La Real cofradía

Los primeros datos documentados que existen sobre la Real cofradía de Ntra Sra de la Cabeza de Rute se remontan al año 1.555 en el acta de concordia que tuvo lugar en el Real Santuario de la Virgen de la Cabeza estipulando el orden en el que debían de figurar las cofradías en los actos de Sierra Morena, ello nos hace pensar que su fundación en nuestro pueblo fueron algunos años antes, ya que Rute en aquellas fechas ocupaba el puesto número 16 de entre las 61 cofradías que asistían al cerro de la Cabeza en Romería. Son por tanto más de 450 años de historia los que anteceden y vinculan a la Stma Virgen de la Cabeza con el pueblo Rute. La edificación de una Ermita en el paraje del Llano para la Santísima Virgen en el año 1.584, los primeros estatutos redactados del año 1.644. En Rute también se sufrieron los efectos adversos de la supresión de la Romería del año 1.773, y que dio lugar a la desaparición de muchas cofradías que desde antiguo venían venerando a la Madre de Dios bajo la advocación de la Cabeza. Durante los 9 años que duro el decreto de prohibición D. Juan de Piedra y Arcos, desde una fe y devoción difícilmente de igualar, desplego una actividad y tesón extraordinarios con los que consiguió que la cofradía no se deshiciera como ocurrió en muchos pueblos, manteniendo viva en Rute la llama de la devoción a la Virgen de la Cabeza.

Con posterioridad en 1.859, los nuevos estatutos de la cofradía con el visto bueno y aprobación del Obispo D. Juan Alfonso de Alburquerque, venían a ser firmados y avalados por la Reina de España D. Isabel II, que los ratificaba bajo su mayestática firma de “Yo la Reina”. Son muchos siglos en los que la Stma Virgen, la Real cofradía y su pueblo de Rute, han ido juntos y muy unidos en los diferentes avatares que a lo largo de la historia les han ido surgiendo, y que tuvieron un culmen muy especial en 1.986 con la Coronación Canoníca en reconocimiento al cariño, fe y devoción que nuestro pueblo de Rute tiene a su Sagrada Madre la Virgen de la Cabeza desde hace más de cuatro siglos y medio.

Clik aquí para volver a la página principal de Al sonar de una campanilla

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful