Está en la página 1de 2

Diplomado de Ética y Bioética Sesión 02: “Ética: Ser y Ethos” Luis Armando Avalos Rincón CEMISAM-Facultad de Filosofía.

La ciencia que se ocupa del estudio del ser es la ontología, proveniente de la expresión griega J@Ø Ð<J@H 8`(@H tou ontos logos, es decir, estudio de lo que existe. El estudio del ser (la ontología), está relacionada necesariamente con la ética por una simple primaria razón: porque toda praxis humana es configurada por la constitución del ser propio a cada persona. El concepto de ser (eínai en griego) es el más genérico de cuantos es posible tener y el más fundamental en la historia del pensamiento occidental. El griego to on se traduce como ente y significa lo real, lo que es, lo existente en cuanto existente. Por tanto, etimológicamente, ontología significa, estudio del ente. Tenemos, de este modo, que los griegos identificaban el ser con el existir, todo lo que existe es, y todo ser es existir. Empero, el ente (lo real) sólo es posible por el ser (constitutivo mismo de cuanto es). Recuperando desde la ontología la concepción del ser apuntamos hacia un solo objetivo: hacer patente que el ser (constituyente de la existencia) tiene una primacía sobre lo ente (lo real, lo objetivo). La ontología se ocupa de la característica más común de todo cuanto existe, el ser, e intenta responder a la pregunta de qué es necesario para que algo sea o exista y si hay diversas maneras de existir o ser. El ente corresponde a las cosas en cuanto son, mientras que el ser nos remite a la comprensión de la existencia, he aquí la conexión con la ética. La comprensión de la existencia implica al menos dos dimensiones: la de las cosas concretas y la de las cosas inteligibles, a esta segunda pertenecen, por ejemplo, las nociones de libertad, paz, justicia, entre otras, y que son conceptos propios del manejo del campo de la ética. La ontología establece, pues, una diferenciación axiológica fundamental. Recordemos que Aristóteles nos indica que una de las características fundamentales del ser es que «se dice de muchas maneras»: siendo todo ser, no todo lo es del mismo modo, el ser se manifiesta en la multiplicidad. Los entes inteligibles (del entendimiento) son dimensiones que nos ayudan a regir nuestra conducta conforme a las propiedades humanas que nos caracterizan. Es justo por las nociones del entendimiento que podemos inteligir que la multiplicidad humana de manifestaciones culturales y personales nos interpelan a ejercer el respeto ante los otros por medio del dialogo y la tolerancia.

Todo ente (objeto) carece de significación propia. promover. . El ethos es el carácter con que se desarrolla cierto modo de vivir (habito). el ser supera al ente y lo contiene. Madrid. en la praxis ética de nuestras sociedades. pero no se identifica plenamente con ninguno de ellos. Lo cálido «es». la cual siempre se encontrara en un nivel inferior al de la ética. pero «es» no es lo cálido. lleva a cabo la realización de sus acciones distinguiendo finamente el ser del ente. ni a “la justicia” en general. Cinco lecciones de filosofía. que es un saber hacer con particular finura de espíritu. y que se encuentra siempre bajo el régimen de los afectos y la facticidad. 261-262. libre. esto es. el ser humano cuando se encuentra bajo los marcos de la ética. no sólo de tolerar las minorías que tienen un ethos (habito) de vida distinto. Platón les reprocha el que con ello confunden el ser con «lo que» es en cada caso. pues. en el dialogo Sofista. El ser está en todos los entes. Dicha ética es apertura absoluta. en que es posible que nuestra praxis humana sea ética. o evitar. o lo húmedo ó lo seco. Hablan del ser como si fuera una de las cosas que son. puede generarse una moral que rija como código. asegurando siempre la dignidad del ser humano. como comprensión de la existencia. El ser. autónoma. trascendiendo las formulas de los códigos morales y otorgando el justo valor a las cosas por la comprensión de la existencia. en el reconocimiento del ser. formarnos el imperativo. a la vez que pretende ser universal. de determinados modos de vivir. Por ello. sino que es una disposición práctica dirigida con cierta intención.) no le corresponden realidades objetivas. es la posibilidad de establecimiento de una ética humana originaria. y singular. Alianza. de forma igual. Una de las características de la ética es la subtilitas (sutileza). ya que a las ideas (como igualdad. pág. 1980.De esta diferenciación establecida por la ontología podemos derivar qué es valioso (axiológico) rescatar. a sabiendas de que es la sutilidad en la aplicación de nuestras acciones. sobre todo. lo que le otorga un sentido a las cosas. etc. no establecimiento de códigos de comportamiento. todo principio ético. es el ser (el ethos humano) quien se lo propicia. 1 X. Es. Ed. sino defender y preservar la dignidad de esas minorías. Por tanto. el ethos supera a los objetos y les otorga un sentido. sino prácticas singulares conforme al modo de ser de los entes. Xavier Subiri dice: “Platón. y. porque también lo frío «es». Al respecto. Zubiri. Los principios éticos nunca se dirigen a “lo bueno” en general. justicia. se rige por la singularidad. se enfrenta a los físicos quienes aseguran que el ser es lo caliente ó lo frio. 1 De este modo. Así. Confunden el ser con el ente”.