COLECCIÓN INVESTIGACIÓN Y TESIS

MNEMOSYNE

Entre pasados y presentes III. Estudios contemporáneos en ciencias antropológicas / compilado por Nora Kuperszmit... [et.al.]. 1a ed. - Buenos Aires: Mnemosyne, 2012. - (Investigación y tesis / 38) CD- ROM. ISBN 978-987-1829-21-7 1. Antropología Social. 2. Arqueología. 3. Etnohistoria. I. Kuperszmit , Nora... [et.al.], comp. CDD 306

Fecha de catalogación: 05/11/12

ENTRE PASADOS Y PRESENTES III ESTUDIOS CONTEMPORÁNEOS EN CIENCIAS ANTROPOLÓGICAS 1ª edición © Nora Kuperszmit - Teresa Lagos Mármol - Leonardo Mucciolo - Mariana Sacchi © De esta edición, Editorial MNEMOSYNE, 2012 México 1470 PB 4 - (C1097ABD) Buenos Aires - Argentina (5411) 4381 4270 info@mnemosyne.com.ar www.mnemosyne.com.ar ISBN 978-987-1829-21-7 – Fecha de publicación: Noviembre de 2012

Queda hecho el depósito que establece la Ley 11.723 CDrom DE EDICIÓN ARGENTINA
El contenido y la originalidad de este documento es responsabilidad exclusiva de sus autores. Las opiniones expresadas en el mismo no representan, ni reflejan necesariamente, la de los responsables de Editorial MNEMOSYNE. No se permite la reproducción parcial o total, el almacenamiento, el alquiler, la transmisión o la transforma¬ción de este libro en cualquier forma o por cualquier medio, sea electrónico o mecánico, mediante fotocopias, digitalización u otros métodos, sin el permiso previo y escrito del editor. Su infracción está penada por las leyes 11.723 y 25.446.

Entre Pasados y Presentes III
Estudios Contemporáneos en Ciencias Antropológicas

MNEMOSYNE

Autoridades
Presidenta de la Nación CRISTINA FERNANDEZ DE KIRCHNER Vicepresidente de la Nación AMADO BOUDOU Secretario de Cultura JORGE COSCIA Subsecretaria de Gestión Cultural MARCELA CARDILLO Subsecretaria de Políticas Socioculturales ALEJANDRA BLANCO Jefe de Gabinete FABIÁN BLANCO Director Nacional de Patrimonio y Museos ALBERTO PETRINA Directora del Instituto Nacional de Antropología y Pensamiento Latinoamericano DIANA SUSANA ROLANDI Compiladores Nora Kuperszmit, Teresa Lagos Mármol, Leonardo Mucciolo y Mariana Sacchi
Dr. Alejandro Acosta (CONICET-INAPL), Dra. Myriam Álvarez (CONICET), Lic. Claudia Aranda (Museo Etnográfico de la Universidad de Buenos Aires), Lic. Julio Ávalos (INAPL), Dra. Pilar Babot (CONICET-Universidad Nacional de Tucumán), Dra. Mara Basile (CONICET-Museo Etnográfico de la Universidad de Buenos Aires) Dra. Cecilia Benedetti (Universidad de Buenos Aires-CONICET), Dra. Karen Borrazzo (CONICET-IMICIHU), Dr. Damián Bozzuto (CONICET-INAPL), Dra. Mariana Carballido (CONICET-INAPL), Dr. Marcelo Cardillo ( CONICET-IMICIHU), Dr. Sebastián Carenzo (Universidad de Buenos Aires-CONICET), Dra. Gisela Cassiodoro (CONICET-INAPL), Dra. Analía Castro (CONICET-INAPL), Dr. César Ceriani Cernadas ( CONICET-FLACSO), Lic. Judith Charlín (CONICET-IMICIHU), Dr. Pablo Cirio (Instituto Nacional de Musicología “Carlos Vega”), Dra. Corina Courtis (Universidad de Buenos AiresCONICET), Dra. Carolina Crespo (CONICET-INAPL-Universidad de Buenos Aires), Dr. Walter Delrio (Instituto de Investigaciones en Diversidad Cultural y Procesos de Cambio-CONICET-Universidad Nacional de Rosario), Dra. Ingrid De Jong (CONICET-Universidad de Buenos Aires-Universidad Nacional de La Plata), Dra. Mariana De Nigris (CONICETINAPL), Lic. Paula Estrella (CONICET- Instituto de Investigaciones Gino Germani), Lic. Leandro Etchichury (Núcleo Argentino de Antropología Rural), Lic. María Pía Falchi (INAPL), Lic. Anabel Feely (CONICET- Museo Etnográfico de la Universidad de Buenos Aires), Dr. Pablo Fernández (CONICET-INAPL), Dra. María Inés Fernández Álvarez (CONICET-Universidad Nacional de Buenos Aires), Dra. María Rosario Feuillet Terzaghi (CONICET-Universidad Nacioanl de Rosario), Dr. José Garriga Zucal (CONICET-Universidad Nacional de San Martín), Dra. María Soledad Gheggi (CONICET-Universidad de Buenos Aires), Dra. Florencia Girola (CONICET-Universidad de Buenos Aires), Lic. Lorena Grana (CONICET-INAPL), Lic. Jennifer Grant (CONICET-INAPL), Lic. Juan Pablo Guagliardo (ANPCyT-INAPL), Dra. Ana Carolina Hecht (Universidad de Buenos Aires-CONICET), Dr. Daniel Loponte (CONICET-INAPL), Dr. Leandro Luna (CONICET- Museo Etnográfico de la Universidad de Buenos Aires), Dra. Virginia Manzano (Universidad de Buenos Aires-CONICET), Dr. Carlos Masotta (CONICET-Universidad de Buenos Aires-INAPL), Lic. Karina Menacho (Universidad Nacional de Jujuy), Lic. Leonardo Mucciolo (CONICET-INAPL), Dr. Sebastián Muñoz (CONICET-Universidad Nacional de Córdoba), Dr. Javier Musali (CONICET-INAPL), Dra. Lidia Nacuzzi (Universidad de Buenos Aires), Lic. Margarita Ondelj (Universidad de Buenos Aires), Dra. María Inés Pacecca (Universidad de Buenos Aires), Lic. Maricel Pérez (CONICET-INAPL), Dra. Ivanna Petz (Universidad de Buenos Aires), Dra. Virginia Pineau (CONICET), Dra. Paola Ramundo (CONICET-Universidad de Buenos Aires), Dra. Silvia Ratto (CONICET-Universidad Nacional de Quilmes), Dra. Anahí Re (CONICET-INAPL), Dr. Diego Rindel (CONICET-INAPL), Dra. Carolina Rivet (CONICET-ISES), Lic. Ana Rivoir (Universidad de la República-Uruguay), Dra. Lorena Rodríguez (Universidad de Buenos Aires-CONICET), Dra. Mariana Sacchi (Universidad de Buenos Aires-INAPL), Dra. Virginia Salerno (CONICET), Dr. Pedro Salminci (CONICET-INAPL), Dra. María Cecilia Scaglia (Universidad de Buenos Aires), Lic. Verónica Seldes (CONICET-INAPL), Lic. Adriana Stagnaro (Universidad de Buenos Aires), Dr. Augusto Tessone (CONICET-INGEIS), Dr. Sebastián Valverde (CONICET-Universidad de Buenos Aires), Dr. José Vaquer (CONICET), Lic. María Magdalena Vásquez (INAPL), Lic. Marcela Vidondo (Universidad de Buenos Aires-Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia), Dra. Carla Villalta (Universidad de Buenos Aires-CONICET), Dr. Carlos Zanolli (Universidad de Buenos Aires-INAPL)

Comité Evaluador

Índice
Prólogo 1. Antropología Política y Económica
12 15

De la medieria al arrendamiento: formas de relación laboral, acceso y uso de la tierra en trabajadores hortícolas del cinturón verde de La Plata Pamela Ferroni 16 Cooperativas de reciclado, estado, ongs: Múltiples conexiones Santiago Sorroche
33

Una etapa de la vida. El trabajo, la vida cotidiana y la experiencia de organización de un grupo de trabajadores telefónicos Sandra Wolanski 51

2. Estudios de Antropología Jurídica

72

El consumo de estupefacientes. Detenciones policiales, procesamientos judiciales y la construcción de alternativas por un grupo de consumidores de drogas ilegales 73 Florencia Corbelle Anexo femenino. Avances preliminares sobre un acercamiento etnográfico en una unidad penitenciaria bonaerense. Leticia Corral y Gisel Sosa 90

3. Estudios Etnohistóricos

104

Con el foco en el otro: las representaciones visuales acerca del indio y el territorio en los expedicionarios de la conquista del desierto en las campañas de 1879 y 1883 Ana Butto 105 “Representando el mundo desde un mundo nuevo”. Trayectorias y rupturas en las prácticas funerarias y el estilo cerámico en el valle Calchaquí norte (Salta), siglos XVI-XVII Lucila Gamarra 122 Negros esclavos y afrodescendientes en la historia del pago de la Magdalena. Un abordaje desde la antropología 143 María Soledad García

6

Entre Pasados y Presentes III

Las instituciones estatales en un pueblo de pastores. Antofagasta de la sierra entre 1900 y 1943 Nora Kuperszmit 162 Grupos étnicos y territorios en la Cuenca del Plata durante los siglos XVI Y XVII Sergio Hernán Latini 178

4. Identidad y Procesos Migratorios
La migración japonesa en México y su relación con los imaginarios urbanos Dahil Melgar Tisoc

187 188

Representaciones y prácticas en torno a la circulación de niños entre grupos domésticos Qom (toba) en un contexto histórico migratorio Ingrid Spennemann 205 Sentidos de pertenencia, memoria y conflictos territoriales en Villa Traful Florencia Trentini
217

5. Las redes como metodología en los estudios antropológicos
El pequeño mundo de las hinchadas de fútbol Javier Bundio

135

236

Citas bibliográficas en proyectos de investigación: un análisis de redes sociales aplicado a la producción académica 247 María Eugenia Lodi y Marina Cefali

6. Historia y revisión de los clásicos en los estudios antropológicos
El viaje de Ambrosetti. La historia antropológica y su relación con “el otro” Ana Carolina Arias

263

264

Luchas hermenéuticas y usos estratégicos del milagro: perspectivas de la antropología y la sociología de la religión 283 Julia Costilla La etnohistoria andina como espacio de confluencia disciplinar María Alejandra Ramos
304

7

Enrique Palavecino, fotografías y archivo. Avance de investigación Ignacio Roca

322

Enmarcando una ciencia: la conformación disciplinar de la arqueología argentina vista a través de las fotografías de campaña tomadas en el NOA entre los años 1905 y 1930 341 María José Saletta

7. Patrimonio, Historia y Memoria

368

“Cuando se acabe el petróleo nos vamos a quedar sin nada”. Discusiones en torno a la activación patrimonial como vía para el desarrollo en Buta Ranquil, provincia de Neuquén 369 Lara Bersten Coleccionar objetos arqueológicos: “Esto no está aquí por nosotros, nosotros estamos aquí por esto” Soledad Biasatti 383 Saberes y producciones culturales “locales” en la activación patrimonial del Parque Cultural Los Colorados 397 Teresa Lagos Mármol Antropología de lo que decimos y antropología en lo que decimos: una experiencia de divulgación científica y vinculación social en Ushuaia, Tierra del Fuego Gabriel Ángel Moscovici Vernieri 416

8. Bioarqueología y Prácticas Mortuorias

436

Una cuestión de muerte: cotidianeidad y prácticas funerarias en el sitio Juella, Quebrada de Humahuaca, Jujuy 437 Santiago F. Barbich y Julia del Carmen De Stéfano Aplicación de metodologías moleculares en contextos arqueológicos Cristian M. Crespo

449

Procesos de cambio en las prácticas mortuorias de los contextos locales bajo el dominio incaico en el Valle Calchaquí Norte, Salta 469 Marisa Kergaravat y Claudia Amuedo A cada uno su verdad culinaria: patrones paleodietarios y variables ambientales en el NOA

8

Entre Pasados y Presentes III

Violeta A. Killian Galván y Celeste T. Samec La paleopatología en colecciones osteológicas documentadas: un caso local Marcos Plischuk

487

509

Análisis de la composición de sexo y edad de un nuevo entierro múltiple datado en ca. 3.740 años en la cuenca superior del río Santa Cruz 526 Alfonsina Salvarredy y Ana Lucía Guarido Análisis de los rasgos diagnósticos de elementos vertebrales para la asignación de la edad en el período fetal 588 Analía Sbatella

9. Estudios sobre Arte Rupestre

549

El arte rupestre en el área oriental de Catamarca: el sitio Piedra Pintada (Dpto. El Alto) Eva A. Calomino 560 Variabilidad local en las representaciones rupestres del sector norte de la meseta del Strobel (Santa Cruz) Francisco Guichón 566 Saliendo del anonimato. Los arrieros por su nombre. Análisis de iniciales y nombres grabados en el desierto de Ischigualasto (provincia de San Juan) 585 Guadalupe Romero Villanueva Con el último trazo nos vamos. Momentos finales del arte rupestre en el bosque andino patagónico 604 Anabella Vasini

10. Estudios Tafonómicos y Zooarqueológicos

620

Análisis tafonómico del registro arqueofaunístico de la pampa de las lagunas santafesinas. El sitio Laguna El Doce (provincia de Santa Fe, Argentina) 621 Jimena Cornaglia Fernández Zooarqueología de la Unidad Estratigráfica 2, Holoceno Medio, del alero AEP-1, de Piedra Museo, Santa Cruz 644 Laura Marchionni Variabilidad dietaria en camélidos de la Puna: un modelo actual a partir de la

9

evidencia isotópica Celeste T. Samec

666

Zooarqueología de cazadores-recolectores en la cuenca media e inferior del río Coronda (provincia de Santa Fe): avances y perspectivas 684 Julieta Sartori Obtención y procesamiento de camélidos en la Rinconada (valle de Ambato) entre los años 700 y 1.100 DC 702 Ariadna Sbovoda Un caso de estudio zooarqueológico en Patagonia meridional: el sitio Estancia Pueyrredón 2 Sofía Tecce 717

11. Estudios Tecnológicos I: Material Lítico

733

Tecnología de caza y descarte de proyectiles en la comarca andina del paralelo 42° y el valle del río Manso inferior. Una aproximación inicial Jimena Alberti 734 Estilos tecnológicos de conjuntos líticos arqueológicos de sociedades extractivas y productivas del oeste tinogasteño (provincia de Catamarca, Argentina) Dolores Carniglia 760 Manufactura, utilización y análisis de huellas de uso sobre artefactos líticos tallados en rocas silíceas de la Meseta central de Santa Cruz. Diseño y desarrollo del programa experimental Manuel Cueto 762 Análisis del uso de materias primas en el sitio Laguna del Faldeo Verde (Meseta del Strobel, provincia de Santa Cruz) Josefina Flores Coni 782 Caracterización de las materias primas y la tecnología lítica del sitio formativo Soria 2, Andalhuala, provincia de Catamarca Erico Gaál y Juan Pablo Carbonelli 708 Análisis preliminar del material lítico del sitio Arteaga, Reserva Finca Las Costas, provincia de Salta Elsa Mabel Mamani 818

10

Entre Pasados y Presentes III

Aproximación a los conjuntos líticos de la cueva Haichol (provincia de Neuquén): nuevas preguntas y tendencias preliminares 831 María de la Paz Pompei Las vueltas de La Maciega. Arqueología de un pequeño bajo en la Meseta de Somuncurá Enrique Terranova 847

12. Estudios Tecnológicos II: Producción y Uso de Alfarería

860

Esferas de consumo durante los períodos de Desarrollos Regionales e Inca en valle Calchaquí-Yocavil, Salta (Tolombón y Angastaco) 861 Lía Arechaga El sitio Hualfin Inka: interpretaciones a partir del análisis cerámico María Victoria Lissa y Julieta Lynch
878

Análisis comparativo de los conjuntos cerámicos de colecciones de museo: el caso Doncellas 888 Martina Inés Pérez

13. Presentación y Análisis de Sitios Arqueológicos

909

Volviendo a la Loma Rica de Shiquimil. Informe sobre el trabajo de campo año 2009 Carlos Belotti, Erico Gaál, Leticia Raffaele y Catriel Greco 910 Alero Los Guanacos 1 – lago Cardiel, Santa Cruz, Argentina Carla J. Martínez, Sebastián Pasqualini e Iván Rapela
924

14. Problemas Metodológicos en Arqueología

943

¿Dónde se encuentra el cuándo? Análisis de los datos procesados en el Laboratorio de Tritio y Radiocarbono (LATYR) 944 Mercedes Corbat y María de la Paz Pompei Lineamientos teórico-metodológicos para el estudio de las prácticas de consumo de maíz (Zea mays L.) en el oeste tinogasteño, Catamarca (ca. 2000-500 años AP) Irene Lantos 956 Uso del espacio y explotación de los recursos faunísticos en el norte de Tierra del Fuego durante el Holoceno Tardío: un acercamiento desde los sistemas de

11

información geográfica (SIG) María Cecilia Pallo

980

Paisajes de producción y reproducción durante el período de Integración Regional (600-1200 años DC): uso del SIG para el análisis de la agricultura en el AltoAncasti Verónica Zuccarelli 1000

15. Uso del Espacio y Arquitectura
Sudeste del Valle de Yocavil: teledetección y paisajes arqueológicos Alina Álvarez Larrain

1015 1016

Espacialidad, templos católicos y materialidad. Las iglesias de la ciudad de Buenos Aires desde el siglo XVII hasta el XX 1037 Luis V. J. Coll Estudio preliminar de los remanentes arquitectónicos del sitio El Churcal, Valle Calchaquí, Salta 1056 María Elena Ferreira Almacenaje y consumo en Juella ¿organización comunal en el Período Tardío? Iván Leibowicz, Leandro Palacios y Sebastián Cohen 1074

12

Entre Pasados y Presentes III

PRÓLOGO

“Habiéndome enfrentado a tantos impedimentos, me di cuenta, no sin un pequeño sobresalto, de que me hallaba por fin en situación de ‘hacer antropología’. Y cuanto más meditaba sobre este concepto menos claro lo veía. Si me pidieran que describiera a una persona dedicada a esta actividad, no sabría cómo reflejarla. Sólo se me ocurriría representar a un hombre subiendo una montaña (camino del lugar donde ‘hará antropología’) o redactando un informe (después de ‘hacer antropología’)” (Barley 1993:70).

El propósito de esta publicación es doble: por un lado, dar cierre a una etapa durante la cual realizamos la selección de los trabajos, interactuamos con los autores y evaluadores y aprendimos a funcionar como Comité Editorial. Asimismo, nos proponemos abrir una discusión, entendiéndola como un intercambio de ideas, propuestas, experiencias y conclusiones. Es por este motivo que esta publicación representa y, paralelamente, propone un camino. Camino que nos lleva a recorrer el amplio espectro de nuestra disciplina, pero también a conocer las miradas de ciencias afines sobre los mismos problemas. Además, porque nos abre un itinerario hacia el conocimiento de mundos sociales pasados y presentes, ejes constitutivos de nuestro quehacer antropológico. Finalmente, debido a que este volumen expresa una continuidad en el propósito de publicar y difundir aquellos estudios presentados en un evento que ya cobró más de una década de trayectoria, las Jornadas de Jóvenes Investigadores en Ciencias Antropológicas organizadas regularmente desde 1992 por el Instituto Nacional de Antropología y Pensamiento Latinoamericano1 –INAPL– en colaboración con la Asociación Amigos de esta institución. En este sentido, los trabajos que aquí se editan son el producto de una selección de las contribuciones de las VIII Jornadas de Jóvenes Investigadores en Ciencias Antropológicas, desarrolladas durante el mes de noviembre de 2009 en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

1 El Instituto Nacional de Antropología y Pensamiento Latinoamericano depende de la Secretaría de Cultura de la Nación.

13

Desde sus orígenes, estas Jornadas han tenido como propósito promover un ámbito interactivo de discusión e integración entre jóvenes investigadores de la disciplina. Su interés ha sido brindar una oportunidad para que éstos puedan exponer e intercambiar los resultados de sus investigaciones y las dificultades que se les presentan durante el desarrollo de las mismas, contribuir en su formación, activar la reflexión crítica, posibilitar el debate sobre futuros retos a afrontar en la investigación –sea científica o para la gestión– y crear un ámbito en el que confluyan las distintas ramas de nuestro campo: la antropología sociocultural, la arqueología, la etnohistoria, entre otras. Con el correr de los años, este evento fue creciendo tanto en la cantidad como en la diversidad del origen de sus participantes. En este sentido, en el año 2009 las Jornadas han contado con un total de 147 trabajos y más de 200 inscriptos del país y Latinoamérica. De los 147 artículos expuestos, se publican en este volumen un total de 62 artículos. Todos han superado la evaluación por parte de expertos idóneos y se destacan por su rigor científico, su coherencia interna y sus aportes al desarrollo de la disciplina y al conocimiento de la sociedad. Los trabajos aquí seleccionados ponen de manifiesto problemáticas ocurridas en diferentes momentos históricos y espacios variados. Bajo un ordenamiento diferente al que tuvo lugar en aquellas Jornadas, las temáticas abordadas por los autores son múltiples y comprenden una amplia casuística. Incluyen desde propuestas y reflexiones de índole teórica-metodológica tanto en antropología sociocultural como en arqueología, reconsideraciones y análisis de los autores clásicos de la disciplina, investigaciones sobre la identidad y diversos procesos migratorios, indagaciones en el campo de la antropología jurídica y el amplio terreno de la política y la economía, así como estudios sobre materiales líticos y cerámicos, estudios zooarqueológicos, bioantropológicos y de paisajes arqueológicos. Nos parece importante también destacar la composición del capítulo sobre patrimonio, historia y memoria en el cual se incluyen trabajos arqueológicos y de antropología social, cuyas temáticas se entrelazan de forma tal que resultaba imposible separarlos. Dicha integración, junto con la diversidad de los temas abordados, representa quizá uno de los mayores logros y riquezas del volumen pues supone asimismo miradas originales y revisiones que renuevan a la disciplina. A su vez, son expresión de las diferentes formas en las que se posiciona hoy el antropólogo y de la apertura de la profesión hacia nuevas problemáticas de investigación y campos de aplicación.

14

Entre Pasados y Presentes III

Los estudios aquí presentados revisan y analizan problemáticas sociales del pasado y de la actualidad, a la luz de procesos económicos y políticos ocurridos en nuestro país y otros países de América Latina, invitándonos a un tránsito de ida y vuelta desde el presente al pasado y viceversa. La compilación en su conjunto aspira a repensarnos continuamente, mostrando no simplemente la diversidad y la pluralidad cultural, sino también los conflictos y las desigualdades en las que éstas se inscriben, así como los efectos de poder que producen. En este sentido, apuntan a reflexionar sobre una materia ineludible en el campo de la investigación en ciencias antropológicas, en la historia de esta disciplina en nuestro país, en nuestra propia historia y en nuestro presente. Finalmente queremos agradecer profundamente a todos los autores y evaluadores, al Instituto Nacional de Antropología y Pensamiento Latinoamericano y a la Asociación Amigos de dicho instituto, ya que sin la colaboración y paciencia de todos ellos esta publicación no hubiera sido posible.

Compiladores Nora Kuperszmit, Teresa Lagos Mármol, Leonardo Mucciolo y Mariana Sacchi

15

1.Antropología Económica y Política

16

Entre Pasados y Presentes III

DE LA MEDIERIA AL ARRENDAMIENTO: FORMAS DE RELACIÓN LABORAL, ACCESO Y USO DE LA TIERRA EN TRABAJADORES HORTÍCOLAS DEL CINTURÓN VERDE DE LA PLATA
FERRONI, Pamela*1

INTRODUCCIÓN El sector hortícola del Partido de La Plata ha configurado desde principios del siglo pasado una trayectoria de consolidación creciente no exenta de transformaciones importantes vinculadas a procesos económicos y políticos globales e innovaciones tecnológicas y a procesos económico-políticos regionales. Uno de los cambios que nos interesa analizar toma como base la información proveniente de investigaciones recientes sobre el sector hortícola bonaerense en general y platense en particular (Benencia, Cattaneo y Fernandez 1997; Benencia 1999; García y Kebat 2007; Selis 2000). Estas investigaciones llaman la atención sobre un proceso de movilidad ascendente en trabajadores hortícolas de nacionalidad boliviana que ocurre en paralelo a la crisis política, social y económica que se instaura en nuestro país en 2001-2002. Se refieren a la posibilidad que ha tenido un sector de trabajadores no propietarios de la tierra (mayoritariamente medieros) de acumular un pequeño capital y acceder a la tenencia de la tierra bajo la forma de arriendo. Estas investigaciones sostienen que tras la devaluación, si bien muchos de los medieros bolivianos regresaron a su país, la merma de la mediería podría tener otras causas, como la del pasaje directo de medieros a productores arrendatarios. Sin embargo, el análisis de los datos expresa que si bien la coyuntura nacional mencionada les abrió las puertas a los trabajadores medieros para dar un salto, dado que, entre otros factores, el valor de la locación de la tierra disminuyó en ese período, estos arrendatarios nuevos se encuentran actualmente con problemas de capital, ya por la carencia de maquinaria y de tecnología adecuada, ya porque las
* Estudiante avanzada de la carrera de Sociología. Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación. UNLP Miembro del proyecto bianual de investigación, del cual surge el presente trabajo, denominado “Estudio de las interacciones y sinergias en salud relacionadas con el género y el trabajo. El caso de la producción hortícola del Cinturón Verde del partido de La Plata”, 11/S005., bajo la dirección de María Cristina Salva, acreditado y subsidiado por la SECyT. UNLP en el marco del Programa Nacional de Incentivos.

17

tierras arrendadas a bajo precio en la época de crisis están sometidas a un incremento creciente de los alquileres en momentos de bonanza . Estos cambios recientes en la posición socioproductiva de un conjunto de trabajadores en el campo de la producción hortícola de la región están explicados en la mayoría de las investigaciones a partir de los condicionantes estructurales. Es interés de nuestra investigación poder analizarlos también desde la perspectiva de los trabajadores reconstruyendo las estrategias que dichos agentes despliegan para reproducir o transformar el lugar que ocupan en el campo productivo. Entendiendo además que los actores otorgan significaciones a sus prácticas cotidianas desde los ámbitos específicos en los que se desenvuelven, son objetivos de nuestra investigación registrar los sentidos que actualmente construyen estos trabajadores sobre sus nuevos lugares en la estructura productiva hortícola. Cuáles son sus percepciones acerca de los factores que influyen en la continuidad / discontinuidad del acceso al arrendamiento de tierra. Cuáles son sus expectativas a corto y mediano plazo. Qué recursos materiales y simbólicos son movilizados para la consecución de sus metas. En esta presentación, incluiremos los primeros avances del análisis de los datos primarios y secundarios con que contamos hasta el momento. Para su cumplimiento contamos como insumo básico con información secundaria proveniente de un estudio integral de las condiciones de trabajo y de vida que fuera realizado por otros miembros del equipo de investigación que integramos (Salva 2006; Salva et al. 2008). El abordaje cualitativo implicó la implementación de entrevistas abiertas y observación directa cuyo cumplimiento estuvo a nuestro cargo abarcando el período de diciembre de 2008 a agosto de 2009. En las entrevistas se propuso la obtención de datos no sólo en la dimensión sincrónica sino también en la diacrónica. Por un lado, recabamos datos sobre la situación socioeconómica actual de los nuevos arrendatarios y por otro, incorporamos la dimensión histórica a los fines de indagar las condiciones que permitieron el pasaje de la mediería al arrendamiento de la tierra para reconstruir las trayectorias de los entrevistados en la horticultura local. En concordancia, la unidad de análisis consistente para este trabajo son los trabajadores hortícolas que han tenido la posibilidad de abandonar (en forma transitoria o definitiva) la mediería para explotar la tierra a partir del arrendamiento.

18

Entre Pasados y Presentes III

Dado que este trabajo forma parte de un proyecto más amplio que seguirá siendo desarrollado y profundizado, en esta presentación queremos compartir algunas conclusiones de tipo provisorias a las que hemos arribado al momento. Las reflexiones alcanzadas aquí se desprenden de la indagación teórica del problema de investigación y de los primeros contactos con cinco explotaciones hortícolas visitadas, en las cuales mantuvimos extensas conversaciones con más de un entrevistado en cada una de ellas.

CONTEXTUALIZACIÓN REGIONAL Y LOCAL A los fines de caracterizar el sector hortícola platense es conveniente hacer un recorrido histórico que, aunque sucinto, de cuenta de las principales transformaciones del sector desde mediados del siglo pasado hasta la actualidad. Es válido comenzar por el proceso de cambio tecnológico ocurrido en el sector hortícola como expresión de lo que se llamó “Revolución Verde”, caracterizada a partir de 1950 por el incremento de la productividad merced a la incorporación de nuevas variedades de cultivos de alto rendimiento junto con tecnologías basadas en la utilización de fertilizantes, pesticidas y energía fósil, como insumos principales. Dicho proceso de cambio se especifica en la década del ´60 con la incorporación del tractor y la creciente mecanización de las labores que ello conlleva. En los ´70 aparece la incorporación de plaguicidas, continúa con los híbridos en los ´80 con el objetivo de incrementar la calidad y cantidad de hortalizas producidas en la región; y más recientemente, en los ´90 el proceso de cambio se patentiza con la incorporación de los invernáculos, cuya difusión se debe ya a la mayor seguridad de obtener una cosecha óptima al minimizar los efectos climáticos adversos, ya a la independencia estacional de los cultivos que se logra al modificar el microclima dentro del invernadero y obtener primicias, ya a los precios mayores que se obtienen debido a la mayor calidad que presentan los productos hortícolas. Este proceso de adopción de innovaciones determina el surgimiento de tecnologías sucesivamente más complejas y cualitativamente diferentes (Selis 2000). En esta caracterización del sector hortícola local es importante la referencia a una de las formas de relación laboral más extendida: la mediería. Se ha definido a la mediería, en el marco de producciones modernizadas,

19

como una modalidad de contrato o un tipo de relación socioproductiva no reductible al trabajo asalariado, ni a la figura de “socios” que expresa la flexibilidad de la mano de obra en la horticultura. Se trata de un arreglo que ha sido muy utilizado en la explotación hortícola en general y especialmente en la horticultura platense. Consiste en un arreglo entre partes, patrones y medieros, en el cual los primeros aportan la tierra, maquinaria y otros insumos, y los segundos aportan el trabajo necesario, generalmente mano de obra familiar o bien contratando trabajadores en etapas particulares del ciclo productivo. Generalmente dicho arreglo es flexible y variable, observándose diversas formas de reparto entre las partes del producto obtenido (Propersi 1998; Ringuelet et al. 1991; Selis 2000). El mediero o medianero resultó significativo en dos momentos de la horticultura platense: la etapa de expansión horizontal ocurrida a partir de mediados de los ´70 (Benencia et al. 1997) y la etapa del invernáculo, principalmente durante la década del ´90. En los ´70 este actor aparece como respuesta a la demanda de mano de obra en un contexto de incorporación de nuevas tierras al proceso productivo y de aumentos en la productividad, correspondiéndose con la afluencia de trabajadores bolivianos al trabajo hortícola. En los ´90, la mediería aparece como la forma laboral mas idónea para minimizar riesgos de inversión; en este período la afluencia de inmigrantes bolivianos tiene que ver no sólo con una fuerte demanda de mano de obra, sino también con el tipo de cambio altamente favorable. En relación a los cambios más recientes ocurridos en el sector hortícola platense, es importante mencionar la situación nacional de la década del ´90 cuando la recesión económica de 1998 profundizó la crisis sociopolítica y económica, producto del modelo de la década del ´90, y la incertidumbre que esto generaba finalmente derivó en la crisis institucional del 2001. Es en esta coyuntura donde aparece el fenómeno del aumento del arrendamiento de tierras en la horticultura platense. Según García y Kebat, (2007) uno de los factores que lo explican es el abaratamiento de las tierras producto del abandono de la actividad de un significativo número de propietarios hortícolas. Entre 2001 y 2005 el arrendamiento aumentó casi en la misma cantidad de explotaciones que desaparecen entre 1998 y 2001, como explican García y Kebat (2007). Siguiendo los datos del Censo Hortiflorícola Bonaerense de 2005,

20

Entre Pasados y Presentes III

en comparación con los Censos Hortícolas de la provincia de Buenos Aires de 1998 y 2001, analizados por estos autores, se puede confirmar la hipótesis sostenida por sus investigaciones respecto de que la coincidencia en la superficie arrendada entre 1998 (2219,3 ha.) y 2005 (2055,9 ha.) después de haber manifestado una pérdida importante en el 2001 (810,2 ha.), podría hacer conjeturar que son otros los actores que protagonizan este resurgimiento, en este caso los trabajadores medieros que “ascienden” a la posición de lo que denominan pequeños productores arrendatarios. Es especialmente éste el nudo problemático que nos ha interesado estudiar. Nos preguntamos en qué situación se encuentran hoy los trabajadores que han pasado por la experiencia de abandonar la relación laboral de mediería y accedido a la tenencia de la tierra mediante el arrendamiento. ¿El arrendamiento de la tierra implica el abandono definitivo de la mediería? ¿De qué hablamos cuando hablamos del pasaje de medieros a productores arrendatarios en términos de movilidad social ascendente? ¿Qué trama significativa construyen los actores en relación a estos cambios?

CONSIDERACIONES CONCEPTUALES El abandono de la mediería hacia el arrendamiento por parte de los trabajadores hortícolas, no propietarios de la tierra, implica cambios en la posición de estos agentes dentro de este espacio social. Para definir el espacio social abrevamos en P. Bourdieu para quien:
“La noción de espacio contiene, por sí misma, el principio de una aprehensión relacional del mundo social: afirma en efecto que toda la realidad que designa reside en la exterioridad mutua de los elementos que la componen. Los seres aparentes, directamente visibles, trátese de individuos o de grupos, existen y subsisten en y por la diferencia, es decir en tanto que ocupan posiciones relativas en un espacio de relaciones que, aunque invisible y siempre difícil de manifestar empíricamente, es la realidad más real (…) y el principio real de los comportamientos de los individuos y de los grupos” (Bourdieu 1997).

En este marco vamos a plantear una concepción de la realidad social como realidad relacional en los términos en que la define P. Bourdieu. Esto es, la realidad como algo complejo, dialéctico, multidimensional, formada no sólo por elementos

21

objetivos, sino también subjetivos, que tienen que ver con los esquemas mentales, las disposiciones a actuar, pensar y sentir de cierta manera, con motivaciones y representaciones. Esta estrategia teórica-metodológica relacional busca analizar y comprender las cosas y las percepciones de las cosas (Bourdieu y Wacquant 1995). La perspectiva bourdeana pone el acento en el análisis del espacio social, que implica el abordaje desde las prácticas sociales, a partir del estudio relacional de los condicionamientos tanto objetivos (estructuras sociales externas) como subjetivos (estructuras sociales internalizadas por los agentes) que limitan las posibilidades de elección y de acción de los agentes, determinando una serie de posiciones en el espacio social. Recuperar aportes de este marco teórico no significa anclarse en un análisis estrictamente estructural, sino que se enfatiza en el interjuego entre las condiciones objetivas de vida y en los esquemas de percepción, pensamiento y acción (habitus) internalizados en los actores y que ellos ponen en juego en las estrategias que despliegan en las prácticas cotidianas. En la concepción de Bourdieu la idea de habitus permite relacionar la posición en la estructura social y la interiorización de ese mundo objetivo.
“(…) el habitus, un sistema socialmente constituido de disposiciones estructuradas y estructurantes, adquirido mediante la práctica y siempre orientado hacia funciones prácticas” (Bourdieu y Wacquant 1995).

La comprensión de este concepto permite entender el de “estrategias”, el cual es fundamental para el desarrollo de este trabajo, y son definidas por el autor como las líneas de acción que los agentes sociales construyen en la práctica, objetivamente orientadas, y que se definen en el encuentro entre el habitus y una coyuntura particular del campo. Por su parte el concepto de estrategias de reproducción según Bourdieu hace referencia al conjunto de prácticas a través de las cuales los individuos y las familias buscan mantener o acrecentar su patrimonio, su capital, y así mantener o mejorar su posición en la estructura de clase en la que se encuentran (Bourdieu 1998). El despliegue de estrategias no requiere necesariamente que los agentes movilicen una determinada racionalidad. Se trata más bien de una racionalidad limitada, ya que el agente social está socialmente limitado por la posición que ocupa en el espacio social, y por las disposiciones a actuar, pensar y sentir, que ha ido internalizando a

pero esto no implica que su posición en el espacio social sea la misma. las cuales están orientadas por la disponibilidad de capitales y por las representaciones y percepciones que han . puede tratarse de un reconocimiento institucionalizado o no.22 Entre Pasados y Presentes III lo largo de su vida. no sólo es importante saber qué posición ocupan dentro del espacio rural los trabajadores hortícolas para entender qué hacen en una coyuntura dada. el capital cultural está centrado en el conocimiento y las habilidades adquiridas y socialmente reconocidas. Indagando en sus prácticas puestas en juego. Los diferentes tipos de capital son el económico. sino también analizar la trayectoria de los mismos. Para poder determinar analíticamente el lugar que los agentes ocupan en un determinado espacio social (posición objetiva en la estructura social). se debe determinar el volumen global del capital poseído. el segundo tiene que ver con la construcción de una red de contactos y alianzas perdurables en el tiempo. ya que en el habitus está inscripta la forma en que se accede a una posición. y a partir de las cuales se perciben las opciones. El análisis de trayectorias particulares nos permitirá adentrarnos en la heterogeneidad de la problemática que estamos abordando. El primero hace referencia a la posesión de bienes materiales y riqueza. El hecho de que los trabajadores hayan pasado por la experiencia de abandonar la mediería para arrendar la tierra los hace ser parte de un mismo proceso. cuál es la composición de dicho capital y la trayectoria social de los agentes. por último. Motivo por el cual interesa en este trabajo indagar acerca de los capitales con los que cuentan los trabajadores hortícolas desde el momento que abandonan total o parcialmente la mediería para arrendar y registrar su trayectoria hasta el momento actual. el capital simbólico entraña la posesión de un reconocimiento colectivo que se obtiene de múltiples maneras. Entran en juego aquí múltiples factores que influyen en la situación actual de los trabajadores hortícolas. el social. Bourdieu define distintas especies de capitales que son las que entran en disputa en los diferentes campos y que determinan de manera particular el poder y la posición de los sujetos en el mismo. el cultural y el simbólico. se evalúan y se actúa en consecuencia. más allá de este elemento en común. Sin embargo. Del complejo conceptual de Bourdieu tomamos también el concepto de capital que permite un análisis más profundo y complejo de las estrategias que llevan a cabo los agentes.

Es decir que para poder dar cuenta de la complejidad del mundo social que comprende elementos materiales y simbólicos nos interesa registrar y analizar las representaciones sociales que los agentes bajo estudio construyen respecto de sus condiciones de vida y de sus prácticas. trabajadores que accedieron al arrendamiento en 2001 y actualmente han pasado a ser propietarios de . Las representaciones sociales si bien emergen y se vinculan a la posición que los agentes ocupan en la estructura social.23 internalizado los agentes a partir de las condiciones estructurales. el de las estructuras sociales y el de las interpretaciones que hacen los agentes de esas estructuras. de carácter intencional. al momento de la entrevista. la muestra. CONSIDERACIONES METODOLÓGICAS La metodología adoptada integra un abordaje cualitativo a través de los datos obtenidos de la observación directa y de entrevistas abiertas realizadas en explotaciones hortícolas del Cinturón Verde del partido de La Plata. no propietarios de la tierra. son un instrumento de lucha tanto individual como colectivo y cumplen la función de constituir la identidad. Según I. incluye: trabajadores arrendatarios que a partir del 2001 accedieron y mantienen. En razón de pretender abarcar el mayor rango de situaciones en relación al cambio de status laboral. La recolección de datos primarios a partir de las entrevistas fue realizada con trabajadores hortícolas. este status ocupacional. es que se podrán ver los factores que explican la situación actual de los trabajadores hortícolas en términos del modo en que trabajan la tierra. y para determinar el alcance y la posibilidad de su acción histórica” (Vasilachis 2000. He aquí el carácter inseparable de dos momentos en el análisis y en la realidad. Vasilachis: “(…) las representaciones sociales son construcciones simbólicas individuales y/o colectivas a las que los sujetos apelan o crean para interpretar el mundo. que después de la salida de la Convertibilidad abandonaron la mediería para arrendar. para reflexionar sobre su propia situación y la de los demás. su acceso. su uso y las relaciones sociales que establecen. tienen un carácter constructivo ya que no son sólo portadoras de determinaciones sociales ni simples esquemas de reproducción de estructuras sociales. en Longo 2003).

contextualizaremos en las familias. Asimismo queremos señalar que si bien la unidad de análisis son los trabajadores hortícolas no propietarios de tierra. actualmente arrendatarios). Etcheverry nos encontramos con situaciones diversas en las carreras ocupacionales de los arrendatarios entrevistados. particularmente en las localidades de Los Hornos y A. Contar con un corpus mayor de datos también repercutirá en el proceso de ratificación o rectificación de los resultados provisorios que estamos presentando.24 Entre Pasados y Presentes III la explotación y trabajadores que accedieron al arrendamiento en 2001 y que al no poder mantener este nuevo lugar han optado por pactar relaciones de mediería. El abordaje cuantitativo está constituido por el análisis de datos obrantes en el Censo Nacional Agropecuario 2002. • La mayoría de los entrevistados oriundos de Bolivia refieren que llegan a la Argentina. No obstante ello. se pueden presentar las reflexiones alcanzadas a partir de la indagación teórica del problema de investigación y de los primeros contactos con la población de nuestro universo de estudio. dado que una característica fundamental del trabajo hortícola en el universo de estudio es que éste es realizado por todo el grupo familiar. optamos por comenzar el análisis partiendo de los factores comunes que hemos encontrado en el conjunto de las cinco explotaciones visitadas. Si bien en esta primera instancia del trabajo las entrevistas fueron aplicadas a uno de los grupos que constituye la muestra (ex medieros. y en especial a la región hortícola de La Plata. Censo Hortiflorícola de Buenos Aires 2005 y Estadísticas del Ministerio de Economía. por la . Pcia. ANÁLISIS Y DISCUSIÓN Si bien este trabajo forma parte de un proyecto más amplio que seguirá siendo desarrollado y profundizado. de Buenos Aires. en la continuidad que tenemos programada complejizaremos el análisis con nuevas entrevistas que permitan incorporar otras posibles estrategias implementadas por los horticultores y así poder introducir algunas comparaciones entre los casos que han desplegado estrategias para conservar su situación como arrendatarios y aquellos casos en los que las estrategias orientaron otras prácticas. Después de varias visitas a distintos predios hortícolas que forman parte del Cinturón Verde del partido de la Plata.

cuánto tiempo. • Sin embargo manifiestan las pocas posibilidades de mejorar sus condiciones de vida bajo la forma de trabajo en mediería y las limitaciones en cuanto a las posibilidades de elegir cómo trabajar. cómo comercializar. Como podemos observar. ya que en este tipo de relación laboral se comparten tanto las ganancias cuanto las pérdidas con el propietario o arrendatario de la tierra. El sentido positivo deviene de que les presenta menos riesgos económicos de pérdidas por malas cosechas o bajos precios. nos permite encontrar algunos matices de sus carreras en el proceso socioproductivo hortícola. • El sector mayoritario de los trabajadores entrevistados arribó a la región teniendo alguna contención social por contar con conocidos en la zona. • Los entrevistados otorgan un sentido positivo a la inserción laboral como medieros cuando recién se llega a nuestro país. Para los que llegaron conectados con una red social de pares ya instalados en un predio la posesión de este capital social les abrió las puertas para insertarse laboralmente en el mismo predio o en otro de la zona. etc. las cuales constituyen las estrategias puestas en juego. la mediería no ha sido mencionada como una opción por el momento. se asocia a una idea de retroceso en el sentido de ocupar una posición desventajosa en el campo laboral que enfatiza la pérdida de autonomía en la gestión del proceso productivo que sí es posible para un arrendatario. Esto es lo que fundamentan a la respuesta negativa de si volverían a trabajar como medieros. nos encontramos con relatos en los que aparece como última alternativa a la cual recurrir en caso de encontrarse en el límite de tener que abandonar la actividad. sin embargo se manifiesta en las conversaciones .25 dinámica de factores de expulsión principalmente de carácter económico. una conexión con una red social que ofició de mediadora. sin dejar de ser esto una resistencia a la vuelta. • En la generalidad de los entrevistados la inserción primera en el sector hortícola platense se da a través de relaciones laborales de mediería. Volver a la posición de medieros. El análisis de las prácticas llevadas a cabo por los agentes. • Si bien se observa en la mayoría de los casos una fuerte resistencia a volver a la mediería. Muy pocos vinieron a “probar suerte” con mayor incertidumbre. qué cultivar.

Sin embrago. la gestión del proceso productivo. • El “saber hacer” también es crucial si se dice arrendar la tierra. ya que la mayoría de los que migraron a la región hortícola platense ya se dedicaban junto a sus familias a esta actividad en sus lugares de origen. nos cuentan algunos que ciertas tareas fueron aprendiéndolas aquí y sobre la marcha del trabajo. Este saber forma parte de la vida y la trayectoria de los actores desde temprano. y sostienen que la posibilidad de ahorro actualmente es prácticamente nula tanto bajo la forma de mediería como del arrendamiento. Se observó también en tres de los casos entrevistados que no fue condición necesaria la acumulación de cierto capital económico para incorporarse al proceso productivo a través del arriendo. Es así que encontramos trabajadores hortícolas . • El “saber hacer” (capital cultural) es un recurso indispensable identificado por los sujetos. • Si bien para los trabajadores tiene una connotación positiva en cuanto a que los provee de libertad para trabajar las quintas. Señalan que es un aspecto crucial para el logro de cierta independencia en el sentido de una posibilidad de asumir cuando son medieros.26 Entre Pasados y Presentes III una referencia positiva a la misma cuando en sus trayectorias de arrendatarios han padecido grandes pérdidas económicas que resultaron en deudas. este saber aparece en los relatos como un único saber hacer operando como factor limitante frente a la posibilidad de dedicarse a otra actividad que no sea la hortícola. Varios de los entrevistados manifiestan no saber hacer otra cosa y por eso no se imaginan trabajando en otro rubro. son necesarios todos porque es mucho el trabajo que hay que hacer. en este caso la competencia se extiende a la globalidad del proceso productivo. rescatando de la mediería la ausencia de riesgos de inversión. En una de las entrevistas realizadas. no es sólo el saber específico lo que actúa como un factor influyente. • Respecto de la posibilidad de dedicarse a otra actividad extrapredial. especialmente bajo arrendamiento. aunque de modo mínimo. sino que aparece la influencia del trabajo familiar tanto en términos de organización como de la conservación de los vínculos. con mayor profundidad a arrendatarios se mencionan las limitaciones para realizar otra actividad fuera del predio por parte de alguno de los cónyuges porque el trabajo en la quinta lo sostienen ambos junto con otros integrantes del grupo familiar.

sino que son vínculos que permanecen y a los que recurren también en las oportunidades en que necesitan hacer alguna inversión orientada a mantener o mejorar su posición. La decisión de no producir tomate y pimiento en los primeros tiempos representa para los trabajadores una práctica “prudente” coherente con la necesidad de disminuir el nivel de incertidumbre que enfrentan como arrendatarios en esta actividad. acelga. Si bien la mayoría de los entrevistados han optado por producir sólo este tipo de cultivos al comienzo de su inserción como arrendatarios. No sólo contaron con ese capital social al momento de arrendar. sino también en el tratamiento que necesita el suelo y la planta hasta la cosecha. o maquinarias. enfatiza aún más esta lógica a partir de asegurar un ingreso constante sin correr grandes riesgos. ya que no requiere grandes gastos de inversión. Para ello se requiere la utilización de bromuro de metilo para la desinfección del suelo. ciclo corto y menor demanda de mano de obra. ya que si bien implica mayores costos de inversión. una buena cosecha podría significar un aumento en las ganancias. los vínculos con pares que pudieron otorgarles préstamos no formales de dinero y herramientas. Esta estrategia es puesta en práctica a partir de la producción de cultivos de hoja (lechuga. La producción de tomate es considerada por la mayoría de los entrevistados como el cultivo que logra hacer una diferencia en el ingreso obtenido de la actividad. en la actualidad aún lo continúan haciendo estos arrendatarios más pequeños. sin embargo. Los arrendatarios que pueden ampliar y . este grupo de arrendatarios que accede al arrendamiento con un nivel prácticamente nulo en términos de acumulación de capitales.27 que sin haber adquirido previamente herramientas. especialmente de nemátodos. Producir tomates y pimientos no sólo significa invertir en la compra de las semillas que tienen un elevado costo por ser importadas. El tomate requiere ser cultivado principalmente bajo cobertura y el suelo debe estar libre de hongos y parásitos. cuyo costo por hectárea de invernáculo actualmente es de unos 3000 U$S. Notamos en la mayoría de los relatos que todas las decisiones tomadas desde sus nuevos lugares de arrendatarios están orientadas a reducir la incertidumbre propia de la actividad y principalmente bajo esta forma de tenencia que implica mayores riesgos. y aún sin contar con capital monetario propio en forma de ahorros abandonaron la mediería hacia el arrendamiento activando sus redes sociales. espinaca) por su bajo costo de producción.

ya sea a través de préstamos de amigos y familiares o por contar con proveedores de insumos que les facilitaran el acceso a las semillas o a los plantines. sin embargo. Ahora bien. Ahora bien. lo cual les permitió contar con un remanente durante la producción de lechuga. Ellos manifiestan que viven en condiciones de alta vulnerabilidad al no ser propietarios del principal factor de producción estando en permanente riesgo de inversión al tener que reservar dinero para pagar el alquiler de la tierra y casi sin posibilidades de ahorrar. hasta aquí se puede afirmar efectivamente que las posiciones que ocupan los medieros y los arrendatarios en la estructura socioproductiva hortícola tienen varias diferencias. CONSIDERACIONES FINALES Hasta qué punto la imposibilidad de acumular capital sigue condicionando la posibilidad de reproducción de los nuevos pequeños arrendatarios. Nos resultó una herramienta muy fértil para este análisis el concepto ya mencionado de capital desarrollado por Bourdieu.28 Entre Pasados y Presentes III diversificar su producción con la incorporación del tomate son aquellos que pudieron tener mayores posibilidades de ahorrar en su etapa de medieros. Un trabajador hortícola sin medios de producción ni capital económico acumulado puede recurrir al capital social disponible lo que le permite obtener el capital económico necesario para salir de la mediería en pos del arrendamiento de la tierra. como embalador o tantero. Comparativamente. ¿Se puede hablar de movilidad ascendente en estos casos en donde los actores . el arrendamiento implica para el actor poseer autonomía en cuanto a la gestión global del proceso productivo. han recurrido también en algún momento a estas redes sociales. para poder realizar esta inversión. especialmente porque recibían el 50% de lo obtenido de la producción y combinaban la mediería con trabajos de temporada. a partir de las expresiones de los arrendatarios entrevistados no puede generalizarse esto como ascenso o como aumento significativo de los recursos económicos. Ello es una variable de peso en la posibilidad de seguir reproduciendo como arrendatario su actividad en el sector. especialmente porque podemos pensar cómo los agentes reconvierten unas especies de capital en otras como estrategia para mantener o mejorar la posición en el espacio socioproductivo.

el capital acumulado en términos monetarios no será igual para aquellos que recibieron un 40 %. ya que cada uno de los entrevistados realiza el pasaje con elementos propios de sus trayectorias de vida. Es así que encontramos casos en los que los contratos de alquiler se pactan por varios años y otros casos en que con mayor incertidumbre sólo se alquila por un año a modo de prueba por si no se puede sostener el pago de la renta a más largo plazo. No contará con equivalente capital social un trabajador que está establecido en la zona hace varios años. Con esto queremos decir que no debe perderse de vista que los sujetos aquí estudiados ponen en marcha múltiples prácticas para conservar y mejorar sus posiciones pero que éstas no tienen un movimiento constante y ascendente sino que oscilan de un lugar a otro por tratarse de un sistema de relaciones articulado con los procesos sociales. También ha influido el tipo de relación que han establecido con sus patrones en la modalidad anterior de mediería. provocando así distintas posiciones en el espacio. . lo cual hace que las prácticas que llevan a cabo difieran unas de otras. especialmente las que se refieren al valor de la tierra. económicos y políticos nacionales y regionales. en parte.29 no perciben considerables mejoras en sus condiciones de vida y de trabajo. condiciones que en la actualidad son otras. Cada una de estas trayectorias influye en las prácticas adoptadas por los trabajadores que abandonan las relaciones laborales de mediería para alquilar tierra y llevar adelante el proceso productivo como arrendatarios. La perspectiva estructural nos permite contextualizar la problemática en los procesos político-economicos y sociales que se desarrollaban en nuestro país en el período 2001/2002 y que actuaron. un 30% o un porcentaje menor del total de lo producido. en donde la mediería aparece como una alternativa latente ante situaciones extremas que no les permitan seguir sosteniendo la actividad hortícola desde el arrendamiento? Tenemos claro que la posición en el espacio productivo de la horticultura platense de los nuevos trabajadores arrendatarios no es homogénea. que otro que hace poco tiempo que ha llegado. ahora mucho más costosa. como posibilitadores para que un sector de trabajadores insertos en relaciones laborales de mediería optara por arrendar algunas hectáreas y trabajar en forma independiente.

Benencia R. Barcelona. En Área Hortícola Bonaerense.. S. P. J. Razones prácticas. La Distinción. Madrid. C. Fernández 1997. 1999. México. Editorial La Colmena. (coordinador) Buenos Aires. Teorías. Grupo Santillana de Ediciones. La Colmena. En: Estudios Rurales. Proceso histórico de conformación del área hortícola producción bajo cubierta. Anagrama. Norma Giarraca compiladora. R. D. problemas y estratégias metodológicas. Respuestas: Por una antropología reflexiva. BIBLIOGRAFÍA Benencia. El concepto de movilidad social en los estudios rurales. Al INAPL y a la Comisión Organizadora de estas Jornadas que hicieron posible la presentación de éste y otros trabajos. Bourdieu. Censo Nacional Agropecuario 2002 Censo Hortiflorícola Provincia de Buenos Aires 2005 Ministerio de Asuntos Agrarios y Ministerio de Economía de la Prov. P. & Wacquant. a los/las técnicos/as de la Facultad de Agronomía que nos facilitaron información y contactos para realizar las entrevistas. de Buenos Aires . Grijalbo. Criterios y bases sociales del gusto. R. Cattaneo y R.30 Entre Pasados y Presentes III AGRADECIMIENTOS Agradecemos la disponibilidad de los/las entrevistados/as que brindaron parte de su tiempo de trabajo para conversar con nosotros. 1995. Sobre la teoría de la acción. 1997. Bourdieu.A. Benencia. 1998.

Salva y S.. Cuadernos de Desarrollo Rural Nº 40. UNLP. Alberti. F. Ferroni. Archenti. Nº 6. Ponencia presentada en el VII Congreso Argentino de Antropología Social. A. Trabajo. Propersi. Cambios en la estructura productiva del sector hortícola platense. Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación.31 García. Bergel. Buenos Aires. La influencia de peones y medieros bolivianos. Attademo 1991. L. Rolfo 2008. 2000. y C. Tiempo de medianero. ¿Hace el trabajo la identidad del hombre? Revista Doctrina Laboral. M.. Ponencia presentada en las V Jornadas Interdisciplinarias de Estudios Agrarios y Agroindustriales. M. salud y género en el contexto de la producción hortícola del cinturón verde del partido de La Plata. M. 2006. ISBN 978-950-34-0514-7 Selis. M. nº 183.C. Ringuelet. M.C. Nicoletti y F. P. Universidad Nacional de Salta. 2000. La flexibilidad rural en el ámbito rural: el caso de los productores hortícolas. Buenos Aires. Vasilachis. Universidad Nacional de La Plata. UBA. A.C. Facultad de Humanidades. Salva. P. Salva. Revista Cuestiones Agrarias Regionales. Fonseca. 1998. Trabajadores rurales y situación de salud. Facultad de Ciencias Económicas. D. Serie Estudios/Investigación Nº 39. I. . R. UNLP. Serie Estudios e Investigaciones de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación. Publicación en Actas de las V Jornadas de Sociología de la UNLP. Efectos del cambio tecnológico sobre las condiciones de producción y reproducción del sector hortícola de La Plata. Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación. Kebat 2007. L.

En Longo. M. 6º Congreso Nacional de Estudios del Trabajo – ASET.32 Entre Pasados y Presentes III Buenos Aires. Buenos Aires. E. .(2003) Representaciones sociales en torno al trabajo e identidad en varones pobres.

el cual fue llevado a cabo en una cooperativa de cartoneros del partido de La Matanza. es decir todo tipo de residuos -además de los reciclables-.33 COOPERATIVAS DE RECICLADO. * Licenciado en Ciencias Antropológicas. lenguajes y prácticas. quienes.com . Integrante del proyecto UBACYT F603 “Formas cooperativas. condiciones peligrosas para la salud. sociales y políticas de sectores populares en el Área metropolitana de Buenos Aires” sorroche. ICA. Un estudio etnográfico de las prácticas organizativas. al igual que la cooperativa. Es en este marco que la cooperativa aduce que el servicio de recolección diferenciada llevado a cabo por ellos “es testimonial” en tanto que la actividad cartonera enfrenta diversas dificultades para la (auto) sustentación. ESTADO. ONGS: MÚLTIPLES CONEXIONES SORROCHE. “autogestión” y trabajo. lo utilizan como carta de presentación frente a diversos organismos.santiago@gmail. El trabajar de esta manera implica. En este marco. Durante ese tiempo pude registrar la centralidad que adquieren para el mantenimiento del colectivo las “ayudas”1 provenientes tanto de diversas agencias estatales como de diferentes ONGs. Becario doctoral CONICET. Dicha reivindicación se ha enmarcado no sólo en una demanda para el reconocimiento como servicio público. Estas “ayudas” configuran maneras de actuar. UBA. en diciembre de 2007. tanto las ONGs como las agencias estatales han tomado como propia la reivindicación de servicio público que la cooperativa enarbola hace varios años. que la cooperativa debe utilizar frente a los agentes estatales o técnicos de ONGs. sino también en diferenciarse con los lineamientos de algunos emprendimientos cartoneros y agencias estatales que esgrimen como solución a la problemática cartonera el trabajo en plantas sociales2 donde los residuos con los que se trabaja son los obtenidos de la recolección domiciliara llevada a cabo por las empresas concesionarias. además de la pérdida de materiales3. Santiago*1 En este trabajo abordaré una cuestión que comenzó a intrigarme a poco de comenzar mi trabajo de campo. Es importante señalar que el éxito alcanzado por esta experiencia ha sido retomado por sectores de la municipalidad. FFyL.

A tal fin. la crisis que atravesó la Argentina a fines de los años 90 provocó que el cartoneo dejase de ser una actividad rentable: “En el ’99. porque tenías que juntar 100 kilos para juntar $1 (. talleres de capacitación dictados por una fundación local en el marco de un proyecto financiado por una ONG italiana6 y días de trabajo en los diferentes galpones de la cooperativa. sociales y políticas de sectores populares en el Área metropolitana de Buenos Aires. por lo que quienes se dedicaban a esto. varios fueron integrantes de grupos piqueteros. debieron buscar otras maneras de sobrevivir. Esto llevó a que los sectores vinculados a esta actividad la habían abandonado para dedicarse a otras actividades (…) Hasta de cartoneros nos habíamos quedado sin trabajo” (Luciano8) Esta estrepitosa caída de los precios volvió a esta práctica inviable. es mostrar cómo las agencias estatales y ONGs se ven vinculadas en esta relación con la cooperativa. Un estudio etnográfico de las prácticas organizativas. las ONGs y las agencias estatales en la búsqueda y obtención de las mencionadas “ayudas”. Este caso forma parte de la investigación etnográfica llevada adelante para la realización de mi tesis de licenciatura y se inscribe en un proyecto mayor titulado “Formas cooperativas.. ‘autogestión’ y trabajo. Finalmente analizaré las diversas conexiones que se establecen entre la cooperativa. tal es el caso de los dos “referentes” de la cooperativa. estaba tirado por todos lados. valía un centavo el kilo o sea.”4 El trabajo de campo se ha centrado en la observación con participación registrando la realización de talleres de reflexión enmarcados en un proyecto de investigación-acción5. quienes al no poder dedicarse a la recolección .. entonces.) El cobre valía 50 centavos el kilo. como así también la realización de entrevistas en profundidad. UN POCO DE HISTORIA Según nos cuenta uno de los “referentes”7 de la cooperativa. Entre otras actividades. comenzaré con una pequeña introducción sobre la situación de la actividad cartonera en general para luego desarrollar brevemente la historia de la cooperativa y los problemas que tuvo que atravesar durante su constitución. 2000. no se lo llevaba nadie.34 Entre Pasados y Presentes III El objetivo de este trabajo.

Esto generaba diversos problemas a quienes recolectaban materiales. El cartón se llegó a pagar 50-60 centavos el kilo y ahí se empezó a mover de vuelta la actividad. no sólo permiten la recolección de materiales de la vía pública sino que también remarcan la necesidad de disminuir los residuos enterrados y permiten la participación de los cartoneros en los circuitos de gestión de los residuos sólidos urbanos. principalmente subsidios y programas orientados al sector. con el peso que antes estaba uno a uno y se fue a $3. Hasta ese momento. En relación con estos cambios. Vivienda y Hábitat (FTV)..111 sancionado por la dictadura militar en 1978. con el propósito de: “Desarrollar. dirigente de la cooperativa: ” (.. Mediante estos cambios. y ONGs (tanto nacionales como internacionales). y bajo la nueva legislación. En el año 2002 la devaluación generó un incremento de los precios de los materiales y de esta manera el cartoneo se vio reimpulsado. provinciales o municipales). las cuales han brindado capacitaciones.” (Luciano) Este vuelco de numerosas personas a la actividad generó una gran visibilidad pública y mediática y además. en colaboración con los Municipios y las diversas organizaciones .916 y la ley provincial 13. maquinarias y fondos para campañas entre otros.) con la devaluación cuando cambió el dólar. Al mismo tiempo. El mismo estipulaba que los residuos eran del Estado.35 y venta de materiales reciclables. llamó la atención sobre la necesidad de regularla. recibiendo el pago en función de la cantidad de kilos depositados en los rellenos sanitarios9. como nos cuenta Luciano. En reemplazo de este decreto en el 2004 se sancionó la ley nacional 25. se buscó “formalizar” el trabajo que realizaban para que de esta manera el sector pudiera ingresar al “circuito formal del reciclado” (Schamber y Suarez 2007). el tomar materiales de la vía pública era considerado un delito. En este contexto. el Ministerio de la Producción de la Provincia de Buenos Aires lanzó el programa “Sin Desperdicio”. los emprendimientos han recibido “ayuda” de diversos sectores: agencias estatales (nacionales.592. en el 2006. comenzaron a militar en la Federación de Tierra. Estas nuevas leyes. el cual los daba en concesión a las empresas de recolección. tales como arrestos o sobornos a la policía. debido al decreto-ley 9. comienzan a producirse diversos cambios en la legislación concerniente al tratamiento de los residuos.

. y junto con el programa y la ONG. programas sustentables en el tiempo de procesamiento y recuperación de materiales reciclables provenientes de los residuos sólidos urbanos”10.36 Entre Pasados y Presentes III de la comunidad. este programa estipulaba que: “A partir del trabajo conjunto del Gobierno Provincial con municipios. Para esto. Tras su retorno.) para nosotros que alguno se vaya (. basándose en la experiencia brasilera. dando una solución al problema ambiental”11. porque me había quedado de allá” (Luciano) . de conocer la experiencia (.) me fui allá y cuando vine. era un quilombo para ir (.... salió lo de poder a ir a Brasil... Puesto en marcha en el año 2005.. donde conoció la experiencia de la recolección diferenciada12 llevada a cabo allí. porque allá los compañeros hacían una colecta. revertir una situación de emergencia y a la vez generar trabajo genuino. Gracias a estos vínculos.) es más.. Por su parte.. contaron con la “ayuda”. empresas. hogares y organizaciones intermedias [se estaba] logrando generar un cambio.) no teníamos un mango. Más tarde esta ONG los relacionó con el programa “Sin Desperdicio”13. De esta manera contaba Luciano sobre el surgimiento de la idea: “(. comienzan a delinear. O sea(. nada (...) y la verdad que nosotros ni. otorgando para este fin subsidios a los diferentes municipios de la provincia para la implementación de programas de reciclado. un servicio de recolección diferenciada. comienza a relacionarse con la red “Reciclando Valores”.. quienes dictaban talleres en el marco de un proyecto de investigación-acción14. empezamos a romper las bolas con esto de la basura diferenciada. de becarios e investigadores del CONICET.) (Risa) se pelearon entre todos y quedaba un lugar para ir a Brasil (.. cartoneros. Es más.) tengo la posibilidad yo de irme a Brasil.. además de ayudar en la preparación de presentaciones a diversos organismos. y entre sus objetivos específicos incluía el: “Fortalecimiento y financiamiento a Cooperativas de Trabajo de Cartoneros y a la Red de cooperativas ‘Reciclando Valores’”12.. lo primero que decía era: colecta selectiva. uno de los dirigentes de la cooperativa fue invitado a Brasil en el año 2003. la cooperativa en estudio. donde participaba una ONG italiana llamada COSPE.) Y bueno.. ni pensábamos para que (.

Su pelea es con no quedarse en una planta esperando que traigan los materiales. que la cooperativa ha conformado la demanda en torno al pago de la recolección diferenciada16. llevada adelante por ellos. En este proceso. que su lucha apunta al reconocimiento de un servicio público. De esta manera. al no estar formalizada. ya que la cooperativa. él ve en la experiencia brasilera la manera de poder combinar la actividad política con la actividad laboral. Él retoma algo que le resulta interesante y totalmente diferente de los otros colectivos de trabajo: el servicio público de recolección diferenciada15. éste fue considerado un éxito al reducir un 13% los residuos producidos en la localidad. realizar un segundo lanzamiento del proyecto contando esta vez con la presencia del intendente. y es lo que permite la construcción política de Luciano. Luciano fue convirtiéndose en el interlocutor de la cooperativa con los diferentes organismos estatales. Debido al “éxito” alcanzado por el programa.donde participó desde fines de los años ´90 hasta el 2003-. Este préstamo fue obtenido en el año 2006 para el lanzamiento del servicio de recolección diferenciada en la localidad de Aldo Bonzi. Fue así que. Se decide. no podía recibirlo.37 En este fragmento se ve claramente la recuperación que Luciano hace del trabajo de las cooperativas de reciclado del Brasil. Luego de un año de funcionamiento del programa. y de esta manera. Esta institución fue la encargada de recibir un préstamo del Ministerio de la Producción de la Provincia de Buenos Aires. sino también peores condiciones de salubridad para los trabajadores. En un primer momento. entonces. Es en este sentido. Esta es la diferencia sustancial con el resto de las organizaciones cartoneras. En este sentido es que él ha insistido en la oficialización del programa y su disputa por que éste sea considerado un servicio público en relación al tratamiento de la basura. la cooperativa se relacionó con el Instituto Municipal de Desarrollo Económico Social de La Matanza (IMDES a partir de aquí). las plantas sociales son la opción esgrimida por diversos agentes estatales como la solución al problema de los cartoneros. sea pagado por la municipalidad. Es en este marco. los funcionarios del IMDES fueron utilizando el proyecto como su carta de presentación frente a otras autoridades municipales. sumado a los cambios legales . Como señalé al comienzo de este trabajo. a mediados del 2007. gracias a que en su trayectoria militante en la FTV. Es importante remarcar que no sólo implica que muchos materiales se pierden en el proceso. pudo generar múltiples contactos con diversos actores estatales.

De esta manera quienes trabajaban en el IMDES pasaron a conformar la secretaría. basándose en esta experiencia. No fue hasta el año 2008 que se constituyeron como una cooperativa formal. En consecuencia. principalmente en la obtención de fondos. pueden no sólo mantenerse sino obtener grandes ingresos con la mera comercialización de lo obtenido. La cooperativa decidió hacer las máquinas por cuenta propia para así abaratar costos y poder multiplicarlas. muchos parten en búsqueda de un mejor sueldo o de una situación más estable (Sorroche 2009). Esta “ayuda” tenía por objetivo comprar un camión y maquinarias para la recolección y procesamiento de los materiales. LO TESTIMONIAL A continuación analizaré los diversos vínculos que se establecen entre las agencias estatales y las ONGs. han recibido “ayudas” de diversas ONGs. compraron un camión y fabricaron los carros para la recolección diferenciada: “…nos dieron para cinco y nosotros hicimos diez”. llegando a grandes caídas en cuestión de días17. lo que hace que los precios oscilen. el intendente decide crear la Secretaría de Ambiente del municipio. Junto con este subsidio de la provincia. tanto la cooperativa. y como hemos señalado. como también el mantener los costos fijos18que una cooperativa conlleva. fue mediante un crédito no reembolsable del Ministerio de la Producción de la Provincia de Buenos Aires que la cooperativa pudo lanzar el servicio de recolección diferenciada. el mercado de los productos reciclables se ve muy afectado por los vaivenes económicos. Aunque esto les traía variados problemas. capacitaciones. principalmente “bolsones”19 y la financiación de la . la fluctuación de gente es constante. fondos para el lanzamiento del servicio y viajes a diversos lugares para la participación de encuentros. los diferentes agentes estatales aducen que con el procesamiento y venta de los materiales. Además. A pesar de que la cooperativa demanda el reconocimiento de servicio público. con la cooperativa mediando entre ellos. 2009). Ellos esgrimían que querían ser: “una cooperativa real antes que formal” (Luciano). como el resto de los emprendimientos cartoneros. según cuenta Luciano. Como señalé anteriormente. también del gobierno municipal. La previsión en estas circunstancias se hace difícil. Como he abordado en otros trabajos (Sorroche 2008.38 Entre Pasados y Presentes III anteriormente mencionados.

el técnico encargado de la dirección del proyecto va a visitar en persona a la cooperativa. miembro de una fundación denominada Educación Cooperativa la cual diagramó y dictó la capacitación en las cooperativas incluidas en el proyecto. Junto a ellos está el encargado de la capacitación. el director y sus asistentes.39 impresión de volantes informativos acerca del servicio. Por otro lado van Luciano. trabajando intensamente. Todos están muy atareados clasificando el material que han traído desde Aldo Bonzi. miembro del equipo de investigación del CONICET. Carlos. Empieza a hablar. otro asistente del director. junto con nosotros viajan Mónica y el ingeniero. Nos quedamos en la entrada al galpón. tienen que ser usadas”. Pedro y Carlos. intenta prender nuevamente el habano que ya ha prendido y apagado reiteradas veces y Luciano se lo prohíbe terminantemente. En el marco de estas diversas “ayudas”. Todas las máquinas están encendidas. me sorprendo al ver que el molino. Pude participar de dicho proyecto en calidad de animador sociocultural20 en la cooperativa.30 de la mañana llegamos al galpón de selección22 donde. no sólo en Buenos Aires y alrededores. su secretaria (antropóloga). Luego de recorrer el galpón. esta ONG y La Secretaría de ambiente municipal: “Martes por la mañana. Pedro. la cooperativa fue beneficiada con un proyecto de la cooperación italiana. A las 10. Luciano empieza a mostrar las actividades que desarrollan en este lugar y a presentar a quienes allí trabajan. tras los saludos. A mí me toca ir en el auto de Roberto. Esto me permitió participar tanto en talleres como en reuniones de los “referentes” con miembros de la organización que cumplía el rol de contraprestación local. “Es por seguridad”. está funcionando. dice y comienza a contar el funcionamiento del galpón. sino también en la ciudad de Rosario. Luciano propone ir al otro galpón donde podrán ver el funcionamiento de las maquinarias. Carlos. la planta está funcionando al 100% y Luciano explica el . A continuación presento un fragmento de mis notas de campo que ilustra la relación que se estableció entre la cooperativa. Roberto enciende su habano. Dicha función consistía en asistir. que hace unos días estaba roto. Destaca “que lo importante es que haya un sostenimiento en el tiempo. Al llegar ya están todos esperándome en el garaje: el director. al mismo tiempo que debía acompañar a las técnicas y técnicos21 y al director del proyecto en las visitas a la cooperativa. Que él ha participado en muchos proyectos y un par de años más tarde al volver vio las máquinas arrumbadas y sin uso. que las máquinas no van a venir porque sí. junto con las/os integrantes de la cooperativa. en las capacitaciones y registrar la recepción de estos cursos. nos quedamos charlando en la parte de adelante con Luciano. Cuando entramos al galpón de procesamiento. Junto con Luciano está Pedro. quien estableció el vínculo entre la cooperativa y la ONG. El mismo incluía un gran despliegue de gente y recursos. Mientras estamos hablando Roberto. el director. Debo guiarlo hasta allá. en este caso un técnico (ingeniero).

Empieza a llegar la gente del otro galpón. jefe del gabinete de la Secretaría de Medio Ambiente de la municipalidad de La Matanza. En tono de reproche. Rubén. el encargado del otro galpón. Unos minutos más tarde entra Diego. tuvimos que mandar a arreglarlo”. las cuales se insertarían en un programa mayor de la Nación24. Roberto considera que sería interesante hacer un encuentro con las cooperativas de Rosario. que trae empanadas. . Logro hablar con Juan. le dice a Antonio que deberían darle más “ayuda” a la cooperativa. Luciano cuenta cómo fue que ellos mismos fabricaron las máquinas “Esto es testimonial” le dice. Antonio habla de las limitaciones de La Secretaría para ayudarlos. pero quiero que si mi hijo viene en diez años pueda ver las máquinas funcionando”. Y da un pequeño discurso donde agradece a Roberto la “ayuda central” que brindan a la cooperativa. en referencia al proyecto. y agrega que en lo que puedan ayudar lo van a hacer. “me acabo de enterar ni el gordo [en referencia a Luciano] lo sabe” nos dice. Ahí nos cuenta que se acaba de enterar que salió el proyecto de Recolección en San Justo y Tapiales23. especialmente en la entrega de maquinarias y la capacitación. Pedro y yo estamos cerca de la puerta y nos saluda. Diego cuenta que muchos han cerrado en este último tiempo debido a la caída de los precios. “…y a mí no me dejabas fumar”. Luego de comer. Roberto cuenta la importancia de que la cooperativa perdure y las máquinas sean usadas “…yo no creo. no nos alcanza. bromea Roberto mientras se ríe. Roberto vuelve a insistir en la necesidad de que perduren en el tiempo y que las máquinas se utilicen para producir. sobre la boca de este. y el escaso presupuesto que maneja La Secretaría. Mientras van viendo las máquinas.40 Entre Pasados y Presentes III funcionamiento. un integrante de la cooperativa que trabaja en este galpón. Remarca las dificultades de un municipio como La Matanza. una por una. tesorero de la cooperativa. consiste en un tambor que gira y. Hablan sobre el apoyo que el proyecto brindará a la cooperativa. dispone una mesa y algunas sillas para el almuerzo. hay un soplete que da una llama hacia adentro. En ese momento. tenemos que dar el salto en productividad”. Luciano está de acuerdo. llega Antonio. ya que se vuelve necesario para que el proyecto crezca. Mientras están todos comiendo. Luciano pide que apaguen las máquinas. desarrollada en la cooperativa. “pero así no podemos seguir. se ven caras de felicidad. quien se encuentra un poco más alejado. junto con otro empleado. el cual incluye el pago de dinero mensual para los miembros de la cooperativa. el ingeniero toma notas incesantemente. Todos festejan. una camioneta y nuevos carros. La secadora. Luciano menciona que planean armar más cooperativas para que trabajen en la zona. Luciano cuenta lo que reciben de la municipalidad y sobre su pelea por el reconocimiento del servicio. Roberto se presenta e introduce al resto de su equipo. Luciano presenta a Antonio y a Roberto. Me cuenta que el molino fue reparado el día anterior: “A las once de la mañana terminamos de armar todo. Roberto se muestra impresionado. Pregunta sobre los acopiadores. Roberto acuerda y comenta que el municipio debería participar más. Dice que agradece esta “ayuda” que viene desde Italia. Que estos proyectos que han armado en conjunto es la única manera en que ellos pueden “brindar ayuda” a la cooperativa. Antonio aprovecha y hace el anuncio de la obtención del proyecto.

Podemos entonces desplegar algunos ejes a partir de este fragmento. Se abrazan y ríen en la despedida. Cuando se van. Ferguson y A. altura vertical. sin hacer asunciones sobre su alcance espacial. a lo que Roberto se muestra interesado. la cooperativa ha demostrado que esto puede llevarse a cabo y que puede ser considerado un servicio público. Es en este sentido. Da un pequeño discurso donde hace referencia a lo importante que ha sido que ellos mantuvieran la recolección aún sin dinero y que este “es un premio a su esfuerzo”. Antonio le da la tarjeta y al leer el apellido le dice algo en referencia a su evidente ascendencia italiana. tanto en términos teóricos como metodológicos. Gupta en tanto que “…es necesario tratar la gubernamentalidad del estado y las ONGs en un marco común. Luciano le dice a Diego “…cerrá la puerta que lo tenemos. retomo el planteo efectuado por J. Wolf (Wolf 2001. 2005). En segundo lugar. Galpones de la cooperativa) Este fragmento etnográfico resume. a mi entender.41 Cuando termina el almuerzo Antonio le comenta a Roberto que si él considera necesario se puede organizar un acto para mostrar el lanzamiento del proyecto en el partido: “…que nos sirva a todos… [Y] llamamos a algún periodista”. En primer lugar. Le preguntan sobre el proyecto: ¿Cuándo saldrá? ¿A qué beneficios podrán acceder? Antonio cuenta que antes de salir lo llamaron para notificarle que habían ingresado el dinero y que más información no tenía. Al mismo tiempo. con la cooperativa. y relacionado con lo anterior. y los planteos de ciertos sectores que aducían la imposibilidad de llevar a cabo un servicio de recolección diferenciada. Antonio empieza a hablar en un italiano un poco extraño. de lo que logro interpretar que los padres de Antonio son italianos. Por lo que la ayuda que brinda esta . (Registro de campo 10-03-2009. que considero central analizar las conexiones que se establecen entre agencias estatales y ONGs y. Para esto recupero el planteo efectuado por Eric R. al proponer analizar la forma en la cual diversas conexiones se articulan en un mismo espacio. de acá no se va”. pero que eso quería decir que en breve lo cobrarían. diversas relaciones que se establecen en la cooperativa y que me interesa señalar. o la relación a lo local” (Ferguson y Gupta 2002:99425). la auto-denominación del emprendimiento como testimonial implica que aunque el emprendimiento encuentra serias dificultades para su mantenimiento -dado que la mera venta de los materiales no alcanza a cubrir los costos-. Este argumento se basa en que a partir de la venta colectiva de productos. los agentes estatales y las ONGs marcan la necesidad de que el apoyo brindado redunde en la (auto) sustentabilidad del emprendimiento. Roberto parte junto con sus asistentes. en este caso en particular. en referencia a Antonio. a mayor volumen. los emprendimientos podrían saltar a los intermediarios y obtener mayores réditos.

como un éxito. la cooperativa ha construido una demanda en torno a la participación en las licitaciones de los circuitos de recolección de residuos. sin lugar a dudas. le dan plata. en este caso para la demostración del trabajo. Considero interesante entonces recuperar el planteo de A. por recolectar la basura y enterrarla. es decir. Es importante señalar que también La Secretaría de Ambiente de La Matanza utiliza al programa de recolección diferenciada como su carta de presentación. pero no de la recolección domiciliaria sino diferenciada. es importante señalar que el servicio de recolección diferenciada es. sino también con diversas ONGs. tanto por las ONGs como las agencias estatales. Esto se relaciona con lo que Appadurai (2002) ha denominado una política del reconocimiento desde abajo. sino vender directamente la materia prima a las industrias del ramo. .42 Entre Pasados y Presentes III ONG se dirige a tecnificar el proceso productivo de la cooperativa. Por un lado. en tanto que me permite analizar como ciertas teatralizaciones adquieren una relevancia central. nacionales e internacionales. para así ya no sólo “saltar” a los intermediarios menores. Por el otro. que está mal. al mismo tiempo que es una manera más eficiente y responsable en relación al manejo de residuos. En este sentido. A nosotros que reducimos el tamaño del CEAMSE. la necesidad de estos emprendimientos de efectuar diversas muestras tanto en relación a la productividad. como a su funcionamiento. el que puedan seguir trabajando en las calles y no en plantas sociales donde los residuos con los que se trabaja son los obtenidos de la recolección domiciliara por las empresas concesionarias. Appadurai (2002). nos dan basura. O. como ha marcado Fernández Álvarez (2006). Que le paguen con basura a la empresa también”. Esto le permitió a la cooperativa no sólo la posibilidad de relacionarse con diversos actores como agencias estatales de mayor envergadura (Secretaria de Ambiente de la Provincia y de la Nación). Esta consideración del programa de la cooperativa como “éxito” significó también la posibilidad de establecer una demanda concreta frente a las diversas agencias estatales. cómo los sujetos involucrados son los que generan prácticas que son reconocidas por los diferentes agentes intervinientes. la carta de presentación de la cooperativa. como esbozó Luciano en una presentación en un encuentro de trabajadores: “…a las empresas. Esto permitió que esta “experiencia piloto” sea considerada. y de central importancia para el acceso a las “ayudas”.

La Secretaría fue creada a partir del IMDES. Es por esto que la cooperativa muestra su demanda no sólo como una forma de mejorar sus condiciones de vida. ambos actores se ven relacionados en el ejercicio de la gubernamentabilidad. lo que puede traducirse como un intento tanto de la ONG como de La Secretaría por obtener réditos por las “ayudas” entregadas. Considero este acto de “encerrar” al funcionario a fin de obligarlo a cumplir con su compromiso . demandándole recursos a la ONG. sugiere la realización de un acto para la presentación del proyecto “… que nos sirva a todos”. Como hemos mencionado en el apartado anterior. una demanda que se articula en un problema mayor. o más precisamente el vínculo entre Luciano y Antonio26. Al mismo tiempo. quien al mismo tiempo que es destinatario de la demanda se convierte en esta escena en portavoz de la cooperativa. que a mi entender puede comprenderse a la luz de la estrecha relación que La Secretaría municipal y la cooperativa sostienen. el problema de la basura y de los cartoneros. es decir que una montaña de 50 metros tendría tan sólo 25 metros. sí lo hacen en volumen. “funcionamiento cooperativo”. Ya que aunque los residuos reciclables en peso no llegan al 50% de lo depositado en los rellenos sanitarios. mientras Roberto reclamaba “ayuda” y participación de la municipalidad a Antonio. este último no sólo señalaba la dificultad de responder a esta “ayuda” (dado el ajustado presupuesto y los problemas que presenta el municipio) sino que. que incluye diversos requerimientos (formalización. En este sentido. sino como una manera más eficiente en el manejo de los residuos afectando menos al ambiente. podemos observar tanto una reivindicación por parte de la cooperativa. procesando lo reciclable y tratando por enterramiento lo orgánico. me interesa detenerme en el modo en que a partir del vínculo de la cooperativa con la ONG. también podemos observar cómo los miembros de la municipalidad y de la ONG interactúan. y en relación a ésta. al mismo tiempo. lo que haría que si se dispusieran separadamente. una vez que la visita de la ONG finalizó. impuestos. Aunque la manera de relacionarse con los agentes estatales difiere de la de los técnicos de las ONGs. la cual se da en un marco común. los rellenos sanitarios se verían reducidos a la mitad. En este punto. el tratar a los residuos de la mejor manera. En este camino resultó clave el apoyo al programa de recolección llevado adelante por la cooperativa.43 En este sentido. entre otros). me interesa detenerme particularmente en el lugar de Antonio (jefe de gabinete de la secretaría de ambiente). Por último. En este punto. me interesa destacar el acto de “encerrar” al funcionario municipal. agradecía al primero por la puesta en marcha del proyecto mientras pedía que esta “ayuda” se multiplicara.

el análisis propuesto por V. Manzano (2007) sobre los “cortes de ruta” y “ocupaciones de espacios públicos” llevados adelante por las organizaciones de desocupados de La Matanza como una práctica destinada a lograr el compromiso de los funcionarios estatales para la obtención de recursos. apropiados tanto por las diversas agencias estatales. . Como bien ha señalado Roseberry (2007). en tanto que son las agencias estatales y las ONGs quienes establecen el marco en el cual efectuar estas demandas. En este marco no sólo la cooperativa sino también los diferentes actores que se conectan se ven modificados en esta misma interacción. como las ONGs se apropian también de categorías o discursos de los sectores subalternos o. considero centrales los aportes de William Roseberry (2007) en torno al concepto gramsciano de hegemonía. estimo que se hace necesaria una etnografía de las conexiones que permita descentrarse de la cooperativa. por lo que las prácticas al interior y hacia afuera de la cooperativa. en ese caso provenientes de los “planes” de empleo. y sus diferentes niveles o estamentos. se hace uso de los discursos de los sectores dominantes. tanto las diversas agencias estatales. es decir que no se genera un repertorio diferencial. considero que la cooperativa se encuentra mediando entre ONGs y organismos estatales e internacionales. que como parte de este proceso hegemónico. y considero central remarcar. la cooperativa. CONCLUYENDO A modo de conclusión. en tanto que este autor sostiene que los sectores subalternos. se ven moldeadas por estas conexiones. En este sentido. en este caso en particular. en sus diferentes niveles. Es interesante señalar. sino que estos provienen de diferentes niveles y son. Es importante remarcar que estas relaciones de hegemonía se dan en una relación asimétrica. utilizan lenguajes y prácticas de los sectores dominantes para construir sus demandas y poder ser escuchados. las ONGs o las agencias estatales. en el marco de relaciones de hegemonía. en este caso en particular. No sólo los sectores subalternos son quienes se apropian de estos discursos. Para el análisis de este caso. que marca una diferencia en el modo de vinculación que se establece con los técnicos de la ONG. Sin embargo. ya que los lenguajes y las prácticas que dan el límite a la acción de los sujetos están previamente establecidos. en relación con lo desarrollado aquí.44 Entre Pasados y Presentes III con la cooperativa. como por las ONGs.

para el acceso a las “ayudas”. . A mi entender. tanto de los agentes estatales como de las ONGs -de central importancia para el mantenimiento del colectivo de trabajo-. Al mismo tiempo estas “ayudas” son diferentes dependiendo de donde provienen (agencias estatales. Con lo expuesto. generando diversos agrupamientos y distinciones. dentro de los límites y consideraciones impuestos por estas. las otras se enfocan a la puesta en marcha del servicio de recolección diferenciada. una de las principales cuestiones que pone en evidencia el fragmento desplegado en páginas anteriores. la cooperativa debe condensar ciertas características que le permitan acceder a ellas. cómo esta relación va configurando las maneras y formas de conectarse. he intentado mostrar cómo la cooperativa se ha insertado en redes más amplias que incluyen diferentes niveles de agencias estatales (municipal. En este sentido.45 Podemos ver entonces. como en el caso de las ONGs). Siguiendo este planteo. hasta cumplir con lo que una cooperativa debe ser. provincial y nacional) así como diferentes ONGs nacionales e internacionales. según las consideraciones de los técnicos o los agentes estatales. Mientras algunas tienden a mejorar el proceso de producción (con maquinarias o capacitaciones. Al mismo tiempo. En esas conexiones la cooperativa ha jugado con estos límites difusos. presentándolo como una solución posible al problema de la basura en el distrito. las ONGs y agencias estatales. Podemos observar entonces que el acceso y la obtención de estas “ayudas” estuvo supeditado a la capacidad de la cooperativa de movilizar lenguajes y prácticas en común tanto con las agencias estatales como con las ONGs. actores cuyos límites resultan difusos (Das y Poole 2004). como lo ha señalado Jane Schneider siguiendo el planteo de Eric Wolf “…los campos sociales locales generan historias ‘ocultas’ que se encuentran imbricadas en ‘telarañas’ y ‘redes’ de relaciones que conectan a sus actores con contextos más amplios” (Schneider & Rapp 1995:7). ONGs o el equipo del CONICET). intenté señalar los diversos sentidos que adquieren las “ayudas” y las diferentes relaciones que se establecen con los técnicos o los funcionarios municipales. desde la matrícula como tal. es el carácter dinámico de las relaciones que se establecen entre ésta. según la coyuntura específica que se le planteara.

2002. Universidad de Buenos Aires. Argentina. Facultad de Filosofía y Letras. sin embargo lo aquí expresado es pura responsabilidad mía. Cecilia Espinosa. Míguez 2006. Soledad Cutuli. y A. Spatializing states: toward an ethnography of neoliberal governmentality. I. CEIL-PIETTE/ NCCR North South/UBA Carenzo. García Allegrone. quienes realizaron diversas críticas y sugerencias sobre este trabajo. Diana. y M. BIBLIOGRAFÍA Appadurai. N. Freytes Frey. S. Deep Democracy: Urban Governamentality and the Horizon of Politics. En: Public Culture 14 (1) Battistini O.Fernández Álvarez 2009. Ciudad de Buenos Aires. Fernández Álvarez. S. M. Gupta 2002. J. A.. En: American Ethnologist 29 (4): 981-1002.46 Entre Pasados y Presentes III AGRADECIMIENTOS A María Inés Fernández Álvarez. Sandra Wolanski y Virginia Manzano.111/78 Ferguson. A. Guinart y P. ¿Dónde están los límites del emprendimiento? En: Actas del II Encuentro Internacional: La economía de los trabajadores. Decreto-Ley 9. V. M. Carenzo. Buenos Aires. ¿Por qué y para qué es importante pensar lo que hacemos? Materiales para la reflexión sobre prácticas colectivas en organizaciones sociales productivas. Ramiro Acevedo. . Juan José Gregoric. A Caro por ayudar a corregirlo. I . Autogestión y distribución de la riqueza.

Buenos Aires. Lagos y Pamela Calla (comps. María L. 2007. Tesis de Doctorado.gov. Prometeo. .ar/?idseccion=191 Roseberry. De La Matanza Obrera a Capital Nacional del Piquete: Etnografía de procesos políticos y cotidianos en contextos de transformación social. Programa “Sin Desperdicio” Fuente Ministerio de la Producción de la Provincia de Buenos Aires: http://www.php “Proyecto Nacional para la Gestión Integral de Residuos Sólidos Urbanos PNGIRSU” Fuente Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación: http://www. Facultad de Filosofía y Letras –UBA-.) 1995. Wolf. Exploring the influence of Eric R. Hegemonía y el lenguaje de la controversia.47 2006. MS. Tesis de doctorado Universidad de Buenos Aires-Ecole des Hautes Etudes des Sciences Sociales.ar/sindesperdicio/index. Ley Nacional 25. P.) La Paz. Berkeley-Los Angeles-London. S. Rapp (comps. Sorroche.mp. W. Recicloscopio. Schneider. Suárez (comps. Articulating Hidden Histories.gba. Miradas sobre recuperadores urbanos. University of California Press. y R. De la supervivencia a la dignidad. Schamber.592 Manzano. y F.) 2007. En: Cuaderno de Futuro 23: Antropología del Estado: Dominación y prácticas contestatarias en América Latina. V. Bolivia. Una etnografía de los procesos de “recuperación” de fábricas de la Ciudad de Buenos Aires.gov. ambiente. J.916 Ley Provincial 13. 2007.

Con “ayuda” refiero a subsidios. desarrolladas por los sectores populares a partir de la conformación de cooperativas de trabajo y procesos de “autogestión” del empleo en el área metropolitana. como el caso del papel y el cartón.Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos. Fondo de Cultura Económica. que adquieren un sentido único basado en cada una de esas particulares relaciones y que iré describiendo en la medida que las mencione. Cooperativas. estos últimos son enterrados luego de la selección. 2 Las plantas sociales se ubican en los terrenos de los rellenos sanitarios. 7 Decidí utilizar esta categoría para nombrar a las personas que en la práctica son reconocidas y desarrollan tareas de dirección de la cooperativa tanto en la gestión . En ellos se separan los materiales reciclables de los no reciclables. programación 2008-2010. Esta categoría entonces es utilizada. A través de éste tomé contacto con la cooperativa y comencé a participar de los talleres. NOTAS 1 Utilizo comillas para las categorías nativas. E. En: Actas de las V Jornadas de Antropología Social Noviembre 2008. 5 Estos talleres fueron realizados por becarios e investigadores del CONICET como parte de un proyecto de Investigación-Acción. 2005. UNSAM. bolsones de alimento y otras cosas que la cooperativa ha recibido. organización interna y ayuda exterior. Este proyecto tiene por objetivo analizar las prácticas organizativas. Wolf. 4 PROYECTO UBACYT F 603.48 Entre Pasados y Presentes III 2008. CIESAS. Un estudio a partir de una cooperativa de recolección y reciclado de Residuos Sólidos Urbanos de La Matanza. Ideologías de dominación y crisis. A ellas llegan los camiones del servicio de recolección de residuos. Directora: María Inés Fernández Álvarez. Buenos Aires. ya que esto imposibilita su reciclado. El último recurso. sociales y políticas. préstamos. En: Actas de la V Reunión de Antropología del Mercosur. México. 6 Talleres dictados en el marco del proyecto Proyecto “Consolidación del tejido asociativo y productivo de los recicladores informales en provincia de Gran Buenos Aires. Argentina. en el contexto de este trabajo. para referir a las diversas maneras de cooperación de otros actores para con el emprendimiento. Facultad de Filosofía y Letras. Análisis de una cooperativa de cartoneros de La Matanza. 2009. 3 Se estima que en este proceso se llega a perder hasta el 50% de los materiales (Reynalds 2005). México. (1987) Europa y la gente sin historia. Universidad de Buenos Aires. Esto se debe principalmente a que algunos materiales no pueden mojarse. Figurar el poder.” Llevado adelante por Progetto Sud . capacitaciones. 2001.

el kilo de PET (material con el que se fabrican las botellas de gaseosas) pasó de un 1.gba. Fernández Álvarez 2009. 9 Es por esta razón que Mauricio Macri acusó a los cartoneros de robar basura de las empresas concesionarias. que hemos denominado galpón de selección.php 11 Fuente Ministerio de la Producción de la Provincia de Buenos Aires: http:// www. 20 Por esto recibí un pequeño ingreso. Estos contienen diversos productos tales como: aceite. Actualmente ocupan los cargos de presidente y secretario es decir parte del consejo de administración. llegan los materiales de los recorridos y convenios.mp. 22 La cooperativa cuenta con dos galpones. allí son clasificados y los que pueden son procesados.gba. 2006). entre materiales reciclables y no reciclables.gba.gov. 21 Los técnicos eran tanto nacionales como italianos. 14 Este proyecto tenía sede en el CEIL-PIETTE/CONICET y contaba con financiamiento del Programa North-South del National Centre of Competence in Research (NCCR Switzerland). Esto implica que el 100% de los materiales obtenidos son plausibles de su reciclado. Como parte de las actividades del proyecto se realizaron talleres de reflexión colectiva sobre la organización del trabajo y se acompañó a la cooperativa en diferentes actividades (Battistini et al.60 a 0. Entre otros se encontraban ingenieros.php. 19 ”Bolsones” es el nombre que se les da a las bolsas de alimento que entrega. 16 El gasto municipal en tratamiento de basura está en el tercer o cuarto puesto.gov. La promoción de esta fue realizada por la ONG italiana COSPE. con la publicitada crisis mundial. implica menos riesgos para quienes los recogen. en el caso que sea necesario. mermelada.49 productiva como en las negociaciones políticas. 13 Esta red intentaba unir diversos emprendimientos de la provincia de Buenos Aires. psicólogos y licenciados en ciencias de la educación.gov. En uno de ellos. solo he mantenido. harina entre otros productos alimenticios. antropólogos. los nombres de los funcionarios públicos. I.ar/spmm/sindesperdicio/ad_obj_general. 8 Los nombres son ficticios.75 centavos.ar/sindesperdicio/index.ar/sindesperdicio/index. Al mismo tiempo. de donde la cooperativa los retira. Finalmente para el año 2006 la red se desarmó. 17 En octubre de 2009. 18 Con costos fijos me refiero a gastos de alquiler.php 12 Fuente Ministerio de la Producción de la Provincia de Buenos Aires: http:// www. fideos.mp. este es concesionado a empresas privadas que realizan la recolección y posterior disposición en los rellenos sanitarios del CEAMSE. en este caso en particular. . y M. S. los plásticos. 15 Por recolección diferenciada refiero a que la primera clasificación. son enviados al galpón de procesamiento donde son sometidos a diversos procesos para venderlos (para más información de este proceso ver Sorroche 2009) 23 Proyecto financiado por la Autoridad de Cuenca Matanza-Riachuelo (ACUMAR) por el plazo de 6 meses y con un aporte de $800 por mes para cada asociado. es llevada a cabo en origen. Para más información sobre este proceso ver: Carenzo. impositivos y de retiros de los asociados.mp. es decir en las casas de los vecinos. 10 Fuente: http://www. la municipalidad de La Matanza.

50 24 25 26 Entre Pasados y Presentes III En el marco del programa ingreso social con trabajo “Argentina Trabaja”. Traducción propia. . agradezco a Virginia Manzano los comentarios efectuados durante la presentación de este trabajo en las jornadas. En relación a esta observación.

y un reverso positivo: los nuevos trabajadores. ex-ENTel. tres o hasta un mes.A. pero en condiciones de fuerte vulnerabilidad: con contratos de seis. . EL TRABAJO. de acuerdo al decreto. Sección de Antropología Social. Proyecto UBACyT F063. dirigida a la renovación de los planteles. sin costos de indemnización ni cargas sociales. Mediante agresivas políticas de prejubilaciones y retiros voluntarios – destinados en particular a aquellos trabajadores que se habían desempeñado en la empresa estatal y sobre todo a quienes tenían una trayectoria de activismo sindical –. UBA. jóvenes (Pierbattisti 2008).51 UNA ETAPA DE LA VIDA. La pasantía no constituía. Directora: Dra. estos fueron incorporados mediante contratos de pasantía: una figura legal creada por el Decreto 340/92 cuyo objetivo. una relación laboral entre el pasante y la empresa – sólo entre el primero y su institución educativa. quien abordó los modos en que Telefónica construyó un estigma en torno de los trabajadores “viejos”. Este proceso ha sido analizado por el sociólogo D. permitían a la empresa una importante flexibilidad en sus planteles. LA VIDA COTIDIANA Y LA EXPERIENCIA DE ORGANIZACIÓN DE UN GRUPO DE TRABAJADORES TELEFÓNICOS WOLANSKI. Sandra*1 INTRODUCCIÓN En los años posteriores a la privatización de la empresa estatal de telecomunicaciones (ENTel). * Becaria doctoral CONICET. Ritmos acelerados y una estricta disciplina en el espacio de trabajo caracterizaban la actividad de los operadores pasantes. Pierbattisti. las empresas licenciatarias del Servicio Básico Telefónico. ICA. llevaron a cabo una importante reorganización del trabajo. se logró reducir significativamente los planteles de trabajadores. los pasantes trabajaban codo a codo con efectivos de planta. Programa “Procesos de reconfiguración estatal. Mabel Grimberg. Telefónica de Argentina y Telecom S.. En los sectores de atención telefónica al cliente. resistencia social y construcción de hegemonías”. Algunos cambios tecnológicos de importancia se aunaron a una fuerte política de recambio de la mano de obra de las empresas. Careciendo por ende de derechos laborales. era la realización por parte de estudiantes universitarios de prácticas acordes a sus estudios. según su texto.

a su organización “anterior” como pasantes. la “historia” de su sector. Al referirse al trabajo en Telefónica. esta situación se repetiría: la Asamblea de Pasantes. en diversas oportunidades. operador. Verde). el edificio Verde2. sus apuestas personales. entre 1999 y 2002. De este modo. la contratación de todos los pasantes de la empresa bajo el convenio colectivo de los trabajadores telefónicos. había sido “un golpe de realidad. extendiéndolo a otros sectores hasta acordar. Muchas veces. La primera vez que encontré a los trabajadores de estos sectores. que ingresaron en dos sectores de atención telefónica1 de la empresa a través de contratos de pasantía entre 1997 y 2000. muchos trabajadores hicieron hincapié en los modos en que la toma había cambiado aspectos de su vida. en diciembre de 2001. En las entrevistas. tomando parte activamente de los distintos conflictos por ella planteados. Mientras charlábamos. decirle que no a un monstruo como el lugar donde trabajamos” (Nicolás. la afiliación al sindicato (FOETRA Buenos Aires) y la acción de los trabajadores en el seno de la organización gremial. participaban de una movilización convocada por FOETRA Buenos Aires que acompañaba la presentación en el Congreso de la Nación de un proyecto de Ley del Teleoperador.52 Entre Pasados y Presentes III En este trabajo. en torno a la demanda de efectivización de los pasantes. Luego de esta medida.A. en un contexto de importantes cambios. hicieron referencia. una acción de protesta que sería considerada un hito por los trabajadores: la ocupación (toma) del edificio en el que se encontraba uno de los call center. así como sus visiones y compromisos. Realicé mi trabajo de campo seis años después de ese hito. en el curso de la movilización. incluyendo. y en especial la toma de diciembre de 2001 aparecían en las narraciones de los trabajadores como un hito en la historia de los sectores. sus prácticas. continuaron el proceso de organización. a fines de 2002. En los años siguientes. no era . y tomar parte de la organización en su sector de trabajo habían modificado sus planes. fue como es posible hacer algo distinto. en conversaciones informales. Ella estuvo singularizada por el proceso de organización que llevaron adelante. cuyas inscripciones – con los nombres de sus edificios – se referían a su status como contratados o efectivos. Así. afiliados al sindicato. como Asamblea de Pasantes. los pasantes de estos dos sectores fueron progresivamente convencionados3: esto implicó una redefinición de su organización. para Nicolás. busco indagar en la experiencia de un conjunto de trabajadores de Telefónica de Argentina S. es posible decir que no a algo. muchos de los trabajadores hacían énfasis en los modos en que trabajar en la empresa. Llevaban las banderas de sus sectores.

sino la toma y su proceso de organización como pasantes. dando cuenta. aparecen entretejidas en las narrativas de su experiencia personal. Un segundo eje de análisis se vincula con la inserción del proceso de demanda y organización de los pasantes en sus historias personales. incluyendo sus prácticas y sus interpretaciones sobre el mundo circundante. se ha resaltado la “poca experiencia” laboral y gremial de los pasantes (Montes Cató 2006. ya que éste permeó su vida cotidiana4. así como resaltando la manera en que la organización formó parte de sus vidas. de los modos en que las experiencias previas – las vidas – de los sujetos confluyeron en el proceso de recuperación de una fábrica de la Ciudad de Buenos Aires. así. dando cuenta de las experiencias previas a partir de las cuales otorgaron sentido a sus condiciones de trabajo. Esta vinculación . En efecto. varones y mujeres. La experiencia de estos trabajadores aparece singularizada por el proceso de organización que llevaron adelante. considerando que no constituyen dimensiones disociadas. que llevaron adelante el proceso de organización. modelando y modificando sus modos de vida y procesos identitarios. De hecho. en cambio. sino que. dos ejes de análisis. El primero es la relación entre el trabajo y la vida cotidiana de los sujetos. Montes Cató (2006) se ha referido a la “herencia” y a la transmisión de memoria de parte de los “viejos” trabajadores. en la experiencia de los sujetos. quien en su tesis doctoral discutió la centralidad explicativa de las trayectorias laborales en investigaciones precedentes. en cambio. En investigaciones previas. entonces. Se perfilan. La referencia a la inexperiencia también permeó la caracterización de las relaciones entre los pasantes y los trabajadores efectivos ex ENTel a lo largo del proceso de organización en torno de la efectivización.53 la tarea realizada la que aparecía resaltada en sus relatos. ya que garantizaría un escaso cuestionamiento de las políticas empresariales y la inexistencia de instancias de organización articuladas entre estos trabajadores. Retomo de este modo los aportes de Fernández Álvarez (2006). En este trabajo busco enfocar. mostrando que en las prácticas de esos y esas trabajadores/as se desdibujaban los límites entre trabajo y vida. esta inexperiencia ha sido identificada como origen de políticas empresariales dirigidas a la contratación de trabajadores “jóvenes”. Montes Cató y Wilkis 2001). aunque sin desarrollar los contenidos y formas de esa “herencia” ni las experiencias sociales a partir de las cuales los pasantes les dieron sentido.

: 232). describiendo los modos en que el piquete y los programas de empleo se insertaron en las trayectorias y modos de vida de los sujetos. Por lo tanto. invertir esta mirada. con el objetivo de analizar tanto el modo en que aspectos de las trayectorias de los asambleístas se plasmaron en el ámbito colectivo. Dichas entrevistas pueden ser consideradas hechos de producción de una narrativa de la experiencia personal. Utilizo esta propuesta metodológica con el objetivo de captar desde la perspectiva de los sujetos los hitos significativos de su vida. En este sentido. las actividades extralaborales. Para indagar en estos ejes. los relatos tienden a circunscribirse al período de trabajo telefónico7. sumando ocasionalmente datos de observación etnográfica. sino en el marco de una relación con la investigadora situada en ese espacio. reconstruyó las trayectorias previas y posteriores de un grupo de participantes en asambleas barriales.cit. las relaciones personales de amistad y de pareja.54 Entre Pasados y Presentes III entre acción colectiva y trayectorias ha sido objeto de distintas reflexiones desde la antropología social. la familia. son oportunidades para un auto-conocimiento siempre fragmentario (Ochs y Capps 1996). Desde esta propuesta. Triguboff (2008). el estudio. abordaré en este trabajo algunos aspectos5 de las trayectorias de vida de cuatro trabajadores de los sectores en cuestión6. de forma de permitir revelar no sólo “los acontecimientos sufridos. etc. al ser realizadas muchas veces no sólo en el mismo espacio de trabajo. los hitos analizados son aquellos considerados significativos por los sujetos (op. en el estudio de dos organizaciones de trabajadores desocupados del Gran Buenos Aires. . desplegando los múltiples ámbitos por los que circulan los sujetos e incorporando en el análisis las otras dimensiones de la vida que aparecen en el relato de los trabajadores. 1998:236) por los trabajadores. Así. y frente a un interlocutor determinado. en cambio. realizar una aclaración. Es necesario. por su parte. como las maneras en que la experiencia asamblearia repercutió y redefinió la vida de sus integrantes. sin embargo. la militancia en otros ámbitos. En lo que sigue intento. sin embargo. Manzano (2007). Propone. en un marco espacio-temporal definido. Estas trayectorias fueron reconstruidas a partir de entrevistas en profundidad extensas. se distancia de las miradas que buscan el modo en que las trayectorias previas de los sujetos modelan la protesta. sino las respuestas y las estrategias elaboradas” (Grimberg et al. así como el sentido de sus interacciones cotidianas. evitar circunscribirme a las llamadas trayectorias laborales.

Hasta ese momento “había tenido alguna que otra changa ocasional”. apoyando desde afuera con representantes de distintas organizaciones sociales y otros compañeros de trabajo. “hacía ya casi dos años de estar laburando ahí” – dos años que se hacen significativos en el contexto de la entrevista. Tenía 21 años cuando el conflicto hizo que “le cayera la ficha”. un golpe de realidad”. Así. una carta abierta dirigida a todos sus compañeros. seis años después. En este sentido. en estado de asamblea permanente. Durante el año 2002. El 7 de diciembre de 2001. no sé. llegando la noche. Ante la pregunta por cómo vivió el proceso de organización en su sector. fue como un. recuerda especialmente esa división entre los trabajadores del sector y su “primer escrito político”. en enero del 2000. que cambió como consecuencia de “el inicio de la política explícita” en su sector. según Nicolás.55 UNA ORGANIZACIÓN. que lo acercó al “mundo real”: “Y creo que trabajar en el lugar en que trabajo. pero ahora quería empezar a trabajar. Cuando se refiere a esa burbuja. establece una diferencia entre su origen en una familia de clase media. Desde un principio se desempeñó en el edificio Verde. como la intención de dejar ese trabajo.. luego de dudar. en la que los llamaba . me permitió acercarme al mundo real. Participó en las asambleas que se realizaron ese día para decidir los pasos a seguir. salir del edificio. CUATRO TRAYECTORIAS Nicolás: burbujas y aprendizajes Nicolás entró como pasante a Telefónica a los 20 años. Luego de la toma. recupera el trabajo hecho por algunas compañeras que intentaron incorporar al debate a las personas que habían tomado parte del conflicto de manera “no tan protagónica”. pero resolvió. Nicolás llegó a su trabajo a las cuatro de la tarde y encontró a toda la sala “desconectada”.. la ocupación del edificio en el que trabajaba resalta como un punto de estallido de esa burbuja. y conocer a la gente que conozco por trabajar aquí. El resto de los días permaneció en la puerta. y la experiencia laboral y gremial en Telefónica. que le hubiera permitido estudiar sin trabajar. incluye tanto el ignorar la organización política en su sector. había comenzado la carrera de Psicología en esa universidad. Nicolás organiza su relato en torno a una metáfora: la burbuja en la que vivía hasta diciembre del 2001. Había terminado el secundario en un colegio de la Universidad de Buenos Aires tres años antes y. en su relato.

el otro día en Barracas. fue canalizando su energía cada vez más hacia otro ámbito: la militancia en el Hospital Psiquiátrico Borda. las peleas con su familia): “En el sentido de los contras. con mis viejos. (…) Pero hay muchas cosas buenas. yo quiero participar de alguna manera para que esto cambie. a nivel de la cabeza. a “abrirles la puerta”. las cosas que he escuchado.. llamándome “¿estás bien?”. sino como una continuidad. Unos años después. consiguió la pasantía. Nicolás continuaba trabajando en Telefónica. Junto a ella participó activamente no sólo de movilizaciones sino de distintas ocupaciones de edificios. al conocer la gente que conocí. ése. mirá que me peleo. Mientras comenzaba la carrera de Historia en la Universidad de Buenos Aires. en su relato.. a través de la madre de un amigo. y de tener que responder las constantes preguntas de su familia y amigos respecto de las razones para seguir trabajando allí – sobre todo cuando. el resultado de un aprendizaje sumamente valorado. Siete años después de la toma. hay cosas malas también. ahora las cosas que gané trabajando donde estoy no tienen comparación. a todas esas “contras” (la tarea tediosa. activismo que no aparece. lo “ganado” superaba finalmente.. en una toma organizada por FOETRA en la empresa ATENTO8. Tomás fue uno de los trabajadores que comenzaron a organizarse. a principios de 2008. su primer trabajo “fijo”. en el cual había participado del centro de estudiantes activamente. pero las cosas buenas que hay son muy buenas. el retraso en la carrera. a pesar de evaluar con frecuencia la posibilidad de irse. Siento que está bien estar ahí. pautando reuniones. Aun cuando su participación siguió siendo activa en las movilizaciones gremiales. con 20 años recién cumplidos. una activista de otro sector. que por ahí me podría haber recibido hace dos años. En la evaluación final de su elección de quedarse.. redactando boletines. en una agrupación estudiantil de . estando donde estoy (…) Me digo “qué bueno que he elegido esto”. como una ruptura con su experiencia en Telefónica. coordinando acciones con otros edificios. Había cursado el secundario en otro colegio de la UBA. Nicolás conoció a su compañera. me peleé. y de las cosas que he vivido.” Tomás: la independencia y el desgaste Tomás entró a trabajar en el edificio Azul en octubre de 1998. durante el 2000.56 Entre Pasados y Presentes III a incorporar en las discusiones a quienes no se habían sumado desde un principio. terminó la carrera de Psicología y se separó de su compañera. sin estar en la línea de fuego. Siento que el laburo este me enseñó algunas cosas.

teníamos una militancia partidaria. y es la experiencia con mis compañeros.” Como en la sala del edificio Verde. por llamarlo de alguna forma. desde su punto de vista.. ‘zurditos independientes’. Sin embargo.. así como valorizada además la independencia atribuida a la organización de los pasantes en su primera época: “Ninguno de nosotros. Tomás fue intentando “gestar” la organización en este otro edificio. por llamarle de alguna forma. encontró a trabajadores como Lucía. Tomás eligió trasladarse allí a mediados del 2001.57 vertiente trotskista. ponéle. ¿no? Porque yo había hecho política en el secundario. con mi colectivo. en su relato. porque fue “más cotidiana”. aparecen subrayadas la bronca y la agitación ya presentes en el sector.. con mi edificio. se había acercado a un espacio “independiente”. con mi asamblea permanente de pasantes en su momento. En este sentido. En el proceso previo y posterior... desencantado y crítico hacia ellas. es otro universo. poniendo en tensión ambos términos: “Mi experiencia. “no tenían a nadie”. presentándose a sí mismo como un “canalizador” de la situación. donde el 90% de los trabajadores eran pasantes. gremial. porque. un grupo de trabajadores del sector que organizaba reuniones periódicas: a partir de ellas Tomás sitúa la organización de la toma. en la que permaneció dentro del edificio los cuatro días. Éramos todos. que habían estado antes en el edificio Azul. Manejás otros códigos. En sus primeros años en la carrera de Historia. Tomás había . sin embargo. fue perfilándose como referente.. Tomás recuerda que en ese momento se conformó la “Mesa Chica” del edificio Verde.” (el subrayado indica énfasis). A partir de ese vínculo. En los años que siguieron. su experiencia de militancia aparece relativizada frente a la magnitud del desafío en el ámbito laboral. nunca quiso presentarse como delegado.. había hecho y fuerte. tomando parte en asambleas y movilizaciones.. que habíamos arrancado la movida. Al llegar. su acción estuvo orientada ante todo a “solidificar el colectivo”... Nada que ver. En su relato. ¿eh? Pero nada que ver. Todos en proceso. “un grupete de gente que nos consideraban compañeros”. Su rol fue activo en la política del sector en los años siguientes pero. de radicalización constante. mi experiencia es menos gremial de lo que es. pone reparos en conceptualizar su experiencia de referente como “gremial”. aparte. es más cotidiana.

tomó el retiro voluntario. Participó . y fue parte de la organización de los pasantes en su edificio desde la primera reunión. Siempre trabajó a la noche. Admitiendo que sentía cierta “culpa de ser. Cuando quiso finalmente realizar el viaje. postulándose en tanto estudiante de Psicología en la UBA. años después. habían trabajado juntos en el edificio Azul. meses después. dejó su currículum en las oficinas de Recursos Humanos de la empresa. Entró a Telefónica con la expectativa de trabajar “un par de meses nomás” y ahorrar para viajar. Lucía: ser delegada Lucía entró a Telefónica a los 19 años. Comenzó a trabajar en el edificio Azul pero sólo dos meses después fue trasladada al Verde. así. como pasante. estuvo varios meses buscando trabajo. “Otro mundo”. las narrativas personales sobre el pasado buscan en primer lugar entender y lidiar con sus preocupaciones actuales (Ochs y Capps 1996). dos meses después de la entrevista en la que expresaba estas opiniones. A una historia de organización y de crecimiento. y de división de la conducción del sindicato en torno de un conflicto salarial. no pudo: tenía abierta una causa penal – en el 2003 había sido detenida con otros trabajadores del sector por participar del movimiento de apoyo a la ocupación y demanda de expropiación de la fábrica textil Brukman9. Para entrar. por esos días desbordado de llamados. Con la plata.58 Entre Pasados y Presentes III abandonado la carrera de Historia y la militancia universitaria. referente”. Sin embargo. Tomás me advertía: “igual si me agarrabas un mes antes estaba combatiendo el capital”. tuvo que cortarse el pelo y comprar un traje. que puso en alquiler. en Ciudadela. poco a poco. Su evaluación adquiere sentido en un contexto de “vaciamiento” del sector por la masiva aceptación de retiros voluntarios. me dijo. compró un departamento. o haber sido. hacia el 2007. Se destaca aquí el hecho de que el pasado narrado importa por su relación con el presente y el futuro. habría seguido. Lucía conocía a Tomás. de cansancio y limitación de las potencialidades de la organización de ex pasantes. es decir. en enero del 2000. hasta que entró como empleado administrativo en una PyME. pesimista. se fue quedando. a veces volviendo a la casa de sus padres en Villa Celina a las tres de la mañana. una historia de “desgaste”. situando la afiliación al gremio como una limitación al “colectivo” y a su rol de referente en el sector. Su balance de la política gremial también era. Abandonando la militancia.

del barrio. tomó un lugar cada vez más activo en su sector y fue elegida delegada en julio del 2005. las cervezas en el turno noche. su actividad gremial había comenzado a representar. Las dificultades en su vida personal y el traslado son las razones que Lucía aducía para no haberse presentado a elecciones. Lucía recuerda las salidas. Conoció además a su pareja actual. Lucía pasó a contrato en enero del 2004. una dificultad en su pareja: “Estamos buscando casa con mi novio. tomó parte de movilizaciones y ocupaciones de su edificio y participó de reuniones de delegados y reuniones del Frente. entonces quiero dedicarle un poco de energía a eso. mi novio imagináte que. En efecto. si bien ligada a una de las agrupaciones que conformaban la lista de conducción del sindicato. Siempre se mantuvo como independiente. o con sus amigos. y la toma. el 2002.” Durante el año 2007. Su tiempo transcurría en gran parte en relación al sector. cuyo final no pudo rendir. junto con otros trabajadores. en las diversas actividades de organización y difusión. En el período en que realicé mi trabajo de campo. víctimas de crisis de llanto y nervios. el Frente Telefónico10. mucha bola no le podía dar. una gran cantidad de trabajadores tomaron el retiro voluntario. así que mucho no. reconocía . del colegio”.59 en las reuniones de la “Mesa Chica” de su edificio y fue una de las encargadas de establecer vínculos con el centro de estudiantes de su facultad. que lleva todo un proceso. Sobre la toma. la amistad que la unía a sus compañeros de trabajo. Ante esto. sin embargo. Lucía rememora el impacto que el tiempo dedicado a la organización en su sector tuvo en sus relaciones fuera del espacio de trabajo: “yo entre el 2000 que empecé a trabajar. A lo largo del proceso. además de los esfuerzos. Como referente y delegada. quiero mudarme. además de la vertiginosidad de los acontecimientos. en las actividades y asambleas que ambos sectores realizaban en conjunto. Trabajó además especialmente en el conflicto de ATENTO. durante un mes estoy tomando un edificio. se mudó nuevamente al Azul. ubicada en el mismo barrio que el edificio Verde. recuerda la tarea de “contención” que realizó con sus compañeros. para ella... un trabajador del edificio Azul. yo desaparecí de mi grupo de amigos. se decidió el cierre de la sala de atención del edificio Verde y Lucía. que hace tres años que estoy de novia. Por permanecer en el edificio perdió una materia anual de la carrera. donde su hermana fue elegida delegada. A pesar de no ser delegada. en el trabajo.

60

Entre Pasados y Presentes III

mantener su papel de referente en el nuevo edificio, especialmente en relación a los que denominaba “microproblemas de la cotidianidad”. Así, el compromiso de militancia en el espacio de trabajo constituía para Lucía una de las principales razones para permanecer en el 19, a pesar de haber terminado la carrera de Psicología y de participar de una cátedra en la facultad. En este sentido afirmaba, en una charla informal, que no consideraba tomar el retiro voluntario, siempre presente: “Yo acá me voy a ir última, por mi rol gremial”.

Pedro: el referente Pedro entró a trabajar en el edificio Azul en agosto de 1998. En su relato, el momento de su ingreso a la empresa se inscribe, antes que en su trayectoria personal, en la historia sindical: recuerda que, ese mismo mes, FOETRA Buenos Aires salió – por primera vez, luego de la privatización de ENTel – a defender a trabajadores intimados a negociar el retiro voluntario. Como estudiante de Sociología y con una importante formación como activista, la narrativa que construye sobre su trayectoria está permeada de análisis sociohistóricos. La pasantía constituyó para Pedro su primer trabajo “formal y en blanco”. A los 20 años, tenía una breve experiencia laboral, en “trabajos más o menos informales”; sin embargo, venía de años de activismo en la escuela secundaria y en el centro de estudiantes de su facultad. Pedro remonta además el relato de su actividad militante a la actividad política de su padre; construyendo así una continuidad en sus inquietudes:
“Eh… mi relación con la política la traigo casi de… no sé, de mis sobremesas familiares, en mi casa siempre se habló de política, creo que no se hablaba de otra cosa, un poco de fútbol… Si, claramente, cuando yo tenía 10, 11 años, mi viejo me cargó a los hombros y me llevó a Campo de Mayo cuando estaba Rico… No era militante el tipo, pero… uno de esos viejos peronistas, ¿viste? (…) Todo eso era absolutamente natural para mí, o sea… yo no iba a ver un sindicato y decir ‘¿y esto qué es?’. Yo no, pero… digamos, cuando entro a la facultad – bueno, en el secundario también milité, en el centro de estudiantes, esas giladas de secundario que uno hace. Después cuando entro en la universidad ya otro nivel de militancia…Y uno empieza a sistematizar más algunos conceptos…”

Así como Nicolás construía una ruptura en torno a la experiencia de la

61

organización, el relato de Pedro presenta su trayectoria en términos de continuidad, de un trayecto “absolutamente natural”, una progresión desde la política vivida a través de la filiación peronista de su padre, su militancia en la escuela secundaria y en la universidad, hasta su activismo en el ámbito laboral. A través de este relato conciliaba su militancia universitaria y gremial. En efecto, mientras que en la primera había tomado parte de un espacio “independiente” y era conocido por sus compañeros por sus ideas “autonomistas”11; en el espacio de trabajo – aunque siempre mantuvo formalmente su “independencia” – se vinculó estrechamente con el Frente Telefónico y participó activamente en FOETRA. Según su relato, sus preocupaciones y su formación previas, sumadas a la relación con los delegados del edificio en el que trabajaba, lo condujeron a publicar, a mediados del 2000, el primer boletín dirigido a los pasantes de Telefónica y Telecom. Pedro publicó los primeros boletines, pagándolos “de su bolsillo”, en las fotocopiadoras de la facultad – formadas además como parte de un proceso de movilización estudiantil en el que Pedro “militó” hasta que debió “apartarse”, para dedicar más tiempo a la organización de los pasantes. A pesar de que Pedro había asumido importantes responsabilidades en su militancia universitaria, ambos espacios se tornaron excluyentes en virtud de las exigencias de cada uno de ellos. A partir de ese momento, Pedro comenzó a contactarse con delegados y dirigentes de FOETRA Buenos Aires. No sólo fue uno de los principales responsables de los boletines dirigidos a los pasantes (de redactarlos, diseñarlos, editarlos, imprimirlos), sino uno de los activistas más importantes del proceso de organización en estos sectores, aquél al cual los trabajadores me referían cuando no manejaban alguna información: “¿vos hablaste con Pedro XX?”, me preguntaban. Concibe y narra cada uno de los movimientos realizados por los pasantes como parte de una estrategia, cuidadosamente diseñada, frente a las tácticas de la empresa y de los distintos sectores del gremio. Sitúa además este proceso al interior de los espacios de trabajo en el marco de los procesos de movilización social que tuvieron su momento de mayor expansión durante el año 2002. Pero no atribuye únicamente a este contexto las características de la organización en su sector, sino a los esfuerzos de los trabajadores, que dedicaban su tiempo, fuera de los horarios de trabajo, a asambleas y actividades:
“Bueno, está bien, [el contexto] ayudó. Pero podría haber ofrecido un contexto y no obstante ese contexto no tener… digo, en el 110 no pasó eso. Pasó

62

Entre Pasados y Presentes III

porque lo laburamos… Nosotros hacíamos a la mitad del 2002 asambleas en un departamento que tenía yo en Uruguay y Gorriti, la Jabonería, una locura total… “Asambleas”. Las asambleas eran como seminarios de Ciencia Política…que empezaban a la una del mediodía y terminaban a las 11 de la noche y la gente entraba, salía de laburar, se tomaba el subte y se iba ahí, con el sol afuera a escuchar hablar de las relaciones de producción y la…”

Pedro siguió constituyendo uno de los principales referentes en estos sectores, así como uno de los principales interlocutores de los representantes del gremio – aunque nunca quiso presentarse a elecciones como delegado – y ante distintas organizaciones sociales. Fue trasladado al edificio Verde unos años después, un movimiento estipulado por la empresa. En el 2007, Pedro pidió el traslado a una oficina de repartidor, donde atiende clientes y gestiona la instalación de líneas telefónicas. Su partida constituye un tema controvertido entre los trabajadores del sector, aunque siguió en contacto con referentes y amigos del sector y continuó con su activismo dentro del sindicato, buscando un nuevo lugar desde donde emprenderlo. No casualmente, en este período retomó la carrera de Sociología, que había abandonado durante varios años.

LAS TRAYECTORIAS EN LA ORGANIZACIÓN… En primer lugar, el análisis de las trayectorias de estos trabajadores permite aproximarnos al modo en que se inserta en ellas su proceso de organización, iluminando los modos en que las trayectorias previas e historias de activismo de los pasantes confluyeron en él. Así, estos trabajadores remarcan -todos ellos- que la pasantía constituyó su primer trabajo formal; ya fuera porque nunca antes habían trabajado, o bien porque sus empleos anteriores estaban caracterizados por la informalidad, y la corta duración. Y si bien resulta paradójico, el empleo en que se organizaron como trabajadores precarios, era el empleo más formal que habían tenido hasta el momento. Esto permite señalar, a modo de hipótesis, que la “precariedad” o las condiciones de trabajo degradadas no constituyen una explicación suficiente de la organización de los pasantes. Mientras que muchos de ellos habían atravesado distintas experiencias de trabajos “precarios”, fue sólo en Telefónica que comenzaron a construir la “precariedad” como un problema frente al cual era posible y necesario realizar

63

acciones. Estos trabajadores compartían, entonces, una experiencia laboral signada por el tipo de empleo disponible en las condiciones del contraído mercado de trabajo de finales de la década pasada. Una de sus consecuencias era la casi nula vinculación previa con organizaciones sindicales. De hecho, algunos recuerdan su visión de los sindicatos como corruptos y desprestigiados. Incluso, Pedro busca aclarar: “Yo no iba a ver un sindicato y decir ‘¿qué es esto?’”, agregando “Yo no, pero…”, sugiriendo así que ésta no era la situación de todos los pasantes y que la suya era una posición especial. Por otro lado -y por los propios requisitos de la pasantía- estos trabajadores compartían la situación común de ser estudiantes universitarios. Por su edad, estaban iniciando las carreras elegidas e, incluso, como sostenía Lucía, estaban “recién salidos del secundario”. En este sentido, la experiencia más prolongada de sus vidas hasta el momento del ingreso a la empresa, contra la cual se medían y construían sus expectativas y sus acciones, era la educación escolar secundaria, y los primeros pasos dentro de la universidad. Esta experiencia era central en otro aspecto: en tanto historia personal de activismo, cobra importancia la experiencia previa de militancia en los centros de estudiantes de colegios secundarios y en la universidad. En esta trayectoria de activismo puede hallarse una clave para comprender la distinción entre quienes encontraban todo natural, como Pedro, y quienes sostienen que no entendían nada, como Nicolás. Asimismo, las líneas políticas en las que se habían formado en su “militancia” previa (trotskismo o autonomismo), también influyeron en la forma que le dieron a la organización de los pasantes, construyendo una valoración de la independencia y la horizontalidad. Así, resaltar la “inexperiencia” de los pasantes supone privilegiar sólo un aspecto de sus trayectorias previas. Las trayectorias aquí reconstruidas nos acercan a experiencias comunes a los trabajadores, pero también a su heterogeneidad. Además, nos permiten dar cuenta de los múltiples sentidos que los operadores otorgaron a su trabajo, en relación a sus empleos previos, sus trayectorias de activismo, sus estudios, las expectativas de sus familias; sentidos que además fueron transformándose, en gran parte como resultado del proceso de organización llevado adelante. Lejos de tratarse de un comienzo “de cero”, existió también una continuidad entre los espacios de activismo de los trabajadores pasantes. En este sentido, sus trayectorias previas, así como sus saberes y formaciones, fueron la base para la problematización de la pasantía como un trabajo precario y la organización de acciones para intentar

64

Entre Pasados y Presentes III

transformar su situación. Esta se expresó en muchos casos en la simultaneidad de los compromisos militantes de los trabajadores, que combinaron (como Lucía, Pedro y Tomás) la actividad en centros de estudiantes y agrupaciones estudiantiles con el activismo en el espacio de trabajo. La importancia de poner de relieve las experiencias sociales previas que modelaron las acciones de organización de los pasantes reside en que les devuelve una postura activa. Una tarea pendiente consiste en rastrear las tradiciones y memorias transmitidas por los “viejos” trabajadores a los “nuevos”, los pasantes. Lo desarrollado aquí permite mostrar que estos últimos tomaron parte de ese diálogo de manera activa, a partir de sus propias trayectorias previas.

… Y LA ORGANIZACIÓN EN LAS TRAYECTORIAS Un segundo eje de indagación sugerido por las trayectorias refiere a la manera en que el proceso de organización se insertó y repercutió en la vida cotidiana y modificó los modos de vida de los trabajadores. En particular, la toma de diciembre de 2001 se recorta como un hito en las trayectorias de vida de estos trabajadores: un momento decisivo que tendría profundas consecuencias en sus trayectorias. La influencia de la experiencia de organización en sus modos de vida constituía un tópico de reflexión que los trabajadores traían permanentemente a colación en las entrevistas, pero también en las conversaciones en el espacio de trabajo. Estas reflexiones se hacían públicas con mayor frecuencia en la ocasión de ofrecimientos de retiros voluntarios, y las subsecuentes discusiones sobre la posibilidad de aceptarlos, o sobre trabajadores del sector que habían decidido tomarlos. La otra instancia en que emergía esta cuestión tenía lugar, de manera recurrente, al referirse a la necesidad de -como le ocurría a Nicolás- explicar constantemente a la familia y amigos por qué continuaba en este empleo. En el análisis busco precisar algunos de los significados que la inserción de la acción colectiva en su vida cotidiana tomó para estos sujetos. Un primer indicio en este sentido lo constituyen las referencias de los trabajadores al tiempo dedicado a asambleas, movilizaciones, tomas, y diversas actividades ligadas al activismo. Este es el sentido en que se expresa Pedro cuando recuerda las asambleas de los pasantes durante el año 2002, que se prolongaban durante horas, los días sábados, “con el sol

65

afuera”. Este tiempo dedicado a la organización resulta una medida de la importancia de la misma para sus vidas. De hecho, en el relato de los trabajadores, es ese tiempo (que es también energía) el que influyó en el resto de las esferas de su vida. Por un lado, repercutiendo en las relaciones personales: con los amigos, la familia y la pareja. Para Lucía, había implicado “desaparecer” de su grupo de amigos, así como una fuente de problemas con su pareja. En un momento en que intentaba justificar un relativo “alejamiento” del activismo, recuperar estos vínculos buscaba legitimarlo. En el caso de Nicolás, puede verse la manera en que influyen los vínculos familiares como desaprobación de la actividad de militancia, o bien como perplejidad ante la permanencia en el empleo. Para él también cobró importancia el vínculo de pareja en relación a su experiencia de la organización, aunque en un sentido distinto: habiendo conocido a su compañera en un proceso de movilización, y siendo ella activista, implicó una vinculación mayor de Nicolás con las actividades sindicales. En relación a estos vínculos personales, me parece importante mencionar -aunque no es el caso de estos cuatro trabajadores- que, en los últimos años, una vez obtenida la estabilidad laboral y con mejoras en las condiciones de trabajo de los sectores, se multiplicaron allí los casamientos y los embarazos de trabajadores y trabajadoras. Así, la temporalidad de la vida “privada” aparecía ligada directamente a las condiciones de trabajo y a la movilización. La apuesta por la organización también está directamente relacionada con el común aplazamiento y/o abandono de los estudios, vivida como una consecuencia lógica (como para Matías), o como una elección consciente (y dolorosa), como cuando Lucía “perdió” una materia anual al coincidir el examen final con la toma. En el caso de Tomás y Pedro, ambos abandonaron sus carreras durante años, aun cuando, previamente, habían puesto tiempo y energía como estudiantes y como activistas. Pedro vivió otra consecuencia del tiempo dedicado a la organización en el espacio de trabajo: la necesidad de abandonar la militancia en el ámbito universitario. Puede pensarse que el proceso de organización en el trabajo no sólo requirió un compromiso mayor, sino que puso en cuestión esas instancias de acción previas. En el caso de Tomás, en su relato enfatiza un desencanto con la carrera de Historia que puede vincularse con el desgaste que identifica en su propio activismo y en “el colectivo” en general. Finalmente, en el caso de Lucía, se perfila un límite en cuanto a las consecuencias que este compromiso (“mi rol gremial”) puede tener para su vida: la

66

Entre Pasados y Presentes III

decisión de continuar realizando una tarea frustrante y para la cual está enormemente sobrecalificada -rechazando además el dinero de los retiros- está supeditada a su lugar como activista. Es esta actividad la que hoy define el sentido de su trabajo. En el resto de los casos, las elecciones son más difíciles. Las razones se mezclan: el sueldo, el trabajo cómodo, la experiencia compartida, las amistades, el rol de referente… Todas son razones para decidir quedarse. El aburrimiento, la conveniencia, el agotamiento de una etapa, la vocación en otro ámbito… las razones para irse. Así, si bien el mecanismo de los retiros voluntarios puede ser pensado como dispositivo de dominación de la empresa (Pierbattisti 2008), interesa remarcar que su eficacia y sus sentidos son procesados a través de la experiencia cotidiana de los trabajadores tanto dentro como fuera del espacio de trabajo. La vida cotidiana puede verse, en este sentido, en tanto “espacio en el que se entretejen relaciones sociales y compromisos, se configuran y confrontan lealtades, se despolitizan y politizan problemas, se separa y ‘reunifica’ vida y política, en otros términos, se traban los procesos de hegemonía y se despliegan múltiples procesos de resistencia” (Grimberg 2009: 92).

REFLEXIONES FINALES Este trabajo buscó aportar una mirada que permita recuperar la complejidad del proceso de organización y movilización de un conjunto de trabajadores, con un foco en su vida cotidiana. Tal como el análisis realizado muestra, el proceso de organización que estos trabajadores llevaron adelante se imbricó en la experiencia en forma de prácticas, decisiones y compromisos que transformaron su vida, intersectando procesos (y acciones) individuales y colectivos. Así, la vida cotidiana se presenta como un espacio en que no existe una separación definida entre trabajo, las relaciones sociales (familiares, de pareja, de amistad) y la política, entretejiéndose en las decisiones e interpretaciones de los sujetos, así como en las narraciones que hacen de su historia. En este sentido, Lucía me dijo una vez, que en Telefónica ellos habían vivido una etapa de la vida:
“Entramos recién salidos del secundario -sostuvo-. La primaria es una etapa, la secundaria es otra, nosotros acá hicimos una tercera. Entramos a los 20, estábamos haciendo el CBC, cambiando de carrera, una, dos, tres veces, algunos terminaron dejando la facultad, decidiendo que no era derecho, que no era economía…”.

67

En el período en que realicé el trabajo de campo, la mayor parte de las trabajadoras ex pasantes eran madres de uno o más hijos, muchos estaban casados, y ya no estudiaban. En sus conversaciones sobre las épocas pasadas, “cuando recién entraban”, se mezclaban los ritmos frenéticos de trabajo y la atmósfera opresiva de la sala con las salidas nocturnas casi diarias, los parciales de la facultad, las amistades y los noviazgos; también con la toma y las primeras movilizaciones, cuando “marchaban” con piqueteros y asambleas barriales. Las trayectorias de Nicolás, Lucía, Tomás y Pedro muestran la manera en que el trabajo, los vínculos personales, su activismo, sus estudios, constituyen pertenencias simultáneas, continuamente en tensión, dada la pluralidad de situaciones y de legitimidades que suponen. En este sentido, como sostiene Rosa (2008), retomando los desarrollos de Lahire, esta pluralidad conforma “vidas que para la desesperación de los sociólogos no son necesariamente coherentes” (2008:2). Desde esta propuesta, la diversidad de experiencias de vida de los sujetos no sólo aparece desplegada en el tiempo (en una trayectoria biográfica), sino que además es considerada como simultaneidad: definiciones distintas y coexistentes de lo que constituye una acción legítima en los distintos ámbitos de la vida. Es esta multiplicidad la que permite dotar de un sentido a decisiones como la de Tomás de tomar el retiro voluntario, legítima en términos laborales y de su vida personal, pero teñida de culpa por su rol de referente; así como a la resolución de Lucía de dejar de ser delegada, la determinación siempre inestable de Nicolás de permanecer en la empresa, o el traslado de Pedro. Pero es necesario para el análisis reconocer que fue (y es) en la interrelación de estos distintos espacios y legitimidades que los trabajadores construyeron su organización.

68

Entre Pasados y Presentes III

AGRADECIMIENTOS Agradezco a Virginia Manzano e Ivanna Petz por sus valiosos comentarios en la coordinación de la mesa en las Jornadas de Investigación. Al conjunto del equipo del Programa de Estudios sobre Protesta y Resistencia Social, por su lectura atenta y siempre sugerente, y especialmente a Mabel Grimberg, mi directora de estudios doctorales.

BIBLIOGRAFÍA Fernández Álvarez, M.I. 2006. De la supervivencia a la dignidad. Una etnografía de los procesos de “recuperación” de fábricas en la ciudad de Buenos Aires. Tesis de doctorado. Facultad de Filosofía y Letras, Universidad de Buenos Aires – Ecole de Hautes Etudes en Sciences Sociales (EHESS), MS. Grimberg, M. 2009. Poder, políticas y vida cotidiana. Un estudio antropológico sobre protesta y resistencia social en el Área Metropolitana de Buenos Aires. Revista Sociologia e Politica, 17:32:83-94. Grimberg, M.; B. Carrozzi; L. Lahite; L. Mazzatelle; E. Risech y C. Olrog 1998. Modos y trayectorias de vida, una aproximación a las relaciones de género (estudio de dos casos). En: Antropología social y política. Hegemonía y poder: el mundo en movimiento, págs. 225-232. Neufeld, M.R; Grimberg, M.; Tiscornia, S.; Wallace, S. (comps.). Buenos Aires, Eudeba. Kosik, K. 1967. Dialéctica de lo concreto. Estudio sobre los problemas del hombre y del mundo. México, Grijalbo. Manzano, V.

69

2007. De La Matanza Obrera a Capital Nacional del Piquete: etnografía de procesos políticos y cotidianos en contextos de transformación social. Tesis de doctorado. Facultad de Filosofía y Letras, Universidad de Buenos Aires, MS. Montes Cató, J. 2006. Dominación y resistencia en los espacios de trabajo. Estudio sobre las relaciones de trabajo en las empresas de telecomunicaciones. Tesis de doctorado en Ciencias Sociales. Facultad de Ciencias Sociales, Universidad de Buenos Aires, MS. Montes Cató, J. y Wilkis, A. 2001. Las relaciones laborales en un escenario cambiante: los trabajadores automotrices y de telecomunicaciones frente a la flexibilidad laboral y la cuestión de la representación sindical. En: Actas del 5º Congreso Nacional de Estudios del Trabajo. Buenos Aires. Ochs, E. y L. Capps 1996. Narrating the self. Annual Review of Anthropology. 25:19-43. Pierbattisti, D. 2008. La privatización de los cuerpos. La construcción de la proactividad neoliberal en el ámbito de las telecomunicaciones, 1991-2001. Buenos Aires, Prometeo. Rosa, M. 2008. I was a soccer star: sobre os limites da sociologia dos militantes em um estudo de caso sobre o Landless People’s Movement na África do Sul. Ponencia presentada al II Congreso Latinoamericano de Antropología, Universidad de Costa Rica, MS. Triguboff, M. 2008. “Ni vecinos ni compañeros: asambleístas” Trayectorias y prácticas políticas en las asambleas de la Ciudad de Buenos Aires. Tesis de doctorado. FFyL, UBA, MS.

70

Entre Pasados y Presentes III

NOTAS
1

El trabajo de los operadores se organiza en sectores de atención, que funcionan en salas o call centers, y donde atiende un servicio determinado. A su vez, estos sectores se encuentran en edificios de la empresa, donde conviven con trabajadores que realizan otras tareas. Aquí me referiré a menudo a los sectores como edificios, replicando el uso de los trabajadores. 2 Utilizaré en este trabajo nombres de fantasía para referirme a los edificios en cuestión: el edificio Verde y el edificio Azul, ambos de la Ciudad de Buenos Aires. Asimismo, busco preservar la identidad de los trabajadores involucrados utilizando nombres distintos de los verdaderos. 3 En diciembre de 2002, Telefónica firmó con FOETRA Buenos Aires una serie de actas que establecían la convencionalización progresiva de los pasantes. Estos pasarían a ser contratados por la empresa al cumplirse los cuatro años de pasantía, y serían efectivizados dos años después. 4 Hago referencia aquí a la “vida cotidiana”, siguiendo a Karel Kosik, como “la organización, día tras día, de la vida individual de los hombres, la reiteración de sus acciones vitales [que] se fija en la repetición de cada día, en la distribución diaria del tiempo. La cotidianeidad es la división del tiempo y del ritmo en que se desenvuelve la historia individual de cada cual. La vida cotidiana tiene su propia experiencia, su propia sabiduría, su horizonte propio, sus previsiones, sus repeticiones y también sus excepciones, sus días comunes y festivos” (Kosik, 1967:6). La cotidianidad se presenta desde esta visión como el ámbito de la familiaridad, que es vivido por varones y mujeres como “natural”, aunque en realidad, la cotidianidad misma sea un producto histórico. 5 Debido a la extensión requerida para esta presentación, realizaré un recorte en la reconstrucción de las trayectorias. Una versión más desarrollada puede encontrarse en el cuarto capítulo de mi tesis de licenciatura, “Organización, demanda y trabajo: historia de un grupo de operadores de Telefónica de Argentina”, Directora: Mabel Grimberg. 6 En diciembre de 2001, el edificio Verde contaba con 120 operadores, mientras que el Azul se acercaba a 180, repartidos entre varones y mujeres en proporciones parejas. Sin embargo, mientras que en el primero casi todos los trabajadores eran pasantes, en el segundo convivían trabajadores de distintas edades y cuyas experiencias diferían. En 2008, cuando ambos sectores fueron concentrados en una única sala de atención, realizaban allí sus tareas entre 80 y 100 trabajadores. Aunque en el trabajo de campo tomé contacto con muchos de ellos, algunos tomaron especial relevancia a lo largo de mi investigación. Seleccioné a estos cuatro trabajadores con el objetivo de mostrar tanto las diferencias entre sus trayectorias (en cuanto a experiencias de militancia previas y el rol asumido a lo largo del proceso de organización, por ejemplo) como las similitudes. No busco sostener que ellas puedan considerarse una muestra representativa del conjunto de los trabajadores del sector, sino afirmar, a través de ellas, la existencia de una serie de núcleos comunes para pensar su experiencia, así como cuestionar las miradas que hicieron hincapié en la inexperiencia de los pasantes. 7 Cabe también reflexionar, en este sentido, siguiendo a Marcelo Rosa (2008) sobre las características de las narraciones que se construyen en la relación con los sujetos de nuestra investigación, en tanto llegamos a ellos por medio de los movimientos y por lo tanto tendemos a encontrarlos, entrevistarlos y preguntarles sobre y en situaciones delimitadas por los términos cognitivos del movimiento (2008:3).

71 8 ATENTO

es una empresa que provee servicios de call center, propiedad del grupo Telefónica. Opera en el país desde 2000, expandiéndose progresivamente hasta abarcar call centers en Mar del Plata, Tucumán, Córdoba, Salta y Martínez (en el conurbano bonaerense). Entre el 2004 y el 2006, FOETRA Buenos Aires, junto a los trabajadores de ATENTO- Barracas (actualmente desmantelado) llevaron adelante un importante conflicto sindical en pos de la incorporación de los trabajadores al convenio telefónico. 9 Brukman es una empresa textil recuperada por sus trabajadores, situada en el barrio de Once de la Ciudad de Buenos Aires. A partir de la primera recuperación de la empresa, el 18 de diciembre de 2001, ella se transformó en un símbolo de lucha para distintas organizaciones sociales y partidos políticos. El tercer desalojo de la fábrica, en abril de 2003 estuvo marcado por una fuerte represión. 10 La conducción de FOETRA Buenos Aires estuvo conformada entre 1997 y 2009 por tres agrupaciones: el “Bloque” (peronista, ligado en sus comienzos al Movimiento de los Trabajadores Argentinos, y a la posterior CGT Disidente); el Frente Telefónico (que une a activistas de la Central de Trabajadores Argentinos y del Partido Obrero, más independientes y algunos militantes de otros partidos de izquierda); y la agrupación Nueva Propuesta Telefónica, que unió a radicales, socialistas e intransigentes. 11 El autonomismo o “marxismo autónomo” es una corriente política surgida en los años sesenta y setenta, de particular desarrollo en Italia. Se caracteriza por la crítica de los partidos y sindicatos de izquierda clásicos, caracterizados como burocráticos, privilegiando la necesidad de una transformación de nivel cotidiano. En nuestro país, las posiciones autonomistas adquirieron notoriedad luego de las jornadas de movilización de diciembre de 2001, en especial a través de las asambleas barriales y de grupos como el Colectivo Situaciones.

72

Entre Pasados y Presentes III

2. Estudios de Antropología Jurídica

73

EL CONSUMO DE ESTUPEFACIENTES. DETENCIONES POLICIALES, PROCESAMIENTOS JUDICIALES Y LA CONSTRUCCIÓN DE ALTERNATIVAS POR UN GRUPO DE CONSUMIDORES DE DROGAS ILEGALES
CORBELLE, Florencia*1

INTRODUCCIÓN En la Argentina, el consumo de drogas es considerado un problema social, una acción moralmente inaceptable asociada al delito y a la enfermedad. En su momento, nuestra sociedad, para hacer frente a esta problemática, recurrió al derecho penal. Así, desde el año 1926 hasta la actualidad, las políticas públicas respecto al consumo de drogas han sido políticas penales. En otras palabras, la tenencia de estupefacientes fue y continúa siendo punible aún en escasas cantidades que indican fehacientemente que es para consumo personal. A lo largo de los años, esta prohibición legal estuvo acompañada por una jurisprudencia acorde, salvo escasas excepciones1. Sin embargo, a pesar de la continuidad de esta política prohibicionista, si se realiza un recorrido histórico por la legislación sobre estupefacientes, podemos notar cómo la tenencia, acción o situación de consumo de drogas fue siendo definida de diferentes modos para culminar hoy en día siendo comprendida en términos de infracción o adicción; y el consumidor de drogas, en términos de delincuente o enfermo. De esta forma la ley 23.737, actualmente vigente, propone desde la reclusión en prisión, cuando se asocia el consumo a actos delictivos hasta la acción pedagógico-sanitaria de internación en institutos de rehabilitación, cuando se la asocia a una enfermedad que necesita tratamiento (Corbelle 2009) Ahora bien, la justicia muchas veces reducida al derecho. Esto es, al texto, se presenta amputada de una parte de sí misma (Garapón 1999). Por ello, más allá de la historia de la legislación en torno al consumo de drogas, es interesante pensar su actual aplicación. En este sentido, el presente trabajo se propone, por un lado, abordar las prácticas y representaciones policiales y judiciales que se ponen en juego en relación a la acción y situación de consumo y al consumidor de drogas ilegales. Y,
* Profesora en Ciencias Antropológicas, FFyL, UBA. CONICET. Equipo de Antropología Jurídica y Política, FFyL, UBA.

74

Entre Pasados y Presentes III

por otro lado, teniendo en cuenta que estas prácticas no se dan en el vacío sino que son aplicadas a determinados sectores de la población, este trabajo también se acerca a las alternativas construidas por un grupo de consumidores frente a estas prácticas judiciales y policiales en gran medida estigmatizantes. Dadas las características del problema de investigación, se consideró la mayor pertinencia de un abordaje cualitativo, privilegiando el trabajo etnográfico, la realización de entrevistas formales e informales y la lectura y análisis de material documental por sobre las estadísticas realizadas por diversos organismos vinculados al tema. Para ello, se recortaron teórica y metodológicamente diferentes campos de trabajo. Por un lado, el campo judicial, donde se observaron audiencias de Tribunales Orales Federales (TOF), localizados en Comodoro Py, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires; así como se realizaron entrevistas formales e informales a diversos funcionarios entre fines del 2006 y fines del 2009. Por otro lado, el campo de los consumidores, donde se realizó trabajo de campo desde principios del 2001 hasta fines del 2008, junto a un grupo de consumidores de diversas sustancias ilegales, con quienes no sólo se convivió durante un período extenso de tiempo sino que también se mantuvo y se participó en un sin fin de conversaciones y discusiones vinculadas al tema. Por último, tampoco debe dejarse de mencionar el trabajo de lectura y análisis de leyes, fallos, sentencias, requerimientos de elevación a juicio y publicaciones de diarios y revistas que tratan el tema.

LA JUSTICIA PENAL FEDERAL EN LOS CASOS DE DROGAS Las violaciones a la ley de drogas son de competencia de la Justicia Federal. A partir de la Reforma Procesal Penal del año 1992 la estructura del fuero se separó en dos etapas: la primera conteniendo los Juzgados de Instrucción y la segunda los Tribunales Orales Federales (TOF), cada uno con sus respectivas fiscalías y defensorías. La primera etapa es considerada escrita y secreta, mientras que la segunda oral y pública (Eilbaum 2006). Según un defensor público entrevistado, las infracciones a la ley de estupefacientes que ingresan con mayor frecuencia a la Justicia Federal Penal son los delitos de tenencia para consumo, tenencia simple y tenencia para comercialización; que pueden estar agravados, entre otras razones, por el número de personas

75

intervinientes o por la cercanía a un establecimiento educativo. Siguiendo lo narrado por el defensor, mientras que la tenencia para consumo se encuentra tipificada como un delito correccional2 y se juzga en primera instancia, la tenencia simple y la tenencia para comercialización siempre llegan a la etapa oral. La forma de trabajar de los Juzgados y Tribunales varía según el tipo de delito del que se trate. En los casos de tenencia para consumo, cuando no hay trascendencia a terceros3, una estrategia común de trabajo es lo que se conoce como resoluciones plancha, se trata de una resolución de sobreseimiento, mediante la cual se absuelve a la persona pero en algunos casos se le recomienda la realización de un tratamiento. Otra opción frecuente es el archivo de la causa. Pero cuando en la tenencia para consumo hay trascendencia a terceros, al imputado, salvo escasas excepciones, se le aplica una pena o medida sustitutiva de la pena. En lo que respecta a los otros tipos de delitos, en palabras de un funcionario judicial entrevistado,
“La tenencia simple aparece cuando los Juzgados no se animan a poner tenencia para consumo por la cantidad. Cuando la causa llega a los Tribunales Orales, la bajan a tenencia para consumo, excepto que sea un kilo de marihuana (...) En el comercio hay que mostrar el dolo de tráfico, podés tener una determinada cantidad pero se tiene que demostrar que es para tráfico, sino cae la figura agravada y va para tenencia simple”.

Por otra parte, el modo en que ingresan las diferentes causas también varía de acuerdo al tipo de delito que se trate, así:
“Las de comercio entran mayormente por la Policía y en menor medida por Gendarmería u otras fuerzas de seguridad. Son investigaciones. Generalmente empiezan con denuncias de vecinos, llamadas al 911 (...)”.

Al contrario, las causas por tenencia simple y tenencia para consumo ingresan a la justicia como resultado de la prevención policial. Sin embargo, estas clasificaciones nativas –como veremos más adelante– se mostraron bastante flexibles y maleables en la práctica. Siguiendo a Fonseca y Cardarello (2005), sabemos que las individualidades no son tan fácilmente domesticadas, ni tampoco caben necesariamente en los rótulos de las ciencias jurídicas; y por otra parte, como dice Renoldi (2005), los jueces admiten que tienen que interpretar los Códigos Penal y Procesal ya que en su formulación son bastante ambiguos.

76

Entre Pasados y Presentes III

LA CONSTRUCCIÓN DEL HECHO PENAL En un esfuerzo por evitar circunscribir el análisis al plano del funcionamiento ideal, se eligió un caso como punto de partida para analizar el universo de prácticas y representaciones policiales y judiciales que, día tras día, se reproducen en la penumbra de la vida cotidiana. En este sentido, se busca analizar las “microdecisiones” de los funcionarios judiciales y policías, considerándolas como el resultado de prácticas rutinizadas y naturalizadas, y no de una supuesta intencionalidad conspirativa (Melossi 1992). Brevemente, el caso comenzó con la detención de Jorge, llevada a cabo por dos agentes de la brigada policial, por averiguación de antecedentes. El detenido tenía entre sus pertenencias 0.82 gr de cocaína. Por este motivo, es trasladado a la comisaría donde declara que él compró por ahí, aclarando que por ahí vendían. Tras la detención de Jorge, otros dos oficiales de policía son avisados, y al encontrarse en la zona se dirigen a las inmediaciones del lugar del hecho y observan a dos individuos en un pasamanos y también los detienen. A uno de ellos, Carlos, le encuentran 1,03 gr de cocaína y al otro, Raúl, 0,3 gr y 16,60 pesos. Raúl se resiste a la detención e intenta ingresar a su casa. La policía llama al juzgado de turno, pide una orden de allanamiento y se dejan dos oficiales en la puerta de la casa. Al día siguiente, se procede al allanamiento y se encuentran 250 gr de una sustancia blanca lo que tras el peritaje arroja la suma de 19 gr de cocaína pura. Cuando presta declaración, Raúl dice que es consumidor hace 11 años y que nunca compra tanta cantidad, pero que esa vez la señora que siempre le vende le hizo mucha rebaja y que al haber cobrado una changa ese día decide comprarla. Da datos del lugar donde suele comprar pero si bien se hacen diferentes operativos policiales no se encuentran, según los agentes, acciones que infrinjan la ley 23.737. Finalmente, mientras que Jorge y Carlos serán sobreseídos, Raúl será procesado por el delito de tenencia para comercialización.

La Detención Policial En la Ciudad de Buenos Aires, la Policía Federal cumple funciones de seguridad e investigación para cualquier tipo de delito; es decir, actúa al mismo tiempo en la prevención y represión del delito, y como auxiliar de la justicia. Para llevar a cabo la función de prevención del delito la policía cuenta con diferentes

77

dispositivos y facultades, entre ellas la que dio inicio a esta causa: la detención por averiguación de antecedentes. Una vez que los casos ingresan al sistema judicial, la policía debe explicitar los motivos que la llevaron a la detención. Como plantean Martínez, Palmieri y Pita (1998), estos motivos son los argumentos que presenta el personal policial para justificar situaciones muy diversas de detención. Para ello, recurren a toda una lista de términos y expresiones que pueden entenderse como derivaciones del término genérico “actitud sospechosa”. En el caso que analizamos, el motivo que justifica esta primera detención, es dirigirse en forma presurosa. El detenido luego es llevado a la sede policial donde declara en forma espontánea, que por ahí venden. Esta declaración es considerada motivo suficiente para llevar a cabo la detención de otras dos personas que se encontraban realizando un pasamanos en las cercanías del lugar del hecho. Hasta este momento, no se le había notificado nada al juzgado de turno. Sin embargo, luego de la detención una de las personas intenta ingresar a su domicilio, y por este motivo según el acta policial se le da aviso al juez solicitándole una orden de allanamiento4. Sin embargo, en la rutina policial lo que se expresa bajo la retórica de la sospecha, se construye sobre estereotipos de rasgos físicos, actitudes corporales, formas de vestir, aspecto personal (Eilbaum 2004). Por ello, la categoría de sospecha, más que fundar o dar origen a la intervención policial, como podría desprenderse de la lectura de las actas policiales, como dice Eilbaum,
“la legitima a posteriori: en los estrados judiciales (…) y ante la prensa justificándose frente a “vecinos morales” que construyen el problema de la “inseguridad” sobre la figura del sospechoso o extraño, como signo (amenaza) de peligrosidad” (Eilbaum, 2004:83-84).

Así, mediante la retórica de la sospecha, se pudo legitimar la detención de una persona por dirigirse presurosamente y justificar la solicitud de una orden de allanamiento en el domicilio de uno de los detenidos, que poseía droga y dinero, por intentar ingresar al mismo. De esta forma, a través del análisis de estas prácticas se puede vislumbrar una concepción de seguridad que considera que el trabajo de la policía consiste en controlar la actividad de personas, que por diversas razones, pueden ser consideradas como sospechosas y encontrarse en un permanente estado pre-delictual (Martínez et al. 1998). Para concluir este apartado dedicado a la detención policial, faltaría agregar

78

Entre Pasados y Presentes III

que estas prácticas policiales, que habilitan a la detención de personas por mera sospecha o infracciones menores, son una forma de trabajo altamente rutinizada y naturalizada sin control inmediato del poder judicial (Tiscornia 2007). Como veremos más adelante, a pesar de los cambios y reformas a los que estuvo sujeto el accionar policial, esta facultad de detener personas por sospecha, aún no es cuestionada por los operadores del sistema judicial.

El Procesamiento Judicial de Raúl Dada la fuerte presencia de la etapa de instrucción en el juicio oral –presencia que se materializa en el expediente, el cual muchas veces es leído en la etapa oral y otras veces partes de él son directamente incorporadas citando únicamente el número de fojas– opté por presenciar las audiencias de los juicios orales. Sin embargo, no solamente se tuvo en cuenta esta supuesta fuerte presencia de la primera etapa en esta segunda etapa del proceso judicial, sino además su supuesta mayor accesibilidad. A estas cualidades debe agregársele la posibilidad que tuve de acceder a algunos de los documentos escritos producidos en la etapa de instrucción. El juicio oral a Raúl comenzó con una breve descripción del caso, la lectura de las pericias realizadas por la Policía Federal y el pedido de nulidad de las actas de detención y allanamiento por parte de la defensa, pedido que fue rechazado aduciendo que se debía esperar a los alegatos. A continuación se le hicieron varias preguntas a Raúl sobre su familia, su trabajo, sus hábitos, sus amistades, los hábitos de sus amigos, y se le preguntó si quería declarar, pero el imputado se negó. De esta forma, se pasó a citar a los testigos de la detención y el allanamiento, así como a los agentes policiales involucrados en el caso. Tal como había anticipado, en ningún momento durante las declaraciones de los testigos, en los alegatos, o en el dictado de la sentencia, los operadores judiciales discutieron el motivo esgrimido en el acta policial –dirigirse en forma presurosa– para justificar la detención de Jorge por averiguación de antecedentes, ni la vaguedad de la declaración espontánea de este último en relación a la localización del punto de venta que habría en parte motivado las posteriores detenciones. Por otra parte, a pesar de que las declaraciones de los testigos y el personal policial resultaron ser bastante dispares y en algunos casos contradictorias, en gran medida se dio por sentado el “buen procedimiento policial”, no siendo indagado el proceder de esta

79

institución en el resto del debate. De esta forma, las versiones de algunos testigos que se contradecían con el accionar policial declarado en el acta fueron dejadas de lado –como la declaración del chofer de una línea de colectivos– y omitidos los confusos testimonios policiales. Por último, se hizo caso omiso a las denuncias que se habían realizado en una sede judicial por robo durante el allanamiento. En este sentido, puede decirse que durante el debate si bien la discusión se ocupó del hecho puntual, o sea, del momento y la acción que habría disparado la detención y el posterior allanamiento, también se abocó a otras cuestiones que parecían justificar un trato secundario a los hechos.

Del Acto al Actor En el transcurso de la lectura de los alegatos pero también, aunque en menor medida, en las preguntas formuladas por los operadores judiciales a algunos de los testigos, la discusión parecía estar abocada a otra cuestión: poder esclarecer si Raúl debía ser considerado un enfermo y/o un delincuente. Parecía ser que la preocupación pasaba menos por dilucidar lo que había ocurrido que por definir y encasillar al acusado en algunas de las opciones propuestas por la ley. Ahora bien, la ley sobre estupefacientes carece de criterios precisos para tipificar una situación como infracción y/o adicción, y clasificar un delito como tenencia para consumo, simple o para comercialización. Es por ello que para legitimar la postura adoptada por las partes y la posterior decisión tomada por el tribunal, se incorporaron múltiples discursos y representaciones sobre lo que es ser un consumidor y un traficante de drogas ilegales. Los diferentes discursos a los que se hizo referencia provinieron en gran medida del campo del derecho, la medicina, la psiquiatría y la psicología. Igualmente, se pusieron en juego valores y creencias que operan desde el sentido común y desde las diferentes comunidades de las que los actores forman parte. A lo largo del juicio oral y la lectura de los diferentes documentos me fue pareciendo que todos estos discursos y representaciones se nucleaban en torno a ciertas categorías nodales que en tanto valores se volvieron campo de disputa de sentidos, adquiriendo así especial relevancia a lo largo del debate. Entre dichas categorías se pueden resaltar las de: salud-enfermedad, salud pública, seguridad nacional, comunidad nacional y sujeto moderno. Surge entonces la inquietud

80

Entre Pasados y Presentes III

de enfocar la dimensión cultural del problema, recuperando estas categorías que naturalizan el problema del consumo y la tenencia de droga. A continuación, daré cuenta cómo estas categorías se fueron mechando a lo largo del debate y a su vez lo ordenaron y encausaron hacia otra serie de cuestiones que poco tenían que ver con el hecho ocurrido. En la etapa de instrucción se realizaron peritajes, informes y estudios de diferentes profesionales, como ser: legajos de personalidad, informes médicolegalistas, estudios psicológicos, peritajes químicos e informes socioambientales. Durante el juicio oral, estos diversos estudios fueron incorporados por lectura y traídos a colación en los alegatos. Asimismo, se le realizaron a Raúl y posteriormente a su amigo Carlos –quien declaró como testigo– preguntas acerca de familiares, amigos, hábitos, trabajo, tiempo libre, etc., que luego también fueron recordadas durante los alegatos. En ambos casos, lo que importaba era saber si el acusado trabajaba, de qué trabajaba, cuánto ganaba, si tenía familia, cómo se llevaba con su familia, si consumía drogas, hace cuánto consumía, cómo se llamaban sus amigos, si sus amigos consumían, a qué se dedicaban los amigos, de dónde los conocía, qué hacía con su tiempo libre y otros aspectos de su quehacer cotidiano también sujetos a evaluación. En cierta forma, puede decirse que todas estas cuestiones estaban encaminadas a determinar si el imputado debía ser considerado un sujeto racional dueño de sus propias acciones o un drogodependiente. Así, mientras que el fiscal aducía una conducta plenamente racional, consciente, libre y autónoma del imputado, recordando que los estudios realizados no probaban la adicción, el defensor hacía hincapié en la adicción del acusado. Así, ambos basaban su argumentación en la incompatibilidad de las conductas autónomas, libres y conscientes con las de un adicto, un enfermo. En este sentido, jugó un papel central la noción de persona propia de la modernidad, en donde el individuo ideal es entendido como un sujeto racional, consciente, independiente, responsable, con un proyecto de vida y con capacidad de construirlo, libre y autónomo. Mientras que el consumidor de drogas ilegales, en cambio, es considerado prácticamente una no-persona al ser un sujeto con derechos restringidos, que no tiene un proyecto de vida, ni puede construirlo, y no puede manejarse por sí mismo ya que depende de la droga (Renoldi 2001). Otra de las categorías que se volvió un punto central de discusión en el debate fue la de salud pública. El debate giró en torno a determinar si existió o no

de las cuales esta postura es heredera. Esta idea también aparece ilustrada en la conversación mantenida. puede decirse que las representaciones sobre los individuos . Se sigue así lo planteado por Vianna. la existencia de individuos que dado su supuesto dominio parcial de los códigos y las conductas necesarios para pertenecer a la comunidad nacional. durante un cuarto intermedio. a quien se le asigna el deber de tutelar la moral pública. el que las posee o consume es entendido como el huésped de este agente y el contexto sociocultural como el contexto donde ocurre la infección. iba aún más allá al “exigir al tribunal que se eduque. Por otra parte. a esta degradación física y psíquica. considerando el fenómeno a partir de las categorías que son utilizadas para comprender a esta última: las drogas ocupan el lugar del agente infeccioso. se los considera dependientes de la tutela estatal. En otras palabras. En este sentido. entre un policía y el defensor de Raúl en la que ambos coincidían en que “éste es un perejil” agregando el defensor que “tendrían que darle un tiempo para que aprenda”. en otras palabras no había dudas de que era un delincuente. porque en su ignorancia hay cosas que no se pueden entender”. lo que estaba diciendo es que había actuado bajo el influjo de la droga y no era consciente de sus acciones. En sentencias anteriores. se hace referencia a la tenencia de droga no sólo como un peligro para la salud pública sino como un peligro para la seguridad nacional. aparece la tenencia y el consumo de drogas como una enfermedad infectocontagiosa. sustancias estupefacientes en la vía pública. Así a lo largo de muchas de las sentencias leídas se puede reparar en la constante mención del Estado. El fiscal alegaba que el peligro era inminente ya que no había duda de que el imputado había estado vendiendo. El defensor en cambio alegaba la escasa cantidad y la falta de prueba de comercialización.81 una acción que puso en peligro este bien jurídico tutelado. y en las medidas de reinserción social necesarias para hacer frente a este mal. consciente del peligro que acarreaba. Como si los consumidores de drogas fuesen menos persona y tuviesen un dominio parcial de los códigos –al igual que los niños y locos– motivo por el cual deben seguir una especie de tratamiento bajo tutela estatal con vistas a su reinserción social. ya que se asocia la tenencia de drogas o su consumo a conductas antisociales y delictivas5. enfatizando que “el señor Raúl es una víctima de este flagelo” y no un peligro para el bien jurídico tutelado. donde aprendan los valores morales compartidos y a participar plenamente de la sociedad. En su discurso.

Son comprendidos como elementos heterogéneos y peligrosos dentro del Estado-Nación. son centrales para formular una correspondencia entre legislación. Así los consumidores de drogas ilegales parecieran quedar fuera de los límites de la comunidad nacional. salud pública. heterogéneos en tanto no pueden ser considerados individuos en el sentido moderno de la palabra. En suma. vienen acompañados de toda una serie de adjetivos. no siendo considerados participantes plenos de la sociedad. así como los adjetivos y clasificaciones que las acompañan. cristalizándose y sustantivándose en una categoría unificadora y complementaria a dichos adjetivos que permite definir y encasillar al acusado en algunas de las opciones propuestas por la ley: enfermo y/o delincuente. podemos dar cuenta que categorías como comunidad nacional. cuando se asocia el consumo a actos delictivos. al consumidor de drogas no puede pensárselo por fuera del intento de pensar la colectividad nacional. sentencia y situación de consumo o tenencia de drogas ilegales que legitima el accionar de la justicia penal. Es así que. hasta la acción pedagógico-sanitaria de internación en institutos de rehabilitación. todos los discursos y representaciones y las categorías que creo los nuclean. No obstante. en palabras de Anderson una “comunidad imaginada”. cuando se lo asocia a una enfermedad que necesita tratamiento. . y peligrosos en tanto que supuestamente constituyen una amenaza a valores sociales defendidos: la salud y seguridad públicas. Así se propone desde la reclusión en prisión. debiendo evitar que se tornen efectivamente peligrosos. En el esfuerzo por pensar la comunidad nacional. y las variantes a los valores centrales. De esta forma.82 Entre Pasados y Presentes III están en estrecha relación con las representaciones sobre la colectividad. a través de la regularidad con la que son aplicados y sus consecuencias prácticas. pueden ir desde la afirmación extrema hasta la negación de los mismos. sujeto moderno. estas categorías en tanto que valores contienen posibilidades críticas y amplitud de variación. descripciones y clasificaciones que terminan. se tiene como ideal la homogeneidad poblacional y la paz interior (Vianna 1997). hay que destacar que si bien ésta ha sido la forma predominante de encarar el tema. salud-enfermedad y seguridad nacional.

a ser apartado del grupo de confianza. pero también como mecanismos de resistencia que les permitían hacer frente a la pérdida de derechos. Es así que lejos de adoptar una actitud pasiva. las prácticas. estas estrategias podían ser mecanismos de . Es algo que no se comenta. inclusive por familiares y amigos. van atravesando por un proceso de aprendizaje de la terminología. por un lado.83 LAS ESTRATEGIAS DE UN GRUPO DE CONSUMIDORES Ahora bien. trabajé con las estrategias construidas por un grupo de consumidores. construyen toda una serie de alternativas que en tanto estrategias les permiten generar constantemente nuevos mecanismos de adaptación y resistencia frente a las prácticas policiales y judiciales. En este sentido pueden rescatarse reflexiones como la de Carlos quien decía que “(…) había tenido problemas con esto y mis hijas me veían raro. Entonces. o la de muchos otros acusados que manifestaban las dificultades para conseguir un empleo o no ser simplemente vistos como posibles delincuentes o enfermos. las representaciones y la lógica del mundo judicial y policial. tienen como corolario tanto la estigmatización de los consumidores de drogas como la creación de una “identidad deteriorada” por atributos negativos (Goffman 1995). Sin embargo. no se limitaban a momentos de crisis en que ya habían sido detenidos por la policía o estaban siendo procesados. constituyéndose en uno de los “costos sociales” de la penalización. y no respetarlos podía equivaler a no conseguir lo que se estaba buscando –un poco de droga– y en casos de una continua desconsideración por los mismos. Por otra parte. de entre 21 y 37 años que consumían drogas ilegales6. Estos mecanismos eran compartidos por los miembros del grupo. esto no significa que los consumidores adopten una actitud meramente pasiva. Esto llegó a oídos de mis hijas y falté como tres días a casa. Específicamente. sino que iban mucho más allá permeando varios aspectos de su vida cotidiana. es una vergüenza”. estas prácticas y representaciones policiales y judiciales que describimos anteriormente. Las estrategias elaboradas por este grupo de consumidores se mostraron como mecanismos de adaptación en tanto les permitían adaptarse a diversas situaciones. sino que en el transcurso del proceso judicial y de otras experiencias vividas. en su mayoría hombres. Fue un papelón muy grande para mí.

Lo que se buscaba era evitar la prisión y acceder a la medida de seguridad curativa. en otras palabras. En otros casos el arreglo era en efectivo. que les permitían eludir detenciones policiales y procesos judiciales. Pero también circulaban saberes vinculados a situaciones excepcionales o críticas. se hacía permanente alusión al artículo 19 de la Constitución Nacional. También se sabía que en algunos casos los mismos policías secuestraban la droga a cambio de la libertad. como ser: saber cómo comprar. como hizo Raúl. una buena cantidad de dinero en efectivo. por ejemplo. en relación al consumo. En relación a la tenencia. Cuando la negociación con la policía no había funcionado y se ingresaba en la justicia penal. Cuando se encontraban en problemas con la cantidad de droga secuestrada se solía decir que era la compra del mes. se posicionaban frente a posturas prohibicionistas pero también a aquéllas que luchaban por la legalización para uso médico.84 Entre Pasados y Presentes III adaptación. si se era detenido por la policía se sabía que era conveniente buscar un arreglo. o porque la policía necesitaba cerrar los números y los agentes recibían órdenes desde arriba de detener. De esta forma. Por eso era frecuente que si andaban trasportando grandes cantidades llevaran. debía . Se trataba de un intercambio en el cual bajo ningún pretexto se debía reclamar lo incautado so pena de que se rompiera la relación establecida y se les armara una causa. qué y dónde era conveniente consumir. También era muy común. No obstante. cómo comunicarse. dónde comprar. Por otro lado. estas estrategias también podían ser mecanismos de resistencia que les permitían resistir a la pérdida de lo que consideraban sus derechos generalmente usando argumentos legales. se sabía que era conveniente hacer hincapié en la trayectoria individual. Entre ellos pueden nombrarse algunos saberes vinculados a situaciones cotidianas. o como un adicto en recuperación que había tenido una recaída. qué drogas no eran aún conocidas por la policía ni la justicia. cómo transportar drogas. se sabía que estas estrategias no siempre funcionaban bien porque no se lograba negociar los términos del arreglo. no sólo porque se reducía el precio sino también porque una menor cantidad de viajes disminuía la posibilidad de ser agarrados. particularizar la propia situación. dónde consumir. como un derecho adquirido que no estaban dispuestos a negociar. ya que estas últimas desviaban el centro de la discusión focalizándose en el fin pero descuidando los medios. definirse como un adicto. se enfrentaban a las posturas que sostenían que la posesión en grandes cantidades de droga o de plantas de las que se pueden extraer drogas. Por nombrar sólo algunos. Así. cómo ocultar drogas. si tenían. cómo consumir.

En los casos en que un conocido había perdido se le atribuían toda una serie de cualidades ligadas a la dureza del carácter para poder soportar todo lo que le había pasado. que les habían tocado vivir a ellos mismos. Muchas de estas anécdotas se podían escuchar en las reuniones. en caso de que el narrador hubiese zafado su persona adquiría toda una serie de adjetivos y calificaciones asociadas a la viveza. En otras ocasiones. fiestas que organizaban los integrantes del grupo. ellos estaban en todo su derecho de consumir drogas de buena calidad. para salir de situaciones complicadas. e inclusive a algunas de ellas tuve la oportunidad de escucharlas varias veces. Más allá de estas diferencias. “Todos los consumidores tienen balanza. la distancia o la amistad virtual a través de diferentes foros vinculados al tema hacían de Internet el lugar por excelencia para la circulación de estas anécdotas.85 ser considerada como tráfico. no se transmitían como preocupaciones ni se les ponía una carga negativa dejando simplemente tras sí un halo de alerta. en algunas ocasiones cuando era un amigo el que perdía adquirían un matiz trágico creando y alimentando paranoias y miedos. asados. En ciertas ocasiones. Sin . El cariz que tomaban las anécdotas variaba según qué es lo que se estaba contando. amigos y conocidos. sino que más bien parecían ser narradas con el fin de pasar el rato. Pero otras veces. todas eran consideradas un saber preciado y conferían prestigio dentro del grupo a quien las contaba. Hay ciertas drogas (…) a mi particularmente me gusta el MD puro. defendiendo el derecho de los consumidores a pesar el producto para reducir riesgos. se oponían a los argumentos que vinculaban la balanza con el tráfico. yo soy muy puntilloso con mi consumo y no me gusta tomar a ojo. En su opinión. Por otra parte. y si pretendían abastecerse a sí mismos durante todo el año la cantidad no podía ser pequeña. ya sea que las haya vivido personalmente o algún amigo cercano. Tampoco se puede descartar el papel jugado por Internet. Las anécdotas no eran manifiestamente narradas para ser tenidas en cuenta como material de aprendizaje del cual extraer saberes a desplegar en determinadas circunstancias. las narraciones no circulaban en forma de anécdotas sino más bien parecían adquirir la forma de chismes que pasaban de boca en boca. todos los consumidores la usan. y es una droga con la que hay que tener cuidado y es necesario pesarla.” El modo en que estos mecanismos se construyeron a lo largo de los años fue a partir de la narración de anécdotas y experiencias. adquiriendo de esta forma cierto respeto dentro del grupo. astucia e inteligencia. Por último. Como me decía Agustín.

no todas las prácticas y representaciones del grupo eran un “acto reflejo” de lo que ocurría en la policía o en la justicia. de acuerdo con Foucault. la aparición de nuevos reactivos para drogas. Asimismo la mayoría de los integrantes del grupo no estaban dispuestos a negociar lo que ellos consideraban sus derechos –hacer uso libre del propio cuerpo– negando fervientemente el supuesto daño o peligro a la salud pública que tanto se escuchaba en los procedimientos judiciales. Si bien en gran medida se adaptaban a ciertos cambios en las prácticas y representaciones del mundo policial y judicial. a través de una nueva anécdota. Los cambios en las prácticas y representaciones del mundo policial y judicial con claros efectos para los consumidores –como ser las modalidades de los operativos policiales. por ejemplo. el endurecimiento o flexibilidad en las penas. Otra gran cantidad de prácticas se modificaban porque se creía que era el momento oportuno de hacerlo antes de que alguien perdiera y no porque alguien se había enterado. los consumidores elaboran todo un conjunto de alternativas. las prácticas y representaciones policiales y judiciales ponen en juego estereotipos e imágenes poderosas en gran medida estigmatizantes. no todas sus propias prácticas y representaciones estaban sujetas a eventuales modificaciones. CONCLUSIONES Como intenté ir plasmando a lo largo de este trabajo. lejos de adoptar una actitud pasiva. hay resistencia. la persecución de algunas drogas en detrimento de otras– eran aprehendidas a través de estas narraciones. Por ello. que la policía ya estaba al tanto. puede decirse que el ejercicio del poder policial y judicial no es únicamente la imposición de un modo de acción sobre las acciones de los otros. les permiten hacer frente a estas prácticas y representaciones policiales y judiciales. Estos cambios eran incorporados y generaban modificaciones en este “otro mundo”. su narración tenía consecuencias claras en las representaciones y prácticas del grupo. . Muchas veces ciertas prácticas se mantenían vigentes a pesar de que hubiese recrudecimientos en las penas.86 Entre Pasados y Presentes III embargo. Sin embargo. En otras palabras. que en tanto estrategias. nadie iba a dejar de consumir una droga porque se había hecho mediático perseguirla o porque se había comprado el reactivo. porque donde hay poder. No obstante.

Muchas de las estrategias tienen sus propios tiempos y formas. dada la libertad de estos sujetos. si bien los consumidores actúan generando diversas estrategias frente a las prácticas policiales y judiciales. no debe por ello entenderse que todas sus propias prácticas y representaciones sean un “acto reflejo” frente al accionar policial y judicial. Argentina.87 si bien el poder es la estructuración del campo posible de acciones por medio de la acción. L. por este motivo me gustaría agradecerle. Y por último. además de no estar todas ellas sujetas a una eventual modificación. Tesis de Maestría. . 2009. La sospecha como fundamento de los procedimientos policiales. que los mismos puedan trasponer esta estructuración de manera creativa (Foucault 1983). en esta oportunidad. De esta forma dan cuenta de que la resistencia no es meramente la imagen invertida del poder. Eilbaum. Por otra parte. Es así que siempre es posible. Universidad Federal Fluminense. a aquellos a quienes debo mi pasión por este tema de investigación. sino que es tan inventiva. El pez por la boca muere. AGRADECIMIENTOS Este trabajo se inscribe en el marco de investigación de mi Tesis de Licenciatura. a mi directora de tesis Sofía Tiscornia por los consejos que me brindó y continúa brindándome en este proceso. 2004. Los “casos de policía” en la Justicia Federal Argentina en la Ciudad de Buenos Aires. el poder sólo se ejerce sobre sujetos libres. móvil y productiva como él (Foucault 1983). F. Cuadernos de Antropología Social 20: 79-91. BIBLIOGRAFÍA Corbelle. Ponencia presentada en la VIII Reunión Antropológica del Mercosur. 2006. ¿Adictos o infractores? La elaboración de alternativas por parte de los consumidores de drogas ilegales como respuesta a la construcción judicial. Buenos Aires.

1983. Cuadernos de Antropología Social 13: 183-203. Inseguridad y violencia en el Cono . Detenciones por averiguación de identidad: policía y prácticas rutinizadas. En: Michel Foucault: beyond structuralism and hermeneutics. 1995. Editorial Amorrortu. En: Derechos Humanos. C. Buenos Aires. Melossi. El caso de los usuarios de drogas en tratamiento. A. y Palmieri. Lisboa. Bem julgar.) Buenos Aires. 1998. Buenos Aires. Ensaio sobre o ritual judiciario. Delito y Sociedad. A. M. 2005. Revista de Ciencias Sociales.88 Entre Pasados y Presentes III Fonseca. y Rabinow. (ed. 2007. Tribunales y Policía en Argentina y Brasil. Instituto Piaget. y Cardarello. M. El caso de Walter Bulacio. G. (comp. la economía. Goffman. Antropofagia. B. S. Año 2 Nº4: 37-56. E.V. Chicago University Press. Dreyfus. El debate político sobre el poder de policía en los años noventa. 1999. “Somos los que encarnamos la sociedad” Jueces federales y narcotráfico en la frontera Argentina-Paraguay. Estigma.J. págs. D.V. Foucault. 2001. S. Izaguirre. Martínez. The subject and power.). P. Eudeba. En: En los márgenes de la ley. M. Intersecciones en Antropología 6: 167-186. Renoldi. y Pita.L. H. “Estar sano es ser persona”. M.. Tiscornia. 2005. Tiscornia. En: Violencia social y derechos humanos. y los procesos hegemónicos de control social. Pita. I. Derechos de los más y de los menos humanos. La Gaceta de la Moralidad: El castigo. 1992. 147-163. Garapon.

Valerio 1981 y Capalbo en 1986 de la Corte Suprema de Justicia de la Nación. en este caso el ingreso a la justicia penal del delito tipificado como tenencia para comercialización. éste también era variopinto. págs. En su mayoría pertenecían a la clase media aunque muchos habían nacido en familias de clase baja y en los últimos años habían mejorado su posición económica. Río de Janeiro. 2 Aquellos delitos que son reprimidos con pena no privativa de la libertad o privativa de la libertad cuyo máximo no exceda de 3 años. Distrito Federal 1919-1929. Estado y sociedad. otros solamente alguna o algunas de ellas. Con respecto al nivel socioeconómico. 5 Sólo por citar algunos ejemplos ver Fallos Colavini 1978. 1997. UFRJ y Departamento de Ciencias Sociales de la Ecole Normal Superieur de París. 1 . algunos de ellos habían vivido parte de sus vidas en la calle y otros internados en reformatorios. 251-277. Por otra parte. otros recién comenzaban a consumir. Museo Nacional. Programa de Posgraduación en Antropología Social. En lo que respecta al consumo de drogas el grupo era bastante heterogéneo. 3 Se considera que no hay trascendencia a terceros cuando el consumo se efectúa en forma privada y no se incita a terceros a consumir.89 Sur. pero todos consumían en forma asidua. A de R. B. algunos consumían todas las drogas. En: Seminario Ciencias Sociales. 6 El grupo estaba compuesto de unas 50 personas que se conocían y mantenían relaciones relativamente cercanas. NOTAS Las únicas excepciones fueron los fallos de la Corte Suprema en Bazterrica 1986. Policia e Minoridade. Classificações Sociais. y su lugar de encuentro solía ser la casa donde vivían algunos de ellos. Isla A. y Arriola en 2009. (comp. Vianna. Paidós. 4 A diferencia de lo relatado por el defensor público.) Buenos Aires. Algunos consumían hace más de 15 años. fue el resultado de la prevención policial y no de una labor previa de investigación.

creemos necesario explicitar a priori cual es nuestra postura frente a las cárceles. haciendo hincapié en el fracaso acerca del tratamiento brindado.P. las cuales constituyen un tipo específico de tratamiento “resocializador” impartido. trabajo. prescindiendo de una posición abolicionista de las cárceles. UNLP. condiciones de alojamiento y visitas. pasan usualmente inadvertidas.B. El trabajo se estructurará en dos partes. y proponiendo una perspectiva reformista. se examinará particularmente la situación con la que conviven un grupo de mujeres privadas de su libertad. Se observarán allí las diferentes situaciones relativas al modo en que su condición de género se combina con otros indicadores que hacen a su condición dentro del sistema.90 Entre Pasados y Presentes III ANEXO FEMENINO AVANCES PRELIMINARES SOBRE UN ACERCAMIENTO ETNOGRÁFICO EN UNA UNIDAD PENITENCIARIA BONAERENSE CORRAL. especialmente a la población femenina. . salud. Gisel*1 El presente trabajo a desarrollar pretende analizar una institución penal específica: la cárcel. en una de ellas analizaremos por qué las diferentes formas de “violencia moral” (Segato 2003) vividas por las mujeres. Partiendo de este objetivo. e integrantes del Grupo de Admisión y Seguimiento del S. tomaremos como punto de referencia el análisis de la situación en que se encuentran un grupo de mujeres detenidas en una Unidad Penitenciaria del Conurbano Bonaerense. Leticia*1 SOSA. En una segunda etapa. que promueva un camino reflexivo en la búsqueda de un espacio reformulador de las prácticas y tratamientos penitenciarios. tales como: educación. Desde una perspectiva de género. sin ser reconocidas ni reprobadas. * Estudiantes avanzadas de la Licenciatura en Antropología de la Facultad de Ciencias Naturales y Museo. y los actores sociales que la componen. tanto desde la jefatura de Vigilancia y Tratamiento 1 como desde los diferentes profesionales que conforman los grupos de admisión y seguimiento. para poder así estimular su reflexión  y discusión.

Si bien la entrevista es una situación compleja tanto por la acción misma de entrevistar. 2003). connota marcas especiales que en el desarrollo de nuestro trabajo trataremos de explicitar. ya que integramos el equipo profesional de ésta unidad carcelaria. . un aspecto importante a considerar es la cuestión de los “roles” (Bértola et al. trabajadores sociales. o peor aún provocarles dificultades de convivencia dentro de los pabellones. psicólogos. Debido a que nosotras formamos parte de este “ellos”.91 La metodología elegida para la investigación es cualitativa y corresponde a un estudio de tipo etnográfico. Por otro lado. basado en la creencia de que lo que se diga en el ámbito de las entrevistas puede tener incidencia en su causa penal. teniendo especial cuidado al momento de emitir su opinión. Los instrumentos de recolección de datos son principalmente la observación participante (perspectiva del investigador) y la entrevista (perspectiva del actor). el acceso al campo fue enmascarado en nuestro trabajo cotidiano en el penal. jefes de secciones) como del escalafón profesional (médicos. Desde el punto de vista de las mujeres presas.  las estrategias empleadas para lograr un mayor acercamiento. abogados. éste mismo trabajo tuvo que realizarse con los directivos del penal (Director y Subdirector de vigilancia y tratamiento). La realización de las entrevistas y las observaciones en una primera instancia estuvieron marcadas por las dificultades metodológicas que conlleva el hecho de formar “parte” de la institución a analizar.  básicamente podríamos diferenciar un “nosotros” representado por las internas y un “ellos” conformado por el personal penitenciario tanto del  escalafón general (guardia cárceles. sociólogos y estudiantes de antropología). ya que si bien no expusimos con sinceridad nuestros objetivos. Establecer ese rapport involucra realizar una serie de concesiones que van desde llevar ropa y cigarrillos a las internas que lo necesitan hasta realizar averiguaciones sobre la situación penal en la que se encuentran. como por los cuidados que debe tomar el investigador. Con el trabajo de campo se elaborará una descripción de las prácticas cotidianas y las interrelaciones humanas que se llevan a cabo en el escenario de la cárcel. En primer lugar. una de las principales dificultades a la hora de entrevistar consiste en el temor que tienen las internas de hablar acerca de cómo se desarrolla su vida en el penal. el hecho particular de hacerlo en el ámbito de una institución penitenciaria (como la cárcel). debían demostrar que en cierto modo formábamos parte de ese “nosotras”. ni explicitamos nuestros verdaderos intereses. Asimismo. directivos.

resulta la forma más común de opresión y subordinación femenina. ya que por su invisibilidad y permeabilidad.92 Entre Pasados y Presentes III En esta etapa inicial de nuestro trabajo de campo.. que no responde a la conciencia discursiva de los actores sociales. Seria interesante abordar en análisis posteriores si esta relación asimétrica entre hombres y mujeres se repite en el resto de los actores sociales del sistema penitenciario.)” (Guber 2005:220). esto es. sino a la costumbre. para construir los marcos de referencia de los actores a partir de la verbalización asociada libremente. La cárcel constituye para la mujer un espacio estigmatizante. Esta idea nos ayudará a comprender por qué las mujeres representan una población sub-valorada dentro de la población carcelaria en general.” Si bien en muchas ocasiones las mujeres son víctimas de violencia física en situaciones de encierro... la entrevista antropológica sirve para descubrir preguntas. En este  primer acceso al campo fue de suma importancia el acopio de datos propios del lenguaje de la cárcel.. sino de todo aquello que se encuentra en relación con lo femenino. Dentro de la cárcel. reflejando y . es decir. PRIMERA PARTE: “OJOS QUE NO VEN.. De estos marcos se extraerán.) en la primera etapa del trabajo de campo. en un segundo momento y tras una categorización diferida. amparada en una moral que ya no se revisa. aquella mentalidad discriminadora no sólo de la mujer. siendo el sistema de encarcelamiento mucho más severo y cruel con las mujeres. la entrevista se desarrolló como parte del conjunto de actividades que tienen lugar en la observación participante: “(.. las preguntas y temas significativos para la focalización y profundización(. Esta violencia estructural es el sustento de lo que Segato (2003) llama “sexismo automático”. Creemos necesario utilizar el concepto de violencia moral como aquel mecanismo más eficaz de control social y reproducción de las desigualdades. quienes han sido históricamente una minoría respecto a los hombres dentro de las cárceles. socialmente aceptada y validada. esta idea no alcanza para describir aquellos mecanismos que hacen a las mujeres mayormente vulnerables en una institución que administra tanto sufrimiento como es el caso de las cárceles. los cuales en posteriores entrevistas fueron de gran utilidad. se reproducen las diferencias sociales y de género existentes en la sociedad.

dibujo.  “(…) desde la perspectiva de género se concluye que el fenómeno de prisionización femenina transforma el ámbito carcelario en un espacio en el que -además de cumplir con la función de ámbito para la ejecución de la pena. Estas están justificadas por una mirada naturalizada y generalizada de vulnerabilidad psicológica/emocional conduce a las mujeres a la insatisfacción sin revisar. costura. mientras que en las mujeres se esperaría mantenerlas ocupadas. siendo sometida a “tratamientos resocializadores” tales como la escasa capacitación laboral o peor aún. no les permitirán subsistir económicamente de las mismas (Anthony 2007). como son los talleres de macramé.   . desarrollando actividades que. En síntesis. En estos casos particulares. la misma es producto de un análisis inadecuado de los actores interactuantes con ellas. son continuamente ignorados por los profesionales y agentes penitenciarios. 2006:11). etc. una vez en libertad. reduciendo el cuestionamiento de las mujeres a simples demandas. ausentes para con las mujeres. accionando el sexismo automático que los lleva a no cuestionarse y ni siquiera problematizar o poner de relieve tales diferencias en el tratamiento. telar.se impone a través  de dicha ejecución. lo que se buscaría  a través de éstos “tratamientos resocializadores” es lograr una aparente formación y capacitación en los hombres. respecto de la necesidad de crear espacios de interacción adecuados a sus particulares condiciones de género. alojan tanto penales masculinos como femeninos.93 acrecentando las diferencias de género existentes en el “afuera”. Los cuestionamientos por parte de las mujeres respecto a la diferencia en el trato en relación con los hombres.  La falta de una política criminal con perspectiva de género las invisibiliza y aún más en el caso de unidades carcelarias que en el interior de sus muros. si a la inversa. los tratamientos diferenciales hacia ambos sexos se tornan más crueles y en algunos casos. una variedad de pautas de conductas y actividades destinadas a reafirmar el rol genérico asignado social y culturalmente a la mujer” (Arduino et al. reflexión. expresándose en el rol de la mujer en el encierro.

penitenciarios. Varios de estos trabajos implican realizar tareas administrativas. Dentro de los muros de ésta unidad penitenciaria. a excepción de algunos casos particulares. Los hombres fueron postulados por el propio jefe del penal y con la autorización del director. Recién a fines de febrero del siguiente año arribó el primer grupo de mujeres procedentes de las comisarías aledañas al penal. Los agentes penitenciarios personifican la institución y detentan el poder y el control sobre las/os internas/os. albañil. es decir. desempeñando actividades laborales por fuera del perímetro del muro) y sólo una mujer se incorporó a éste tipo de régimen. Así es como el penal femenino se convirtió en el “Anexo”. En el grupo que denominamos agentes penitenciarios. por expresa orden judicial. Ésta unidad carcelaria está conformada. que si bien no son agentes penitenciarios. incluimos a los agentes que pertenecen al escalafón general y aquellos que integran el escalafón profesional. quienes se encuentran en una posición de subalternidad y están sometidos a la autoridad de los primeros. como el de mecánico. sólo 4 (hasta septiembre del año 2009). Dentro de éste grupo incluimos también un pequeño subgrupo. En el caso de la única mujer que desarrolla trabajos extra muro. pero al principio alojó solamente a población masculina. etc. las/los internas/ os (nosotros). En el caso de los hombres. el régimen que impera tanto en el penal masculino como el anexo femenino es el régimen cerrado. ej. como ya lo habíamos mencionado. catequistas. Cada uno de éstos grupos por separado posee a su vez sus propias relaciones jerárquicas y de poder. que especialmente son adjudicadas a internos hombres que han pertenecido a alguna fuerza de seguridad (ex policías. Otros desarrollan sus  propios oficios. como una dependencia del penal masculino. por dos grupos antagónicos: por un lado el personal penitenciario y no penitenciario (ellos) y por otro.: religiosos. accedieron a un régimen semi abierto (realizando trabajos extra-muro. actúan en el espacio carcelario y forman parte de la cotidianeidad de la cárcel. La interacción entre ambos grupos se caracteriza por una relación jerárquica explícita de poder/sumisión.94 Entre Pasados y Presentes III SEGUNDA PARTE: ¿EL SEXO DÉBIL?  La Unidad Penitenciaria  Bonaerense que abordamos en el presente trabajo. solo se dedica a la limpieza de los despachos de los directivos . en la actualidad es una cárcel de carácter mixto. etc. (tanto el escalafón general como el escalafón profesional se encuentra organizado utilizando jerarquías de tipo militar).  fue inaugurada a fines de diciembre del año 2007. etc).

mientras que a las mujeres no se les adjudican tales tareas.A.C (Separación del Área de Convivencia) denominado en la jerga carcelaria como Buzones. organizada en intervalos de clase. Paraguay y Holanda). La estructura edilicia se configuró según el sistema panóptico (Bentham s. y diferentes sectores destinados a sanidad. con una capacidad para alojar 60 mujeres. Es importante mencionar y remarcar aquí que aquellas provenientes de países limítrofes son doblemente discriminadas y sub-valoradas por su nacionalidad.3 EDADES 20-30 30-40 40-50 50-60 TOTAL FA4 13 20 16 11 60  Tabla 1. y cada pabellón posee cuatro celdas con una capacidad para alojar a cuatro personas en cada una de ellas. es decir que tiene un eje simétrico a partir del cual se estructuran dos patios con los pabellones de borde en sentido semi radial. . talleres (sector carpintería e informática entre otros). El hecho de  obtener este tipo de trabajo implica un privilegio para las internas/os más que un derecho. mientras que el Anexo femenino dispone sólo de cuatro pabellones. cada interna es alojada en el S. careciendo de sectores esenciales como lo es el de sanidad y talleres. Perú. implícitamente se da por establecido que las tareas domésticas le corresponden a la mujeres.95 y del resto de las oficinas. La mayoría de las mujeres detenidas tienen entre 20 y 60 años de edad. a éstos últimos también se les delega otro tipo de tareas como las administrativas y de mantenimiento. la Jefa del Penal determina su ubicación en alguno de los pabellones. Luego de ser entrevistada por el Grupo de Admisión y Seguimiento. Si bien hay hombres que deben realizar las tareas de limpieza dentro del penal masculino. cocina.XVIII). Frecuencia absoluta de la variable edad. distribuidas en dos módulos que contienen dos pabellones cada uno. con una capacidad total para 360 hombres. (ver tabla 2 1) . siendo el 90% de las mismas de nacionalidad argentina y el 10% restante provenientes de otros países (Bolivia. Al momento de su ingreso. por parte de sus propias compañeras y por ellas mismas. No existe un cuestionamiento sobre cuáles son las tareas que puede realizar un hombre y una mujer. En septiembre de 2009 la población femenina contaba con 60 internas. Uruguay. El sector masculino cuenta con diez pabellones.

delitos que usualmente se denominan peligro abstracto.B se encuentran detenidas preventivamente por éste tipo de ilícitos.. la mayoría se encuentra procesada por tenencia y comercialización de estupefacientes. Según datos presentados por el Comité contra la Tortura para el año 2007.P. Casi todas poseen abogado de oficio. el 90% corresponde a internas que están cumpliendo su prisión preventiva. ya que pocas pueden pagar un abogado particular. y sólo un 10% corresponde a internas que han sido condenadas a cumplir una pena. un porcentaje aún mayor que el de los hombre detenidos 76% (. mientras que para el 2008 ascendían al 4.9%.. ) es notable la cantidad de detenidas bajo el régimen de prisión preventiva: sobre el total de población el promedio de detenidas procesadas es del 85. aquellos que no provocan un perjuicio concreto sobre las personas. las mujeres representaban un número inferior al 3% del total de la población carcelaria. (Comité contra la Tortura 2009:155). éste fenómeno parece ser una constante ya que la mayoría de las mujeres pertenecientes al S. . Esto ha sido el resultado de leyes más duras en relación a delitos vinculados a las drogas.. Cabe aclarar que del total de la población carcelaria femenina. (ver tabla 2). En relación  a otras unidades penitenciarias femeninas.)”. sino que se encuentran reprimidos por el potencial daño que se puede derivar de aquellas acciones (Comité contra la Tortura 2009). “(. especialmente las acusadas por tenencia simple de estupefacientes. Diferentes tipos de delitos   FA 46 2 2 2 1 1 6 60 Generalmente desconocen cuál es su situación penal..1 % del total de detenidos. En el caso de la población femenina de la unidad estudiada.96 Entre Pasados y Presentes III Durante los últimos años el porcentaje de mujeres detenidas ha crecido considerablemente en la provincia de Buenos Aires.. Delito Tenencia de estupefacientes c/ fines de comercialización Homicidio en ocasión de robo Homicidio simple Homicidio agravado Tentativa de Homicidio Corrupción de menores con abuso sexual agravado por el vínculo Robo calificado Total Tabla 2.

Artículos 31.435 internos en el nivel primario.P. en cuyos casos fueron denegados los pedidos de morigeración de la prisión preventiva. tornándose casi imposible continuar con sus estudios (ver tabla 3). Los pedidos de arrestos domiciliarios. Respecto al nivel educativo. se matricularon 4. Hay mujeres que hace 2 años se encuentran detenidas a la espera de la resolución judicial. Contrariamente. sólo en el caso de los hombres se dicta un taller de alfabetización de carácter informal.256.B. La unidad analizada no cuenta con espacios educativos. pero para las mujeres no existe tal taller. para el ciclo lectivo 2009. 87. Aún así siendo “cómplices” de supuestos delitos son igualmente encarceladas. En relación a este punto. aún en el caso de mujeres que tenían hijos menores de edad y constituían el sostén del hogar. comparten sus causas con otros coimputados. mala madre. es decir que han cometido los supuestos delitos acompañadas por otros. 32 y 33 y en el capítulo IV. Según datos oficiales. su esposo o algún hijo. en algunos casos fueron denegados. se constituye en una reafirmación de su masculinidad. Art. la mayoría de las mujeres detenidas por tenencia de estupefacientes. aún cuando muchas de ellas han manifestado su interés por retomar sus estudios. en las 53 cárceles que dependen del S. la mayoría de ellos de sexo masculino. ya que la mujer al delinquir trasgrede ese rol genérico asignado social y culturalmente de “buena esposa. no compatible con la imagen socialmente construida que se tiene del delincuente. En el caso de las mujeres implica un doble castigo: el rótulo de presa/delincuente y el de mala mujer. En este plano opera el sexismo automático. en el Capítulo III. buena madre”. 3. las detenidas comparten su causa ya sea con su ex-pareja. la Ley de Ejecución penal Bonaerense 12. 204 en el terciario y 599 en el universitario (Batista 2009).97 Es importante resaltar esta situación sobre todo si se tiene en cuenta que la tenencia simple de estupefacientes es un delito excarcelable reprimido con pena de multa o de prisión de hasta 6 años. la gran mayoría ha logrado completar la escuela primaria. puesto que han trasgredido tanto el orden social como el orden familiar (Ordóñez Vargas 2005). . Según datos relevados por el Comité contra la Tortura. para los hombres el rótulo de delincuente/preso a pesar del estigma y de otras circunstancias dolorosas. menciona como uno de los pilares más importantes del tratamiento penitenciario brindar la posibilidad de estudiar a sus internos.636 en el secundario. En nuestro caso y siguiendo esta particularidad.

a partir de un convenio con una empresa privada. manualidades. funciona un taller de reparación y armado de PC. desde el mes de abril del corriente año. Sólo nos permitieron realizar los encuentros en el SUM (salón de usos múltiples). se nos ocurrió implementar este taller de macramé de carácter doméstico. que en principio sirviera para que ellas tuviesen un momento de esparcimiento y charla fuera de los pabellones. Por lo tanto. y por último. campeonatos deportivos (especialmente de fútbol) organizados por los profesores de educación física. Hasta el mes de septiembre participaban 10 internos y un encargado. lugar donde las internas reciben a sus familiares los días de visitas. puesto que como ya expusimos anteriormente. si bien se encontraba enmascarado en el hecho de formar parte del equipo profesional.98 Entre Pasados y Presentes III Nivel educativo Primaria completa Primaria incompleta Secundario completo Secundario incompleto Terciario/universitario Analfabetas Total FA 32 11 6 7 2 2 60 Tabla 3. la permanencia dentro de las instalaciones donde se alojan las internas debía justificarse de alguna manera. debido a la inexistencia de actividades en el sector femenino. artesanías. de alguna manera nos permitió tomarnos pequeñas atribuciones. funciona una biblioteca. Entonces. ya que teníamos la autorización de los directivos del penal para realizar los encuentros . El hecho de realizar este tipo de taller. la mayoría percibe un peculio (pequeño salario) por su participación en el taller y la idea a futuro es capacitar a una mayor cantidad de personas en este rubro. carpintería. nos surgió la iniciativa de generar un espacio de encuentro. el acceso al campo.5 El taller de macramé es dictado por nosotras. Máximo nivel educativo alcanzado   Los talleres de capacitación que se realizan en el penal masculino son: talleres de dibujo. el cual no iba a ser cuestionado por las autoridades y nos permitía a nosotras el acceso al campo. En el caso de las mujeres los únicos talleres de capacitación brindados son el de costura y el de macramé los cuales dependen de la voluntad de quien quiera compartir y subsidiar dichos talleres.

éste espacio fue cobrando importancia y se transformó en un lugar de cita entre las internas y nosotras. no fue cuestionado por ninguna de las autoridades del penal. En el Anexo femenino no hay instalaciones destinadas a Sanidad. las condiciones en las que conviven las mujeres son deficientes. Como observan Arduino et al. que por razones de “seguridad” muchas veces prefieren que las internas no salgan de sus pabellones.:  “(. El Servicio no les brinda los elementos de higiene personales fundamentales. estas son las “tareas” a las que pueden acceder.. ya que sus elecciones suelen ser arbitrarias. simplemente significaba una excusa para tal encuentro.. El resto de las actividades que realizan están relacionadas con la cocina y la limpieza de los diferentes sectores del anexo. laboral y social. no así la incorporación de talleres implementados por personas ajenas al servicio penitenciario en donde las trabas burocráticas.256 y que son omitidos. la calidad de la comida es pésima: reducida en proteínas y enriquecida en carbohidratos. principalmente en los centros urbanos” (Arduino et al. las mismas se encuentran emplazadas en el penal masculino. las cuales son otorgadas por la jefa del penal. derechos que marca la Ley 12.  En este sentido la idea de realizar un taller de carácter doméstico como lo es el macramé. y la decisión de su autorización queda sujeta a la exclusiva predisposición del Director del penal. Dichas carencias son subsanadas por sus familiares cuando las visitan. siempre en forma voluntaria) hasta la renuencia del personal guardia cárcel. en las duchas raras veces hay agua caliente. si bien no existe el hacinamiento. en el caso de que los tengan. como por ejemplo apósitos. no es exagerado afirmar que es imposible que un régimen penitenciario. y muchas. desde las económicas (el dinero es aportado por nosotras y algunos compañeros. Poco a poco. que no desarrollan ninguna. 2006:12). la capacitación profesional no existe para las mujeres. la calefacción prácticamente nunca funciona. Hay pocas internas que desarrollan más de una actividad.99 sin custodia del personal guardia -cárcel.)atendiendo a la realidad económica. caracterizado por la ejecución de tareas domésticas más bien de tipo artesanal. y parecería que nadie se ha dado cuanta de tal falta. Las condiciones de alojamiento también presentan dificultades. pero sólo a un pequeño grupo. Por lo tanto. El taller se realiza una vez por semana y se lleva adelante con muchas dificultades. sea eficaz para garantizar un mínimo de posibilidades de reinserción social a las mujeres. en donde aprender a hacer algunas artesanías en macramé. Dicho sector está conformado por un .

la situación se vuelve muchísimo más compleja.  Las visitan que reciben las mujeres son las últimas en ingresar. hermanos y amigos. como la ruptura más difícil de transitar. resulta imposible pensar en la debilidad de estas mujeres que a fuerza de voluntad y mucha paciencia logran vivir cotidianamente en éstas condiciones.6 Es significativa la ausencia de un profesional médico ginecólogo. apuntando a una visión sobre los mismos que va más allá de la comprensión formalista de las obligaciones jurídicas internacionales. a diferencia de las mujeres. las mujeres tienen a sus esposos o concubinos presos en otras unidades. En la ficha de admisión que se le realiza a cada persona que ingresa al penal (documento que forma parte del legajo personal de cada interna) se recaban datos personales y filiatorios. COMENTARIOS FINALES Este trabajo se inscribe dentro de una visión de los derechos humanos como un campo complementario al campo de la Antropología. en otros casos fueron abandonadas por sus parejas. especialmente de sus hijos y de sus familiares queridos. ya que la mayor parte de ellas son jefas de familia.  Así. En su mayoría. teniendo en cuenta que en el penal habitan mujeres. las horas que tienen para ver a sus seres queridos son menos (recordemos que la diferencia en la proporción de hombres y mujeres es muy grande: 400 a 60). Esto indica que los controles periódicos ginecológicos que debemos llevar a cabo las mujeres no son facilitados. Ha habido casos en los cuales mujeres embarazadas detenidas en las comisarías perdieron sus embarazos antes de ser trasladadas a la unidad. siendo uno de los ítems -familiares que lo visitarían en el penal-. se programa una interconsulta con el profesional en el hospital zonal. no recibieron control alguno. y al llegar. esposas.100 Entre Pasados y Presentes III equipo profesional integrado por médicos clínicos. novias y concubinas. donde las visitas muchas veces se limita a los hijos (en caso de que sean mayores de edad). dado que primero ingresan las destinadas a los hombres. es mayoritaria la visitas de sus madres. La separación de los hijos y la pérdida del contacto continuo con ellos es considerada por las internas. y en los casos donde hay hijos menores. pero sólo en casos agudos. En el caso que necesiten una visita al ginecólogo. incurriendo en una grave violación a los derechos sexuales y reproductivos. para evitar ser trasladadas y alojadas en otras cárceles del servicio. enfermeros / as y un radiólogo. lo que implicaría el alejamiento espacial. para buscar un consenso más profundo y un compromiso . En el caso de los hombres. frente a este panorama. de este modo.

El ámbito carcelario es uno de los lugares donde el Estado ejerce más violencia contra las personas. que nos lleve a cuestionar el tipo de tratamiento impartido hacia las mujeres. quien subraya la importancia que tiene la legitimidad cultural de los derechos humanos internacionales). Así que. cuando señala la importancia de estimular el “discurso interno” en relación con lo legal y los derechos de la mujer (Cook 1997). pero con las mujeres se convierte en un espacio fundamentalmente discriminador. tratando de indagar si se piensa la resocialización femenina en el encierro como apéndice de lo que se estructura en torno al universo masculino.101 sostenible con los derechos humanos internacionales de la mujer. en formas que sean relevantes para la población en cuestión y que puedan ser comprendidas y aceptadas por ellas. son recluidas en cárceles por los delitos cometidos. sobre la condición de la mujer. a nuestro entender. por la institución carcelaria. opresivo y otra forma de ejercer violencia de género. en relación a las desigualdades en cuanto al tratamiento penitenciario aplicado a las mujeres. puede hacer que se exploren diferentes caminos para confrontar y desacreditar las prácticas discriminatorias. Esta violencia moral a la que es sometida la mujer en el ámbito carcelario nos lleva a preguntarnos si las mujeres que infringen la ley. ya que se anula toda posibilidad de singularidad y autonomía. y a su vez son condenadas por haber trasgredido el orden social de “buena madre y esposa”. es decir. ¿por qué son encarceladas. Se priva a la interna de la realización de su feminidad. el tiempo libre es mucho y el trabajo es un privilegio y no un derecho garantizado. alejadas de sus hijos siendo la cárcel un ámbito no adecuado para las mujeres? Creemos sumamente importante poner de relieve y discutir acerca de ésta violencia moral vivida por las mujeres para poder estimular así el discurso interno. consideramos necesario comenzar por escuchar a quienes son las más silenciadas y perjudicadas. para poder estimular este discurso interno. Coincidimos con las ideas postuladas por An-Na´im (abogado de Sudán. . Este “discurso interno” entre diferentes sectores sociales que mantienen diferentes puntos de vista sobre la misma problemática.

2009a. “Mujeres Invisibles: las cárceles femeninas en América Latina” Revista Nueva Sociedad. Universidad Nacional de Catamarca. Universidad de Brasilia.8-9. “Más de 11.   Arduino. Ordóñez Vargas. 1 y 8. L. . L. Perspectivas Nacionales e Internacionales. Nº 208. Servicio Penitenciario Bonaerense. La etnografía como estrategia para la interpretación de las prácticas cotidianas de los internos en el campo carcelario. 2007. Comité contra la tortura.). Bertola 2003. Derechos Humanos de la Mujer. R. Ponencia presentada en el Congreso regional de ciencia y tecnología. Informe anual 2009 sobre violaciones a los derechos humanos en los lugares de detención de la Provincia de Buenos Aires. El salvaje metropolitano. NOA . Lorenzo y R. Venezuela. pp. Revista Cambio Nº5. Profamilia.000 inscriptos para el ciclo lectivo 2009”. E. Cáp. 1997. Pessacq y L. “Mujeres y cárceles: aproximación a la situación penitenciaria en Argentina desde una perspectiva de Género”. C. Salinas 2006. 2005. I.. R. Buenos Aires. M. (Comp. G. Jalile. Sobreviver numa penitenciária de Mulheres: quando adaptar-se é resistir.102 Entre Pasados y Presentes III BIBLIOGRAFÍA Anthony. Marzo-Abril. Guber.   Comisión por la Memoria de la Provincia de Buenos Aires 2009b. Legasa. “El Sistema de la crueldad IV”. 2005. Tesis de maestría. 1999. Batista. Cook. Asociación Probienestar de la familia Colombiana.

Provincia de Buenos Aires.256.256”. Servicio Penitenciario Bonaerense.103 Segato.y. las mujeres detenidas se han expresado con frases tales como: “me discriminan por ser boliviana”. el G. Buenos Aires. F. Cada una de estas jefaturas se encuentra subdividida en diferentes secciones. cuya autoridad es el subdirector de asistencia y tratamiento (escalafón general). Sociólogos. cuya autoridad es el subdirector administrativo (escalafón general). estudiantes de Antropología). Por otro lado. Editorial Omar Favale. 3 En diversos relatos. las distintas secciones compuestas por personal de escalafón profesional (Asistencia Social. el Psicoanálisis y los Derechos Humanos. entre los meses de enero y septiembre del año 2009. quienes también donaron una máquina de coser y los materiales para su uso. NOTAS 1 L a organización jerárquica dentro de dicha unidad carcelaria esta compuesta por el director de unidad (máxima autoridad y máxima jerarquía). R.A. 1999. Clasificación – formado por psicólogos en su mayoría-. “Ley de Ejecución Penal Bonaerense 12. cuya autoridad es el subdirector de seguridad (escalafón general) y por último 3) Asistencia y Tratamiento.A (Frecuencia Absoluta) llamaremos así al número de repeticiones que presenta una observación. de él dependen 3 Jefaturas: 1) Administrativa. conformado por el Jefe y Jefa de penal del sector femenino y masculino (escalafón general) y guardia cárceles (en sus diferentes jerarquías y puestos). . En el desarrollo de nuestro trabajo haremos especial hincapié en la jefatura de asistencia y tratamiento. 5 El taller de costura es brindado a unas pocas mujeres por Señoras voluntarias pertenecientes al culto católico. Sección deportes – integrados por profesores de Educación Física-. 2) Seguridad. Weinstein.S (grupo de admisión y seguimiento propiamente dicho. Ensayos sobre género entre la Antropología. 2 Información recabada a través del trabajo de campo realizado en la Unidad carcelaria estudiada. “aunque soy peruana también soy un ser humano” (sic). 2007. 2003. Esta última jefatura es la encargada de brindar el tratamiento a la población carcelaria acorde a la Ley de Ejecución Penal Bonaerense 12. 6 Los profesionales del equipo de sanidad dependen del Ministerio de Salud y no del Ministerio de Justicia como el resto del personal penitenciario. 4 F. la cual se compone por el Grupo de Admisión y Seguimiento. integrado por Psicólogos. Las Estructuras Elementales de la Violencia. Universidad Nacional de Quilmes/Prometeo.

Estudios Etnohistóricos .104 Entre Pasados y Presentes III 3.

habitados por las “otras” sociedades: múltiples grupos indígenas. A partir de los mismos. La sociedad occidental está representada por la población blanca argentina de fines del siglo XIX. tanto visuales como escritos. resultado del contacto directo de los agentes gubernamentales argentinos con las poblaciones nativas y los territorios desconocidos del sur. El estudio de estos materiales ofrece información de primera mano acerca de las construcciones identitarias y culturales de estos pueblos. dado que la ciudadanía y el territorio * Facultad de Filosofía y Letras. Contacto: anabutto@gmail. proceso que se da cuando dos sociedades diferentes interactúan. para quien esté dispuesto a decodificar el lenguaje de dichos registros.105 CON EL FOCO EN EL OTRO: LAS REPRESENTACIONES VISUALES ACERCA DEL INDIO Y EL TERRITORIO EN LOS EXPEDICIONARIOS DE LA CONQUISTA DEL DESIERTO EN LAS CAMPAÑAS DE 1879 Y 1883 BUTTO. trabajamos con las representaciones de los expedicionarios acerca del indio y del paisaje. se trata de una población de la sociedad occidental que se encuentra con “otras” sociedades originarias del actual territorio argentino. Universidad de Buenos Aires. Ana *1 INTRODUCCIÓN El tema general en el que se enmarca este trabajo puede ser definido como el problema del encuentro entre culturas y la representación de la alteridad. Asociación de Investigaciones Antropológicas.com . conocidas como la Conquista del Desierto (Viñas 2003). Este encuentro de otredades se hizo patente en las diversas expediciones militares decimonónicas dirigidas a la Patagonia. En el caso de este estudio. que le son extrañas y a las que trata como diferentes y exóticas. representantes de un estado que se encontraba en plena conformación y expansión. y más específicamente por sus agentes gubernamentales. El encuentro de los expedicionarios y los indios dejó como legado una gran cantidad de registros. Este proceso expansivo es el que llevó a la ocupación de los territorios norpatagónicos.

ya que consideramos que estas representaciones implican una justificación ideológica del accionar estatal. sino que contenía fracturas y quiebres). Portantiero 2004. A su vez. enmarcados en el relato “hegemónico” del poder estatal central argentino (resaltamos las comillas en la palabra hegemónico. no está encarnado sólo en los agentes del estado. que se constituyen así en “constructores de la nación” (De Jong 2002:161). la definición de quiénes eran. definido a partir de la organización del poder y el ejercicio de la dominación política. Oszlak 2009. Esta puja de intereses respecto de la tierra y de la soberanía nacional se refleja en los imaginarios de los expedicionarios. busca la normalización de la sociedad movilizando los recursos necesarios (materiales. nos proponemos por un lado. humanos y simbólicos) que son la base de su poder (Nielsen y Walker 1999). 2000). los ciudadanos argentinos. por un lado. Su construcción implica la creación de una “comunidad imaginada”. creando un sentimiento de camaradería horizontal e ignorando las desigualdades. vincular las representaciones del territorio con la idea de que todo territorio a anexar constituía un “desierto” y por el otro. El poder. a su vez. evaluar las colecciones fotográficas producidas durante las campañas militares dirigidas a Norpatagonia en los años 1879 y 1883. por el otro. la delimitación de las fronteras internas y externas del estado (Bechis 1992). como institución política que tiene el monopolio legítimo de la coerción física. Quijada et al. El principal objetivo de este trabajo es. para mantener el orden social vigente. comparar las representaciones de los indígenas con el paradigma del indio como “salvaje”. ya que no consideramos que el relato del poder estatal fuera realmente totalitario. sino que está materializado “sobre los cuerpos mismos de los individuos” (Foucault 1992:112). rastrear el poder estatal imbricado en los cuerpos de los individuos fotografiados . entonces. MARCO TEÓRICO El punto de partida conceptual de este trabajo es el estado nación. El estado. y cómo debían ser. para construir una nación homogénea al interior y heterogénea al exterior (Hall 1998. Estas campañas militares implicaron entonces un doble proceso: por un lado. Esta materialización nos interesa ya que nos permite. entonces.106 Entre Pasados y Presentes III fueron los elementos clave en la construcción del estado-nación.

éste justificó sus actos mediante una ideología que incluía conceptos evolucionistas. posibilita el análisis de las imágenes de sujetos y entornos para buscar esa construcción homogeneizadora de la nación argentina. esperamos que el territorio indígena sea representado como un desierto. La primera de ellas plantea que bajo estas condiciones de expansión del estado nación argentino. esta negociación respondió a la interrelación de los procesos básicos de la construcción de identidad: la autoadscripción (del indígena). es decir. Montserrat 1993. Esta ideología evolucionista se constituirá en paradigma hegemónico (Kuhn 2004). porque proveerá información sobre la construcción visual de dicha justificación ideológica. Dentro de esta línea evolucionista científica. El estado nación ejerce la dominación política. en el cual es posible rastrear tanto la agencia del fotógrafo como la del retratado. por ser un supuesto registro fidedigno de los hechos. Dichas negociaciones se dieron tanto a partir de los intereses diferentes de cada agente social en cuanto a las formas de presentación de las sociedades indígenas. Esta dominación se basa en una ideología. a la espera de que los ciudadanos obedezcan y cumplan sus órdenes. despojado de individuos y de estructuras que señalen algún derecho de estos pobladores. Portantiero 2004). Por esta razón. y la adscripción por los otros (los fotógrafos). en la representación del mundo que sostiene el grupo dominante para justificar su accionar. que nosotros planeamos analizar. la fotografía era considerada de manera positivista. Miller y Tilley 1984. En efecto. por el otro. la fotografía puede considerarse un artefacto cultural. como a partir de los distintos grados de libertad de dichos agentes (fotógrafo y fotografiado) A su vez.107 y. como una técnica que permitía el registro objetivo de la realidad. proponemos que las fotografías de nativos indígenas generadas por agentes del estado-nación argentino fueron producto de negociaciones entre ambos actores sociales. uno de los elementos ideológicos que legitima el accionar estatal es el evolucionismo. Para nuestro caso de estudio. De estas consideraciones desprendemos tres hipótesis de trabajo. Desde nuestro punto de vista. que marca el orden y el progreso como estandartes de la civilización (Lois 1999. En tal sentido. dentro del cual la fotografía se presenta como la tecnología preferida para registrar y describir el mundo de manera “objetiva”. de . de tal manera. en el marco del proceso de expansión y consolidación del estado nación. en toda campaña científica se incluirá su registro. era la tecnología preferida por los funcionarios gubernamentales para retratar los logros del estado.

Tell (2003) retoma fotografías de ambos álbumes. a cargo del Gral. Julio A. CASO DE ESTUDIO Nuestro caso de estudio se compone de dos colecciones fotográficas que funcionaron como registro visual de las campañas militares a Norpatagonia: el álbum de fotos de Antonio Pozzo. sombras que ella piensa como sello de autoría de los artistas y científicos. El primero de estos álbumes fotográficos retrata la “Expedición al Río Negro” del año 1879. Vezub (2002) analiza el álbum de Encina y Moreno. Alimonda y Ferguson (2004) se centran en la colección de fotos de Pozzo. Esta expedición. a partir de la que es posible recuperar cualitativamente la agencia del individuo. por ejemplo en la similitud de la imagen desértica de las ciudades patagónicas y los toldos indios. pero cuya discusión no se abordará en este trabajo.108 Entre Pasados y Presentes III manera de justificar su anexión. y enfatiza en las sombras de los fotógrafos que son incluidas en las imágenes. Entre los antecedentes directos que podemos citar se encuentran investigadores que desde diversas perspectivas analizaron estos álbumes. . Roca. previo a su desaparición física. por lo que esperamos asimetría en la representación de género y edad de la sociedad blanca y la indígena. que registra la campaña del año 1879 y el álbum de Carlos Encina. que retrata la expedición del año 1883. Alfonso Braco. Edgardo Moreno y Compañía. concluyendo que estas imágenes retratan el mundo indígena en el instante de desestructuración de su universo simbólico. la interpretación del público contemporáneo. la población nativa habría sido ampliamente desestructurada. y fue realizado por el fotógrafo de origen italiano Antonio Pozzo y su ayudante. Entre ellos. Finalmente. similitud con la que no concordamos. los indígenas serán representados como “salvajes” con dos alternativas: transculturación o exterminio. Estudia las imágenes en 4 niveles: la enunciación del fotógrafo. su lectura actual y la impronta de la fotografía. la tercera hipótesis sostiene que debido a la presencia ofensiva militar en territorio indígena. y proponen una simetría entre las imágenes que retratan el mundo indígena y el mundo blanco. Nuestra segunda hipótesis afirma que frente a la necesidad de definir el perfil de los ciudadanos argentinos.

tales como el Museo de la Casa Rosada. “Vistas topográficas del Territorio Nacional del Limay y Neuquén”. textos escolares y publicaciones periódicas. y no como componentes de un corpus más amplio. Así. las fotografías conforman ya sea una fuente de información complementaria al registro arqueológico cuando éste no existe. Edgardo Moreno y el fotógrafo Pedro Morelli. se encuentran resguardadas en diversos archivos y bibliotecas de Buenos Aires y el mundo. ambos álbumes fotográficos fueron perdiendo su identidad y escasamente fueron analizados como una unidad. Por ello. así como en la Biblioteca Nacional de Río de Janeiro. METODOLOGÍA A nivel metodológico. fue realizado por los ingenieros topógrafos Carlos Encina. estuvo compuesta por cinco divisiones que se desplegaron por el territorio austral. a cargo del Gral. lugar de alto valor estratégico para los indígenas por conectar con los territorios de la nación. El segundo álbum fotográfico. cuando . 2006) y Fiore y Varela (2007) acerca de la “arqueología con fotografías”. Sin embargo. razón por la que este álbum se constituye en el único registro visual de la campaña. específicamente hasta Choele-Choel. Conrado Villegas. el Museo Roca. Las imágenes que componen ambos álbumes fueron ampliamente difundidas a lo largo de los años en múltiples libros. Roca.109 conocida usualmente como “La Campaña al Desierto”. en Brasil. el Museo Saavedra y el Archivo General de la Nación. al arribar el 25 de ese mes del año 1879. el álbum de fotografías. o una fuente de información alternativa. retomamos la propuesta de Fiore (2005 a y b. la única división que fue fotografiada fue la primera. todos citos en Buenos Aires. A su vez. a cargo del Gral. cuyo objetivo era extender las fronteras a toda la provincia del Neuquén y alcanzar el lago Nahuel Huapi. En este lugar se celebró el aniversario de la Revolución de Mayo. según la cual las fotografías son artefactos socialmente construidos que constituyen un registro de la cultura material y las prácticas sociales del fotógrafo y el fotografiado. Estas fotografías retratan la campaña científico militar llevada a cabo entre los años 1882 y 1883. La primera división recorrió los territorios de la Pampa hasta el Río Negro. Argentina. Cabe destacar que en la mayoría de los casos tanto la exhibición y publicación editorial como el archivo se enfocó en las imágenes sueltas.

Sontag 1996). que incluye las variables que se centran en el archivo. por lo que la metodología para el análisis de estos datos debe ser específica del registro visual. circulación y consumo (Fiore y Varela 2007). a la extensa exhibición y publicación de las imágenes en diversos medios. en la cual la influencia del fotógrafo es casi absoluta (Edwards 1992. sino también la identificación de tendencias antes desconocidas (ibídem). quien plantea la importancia del análisis de la producción. De esta manera. que incluyen las múltiples transformaciones de la fotografía a lo largo de su secuencia de producción. Por otro lado. y señala que “la palabra economía sugiere que el campo de la visión está organizado en una forma sistemática. Coincidimos entonces con las autoras en defender un “abordaje que dé cuenta de las complejidades de la imagen como lenguaje y como representación” (Alvarado y Giordano 2007:16). permiten la identificación de patrones cuali y cuantitativos. Este abordaje crea un puente teórico entre las dos grandes concepciones teóricas opuestas de la fotografía: la concepción positivista de la fotografía como registro objetivo e imparcial de la realidad (Gernsheim 1986) y la concepción postmoderna de ésta como una construcción visual. como el estudio de los contenidos de la fotografía en sí.110 Entre Pasados y Presentes III proporciona información acerca de actividades de escasa o nula visibilidad arqueológica. Fiore señala que el registro fotográfico provee: “información visual irreductible enteramente al lenguaje verbal (oral o escrito)” (Fiore 2006:10). es decir. Estos patrones posibilitan no sólo la contrastación de esta información con los datos escritos y arqueológicos. desde una perspectiva teórica en la cual ambos son agentes activos. Consideramos que esta perspectiva. . tanto el análisis de los procesos de formación del registro. Esta nueva visión nos permite entonces captar tanto la visión del fotógrafo. También sugiere claramente que esta organización tiene mucho que hacer con relaciones sociales. la circulación. como la agencia del sujeto fotografiado. retomamos la perspectiva de la “economía visual” de Poole. desigualdad y poder. el consumo y la posesión de las imágenes. así como con significados y comunidad compartida” (Poole 2000:5 la cursiva es del original). la publicación y la exhibición de las imágenes nos acerca a analizar lo que Alvarado y Giordano (2007) denominan “trashumancia iconográfica”.

El segundo nivel. El nivel de la colección otorga una visión general del álbum fotográfico como unidad de análisis. 12) equipo utilizado. 15) exhibición y 16) archivo. paisaje fotografiado. Finalmente. 8) propósito del fotógrafo. 14) publicación. 7) actividad desarrollada. Estas variables fueron relacionadas a fin de identificar las tendencias cuantitativas en pos de responder preguntas relativas a la producción. 4) tipo de plano. mientras que a nivel de los individuos fotografiados las variables cruzadas fueron género. Aquí incluimos las variables siguientes: 1) fecha. en base a nuestras hipótesis de trabajo. el análisis al nivel de los individuos fotografiados es el que nos permite el estudio más detallado. 9) género del fotógrafo. edad. 2) técnica fotográfica. el de la fotografía se orienta a observar con mayor detalle cada una de las imágenes. adscripción étnica y elementos de cultura material manipulados. 6) fotógrafo. 4) fecha. 5) pose fotográfica.111 Siguiendo estos lineamientos. 7) presencia y tipo de estructuras y 8) presencia y tipo de cultura material. En este nivel incluimos las siguientes variables: 1) colección. analizamos un total de 235 imágenes correspondientes a los dos álbumes mencionados. Por último. 7) duración del viaje del fotógrafo. las variables más relevantes fueron cruzadas entre sí. las fotografías y los individuos fotografiados. 8) tipo de elementos de cultura material que porta. 10) tipo de ornamentación y 11) tipo de estructuras. 6) tipo de toma. 3) ubicación geográfica de la toma. 4) pose corporal. de acuerdo con 3 unidades de análisis complementarias: la colección. 2) edad. 3) adscripción socioétnica. 10) edad del fotógrafo. 5) paisaje fotografiado. circulación y consumo de las imágenes. 13) cantidad de fotografías. 3) campaña. comparándolas entre sí y observando detalladamente qué aparece retratado en cada una de ellas. 11) formación profesional. Las variables incluidas son: 1) género. en relación con la búsqueda de justificación del accionar expansivo del estado nación argentino sobre territorios originalmente indígenas. 5) militar a cargo. 2) nombre del álbum. 6) número de personas. presencia o ausencia de personas. entre ellas las variables de ubicación geográfica de la toma. 9) tipo de vestimenta. al enfocar en las imágenes que cada fotógrafo produjo y seleccionó. alcanzando un manejo total de 35 variables. presencia y tipo de estructuras. .

Trabajamos. es obvio. con los que el público receptor de las imágenes (ciudadanos blancos habitantes del centro del estado-nación) se siente familiar y cómodo. La primera de ellas plantea una representación del territorio indígena como un desierto.25% en el álbum de Encina y Moreno. como una técnica que permitía el registro objetivo de la realidad.77% en el álbum de Pozzo y el 84. de tal manera. despojado de individuos y de estructuras que indiquen un potencial derecho de los pobladores previos. concebidos naturalmente como progresos.112 Entre Pasados y Presentes III ANÁLISIS Y DISCUSIÓN El estado nación argentino. Contrariamente. creemos que estas imágenes se construyeron para intentar justificar el accionar del estado nación en estos territorios patagónicos. encontramos que una gran mayoría de las imágenes de ambos álbumes se centra en paisajes rurales: el 77. Así. como ya hemos dicho. justificó sus actos mediante una ideología que incluía conceptos evolucionistas. por ser un supuesto registro fidedigno de los hechos. la fotografía era considerada de manera positivista. era la tecnología preferida por los funcionarios gubernamentales para retratar los logros del estado. (Figuras 1 y 2) . que busca justificar la anexión de estas tierras. esperamos una representación de las zonas urbanas como habitadas por la sociedad blanca. de su notable contribución biológicaserviría para pretender la legitimación científica de una poderosa ideología social: la del Progreso” (Montserrat 1993:51). rodeada de elementos culturales occidentales. Montserrat señala que “el evolucionismo –aparte. Al respecto. con tres hipótesis que guiaron nuestro análisis. Esta representación se dará bajo las condiciones de expansión del estado nación argentino. en pleno proceso de expansión y consolidación (1860-1890). Al respecto. Dentro del marco científico evolucionista.

Consideramos que estas imágenes de paisajes rurales despoblados. de estas fotografías de paisajes rurales.113 A su vez. A su vez. . Esperamos. recordamos los planteos de Pablo Wright acerca de la construcción de lo que él denomina “narrativa del desierto” para definir “una tierra vacante lista para la ocupación económica y política. Nuestra segunda hipótesis afirmaba que frente a la necesidad de definir el perfil de ciudadanos del estado nación argentino. los indígenas aparecen vestidos y ornamentados con los elementos que les son propios a su cultura. entonces. que el indígena sea representado como “salvaje” a transculturar o eliminar. ideológica y económicamente cargado” (Wright 1998:3). el indígena será representado como un “salvaje” que tiene dos alternativas: o bien es transculturado y se incorpora a la sociedad. sin la presencia de personas. claramente no urbanos. Sus habitantes originarios eran invisibles” (Wright 1998:6 la cursiva es nuestra). sin personas en su interior. de este “espacio liminal simbólica. o bien es eliminado. ese porcentaje asciende a un 38%. Al respecto. en el caso del álbum de Pozzo el 30% son imágenes desoladas. demarcando de esta manera los espacios que ocupa la sociedad indígena y por contraposición la “blanca”. mientras que en el álbum de Encina y Moreno. todos los indígenas representados aparecen en espacios “naturales”. contraponiéndose a la representación del hombre blanco como modelo “civilizado”. crean en el espectador la sensación de soledad y de falta de pobladores propietarios previos que se quiso transmitir respecto de estas tierras. Al respecto.

Consideramos que esta diferencia de proporción tiene relación con los cuatro años que separan a ambas campañas. Es un arma formidable por la destreza con que los indios la esgrimen” (Zeballos 2008:274). años en los que la sociedad indígena fue sistemáticamente desestructurada y diezmada. las escopetas y el fusil remington.70 % (N=11) manipula lanzas de madera. ambas sociedades se diferencian también en su cultura material. de un total de 283 indígenas retratados. por lo que éstos no son fotografiados con atributos materiales o simbólicos de poder bélico. lo cual es similar en términos absolutos pero no en términos de proporciones. un 7. señalando la diferencia con la cultura material blanca.114 Entre Pasados y Presentes III y que son exóticos para la sociedad blanca: pieles y vinchas. junto a sus familias. por lo que las vinchas constituyen el 100%. La lanza difiere completamente de la de los araucanos o pampas y solamente la usan para combatir de a pie. aunque existe un único individuo en el álbum de Encina y Moreno que fue retratado manipulando boleadoras. sino todo lo contrario. las lanzas de madera constituyen casi el único elemento de cultura material con el que son retratados los sujetos indígenas. A su vez. De esta manera. de un total de 17 indígenas fotografiados. mientras que en el álbum de Encina y Moreno. ya que no aparece representado ningún otro tipo de accesorio. Los indígenas aparecen fotografiados también con sus artefactos característicos. en el álbum de Encina y Moreno aparecen retratados los caciques vencidos.06 % (N=20) porta estas armas. el 64. recordamos lo escrito por Zeballos: “las armas de estos indios consisten en lanzas y revólveres o fusiles viejos. mientras la sociedad blanca queda asociada a las armas de fuego. De hecho. Al respecto. Del total de los sujetos indígenas fotografiados. en caso de que porten algún ornamento. (Figura 3) . la imagen es la de un cacique vistiendo el uniforme militar argentino en claro gesto de rendición. Encontramos que en el álbum de Pozzo. el ornamento elegido serán las vinchas. Consiste en una caña de diez pies de largo con una punta de 18 pulgadas. las lanzas de madera. ya que los indígenas se asocian a sus armas típicas.

Las expectativas demográficas al respecto son: a) una mayor representación de individuos masculinos adultos blancos que corresponden a militares en campaña y b) una mayor representación de variadas edades y géneros indígenas. donde los participantes son esencialmente hombres adultos. no se encuentra organizada de manera ofensiva (como sí lo está el Ejército Argentino). disminuyendo la proporción de individuos masculinos adultos jóvenes. los hombres adultos blancos ascienden al 93% del . la población indígena habría sufrido una notable desestructuración. es decir. en las cuales Roger Fenton. Estas diferencias en la representación de edad y género se debe a que se trata de imágenes de campañas militares. es esperable una asimetría en la representación de género y edad de la sociedad blanca y la indígena. Familia del cacique y mujeres de la tribu en sus tolderías en las inmediaciones de Ñorquin. ya que la sociedad indígena. quienes son enviados a la guerra. Recordamos al respecto lo comentado por Sontag acerca de las primeras fotografías de guerra. al encontrarse en su propio territorio. por lo cual.115 Figura 3. Nuestra tercera hipótesis propone que debido a la presencia ofensiva militar en territorio indígena. Sometido en Diciembre de 1882. “se ocupó de representar la guerra como una solemne excursión sólo de hombres” (Sontag 2003:61). Álbum de Encina y Moreno. fotógrafo oficial de la Guerra de Crimea. Cacique Villamain. En el álbum de Pozzo.

En el álbum de Pozzo. en términos absolutos y en comparación con la cantidad de hombres blancos adultos fotografiados los indígenas tienen una menor representación. todos los individuos indígenas fotografiados (N=17) son hombres adultos.116 Entre Pasados y Presentes III total de una muestra de 307 individuos.50% son adultos. que es representada en su totalidad.8% son jóvenes. en el álbum de Pozzo el total de hombres adultos blancos asciende a 250. mientras en el álbum de Encina y Moreno. Al respecto.6% son niños. este porcentaje es del 88% de hombres de adscripción blanca de una muestra de 1088 individuos fotografiados.4% son individuos de edad mayor y 0. sin embargo. la representación de la sociedad indígena incluye todos los rangos de edad y género. de un total de 283 individuos indígenas. proporción similar a la que encontramos en el álbum de Pozzo. (Figura 4) Estos porcentajes apoyan la idea de una variada representación de edades de la totalidad de la sociedad indígena. De esos 156 individuos adultos. 22. 1. ya que el territorio que está siendo invadido es el habitado por esta sociedad.7% son bebés. 55. En contraposición. En el álbum de Encina y Moreno. sin embargo. En términos de proporciones parece haber gran cantidad de hombres indígenas representados. Esta característica del registro es coherente con nuestra observación acerca del mayor porcentaje de manipulación de lanzas por los indígenas en esta colección de fotos. mientras en el álbum de Encina y Moreno estos escalan a un total de 625 individuos. 19. . el 84 % (N= 131) corresponde a individuos masculinos.

ya que estas imágenes estaban dirigidas a un público ciudadano. Creemos entonces. no encontramos una sola toma fotográfica de indígenas muertos o de escenas de batalla. la tercer forma de representación es una ausencia: se trata del encubrimiento de la violencia. ocurre una exaltación de la representación del indígena como un “otro” diferente en cuanto a su vestimenta. a la vez que de su expansión territorial. que la producción fotográfica de las campañas militares de los años 1879 y 1883 dirigidas a Norpatagonia aportó una forma de justificación visual e ideológica del accionar estatal de aniquilación y transculturación poblacional. influyó directamente en las representaciones visuales realizadas por los fotógrafos de las campañas militares dirigidas a Norpatagonia. aparece también la representación del indígena como sujeto de una transculturación positiva hacia normas culturales aceptables para convivir en el estado nación. A lo largo de las 235 que componen ambos álbumes de fotos. que se visualiza en 5 imágenes de bautizos grupales o la rendición. De esta manera. consideramos que nuestras hipótesis fueron corroboradas. externo al estado nación. Consideramos que esta ausencia debe ser tomada como evidencia de un encubrimiento explícito del accionar del estado. el indio es representado como un “salvaje”. frente a esa marginalidad de los indígenas respecto del estado. En estas colecciones de imágenes encontramos tres patrones interesantes respecto de las posibilidades de representación del indígena patagónico. que es visible en 6 fotos de grupos indígenas. ornamentación y artefactos culturales. Por último. La mayoría de ellos son fotografiados en sus territorios. Esta transculturación se puede llevar a cabo por dos medios: la religión. En primer lugar. que pensaba al indígena como un ser incivilizado que no puede formar parte del estadonación argentino a menos que sea transculturado hacia las normas occidentales. lejanos de las ciudades. civilizadas y ordenadas. implicando ambas la posibilidad de incluir al indio como ciudadano “civilizado” dentro de la sociedad. que debía aprobar y naturalizar estas acciones estatales en el territorio patagónico y posiblemente preferiría evitar la visión directa de la violencia física. marcando un límite entre los espacios de acción de cada una de las sociedades.117 CONSIDERACIONES FINALES A modo de conclusión. En segundo lugar. . confirmando a su vez que el discurso nacional de 1860 a 1890 aproximadamente.

35(2):15-36. De Jong. CEAL. En Etnicidad e Identidad. I. (Chile). Ferguson 2004. Sociedad Argentina de Antropología. Hidalgo C. Tamango (comp. Miradas hacia el otro en las fronteras de Pampa y Patagonia (siglos XVIII y XIX). Al amable personal del Archivo General de la Nación y el Museo Roca por permitirme el acceso a los materiales. H. Buenos Aires.128.118 Entre Pasados y Presentes III AGRADECIMIENTOS A Dánae Fiore por su dirección. 2002. Giordano 2007. . pp. 1992. guerreros. Magallania. Dánae Fiore (ANPCYT-SECYT PICT 2005 38216).). Buenos Aires. BIBLIOGRAFÍA Alimonda. Imágenes de indígenas con pasaporte abierto: del Gran Chaco a Tierra del Fuego. nación y soberanía en la cordillera norpatagónica: fronteras de la inclusión y al exclusión en el discurso de Manuel José Olascoaga. Instrumentos metodológicos para el estudio de las relaciones interétnicas en el período formativo y de consolidación de estados nacionales. Revista Chilena de Antropología Visual nº 4. En Funcionarios. y M. Santiago. paciencia. Bechis. Indio. diplomáticos. Al Fondo Nacional de las Artes por otorgarme una beca (Becas Nacionales – Ciclo 2008 Especialidad Letras) que permitió la realización de este trabajo. dedicación y cariño. M. Este trabajo es parte de mi tesis de licenciatura y se enmarca en el proyecto “Arqueología con fotografías: análisis sistemático de pautas de cultura material y prácticas sociales de los pueblos originarios de Tierra del Fuego” a cargo de la Dra. y J. La producción del desierto.). Alvarado. Vol. Lidia Nacuzzi (comp. Y L. M.

. y M. . Fiore. Fiore. 1992. Pehuén Editores. En: Actas de las VI Jornadas de Arqueología de la Patagonia. 3-17. Ediciones de la Piqueta. H. identity and ownership in indigenous archaeology. Santiago. 169-182. Odone. Social images through visual images: the use of drawings and photographs in the Western representations of the aborigines of Tierra del Fuego (southern South America). Kuhn. en Estudios Culturales y comunicación. Foucault. representación. Santiago. En Conservation.). Gernsheim. La estructura de las revoluciones científicas. T. L. Varela 2007. 1992. Significado. págs. producción y consumo cultural de las políticas de identidad y el posmodernismo. E. Fotografía y pintura corporal en Tierra del Fuego: un encuentro de subjetividades. Maturana y Fiore (eds. Yale University Press. Dover Publications. 2006. Punta Arenas. Hall. págs.119 Edwards. 2005 b. Imágenes e imaginarios del fin del mundo. ideología: Althusser y los debates postestructuralistas. New York. M. Microfísica del poder. A concise history of photography. 2004. pp. En Anthropology and Photography 1860-1920. 55-73.). Vol. Introduction. Edwards (eds.). Alvarado. Análisis. Paidós. D. New Haven & Londres. Excavando fotos: Arqueología de la cultura material y las prácticas sociales de los pueblos fueguinos. Fotografías Siglos XIX y XX. S. E. Public Archaeology. James. Madrid. 2005 a. D. 1986. Buenos Aires. Curran. Bill Sillar y Cressida Fforde (comp). David Morley y Valerie Walderkine (comp. 4. En Fueguinos. En Revista Chilena de Antropología Visual nº 6. 1998.. Fondo de Cultura Económica. Barcelona. Arqueología con fotografías: El registro fotográfico en la investigación arqueológica y el caso de Tierra del Fuego.

Quijada. Alfaguara. 1993. Zarankin y F. Cambridge. Revista Electrónica de Geografía y Ciencias Sociales. C. Casa de Estudios del Socialismo. Cambridge University Press. Miller D. Homogeneidad y nación con un estudio de caso: Argentina. Centro Editor de América Latina S. M. Schneider 2000. Sontag. 2004. Ante el dolor de los demás. y C. pp 153-169. Nielsen A. Buenos Aires. y W. 2003. Theoretical Perspectives: Ideology. Montserrat. 25 Ediciones del Tridente. Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Una aproximación a las formas de apropiación simbólica de los territorios del Chaco en los tiempos de formación y consolidación del estado nación argentino. Visión. Buenos Aires. Buenos Aires. power and prehistory. La invención del desierto chaqueño.120 Entre Pasados y Presentes III Lois. Universidad de Barcelona Nº 38. Una introducción al mundo andino de imágenes. C. Acuto (eds). J. 1999. Lima. A. En Sed Non Satiata. A. raza y modernidad. Ciencia. Editores de América latina. D. 2000. Sobre la fotografía. Bernard y A. Tilley 1984. . Edhasa. La sociología clásica: Durkheim y Weber. historia y sociedad en la Argentina del siglo XIX. S. Teoría Social en la Arqueología Latinoamericana Contemporánea. Barcelona. 1996. Portantiero. M. Walker 1999. Conquista ritual y dominación política en el Tawantinsuyu. . C. M. siglos XIX y XX. Poole. Madrid.

Geografías de la alteridad y el estado. El Elefante Blanco. V. Sobre la auto-referencialidad fotográfica”. Tervel A. (1878) La conquista de quince mil leguas. Zeballos. En Congreso Internacional de Teoría e Historia del Arte / IX Jornadas el CAIA “Poderes de la Imagen”. arqueología e historia del Chaco y Pedemonte andino. Buenos Aires. Jerez (eds. Santiago Arcos Editor. y O. Las fotografías de Carlos Encina y Edgardo Moreno durante la “Conquista del Desierto”. D. CAIA. cd rom. 2002. 2008. P.121 Tell. Universidad Nacional de Jujuy. Trece estudios de antropología. 1998. Buenos Aires. Ediciones Continente. “La toma del desierto.). En Pasado y presente de un mundo postergado. Indios y soldados. Jujuy. ejército y frontera. Indios. J. Wright. Ensayo para la ocupación definitiva de la Patagonia. 2003. Buenos Aires. E. Vezub. . El desierto del Chaco. 2003. Viñas.

2005).1997) y la Puna Catamarqueña (Lema 2004). En el caso de la Arqueología también distintos autores que han estudiado para la zona del NOA estos momentos históricos: desde los trabajos iniciales de González (1955) y Núñez Regueiro (1974) que definieron el llamado “Período Hispano Indígena”3. López 2006. El objetivo esta presentación es analizar desde la perspectiva de la Teoría de la Práctica (Bourdieu 1977. Mendonça et al. Para ello. hasta las investigaciones mas recientes que abarcan los procesos que tuvieron lugar en el Valle de Santa María (Johansson 1996. me centraré en un aspecto particular del universo local como son las representaciones visuales y materiales. Giddens 1995) las transformaciones que experimentaron las poblaciones locales durante la conquista y colonización europea durante los siglos XVI y XVII en el área del actual Valle Calchaquí Norte (Salta). entre otros. Matera 2006.Los modos de vida cambiaron y las poblaciones locales enfrentaron este nuevo contexto mediante diferentes estrategias para continuar con su reproducción social (Palomeque 2000. la Quebrada de Humahuaca (Bordach et al. así como también desde la Historia del Arte2. lo cual generó nuevas realidades socio políticas (Palomeque 2000). 1993. En el área del actual Noroeste Argentino las investigaciones tanto desde la Historia como la Etnohistoria1. dan cuenta de los procesos sociales que estaban teniendo lugar este nuevo contexto.1998.122 Entre Pasados y Presentes III “REPRESENTANDO EL MUNDO DESDE UN MUNDO NUEVO” TRAYECTORIAS Y RUPTURAS EN LAS PRÁCTICAS FUNERARIAS Y EL ESTILO CERÁMICO EN EL VALLE CALCHAQUÍ NORTE (SALTA). Lucila1* INTRODUCCIÓN Diversos aspectos se vieron transformados a la llegada de los conquistadores europeos en el siglo XVI a América. Quiroga 1995 y 2001. Paz 2008). Universidad de Buenos Aires . El enfoque está puesto en el estudio de * Facultad de Filosofía y Letras. SIGLOS XVI-XVII GAMARRA. Tarragó et al. Stenborg 2001.

el verde la ubicación de Cachi Adentro. En esta presentación los mismos son entendidos como composiciones materiales y visuales. Se realizará un análisis comparativo de la evidencia con respecto a períodos previos a la conquista europea: Período Inca (1450 – 1532 años DC) y Período Tardío (1000-1450 años DC)5. En segundo lugar. se presentará la muestra estudiada de los sitios del Valle Calchaquí Norte y la metodología de análisis aplicada sobre la misma. En tercer lugar. En último lugar. cuya combinación esta íntimamente relacionada con el contexto socio histórico del cual son parte (Bugliani 2007. de manera de caracterizar el contexto mayor en el que se inserta el caso de estudio. se explicitará la propuesta teórica que servirá de base para el análisis del caso estudiado en el presente trabajo. de manera tal de dejar en claro las transformaciones a nivel material. haciendo especial hincapié en el período de estudio. Argentina). se expondrán los resultados y su discusión. En primer lugar.123 enterratorios y piezas cerámicas perteneciente a dos sitios ubicados en el área de Cachi Adentro4. se presentará un breve panorama histórico de la zona. Salta (Figura 1). códigos estéticos y elementos funcionales. En rojo se resalta la ubicación de los sitios de estudio. basado en investigaciones arqueológicas y etnohistóricas. . realizadas a partir de preferencias sociales. los cuales fueron adjudicados temporalmente al período de referencia. Figura 1. Mapa de la región de estudio: Valle Calchaquí Norte (Salta. 2008).

a partir de diversos modos de accionar (determinados por el habitus) frente a las situaciones que se le presentan (Bourdieu 1977). en vez de perpetuar el anterior. y los sujetos llevan a cabo las acciones produciendo y reproduciendo esas condiciones. las formas culturales bajo las que vivían. Son entendidas como .1999) En este sentido. Las personas no actúan en su vida diaria de acuerdo a partir de estrategias concientes y planificadas. De acuerdo a esta perspectiva. con condiciones especificas que no estaban previstas dentro de las lógicas tradicionales. Los nuevos acontecimientos se insertan en las categorías preexistentes. pueden generar transformaciones en ellas. siguiendo a Bourdieu (1977. pero dentro del rango de posibilidades otorgadas por la estructura social. se desarrolla una relación dialéctica entre la estructura social y las prácticas y relaciones llevadas a cabo por los sujetos: la estructura posibilita las prácticas sociales. Las categorías culturales bajo las que viven los sujetos y que permiten comprender el mundo. los colonizados pueden modificar y resignificar la influencia externa. Las composiciones visuales y materiales abordadas en este trabajo forman parte de la estructura a partir de la cual se percibe al mundo. A partir de ello. que son la manera de comprender el mundo y su funcionamiento En el caso del encuentro con un nuevo colonizador. la cultura se ve alterada en la acción al reexaminar creativamente sus sistemas convencionales (Sahlins 1977). que son las que producen y reproducen las estructuras sociales (Acuto et al. colonización y dominación transformaron la vida social de los colonizados. o pueden producir un nuevo orden. se ponen en evidencia al interactuar con la realidad cotidiana. De acuerdo a estos autores. Asimismo. 1993) y Giddens (1995). afectando las acciones de los sujetos y generando por ello cambios en las practicas y representaciones sociales. ni guiados sistemáticamente por las estructuras. la vida social es el espacio en donde tienen lugar las acciones y relaciones sociales a partir de las prácticas cotidianas. 2008b). generando así importantes transformaciones sociales (Thomas 1991.124 Entre Pasados y Presentes III PERSPECTIVA TEÓRICA Este trabajo se enmarca dentro de la Teoría de la Práctica. se plantea que los procesos de contacto cultural. preservando parte del orden social previo al contacto cultural con el colonizador. sino que lo hacen a partir de un sentido práctico.

se definen como objetos culturales que ocupan el lugar de algo que esta ausente. De esta manera. alejándose del quiebre simbólico conservaban el poder sobre el mundo ideológico de las sociedades dominadas (Acuto et al. permite la puesta en acción de nuevas prácticas.2008 a. 2008b). Los españoles llevaron a cabo las primeras entradas al territorio del actual Norte Argentino en 1535 y en 1545. así como el control y vigilancia comunal sobre el desarrollo de desigualdades. como en el caso del contacto cultural. tanto políticos como sociales. A pesar de ello. la comunalidad y la homogeneidad simbólica y material. las cuales. conservando de esta manera el control sobre el mismo (Kergaravat y Amuedo 2009). producto de una forma particular de habitar (sobre este enfoque acerca del Período Tardío ver Acuto et al. Kergaravat y Amuedo 2009). en el segundo viaje se formaron los primeros asentamientos que serían la base del proceso de conquista. tanto los enterratorios como las piezas cerámicas se proponen en este trabajo como los objetos a partir de los cuales observar y analizar la producción y reproducción de los esquemas sociales frente a una situación en la que entraron en conflicto distintas fuerzas.2008 a y b. incluyéndose dentro de un contexto mas amplio en el que se desarrolla dicho interjuego de poder. pero manteniendo la esfera de las representaciones como un universo compartido. revelando y ocultando relaciones de fuerzas. En ese sentido. Ambas expediciones encontraron resistencia por parte de poblaciones de distintas zonas. Desde la perspectiva del mismo se propone que durante el Período Tardío (1000-1450 años AD) en el Valle Calchaquí Norte la vida social estuvo articulada por la integración comunal. que no fue continuo. de acuerdo a Siracusano (2008). siendo expresiones de un contexto histórico La apertura de nuevas posibilidades. Kergaravat y Amuedo 2009). La presencia Inca en la región (1450-1532 años DC) generó modificaciones en distintos niveles.125 representaciones. EL VALLE CALCHAQUÍ NORTE EN PERSPECTIVA HISTÓRICA El presente trabajo se inserta dentro de un proyecto que estudia las practicas y relaciones sociales durante el Período Tardío (1000-1450 años AD) e Inca (14501532 años DC) en el Valle Calchaquí Norte (Acuto et al. . en parte por los conflictos entre los conquistadores por el control de las encomiendas y las dificultades en los tratos con los indígenas (Palomeque 2000).

DESDE COLECCIONES Y NOTAS DE EXCAVACION: EL VALLE CALCHAQUÍ NORTE DURANTE LOS SIGLOS XVI Y XVII Este trabajo se centra en el estudio de dos sitios hallados en la zona conocida como Cachi Adentro. alianzas y negociaciones mantenidas con los españoles que resultaron en su colaboración durante los alzamientos de 1562. la misma fue identificada por los españoles como territorio de los Pulares. como discos y topus. tales como herramientas para la agricultura. ubicada en el Valle Calchaquí Norte (Salta) nombrados como SSalCac 9 y SSalCac 145. lo cual estuvo relacionado con las prácticas de demandas. esta situación fue más fuerte. designación política con la cual se nombraba a las parcialidades indígenas aliadas (Quintian 2008). Díaz 1989). manteniendo la autonomía y evitando la ocupación efectiva por 130 años. Los mismos fueron excavados mediante rescates de emergencia realizados por Pío Pablo Díaz ante hallazgos de la gente del lugar7. Una característica importante a destacar es que no se encuentran objetos de tipo incaicos como keros o tumis. tales como materiales de origen europeo (collares de cuentas de vidrio.1630 y 1659 (Lorandi y Boixados 1989. aún en tiempos Incas. característicos de los entierros asignados a momentos Incas. En el caso del área del Norte de los Valles Calchaquíes. por ejemplo) y de origen local. la producción textil. acompañados por un ajuar integrado por distinto tipos de objetos. . Quintian 2008). Palomeque 2000). Más allá de esta unidad territorial. ya que se mantuvo la resistencia por lapsos prolongados. es significativa la presencia de objetos foráneos y objetos de adorno corporal. cada pueblo actuó de manera particular ante esta nueva situación (Lorandi y Boixados 1989. todos ellos de tipo “pozo y cámara lateral” (Tarrago 1984. Las contextos estudiados forman un total de 14 enterratorios8 (13 correspondientes a SSalCac 9 y 1 a SSalCac 145). la caza y la preparación de alimentos (Figura 2).126 Entre Pasados y Presentes III En la zona de los Valles Calchaquíes. Estas poblaciones fueron las primeras en ser integradas al orden colonial a través del sistema de encomiendas6. Asimismo. las cuales formaban parte de la tradición local. resultando en conflictos y alzamientos. (Tarrago 1984.En cada una de las tumbas se halló sólo un individuo (tanto adultos como niños). Díaz 1989). Tampoco se hallaron urnas santamarianas.

“Jarras” y “Ollitas Pie de Compotera”. En total. Dibujo en sección de una tumba del tipo “pozo y cámara lateral” (Modificado de Mendonça et al 1997) y en planta (Modificado de Johansonn 1996). de los cuales 387 son piezas cerámicas. Las formas descriptas se dividen en cuatro tipos: “Ollas”. Las piezas se caracterizan en su mayoría una superficie de color castaño . además de algunas piezas únicas que no pueden clasificarse dentro de los anteriores conjuntos (Gamarra 2008).127 Figura 2. Figura 3. Porcentajes de tipos de objetos presentes en los conjuntos analizados Las vasijas que presentan manifestaciones plásticas tanto pintadas como modeladas son en total 153 (153/387: 39. la muestra se encuentra conformada por 592 objetos de diferente tipo.5 %). “Pucos”. siendo de esta manera el ítem más representado (Gamarra 2008).

sin pulir. donde se fijaron los diseños en negro. Piezas pertenecientes a los sitios analizados SSalCac 9 y SSalCac 145: a) Pieza N° 448 b)Pieza N° 3712 y c) Pieza N° 3715 Es importante aclarar que no se cuenta con fechados para estos sitios. sobre la cual se aplicó un engobe rojizo o blanquecino. Las ollas en cambio son en su mayor parte alisadas. por . cuyo trazo es de variados grosores. Figura 4. En cuanto al acabado.128 Entre Pasados y Presentes III rojiza producto de la cocción oxidante. Los motivos presentes en las piezas son en su mayor parte geométricos9 y se distribuyen por todo el plano decorativo siguiendo divisiones horizontales y verticales (Figura 4). en muchos casos los pucos presentan por lo menos una de sus superficies pulidas. al igual que las demás formas presentes (Gamarra 2008).

XVII . En el primer caso. Enterratorios PERIODO TARDIO Tipo Características Constructivas * Cístas de adultos * pozos circulares con paredes revestidas en piedra PERIODO INCA * Cístas de adultos * Entierros directos dentro de los recintos *pozos circulares con paredes revestidas en piedra * alineamientos de una única hilera de rocas rodeando un cuerpo de adulto (en el interior de los recintos) SIGLOS XVI . * Entierros primarios individuales Propios del período tardío del NOA + elementos de origen europeo Tabla 1. ollas pie de compotera.XVII *Pozo y cámara lateral *“hoyos hemisféricos excavados en el terreno a una profundidad entre 1m a 1. Tarrago 1984). cuya entrada rectangular se ubica a un costado encuentra sellada con dos lajas dispuestas horizontalmente” (Diaz MS.129 lo cual la asignación temporal de los mismos esta determinada de manera relativa por los objetos hallados en cada contexto. Comparación entre entierros pertenecientes a periodos Tardío. las variables analizadas son la forma y los diseños plasmados en ellas.50 m sin recubrimiento interior. Inca y siglos XVI . platos pato. se estudiaran por un lado los enterratorios y por otro lado las piezas cerámicas. En este caso. En el caso de las piezas cerámicas. realizando también una comparación con los períodos Tardío e Inca. Contenido Cuerpos Objetos * Entierros primarios individuales y múltiples Propios del período tardío del NOA * Entierros primarios individuales y múltiples Propios del período tardío del NOA + elementos incaicos: tumis. ANÁLISIS E INTERPRETACIONES De manera tal de realizar el análisis de la muestra. las piezas manufacturadas con materiales de origen europeo son las que permiten asignarlos a momentos coloniales10. comparando las variables con los períodos Tardío e Inca. aríbalos. se tomaran en cuenta las características constructivas de los entierros y su contenido (objetos y cuerpos) de las tumbas.

a partir del inventario del Museo de Cachi (Salta) que los objetos de adorno personal hallados en los sitios SSalCac 9 y SSalCac 145 presentan una distribución diferencial: se encuentran tumbas con una gran cantidad de collares de vidrio y piedra.13 que seguía siendo. Además de estas características se encuentran restos atribuibles a rituales de inhumación como pigmentos. Dentro de este análisis no se pueden dejar de lado las continuidades que se encuentran ya que hablan del proceso que estaban atravesando las poblaciones locales. En el caso de los enterratorios se observan características distintivas importantes. en este contexto se observa que todas las tumbas de la muestra son individuales. Dentro de los conjuntos que acompañan a los individuos se encuentra que aumenta la presencia de objetos de adorno marcadamente personal. no dispuesto sobre el individuo. un conjunto de objetos dispuestos de la misma manera que en épocas anteriores. palitos agrupados sobre los pucos y distintos tipos de alimentos. con las piernas flexionadas hacia su centro y el ajuar ubicado a cierta distancia. Los cuerpos fueron encontrados respetando la posición sentada. Estos cambios en la disposición de los individuos no son los únicos que se observan en la muestra estudiada a nivel de los enterratorios. todos hallazgos encontrados anteriormente en tumbas tanto del Tardío como de momentos Incas. incluso las de infantes. de acuerdo a la perspectiva de este proyecto. el porcentaje de tumbas individuales era bastante menor al de las tumbas grupales12. Asimismo se ha logrado observar. . En cambio. en líneas generales. de la misma manera que se cuenta con entierros en los que no aparece ningún objeto de adorno corporal (Gamarra 2008). con una larga tradición de comunalidad que se venía experimentando desde tiempo atrás y que resistía más allá de la dominación estatal Incaica (Acuto et al. Es el mismo caso del ajuar.130 Entre Pasados y Presentes III Al analizar la evidencia se han observado cambios significativos en el registro material con respecto a lo estudiado para períodos anteriores en la misma zona11 (Tabla 1). Anteriormente. lo cual se correspondería. incluso con la conquista del Estado Inca. como la individualidad de las tumbas.2008). así como también discos y topus.

los motivos se resuelven de manera irregular dando lugar a guardas oscilantes. Esto se relaciona directamente con el trazo. Incluso el diseño que presenta la forma representativa de estilo. poca estabilidad de muchas de las vasijas debido a sus bases irregulares. junto con el Santamariano dentro de los diseños.131 Cerámica Dentro de la colección estudiada se ha observado que con respecto a las piezas correspondientes a los estilos de los períodos anteriores. la partición se realizó siguiendo la línea divisoria conformada por las asas. pero dentro de cada uno de ellos el arreglo de los motivos no construye una imagen uniforme sino que se encuentran características que resultan en una construcción asimétrica de las mismas. a partir de la cual se segmentó el espacio en dos o cuatro partes). se han podido observar fallas técnicas en la cocción de la pieza: se evidencian roturas y descascarados. En el caso de las ollas. Además de las características mencionadas. se puede observar que representa dentro de su repertorio imágenes antropomorfas y zoomorfas en su mayoría. las piezas analizadas presentan como transformación la incorporación del estilo Incaico. Asimismo. Con respecto a la cerámica del Tardío o Santamariana. construyendo configuraciones diferentes a las que se observaban para el área (Acuto et al. y manchas relativas a un control imperfecto de la oxigenación (Tarragó 1984:155). es en mayor parte organizado a partir de la figura humana (Figura 6). . Gamarra 2008). los campos se mantienen delimitados de manera similar (tanto en el caso de las ollas como de los pucos los planos que conforman el espacio decorativo se dividen en dos o cuatro campos. ubicadas en los puntos de inflexión. 2008b. Asimismo. En el caso de los pucos la división se realizó siguiendo la línea media interior. que es la urna. que produce líneas de distintos grosores aun dentro de un mismo motivo y con cargas más o menos uniformes de material en el pincel.

132 Entre Pasados y Presentes III Motivos Guardas Figura 5. Motivos y Guardas presentes en los diseños de las piezas pertenecientes a los sitios analizados SSalCac 9 y SSalCac 145 .

Esto no sucede de la manera contraria: las piezas de manufactura local no incluyen diseños de procedencia incaica.133 En cuanto al estilo Inca. provincia de Salta (1907-08) . Ambrosetti Exploraciones arqueológicas en la ciudad prehistórica de La Paya (Valle Calchaquí. Cerámica estilo Santamariana. Todas las piezas pertenecen al sitio La Paya (SSalCac 1) y fueron reproducidas de la obra de J. incluyendo en los estilos Inca locales elementos y configuraciones de procedencia Santamariana (Figura 7). el mismo se caracteriza por las formas geométricas en su mayoría. (Acuto 2009. considerándolo externo. B. Gamarra 2008). b) decoración externa de puco (parte inferior) y c) decoración externa de puco (laterales). Figura 6. perteneciente al Periodo Tardío: a) urnas.

provincia de Salta (1907-08). Ambrosetti Exploraciones arqueológicas en la ciudad prehistórica de La Paya (Valle Calchaquí. B. . Todas las piezas pertenecen al sitio La Paya (SSalCac 1) y fueron reproducidas de la obra de J. perteneciente al Periodo Incaico: a) y b) aribaloides (piezas incas de manufactura local). Cerámica estilo Inca.134 Entre Pasados y Presentes III a b c d e Figura 7. c) decoración externa de platos pato (parte inferior). d) vista lateral de plato pato y e) conjunto de aribalos de origen Imperial.

CONCLUSIÓN El dominio colonial se instaló sobre diferentes situaciones previas imponiendo una nueva estructura de poder. considero importante tener en cuenta que sólo se ha analizado una dimensión de la vida social de las poblaciones locales. que antes había sido considerado como externo. pero aceptando ahora una innovación para actuar ante el nuevo colonizador: tomar como propio el estilo inca. Esto que implica que las prácticas sociales podían estar reconstituyéndose y reinterpretándose. dado el momento por el que la comunidad estaba atravesando. Las vasijas aquí analizadas forman parte de un contexto funerario. Es por ello que éste es un punto importante para tratar a futuro: poder analizar las expresiones sensibles de las poblaciones que convivieron con transformaciones propias de un contexto histórico cambiante. a pesar de ser intermitentes. Como último punto. generaron la aparición de nuevos actores que pusieron en acción nuevas acontecimientos. buscando exaltar u ocultar un modo de representación del mundo. Estos significados pueden o no estar directamente relacionados con la vida doméstica. sino que estaban entrando en juego otras prácticas que fueron tomando lugar frente a las tradicionales. . las poblaciones locales debieron llevar a cabo modificaciones en las prácticas de reproducción social para convivir con ese nuevo contexto.135 Esta diferencia con respecto a los períodos anteriores se corresponde con una comunidad local que permitía la incorporación de nuevos significados. Esta situación señala que la manera en que esta población percibía esta parte del universo simbólico y la manera en que representaba a través de él continuaba. Así. Esto implica que algunas de las practicas sociales no habían cambiado radicalmente. generando asimismo nuevas relaciones de sentido (Vázquez 2007). Las primeras interacciones con el dominio colonial español. la cual se caracterizó por reformar enteramente el mundo conocido (Gamarra 2008). el cual está sujeto a múltiples significados generados (conciente o inconscientemente) por las personas encargadas de realizar el ritual mortuorio. De acuerdo a Sahlins. De esta manera se refuerza lo local frente a una nueva situación de conquista.

BIBLIOGRAFÍA Acuto.. F. Tello 2008a. En: Movilidad y Migraciones. este autor expresa que Ello implica que la interacción con el colonizador europeo y sus consecuencias sociales generaron en las poblaciones locales nuevos modos de reproducir las estructuras sociales. Michael Malpass y Sonia Alconini (eds. Gilardenghi y M. en tanto que la acción. M.). En: Marginal Provinces in the Inca Empire: Toward a Better Understanding of Inka Imperialism. Kergaravat. En suma. una reproducción cultural” (Sahlins 1977 (2008): 135). E. la incorporan en sus categorías específicas. F. C. Toda reproducción de la cultura es una alteración. Ferrari. 2009. University of Iowa Press. Tanto los objetos que se incorporan a los ajuares como los diseños que se incorporan a las configuraciones plasmadas en las vasijas son producto de la acción práctica de los sujetos que. incorporando los cambios externos a sus propias categorías. Living under the Imperial Thumb: The Case of the Northern Calchaquí Valley (Argentina). Iowa. frente a una nueva realidad. A. Estas transformaciones significativas se observan en distintos niveles y son consideradas modos de construir nuevas relaciones de sentido que permitan asimilar los cambios a nivel del mundo de la vida diaria. En este trabajo.136 Entre Pasados y Presentes III “Cuanto mas iguales permanecían las cosas tanto mas cambiaban. Amuedo. Estrategias de movilidad e inmovilidad: Peregrinaje y dominación en el Imperio Inca. las representaciones analizadas sugieren la incorporación al universo de las prácticas locales de nuevas acciones y materialidades. Acuto. Consejo Nacional de Investigaciones . puesto que en cada una de esas reproducciones de las categorías ya no es la misma. A. A. las categorías por las cuales se orquesta un mundo presente recogen cierto contenido empírico nuevo” (Sahlins 1977 (2008): 135) “todo cambio práctico es además.

Amuedo. Editorial Taurus Bugliani. Buenos Aires. Representaciones visuales y prácticas en contextos funerarios. O. Cambridge. Oxford. M. Ferrari. C.E. Albeck 1998. Ambrosetti.J. M. 11-54. Goldín 2008b. Ruiz y M. Bordach. 2007. CONICET . 1977. BAR Internacional Series 1774. J.Instituto Multidisciplinario de Historia y Ciencias Humanas. 2008. Revista de la Universidad de Buenos Aires VIII: 5-534. .. A. Madrid. Universidad Nacional de Jujuy. tomo II págs. El ‘Joven Señor’ de La Falda: indicadores de una persona social en el Tilcara Hispano indígena. P. Borrero y N. Kergaravat.137 Científicas y Técnicas . M. San Salvador de Jujuy. Franco (comp. Experiencias subjetivas en las aldeas prehispánicas del valle Calchaquí Norte: Arqueología de la vida cotidiana. F. 1993. Acuto. Luis A.A. M. provincia de Salta). En: Los desarrollos locales y sus territorios. M. págs: 199-208.. Exploraciones arqueológicas en la ciudad prehistórica de La Paya (Valle Calchaquí. Cambridge University Press. L.). Outline of a theory of practice. Mendonça. Las vasijas del Formativo en tumbas del sur de los valles Calchaquíes. En Prensa.S.. Buenos Aires. Los conjuntos cerámicos de las aldeas del primer milenio AD.). El sentido práctico. Arqueología del NOA y sur de Bolivia. Gamarra y A. prácticas y relaciones sociales durante el Período Prehispánico Tardío En: Arqueología del extremo sur del continente americano. págs. Cremonte (comp. Bourdieu. F. Resultados de nuevos proyectos.L. 1907-08.B. 421-426. Consumo y representación en el sur de los valles Calchaquíes (Noroeste Argentino). En: Actas del XVI Congreso Nacional de Arqueología Argentina. San Salvador de Jujuy.IMHICIHU.

MS. Publicaciones del Instituto de Antropología de la Facultad de Filosofía y Humanidades. . Salta. 1a. Faberman. Diario de la excavación realizada en el sitio La Hoyada SSalCac 145. Buenos Aires Amorrortu Editores. Registro de Sitios pertenecientes al Valle Calchaquí Norte. Tesis para optar por el grado de Licenciada en Antropología. Anales de Arqueología y Etnología. y R. 1989. Universidad de Buenos Aires. Burials and Society. 1955 Contextos culturales y cronología relativa en el área central del NO Argentino. N. 1996. MS. North Western Argentina. Universidad Nacional de Salta Gamarra. J. Villa C. Informe depositado en el Museo Arqueológico de Cachi. 1995 La constitución de la sociedad. S/Fecha. Andes 13. Giddens. Gil Montero 2002 Los pueblos de indios del Tucumán colonial: pervivencia y desestructuración. González. MS. A study of social differentiation at the site of El Pichao. Representando el Mundo desde un Mundo Nuevo: Trayectorias y rupturas en las prácticas funerarias y el estilo cerámico en el Valle Calchaquí Norte (Salta) durante el Período Hispano Indígena (siglo XVI-XVII). 1966. and in Cemeteries dated to the Spanish Native Period.Convención Nacional de Antropología. Primera parte. Paz. Ph. L. Salta. Córdoba. 2008. A. P. Díaz. Museo Arqueológico de Cachi. Salta. Bases para la teoría de la estructuración.138 Entre Pasados y Presentes III Convención Nacional de Antropología. Facultad de Filosofía y Letras. XI: 7-32. Johansson. A. 24-29 mayo de 1964.

Tebenquiche Chico en los siglos XVI y XVII. L. Cuadernos del INAPL 9: 175-202. Boletín del Museo Chileno de Arte Precolombino 14.V. Buenos Aires. Ponencia presentada en las VIII Jornadas de Jóvenes Investigadores en Arqueología.Grosso 2003. MS López. Kergaravat. V. Memoria Americana. MS Lema. Mendonça.E. A. INAPL. Etnohistoria de los Valles Calchaquíes en los siglos XVI y XVII. M. C. (1): 9-35. Ocupación territorial e intercambio en el período hispanoindígena. 2009. Collares de vidrio y ollas de barro. Runa XVII-XVIII: 263-419. Estudio comparado de dos cementerios: RCH 21 (Catamarca) y SJ TIL 43 (Jujuy). A. 2006. O. M. Martínez C.. Bordach y M.139 D. Lorandi. O. y R.J. Argentina). y C. Núñez Regueiro. Amuedo 2009. Göteborg University. 2004. Procesos de cambios en las prácticas mortuorias de los contextos locales bajo el dominio incaico en el Valle Calchaquí Norte.14:167-202.A. Boixadós 1987-88.. Imágenes postconquista y etnogénesis en la Quebrada de Humahuaca. Mendonça. Argentina: Hipótesis de trabajo arqueológico. J. Tesis para optar por el grado de Licenciada en Antropología presentada en la Escuela de Antropología de la Facultad de Humanidades y Artes de la Universidad Nacional de Rosario. Ruiz 1997. Comportamiento ante la muerte en el Tilcara hispanoindígena Inicial (Jujuy.M. Dissertation.M. M. Registros andinos al margen de la escritura: El arte rupestre colonial. M. . Jujuy. Department of Archaeology. Bordach.J.. Salta.S. Albeck y M. A. Cuadernos del INAPL 20: 221-237.

Berenguer. pags. 2008. J. 2005. E. A través del arte: Las relaciones coloniales analizadas desde el campo artístico. L. Parker Pearson. La muerte del capitán Cook. G. Disonancias en arqueología histórica: la experiencia del valle del Bolsón. Conceptos instrumentales y marco teórico en relación al análisis del desarrollo cultural del Noroeste argentino. Andes 19: 213-224. Quiroga. The Archaeology of Death and Burial. I. Quintian.. Sudamericana. 272-300. Werken 7 Segundo Semestre: 89-109. Texas A & M University Press. (comp). págs.87-143. 2000. Metáfora. Cornejo. 1977. Islas de Historia. En: Nueva Historia Argentina. Articulación política y etnogénesis en los Valles Calchaquíes: Los Pulares durante los siglos XVII y XVIII. Gallardo y C. La sociedad colonial.. Los pueblos de indios del Tucumán Colonial revisitados. Tandeter. 2002 (1999). M. J. College Station. Editorial Gedisa. 2008. antropología e historia. L. Siracusano. M. L. La sociedad Indígena (siglos XVI-XVIII). F. Museo Chileno de Arte Precolombino. De lo material a lo simbólico en las practicas . Barcelona. Andes19:299-325. Paz. En: Segundas Jornadas de Arte y Arqueología. G. Palomeque. De la desestructuración a la identidad. Buenos Aires. 2001. Texas. 2008. Sahlins.140 Entre Pasados y Presentes III 1974. Revista del Instituto de Antropología V:169-190. Sinclaire (eds. El poder de los colores.) Santiago. S.

Cuadernos del INAPL 29: 9-21.. En The Meaning of Things. 1997. Tilley. 2 A partir del análisis de imágenes plasmadas en distintos soportes. I. Ver: Siracusano. A modo de ejemplo se puede nom- brar los siguientes trabajos: Faberman y Gil Montero 2002. Hodder (ed) pp.. En Actas de las IV Jornadas de Jóvenes Investigadores. Institutionen för Arkeologi. y A. 1536-1660. entre otros. 1989 Interpreting Material Culture. Harpercollins Academic. Mendonça. Catamarca (siglos XVII-XVIII). F. Fondo de Cultura Económica. Holding back history.M. (2008) 3 El Período Hispano Indígena correspondería a la unidad temporal comprendida entre la llegada de los españoles al territorio del actual Noroeste Argentino y el término de las guerras calchaquíes . Issues of resistance and transformation in a postcontacts setting. Bordach y O. M. mayormente de origen europeo. Instituto de Investigaciones Gino Germani. Ch. 2007. Buenos Aires. A. M. P. Palomeque 2000. Tucumán. Santa María (Catamarca). Runa 14:143-185. NOTAS 1 Son muchos las investigaciones realizadas sobre estos temas. 1984 El contacto hispano-indígena: La provincia de Chicoana. 2005. La resignificación de la identidad como estrategia de resistencia frente al dominio colonial. Göteborg. Göteborg Universitet. G. Zanolli y Lorandi 1995.185-194. UBA.141 culturales andinas.D. Stenborg. 2001. Belén. Tarrago M. Zanolli. I. El cementerio de Rincón Chico 21. Vázquez. C. Siglos XVI-XVIII. Lorandi 1995. Tributo y servicio personal en el Tucumán colonial. A. J. Memoria Americana 5: 91-104. Tarragó. Lorandi 1988 a y b. Argentina c.

incluyendo dos entierros de infantes. caracterizado como un sitio del Período Tardío. Dado que tales entierros pueden involucrar practicas particulares. 13 El ajuar como parte de los entierros es una costumbre andina. Los encomenderos debían. luego de los intentos de ocupación española. En el caso del Tucumán Colonial. uno de los sitios analizados en el presente trabajo. Allí la autora da cuenta del hallazgo de SSalCac 9. el mismo se encuentra dentro de las estructuras pertenecientes al sitio SSalCac 144. 4 “El contrato Hispano-Indígena: la provincia de Chicoana” fue publicado en 1984 en la revista Runa. y en el caso de SSalCac 9. se dieron diferentes procesos en los diferentes pueblos. 5 Las tumbas tardías (y de tradición local tardías) e incas estudiadas fueron excavadas en los sitios de La Paya (SSalCac 1) (Ambrosetti 1907-08. evangelizar a los pueblos que tenían a su cargo. el servicio personal predominaba como manera de saldar las obligaciones tributarias.2008b). 8 El total de tumbas asciende a 15 para SSalCac 9. no se toman en cuenta para este estudio 9 No se encuentran motivos antropomorfos ni zoomorfos. Elijo no utilizar esta terminología ya que considero que asume límites fijos para un contexto socio histórico cambiante. Las prácticas católicas estaban en contra de este tipo de acompañamiento. . el conjunto fue hallado en la margen derecha del Río Las Cuevas. en la zona conocida como Cachi Adentro. Con respecto a una discusión acerca de la clasificación “Hispano Indígena ver Quiroga 2005. 11 Para ahondar en esta comparación remitirse a Gamarra 2008 12 El entierro en cistas o bajo los recintos de habitación que se encontraba tanto en el Período Tardío e Inca podía contener hasta 30 individuos (Acuto et al. por su parte.142 Entre Pasados y Presentes III o la instalación del gobierno colonial europeo. Ello genero movimientos poblacionales que rompieron con las continuidades espaciales lo cual. sin embargo los traslados de población se produjeron de manera sistemática luego del término de estos conflictos. así como también de todo rito indígena que no se correspondiera con las costumbres católicas europeas. diferentes a las de los adultos. Como mencione anteriormente. 10Asigno estos sitios a los siglos XVI – XVII de manera genérica para referirme a los momentos en los cuales se llevaron a cabo los alzamientos en la zona de los Valles Calchaquíes. agricultura y confección de tejidos y manufacturas (Zanolli y Lorandi 1995) 7 Con respecto a su ubicación en el caso de SSalCac 145. salvo algunas decoraciones incisas excepcionales. puede haber generado transformaciones en las memorias sociales locales. Díaz 1986) y Tero (SSalCac 14) (Díaz 1978-80) (ver: Gamarra 2008) 6 La encomienda es el régimen a partir del cual la Corona Española cedía a los conquistadores sus derechos a percibir tributos por parte de los pueblos conquistados como recompensa por los servicios prestados. obligándose a las poblaciones indígenas a trabajar en distintos tipos de tareas como ganadería.

Universidad Nacional de La Plata. Este trabajo aborda puntualmente el análisis desde las narrativas escritas. provincia de Buenos Aires. De la misma manera. los movimientos de los grupos humanos y las relaciones interétnicas con sus posibles evidencias de conflicto. La propuesta de la Arqueología del Mundo Moderno confiere el marco general desde donde partimos. De esta forma. . cuyos resultados serán integrados en otras instancias de investigación con las distintas líneas de evidencia abordadas.143 NEGROS ESCLAVOS Y AFRODESCENDIENTES EN LA HISTORIA DEL PAGO DE LA MAGDALENA. entendiendo a ésta como la disciplina que se encarga de contar la historia de aquellos grupos que no se encuentran representados en las fuentes escritas en las sociedades con escritura. María Soledad*1 INTRODUCCIÓN Esta primera aproximación a la temática se encuentra enmarcada en mi proyecto de tesis doctoral1. Algunos conceptos como punto de partida Nos proponemos con la tesis doctoral en curso. la desigualdad y el conflicto en las relaciones sociales que tuvieron lugar. a partir de diversas fuentes de análisis. Facultad de Ciencias Naturales. a partir de fuentes escritas. la diversidad. este área * Laboratorio de Análisis Cerámico. la diferenciación en el acceso y uso de estos bienes por parte de los pobladores. UN ABORDAJE DESDE LA ANTROPOLOGÍA GARCÍA. se plantea establecer las redes de circulación y consumo de bienes. El objetivo de este trabajo en particular es presentar un primer acercamiento a la población afrodescendiente en el Pago de la Magdalena. entre la segunda mitad del siglo XVIII y la primera del siglo XIX y su relación con el resto de la sociedad. que busca desde los postulados de la Antropología Histórica y la Arqueología del Mundo Moderno. las narrativas escritas y la historia oral (Orser 2000). la integración de tres líneas de evidencia: la arqueológica. orales y materiales. analizar e interpretar en el Pago de la Magdalena durante los siglos XVIII y XIX.

144 Entre Pasados y Presentes III disciplinar se centra en la conformación del sistema capitalista que comienza con la expansión europea y en las prácticas sociales que conforman un nuevo orden en el mundo moderno. a las minorías. se sitúa en la frontera sur bonaerense en la segunda mitad del siglo XVIII y primera del XIX. Definimos este espacio complejo siguiendo a Gregorio-Cernadas. construyéndose múltiples versiones subjetivas (Zarankin y Senatore 2007). abordados desde la perspectiva de la microhistoria. y estos trabajos aportaron a matizar las ideas tradicionales de una frontera habitada sólo por indígenas y blancos: . los esclavos. los marginales. por su parte la población afrodescendiente de campaña también fue abordada. tales como los indígenas. En las últimas décadas los estudios africanos y afroargentinos cobraron un notable impulso (Frigerio 2008. a partir de diversas líneas de análisis (Zarankin y Senatore 2007). por lo general producidos por una elite que domina y maneja la escritura. De esta forma. y nos invita a reflexionar acerca de las numerosas formas en que los actores construyen su propio presente en otras épocas y otros lugares. quien considera a la “pampa como un escenario amplio. en este complejo espacio fronterizo situamos las prácticas y representaciones de los actores sociales que son objeto de indagación en este trabajo.confluían a menudo para dar aquí y allá nuevas puntadas en la intrincada malla de relaciones pampeanas” (Gregorio-Cernadas 1998:65). Guzmán 2006. quienes no registraron su propia historia para poder evidenciar así historias alternativas a las “versiones oficiales”. ya que estos estudios nos brindan una mayor conciencia del tiempo corto que los hombres controlan de hecho en sus vidas (Bensa 1996). también sugiere pensar en y desde la “pluralidad”. diverso.[que] definían espacios extendidos tanto como las circunstancias lo permitían: […] un escenario donde el indio y el criollo se atraían y se repelían sucesivamente desde hacía siglos. y en particular los africanos y afrodescendientes. articulado e interconectado (1998:64). Esta propuesta teórica propone “dar voz a los silenciados” o invisibilizados ya que la historia oficial fue y es construida a partir de documentos escritos. El presente trabajo. Rosal 1998). “[las fronteras son] mucho más que líneas. sin recursos ni convicciones suficientes para eliminarse y cuyos intereses -declamados contrapuestos. aunque en menor medida. Esta perspectiva también toma en consideración el peso del tiempo largo. La población afroporteña recibió gran atención en trabajos clásicos mayoritariamente en contextos urbanos (Andrews 1989. Maffia 2008).

Es así que consideramos indispensable la participación de la comunidad local en esta construcción mediante un proceso dinámico. fue fundamental para el desarrollo de la productividad rural (Goldberg y Mallo 1993. ni las defunciones como muertes reales ni los matrimonios como uniones de hecho (Fogelman 1999). es necesario construir una imagen demográfica algo más precisa de este grupo social en contextos particulares. se analiza en conjunto con los sectores blancos e indígenas. para luego abocarse a otros aspectos aún por investigar acerca de las formas de vida y relaciones sociales de este sector de la sociedad (Fogelman 1999). La construcción de la historia colectiva y del patrimonio histórico local constituye un invalorable cohesionador social. METODOLOGÍA Hemos realizado una recopilación y análisis bibliográfico. Nos proponemos aportar en este sentido presentando un análisis de la información contenida en tres libros parroquiales (abarcando el período 1776-1844) y por los censos poblacionales de 1744 y 1778. nos encontramos con la imposibilidad de separar un sector de la sociedad para analizarlo. tanto libre como esclava. que anclado en el presente y mediante la selección e interpretación del pasado. Así también. analizamos las fuentes documentales detalladas a continuación. tanto de trabajos metodológicos como de estudios de caso en otras regiones. Coincidiendo con Patricia Fogelman. . acerca de la población afrodescendiente. Esto requiere que la historia y el patrimonio local se constituyan en significativos dentro del proceso de participación (Rosas Mantecón 1998). Gresores 1998). si bien el eje del análisis es la población negra y afrodescendiente. De esta forma. ya que los actores sociales mantenían una dinámica interrelación con otros sectores de la sociedad local. permita generar una apropiación colectiva. por lo tanto no se toman como equivalentes los bautismos con nacimientos. Por ello. En este tiempo y lugar se dio una única población con particularidades y relaciones complejas entre diversos y desiguales actores sociales.145 la población africana y afromestiza. El análisis de las fuentes parroquiales parte de considerar que determinados sectores de la población estaban al margen de los registros. Para realizar este trabajo. el presente trabajo se enmarca en los estudios acerca de la ruralidad negra en nuestro territorio.

Otro corpus de información analizada procede de entrevistas semiestructuradas realizadas a los pobladores actuales de la ciudad de Magdalena2 para indagar sus conocimientos y significaciones acerca de esta temática. . momento en que comienzan a registrarse los bautismos. la información que brinda es menos completa. Domingo González Gorostizu-. donde se detalla la unidad censal. la situación habitacional. La parroquia de Santa María Magdalena se inaugura en 1776. en el año 2006. y no se han encontrado los registros de la capilla entre 1776 y 1829. ni me entrego Libro de Partidas de Entierro”). las actividades desarrolladas (“labranzas”.146 Entre Pasados y Presentes III imposibles de aislarse y estudiarse fuera de su contexto. obra del Presbítero José Luis Kaufmann. ya que bajo las categorías de “Españoles. presenta una información más completa. la propiedad o no de la tierra. No se hizo entrega ninguna por el dho señor Cura -refiriéndose a su predecesor. de Entierros y de Casamientos de la Parroquia de Santa María Magdalena. el libro de Entierros y el de Casamientos son los primeros (anotado de manera manuscrita por el Presbítero Ramón González de Lara en 1829. El instrumento metodológico para la construcción de datos fue la entrevista ya que esta es considerada la técnica más adecuada para acceder al universo de significados compartidos por los actores (Guber 2005). editados por el Arzobispado de La Plata. En el caso del censo de 1778. previamente los mismos se anotaban en la Parroquia de Quilmes cuyo funcionamiento data desde 1666. “libro 1º esistente. Según estas fuentes. Fuentes Las fuentes éditas trabajadas corresponden a los Libros de Bautismos. los agregados a la familia y los esclavos. publicados en los Documentos para la Historia Argentina en Buenos Aires en 1919. naturales o pardos” incluye las unidades censales sólo con el nombre del padre de familia. sucede lo mismo. la existencia de esposa y la cantidad de hijos discriminados por sexo.”cría de ganado”). El censo de 1744. los nombres y edades de sus miembros. La otra fuente analizada son los censos o padrones poblacionales de 1744 y 1778. considerando sus aportes como parte central del proceso de investigación. Estos censos fueron realizados por distintos censistas y la información que recogen ambos es diferente. En el caso de los Casamientos.

mulatos y pardos un 8. morenos. En este documento encontramos gran cantidad de niños bautizados como “hijos de padres no conocidos”. que van desde algunos meses hasta varios años. con períodos de tiempo de ejercicio muy distintos. en los cuales ejercieron sus funciones once curas párrocos. A las actas de la parroquia principal se agregaban periódicamente las actas de las Viceparroquias de la Ensenada de Barragán y de la Frontera de Chascomús. enque el P. El Gráfico 1 presenta los bautismos registrados por año. circunstancia que nos refiere a un acuerdo social sobre el ocultamiento de la identidad de los padres. Cabe destacar que la categoría “castas de color” no es utilizada como tal por los curas párrocos. y no se consigna ninguna para el año 1784. Luego de las actas de 1810. Están consignados en este libro un total de 1120 bautismos.16%. De este total registrado para el período. que de acuerdo al Presbítero González Gorostizu fueron copiadas “de un Quaderno. en un intento por mantener el prestigio social y la “decencia”. asentaba las partidas de bautismos por no estar los libros en el Curato”. mulatos y pardos (términos utilizados en las actas). que integraban el Pago de La Magdalena. Estas partidas repuestas corresponden a los años 1785 y 1786. recién se bendice y comienza a registrar actas de este sacramento en 1776. Durante los años 1784 a 1786 no se registran actas de bautismos en este Libro por razones desconocidas.78% y como hijos de indígenas y negros un 1.147 RESULTADOS Libro de Bautismos: 1776-1810 Este primer Libro de Bautismos en la Parroquia Santa María Magdalena abarca un período de 34 años. . de acuerdo a las cuatro categorías establecidas. se encuentran las actas repuestas. para salvar las apariencias (Morin 1972). y en ella se engloba a los negros.66%.4%) por la omisión de cualquier otra categoría por quienes realizaban las actas. Si bien la parroquia se crea en 1730. Fr Isidro García Religioso Dominico. Entre 1730 y 1776 las actas posiblemente hayan sido registradas en la Parroquia interina la Iglesia Santa Cruz de los Quilmes (Kauffman 2006). como indígenas un 6. El resto de la población registrada se considera como blanca (83. se registran como negros.

148 Entre Pasados y Presentes III Gráfico 1. morenos y pardos (Bernard 2001). que estaría indicando su reciente llegada desde África (Bernard 2000). mulatos. algunos de ellos son apadrinados por don Clemente Lopez de Osornio. por ejemplo: “negro bozal de Mozambique”. terrateniente y militar cuyas tierras se extendían hasta el Salado. en donde se registran tres bautismos de “negros adultos esclavos de Doña Tomasa Lopez de Osornio”. diversos grados de mestizaje que darán una gran cantidad de variaciones fenotípicas. zona de frontera para la época. . Un dato significativo lo encontramos el 15/01/1799. Estos eran tanto recién nacidos hijos de esclavos como niños y adultos. Elaboración propia Del total registrado en las actas de bautismos. En las actas de bautismos se encuentran también algunos casos de “indios aucas” adultos. 99 individuos pertenecen a las denominadas “castas de color” (Bernard 2000). “negra Bangela” (Benguela. un negro bozal cuyo padrino es Juan Manuel de Rosas. Dentro de este grupo encontramos un 43% de hombres libres y un 57% de esclavos. Sargento Mayor del Pago de la Magdalena. lo que nos podría estar hablando de una nueva partida de esclavos que entra forzosamente en la zona. ya que una obligación de los dueños de esclavos era su evangelización. consignada en la época como negros. o el adjetivo de “bozal”. En algunos casos se aclara la procedencia de algunos esclavos adultos. actual Angola). Bautismos en la Parroquia de Magdalena 1776-1810. de frecuente fricción con el indígena.

a excepción de la categoría “blanco”. entonces el 13. fueron las utilizadas por los propios actores sociales que llevaron el registro de las actas de casamientos. En la Tabla 1 se detallan las categorías identificadas en los casamientos con sus posibles combinaciones registradas. Ramón González Lara (1829-1836) y José Antonio Pérez (1837-1844). Casamientos en la Parroquia de Magdalena 1829-1844. El Gráfico 2 presenta la cantidad de matrimonios celebrados por año. dentro de los cuales identificamos 38 uniones que involucran por lo menos a un miembro “negro”. Gráfico 2. tanto libres como esclavos. en el cual han ejercido sus funciones dos curas párrocos. Cabe destacar que todas las categorías explicitadas. es decir no necesariamente los dos contrayentes eran asignados a la misma categoría por quienes realizaban las actas. Las uniones encontradas pueden ser mixtas. Se registran en el mismo 274 casamientos. diferenciando los casamientos entre blancos y aquellos en que participaron miembros de otros grupos socioétnicos. “moreno” o “indio”.86% de las uniones registradas involucraron a un miembro de color. . “pardo”. Elaboración propia. De estas 38 uniones sólo dos registran únicamente a indígenas y en las 36 restantes encontramos a algún afrodescendiente.149 Libro de Casamientos (1829-1844) Este Primer libro de Casamientos de la Parroquia de Santa María Magdalena abarca un período de 16 años.

pardos y morenos. la categoría “racial” consignada en las actas -negros. otro de Córdoba del Tucumán. . Las particularidades de la frontera facilitaron el ascenso social y proporcionaron nuevas posibilidades de subsistencia y hasta de acceso a la tierra o al ganado (Goldberg y Mallo 1993). si el mestizaje informal ha sido incluso más extendido que el legalizado por la Iglesia.y su condición – libres o esclavos. el estudio del mestizaje entre categorías nos puede indicar mecanismos de promoción social (Morin 1972) y como una estrategia de blanqueamiento (Gresores 1998). Casamientos (1829-1844) por categorías. Elaboración propia. se observa que una alta frecuencia masculina no es local.37%) es mucho mayor que el de las mujeres (18. La Tabla 2 expone la interrelación de tres categorías: género –hombre y mujer-. Por su parte. A su vez. Guzmán menciona el mestizaje como un camino muy transitado para huir de la esclavitud. Es destacable que en los casos de matrimonios donde el novio es blanco y la novia es parda libre.75%). se puede sostener que esta ha sido una práctica eficaz en el tránsito hacia la libertad (Guzmán 2006). como señala la autora. Esto nos remite a la función del matrimonio como un medio para establecer vínculos e introducirse en redes establecidas (Gresores 1998). Marta Goldberg y Silvia Mallo sostienen que estas “vías de escape” son aún mayores en el área rural. Así también se puede observar en este libro de casamientos que el porcentaje de hombres esclavos (41. Por ejemplo. un escocés y un inglés. ya que los varones esclavos se casaron o unieron con mujeres libres (indígenas. según lo consigna el cura párroco en las actas.150 Entre Pasados y Presentes III Categorías involucradas Negro esclavo x negra esclava Negro esclavo x parda esclava Negro esclavo x parda libre Negro esclavo x negra libre Negro esclavo x blanca Negro libre x negra esclava Negro libre x negra libre Negro libre x parda libre Pardo esclavo x negra libre Pardo esclavo x parda libre Frecuencias 1 1 4 2 1 3 2 2 1 1 Categorías involucradas Pardo esclavo x blanca Pardo libre x negra esclava Pardo libre x parda libre Pardo libre x blanca Moreno libre x morena libre Indio x parda libre Indio x india Indio x blanca Blanco x parda libre Frecuencias 1 1 6 2 1 1 1 1 6 Total: 38 Tabla 1. encontramos a un hombre natural de la Punta de San Luis. De la misma manera. mestizas y pardas) como una práctica cada vez más usual y los hijos nacieron libres.

y un 86% a blancos. Se destaca el uso diferencial de categorías por parte de quienes llevaban los libros de actas. José Antonio Pérez sí lo hace. de las cuales un 12 % pertenece a negros o pardos. El primero de ellos (González Lara) no utilizaba la categoría de moreno. Libro de Entierros (1829-1844) El Primer libro de Entierros de la Parroquia de Santa María Magdalena abarca un período de 16 años. en el cual han ejercido sus funciones dos curas párrocos. en cambio su sucesor. Se contabilizan un total de 532 defunciones.151 Negros Pardos Morenos Total Hombres Esclavos Libres 8 7 3 9 1 1 12 (41%) 17 Mujeres Esclavas Libres 5 5 1 20 0 1 6 (18. Elaboración propia. un 2 % a indígenas. Casamientos: género y esclavitud. . En la Tabla 3 se encuentran representadas por año y por categoría las actas de defunciones con las frecuencias encontradas.7%) 26 Tabla 2. Ramón González Lara (1829-1836) y José Antonio Pérez (1837-1844). dejando prácticamente sin uso el adjetivo de liberto. Frecuencias de entierros por año y categorías (1829-1844). Elaboración propia. Año Blancos Negro Negro N e g r o Pardo Moreno Moreno Párvulo Indio y Total libre liberto esclavo libre esclavo (libre) liberto mestizo 20/11/18298 1 1 10 1830 1830-1831 28 3 2 1 34 1831-1832 26 1 1 2 2 32 1832-1833 40 1 4 3 1 49 1833-1834 18 1 3 1 23 1834-1835 20 1 1 2 2 26 1835-1836 28 1 1 2 32 1836-1837 34 3 5 1 43 1837-1838 12 1 13 1838-1839 26 2 1 1 1 31 1839-1840 58 2 1 1 62 1840-1841 39 39 1841-1842 14 1 1 16 1842-1843 35 3 2 40 1843-1844 41 2 4 1 48 1844-1845 31 1 2 34 Totales 458 11 5 11 22 1 9 7 8 532 Tabla 3.

son en su mayoría “el mal de 7 o 14 días” y “muertes súbitas”. con lo cual cualquier hijo de esclavas se lo consideraba liberto. continuaremos indagando el tema a partir de los casos de la Sección Juzgado del Crimen del Archivo Provincial (AHPBA). o una mayor exposición a situaciones violentas en el primer grupo que entre los blancos. ya que generalmente se omite la edad del fallecido. En este libro. Pese a lo reducido de la muestra. Este dato es consecuente con la información que brinda el Libro de Casamientos para este período. sólo hay consignadas 106 causas de muerte. la mayoría de los casos muestra hijos de ambos padres esclavos (5 casos). Esto lleva a pensar en la hipótesis de si existía una mayor violencia interpersonal. La categoría de liberto hace referencia a la situación jurídica que encontramos luego de las resoluciones de la Asamblea del Año XIII. donde la frecuencia de hombres esclavos que contraen matrimonio es mayor que la de mujeres esclavas. aunque las fuentes son muy imprecisas y hay que tomar estos datos con precaución. de los 532 casos registrados. Las causas de muerte de los individuos infantojuveniles. 92 pertenecen a individuos blancos y 14 a negros y pardos. pero algunos la madre es libre y el padre esclavo (2 casos). Fogelman 1999). En relación a las causas de muerte de la población en general. En cuanto a la mortalidad infantil (en menores de 5 años) los datos relevados son proporcionalmente similares entre los tres grupos. En el caso de los blancos. donde se dictaminó la Ley de Libertad de Vientres (Bernard 2001. Dentro de éstas. . Carlos Mayo nos relata que en la campaña los peones (tanto blancos como negros) cargaban armas blancas cortas para las faenas del campo. No se registran casos en el sentido inverso (madre esclava y padre libre) en estas actas.152 Entre Pasados y Presentes III La esclavitud era transmitida por línea materna (Guzmán 2006). y que éste podía tener múltiples usos. donde la muestra es mayor. En un futuro. asignando la de “párvulo”. entre los que incluye el ataque y la defensa (Mayo 1995). morenos y pardos murió por una causa violenta. cuando se señalan. la muerte por asesinato representa un 11% de las causas consignadas. Cabe preguntarse también por el subregistro de recién nacidos fallecidos que no han sido bautizados y por lo tanto no constan en ningún libro de actas (Morin 1972). el 29% de negros.

La minuciosidad para el asiento de las mismas no siempre fue la deseada por los investigadores. muertes y uniones de hecho pueden no estar reflejados en las actas. a veces no se utiliza ninguna categoría. La Tabla 4 muestra la descendencia de una familia seleccionada. se encuentran casos en los cuales no coincide el nombre de alguno de los padres o se omiten algunos apellidos (sobre todo en el caso de las madres).153 Uso de las categorías El análisis de las fuentes documentales ha puesto en evidencia las dificultades que encontramos en el tratamiento de las categorías utilizadas en las mismas. donde sus hijos bautizados son inscriptos bajo distintas categorías. a manera de ejemplo. muchos nacimientos. Asimismo. . De la misma forma. La asignación a una u otra categoría o la falta de la misma está dando cuenta de negociaciones y conflictos de intereses y prestigio que tuvieron lugar en la Magdalena colonial y de organización nacional. sin embargo constituyen una de las pocas fuentes con que contamos para este tipo de análisis (Morin 1972). ya que éste era un sistema de promoción social donde la posibilidad de ser registrado como `blanco´ los podía ayudar en sus vidas (Megenney 2007). En estos casos se coteja con otros datos que brinda la fuente. al que se suman trece casos de estas características. Esto nos hace reflexionar acerca de las distorsiones que pueden existir en las cuantificaciones. Cabe remarcar que en sucesivos casos registrados en este libro. o con otros datos contemporáneos. Si bien en los libros parroquiales aparecen mencionados una gran diversidad de actores sociales. A su vez. ya que los datos son estimativos y aproximados. sino que muchas veces eran impuestas o asignadas por los curas párrocos y censistas. estando estos hombres blancos en situación asimétrica con estos grupos subalternos. La asignación no necesariamente tenía que ver con categorías ni identidades autorreconocidas. por tal motivo encontramos nombres y apellidos escritos de diferentes formas. Para el período estudiado no existían reglas ortográficas. lo que por omisión llevaría a asignarlos al grupo blancos. no todos tenían el mismo grado de relación con la institución religiosa. nos lleva a plantear ciertos recaudos metodológicos para el manejo de las fuentes. Ilustramos con un caso tomado del Libro de Bautismos de la Parroquia de Santa María Magdalena. plantea un interrogante acerca de la flexibilidad y las negociaciones presentes al momento de asignar a un grupo u otro.

1% 6% 7% Blancos Negros y pardos libres Negros. Elaboración propia. . mulatos y pardos esclavos y 8 como “indios”. Eugenia Ma.154 Entre Pasados y Presentes III Fecha Bautismo 16/11/1788 13/10/1791 12/08/1793 24/07/1795 8/12/1796 21/06/1798 12/04/1800 24/07/1802 25/10/1806 Bautizado Ma. categoría que engloba a todos los varones entre 12 y 60 años de edad. Isidora Ma. La información que brinda este censo es muy completa. Ramirez Ma. Del Socorro Ma. Padrón de la campaña de Buenos Aires 1744. 37 como negros. Ramirez Ma. de los cuales 564 son blancos. ya que se detallan cuestiones habitacionales. productivas y familiares (Gresores 1998). 43 son censados como negros y pardos libres. tanto blancos como negros. del Socorro Ma. El pago de la Magdalena fue relevado por un único censista y se registraron 136 unidades censadas. Estas unidades contaban con un total de 652 individuos. Uso de categorías en el libro de bautismos. Apolinaria Gavino Padre Isidro Medina Isidro Medina Isidro Medina Isidro Medina Isidro Medina Pedro Medina Isidro Medina Isidro Medina Isidro Medina Madre Ma. Del Socorro Ramirez Categoría Sin categoria Pardos libres Pardos Sin categoria Pardos Pardos Pardos libres Pardos libres Indios Cura Olivera Cora Alberti De Puy De Puy Añasco G Gorostizu G Gorostizu G Gorostizu Tabla 4. Del Socorro Ma. Ramirez Ma. Francisca Nicolas Josef Jose Camilo Jose Clemente Modesto Ma. El Gráfico 3 muestra los valores porcentuales de cada uno de estos grupos. Una información central para el censista era la cantidad de hombres capaces de portar armas en el pago. mulatos y pardos esclavos 86% Indios Grafico 3. Padrones de la campaña de Buenos Aires Padrón de 1744 El primer padrón de Buenos Aires y su campaña tomado en forma rigurosa fue el de 1744 (Cuesta 2006). Elaboración propia. Ramirez Ma. Ramirez Ma. pardos e “indios”.

Pueblo de la Reducción de los Quilmes. . Pardos y Negros Libres. Fuente: Documentos para la Historia Argentina. sin embargo coincidente con este período de tiempo. Este censo presenta un aumento significativo en la presencia de pardos y sobre todo de indígenas respecto del censo de 1744 y del Libro de Bautismos con el que coincide temporalmente. La participación en las instituciones por parte de los diferentes grupos poblacionales fue diferencial. contamos con los datos que aporta el Libro de Bautismos. su estado civil y la cantidad de hijos discriminados por sexo. Padrón poblacional de 1778. Naturales. bajo las cuales censaron las diferentes unidades (Tabla 5 y valores porcentuales por categoría en Gráfico 4). Los esclavos no son censados como tales. 10% 0% 17% Españoles Naturales Pardos Negros libres 73% Grafico 4.155 Padrón de 1778 Este censo presenta divisiones: Ensenada de Barragán. Se registran sólo el nombre del padre de familia. Elaboración propia. Tomo XII. Padrón Españoles Naturales Pardos Negros libres Matrimonios 303 75 33 2 Hijos 639 86 83 Hijas 539 62 69 Viudo 27 1 2 Viuda 26 8 7 Estantes solteros 103 128 37 1 Tabla 5. Padrón de la campaña de Buenos Aires 1778. Estancias. que registra la presencia de numerosos esclavos (tanto bebés y niños bautizados como sus padres) que no aparecen en este censo.

156 Entre Pasados y Presentes III situación que se refleja en los documentos consultados. una mayor representación en el censo poblacional de 1778 que en libro de bautismos contemporáneo. aunque escasas y sólo en referencia al personaje citado. sin realizar una clara vinculación con los procesos sociohistóricos más amplios que dieron lugar a la presencia de población africana y afrodescendiente en la historia de su pueblo. En tal sentido realizamos entrevistas en profundidad entre los meses de junio y septiembre de 2009 en esta ciudad para intentar un acceso al universo de significados de los actores (Guber 2005). en el que se relata brevemente su vida. nieta de esclavos africanos de Juan Manuel de Rosas que falleció en 1974. LOS POBLADORES HOY La propuesta de incorporar las voces de los pobladores actuales persigue la posibilidad de recuperar los sentidos asignados a los africanos y afrodescendientes y rescatar las memorias colectivas de los actuales pobladores de la ciudad de Magdalena. Una entrevistada ante la pregunta dijo no saber nada del tema. La recuerdan como “la última”. luego de algunos titubeos. más precisas. Cuando se repregunta específicamente por este personaje. mencionan a “la Negra Carmona”. “Acá no hubo negros”. predominantemente en la población joven escolarizada en enseñanza media de la ciudad. y generalmente se hace referencia a una nota del semanario local publicado en 1999. ni sobre ningún otro de ascendencia africana. pero no participaría activamente en la institución religiosa. . La población indígena tenía. lo que indicaría que un grupo de indígenas habitaba el territorio efectivamente ocupado por el blanco bajo ciertas instituciones de gobierno local y regional (situación que demuestra su aparición en los censos). por ejemplo. “Nunca escuche nada de eso”. Algunas personas mayores. Se plantea su historia como una curiosidad aislada. comienzan a recordar algunas cuestiones en relación a la presencia de afrodescendientes en Magdalena. “era muy religiosa. Se entrevistaron jóvenes. Resulta significativo que algunos entrevistados contestan rápidamente que no conocen nada de ese tema. recordó que la conoció cuando era una niña. no…no sé nada…” son frases reiteradas. pero ante las reiteradas preguntas. adultos y adultos mayores. “mmm. No se ha podido registrar otra información acerca de este personaje magdaleniense. En general registramos un gran desconocimiento sobre el tema. iba todos los domingos a misa”. quienes presentaron una gran apertura y disponibilidad a la hora de realizar las entrevistas.

Estos acercamientos nos invitan a reflexionar acerca de las categorías y utilizarlas con los recaudos necesarios. Las categorías vernáculas con las que contamos. Gresores 1998). Los documentos se generaron con objetivos particulares y distintivos. con relaciones e interacciones complejas entre ellos. atravesadas por dimensiones de diversidad y desigualdad y de alguna manera esa complejidad se observa en estos documentos. por lo que deben ser abordadas con los recaudos metodológicos necesarios. por el contrario el censista de 1778 no lo hace. ejercicio de poder y negociaciones mediante. las fuentes presentan limitaciones y sesgos. si bien constituyen una vía válida para acercarnos a la población en estudio. el censista de 1744 incluye a los eslavos entre ellos. Estas limitaciones muchas veces tienen su origen en el uso de las categorías sin un criterio persistente y rastreable en el tiempo. Los documentos eclesiásticos muestran una representación menor de los indígenas en las actas de los bautismos. En tal sentido. Los censos poblacionales tenían por objeto cuantificar la población con fines militares o fiscales -por ejemplo los hombres capaces de llevar armas disponibles (Cuesta 2006). sobre todo el de 1778. dando lugar a cuantificaciones que pueden no estar reflejando con exactitud a ciertos sectores de la población. casamientos y entierros. ya que “son los únicos datos con los que contamos para darnos una idea aproximada del tamaño y las características de la población en cuestión” (Fogelman 1999:11). ya que éstas evidencian relaciones complejas. Guzmán 2006. Sin embargo. situación que también refleja distintos grados de institucionalización de los actores intervinientes. cifra que es acorde a las estimaciones de otros autores para la campaña bonaerense en este período (Fogelman 1999. reflejan esa complejidad de las relaciones sociales.157 CONSIDERACIONES FINALES De acuerdo a las fuentes consultadas se registra entre aproximadamente un 10 y 13% de afrodescendientes. . Las actas parroquiales. por lo cual hoy no disponemos de ese dato. la proporción de indígenas es muy variable de acuerdo a la fuente analizada. La población del Pago de la Magdalena tardocolonial y de comienzos del período independiente constituyó una sociedad de frontera conformada por grupos heterogéneos. tenían por finalidad registrar la población feligresa y los sacramentos que se administraban (Morin 1972). que en los censos.

Estas manifestaciones y avances académicos contribuyen a la visualización de este grupo socioétnico. Buenos Aires. Al evaluador y a Clara por sus aportes. Tomo X: Padrones de la ciudad y campaña de Buenos Aires (1726-1810) Tomo XII: Territorio y Población. son parte de la agenda política y cultural en la actualidad. Sin embargo. La Plata. Las ausencias y desconocimientos relevados en las entrevistas a los actuales pobladores son una muestra de las concepciones articuladas e inscriptas en el imaginario argentino. 2006. Edición Nº 321. que a través de diversas manifestaciones particularmente de su música. concomitante con el accionar de los movimientos de afrodescendientes. Semanario Magdalena.158 Entre Pasados y Presentes III La existencia de la población afrodescendiente en nuestro territorio y su aporte a la conformación de la identidad nacional han sido desconocidas por sectores mayoritarios de la sociedad argentina y continúan siéndolo actualmente. Arzobispado de La Plata. Entierros en la Parroquia “Santa María Magdalena” (de la actual Arquidiócesis de La Plata) 1829-1844. Kaufmann. Casamientos en la Parroquia “Santa María Magdalena” (de la actual Arquidiócesis de La Plata) 1829-1844. comenzando a darles el lugar que les corresponde en la identidad argentina. . Padrón de la campaña de Buenos Aires (1778). Este imaginario se ha construido a partir de un modelo de nación que se generó con las ideas de una élite porteña en el siglo XIX donde la mirada hacia las potencias europeas fortaleció la negación de la diversidad e invisibilizó a los indígenas y afrodescendientes (Frigerio 2008). 1919. FFyL. A Luciano López por la ayuda con los gráficos y la edición. danzas y arte. la producción académica reciente ha dado mayor importancia a las investigaciones en este campo. AGRADECIMIENTOS ADiego Citterio por facilitarme los libros parroquiales. 15 de abril de 1999.Ala comunidad de Magdalena por su apertura y predisposición. Bautismos en la Parroquia “Santa María Magdalena” (de la actual Arquidiócesis de La Plata) 1776-1810. FUENTES Documentos para la Historia Argentina. Todo lo aquí expuesto es de mi entera responsabilidad. J.L. Esperamos que este trabajo realice un modesto aporte en este sentido. Buenos Aires. así como diversas reivindicaciones. Magdaleniense ejemplar hasta su última hora”. “Doña Catalina Eulogia Carmona.

De la micro-historie vers une anthropologie critique. 1999. Madrid. C. Evolución de la población y la estructura ocupacional de Buenos Aires. 2006. A. Población de color en una villa en la Frontera Bonaerense: Luján.159 BIBLIOGRAFIA Andrews. Bs As. 1996. Págs. 1771-1815. Bensa. Paris. R. 2001. En Jeux d´échelles. Un estudio de caso: Argentina. y S. M. Departamento de Historia de América. Los Afroargentinos de Buenos Aires (1800-1900). Revel. Frigerio. Jacques (direc). P. 117-144. En: Homogeneidad y Nación. Buenos Aires. De la “desaparición” de los negros a la “reaparición” de los afrodescendientes: comprendiendo la política de las identidades negras. 2000. Negros esclavos y libres en las ciudades hispanoamericanas. Signos Históricos 1. siglos XIX y XX. 2008. La micro-analise a l´expérience. Cuesta. Pags 37-71. Quijada. Fundación Histórica Tavera.2: 9-34. 1989. Papeles de Población 49: 205-238 Fogelman. La población negra en Buenos Aires (1777-1862). presencia y visiones del otro. Hautes Etudes/Gallimard/Le Seuil. Bernard y Schneider. Goldberg M. Págs. Ediciones De La Flor. Mallo . 17001810”. Gladys Lechini comp. Sevilla. Bernard. En: Los estudios afroamericanos y africanos en América Latina: Herencia. A. las clasificaciones raciales y de su estudio en Argentina.: 93-140. CLACSO.

2005. 1998. 2008. presencia y visiones del otro. M. Una reflexión desprevenida. Buenos Aires. Buenos Aires. Temas de África y Asia. Paidos. África en el Río de la Plata. Andes 17:197-237. Guber. Gregorio-Cernadas. Noberto Pablo: En la lucha curtida del camino… Antología de literatura oral y escrita afroargentina. En Cirio. Negros mulatos y pardos en la Magdalena colonial. C. Crítica y uso de las fuentes históricas relativas a la diplomacia indígena en la pampa durante el siglo XIX. F. CLACSO. Mayo. W. Africanos en Argentina. Esbozando su estudio. Págs. G. Buenos Aires. Formas de vida y de subsistencia (l750-l850). Editorial Biblos. 2006. 1998. Megenney. Buenos Aires. Revista de Historia Bonaerense 16: 37-40. Estancia y Sociedad en La Pampa (1740-1820). 19-33. El salvaje metropolitano: Reconstrucción del conocimiento social ene le trabajo de campo. Gresores. M. Memoria Americana 7:61-89. Estudio preliminar. La población africana en Buenos Aires y su campaña.160 Entre Pasados y Presentes III 1993. 369-396. Maffia. R. En: Los estudios afroamericanos y africanos en América Latina: Herencia. La enseñanza y la investigación sobre África y Afroamérica en la Universidad Nacional de la Plata-Argentina. INADI. . Gladys Lechini comp. Págs. C. 2: 15-69. 1995. Guzman. 2007. Morin.

161 1972. A. Noticias de Antropología y Arqueología.htm. org. 2 La ciudad de Magdalena es la cabecera del partido homónimo. NAyA. a 48 km de la ciudad de La Plata y 106 km de la Capital Federal. Argentum editorial. NOTAS 1. dirigido por la Dra. Negros y pardos en Buenos Aires (1750-1820). 1998. Nº 3: 389-418. El denominado Pago de la Magdalena abarcaba en su origen el territorio desde el Riachuelo hasta el Salado. Sufrió una serie de subdivisiones hasta la conformación de la Municipalidad de Magdalena en 1856. Introducción a la Arqueología Histórica. en la provincia de Buenos Aires. Orser Jr. Rosal.ar/articulos/patrim01. Universidad Nacional de La Plata. . Consultado 23-09-2009 Zarankin. Tesis doctoral en Historia. y X. Patrimonio y Políticas Culturales. Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación. María Amanda Caggiano. MS Rosas Mantecón. sobre la costa del Rio de La Plata. Senatore 2007. Universidad Nacional de La Plata. C 2000. A. Asociación Amigos del Instituto Nacional de Antropología. Los libros parroquiales como fuente para la historia demográfica y social novohispana. 22. Este partido abarcaba los actuales partidos de Magdalena y Punta Indio hasta su escisión en el año 1994. Buenos Aires. situado en la provincia de Buenos Aires.naya. Belo Horizonte. Tesis doctoral en curso titulada “Análisis de las prácticas y representaciones en torno a la circulación de bienes y personas en el Pago de la Magdalena durante los siglos XVIII y XIX”. Las jerarquías simbólicas del patrimonio: distinción social e identidad barrial en el centro histórico de la ciudad de México. Miguel Angel 1998. Facultad de Ciencias Naturales y Museo. http://www. Historia Mexicana 21. Año 2. Historias de un pasado en blanco: Arqueología Histórica Antártica.

Cerri 1993. Por este motivo fueron implantadas allí las instituciones estatales. período durante el cual Antofagasta de la Sierra formara parte del Territorio Nacional de los Andes. pero en el año 1879 fue ocupada militarmente por Chile a raíz de la Guerra del Pacífico.1* ANTOGASTA DE LA SIERRA DENTRO DEL TERRITORIO NACIONAL DE LOS ANDES El período analizado en este trabajo comprende los años 1900-1943. anteriormente.162 Entre Pasados y Presentes III LAS INSTITUCIONES ESTATALES EN UN PUEBLO DE PASTORES. luego había sido chilena y ahora se encontraba con una nueva pertenencia jurisdiccional y el estado argentino. * Instituto Nacional de Antropología y Pensamiento Latinoamericano . Dicha ocupación fue efectiva durante veinte años. ANTOFAGASTA DE LA SIERRA ENTRE 1900 Y 1943 KUPERSZMIT. se planteó llevar a cabo el desarrollo de la región social y económicamente. García y Rolandi 1999a). El gobierno nacional tomó la decisión de crear el Territorio Nacional de los Andes para aglutinar dentro de éste a los pueblos de Susques. Brizuela del Moral 1988. cedido por la provincia de Salta. Santa Rosa de Pastos Grandes y Antofagasta de la Sierra. pasó a pertenecer a la Argentina. para establecer allí la capital del territorio y el asiento de las autoridades (Benedetti 2003. dentro de la cual estaba Antofagasta. Pocos años después se agregaría San Antonio de los Cobres. a partir de los cuales la región de la Puna de Atacama. en 1899 se firmaron una serie de tratados entre Chile y Argentina. Nora G. esta región perteneció a Bolivia. los funcionarios. Estos antecedentes históricos son importantes para comprender las relaciones que se establecieron entre la población y las autoridades argentinas dado que la mayoría de la población adulta había nacido boliviana. es interés de este trabajo analizar qué modificaciones generaron estas nuevas instituciones en la vida cotidiana de los antofagasteños como así también determinar de qué modo la población nativa se adaptó a las nuevas reglas de juego y a la presencia de nuevos actores sociales.

Además.163 Para las nuevas autoridades. dentro de estos documentos están las cartas. frutas secas. arrojan como resultado este patrón de asentamiento particular. que facilita a cada unidad doméstica. las características geográficas y climáticas y los modos de organización social son los mismos que encontramos en Antofagasta. Regiones geográficas con condiciones climáticas tan extremas como la Puna condicionan a sus habitantes a modos específicos de organización social y económica que.. informes. complementaban el pastoreo con la caza de animales salvajes –mayormente chinchillas y vicuñas–. sumado a los escasos medios de subsistencia de los cuales es posible disponer. las nuevas autoridades se encontraron con una sociedad difícil de controlar y de cuantificar. pastores y caravaneros con residencias múltiples. Otra práctica que dificultaba el control de la población eran los viajes comerciales a lomo de mula y con caravanas de llamas y burros que los hombres realizaban hacia la zona de los valles con el fin de intercambiar los productos nativos por maíz. Si bien el citado autor estudia una población del altiplano boliviano. esta característica es común a toda la población puneña y consiste en mantener una casa en el pueblo y otras en diferentes vegas a la cuales se trasladaban a pastar el ganado en algunas épocas del año. El presente análisis se basa en la documentación consultada en el Archivo General de la Nación. el patrón de asentamiento disperso y múltiple. un acceso directo y regular a las pasturas” (Nielsen 1997/1998:142). esta actividad hacía que la población se mantuviera en movimiento permanente. “La economía pastoril determina densidades demográficas bajas y un patrón residencial disperso. . quejas. el hecho de que los habitantes nativos basaran su economía en el pastoreo era uno de los factores más importantes que afectaban el avance y crecimiento de la región. Como afirma Gil Montero “(. dinámica que resultaba ser perjudicial para el progreso. Debido entonces a estas diversas estrategias de subsistencia. harina y otros (García y Rolandi 1999b).. los viajes comerciales y la caza de animales. las unidades domésticas con residencias múltiples.) las características ecológicas de la puna exigen diversas estrategias para superar las limitaciones impuestas por el medio ambiente” (Gil Montero 2004:160).

de las cuales los habitantes de los Territorios Nacionales estaban al margen. hacia Antofagasta de la Sierra y desde aquí hacia los mencionados lugares. Por otro. educación y un papel central asignado a la inmigración como ‘aporte directo’ de nuevos hábitos y nuevas mentalidades que permitieran acortar la brecha entre el ciudadano -sujeto soberano del pacto político. lugar donde residían regularmente los gobernadores y desde Buenos Aires.164 Entre Pasados y Presentes III denuncias y censos que fueran enviados desde la capital del Territorio Nacional. constituida alrededor de un centro de influencia nacional y general. pues. consideraciones de los gobernadores y de los funcionarios locales sobre el modo de vida de los pobladores. La política planteada desde el gobierno nacional se basaba en los ideales de la “generación del ‘37”.es). A partir del análisis de los documentos fui articulando los objetivos planteados desde el gobierno nacional en aras del progreso de todos los territorios nacionales con las consideraciones particulares de los gobernadores sobre la región. la acción del gobierno en los Territorios Nacionales: por una parte la fusión de los elementos de su población. entremezclados con estos aparecen datos cualitativos. en sociedad coherente. los gobernantes estaban preocupados por las pautas económicas y culturales que impedían el progreso de la zona. pero también sobre la idiosincrasia de la población autóctona renuente a adoptar nuevas pautas de comportamiento necesarias para el progreso de la región. el ‘otro’. “Dos aspectos esenciales presenta. quienes para resolver la contradicción entre civilización y barbarie. desde Salta.y las nuevas leyes y decretos que se fueron dictando.us. donde afluyen y se debaten todos los intereses particulares y locales. aquel que no acepta o que se mantiene al margen de las ideas políticas modernizadoras” (Villavicencio 2007: www. sobre las dificultades para lograr el desarrollo de la región y sobre la falta de infraestructura. La información que aparece puede dividirse en dos niveles diferentes: por un lado. es decir. dispersos y nómadas. San Antonio de los Cobres. figuran datos cuantitativos con relación a la cantidad de habitantes. la creación de una vida colectiva que se desenvuelve en un segundo centro de influencia de otro orden local y .y el (im)posible ciudadano. de donde dependía la Gobernación por ser un territorio nacional. En el presente caso más que por las ideas políticas. a las riquezas mineras –especialmente boratos. proponían: “(…) modernización del país.institucional.

Se suman a estos censos varios informes de los funcionarios locales los cuales en líneas generales divergían en gran medida con los números aportados por los censos. por las modificaciones aportadas al medio geográfico. . los intentos de las autoridades se vieron frustrados por la limitación de las condiciones climáticas y geográficas que ponían un freno a la inmigración. el fomento de las industrias y del comercio. se halla por su situación topográfica y la falta de vías de comunicaciones. Además de intentar la instalación de más habitantes. se planteó impulsar la instalación de colonos que además de aportar personas traerían nuevas costumbres y un modo de vida moderno. 1915-1916). el último incorporado a los dominios de la Nación. En el año 1932. el impulso que sólo la protección oficial puede dar a la civilización y al progreso.165 autónomo. con mayor frecuencia en los primeros años del territorio nacional. es decir cuando cada departamento pertenecía ya a una provincia distinta (Benedetti 2005). elevados al rango de provincias. las rutas de acceso fueron recién mejoradas después de la disolución del Territorio. fue reactivada la Mina Incahuasi de la cual se extraía oro. que son las minas” (Memorias del Departamento del Interior. 1911-1912). Sin embargo. recurrentemente se llevaron a cabo censos poblacionales.04 habitantes por km2. b) Desarrollo de la minería y vías de comunicación: “El territorio de los Andes. Dentro del Departamento de Antofagasta de la Sierra las canteras de ónix eran explotadas en forma privada por la población nativa. Es decir que fue una preocupación constante de las autoridades cuantificar a la población. en condiciones desfavorables para desarrollar sus riquezas naturales. primer grado de una escuela social cuyo régimen preparará la futura democracia que habrá de gobernarse por sí sola cuando los territorios. se incorporen a la Nación. y por otra. 0. de la prosperidad económica” (Memorias del Departamento del Interior. Por este motivo recurrentemente los gobernadores plantearon la necesidad de avanzar en los siguientes aspectos: a) Ocupación de tierras por colonos: debido a la escasa densidad poblacional. pero no significó un cambio de vida para la población dado que la mayoría de los obreros fueron traidos de las provincias vecinas. A pesar de estas consideraciones.

por el desinterés de los pobladores habituados a las . llevó a los gobernantes a realizar varios intentos de estimular dichas prácticas entre la población puneña. El gran desarrollo de las prácticas agrícolas en la región pampeana. las experiencias fracasaron por las condiciones climáticas y tal vez. Series Históricas III. Ella abrirá nuevas orientaciones combatiendo la aversión instintiva del nativo por las faenas agrícolas resultante de la falta de adaptación a la tierra determinada por causas que se eslabonan en una larga cadena atávica plasmando otro ambiente social más orgánico y civilizado” (AGN. la escuela fue una de las instituciones más vulnerable a los vaivenes sociales.) la implantación de una chacra y quinta experimental agrícola es urgente. las comunicaciones de Antofagasta de la Sierra con la capital del Territorio sufrieron interrupciones en reiteradas ocasiones.166 Entre Pasados y Presentes III Debido a la distancia y aislamiento de la región de las ciudades más importantes.. máxime en la época invernal durante la cual quedaba prácticamente aislada debido a las intensas nevadas. políticos y económicos de la Gobernación y no logró en Antofagasta la estabilidad necesaria para cumplir con estos objetivos. 1934). telégrafos y estaciones de radio. c) Educación pública: según las declaraciones de uno de los gobernadores era imprescindible “(. 1943). Sin embargo.8 por ciento del total censado” (Censo Escolar. los funcionarios bregaron por la construcción de caminos carreteros y por la instalación de correos..) la implantación de pensionados de hogar. motor económico de la época. pues éstos representan el 15. Como resultado de esta situación en el censo escolar del año 1943 decía: “El departamento de Antofagasta es la jurisdicción que tiene más alta proporción de jóvenes de 14 a 21 años de edad que nunca fueron a la escuela. Sin embargo... internados o cualquier otra clase de concentración escolar que permita substraer al niño del medio ambiente y formar al adolescente que. Sin embargo. iría a reformar la situación de aletargamiento moral y material de la población nativa de hoy” (Memorias del Departamento del Interior. d) Agricultura: Decía uno de los gobernadores del Territorio Nacional: “(. Signatura 143). con nuevas prácticas y con una idiosincrasia superior.

sigue y seguirá siendo el primer óbice para la multiplicación del poblador” (Memorias del Departamento del Interior. e) Propiedad privada de la tierra: En uno de los informes presentado por la Gobernación decía: “La retención de la tierra por el Estado. que impide. Signatura 143).. 1925-1926). atentaban de alguna manera contra las costumbres. El avance de cada uno de estos aspectos haría avanzar a los demás de una manera automática..167 actividades pastoriles. en relación a esta actividad opinaba así una de las autoridades: “(. . Series Históricas III.) no hay otras preocupaciones que las que emanan de una vida puramente pastoril. contaba con particulares características sociales. no se detuviera nunca. cuando pensamos en el progreso estamos incluyendo los aspectos sociales. las medidas propuestas no fueron efectivas en todos los casos para una región que. además del perjuicio económico para la región. Los aspectos enumerados en los cuales era necesario avanzar para lograr sacar a la región de su ancestral atraso. como toda monocultura la libre formación de aptitudes en los individuos y determina a mi juicio un desequilibrio económico en todo el Territorio al proyectar su acción en forma unilateral” (AGN. donde no hay una sola propiedad particular. como hemos expuesto. culturales y económicos. Según Moscoso (1991) la organización comunitaria fue constantemente cuestionada como un sistema anacrónico. Entonces. modos de vida. tal como se practica en Los Andes. Es decir que. Los gobernadores frecuentemente alertaban a las autoridades nacionales sobre la conveniencia de otorgar títulos de propiedad individuales a los pobladores. Sin embargo. prácticas económicas y movilidad permanente de la población. como la puesta en marcha de un motor que una vez encendido. se ponían en juego las cuestiones relativas a la idiosincrasia de la población. y la población nativa debía participar de la tenencia de la tierra como propietario para contribuir con las mismas obligaciones que el resto de la población. que carecía de vigencia dentro de los esquemas de modernización del país. culturales y económicas.

su funcionamiento fue irregular y estuvo sometido a una serie de dificultades de diversa índole que provenían en parte de las decisiones políticas de las autoridades nacionales y en parte del accionar de los funcionarios locales a cargo de cada una de ellas.. Por ejemplo. completamente destruido“ (AGN. por tan reducido salario como perciben aquellos” (Memorias del Departamento del Interior 1925-1926). Series Históricas III. Los inconvenientes relacionados con el primer aspecto. Series Históricas III. citamos: “Reitero mi pedido de papel. se pueden circunscribir a la escasez de presupuesto y a las consecuencias derivadas de esto. Sin embargo. la provisión de cuatro sillas para asientos de esta oficina por carecer de ellas en absoluto.. A modo de ejemplo. pues la poca que existe es de copiar y no es apta para los libros del registro” (AGN.. sobres de nota. decía uno de los gobernadores sobre los jueces de paz: “(. Signatura 143). Series Históricas III.168 Entre Pasados y Presentes III LAS INSTITUCIONES ESTATALES Y LOS FUNCIONARIOS LOCALES A partir del análisis de los documentos pude comprobar que en Antofagasta de la Sierra las instituciones que se planteaban como necesarias para el progreso fueron establecidas en su totalidad. Asimismo. . Ya no hay en qué actuar por falta de una hoja de papel. Por ejemplo: “(. En varias ocasiones se registraron quejas de los jueces de paz sobre las condiciones en las cuales debían trabajar. tinta y plumas de escribir. por carecer por completo.) es casi imposible encontrar personas que vengan a estas alturas a lucir su competencia en funciones complejas.) el edificio de la comisaría la mayor parte está en el suelo. los comisarios elevaron quejas en el mismo sentido que los jueces de paz.. En otra ocasión el reclamo era el siguiente: “Hace seis años que vengo solicitando a las diferentes administraciones del Territorio. Las actas del Registro Civil están sufriendo un atraso por falta de tinta. Signatura 156). Los asientos que tiene el Juzgado son unos cuantos cajones vacíos” (AGN. Signatura 157).

en la práctica los hechos no siempre coincidieron con las normas. En palabras del gobernador Luis Diez: “(. es decir con las prácticas de los funcionarios locales.. Las leyes y decretos que habían sido dictados con el fin de modificar las prácticas económicas tradicionales fueron manipulados y utilizados en beneficio personal por varios de estos empleados. distancia que se cubría a lomo de mula en aproximadamente siete días. las relaciones sociales y los factores económicos..) esta comisaría no cuenta más que con una carabina Winchester en regular estado y ni un sólo proyectil para ella. entrega de lotes a determinados pobladores. Es decir que entre que una carta llegaba a destino y volvía la respuesta. Signatura 131). se evidenciaron en los reclamos. Las prácticas recurrentes se pueden agrupar bajo los siguientes rótulos: decomiso de mercadería a los comerciantes. decomiso de los productos de la caza y de las armas. tiempo suficiente para que algunos inconvenientes debieran resolverse por otros medios. en parte.169 O también: “(. en materia correccional. pasaban por lo menos catorce días. San Antonio de los Cobres. no habiendo otra clase de armas de que servirse” (AGN. denuncias y quejas de los pobladores. negociados personales e incumplimiento de las obligaciones inherentes a sus funciones como por ejemplo.. Las dificultades relacionadas con el segundo de los aspectos mencionados. porque eran los que ejercían los cargos con mayor poder de decisión.) pocos funcionarios de policía conciben las atribuciones especiales que la Ley 3906 asigna a los Jueces de Paz locales. Dicha discordancia obedeció. entre los factores que tomaremos en consideración estarán los intereses personales. entre otros. ésta no era la única causa por la cual observamos diferencias entre el deber ser de cada función y el rol jugado en la realidad. a la distancia entre Antofagasta de la Sierra y la capital del Territorio Nacional de Los Andes. . Sin embargo. Nos vamos a centrar específicamente en los jueces de paz y comisarios. Si bien las funciones y atribuciones inherentes a cada función estaban claramente estipuladas desde las leyes. quedándose con el dinero del cobro de multas y contravenciones.. Series Históricas III. Los límites de cada una de las funciones fueron permanentemente traspasados a causa de lo cual fue preocupación cotidiana de los gobernadores controlar el buen ejercicio de sus subordinados.

existiendo una natural tendencia. realizó una acusación a Alberto Durand quien fuera comisario y juez de paz. A pesar de la distancia y de las dificultades de comunicación entre Antofagasta . quien como se explica desconociendo en absoluto mis derechos legítimamente adquiridos como lo prueba desde ya el tiempo me ha desalojado de la Vega de Cortadera. El gobernador Brígido Zavaleta. desde el año setenta. dándole posesión de ésta por mera complacencia al sujeto Avelino Burgos con quien es íntimo amigo y bajo ningún concepto podía dejar de complacerlo en tan observadas pretensiones” (AGN. derechos por introducción de coca. y de cuya inversión no existen antecedentes en los archivos de la Gobernación” (Libro Copiador. en el año 1910. Copiador Nº 3). etc. 1925-1926). tal vez por este motivo y por las quejas de los pobladores ante lo que consideraban abusos de poder de parte de los empleados estatales. época de mis finados padres. derechos a las pieles y derechos de pastaje a vecinos del Territorio. el sellado de los certificados de marcas y señales. hubo un recambio recurrente de comisarios y en menor medida de jueces de paz. Signatura 198. porque “(…) ha cobrado impuestos municipales. Cámara. dado que en variadas ocasiones no hicieron entrega del dinero a la jefatura de policía ni informaron acerca de su cobro. consideramos que estos abusos de atribuciones no fueron unidireccionales y que detrás de cada funcionario local había una base política que los sustentaba. Series Históricas III. Signatura 131).170 Entre Pasados y Presentes III comercial y civil. Este aumento de la presión fiscal sobre los pobladores fue para los funcionarios locales una fuente de ingresos paralela. En los primeros años de Antofagasta de la Sierra dentro del Territorio Nacional de Los Andes no había impuestos ni contribuciones fiscales. de la que soy poseedor. a quienes tratan de cercenar materias de su exclusiva competencia” (Memorias del Departamento del Interior. el cobro de multas a los cazadores de vicuñas y chinchillas y otras contravenciones. Ejemplificamos las prácticas ilegales de algunos funcionarios con las siguientes citas: “(…) soy víctima de parte del Señor juez de paz de este Departamento Don Pedro A. a ejercer atribuciones judiciales y prescindir hasta de elementales consideraciones para con los jueces. Sin embargo. paulatinamente. muchas veces rectificada por la Gobernación. se fue legislando acerca de diferentes temas dentro de los cuales podemos mencionar: el cobro de invernada a las personas ajenas al territorio.

Entonces. Es decir que estableció relaciones sociales y personales en Antofagasta de la Sierra que habrán beneficiado a algunos pobladores. como asimismo en el hecho de haber denuncias contra dicho funcionario sobre posibles desavenencias con el resto de los pobladores. debido seguramente a estrechas amistades contraídas en su larga estadía en ese departamento. nacida en la etapa colonial.171 y la capital del Territorio las quejas y denuncias sobre estas irregularidades llegaron con asiduidad. lo que le imposibilita aplicar la ley y sus sanciones en la manera en que está obligado. En el año 1936. el entonces gobernador Juan E. situación que derivó en dificultades en el momento de ejercer el cargo público. Copiador Nº 43). hubo otros funcionarios que solamente ocuparon el cargo unos meses. siempre quedaron presunciones de su mal comportamiento” (Libro Copiador. Muy posiblemente en tantos años haya hecho amistad con parte de la población. los cuales aseveran ser víctimas de injusticias que. los cuales en algunos casos fueron removidos de su puesto. Es decir que la presencia de estos nuevos actores sociales no pasó desapercibida.) dicho Juez. en general. quien era parte de una familia extensa e influyente dentro de la cual estaba Carlos Reales –agente de policía-. a pesar de la diferencia que implica la permanencia corta en el cargo. permaneció como una práctica válida de enfrentamiento entre intereses opuestos. no pudieron comprobar debidamente.. Signatura 236. En contraste con este caso. hubo algunos funcionarios que ocuparon el cargo durante varios años. éstos se involucraron en relaciones amistosas y sentimentales. Por otro lado. además.. si bien es cierto. fundado en que: “(. Sin embargo. la inserción de Antofagasta de la Sierra dentro del Estado argentino . casi sin excepción hubo inconvenientes con casi todos los funcionarios y quejas de los pobladores. se casó con Juana Reales. ni sus actos ajenos a las leyes fueron tolerados por la población. Fueron. no cumple estrictamente con sus obligaciones. el juez de paz no fue trasladado y permaneció en el cargo siete años más. La tradición de contraponer acciones y denuncias a las situaciones consideradas injustas. Cornejo Arias solicitó al Ministerio del Interior el traslado de Aráoz al Departamento de Pastos Grandes. perjudicando a otros. de un tiempo a esta parte. aunque en siglos anteriores su manifestación haya sido a través de la rebelión abierta. Uno de los funcionarios paradigmático para ejemplificar esta situación es Moisés Aráoz quien fuera juez de paz durante veinte años. los mismos perjudicados quienes denunciaron a los funcionarios implicados.

único medio posible para la homogeneización de la población con la del resto del país.) adoptar todas las providencias encaminadas a favorecer la buena marcha y el progreso del Territorio que entra al dominio de la República tal como salió de las manos del Creador” (Memorias del Departamento del Ineterior. Entonces. sino que realizaban esporádicas visitas. Apenas incorporada esta región al territorio argentino. Asimismo. Esas ocasiones. no suscitó conflictos de identidad y los pobladores aceptaron las nuevas reglas y se adaptaron a ellas de manera tal de comprender los mecanismos de presión sobre las autoridades y utilizarlos en los casos que fue necesario. no sólo era necesario impulsar las instituciones acordes a una nación moderna.. traerían además pautas culturales novedosas para los habitantes nativos. desde el Ministerio del Interior se planteó: “(. estaba allí todo por hacerse aún. sino que además era indispensable acrecentar el número de habitantes a partir de la instalación de colonos provenientes de las provincias vecinas. pasar de ser bolivianos a ser chilenos y luego argentinos. . La iglesia como institución no jugó un rol importante en Antofagasta de la Sierra debido a que nunca hubo un sacerdote establecido de forma permanente. social y cultural que eran inseparables unos de otros. dentro de los cuales se señaló la importancia asignada al progreso. En todos los informes de los gobernadores consultados se hacía hincapié en la imperiosa necesidad de fortalecer la educación. 1988). el cambio de nacionalidad. CONCLUSIONES La política planteada desde el gobierno nacional fue caracterizada como basada en los ideales de la “generación del ‘37”. en las que se reunía en el pueblo la gente que habitaba en las vegas de los alrededores. quienes como efecto secundario deseado.. era considerada la vía directa hacia la consecución de la defensa de la soberanía nacional en una región limítrofe que había pertenecido a Bolivia y a Chile antes de quedar incluida en la República Argentina. es decir aquellos aspectos relacionados con el desarrollo económico. fueron aprovechadas por los funcionarios para realizar censos de población.172 Entre Pasados y Presentes III generó escasas modificaciones en el modo de vida de los habitantes.

no exclusivamente con relación a las escuelas. Series Históricas III. Entonces. La Escuela Argentina actual pórtico de una argentinidad viril y sana de espíritu. Signatura 184). guía sus pasos en tal sentido. ocupa un lugar especial en los programas. buscando orientar a ese alumnado hacia normas de vida sana y espiritualmente nobles” (AGN. especialmente la lana y a su regreso traían en mayor medida frutas secas y maíz. Tinogasta. arbitrariamente han cortado el agua de una acequia que cruza contigua a la escuela. Series Históricas III. Sin embargo. Fiambalá y Belén en la provincia de Catamarca. debe ser y es. los funcionarios locales con asiduidad tuvieron intereses enfrentados con los ideales nacionales. citamos la siguiente queja de uno de los maestros: “(. en la realidad resultó ser una institución que estuvo a merced de la buena o mala disposición de los comisarios y jueces de paz. Sin embargo. El desarrollo de la agricultura fue impulsado desde el gobierno nacional mediante el Ministerio de Agricultura. no prosperaron los intentos de plantar otro tipo de vegetales. Signatura 184). A modo de ejemplo. en parte por las condiciones climáticas y en parte por el desinterés de los pobladores que tenían organizada la vida económica y simbólica alrededor de los rebaños de animales. con muy escasas lluvias y pocos ríos. materia que por razón de ubicación del Territorio. como Antofagasta de la Sierra presentan abundancia de agua y pastos naturales. si bien la región puneña presenta características desérticas en casi toda su extensión. la escuela en Antofagasta de la Sierra no logró mantener su funcionamiento con regularidad. en Los Andes.. objeto de especial atención. Juez de Paz del mismo lugar. a pesar del énfasis explicitado desde los papeles.)” (AGN. Particularmente. Arjona en connivencia con el Sr.. Además de brindarles alimento y lana para la confección de ropas. Otro . y la Escuela Argentina.. determinadas zonas. utilizaban sus productos para el intercambio con la gente de los valles mesotermales. debe formar caracteres que ritmen su sentir con la época. quienes en ocasiones dificultaron su normal desempeño. Llegaban hasta allí en caravanas de burros o llamas transportando sal además de los productos derivados de ovejas. cabras y llamas.173 La Historia Patria.) el Encargado de la Comisaría Cabo de Policía Francisco P. privando a la misma y su alumnado del uso de tan indispensable elemento(.. fueron los lugares más elegidos.

es decir. dando lugar a situaciones dudosas y conflictivas. fueron tolerantes y flexibles en determinados casos. agujas. desde el gobierno nacional. tuvieron una ardua tarea en el control del buen accionar de sus empleados. fue vulnerable a las decisiones de los encargados de llevarlas a la práctica. seguramente.-. la política que se proponía desde el gobierno nacional a través de la representación de los gobernadores. queda claro que los cargos . por un lado. esta situación fue fuente de contradicciones. otorgaban y quitaban parcelas de tierras según su parecer. se plantearon objetivos que iban en contra de la trashumancia y a favor del sedentarismo. Aún en la actualidad. ropa. le garantizaba a los pobladores el acceso a las pasturas. García et. con sus costumbres y prácticas económicas características. trayendo de vuelta hojas de coca y artículos de uso cotidiano -peines. Con el fin de controlar este tipo de prácticas comerciales se crearon resguardos de aduana para los productos importados que funcionaron de manera irregular.174 Entre Pasados y Presentes III tipo de comercio era el que realizaban a larga distancia. Sin embargo. las tierras son de propiedad fiscal y en el período analizado en este trabajo. Los policías y jueces de paz que ocuparon cargos en Antofagasta de la Sierra desobedecieron las órdenes de sus superiores en variadas ocasiones. nunca se tomaron las medidas legales tendientes a regularizar la situación de la posesión de la tierra. Las nuevas relaciones sociales que se establecieron en Antofagasta de la Sierra a partir de las instituciones estatales estuvieron en íntima relación con el funcionario que las representaba y no con la institución misma. que eran elegidos desde el gobierno nacional. Amparados en la distancia de la capital del Territorio de donde emanaban las normas tomaron decisiones por su cuenta. pero también permitía el accionar arbitrario de los jueces de paz y comisarios que en ocasiones. En general. A partir del análisis de los diferentes hechos ocurridos. A pesar de que. pero que podrían ser rastreados con relación a los vaivenes de la política salteña. había intereses políticos que escapan a los objetivos del presente trabajo. no se vio alterado sustancialmente por las nuevas instituciones estatales y la acción de los funcionarios. sino que realizaron quejas y reclamos con dispares resultados. llevando ganado vacuno que invernaba en las vegas del Departamento a Chile y Bolivia. al. etc. los pobladores no consintieron estos actos de manera pasiva. Los gobernadores. para vender o trocar (García y Rolandi 1999b. que podemos plantear cierta independencia de criterios en la interpretación de las leyes y disposiciones. El modo de vida tradicional descripto. 2002).

los pobladores evidenciaron una gran adaptabilidad a las nuevas reglas de juego basada en sus anteriores experiencias con las autoridades bolivianas y chilenas. las pautas sociales. “Dominar las instituciones para poder burlar las reglas era la práctica cotidiana de esta sociedad de contumaces ambiciosos (. los gobernadores resultaron ser una especie de árbitros o mediadores entre las partes en disputa. su contenido fue confuso y desviado hacia privilegios individuales. y en aquellos casos en que las alianzas no fueron posibles. Sin embargo. nombrados los funcionarios y dictadas las leyes y decretos. Estaban las instituciones. a los otros. económicas y culturales de la población no sufrieron grandes alteraciones a partir de la nueva inserción estatal. este aspecto sea la cara y contracara simbólica de la contradicción entre lo escrito y lo actuado. mentir. Asimismo. en algunos casos fue una especie de trampolín o de ejercicio de práctica para cargos de mayor jerarquía. etc. atacar.. Si bien no se analiza en este trabajo el desempeño de cada gobernador. formal. Como se ha señalado anteriormente. entre los derechos y obligaciones de los funcionarios y su accionar concreto y la decisión política de disolver el Territorio Nacional. dice Lorandi (2002) hablando de los encomenderos.. Los reclamos y quejas junto con las amenazas de cambiar de jurisdicción. fueron armas utilizadas recurrentemente ante situaciones consideradas injustas o perjudiciales. Si bien todas las estructuras estatales fueron instaladas. considero que la presencia estatal fue en cierta manera. su inevitable consecuencia. que facilitaran la realización de negocios más redituables que el salario percibido por el cargo.175 de comisario y juez de paz no eran un fin en sí mismo sino un medio a través del cual se pretendía el acceso a posiciones de poder dentro de la comunidad.)”. no dudaron en calumniar. . es posible observar que algunos sentaron una presencia estatal más fuerte y orientaron sus actos de gobierno hacia el reforzamiento de las instituciones. Tal vez. en menor medida. estaban las leyes y estaban los funcionarios pero no estaban los medios económicos imprescindibles para cumplir con los objetivos propuestos. Las intensiones de los funcionarios que ocupaban distintos cargos estuvieron orientadas hacia el control de la población en beneficio propio. Finalmente. y creemos que esa fue también la práctica cotidiana de estos funcionarios. es decir en desestabilizar a la institución que podía competir por el poder. En este sentido. hubo períodos en los que las dificultades relacionadas con los funcionarios opacaron las intenciones de progreso.

rediris. paciente y atenta lectura de este trabajo y sus oportunos comentarios. López y P.) Buenos Aires. Secretaría de Cultura de la Presidencia de la Nación. Alción Editora.) Córdoba. García. Facultad de Filosofía y Letras. 201-217. intercambio y relaciones sociales en la población de Antofagasta de la Sierra (Puna Meridional. García. Argentina).es . Breve historia de Antofagasta. 1999b. Daniel 1993 (1903). Cerri. Volumen 2: 5. En: Propuestas para una Antropología Argentina V págs. Puna meridional argentina: pasado y presente. BIBLIOGRAFÍA Benedetti. Rolandi. Geografía histórica del Territorio de Los Andes (1900-1943). Universidad Nacional de Jujuy. Un territorio andino para un país pampeano. D.. En: Puna de Atacama. Rolandi 1999a. Sociedad. Reseña Geográfica Descriptiva. XIX y XX). http://revista-redes. Viajes comerciales de intercambio en el departamento de Antofagasta de la Sierra. Alejandro Benedetti (comp. 53-80. economía y frontera págs. El Territorio de Los Andes (República Argentina). San Salvador de Jujuy. Brizuela del Moral. Valeri 2002. A. Universidad de Buenos Aires. Territorio Nacional de Los Andes: entre el éxito diplomático y el fracaso económico. 2003. y D. Buenos Aires. Tesis Doctoral. S. Historia de la organización territorial de Catamarca (siglos XVI. Biblos.176 Entre Pasados y Presentes III AGRADECIMIENTOS Agradezco al Dr. Carlos Zanolli la sutil. Viajes comerciales. Félix 1988. M. Universidad Nacional de Catamarca. Carlos Berbeglia (coord. 2005. MS. XVIII. XVII. S. Redes.

M. págs. Heraclio Bonilla (comp. Barcelona. R. Guerra y sociedad en el virreinato del Perú. Lorandi. Año 5. Instituto de Estudios Peruanos. 2007. 2002.). 1770-1870. Quito. Caravaneros y trashumantes en los Andes Meridionales. Relaciones XXII-XXIII: 140-177. N° 9 (on line).177 Gil Montero. Población y familia indígena en la Puna de Jujuy. Nielsen. Indios. 1997/1998. Lima. año 1943 Ministerio del Interior Memorias del Ministerio del Interior . Política y Humanidades. Revista Iberoamericana de Filosofía. 2004. A. ni hombre virtuoso. S. En: Araucaria. Editorial Gedisa. Moscoso. Ciudadanos. Ni ley. M. Buenos Aires. Tráfico de caravanas en el sur de Bolivia: observaciones etnográficas e implicancias arqueológicas. 1991. FLACSO. La tierra: espacio de conflicto y relación entre el Estado y la comunidad en el siglo XIX. Sociedad Argentina de Antropología. Comunidades y Estado en el siglo XIX. A. ni rey. Siglos XVI y XVII. Villavicencio. En: Los Andes en la encrucijada. FUENTES DOCUMENTALES AGN: Archivo General de la Nación Libro Copiador Series Históricas III Biblioteca Nacional del Maestro: Consejo Nacional de Educación Censo Escolar. bárbaros y extranjeros: figuras del Otro y estrategias de exclusión en la construcción de la ciudadanía en Argentina. 367-390.

178

Entre Pasados y Presentes III

GRUPOS ÉTNICOS Y TERRITORIOS EN LA CUENCA DEL PLATA DURANTE LOS SIGLOS XVI Y XVII
LATINI, Sergio Hernán1*

INTRODUCCIÓN Este trabajo es parte de una investigación de doctorado sobre procesos de etnogénesis y reconfiguración étnica entre los pueblos indígenas que habitaron la banda oriental del Uruguay y el delta del Paraná. Podríamos delimitar la región en estudio como el área comprendida por el territorio de la actual República Oriental del Uruguay, el delta del río Paraná, la actual provincia argentina de Entre Ríos, el sur de la provincia de Corrientes hasta el río Miriñay y el sur del estado brasileño de Rio Grande do Sul hasta el río Ibicuí. Consideramos que éste fue un espacio de frontera, en donde el europeo no tuvo control efectivo ni sobre el territorio ni sobre los pueblos que lo habitaban. Sin embargo, los colonizadores trabaron una profunda interacción con estos grupos, ya sea a través de hostilidades como también de negociaciones, induciéndolos a profundos procesos de etnogénesis. Utilizamos el término europeo para referirnos a los colonizadores en general, ya que el territorio en cuestión fue recorrido y disputado tanto por españoles como por portugueses a lo largo de varios siglos. Los españoles en busca de una vía fluvial que comunicara el océano Atlántico con el Perú, siempre tras los metales preciosos, remontaron el río Paraná, y fundaron Asunción del Paraguay en 1541. Esta ciudad fue la única que permaneció, ya que los otros intentos fundacionales como por ejemplo Sancti Spiritu (1527) a orillas del Paraná en la provincia de Santa Fe, San Salvador (1520) en el actual departamento de Colonia, Uruguay, y Buenos Aires (1536), éstos últimos en el estuario del Río de la Plata, fueron abandonados tras sufrir el acoso permanente de los pueblos indígenas de la región. Bracco (2004) afirma que uno de los factores que favorecieron la permanencia de Asunción fue la convivencia pacífica de los españoles con la población indígena y la posibilidad de parte de aquellos de utilizar la abundante mano de obra de los “naturales”.
*

CONICET/Universidad de Buenos Aires

179

Sin embargo, a pesar del crecimiento de Asunción, a costa de la esclavización de la mano de obra indígena, ésta quedaba aislada en medio del continente. Su comunicación fluvial era muy dificultosa, al igual que los caminos terrestres hacia Perú, por lo que las rutas más utilizadas eran las que comunicaban con los portugueses del litoral atlántico (Bracco 2004). Debido a esta situación, los españoles buscaron fundar en el curso fluvial del Paraná, puestos intermedios que ayudaran a la navegación del mismo, para que las naves provenientes de España pudieran reaprovisionarse antes de remontarlo. Hacia fines del siglo XVI se produce la fundación de Santa Fe (1573), Buenos Aires por segunda vez y de manera definitiva (1580) y Corrientes (1583). Todas estas fundaciones nos demuestran que los españoles harán que el río Paraná se constituya como la línea de frontera oriental de su expansión durante el siglo XVI. Los territorios al este de esta línea son denominados de varias maneras en las fuentes: “banda oriental”, “banda del norte” (desde la perspectiva de Buenos Aires) y algunas veces como “banda de los charrúas”. Esta zona estará habitada por los indios infieles, llamados así porque los intentos de otorgarlos en encomienda o reducirlos en pueblos de misión no prosperaron. Uno de los objetivos de nuestra investigación doctoral es la reconstrucción de territorialidades de los grupos indígenas que habitaban esta región, antes de la llegada de los europeos, que - a diferencia de los espacios circundantes como Pampa, Patagonia y el Chaco que estaban habitados por grupos étnicos que ocupaban extensas áreas- contiene en un espacio reducido una multiplicidad de grupos étnicos: “charrúas”, “minuanes” o “guenoas”, “yaros”, “chaná- timbúes” y “guaraníes”, por nombrar sólo algunas de las denominaciones con las que nos encontramos en los documentos. Ahora bien, intentar conocer con más precisión el territorio habitado por estos grupos antes de la ocupación española plantea todo un desafío, por la escasez de fuentes documentales sobre los primeros contactos y por la confusión que las mismas plantean en cuanto a las denominaciones y adscripciones étnicas que españoles y portugueses utilizaron. En este trabajo discutiremos la identificación de los territorios de los grupos étnicos por parte de los autores que se especializaron en el área, en base a las descripciones de los conquistadores europeos de los siglos XVI y XVII.

180

Entre Pasados y Presentes III

LOS TERRITORIOS INDÍGENAS SEGÚN LA BIBLIOGRAFÍA ESPECIALIZADA Diversos autores que se ocuparon del tema delimitaron y reconstruyeron territorialidades. Sólo indicaremos tres autores a los que consideramos más significativos en el estado actual de la investigación. El primero es Eduardo Acosta y Lara. Este realizó una obra monumental en dos tomos llamada “La guerra de los charrúas”, publicada en 1961 y 1969. Aquí él cita numerosas fuentes intentando reconstruir la historia de los grupos indígenas que habitaron el Uruguay. Siguiendo los relatos de los primeros conquistadores va ubicando a todos los grupos antes mencionados únicamente en el actual territorio de la República del Uruguay. Los charrúas estarían ubicados en dos grupos: el primero desde las inmediaciones del cabo Santa María -lo que hoy es Punta del Este-, bordeando la costa del río de la Plata hasta Maldonado; y el segundo en la zona de la desembocadura del río Uruguay, en los alrededores de la actual Colonia del Sacramento. Los chaná-timbués se encontrarían en la desembocadura del río Solís Grande sobre el río de la Plata. Acosta y Lara, siguiendo el diario del navegante portugués Lope de Sousa, dice que este grupo del Solís Grande es de chaná-beguaes. Sin embargo, autores posteriores afirman que es un subgrupo de los chaná-timbúes por hablar la misma lengua. Asimismo, va a ubicar otro grupo de chaná-timbúes en las inmediaciones de Colonia, y en la desembocadura del río Negro sobre el río Uruguay. Los guaraníes se encontrarían en las islas del delta del Paraná y en la región de Colonia. Curiosamente, no nombra minuanes en el siglo XVI, el siglo de los primeros contactos. Creemos que esta exclusión de los minuanes por parte de Acosta y Lara –en su reconstrucción de las territorialidades de los grupos étnicos en el Uruguay del siglo XVI– se debe a que estos grupos no fueron nombrados por los primeros europeos que llegaron a esa zona, y recién aparecieron en las fuentes del siglo XVII. La segunda autora es Itala Basile Becker, que utiliza un planteo muy interesante desde una perspectiva etnohistórica en una tesis de maestría de 1982 que va a publicar 20 años después. Indicó que los grupos más importantes que habitaban la banda oriental del Uruguay en el momento de la llegada de los europeos en el siglo XVI, eran los charrúas y los minuanes, que luego durante el siglo XVIII serán confundidos entre sí en las fuentes, especialmente luego de la alianza que hacen

181

ambos grupos aproximadamente por 1730, cuando tendrán otra distribución espacial. A los charrúas los dividirá en dos grupos, cada uno localizado en una de las márgenes del río Uruguay, es decir, un grupo del lado argentino y el otro del lado uruguayo, desde la desembocadura del río Uruguay hasta la desembocadura del río Negro. A los minuanes los ubica en el territorio este y sudeste de la República del Uruguay, dividiéndolos en dos grupos, los del este y los del sur. Esta localización explica para ella que los navegantes del río Uruguay no los hayan observado y que recién se los nombre por vez primera en una fuente de 1655. Esta autora sólo menciona a otros grupos como los chaná-timbúes y los guaraníes, sin dar detalles de los mismos. Creemos que es debido a que, como dijimos anteriormente, para ella los charrúas y minuanes eran mayoritarios y, además, debido a su recorte de investigación que tenía como objeto de estudio únicamente a estos dos grupos étnicos. Y el tercero es Diego Bracco que en el 2004 publicó en un libro “Charrúas, guenoas y guaraníes” fragmentos de fuentes primarias inéditas, demostrando un gran trabajo de recopilación de documentos de archivo de varios repositorios. Basándose en este gran corpus documental buscó aportar al conocimiento de las poblaciones indígenas del territorio de la Banda Oriental del Uruguay. Él también menciona a los grupos indígenas antes indicados. A los guaraníes los ubica en las islas del delta del Paraná, pero considera que
“tienen un radio de acción más extenso y se consideraban emparentados con numerosas parcialidades emplazadas a veces en sitios tan distantes como el río Paraguay” (Bracco 2004: 29).

A los chaná-timbúes los situará en torno del río Paraná, al sur de la desembocadura del río Paraguay, y también en islas del río Uruguay en la desembocadura del río Negro. En los lugares próximos al nacimiento del río de la Plata tendrían sus asentamientos los charrúas. Y en las inmediaciones del cabo Santa María habría una parcialidad distinta, pero que por la fuente que utiliza (Medina 1908) no puede asegurar cual es. Pensamos que pueden ser los minuanes, localizados en ese sitio por Basile Becker.

182

Entre Pasados y Presentes III

DISCUSIÓN Estos tres autores muestran cuan confuso es el panorama étnico de la región. Creemos poder identificar diversos factores que contribuyen a esta confusión. Primero hay que tener en cuenta tanto como advierten Basile Becker (2002) y Bracco (2004) que los datos que poseemos son sólo de las riberas de los ríos. El siglo XVI va a ser el siglo de los descubrimientos en la región. Tanto la corona española como la portuguesa enviarán expediciones en busca del paso interoceánico, como también en exploración de los territorios y de sus potenciales riquezas. Diversos navegantes han recorrido estas aguas como Solís, Diego García, Gaboto, Ortiz de Zárate, Lope de Sousa, etc. En sus diarios de navegación, o en los relatos de cronistas que iban con ellos, se encuentran las primeras noticias de los grupos indígenas de la región. Ello no significa que los grupos sólo ocupen las riberas de los ríos y no el interior del territorio. Luego habrá noticias de ellos en las fuentes posteriores, cuando comience a ocuparse efectivamente el interior del territorio. Por lo cual, para este siglo, esto limita bastante la verdadera reconstrucción de las territorialidades. En segundo lugar, tenemos una superposición de datos contradictorios en las ubicaciones de los diferentes grupos por parte de los tres autores. Sin embargo, si ampliáramos la cantidad de autores la confusión se acentuaría aún más. ¿Cómo es esto posible si todos trabajan con un corpus documental muy parecido y a veces hasta con las mismas fuentes? Diversos motivos nos podrían ayudar a responder esta pregunta. Antes que nada, hay que reconocer que los cronistas no son antropólogos y no estaban interesados en realizar etnografías, por lo que las informaciones que nos dan de los grupos étnicos están bastante limitadas tanto por el conocimiento de la lengua nativa que poseían como por el poco interés que tenían para identificarlos cabalmente. Siguiendo a Nacuzzi (1998: 109):
“los gentilicios adjudicados por los viajeros o cronistas en general resultan generalmente poco confiables, puesto que frecuentemente eran anotados sin tener en cuenta si la denominación provenía del grupo propiamente dicho, si era proporcionada por terceros o si era fruto de la observación personal del autor. Muchas veces están teñidos por opiniones preformadas debido a la información que han recibido de los grupos, de algunos de sus integrantes o de otros autores antes de contactarse con ellos; la ortografía es poco clara y siempre cambiante.”

183

En nuestra área de estudio hay razones fundadas- además es mencionado por todos los autores- para creer que el guaraní se hubiera convertido en una lengua franca, ya que muchos europeos la utilizaban para comunicarse con los diferentes grupos étnicos de la región. Esto nos conduce a pensar que todos, o la mayoría de los intentos de denominaciones étnicas estarían ya interferidas por la utilización del guaraní. Ejemplo de esto se encuentra en las anotaciones de Pedro de Ángelis a la obra de Ruy Díaz de Guzmán cuando dice: “Charrúa, en guaraní quiere decir somos turbulentos y revoltosos […]” ([1836] 1969: 335). También es significativo que muchos de los accidentes geográficos de la región recibirán nombres guaraníes, como por ejemplo el río Uruguay, que significa río de los pájaros o río de los caracoles. También encontrarnos en las fuentes muchos nombres guaraníes de caciques charrúas o minuanes. A esto hay que sumarle la dificultad de los cronistas de entender lo que escuchaban en las lenguas indígenas para conseguir información de otros grupos y para transcribir los nombres que escuchaban. Es así como tenemos diversos términos para un mismo grupo étnico, como por ejemplo, Fernández de Oviedo habla de “jacroas”, Diego García de “charruaes”, Del Barco Centenera de “charruaha” y Schmidel de “zechuruass”. En este caso, es fácil deducir por analogía que se trata del mismo grupo étnico, sin embargo hay otras denominaciones para las cuales no podemos por el momento, arriesgar una correspondencia con otros nombres más conocidos, como “yaros”, “bohanes”, “beguaes”, etc. Teniendo en cuenta todos estos elementos, que a primera vista parecen confusos, podemos hablar de identidades impuestas, como señala Nacuzzi (1998). Es decir, los cronistas van poniendo rótulos a los grupos que encuentran aproximadamente por sus ubicaciones geográficas, sus relaciones con otros grupos, su lengua, etc.
“No era una preocupación clave de estos informantes delimitar grupos y naciones, sino hacer posible la convivencia y el trato con ellos. Con este fin, sólo necesitaban identificarlos de alguna manera y a grosso modo utilizaban los mencionados rótulos” (Nacuzzi 1998: 133).

Creemos que el análisis que esta autora realiza para el norte de la Patagonia puede ser perfectamente aplicado en nuestra área de estudio. A los primeros descubridores les interesaba saber con cuáles grupos podían interactuar y a cuáles era mejor evitar. No olvidemos el desafortunado episodio del descubridor del río de

184

Entre Pasados y Presentes III

la Plata, Juan Díaz de Solís, que al desembarcar con unos compañeros en la región de Colonia de Sacramento, “fueron emboscados, muertos y devorados” (Bracco 2004: 17)1. Este hecho despertó una larga discusión, que todavía perdura, sobre si se trataba de charrúas o guaraníes. Luego de este encuentro poco feliz, no parece desatinado afirmar que lo primero que querían identificar los europeos era si los grupos eran antropófagos o no. Por último, nos encontramos que en las fuentes que utilizan los mismos autores ubican diferentes grupos étnicos en un mismo lugar. Esto puede ser explicado por dos razones, por un lado nos encontramos que todos estos grupos interactuaban profundamente entre sí. Acosta y Lara (2006: 5) nos dice al respecto que charrúas y chaná-timbués convivían en un mismo lugar. Bracco (2004) también abona esta idea al mencionar alianzas entre estos grupos contra los europeos como así también la utilización de paraderos estacionales y el intercambio de productos, más allá de las guerras internas entre sí. Además de todo esto, hay que tener en cuenta que son grupos nómades, y como tales, siguiendo a Nacuzzi (1991) tenían ciertas rutas estacionales y movilidades que se relacionan con la accesibilidad de diferentes recursos en diferentes épocas del año.

CONSIDERACIONES FINALES Según nuestro análisis, las cuestiones mencionadas como el conocimiento del territorio que se limitó a las riberas de los grandes ríos, la aplicación de rótulos – tal vez en guaraní- la preocupación por identificar grupos étnicos “amigos” de los que no lo eran, en una población nómade que cambiaba de lugar dependiendo de ciclos estacionales, hace muy dificultoso establecer territorialidades precisas para todos los grupos que habitaron nuestra área de estudio durante el siglo XVI en el momento actual de la investigación. Esto nos plantea más interrogantes ¿Son diferentes grupos étnicos o son diferentes parcialidades de un mismo grupo étnico? ¿Hasta qué punto será posible establecer territorialidades para estos grupos étnicos? Tal vez ayude a responder estas preguntas la hipótesis que sugerimos de que el territorio de estos pueblos, como el de todos los cazadores-recolectores, no es un continuum de tierras en los márgenes de los ríos -como consideran todos los autores- sino que su radio de acción estaba constituido por un territorio fragmentado.

185

Este territorio estaba “salpicado” por otros pueblos, con los cuales interactuaban permanentemente, relacionándose pacíficamente con intercambios, como así también, luchando por el acceso a los recursos, como Lucaioli (2005) ha demostrado para los abipones del Chaco. Esta autora prefiere utilizar la expresión “ámbito geográfico” por ser más dinámica que “ubicación geográfica”. Definirá al “ámbito geográfico” de los grupos abipones como el espacio utilizado por ellos para “el desarrollo de sus actividades económicas, sociopolíticas e interétnicas” (2005: 100). A este espacio territorial, ella los dividirá en dos clases: uno más acotado que es el espacio del emplazamiento de las viviendas y que sería reconocido como propio, y el segundo como un espacio más amplio compartido con otros grupos para sus partidas de caza, comercio, guerra, etc. Creemos que el análisis realizado por Lucaioli podría ser aplicado a los grupos étnicos que habitaron nuestra área de estudio y nos ayudaría a esclarecer un poco el confuso panorama étnico de la región. Posiblemente los grupos étnicos que habitaron nuestra área de estudio tendrían un espacio acotado donde establecerían sus viviendas y que sería reconocido como propio y luego un área más extensa y compartida entre todos los grupos étnicos que estaría relacionado con los circuitos de acceso a los recursos. Seguramente habría cazaderos y centros pesqueros compartidos. La afirmación de Acosta y Lara mencionada anteriormente que refiere a charrúas y chaná-timbués viviendo juntos en un mismo lugar, puede referirse a un paradero estacional compartido por los diversos grupos étnicos. Con esto no queremos excluir los conflictos, ya que las alianzas entre los distintos grupos eran muy cambiantes y en constante redefinición, y junto con estos territorios compartidos de acceso a los recursos, intercambios comerciales y lazos de parentesco, habría rivalidades y encuentros hostiles. Esta idea de “ámbito geográfico” abona nuestra hipótesis de “territorio salpicado”. Los grupos étnicos de nuestra área de estudio no tendrían un continuum de tierras en las riberas de los grandes ríos como afirman Acosta y Lara, Basile Becker y Bracco, sino que su territorio sería un espacio amplio en el que estarían en constante interacción entre sí y dentro del cual tendrían una gran movilidad siguiendo rutas estacionales. Esto explicaría por qué en las fuentes muchas veces se localizan a diferentes grupos en un mismo lugar o compartiendo el mismo lugar y también a un mismo grupo ocupando lugares muy distantes entre sí. Esperamos que en la medida que vayamos avanzando en nuestra investigación podamos responder a estos interrogantes.

186

Entre Pasados y Presentes III

BIBLIOGRAFÍA Acosta y Lara, E. F. 2006 (1961). La guerra de los Charrúas Vol. I y II. Montevideo, Ediciones Cruz del Sur. Basile Becker, I. 2002. Os indios charrua e minuano na Antiga Banda Oriental do Uruguai. São Leopoldo, R.S., Brasil, UNISINOS Bracco, D. 2004. Charrúas, guenoas y guaraníes. Interacción y destrucción en el Río de la Plata. Montevideo, Librería Linadi y Risso. Díaz de Guzmán, R. 1969 (1836). Historia Argentina del descubrimiento, población y conquista de las provincias del Río de la Plata. En: Colección Pedro de Angelis I. Buenos Aires, Plus Ultra. Lucaioli, C. 2005. Los grupos abipones hacia mediados del siglo XVIII. Buenos Aires, Sociedad Argentina de Antropología. Nacuzzi, L. 1991. La cuestión del nomadismo entre los tehuelches. Memoria Americana 1: 103-134. Buenos Aires, Instituto de Ciencias Antropológicas de la Universidad de Buenos Aires. 1998. Identidades impuestas. Tehuelches, aucas y pampas en el norte de la Patagonia. Buenos Aires, Sociedad Argentina de Antropología. NOTAS
1

“[Solís] salió a tierra con los que podían caber en la barca, los indios que tenían emboscados muchos arqueros vieron a los castellanos algo desviados de la mar, dieron con ellos, y rodeándolos mataron sin que aprovechase el socorro de la artillería de la carabela, y tomando a cuestas los muertos, y apartándolos de la ribera hasta donde los del navío los podían ver, cortando las cabezas, brazos, y pies, asaron los cuerpos enteros, y se los comían.” (Herrera 1934-1957, citado por Bracco 2004: 28)

187

4. Identidad y Procesos Migratorios

188

Entre Pasados y Presentes III

LA MIGRACIÓN JAPONESA EN MÉXICO Y SU RELACIÓN CON LOS IMAGINARIOS URBANOS
MELGAR TÍSOC, Dahil*
1

Existe, sin duda, una íntima relación entre la migración, los imaginarios y los imaginarios urbanos. La propia historia y desarrollo de la urbanización de la Ciudad de México nos da fe de ello, pues fueron precisamente los imaginarios de la ciudad como un lugar de progreso, modernidad, movilidad social, consumo y trabajo los que motivaron la gran mayoría de los flujos internos pero también internacionales. En el caso latinoamericano, pero también aplicable a otras regiones continentales, la emigración del campo a la ciudad promovida por la precarización del agro y el pujante y emergente desarrollo industrial en las urbes centrales permitió consolidar el papel hegemónico de las capitales no sólo en cuanto a sus funciones políticas, económicas y productivas, sino también dentro de la construcción de imágenes e imaginarios. La presencia de migrantes nacionales y extranjeros provenientes de diferentes coordenadas geográficas y culturales permitió acrecentar la heterogeneidad cultural, racial y social de las ciudades. Esta heterogeneidad, sin duda, se traduce también en una diversidad de formas de percibir la ciudad y de construir imaginarios urbanos, que en conjunto conducen a su vez a formas diferentes de habitar la ciudad. La conexión entre imaginarios urbanos y migración, ha sido un tema poco trabajado tanto por la antropología urbana como por los estudios migratorios. La primera ha tendido a centrarse únicamente en el estudio de los imaginarios que construyen los nativos de la ciudad, mientras los segundos han hecho referencia a los imaginarios e imaginarios urbanos a través de escuetas líneas en las que se mencionan las expectativas y las impresiones que deja el lugar de llegada entre los migrantes. En este sentido nos interesa analizar la ciudad que imaginan y construyen los japoneses de la Ciudad de México y sus descendientes, pues a través de ella podemos aproximarnos a la manera en que ellos viven, articulan y fragmentan la Ciudad de México que imaginan.

* Antropóloga social egresada de la Escuela Nacional de Antropología e Historia, México dahil.melgar@gmail.com

189

Para el presente trabajo se realizaron 38 entrevistas semiestructuradas a hombres y mujeres entre los 17 y los 60 años, los cuales pueden ser considerados de clase media por su perfil socioeconómico y su auto-adscripción de clase. Otros datos derivaron de pláticas informales y de la observación participante en distintas actividades de la comunidad. Se buscó tener representación de distintos sectores de población entre ellos japoneses migrados, estudiantes de intercambio y descendientes.

LA MIGRACIÓN JAPONESA A MÉXICO: DE MIGRANTES ECONÓMICOS A MIGRANTES EN BUSCA DE OTRO ESTILO DE VIDA La migración japonesa en México data de finales del siglo XIX y fue producto por un lado, de la apertura de México a la migración internacional con fines de colonizar territorios de baja densidad poblacional, que difícilmente atraían flujos de migración interna. Por otro lado, correspondió al proceso de modernización, urbanización y construcción del Estado-nación japonés enmarcado dentro del periodo conocido como era o renovación Meiji (1868-1912). Fueron distintos los cambios estructurales que se promovieron en la era Meiji, entre ellos, la modernización de las estructuras militares, económicas, educativas, políticas, burocráticas y de producción industrial. La severa crisis económica desatada durante los primeros años del naciente Estado-nación japonés, sumada a la reforma agraria y al proceso de expansión urbana, dejaría a muchos campesinos sin tierra acrecentando los márgenes de pobreza. Algunos de ellos se incorporaron como prestadores de servicios en las ciudades o como proletarios en las nacientes industrias, sin embargo, ni las fábricas ni las urbes pudieron cubrir toda la demanda laboral. Es por ello que Japón, en su apuesta de construcción nacional, vio en la migración una válvula de escape que le permitiría deshacerse de sus excedentes poblacionales. Si bien la migración japonesa se explica principalmente por motivos económicos, también posibilitó el pago de las deudas morales. Dentro de la tradición filosófica japonesa del bushidō y religiosa del shintō (shintoísmo), se subrayan la existencia de deudas y deberes que los individuos contraen desde su nacimiento hacia los superiores, desde el hermano mayor hasta el emperador. Este modelo ético japonés, a su vez, hace énfasis en la importancia del autosacrificio en pos del bienestar colectivo, en el entendido de que los intereses individuales son correspondientes a los intereses de la colectividad. Estas ideas pudieron reforzar la convicción de

190

Entre Pasados y Presentes III

algunos migrantes de la necesidad de salir fuera del Japón. Su partida tendría un doble beneficio: a ellos les permitía alcanzar un mayor bienestar económico, a la par que su salida contribuiría a evitar que el régimen del emperador fracasara. A su vez, los hijos menores excluidos de la herencia1 podrían buscar una salida económica y laboral por su cuenta en las Américas, y mediante este autosacrificio “no molestar ni perjudicar a sus padres con quienes también habían contraído una deuda moral” (Hirai 2009). A México llegaron, a través de distintas oleadas migratorias, diversos contingentes de migrantes japoneses que trajeron la diversidad de sus orígenes regionales pero que también fueron heterogéneos de acuerdo a sus actividades profesionales y al contexto específico de su salida y llegada. Dependiendo de la época en que salieron de Japón, trajeron ideas e imaginarios diferentes sobre el imperio del sol naciente y sobre el resto del mundo. Para María Elena Ota Mishima se produjeron desde 1897, fecha de inicio de la migración japonesa en México, un total de siete oleadas migratorias. Esta división obedece al cambio de los patrones migratorios, a la apertura o cierre de las políticas de inmigración mexicanas, así como a los perfiles ocupacionales de los migrantes. Sin embargo, consideramos que a la par de la catalogación propuesta por Ota, las migraciones también pueden ser agrupadas en dos bloques fundamentales de acuerdo a sus características socioeconómicas: las migraciones de carácter económico que sucedieron de 1897 hasta la primera década de finalizada la Segunda Guerra Mundial; y aquellas que podríamos denominar como migraciones en busca de otro estilo de vida (Snepenger et al. 1995 en Williams y Hall 2000) las cuales enmarcan los flujos ocurridos desde la segunda mitad de la década de 1950 hasta las migraciones actuales. El tomar el primer decenio posterior al fin de la Segunda Guerra Mundial como hito en la catalogación corresponde a que en este periodo se produjo la segunda revolución industrial japonesa (la primera ocurrió en la era Meiji) y el boom económico, tecnológico e industrial que posicionarían a Japón como una potencia mundial. La estabilidad económica y el bienestar social generalizado al interior de Japón permitirían que la migración dejara de ser una alternativa de supervivencia como sucedió en los primeros flujos migratorios, reorientando así los móviles de los desplazamientos. La migración en busca de otro estilo de vida surge a partir de dos tipos fundamentales de búsqueda: la primera, producto de una reconversión monetaria

191

más favorable que posibilita el acceso a bienes y servicios de consumo que en el país de origen sería imposible acceder por su costo económico, tales como el servicio doméstico, espacios habitacionales amplios, jardines, choferes, por mencionar sólo algunos. La amplitud del espacio doméstico para un japonés no es una cosa menor, pues en “términos de espacio vital, [Japón] se encuentran muy por debajo del más pobre de los países industriales” (Smith 1986:132). Si bien los turistas japoneses también se benefician de una conversión de divisas favorable, nuestro interés se centra únicamente en aquellos japoneses que han fijado su residencia ya sea temporal o definitivamente en México, y no en los turistas cuya permanencia es efímera. La segunda acepción del término, refiere al deseo de experimentar estilos de vida, prácticas sociales y pautas de comportamiento que son socialmente sancionadas o que no corresponden a las expectativas de orden social del país de origen. Podemos encontrar varios casos de japoneses que deciden radicarse en nuestro país al no sentirse cómodos en Japón y verse socialmente marginados al no compartir las normas sociales japonesas ni estar de acuerdo con el alto orden y la hiperracionalidad sobre el tiempo, el trabajo y el espacio. La búsqueda de una forma de vivir diferente a la que es posible en el país de origen puede expresarse también por medio del deseo de habitar un espacio más ecológico o rural, o bien llevar una cotidianidad más tranquila. El anhelo por experimentar una vida tradicional no representa un elemento extraño para los japoneses, pues han existido diversas campañas públicas y mediáticas al interior de Japón para promocionar la vida del campo como algo positivo. Como señala Jennifer Robertson (1991), el furusato (terruño) se convirtió en un lugar de nostalgia para muchos urbanitas japoneses. Permite contener la migración a la ciudad a la par que vuelve al trabajo agrícola una doble fuente de ingresos, por un lado producto de la venta de las cosechas, por el otro, hace del propio trabajo un bien turístico. La nostalgia de los urbanitas por el furusato hace de la vida agreste una forma de ingreso al motivar visitas turísticas de quienes desean experimentar por unos días o unas horas cómo es la vida y el trabajo rural.

192

Entre Pasados y Presentes III

Figura 1. Pagoda Japonesa y monte Fuji. Trabajo escolar de un niño en el Liceo Mexicano Japonés

El furusato puede explicar algunos casos de migración japonesa contemporánea a México, sin embargo, la búsqueda que emprenden la mayoría de ellos no está guiada por la nostalgia por la vida agreste sino por el deseo de vivir de manera alternativa a las pautas que dicta el discurso nacional y hegemónico japonés. El rechazo a la diferencia es un componente básico de este discurso y se expresa a través de la presunta idea de homogeneidad étnica y cultural como las dos principales coordenadas que construyen la idea de japoneidad más esencialista. Distintos esfuerzos académicos se centraron en la demostración de esta presunta unicidad, entre ellos, los estudios nacionales (kokugaku) y la literatura nihonjinron. Para Renato Ortiz, la propia geografía japonesa contribuiría en dicha argumentación, en la medida en que la idea de país-isla es una fuerte metáfora y símbolo para sugerir aislamiento y desconexión (Ortiz 2003). Esta supuesta unicidad cultural y biológica es acompañada de la creencia sobre la unicidad de pensamiento entre los japoneses. Por tanto, la homogeneidad de comportamiento es un atributo deseable. Como menciona Michitarō Tada, uno de los pioneros de los estudios culturales en Japón, la pérdida de la singularidad y la voluntad de parecerse a los otros más que generar sufrimiento por falta de originalidad, genera a los japoneses una maravillosa sensación de alivio (Tada 2007).

193

“Vivir en México, me ha abierto mucho la perspectiva hacia el mundo. Como es tan diferente la cultura mexicana a la japonesa me volví más tolerante a lo que es la diferencia. Creo que desde antes yo era más flexible ante la diferencia, pero creo que me volví mucho más tolerante una vez aquí, y me ha gustado eso. Me he dado cuenta de que veo las cosas de una manera diferente. Antes me aferraba más a la manera de ser de los japoneses y pensar de que las cosas deben ser una manera específica y de que se debían seguir las reglas, ahora trato de ser flexible y aceptar las opiniones y visiones diferentes” (Entrevista mujer japonesa, 30 años).

Otro rasgo es la valorización del trabajo extenuante como un símbolo de prestigio, en contraste a la ociosidad y el descanso prolongado, los cuales son socialmente reprobados. Como también lo es una prolongada ruptura en la agenda laboral o educativa o la falta de correspondencia entra la edad y el nivel escolar que se debería estar cursando. Por último mencionaremos la reserva y parquedad emocional asociado al control sobre el cuerpo y las emociones. El contacto físico no es una necesidad que se promueve entre la afectividad japonesa, hecho contrario a lo que sucede en México y en América Latina donde el contacto físico representa una estructura primaria de socialización y dicta una manera física de transmitir la afectividad hacia la pareja, los amigos y los hijos. La búsqueda y el hallazgo de otro orden de afectividad son también elementos deseados y pueden llegar a ser ponderables en la decisión de cambio de país de residencia.
“Lo que más me impresionó en mi primer viaje a México fue cuando estuve en Isla Mujeres, en frente del hotel estaba una tienda de artículos de recuerdos y en la noche había un señor que estaba jugando con su hijo. Entonces eso me impresionó mucho, porque mi papá trabajó durante 40 años en Panasonic y yo no tengo recuerdos o memoria de haber jugado con mi papá. Aunque México es más pobre que Japón al menos la convivencia padre-hijos sí hay y eso es algo que casi no se ve en Japón y eso sí me impresionó” (Entrevista hombre japonés, 34 años).

LA CIUDAD Y LOS IMAGINARIOS URBANOS La construcción de imaginarios urbanos está íntimamente relacionada con la percepción sensorial. Si bien, en tanto humanos poseemos el mismo potencial sensorial – a salvedad de ciertos casos congénitos, o por una enfermedad o accidente en el que

194

Entre Pasados y Presentes III

éstos se vean disminuidos- las profundidades, usos y predominancias de cada sentido están culturalmente orientados. La valorización y percepción de la temperatura, la cromática, la sonoridad, los olores, el orden, lo sucio y peligroso no será la misma para todas las culturas, menos aún tratándose de matrices culturales tan alejadas como son México y Japón; pero tampoco será la misma para todos los miembros de una cultura. La sensorialidad en tanto construcción social también está mediada por el género, la generación y la clase social y es precisamente esta “sensibilidad la que nos permite estar en relación con la ciudad” (Licona 2007:14). Pues es a partir de los sentidos y de los juicios que los acompañan que se construyen las imágenes sobre la ciudad; se planean los recorridos, se señalan los espacios deseables e indeseables, se construyen las certezas, los miedos y las fantasmagorías urbanas. Al preguntarle a nuestros entrevistados cuáles eran los lugares de la ciudad en los cuales se sentían más a gusto, el sur y el poniente de la Ciudad de México fueron las áreas que condensaron la mayoría de las respuestas; en tanto corresponden a los principales núcleos de habitación de los japoneses y sus descendientes en la Ciudad de México y en los cuales existen diversos espacios de oferta recreativa, de manera particular centros comerciales y otros espacios asociados al consumo como son cines, cafés y restaurantes. También representan áreas tasadas económica y socialmente de manera favorable, en tanto en ellas habitan predominantemente sectores de clase media y media-alta. En contraste, el área que emergió como la zona más peligrosa fue el Centro de la ciudad. En algunas respuestas el Centro se acotó a los linderos del barrio de Tepito;2 en otras, el Centro por entero se coloreó como una zona temible. La relación que tienen los japoneses y sus descendientes con el Centro ha cambiado a lo largo de los últimos años. El Centro del D.F. fue hasta hace pocas décadas un importante eje articulador de la comunidad; en él se instalaron gran parte de los primeros negocios urbanos en los cuales participaron los japoneses y sus descendientes a manera de dueños, socios o empleados de mexicanos. El proceso de descentralización del Centro Histórico y la emergencia de nuevos nodos de actividad productiva en otras áreas de la ciudad permitió también descentralizar los negocios de japoneses y esparcirlos por la metrópoli. Esta descentralización generalizada de la actividad productiva en el D.F. se explica a través del tránsito de la ciudad central a una ciudad policéntrica. A su vez, la creciente movilidad social de los hogares japoneses, seguida de la profesionalización de muchos de los descendientes ocasionó

195

el abandono de la gran mayoría de los negocios familiares. La movilidad social producto de la profesionalización, aunada a la llegada de empresas multinacionales y transnacionales japonesas a México junto con personal especializado y altamente remunerado, derivó en un re-enclasamiento real pero también imaginado de los japoneses y sus descendientes. El boom económico japonés y su consolidación económica y tecnológica incidieron en la revalorización de la percepción global sobre Japón y los japoneses. La riqueza del país fue inescrutablemente proyectada hacia sus ciudadanos y aun hacia los japoneses de ultramar, aunque dentro de sus fronteras -al igual que en el resto de los países considerados como desarrolladosno sólo existen, sino que se agravan las condiciones de desigualdad y marginación social consideradas exclusivas de los países en vías de desarrollo.

Fig 2: Imagen alusiva al Festival Figura 2. en Imagen alusiva Festival Nagoya la Ciudad deal México Nagoya en la Ciudad de México

196

Entre Pasados y Presentes III

La percepción de la vulnerabilidad no es cosa menor dentro de este grupo. Si bien los japoneses conforman una minoría poco perceptible dentro de la ciudad, están sujetos a una doble acción visibilizadora: por un lado, producto de la visibilización económica que los construye como sujetos de clase media y media-alta -a pesar de que en algunos casos no corresponda a su realidad económica- 3. Por el otro, a su visibilidad literal, en la medida de que su cuerpo a modo de frontera les impide pasar desapercibidos, por tanto se convierten en sujetos altamente vulnerables a la delincuencia en determinados contextos. El temor generalizado no es hacia el asalto común, si no hacia el secuestro, el cual representa en la actualidad un crimen corriente en México, y hacia el asalto violento.
“Las partes de la ciudad que me causan inseguridad son la colonia Del Valle y un poco Polanco y el Pedregal4; no es porque yo perciba inseguridad en ellas sino porque estoy en un lugar donde la gente sin pensarlo me ubican como un japonés con dinero y que trabaja en una empresa […] no quiero que me asocien a ese tipo de japonés “ (entrevista hombre japonés, 34 años).

El deseo de no ser visible y la percepción de la vulnerabilidad, sin duda, también son subjetivos. Algunos entrevistados se sienten vulnerables en zonas de la ciudad de clase baja o media baja, pues en ellas son económicamente visibles en un contexto equivocado. Otros, como el entrevistado anterior, se sienten vulnerables en las zonas “caras” de la ciudad al ser asociados a los japoneses adinerados que se encuentran de manera regular en estas zonas. Para Manuel Delgado Ruiz (2002), la visibilización de los migrantes es una de las principales agresiones en contra de ellos, pues aunque lo deseen, nunca podrán pasar desapercibidos, por tanto se les niega el derecho a la indiferencia pública. Si bien el Centro de la ciudad dejó de ser un importante referente de las prácticas ciudadanas de los japoneses y sus descendientes, aún representa un lugar visitado por gran parte de los nikkei5 en edad adulta, por los turistas japoneses, los estudiantes temporales y los migrantes más recientes. Sin embargo, se convierte en no lugar6 para la gran mayoría de los nikkei más jóvenes, quienes ven en él, no únicamente un lugar indeseable sino un lugar deshabitado “al que nadie va” (Entrevista hombre nikkei, 18 años); al menos, nadie dentro de sus círculos culturales y sociales más próximos. Ir al Centro, si no es en calidad de turista, también puede representar una amenaza al estatus social conquistado. La relación de los japoneses y sus descendientes con el Centro, no se restringe únicamente al espacio en el cual en

197

algún momento emplazaron diversas actividades laborales; también a él acudieron en búsqueda de mejores precios para su abastecimiento personal y familiar. Si bien hasta hace unas décadas ir al Centro de compras representaba un acto regular y libre de vergüenza para las capas medias y medias-altas, la descentralización de los negocios acompañada de la pauperización y deterioro del Centro Histórico, contribuyó a la percepción negativa sobre él, aun en los sectores medios que solían frecuentarlo. Es por ello que los descendientes más jóvenes no ven en el Centro un espacio deseable, sino más bien un espacio que los expone al riesgo en un doble sentido: por un lado, pone en entre dicho su autopercepción socio-económica y por el otro su integridad física, dado que dentro de sus fantasmagorías urbanas, el Centro de la Ciudad es habitado y regido por el crimen organizado en su más diversas manifestaciones. Expresa también uno de los sintagmas más poderosos: la asociación espacial entre lo feo-pobre-peligroso (Vergara 2003).
“Si se trata únicamente de japoneses-japoneses no se atreven a salir porque simplemente el mito de la información de que les meten a los japoneses que viajan al tercer mundo de la inseguridad; y realmente los japoneses vienen con esa idea, y pues son muy precavidos por lo que sus espacios de recreación no saldrían del ámbito escolar, laboral y doméstico y de repente algún restaurante japonés. Pero el área de acción de los japoneses es limitada, muy pero muy limitada. En cambio lo que es con los chavos7 nikkei es la misma libertad de un chavo de clase acomodada, como cualquiera que va al cine, ve una película, va a vidriar8 un rato a ver productos por simple ocio, a cosas normales, sin meterse a lugares a los que un chavo de clase acomodada nunca iría” (Entrevista hombre nikkei, 24años).

La mayoría de los nikkei y japoneses comparten la imagen pública, que también es global, de la Ciudad de México como una ciudad peligrosa. Sin embargo, podemos ver que su conocimiento de la ciudad es parcial y restringido. Si bien saben de la existencia de numerosas zonas de la ciudad que pueden ser peligrosas, tienen poca claridad en relación a donde se encuentran ubicadas, por tanto, se les dificulta nombrar otros lugares más allá de los referentes comunes. Las zonas que concentran sus temores urbanos son Tepito, la Merced y la Colonia Doctores9; sin embargo no son producto de la experiencia empírica, sino de la imagen pública construida por los medios de comunicación y el rumor ciudadano. Precisamente este desconocimiento de la ciudad hace que el Centro se zonifique como la zona más peligrosa de todas. La especialización del miedo va de la mano, como apunta Rossana Reguillo (2009) de la antropomorfización del miedo, que

198

Entre Pasados y Presentes III

permite encarnar en ciertos cuerpos el miedo urbano. El Centro Histórico, sin duda, representa un espacio de concentración de la diversidad urbana y en el cual ciertos cuerpos asociados a los estratos populares y culturas urbanas particulares pueden ser percibidos como peligrosos desde ciertos imaginarios urbanos clase-medieros. La construcción de imaginarios urbanos se encuentra íntimamente relacionada a la posición que ocupan los sujetos dentro del espacio social. Ésta configura un cierto tipo de “habitus urbano que confiere sentido a lo que es posible y oportuno hacer con y en el espacio urbano” (Bourdieu y Wacquant 1995 en Duhau y Giglia 2008: 28), también delinea los contenidos de la urbanidad, entendida ésta como los códigos de etiqueta urbana que señalan los comportamientos deseables dentro del espacio público. Existen, sin duda, formas diferentes de practicar y desenvolverse en el espacio público entre México y Japón, no únicamente producto de la propia configuración espacial de sus ciudades, ni de las políticas de gestión, ordenamiento y planeación urbana implementadas, sino también de la permisibilidad social, pero también legal, para romper o no con los códigos de etiqueta urbana. El habitus urbano aprendido en Japón puede corresponder a los usos y las prácticas reglamentarias del espacio público y de la urbanidad mexicana manifiesta en un conjunto diverso de reglamentaciones oficiales; sin embargo, en la práctica cotidiana el incumplimiento generalizado de estas reglas formales representa una regularidad. Por tanto, los japoneses llegados a la Ciudad de México ya sea de manera transitoria o como residentes permanentes de la ciudad deben aprender nuevos sentidos del juego, que les permitan desenvolverse en la ciudad. Por otra parte, cuando preguntamos a los entrevistados a qué lugares de la ciudad llevarían o recomendarían a sus familiares o amigos que llegaran de visita desde Japón, la mayoría nombró: Coyoacán10, el Palacio de Bellas Artes, Xochimilco11, el Museo de Antropología, Chapultepec12, Teotihuacán, la UNAM13 y la Torre Latinoamericana14. La ubicación de algunos de los sitios en el Centro Histórico pareció no importarles y por un momento parecieron inclusive perderle el miedo a la ciudad y su centro. En relación a los sitios seleccionados podemos ver que éstos corresponden a aquellos promocionados por los medios de comunicación y las industrias turísticas mexicanas. También nos permite observar una valorización de los espacios monumentales de la ciudad, considerados también patrimonio nacional y en algunos casos patrimonio de la humanidad. Otros entrevistados además mencionaron que llevarían a sus parientes a los tianguis15, a las fondas16 y mercados y quizás a

así como también la cultura puede tener alguna incidencia sobre ella. sino también de aquellas que la deslucen. Como tampoco será la misma sensorialidad la de los trabajadores temporales que pertenecen a la elite japonesa en México en contraparte de los migrantes en busca de otro estilo de vida o los nikkei. muy distinta de aquel proveniente de alguna de las islas adyacentes. El género. pues se capitaliza como hazaña digna de contarse. refirieron que sólo a través de ellos se podría conocer el verdadero México. El contraste entre la elección de sitios para visitar y llevar a los recién llegados nos permite ver que el turismo no únicamente corresponde al conocimiento de las zonas que más lucen la ciudad. En el caso de comunidades migrantes el reto es mayor. sin embargo sí incide y da un peso diferenciado al desarrollo de los distintos sentidos. CONCLUSIONES Todo estudio sobre imaginarios e imaginarios urbanos es parcial. Cuando preguntamos el por qué de la elección de dichos lugares. . Haber ido a Tepito para comprar en él o simplemente para conocerlo.199 Tepito. más allá de que lleguen o no a concretar ese recorrido. a pesar de ser percibido también por ellos como un lugar peligroso. En las entrevistas que realizamos a jóvenes migrantes japoneses y a estudiantes temporales. la generación y la clase son importantes estructurantes de la percepción sensible. La experiencia sensible de un habitante de Tokio será. La antropóloga brasileña Margarita Barreto menciona el caso del favelatour donde los turistas pueden apreciar cómo viven los pobres en las villas miseria de Rio de Janeiro. o el caso de la promoción del turismo de zonas de guerras o la venta de paquetes de tour en Filipinas que promocionan como un atractivo de sus recorridos turísticos las amplias posibilidades de ser secuestrado (Barreto en Silva 2005). sin duda. no sólo en relación a la imagen urbana que tienen los entrevistados sino también producto de la manera en que se habita. No queremos decir que la cultura determine por sí misma las capacidades sensoriales. se convierte en un capital simbólico importante. se vuelve un destino turístico deseable. descubrimos que Tepito. así como también representaban algunos espacios de mayor contraste con Japón. en tanto nos enfrentamos a la convergencia de distintas sensorialidades que también varían de acuerdo al tiempo de llegada y el lugar de origen. así como a la carga valorativa que acompaña a lo que éstos perciben. deshabita y experimenta la ciudad.

Miembros del Nagano Kenjin Kai oriundos de la región de Nagano) (club de oriundos de la región de Nagano) Louis Wirth (1938) mencionó que las ciudades poseen estilos de vida propios. En este sentido. ni aun compartiendo lecturas comunes sobre sus inseguridades y bellzas. . el miedo. Hay también imaginarios utópicos que alimentan la confianza en sus ciudades” (Vergara 2003:104). la representación o la sensación de temor. su diversidad también queda manifiesta en la forma en que perciben y viven la ciudad de destino. la migración de japoneses a la ciudad de México permite mediante la experimentación de otros órdenes urbanos y manejos diversos del tiempo-espacio experimentar otras formas de vivir no sólo la ciudad sino la cotidianidad misma. la incertidumbre o el hastío. se alimenta de otra cara de los imaginarios más positiva. no implica vivirla de la misma manera. Vivir en la misma ciudad.200 Entre Pasados y Presentes III Porque más allá de la japoneidad que los une desde el exterior. Las expectativas sobre el viaje o la nueva residencia como oportunidades para cambiar la orientación de vida. 3: Miembros del Nagano Kenjin Kai (club de Figura 3. Fig. los migrantes en busca de otro estilo de vida pueden encontrar en la ciudad un medio para concretar sus fines. Pues “una de las características del imaginario es que no solamente tiene una dirección negativa. es decir.

Pensar contra la fatalidad http://www. México. Reguillo. Duhau. y A. 2003 (2000). Anonimato y ciudadanía. E. pp. Licona Valencia. 2002. Buenos Aires. “Imaginarios globales: miedos. COLMEX. A. Siglo XXI Editores. ediciones península. Argentina. [Online]. Hirai.geocities. Silva. 2008.asp?id_reflexio=3 (25 de Mayo de 2009). Interzona. Destino México. Un estudio de las migraciones asiáticas a México. Ortiz. 2005. M. Giglia.html (1 de junio de 2009). Las reglas del desorden: habitar la metrópoli. 2007. identidad personal y orden social.com/posdatas/delgado0306. R. Tradición. La sociedad japonesa. 1986 (1983). en: Antropologías y estudios de la Ciudad vol. M. S. .E. Dirección de correo electrónico: shinjihirai@yahoo. Conacyt. 97-123. México. dobles”. Comunicación personal (8 de Junio de 2008). 1997. R.fundacioforum. cuerpos. E. 2009. Lo próximo y lo distante. La política del miedo. R. Smith.201 BIBLIOGRAFÍA Delgado Ruiz. Habitar y significar la ciudad. siglos XIX y XX. Barcelona. Japón y la modernidad-mundo. 1/ 2.com. Ota Mishima. http://es. México.org/esp/carpeta_det.

) México. Québec. Tepito no se limita únicamente a un espacio comercial. bajo la apuesta de realizar una “limpieza urbana y social”. Williams. “El urbanismo como modo de vida”. solía ser práctica instituida que el primogénito varón fuera el único en tener derecho de herencia sobre los bienes y las tierras. de manera particular tratándose de familias campesinas. Identidades. INAH-ENAH. L. México. UNAM. NOTAS 1. Este cambio conduce a un desplazamiento de los anteriores pobladores. puesto que la posición dentro de la estructura social y la conciencia de clase son tan importantes como el reconocimiento público de su pertenencia.202 Entre Pasados y Presentes III Tada. M. pp. Estados Unidos de América. Desde la segunda mitad del siglo XX. Hall. debido a que es un referente común de los medios de comunicación como una zona altamente peligrosa. en: Tourism Geographies 2-1. Argentina. Alejandra Massolo Alejandro Méndez (edits. pp. La pertenencia a la clase media no depende únicamente de factores económicos. 5-27. en: Antología de Sociología Urbana. se han impulsado distintas campañas de gentrificación del área. Tepito es uno de los barrios de la Ciudad de México más emblemáticos y conocidos al interior como al exterior de México. y M. Adriana Hidalgo editora. 1988 (1938). Tourism and migration: new relationships between production and consuptions. 2000. la cual puede ser reconocida o no por . Mario Bassols. Roberto Donoso. imaginarios símbolos del espacio urbano. Dentro de la tradición japonesa. Cabe señalar que la gentrificación hace referencia a la transformación urbana de un barrio o de una zona deteriorada o pauperizada a través de la progresiva inversión de capital o la llegada de nuevos residentes con mayor poder adquisitivo. regida por distintas organizaciones de narcotraficantes y vendedores ambulantes de mercancías robadas o de contrabando. Gestualidad japonesa. Vergara Figueroa. 162-182. pero de manera enfática desde comienzos del sigo XXI. 2003. 3. también representa un importante centro habitacional de clases económicas deprimidas y de indígenas urbanos. A. Sin embargo. 2007 (2006). La capitale. Wirth. A. 2.

8. son tres de los barrios más adinerados de la Ciudad de México. comúnmente se utiliza para hacer referencia a su zona de embarcaderos donde se puede recorrer en trajinera (una especie de góndola mexicana) algunos de los canales de agua. Asimismo es una reconocida zona de recreación juvenil debido a la fuerte concentración de bares. 6. 12. El no lugar representa entonces un espacio que carece de identificación y que no otorga identidad a quienes lo ocupan. son los espacios de tránsito y circulación acelerada de bienes y personas. 4. visitar alguna de las islas artificiales para cultivo construidas con técnicas prehispánicas. sin embargo. es uno de los barrios populares de la Ciudad de México más conocidos por sus altos índices de delincuencia. como también puede ser atribuida desde los márgenes de otra clase social. sino también debido a que es un importante espacio de residencia de intelectuales y artistas. parques y lago artificial. o bien. un matiz importante que se tiene que hacer sobre los no lugares es que si bien estos pueden carecer de sentido para unos.F. y es una de las zonas que mejor ha conservado la arquitectura colonial. Polanco y El Pedregal. de segunda mano. convirtiéndose en lugares. 7. 10. es considerada como . sin embargo. Chapultepec es una zona muy extensa conocida principalmente por ser el pulmón más grande de la ciudad debido a sus amplios jardines. 13. puede también representar espacios altamente significativos para otros. es un epicentro cultural de la ciudad no solamente debido a la fuerte presencia de museos. museos y un zoológico. así como por la presencia de la arena de lucha libre más conocida en el país: La Arena México. Xochimilco es una de las 16 delegaciones del D. también contiene múltiples espacios de recreación como son juegos mecánicos. El término de “vidriar” o también llamado “vitrineo”. 5 Nikkei es el término japonés para hacer referencia a los descendientes de japoneses nacidos en el extranjero hasta la 5 generación. La colonia Del Valle. Sin embargo. Coyoacán es una delegación al Sur del D. teatros. de contrabando o robadas.203 otros sujetos que compartan la misma o similar posición social. Esta dinámica de flujo y tránsito temporal impide que los sujetos desarrollen una relación de pertenencia o de identificación con el lugar. 11. escuelas y espacios culturales. de venta económica de autopartes ya sean nuevas. hace referencia a la práctica de ir a los centros comerciales o lugares de alta concentración de tiendas a mirar los escaparates o incluso entrar a las tiendas a ver las mercancías sin la intención de comprarlas. La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).F. cafés y un extenso mercado de ropa y artesanías. Los no lugares – concepto introducido por Marc Augé-. 9 La Colonia Doctores. Coloquialismo mexicano para denominar a la gente joven.

La Torre Latinoamericana fue el primer rascacielos en México. se ubica en el centro histórico del D.F. . 16.204 Entre Pasados y Presentes III atractivo turístico de la ciudad debido a la arquitectura monumental y el decorado mural de algunos de sus edificios y facultades. En junio del 2007 su campus central fue reconocido por la UNESCO como Patrimonio Cultural de la Humanidad. 14. y su último piso sirve actualmente como mirador de la ciudad. 15 Tianguis es la palabra de origen náhuatl que se utiliza en México para hacer referencia a los mercados de puestos móviles o semifijos. Fonda es el nombre con el que se conoce en México a los establecimientos tipo restaurante popular que ofrecen comida mexicana a precios económicos.

en adición a las implicancias de la circulación de niños en el marco del sistema de parentesco. no ha recibido una atención privilegiada en las investigaciones antropológicas de la región. Los objetivos señalados suponen el desarrollo de una futura investigación que partirá de una problematización de los conceptos de ‘adopción’. ‘familia’ y ‘grupo doméstico’ e indagará la relación entre la circulación de niños y la dinámica de las migraciones.205 REPRESENTACIONES Y PRÁCTICAS EN TORNO A LA CIRCULACIÓN DE NIÑOS ENTRE GRUPOS DOMÉSTICOS QOM (TOBA) EN UN CONTEXTO HISTÓRICO MIGRATORIO SPENNEMANN. así como de la composición y de la organización de las actividades de consumo. Dicho proyecto se propone llevar adelante una investigación de las representaciones y prácticas sobre la circulación de niños entre grupos domésticos qom (toba) residentes tanto en la provincia de Buenos Aires como en la del Chaco. * Licenciada en Ciencias Antropológicas. reproducción y producción de los grupos domésticos. Universidad de Buenos Aires. . La circulación de niños. si bien ha sido y es muy habitual entre los grupos chaqueños y entre los migrantes originarios de allí. en función del modo en que estos grupos se organizan. La investigación llevará también a analizar el ciclo de desarrollo y las características de grupos dadores y receptores de niños. Se planifica un comienzo del abordaje atendiendo a las correlaciones y diferencias que presenta la circulación de niños en contextos históricos y geográficos diversos. Otro de los objetivos que se alcanzarán con la concreción de este proyecto será la indagación de la inserción laboral y educativa de los niños. Ingrid *1 En este trabajo se presenta un proyecto de investigación de postgrado elaborado en base a vivencias e información obtenida en sucesivas experiencias de trabajo de campo1 con los integrantes de la Comunidad Indígena Qom Davixaiqui de la provincia de Buenos Aires2. Procurando superar esa escasa referencia académica en este proyecto se plantean objetivos de investigación que permitirán avanzar hacia la elaboración de una descripción analítica acerca de la cuestión.

2. la niñez. Estudiar si la circulación de niños adquiere sentidos diferentes cuando ocurre entre grupos emparentados y entre grupos no emparentados. reproducción y producción de los grupos domésticos y familiares qom. 9. 4. 7. 8. Describir la composición y la organización de las actividades de consumo. 3. dentro del sistema de parentesco. ANTECEDENTES Y CONSIDERACIONES TEÓRICAS Un antecedente insoslayable de este proyecto es la investigación realizada para la Tesis de Licenciatura (Spennemann 2008) en torno a los factores condicionantes. Analizar continuidades y discontinuidades en las prácticas y en las representaciones relativas a la familia. el significado y las implicancias sociológicas de la circulación de niños. la crianza y la adopción. Analizar el ciclo de desarrollo y las características de grupos dadores y receptores de niños. Contextualizar e historizar las relaciones de poder entre los géneros prestando especial atención a las transformaciones derivadas de la experiencia migratoria. las características y las implicancias político identitarias de la participación del proceso . 6. Indagar la relación entre la circulación de niños y las redes sociales y migratorias establecidas entre grupos domésticos. Abordar las prácticas tobas de circulación de niños entre los grupos domésticos relevando correlaciones y diferencias entre contextos históricos y geográficos disímiles. Abordar las actividades y la inserción laboral y educativa de los niños que circulan entre unidades domésticas y comunidades. 5. Los objetivos específicos son: 1.206 Entre Pasados y Presentes III El objetivo general de la investigación que proponemos desarrollar es: investigar las representaciones y prácticas sobre la circulación de niños entre los grupos domésticos qom (toba) residentes en las provincias de Buenos Aires y Chaco en función del modo en que dichos grupos se organizan. la paternidad. Identificar. la maternidad.

Esto es. la adopción requiere de un análisis de otro tipo que dé cuenta de por qué individuos con lazos consanguíneos e individuos sin dichos lazos entablan relaciones de parentesco. Ella propone pensar el parentesco como una institución socio-histórica atravesada por relaciones de poder. evitando las habituales sobredeterminaciones de lo biológico y . y su permanencia más o menos prolongada según el caso. sin desatender los conflictos inherentes. En dicho libro la autora analiza las dinámicas familiares y las implicancias de la práctica de circulación de niños entre grupos populares brasileños. lo que en el sentido hegemónico del término llamaríamos ‘adopción’. Al no poder ser explicada a partir de lo biológico. Particularmente nos interesa la observación de esa práctica como una estructura básica de la organización del parentesco con su propia lógica. en la bibliografía antropológica contemporánea. a una práctica que aparentemente ha sido y es muy habitual entre los grupos domésticos toba: la circulación de niños. Una práctica ‘tradicional’ de muchas generaciones en que los niños transitan entre casas sin pasar nunca por un tribunal judicial. ya algunos autores han expresado que la adopción podría ser la “clave del problema del parentesco” (Meillassoux 2001: 81). En cuanto a las investigaciones empíricas que abordan el tema en cuestión resulta ineludible el trabajo de Fonseca Caminos de adopción (1998). la adopción ha sido tratada generalmente como la excepción a la regla. La aproximación al campo que implicó esa investigación sumada a mi interés de investigación actual me permitieron observar la escasa referencia. De hecho.207 migratorio por parte de los integrantes de la Comunidad Indígena Qom Davixaiqui (toba). Tarducci (2008) problematiza el concepto de adopción planteando la necesidad de trascender la noción clásica de ‘parentesco ficticio’. visión desde la cual la adopción y la maternidad merecerían un análisis político que considere las experiencias de las mujeres y el contexto en el cual viven sus maternidades. el tránsito de los niños entre grupos domésticos vinculados por relaciones de parentesco y amistad. Pocas veces la permanencia llega incluso a ser ‘definitiva’ a través del ocultamiento de las relaciones de filiación previas. En un sentido semejante. de la provincia de Buenos Aires. así como el estudio de sus funciones sociales y económicas. la diferencia se encuentra en la ausencia de las instituciones del aparato del Estado en la regulación de la cuestión. En los estudios de parentesco. Sin embargo. marcada por la prioridad dada al principio consanguíneo y por una noción particular de infancia. Sin embargo. esta práctica muestra precisamente que una relación biológica (la consanguinidad) no es necesaria para establecer una relación de parentesco.

Archetti y Stolen (1975) parten de las posturas de Goody (1958) y Fortes (1958) y la conceptualizan como “un sistema de relaciones sociales basado en el parentesco que regula el conjunto de derechos y obligaciones sobre la propiedad” (1975: 50-51). Con respecto a la construcción de la ‘familia’ como objeto de análisis. cabría retomar la distinción de Fortes y Evans Pritchard (1940) entre el aspecto jurídico-político y el domésticointerpersonal de las relaciones sociales. constituyendo un lugar privilegiado de incidencia en la división sexual del trabajo que determina el grado de autonomía y subordinación de las mujeres (Durham 1998). La primera autora señala que se trata de una unidad social concreta que articula relaciones de consanguinidad. tal como sostienen Radovich y Balazote (1992). de cuyas relaciones y mutuas determinaciones resulta el carácter reproductivo del mismo. Este último concepto implica no sólo una unidad de residencia. en cambio. las microdeterminaciones de su estructura interna (distintas fases del ciclo de desarrollo) se vinculan con las macrodeterminaciones político-económicas que se producen en la sociedad en un doble proceso que conjuga su conformación y accionar. Para definir la noción de ‘familia’. Este carácter conlleva un modo específico de ver el mundo. Por ‘grupo doméstico’. teoría que explica los factores . por lo menos durante parte de su existencia. con otros hombres y de organizarse social y políticamente en el transcurso de la vida cotidiana (Radovich y Balazote 1992). Para nuestra investigación proponemos tomar el ‘grupo doméstico’ como unidad de análisis ya que ofrece la ventaja de articular diferentes niveles analíticos. afinidad y descendencia en núcleos de reproducción social y que tiende a organizarse como unidades o subunidades domésticas y residenciales. Como indica Balbi (2001). cabe mencionar los trabajos de Durham (1998) y Grassi (1998) que discuten y cuestionan la naturalidad de dicho concepto. Desde el enfoque de la antropología política. El privilegio de esta unidad de análisis se inscribe dentro de la perspectiva de lo que Massey y otros (1993) denominan “la nueva economía de las migraciones”. la separación analítica de ambos aspectos permite distinguir “los factores ‘externos’ representados por las disposiciones legales y políticas. De hecho. y los ‘internos’. entienden “un sistema de relaciones sociales que basado en el principio de residencia en común regula y garantiza el proceso productivo” (1975: 55). de relacionarse con la ‘naturaleza’. sino también de consumo y de producción. representados por las presiones domésticas que se originan dentro del grupo familiar” (2001: 6).208 Entre Pasados y Presentes III lo genético.

los trabajos de Tamagno en La Plata centrados en la identidad y la memoria histórica. Destacamos especialmente los trabajos de Viglianchino (1997) y de Carracedo y Viglianchino (1999) como antecedentes del abordaje de las desigualdades de género. los estudios que Tola (2006. sobre cuestiones lingüísticas y socialización cultural representan antecedentes recientes relacionados con aspectos de nuestra investigación4. Además. Cordeu y Siffredi (1971). Además. la división sexual del trabajo y las transformaciones advenidas con la migración en el ejercicio del control social por parte de los mayores. Este es el caso de los trabajos de Hecht (2008a y 2008b) que abordan la cuestión de la niñez a partir de la categorización que hacen los toba de las primeras etapas del ciclo vital y analizan las modalidades de apropiación de la lengua y la identidad por parte de los niños en contextos urbanos. Los trabajos de Tola (1998 y 1999) sobre las concepciones toba de la reproducción. Rodríguez y otros en torno a diferentes aspectos que involucran a los nucleamientos de la ciudad de Rosario3. y aquéllos de Messineo y equipo en Derqui (provincia de Buenos Aires). En el marco de los abordajes antropológicos de la cuestión migratoria. los ‘factores mediatos’ a nivel local o regional y las ‘condiciones generales’ a nivel nacional. Entre los primeros trabajos es importante mencionar las investigaciones ya clásicas de Métraux (1946). también Pachano (1986) destacó la importancia de no relegar a los grupos domésticos y familiares en el análisis de los procesos migratorios. Vázquez. 2007) viene desarrollando sobre parentesco. . En cuanto a los trabajos antropológicos sobre los tobas me interesa distinguir entre los estudios que se realizaron en la región chaqueña y los que se centraron en poblaciones que habitan el conurbano de Buenos Aires. Miller (1979) y de Hermitte y equipo (Iñigo Carrera e Islas) de 1995. De un modo similar. Esta teoría se asocia a la teoría de las redes sociales orientada a explicar la prolongación de los desplazamientos poblacionales en el tiempo (Malgesini 1998). experiencia histórica y emociones demuestran la importancia de considerar las relaciones de parentesco en la organización actual de las comunidades tobas.209 condicionantes de la migración centrándose en las estrategias. ya Arizpe (1984) sostenía la necesidad de vincular distintos niveles analíticos: los ‘factores precipitantes’ a nivel de los grupos domésticos. Entre las investigaciones que toman como referente a migrantes internos interregionales cabe señalar artículos de Bigot. las decisiones y elecciones realizadas por estos grupos. La Plata y Rosario. la lactancia y los roles maternos y paternos constituyen un antecedente del tema que nos proponemos investigar.

. a partir de los cuales procederemos a la sistematización de la información obtenida. A continuación explicitamos las hipótesis de trabajo que guiarán nuestra investigación: 1. Si bien la circulación de niños y la migración constituyen dos prácticas que no se vinculan de manera causal. Wright (2008) tiene una larga trayectoria de investigación sobre la vida de los tobas en Buenos Aires. Posteriormente. 2. el establecimiento de redes migratorias potencia la extensión de la circulación de niños. La etapa que atraviesa cada grupo doméstico en su ciclo de desarrollo. Tanto la circulación de niños como la migración se asocian con la búsqueda de una mejora socioeconómica de los grupos domésticos o de quienes son dados en adopción. la niñez. Una vez concretado esto último será necesario realizar un nuevo relevamiento bibliográfico y documental con vistas a la redacción de una tesis. llevaremos adelante el trabajo de campo en varias etapas elaborando los informes y registros pertinentes. 3. las prácticas y representaciones de la familia. la crianza y la adopción también revelan reformulaciones significativas a partir de la participación del proceso migratorio y sobre todo del establecimiento de una residencia más ‘permanente’ en el lugar de destino. Así como la experiencia migratoria introdujo cambios en las relaciones domésticas y en las relaciones de poder entre los géneros. ACTIVIDADES Inicialmente realizaremos un relevamiento bibliográfico y documental que. Simultáneamente.210 Entre Pasados y Presentes III Asimismo. nos permitirá ampliar y profundizar el conocimiento de los antecedentes del tema en la bibliografía tanto nacional y regional como internacional. 4. la paternidad. así como su composición y nivel socioeconómico condicionan su carácter de grupo dador o receptor de niños. la maternidad. junto con la cursada de los seminarios de postgrado. prepararemos el trabajo de campo y emprenderemos una aproximación al campo en función de delinear las estrategias a implementar.

Menéndez 1998. la crianza y la adopción..211 CONSIDERACIONES METODOLÓGICAS En función del tema y los objetivos explicitados nos proponemos hacer trabajo de campo con los tobas que residen en diversos barrios de Buenos Aires al mismo tiempo que viajar con ellos a la provincia y comunidades de origen en el Chaco (Paraje El Colchón. Luego procederemos a la clasificación. Villa Río Bermejito. el consumo y la reproducción. Por último. Leyes vigentes o no. la paternidad. primero transcribiremos toda la información obtenida a lo largo del trabajo de campo y la sistematizaremos en función de los ejes de nuestro proyecto. sociohistórico. artículos periodísticos. La estadía en el campo también nos permitirá observar la circulación de niños. la niñez. comparación y relación de los datos obtenidos. etc. Un acercamiento a la lengua (tanto a nivel gramatical como en los contextos de uso) será fundamental a lo largo de toda la investigación. a la evaluación de los mismos en función de las hipótesis y supuestos previos y a la refutación o modificación de los mismos si resultara pertinente. de acuerdo al contexto geográfico. . EPH. elaboraremos una descripción analítica que vincule la información obtenida con los conceptos teóricos a fin de concretar los objetivos y responder a los interrogantes analíticos que cada uno supone. Sider 1997). entre otras). Para el análisis de los datos. Recurriremos también a documentos secundarios (censos. la maternidad. Participaremos de las actividades cotidianas con el fin de observar el modo en que los grupos domésticos organizan la producción. Esa participación con observación contribuirá a generar un ámbito favorable para realizar entrevistas abiertas y semiestructuradas tanto a los miembros adultos como a los jóvenes y niños de los grupos familiares con el propósito de indagar acerca de las representaciones de la familia. etc.) para obtener información acerca del contexto socio-económico y jurídico-político en el que los grupos domésticos despliegan sus prácticas y representaciones en torno a la circulación de niños. Dichos materiales nos permitirán también evaluar las mediaciones existentes entre sujetoestructura a partir de las modalidades a través de las cuales los condicionamientos histórico-estructurales afectan las decisiones y la capacidad de elegir de los sujetos y sus grupos domésticos (Briones 1994.

Buenos Aires. CEAL. Estudios antropológicos sobre pueblos indígenas de la Argentina. L. A. Juan Pablos Ed. 2001. Conceptos fundamentales págs. Arizpe. Migración y marginalidad. Las charlas y los momentos compartidos con ellos y otros habitantes del barrio me permitieron aproximarme a las historias de circulación de niños. y Balazote. El concepto de grupo doméstico. M. Rodriguez y H. En: Antropología Económica II. F. Radovich. Bigot. México. 81-100. En: La problemática indígena. UBA. También agradezco a mis padres y Adil Podhajcer las palabras de apoyo e incentivo.212 Entre Pasados y Presentes III AGRADECIMIENTOS Deseo agradecer la calidez y el apoyo de Audelina Medrano y Clemente López durante la realización del trabajo de campo con la gente de la Comunidad Indígena Qom Davixaiqui (entre los años 2002 y 2005). C. G. . México. Balbi. Explotación familiar y acumulación de capital en el campo argentino.).Díaz Polanco. Buenos Aires.). 187-213 . A. y K. C. (comp. FFyL. agradezco el amor y la paciencia de Micaela y Ariel. págs. J. Por último. et al. Trinchero H. 27-44.. Siglo XXI. Balazote. Briones. C. Stölen 1975. Además deseo expresar mi agradecimiento a Florencia Tola por las múltiples revisiones de este proyecto de investigación. Una revisión crítica págs. Radovich 1992. En: AAVV: La antropología política en perspectiva. Vázquez 1992 “Los asentamientos tobas en la ciudad de Rosario”. modernización y marginalidad. H. 1984. En: Indigenismo. CEAL. E. (comp. y J. BIBLIOGRAFÍA Archetti. La distinción jural-doméstico en los albores de la antropología política.

Buenos Aires. E. E. Cordeu. En: Antropología Social y Política. Fortes. (comp. Hegemonía y poder: el mundo en movimiento págs. Carracedo. Hecht. J. E. Una aproximación antropológica a la categorización toba de las primeras etapas del . y M. al. Fonseca. y A. 1998.) Buenos Aires. E. La familia: un objeto polémico. Nº 1. Hegemonía y poder: el mundo en movimiento.a. (comp. C.). Cambios en la dinámica de la vida familiar y cambios de orden social. R.125. Neufeld M. M. al. Durham. Fortes. Papeles de Trabajo. págs. En: Antropología Social y Política. N º 8: 25-46. Evans-Pritchard 1985 (1940). et. y E. EUDEBA. 2008. ‘Con la tradición de todas las generaciones pasadas gravitando sobre la mente de los vivos’: usos del pasado e invención de la tradición. (citado en Archetti y Stolen 1975). Cambridge Papers in Social Anthropology. Juárez Ed. “The development Cycle in Domestic Groups”. et. movimientos mesiánicos de los Guaycurú.) Barcelona. (comp. Anagrama.213 1994. Siffredi 1971.) Buenos Aires. Viglianchino 1999. R. EUDEBA. A. C.A.101. Goody (Ed. Buenos Aires. En: Antropología política. Salud y derechos reproductivos en un contexto de diversidad cultural. “Introducción”. 1998. Neufeld M. RUNA Vol. 1998. “Familia y reproducción humana”. Grassi. Llobera. De la algarroba al algodón. 1958. Caminos de adopción. R.89. EUDEBA. XXI: 99-129. S. 65. En: J. M. Sistemas políticos africanos.

Taylor 1993. y Dell´ Arciprete. Ed. Malgesini. Menéndez. Migraciones en el sistema mundial. 1997 Valor estilístico de las partículas posicionales en la lengua toba. Population and Development Review. Estudio sobre la situación de los aborígenes de la provincia del Chaco. Nº 18. 443-455. S. UBA. M. Continuidad/ discontinuidad en el uso de conceptos en Antropología Social. Profesor Titular: L. Cruzando fronteras. Arango. E. En: Antropología Social y Política.214 Entre Pasados y Presentes III ciclo vital.) Buenos Aires. Mythes et limites de l’anthropologie. UNM. En: Estudios en lingüística y antropología. 1998. A. y R. J. Lausanne. Malvestitti. Ministerio de Educación. A. Buenos Aires. Homenaje a Ana Gerzenstein. 287-297. et. (comp. págs. Neufeld M. págs. Facultad de Cs. Vol. Kouaouci. A. 2004).b. Editorial Universitaria. Barcelona. Programa Nacional de Educación Intercultural Bilingüe. (eds. Messineo. R. Sociales.. G. al. Mármora. G. Las teorías de la migración internacional: revisión y evaluación. 13-34. Isla) 1995. págs. Page Deux. (Traducción de Cátedra: Sociología de las Migraciones Internacionales. C. UBA. C. EUDEBA. Hugo. y A. Massey D. E. C. Bein. Alteridades. Lo´onatacpi na qom Derquil´ecpi. Fundación Hogar del Empleado. Pellegrino y J. (coord. En: Actas de las III Jornadas de Lingüística Aborigen. Hegemonía y poder: el mundo en movimiento. Hermitte.) Instituto de Lingüística. N. Métraux. (comp. Messineo. Nº 3. 19. A. E. 2001. Lengua e identidad de niños indígenas en contextos urbanos. Meillassoux. Vol.) 2005.Materiales del Taller de Lengua y Cultura Toba. 2008.) y equipo (Iñigo Carrera. (comp. .) 1998. Posadas.. 36:145-159.

Tarducci. 1986. La Plata. Sider G. Spennemann. Tamagno. (Comps. págs. En: ‘…Se fue a volver’ Seminario sobre migraciones temporales en América Latina. Handbook of South American Indians. Estudios antropológicos sobre pueblos indígenas de la Argentina. I. Identidad. En: CD 2 Tesis de Licenciatura del Departamento de Ciencias Antropológicas. Migración y proceso político identitario: la Comunidad Indígena Q’om Davixaiqui de la provincia de Buenos Aires. OPFFyL. E. 2008. University of Toronto Press. Balazote 1992. Toronto. Buenos Aires. The Making of Silences and Commemorations. 2008 (2006). Sider. La problemática indígena. Washington. Al Margen. Siglo XXI. G. 2001. Smith (eds. Nam qom hueta’a na doqshi lma’. Págs. Bureau of American Ethnology. ¿Por qué no le tenés compasión a ese niño que mama? Los niños chonek y un tipo . Against Experience: The Struggles for History. Espacio Editorial. Los tobas argentinos: armonía y disonancia de una sociedad. CEAL. UBA. Radovich. Maternidades en el siglo XXI. PISPAL / CIUDAD / CENEP. Los tobas en la casa del hombre blanco.) Buenos Aires.). 1979. México. Pachano. Tradition. 62-79. and Hope among a Native American People. F. M.215 1946 Ethnography of the Chaco. En: Between History and Histories. L. Ed. J. 1997. 19-40. Vol. y A. Miller. S. Tola. C. Smithsonian Institution. Se fue a volver. 1. and G. 1998-1999. memoria y utopía. México.

M. Revista de Antropología. 2007. 3 Véanse por ejemplo: Bigot. 2006. 2000. Ponencia presentada en el V Congreso Argentino de Antropología Social. La Plata.216 Entre Pasados y Presentes III de terapia shamánica entre los qom (toba orientales) de la provincia de Formosa (Argentina). Cuadernos del Instituto Nacional de Antropología y Pensamiento Latinoamericano 18: 429440. Biblos (Culturalia). Viglianchino. Antropológicas. Vázquez. Buenos Aires. La cuestión indígena en la Argentina. 2: 499-519. Rodriguez y Vázquez 1992. Mana. Partido de Pilar. MS. 2 La Comunidad Indígena Qom Davixaiqui es más conocida como la ‘comunidad toba de Pte. P. Procesos identitarios y exclusión sociocultural. H. ‘Eu nao estou só(mente) em meu corpo’ a pessoa e o Corpo entre os toba (qom) do Chaco argentino. Fluidos corporales y roles paternos en el proceso de gestación entre los tobas orientales (qom) de la provincia de Formosa. 1997. 1 4 Véanse por ejemplo: Messineo 1997. Derqui’. Buenos Aires. Nº 13 Vol. Género y etnía: reflexiones sobre un grupo de mujeres tobas migrantes. Wright. USP. Véase Spennemann 2008. Vol. UFRJ. Estrategias matrimoniales en el proceso de repliegue y apertura de las parentelas toba (qom). 2008. Papeles de Trabajo N º 8: 197-222. 1999. Estudos de Antropologia Social. UNR. 49: 667-687. Vázquez 2000. NOTAS Entre los años 2002 y 2005 realicé trabajo de campo en el marco de la investigación llevada adelante para la Tesis de Licenciatura en Cs. . Ser-en-el-sueño. Messineo y Dell´ Arciprete 2005. Biblos.

Específicamente analizaré cómo operan en dos familias particulares. Es decir. lo que me interesa analizar en esta ponencia es cómo los esquemas clasificatorios establecidos por la APN se convierten en “categorías de adscripción” y en “estigmas” que construyen y señalan subjetividades propias del contexto actual de la localidad. las familias Calfueque y Painepe. . fundamentalmente aquellas que se centraban en la ocupación y el control de los territorios. Facultad de Filosofía y Letras. UBA. Provincia de Neuquén. MEMORIA Y CONFLICTOS TERRITORIALES EN VILLA TRAFUL TRENTINI. estas categorías de adscripción. Desde el comienzo.en el marco de las políticas territoriales implementadas en la localidad. Florencia *1 INTRODUCCIÓN En el siguiente trabajo analizaré las categorías de adscripción esgrimidas por dos familias de Villa Traful -Departamento Los Lagos. El trabajo de campo fue realizado en febrero de 2007 y de 2008. indagaré en el significado y en el uso que hacen estas familias de estas categorías. Asimismo. Pero sobre todo. En este sentido. constituyendo -en el contexto socio-histórico propio de la localidad. Instituto de Ciencias Antropológicas. fueron categorizando a los pobladores de Traful. Villa Traful fue creada en 1936 como una de las villas turísticas del Parque Nacional Nahuel Huapi.217 SENTIDOS DE PERTENENCIA. las políticas hegemónicas de la Administración de Parques Nacionales (en adelante APN). Para llevar adelante el trabajo he utilizado el método etnográfico basado en la observación participante y en las entrevistas abiertas y semiestructuradas. * Becaria Doctoral CONICET – Sección Antropología Social. he analizado distintos documentos de la Administración de Parques Nacionales y de otros organismos oficiales. en las que el Estado ha tenido un papel central. cómo las clasificaciones impuestas por la APN dejan de ser simples palabras y se vuelven categorías sociales que superan lo puramente discursivo.prácticas sociales específicas y particulares relaciones de poder.

la de “primeros pobladores”. Es decir. y después de haber estado haciendo trabajo de campo en Angostura. En el año 2003. en donde abordo de forma comparativa las experiencias de las familias Painepe y Calfueque en Villa Traful con las experiencias de las familias Paichil Antriao y Quintriqueo en Villa La Angostura. comenzar a trabajar en Villa Traful representó para mí un gran desafío e implicó hacer explícito mi preconcepto: yo esperaba que los procesos de reivindicación étnica también estuvieran presentes en esta localidad. En este contexto general. exigiendo la posesión definitiva de sus territorios ancestrales y reclamando su reconocimiento “oficial” como comunidad indígena. y a través de la interacción con los habitantes fui descubriendo una identidad local. ya que distintas leyes y convenios nacionales e internacionales1 reconocen –al menos en los papeles. esto no sucedió. que comprende diferentes adscripciones étnicas y nacionales.218 Entre Pasados y Presentes III El análisis presentado en esta ponencia es parte de mi Tesis de Licenciatura en Ciencias Antropológicas. esperaba encontrarme con un reclamo étnico similar al de Angostura. dando lugar a la autoafirmación pública de las identidades étnicas. como los Painepe y los Calfueque. presentaré parte de uno de los capítulos de la Tesis en donde profundizo en las historias y experiencias de los Painepe y los . la “negación” de la existencia de los pueblos indígenas. En esta ponencia en particular.2 Esto ha permitido la apertura de espacios para la disputa y la negociación tanto con el Estado nacional como con los Estados provinciales. dos localidades del Departamento Los Lagos de la Provincia de Neuquén (Trentini 2009). De hecho nuestro país ha ratificado constitucionalmente su preexistencia. Este reclamo se da en un contexto de mayor protección legal para los pueblos originarios. los Paichil Antriao y los Quintriqueo comenzaron a reafirmar su pertenencia al Pueblo Originario Mapuche. Sin embargo. En los últimos años. asegurando su preexistencia al Estado-Nación argentino. interactuar con “el Estado”3 e interpelarlo desde su situación de subalternidad.los derechos de estos pueblos. Por lo tanto. en Villa La Angostura. en base a la cual se constituyeron los Estados-nación latinoamericanos ha dejado lugar al reconocimiento –al menos en las legislacionesde la diversidad cultural. la discusión se centraba en si estas familias eran o no “comunidad” y si tenían derecho a comenzar a reclamar por sus territorios y su identidad en tanto “mapuches”. conformando una identidad local que les ha permitido a las familias.

considero que la auto-adscripción como “primeros pobladores” les ha permitido superar las distintas clasificaciones estatales. pero que sin embargo impactan y condicionan los procesos de dominación y dan lugar a complejos y particulares procesos de construcción de hegemonía. y plantear la legitimidad y el derecho sobre los territorios –sobre los cuales aún no poseen papeles oficiales. “la llegada de Parques” es un hecho fundante al que remitir para explicar muchas de sus situaciones presentes.fuertemente relacionadas al territorio y sus recursos. Según se afirma en la localidad. hecho que no es menor si tenemos en consideración que sus vidas estaban –y aún están. los “primeros pobladores son los que realmente pueden hablar de acá. “la llegada de Parques Nacionales” marcó el “comienzo” de una disputa permanente por la tierra. A mi entender. a lo largo de esta ponencia analizaré las distintas categorías de adscripción esgrimidas por estas familias en los marcos de las políticas hegemónicas de Villa Traful. y son reconocidos por el resto de los habitantes del pueblo. de aquellos que ya estaban cuando llega Parques. Para los Painepe y los Calfueque. los Painepe y los Calfueque –al igual que otras familias de “primeros pobladores”.219 Calfueque. Para estas familias. . Y sostengo que la auto-identificación de estas familias como “primeros pobladores de Villa Traful” está fuertemente relacionada con la necesidad de posicionarse frente a la tenencia de la tierra y legitimar sus derechos sobre los territorios que habitan. propios de Villa Traful.en función del pasado y las memorias de las familias. son los que nacieron y vivieron toda la vida”. como pertenecientes a las familias más antiguas de la localidad. Así. dos familias de “primeros pobladores” de Villa Traful. aquellos que se identifican. Descendientes de los primeros que arribaron a la zona.interactúan e interpelan al Estado a través de prácticas locales que no aparecen como una contraposición definida y clara de las concepciones “oficiales”. A diferencia de lo que sucede en Villa La Angostura. la tenencia de la tierra es un factor de disputa fundamental que articula y relaciona los relatos de los Painepe y los Calfueque –y los de otras familias de “primeros pobladores”-. donde las “respuestas” de los Paichil Antriao y los Quintriqueo son explícitas y forman parte de un movimiento etno-político organizado. Asimismo.

y sobre todo pagar en tiempo y forma los derechos de Pastaje. estos Permisos no fueron renovados y esos “pobladores precarios” se convirtieron en “intrusos” que podían ser desalojados por las autoridades de Parques Nacionales. el único requisito para convertirse en propietario de una porción del Parque estaba reglado por la solvencia económica de aquellos postulantes que se beneficiaron de las políticas de distribución de la tierra pública (Pérez 2009). A partir de su llegada. la Administración de Parques Nacionales (APN) fue la institución encargada de controlar el territorio. con los correspondientes títulos de propiedad. muchas familias no habían podido cumplir con las normativas y los pagos. la propiedad es una relación social que plantea un criterio de exclusión. a vecinos prominentes. o quienes las compraron mediante los posteriores loteos de Parques. convirtiéndolos en “pobladores precarios”. Entonces. por lo tanto. En el Departamento Los Lagos. establecer y limitar las actividades tradicionales que se podían realizar. sectores emergentes del poder regional (García y Valverde 2007. contaba con la facultad de ceder tierras. La APN fue el principal referente del Estado Nacional sobre el territorio y su política de distribución de tierras generó relaciones asimétricas entre quienes poseían los títulos de propiedad de los terrenos y aquellos que recibieron PPOP. el surgimiento . contribuyendo con esto a la consolidación y al afianzamiento de la elite local. que en este caso margina a los que habitaban anteriormente la zona y que no se regían por el criterio de la propiedad privada. la APN definió la situación de los pobladores que previamente habitaban los territorios. o fueron posteriormente calificados como “intrusos”. pero no a la propiedad de las mismas. Estos permisos daban derecho al usufructo de las tierras. y para conservarlos se debían respetar las normas y reglamentaciones establecidas por Parques.220 Entre Pasados y Presentes III LA LLEGADA DE PARQUES: COMIENZO DE LA DISPUTA POR LA TIERRA Villa Traful se crea en 1936 como una de las villas turísticas del Parque Nacional Nahuel Huapi. Al resto de los pobladores se les entregaron Permisos Precarios de Ocupación y Pastaje (PPOP). Como afirma Pérez. A partir del arribo de esta institución. fueron reconocidos como propietarios “privados” dentro del Parque Nacional Nahuel Huapi. Pérez 2009). definir loteos. Asimismo. Para la década del ’40. Quienes habían adquirido anteriormente las tierras –mediante las distintas Leyes de Poblamiento una vez culminada la Conquista del Desierto-4 y ya poseían el título definitivo.

y las prohibiciones en la tenencia de algunos animales. impidiendo el crecimiento económico de estas familias (García et al. el ser calificados por la institución como “pobladores precarios” deslegitimó sus derechos sobre el territorio y los recursos. debemos remarcar que como consecuencia de las políticas hegemónicas de la APN. asociado a la categoría de “intrusos” y a las prácticas de desalojo por parte de la APN. todavía no ha sido legítimo y legalmente reconocido. la relación-contradicción entre Parques y Provincia es parte de la vida cotidiana de la localidad y de sus pobladores. CONTRADICCIONES.221 de propietarios lleva implícito la existencia de aquellos que no lo son y termina erigiéndose como un fuerte mecanismo de exclusión y estratificación (2009: 11). el centro de la villa se encuentra bajo jurisdicción provincial. que documenten la posesión. que podía ser rápidamente revocado por la institución. ya que a pesar del cambio jurisdiccional -con la desafectación en favor de la provincia-. esta vulnerabilidad tiene su correlato en el presente. Como veremos. el derecho a las tierras que ocupan “desde antes de la llegada de Parques Nacionales”. Las economías familiares estaban basadas en la agricultura y la ganadería extensiva. convertía a la incertidumbre y el miedo en parte de la vida cotidiana de estas familias. En la actualidad. el no ser propietarios implicaba un peligro permanente. pero al estar rodeada por los territorios de la APN. por lo tanto. 2008). Es decir. Esto continúa en la actualidad. las imposiciones y limitaciones de Parques tuvieron consecuencias inmediatas en sus vidas cotidianas. SUPERPOSICIONES Y TRASPASOS JURISDICCIONALES Villa Traful permaneció bajo la jurisdicción de la APN hasta 1994. Es decir. el no tener derecho sobre la propiedad de la tierra y sólo derecho de usufructo. las limitaciones en las áreas de siembra y pastoreo. el derecho sobre los territorios está asociado a los títulos de propiedad. En este sentido. sobre todo porque estas vidas estaban directamente relacionadas con la tierra y sus recursos. para los Painepe y los Calfueque. Para los “primeros pobladores”. hicieron que estas actividades perdieran su influencia en la economía doméstica. cuando se desafectaron 620 hectáreas de tierras que pasaron a formar parte de la Provincia de Neuquén. que . ya que la nueva jurisdicción provincial aún no ha reconocido la tenencia definitiva de los territorios. En este contexto. Asimismo.

y a mi entender. aún en otro marco jurisdiccional esto implica para las familias una forma de demostrar su derecho a habitar el espacio. fueron nuevamente cuestionados. para los pobladores la principal modificación estuvo relacionada –nuevamente. viene dado por los títulos de propiedad escritos y validados institucionalmente. aquellos calificados por Parques como “pobladores precarios”. se encontraron en una situación particular: las tierras no eran legalmente de su propiedad y la institución a la cual estas tierras pertenecían ya no tenía jurisdicción en estos territorios. a . mientras los “privados” no vieron afectadas directamente sus tierras con este traspaso. En el caso de los Painepe. adaptarse o luchar contra determinadas prácticas hegemónicas concretas. y sus derechos y territorios puestos -de nuevo. estas prácticas y estas políticas van categorizando socialmente a los sujetos. En este sentido. como “pobladores” o como “intrusos”. porque el pasaje significó nuevos ajustes en la mensura de los lotes y la necesidad de validar un nuevo reconocimiento institucional. que en este caso sienten que deben ser “propietarios” o vivir en una situación de incertidumbre con respecto a sus territorios. Asimismo.en peligro. aquellos que continuaban teniendo los Permisos no eran calificados como “intrusos” por Parques. quienes deben negociar. dentro del sistema capitalista.222 Entre Pasados y Presentes III si bien el ejido urbano de 620 hectáreas pertenece a la provincia y es administrado por la Comisión de Fomento. nos muestra como las políticas hegemónicas y las disposiciones estatales marcan y condicionan las vidas y experiencias de los sujetos. implica una búsqueda de legitimidad en el marco del proceso hegemónico propio de Villa Traful. Con el traspaso jurisdiccional. Es decir. por un lado. Las familias. Para entender esto considero que debemos tener en cuenta. Así. diferente a los viejos PPOP.con los terrenos. que hoy reconoce a los pobladores que habitan dentro de sus territorios y los incluye al momento de plantear sus normativas. Sin embargo. entiendo que esta situación con respecto a los títulos y permisos. el cambio de políticas por parte de la APN. que se asientan en la costa del Lago Traful. el resto de las tierras de Villa Traful se encuentra aún bajo la jurisdicción de la Administración del Parque Nacional Nahuel Huapi. Pero por otro lado. es interesante que tanto los Calfueque como los Painepe continúen guardando el PPOP otorgado por Parques Nacionales y haciendo alusión al mismo cuando se les pregunta por un papel que demuestre que estas tierras les pertenecen. el hecho de guardar el PPOP y hacer mención al mismo. que como los Painepe y los Calfueque poseían PPOP. Esto es fundamental si recordamos que el derecho.

Considero que cuando los Painepe afirman: “Parques me cedió”. esto es parte de un complejo proceso de disputa territorial que ha comenzado con las políticas de distribución de tierras por parte de la APN. y se ha continuado y redefinido con el traspaso jurisdiccional. la provincia no porque la provincia lo que quiere es quitar las tierras” (Entrevista realizada en febrero de 2007). A mi entender.223 5km del centro de la villa. pero como paso a la provincia. ellos continúan luchando y resistiendo. En este sentido. que no les reconoce la tenencia legítima de la tierra. Así. sobre las que aún no poseen los títulos definitivos. y ha “reconocido” la tenencia de la tierra en algunos casos mientras continúa disputándola y negándola en otros. construido como un momento que se espera recuperar. se da una situación particular: en estos territorios está comenzando a plantearse la posibilidad de nuevos proyectos turísticos que pondrían en peligro las tierras de la familia. en las que muchas veces ni siquiera pueden tener a sus animales. considero que cuanto más fuerte es el conflicto presente más idealizado aparece el pasado. afirman que otros han permitido que les quitaran parte de sus tierras y han arreglado individualmente por pocas hectáreas. De hecho. Así afirman: “Parques me cedió. En este contexto. el traspaso jurisdiccional y el no reconocimiento de los viejos PPOP de Parques. los Painepe entienden que mientras otras familias han negociado. a partir del cual no ha habido una política clara en cuanto a la propiedad y el derecho a la tierra. la provincia ha establecido relaciones particulares con aquellos que eran “pobladores precarios”. ha puesto a la familia en una situación de conflicto permanente con la provincia. entre ellos la construcción de un hotel-spa. trabas y falta de reconocimiento sobre la propiedad de la tierra. Por lo tanto. En este contexto. Si Parques calificaba a los habitantes de Traful en “privados” y “pobladores precarios” según la propiedad. están haciendo alusión al PPOP que en otro contexto jurisdiccional significaba limitaciones. entiendo que el problema presente por las tierras con provincia hace que la disputa territorial con Parques –ya concluida por el cambio jurisdiccional. la provincia no los reconoce porque busca lotear los terrenos de la costa cercanos al centro de la villa. . Según relatan los Painepe. aunque en ningún caso ha otorgado los títulos definitivos.se relativice. pero que en el contexto actual se vuelve un papel legitimante frente a la falta de algún tipo de reconocimiento por parte de la provincia. en el 2006 se llamó a licitación pública para realizar cuatro proyectos de inversión.

porque en la actualidad. Esta categoría señala y expresa relaciones y poderes materiales. Durante el período jurisdiccional de Parques Nacionales “ser intruso” implicaba correr peligro de ser desalojado. Debemos tener en cuenta. sin tener ningún derecho sobre el territorio y sin ninguna posibilidad de reclamos. y como la tierra era de dominio público. la categoría social de “intrusos” vuelve a ser utilizada. Sumado a esto. lo que me interesa analizar es cómo estos esquemas clasificatorios establecidos por la APN se convierten en “categorías de adscripción” y en “estigmas” que construyen y señalan subjetividades propias del contexto actual de Villa Traful.224 Entre Pasados y Presentes III EL ESTIGMA DE “SER INTRUSO” EN VILLA TRAFUL Como vimos. Los motivos de estos desalojos solían no ser claros. y se vuelven categorías sociales que superan lo puramente discursivo constituyendo. el reconocimiento de los pastajes era por familia. A mi entender es primordial centrarse en la categoría de “intruso”. sociales. pero la mayoría de los pobladores los asocian a las deudas por pago de pastajes. procediéndose al desalojo. ya que cuando los hijos crecían y el titular del PPOP fallecía. prácticas sociales específicas y particulares relaciones de poder. las políticas hegemónicas de la APN. de divisiones al interior de las familias. por vía jurídica. Si se contrariaba alguna de las normativas o no se cumplía con el pago de derecho de pastaje. en el contexto socio-histórico propio de la localidad. . políticos y económicos propios de la localidad. Y eran renovados si los pastajes habían sido pagados en tiempo y forma y si el poblador había cumplido con las normas establecidas por la APN. en un contexto donde Villa Traful ya no se encuentra bajo la jurisdicción de Parques Nacionales. Fundamentalmente. porque mediante ésta se han estructurado relaciones sociales de dominación particulares de Villa Traful. el Estado Nacional impidió el posterior fraccionamiento por parte de los grupos individuales. Es decir. fundamentalmente aquellas que se centraban en la ocupación y el control de los territorios. cómo estos “nombres” impuestos por la APN dejan de ser simples palabras. el PPOP se consideraba nulo y los pobladores se convertían en “intrusos”. Esto generaba continuos conflictos y peleas entre los hermanos. en relación al proceso hegemónico que devino a partir del ordenamiento de la APN. En este sentido. esta vez en relación a nuevas disputas por los terrenos. imposibilitando el reconocimiento. que los PPOP eran personales e intransferibles. fueron categorizando a los pobladores de Traful.

Sin embargo. La categoría de “intruso”. Lejos de ser sólo una palabra. volviéndose una parte fundamental de la vida social de la localidad. en el presente. sino que continúa operando en el presente en relación con procesos actuales. En Villa Traful.de la provincia. Lo interesante es que esta estigmatización va más allá de las prácticas concretas de la institución de Parques Nacionales.225 sólo uno de ellos podía resultar en titular del Permiso. Ley 12. en tanto categoría estigmatizante. funcionando como un marcador útil en la inclusión y exclusión de personas o familias particulares (Trinchero 2000). Hoy la categoría de “intruso” se encuentra re-significada en relación a las políticas provinciales. formas de “vaciar” los territorios. y la complejidad que implicaba su sucesión. ya que una vez catalogados como tales la APN podía desalojar a los pobladores de las tierras que ocupaban. tiene una funcionalidad en el marco de las prácticas de poder concretas de Villa Traful. y vuelve a poner a las familias en una situación de vulnerabilidad con respecto a la tierra. los Painepe y los Calfueque pudieron permanecer en sus territorios como “pobladores precarios” con PPOP. .103 de Creación de Parques Nacionales). aún continúa haciendo alusión a las personas que se encontrarían en infracción al habitar determinado territorio y que por lo tanto pueden ser desalojadas. el estigma asociado a la categoría de “intruso” significa un cuestionamiento permanente al derecho de habitar un territorio que ha pertenecido a la familia desde siempre y el peligro de perder las tierras en manos -ahora. En el pasado era una categorización institucional relacionada a la propiedad. entiendo que las connotaciones estigmatizantes asociadas a la categoría de “intrusos” van más allá de las prácticas de desalojo en sí mismas. eran para Parques. establece como atribuciones de la Dirección de Parques Nacionales el “proceder al desalojo de los intrusos en tierras de dominio público que a su juicio no convengan a los intereses de parques y reservas” (Artículo 16. no obstante.103 de 1934. En este sentido. A diferencia de lo que sucedió con otras familias de la zona que fueron catalogadas como “intrusos” y desalojadas de sus tierras. la categoría de “intruso” implica relaciones sociales y de poder particulares. En estos procesos la categoría de “intrusos” tenía un papel fundamental. la categoría de “intruso” no sólo se refiere a políticas del pasado. En función de esto. y en el contexto presente se ve re-significada en relación a las contradicciones entre los diferentes niveles de estatalidad. la Ley 12. entiendo que la cantidad de normas a seguir para poder continuar con la posesión del PPOP.

resulta interesante indagar en la vinculación que tiene la categoría de “intrusos” con otra categoría social. los pobladores se presentaron primero con su nombre y apellido. Esta categoría tiene larga data en Patagonia y su uso es muy habitual en las distintas localidades del sur para agrupar a las distintas oleadas de venidos que han poblado los territorios una vez culminada la Conquista del desierto. La mayoría son nativos de la localidad. en Traful la categoría de “nyc” hace alusión a haber nacido en la localidad y a haber vivido toda su vida allí. y luego por la frase “nacido y criado acá”. esta taxonomía “globalizante” o “universalista” fue utilizada por los sectores dominantes como una forma de invisibilizar las desigualdades y diferencias étnicas. a la que se refieren generalmente como NYC hace alusión a los que han nacido y se han criado en el lugar. son aquellos que se auto-adjudican la mayor legitimidad como habitantes y derechos sobre el espacio por haber nacido y vivido en él. De esta manera. A lo largo de nuestras entrevistas.y que se han establecido definitivamente en la localidad. esta categoría engloba a diferentes grupos que han venido en distintos momentos –no a aquellos que han llegado en los últimos años conocidos como “los de afuera”. Si como afirma Crespo. aquellos conocidos como los “pioneros”. como la de “nacidos y criados”. que llegaron en busca de un cambio de estilo de vida. Es interesante la diferencia que se da entre la categoría de “primer poblador” y la de “pionero”. En los últimos años. algunos descendientes de los primeros pobladores (…) Otros provienen de familias de pioneros europeos. son “nacidos y criados” tanto aquellos pobladores que habitaban la zona en la época previa a Parques. . Entonces.226 Entre Pasados y Presentes III En este caso. La misma página oficial de Villa Traful realiza una distinción entre aquellos “nyc” que descienden de los “primeros pobladores” y los que provienen de familias de “pioneros” europeos. es interesante analizar la re-utilización que los pobladores de Traful hacen de esta categoría hegemónica para establecer su “sentido de pertenencia” (Brow 2000) y remarcar sus derechos. se ha sumado una importante porción de nuevos habitantes.5 (El subrayado es mío). nacionalidad y clase (2008: 8). de género. “La población permanente es de 503 habitantes según el último censo de población y viviendas que data del año 2001. alejado de las grandes urbes”. como aquellos pobladores que arribaron con el amparo de la APN y con la venta de terrenos promovida por esta institución. Esta categoría. en tanto legítimos pobladores de Villa Traful. Por lo tanto.

227 En Patagonia. marcando el momento en que arribaron a la localidad. mientras la categoría de “pionero” implica. el ser extranjero. Sobre todo si tenemos en cuenta que en Villa Traful. debemos tener en cuenta que en el contexto actual. Sumado a esto. si bien los Painepe y los Calfueque se presentan como “nacidos y criados” en Villa Traful. Frente a esto. como de los “pioneros”. y son “nacidos y criados”. que llegaron antes que Parques. PRIMEROS POBLADORES: LA LEGITIMACIÓN DEL DERECHO DE PERTENENCIA Entiendo que la categoría de “primeros pobladores” refiere a aquellas primeras familias que arribaron a la zona. no sólo no tuvieran los títulos definitivos de sus territorios. en comparación con los “primeros pobladores”. el ser de afuera. pocas familias pueden adjudicarse el derecho que otorga haber sido los primeros en la localidad. remarcan el hecho de pertenecer a dos de las familias “fundadoras” y hacen alusión a la llegada de sus antepasados. Para los Painepe y los Calfueque –igual que sucedió al entrevistar a otras familias de “primeros pobladores”. a pesar de que éstos son parte fundamental de la historia local. A mi entender. los que siempre estuvieron acá”. aquellos que han comenzado a llegar al pueblo en los últimos años. entiendo que la categoría de “primeros pobladores” –que analizaré a continuación. porque mientras muchos pobladores han nacido y vivido toda su vida en el pueblo. La categoría de “primer poblador” se refiere a aquellos que llegaron primero. los sectores hegemónicos han utilizado como sinónimos las categorías de “pioneros” y “primeros pobladores” para referirse a quienes llegaron a poblar los territorios a fines del siglo XIX y principios del siglo XX. las políticas hegemónicas dispuestas por la APN generaron que los integrantes de estas familias.es superadora. invisibilizando las diferencias al interior de estas poblaciones. Así. Por esta razón es interesante la distinción que implica el uso de estas categorías en Villa Traful. se diferencian tanto de los “venidos de afuera”. en cierta forma. a “los primeros que entraron en Villa Traful. la categoría social de “intrusos” .es fundamental remarcar en sus relatos el hecho de que sus familias estuvieron “antes que Parques”. autoidentificándose como “primeros pobladores” y haciendo alusión a su preexistencia a Parques. sino que muchas veces debieran migrar en busca de mejores condiciones de vida.

la concepción de muchos de los “primeros pobladores” es que su permanencia en los territorios que han habitado desde siempre nuevamente corre peligro. No obstante. “…fíjense.228 Entre Pasados y Presentes III vuelve a ser utilizada. Como afirma un integrante de la familia Painepe: “Algunos que han venido de afuera tienen terribles lotes. a pesar del paso del tiempo y de los cambios institucionales y jurisdiccionales. con la tierra y con los valores propios de “ser primer poblador”-. Lo interesante es que en la actualidad son los descendientes de los “primeros pobladores” quienes suelen ser catalogados como “intrusos”. casi no hay venta de terrenos en Villa Traful. ya que aún hoy. frente a un posible crecimiento de la localidad y a la venta de terrenos que esto implicaría. En este sentido. esta vez en relación con “la llegada de los de afuera” y las nuevas disputas por los terrenos. sin embargo es un pueblo donde la tierra tiene un valor significativo. hijos de los primeros pobladores. legalmente. no sé como consiguieron el título rápido. De esta manera. cuando aquellos calificados como “intrusos” se auto-identifican como “primeros pobladores”. y otros que no agarraron más de lo que tienen. “ser intruso” continúa estando asociado con la posibilidad de la pérdida de sus territorios. como ellos mismos afirman: “no somos dueños de nada”. a pesar de los proyectos de licitación. de los “nuevos pobladores” -aquellos que han llegado hace pocos años y cuya identidad no está relacionada con la historia local. pero ellos no. en la época de Parques y “la llegada de los de afuera” en la actualidad. Es importante remarcar que en el presente. a esos le dicen que son intrusos” (Entrevista realizada en febrero de 2007). a los recursos y a otros derechos. Realizada en febrero de 2007). Frente a “la llegada de los de afuera”. esta vez. los terrenos factibles de ser ocupados son escasos y hasta el momento esto limita la llegada de “nuevos pobladores”. lo que les han dejado los padres. la categoría de “intrusos” se resignifica en marcos hegemónicos diferentes a los anteriormente estructurados por la APN. Sin embargo. En ambos casos la tenencia de la tierra y el miedo a su pérdida articula sus relatos. es interesante ver como en los relatos de estas familias parece haber un paralelismo entre “la llegada de los privados” o de los “pioneros”. porque al estar rodeada por los territorios de Parques Nacionales. considero que en la actualidad. porque aún no son los . están posicionándose de una manera específica en relación al territorio. dicen que nosotros somos intrusos” (Entrevista a un integrante de la familia Painepe.

pueden posicionarse y tratar de superar las connotaciones negativas asociadas a la categoría de “intruso” y pueden. En esta situación. frente a un posible crecimiento de la villa y de “la llegada de los de afuera”. considero que en el presente. convirtiendo a la memoria en una herramienta de legitimación política que les permita disputar y luchar por sus derechos en marcos caracterizados por la dominación y por la distribución desigual de los recursos. Como se pregunta Tozzini. la apelación a esta categoría reafirma que estos pobladores son los “creadores” de Villa Traful. un presente en el que aún su legitimidad no ha sido reconocida y en el que “la llegada de los de afuera” vuelve a poner en peligro sus territorios y sus derechos. El uso de esta categoría intenta señalar que estas familias –y sus descendientes. Compartir su origen con el origen del pueblo es la clave para posicionarse de una manera determinada con respecto a la tenencia de la tierra y legitimar su posesión (2004: 14).229 dueños de sus tierras y no poseen los títulos que demuestren su propiedad. la lucha no es por demostrar un origen. Por lo tanto. Pero también se construye en relación al presente. Mediante la construcción de esta identidad de “primeros pobladores”. Sin títulos de propiedad y en un contexto signado por la desigualdad y las relaciones de poder asimétricas. la categoría de “primeros pobladores” se convierte en una herramienta de legitimidad y en un instrumento político. En este sentido. anclada en la legitimidad del pasado. con dinero suficiente para comprar las tierras. . sino por ligar el mismo a la fundación del espacio en que conviven. tanto los Painepe como los Calfueque asientan en el terreno del pasado su “sentido de pertenencia” (Brow 2000) a Villa Traful. a pesar de no tener los medios legales. Así. pelear por sus derechos.son quienes “conformaron” el espacio y en cierta forma “armaron” la villa. En este sentido. La identidad de los “primeros pobladores” se construye apelando al pasado. ¿en qué puede resultar beneficioso el hecho de poseer o no un origen? Sin embargo. Una legitimidad que se vuelve fundamental al momento de tener derecho sobre el espacio y de sentirse parte constitutiva del mismo (Tozzini 2004). como ella misma responde. “ser primer poblador” trasciende lo temporal para convertirse en una herramienta de legitimación a nivel local. estarían nuevamente en riesgo de ser desalojados. tanto los Painepe como los Calfueque buscan justificar su vida en este espacio a través de memorias que demuestren que han estado desde siempre y que han vivido y trabajado en estas tierras “desde antes que Parques”.

ya que empecé a repensar algunos puntos centrales de lo que comúnmente se entiende por “ser mapuche”. las respuestas suelen ser similares a la siguiente: Entrevistador: “¿Acá no hay gente que se reivindique como poblador mapuche?” Nuevo poblador: “No. por lo tanto. A MODO DE CONCLUSIÓN: EL COMIENZO DE UN ANÁLISIS COMPARATIVO Comenzar a trabajar en Villa Traful me permitió profundizar mi trabajo en Villa la Angostura. desde lo que yo he visto. el 24% de la población de Villa Traful se reconoció como indígena6. porque los relatos del pasado constituyen una de las pocas herramientas con las que cuentan para reclamar la legitimidad de su ocupación y luchar por permanecer en las tierras que siempre les han pertenecido. donde las familias pobladoras se han sentido históricamente deslegitimadas por “el Estado”. y que por lo tanto implica visibilidad (Vázquez 2000)-. ¿si? no te viene con el discurso de la gente de Angostura de ‘nosotros los mapuches’ (…) De pronto . por ahí lo más cercano es alguien que te dice ‘mi viejo era’. Este Pueblo Originario es reconocido por su fuerza y organización política. pero parece que también se “debe” reclamar al “Estado” en términos étnicos. más allá de los PPOP. Lo interesante es que mientras en el censo del año 2001. la construcción de la memoria deviene central en los procesos de construcción identitaria de estas familias. se apropian del pasado y lo re-significan en función de las disputas presentes y de sus proyectos futuros. De esta manera. De esta manera. llevar determinada vestimenta. que perdieron legalidad con el traspaso a la provincia. Se “debe” hablar la lengua. la memoria se vuelve el principal recurso político para pelear y reclamar por sus derechos. al momento de preguntar por la reivindicación étnica en la localidad. En marcos hegemónicos como los de Villa Traful. practicar las ceremonias. según entiendo.230 Entre Pasados y Presentes III Considero que esta justificación a través de la memoria debe entenderse en relación a la carencia de una legitimación en base a papeles y documentos legales. se termina asociando a una “etnicidad” más que a una “identidad étnica” – entendiendo a la primera como la expresión y afirmación de la segunda. generalmente “ser mapuche” se asocia a reivindicaciones etno-políticas concretas y fundamentalmente “visibles”. Así. pero ‘mi viejo era’.

creo que si hay problemas con los terrenos van a aparecer” (Entrevista realizada a un “nuevo poblador” en Febrero de 2007.confrontan e interpelan al “Estado” como “mapuches. Pero por otra parte. ni los Calfueque –ni otras familias de “primeros pobladores”.231 escuchas que hace más de 70 años acá no hay ninguno. entonces. ¿esto implica que “no hay mapuches en Villa Traful”? Responder a esta pregunta implicaría seguir definiendo a la identidad en términos esencialistas. no me queda claro. En este sentido. Ahora bien. A mi entender. pero no se auto-identifican como parte del Pueblo Mapuche. En el caso de Traful.como una identidad problemática porque no contradice las construcciones hegemónicas locales. no afirman estar antes que el Estado-Nación argentino. los Calfueque y otras familias que reconocen una ascendencia indígena no interpelan al Estado en estos términos. “descendientes de mapuches” o tener “antepasados mapuches”. como es el caso de los Painepe y los Calfueque. cuando afirma. Muchas familias de “primeros pobladores”. Y “lo mapuche” no parece en Villa Traful como una identidad conflictiva. Los Painepe. “recién durante el proceso de constitución de las propuestas indianistas. institucionalmente organizadas. se construye un nivel de conciencia capaz de expresarse ideológicamente en una pluralidad de organizaciones y de movilizarse en defensa de los intereses socioculturales de las poblaciones indias” (2000: 56). o se fueron todos o nunca los hubo. pero tiene una implicancia muy distinta al caso de Villa La Angostura. reafirmándose como “primeros pobladores de Villa Traful”. sino antes que la Administración de Parques Nacionales. hacen alusión a ser “mapuches”. y mediante determinados rasgos específicos. ni apelan al derecho indígena para reclamar por su derecho al territorio. en Villa Traful “lo mapuche” no está ausente. Ni los Painepe. también es importante aclarar que cuando la “identidad étnica” . acuerdo con Héctor Vázquez. ni construye un discurso legitimante en términos étnicos. como sucede en Villa La Angostura con los Paichil Antriao y los Quintriqueo. El subrayado es nuestro). no revalorizan esta identidad étnica en términos políticos. la “identidad mapuche” no aparece –aún. Cuando un poblador de Traful se auto-reconoce como “mapuche” o “descendiente de mapuche” no relaciona esta adscripción con un movimiento etno-político. seguir pensando que existen identidades estáticas posibles de ser definidas de una vez y para siempre.

en relación con la historia del pueblo. las identidades se construyen a lo largo de un proceso social de identificación. y las relaciones sociales y de poder son fundamentales para entender las construcciones de la memoria y la identidad de cada grupo. no es excluyente de otras identidades (Trentini 2009). que están en relación con las trayectorias en que estas identidades se construyen. sus conflictos políticos y territoriales y sus relaciones con los “otros” –entre ellos con “el Estado”-. en Villa Traful. sino de énfasis y prioridades. y que en el espacio local ha sido re-significada por los sujetos y utilizada. A mi entender. para interpelar al Estado y reclamar por derechos y por una legitimidad históricamente negados. Como nos permite ver el análisis comparativo de los casos de Villa La Angostura y Villa Traful. considero que comparar los casos de Villa La Angostura y Villa Traful nos permite analizar cómo las identidades no son esenciales. . En este sentido. suele reducirse el fenómeno identitario a la concreción de ciertos objetivos políticos.232 Entre Pasados y Presentes III se “hace visible” por medio de la “etnicidad”. Ambos casos dan cuenta de que los intereses económicos y políticos. pero fundamentalmente de la relación que se establezca con “el otro”. aparece fuertemente asociada al pasado de las familias y de la localidad. la “identidad mapuche” no es “visible” ni se expresa políticamente. se construyen en el marco de relaciones de hegemonía y subalternidad (Trinchero 2000). únicas. y a la identidad de “primeros pobladores”. En este sentido. considero que las “identidades” son construcciones que sólo pueden entenderse en función de los marcos y contextos históricos en los que se manifiestan o “invisibilizan”. En este sentido. no es una cuestión de identidades excluyentes. Y porqué cada familia auto-adscribe a una “identidad” particular. A esta identidad local que engloba distintas adscripciones étnicas y nacionales. sino que sólo pueden pensarse en el marco de particulares procesos históricos y de específicas relaciones de hegemonía y subalternidad. y sobre todo. como sucede en Villa La Angostura. re-construyen y re-significan. Es la situación presente de cada una de estas familias. no obstante. las identidades lejos de pensarse como esencias definidas a priori e inmodificables. Para entender esto es necesario pensar a la identidad como un proceso de construcción permanente que depende de la situación coyuntural y del contexto histórico-social. Por lo tanto. excluyentes e instrumentales. que no es única y estable. los que nos permiten entender qué construcciones y selecciones hacen del pasado.

y Bersten. un pueblo patagónico de frontera. UBA. Brow. García. (comp). A. Editorial Manuel. A. 2008. Mimeo. Villa Traful. Chubut. García. 2000. La Plata. Argentina. Historias familiares en la construcción del espacio social en Villa Traful. Políticas estatales y procesos de etnogénesis en el caso de las poblaciones mapuche de Villa La Angostura. y Bersten. L. Córdoba. Arqueología y Territorio: Miradas actuales sobre pasados lejanos entre los Mapuches de Lago Puelo. Buenos Aires. L (comp.. Trentini. C. Crespo. Ponencia presentada en el X Congreso de la Asociación Latinoamericana de Antropología Biológica. Tozzini. Pérez. Del Límite natural a la frontera social: Tierras Linajes y Memoria en Lago Puelo. Ficha de cátedra de etnolingüística. A. Notas sobre comunidad. Cuadernos de Antropología Social 25: 113-134.) El territorio en perspectiva. A y Bersten. A. 2009. Con la tradición de todas las generaciones pasadas gravitando sobre la mente de los vivos: usos del pasado e invención de la tradición. El habla en interacción: La comunidad: 21-32. Runa XXI: 99-129. hegemonía y los usos del pasado. provincia de Neuquén. Tesis de Licenciatura en Antropológicas Social. F. Ferreyra Editor.233 BIBLIOGRAFÍA Briones. S. L. S. Política pública y memoria social en Villa Traful. A. García. C. 2007. UBA. FFyL. J. 2004. OPFYL. “Parque Nacional Nahuel Huapi ¿Un instrumento de progreso o una política de exclusión? En: García. y Valverde. Relatos Patagónicos. 1994. 2008. . En: Valverde.

Buenos Aires. 2000. Hogares y Viviendas. . ratificado por la Argentina en Julio del año 2000.con los sujetos que habitan y viven en cada localidad (Roseberry 2002). Es un proceso mucho más complejo. La Reforma de la Constitución Nacional del año 1994 en el Artículo 75 inciso 17 reconoce la preexistencia étnica y cultural de los pueblos indígenas argentinos.234 Entre Pasados y Presentes III Trentini. en la medida en que los poderes del “Estado” son aplicados a regiones particulares a través de “modos de estatalidad” particulares que entran en relaciones –también particulares. Siguiendo los planteos de Abrams (1988). 4. Principalmente. INDEC 2001. 3.villatraful. Los Dominios del Demonio. Si bien las experiencias y prácticas de los sujetos con los que trabajamos se dan dentro de los marcos de “un” Estado dominante. H. garantiza –entre otros derechos. FFyL.gov. Tesis de Licenciatura en Ciencias Antropológicas. Para más información sobre las Leyes de Poblamiento ver Bandieri 2005. H. UBA. Buenos Aires. El Estado no es un aparato homogéneo. Censo Nacional de Población. 2009. el Convenio 169 de la OIT sobre Pueblos Indígenas y Tribales. Alonso (1994) y Lagos y Calla (2007). Procesos identitarios y exclusión sociocultural. Biblos. una entidad monolítica y mitificada que actúa sobre los sujetos mediante un proyecto único y de manera unilateral. F. Relaciones interétnicas y políticas estatales en el Departamento Los Lagos. Trinchero. Provincia de Neuquén. 2. EUDEBA. entiendo que es necesario analizarlo en sus formas más amplias y cotidianas de acción.el respeto a su identidad y el derecho a una educación bilingüe e intercultural. Corrigan y Sayer (2007).ar 6. 2000. 5. NOTAS 1. Vázquez. es importante aclarar que este proceso no es un simple modelo de oposición entre dominantes y subalternos. La cuestión indígena en la Argentina. Página Oficial de Villa Traful: www.

235 5. Las redes como metodología en los estudios antropológicos .

Esta hipótesis fue adoptada en las distintas disciplinas que trataban con sistemas interconectados. a finales del siglo XIX. Las preguntas generales que guían esta investigación son ¿Qué estructura tienen las redes de hinchadas enemigas y amigas? y ¿Qué nos puede decir esta estructura sobre el fenómeno que nos interesa? Sostenemos la hipótesis de que las relaciones de enemistades y amistades entre las hinchadas de fútbol argentinas * Facultad de Filosofía y Letras.236 Entre Pasados y Presentes III EL PEQUEÑO MUNDO DE LAS HINCHADAS DE FUTBOL BUNDIO. Los modelos de redes aleatorias predecían que una red de esta clase evolucionaría hacia una componente gigante donde cada elemento. Javier S. El surgimiento de las ciencias de las redes estuvo ligado a la elaboración de los modelos generativos que intentaron explicar por qué las redes tienen esta estructura tan peculiar. El caso es ideal para un enfoque como el que proponemos debido a la naturaleza vinculante de los conflictos y alianzas entre estos grupos sociales. Universidad de Buenos Aires . las características estructurales de una red empírica que tomamos como caso de estudio: la red de enemistades y amistades entre hinchadas de fútbol argentinas. cuando el psicólogo social Stanley Milgram demostró experimentalmente que dos personas escogidas al azar en cualquier parte del mundo estarían conectadas entre sí por una pequeña cadena de conocidos (Barabási 2002). las sociedades y la web) estaban enlazados aleatoriamente. estaría vinculado a cualquier otro en una serie corta de pasos. Sin embargo. y demostró (momentaneamente) tener capacidad predictiva en ciencias sociales en la década de 1960. conocido como nodo. adquirió peso la idea de que las redes aleatorias no son buenos modelos de redes del mundo real. Todo un conjunto de investigaciones han demostrado que muchas redes empíricas tienen una arquitectura compleja netamente alejada de la aleatoriedad (Albert y Barabási 2001). El objetivo del presente trabajo es describir. partiendo de los conceptos centrales en la ciencia de las redes complejas. *1 INTRODUCCIÓN Durante mucho tiempo se pensó que los elementos constitutivos de los sistemas complejos (como aquellos que componen las células.

2001). redes neurales y redes proteínicas. redes eléctricas. Esto último es de gran importancia para la investigación empírica que trata con redes sociales. entre otras (Albert y Barabási. La idea de red social tiene una larga historia en ciencias sociales. con todas las implicancias teóricas que se derivan de ello y que trataremos a continuación. redes celulares. Nadel planteaba su sociología de roles en términos relacionales. De esta manera muchas redes empíricas han demostrado ser redes complejas: world-wide web. redes de colaboración entre actores. Sin ir más lejos el propio Radcliffe-Brown concebía a las instituciones como una red de relaciones sociales. CONCEPTOS CENTRALES EN REDES COMPLEJAS Una red social implica un conjunto de actores entre los cuáles existe algún tipo vínculo (Hanneman y Riddle 2005). El estudio de las propiedades de las redes complejas fue abordado . redes de colaboración científica. Muchos académicos se han dedicado a investigar los mecanismos que condicionan la topología o estructura de este tipo de redes. Esta idea tan general permite plantear productivamente temáticas de interés en antropología en términos de elementos constitutivos y de relaciones entre ellos (Reynoso 2008). La utilidad de los métodos formales de representación de redes radica en que no solo sugieren respuestas a los interrogantes planteados por el investigador. y la Escuela de Manchester desarrolló conceptos que sirvieron de base al análisis de redes egocéntricas y sociométricas.237 forman redes complejas. internet. ya que es posible plantear los problemas de investigación en función de las propiedades universales de la topología de la red más allá del referente empírico de cada una de ellas (Reynoso 2008). sino que también posibilitan la aparición de preguntas impensadas de antemano y susceptibles de responderse mediante un enfoque reticular (Hanneman y Riddle 2005). redes de citas científicas. redes de contactos sexuales. Las redes complejas son un tipo especial de redes que pueden considerarse como sistemas complejos (Albert y Barabási 2001) donde las propiedades globales de la red son resultado de las interacciones locales de los agentes que conforman el sistema. redes ecológicas. redes de llamadas telefónicas. redes lingüísticas.

Es decir. conocidos como modelos WS (Albert y Barabási. De esta manera. si una página web quiere adquirir visibilidad lo mejor que puede hacer es linkearse a Google. El grado (degree) designa a la cantidad de vínculos que un nodo posee. Es decir. que se abocaron a demostrar que la evolución de las redes aleatorias deriva en una componente gigante. que se enfocaron en el estudio de la dinámica de la red y en el origen de las distribuciones de grado. y que a la vez manifiesta un elevado agrupamiento que lo diferencia de las redes aleatorias. Resumiendo. En segundo lugar. mientras que la amplia mayoría de nodos tienen tan sólo unos pocos. donde siempre es posible encontrar un camino entre un par de nodos escogidos al azar. el agrupamiento y una media pequeña de distancias geodésicas. variantes del modelo de Erdös-Rényi. 2001). Típicamente las redes libres de escala implican mecanismos distintos a los propuestos por el modelo WS y que son importantes para comprender la dinámica del sistema: el crecimiento de la red y el enlazamiento preferencial. Por último están los modelos de redes libres de escala. La pertenencia de unos pocos de estos individuos a más de un grupo social. son necesarios y suficientes para generar una red de mundo pequeño. de ahí que estas redes sean siempre redes pequeñas y que este modelo haya servido para explicar el fenómeno estudiado por Milgram. un mundo pequeño es una red en donde un nodo cualquiera puede acceder a cualquier otro en una serie corta de pasos. 2001). quienes interpolaron una grilla regular agrupada con la existencia de vínculos aleatorios.238 Entre Pasados y Presentes III históricamente desde tres clases de paradigmas de modelado (Albert y Barabási. podemos decir que existen tres conceptos que ocupan un lugar . En primer lugar por los modelos de redes aleatorias. Los autores plantearon que estos dos mecanismos. les permite funcionar como atajos entre los grupos. Barabási desarrolló estos mecanismos para explicar la evolución de la web señalando que la existencia de hubs o nodos muy conectados depende de la preferencia de las nuevas webs a linkearse a otras que estén bien conectadas como estrategia para aumentar su propia conectividad (Barabási 2002). sólo unos pocos nodos como Google y Yahoo tienen millones de links. el problema fue encarado a partir de los modelos de redes de mundo pequeño. ideados por Watts y Strogatz (de ahí su nombre WS). Estos modelos partían del supuesto de que existen agrupamientos en una red social dados por la pertenencia de los individuos a un grupo de afiliación. sirviendo como modelo alternativo del anteriormente mencionado.

De demostrarse que las redes de enemistades y amistades entre hinchadas son redes complejas.239 prominente en el estudio de las redes complejas y que sirven a los propósitos de su caracterización (Albert y Barabási. Para decirlo en un lenguaje de redes: la media de las distancias geodésicas entre los nodos es pequeña. 2) Agrupamiento (clustering): es una propiedad común en las redes sociales la formación de clusters. Indagaremos a continuación si las redes exhiben estas propiedades y qué insight sobre el fenómeno nos puede dar ese conocimiento. 3) Distribución de grado libre de escala (scale-free degree distribution): no todos los nodos de la red tienen el mismo número de vínculos. que representan grupos de amistades (o cualquier otro tipo de relación social) en donde cada miembro es amigo de (o está vinculado a) todos los demás. deberían exhibir las características mencionadas. . las redes de mundo pequeño son pequeñas porque existen atajos entre agrupamientos (Watts 2006). se cree por ejemplo que los grados de separación entre las personas del mundo es de sólo 6 (Watts 2006). Estas redes también poseen un elevado agrupamiento y una pequeña media de las distancias geodésicas debido a la alta conectividad de los hubs. 2001): 1) Pocos grados de separación (path length): a pesar del enorme tamaño de las redes complejas existen relativamente pocos pasos de distancia entre dos nodos tomados al azar. En estas redes unos pocos nodos están muy bien conectados mientras que la mayoría no lo están. opuesta a una distribución de Poisson característica de las redes aleatorias. En las redes de mundo pequeño este coeficiente es mucho mayor que en redes aleatorias del mismo tamaño y densidad. La probabilidad de que un nodo escogido al azar tenga una cantidad determinada de vínculos sigue una distribución de ley de potencia. Las redes aleatorias son redes pequeñas ya que la distancia típica entre dos nodos disminuye a medida que aumenta su conectividad. Esta tendencia puede medirse reticularmente con el coeficiente de agrupamiento (Newman 1999). Si las redes de enemistades y amistades entre hinchadas son redes complejas. o ser mundos pequeños o bien ser libres de escala. es posible argumentar que ellas no evolucionaron aleatoriamente.

Por la naturaleza de los datos esta red constituye una red emic (los datos fueron informados por los mismos actores) y simétrica (los vínculos son recíprocos) (Hanneman y Riddle 2005). reservándose el término positivo para el resto de las redes1. de manera que sólo se tuvieron en cuenta las relaciones manifestadas por ambas partes. el coeficiente de agrupamiento mide el grado de clusterización o agrupamiento de la red (Newman 1999). ANÁLISIS3 En la Tabla 1 se comparan los coeficientes de agrupamiento C de las redes empíricas con los coeficientes de agrupamiento Crand que corresponden a redes aleatorias del mismo tamaño. La red fue luego simetralizada por el método mínimo (Borgatti 1999). Como . que en este caso sería prohibitivo en términos de economía y tiempo de investigación. emociones y comportamientos negativos (Robins y Pattison 2006). Los datos reticulares necesarios para construir estas redes fueron tomados de la página web Barras-Bravas.240 Entre Pasados y Presentes III DATOS Y MÉTODOS Para comprobar nuestra hipótesis fue necesario construir dos tipos de redes: la red de hinchadas enemigas y la red de hinchadas amigas. La gran ventaja de utilizar estos datos es que no es necesario ningún trabajo de relevamiento. sino que simplemente necesitamos traducir los datos ya existentes a un formato susceptible de analizarse reticularmente. La primera de ellas se conoce como red “negativa” y la segunda como red “positiva”. También se comparan las medias de las distancias geodédicas l.com2. están disponibles fichas de cada hinchada donde se mencionan a sus pares enemigas y amigas. En esta página. Esto se logra creando una matriz de doble entrada (matriz de adyacencia) donde la primera fila y la primera columna contienen a los nodos. La red incluye a 186 nodos que corresponden a hinchadas de toda la Argentina y que representan a clubes de todas las divisiones deportivas. que es una obra colectiva de todos los simpatizantes de fútbol a una escala nacional y actualizada permanentemente. Como afirmamos previamente. El concepto de red negativa refiere a aquellas redes que conectan actores a partir de actitudes. y las celdas contienen dos valores: 0 para indicar ausencia de relación y 1 para indicar la presencia de relación.

1999).05 Crand 0.26 6. En el Gráfico 1 se observa la distribución de los grados nodales en la red de enemistades.79 0.08 0. tenemos razonables dudas de afirmar que son redes libres de escala. diferente a la distribución aleatoria esperada.226 282 4941 186 186 l 3. Donde N es el número de nodos. Esto estaría indicando que ese agrupamiento no depende de una vinculación azarosa de las hinchadas sino a profundos principios organizadores de la red relacionado a los mecanismos de generación del agrupamiento.03 0.28 0.12 C 0. pero el coeficiente C es muy elevado comparado con Crand. l es la media de las distancias geodésicas. C es el coeficiente de agrupamiento y Crand es el coeficiente de agrupamiento para una red aleatoria del mismo tamaño.00027 0. Tipo de red Actores de cine Red neuronal Red de Servicio Eléctrico Red de enemistades Red de amistades N 225.65 18.0001 Tabla 1.65 2. este último valor es pequeño.05 0. Si bien estamos seguros de que las redes de amistades y enemistades entre hinchadas son redes de mundo pequeño.241 vemos. Coeficiente de agrupamiento de varios tipos de redes empíricas (Newman. Se observa que la red de enemistades exhibe una distribución libre de escala.27 0.0005 0. Comparación de la distribución de los grados nodales de las redes de enemistades. Esta distribución tiende hacia una asimetría que recuerda a una ley de potencia: existen unas pocas hinchadas muy vinculadas mientras que la mayoría tiene pocos lazos. tal como se esperaría de una red aleatoria. Sin embargo los datos no son concluyentes para ninguna de las redes. . Una red aleatoria del mismo tamaño tendría una distribución similar a una curva normal.7 4. 40 35 30 25 20 15 10 5 0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 Empírico Aleatorio Gráfico 1.

Figura 1. en la forma de un subgrupo ampliamente conectado en la zona central de la gráfica. gracias a los algoritmos de visualización. Pequeños Mundos y Redes Aleatorias. En la Figura 1 se pueden ver las redes de enemistades y amistades. . La clusterización o agrupamiento se observa a simple vista. las cuales están comparadas con redes aleatorias del mismo tamaño. En estos ejemplos el agrupamiento se observa a simple vista.242 Entre Pasados y Presentes III Una forma más intuitiva de visualizar los conceptos centrales en redes complejas es simplemente observando las redes gráficamente. Las redes de amistades (superior izquierda) y enemistades (superior derecha) están más agrupadas comparadas con redes aleatorias del mismo tamaño y densidad (inferiores respectivas). La red de amistades no está tan conectada pero ambas no se parecen en nada a las redes aleatorias que se asemejan más a un “ovillo de lana” en el caso de las enemistades y a un conjunto de “islas” (componentes) en el caso de las amistades.

y que fue identificada etnográficamente para el caso de algunas hinchadas . Debemos recordar que cuando de redes sociales se trata.com solo expone una muestra del total de hinchadas. y es necesario estudiar la red en su totalidad (Hanneman y Riddle 2005). concordamos con Duncan Watts en que la estructura una red compleja: “sólo se puede comprender de forma adecuada en términos de la naturaleza de los procesos que condujeron a ella. ningún muestreo puede arrojar resultados significativos de la estructura de la red. La simetralización por el método mínimo también puede influir en las distribuciones de grados nodales al eliminar relaciones asimétricas y disminuir significativamente la conectividad de algunos nodos. deberían existir factores endógenos o exógenos que condicionan esta elección. Las conclusiones de nuestro análisis permiten inscribir a las redes de enemistades y amistades en el conjunto de redes de mundos pequeños descubiertas hasta el momento. aunque existen dudas de que puedan considerarse redes libre de escala.243 DISCUSIÓN El análisis demuestra que las redes de amistades y enemistades entre hinchadas de fútbol son redes de mundo pequeño. por lo que la distribución nodal puede estar sesgada. y por lo tanto nos habilita a afirmar que son redes complejas. Por otro lado la web Barras-Bravas. 2006) Para el fenómeno que nos ocupa. Con respecto a esto último. La distribución de los grados nodales quizás esté influida por el pequeño tamaño de las redes y la poca densidad. Este hallazgo es significativo para el caso de las redes de enemistades ya que existen pocos trabajos sobre redes negativas (Robins y Pattison 2006) y de acuerdo a la bibliografía a la cuál tuvimos acceso. la pregunta que surge es ¿Qué mecanismo puede explicar el hecho de que las relaciones entre hinchadas de fútbol hayan constituido un mundo pequeño? Si las hinchadas no escogen a sus enemigos y amigos de manera azarosa. dando lugar a los que algunos investigadores llaman lógica del beduino.” (Watts. ya que uno estaría tentado a pensar que dos hinchadas que tienen un enemigo en común deberían aliarse para enfrentarlo. El caso de las enemistades desafía el sentido común. la red de enemistades entre hinchadas es la primera red negativa que tiene características de mundo pequeño4.

los ascensos y descensos pueden funcionar a modo de atajos que vinculan hinchadas afiliadas a distintas categorías. vinculándolos en una relación recíproca de hostilidad intergrupal (Sherif y Sherif 1961). si bien la presencia de amistades tiende a decrecer a medida que eliminamos de la red a las hinchadas que compartieron pocos años (Bundio 2009). La descripción de la estructura de las redes empíricas permite plantear la cuestión de su génesis y desarrollo. sin cuya contribución esta investigación no habría sido posible. sino que dos hinchadas que comparten un enemigo tienen muchas probabilidades de ser enemigos entre sí.244 Entre Pasados y Presentes III argentinas (Garriga Zucal 2002). Si esta organización tiende a agrupar a un conjunto de hinchadas en un mismo contexto competitivo. AGRADECIMIENTOS Agradecemos a los integrantes del grupo de investigación Antropocaos. Esperamos pese a ello haber contribuido al conocimiento de las pautas globales de interacción entre las hinchadas de fútbol y que este conocimiento permita plantear discusiones posteriores que permitan relacionar las elecciones grupales y las conductas globales emergentes. el compartir una misma división es requisito necesario para establecer una alianza entre hinchadas. aunque se vuelve necesario el uso de formalismos de simulación y modelado que exceden a los objetivos del presente trabajo. Dentro del sistema de categorías deportivas. Estudios preliminares (Bundio 2009) indican que las hinchadas se relacionan más frecuentemente con aquellas con las cuáles compartieron alguna división deportiva. Por otra parte. De esta manera la estructura de la red de enemistades puede estar condicionada por la manera en que se organizó el sistema de categorías deportivas a los largo del tiempo. de manera similar al modelo WS. . Desde la psicología social se ha observado que la competencia transforma a grupos sociales rivales en enemigos. tal como lo demuestra el elevado coeficiente de agrupamiento. Sin embargo no sucede esto a nivel global. es de esperar que se establezcan relaciones negativas entre ellas.

Cambridge. http://www. Nuevas lecciones epistemológicas.com/ (13 de enero de 2010) Bundio.A. Ponencia presentada en la VIII Reunión de Antropología del MERCOSUR. UCINET 5 for Windows. E.M. . Reynoso. 2002. Statistical Mechanics of complex networks.analytictech. Small Worlds. Barabási 2001.J. 1999.L. Perseus Publishing.E. masculinidad y vínculos de amistad en un grupo de simpatizantes de fútbol. 2005. Riddle. 2009.com/efd55/hinchada. C.efdeportes. The structure of social networks. http://faculty. 2008. y M.L.R.edu/~hanneman/ nettext/ (13 de enero de 2010) Newman. Hacia la complejidad por la vía de las redes. 2002. Barabási. Violencia. http:// www. Desacatos 28:17-40. R. Working Papers from Santa Fe Institute nº 99-12-080. Linked. J. A.. The new science of networks.S.ucr. 1999. M.1999. User’s guide. “Amistades entre hinchadas”. Software for social analysis.S.N.S. Apuntes metodológicos para el análisis de las relaciones entre hinchadas de fútbol mediante A. y A. Buenos Aires. R. U. Reviews of Modern Physics 74:47-97. Borgatti.245 BIBLIOGRAFÍA Albert. Introduction to social network methods. htm (13 de enero de 2010) Hanneman. Garriga Zucal. J.

The Robber’s Cave Experiment. Los datos pueden consultarse en http://www. Oklahoma. NOTAS 1. disponible en http:// www. Multiple networks in organizations.barras-bravas. .unimelb. 3. Los términos negativa y positiva no hacen referencia a la magnitud del vínculo. La ciencia de las redes en la era del acceso. Creemos que el conflicto es tan importante como la cooperación a la hora de estructurar un espacio social.com. D.edu. Sherif 1961. Barcelona. University Book Exchange. y Pattison. simplemente sirven como referencia indicadora de que las relaciones sociales están en polos distintos en una escala de valores 2.au/publications/ (17 de junio de 2009) Sherif. Todas las medidas fueron tomadas con la versión de prueba de Ucinet. G. 2006. P. y K. Intergroup Conflict and Cooperatios. Watts. Seis grados de separación. Quizás debido a que los investigadores tienden a privilegiar los lazos positivos en sus estudios como si fueran los únicos capaces de dar cuenta de la cohesividad de un grupo social.246 Entre Pasados y Presentes III Robbins. M. 2006.ar. http://sna.com/ 4. Paidós Ibérica.analytictech.

siendo en este caso los puentes líneas y la tierra puntos. Será. donde también se realizarán las primeras representaciones gráficas de las matrices de datos. Euler pensó que este problema podía representarse como un grafo. gracias a que desde el análisis de redes sociales (ARS). la noción de red social utilizada en el presente trabajo tiene un carácter formal. una red es una colección de objetos relacionados de cierto modo entre sí. A diferencia de las investigaciones que aplican el concepto de red en un sentido metafórico. a partir de este periodo en el cual se desarrollan medidas para analizar las conexiones entre los actores. donde se comienza a hablar más específicamente de análisis de redes sociales. * Estudiante avanzada de la carrera Ciencias Antropológicas.247 CITAS BIBLIOGRÁFICAS EN PROYECTOS DE INVESTIGACIÓN: UN ANÁLISIS DE REDES SOCIALES APLICADO A LA PRODUCCIÓN ACADÉMICA LODI. cuando Leonhard Euler se pregunta si es posible realizar un paseo por los siete puentes del lugar sin pasar por el mismo puente más de una vez. la teoría del siglo XX las encuentra como entidades dinámicas recibiendo un impulso del campo de las ciencias sociales. se recuperan elementos tomados de la teoría de grafos y del álgebra de matrices. Esta definición permitió que. El surgimiento de la teoría de redes se remonta a 1736. UBA. a lo largo del desarrollo de las ciencias sociales. entonces. Si bien las redes permanecieron largo tiempo entendidas como objetos estructurales puros. UBACyT numero F115 Grupo Antropocaos . María Eugenia *1 CEFALI. en la ciudad prusiana de Königsberg. Marina *2 INTRODUCCIÓN ¿Qué son las redes sociales? En términos generales. el término se utilice de diferentes maneras.

y las medidas utilizadas también representarán  cuestiones a interpretar por él. Cuando la Ciencia se estudia a sí misma El análisis del trabajo científico propiamente dicho. integración social. y los lazos pueden representar cualquier tipo de vínculo. (Wasserman y Faust 1994) Otro aspecto a mencionar tiene que ver con que tanto los nodos como los lazos pueden representar objetos muy variados. el mismo trabaja en conjunto con el NETDRAW que es el que permite la visualización grafica de las redes generadas. éstos pueden o no trabajar con citas bibliográficas . existen trabajos que. epidemiología.com/ucinet/) Una particularidad interesante de este tipo de metodología tiene que ver con que el foco no estará puesto en los atributos de los actores sino más bien en las relaciones entre los mismos. unidades domesticas. Los softwares  que utilizamos para el presente trabajo son el UCINET y el NETDRAW. Al punto que los nodos son entendidos como en una relación de interdependencia. en lugar de pensarlos como unidades autónomas independientes. se enfocan en los investigadores. coautorías. (En: www. difusión de medicamentos. los nodos pueden ser individuos. es por esto que es importante mencionar los antecedentes relacionados a la temática que se presentara en este trabajo. desde una perspectiva reticular. agilizándonos la interpretación de los datos. En primer lugar. Martin Everett y Lin Freeman y que se utiliza para generar las bases de datos matriciales y mapeo reticular. ya que la capacidad de cálculo y representación gráfica de las mismas.248 Entre Pasados y Presentes III De este modo. empresas. por ejemplo análisis de empresas. El UCINET es un programa de análisis de redes sociales desarrollado por Steve Borgatti.analytictech. etc. es importante destacar que el ARS además de permitirnos tomar determinadas mediciones sobre la conexión entre los nodos. Esta situación fue potenciada por la aparición de las computadoras. Así. facilitó el trabajo para aquellos casos en los cuales el universo de estudio era demasiado grande. es posible encontrar una amplia gama de trabajos realizados con este tipo de metodología en diversos campos. relaciones de dependencia entre naciones. etcétera. proporciona una visualización clara de la naturaleza de estos vínculos. En este caso. la semántica será dada por el investigador. puede producirse por diferentes vías y desde diferentes enfoques. En la actualidad existen numerosos programas capaces de sistematizar la información y someterla a análisis utilizando índices matemáticos y estadísticos. procesos políticos.

pero se interesaran. En segundo lugar encontramos una disciplina. no utilizan las citas bibliográficas como insumo. A. S. entre otras cosas. J. También es posible analizar las temáticas que son estudiadas por una disciplina en un determinado lapso de tiempo. de los autores. utilizará como insumo las bases de datos bibliográficas. “La Vida en el Laboratorio” (1995) presentan los resultados de las investigaciones llevadas a cabo en un laboratorio californiano a través de herramientas etnográficas. existe otra corriente que. L. la estructura y la evolución de una ciencia. es posible mediante este tipo de disciplinas analizar el impacto de determinados autores a partir de la posibilidad de establecer citas cruzadas entre investigadores.249 como insumo. F.  Desde una perspectiva antropológica contamos como antecedentes con los trabajos realizados por Latour y Woolgar desde la década del 70. que se encarga fundamentalmente de analizar el desarrollo de las ciencias a través de métodos estadísticos y matemáticos. Muñoz. Esta perspectiva es la que sigue el trabajo de Gaette Fiscella. y Schmidt. MoyaAnegón. Esta disciplina. J. quien también aplica una metodología de tipo reticular. intentando exponer cómo se construye socialmente la categoría 3. M. Olmeda-Gómez. (2003). la bibliometría puede tanto encargarse de los aspectos descriptivos como así evaluativos. Estaban interesados principalmente en tres cuestiones: la primera preocupación de los autores consistía en poner en discusión la naturaleza de la relación entre lo científico y lo social. Perianes-Rodríguez. etc. así como de los lugares e instituciones editoras.L. J. el interés consiste en establecer vínculos entre investigadores. C.3 Por otra parte. si bien se centra en los investigadores. Ver: Molina. y se pretenderá establecer la actividad. Molina.. como por ejemplo Molina. entonces. Perianes-Rodríguez. A su vez. Mediante la cuantificación de estos datos y la utilización de estadísticos específicos. de esta forma la bibliometría aplicada a la sociología de la ciencia como a políticas científicas nos brinda un estado de cuestión sobre la productividad de las publicaciones. por lo que estará limitada a los productos del pensamiento científico materializados en una producción escrita. (2008) . En este caso el foco estará puesto en las citas bibliográficas. como también las relaciones informales entre ellos. Aquí. entendiendo la importancia de las posibles relaciones formales que pueden darse en un departamento académico. por analizar la existencia o no de colaboración entre científicos. L. (2000).. y de Moya-Anegón. y Domenech. la bibliometría. Olmeda-Gómez. En su libro. En esta línea de investigación encontramos autores que buscan establecer la existencia de dicha colaboración mediante el análisis de las coautorías.

ya que la existencia de estas sustancias es relativa al contexto de producción y de circulación de la información. aquellos trabajos que analizan coautorías desde un enfoque relacional y los aportes de la antropología de la ciencia siendo  fundamental el concepto de colegios invisibles para pensar aquellas influencias y contactos entre investigadores. para designar pequeños grupos de científicos muy productivos que establecían medios informales (correspondencia. Si tenemos en cuenta. en este caso la aislación de estas sustancias.realizadas por algunos investigadores que pertenecían a distintos laboratorios y equipos de investigación. El Colegio Invisible al que pertenecía Boyle . la facticidad del mismo está vinculada a una o mas redes concretas. La segunda cuestión en la que se concentraron es en la vida cotidiana de los investigadores con el objetivo de rescatar haces de prácticas y comprender reflexivamente las actividades de los científicos. conferencias) de contacto y de apoyo mutuo con el propósito de ganar prestigio y prioridad dentro del campo. el LRF y la somatostatina. Si bien no realizan ARS propiamente dicho. intentaron focalizar aun más sobre este producto de la ciencia y trabajar sobre la construcción del hecho científico. Esto nos lleva a pensar una relación entre la bibliometría. Finalmente.250 Entre Pasados y Presentes III de ciencia y el producto de ella. como los autores. los autores analizan esta construcción tomando como referente empírico la caracterización de tres sustancias -el TRL. a partir de estas dos cuestiones anteriores. intentando valorar las extensiones de estas redes de conocimiento a partir de  mediciones acerca de la difusión y familiarización con el término. Un laboratorio es definido como un sistema de inscripción gráfica cuyo objetivo es convencer a otros de que algo. En el capitulo tres. trabajan desde un enfoque relacional. describiendo la historia de la sustancia presentan las distintas formas en que los laboratorios analizaron la misma y las redes de colaboración positiva o negativa que entablaron. Aquí se interesan por estudiar la génesis del TRL a partir del relevamiento en trabajos y publicaciones de la utilización de este término. un importante químico. De este modo. fue introducido en el siglo XVII en Inglaterra por Robert Boyle. que una red es un conjunto de posiciones dentro de la cual tiene significado un objeto como el TRL. es un hecho situado más allá de su historicidad. encuentros. Para Latour y Woolgar no sería adecuado pensar en términos de “descubrimiento”. Los colegios invisibles El concepto de colegios invisibles.

Diane Crane. al margen de las publicaciones científicas regulares. institución dedicada a la “Nueva Filosofía” o Filosofía Experimental impulsada por Francis Bacon y que contó con miembros destacados como Leibniz. relacionados con los alquímicos. Price va a utilizar sólo la expresión «colegios invisibles». Newton y Hooke. propuestas de investigación y versiones previas de los trabajos. (Gracia Guillén 2005) Este concepto es resignificado trescientos años después por Derek J. Esto hacía que los científicos se comunicaran por medio de los llamados “pre-prints”. Este término da título a un capítulo de su famoso libro Little Science. Pronto. de la comunicación a través de revistas científicas. formando así redes informales de investigación. Según Crane los científicos que en todo el mundo investigan en un tema concreto suelen conocerse entre sí. autora de Invisible Colleges (1972) y alumna de Solla Price. de Solla Price. sino por procedimientos distintos y más rápidos. en un contexto donde estaba casi prohibido hablar de ciencia experimental e ir en contra de las ideas dominantes de la Iglesia. Los investigadores que trabajan en un área determinada a menudo intercambian. antes de que se den a conocer por otros canales más formales como pueden ser las revistas especializadas. En este libro sigue manteniendo la tesis de que los colegios invisibles se comunican por medios distintos de las revistas científicas. esta asociación abandona su carácter esotérico y se transforma en la Royal Society.251 era una especie de sociedad esotérica que se dedicaba a la filosofía de la ciencia y el estudio de los fenómenos naturales. incluso. Este grupo se reunía a discutir cuestiones relacionadas a los hechos y demostraciones empíricas. En 1660. este tipo de eventos contribuye al intercambio de puntos de vista y al establecimiento . y están al corriente de sus trabajos respectivos. Los congresos y reuniones académicas desempeñan también un papel importante en los procesos de comunicación. No se trataba. en un capítulo de su libro Science Since Babylon (1961). publicado el año 1963. en la medida en que ayudan a la difusión de versiones preliminares de trabajos de investigación y favorecen su análisis y crítica de los mismos por otros investigadores. estudió los patrones de comunicación y trabajo en el mundo de la ciencia y descubrió que. normalmente. en el que utilizó la expresión New Invisible Colleges. pues. para caracterizar las relaciones informales que se establecían entre científicos. Big Science. físico e historiador de la ciencia y fundador de la cienciometría. el número de científicos que trabajan en una línea determinada de investigación es realmente pequeño. Además.

En cualquier momento del desarrollo del proyecto se pueden incorporar nuevos integrantes para lo cual sólo es necesaria la firma del director. investigador tesista. becario de investigación UBA y no UBA. investigador de apoyo. difíciles de percibir mediante un análisis convencional. elevar el nivel técnico.uba. Los proyectos están organizados en torno a un director y un codirector. existen una serie de requisitos generales que serán tenidos en cuenta al momento de la evaluación. también pueden participar las siguientes categorías de investigadores: investigador formado.ar/secyt) Para que sea posible el otorgamiento de un subsidio. técnico de apoyo. Entre ellos. En nuestro trabajo esta idea es utilizada para enmarcar conceptualmente la búsqueda de un patrón en la producción académica. la contribución al conocimiento acerca del tema que trate el proyecto y que los investigadores cuenten con los medios necesarios para el desarrollo del mismo. estudiante.252 Entre Pasados y Presentes III de contactos y redes de colaboración entre los científicos que pertenecen al mismo Colegio Invisible. El objetivo de los mismos es la: “ejecución de proyectos de investigación científica y tecnológica que tiendan a incrementar el conocimiento. (En: www. la formación de recursos humanos en lo que refiere a la investigación. ¿Qué hay en común entre los proyectos de investigación trabajados? ¿El análisis de redes sobre las citas nos permitirá relevar contactos de comunicación informal o de transmisión tácita de conocimiento? Creemos que a través del ARS es posible observar uniones desde las fuentes citadas  en el apartado bibliográfico de los formularios de presentación de los proyectos UBACyT y así detectar propiedades emergentes de la interacción total de la red. científico y cultural de nuestra sociedad y promover la formación de recursos humanos de alto nivel y desarrollo científico tecnológico del país”. investigador en formación. Existen tres categorías diferentes de proyectos UBACyT en función de las . LOS PROYECTOS UBACYT Los UBACyT son proyectos de investigación que están financiados y acreditados por la Universidad de Buenos Aires.

Tradicionalmente. Los proyectos financiados cuentan con un presupuesto anual. que están dirigidos por investigadores con experiencia en dirección de proyectos y con meritos científicos relevantes. Los proyectos de jóvenes investigadores: Estos son proyectos bienales. Los proyectos de grupos en formación: Estos son proyectos bienales. o hayan dirigido o codirigido proyectos por un lapso menor a cuatro años. para luego ser evaluados y seleccionados por la comisión técnica asesora. por el contrario. Los proyectos pertenecen a las tres categorías explicadas anteriormente. EL ARMADO DE LA RED El tratamiento de los datos para una investigación centrada en las redes sociales presenta diferencias respecto a las matrices utilizadas frecuentemente por aquellos investigadores que se centran en el análisis estadístico. trabajan un área temática específica desde una disciplina con su rama correspondiente y una comisión técnica asesora. la matriz que se utiliza para la aplicación de procedimientos estadísticos es una de tipo rectangular con mediciones.253 características de su director. con tesis de Maestría o Doctorado aprobada. estos son: • Los proyectos de grupos consolidados: Estos son proyectos trienales. que están dirigidos por investigadores que se inician en la dirección de proyectos de investigación. en la cual cada celda de la misma describe una . Grupos en formación y Jóvenes investigadores. del área temática Ciencias Antropológicas. Grupos consolidados. que están dirigidos por investigadores de hasta treinta y seis años de edad a la fecha de la presentación. de la Facultad de Filosofía y Letras. Es posible que algunos de los proyectos sean acreditados pero no financiados. El llamado por parte de la Universidad de Buenos Aires a presentarlos se realiza cada dos años. y se tomaron tanto los proyectos con financiación como aquellos con estipendio. correspondiente a la comisión técnica asesora de Humanidades. rama Sociocultural. los que no son financiados cuentan con un estipendio mínimo de sostenimiento. • • Los proyectos se radican en una unidad académica. Para el presente trabajo fueron tomados los proyectos UBACyT del periodo 2008-2010.

antropología urbana. Como se observa se trata de una matriz simétrica. donde los proyectos están representados con letras y números en la primera fila y en la primera columna. los datos de la red constituirán una matriz cuadrada en la cual la primera fila y columna representa el mismo conjunto de sujetos o casos. Es importante destacar que lo relevante en este tipo de matrices son las relaciones entre los actores y no sus atributos. Cada celda describe la relación existente entre dichos sujetos o casos. Para nuestra investigación. A continuación se presenta la matriz elaborada para nuestra red de proyectos: Figura 1. etcétera. pudiendo entender estos lazos como binarios (presencia-ausencia de relación) o como lazos valuados (estableciendo gradientes en el vínculo). y los números en cada celda de intersección significa la cantidad de autores que ambos . trabajos con poblaciones indígenas. Matriz generada con el software Ucinet. se trabajó con 33 proyectos de los 36 presentados para la rama sociocultural de Ciencias Antropológicas entre los cuales encontramos temáticas ampliamente diversas como antropología jurídica. siendo en este caso una matriz de tipo simétrica. En nuestro caso. rural.254 Entre Pasados y Presentes III puntuación que presentará el actor en relación a algún atributo establecido por el investigador. estudios de género.

los nodos representan los proyectos de investigación y los lazos la existencia de autores citados en común. Red de proyectos generada por el software Netdraw. Las medidas de centralidad utilizadas son el Grado (Degree) que nos indica la cantidad de vínculos directos que tiene cada nodo. En esta red. A partir de esta matriz se armo la siguiente red: Figura 2. Los proyectos que están en la parte inferior tienen claramente poca vinculación y notamos ciertas regiones de la red con mayor conectividad. notamos que la red presenta un sólo componente. . podemos anticipar que la densidad de la red es alta.255 proyectos tienen en común. estando la mayoría de los nodos relacionados entre sí. sin utilizar las medidas. no hay nodos aislados y dada la cantidad de lazos y su grosor. Observando el grafo. El grosor de los lazos indica la cantidad de autores que los proyectos comparten. ANALISIS DE LA RED Para realizar el análisis correspondiente se utilizaron algunas medidas de centralidad y la medida de densidad.

Tabla con las medidas utilizadas para los nodos. tendremos un caso (BEL23) que si bien no presenta relación estrecha con ningún proyecto en particular y no está entre los valores más altos de grado. Estas medidas describen la ubicación de los nodos en términos de cuán cerca están del centro de la acción de la red. resultan importantes como medidas generales de la estructura de la red y sirven para complementar los resultados de la medida de grado. como por ejemplo de poder o de bienes. ya que se disminuye una limitación propia de la misma. en este caso aun no se analiza si existe tal transmisión.256 Entre Pasados y Presentes III la Intermediación (Betweenness) que calcula la cantidad de nodos que necesitan pasar por ego para conectarse entre sí y la Cercanía (Closeness) que se concentra en la distancia geodésica de cada actor con todos los demás. Estas son las medidas de centralidad calculadas para nuestra red de proyectos: Tabla 1. En este sentido. . De todos modos. tiene una alta conectividad con la totalidad de la red. Esta limitación tiene que ver con que esta solo mide la cantidad de lazos de un nodo sin distinguir si estos vínculos tienen lugar únicamente entre el nodo en cuestión y un solo nodo o si se relaciona con muchos otros. (Hanneman 2000) Si bien las medidas de Cercanía y de Intermediación son útiles cuando se analiza el flujo especifico de algo.

. Esta medida nos ofrece una primera aproximación para determinar cuáles son los nodos centrales.257 Analizando la medida de grado. los nodos que dieron valores más altos son: Tabla 3. Por esto es importante tener en cuenta otras medidas de centralidad posibles. puede deberse a que tienen una gran cantidad de vínculos con PIT4. CRT24 tiene 122 vínculos directos con otros nodos. El nodo TSA13 también muestra un valor muy elevado en cuanto a la medida de grado. que también muestra un grado alto. En este caso. De la misma forma es importante notar la diferencia entre el valor más bajo (RYN21) y aquel que le sigue (MSO5) ya que el salto es extremadamente marcado. En relación a la medida de cercanía. En este caso. encontramos que los nodos que dieron valores más altos son: Tabla 2. los nodos con menor centralidad de grado pueden ser un indicador de cuales serían las temáticas o perspectivas teóricas menos trabajadas en la disciplina. Valores más altos de cercanía. como se observa en el grafo. Por otro lado. lo que nos indica que es el proyecto que mayor cantidad de autores comparte con el resto. alores más altos de grado.

esto es. también es interesante notar que el nodo BEL23 presenta el valor más alto de intermediación mostrando ser el de mayor importancia en cuanto al acceso a toda la red.presencia y ausencia. utilizaremos la idea de clique. transformar la matriz en una nueva donde en la casilla de intersección de cada proyecto aparezca cero (0) si no hay autores citados en común y uno (1) para uno o más autores citados en común. aparece en tercer lugar un nodo (BEL23) que tiene un valor de grado alto pero no se encuentra dentro de los más elevados. Así. En este caso.6648.258 Entre Pasados y Presentes III Al igual que con la medida de grado. para esto. Si bien las medidas se corresponden a grandes rasgos con las que dieron de grado y de cercanía. para esta matriz la Densidad es: 0. Los valores con mayor grado de intermediación son: Tabla 4:. La densidad de la red es alta. La herramienta de dicotomización permite establecer en términos binarios . . Sería interesante entonces. La medida de red completa utilizada es la densidad. ya que un 66% de los lazos posibles están conectados. los nodos TSA13 y CRT24. Valores más altos de intermediación. Es importante tener en cuenta las tres medidas ya que como vimos la medida de grado no es suficiente para dar cuenta de la importancia de un nodo.las múltiples relaciones entre los nodos. para esto debimos dicotomizar. ver si hay regiones de la red que presenten mayor conectividad. Esto se debe a que tiene muchas conexiones sin tener lazos muy intensos con ningún nodo en particular. son centrales.

. nos resultaría prácticamente inmanejable realizar un análisis. Se intentó utilizar distintos valores de dicotomización. para poder luego analizar el motivo de la formación de dichos subgrupos.259 Subconjuntos Un aspecto interesante para analizar la estructura de una red consiste en la posibilidad de determinar la existencia de subgrupos con mayor conectividad entre si..  utilizaremos la idea de clique. Para esto. ya que si tenemos en cuenta un mayor número de cliques. Decimos “significativa” en cuanto responde a un objetivo operativo.” (Hanneman 2000) De este modo. dicotomizamos la matriz con un criterio más restrictivo que el utilizado para calcular la densidad. no existía ningún clique.un subconjunto de actores que están más fuertemente conectados mutuamente que lo que lo están con otros actores que no forman parte del grupo. A modo de ejemplo a continuación mostramos los cliques para la dicotomización en nueve (9) y en seis (6). por lo que decidimos intentar con los valores menores al mismo. esto es: proyectos que compartan doce autores entre sí. en nuestra red seria posible determinar aquellos proyectos que presenten mayor conectividad entre sí. definiendo al mismo como: “. Los resultados fueron: • Con el valor 6: 12 cliques 1: PIT4 GZG8 TSA13 2: WRT1 PIT4 TSA13 3: PIT4 TSA13 SRM18 4: BBI6 BVN7 GZG8 TSA13 5: BRN12 TSA13 CRT24 6: LCR3 BEL23 MRT26 7: VVD11 RDV17 RTM22 8: VVD11 RDV17 BLZ29 9: BTN20 CRT24 MRT26 10: RTM22 CRT24 MRT26 11: BEL23 CRT24 MRT26 . y encontramos que con una dicotomización en doce (12). ya que al estar la mayoría de los nodos interconectados con al menos un (1) lazo. no nos representa una relación significativa para analizar. Para poder utilizar la medida de clique.

Red con los dos cliques dicotomizada en 9. podemos de todas formas. Esto puede deberse a diferentes perspectivas del tratamiento de un área disciplinar específica o a que los nodos altamente relacionados pueden tener algún vínculo de otro tipo. El segundo clique. antropología jurídica y política. elegimos el criterio de dicotomización en nueve y pudimos notar que los dos subgrupos trabajan temáticas similares al interior de cada uno. En relación a esto hay un punto que resulta interesante y es que existe otro proyecto que trabaja este tipo de temáticas. Figura 3. Teniendo en cuenta las medidas de centralidad.260 Entre Pasados y Presentes III 12: BRN12 CRT24 DJN25 • Con el valor 9: 2 cliques 1: PIT4 TSA13 SRM18 2: BBI6 BVN7 GZG8 Si bien. debido a que los tres proyectos trabajan cuestiones relacionadas a integración regional. En uno de ellos (PIT4 TSA13 SRM18) la especialización es violencia policial. y que no tiene un grado de centralidad elevado además de no presentar muchos autores en común con este clique. responder algunas cuestiones. . los cliques y analizando los proyectos. como por ejemplo pertenecer a un mismo equipo de investigación o cátedra. podría estar formado. en una misma zona geográfica. compuesto por los nodos BBI6 BVN7 GZG8. esto es un diseño exploratorio de acercamiento al universo de estudio.

261 Por último pudimos notar que existen ciertas temáticas o perspectivas teóricas que no tienen una posición central en la disciplina. . 1972. Entre otras cosas. CONCLUSIONES Y CONSIDERACIONES FINALES En nuestra disciplina. Encontramos que las uniones o diferencias se dan por los referentes empíricos específicos y no tanto por su marco teórico conceptual como creímos en un primer momento. El ARS es. D. The University of Chicago Press. la construcción del hecho empírico resulta un tema central y de vital importancia. Estas son aquellas que corresponden a los nodos con menor centralidad.  AGRADECIMIENTOS Agradecemos al Grupo Antropocaos y especialmente a Javier Bundio BIBLIOGRAFÍA Crane. sin duda. nos permitió realizar un acercamiento al universo de estudio. Actualmente estamos trabajando en la construcción de una red de autores que nos permita establecer la naturaleza de tales interacciones a través de una jerarquización y sistematización de los mismos. un tipo de metodología que ofrece amplias posibilidades para este tratamiento. Por otra parte. los cliques nos permitieron focalizar y trabajar con los proyectos centrales. ya que los métodos y perspectivas epistemológicas se encuentran en un marco de debate constante. donde el tema trabajado se relaciona con la antropología lingüística (MSO5) y con las teorías del caos y complejidad (RYN21). Diffusion of knowledge in scientific communities. y gracias a la utilización de las medidas estructurales más habituales observamos que algunos proyectos cuentan con mayor presencia respecto a otros. Invisible colleges. al menos en la Universidad de Buenos Aires. Chicago y Londres.

2008.   Hanneman. Introducción al análisis de redes. México   Perianes-Rodríguez. 664-669.es Molina. 2005. M. 1961. Editorial Complutense. F.  . Wasserman. C. D. L. Cambridge University Press. 1. D. #3.edu/~rhannema/networks/text/textindex. Muñoz. 6.ucr.  Cambridge. y Woolgar. Introducción a los métodos del análisis de redes sociales Depto.. Yale University Press. J. S. Vol.html Latour. Connecticut. Redes de publicaciones científicas: un análisis de la estructura de coautorías.L. Methods and Aplications. http:// revista-redes. Madrid. 2003. y Domenech. Science since Babylon. S. n. Nueva York De Solla Price. y Faust. 1994. 17. Alianza Editorial. En: Revista hispana para el análisis de redes sociales. Cancún.rediris. Haven. Social Network Analysis. La vida en el laboratorio. R. 2000. N. Vol. En II Jornada Campus Virtual UCM: Cómo integrar investigación y docencia en el CV-UCM. J. pp.262 Entre Pasados y Presentes III De Solla Price. S. 1995. D. J. De los colegios Invisibles al Campus Virtual. y de Moya-Anegón. Olmeda-Gómez. Molina. Gracia Guillén. 1963. Versión electrónica disponible en http:// wizard. En: El profesional de la información. big science. A. y Schmidt. Little science. L. B. enero 2002. Madrid.. De Sociología de la Universidad de California Riverside. Columbia University Press. 2000. Ponencia presentada en la XXIII Conferencia Internacional de Análisis de Redes Sociales. K. El análisis de redes sociales en Hispanoamérica: Presente y futuro.

263 6. Historia y revisión de los clásicos en los estudios antropológicos .

Ana Carolina *1 INTRODUCCIÓN LA ANTROPOLOGÍA. viajes a tierras ignotas que “espejan” la propia sociedad. La misma permite indagar aspectos académicos. LA HISTORIA Y EL OTRO Considero la reflexión histórica sobre la producción antropológica en Argentina como fundamental para el conocimiento de nuestra práctica actual. dirigido por la Lic. institucionales.264 Entre Pasados y Presentes III EL VIAJE DE AMBROSETTI LA HISTORIA ANTROPOLÓGICA Y SU RELACIÓN CON “EL OTRO” ARIAS. Pasante del proyecto “Redes sociales en comunidades locales”. epistemológicos. creación de mapas y límites reales e imaginarios… constitución de identidades. políticos. las comunidades académicas y las instituciones vinculadas a ellas. permitiendo comprender la relación entre el crecimiento de la disciplina y los contextos históricos y políticos en los que fue desarrollándose. Facultad de Ciencias Naturales y Museo. denominación de “pueblos” y delimitación de estadios humanos en el progreso de la Nación. que hicieron a la constitución del campo. su relación con la constitución del campo disciplinar. A lo * Estudiante avanzada de Licenciatura en Antropología. exhumaciones. de sociabilidad. colecciones de objetos y culturas “en extinción”. Este otro sujeto no siempre es interpelado y abordado de la misma manera y es allí donde la indagación reflexiva e histórica adquiere relevancia. Estos tópicos no se refieren exclusivamente al discurso antropológico: los dilemas de las diversidades culturales y su relación con la constitución de la identidad nacional (entre otros) atraviesan la historia del pensamiento latinoamericano. Laura Teves . la actividad antropológica se relaciona con un otro. Desde los inicios. clasificaciones. permite comprender cómo aquellos “antropólogos”1 crearon modelos discursivos que aprehenden al otro en un determinado espacio-tiempo. Descripciones físicas. Universidad Nacional de La Plata. entre otros. Indagar sobre los objetos de esas antropologías. permitiendo yuxtaponer y contrastar distintos modos de relación e interpretación.

Además. siempre acompañando las campañas militares. presenta como primera prioridad el afianzamiento de la república “posible” alberdiana.y la antropología se vincula fuertemente con esta élite porteña puesto que las incipientes figuras pertenecen a los acotados ámbitos de la misma o se adscriben a importantes linajes criollos. algunas invitadas por importantes funcionarios con el fin de mejorar las condiciones locales de producción. (Botana y Gallo 2007. El análisis del presente trabajo parte del libro Viaje de un maturrango de Tomás Bathata (Juan Bautista Ambrosetti) e intenta mirar al trasluz de la mirada . en qué contextos y bajo qué modos discursivos surgen y luego se transmiten a la sociedad. Desde mediados de siglo y hasta 1880 se perfilan y debaten diferentes fuerzas con el único interés de “organizar” la nación. D´Atri 2008) La sociedad se encuentra en manos de la llamada “generación del ´80” -fundada en ideales positivistas y de progreso. hijos de inmigrantes ultramarinos que se interesan por la labor científica y que irán adquiriendo cierto prestigio en los ámbitos de sociabilidad de la época (Perazzi 2003). ya sea mediante la enseñanza o creando nuevas instituciones y centros de investigación. desiertos repletos de aquella supuesta otredad. otras movidas por intereses personales. A fines de siglo XIX la consolidación del estado-nación argentino se encuentra en un pico de tensión.265 largo de estas líneas se intentará problematizar dichos vínculos. conservador y gradualista2. y una vez en el gobierno. Francisco Moreno. el nuevo dirigente completa su tarea con los avances hacia la frontera Norte. La expansión nacional. La “conquista del desierto” había afianzado la presencia argentina en los terrenos australes. culturas y paisajes lejanos. El 12 de octubre asume la presidencia el provinciano Julio Argentino Roca. Emergen también en este período figuras autodidactas. La disputa Confederación versus Buenos Aires se clausura con la federalización de la capital (promovida por Avellaneda y aprobada el 21 de septiembre de 1880 por la Legislatura). El ideario de Roca. sumado a la experiencia del traslado. Adam Quiroga y Samuel Lafone Quevedo recorren. Estanislao Zeballos. en general con expectativas de hallazgos fósiles. territorial y simbólica ofrece la posibilidad a estos intelectuales de realizar viajes hacia los confines del territorio nacional: Juan Bautista Ambrosetti. les permite construir su imagen como “viajeros” o “exploradores” y más adelante como autoridades científicas e institucionales. El encuentro con la misma. comienzan a llegar al país personalidades científicas extranjeras.

cuya función es el registro. en vistas de una Nación nueva que se construye. en lugar de ser su simple extensión o transferencia (Clifford 1999).y lo incluye -o no . daría una satisfacción a . Antonio A. de Lucio V. se mueve hacia él -física y discursivamente. Juan B. territoriales y sociales. académico. Es en uno de estos encuentros cuando el expectante científico decide que está preparado para un viaje que le es ofrecido. allá en las reuniones en casa de Holmberg o del mismo Ambrosetti. Había llegado su hora soñada: “Finalmente. Mansilla… la Argentina es pensada frente al novedoso progreso y creciente cambio. del entonces Batallón de Infantería Marina. Ladislao Holmberg4. a través de José Ingenieros. que amplía sus fronteras políticas. cómo construye su objeto de estudio. la sociedad es escrita por la generación del 80. de Miguel Cané. el conocimiento de lo otro distante que atraviesa la expedición. es decir. allí conoce al Capitán D. político y social particular. la guarnición en la línea del chaco santafesino. ya que ha “superado el miedo” que lo hacía ver con pesar las partidas de amigos hacia tierras lejanas. un pequeño libro que relata su primera experiencia de viaje fuera de Buenos Aires en calidad de “observador”. Gracias a su amistad desde muy joven con el Dr. EL AUTOR EN TRAJE DE VIAJE El relato comienza previo a la partida. considerando las prácticas de desplazamiento como un aspecto (o proceso) constitutivo de los significados culturales. la descripción. de Octavio Bunge. Bajo el seudónimo de Tomás Bathata.266 Entre Pasados y Presentes III misma: de qué manera se inscribe este antropólogo en el campo. Romero. Ambrosetti frecuenta los círculos de élite científicos y literarios de la Buenos Aires modernizándose. con sólo veinte años. Ambrosetti 1885 Fines de siglo XIX. como un espectro complejo abarcador de las experiencias humanas?. Ambrosetti publica en 1893 (ocho años después de su realización) el Viaje de un Maturrango3. quien lo llevará a recorrer.en un contexto personal. Tomo como referencia una pregunta de James Clifford: ¿qué pasaría si el viaje fuera visto sin trabas.

por el desplazamiento fuera de la ciudad y su órbita civilizada y de progreso. en fin. Sentado en la biblioteca frente a “sus amigos” Holmberg. el motor al menos manifiesto que desencadena la vocación de Ambrosetti por el viaje. Según Cortazar. hubiera ido al infierno por tal de ir á alguna parte” (Ambrosetti 1893:11). provisiones. hacia un mundo que le hace rememorar a Julio Verne: selvas vírgenes. en cierta manera. etc. redes. Por otro lado. y por supuesto la infaltable herramienta: la libreta de viaje. culminación de una “lucha desesperada de la impotencia de un muchacho de familia” que permitirá calmar aquella “sed de lo desconocido” de un inexperto. ¿Por qué motivos publica estas notas fuera de contexto y bajo un seudónimo? Partiendo desde el título: en América se usa el término “maturrango” para referir a un mal jinete. se mantiene tranquilo frente a la noticia de la partida. aquel que “debe ser” serio y estar preparado para zambullirse en un universo extraño y fantástico. En el momento de la edición. El imaginario frente a la idea de aquella oportunidad se despliega en dos sentidos. apuntando en el texto una mirada desde el presente en que edita este relato. Estas características brindan una pista acerca de la intencionalidad del libro en sí mismo. pero confiesa en su diario la exaltación. Por un lado. por la antropología. Un presente perteneciente al explorador -con más experiencia. También para referir al español o europeo. Dicha preparación incluye un equipamiento específico para el terreno: armas.que revisa su primer diario y atenúa. Junto a esto escribe: “es muy lindo tener veinte años y el cerebro lleno de ilusiones”. Esta imaginación que recrea un mundo exótico es. frascos. tigres. “Me hubiera puesto á saltar si no hubiese pensado en aquel momento que todo explorador debía ser serio” (Ambrosetti 1893:12). Ambrosetti recorta personalmente su diario (que hasta . a una persona pesada o de mal movimiento. aventuras. medicamentos. papeles. Ironía y sensibilidad se mezclan en las reflexiones sobre aquélla época al retomar la lectura de estas notas. instrumentos.267 mi amor propio herido. el término fue usado de modo peyorativo por los criollos de la guerra gaucha para hablar de los españoles. indios. Un territorio desconocido y lleno de hazañas se abre camino en la mente inquieta del joven investigador. municiones. sin embargo. cajas. Pitaluga. De esta forma arranca su viaje iniciático. el imaginario se despliega sobre el personaje mismo del explorador. esa exaltación fantástica por lo desconocido. Romero.

y exhumando abiertamente -por otro lado. Por detrás y más allá es posible imaginar un potencial lector. Los mecanismos de validación del texto funcionan en uno y otro sentido.la inexperiencia de la primera cabalgata. quitándole disimuladamente -por un lado. pueden ser vistos como los interlocutores inmediatos. el exotismo del chaco y el cariño por esas páginas llenas de “niñerías” y de “candidez”. aunque se presenta a sí mismo como guiado por una experiencia juvenil e inexperta.la carga de responsabilidad de los juicios emitidos allí. creadas por Eduardo Alejandro Holmberg. hijo de su gran amigo y mentor. los detalles abundan en todo . más amplio. Bajo un seudónimo y relatada a modo de cuento. Sin embargo. Hay que recordar. puesto que no participa en él. El dibujante figura en la portada bajo el seudónimo de Noris Zucoff y realiza su obra a posteriori del viaje. los capítulos aparecen ilustrados con imágenes casi caricaturescas sobre la aventura. la expedición de este maturrango genera un juego con las palabras y también con el lector. además. que desconoce el interior del país y tal vez se sienta atraído más por los pasajes interpretativos y descriptivos que por los datos de rigurosidad científica. Sus amigos. sin dejar de hacer sentir al lector la emoción de los veinte años. Estos dibujos refuerzan el aspecto informal del libro. en base a unos bocetos del propio Ambrosetti. El texto produce además cierta ruptura o discontinuidad entre el relato desde el presente y el relato exacto del diario: sólo en algunos pasajes aclara “copio de mis libretas mis impresiones”. por la sistematicidad. a quienes dedica el ejemplar y a quienes adjudica la insistencia de publicar el mismo. transmitir y darle veracidad a aquella experiencia iniciática. Con un afán por describir. ensanchando la ruptura entre el diario y la presente redacción. (Altamirano y Sarlo 1997. En apoyo a este estilo narrativo y de presentación.268 Entre Pasados y Presentes III pareciera demasiado “íntimo” por su aura enigmática) y agrega juicios de valor que le permiten justificar determinados pasajes y pensamientos. por el rigor del conocimiento (de acuerdo a las exigencias del positivismo imperante). que en esta época en Buenos Aires la literatura se halla a mitad de camino entre el “gentleman escritor” y el escritor de oficio. los registros que selecciona y publica de su libreta de viajes dejan entrever a un joven “científico” que se preocupa por la autenticidad de su observación. Jitrik 2009). no quedando este libro fuera de ese entrelugar discursivo. puesto que transforma un “relato de viaje” en un alegre librito de anécdotas.

y ya se encuentra listo para manifestar de nuevo “su actividad”: cazar insectos y escribir impresiones en su diario. “Como siempre” -dice. Pareciera que a partir de aquí es un explorador “como debe ser”. También colecciona datos sobre cantidades de producción anual. la posibilidad de no poder soportar el viaje… sin embargo el desafío de la experiencia es resuelto. Además. Esta suerte de superación expone. tecnología disponible y técnicas de producción. Su labor como observador se despliega ante la mayor cantidad de experiencias posibles. Hacia el final del relato.“no quise dar mi brazo a torcer” y se toma dos pastillas de quinina y una taza de café para apearse “como sea” a su bayo.269 el recorrido: superpuestos y entremezclados a la mirada intelectual y extranjera se pueden rescatar datos referentes a los modos de vida en las provincias del litoral. oculta más de una vez (Barley 1989). El viaje ha dado su fruto: un nuevo miembro de la tribu antropológica regresa . insiste sobra las ambiciosas anotaciones en su libreta. festejos. Tanto en las ciudades. Al mediodía ya se encuentra recuperado y declara “ahora sí que estaba seguro de hacer el viaje completo sin molestia ni fastidio” (Ambrosetti 1893:58). territoriales y ambientales de diferentes poblados y asentamientos. vocablos. los ingenios. destacándose aún más la pretensión de conocimiento y de producción del mismo. el libro puede ser valorado como documento etnográfico del chaco santafesino a fines de siglo XIX. vestimenta. instancia que quedará. sin quererlo. rituales. los fuertes o las reducciones recoge información acerca de las condiciones demográficas. conservando aún cierta expresividad intuitiva y sensible frente a la experiencia. su lectura nos presenta una idea de cómo se inicia un joven de aquél tiempo en la labor del antropólogo en el que más tarde se convertirá. en la historia de la disciplina. comidas. Esta es una de todas las “pruebas” que tendrá que realizar para completar su iniciación. A medida que ha visto y escrito tantas cosas y lugares. tipos de construcción. Hay un punto del relato que merece cierta detención: Luego de varios días de andar -dificultosamente. medios de transporte. el viajero despierta con un terrible malestar físico.a mula camino a Las Toscas (noreste de la provincia de Santa Fe). las referencias a su inexperiencia y juventud son menos frecuentes. En esta perspectiva. aunque pesarosamente. Un estilo que presenta la inocencia -en el sentido que le da Nigel Barleyen el viaje de campo. hábito que es más difícil (cuando no imposible) de encontrar en escritos posteriores del propio Ambrosetti.

descuidada y parecida a la antigua Buenos Aires. la ribera esplendorosa pero suave. Hay una lejanía a partir de esta distinción (ellos-nosotros) que se puede mirar. lo impenetrable. es una distancia de la cual se puede dar cuenta. la sombra. La armonía es la clave imperante. galantemente acostumbrados a ofrecer el brazo a sus compañeras luego de un minuto de baile. luego de haber sido revisado y re-escrito es arrojado por él mismo a la hoguera. colorido y plagado de un chisporroteo de frases inentendibles. pero que le resulta sorprendente y a veces incomprensible. Entrada la noche se encuentra con “las polkas correntinas” (música y baile populares de la región). a través del río. bailarines incansables y despreocupados) y el “nosotros” (él y la evocación de sus amistades metropolitanas.270 Entre Pasados y Presentes III a Buenos Aires a reunirse con su parentela y ampliar su formación. La relación que establece el viajero con el mundo está marcada por esta distancia. Confidencia que no es menor: la única evidencia del diario es la re-escritura que publica del mismo. Más allá se oculta lo profundo. La tarea de selección no tiene vuelta atrás: aquél joven iluso se quemó para siempre. donde por primera vez en el relato aparece una distinción que se seguirá repitiendo: el “ellos” (en esta ocasión. donde el progreso no ha forjado ciudades ni civilización. donde convergen las parroquianas. calmo. allí asoma lo salvaje. La curiosidad lo lleva a recorrer diferentes sitios del pueblo. Construye así una espacialidad distinguible -física y simbólicamente. para que no se agiten demasiado). La mirada del experto cierra el libro y el recuerdo. la ostentosa vegetación que se “abre al viajero” tímidamente. IMPRESIONES DE UN MATURRANGO Primer contacto con aquello otro: Corrientes con sus calles plagadas de soldados de la Intervención Nacional5. que saluda al viajero. por la mirada . pero la “animación” la encuentra por fin en el mercado. lo regular se muestra a sus ojos desde los árboles. de la comparación. rompiendo con su vapor el lento paisaje. En sus últimas líneas confiesa cómo su “querido y famoso diario de tapas negras”. con amor y con reproche. las vendedoras guaraníes y las indias en un conjunto abigarrado. Es en ese lejano y por momentos “oculto” y “sombrío” mundo donde se adentra el explorador. Aquello otro a donde no ha llegado el dominio del conocimiento.que se pone de manifiesto ante él (y para él) a partir del encuentro y a partir del contraste.

que observa y registra Ambrosetti: La vida en los ranchos o en los fuertes puede ser experimentada. Así entonces se enfrenta a los ranchos cara a cara. “colonia indígena” o “Gran Toldería”. puede anotarse en la libreta la disposición de muebles. el rezo de las muchachas en un entierro. ¿Qué deben pensar. Congelado el itinerario por unos días. Sus ideas respecto de la vida que observa allí y los datos que registra son. La visita a la reducción contiene una riqueza etnográfica que posiblemente no estuviera premeditada en el plan de “curiosear” de este joven amateur. “Francamente. pero yo pregunto. donde tendría tiempo de “hartarse de indios”. no lo comparen con el brujo ó médico de la tribu? Todo esto pensaba. más allá del paisaje. pero sabiendo que hay allí detrás una espesura -el monte. para ellos misteriosos. pero una vez logrado este pantallazo -y bastante crítico de la relación entre la institución católica y los indiosdecide volver a recorrer todo “metódicamente” junto al cabo Crespo. obteniendo información suficiente para satisfacer su “curiosidad general”. “Parado en la puerta no cesaba de mirar el baile sin atreverme á entrar…” (Ambrosetti 1893:46). intentando comprenderlos y describirlos. haciendo todas esas reverencias y signos.” (Ambrosetti 1893:82-83). mientras el buen padre me hablaba con entusiasmo de los progresos que hacían sus neófitos. no comprendo el afán de los misioneros de llenarle la cabeza á los indios con la doctrina (…) Los indios.271 asombrada pero sistemática que se adentra en los paisajes. Pero el más profundo enfrentamiento se produce quizás cuando llega a Las Toscas. Por unos días se separa de la rutina militar y se encamina hacia San Antonio. describiendo con asombro . por pasársela bien dirán á todo que sí.que no se deja ver tan fácilmente. de una tonalidad bastante original para su época. decide visitar la reducción de San Antonio de Obligado6. La noche anterior no puede disimular su ansiedad y emoción: “(…) vería indios: indios en sus casas con sus objetos y útiles haciendo vida íntima. En principio visita al cura Hermete Constansi quien estaba a cargo de la capilla y de la escuela. ¡¡¡Cómo trabajaría mi libreta entonces!!!” (Ambrosetti 1893:75). bailes. charlas en un patio. cocinas humeantes… la pluma traza incansable todo aquello que llama la atención a sus ojos. sin embargo. sin embargo no logra trazar un puente -una explicación tal vez.que lo ubique dentro de esa visión. qué deben comprender al oír una misa y en latín? (…) ¿No es posible que al oír al cura hablar latín. Esta misma idea de lo espeso o inalcanzable se vislumbra en otras situaciones.

aumentando las notas y la profundidad de sus indagaciones: “Aquellos ranchos perfumados de bagual. dice. La descripción no escatima detalles: cuando las mujeres se pelean por las tripas y menudencias. en otras condiciones me hubieran hecho disparar. para lo cual se levanta bien temprano con el objeto de presenciarla. pero me retenía la curiosidad y el amor propio. como á los . Los indios. Por otro lado. Volveré sobre este tema. Hay una evidente idea de barbarie en estas descripciones. Su curiosidad y su presencia como observador privilegiado se afirman paulatinamente en el texto. Al segundo día tiene oportunidad de asistir a una carneada. hay una suerte de pasaje desde un naturalista aficionado a un etnógrafo. a los ingenios. De las primeras descripciones del monte y los insectos capturados en formol. La relación opuesta entre él y lo otro adquiere distintos matices y formulaciones. los perros flacos se precipitan sobre el estiércol del animal muerto en busca de coágulos de sangre y las indias amontonan sus pies entre las tripas tibias. El recorrido se entromete por los interiores de las casas. crecientemente interesado por las anécdotas en torno al fuego y por la observación de situaciones “extrañas”. las notas en la libreta van dejando un lugar cada vez mayor a los indios y la vida en la reducción.272 Entre Pasados y Presentes III y un poco con repugnancia aquella vida de pies descalzos y comida escasa. Este tránsito discurre a través del relato de viaje de modo casi imperceptible e inconsciente por parte del autor. Se sorprende al encontrar que los indios a pesar de ser “tan nómades” no dejan de ser “industriosos” y detalla extensamente sus herramientas de caza y también los utensilios de cocina y aseo. para volver a su “eterna afonía” e “indolencia”. en las curaciones del “médico” (cuyos cantos y “griterías” lo atosigan terriblemente) y por las labores diarias de la comunidad. “son poco comunicativos”. siempre los encuentra mudos. los ornamentos y distintas vestimentas. moviéndose en pocas ocasiones. en descripciones de ciertas costumbres o como oposición o “lo civilizado”. a las costumbres dentro de los fortines. La distancia persiste a pesar de estar presenciando la cotidianeidad. dualismo (civilización-barbarie) persistente en diversas épocas del pensamiento argentino y latinoamericano y al cual tampoco escapa este joven extranjero. por ejemplo. pero no logra superarse. aparece aquí y allá en el texto de diferentes modos. Pero esta tensión contiene también una mirada de lo otro que es contradictoria en su figura misma (en su modo de pensarlo) y que genera un sentimiento contradictorio al ser leída. pero es importante aclarar que “lo bárbaro” no está condensado.

a juntar muestras de insectos y a procurar quinina a los enfermos. en cierto modo metodológico y en otro también teórico. más allá de la pretensión etnográfica como objetivo implícito o explícito. sobre la experiencia de lo otro con la inocencia que lo hiciera en su juventud. su relativamente rápido “encuentro” y “conocimiento” de las culturas del chaco santafesino parece cementar las bases de un investigador que seguirá ocupándose cada vez más de temas antropológicos. No hay tampoco una tradición consolidada de viaje estrictamente antropológico en aquella época. volveré a esta última disonancia más adelante. Aunque se puede dar cuenta de cierta formación anterior (menciona lecturas de D´Orbigny. Desde el punto de vista metodológico. hubiera sido abominable. aquella mirada sobre lo otro -que no deja de tener un aspecto etnocéntrico y confiado en el positivismo científico. aquella mirada vaga é indiferente. cazados como fieras. los arrancamos de sus hogares después de una espantosa carnicería.273 estudiantes de medicina en las primeras lecciones de anfiteatro. dominado el primer impulso de repulsión. el subrayado es mío). En Buenos Aires. Esta heterogeneidad de su rol también es una referencia inevitable -así como lo es la ambigüedad de su libro. Qué pensarán de nosotros los blancos. podría considerarse un estudio de tipo “extensivo”7. Él mismo se dedica -por ejemplo. para sujetarlos después á un régimen que no es el suyo y para enseñarles cosas que no comprenden ni necesitan saber? ¿Los habremos hecho más felices? Muchas . por el momento veamos sus palabras sobre los indios: “Aquella posición de estatuas. entre otros) el trabajo que publica no es una investigación explícita ni tampoco reflexiva acerca de dicho pasaje. encontrando todo muy natural” (Ambrosetti 1893:85-86. que valiéndonos de nuestra superioridad y en nombre de principios de civilización. de Figuier. como lo indica su gran interés y dedicación posterior por la arqueología y el “folklore”. de bombachas y con camisa de tartán. y de frac. como sumergida en una eterna rêverie8 es algo que produce admiración y desconfianza. Por último. seguí mirando indiferente. Sin embargo.a las características de constitución del campo intelectual y científico a fines de siglo XIX. Con todo. sobre todo a reflexionar. pero en el Chaco. de Holmberg. Incluso parece ser contradictorio en él mismo.adquiere en ciertos pasajes un carácter relativista que al leerlo desde el presente parece desencajar con las ideas predominantes de la nación blanca y europea. La mayoría de los viajeros como él se adscriben a un rol de “exploradores” y a lo sumo de científicos. no volverá a escribir y.

El perfil antropológico de este joven aficionado podría compararse (como si fuera una expresión a escala local de procesos más amplios de reformulación de la metodología y orientación teórica en la antropología) con las ambiciones de algunas de las grandes figuras de la disciplina. Pronto el espectro de viajes persigue un interés específicamente antropológico y se amplía hacia Salta. A través de la imagen de viajero-científico. y cada cual la entiende á su modo. El procedimiento de observación y escritura puede compararse con aquello que -según Stocking. recorriendo en varias ocasiones la provincia de Misiones y alrededores. porque la felicidad es relativa. unas décadas después del viaje de Ambrosetti (Stocking 1993). Desde 1890 vuelve a instalarse en Buenos Aires y comienza con una etapa de “viajero naturalista” cada vez más especializado.sucedía en las primeras monografías de los etnógrafos académicos de la generación de Malinowski. el egoísmo cristiano. a trabajos que no aparecerán hasta unas décadas después. o sea. Ambrosetti escribe desde un lugar sensibilizado con la experiencia pero sin intención de innovar metodológicamente. sumados a la experiencia formadora en el campo. siguiendo los métodos clásicos de indagación. EN BUENOS AIRES Y DE FRAC Ambrosetti retorna a la capital con un traje nuevo. vida feliz. heredados de las ciencias exactas y naturales. naturalmente tiene que chocar con la vida feliz de los pueblos.274 Entre Pasados y Presentes III veces me he preguntado eso. y siempre he comprendido el porqué los chinos. Ese año es nombrado Director del Museo de Paraná.” (Ambrosetti 1893:101) Nos interpela a través de estas notas un viajero sensible. los cuales colocan en discusión la relación entre el etnógrafo y aquello que observa. de manera sugerente. . los negros y los mismos indios no quieren saber nada de nuestra civilización. La aparición del concepto de relatividad y el interés por el “pensamiento salvaje”. Sin intención tampoco de poner en duda su lugar de “superioridad”. El egoísmo blanco. Tucumán. al cual le dedica su labor durante cinco años. como Boas o Malinoswki. artistas y científicos de la época irá en aumento junto con su prestigio. La proximidad con escritores. que enriquece con sus reflexiones casi poéticas una experiencia que es al mismo tiempo humanística y etnográfica. se anticipan.

ensayo de mitología argentina” llevando la novedad. prehistóricos y arqueológicos. naciendo como capital federal. Los comienzos de la actividad y producción antropológica. ¿Cómo se relacionan estos hechos con la trayectoria del pensamiento antropológico en la Argentina? ¿Qué indicios presentan las trayectorias individuales al enmarcarlas en el árbol genealógico de la disciplina? ¿Cuáles son las relaciones que se entablan -explícita o implícitamente. según Cortazar. Un año más tarde dona sus colecciones9 a la Facultad insistiendo en la creación del Museo Etnográfico. ya que “discutir sobre indios muertos y sus perdidas huellas podía ser apasionante y para nada comprometido” (Stagnaro 1993:54). están impregnados de ese espíritu positivista. ubicados según Adriana Stagnaro entre 1870 y 1910.entre los distintos intérpretes de la cultura y los sujetos interpretados a lo largo de la constitución del campo antropológico?10 DISCUSIÓN La Nación. miradas distantes que intentan trazar puentes pero que dejan ciertas problemáticas en la penumbra. donde el país se ofrece como una despensa potencial para satisfacer de alimento en abundancia a las . las ideas que aparecen de modo germinal en Viaje de un Maturrango no están aisladas del estilo de la época. lo nombra profesor suplente de Arqueología. signado por la preeminencia de estudios paleontológicos. Allí comparte la enseñanza con Samuel Lafone Quevedo. así como hacia La Pampa y Tierra del Fuego. política y económica. Mejor era dedicarse a la exhumación del pasado. Se inicia con ello una época de capital financiero. En junio de 1897 presenta en El Ateneo su disertación sobre “El diablo indígena. políticos y económicos de las comunidades que sobrevivieron a las intervenciones militares y a los fuertes procesos de cambio. especialmente las relacionadas al mestizaje y a los procesos sociales. arqueológica y folklórica. del cual se convierte en Director en 1905. Buenos Aires “muere” como capital provincial.275 Catamarca y otros sitios del NOA. Como señalé antes. decano de la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA. El 12 de octubre de 1880 Roca asume la presidencia de la República. En 1903 Miguel Cané. de su especialización etnográfica. Ambrosetti y el fin-de-siglo La Argentina se encuentra en pleno proceso de transformación social.

además del desarrollo y perfeccionamiento de la agricultura y la ganadería (D´Atri 2008). Un sentimiento de que algo puede ser por su propia cuenta y a la vez un pensamiento que asegura que el país se encuentra dentro de un movimiento inevitable de cambio y modernización. Después de haber consumado la sangrienta Campaña del Desierto hacia la Patagonia. las cuales comenzaron a preocuparse por la identidad de la nación y la búsqueda de la homogeneidad de creencias entre sus integrantes. La creciente prosperidad permite realizar campañas de “poblamiento” hacia los pretendidos desiertos nacionales. convertirlas el . Esta situación cambiante produce cierta tensión entre el ideal de progreso y la defensa de la tradición nacionalista. como mencioné anteriormente. Más bien enfoca sus intereses hacia la exploración de los nuevos territorios conquistados al indígena y el relevamiento de los recursos naturales y poblacionales de estas nuevas áreas. la posibilidad de ascenso de los nuevos integrantes de la sociedad amenazaba su propio estatus (De Jong 2005. la naciente antropología. El material de registro se constituye como una herramienta invisible de dominación. tejiendo una sociedad y un pueblo que se ajustan al nuevo cuerpo nacional.276 Entre Pasados y Presentes III viejas capitales europeas. Los avances militares son acompañados por intelectuales que se encargan de obtener un panorama social. conocido como Gran Chaco. parecía estar “poco conectada” con la cuestión social creada por la inmigración. ya sea incluyéndolo en la nueva configuración de la identidad nacional. Sin embargo. la ciudad de Buenos Aires pasa de ser el ámbito de la civilización a “la ciudad como vicio”: los cambios tecnológicos y técnicos que produce velozmente la modernidad atentan contra los valores arquetípicos de la patria. en ese proceso de desarrollo y ajuste de la Argentina finisecular? El crecimiento generado por el aluvión inmigratorio instaló una inquietud entre las elites argentinas. sumada a las condiciones del “progreso inherente” del país. ya se incorporándolo al sistema productivo. se trasluce esta contradicción. cultural. Un segundo frente indígena se abre en su presidencia: el Noreste argentino. Muchos de los intelectuales expresan este contraste. En algunos pasajes de Viaje de un maturrango. ¿Cuál es el rol de estos viajeros. traductores de la cultura. A su vez. esta confrontación entre ciencia e ideal (Terán 2008). político y económico de las geografías distantes. Roca se encuentra con que aún no ha terminado la lucha contra el indio. Terán 2008). La labor de “poblamiento y colonización” que se ha iniciado con poco esfuerzo por parte del gobierno nacional promete. Al llegar a las colonias se sorprende de su desarrollo y productividad. a diferencia de otras dedicaciones intelectuales.

al Instituto Geográfico Argentino. lo ensombrece la duda y cuestiona los valores “civilizatorios” que han arrancado a aquellos indios de su felicidad. tanto naturales como de mano de obra. en relación a los diversos discursos sociales que produjeron los intelectuales antes y después de fin de siglo. en caso de Ambrosetti. Como América para los europeos. El control detallado de lo que allí sucede no sólo implica un conocimiento social y político. hay elementos en la obra de Ambrosetti que lo ubican en una filiación común. ni de viajes de siglo XIX. a la Sociedad Científica Argentina. El autor recibe a cambio de su laboriosa tarea mayor prestigio dentro de ese círculo social. por mencionar las más importantes.un lugar que a pesar de verse distante tiene su propia identidad. social y política. . El contacto con lo otro nace en este marco y aunque Ambrosetti pone en cuestión algunos tópicos (el proceso civilizatorio.277 día de mañana en grandes centros de población. Mirando desde un espectro más amplio. para conformarla. los soldados más de una vez son calificados de héroes de la patria. Sin embargo. Viaje de un maturrango no es un ensayo de este tipo (ni tiene la intención de serlo) pero comparte la legitimación a través del lugar de interpretación de los sentidos. dejando poco espacio al recurso de objetividad. No es estrictamente literario ni tampoco científico. sino también un relevamiento territorial de recursos disponibles. lugar que debería defenderse de la “ola invasora del progreso occidental”. Es más. La actividad de este viajero curioso -como de otros similares. La sujeción territorial es también simbólica. La antropología recorre el país de la mano de las campañas militares de conquista territorial y de exterminio del indio. Obtiene también la posibilidad de acceder a diferentes instituciones.genera una herramienta de sujeción por parte de las élites del país (en su mayoría de Buenos Aires) sobre las lejanas provincias y sus habitantes. Uno de ellos es su carácter de “entrelugar” discursivo. mayor autoridad para escribir la sociedad y de esta manera. También está presente la paradoja intelectual-cultura popular (que en este caso he llamado lo otro en el texto y en la subjetividad del autor). el Chaco es para él -como representante del progreso porteño. la influencia de la tecnología y el Progreso sobre la vida provinciana) en ningún momento duda sobre los efectos de la intervención militar. que se verá dos décadas más tarde representado por el estilo denominado “ensayo de interpretación” (Weinberg 2001). a la Revista del Museo de La Plata y más tarde al Museo Etnográfico de Buenos Aires.

De Sarmiento a la vanguardia. Buenos Aires. Bathata. Si bien es útil para dar cuenta de ciertas intenciones (tanto en una investigación historiográfica como contemporánea) no deja de generar una separación. R. Luego lo hace real a través de sus palabras. 1893. Pablo Perazzi y a la Dr.278 Entre Pasados y Presentes III Por último. Barley. Buenos Aires: Taurus. Viaje de un maturrango. Cortazar. Buenos Aires. N. págs. Ariel. quisiera hacer un breve comentario acerca del concepto de lo otro utilizado en este trabajo. 161-199. Madrid. El antropólogo inocente. un discontinuo artificial: la categoría es usada para denotar esa clasificación creada por Ambrosetti. 2005. Laura Teves. y B. BIBLIOGRAFÍA Altamirano. Sarlo 1997. sólo en su imaginación. La historiografía y la antropología pueden aunarse en una perspectiva crítica y constructiva en la medida en que la misma permita reflexionar sobre nuestras prácticas actuales. vida literaria y temas ideológicos. Casa Editoria (Jacobo Peuser). T. Anagrama. AGRADECIMIENTOS A la Lic. 1989. Alejandra Mailhe por sus valiosos aportes y comentarios para el surgimiento. Viaje de un maturrango y otros relatos folklóricos. B. Prólogo de A. La Argentina del Centenario: campo intelectual.y además que los generaliza. . J. C. La categoría en sí conlleva el conflicto de ser una mirada desde el yo -que mira a los otros. 1ª ed. En la imaginación del viajero aparece ese otro. En: Ensayos argentinos. realización y revisión de este trabajo. Ambrosetti. al Dr.

1999. Punto de Encuentro. Perazzi. 2009. Buenos Aires. D´Atri. Buenos Aires. En: Itinerarios transculturales. Gedisa. N E. W. 2005. Una historia de la antropología en Buenos Aires. 2008. 2003. Stocking. Clifford. Mariana 2003. Revista Complutense de Historia de América 29: 5-24 Jitrik. De la República posible a la República verdadera. Barcelona.279 Botana. Emecé. P. 1993. N. Hermenéutica de la barbarie. De Jong. . el viaje y la disciplina de la antropología. Gallo 2007. Imaginario de la labor misional entre los indígenas chaqueños. La Antropología en la comunidad científica: entre el origen del hombre y la caza de cráneos –trofeo (1870-1910). G. In medias res y Prácticas espaciales: el trabajo de campo. 1935-1966. Transiciones: hacia el fin de siglo. A. El ateneo. Stagnaro. Entre indios e inmigrantes: el pensamiento nacionalista y los precursores del folklore en la antropología argentina del cambio de siglo (xix-xx). En Panorama histórico de la literatura argentina. N. J. Sociedad Argentina de Antropología. Datos para una historia polémica. Alteridades 3(6):53-65. De jesuitas a franciscanos. págs. Del 80 al 90 en la Argentina. 119-142. Buenos Aires. Revista de Indias 234:405-426 Giordano. I. Buenos Aires.

notas y una extensa bibliografía.Cortazar. con todos los contenidos agregados y modificaciones de la edición de Cortazar. Trotta. et al. (Botana y Gallo. en una colección dirigida por Gregorio Weinberg de la editorial Taurus. Ambrosetti es un “distinguido . Ambrosetti nace en Entre Ríos en 1865 dentro de una familia acomodada. En Prismas. Revista de historia intelectual 5:259-281. A diferencia de la primera. El ámbito de la antropología de la educación y de la etnografía escolar. Vida intelectual en el Buenos Aires fin-de-siglo (1880-1910): derivas de la “cultura científica”. O. Ingrid de Jong (2005) escribe sobre “los antropólogos de fin de siglo”. textos introductorios a cada capítulo. un imperativo que explicitó claramente cuando puso su gestión bajo la inspiración del lema que presidió una vieja asamblea patria: “Fin de la Revolución y principio del orden”. M. 2001. Conservador por la “importancia que otorgaba al afianzamiento del orden. aunque aparece el seudónimo en el cuerpo del texto. La magia del etnógrafo. en una referencia similar. Gradualista. entre ellos Ambrosetti. hasta la década del 60 en que se forman las carreras universitarias. Weinberg. Terán. R. Perazzi (2003). NOTAS 1. Cortazar agrega al texto un estudio preliminar. sin necesidad de aclarar su condición como tales. En: Lecturas de antropología para educadores. como profesionales o científicos específicamente formados en la disciplina o las disciplinas de las “Ciencias Antropológicas”. afirma que una ciencia se define más por la aplicación de métodos y la realización de investigaciones que por “concesiones” o “conquistas” institucionales. H. El trabajo de campo en la Antropología británica desde Tylor a Malinowski. Ezequiel Martinez Estrada: la interpretación y la institución de sentido de la sociedad argentina. porque “veía a la “república verdadera” al final de un largo camino que debía ser recorrido si prisas ni ansias reformistas”. Buenos Aires. 2 . 47-48) 3 . Velasco. El cual será también más tarde su suegro. Luego de la primera edición. en esta edición figura Ambrosetti como autor en la portada. Fondo de Cultura Económica. 4 . En el 2005 se edita nuevamente. El libro se titula “Viaje de un maturrango y otros relatos folklóricos” y contiene además del viaje una amplia selección de cuentos y leyendas que Ambrosetti publicó en diferentes escritos. y no conserva ninguna de las imágenes de Holmberg hijo. La 2da edición es de 1963 y pertenece a la colección “La Tradición Viva” a cargo del folklorólogo A. L. 2008. pg.280 Entre Pasados y Presentes III 1993. su padre Tomás A. Menciono “antropólogos” entre comillas justamente por su falta de consolidación. el relato es editado nuevamente en dos ocasiones. Buenos Aires.

Cortazar afirma que dicha donación inicia el Museo. llevó al poder a un conjunto de empresarios. la recolección de curiosidades y el “rescate” de “momentos etnográficos” que intuían eran únicos. estaba en su apogeo. siendo reprimidos por tropas de Chaco y Corrientes. (Perazzi 2003. a las que se sumaron y Laishí y Tacaaglé (1901) en el Territorio Nacional de Formosa. Este análisis en torno al viaje de Ambrosetti y la publicación de su libro están en- . San Javier y Santa Rosa. luego de haberse organizado la Nación y ampliado su territorio sustancialmente. Si bien Ambrosetti no tuvo una formación académica. marcando -según Stocking. las características técnicas y teóricas de su viaje permiten ubicarlo en esta fase “extensiva” de la historia de la metodología etnográfica. Ensueño 9 . políticos e intelectuales que coincidían en instrumentar un plan de modernización y progreso del país (la famosa generación del 80). merced a la labor del padre Ermete Constanzi. Dentro de la llamada «Segunda Evangelización del Chaco». Botana y Gallo (2007). Un año más tarde esta última se sublevó. Nuestra Señora de Pompeya (1900) de matacos sobre el antiguo cauce del Bermejo (Territorio Nacional del Chaco). En 1886 Franz Boas es incorporado como “agente de campo” de Hale. a la vez que se había instalado una milicia indígena. 8 .el comienzo de una fase que se caracteriza por la recolección de datos a cargo de científicos naturalistas con formación académica que se definían a sí mismos como antropólogos y a los que también importaban las problemáticas de la antropología. dedicándose indios y colonos correntinos y extranjeros radicados en Las Toscas a la plantación de caña de azúcar y a la cría de ganado.281 comerciante y hombre culto”. Desde el Convento de San Diego se fundó en el Chaco salteño la Inmaculada Concepción (1859). Cortazar en el Prólogo a Viaje de un Maturrango 2005) 5 . que se produce a partir de 1850 con la reaparición de un frente misional franciscano que continúa la labor de los jesuitas. Sus metas científicas eran en la práctica el estudio de la fauna. quien concentró a tobas y mocovíes a los que impartió la instrucción religiosa. Se erigieron las misiones de San Martín Norte (1870) de mocovíes y tobas. militares. (Giordano 2003) 7 . estas dos últimas organizadas desde Corrientes. Recibe formación en el English College y en el Colegio Nacional de Buenos Aires. La reducción San Antonio de Obligado prosperó rápidamente durante los años siguientes a su fundación (Ambrosetti la visita un año después de creada). a la vez que enseñó el cultivo de la tierra y las primeras letras. La presidencia de Roca. de mocovíes. sin embargo la colección no aparece en catálogo hasta después de su muerte. se erigen nuevas misiones y se reorganizan las reducciones existentes. las que desaparecieron a los pocos años. las Intervenciones Nacionales (o Intervenciones Federales) fueron una de las herramientas impulsadas y utilizadas por este poder porteño para afirmar su preponderancia por sobre las provincias. San Miguel de Miraflores (1880-1890). la formación de algunos aspectos del paisaje. Desde el Convento de San Carlos (Santa Fe) los franciscanos se hicieron cargo de las reducciones de San Jerónimo del Sauce. 10 . Bajo el lema “Paz y Administración”. 6 . y San Pedro. provocando muertes de pobladores blancos. cercana al Río Negro y a la antigua misión jesuítica de San Fernando (hoy Resistencia). San Francisco de las Conchas (1862) y San Antonio (1868). de abipones. comerciantes. Desde el Hospicio de la Merced de Corrientes se instaló la reducción de San Buenaventura del Monte Alto (1865) de vilelas. productores. la Concepción de Reconquista (1873) de tobas y San Antonio de Obligado (1884) de mocovíes y tobas. Según una entrevista a su esposa. En 1886.

que consiste en el análisis y construcción de redes y genealogías. permitiendo ahondar y complejizar la visión acerca del desarrollo de la antropología local y ampliando la discusión contemporánea sobre el quehacer antropológico. se busca combinar un análisis de redes sobre los aspectos teóricos y metodológicos con una mirada reflexiva sobre las prácticas disciplinarias. . Como resultado último.282 Entre Pasados y Presentes III marcados en una segunda instancia de trabajo. basada en producciones historiográficas de los últimos años sobre la antropología argentina.

con la intención de ofrecer y poner en discusión distintas perspectivas de análisis para el abordaje de los fenómenos religiosos. Ernesto de Martino (1908-1965) y Roger Caillois (1913-1978)– al tema específico que nos compete y a las temáticas más generales con las cuales se relaciona. Instituto de Ciencias Antropológicas. nuestro propósito en esta oportunidad ha sido reflexionar sobre los aportes de distintos exponentes de la Sociología y la Antropología de la religión. Dada la primordial tarea de definir un marco teórico-metodológico para dicha investigación. De esta manera. nuestros objetivos se orientan en dos sentidos principales: a) analizar comparativamente el desarrollo histórico de estos cultos para contemplar cambios y continuidades en relación con el contexto social donde se manifiestan. Roger Bastide (18981976) y Pierre Bourdieu (1930-2002)– y menos convencionales –como Zora Neale Hurston (1891-1960). y b) analizar como opera el milagro en la dinámica social. considerando especialmente cuál es su lugar y el de lo simbólico-religioso en general en procesos de integración social y de construcción de identidades. Marcel Mauss (1872-1950). el Señor de los Milagros limeño. * Sección Etnohistoria.283 LUCHAS HERMENÉUTICAS Y USOS ESTRATÉGICOS DEL MILAGRO: PERSPECTIVAS DE LA ANTROPOLOGÍA Y LA SOCIOLOGÍA DE LA RELIGIÓN COSTILLA. el Señor del Milagro salteño y la Virgen de Copacabana (con su variante jujeña). la Virgen del Rosario de San Nicolás). . como así también sus aportes metodológicos para el trabajo de campo y el tratamiento del material obtenido a partir del mismo. UBA. Julia*1 INTRODUCCIÓN El presente trabajo1 se enmarca en el desarrollo de una investigación mayor acerca de los usos de lo simbólico-religioso –y en particular del milagro– en la trayectoria histórica de cuatro cultos cristianos americanos (tres de raíces coloniales. Allí. abordaremos analíticamente algunas de las contribuciones principales de autores clásicos –como Emile Durkheim (1858-1917). FFyL. Michael Leiris (1901-1990). y uno más contemporáneo. Evaluaremos así las posibilidades que los conceptos y nociones desarrolladas por estos enfoques nos ofrecen para abordar nuestros objetivos.

Dentro del primero (aquel donde más se ha enfocado nuestra atención) comenzaremos nuestro recorrido por las nociones más generales sobre lo simbólico. una particular fuerza para dirigir e imponer. Es por eso que he recurrido a ella para la conceptualización del milagro2.parece dejar de ser un mero signo de Dios para volverse también un símbolo. a la luz de estos planteos respecto de la inserción del campo religioso en la estructura social general y sus relaciones con otros campos. Ricoeur (1976) y Turner (1980).284 Entre Pasados y Presentes III Para organizar operativamente la exposición de los temas. desde autores clásicos como Eliade (1983). lo sagrado y la cuestión de los ritos. vale decir. la base conceptual primordial para el desarrollo de nuestros objetivos. a nuestro entender. ha sido definida siempre como una entidad opaca y polémica en su interpretación. las relaciones de poder y el orden de lo político/ ideológico. considerando los replanteos sobre el lugar del investigador que surgen de las experiencias y reflexiones de los autores considerados y que pueden redimensionarse a partir de nuestro particular abordaje histórico etnográfico. para completar la discusión sobre las mismas. como cualquier símbolo. Así. un elemento pasible de condensar y unificar múltiples y hasta dispares significados tras su sentido más manifiesto. aquellas que constituyen. Luego pasaremos al tema de las relaciones entre religión y sociedad. el milagro manifiesta. PROPUESTAS TEÓRICAS DESDE LA SOCIOLOGÍA Y LA ANTROPOLOGÍA Símbolos y potencia polisémica: retomando perspectivas clásicas La noción de símbolo. Geertz (1987). Dentro del segundo bloque nos ocuparemos de cuestiones más metodológicas respecto al trabajo con temáticas religiosas. Gracias a esta potencia polisémica. puesto que cuando el prodigio interviene en una determinada realidad social -resultando así interpretado y manipulado desde distintas instancias de la sociedad. se ha dividido el trabajo en dos bloques principales: uno teórico y otro metodológico. permitiéndole a los sujetos interpretar . y abordaremos la cuestión del cambio en los sistemas religiosos –aspecto central para el primer objetivo de nuestra investigación–. retomaremos las principales nociones abordadas en el trabajo. desarrollando el concepto de campo religioso que propone Bourdieu con sus aportes al tratamiento de las complejas vinculaciones entre los fenómenos religiosos.

Si consideramos el caso del surgimiento del culto a la Virgen de Copacabana (s. otros usos estratégicos de esos prodigios en función de las variadas interpretaciones que sobre ellos podían hacer distintos actores: para los nativos. Otro sociólogo que trabajó desde un punto de partida durkheimiano es el francés Roger Caillois. es ante todo un hecho humano. sentimiento y vida que brotan desde abajo. La religión para este autor es entonces una forma –espiritual y simbólica– de lo sagrado y un sistema que debe ser estudiado en su totalidad (no sus elementos por separado). Lo sagrado y su relación con lo profano: las resonancias de Emile Durkheim Quien le ha otorgado a lo sagrado un lugar clave en la definición de los fenómenos religiosos es Emile Durkheim (1968 [1912]).). no sólo como dogma sino a partir de la fe viva (Bastide 2007 [1960]4). por ejemplo. Geertz op cit. encontramos al francés Roger Bastide. podemos advertir.). cit. Dentro de la Sociología. estamos refiriendo a un tipo particular de símbolo. para quien lo sagrado en todas sus formas ha sido el hilo conductor de su obra. los símbolos presentan además la peculiaridad de manifestarse como sagrados: involucran creencias y ritos relativos a lo sagrado que movilizan y estimulan a las personas (Durkheim 1968 [1912]. Como parte entonces de un sistema religioso. Bastide refiere a los límites de la Sociología para abordar estos fenómenos en tanto la religión no es sólo un hecho social. más allá del uso evangelizador de sus milagros en tanto signos de Dios. podían ser percibidos como símbolos del beneplácito de la Virgen hacia esta imagen suya que ellos mismos habían hecho. para quien lo sagrado sólo puede definirse en su relación con lo profano. para legitimar su lugar como cristianos y para mantener prerrogativas o acceder a ciertos espacios y beneficios en el nuevo orden colonial3. XVI). siendo los dos órdenes necesarios para el desarrollo de la vida: lo profano precisamente como el ámbito donde ésta . a partir de cuyos planteos sobre la división entre lo sagrado y lo profano como esencia de la religión se han abierto distintas perspectivas de análisis. aquel que forma parte de un “sistema solidario” denominado religión. En este sentido. Pero si hablamos de milagro en tanto símbolo.285 significativamente su experiencia y contribuyendo a la organización de la conducta individual y a la regulación de las fricciones del sistema social (Turner op. pudiendo recurrir a esos milagros como eficaces herramientas simbólicas para la obtención de reconocimiento.

lo interesante y distintivo de su perspectiva es que se interesó por lo sagrado en la vida cotidiana. el de lo puro y el de lo impuro. con aquello que impone respeto. Asimismo. Se interesa principalmente por las relaciones entre los hombres y lo sagrado. pasibles a su vez de corromperse o santificarse respectivamente (a diferencia de la neutralidad del mundo profano) (Caillois 1942). especialmente con el caso de la celebración a la Virgen de Copacabana en la Quebrada de Humahuaca. que asombra y que causa impresiones ambiguas en el sujeto: es atractivo y peligroso. con la religión institucionalizada se pierde el pacto logrado por la participación en lo sagrado. En relación con nuestros ejemplos. a dos polos opuestos pero intercambiables. presente en los hechos “humildes” y experiencias sencillas de la vida diaria5 (cuando para Durkheim justamente lo sagrado era un orden particular y excepcional de cosas manifestadas fuera de lo cotidiano y ordinario). tanto de respeto como de transgresión. también la Semana Santa puede habilitar actos innobles e irreverentes. extraño e íntimo a la vez6. sino una relación fluida entre el individuo y un objeto o ser. es la tensión permanente entre estos dos polos de lo sagrado. fascinante y vertiginoso. por las obligaciones que vinculan al hombre con lo sobrenatural y por la ambigüedad esencial de lo sagrado: hecho de fuerzas y fluidos ligados tanto al deseo como al temor. lo que el investigador debería analizar en los términos en que cada comunidad la expresa. Si bien se acerca a Durkheim y Mauss. En líneas generales. por lo sagrado no oficial y no institucionalizado. Caracteriza a lo sagrado como algo marcado por lo “sobrenatural” y relacionado con lo misterioso. Desde la Antropología.286 Entre Pasados y Presentes III se desenvuelve y lo sagrado como la fuente que la crea y la renueva. Para Leiris. ambas festividades son entendidas como momentos del año verdaderamente sagrados que a su vez pueden recibir distintas connotaciones morales en relación con las conductas que a ellos se asocian: así como la corrupción y la rebeldía propias del Carnaval incluyen su dimensión de sacralidad y respeto. De esta forma. señala que no es una propiedad fija de seres y objetos. Si bien preferiremos no referirnos a lo sagrado en términos de una mayor o menor autenticidad. sí creemos que estas consideraciones pueden ser muy útiles para el análisis de aquellos cultos que han sido instituidos o afirmados . otro de los autores que trabajó con esta noción de lo sagrado es el etnógrafo francés Michael Leiris. que si se substancializa o institucionaliza pierde autenticidad. se pierde el vínculo con los demás y con una forma de vida superior (Leiris en Dianteill 2008). podemos pensar en este sentido a la percepción local de ciertas prácticas y festividades como el Carnaval y la Semana Santa.

Tanto en las grandes manifestaciones – peregrinaciones.287 en un proceso verticalista “hacia abajo”. en términos de Durkheim) y al célebre concepto de “eficacia simbólica” -acuñado por autores como Levi-Strauss7 y Víctor Turner-. En ambos casos. de sus efectos concretos (curar. ya a partir de imágenes preexistentes – como en el caso del Señor del Milagro salteño o el de la Virgen del Rosario de San Nicolás– como de imágenes creadas por los propios devotos –como la Virgen de Copacabana o el Señor de los Milagros limeño–. siempre existe un fuerte componente ligado a la tradición. En nuestra opinión. íntimamente ligados a las creencias que los movilizan (obligatorias. Ritos y prácticas simbólicas: entre la eficacia y la obligatoriedad Dentro del campo de lo sagrado. por ejemplo. a la memoria. tocar sus cintas o tomar su “tierrita” milagrosa del lugar donde apareció por primera vez–. y al verdadero sentido de los ritos. social) sino como un fin en sí mismo –dado que el acceso a dicha funcionalidad. tomar flores y objetos del arco debajo del cual acaba de pasar la Imagen. comportan siempre algún tipo de eficacia simbólica que puede estar contenida incluso en ese fin en sí mismo del que hablaba Leiris. En relación a los pequeños actos. Pero. adquieren una especial obligatoriedad que los vuelve actos necesarios independientemente de su funcionalidad: por ejemplo. uno de los dos componentes fundamentales de la religión son los ritos. En este punto. Leiris en Dianteill 2008). etc. procesiones. creemos que las prácticas y rituales religiosos siempre manifiestan una particular eficacia –cuyo análisis consideramos fundamental–. justamente en tanto hechos sociales. al tiempo que. solucionar conflictos. al mismo tiempo. un devoto persignándose frente a una imagen. terapéutico. encontramos un interesante aporte de la mano de Leiris. quien sostiene que más allá de las funciones sociales del ritual. puede no ser directamente accesible al investigador– (López Sanz 2007.– como en los pequeños actos –en relación con la Virgen de Copacabana tilcareña. hacerse cubrir con su manto. y a propósito de la distinción durkheimiana . más allá de esta institucionalización y oficialización de lo sagrado. éste no debe ser entendido como un medio para llegar a un fin (político. a lo colectivo que trasciende a las individualidades en tanto hecho social.). etc. nos centraremos en el mantenimiento de esa participación cotidiana de los devotos en su reproducción y resignificación.

La misma advertencia. prefiere hablar de lo sagrado mágico y lo sagrado religioso. desde esta visión –entendido como una de las tres formas posibles de lo numinoso. Mauss (1970 [1909]. Pero lo sagrado. junto a las impurezas y a las potencias mágicas– es algo propio de la religión. aun cuando sea un acto individual en donde la comunicación con los seres sagrados se expresa de manera directa. prácticas transmitidas de generación en generación cuya eficacia es sui-generis. cotidiano. son aquellos denominados mágicos. vinculada a lo histórico. quien los diferencia a partir de su relación con las fuerzas de lo numinoso (aquellas que se oponen al orden de la condición humana): los primeros buscan manejar estas fuerzas en sus propios términos y los religiosos trascenderlas en términos de una participación humana en lo sagrado. Desde otro lugar. transgresor e indomable. que actúa como germen de la religión. obligatorio y de forma y contenidos consagrados–. efervescente. Marcel Mauss (1970 [1909]) plantea al particular acto lingüístico de la oración en tanto institución central de la vida religiosa que implica necesariamente ambas instancias. y la segunda. Es un acto tradicional de eficacia extraempírica (un rito) y la expresión oral de ideas y sentimientos religiosos (una creencia): un discurso religioso inteligible que necesariamente conlleva un sentido manifiesto para quien lo realiza. las suyas se distinguen de las religiosas por no formar parte de un culto organizado y sacralizado. entonces.288 Entre Pasados y Presentes III entre prácticas y creencias. y vinculado al énfasis durkheimiano (1968 [1912]) en el carácter no social de las prácticas mágicas. en cambio. Además. en cambio. Hubert–) sostiene que aunque la magia también consiste en creencias y prácticas. En este punto. una perspectiva interesante en relación con esta distinción entre ritos mágicos y religiosos es la de Jean Cazeneuve (1972). fluido. confiriéndole a ambas esferas este carácter de sagradas: la primera más ligada a lo espontáneo. Mauss la define como un fenómeno social –externo. efímero. Ahora bien. creemos que debe valer para el análisis de cualquier acto religioso individual –como colocar una ofrenda o hacer una promesa a una imagen– más allá de sus implicancias subjetivas. propio de sus ritos en tanto síntesis de las otras dos actitudes (antitéticas) frente a lo numinoso –rechazarlo como impuro o manipularlo como potencia mágica– y los únicos que permitirían una participación del hombre en lo numinoso. se caracteriza entonces por ser un hecho de tradición. 1979 [1902-03] –en este último con H. a lo . Leiris. por no tener la obligatoriedad y la adhesión social de aquellas. un tipo particular de ritos no precisamente “religiosos” pero generalmente vinculados a la religión (ya sea por oposición o por semejanzas). diverso.

quisiéramos subrayar la sugerente perspectiva sobre la magia que nos ofrece el antropólogo italiano Ernesto de Martino. y que puede resultar muy útil para entender también el funcionamiento del milagro. 1968 [1912]). Por otra parte. como herramienta divina para hacer frente a las adversidades mundanas y como una forma de interpretar y racionalizar situaciones extraordinarias. según este autor. proporciona construcciones semánticas para eventos que no tienen explicación (De Martino 1958). Partiendo de un concepto de “realidad” en tanto artefacto histórico cultural –no como evidencia–. el sistema de símbolos y representaciones sagradas que una sociedad necesariamente debe generar para tomar conciencia de sí misma (llegando a incluir también dentro de este campo a las fiestas patrias y al culto a la nación) (Durkheim 1987 [1893].289 institucionalizado y domesticado (Leiris en Dianteill 2008). el aporte fundacional de Emile Durkheim. Los fenómenos religiosos y sus relaciones con otros campos de la vida humana: algunas aristas de la arquitectura social de lo religioso Para abordar este tema es insoslayable. Si consideramos además aquella polaridad de lo sagrado entre lo puro y lo impuro de la que hablaba Caillois. ella también. es una institución donde intervienen intenciones humanas. Es en estos términos que podemos pensar también una de las maneras en que el milagro opera en la sociedad –particularmente en los fieles–. con los distintos aspectos que esta esfera encierra tal como describe Cazeneuve. Tal como lo señalaba Mauss. absorbiéndose esa historicidad dramática en un orden supratemporal que. Respecto de aquellos hechos religiosos definidos como fenómenos sociales . Puesto que la sociedad necesita símbolos de ella misma que deben ser respetados. pero aun la propia naturaleza también está culturalmente condicionada. este autor se interesa por aquellos poderes que realmente existen para determinadas culturas. al mismo tiempo. 1999 [1897] 8. La magia es presentada entonces como una forma de luchar contra la desdicha y contra las “crisis de la existencia”. la religión viene a ser el fundamento de la vida social. De Martino afirma que la eficacia de las prácticas mágicas es efectivamente cultural. una vez más. en tanto enfatizó la dimensión eminentemente social de los fenómenos religiosos. vemos que es posible mantener una mirada más amplia en torno a esta noción de lo sagrado y utilizarla en un sentido más cercano al de lo numinoso en general.

Estas ideas pueden ser asociadas a la polaridad del símbolo que explica Víctor Turner (1980). utilizar este concepto nos permite enfatizar el aspecto colectivo de la devoción religiosa como algo que trasciende las manifestaciones individuales. ruidos. e incluso -pensando en términos de larga duración. etc. (Durkheim 1985 [1895]. Ambas perspectivas nos pueden brindar herramientas para considerar y analizar el lugar clave de las sensaciones e impresiones en las prácticas religiosas colectivas donde centramos nuestra indagación etnográfica: tales como procesiones. Ahora bien. Los hechos religiosos como parte del mundo social están íntimamente ligados al mundo físico y biológico: el hombre es movido por la afectividad. estéticas. culturales y socioeconómicos. vinculados a instituciones y pautas no sólo religiosas sino también jurídicas. Mauss y Hubert 1979 [1923‑24]). efectos y contraefectos entre estos distintos planos en que la sociedad está organizada (Bastide 2007 [1960]). esto que Turner sostiene a nivel del símbolo ritual. puesto que la simbología religiosa está siempre situada en un . creemos que la condición de hecho social total puede valer también para referir a las distintas dimensiones de sentido que un fenómeno religioso manifiesta. peregrinaciones y fiestas patronales. y la actividad simbólica está influenciada por aspectos orgánicos y fisiológicos10. a esa transitividad entre un polo de sentido sensorial o biológico y un polo de significados ideológicos que puede tornar “lo obligatorio en deseable”. genera un impacto en los sujetos que repercute en la manera en que los símbolos religiosos en acción operan en la sociedad. en un universo simbólico tensionado permanentemente por las luchas hermenéuticas que lo atraviesan9. políticas.290 Entre Pasados y Presentes III totales. Roger Caillois. Asimismo. contradicciones.comprender el culto como una manifestación cultural que expresa su continuidad a lo largo del tiempo. En este sentido. La presencia de sonidos. aromas y objetos palpables por los devotos. Al mismo tiempo. es lo que Caillois nos está señalando en una escala mucho más general. De alguna manera.y las superestructuras simbólicas. Roger Bastide refiere a una dialéctica permanente entre las estructuras sociales -o bases morfológicas. plantea estas relaciones entre lo religioso y el resto de los órdenes de la vida humana en términos de una vinculación más general entre hechos sociales y naturales como expresiones especulares. atravesada en distintas épocas por diferentes procesos políticos. por su inserción en una determinada matriz cultural. en cambio. socioeconómicas. a relaciones verticales y horizontales. nos interesa destacarlos en la medida en que pueden expresar y condensar múltiples aspectos de la vida social. morales.

la Etnología debe ir más allá de lo cultural y concebir la religión como un hecho social vinculado a otros fenómenos sociales. rescata la idea de religión como instrumento de comunicación y de conocimiento. de Marx ha tomado su noción de ideología en tanto transfiguración de vínculos sociales en vínculos supra-naturales inscriptos y justificados en la naturaleza de las cosas. Es en estos términos que podremos analizar. La clave de esta dependencia/independencia se la encuentra en lo que Bourdieu (2009) denomina el campo religioso. devotos. Es. quien para abordar el tema de la Sociología de la religión se ha apoyado a su vez en las contribuciones tanto de Durkheim como de Karl Marx y Max Weber (Bourdieu 2009). por su parte. un espacio ordenado por juegos de intereses.291 particular contexto socio-histórico y ligada al resto de las instituciones y esferas -políticas. las relaciones entre autoridades eclesiásticas. de Weber. laicos. se vincula a . de la estructura social. para cada uno de los cultos con los cuales trabajaremos. como así también la función política de la religión de conservar el orden social. económicas. Así. más o menos deformado. el sistema de posiciones. su idea de una Sociología de la religión como dimensión de la Sociología del poder. relativizando la autonomía de las representaciones religiosas dentro de la estructura social general. el acto religioso ni corresponde a una idealización ni es un simple reflejo. Bourdieu sostiene que las prácticas y representaciones religiosas contribuyen en principio a una visión del mundo esencialmente conservadora y legitiman la naturaleza arbitraria de la dominación. En este punto es donde más nos aporta la obra de Pierre Bourdieu. transacciones y relaciones de poder entre los agentes religiosos. la actualización de un símbolo será inseparable de las condiciones y tensiones de la vida social11 y lo religioso se difundirá a otras actividades sociales (Mauss y Hubert 1979 [1923-24]). En cuanto a sus planteos más cercanos a las teorías marxistas. estructuralmente homólogo a la arquitectura general de las relaciones sociales pero con un particular habitus y un tipo específico de interés irreductible a los de otros campos. Esto. en relación a la Iglesia como cuerpo institucional. órdenes religiosas. ideológicas-. entonces. Del primero. su función de integración social a través de las representaciones colectivas y de las formas de clasificación. y todos aquellos actores que participan de ese campo reproduciéndolo y reconfigurándolo con sus prácticas e intervenciones particulares. aquellos que están familiarizados con su habitus y que conocen y reconocen sus leyes inmanentes. entre un orden sui generis y una superestructura. confrontaciones y rivalidades internas. Para Bourdieu entonces.

Respecto al poder de los símbolos –a esa particular fuerza para dirigir e imponer a la que ya hicimos referencia–. esos mismos símbolos pueden actuar en términos de “sublimación” y de legitimación . Nuestra hipótesis es que en sociedades con una gran diversidad étnica y sociocultural. Esta unidad. como lo era por ejemplo la sociedad colonial americana. los milagros le confieren trascendencia en un plano simbólico-religioso a la comunión entre los sujetos. nacionales y locales. lo sagrado y su relación con lo profano (que será recuperado en relación con las oposiciones entre prácticas religiosas y prácticas mágicas) y los ritos en general– para contemplarlos a la luz de estas consideraciones sobre el campo religioso.292 Entre Pasados y Presentes III su gran capacidad de adaptación. Asimismo. Retomaremos ahora los puntos anteriormente trabajados –los símbolos. Para nuestra investigación particular. Al ser ante todo signos de la voluntad divina. destacamos el poder de lo simbólico. con capacidad para tratar diferentes demandas bajo la apariencia de unidad. Por eso –y no obstante la arbitrariedad de su significado– sólo es posible en la medida en que se lo reconoce como no arbitrario: por tanto. al hecho de definirse por su unidad y su diversidad. a su vez. puede volverse necesario recurrir a la trascendencia de lo sagrado y a la ecumenicidad del cristianismo para construir sentidos de pertenencia y relaciones comunales supra-locales. sostiene Bourdieu que éste descansa sobre una relación de significado fundada y aceptada socialmente. a su vez. reside en lo que no está dicho explícitamente. Dianteill 2004). de la eficacia del milagro para operar sobre diferencias culturales y socio-económicas radicales y atenuar en una dimensión religiosa las contradicciones entre los distintos sectores sociales. la creencia en la eficacia simbólica de una práctica o una representación religiosa será la propia condición de esa eficacia. sobre las cuales. afirmando así el sentido de pertenencia que los vincula a una determinada comunidad patronal cristiana y a una particular imagen hegemónica12. que puede esconder detrás de una única expresión una pluralidad de significados relacionados con diferentes posiciones sociales: en su universalidad. los fundamentos de este poder de los símbolos religiosos descansan sobre las instancias de oposición y las relaciones de poder propias de la estructura social. aquello que está supuesto. y con sus procedimientos de doble sentido. este discurso tiende a negar los conflictos sociales o al menos eufemizarlos (Bourdieu 2009. donde trataremos de evaluar el lugar del milagro –y de lo religioso en general– en los procesos socio-políticos orientados a la integración social y a la conformación de identidades regionales. es reforzada por el intrínsecamente polisémico discurso religioso.

tal como indicaba Caillois. o también. la creencia. En cuanto a las semejanzas entre estas dos esferas. por ejemplo. la magia. en la estructura de las relaciones de fuerza de la sociedad en cuestión y. Además. puesto que ambas pueden perder su valor heurístico y adquirir otras connotaciones cuando se las inserta en el marco de la estructura general de los vínculos sociales. como una traslación simbólica del monopolio del clero sobre las relaciones con lo sobrenatural (Ibídem). Bourdieu (en Dianteill 2004) enfatiza las condiciones sociales de su eficacia fuera del propio campo religioso. y es considerando estos planteos que debemos analizar e interpretar la documentación histórica. tales oposiciones pueden ser pensadas. en aspectos biológicos y fisiológicos. además de tener también un fundamento social. podemos pensar que según cuál sea la particular manera de concebir los hechos religiosos –como fenómenos sociales totales (Durkheim.293 (Bourdieu 2009)13. en efecto. en tanto sistema de “inducciones a priori” usadas bajo la presión de necesidades de grupos de individuos. de la institución que realice la ofrenda. En este sentido. En un sentido similar. Si pensamos en el contexto histórico del proceso de cristianización en hispanoamérica. Para Bourdieu. al mismo tiempo. En cuanto a las oposiciones entre religión y magia y entre lo sagrado y lo profano. puede actuar como acto legitimador de ese posicionamiento. De esta forma. manifiesta al igual que la religión cuestiones de poder y de lucha simbólica que la atraviesan. Siguiendo posturas anteriormente citadas. por ejemplo–. el poder simbólico de una ofrenda institucional durante una procesión estará ligado al propio posicionamiento sociopolítico. y una eficacia social asociada a ella (Bourdieu 2009). Mauss) o como hechos “naturales” (Caillois). y en relación con el tema particular del rito. jurídicos. constituyen uno de los puntos que más nos interesa destacar en relación con el análisis de los cultos con los cuales trabajaremos. por ejemplo. ligado a este . para no eludir de nuestra investigación todo este universo de hechos marginados del área de lo “religioso”. estas condiciones podrán ser encontradas en fundamentos económicos. Así. fue de esa manera que resultaron atacadas las religiones locales. la noción de magia puede entenderse como categoría acusatoria: denominar a una práctica como profana o mágica puede implicar una intención de devaluar actos religiosos considerados ilegítimos y de descalificar al grupo que los practica. políticos. estas divisiones son de naturaleza política y se fundan en la confusión generada por identificar la distinción entre magia “legítima” e “ilegtima” con la socialmente disputada distinción entre “religión” y “magia”.

Mientras que cualquier institución religiosa tiende a ser presentada como una realidad ahistórica. tanto en la zona del lago Titicaca (Bolivia) . para explicar las transformaciones en un sistema religioso es posible afirmar que la desestructuración de la base social -de la organización y las relaciones sociales. el necesario análisis histórico revela los procesos detrás de la constitución de las creencias. si no que.no implica una desintegración de sus formas simbólicas. Si nuestro interés al abordar el proceso histórico de construcción de los cultos. magia también puede servir para etiquetar actos de protesta contra la religión dominante por parte de grupos dominados que ven en ellos formas de invertir las jerarquías sociales (cfr. y una posible disolución que se hace visible en sociedades en vías de secularización. y siguiendo el planteo de Bourdieu (2009). debemos atender a este tipo de disputas clasificatorias que siempre acompañan a estas luchas. es desentrañar y analizar luchas hermenéuticas y simbólicas ancladas en luchas sociales y políticas. aunque la esfera de lo “mágico” suela ser excluida del campo de indagación cuando se abordan temáticas ligadas a lo religioso. Es justamente este proceso el foco de nuestro interés –principalmente en relación con el primer objetivo de nuestra investigación–. y es a partir de su reconstrucción que trataremos de evaluar los cambios y continuidades en la trayectoria de cada uno de los cultos indicados. Ahora bien. Religión y transformaciones sociales Indudablemente. esta superestructura puede reconstituir la sociedad reproduciendo las formas sociales (Bastide 2007 [1960]). ritos e instituciones. creemos que es importante tener presentes estas particulares definiciones y planteos para poder entender ciertas prácticas cotidianas y ciertos hechos sociales que se salen de estos límites y que nos obligan a complejizar la mirada. en relación con las propias transformaciones de la sociedad donde se desarrollaron. en relación con las transformaciones de la estructura social. el campo religioso no puede ser concebido como una realidad inmutable: existe una génesis estructural para él. En definitiva. Bourdieu en Dianteill 2004). Esta posición puede resultar muy interesante para explicar la pervivencia de las formas simbólicas andinas tradicionales a lo largo de los siglos más allá de las transformaciones acarreadas por la colonización y evangelización de las sociedades nativas: situación apreciable particularmente para el caso de la Virgen de Copacabana. por el contrario.294 Entre Pasados y Presentes III sentido descalificador.

Hemenway 1980) quien. el aporte de Bourdieu nos puede servir para responder los siguientes interrogantes: ¿se puede hablar de religión en sociedades donde no existen religiones institucionales? ¿Es pertinente la noción de campo religioso en sociedades crecientemente seculares? ¿Está lo “religioso” limitado necesariamente al campo denominado como tal? Coincidimos con este autor en que es preferible usar términos como simbología y ritualidad en tanto no implican instituciones religiosas (cfr. Bourdieu en Dianteill 2004). pueden reformularse en términos de una distinción entre sociedades con un control más social de lo sagrado frente a otro más institucionalizado. una particular visión sobre los cambios en los sistemas religiosos: frecuentemente los percibía como “desviaciones”. lo que implicaría un renacimiento de lo sagrado de manera más “salvaje” o menos controlada socialmente. En nuestra opinión. En términos históricos. en los procesos de adaptación e invención de las sociedades nativas más allá de la incorporación de elementos ajenos. como degradaciones que conllevan expresiones inauténticas (2007 [1960]). estas precisiones conceptuales nos permiten mantener nuestro enfoque orientado hacia un mismo tipo de fenómenos más allá de los cambios estructurales e institucionales . Por otra parte. En este sentido. También es posible pensar los cambios socio‑religiosos en términos de una mayor o menor “domesticación” de lo sagrado (Bastide 1983 [1965]): en esta línea. Sin entender esto en términos de evolución histórica. 2009). creemos que sus planteos respecto al mayor control o “domesticación” de lo sagrado en las sociedades “primitivas” o “tradicionales”. a diferencia de la mayoría de los autores contemporáneos. Esto de alguna forma involucra a todas las religiones que presentan un alto grado de sincretismo. nos invita a poner el acento en la creatividad y la resistencia de las culturas subalternas. Bastide manifestaba. desde sus trabajos con poblaciones afroamericanas. Bastide caracterizaba a las sociedades “modernas” a partir de una creciente secularización y al ocaso de las religiones históricas. justamente aquellas que más han despertado el interés de los investigadores. Zanolli et al. para el análisis de estos complejos sistemas religiosos consideramos más enriquecedoras perspectivas como la de la etnógrafa norteamericana Zora Neale Hurston (cfr. De la misma manera. en la medida en que alude a formas simbólicas y comportamientos en relación con lo sagrado independientemente de los marcos institucionales u oficiales donde se inserten. Costilla 2008. creemos que también puede ser apropiado en estos casos el término religiosidad.295 como en la Quebrada de Humahuaca (Jujuy) (cfr.

en relación con las sociedades más contemporáneas se observa una redefinición de los límites del campo religioso. un estudio religioso. uno participa de las creencias inherentes al campo analizado. Así como en las comunidades nativas americanas existían variadas manifestaciones religiosas por fuera de los lineamientos hegemónicos de la religión oficial. ENTRE LA EMPATÍA Y LA OBJETIVIDAD Todos los investigadores de la religión nos enfrentamos con la misma contradicción. Dianteill 2004). y sumando a la observación etnográfica la autobiografía (López Sanz 2007)14. no por su participación en las creencias estudiadas si no porque aplicó una metodología muy novedosa poniendo en juego su propia subjetividad. y formando parte del universo cultural que se proponía documentar. Así. sumado a los peligros de caer en un acercamiento exclusivamente externo que no permita ver las fuerzas subjetivas de la actividad religiosa y la adhesión incondicional a las verdades reveladas (Bourdieu 1987. y nacionales posteriormente. Ibidem). lo cual puede llevar a adoptar un punto de vista religioso y a practicar. existe también el riesgo de carecer de información de vital utilidad. Ejemplos de la primera situación podrían ser los trabajos etnográficos de Michel Leiris y especialmente los de Zora Neale Hurston. vivió el folklore afroamericano antes de reconocerlo como . apelando más al autoexamen y a la reflexividad. más que un estudio de la religión. con las cuales trabajaremos. Pero cuando no se es uno de ellos. Esto nos lleva al último punto de nuestro trabajo. sus funciones van siendo reemplazadas por otros agentes sociales (cfr. orales y visuales sobre las cuales desarrollamos nuestras interpretaciones. El primero. donde también han contribuido notablemente los autores que hemos venido citando. La segunda porque apeló a un método radicalmente comprensivo y de integración total en la cultura a estudiar (Dianteill 2008.296 Entre Pasados y Presentes III que afectaron a las distintas sociedades coloniales. Cuando se es “uno de ellos”. Hemenway 1980): siendo ella misma afrodescendiente. lo cual nos obliga a seguir profundizando nuestra mirada y complejizando el tratamiento de las fuentes escritas. al disolverse la religión en un campo más amplio y de mayor manipulación simbólica. la cuestión metodológica. y no había una separación clara entre las esferas de lo religioso y lo político durante el periodo colonial.

que si bien resulta necesaria y sumamente interesante. quien cuestionaba a Durkheim por tratar a los hechos sociales como “cosas” y por privilegiar a la colectividad. especialmente aquellas que habiendo sido escritas por los propios actores de esas historias que buscamos reconstruir. Con esta actitud es que debemos abordar también las fuentes en las cuales se apoya nuestra indagación histórica sobre los cultos. Nos referimos. cuando se debe tener en cuenta también la innovación de la capacidad individual. subjetivas y objetivas (Bourdieu 1987. consideraba necesario completarlo con un método comprensivo y con una cierta simpatía intuitiva (idea tomada del filósofo francés Henri Bergson) para poder entender los sentimientos y emociones que le dan vida a los hechos religiosos más allá de lo dogmático (Bastide 2003 [1935]). a aquellas que corresponden a la otra situación metodológica: la del investigador completamente ajeno que por no ser “uno de ellos” puede perder de vista las sutilezas y los detalles que enriquecen la comprensión de los fenómenos en todas sus dimensiones. manteniendo una conciencia crítica de nuestras pertenencias en relación al campo de indagación etnográfica y superando los riesgos de “identificación emotiva” y de “naturalización” de los hechos culturales estudiados –cuestiones que también caracterizaron el enfoque histórico etnográfico de De Martino16– (Signorelli 2003). incorporó un método más comprensivo para salir de la explicación de los hechos sociales por hechos sociales. que para entender la religión es metodológicamente necesaria cierta simpatía. es necesario realizar una objetivación de todas las formas de participación y de todas las pertenencias.297 objeto científico. Aunque su método era el objetivo comparatista. de esta manera. no incluye un análisis teórico15. hasta las más tenues. Para sortearla. nos . la autora realiza una minuciosa descripción de lo observado y de lo vivido así como de las condiciones en que se ha recogido el material. Estas limitaciones para poder objetivar ciertas experiencias extremas es una de las barreras principales de la observación participante. Así. Dianteill 2004). puesto que en cualquier rito o acto significante no puede ser olvidado el sentido que los individuos le dan a sus prácticas. formar parte y/o identificarse con la sociedad analizada puede favorecer la superación de otro tipo de limitaciones. uno tiene que ser un poco creyente y no totalmente cientista. distanciándose de Durkheim. Otro autor que cuestiona esta metodología social objetivista es Bastide. que se acentúa cuando el investigador se identifica con aquellos a quienes estudia. Ya el propio Durkheim señalaba. en sus últimos escritos más alejados del positivismo17. A partir de esta inmersión metodológica. También Mauss.

Es por eso que. hemos tratado de evaluar las distintas herramientas que dichos enfoques nos ofrecen. contemplando los alcances y limitaciones de sus conceptos e ideas a la luz de las problemáticas y de las propias complejidades que involucra nuestro tema particular. ya sea desde un enfoque histórico o etnográfico. como antropólogos. Nuestra labor. necesitamos neutralizar el sentido crítico para poder entender este tipo de hechos – sean estos históricos o actuales–. en los términos en que cada sociedad la expresa. Siguiendo sus planteos. podemos recurrir una vez más a las consideraciones de De Martino (1958) acerca de la magia. PALABRAS FINALES La tarea de definir un marco teórico‑metodológico para llevar a cabo una investigación sobre temáticas religiosas siempre implica adentrarse en planteos conceptuales sumamente complejos y profundos. De esta manera. Nuestra intención en este trabajo ha sido abordar analíticamente algunos de los tópicos más generales de los estudios sobre religión y religiosidad. Sin agotar en absoluto las discusiones y consideraciones sobre cada uno de los puntos trabajados. y entre lo sagrado y lo .298 Entre Pasados y Presentes III permiten acercarnos a una comprensión mayor de los fenómenos a analizar. para abordar un tema de tantas implicancias subjetivas como el del milagro. en el análisis del material etnográfico obtenido para cada uno de los cultos cristianos con los que trabajamos. desde la perspectiva de distintos autores provenientes de la Sociología y la Antropología. nuestra tarea no es decir científicamente si existen o no los espíritus ni refutar o confirmar la veracidad del milagro. En este sentido. en relación a los objetivos que nuestra investigación se propone. trataremos de atender a las manifestaciones más cotidianas de lo sagrado y a la tensión permanente entre sus dos polos. es comprender la cosmovisión donde se insertan estos fenómenos –manifestando cierta simpatía hacia ellos y empatía hacia quienes se está estudiando–. el de santidad y el de impureza. debemos repensar y matizar las tradicionales oposiciones entre lo mágico y lo religioso. analizar los significados que reciben y dar cuenta de la manera en que operan en la dinámica social e intervienen en los procesos socio-históricos atravesados por la sociedad en cuestión. para entenderlos es necesario comprender el drama histórico local de los que viven ese mundo. los hechos mágicos –al igual que los milagros– son fenómenos que no pueden ser estudiados desde el método científico. Asimismo.

por sus comentarios durante las Jornadas. Justamente por ubicarse en la larga duración y por establecer un análisis comparativo entre distintos casos. Baker. R. 1983 [1965]. Mary (trad. en distintos momentos históricos y en relación con distintos actores.com. James L. Buscaremos entonces abordar las fuentes históricas y etnográficas en atención a tales matices y manteniendo una visión lo más flexible y amplia posible sobre los fenómenos religiosos. foreword. Y al CONICET. coordinadora de la Mesa de Trabajo Metodología II: Teoría y Métodos en Antropología Social. ubicándolas en la propia estructura de las relaciones de poder al interior de cada contexto socio histórico donde centramos nuestro análisis. A la Dra. BIBLIOGRAFÍA Bastide. Sebba.ar/search?hl=es&tbo=1&tbs=bks%3A1&q= bastide+the+ african&meta=&aq=f&aqi=&aql=&oq=&gs_rfai= . Disponible en:http://www. más allá de los marcos institucionales donde éstos se insertan y atendiendo siempre a las tensiones entre los distintos agentes que participan del campo religioso reproduciéndolo y reconfigurándolo con sus particulares intervenciones. Social origins of religion.com. Siglo XXI. Al Dr. Minneapolis. Helen (trad. México. nuestra investigación intentará iluminar el estudio de estos fenómenos a partir de considerarlos en diferentes sociedades. The Johns Hopkins University Press. University of Minnesota Press. AGRADECIMIENTOS Al Dr. google.ar/search?tbs=bks%3A1&tbo=1&q=bastide 2007 [1960]. Sociología de las enfermedades mentales. Peacock. Baltimore. Toward a Sociology of interpenetration of civilizations.299 profano. Carlos Zanolli.). 2003 [1935]. The African Religions of Brazil. pudiendo desentrañar así las tensiones y luchas hermenéuticas que siempre acompañan a la trayectoria histórica de un culto.google.). Erwan Dianteill. por el valioso aporte de su seminario. Disponible en: http://www. con cuya beca me encuentro desarrollando la investigación de doctorado. Florencia Girola. mi director de tesis.

Buenos Aires. 1972. México. . 2008. FCE. 1987. Buenos Aires. Swartz D. Shapire. J. L.). J. 2008. 2a. 1968 [1912]. Amorrotu. Seminario de Doctorado [Apuntes de clase]. A central and peripheral concern.L. fr/ web/revues/home/prescript/article/assr_0335-5985_1987_num_63_1_2424 2009. El hombre y lo sagrado. Cazeneuve. ed. P. Edizioni Scientifiche Einaudi. Roger 1942 [1939]. Sociología del rito. Disponible en http://www. Ediciones Orbis. Barcelona. Buenos Aires. II Simposio Internacional sobre Religiosidad. 1958. Centro Franco Argentino de Altos Estudios de la UBA. Archives de Sciences Sociales des Religions 63 (1): 155-161. Cultura y Poder. Buenos Aires. Il mondo mágico: prolegomeni a una storia del magismo. CDROM De Martino. Torino. Dianteill. siglos XVI-XVII). En: After Bourdieu págs. Instituto Ravignani. UBA. 2004. Las formas elementales de la vida religiosa.persee. Kluwer Academic Publishers. Costilla. E. Buenos Aires. Biblos. El milagro en la construcción del culto a Nuestra Señora de Copacabana (Virreinato del Perú. Enfoques clásicos y heterodoxos en sociología y religión.300 Entre Pasados y Presentes III Bourdieu. and V. Las reglas del método sociológico. Durkheim. Zolberg (eds. Netherlands. 65-85. “Sociologues de la croyance et croyances de sociologues”. Caillois. GERE-PROHAL. E. 1985 [1895]. E. La eficacia simbólica. Pierre Bourdieu and the sociology of religion.

2003. “El lugar de La crítica cultural en la etnografía de Michel Leiris”. Motivo y forma del cambio en las sociedades primitivas”. Barral. Madrid. ed.301 1987 [1893]. “Esbozo de una teoría general de la magia”. M. Tecnos. 5ta. R. 1999 [1897]. 93-142. Quaderns de filosofia i ciència 37: 39‑56. Buenos Aires. Obras I. . H. 133‑152. El Suicidio.com. En: Sociología y Antropología. Barcelona.google. Ernesto de Martino en la investigación de campo”. A. México. Imágenes y símbolos. 25: 13‑24. pp. México. Akal. “El historiador etnógrafo. P. Gedisa. M. La oración. y H. 155‑222. A literary biography. 1970 [1909]. 1980 [1977]. pp. En: Sociología y Antropología. Madrid. E. Alteridades. Madrid. Geertz. pp. Chicago. Tecnos. La interpretación de las culturas. 1979 [1923‑24]. Signorelli. Taurus. año XIII.ar/search?hl=es&tbo=1&tbs=bks% 3A1&q=zora+ neale+hurston&meta=&aq=f&aqi=&aql=&oq=&gs_rfai= López Sanz. Zora Neale Hurston. Hemenway. Mauss. Ricoeur. G. 1987. De la división del trabajo social. 2007. Mauss. “Ensayo sobre los dones. University of Illinois Press. 1976. C. 1983. Disponible en: http://www. Ediciones Coyoacán. M. Madrid. En: Lo sagrado y lo profano. Eliade. Hubert 1979 [1902‑03]. Megápolis. Introducción a la simbólica del mal.

C. Barcelona. Argentina”. titulado “Enfoques clásicos y heterodoxos en sociología y religión”. La Editorial Católica. Herder. Bataille. no basta que un hecho natural sea excepcional para que pueda ser considerado milagro. ediciones. L. Diccionario de Teología. esclavos y devotos. 5 Estas afirmaciones corresponden a una conferencia dictada por Leiris en el Colegio de Sociología de Francia el 8 de enero de 1938. Buenos Aires. Tomo V. Por ello. 1984. Buenos Aires. Azar. 1977. Barcelona. 3 Sin adentrarnos aquí en mayores precisiones respecto a las diferencias entre los nativos. sin embargo.. introducción científica al estudio del milagro. debe tener también un carácter tal que signifique una intervención especial de Dios en la cual Él quiera manifestarse de un modo nuevo (Sobre este tema. V. 1964. NOTAS 1 Una primera versión del mismo ha sido presentada como monografía final del seminario de doctorado dictado por el profesor Erwan Dianteill en el Centro Franco-Argentino de Altos Estudios de la UBA. 7 Levi-Strauss. Siglo XXI. J. Costilla y D. y M. 9 Estas consideraciones han sido presentadas en un trabajo anterior de autoría compartida con Carlos Zanolli y Dolores Estruch (Zanolli et al. 2 En términos teológicos. Zanolli. . en octubre de 2008. Jujuy. Buenos Aires. señala Dianteill que Leiris no cita explícitamente a Otto como influencia (comunicación personal. Estruch 2009. 1953. milagro. ya fuera por la parcialidad a la cual pertenecían –Anan o Urin– o por su origen sociocultural – antiguos habitantes locales. la ha presentado como un modo de pensamiento propio del ser colectivo. En: Serie Patrimonio Cultural Inmaterial Latinoamericano I. UNESCO. es decir que es ante todo un signo de Dios. ya analizada por Rudolf Otto. Cofrades. 2009). Éléments de sociologie religieuse. Lima. Dalman y Joser S. Riaza Morales. W. también la describe Roger Caillois citando a este teólogo alemán (1939: 34). ley. R. Intercambios y correspondencias 1924‑1982. apartándose de la idea marxista de religión como falsa conciencia. 6 Esta ambigüedad de lo sagrado.302 Entre Pasados y Presentes III Turner. 2008. 4 También en: Bastide. 1997 [1935]. París. un milagro es un hecho sensible producido por Dios fuera del orden natural. M.. 6 de Octubre 2008). Stock [citado en Dianteill 2008]. Madrid. titulada “Lo sagrado en la vida cotidiana” (cfr. 1980. Antropología estructural. La selva de los símbolos. CRESPIAL. 8 En sus primeras definiciones. El cuenco de Plata). La peregrinación al Santuario de la Virgen de Copacabana de Punta Corral. Enciclopedia de la Religión Católica. Leiris.A. G. mitimaes incaicos o descendientes de la elite cuzqueña–. véase: Bouyer. C. ligado a sentimientos compartidos. J. EUDEBA.

16 Las investigaciones de De Martino ofrecen una prueba empírica de la posibilidad de evitar esos riesgos. siendo la religión una actividad simbólica esencial el poder simbólico resulta practicado allí más claramente que en otros campos de la acción social (Bourdieu en Dianteill 2004). 1991. de 1935 (Philadelphia. 2000. J. Centro Editor de América Latina. 11 Cfr. J. Departamento de Antropología. M. Una aproximación teórica y bibliográfica. Religiosidad popular en la Argentina. 17 En su conferencia “El porvenir de la religión”. pudiendo desprenderse de ellas los referentes teóricos. Chapp. .E. a la cual solo hemos podido acceder de manera indirecta. metodológicos y técnicos sobre los cuales basar no tanto la neutralidad (puesto que De Martino no creía en ella) sino el rigor de una antropología dentro de la propia sociedad del investigador (Signorelli 2003: 23). Série Antropologia 285. Costilla. de 1914 (citado por Dianteill 2008). Buenos Aires. XI Jornadas Interescuelas / Departamentos de Historia. 15 La obra donde mejor se puede apreciar esta situación es Mules and Men: Negro Folktales and Voodoo Practices in the South.303 10 Dichos planteos corresponden a las últimas obras de Caillois. 14 Siendo interesantes también sus consideraciones sobre nuestro papel como investigadores observadores y participantes del hecho social que estudiamos. Lippincott). J. Tucumán. CD-ROM 13 Aunque no está limitado al dominio religioso. Brasilia. Universidad de Brasilia. publicadas ya en la década de 1970. UNT. 2007. A religião como sistema simbólico. Los usos socio-políticos del milagro cristiano. Uma atualização teórica. teniendo que sumarle a los factores externos que pueden condicionar la práctica etnográfica también los factores internos relativos a nuestras propias emociones. et al. Carvalho.. FFyL. 12 Cfr. a las cuales no hemos podido acceder en forma directa (citadas por Dianteill 2008).

Por lo tanto. no pueden obviarse por completo y realizaremos referencias a ellos cuando sea oportuno. Para esta presentación hemos optado por centrarnos en las transformaciones que tuvieron lugar en los vínculos disciplinares entre un periodo y otro.304 Entre Pasados y Presentes III LA ETNOHISTORIA ANDINA COMO ESPACIO DE CONFLUENCIA DISCIPLINAR RAMOS. gracias a una fructífera combinación de disciplinas -Arqueología. de que a mediados del siglo XX. María Alejandra * 1 INTRODUCCIÓN Este trabajo se enmarca en la investigación realizada para nuestra tesis de Licenciatura. Instituto de Ciencias Antropológicas. en la cual analizamos el periodo inicial del desarrollo de la Etnohistoria andina (1940-1970) en Perú. El estudio se realizó a partir del examen de las obras de John Rowe y John Murra. Historia y Antropología-. La Etnohistoria andina surgió en un momento de renovados vínculos entre la Antropología y la Historia. Con el fin de caracterizar las investigaciones del periodo mencionado fue necesario crear un cuadro de situación del estado de los estudios históricos. se impulsaron * Universidad de Buenos Aires. que condujo a importantes avances en los estudios de las sociedades andinas. arqueológicos y antropológicos en Perú en las décadas previas.com . La importancia de estudiar el periodo de gestación del nuevo modelo radica en que. Si bien los aspectos institucionales y los desarrollos teóricos y conceptuales no son en sí mismos objetos de este escrito. en parte. las instituciones de financiación y formación y la manera de concebir las relaciones disciplinares. en el cual se tuvieron en cuenta los aportes de los principales investigadores de aquella época (19001940). Facultad de Filosofía y Letras. principales referentes de un periodo en el que tuvo lugar una profunda transformación de los enfoques metodológicos y las perspectivas interpretativas. Sección Etnohistoria. nuestra investigación debió considerar la inserción de los sucesos vinculados al desarrollo de la Etnohistoria en Perú en procesos que se desenvolvían en una escala mayor y que encerraban tanto aspectos académicos como no académicos. alejandraramos_@hotmail. que fue resultado. las problemáticas sociales emergentes de la época interpelaron a los investigadores de estas disciplinas a diseñar nuevos acercamientos.

De forma paralela al desarrollo de las investigaciones mencionadas. LOS ESTUDIOS SOBRE PERÚ ENTRE 1900 Y 1940 En las primeras décadas del siglo XX. social y política de los incas (Baudin [1928]1940. En tanto fuentes debemos identificar “el pensamiento e intenciones del autor tratando de comprenderlo antes que de refutar sus teorías” (Fernández 1992:89). se realizaron importantes avances en la sistematización de las crónicas —gracias a los aportes de Philip Means y Louis Baudin— y se instaló un debate en torno al sistema de organización económica. más tarde en Perú se crearon instituciones nacionales. Respecto de lo segundo. En cuanto a esto último. quien buscó insertar a la sociedad inca en un proceso histórico mayor y resaltó la necesidad de trascender los límites nacionales en las investigaciones sobre las sociedades precolombinas (Kaulicke 1998. Palerm en su Historia de la etnología (1974) plantea que para las investigaciones de este tipo es necesario examinar la producción de los autores como fuentes documentales al mismo tiempo que como generadores de técnicas y metodologías y como representantes de tradiciones teóricas. fue de gran importancia la labor de Max Uhle. Dentro de los estudios históricos. se ampliaron en Perú los centros de formación y financiación al tiempo . seguimos el planteo de Bourdieu ([1973] 1986). los estudios que se realizaban remitían casi exclusivamente a los incas.305 investigaciones capaces de ampliar el conocimiento existente y renovar las preguntas de investigación. Means 1918). quien considera que lo teórico y lo metodológico no son planos escindibles sino que deben considerarse conjuntamente en la construcción del objeto y en el examen de esa construcción. principalmente museos. Uhle [1913] 1998). con la ocupación de puestos de gestión por intelectuales pertenecientes a la corriente indigenista. Además. la Historia y la Arqueología eran las principales disciplinas productoras de conocimiento sobre las sociedades que ocuparon el territorio del actual Perú. se produjeron cambios institucionales: en las universidades de Estados Unidos surgieron departamentos de Antropología. y en el campo de la Arqueología. capaces de financiar estudios. Sobre las particularidades resultantes de que nuestras fuentes sean textos académicos. y finalmente. que continuaban dedicados exclusivamente a los incas.

la Universidad de California tuvo un importante rol en las investigaciones arqueológicas realizadas en Perú. Ese mismo año. Kroeber estableció contactos con la Universidad de California y allí fundó el Departamento de Antropología (Steward et al. El desarrollo de este movimiento intelectual ha sido descrito a partir de tres etapas: la primera se extiende desde 1897 a 1909 y comprende la generación protagonista de la huelga universitaria de 1909. con el desarrollo del regionalismo y la profundización del indigenismo. En lo referente a los espacios institucionales en Estados Unidos. vino a modificar la situación (Ávila Molero 2000. En 1896. en un momento en el que se gestaba en Perú un fuerte sentimiento nacionalista -tras la guerra con Chile. la extracción de materiales arqueológicos fuera del país generó controversias. de la cual Luis Valcárcel y Julio Tello fueron protagonistas (Valladares Quijano 2005). ya que financió las campañas de Max Uhle y conservó las colecciones de cerámica que en ellas se obtuvieron. 1961).un departamento similar en la Universidad de Chicago (Stocking 1979). entre 1920 y 1930.representado por la “generación del 900”. el primero concedido en esta área en la Universidad de Columbia. El discurso historiográfico de la “generación del 900”. quien en 1929 fundó –junto a Edward Sapir y Robert Redfield. la aparición de Doctorados y Departamentos de Antropología en las universidades instaló a este campo de estudio como disciplina académica independiente. mientras que la tercera consistió en la expansión nacional. Fue otro estudiante de Boas. Uno de sus alumnos.de dos naciones (Ávila Molero 2000). Durante la primera década del siglo XX. como el Museo Nacional de Perú creado en 1905. se instaló un interés por . obtuvo en 1901 su doctorado en Antropología. Alfred Kroeber. Fay-Cooper Cole. El surgimiento de instituciones nacionales que fomentaron expediciones. Franz Boas llegó a la Universidad de Columbia y dictó un seminario sobre North American Indian. Como era de esperar. fue confrontado por los indigenistas que veían en Perú la coexistencia -basada en la dominación. Martínez 1998). de esta manera se abrió el espacio para que la Antropología se instalara como una disciplina académica. Estas dos etapas tuvieron lugar en Cusco. Con el advenimiento y la expansión de la corriente indigenista peruana en la década de 1920. la segunda tiene lugar entre 1909 y 1920. que pensaba la unidad nacional desde el mestizaje.306 Entre Pasados y Presentes III que la Antropología cobraba un lugar cada vez más importante en los estudios andinos.

empezaron a ser estudiadas las distintas sociedades andinas incorporadas al Tawantinsuyu. Formados bajo la premisa de la necesidad de recurrir a distintos tipos de registros en su investigación. que fue considerado una reacción a la “historia especulativa” de los evolucionistas. Por aquellos años. PROBLEMÁTICAS SOCIALES EMERGENTES Y NUEVAS ESTRATEGIAS DE INVESTIGACIÓN La creciente flexibilidad de los límites disciplinares en las investigaciones sobre las sociedades andinas no fue un hecho aislado. Murra lo realizó en Ecuador. los . el histórico y la información etnográfica. A ello se sumó luego un interés político por conectar los grupos indígenas contemporáneos con las sociedades prehispánicas. A raíz de esta conjunción disciplinar. se había producido un “rechazo a la historia” por parte de los exponentes de la corriente estructural funcionalista.que tuvo sus inicios en la década de 1920. que contribuyó a establecer una continuidad entre el registro arqueológico. Por el contrario. Valcárcel incorporó el terminó Etnohistoria para diferenciar el nuevo tipo de investigaciones de los estudios históricos que se habían llevado a cabo hasta el momento. fue parte de un fenómeno general que adquirió distintos matices según la región y las problemáticas de investigación. Estas investigaciones. entre los que se destacaron particularmente John Rowe y John Murra. a lo largo del cual se concretó aquello que había sugerido Uhle: traspasar los límites nacionales del actual Perú y considerar la región andina en general. tras un periodo de “separación” -en términos de Viazzo (2003). si bien los incas conservaron un lugar central. impulsadas por los intelectuales peruanos.307 vincular los estudios sobre las sociedades indígenas del pasado con las poblaciones contemporáneas de la región. Con el inicio de la década de 1940 comenzaba un nuevo periodo en las investigaciones andinas. A mediados del siglo XX los límites disciplinares de la Historia y la Antropología comenzaron a hacerse menos rígidos. Además. Los estudiosos de Perú vieron en las crónicas la posibilidad de acercarse al sistema de organización incaico y las pusieron en diálogo con los resultados de las excavaciones arqueológicas. en 1941 ambos autores comenzaron sus estudios de campo. En Antropología. mientras Rowe lo hizo en Cusco. se combinaron con los intereses de una nueva generación de investigadores provenientes de Estados Unidos.

308 Entre Pasados y Presentes III historiadores se encontraban interesados en las biografías de los grandes hombres. Este acercamiento de la Antropología a la Historia se puso aún más de manifiesto en una conferencia dictada en 1950 por Evans-Pritchard. sino que también se encuentran condicionadas por las problemáticas sociales emergentes (Lorandi y del Rio 1992). En ella. ensayaron categorías como “organización social” o “ciclo del desarrollo del grupo doméstico” con el fin de incluir la dimensión histórica en su análisis1. fue dentro del funcionalismo y el estructural funcionalismo que se dieron los cambios que condujeron a un nuevo interés en la dimensión histórica. en 1929. en un intento por contemplar los procesos históricos (Viazzo 2003). Se iniciaron así una serie de juicios que se prolongaron por varios años y muchos antropólogos que fueron requeridos como expertos se familiarizaron con . en los acontecimientos bélicos y en el estudio de las instituciones europeas. Se iniciaba un replanteo de las categorías de análisis y de los intereses de investigación. mediante un juicio. de la revista Annales d´Histoire Economique et Sociale. Pero esta similitud había sido opacada por el contraste entre el estudio directo de la vida social que los antropólogos realizan y el indirecto que llevan a cabo los historiadores mediados por los documentos. una indemnización en el caso de que sus tierras hubiesen sido expropiadas tras las firmas de tratados que protegían sus derechos de propiedad. el autor sostuvo que las dos disciplinas compartían el objeto (los significados culturales) y el método (comprender y traducir). Esta ley hacía posible que los grupos indígenas reclamasen al gobierno. En Francia. economía y sociedad. En este sentido. Raymond Firth y Meyer Fortes. representantes de estas corrientes. cuando la Historia social comenzó a ganar espacios con los estudios de demografía. aprobado en Estados Unidos en 1946. y a pesar del distanciamiento inicial. El desarrollo de la Historia social implicó una apertura temática y metodológica que impulsó un mayor contacto con otras Ciencias Sociales (Lorandi y Rodriguez Molas 1984. A fines de la década de 1940. Esta tendencia comenzó a declinar tras la primera posguerra. Pero las disciplinas no sólo se desarrollan a partir de las teorías y metodologías que se construyen para dar cuenta de su objeto. el aumento de este tipo de investigaciones tuvo como corolario la creación. desencadenó una serie de investigaciones de archivo llevadas a cabo por antropólogos. el Indian Claims Act. lo que constituiría solo una diferencia de técnica (Evans-Pritchard 1950). Viazzo 2003). En Antropología.

a partir de 1954. con los trabajos de Rowe y Murra. el proceso de descolonización impulsó historiografías especializadas. mientras que Murra se había formado bajo la influencia de los trabajos de Cole en Illinois. a pesar de las diferencias que estos investigadores mantuvieron entre sí en la elección del objeto de estudio.intentaron conjugar las investigaciones arqueológicas. Esta disciplina se había instalado desde los estudios realizados a principios del siglo XX y consolidó su lugar con las influencias norteamericanas de mediados de siglo. que también buscaban la articulación de esos dos registros. la Etnohistoria andina presenta una serie de características que le son propias. Simultáneamente. Estos trabajos fueron reunidos a partir de 1960 en el Journal of African History (Vansina 1962. Dentro de este panorama general en el que fueron surgiendo diversos puntos de conexión entre Historia y Antropología. es decir.309 los archivos del gobierno. Luego los encuentros fueron conocidos como American Indian Ethno-historic Conference. y desde 1966 constituyeron la American Society for Ethnohistory (Krech 1991). producto de su interés por información referente a la organización social y a las creencias de los grupos estudiados. una serie de encuentros titulados Ohio Valley Historic Indian Conference desde los que se impulsó la creación de la revista Ethnohistory. Una de las más importantes es que la Arqueología tuvo un rol tan importante como las otras dos disciplinas mencionadas. Viazzo 2003). cuyo principal representante es Jan Vansina. Tengamos en cuenta que Rowe había estudiado Arqueología clásica. Los antropólogos realizaron estudios diacrónicos con el fin de aportar evidencia para avalar o desestimar las demandas (Viazzo 2003). Esta experiencia común los alentó a realizar. Los trabajos de Rowe y Murra se insertaron en este contexto general y compartieron inquietudes comunes. El término Etnohistoria comenzó a utilizarse para designar trabajos que ya se venían realizando en esta línea (Pérez Zeballos y Pérez Gollán 1987). La que más se destacó entre ellas fue la Historia de África. Durante estos años. históricas y antropológicas para el estudio de las sociedades precolombinas. otros investigadores -tanto en México como en Perú. Adoptaron también nuevas perspectivas interpretativas. especialidad en la que era corriente conjugar la información arqueológica con la obtenida a partir de los documentos. . Los investigadores pertenecientes a esta corriente se abocaron al uso de documentos hasta el momento ignorados e incluyeron en su estudio las fuentes orales.

Tanto Rowe como Murra se habían formado en la Antropología norteamericana. a fines de los años 50’. Chile y Argentina. de diferente manera y en distinta medida. el autor . En el lapso de treinta años se desarrolló un nuevo marco teórico-metodológico. En 1955 Murra escribió su tesis doctoral. utilizaron los aportes combinados de estos campos. La década de 1940 se inició con las críticas de Rowe a la cronología incaica y preincaica del momento. en la que anticipaba el modelo del “control vertical de un máximo de pisos ecológicos” que impactaría internacionalmente por la difusión que su autor le diera en los últimos años de la década de 1960 y por medio de la publicación en 1972 de un trabajo exclusivamente dedicado a poner a prueba dicho modelo. la Arqueología y la Historia. conocido como Etnohistoria andina. Los dos investigadores. inicialmente vinculado a la actual región de Perú. a una nueva propuesta cronológica ampliamente cimentada y que ganaba en precisión a la anterior. pero que tras su consolidación en la década de 1970 se expandiría. con diferentes ritmos. Lingüística y Antropología Fisica -luego Biológica-. También por aquellos años Rowe comenzó sus investigaciones sobre la continuidad de las tradiciones de la nobleza incaica durante el periodo colonial hasta el siglo XVIII. es decir en una disciplina que cubría cuatro campos clásicos: Etnografía. renovó los enfoques metodológicos y las perspectivas interpretativas y condujo a la expansión del objeto de estudio acompañado de la profundización del conocimiento.310 Entre Pasados y Presentes III EL SURGIMIENTO DE LA ETNOHISTORIA ANDINA John Rowe y John Murra iniciaron sus investigaciones en el “mundo académico” que comentamos en los apartados precedentes. La combinación que realizó este autor de un minucioso examen de las crónicas y excavaciones arqueológicas sistemáticas hizo posible que arribara. a las investigaciones llevadas a cabo en Ecuador. Las investigaciones de John Rowe en el periodo inicial del desarrollo de la Etnohistoria andina El empleo por parte de Rowe de herramientas provenientes de los estudios lingüísticos puede apreciarse al menos en tres áreas: en primer lugar. Bolivia. Arqueología. Ellos fueron los protagonistas de un viraje en los estudios andinos que involucró cambios en las formas de relación entre la Antropología.

propuso una propia y de ella derivó una cronología histórica de los reyes incas. Sin embargo. Rowe se interesó entonces por la información que aportaban las crónicas con la intensión de emplear una cronología histórica en conjunción con los resultados de sus trabajos arqueológicos. entre otras cosas. utilizó el conocimiento adquirido del quechua para examinar documentos que incluyeran textos en esta lengua y así intentar reconstruir su sentido (1953. examinar el culto al dios creador a partir de una serie de oraciones que le dedicaban. que cubre desde mediados de los años ’50 hasta 1962. En tercer lugar fue capaz de ir más allá de las aplicaciones particulares para realizar consideraciones metodológicas generales sobre los sistemas de clasificación del lenguaje. pero la cronología del momento era demasiado vaga. Esto le permitió. Los textos publicados en 1944 y en 1946 exponen los resultados de sucesivas campañas arqueológicas realizadas en Cusco en 1941 y 1943. Consideramos que debe sumarse un escrito más a estas obras iniciales y a la vez consagratorias de Rowe. no estaba conforme con el empleo de los documentos que se había realizado hasta el momento y por ello en su artículo “Absolute chronology in the Andean area” (publicado en 1945 pero escrito posteriormente a los dos mencionados). en la cual Rowe elabora un modelo interpretativo. nos referimos a “Absolute chronology in the Andean area” (1945). Con los avances producto de sus investigaciones en distintos campos Rowe . tomando partido en un importante debate de aquellos años entre los criterios lexicológicos y los morfológicos. En el desarrollo de las mismas podemos establecer dos etapas. 1960). se ocupó de discutir la clasificación de las crónicas realizada por Means. una de corte más descriptivo en la primera mitad de la década de 1940 y una segunda. apoyando el primero (Lackner y Rowe 1955). Los avances en la investigación arqueológica permitían establecer que la cultura inca fue producto de un largo desarrollo en el valle de Cusco. Los aportes más significativos de estas investigaciones se vinculan a la identificación y descripción de la cultura Chanapata y la cerámica Killke.311 contribuyó al análisis del quechua elaborando un alfabeto fonémico y mediante el estudio de ciertos patrones dialectales (1950). Desde sus primeras investigaciones arqueológicas Rowe articuló la información con la provista por fuentes históricas. Richard Burger sostiene que “An Introduction to the Archaeology of Cuzco” (1944) junto a “Inca culture at the time of the spanish conquest” (1946) “established John as the leading authority on the Incas before he reached the age of thirty” (Burger 2007: 35). en segundo lugar.

1959. Rowe se sumergió en el tema de la continuidad de ciertos aspectos de la tradición inca durante la colonia y los movimientos de protesta y reivindicación . En otros estudios Rowe combinó la información arqueológica y documental con sus conocimientos en el campo de la Historia del Arte. 1962). Como nexo entre las dos cronologías reconstruyó el sistema de horizontes y periodos basado en la contemporaneidad -afinando los métodos para establecerla. sino que instaló un nuevo estándar de rigurosidad (Burger 2007). A raíz de su investigación de 1951 sobre los retratos de incas durante el periodo colonial. fundamentaron teórica y empíricamente la implementación de un nuevo modelo para el estudio arqueológico de las sociedades andinas. Rowe llevó a cabo un proyecto de trabajo arqueológico auspiciado por la Universidad de California. Entre 1954 y 1955. en los que tomó categorías y metodologías existentes. pero para poder utilizarlos primero los reclasificó y propuso una cronología de los reyes incas. Por ello entre 1958 y 1962 Rowe escribió cuatro artículos que revisaban conceptos claves de la Arqueología y su aplicación. En estos escritos combinados. relativa primero para luego intentar convertirla en absoluta. Rowe reelaboró la cronología relativa existente a partir de la secuencia de estilos cerámicos. desde 700 AC hasta la conquista española.312 Entre Pasados y Presentes III no sólo contribuyó a una manera de estudiar los incas que combina la Arqueología y la historiografía. que fueron principalmente de exploración (aunque se hicieron dos excavaciones en la costa) y se utilizaron además las colecciones de cerámica de museos de Estados Unidos. junto a sus discípulos. Se realizaron campañas en Cusco y en Ica.y aumentó su precisión enlazándolo a una secuencia maestra (Ica) (Rowe 1958. y de allí en adelante se basó en los documentos históricos. Con el fin de tornar esa cronología en absoluta recurrió a la datación radiocarbónica para el periodo previo a la expansión inca. y su estudio implicó el replanteo de las herramientas de análisis (Rowe 1956). Para dar cuenta del proceso cultural era necesario establecer una cronología de los hechos. Los resultados del proyecto fueron articulados con la información ya conocida en un esquema que daba cuenta del devenir de las culturas andinas. las desarrolló aún más e incluso las aplicó a nuevas regiones. El análisis de aspectos específicos de la cultura andina le permitió retomar y profundizar su tesis de la continuidad de la tradición inca en el periodo colonial. pero sobre todo con sus trabajos acerca del movimiento nacional inca (1955) y las instituciones coloniales (1957). Se obtuvo así el material para precisar cada vez más la cronología basada en la cerámica andina.

en términos de Flores Ochoa (2003). se plasmaron sus preocupaciones por cómo el Estado inca captaba el excedente y cómo lo utilizaba después. de tipo más etnohistórico tenían en común la búsqueda de mayor precisión en la secuencia de los acontecimientos. Murra concebía las sociedades estudiadas como parte de un proceso mayor y no sólo como subordinadas al dominio inca (Collier y Murra 1943). Tal como los realizaba Rowe. Sin embargo. Una primera aproximación a este material le permitió examinar y profundizar una serie de ideas. [1964] 1975). para describir el flujo de bienes sobre el que informa Iñigo Ortiz de Zúñiga en la visita a Huánuco. En su tesis doctoral de 1955. innovaciones y continuidades culturales. reforzar una de sus ideas tempranas: la ausencia de comercio en los Andes durante el dominio incaico. Las investigaciones de John Murra en el periodo inicial del desarrollo de la Etnohistoria andina Ya en sus primeros trabajos arqueológicos en Ecuador. Los datos que identificó como indicios de esta continuidad lo condujeron a estudiar en profundidad las circunstancias del ciclo de rebeliones que se produjo en el siglo XVIII. no se hicieron esperar. reelaboraciones. Estas fuentes. realizados entre 1941 y 1942 junto a Collier. Los primeros usos de términos como “trueque” o “ferias inter-zonales”. Sus argumentos acerca de los cambios que estaba atravesando el Tawantinsuyu al momento de la llegada de . publicada recién en 1978. a falta de fuentes que brindaran información “funcional”. Los interrogantes planteados en esta línea encontraron una vía de respuesta en la premisa de la reelaboración incaica de instituciones preincaicas. El interés del autor en ganar cada vez más detalle radicaba en su objetivo de obtener una descripción lo más certera posible de los acontecimientos. Tal descripción permitiría identificar cambios. 1962. anheladas por Murra en su tesis. una serie de ideas permanecieron en el terreno hipotético. como por ejemplo: las obligaciones y derechos de los señores étnicos y el rol de los yanas (Murra [1958] 1975. Podemos decir que allí tiene sus raíces la tesis del autor sobre los procesos andinos de larga duración y su permanencia bajo el régimen incaico y el colonial. Esto le permitió.313 incaica. a la vez. fueron abandonados una vez formulado el modelo de “control vertical”. tan sólo cinco años después el autor tuvo sus primeros contactos con las visitas2. los estudios de carácter más arqueológico y aquellos.

Este ideal interdisciplinario encuentra en el Proyecto Huánuco3 su máxima expresión: reunió especialistas de diversos campos. cuando regreso de España en los años de 1940” (Castro et al. 1972). lo cierto es que de alguna manera se complementan y comparten una preocupación . impulsó la publicación de documentos. La hipótesis de que el sistema incaico se alejaba cada vez más de las pautas andinas tradicionales se vio enriquecida con el examen de la modificación del rol de los mitimaes realizada por los incas. La Etnohistoria como forma de investigación refleja en Murra estos dos grandes ideales: el de la interdisciplinariedad y el del estudio de las sociedades andinas desde la perspectiva simultánea de sus logros compartidos y su singularidad local (Murra 1970). 2000: 56). y sus profesores (Eggan y Cole) investigaban articulando lo que Murra llamó “tácticas antropológicas”: el análisis de documentos. las excavaciones arqueológicas y los trabajos etnográficos. constituyó un ejemplo de integración entre la práctica puramente de investigación con trabajos de conservación. realizó un trabajo intenso en terreno de dos años. impulsó la difusión de la investigación realizada al público masivo y brindó la posibilidad de formación de investigadores locales. Esto lo aprendí muy temprano. le permitieron llevar a una nueva escala de trabajo la interdisciplinariedad en la que se había formado: “Yo siempre he sido partidario de que las diversas facetas de la antropología colaboren. que la lingüística no sea un arte mágico y separado.314 Entre Pasados y Presentes III los colonizadores también fueron retomados y completados. y en particular la de Huánuco. Las visitas no sólo proveyeron la información “funcional” tan esperada por Murra en su tesis (a las que se sumaron los textos folklóricos y los juicios) sino que también. precisión que el autor pudo lograr a la luz de la información brindada por Iñigo Ortiz de Zúñiga (Murra 1967. CONSIDERACIONES FINALES Los temas que privilegiaron y las propuestas que se convirtieron luego en líneas de indagación. Que la historia y la arqueología colaboren. Recordemos que en los años de formación de Murra. sino que colaboren. si bien en primera instancia pueden pensarse como opuestos. la Universidad de Chicago impulsaba la interdisciplinariedad (Stocking 1979).

cuando ellos se referían a los aportes que podía realizar la Antropología a los estudios andinos estaban pensando particularmente en la Etnología. La elaboración de una cronología se tornó indispensable para Rowe. de los cambios.315 por aquello que permanece por encima de los cambios. Ambos autores insistieron en que los estudios arqueológicos debían ser complementados con el análisis de fuentes y en que los antropólogos -tanto por los temas de interés como por su formación teóricaestaban en especial posición para el estudio de la historia andina. Sin embargo. documentales y etnográficas)4. insistió en discriminar la información referente al Estado inca de la concerniente a los distintos grupos étnicos locales. o más concretamente. la principal diferencia entre los autores quizá sea que Murra notó la necesidad de crear equipos de especialistas para llevar a cabo estudios interdisciplinarios. transformaciones y permanencias en las prácticas cotidianas. porque sólo a través de una secuenciación precisa de los acontecimientos sería posible dar cuenta de los procesos culturales. Rowe continuó la línea iniciada por Uhle al buscar distinguir lo incaico de lo pre-incaico en el registro arqueológico. discutió la imposición de categorías correspondientes a otro tipo de sociedades y propuso un modelo propio para las sociedades andinas. Rowe pensaba que los límites entre las disciplinas eran flexibles. que encerraba diferentes tácticas (arqueológicas. En este punto. Etnología y Lingüística. es decir. que tendría un rol fundamental al combinarse con la Historia y la Arqueología. teniendo en cuenta especialmente el estudio de los sistemas de tenencia de la tierra y el flujo de bienes. mientras que Murra argumentó en pos de la existencia de una sola disciplina: la Antropología. Esto es así ya que para los dos autores existen problemas de investigación que necesariamente deben abordarse desde un enfoque interdisciplinario. analizando la continuidad de un conjunto de instituciones de distribución pan-andina y las modificaciones que las mismas sufrieron al desplegarse en distintas escalas y como parte de organizaciones sociopolíticas heterogéneas. se propuso también identificar el ritmo de la expansión incaica y dar cuenta de la continuidad de su tradición durante el régimen colonial. Con la creciente especialización ya no resultaba posible que un solo investigador reuniera . por las diversas formas que puede adquirir una misma tradición o institución en distintos escenarios. Mientras que Murra retomó el debate sobre el sistema de organización incaico. Los dos autores fueron formados de acuerdo al sistema estadounidense que engloba cuatro campos dentro de la Antropología: Arqueología. principalmente en las Ciencias Sociales. Para ello. Antropología Física.

Carlos Iván (ed). Kaulicke 2004. Los estudios llevados a cabo por autores como John Rowe y John Murra fueron retomados y discutidos ampliamente a partir de la década de 1970. En: El oficio del sociólogo. Bourdieu P. J. . El imperio socialista de los incas. Las propuestas de Rowe y Murra fueron retomadas y discutidas ampliamente a partir de la década de 1970. Chile. J. IEP. México. director de mi tesis de Licenciatura. Sociología del conocimiento y epistemología. [1928]1940. Presupuestos epistemológicos.316 Entre Pasados y Presentes III el conocimiento de los distintos campos de manera actualizada. principalmente por medio de la auspiciada “lectura antropológica” de los documentos. BIBLIOGRAFÍA Ávila Molero. 2000. Chamboredon y J. inspirando un conjunto de nuevas investigaciones (Ávila Molero 2000. Zig-Zag. En: No hay país más diverso. Traducción de Fernando Hugo Azcurra. Degregori. AGRADECIMIENTOS Agradezco al Dr.. Paseeron [1973] 1986. Universidad del Pacífico. Lorandi y del Río 1992). Compendio de Antropología peruana. Esto permitió elaborar modelos que integraran los distintos mecanismos que regulaban la organización de las sociedades andinas e impulsó estudios sobre tales sociedades bajo el régimen colonial. por las correcciones y sugerencias realizadas. Siglo XXI editores. Lima. PUCP. inspirando un conjunto de nuevas investigaciones. La articulación de distintas disciplinas con una fuerte impronta antropológica renovó los enfoques metodológicos y las perspectivas interpretativas. Carlos Zanolli. Entre archivos y trabajo de campo: la etnohistoria en el Perú. Baudin. L.

Chicago. J. Hidalgo (ed. 1991. Social Anthropology: Past and Present the Marett Lecture. Instituto Nacional de Cultura – Región Cusco Kaulicke. 35. Lackner J. 1918 . Boletín de Arqueología 8: 325-357. Man. 1992. En: Max Uhle y el Peru antiguo. 8: 33-44. R. Andean Past.) Lima. 1998. V. y J. Morphological similarity as a criterion of genetic relationship between . Fondo Editorial de la Pontificia Universidad Católica del Perú. Buenos Aires.317 Burger. 2003. Max Uhle y el Peru antiguo: una introducción. P. John Howland Rowe (june 10. etnicidad e imperios: algunas reflexiones finales. Annual Review of Anthropology 20: 345-375. 2004). 2007. The State of Ethnohistory. Anthropological Series. 1950. Técnicas del trabajo intelectual. Collier D. E. Cornell University Latin American Studies Program. Murra 1943. S. Lima. Rowe 1955. 2004. S. Kaulicke (Ed. Nispa ninchis/decimos diciendo: conversaciones con John Murra. Evans-Pritchard. Identidad. Aldunate y J.) 2000. Castro. Flores Ochoa. 50: 118-124. En: Los Incas del Cuzco. Facultad de Filosofía y Letras. Al lector. PUCP. Fernández. Survery and Excavations in Southern Ecuador. C. Field Museum of Natural History.may 1.. Krech. y J. Lima. IEP/ IAR.

XLIV Murra. del Río 1992. Nueva información sobre la población yana. Max Uhle y los orígenes del Museo de Historia Nacional (Lima. [1964] 1975. 10: 226-237. Kaulicke (Ed. Etnia. . Huánuco Pampa: nuevas evidencias sobre el urbanismo inca. Instituto de Estudios Peruanos ediciones. La etnohistoria. 32: 53-80 Martínez. Instituto de Estudios Peruanos ediciones. 1966. Morris. En: Formaciones económicas y políticas del mundo andino. 1963-66. J. Means. The historic tribes of Ecuador. Lorandi. 1946. Perú. Rodríguez Molas 1984. y R. 1906-1911) En: Max Uhle y el Peru antiguo. Temas de estructura social y económica en la etnohistoria y el antiguo folklore andino. Race and Society in the Andean Countries. Fondo Editorial de la Pontificia Universidad Católica del Perú. y M. A. En torno a la estructura política de los inka. 1998. The Hispanic American Historical Review. 1918. P.) Lima. C. T. En: Formaciones económicas y políticas del mundo andino. Lorandi. Revista del Museo Nacional de Lima. El Instituto de Investigaciones Andinas y sus Estudios en Huánuco. 1962. The Handbook of South American Indians. 2: 785-821 [1958] 1975. 57(1): 126-129. 4. 1978-1980. Lima. 1.318 Entre Pasados y Presentes III languages. A. Folklore americano. Etnogénesis y transformaciones sociales andinas. Centro Editor de América Latina. Buenos Aires. American Anthropologist. Historia y Antropología: Hacia una nueva dimensión de la ciencia. Perú.

Tomo II. Nota preliminar sobre el manuscrito de la visita y la transcripción usada en la presente edición y El ‘control vertical’ de un máximo de pisos ecológicos en la economía de las sociedades andinas. 1970. XXVII No. 1944. Inca culture at the time of the spanish conquest. Harvard University Vol. En: Visita de la provincia de León de Huánuco en 1562 por Iñigo Ortiz de Zuñiga. Instituto nacional de Antropología e Historia. Textos Básicos y Manuales. 1946. Siglo XXI Editores. Alhambra Universidad. Introducción. [1951] 2003. La Etnohistoria en Mesoamérica y los Andes. 1972. X. Región Cusco. 16 (3): 137-148. 1967. En: Los incas del Cuzco. An Introduction to the Archaeology of Cuzco. Pérez Cevallos. American Antiquity. Huánuco. Perú. Current Research and Prospects in Andean Ethnohistory.319 Cuadernos de investigación de Huánuco. A. The handbook of South American Indians. J. J. Juan Manuel y José Antonio Pérez Gollán (comp. y J. International Journal ofAmerican Linguistics. En: Historia de la etnología 1: los precursores. 5 (1): 3-36. 1978. Absolute chronology in the Andean area. Universidad Hermilio Valdizan. Palerm. En: Visita a la provincia de León de Huánuco en 1562 por Iñigo Ortiz de Zuñiga. 1950. Universidad Nacional Hermilio Valdizan. México. Pérez Cevallos. Latin American Research Review. 2 1945. Rowe. . 2: 183-330. Papers of the Peabody Museum of American Archaeology and Ethnology. Universidad Nacional Hermilio Valdizan. Retratos coloniales de los incas nobles. Tomo I. Pérez Gollán 1987. 1974. Instituto Nacional de Cultura. Introducción. 3: 265-284. Sound Patterns in Three Inca Dialects. Nota preliminar sobre el manuscrito de la visita de los chupachu y la transcripción usada en la presentación y La visita a los chupachu como fuente etnológica. México. Sobre el papel de la historia de la etnología en la formación de etnólogos. México. La organización económica del estado inca.).

1 (2): 39-60 . Once oraciones inca del ritual del zithuwa. Región Cusco. En: American Antiquity. Lima. Albuquerque. 1962. 1958. Stages and periods in archaeological interpretation. University of New Mexico. [1913] 1998. Rowe 1961.shtml (16 de febrero de 2009) Uhle. G. 1956. Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Anthropology at Chicago. Las letras que forjaron el indigenismo cusqueño. Instituto Nacional de Cultura. Instituto Nacional de Cultura. Región Cusco. En: Los Incas del Cuzco. 1979. Año XLVII. Kaulicke (Ed. En: Revista Universitaria. Guaca.. 1876-1960. J. M. 115. En: Los incas del Cuzco. Instituto Nacional de Cultura. Albuquerque. 22 (2): 135-151. Valladares Quijano. A. 15 (4) [1960] 2003. Alfred Louis Kroeber. http://anthropology. 1: 10381087. Southwestern journal of anthropology. Steward J. Tiempo. Southwestern Journal of Anthropology. 18 (1): 40-54. Archaeological Explorations in Southern Peru. [1955] 2003. American Anthropologist. estilo y proceso cultural en la arqueología peruana. En: Los incas del Cuzco. Archaeological dating and cultural process. 1954-1955. Instituto Nacional de Cultura. 63. Los orígenes del culto al creador entre los incas. 5. Región Cusco. [1957] 2003. 2005.uchicago. M. University of New Mexico. Región Cusco. 1959. Gibson y J. Stocking. El movimiento nacional inca del siglo XVIII. Fondo Editorial de la Pontificia Universidad Católica del Perú. En: Los incas del Cuzco. Acerca de la cronología de las antiguas culturas de Ica En: Max Uhle y el Peru antiguo.) Lima. Los incas bajo las instituciones coloniales.320 Entre Pasados y Presentes III [1953] 2003.edu/about/history.

J. NOTAS 1 En Viazzo (2003) se mencionan el ensayo de Meyer Fortes de 1949 titulado “Time and Social Structure” y las ideas expresadas por Raymond Firth en 1947 en una serie de conferencias dictadas en Birmingham. 4 Para designar esta conjunción de tácticas en el caso particular de los estudios andinos Murra utilizó el término Etnohistoria. . La existencia de este tipo de centros era clave para la comunicación y la administración en el Estado Inca (Morris 1978-1980). 2 En estos primeros años el autor empleó mayormente dos visitas. Ethnohistory in Africa. 2003. Ethnohistory. administrativas y religiosas. 3 El Proyecto de Huánuco consistió en la integración del trabajo en terreno en el centro administrativo de Huánuco Pampa con la información que aporta la visita realizada por Iñigo Ortiz de Zúñiga a dicha región en 1562 (Murra 1966). de Huánuco.321 Vansina. que luego se retomarían en Elements of Social Organization editado en 1951. de almacenamiento. 9 (2): 126-136. 1962. Huánuco es uno de los asentamientos más importantes que formaron parte de “una compleja red urbana. Alrededor de la plaza central se encontraban distribuidas estructuras de distinto tipo: residenciales. P. Viazzo. Los primeros resultados de este proyecto fueron publicados en Cuadernos de investigación de Huánuco. planificada y en parte impuesta por el Estado [Inca]” (Morris 1978-1980: 140). Fondo Editorial d la PUCP/ Instituto Italiano de Cultura. Lima. una revista que lanzó la Universidad Nacional Hermilio Valdizan. Introducción a la antropología histórica. consideró también acertado el de Historia Andina propuesto por Franklin Pease. la de Iñigo Ortiz de Zúñiga a Huánuco y la de Garci Diez de San Miguel a Chucuito.

* Estudiante de antropología.322 Entre Pasados y Presentes III ENRIQUE PALAVECINO. la fotografía y el funcionamiento de los archivos. fui nuevamente convocado para participar en la catalogación del fondo documental de Enrique Palavecino. grupo que se propone realizar un relevamiento y puesta en valor de fuentes documentales sobre historia de la etnografía en el Chaco argentino3. . UBA. AVANCE DE INVESTIGACION ROCA. Ignacio *1 A partir de septiembre de 2006 y hasta marzo de 2009 realicé una pasantía en el Archivo Fotográfico y Documental del Museo Etnográfico de la UBA (AFyDMEt). archivo cuyos fondos refieren al trabajo de antropólogos y arqueólogos argentinos del siglo XX. Uno de ellos es el Colectivo Etnografías Chaco. El segundo conforma un equipo de relevamiento de archivos (en este trabajo lo llamaré ERA) que actualmente se encuentra elaborando un plan de trabajo. durante octubre y diciembre de 2009. Dichas materias se encuentran vinculadas en el AFyD-MEt. La experiencia de esta pasantía me llevó a formular un proyecto de tesis de licenciatura. estas prácticas significaron un primer contacto con la historia de la antropología argentina. trabajando principalmente con el material de archivo (documental y fotográfico) que se encuentra en el AFyD-MEt. enfoques y problemas específicos4. cuyo foco de interés es la práctica de investigar fotografías en archivos. cuya propuesta es investigar el trabajo etnográfico realizado por Enrique Palavecino en el Chaco argentino durante el período 1927-1966. Las tareas consistieron en catalogación y digitalización del material de archivo (el fotográfico en mayor medida) y atención a las consultas de investigadores y público general. entendida como una experiencia de campo particular con metodologías. En lo personal. que posee un considerable acervo de fotografías tomadas y/o archivadas por estos investigadores y cuya dinámica de trabajo se concentra en atender las consultas recibidas diariamente y profundizar en la investigación y catalogación del material1. El objetivo es identificar las categorías teóricas y metodológicas que caracterizaron a este investigador en el marco de una historia de la antropología argentina. Más adelante. FOTOGRAFIAS Y ARCHIVO. Este proyecto cuenta con la dirección de un Profesor de la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA2 y paralelamente participan dos grupos de investigación.

Ahora bien.323 El propósito de este trabajo es comunicar algunos de los avances obtenidos en el marco de los proyectos mencionados. Los adelantos que compartiré son ante todo un resultado del trabajo en el archivo. ideológicos o institucionales entre otros. mi interés por ellas reside en el potencial que poseen para ofrecer información sobre la práctica etnográfica en distintos períodos de la disciplina. Y en este sentido. además de formar parte de la colección de una institución antropológica. Gamboa Cetina 2003. La mirada del fotógrafo o la misma escena capturada pueden estar condicionadas por posicionamientos de género. TRES ETAPAS EN LA HISTORIA DE UNA FOTOGRAFÍA DE ARCHIVO Las fotografías de archivo que abordaré aquí pueden ser entendidas como antropológicas en tanto fueron tomadas por antropólogos en contexto de trabajo de campo. Masotta 2003. sino que también podría serlo de la institución que la archiva. me detendré con mayor profundidad en la primera al realizar un análisis del contexto teórico de producción de cinco fotografías del AFyD-MEt. una de las propuestas aquí es considerar las demás instancias en las que la fotografía de archivo también puede ser construida. cuatro correspondientes al Fondo Palavecino y una al Fondo Bórmida siguiendo algunos de los enfoques que vengo trabajando para mi tesis de licenciatura. sino una representación de ella construida por sujetos y por lo tanto es necesario contextualizarla para realizar una lectura interpretativa que impida arribar a suposiciones ingenuas (Alvarado 2001. Este modelo propone considerar tres etapas: las condiciones de realización de la fotografía. del consultante que . Por esta razón la fotografía no sería un reflejo fiel de la realidad. Luego de presentar cada una de ellas. el momento de su institucionalización archivística y el alcance social que adquiere a través de las consultas de los usuarios. De esta forma no sólo puede ser una representación de su autor. la “lectura” de fotografías requiere ciertos recaudos. Martínez y Tamagno 2006). El cuestionamiento a las funciones de credibilidad de la fotografía es un presupuesto ampliamente aceptado en la bibliografía académica. Barthes 1985. Sin embargo. en este sentido pretendo hacer un relato de mi experiencia de pasantía antes que una propuesta conceptual. En primer lugar explicitaré un modelo de ejes de análisis que junto al ERA consideramos herramientas indispensables para abordar una fotografía de archivo.

También se pone en juego en esta instancia el contexto histórico y disciplinar en el que se tomó la foto. La meta será identificar tendencias epistemológicas que puedan haber condicionado la forma en que fueron tomadas. B) La preparación o no preparación de la captura: preparar una escenografía por ejemplo. D) Proceso técnico de la imagen: el revelado puede condicionar. Y lo inverso sucede si se lleva a formato papel. por el contrario. A qué formato se llevó una fotografía no es neutral. pero al mismo tiempo resulta más lejos de la consulta al público por ser un formato de difícil visualización que además requiere mayores cuidados de conservación. como las metodologías y paradigmas científicos del momento. El proceso archivístico En esta etapa identificamos los siguientes puntos. E) Información sobre la foto aportada por el autor: los datos que el autor recolecte sobre el contexto de la foto en el momento de ser tomada es información de primera mano que puede existir o no en un archivo. esto puede condicionar y filtrar lo incluido y no incluido en la captura de la imagen. A) Entrada al archivo: . C) El momento de la captura: entran en juego cuestiones físicas y no físicas. nos interesan los siguientes factores.324 Entre Pasados y Presentes III la investiga y del receptor final que la interpreta. montar contextos o. qué se incluye en el cuadro y qué no en función del interés del momento. el investigador pudo tomar la fotografía tratando de registrar algo que ya tenía en mente. Las físicas tienen que ver con el lente. Condiciones de realización de una fotografía Siendo la primera instancia que identificamos en la historia de una foto. tomar una foto espontánea. vestir a las personas. Las no físicas se relacionan con aspectos tales como adónde se apunta la cámara. la luz. junto al ERA planteamos el siguiente recorrido a lo largo de la vida de una fotografía de archivo para dar cuenta de las posibles instancias en las que su sentido puede ser construido. Más adelante profundizaré en esta etapa cuando presente las fotos de Palavecino y Bórmida. Si se decidió dejarla en negativo puede mantener más características de la realidad porque sufre menos procesos técnicos de revelado en los que se puede perder información. Así. y demás tecnicismos fotográficos que se utilicen. A) La predeterminación del investigador: como fue mencionado anteriormente.

un interés en archivar e intervenir determinada información y no otra en función de los intereses científicos. Si es una persona o institución reconocida científicamente o no. El trabajo de interpretación y difusión realizado por el investigador también colaborará en la construcción de imaginarios respecto al material consultado. Indagar sobre los posibles significados de sentido que circulan en la sociedad.325 Si fue por compra. B) La manipulación archivística: de la conservación depende la continuidad en el tiempo del material y la información contenida en él. La difusión puede estar a cargo de la institución de acuerdo a sus intereses o la pueden realizar las personas que consultan el archivo. B) Receptor final: el receptor de un medio de comunicación o de un trabajo de investigación. Dentro de esta complejidad. A) La consulta y el trabajo del investigador. Estos factores pueden condicionar el grado de exposición o prioridad de intervención dados al material y por lo tanto su grado de alcance social. la clasificación. nuestro interés se . canje o donación. Difusión del material de archivo Sobre este eje nos interesan principalmente los siguientes dos puntos. es decir. académica y no-académica. acordamos en que en la organización de todo archivo se manifiesta una intencionalidad o voluntad específica. La relación consultante-archivo es una instancia de análisis muy interesante ya que suelen darse intercambios de información que aportan al corpus de datos sobre el material. Para ello creemos necesario considerar en primer lugar la autoridad que ejercen las instituciones en la construcción de sentidos sobre el material. es un problema considerablemente amplio. sea público general o académico. Quién donó el material. En este sentido. el trabajo de investigación e interpretación del personal del archivo será determinante en las representaciones que luego se difundan en torno a un documento. C) El grado de difusión del material. catalogación e indización del material es información aportada institucionalmente que luego llega al público de consulta. En esta instancia nos interesa analizar el movimiento de la información dentro de los archivos. cambia y exterioriza. realizará una interpretación que también puede condicionar y construir representaciones de los materiales de archivo. a partir de la difusión del material de archivos. políticos o administrativos de la institución. indagar cómo se conforma. Siguiendo a Concha Lagos (2005) y Nacuzzi (2002).

