Está en la página 1de 1

me dijiste gato. te dije hada. me dijiste sirena.

te so mariposa y luego buscando tus ojos bes el suspiro y nos quedamos para siempre atrapadas en los cuentos de hadas que no se narran, se viven.

Intereses relacionados