros, ;u templo.
=Rue Dios os bendiga a cada uno mientras sois conormados como el verdadero
templo de Dios>

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->