Los estatutos de 1859

Sin lugar a dudas el documento mas valioso que posee la Real cofradía de la Stma Virgen de la Cabeza, son los llamados “Estatutos de Isabel II”, dicho documento fue aprobado en Rute en el año 1859. Redactados para establecer las normas por las que se regirá en adelante la Hermandad después de sufrir la desamortización, donde la cofradía perdió casi todas sus posesiones y tras hacerse cargo de nuevo del cuidado y conservación de la Ermita de la Virgen de la Cabeza tras la exclaustración de los miembros de la orden franciscana, que se había llevado a cabo el 29 de junio de 1837. El preámbulo de los estatutos están definidos de la siguiente manera: “Estatutos de la cofradía de Nuestra Señora de la Cabeza, que se venera en la Yglesia del suprimido convento de San Francisco, de la villa de Rute, Diócesis de Córdoba”, cuentan con 25 artículos, están firmados por el Arcipreste de Rute, de firma ilegible, el cura del distrito, Francisco de la Cruz, el Capellán Vicente Roldan, y por la cofradía firman Antonio Balmisa, Juan de Priego, Francisco Sarmiento, Manuel Fernández y están las señales de Francisco Solís y Francisco Repullo, estos dos últimos al parecer no sabían leer ni escribir.

El 15 de noviembre de 1859 los estatutos fueron aprobados por el Obispo de la Diócesis, Juan Alfonso de Alburquerque, fue el 30 de abril de 1860 cuando los mismos fueron ratificados por la reina de España Isabel II, en el documento se encuentra la firma manuscrita de la Reina, bajo el uso mayestático de “Yo la Reina”; también se encuentra la firma del Ministro de Gracia y justicia, Santiago Fernández Negrete, siendo los estatutos registrados en dicho ministerio con el numero 30.884. El hecho de que en este documento se encuentre la firma de puño y letra de la reina le otorga un valor incalculable y posiblemente nos encontramos ante uno de los documentos más valiosos de los que tenemos en Rute. En su primer artículo, se lee literalmente “El objetivo principal de esta cofradía es restablecer y sostener el Culto Divino en la Yglesia del suprimido convento de San Francisco de Asís de esta villa, de la que es Titular Nuestra Señora de la Cabeza, Patrona y protectora de dicha Asociación, como lo fue de su antigua cofradía”.

Clik aquí para volver a la página principal de Al sonar de una campanilla

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful