P. 1
Confesiones de Los Sicopatas de Viña

Confesiones de Los Sicopatas de Viña

4.5

|Views: 37.158|Likes:
Publicado porsicopatasdevina.cl
Confesiones detalladas de Sagredo y Topp Collins de cada uno de los diez homicidios que cometieron entre 1980 y 1981.
Confesiones detalladas de Sagredo y Topp Collins de cada uno de los diez homicidios que cometieron entre 1980 y 1981.

More info:

Categories:Types, Research
Published by: sicopatasdevina.cl on Jul 06, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/13/2014

pdf

text

original

SICOPATAS  DE  VIÑA

CONFESIONES  JUDICIALES
DE

SAGREDO  Y  TOPP  COLLINS
CONFESIONES  DE  DOS  BESTIAS

CONFESIONES  DETALLADAS  DE  CADA  CRIMEN 4  de  Agosto  de  1980 Homicidio  de  Enrique  Gajardo  Casales,  en  el  camino  “El  Olivar”. Topp   Collins:   "En   esta   oportunidad,   me   encontré   no   recuerdo   donde   con Sagredo,   y   quedamos   de   juntarnos   en   la   plaza   y   que   llevara   el pasamontañas.   Así   lo   hice   y   llegué   desarmado   y   de   civil   a   ese   lugar, tomamos   un   bus   intercomunal   y   nos  bajamos  frente  a  la  Universidad  Santa María   y   bajamos   a   pie   y   Sagredo   me   dijo   que   fuéramos   al   camino   del Olivar   a   ver   si   encontrábamos   algún   automóvil   con   parejas.   A   la   entrada, cerca   del   Troncal   había   un   automóvil   Austin mini,   no   preciso   color,   solamente   recuerdo que   era   oscuro;;   con   las   luces   apagadas   Y Sagredo   se   acercó   por   el   lado   del   chofer   y   yo por   el   otro,   quedandome   un   poco   más   atrás. Sagredo   se   acercó   mucho   y   accionó   el   cierre   de   la   puerta   que   estaba   sin llave,   me   refiero   a   la   manilla.   Dentro   habían   un   hombre   y   una   mujer, ambos   estaban   vestidos.   El   hombre   al   ver   que   a   Sagredo   que   lo   apuntaba con   un   revólver   se   bajó   y   se   abalanzó   sobre   él   y   entonces   a   muy   corta distancia   Sagredo   le   disparó   y   el   cayó   dentro   del   coche,   pues   no   alcanzó   a salir   completamente   de   el.   Yo   permanecí   al   lado   de   la   muchacha   con   la puerta   cerrada   y   Sagredo   sacó   al   hombre   al   parecer   ya   muerto   y   lo   puso contra   la   reja   de   alambre.   Me   dijo   “súbete   y   vámonos   en   el   auto”   y   yo ocupé   el   puesto   del   conductor   y   la   muchacha   iba   atrás   con   Sagredo, seguímos   internandonos   por   el   Olivar   y   me   dijo   que   me   detuviera.   Me manifestó   que   quería   violarla   y   si   yo   también   deseaba   hacerlo   a   lo   que   me negué.   Me   baje   a   orinar   y   no   me   consta   si   violó   a   la   muchacha.   No   sentí gritos.   Dejamos   a   la   muchacha   abandonada   y   Sagredo   la   amenazó   si   decía algo   pues   según   él,   había   visto   una  dirección  en  el  cuaderno  de  la  niña  que al   parecer   era   estudiante   de   cursos   nocturnos   y   me   dijo   “esta   niña   es   de Miraflores."

Sagredo:   “En   este   delito   que   cometí   con   Topp,   nos   juntamos   en   la   Plaza de   Viña,   yo   no   le   advertí   que   llevara   armas   y   pasamontañas   pues   siempre salíamos   así   sin  necesidad  de  advertencia.  Tomamos  un  bus  intercomunal  y bajándonos   frente   a   la   Universidad   que   hay cerca   del   camino   seguimos   a   pie   hacia   el Olivar;;   a   poco   trecho   de   la   entrada   del   camino había   un   Austin   Mini,   de   color   oscuro.   La pareja   que   lo   ocupaba   estaba   en  los  asientos  de adelante.   Yo   me   acerqué   por   el   lado  del  chofer y   Topp   por   el   lado   del   acompañante.   Los ocupantes   del   auto   nos   vieron   y   Topp   trató   de abrir   la   puerta   pero   estaba   con   seguro;;   por   el   lado   mío   también   estaba cerrada   y   el   hombre   que   estaba   junto   al   volante   trató   de   bajarse   y   estando casi   en   tierra   me   lanzó   un   puntapié   que   me   pilló   de   sorpresa   y   al   caer disparé   pegandole   un   balazo   en   el   cuerpo;;   el   hombre   cayó   con   las extremidades   fuera   del   auto   y   la   cabeza   dentro.  Junto  con  Topp  bajamos  el cadáver   y   lo   dejamos   junto   a   la   reja   de   alambre.   Como   pasaban automóviles   por   el   camino   Troncal   que   estaba   cerca   nos   metímos   más   al interior.   La   joven   andaba   con   cuadernos   y   dijo   que   no   quería   meterse   en nada.   A   ella  la  hicimos  pasar  al  asiento  trasero.  Dejamos  a  la  muchacha  sola y   le   dije   que   yo   sabía   donde   vivía   de   manera   de   que   no   dijera   nada,   claro que  esto  era  una  mentira  para  atemorizarla,  porque  así  se  hace.”

11  de  Noviembre  de  1980 Homicidio  de  Alfredo  Sanchez  Muñoz,  en  el  sector  de  “Laguna  Sausalito”. Topp   Collins:   "En   esta   oportunidad   salí   con   Sagredo  a  mirar  parejas  y  nos dirigimos   al   Sausalito.   Yo   iba   esta   vez   armado  del  revólver  Taurus.  No  iba armado   con   un   fin   especial.   Esta   arma   la   mantenía   en   un   roperillo   en   el cuartel   de   la   Primera   Comisaría   y   las   municiones   me   las   proporcionaba

Sagredo.   No   recuerdo   donde   nos   juntamos   pero   seguramente   fue   en   la plaza   de   Viña   entre   8   y   9   de   la   noche   porque   estaba   oscuro.   Ambos llevábamos  los  pasamontañas  puestos  y  recogidos  a  la  altura  de  la  frente.  Al llegar   a   la   altura   del   balneario   vimos   un   automóvil   Renault   oscuro,  con  las luces   apagadas   y   en   los   asientos   delanteros   había una   pareja.  Miramos  un  rato  pero  la  distancia  y  la oscuridad   impedía   ver   lo   que   pasaba   dentro   y nos   fuimos   acercando   ambos   por   el   lado   del chofer.  Había  un  señor  sin  chaqueta  y  al  lado  una joven   vestida   con   pantalones.   Sagredo   golpeó los   vidrios   y   le   dijo   que   los   bajara,   ignoro   sus intenciones   y   creo  que  le  pidió  los  documentos;;  no  recuerdo  si  se  identificó como   policía.   El   hombre   bajó   un   poco   el   vidrio   y   preguntó   que   pasaba   y allí   comienza   una   confusión   y   no   recuerdo   bien   lo   sucedido,   gritos, bocinazos   y   la   mujer   asida   del   doctor.   Yo   le   pegué  en  la  cara  al  doctor  con el   cañón   de   mi   revólver   y   hubo   unos   disparos   que   no   recuerdo   quién   los hizo   si  yo  o  Sagredo.  No  recuerdo  si  la  puerta  estaba  abierta  al  momento  de los   disparos.   Entre   los   dos   sacamos   al   hombre   y   lo   dejamos   a   un   costado del   alambrado.   La   mujer   al   parecer   no   trató   de   bajar.   Jorge   dió   vueltas   al otro   lado   y   el   hizo   pasar   al   asiento   trasero   a   la   muchacha   sin   necesidad   de amenazarla   o   con   su   revólver.  Y  me  dijo  que  condujera  hacia  la  cantera.  así lo   hice   y   como   iba   manejando   no   me   fijé   que  iba  haciendo  Sagredo  con  la muchacha.   Yo   nunca   tuve   en   mis   manos   el   revólver   de   Sagredo.   Sagredo tuvo   relaciones   con   la   mujer   arriba   del   automóvil   y   después   yo   traté   de tener   con   ella   por   la   vía   anal   estando   de  pie  al  lado  del  coche  pero  no  pude hacerlo.   Subimos   nuevamente   al   automóvil.   Jorge   se   fue   con   la   muchacha atrás  y  yo  conduje  hasta  la  salida  de  las  cocheras.” Sagredo:   “Este   delito   lo   cometí   junto   con   Topp.   Como   de   costumbre salimos   a   “parejear”   y   llegamos   al   Sausalito   armados   y   con   pasamontañas, yo   llevaba   el   mío   de   color   azul   y   rayas   blancas,   y   un   pompon  en  la  punta, Encontramos   cerca   de   las   cocheras   un   automóvil   de  color  oscuro  y  tamaño mediano.   Dentro   había   un   hombre   y   una   mujer   y   al   parecer   estaban ejecutando   el   acto   sexual   pues   estaban   medio   desvestidos.   Esa   vez   nos

acercamos   con   el   rostro   descubierto,   o   sea,   con   el   pasamontañas   levantado a   la   altura   de   la   frente.   Golpeé   el   vidrio   para   que   lo   bajaran   y   el   chofer   lo hizo   hasta   la   mitad,   más   o   menos.   Uno   de   nosotros   le   pidió   los documentos   y   el   hombre   los   sacó   pero   no   los pasaba,   pues   estaba   indeciso,   como   que   los entregaba   y   los   retiraba,   por   eso   Topp   le   dió   unos golpes   con   el   cañón   de   su   revolver   en   la   cara;;   el chofer  se  había  despojado  de  sus  anteojos.  Como  la mujer   tratara   de   bajarse   por   su   lado,   dí   la   vuelta   y   Topp   se   quedó   frente   al conductor;;   desde   donde   estaba   yo   al   otro   lado,   pude   ver   que   el   hombre   se había   bajado   y   Topp   le   efectuó   dos   disparos   con   el   revolver  que  el  llevaba que   es   igual   al   mío   pero   más   grande.   Cuando   Topp   disparó   y   el   hombré cayó   al   suelo,   la   muchacha   esta   abajo   al   otro   lado;;   dejamos   el   cuerpo   del chofer   ahí   mismo.   Topp   tomó   el   volante   y   yo   subí   atrás   con   la   mujer siguiendo   hasta   la   Cantera.   Allí   nos   detuvimos   y   yo   violé   a   la   mujer  sobre el   capot   del   automóvil.   Topp   también   tuvo   relaciones   con   ella   afirmado   el el   auto.   Ignoro   si   se   trataba   de   relaciones   normales   o   anormales.   Yo   en ningun   momento   me   acerqué   al   cadaver   ni   le   quité   alguna   suma   de   dinero de   la   cual   le   pasara   a   Topp;;   esto   era  imposible  pues  la  mujer  estaba  abajo  y en   cualquier   momento   se   podía   arrancar.   Dejamos   a   la   mujer   amarrada dentro   del   automóvil   y   empezamos   a   revisar  el  portamaletas.  Yo  vi  cuando Topp   tomó   el   tomador   de   presión  y  el  estetoscopio  y  se  los  llevó  dentro  de un   estuche   no   se   si   de   cuero   o   plástico.   Volvímos   con   la   mujer   amarrada hasta   la   laguna   y   allí   dejamos   el   coche   y   luego   seguimos   a   pie   por   el Estadio.”.

28  de  Febrero  de  1981 Homicidio  de  Fernando  Lagunas  Alfaro  y  Delia  Gonzales  Apablaza,  en  el “Estero  Marga  Marga”

Topp  Collins:  “En  cuanto  a  este  delito,  no  he  tenido  participación  como  ya lo  he  dicho  y  a  los  días  después  recuerdo  que  como  en  tono  de  broma, Sagredo  me  dijo:  “Leyó  en  los  diarios  lo  que  salió  compadrito”  o  algo  así  y presumiendo  que  se  iba  a  declarar  culpable  le  dije  algo  así  como  “córrase, no  lo  quiero  escuchar  más”  y  no  presté  oidos  a  lo  que  quería  contarme.”

Sagredo:   expresa   (fs.   752   )  que  en  aquella  oportunidad  andaba  solo  y  bajo al   estero   por   calle   Quinta,   pasando   por   detrás   de   un   automóvil   en   que   se encontraba   una   pareja,   pero   no   actuó   pues   lo   vieron.   Observo   que   había otro   automóvil   Taunus   con   las   luces   apagadas,   se   acercó   por   delante,   y   al parecer   la   pareja   estaba   efectuando   el   acto   sexual,   agrega   que   el   hombre   le daba   la   espalda   al   parabrisas  y  él  le  disparo.   Que  entonces  la  mujer  abrió  la puerta   para   arrancar,   se   puso   a   gritar,   y   a   él   no   le   quedo   mas   que   disparar. Luego   huyo   hacia   la   avenida   Uno   Norte,   cruzando   un   antiguo   puente   de madera   que   había   en   el   estero,   a   la   altura   de   la   calle   de   Villanelo.   En   su declaración   (fs.   540)   reconoce   que   primero   le   dio   un   balazo   al   hombre, luego   tres   balazos   a   la   mujer,   y   dos   nuevamente   al   hombre,   gastando   una carga  completa.

25  de  Mayo  de  1981 Homicidio  de  Luis  Morales  Alvarez,  en  camino  a  Granadilla,  y  de  Jorge  Inostroza Martinez,  en  los  Ositos. Topp   Collins:   "En   esta   oportunidad   creo   que   nos   encontramos   en   Uno Norte   con   Calle   Quinta,   y   andábamos   armados   y   con   los   pasamontañas   y Sagredo   me   dijo   “vamos   por   los   Orientes”   y   salimos   caminando   para   ese lado.   Luego   me   dijo   “por   qué   no   tomamos   un   taxi   y   vemos   si   podemos robar   algo”.   A   la   altura   de   Ocho   Norte   hicimos   detener   un   taxi  que  resultó

ser   el   Peugeot   404  que  manejaba  Raul  Morales.  Nos  sentamos  en  el  asiento trasero   y   Jorge   le   dijo   que   nos   llevara   a   Gomez   Careño   por   el   camino Internacional   o   subida   Alessandri   y   en   el   trayecto   me   dí   cuenta   que   se conocían   y   al   llegar   a  la  rotonda  de  entrada  a  Gomez  Carreño  le  dijo  que  se devolviera   hacia   Viña   del   Mar   por   el camino   de   Santa   Inés   y   éste   obedeció. Antes   de   llegar   a   Gomez   Carreño,  lo  hizo parar   y  le  dijo  que  se  corriera  al  asiento  de al   lado   derecho   pues   yo   iba   a   manejar   el hombre   aceptó   y   yo   me   puse   al   volante;;   esto   no   le   causó   extrañeza   al chofer   y   aceptó   y   se   corrió   al   asiento   de   al   lado.   Yo   bajé   para   tomar   el volante   y   antes   de   que   yo   me   sentara   Sagredo   le   disparó   por   la   espalda   un balazo   y   el   hombre   cayó   herido   hacia   el   lado   de   la   puerta;;   al   llegar   a   la rotonda   que   me   he   referido,   me   dijo   Sagredo   devuélvete   para   el   lado   de Santa   Inés   y   tomé   ese   camino   de   regreso   a   Viña.   Al   llegar   frente   a Granadilla   me   dijo   que   parara   y   me   puse   en   la   berma   y   Sagredo   lo   bajó rápido.   No   sé   si   el   hombre   ya   estaba   muerto,   pero   parece   que   al   dar   la vuelta   arriba   aun   vivía.   Como   yo   manejaba   Jorge   revisó   el   automóvil   y sacó   dinero  y  a  mi  me  paso  una  cantidad  que  no  recuerdo,  pero  siempre  me pasaba   la   mitad.   Luego   me   dijo   “vamos   para   el   lado   de   Reñaca”   sin decirme  para  qué." Topp   Collins:   “Como   había   ordenado   Sagredo,   seguí   manejando   hacia Reñaca   Alto   y   tomamos   un   camino   que   me   parece   es   el   de   Los   Ositos. Encontramos   a   la   altura   de   los   Ositos   arriba,   no   sé   el   nombre   de   esa   parte, un   Fiat   Ritmo   de   color   claro   detenido   a   un   lado   del   camino.   Dentro   había un   hombre   y   una   mujer   con   guagua.   Nos   bajamos,   y   aunque   yo   iba armado   no   saqué   el   revólver,   pero   sí   lo   hizo   Sagredo   y   sacó   al   chofer   que no   opuso   resistencia   y   lo   llevó   a   una distancia   cercana   donde   había   un   poste   y   un montículo   de   arena;;   no   creo   haya   habido más   de   diez   metros   y   allí   le   pegó   un   balazo, según   me   parece.   No   escuché   que   le   pidiera el   dinero,   pero   presumo   que   así   habrá   sido

porque   es  lógico.  Mientras  Sagredo  se  llevaba  al  hombre  al  montículo,  subí a   la   mujer   al   Peugeot   que   era   más   ancho   y   dejé   la   guagua   en   el   Fiat.   Allí traté   de   violar   a   la   mujer   y   esta   dijo   que   estaba   enferma,   lo   que   no   era efectivo   y   no   tuve   relaciones   pues   no   pude   hacerlo.   Sagredo   no   intentó hacerlo   pues   le   creyó   que   estaba   enferma   y   se   preocupó   de   cuidar   a   la guagua   dentro   del   Fiat.   Al   vestirse   la   mujer   echó   de   menos   un   guante   de color   azul   o   negro   y   empezamos   a   buscarlo   y   la   mujer   lo   encontró   en   una pierna   de   su   pantalón.   Llevamos   a   la   mujer   un   trecho   más   adelante   en   el Peugeot  y  la  hicimos  bajar  y  la  dejamos  sola  con  la  guagua”. Sagredo:   “En   esta   oportunidad   tomamos   un   taxi   en   Uno   Norte   con Libertad   para   salir   a   ver   parejas;;   y   subimos   por   el   camino   internacional manejando  el  chofer,  y  dimos  la  vuelta  en  la rotonda   Gomez   Carreño   regresando   por   el camino   Santa   Inés.   Al   llegar   a   la   altura   de Granadilla   le   dije   que   se   detuviera   y   se cambiara   de   asiento   con   Topp   para  que  éste manejara;;   el   chofer   nada   dijo   ni   se   extrañó pues   nos   conocía   algo.   Estuvimos   esperando   un   rato   y   el   hombre   se   puso nervioso   al   verle   los   gusntes   colocados   a   Topp   y   no   tuve   más   que dispararle   por   la   espalda,   entre   los   dos  lo  bajamos  al  suelo  y  Topp  dijo  que no   podía   quedar   así   pues   no   estaba   completamente   muerto   y   le   pegó   otro balazo   no   sé   si   con   el   revolver   de   él   o  el  mío  por  cuanto  yo  llevaba  las  dos armas  en  el  automóvil  y  no  me  acuerdo  cual  le  pasé.” Sagredo:   “En   el   automóvil   de   Morales   o   que   este   manejaba,   seguimos después   de   repartirnos   el  dinero  que  llevaba  este  y  que  en  este  momento  no recuerdo   cuanto   era.   Le   dije   a   Topp   que   siguiera   para   Reñaca   por   los Ositos   y   en   una   parte   del   camino   vimos   un Fiat   Ritmo   detenido   y   nos   devolvimos.   Yo hice   bajar   al   hombre   y   la   mujer   con   una guagua   quedó   en   el   auto,   llevé   al   hombre hasta   un   poste   y   le   disparé   un   balazo   para asustarlo   y   que   se   quedara   quieto,   pero   como

este   se   me   fuera   encima   le   disparé   por   segunda   vez   y   cayó   al   suelo.   Topp había   cambiado   a   la   mujer   al   Taxi   y   la   violó   y   yo   quedé   con   la  guagua  en el   Fiat.   No   la   violé   porque   la   mujer   dijo   que   estaba   enferma.   Después   de mantener   relaciones,   a   Topp   se   le   perdió   un   guante  que  apareció  en  una  de las   piernas   de   los   pantalones   que   llevaba   la   mujer.   No   recuerdo   si   dejamos la  mujer  allí  o  la  llevamos  más  lejos”.

28  de  Julio  de  1981 Homicidio  de  Raul  Aedo  Leon,  en  el  camino  “El  Olivar”  y  homicidio  de  Oscar Noguera  Inostroza,  en  el  sector  cuesta  del  Pangal,  de  la  Ruta  82, Topp   Collins:   "En   esta   ocasión   nos   juntamos   en   la   plaza   de   Viña.   Ibamos armados   y   con   pasamontañas.   Tomamos   un   taxi  en  calle  Quillota,  Sagredo le   dijo   al   chofer   que   siguiera   hacia   Limonares.   Hicimos   estacionar  el  coche debajo   del   paso   bajo   nivel   que   hay   cerca   del   Canal   Beagle.   Nos   bajamos del   auto   y   el   chofer   permaneció   en   el.   Nos separamos   un   rato   y   Sagredo   me   dijo   “bueno, ahora   tú”,   queriendo   significar   que   yo   debía dispararle,   a   lo   que   me   negué.   Entonces   me manifestó   que   si   no   lo   hacía   nos   arreglaríamos   de otra   manera.   Entonces,   mientras   Sagredo permanecía   al   lado   derecho   del   auto,  yo  subí  y  me  senté  detrás  del  chofer  y le   disparé   con   el   Taurus,   la   bala   atravesó   el   cuerpo   del   hombre   y   fue   a romper   el   parabrisas   del   automóvil.   Este   era   un   Pony   pintado   como   taxi. Sagredo   ayudó   al   hombre   a   corresrse   a   la   derecha,  aunque  este  en  realidad, como   solamente   estaba   herido   casi   se   corrió   solo.   Luego   me   senté   al volante   y   Sagredo   ordenó   seguir   hacia   el   Olivar   por   el   camino   Troncal.  El hombre   que   al   principio   se   quejaba   dejó   de   hacerlo   y   cuando  ibamos  en  el camino   del   Olivar   a  la  altura  de  la  herradura,  Jorge  abrió  la  puerta  y  lo  botó

