P. 1
Jack y Las Habichuelas Magicas

Jack y Las Habichuelas Magicas

5.0

|Views: 12.762|Likes:
Publicado pormanolicharra8598
Seminario AL
Seminario AL

More info:

Published by: manolicharra8598 on May 07, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PPS, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/16/2013

pdf

text

original

Jack
y las
habichuelas
mágicas

Cuento adaptado de Richard
Walker y Niamh Sharkey

Jack vivía con su madre y con
la vaca Daisy.

La madre de
Jack

era muy

perezosa y no

tenía dinero.

Un mal día se
encontraron que no tenían
comida .

-Vamos a tener que vender a la pobre y vieja Daisy.
Mañana la llevarás al mercado- dijo su madre-

Jack quería mucho a
Daisy, pero estaba
muerto de hambre.

Así que, al día siguiente
al amanecer, tomó a Daisy por las
bridas y
emprendió el camino.

Así que, al día siguiente , tomó a Daisy por
las bridas y emprendió el camino.

Se encontró con un hombre extraño.
- Tienes una vaca realmente bonita.
¿Por qué no me la vendes?

Jack respondió:
-¿Y qué me daría
usted a cqmbio?

-!Esto!
Son unas
habichuelas

mágicas, pero…
ten cuidado con
ellas.

Jack respondió:
¿Y qué me daría
usted a cambio?

-!Esto!
Son unas
habichuelas

mágicas, pero…
ten cuidado con
ellas.

Jack agarró las habichuelas y
regresó corriendo a casa.

Su madre, al verlas,
se puso furiosa y las
tiró por la ventana.

Aquella noche las
habichuelas no dejaron de
crecer y crecer hasta que
llegaron al País de las
Nubes.

Un golpe en la ventana
despertó a Jack y vio cómo
crecía la mayor planta, que
jamás había visto.

¿Hasta dónde llegará ?- se
preguntó.

Sin pensarlo, se subió a la
ventana y empezó a trepar.

.

Y así llegó al País de las Nubes. Saltó sobre
el esponjoso suelo y divisó un castillo
descomunal.

Oyó el sonido de unas llaves
abriendo la cerradora y el
grandioso portón se
entreabrió chirriando y se
asomó una viejecita que le
miraba fijamente a la luz de
la vela.

Jack se dirigió hacia la enorme
fortaleza y llamó al portón.

Apareció una mujer
viejita que le miraba, a la
luz de la vela.

-¿No puedo entrar a
comer algo?- suplicó
Jack

La mujer dijo:
- Puedes entrar, pero
que Él no te vea.

¿Quién es ÉL?- quiso saber Jack.

_El gigante. Si te agarra te come. Tiene un genio terrible. Si
lo oyes y se acerca, escóndete entre los sacos.

- El gigante. Si te agarra te come.
Tiene un genio terrible.
Si lo oyes y se acerca, escóndete entre los sacos.

El gigante. Si te agarra te come.
Si lo oyes , escóndete entre los sacos.

De repente oyeron el
estruendo de unos pasos.

_¡FA, FE, FI, FO, FUUUU!...

Puedo oler la sangre de un
hombrecillo. ¿Dónde lo
escondes?

-¡ No seas tonto!- le gritó la viejecita-. El olor
te llega del estofado.
El gigante se zampó el tazón y, después
vociferó: ¡ tráeme el ganso!

La vieja trajo un
ganso que empezó
a poner huevos
de oro.

-¡Ahora tráeme mi
arpa!- exigió el ogro

Y la viejecita trajo un
arpa de oro y las cuerdas
empezaron a vibrar solas.

El gigante se durmió enseguida
y sus resoplidos y ronquidos
retumbaron por todos los muros.

El gigante se durmió enseguida
y sus resoplidos y ronquidos
retumbaron por todos los muros.

Con la música, el gigante se durmió.

Jack cogió un saco lleno de
oro y lo arrastró hasta la
planta.

.

Ató el saco con
una cuerda y lo
hizo descender.

Su madre abajo
lo desató.

.

Jack volvió al castillo. Tomó al ganso
en brazos y salió corriendo.

En el pasillo tropezó con la viejecita:
-¿y yo, puedo ir también?
-Pues claro- respondió Jack-. Lleva el ganso. Yo iré por el arpa.

Pero al coger el arpa, el ogro se
despertó y comenzó a perseguirle.

Jack llegó a la planta,
y comenzó a bajar.
Podían oír al Gigante , rugiendo,
maldiciendo y pisándoles los
talones

Jack llegó a la planta..
Podían oír al Gigante
maldiciendo y pisándoles
los talones.

La planta se curvaba y
se balanceaba,
pero la viejita y Jack ya
habían llegado al suelo.

Jack agarró la cuerda. Tiró y tiró hasta encontrarse
con la mirada del feroz gigante y después, la soltó..

La planta lanzó al gigante
y salió volando hasta el
espacio.
Nunca más se supo de él.

Vivieron todos juntos.

El arpa tocaba y todos
bailaban su alegre danza.

Y…
colorín
colorado
este cuento
se ha
acabado.

¿Sabes de quién
hablamos?

Adivínalo

( haz clic en la imagen correcta)

Jack

El gigante

La mamá de Jack

Tenía la casa
abandonada y al
final se quedó sin
nada…

Era una hembra
vieja , blanca y
pelleja….

La vaca

El ganso

La mamá de Jack

El comprador de
la vaca

Era tan extraño el
personaje como
grande era su
traje…

Jack

La viejita

Después que
cayeron al suelo a
las nubes se iban
como en un vuelo…

Sacos

•Habichuelas mágicas

Huevos de oro

Estaba encima de
las nubes, de
piedra lo verás si
subes…

La luna

El castillo

El suelo

Era vieja y
buena y de
Jack sintió
pena…

La vaca

La vieja

La mamá de Jack

Allí arriba en su
castillo le decía a
Jack : ¡Ven aquí
que te pillo!...

La viejita

El gigante

Jack

El ganso

Andaba como un pato
y ponía huevos cada
rato…

Los gusanos

El pájaro

Arpa mágica

Si de este
instrumento no te
acuerdas, fíjate bien
en su cuerdas…

Estofado

Saco con cuerda

Por allí anda el
gigante viendo
las estrellas
pasar delante…

El país de
las nubes

Casa de Jack

El espacio

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->