Los 10 errores más grandes en oratoria

Hablar en público es una tarea difícil que todos debemos realizar al menos una vez en nuestras vidas, algunos más que otros. La clave para tener éxito en ello es saber qué errores evitar. Al aprender de estos errores comunes, asegurándote que no los cometerás y preparándote diligentemente, puedes sobresalir en el discurso público como un profesional.

Estar nervioso
Prepárate de antemano dominando técnicas de relajación. No existe una técnica estándar, así que elige cualquier cosa que ayude a tu mente y cuerpo a calmarse. Algunas ideas incluyen escuchar tu canción favorita, hacer algo de yoga o meditación, hacer una llamada telefónica a un amigo o miembro de la familia o incluso conseguir un breve masaje de antemano.

No practicar
Si no te tomaste el tiempo para memorizar tu discurso y practicar decirlo, es probable que termines leyéndolo en vez de hablarlo. Esta es una manera de perder rápidamente la atención de tu audiencia. Tus ojos deben centrarse en el público en todo momento. Es aceptable mirar de vez en cuando hacia abajo, pero este comportamiento no debe dominar tu discurso.

Vestirse inapropiadamente
Siempre debes vestirte profesionalmente para una charla pública, a menos que se te indique lo contrario. Aparecer en un evento vestido inapropiadamente dice mucho acerca de tu actitud y carácter y daña tu credibilidad.

No construir vínculo
Antes de dar una conferencia pública, debes pasearte por la habitación y tratar de conocer a algunos de los miembros de la audiencia. Esto te ayudará a construir una buena relación y credibilidad, lo que aumentará la probabilidad de que el público realmente preste atención a lo que estás diciendo.

Comenzar débil
Hablar en público siempre debe comenzar con una explosión que atraiga inmediatamente la atención de la audiencia. Considera la posibilidad de relatar una historia de tu vida o destacar una noticia importante. Otras cosas que puedes hacer incluyen citar un testimonio, llevar contigo pruebas importantes o leer una anécdota.

Hablar demasiado rápido
Uno de los errores más comunes al hablar en público es hacerlo demasiado rápido. Hacer esto hace que parezca como si carecieras de confianza. Lo ideal es hablar a un ritmo moderado, pero no hay nada de malo en reducir la velocidad para cubrir los puntos principales.

Se deben resumir los puntos clave. Sin embargo. mirar tu reloj o apuntar a la audiencia. Esta es una mala idea por muchas razones. Mantén una actitud muy profesional y trata de permanecer quieto y concentrado. Debes cautivar a la audiencia. pero también dejar a tu público con preguntas que puedas responder luego. cruzar los brazos. El público responderá a la misma. pero sólo con moderación.Utilizar demasiadas palabras rebuscadas Muchos oradores tratan de impresionar a su público mediante el uso de palabras grandes y complejas. No debes inclinarte hacia el podio. y la mejor manera de hacer esto es mostrando tu pasión por el tema. y algunos miembros incluso pueden empezar a sentir la pasión ellos mismos. esta explosión debería ser mucho más sutil. También te hace sonar engreído. Mostrar una falta de pasión Los mejores oradores saben cómo usar sus palabras con pasión. . Demasiado lenguaje corporal El lenguaje corporal puede y debe ser utilizado para hablar en público. Algunos o todos los miembros de la audiencia pueden no estar familiarizados con estas palabras. No proporcionar una conclusión Tu discurso debe terminar con una explosión al igual que cuando comenzó.