a   una   especie   de   quebrada   y   después   de   recorrer   un   trecho   regresamos   y con   las   luces   vimos   que   el   hombre   estaba   tratando   de   subir   el   camino.   Es decir   Jorge   se   dió   cuenta   de   esto,   me   hizo   detener,   se   bajó   y   le   dió   un balazo." Topp   Collins:   “Seguimos   en   el   taxi  de  propiedad  de  Aedo,  y  recuerdo  que también   le   sacamos  algo  de  dinero,  pero  no  puedo  precisar  la  cantidad,  esto no   lo   recuerdo.   Yo   conduje   hacia   Quilpué   sin   llevar   el   gorro   o pasamontañas   puesto,   o   sea,   ibamos   a   cabeza   despejada.   No   nos   siguió ningún   vehículo   como   en   un   principio  sostuvo  Sagredo,  cerca  de  Quilpué, nos   detuvimos   unos   minutos   a   un   lado   del   camino   para   botar   los  restos  de vidrio  del  parabrisas  del  Pony.  Corría  rápido  pero  a  una  velocidad  prudente y   no   había   mucho   tráfico,   calculo   a   unos   60   o   70   kms   por   hora.   Pasamos Quilpué,   Villa   Alemana   y   Peña   Blanca   y   al   llegar   a   la   cuesta   del   Pangal, hay   una   entrada   pequeña   a   la   derecha,   y   yo   iba   siguiendo   de   largo   y Sagredo   me   dijo   “para,   para,   que   alli   hay   un   auto”.   Me   devolví   y efectivamente   había   un   auto   hacia   el   lado   de   Limache,   era   este   un   Subarú salmón,   al   que   enfrentamos   una   vez   que   dí   la vuelta   con   las   luces   encendidas.   Alli   bajamos, como   de   costumbre,   yo   por   el   lado   del acompañante   del   chofer   y   Sagredo   por   el   del conductor.   En   esta   oportunidad   la   que   estaba   al volante   era   una   mujer   y   el   hombre   estaba   por   el lado   por   el   cual   yo   me   acerqué.   Lo   hice   bajar   y   caminar   unos   diez   metros por   el   mismo   camino   en   dirección   a   Limache;;   allí   le   ordené   se   tirara   de bruces   al   suelo   y   el   hombre   obedeció;;   le   dije   “pásame   la   plata”   y   me   pasó como   tres   o   cuatro   mil   pesos.   Esto   mientras   lo   apuntaba   con   mi   revólver Taurus.   El   hombre   trató   de   incorporarse   y   le   disparé   dos   balazos   y   regresé al   automóvil.   Cambiamos   al   Subarú   y   la   llave   del   Pony   las   botó   Jorge hacia   las   matas.   En   Subarú   anduvimos   un   par   de   kilómetros   hasta   llegar   a San   Alfonso   doblé   a   la   derecha   y   seguí   como   un   kilómetro   hacia   adentro. Aquí   Sagredo   violó   a   la  mujer  en  el  asiento  de  atrás  mientras  yo  revisaba  el automóvil   pero   no   encontré   nada.   Después   vi   a   Sagredo   con   el portadocumentos   y   los   cassettes.   Traté   de   violar   a   la   mujer   dentro   del

automóvil   y   no   pude   y   la   hice   bajar   y   tratando   de   tener   relaciones   por   vía anal   no   lo   logré.   Jorge   le   pasó   $50   a   la   mujer   cuando   la   dejamos   cerca  del troncal   y   yo   no   revisé  la  cartera  de  la  mujer  y  supongo  que  sería  Jorge  pero no  lo  ví  pues  iba  preocupado  por  la  conducción.”

Sagredo:   “En   esa   oportunidad   contratamos   al   chofer   en   Ocho   Norte   con Quillota   y   le   dijimos   que   nos   llevara  hacia  el  canal  Beagle;;  hicimos  detener el   auto  debajo  del  paso  a  nivel  que  queda  cerca  de  la  población  y  yo  subí  al Troncal   pues   estabamos   de   acuerdo   que Topp   debería   deshacerse   del   chofer, maniatándolo,   noqueandolo   o   como   fuera. Estando   arriba   sentí   un   disparo   y   al   bajar  vi que   Topp   le   había   disparado   por   la   espalda pues   la   bala   lo   atravesó   y   rompió   el   parabrisas   del   taxi   marca   Pony.   El hombre   estaba   mal   herido   por   eso   buscamos   ayuda   en  Villa  Dulce  pero  no lo   conseguimos.   Si   Topp   dice   otra   cosa   es   falso.  Entonces  seguimos  por  el Troncal   y   nos   metimos   al   Olivar   y   al   llegar   a   una   curva   lo   botamos   a   la quebrada   y   seguimos   el   camino   adelante   y   luego   regresamos.   Al   pasar   por ese   lugar,   vimos   que   el  hombre  subía  al  camino  y  no  estoy  seguro  si  fui  yo o  Topp  el  que  le  pegó  otro  balazo”. Sagredo:   “Después   de  salir  del  Troncal  seguimos  hacia  Villa  Alemana,  y  la verdad   es   que   en   un   principio   creí   que  nos  seguían  pero  puede  ser  un  error mio   debido   al   nerviosismo;;   es   efectivo   que   al   llegar   a   Quilpué,   nos metimos   a   una   población   para   que   sacara   los   vidrios.   Topp   manejaba  y  yo iba   al   lado.   En   esa   oportunidad,   ambos   ibamos   con   gorros   de   lana,   o   sea, los   pasamontañas   doblados   para   arriba.   Seguimos   hasta   Peñablanca   y   en una   parte   llamada   El   Pangal,   vimos   un   auto detenido   a   un   lado;;   en  esta  ocasión  yo  me  acerqué como   lo   hacía   casi   siempre   por   el   lado   del   chofer y   resultó   que   allí   había   una   mujer   y   Topp  que  iba por   el   lado   contrario,   se   encontró   con   el   hombre. Topp   lo   hizo   bajar   y   caminar   unos   metros   y   sentí

que   disparó   dos   balazos.   Ignoro   si   Topp   le   sustrajo   dinero   pues   no   recibí dinero   de   éste.   Solamente   me   llevé   el   maletín  con  una  cámara  fotográfica  y algunos   cassettes;;   algunos   papeles   o   documentos   que   habían   dentro   del maletín   los   botamos.   Nos   cambiamos   al   Subaru   de   la   pareja,   y   seguimos más   adelante   hasta   hasta   un   lugar   que   no   sé   como   se   llama.   La   mujer   dijo que   estaba   enferma   y   por   eso   no   la   violé   y   Topp   trató   de   tener   relaciones por  la  vía  anal  pero  no  se  si  pudo  hacerlo.  “

1  de  Noviembre  de  1981 Homicidio  de  Jaime  Ventura  Cordoba  y  Roxana  Ester  Vargas  Reyes,  bajo  el Puente  Capuchinos Topp   Collins:   "Tampoco   he   tenido   participación   de   este   Crimen  cometido bajo   el   puente   Capuchinos.   Es   efectivo   que   Sagredo   trató   de   contarme sobre   lo   ocurrido   en   esta   ocasión,   pero   al   igual   que   en   el   crimen   de Lagunas  en  el  Estero  de  Viña,  me  negué  a  escucharlo."

Sagredo:   “Es   efectivo   que   este   delito   lo   cometí   solo.   Encontrándome   bajo el   puente   Capuchinos   me   encontré   con   unos   muchachos   que   querían dormir   y   los   expulsé   del   lugar;;   cuando   se   iban   por   el   extremo   del   puente no   vieron   una   pareja   de   un   hombre  y  una  mujer  detrás  de  unas  matas,  pero yo   sí   los   ví.   Después   que   los  muchachos  se  fueron  hacia  el  lado  de  Recreo, volví   y   ví   que   la   pareja   al   parecer   iba   a   tener   relaciones   sexuales.  Me  seguí acercando  y  me  vieron  y  el  joven  me  dió  un  golpe en   el   cuello   que   me   derribó   al   suelo;;   yo   tenía   el revolver   en   la   mano   semi   escondido   y   cuando   el muchacho   se  dió  vueltas  para  llevarse  a  la  mujer  le

disparé.   Luego   tuve   relaciones   sexuales   con   la   mujer   porque   ella   quiso,   tal vez   de   miedo.   Después   comenzó   a   quejarse   como   que   le   dolía   el   vientre, no   sé   si   sería   cierto,   pero   en   un  momento  se  me  tiró  encima,  luchamos  y  se me  disparó  el  revólver  pegándole  un  balazo  a  la  mujer.  Después  regresé  por la   línea   del   tren   hasta   Recreo.   Este   delito   también   se   lo   conté   al   cabo Quijada   y   a   Topp,   dándole   a   este   último   algunos   detalles.   A   Quijada   se   lo narré  tal  como  había  ocurrido.“

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->