Sin ir más lejos. las siguientes conjeturas sobre la fotografía de Palavecino son interpretaciones propias que. Enrique Palavecino (1900-1966) tuvo un papel protagónico en la antropología argentina. En este sentido. Comenzó sus estudios de manera . como en la docencia y la gestión institucional. Sus acciones se concentraron tanto en la investigación. APORTES PARA SU INTERPRETACION Abordar fotografías producidas por un antropólogo en el campo teniendo en cuenta el contexto científico y social en que fueron tomadas. Esto nos lleva a reflexionar sobre algunas de las características del rol jugado por el investigador y sus formas de interpretar el material. catálogos y demás formatos. LA FOTOGRAFIA DE ENRIQUE PALAVECINO. sino más bien un depósito. espero sirvan al menos como motivadoras de nuevos ejes de análisis en la investigación. es decir el investigador. puede ofrecer excelentes pistas sobre formas de hacer etnografía en distintas etapas de la disciplina. Podemos pensar que su intervención confirma el propósito del archivo. ha sido siempre trabajada por sujetos y por lo tanto necesariamente habrá operado algún filtro interpretativo que debe ser tomado en cuenta si queremos profundizar en los posibles significados del material. En la difusión de la información de archivo el trabajo del investigador es central. ya que “[no] deja de pesar la deformación que todo antropólogo le impone a su objeto de estudio al interpretarlo según sus propias normas y valores. La información de archivo que podemos ver en publicaciones.326 Entre Pasados y Presentes III relaciona con el rol de quién consulta y finalmente difunde el material. a la que se suma la primera deformación que le ha impreso el autor de los papeles en cuestión” (Nacuzzi 2002: 10). un archivo no sería tal. aunque leyendo entre líneas. exposiciones. abordé las fotografías de Enrique Palavecino del AFyD-MEt con el objetivo de identificar su trabajo teórica y metodológicamente5. aun considerando lo desacertadas que pueden ser. Acordamos con Lidia Nacuzzi en que el trabajo en archivos es un verdadero “trabajo de campo” y uno de los problemas inherentes al mismo es realizar una crítica textual y contextual de los documentos para llegar a obtener datos confiables. Sin alguien que confronte la información y la ponga en movimiento hacia fuera de la institución.

A partir de ese año comienza un intenso trabajo etnográfico que duraría toda su vida. De esta forma. Por otro lado es para destacar el hecho de que la mayor parte de su actividad fue realizada en compañía de su esposa. Fue docente en el Museo de La Plata. resulta difícil distinguir el trabajo de ambos como actividades separadas. donde además se hizo cargo de la dirección del Museo Etnográfico desde 1958 hasta su muerte en 1966 (Morínigo 1968). concentrando sus viajes en la zona del Chaco Salteño. en la Universidad Nacional de Tucumán (donde dirigió su instituto de antropología en dos ocasiones) y en la Universidad de Buenos Aires. como mencioné anteriormente este investigador tendría una particular afinidad por la escuela histórico-cultural y una de sus principales inquietudes teóricas se relacionaría con el problema del cambio cultural. Como planteé en nota al final. Por esa razón propongo considerar que cuando nos referimos a Enrique Palavecino en gran medida estamos refiriéndonos a un equipo formado por la pareja Palavecino-Millán. Pues bien. aunque de manera crítica y traducida a un contexto local. 1985. a la escuela histórico-cultural y sus principales preocupaciones giraron en torno al problema del cambio cultural y la sistematización del territorio sudamericano en áreas culturales (Califano et al. Aquí seleccioné cuatro fotos que considero representativas de su estilo etnográfico y que reflejan dos situaciones de campo que se encuentran reiteradamente en el acervo de imágenes: personas fabricando objetos o realizando diversas tareas y la presencia del mismo Palavecino (y/o Delia Millán) junto a los sujetos. las fotografías del Fondo Palavecino del AFyD-MEt son una cantidad numerosa. Teóricamente se aproximó. Delia Millán de Palavecino (quien fuera a su vez una destacada investigadora en el área textil) de manera tan coparticipativa que en algunas ocasiones. En primer lugar creo necesario analizar el marco teórico al que adscribía Palavecino ya que en antropología la postura epistemológica de un investigador condicionará directamente los resultados fotográficos obtenidos (Ardèvol 1998: 2)6. y acorde a los lineamientos teóricos que caracterizaron a la escuela histórico-cultural en la Argentina (Perazzi 2009). Perazzi 2003).327 autodidacta y para 1927 era encargado de las colecciones etnográficas del Museo de Ciencias Naturales Bernardino Rivadavia. Participó de la planificación del primer Censo Indígena Nacional como vicepresidente de la Comisión Ejecutiva en 1965 (Lenton 2004). en los documentos. Sobre estos dos ejes guiaré mi análisis. Palavecino se interesó en circunscribir históricamente los orígenes e interrelaciones de los grupos étnicos así como los procesos de cambio que .

pesca y agricultura) y ritual (danzas. 1985.328 Entre Pasados y Presentes III experimentaron ante el avance cultural del Estado-nación argentino en los últimos dos siglos (Califano et ál. . interpreto a muchas de las fotografías como una forma de registro. sino más bien por los procesos culturales que subyacen a ellos y por el trabajo humano del que son resultado. productiva (caza. Contextualizadas en este marco. Figura 1. Así es muy común hallar entre las fotos de Palavecino imágenes que registran no un objeto descontextualizado. Fotografía 570 rr 1 (Fondo Enrique Palavecino). utilización de máscaras. de determinadas prácticas tradicionales manifiestas en la vida material (técnicas de fabricación de cerámicas. carnavales). Palavecino 1965). De esta forma las fotos sugieren un interés no tanto por los objetos etnográficos en sí. desde una mirada procesual. Archivo Fotográfico y Documental del Museo Etnográfico de la UBA. textiles y arquitectura). sino a personas construyéndolos o realizando todo tipo de faenas.

imágenes de tipo observacional. en el que se evita captar una realidad tal cual es y se “refleja la interacción de los actores con la cámara y entre ellos. la tendencia parece ser el interés por registrar una realidad tal cual es. un recorte espacio-temporal sobre un dato que más tarde el investigador puede trabajar (Ardèvol 1998).329 Figura 2. Archivo Fotográfico y Documental del Museo Etnográfico de la UBA. Sin embargo. incluido el realizador” (Ardèvol 1996: 135) De hecho considero que la cuestión de la interacción y la inclusión de la subjetividad . con el fin de servir como registro. en términos de Ardèvol. es decir. En este sentido serían. análisis y comunicación científica. remarcar el carácter observacional no impide pensar el trabajo fotográfico de Palavecino desde un punto de vista verité. Sugieren ser imágenes tomadas en contexto de investigación y para la investigación. Las fotografías de Palavecino no parecen estar condicionando deliberadas formas de representar la alteridad de los sujetos observados. al que podemos definir como “la aceptación de la presencia de la cámara como catalizadora de la acción y la inclusión de la subjetividad del director en el film” (Ardèvol 1998: 9). o desde un punto de vista participativo. En el marco de esta formalidad. Fotografía 365-12 (Fondo Enrique Palavecino).

estas fotografías tomadas bajo la guía del paradigma evolucionista y positivista de la época fueron posibles a partir de una relación en la que se tendía a tratar a los sujetos como objetos científicos medibles. lejos de ser un acontecimiento de la realidad tal cual es. Como plantean los autores. Martínez y Tamagno (2006) analizaron un conjunto de fotografías tomadas en una expedición dirigida por el AntropólogoRobert LehmannNitsche al Chaco argentino a inicios del siglo XX. presentes reiteradamente en la colección. fueran más bien escenas catalizadas por él mismo. En este sentido. Observar la gestualidad corporal presente en estas imágenes puede sugerir algunas características sobre el tipo de relación que los investigadores entablaban con los sujetos. El interés por una permanencia de mañana y tarde para lograr que le expliquen (a él) una técnica de trabajo. en las que se advierte la presencia de Palavecino y/o Millán posando o trabajando junto a los sujetos. Palavecino. revela una conciencia del involucramiento de la propia subjetividad en el campo. asimétrica y racista que ha operado a lo largo de la historia entre los pueblos indígenas y los representantes de la cultura occidental moderna. Bajo un enfoque . es probable que muchas de las fotografías de Palavecino. La inclusión de la subjetividad en el campo se manifiesta también en otro tipo de fotos. una relación que no haría más que reproducir el carácter violento y desigual que el Estado-nación argentino (y sus representantes científicos) históricamente mantienen con los pueblos indígenas. Caja N° 17).330 Entre Pasados y Presentes III en el campo son dos aspectos que deben ser tenidos muy en cuenta en el trabajo de Palavecino. descontextualizándolos de su entorno. y sólo con la permanencia entre ellos de mañana y tarde conseguí me explicarán e hicieran los detalles de las yicas” [el subrayado es original] (Fondo Documental Enrique Palavecino AFyD-MEt. etnógrafo En una libreta de campo (sin referencia a fecha o lugar) hallada entre los documentos del Fondo se lee: “La desconfianza por el blanco (del que siempre se ve defraudado) es extrema. enfocando estrictamente en lo somático en función de una antropotaxis física y negando así todo atributo subjetivo y/o emocional. Son numerosos los trabajos que han abordado la corporalidad presente en las fotografías de indígenas como resultado de la relación violenta.

Ahora bien. comparando con otros estilos etnográficos contemporáneos a los de Palavecino. Figura 3. dichas imágenes actuaron como una representación iconográfica que buscaba difundir determinados estereotipos del indígena en función de un proyecto de construcción identitaria nacionalista. De esa manera. tratando de reparar en la relación social que subyace a ellas. De la misma manera. es decir. interpreto las fotografías tomadas en la expedición de José Imbelloni y Marcelo Bórmida enviados por la Administración de Parques Nacionales en 1949 para relevar población indígena en la Patagonia (Perazzi 2003). se evidencia claramente una expresión de incomodidad y rigidez por parte de los sujetos fotografiados. las imágenes de indígenas reproducen a sujetos pasivos y dóciles en cuya gestualidad corporal podría leerse la inscripción de un discurso excluyente. acentuada además por la presencia de armas y personal militar. al analizar las fotos de Palavecino siguiendo una línea de análisis similar al de los anteriores trabajos. Archivo Fotográfico y Documental del Museo Etnográfico de la UBA. cuerpos . En estas imágenes pertenecientes al Fondo Documental Marcelo Bórmida del AFyD-MEt. así como una actitud corporal dominante de parte de los investigadores.331 similar interpreta Carlos Masotta (2003) a las postales de indios argentinas producidas entre 1900 y 1940. evidenciando así el trasfondo de una relación social desigual. no puedo más que aproximarme a una conclusión en sentido inverso. José Imbelloni tomando medidas antropométricas. mientras que al sujeto criollo se lo reivindica como sujeto activo y productivo. Fotografía 370-96 (Fondo Marcelo Bórmida). Entre sus imágenes aparecen recurrentemente gestos sonrientes. Para el autor.

Figura 5. Archivo Fotográfico y Documental del Museo Etnográfico de la UBA. Archivo Fotográfico y Documental del Museo Etnográfico de la UBA. personas realizando sus tareas cotidianas antes que constreñidas a adquirir posturas impuestas para ser fotografiados. en fin. Fotografía 365-d23 (Fondo Enrique Palavecino).332 Entre Pasados y Presentes III distendidos y resueltos. Entiendo que estas imágenes reflejan la existencia de una relación con mayor sentido de horizontalidad social y empatía. Fotografía 570-u17 (Fondo Enrique Palavecino). Figura 4. en comparación a la desigualdad advertida en otros estilos etnográficos (como los referidos anteriormente) ¿Responderá este . Enrique Palavecino con mujeres Chiriguanas.

por ella nos es dado penetrar en los sectores de la cultura que por su especial naturaleza resultan vedados al arqueólogo” (Palavecino 1948: 477). Infiero que el estilo de Palavecino manifiesta características de esta corriente epistemológica. al comparar la arqueología y la etnografía como fuentes de conocimiento sobre las culturas. La importancia dada a la etnografía por este investigador resulta evidente cuando en una de sus publicaciones. un camino que me propongo seguir posteriormente es analizar el estilo de Palavecino en términos de una hermenéutica interpretativa. y dando de este modo un privilegio a la experiencia vivida por el investigador (Schuster et al. dice “La primera [fuente de conocimiento] y obviamente la más completa es la suministrada por la etnografía. (1985: 58) Palavecino sobresalió como etnógrafo entre los colegas de su generación. particularmente en lo que respecta a la profundización del vínculo con las personas en el campo.333 tipo de relación al carácter de Palavecino o más bien a formalidades científicas? Dado que opinar sobre la personalidad del investigador no dejaría de ser mera especulación. ¿Tal vez la etnografía le proporcionó a Palavecino una práctica donde desarrollar una interacción intensa con los sujetos. De esta forma. 1995). Espero que un posterior análisis me permita esclarecer si es posible atribuirle algún grado de adscripción a dicho método. en el sentido que Gadamer y Ricoeur le atribuyen: como una instancia superadora de la búsqueda explicativa y objetivista de las corrientes positivas. prefiero indagar sobre el trasfondo epistemológico que pueda haber condicionado esta relación social evidenciada en las fuentes. Mientras que la arqueología por el contrario se vería obligada a “(…) operar únicamente con unos pocos elementos de la cultura material que la destrucción ha respetado [y] en tales condiciones el conocimiento de una cultura a través de esos vestigios es forzosamente impreciso” (Ídem). basada en el lenguaje y el vínculo intersubjetivo que caracteriza al objeto de las ciencias sociales. . para de esta manera comprenderlos y así poder acceder a aquellos aspectos de especial naturaleza en la cultura? De ser así cobraría mayor relevancia su preocupación por la permanencia entre ellos de mañana y tarde. Para Califano et al. a favor de una comprensión dada a partir de la interpretación como acuerdo.

En sus publicaciones estas fotografías cumplen una función de análisis e ilustración del propio trabajo. 1985: 58)7. Enfocando principalmente en las fotografías de archivo. ex novo. En este sentido. Refiriéndose al mismo problema. Palavecino expresa una de sus preocupaciones principales: la tendencia a la desaparición a la que se dirigen los grupos indígenas a causa del avance cultural del Estado-nación argentino (Fondo Documental Enrique Palavecino.334 Entre Pasados y Presentes III Hasta aquí planteé que las fotos podrían reflejar el trasfondo de un estilo metodológico de trabajo. el cambio cultural que estaban experimentando los pueblos indígenas en el país. me propongo explorar esta pregunta indagando en dos aspectos: la cuestión del rescate cultural y la preocupación por la transmisión del conocimiento antropológico. ¿qué podría decirse respecto al papel de la cámara en este esquema? Partiendo de la premisa ya mencionada. Ministro). según la cual entiendo a la foto de Palavecino como una herramienta de registro procesual. Entonces. AFyD-MEt. pero al ser ahora información conservada en un archivo público renacen como herramienta de comunicación social. En un documento del fondo documental. tanto para la academia. Pero algo muy distinto es el uso que específicamente Palavecino dio a la cámara en el trabajo de campo. un mecanografiado con fecha de 1947 y que a todas luces parece ser un informe elevado a una instancia de gobierno nacional sobre la situación del indígena chaqueño (pues en el texto se dirige a un interlocutor como Sr. me pregunto si la fotografía fue una de las formas que Palavecino halló para registrar y comunicar. un puente cultural para que un par de generaciones provenientes de un mundo arqueológico ingresen al presente con un mínimo de frustraciones” (Palavecino 1965 en Califano et ál. en términos de rescate (Mead 2000). en otra de sus publicaciones sostiene que para él es fundamental “(…) ayudar a construir. el público general y especialmente para los mismos protagonistas8. parto del . CONCLUSIONES Mi objetivo en este trabajo fue introducir problemáticas propias del campo archivístico para relacionarlas luego con la investigación de la historia de la antropología. Documento S/R).

interpreta y difunde. hasta aquellos dados en las instituciones que las archivan y los que finalmente se dan desde la mirada de un receptor que las investiga. fueron los siguientes. una mirada que enfocaría en el trabajo humano para dar cuenta de la existencia de prácticas tradicionales en el marco del cambio cultural que los pueblos indígenas estarían experimentando. a los que considero líneas de análisis a seguir en la investigación antes que conclusiones. Las fotos podrían reflejar características del marco teórico y metodológico de Palavecino. partí de las mismas imágenes para construir interpretaciones sobre algunas categorías teóricas y metodológicas utilizadas en el trabajo de este investigador. lo cual me propongo abordar posteriormente en términos de una hermenéutica interpretativa y. tendencias ideológicas o religiosas. Luego de tener en cuenta estas consideraciones realicé mi propia lectura de las fotografías de Enrique Palavecino. En este sentido. El camino fue doble. considerando la forma en qué los aspectos subjetivos del investigador (carácter. es decir. etc. Los resultados obtenidos. la información que puede aportar una fotografía antropológica si tratamos de ver más allá de su evidencia inmediata es valiosa y diversa. Por otro lado. planteé que las imágenes (y los documentos) reflejan un interés por construir vínculos intersubjetivos intensos durante el trabajo de campo. de ser posible. En cuanto al aspecto metodológico. me pregunté cuál pudo ser el uso específico que Palavecino le dio a la cámara fotográfica en el campo y para responder . Mi objetivo es aproximarme al capítulo escrito por este investigador en la historia de la antropología argentina y el primer paso fue analizar sus imágenes de archivo. Por un lado.335 presupuesto (ampliamente aceptado por la comunidad académica) de que todo documento debe ser leído entre líneas (Nacuzzi 2002) pues durante el proceso que los creó habrán operado sucesivos filtros de interpretación subjetiva. Así. presenté un modelo sobre el desarrollo histórico de una fotografía de archivo identificando las distintas instancias en las que pudo haber sido condicionada: desde los filtros operados en su contexto de producción. interpreto a muchas de ellas como expresión de la mirada procesual del investigador. Para dar cuenta de esto. tomé información escrita sobre su trabajo (bibliografía y documentos de archivo) con el fin de reconstruir el contexto de producción de las fotografías y de esa manera poder realizar una interpretación de las mismas. Y en dirección inversa.) puedan haber influido en las relaciones sociales entabladas con los sujetos.

Fotografías siglos XIX y XX. Mege y C. 125-167.336 Entre Pasados y Presentes III a esta interrogante formulé la siguiente conjetura. M. Representación y cine etnográfico. representación y construcción de datos audiovisuales. Luis Massa y Gerardo Mora. Construcción y montaje de un imaginario. Barcelona. Vivian Spoliansky. Báez (Eds. Ardèvol. En el marco de su preocupación por el problema del cambio cultural y la creciente desaparición de los pueblos indígenas. Margarita 2001. Elisenda 1996.pp. 1998. Alvarado. BIBLIOGRAFÍA Y FUENTES DOCUMENTALES Alvarado. La representación audiovisual de las culturas. En: Mapuche.). esta herramienta le habría permitido a Palavecino comunicarlos resultados de su trabajo tanto en términos académicos como sociales. En Revista de Dialectología y Tradiciones Populares del . Consecuentemente. Editorial Pewen. y lo que sus documentos evidencian como un estilo etnográfico tendiente a un trato igualitario con los sujetos (aunque probablemente también paternalista) ¿puede este investigador ser considerado como pionero de una antropología políticamente comprometida en la Argentina? Probablemente la investigación y el tiempo ofrezcan una respuesta. AGRADECIMIENTOS A Gonzalo Iparraguirre. Opfyl. Finalmente dejo una reflexión abierta. Por una antropología de la mirada: etnografía. considerando los antecedentes de Palavecino como asesor gubernamental. es factible entender a la fotografía como una forma de registro. en términos de rescate. P. Qaderns de L´ica10. Teniendo en cuenta las relaciones desiguales de poder que reiteradamente se dieron en el vínculo entre antropólogos y pueblos indígenas a lo largo de la historia argentina. Pose y montaje en la fotografía mapuche. Santiago. de culturas que se encontrarían en vías de desaparición según el mismo investigador.

Vol. Mead.. http://www. Lenton. La Laguna (Tenerife). Martínez. Olavarría. Barthes. Todos éramos desarrollistas.ull. D. 9-71. Tamagno 2006. Un análisis de fotografías antropométricas de principios del siglo XX.: la experiencia del Primer Censo Indígena Nacional. ISSN 0568-3939. Relator: Centro Argentino de Etnología Americana. 2005. Cuadernos de Antropología Social 24: 93–112. Perspectivas de la antropología visual. La fotografía y la antropología: una historia de convergencias. Revista Latina de Comunicación Social. Págs.es/publicaciones/ latina/20035522gamboa. Lo obvio y lo obtuso. P. 2003. Buenos Aires. 2003. Madrid pp. Aisthesis: Revista chilena de investigaciones estéticas. Sociedad Científica Argentina. Pérez Diez y S. Nº 38. J. Gamboa Cetina. Roland 1985. Revista Chilena de Antropología Visual 3. Concha Lagos. Cuerpos dóciles y miradas encontradas. azar y sentido en el archivo fotográfico. Miniaturización de los cuerpos e indicios de la resistencia en las postales de indios argentinas (1900-1940). M. . 217-240.. Instituto de Investigaciones Antropológicas.htm (20 de Mayo de 2010). Evolución de las Ciencias en la República Argentina 1872-1972. Califano M. Museo Municipal Dámaso Arce. A. 160-170. Barcelona. Págs. 2004. L. Calvo. y L. 46-47. Santiago. A. Paidós. La naturalización de la violencia. J. Massota.337 CSIC. C. 55. Voluntad. Revista Etnía. Balzano 1985. Tomo X..

Facultad de Filosofía y Letras. Giarraca N. Morínigo. Hermenéutica de la barbarie. Marián Moya. J. Rosario. En S.). M.Fondo Documental Enrique Palavecino del Archivo Fotográfico y Documental del Museo Etnográfico “Juan B. UBA. 1968-71. Colección Tesis de Licenciatura.. Schuster. Homo Sapiens. Buenos Aires: Editorial Antropofagia. GAEA. Nacuzzi.Biografía de Enrique Palavecino (1900-1966). Buenos Aires. 2003. 1948. 2002. Leyendo entre líneas: una eterna duda acerca de las certezas. Historia y estilos de trabajo de campo en Argentina. 1965. La recepción de la Escuela Histórico-Cultural en la antropología Argentina. Primera Convención Nacional de Antropología. Chiaramonte. y Sarlo B. universidad de Buenos Aires. P.Fondo Documental Marcelo Bórmida del Archivo Fotográfico y Documental del Museo . Ed. Guber. L. Buenos Aires.338 Entre Pasados y Presentes III 2000. Antropología Visual en una disciplina de palabras. Trad. Una historia de la antropología en Buenos Aires. Universidad Nacional delNordeste. y R. A. F. Facultad de Humanidades. Sel Etnografías Fílmicas.C. CeDInCI/IDES. Ficha de Cátedra. Resistencia. En: Visacovsky. Áreas y capas culturales en el territorio argentino. S. El oficio de investigador.. . OPFyL. 1935-1966. Fuentes documentales . 1995. Ponencia presentada en las V Jornadas de Historia de las Izquierdas. Introducción al problema indígena chaqueño(m. 23-28 de mayo. Sociedad Argentina de Antropología.s. Aparicio S. Cuadernos del Instituto Nacional de Antropología 7: 425-428. Perazzi.. 2009. Ambrosetti”. Palavecino E.

Incorporé estos trabajos porque me han aportado herramientas teóricas muy valiosas. notas de investigación.Soy conciente que el filme y la fotografía etnográfica en absoluto son lo mismo. si bien tratan la fotografía antropológica. documentos sobre el funcionamiento interno del Museo y un legajo institucional. material docente. Las fotografías suman una cantidad aproximada de 1760 imágenes repartidas en distintos formatos: negativos de vidrio. La mayoría de las fotos no tienen información asociada y llegaron al archivo sin estar sistematizadas. 7 Es interesante notar como se filtra en el discurso de Palavecino cierto sesgo evolucionista. Los principales fondos son los de Ambrosetti. y L. arquitectura y yacimientos arqueológicos. NOTAS 1 El AFyD-MEt comenzó a organizarse en 1987 durante la dirección de José Antonio Pérez Gollán. Ana Laura Drigo. Bórmida. fotográficos y escritos. y el autor de esta ponencia. en la planta alta del Museo. Ignacio Roca. Está conformado por documentos. El equipo se formó en 2009 y actualmente desarrolla un proyecto de investigación y digitalización de fotografías de Enrique Palavecino del AFyD-MEt. universidad de Buenos Aires. Comentarios respecto al carácter evolucionista y desarrollista de Palavecino se encuentran en Lenton 2004. Debenedetti. Palavecino y el Institucional. Los documentos y fotografías que lo componen se encontraban dispersos en distintas áreas del Museo. 4 El equipo está conformado por Margarita Alvarado.339 Etnográfico “Juan B. pero entiendo que comparten una especificidad: problematizar el involucramiento de un investigador con cámara en mano en el campo (sea esta fotográfica o filmadora). negativos flexibles y papel. . Verónica Hopp. Outes. Facultad de Filosofía y Letras. Departamento de Antropología e Instituto de Ciencias Antropológicas. quienes vienen trabajando juntos en el relevamiento de archivos fotográficos desde hace 8 años. Además se encuentra material gráfico que incluye mapas y planos de regiones geográficas. El material documental incluye libretas de campo. F. F. Universidad de Buenos Aires. Las fotografías se encuentran en distintos soportes (copias papel. resultado de las investigaciones etnográficas que ambos investigadores realizaron entre 1927 y 1966. Algunos conjuntos documentales menores reúnen material de Aparicio. Dolores Estruch. 3 Morita Carrasco. esteta chilena. negativos y diapositivas de vidrio y flexibles). Luis Massa de argentina. 6 Los trabajos de Ardèvol. y el Dr. Julia Costilla. 5 El Fondo Documental Enrique Palavecino llegó al AFyD-MEt en el año 1994 por medio de una donación de las hermanas de Delia Millán de Palavecino. láminas de tipos raciales y litografías de indígenas. correspondencia. Ante esta consideración las apreciaciones que hice de su estilo etnográfico en términos de “horizontalidad” puede adquirir también un fuerte sentido de paternalismo. Krapovickas y Rex González (además de otros materiales dispersos). Ambrosetti”. En 1995 todo el material se ubica en la oficina que actualmente constituye el archivo. 2 Desde mediados de 2009 dirige mi tesis de licenciatura el Doctor Pablo Perazzi. Imbelloni. profundizan en el análisis de la práctica fílmica etnográfica. diapositivas de vidrio. Ana Vivaldi y Cecilia Wahren. quien se sumó en 2008.

y de la misma forma pude comprobar la existencia cada vez mayor de investigadores académicos trabajando conjuntamente con los pueblos indígenas. Toba y Mbya. representantes o militantes Mapuche.340 8 Entre Pasados y Presentes III Durante mi experiencia en el AFyD-MEt recibí alrededor de cinco consultas hechas por investigadores. .

Haber 1994. 2008c). * Asociación de Investigaciones Antropológicas-CONICET adverbiodemodo@gmail. María José *1 INTRODUCCIÓN La historia del desarrollo de la arqueología argentina ha sido abordada hasta ahora a través de la producción escrita de los investigadores que fueron sus protagonistas (Fernández 1982. Madrazo 1985.341 ENMARCANDO UNA CIENCIA: LA CONFORMACIÓN DISCIPLINAR DE LA ARQUEOLOGÍA ARGENTINA VISTA A TRAVÉS DE LAS FOTOGRAFÍAS DE CAMPAÑA TOMADAS EN EL NOA ENTRE LOS AÑOS 1905 Y 1930 SALETTA. 2004b. El propósito de este trabajo es presentar un análisis de la historia de la arqueología como disciplina científica en el NOA entre 1905 y 1930 focalizado en las fotografías tomadas en trabajos de campo hechos por expediciones organizadas durante ese período por el Museo Etnográfico dependiente de la Facultad de Filosofía y Letras (Saletta 2008 ms).com . 2008b. el uso del registro fotográfico como fuente de información (Fiore 2002). Nastri 2004a. Esta investigación se enmarca en la perspectiva que sostiene que la fotografía como artefacto cultural provee de información complementaria y alternativa al registro escrito (Fiore 2005. El objetivo específico que se desarrolla en este trabajo es demostrar cómo el contexto de formación inicial de la disciplina influyó en la práctica de campo de los primeros investigadores rastreando su habitus de visión (ver este concepto más abajo) en las fotografías tomadas durante los trabajos de campo. Sin embargo. como por ejemplo. Ramundo 2007. hay otras fuentes de información disponibles para analizar la conformación de una disciplina científica y que involucran diferentes aspectos de la producción de los investigadores. 2008a. 2006) y por lo tanto es relevante para investigar la historia de la arqueología. La problemática abordada se relaciona con dar cuenta de cómo fue el proceso de construcción del objeto de estudio de la arqueología en el NOA en ese período.

Haber 1994. Ramundo 2008). Este autor divide la historia de la arqueología argentina en etapas. su discípulo. ANTECEDENTES Y CONCEPTOS TEÓRICOS Antecedentes y conceptos arqueológicos Fernández (1982) ha escrito uno de los trabajos más exhaustivos sobre la historia de la arqueología argentina hasta la década de 1980. Durante 25 años se realizaron 25 expediciones. año de su muerte. Nastri 2004a y b. quien continuó con la dirección de los trabajos de campo hasta 1930.organizó una serie de expediciones al Noroeste Argentino con el objetivo de aumentar la colección de objetos antropológicos y arqueológicos para su exhibición y el intercambio con otros museos (Fernández 1982. Este acto es considerado como el hito fundacional de la arqueología argentina ya que institucionaliza la práctica arqueológica (Fernández 1982. Haber 1994. ya que también en este período aparecen materias de arqueología asociadas a la carrera de Historia en diferentes universidades (Fernández 1982.342 Entre Pasados y Presentes III MARCO HISTÓRICO En 1904 el decano de la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA. Podgorny 1999). En su trabajo analiza tanto las vertientes teóricas como las metodológicas de los investigadores involucrados así como la inserción académica en el desarrollo de la arqueología argentina. las primeras fueron dirigidas por Ambrosetti hasta su muerte en 1917. Ramundo 2008a y b). Nastri 2003. Es a partir de la fundación del Museo que Ambrosetti -formado en ciencias naturales pero luego abocado a la práctica arqueológica. Norberto Piñero ordenó fundar el Museo Etnográfico y Juan Bautista Ambrosetti fue nombrado como su director. Podgorny 1999. Por lo tanto. la consolidación universitaria de la disciplina recién llegaría a la Universidad de Buenos Aires en 1958 (Podgorny 1999. La etapa . por el hecho de que abarca los primeros 25 años de existencia del Museo Etnográfico y sus dos primeros directores. Madrazo 1985. que la arqueología y la antropología tuvieran un espacio físico y de desarrollo académico. De hecho. año en que asumió como director Debenedetti. no equivalió al reconocimiento de su autonomía disciplinaria. Sin embargo. Ramundo 2008a). el período elegido para este trabajo se justifica también.

como de signo positivista a nivel teórico-práctico. Este autor caracterizó la etapa 18651930. Esto es relevante para el desarrollo del análisis propuesto en este trabajo. como libre de condicionamientos económicos. que incluye a la trabajada en este artículo. Ramundo 2008a. la falta de un desarrollo teórico propio es suplida con el uso de las ciencias naturales como el modelo del método científico. De esta manera.343 más relevante para este artículo es la denominada arqueología en la universidad (1901-1925). Una falta en el trabajo de Fernández es la ausencia de un tratamiento del contexto sociopolítico argentino que acompañó cada una de las etapas en las que divide la historia de la arqueología. Para este autor. Madrazo (1985). 2008c) ha tomado en cuenta el contexto sociopolítico en su análisis de la historia de la antropología en Argentina. entre otros autores (Podgorny 1999. mientras que las perspectivas ideológicas imperantes responden a lineamientos liberales e individualistas. políticos e ideológicos. que se caracterizó por la creación de materias relacionadas con la arqueología -en general dependientes de la carrera de Historia. Este autor examina el periodo entre 1875 y 1900 en el desarrollo de la arqueología en Catamarca. que sin duda influyen tanto en su conformación como en su desarrollo (Bourdieu 1994). Estas particularidades mencionadas por Fernández son pertinentes a la definición de nuestro período de estudio ya que se condicen con el lapso elegido y la importancia dada al peso y formación de una arqueología argentina desde los ámbitos académicos. las investigaciones y las instituciones. El análisis de la realidad sociopolítica por la que atravesaba el país es necesario si se quiere brindar un contexto de explicación del desarrollo de una disciplina científica que incluya su inserción dentro de un proyecto político como es el de un Estado-Nación. si el contexto sociopolítico no se incluye en el análisis la ciencia aparece desvinculada del resto de la sociedad. Otra de las características de esta etapa es que los investigadores son mayoritariamente argentinos y existe financiación estatal de las campañas. 2008b. por lo que será retomado más adelante. Haber (1994) es otro autor que aporta una herramienta teórica al mismo tiempo que analiza el contexto sociopolítico y académico del período inmediatamente anterior al trabajado en este artículo. derivadas de la concepción de progreso cultural unilineal en donde Europa y Occidente son considerados como la culminación más exitosa de este proceso. al que caracteriza como pre- .en diferentes universidades y la creación de institutos y museos de antropología y arqueología dependientes de las mismas (Fernández 1982).

Para este autor existió una baja autorepresentación de los investigadores evidenciada por la poca discusión sobre los diversos enfoques teóricos propuestos por cada uno de ellos desde su producción escrita académica.344 Entre Pasados y Presentes III disciplinar o liminar (entendiendo este término como sinónimo de prólogo de la formación disciplinaria de la arqueología). como disciplina auxiliar de ésta frente a la carencia de documentos escritos. o casi todo. cuáles de ellos revistieron de importancia para el período siguiente. Haber postuló que el triunfo de la primera tendencia conformó el carácter que adquirió el objeto de estudio de la arqueología argentina del NOA en las etapas sucesivas. Ameghino y Zeballos entre otros. Haber analizó los supuestos teóricos y metodológicos de esta primera etapa y examinó la autorepresentación de los primeros investigadores en el plano discursivo y en la demarcación del objeto de estudio de la disciplina en formación (1994). puede ser admitido (Haber 1994). que se ocupaba del pasado natural del hombre. de haber sido así. En tanto. Para estos investigadores la arqueología era una disciplina más dentro de las ciencias naturales. Sus representantes fueron Moreno. Este triunfo quedó puesto en evidencia por la prevalencia en la práctica arqueológica de los años posteriores de la visión hegemónica de una ciencia positiva y empírica que se encontró dirigida por la observación rigurosa y la medición de . la demarcación del objeto de estudio de la arqueología en ese período fue analizada por Haber como una consecuencia de la disputa -nunca explicitadaentre dos diferentes tendencias predominantes dentro de los investigadores: a) naturalista-viajera. Esto sería consecuencia de una disciplina en estado de génesis en donde todo. vinculada a los viajeros que desarrollaban sus actividades arqueológicas en conjunto con otras actividades relacionadas con las ciencias naturales. b) histórico-filológica. Si bien dicho periodo es previo al que se analiza en este artículo. es necesario retomar su propuesta para comprobar si el corte entre lo pre-disciplinar y lo disciplinar fue tan abrupto como pareciera indicar el comienzo de la institucionalización o si hay elementos que permanecieron y. Los más representativos fueron Lafone Quevedo y Quiroga. Ellos consideraban a la arqueología como parte de la Historia. vinculada con investigadores que realizaban sus investigaciones arqueológicas inspirados por las lecturas de fuentes históricas y leyendas del folklore.

tal y como fue concebida en sus inicios. ya que las fotografías serán utilizadas para contrastar hipótesis. Entendida así. archivo. Ruby 1996) y. Conceptos fotográficos La fotografía es un artefacto de cultura material (Fiore 2002. la fotografía no es una tecnología libre de posiciones subjetivas. Dicha postura considerara a todos los actores relacionados con la toma de una fotografía: quién la toma. puede ser analizada como un producto del quehacer humano utilizando una perspectiva arqueológica. por lo tanto. tanto Madrazo (1985) como Haber (1994) concuerdan al denominar la etapa previa a 1904 como carente de métodos de investigación y marcos teóricos propios de la arqueología. es decir. 2005. La segunda vertiente es la utilizada por autores como Manzi (2000) que las consideran como fuente de hipótesis a contrastar con el registro arqueológico. a qué o quién/es se retrata y la situación de retrato y para quiénes/qué público se la realiza. cuando se la consideraba capaz de representar objetivamente la realidad (Gernsheim 1986). como fuente de información. metodologías todas derivadas del positivismo. Esta visión era la predominante entre los naturalistas y era coherente con la ideología de orden y progreso de los intelectuales liberales de la última parte del siglo XIX. De otro modo corremos el riesgo de caer en una interpretación de la fotografía en donde se considere a los sujetos (tanto fotógrafos como retratados y público) como pasivos y que se les niegue su capacidad de acción (Fiore 2002. .brindan información tanto sobre los sujetos que fotografían como sobre los sujetos y objetos retratados (Fiore 2006). Barthes ha trabajado en “El mensaje fotográfico” (1977) con la representación social de la fotografía y permite entender la propuesta de análisis de este trabajo. Aquí se retomará la primera de ellas. que fueron suplidos con los modelos empiristas provenientes de las ciencias naturales. Como se puede observar. publicación. Otros autores (Orquera y Piana 1999) han utilizado también a la fotografía etnográfica como fuente de información relevante histórico-etnográfica sobre los sujetos fotografiados. Kossoy 2001). En la primera se encuentra la línea planteada por Fiore que se concentra en establecer cómo las secuencias de producción de una fotografía -toma. edición.345 objetos y fenómenos observables. Desde la arqueología se ha trabajado la fotografía de dos maneras.

una primera aproximación a la fotografía revela que “(…) la fotografía fija un aspecto de lo real que nunca es el resultado de una relación arbitraria y. por ello mismo. Ambos sentidos. Esta cualidad es la que otorga a la imagen fotografiada. Es por esto. parte de que la manera de encuadrar las imágenes responde a las normas de la perspectiva renacentista que emplea las leyes tradicionales de la ortometría. generalmente reducidas y siempre proyectadas en el plano” (Bourdieu 1998: 135). Según este autor. que en este análisis se observa lo denotado -qué es lo que aparece en la fotografía. de una trascripción: entre todas las cualidades del objeto. sino porque no concuerdan con las reglas tradicionales de representación visual de Occidente. la pretensión de verdad. Para este autor. que es el otro aspecto de este acuerdo social sobre la supuesta objetividad atribuida a la fotografía en sus comienzos. el denotado y el connotado. Según este autor.y lo connotado -que es lo que la imagen sugiere a partir de la composición de sus elementos-. La definición social de la visión objetiva del mundo es parte de lo que Bourdieu . de acuerdo con las normas sociales que orientan la práctica fotográfica. A ello se le suma su génesis mecánica. Esto devela que la visión plasmada en la fotografía responde a la visión clásica y hegemónica del mundo. son relevantes para la compresión de la información de una fotografía.346 Entre Pasados y Presentes III Barthes menciona que la fotografía no es lo real (en el sentido que no es lo que se fotografió). sino lo que denomina su analogon perfecto. la mayoría de los fotógrafos capta el mundo de la manera en que lo ve. solo son retenidas aquellas [cualidades] visuales que se dan en el momento y a partir de un punto de vista único. sin considerar que también produce sentido connotado. las imágenes que no responden a esta lógica son generalmente descartadas por la mayoría de los fotógrafos. desde el sentido común. estas son transcriptas en blanco y negro [sic]. Bourdieu (1998) es otro autor que ha analizado especialmente la relación entre objetividad y realidad en la fotografía y los usos sociales de las visiones fotográficas. Es decir. no porque sean menos “reales” que las otras. El carácter de “objetivo” que el realismo ingenuo otorgó a la fotografía proviene de que las mismas reglas de composición que quedaron fijadas en las tomas corresponden a una definición social de cómo debería ser la visión “objetiva” del mundo. el carácter atribuido a la fotografía en sus comienzos como verdadera y real. Esta pretensión de verdad surge a partir de considerar ingenuamente que la foto sólo se reduce a lo que ella denota.

estético. La fotografía no registra en sí misma sólo la tecnología que la hizo posible sino también “documenta la propia actitud del fotógrafo frente a la realidad. su estado de espíritu y su ideología acaban transparentándose en sus imágenes (…)” (Ídem 2001:36). sin caer en el reduccionismo. sus participantes consensúan y legitiman ciertas formas de representación de la práctica por sobre otras. su realidad material y la capacidad que tiene ésta de ser fuente de información.se encuentran “materializados en la fotografía” (Kossoy 2001). Para este autor es posible detectar en las fotografías estas actitudes y esas visiones del mundo.347 (2007) denomina habitus. a la sociología de los grupos que las producen. económico. es por estas razones que en este . explícita y. que define como el conjunto de prácticas estructuradas y estructurantes de una sociedad. Kossoy remarca así que el fotógrafo es un “filtro cultural”. identificable a partir del análisis de sus fotografías de campo. a medida que la constitución de una disciplina se va tornando más estructurada. Para este autor “el análisis estético de la gran mayoría de obras fotográficas puede legítimamente reducirse. Según Bourdieu. Kossoy (2001) es otro de los autores que se han dedicado a indagar la relación entre la fotografía. De esta manera. sobre todo. determinado. implícitamente” (Bourdieu 1998:166). cada campo científico/disciplinar genera sus principios organizadores de representación de sus prácticas de acuerdo a aquello que el consenso entre científicos considera pertinente representar. Por lo tanto. de las funciones que les asignan y de las significaciones que les confieren. etc. El concepto de habitus es aplicado también por el mismo autor (Bourdieu 1994:92) para referirse al campo científico. Esto se debe a que el acto de producción de la fotografía se da en un contexto histórico. que la tecnología empleada se encuentra indicada en la imagen en sí y que el asunto registrado se muestra como un fragmento de lo real (ídem). social. Siguiendo a Kossoy. en este artículo se analizará de qué manera la incipiente formación disciplinar se puede observar en la forma en que los investigadores decidían representar el trabajo de campo científico a través de su habitus de visión.de determinado campo disciplinar. Analiza que todos los componentes de la secuencia de producción (lato sensu) de la imagen fotográfica -que le dan origen por medio de un fotógrafo y una tecnología disponible. En la fotografía científica esta legitimación se expresa en lo que en este trabajo se denomina un habitus de visión -uniendo el concepto de habitus de Bourdieu con el de visión del mundo de Kossoy (2001).

b) preeminencia del uso de planos generales en las tomas fotográficas porque no era necesario el detalle del registro del trabajo de campo. HIPOTESIS En este trabajo hemos propuesto que para el período 1905-1930 la arqueología se definía como una ciencia positiva que utilizaba el método inductivo y el empirismo: se propone analizar la visibilidad fotográfica del empirismo y la inducción a través de la búsqueda e identificación de un habitus de visión. además. junto con la ausencia de enfoques teóricos propios que se expresaran en desarrollos metodológicos específicos. d) ausencia del uso de personas y/o implementos en las fotografías usadas como escalas de las estructuras o los materiales arqueológicos portables. tanto de la realización técnica de la fotografía como de la visión del mundo del fotógrafo -el habitus de visión-. por que no era necesario hacer explícito cómo se trabajaba. una manera de representar fotográficamente el trabajo de campo científico en donde se denota la ausencia de explicitación visual de los métodos de trabajo de campo debido a la baja autorepresentación de los investigadores (sensu Haber 1994). fue suplido por lineamientos teóricos y metodológicos provenientes de las ciencias naturales (especialmente la geología) y que dichos lineamientos tienen visibilidad fotográfica. . que este contexto pre-disciplinario. instrumentos de medidas y otros implementos que den cuenta de la dimensión. Se plantea. Este habitus de visión poco desarrollado se expresa en: a) ausencia en las fotografías de los materiales fotografiados de escalas. es decir. es decir. el método de excavación.348 Entre Pasados y Presentes III trabajo se considera a las imágenes fotográficas como fuentes de información. e) fotografías en las que el material arqueológico aparece ordenado de acuerdo a criterios taxonómicos provenientes de las ciencias naturales y con carácter reconstruccionista que guíe la interpretación. c) preeminencia de situaciones documentadas de sitio y paisaje por sobre los contextos de excavación ya que se explicitaba sólo el lugar de trabajo y no cómo se realizaba ese trabajo. porque no se concebía aún a la fotografía como registro sistemático del trabajo de campo.

San Juan 16 Valle de Calingasta. Salta La Isla.En 1818 En. Jujuy Perchel. Salta Kipón-Cachi. Jujuy Campo Morado.Jujuy Pucará de Tilcara. Salta La Paya.En 1930 Nº EXPEDICION I II II III IV IV V VI XXIV XI XII-A XIII-A XIV XIV XIV XVIII XXV UBICACIÓN Pampa Grande.349 METODO Muestra Se analizó una muestra de 165 fotografías tomadas en 13 campañas efectuadas en 16 sitios del NOA por el Museo Etnográfico entre 1905 y 1930 (tabla 1). 1921. Expediciones del Museo Etnográfico . Jujuy Pucará de Tilcara.Jujuy Pucará de Tilcara. Jujuy Titiconte. San Juan El Alfarcito. 1930a. FECHA 1905 1906 1906 1907 1908 1908 1909 1910 Dic 1928.En 1818 Dic 1917. Salta La Paya. Debenedetti 1917. 1918a. 1930b. Los criterios de selección utilizados fueron: a) que pertenecieran a expediciones del Museo entre los años 1905 y1930 b) que dieran cuenta del trabajo de campo c) que fueran del NOA c) que estuvieran tanto las publicadas como las inéditas. Jujuy La Huerta. Jujuy Valle de Calingasta. La muestra fue recolectada en el Archivo Fotográfico y Documental (AFyDME) y la Biblioteca (BME) ambos pertenecientes al Museo Etnográfico de la Facultad de Filosofía y Letras (Ambrosetti 1907.En 1818 Dic 1917. Debenedetti y Casanova 1935).Feb 1922 Dic 1929. Jujuy San Juan Mayo. 1918b.En 1929 Oct/Nov 1914 1916 1917 Dic 1917. Jujuy Pucará de Tilcara. Salta 9 11 6 5   58  CANTIDAD DE FOTOS 29 2 29 6 Tabla 1.

15) procedencia de la fotografía. plano general. b) situación documentada en la fotografía o tipo de actividad fotografiada: paisaje (donde se muestran los paisajes de las localidades donde se ubican los sitios y/o su ubicación topográfica. en estas fotos puede o no aparecer registro arqueológico visible). 5) número de la Expedición. 18) comentarios. En las tablas en donde se detallan las características de los objetos y/o personas que aparecen por fotografía se evalúan las siguientes variables: . Estas variables fueron registradas en una base de datos con dos tipos de tablas: a) una por fotografía y b) otra por objeto que aparecía en la fotografía. 11) cantidad de personas en la fotografía. 10) presencia de personas en la fotografía. 2) número de Fotografía del Archivo (Nº AFyDME). 9) situación documentada en la fotografía. contexto de excavación (caso en el que se muestra la excavación propiamente dicha o un contexto de hallazgo de materiales). 8) tipo de toma. primer plano y plano detalle. 3) nombre del fotógrafo. En este trabajo se evalúan en particular las 4 más relevantes para el tema analizado en este artículo. 14) presencia de estructuras. 13) presencia de implementos de campo arqueológicos. sitio (donde se muestra un sitio o una porción de un sitio y en las cuales se visualizan los trabajos de excavación). La tabla por fotografía incluye 18 variables (Saletta 2008 ms). 12) presencia de artefactos arqueológicos en la fotografía. mediante el análisis cuantitativo de cada una de ellas y sus respectivos cruces. cotidiana (de situaciones de producción habitual diaria de una campaña. Estas cuatro variables son: a) tipos de tomas utilizadas: panorámica. cultivo (de campos de cultivo actuales). c) presencia de implementos de trabajo arqueológico: estado de la variable si o no. trabajadores descansando (retratados durante un alto del trabajo en el sitio). 17) epígrafes. tales como campamentos o trabajos cotidianos).350 Entre Pasados y Presentes III Variables La muestra de 165 fotografías fue analizada de acuerdo a 18 variables diagnósticas: 1) número de Fotografía de Registro en Base de Datos (Nº RBD). porque son aquellas que permiten responder. Estas variantes fueron seleccionadas entre las 18. y d) presencia de personas: estado de la variable si o no. la hipótesis propuesta para este trabajo. 16) lugar y fecha de publicación. 6) técnica fotográfica. 4) fecha de la fotografía. 7) ubicación geográfica de la toma. Estas cuatro variables son las que permiten evaluar la acción subjetiva del fotógrafo frente a la elección de qué es lo que se debe retratar y cómo se debe hacerlo.

palas. Estos patrones son el resultado de que las variables escogidas se relacionan de manera no azarosa. Luego se realizó un análisis bivariado cruzando pares de variables entre sí. que indica cómo se comportan cuantitativamente cada una de las variables de la muestra por separado. primero. y b) personas: variables sexo (masculino o femenino) y edad (adultos. ya que no es lo mismo que aparezca una regleta o una escala.1%) y a . ya que una vez constatada su presencia. que aparezca un pico o una pala. hay que evaluar qué tipos de elementos son los fotografiados. niños). es también sólo un primer paso. qué personas están siendo retratadas y cómo. De este segundo análisis cuantitativo surgió una segunda estructura en la muestra. jóvenes. Primero se realizó un análisis univariado que estableció la primera estructura de la muestra. carpas. etc. permite evaluar la pertinencia o no de que aparezcan personas en las fotografías. Esto implica que las variables seleccionadas forman patrones que resultan significativos en relación a las preguntas e hipótesis establecidas. definida por los patrones que se forman al relacionar las variables. En este trabajo se analizan los cruces considerados más significativos para responder a la hipótesis bajo estudio. como elementos de la composición fotográfica. libretas de campo. regletas. Análisis de las variables Las variables registradas en las tablas de la base de datos se analizaron realizando diferentes cuantificaciones. y segundo. ANÁLISIS DEL CASO Análisis univariado: cuantificación de las variables 1) Tipo de toma empleada Se puede observar una tendencia al uso de planos generales (58. La constatación de la presencia de personas e implementos de trabajo en las fotografías de trabajo de campo.351 a) implementos de trabajo arqueológico: picos. Denotar sólo la presencia de implementos de trabajo arqueológico en las fotografías.

9%) por sobre los otros tipos de planos identificados. tanto excavados como sin excavar (tabla 3). Situaciones documentadas en las fotografías . En tercer lugar se ubican las fotografías que documentan contextos de excavación (23%). Tipos de tomas 2) Situaciones documentadas en las fotografías Más de un tercio de las fotografías (38.7%) corresponde a la documentación de sitios. que el trabajo arqueológico de excavación propiamente dicho.5%). Las imágenes que describen un paisaje. las situaciones cotidianas o los trabajadores descansando implica una tendencia de los investigadores a mostrar más los lugares en los que estaban trabajando. lo que indica que las fotografías no muestran los materiales arqueológicos o a los sitios con mucho detalle (tabla 2). sea con restos arqueológicos visibles o no. El hecho de que las situaciones de sitio y paisaje fueran más asiduamente documentadas que los contextos de excavación.352 Entre Pasados y Presentes III planos enteros (33. se ubican en el segundo lugar (31. Tipo de Toma Plano General Plano Entero Primer Plano Panorámica Total general Total 96 56 10 3 165 Tabla 2. Situación documentada en la fotografía Sitio Paisaje Contexto de excavación Cotidianas Cultivos Trabajadores Descansando en el Sitio Total general Total 64 52 38 6 3 2 165 Tabla 3. De éstas fotografías de paisaje sólo el 40% (menos de la mitad) tienen restos arqueológicos visibles registrados en detalle.

Esto implica que los implementos de trabajo arqueológico que denotaban el método de excavación como. sin embargo.7% (26) tienen implementos de trabajo arqueológico. por ejemplo reglas o elementos de medida. Como se ve en la tabla 5 solo aparecen un metro y una libreta. Esto implica que no eran activamente seleccionados para integrar la composición de las fotografías (tabla 4). El 60% corresponde a palas. .353 3) Presencia de implementos de trabajo arqueológico De las fotografías de la muestra solo el 15. Tipo de Implementos 4) Presencia de personas En las 165 fotografías sólo el 28. Presencia de implementos de campo arqueológico Total No 137 Si 26 Indet 2 Total general 165 Tabla 4. mientras que el 12% son picos. Este porcentaje es más alto que el de implementos de trabajo arqueológico e implica que las personas pueden haber actuado como escalas en las fotografías. Las palas y los picos presentes pueden haber sido usados como escalas para dimensionar las estructuras. se encontraban ausentes de explicitación visual en las fotografías. Esto denota. Presencia de implementos de trabajo de campo arqueológico Tipo de Implementos Carpa Libreta Metro Pala Pico Pico largo Trincheras excavación Total general Total 2 1 1 21 8 1 1 35 Tabla 5. En las 26 imágenes con implementos de trabajo arqueológico hay 35 de ellos fotografiados.4% (47) tienen personas en su composición (tabla 6). un grado muy bajo de precisión y sistematicidad en el uso de escalas.

Los planos enteros eran usados para fotografiar sitios (25) y contextos de excavación (22). Planos utilizados según situaciones documentas en las fotografías . Figura 1. Presencia de personas en las fotografías Análisis bivariado 1) Tipos de tomas por situaciones documentadas En la figura 1 se muestran los tipos de tomas usadas en cada una de las situaciones documentadas. también este uso es el esperado ya que son planos que presentan a los objetos con un poco más de detalle. Los primeros planos fueron usados casi en su totalidad en los contextos de excavación (9). se registra una fuerte concordancia entre la elección del tipo de plano y la situación documentada. en los que se requieren planos que muestren los objetos con mucho detalle.354 Entre Pasados y Presentes III Presencia de personas en la fotografía No Si Total general Total 118 47 165 Tabla 6. Los planos generales se encuentran distribuidos sobre todo en imágenes de paisajes (46) y en sitios (38). De tal manera. lo cual es esperable por ser planos amplios con poco detalle.

las estructuras arqueológicas son capaces de hablar por sí mismas en las fotografías. se observa que las 29 imágenes que también tienen personas representan sólo 26. cuando las personas eran seleccionadas para componer la toma. Presencia de personas No Si Total general Presencia de estructuras Indeterminados No Si Total general   39 79 118 1 17 29 47 1 56 108 165 Tabla 7. es decir. esto muestra una tendencia a presentar habitualmente la evidencia como libre de cualquier referencia externa. Es decir que los implementos no eran usados frecuentemente en este caso como escalas de las estructuras. Esto indica que. las 29 imágenes que incluyen estructuras representan el 61. aunque su uso no era sistemático.355 2) Presencia de personas y de estructuras en las fotografías En toda la muestra hay una baja frecuencia de estructuras y personas juntas en las mismas fotografías (17%. Esto implica que las personas no eran usadas activamente como escalas en el registro visual de las estructuras. o podían haber sido usadas.7% de ellas. Si se centra el análisis en las 108 fotografías de la muestra que tienen estructuras. Esto es aun más destacable si se piensa que la mayoría de estos . De las 108 fotografías que tienen estructuras. las 20 imágenes que también tienen implementos arqueológicos representan sólo el 18. como se ve en la tabla 7. Sin embargo. como escalas de los materiales arqueológicos. fueron. Presencia de estructuras y personas en las fotografías 3) Presencia de implementos de trabajo arqueológico y de estructuras en las fotografías En este caso también se observa en toda la muestra una baja frecuencia de implementos de trabajo arqueológico y de estructuras juntos en una fotografía (12%. Esto demuestra en parte que los principios de representación sistemáticos no estaban aun desarrollados pero que existía un uso informal e incipiente de escalas. si se centra el análisis sólo en las 47 fotografías que tienen personas.8% de ellas. quizás tomado de las ciencias geológicas. 20 imágenes) (tabla 8). A la vez. 29 imágenes).5%.

Lo que implica que cuando se utilizaban estos implementos era para otorgar escala pero desde la forma y método tomadas de las ciencias geológicas. de las 26 fotografías con implementos de la muestra estas 20 imágenes que tienen implementos y estructuras representan el 77%. Presencia de estructuras y de implementos de trabajo de campo en las fotografías 4) Presencia de personas e implementos de trabajo arqueológico en las fotografías Hay una baja frecuencia de fotografías con implementos de trabajo arqueológico y personas en la muestra. Esta frecuencia acompaña la tendencia general vista en las variables anteriores. es decir. Esto implica que cuando se seleccionaba un implemento en la composición de una toma era. Análisis cualitativo En este apartado se presenta el análisis cualitativo de tres fotografías de la muestra. .356 Entre Pasados y Presentes III implementos fotografiados son palas y picos. Presencia de implementos de Presencia de estructuras campo arqueológico Indeterminados No Si Total general No 1 50 86 137 Si   6 20 26 Indeterminado   2 2 Total general 1 56 108 165 Tabla 8. constituyendo sólo el 12% (20) de las imágenes. para otorgar escala a una estructura. no son instrumentos de medición. Sin embargo. Esto implica un bajo nivel de consenso disciplinar a la par que el uso de palas y picos refuerza un préstamo desde las ciencias geológicas y naturales de la representación de la evidencia sin ninguna referencia externa o sin escalas. Esto no inhabilita la interpretación de que la baja frecuencia de esta tendencia en el total de la muestra indica que no era un habitus de visión sistemático y estandarizado. aparentemente.

La fotografía original se publicó en “Exploraciones arqueológicas en la ciudad prehistórica de La Paya (valle Calchaquí. en primer plano. prov. la posición de los dos hombres en la fotografía responde a una reconstrucción inductiva a partir de la interpretación de los arqueólogos sobre el registro arqueológico. en segundo plano. de Salta)” (Ambrosetti 1907). Es decir. se encuentran los materiales arqueológicos extraídos colocados en la superficie del suelo. dos obreros ubicados dentro de una cista excavada y. Entonces. Los trabajadores estarían ubicados siguiendo las indicaciones de Ambrosetti o Debenedetti (que es el autor de la fotografía) ya que en el epígrafe publicado (Ambrosetti 1907) se menciona lo siguiente: “los peones sentados en su interior demostrarían la forma de la primitiva colocación de los muertos en la tumba” (Ambrosetti 1907: 92).357 La primera de ellas [(Nº AFyDME: C278 F15) figura 2] en la que se muestra. (sin título) C278 F15 AFyDME. Fotografía digitalizada del negativo original de la placa de vidrio estereoscópica original trabajada por el AFyDME. no está in situ sino colocada detrás de los trabajadores y ordenada según categorías: cráneos por un lado. la presentación visual de la evidencia arqueológica no responde a cómo se encontraban en el momento del hallazgo sino a criterios taxonómicos provenientes de las ciencias naturales lo que es evidencia de un contexto pre-disciplinar. sino una fotografía de su interpretación. A ello se le suma que la evidencia arqueológica. en ambas fotografías igual ya que no se movió nada. huesos largos alineados por otro y pucos y cerámicas por otro lado. Figura 2. En la siguiente fotografía [(Nº AFyDME C94 F17) figura 3] se observan los . No se trata de una foto del registro arqueológico.

Pero los objetos no se acomodaron al azar para ser fotografiados. no se encuentran in situ. Los elementos arqueológicos hallados en la cista se encuentran acomodados de igual manera en las dos fotografías. Aunque los artefactos están fotografiados en el contexto de hallazgo. Esta fotografía no fue publicada y la fecha y lugar de toma fueron determinados durante la investigación de la tesis de licenciatura (Saletta 2008 ms) La comparación entre ambas tomas permite arrojar luz sobre como el contexto pre-diciplinar y la epistemología inductivista confluyeron formando los “filtros culturales” y el habitus de visión (Bourdieu 2007. los huesos largos alineados todos juntos.358 Entre Pasados y Presentes III mismos artefactos arqueológicos que en la figura 3. los pucos y vasijas todas juntas en hilera. En primer lugar se analiza la selección y disposición de los elementos de la composición de la fotografía. La única diferencia entre las dos fotografías se encuentra en esta ausencia de personas. Aparecen organizados de acuerdo a las reglas de clasificación anatómicas y tipológicas de exhibición de los . Kossoy 2001) de los investigadores cuando se tomaron las fotografías. Figura 3. Los cráneos todos juntos. Fotografía digitalizada del negativo original en vidrio de la vista estereoscópica. (sin título) C94 F17 AFyDME. quizás la más importante es aquella relacionada con la ruptura de la intencionalidad de quienes depositaron los cuerpos dentro de la cista (más allá de las transformaciones post depositacionales que pudieran haber sufrido). pero la cista está vacía (los trabajadores no se encuentran dentro de ella). Se ha producido una primera disociación entre los objetos y su contexto. ordenados de la misma manera.

359 museos: por un lado los cráneos y los huesos largos apilados y por el otro.en condicional. el objeto arqueológico es mostrado en la fotografía desvinculado de sus asociaciones primarias y colocado en un nuevo contexto de asociación. Este filtro cultural se encuentra evidenciado en el ordenamiento del material encontrado en la cista de manera cualitativa y cuantitativa. Pero a la vez. Pese a ser una foto tomada en el campo. pucos y vasijas. (Fot. la elegida para su publicación fue la figura 2 (Ambrosetti 1907). Esta fotografía muestra el final de una estructura excavada con dos niveles. En el caso de la figura 2 (la que tiene trabajadores). de ahí el uso de un verbo -demostrarían.)” En esta imagen los materiales arqueológicos se dispusieron siguiendo un . ya que en la otra imagen (figura 3). los trabajadores no están presentes. de la exp. y último caso de análisis es una fotografía [Nº AFyDME C92F04 (figura 4)] que fue tomada en el Pucará de Tilcara durante alguna de las IV-V-VIXXIV expediciones. Por último. quedan insertos en una nueva relación: la de ser objetos arqueológicos clasificados morfológica y tipológicamente según criterios de las ciencias naturales. que responde a objetivos analíticos de los investigadores según criterios de clasificación de laboratorio. Esta intencionalidad no es accidental. La fotografía se publicó en “Las ruinas del Pucará” (Debenedetti 1930) y el epígrafe dice: “El yacimiento Nº 2 durante la exhumación de sus restos arqueológicos en uno de los ángulos de las construcciones. y los marcos epistemológicos inductivos conformaban un “filtro cultural” (Kossoy 2001) y un habitus de visión (Bourdieu 2007). de las dos tomas realizadas. con los trabajadores dentro de la tumba. Los materiales arqueológicos se exhiben como los representantes del pasado y desvinculados de las relaciones que condujeron a que esos objetos estuvieran colocados de una determinada manera en la estructura funeraria. El tercer. En estas dos fotografías es posible observar cómo las categorías de clasificación tipológicas y anatómicas propias de las ciencias naturales. Es decir que se seleccionó aquella que marcaba la inducción interpretativa de los investigadores. La pre-disciplinariedad se demuestra en que los criterios para presentar la evidencia arqueológica no responden a lineamientos provenientes de un marco disciplinar arqueológico. No hay personas fotografiadas. de las cuales la arqueología recién se estaba separando. sino que son presentados según lo derivado de las ciencias naturales. la intención de los investigadores era intentar demostrar la disposición de los muertos en la cista.

Figura 4. sobre una laja hay dos jarras de cerámica alineadas. Como menciona el epígrafe. A su lado hay pequeños huesos acomodados. aparentemente. en este caso. se pone en evidencia en la falta de estandarización de la composición de la fotografía. Por un lado. No hay una explicitación visual del método de excavación ni un uso de escalas que permitirían una comparación de los tamaños relativos de los objetos y las estructuras y que harían de la fotografía una forma de registro mucho más riguroso. se encuentran en el ángulo de una estructura de muro de piedra canteada. Fotografía digitalizada del negativo original en vidrio. Fotografía de excavaciones en el Pucará de Tilcara. al azar junto a una jarra de cerámica colocada sobre un puco de cerámica. más abajo. . Publicada en “Las ruinas del Pucará de Tilcara” (Debenedetti 1930). Los objetos se han acomodado para la fotografía sin que se hagan explicitas sus ubicaciones primarias dentro de la estructura. hay un pico de mano apoyado sobre el piso. (sin título) C92 F04 Nº AFyDME. sin denotar si está para mostrar escala o fue dejado de manera casual.360 Entre Pasados y Presentes III principio de clasificación tipológica y morfológica de los objetos. No hay nada en la fotografía que indique cómo era la posición original de esos objetos arqueológicos. se encuentra la gran urna. Juntas. la pre-disciplinariedad. Por lo tanto. En el nivel superior se encuentran los dos cráneos colocados de manera aparentemente desprolija. En ese mismo nivel.

Siguiendo esta propuesta de Bourdieu (1994) de consenso entre los participantes (y también de disputas de poder y jerarquías) de una forma de representación del trabajo científico.el método arqueológico no era ni visual ni discursivamente discutido. denotando muy poco interés en registrar los contextos y los métodos de excavación por parte de los arqueólogos. Esta ausencia de un método y marco teórico propio fue suplida con marcos y métodos provenientes de las ciencias naturales (Haber 1994. Es por ello que en este ámbito de baja estructuración disciplinar -continuación de la etapa previa caracterizada por Haber (1994) como liminar. para poder afirmar esta hipótesis sería necesario hacer un estudio de las fotografías tomadas durante los trabajos de campo en esta época. indicando poco interés en registrar la dimensión a los . podríamos afirmar que en materia de presentación de la evidencia arqueológica en las fotografías y en el uso de la fotografía como forma de registro del trabajo arqueológico y del registro arqueológico en sí mismo. Este proceso fue mucho más lento y gradual. Sin embargo. pero su fundación no generó de manera instantánea cambios en los marcos disciplinares arqueológicos. así como en la formación de recursos humanos especializados en esta disciplina. Madrazo 1985). 3) baja frecuencia de implementos de trabajo (mayormente aparecen palas y picos) indicando poca representación de los métodos de excavación y la ausencia de referenciación de la evidencia arqueológica a otra cosa que no sea ella misma y 4) baja frecuencia de personas en las fotografías. El campo científico disciplinar de la arqueología (Bourdieu 1994) aun no había definido ni consensuado cuáles eran las formas pertinentes de representación de su práctica científica. Es decir. este acuerdo en la arqueología argentina se produciría entre mediados y fines de la década del ochenta. Visualmente esta afirmación puede ser rastreada en los resultados de las cuantificaciones de las variables: 1) una predominancia de planos generales como tipo de toma más usada lo que implica muy poco detalle en las imágenes. En ese momento comenzaban a sentarse las bases de la Nueva Arqueología y se consolidaba su marco disciplinar.361 DISCUSIÓN Y CONCLUSIONES La fundación del Museo Etnográfico fue un hito en la institucionalización académica de la práctica arqueológica. 2) predominancia de sitios y paisajes como situaciones más fotografiadas. aplicar este mismo método de manera verdaderamente diacrónica.

El dónde se puede observar en la predominancia de fotos de paisajes (52) y sitios (64). que representan el 12% de la muestra.362 Entre Pasados y Presentes III objetos fotografiados. el 73% de las 26 fotografías que tienen implementos también tienen personas. Es decir. Es resumen. escalas o metros que podrían haber sido fotografiados sin personas sería lógico obtener ese porcentaje bajo. El análisis bivariado apoya la tendencia a una escasa representación visual de los métodos de trabajo y de registro. no se fotografía usando siempre lo mismo como escala. connotando un interés en mostrar el trabajo de extracción pero de una manera que se acerca más a los patrones de representación del trabajo geológico o de ciencias naturales en general. demuestra una predisciplinariedad y un bajo nivel de autorepresentación evidenciado visualmente en la baja explicitación visual de los métodos de trabajo de campo. Esto es producto de un habitus de visión que aun no estaba desarrollado en cuanto a qué era pertinente representar y registrar fotográficamente de la práctica arqueológica. dato unido a que el 60% de los implementos que aparecen retratados son palas explica que estas aparezcan acompañadas por aquellos que los estaban usando. El análisis cualitativo responde las expectativas en torno a la utilización de la inducción en la interpretación de la evidencia arqueológica y la aplicación de los criterios taxonómicos de clasificación provenientes de las ciencias naturales en la presentación visual de la evidencia. 3) baja frecuencia de personas e implementos en las fotografías. puede observarse en la baja frecuencia de personas e implementos fotografiados junto a . los investigadores se conformaban en representar el lugar dónde trabajaban y no el cómo trabajaban. 2) baja frecuencia de fotografías con implementos y estructuras (12%) lo que demuestra muy poco interés por parte de los investigadores en otorgar escalas a las estructuras. pero en los casos en que se las otorgaban. Sin embargo. de recolección y registro del proceso de excavación. Si los implementos hubiesen sido regletas. puede verse que tanto desde la cuantificación de las variables así como de los cruces entre ellas y en el análisis cualitativo. No hay patrones de representación. Esto se rastrea en 1) baja frecuencia de fotografías de estructuras y personas (17%) lo que implica que las personas no eran usadas como escala. y la ausencia del cómo. lo hacían con las formas de representación típicas de las ciencias geológicas o naturales. El poco desarrollo de este habitus de visión se expresa sobre todo en la baja sistematización y estandarización de las tomas fotográficas.

. Es precisamente esta falta de estandarización lo que denota la existencia de un habitus de visión poco desarrollado dentro de las representaciones de la práctica arqueológica de campo y que se dirige más a la representación según los cánones de las ciencias naturales. se propone que una línea de evidencia relevante para futuras investigaciones sobre la historia de la arqueología sea el análisis de sus propios artefactos culturales: las fotografías. Para finalizar. Estos materiales culturales constituyen una fuente alternativa y novedosa para adentrase en la historia de la ciencia que se define por el estudio de la cultura material. Esta gran cantidad de información visual sobre el trabajo de campo podría ser usada en un futuro siguiendo el análisis propuesto en este trabajo.363 estructuras como medidas de escala. haciendo posible que se tomen gran cantidad de imágenes del trabajo. Sin embargo. su aplicación en el campo. Por lo que se podría proponer una línea de trabajos que demuestren si hay una efectiva concordancia entre la evidencia visual del método y el marco teórico en las fotografías y lo que se presenta en los trabajos escritos. producto de una estructura disciplinar aun muy difusa. Asimismo. el uso de la fotografía digital ha abierto una nueva forma de encarar el registro fotográfico en el campo. Los marcos teóricos y los métodos empleados en los trabajos de campo se hacen explícitos en todos los artículos y trabajos científicos. Se concluye que para el período bajo estudio (1904-1930) había una baja autorepresentación de los arqueólogos y de su trabajo mostrando en las fotografías un habitus de visión poco desarrollado. las formas de excavación y registro de la evidencia se hacen visibles en las fotografías.

1907. Music and Text.364 Entre Pasados y Presentes III AGRADECIMIENTOS Este trabajo no hubiera sido posible sin la paciencia y correcciones de Dánae Fiore quien me dirigió en la tesis de licenciatura y actualmente me dirige en mi tesis de doctorado. 1994. R. El campo científico. 1998. Este trabajo se enmarca dentro del proyecto “Arqueología con fotografías” PICT 38216 (ANPCYT 2005). Publicaciones de la Sección Antropológica. Debo agradecer el inmenso apoyo recibido por mis padres. P. Barcelona. 3. discusiones y correcciones de Luis Orquera y el apoyo de la Asociación de Investigaciones Antropológicas y Conicet. con quien compartí años de vida y numerosas discusiones que enriquecieron algunas de las perspectivas que utilizo en este trabajo. Buenos Aires. con quien intercambiamos muchas ideas. A la familia Trebisacce por brindarme contención y cariño en mis primeros años de carrera en Buenos Aires. Clara y Caty. New York. Siglo XXI editores. Editorial Gustavo Gilli. Image. mi hermano Juanma y de mis amigas y compañeras de carrera: Lau. Prov. A Efe. Exploraciones arqueológicas en la ciudad prehistórica de La Paya (valle Calchaqui. También se nutrió de los aportes. Barthes. J. Hill and Wang. La definición social de la fotografía. Revista de estudios sociales de la ciencia. A Pili. Bourdieu. BIBLIOGRAFÍA Ambrosetti. Redes. 1. 1977. El sentido práctico. Alicia y Rubén. A Vicky Pedrotta por brindarme la primera oportunidad de ir a una campaña en donde surgió la chispa de la pregunta que luego guió este trabajo. Un arte medio: ensayo sobre los usos sociales de la fotografía. Buenos Aires. . 2007. B. de Salta).

1935. Las Ruinas del Pukara de Tilcara. Publicaciones de la Sección Antropológica. University of London. Museo Antropológico y Etnográfico de la Facultad de Filosofía y Letras. Buenos Aires. Facultad de Filosofía y Letras. Buenos Aires. 15. 7. Fernández. 17. Buenos Aires. 1921. MS 2005. de San Juan. 2007. Publicaciones de la Sección Antropológica. S. Body painting in Tierra del Fuego. III.) págs. Notas del Museo Etnográfico. UCL. Flavia Morello. 18. Serie A. de Tilcara. 767-786. 1918b. Levantando piedras. . Investigaciones arqueológicas en los valles preandinos de la prov. Casanova. desenterrando huesos. 1982.365 Debenedetti. Fiore. S. Debenedetti.. 2002. y. Arqueología con fotografías: el registro fotográfico en la investigación arqueológica y el caso de tierra del fuego. Mateo Martinic.. E. Archivos del Museo Etnográfico. Campo Morado y La Huerta. D. Historia de la Arqueología Argentina. Ediciones Cequa. Fotografía y pintura corporal en Tierra del Fuego: un encuentro de subjetividades. Buenos Aires. Quebrada de Humahuaca. 1917. Alfredo Prieto y Gabriel Bahamonde (eds. 1930b. J. Asociación cuyana de Antropología. Nota preliminar sobre los yacimientos de Perchel. Las ruinas prehispánicas de Alfarcito (Depto. 20 1930a. Publicaciones de la Sección Antropológica. Revista Chilena de Antropología Visual 6: 55-73. 1. 1918a. y develando arcanos. La influencia hispánica en los yacimientos arqueológicos de Caspichango (Provincia de Catamarca). Buenos Aires. Chulpas en las Cavernas del Río San Juan Mayo. II Primera Parte. Provincia de Jujuy. En Arqueología de Fuego-Patagonia. Punta Arenas. La XIV Expedición arqueológica de la Facultad de Filosofía y Letras. Titiconte. London. Buenos Aires. The power of images in the uttermost part of the world. Publicaciones de la Sección Antropológica. Jujuy) Buenos Aires.

H. Eudeba.366 Entre Pasados y Presentes III Gernsheim. I. L. Perspectivas Arqueológicas de la Patagonia Río Gallegos I: 223-242. 2001. A. . A y E. Bogotá Universidad de Los Andes: 91-114. (Ed. La arqueología argentina y la primacía del objeto. ¿Por qué los arqueólogos insisten en leer crónicas? Los Selk’nam a través de los registros documentales. 1999. A. B. Fotografía e historia. El Argentino Despertar de las faunas y de las gentes prehistóricas. La vida material y social de los Yámana. G. Kossoy. New York. EUDEBA. Hacia una arqueología de las arqueologías sudamericanas. Publicaciones del CIFFYH 47: 31-54. Supuestos teórico-metodológicos de la etapa formativa de la arqueología de Catamarca (1875-1900). Teoría arqueológica en America del Sur 3. Aproximaciones al espacio calchaquí (Noroeste argentino). L.). La Marca. Buenos Aires. Manzi. Anales 6: 99-125 2004a. L. H. Haber. Piana 1999. Orquera. Nastri. 1985. 1986. Los primeros americanistas (1876-1900) y la construcción arqueológica del pasado de los Valles Calchaquíes (Noroeste argentino). Buenos Aires. A concise history of photography. Podgorny. Buenos Aires. 2003. Determinantes y orientaciones en la antropología argentina. Boletín del Instituto Interdisciplinario de Tilcara 1: 13-56. Madrazo. Dover Publications. 2000. 1994. Desde el país de los Gigantes. J. 2004b.

Saletta.367 Ramundo. Encyclopedia of Cultural Anthropology 4: 1345-1351. P. Historias de la Ciencia Argentina III. . Visual Anthropology. 4:141-146. C. Temas de historia Argentina y Americana. 2007. La Zaranda de Ideas. Ed. Estudio historiográfico de las investigaciones sobre la cerámica arqueológica en el Noroeste Argentino. 2008a. 1996.S. Oxford. UBA. Lorenzano. Los aportes de los investigadores pioneros a la arqueología del Noroeste argentino. Revista de jóvenes investigadores en arqueología. Tesis de Licenciatura. Buenos Aires. BAR International Series 1840. 2008. Pontificia Universidad Católica Argentina. J. Facultad de Filosofía y Letras. Ruby. La cámara discreta: historia del desarrollo de la arqueología como disciplina científica en el NOA entre los años 1905 a 1930. XI: 179-218. 2008c Medio siglo de formación académica en arqueología: avances y cuentas pendientes. 2008b La investigación arqueológica argentina.J. M. MS.

Patrimonio. historia y memoria .368 Entre Pasados y Presentes III 7.

DISCUSIONES EN TORNO A LA ACTIVACIÓN PATRIMONIAL COMO VÍA PARA EL DESARROLLO EN BUTA RANQUIL.369 “CUANDO SE ACABE EL PETRÓLEO NOS VAMOS A QUEDAR SIN NADA”. Instituto de Ciencias Antropológicas. enfatizando en el modo en que se entablan relaciones sociales. discutir y gestionar el patrimonio y el desarrollo a partir de las especificidades locales. políticas y económicas en territorios específicos. . La propuesta radica en contemplar las tensiones y continuidades entre el espacio global/local. actividad económica fundamental en el norte neuquino. Stephen 1990). PROVINCIA DE NEUQUÉN BERSTEN. se encuentra -y se comienza a explotar. Lara *1 INTRODUCCIÓN El presente trabajo forma parte mi investigación doctoral en la cual me propongo comparar las modalidades de patrimonialización de lugares. La misma se encontraba entrelazada con el circuito que une los pueblos del norte ganadero. La mencionada localidad se ha caracterizado tradicionalmente por la explotación del ganado menor. En el año 1991. En este artículo focalizaré en la localidad de Buta Ranquil (Departamento Pehuenches). UBA. Jiménez de Madariaga 2004. Becaria doctoral UBA. bienes y prácticas y su vinculación con la formulación e implementación de proyectos de desarrollo en las localidades de Villa Traful y Buta Ranquil. analizando el modo en que se construyen y gestionan políticas diferenciales en un mismo marco político institucional. para analizar el modo en que se comienza a pensar. en tanto dimensión económica de los procesos de activación patrimonial (Aguilar Criado 2001. Retomo las posturas vinculadas a la noción de patrimonio en tanto construcción social. FFyL. cuya ciudad cabecera es Chos Malal –antigua capital provincial-.un yacimiento gasífero (El Portón). * Licenciada en Ciencias Antropológicas. En el presente trabajo señalo la vinculación entre patrimonio y desarrollo. Programa Antropología Política de la Cultura. a partir de esto el pueblo comenzó a cambiar aceleradamente. provincia de Neuquén en el contexto actual.

La fundación de este pueblo data de principios del siglo XX. Entiendo que el enfoque etnográfico posibilita dimensionar en qué medida se discute y apropian las activaciones patrimoniales desde la comunidad local en su interrelación dialéctica con otras instancias patrimoniales. pero que asimismo viabiliza la comprensión de dinámicas socioculturales más generales. y de qué manera estos se fueron imbricando a lo largo del . El abordaje metodológico se viene realizando desde la perspectiva de la Antropología Social enfatizando en un enfoque de índole básicamente cualitativo. Para el desarrollo del presente trabajo analizo el material de campo recopilado durante el año 2009. el cual intento abordarlo desde el marco de la economía política. Planteo que la localidad de Buta Ranquil sólo puede ser analizada desde una mirada regional que permita comprender la coexistencia entre los modos tradicionales de vida.370 Entre Pasados y Presentes III En esta línea planteo que el patrimonio se constituye como una estrategia para planificar el crecimiento económico a partir de actividades que se definen como “medioambientalemente sustentables”. Así adquieren relevancia actores que pugnan por la discusión. la adscripción de los sujetos a territorios específicos es un fenómeno posterior. Para esto retomo el trabajo de campo como eje central. “sustentabilidad” y “desarrollo”. ligadas a las nociones de “tradición”. planteando una interrelación entre el espacio micro y macrosocial. en tanto instancia fundamental de un proceso más amplio de construcción de conocimiento. gestión y valorización de recursos a través de políticas de activación patrimonial. CARACTERIZACIÓN DE BUTA RANQUIL EN EL CONTEXTO NEUQUINO Buta Ranquil se encuentra en el extremo norte de la provincia de Neuquén. en el departamento Pehuenches. lugares y actividades en tanto activación patrimonial entra en disputa con otras maneras de explotación económica con un impacto medioambiental específico (la actividad hidrocarburífera). En esta misma línea entiendo que la ponderación de ciertos bienes. no obstante. considero que este enfoque permite indagar la forma en que el espacio social se concretiza en territorios específicos. Entiendo que esta propuesta posibilita el análisis de las vinculaciones a nivel local.

Siguiendo a Sack. Acuerdo con Crespo en relación a qué. la especificidad en relación al territorio. “la incorporación del territorio dentro de la matriz del Estado junto a la implementación de una matriz económica capitalista han requerido instrumentos –materiales y simbólicos. provincial y nacional. en tanto política general extensible a todo el territorio argentino. así como también al uso tradicional del espacio caracterizado por la ganadería transhumante. Esto fue debido a la necesidad del poder económico local de contar con mano de obra barata temporaria. La misma se . el criterio territorial para pensar el pasado se dificulta. es variable según el contexto político y económico local. dado que como se mencionó. es necesario señalar el surgimiento y desarrollo del pueblo a partir de la caracterización histórica del norte neuquino. En las entrevistas realizadas a los actuales habitantes de Buta Ranquil aparece de manera recurrente la movilidad familiar por diferentes parajes de la zona (en la actualidad algunos constituyen pueblos y otros continúan siendo parajes o campos de invernada/veranada). Agregando qué. Para comprender esto. en el espacio local no siempre se implementó de manera “taxativa”. Por lo tanto sostengo que hasta avanzado el siglo XX la zona de Buta Ranquil se caracterizaba por un criterio territorial definido en base a la movilidad. “La territorialidad está incrustada en las relaciones sociales (y) es siempre socialmente construida (…) en un acto de voluntad que involucra múltiples niveles de razones y significados (…) es el telón de fondo de las relaciones humanas espaciales y las concepciones del espacio” (1986:5 -traducción propia-).demarcadores de un “adentro” y un “afuera” que fueron concretándose y redefiniéndose en función de la coyuntura de la época y de cada región” (2008:42). Por lo tanto. el norte neuquino se caracterizaba por ser un dinámico circuito regional. si bien en el presente trabajo tomo como referencia la localidad de Buta Ranquil1. se fijaron directrices vinculadas al afianzamiento geopolítico (en relación al establecimiento de fronteras nacionales y provinciales).371 siglo con la consolidación de la estatalidad y la conformación de un perfil político y económico a nivel nacional y provincial. Si bien en términos nacionales. esto era tanto por los ciclos ganaderos como por los trabajos estacionales en relación de dependencia.

vos cruzas el rio y tenes a todos tus parientes del otro lado…” (poblador de Buta Ranquil) . Si bien se establece una doble frontera. un ciclo productivo…” (poblador Buta Ranquil) “O sea la mayoría de nosotros. Por lo tanto se forjó de manera dependiente al poder central. Sostengo qué. Esto será hasta avanzado el siglo XX. generaron diferentes planos de dominación.372 Entre Pasados y Presentes III comprende en el marco de concreción del Estado Nacional y provincial en tanto qué. la familia… mis abuelos eran los cuatro chilenos. no fue problemático durante gran parte del siglo XX. a medida que se fue constituyendo. no en Mendoza. la nacional y la provincial. Como consecuencia de esto se impondrá una doble frontera: la nacional (con Chile) y la provincial (con Mendoza). basado en la segmentación de poder a partir de dos formas de gobierno. Es decir un tipo de estado. delimitación y gestión del territorio. no reconocían los limites… vos cruzas el rio acá y estas en Mendoza.El primero momento que señalo es el proceso de consolidación del Estado Nacional desde fines del siglo XIX como país federal3. No obstante. el tránsito de los pobladores por el territorio continuará durante mucho tiempo. Para sintetizar lo mencionado. para ellos estás en el paraje tal. Las modificaciones más importantes en relación a la delimitación territorial las detecto en vinculación con la aparición de nuevas formas de trabajo. el surgimiento de éstas ha traído aparejado importantes modificaciones en relación a la ocupación. “y sobre todo… la gente por ahí antes… los animales… que no entienden de barreras cruzaban a chile a pastar. Ellos se movían porque es un ciclo. Bueno eso es lindo ver que por ahí la gente… mas por los lazos familiares. marco dos momentos que considero importantes en relación al mismo: . con su consecuente consolidación del estado a lo largo de todo el territorio2. tengo tíos… tengo todos… bah… esto es toda una región… hablo entre provincias. Como sostienen los pobladores. El territorio neuquino fue incorporado al estado como resultado de la conquista del desierto (realizada por el poder centralizado de Buenos Aires) quedó incorporado como Territorio Nacional. no reconocen… es algo que impuso el Estado. si bien esto era contradictorio. como los crianceros chilenos venían a pastar acá con sus animales… hay antecedentes de gente que venía a invernar a Barranca con sus familias de chile. señalo que si bien la fijación a territorios específicos fue un proceso que consolidó a lo largo del siglo XX. La delimitación territorial del Estado no siempre era concordante con el modo de ocupación y uso del espacio de los pobladores.

Una de las primeras medidas tomadas por el gobierno del Movimiento Popular Neuquino (MPN) fue la formación/fundación de pueblos hecho que va generando una lenta adscripción a territorios determinados que no necesariamente se correspondían con el territorio social y productivo de los habitantes. sobre todo las escuelas. se vincula con la emergencia económica del norte neuquino en relación a la explotación minera e hidrocarburífera. comenzaron a ser incipientes aglomeradoras de población. . se encontraba la ciudad chilena de Linares. se realizó el trazado del ferrocarril y dicha zona quedó integrada al mercado nacional a partir de la producción de energéticos (García 2003). A medida que fue avanzando el siglo XX la presencia de las instituciones.373 A partir del trabajo de campo pude establecer que el “tránsito” no sólo era consecuencia del ciclo natural de invernada y veranada sino también de la distribución de la familia extensa y del desabastecimiento (del otro lado de los Andes. El desarrollo de la parte norte de la provincia se forjó en estrecha vinculación a la explotación de los recursos hidrocarburíferos específicamente en las zonas de Cutral Co y Plaza Huincul donde se instaló la entonces empresa del Estado YPF (Yacimientos Petrolíferos del Estado). De este modo el Estado comenzó a tener presencia en el territorio a partir de la creación de diversas instituciones y de este modo. en la cual surge en tanto grupo preponderante el Movimiento Popular Neuquino (MPN)4. acompañado por trabajos estacionales como peones de estancias5 y como trabajadores en las minas. Entiendo que la provincialización de Neuquén. Como resultado de esto.El segundo momento. la cordillera de los Andes (en tanto frontera nacional) y el río (en tanto frontera provincial) se fueron volviendo límites . que para ese entonces y comparativamente tenía un importante núcleo poblacional. Esto trajo aparejado la fijación a localidades específicas. hecho que se produce en la década del 50. comercial y religioso). dando lugar a una importante organización y movilización política. Será en el año 1955 que los habitantes de Neuquén son reconocidos como ciudadanos con pleno derecho a voto. El resto de las localidades mantuvieron la forma tradicional de producción ganadera –crianceros transhumantes-. En este contexto los grupos dirigentes comienzan a pugnar por la provincialización de Neuquén. Esta situación hizo emerger económicamente a Neuquén. inició un proceso de consolidación política e institucional en el territorio.

En este sentido entiendo que la identidad local. el conocimiento y los medios configuran la experiencia de la localidad. Retomo a Escobar cuando sostiene que. “…los lugares son creaciones históricas. que deben ser explicados. postulándolos asimismo como actividades tradicionales que deben ser valorizadas y que se caracterizan además por ser medioambientalmente sustentables (en contraposición a la actividad hidrocarburífera)8. lugar y poder -entre la creación del lugar y la creación de gente. Esta discusión pone de relieve de qué manera el pasado cobra relevancia en el presente como objeto de disputa y negociación. y que esta explicación debe tomar en cuenta las maneras en las que la circulación global del capital. En la actualidad. en tanto sujetos “butaranquilenses”. estando así su identidad territorialmente definida. En este mismo sentido los pobladores comienzan a señalar características identitarias en tanto pobladores de Buta Ranquil y es a través de las mismas que plantean proyectos de desarrollo vinculados a la patrimonialización de ciertas prácticas. En el presente el pueblo.sin naturalizar o construir lugares como fuente de identidades auténticas y esencializadas” (2000:115) El apego a un espacio determinado se irá consolidando a lo largo del siglo XX y será luego de muchos años que los habitantes reafirmarán su “identidad” asociada a un espacio territorial específico. vinculado a los procesos históricos en relación a la conformación de identidades locales en el marco de consolidación del Estado nacional y provincial. no asumidos. cambia hacia los vínculos múltiples entre identidad.374 Entre Pasados y Presentes III efectivos y no espacios de tránsito6. cuando los pobladores refieren al pasado mencionan ese “circuito regional”. adquieren valor en tanto apelación presente y proyección futura. mientras que al hablar sobre el presente. convirtiéndose en “contrabando”. “ser de Buta Ranquil”. sus habitantes y sus tradiciones. quebrando así un importante circuito de comercial y social. Hoy. ser “nacido y criado” en la localidad cobra relevancia no solo en tanto sujeto de derechos sino también como voces legítimamente autorizadas7. Esto será avanzado el siglo XX. . El foco. lo hacen en términos de “butaranquilenses”. por lo tanto. es algo relativamente nuevo. pasando a estar prohibido el comercio o trueque.

375 BUTA RANQUIL EN EL PRESENTE. hecho que trajo aparejado un importante aumento poblacional y una reconfiguración del espacio social del pueblo. esto trajo aparejada la preocupación sobre el futuro. se localizó un importante pozo de gas en la zona –“El Portón”-. Como consecuencia de esto los pobladores a través de una ONG. apuntándose a fomentar actividades definidas como “tradicionales”. A partir de la explotación hidrocarburífera se produjo un abrupto crecimiento y la consecuente reconfiguración en los modos de vida existentes. como consecuencia de esto se instalaron empresas nacionales e internacionales. tendiendo a desarticularse la actividad económica que ha sido tradicionalmente predominante: la cría de ganado menor característica del norte neuquino. Éstas propuestas están fijadas territorialmente en el pueblo de Buta Ranquil. municipio e instituciones provinciales y nacionales. En este sentido han cobrado centralidad las discusiones y gestiones de políticas patrimoniales como vía para lograr un desarrollo “sustentable”. a principio de la década del 90. para lograr alternativas económicas a la explotación hidrocarburífera. representaciones y valoraciones que sostienen los pobladores en vinculación a las actividades tradicionales y la relación de las mismas con los recursos naturales y los modos de administrar. dado los habitantes sostienen que una vez que se agote el recurso y se retiren las empresas petroleras. Tal como se mencionó previamente. Por lo tanto considero interesante ver como comienzan a discutirse y pensarse ciertas políticas patrimoniales y de desarrollo asentadas en territorios concretos y a partir de ponderar ciertas actividades y espacios entendidos como “propios”. valorado económicamente. el pueblo se va a “quedar sin nada”9. En este sentido uno de los ejes a desarrollar a lo largo del trabajo se vincula con la forma en que se construye el patrimonio. y que por sus características específicas pueden ser importantes para la propia comunidad y el pueblo. PLANIFICACIÓN Y DESARROLLO: REVALORIZACIÓN DE ACTIVIDADES TRADICIONALES Como mencioné en la introducción. han comenzado a proponer planes de desarrollo vinculados a la noción de patrimonio natural y cultural. generando una gran cantidad de puestos de trabajo. operar sobre los mismos. En esta línea se sostiene la necesidad de fomentar actividades económicas independientes de la explotación de hidrocarburos. gestionar. pero también pueden . Por lo tanto la propuesta es focalizar en las implicancias que tienen estas transformaciones en las prácticas.

los mismos enfatizan en la revalorización de una perspectiva basada en el territorio. yo trabajo en el campo en realidad… tenemos algunas agrupaciones de crianceros. con el objetivo de enseñar a trabajar un tipo de lana –el cashmire. provinciales y los pobladores aún no están institucionalizadas10. En un contexto donde se evidencia una rápida transformación de las condiciones. Acá la particularidad del caprino del norte de . se busca concientizar respecto de la erosión de los patrimonios culturales sobre los que se sustentan las identidades territoriales y trabajar en la (re) creación de estos repertorios identitarios de acuerdo a una estrategia de inserción en mercados globales (Op.376 Entre Pasados y Presentes III ser atractivas y valiosas también para el afuera. supone recuperar aquellos atributos particulares que hacen a la singularidad de los procesos identitarios locales y el patrimonio natural y cultural de cada lugar.de alto valor comercial y que sólo se registra en la zona. Por ende. Esta propuesta. En la actualidad en Buta Ranquil. sociales. como características socioeconómicas de su población y también sus particularidades geográficas y ecológicas. que permita desarrollar productos y servicios que puedan integrarse en mercados globales a partir del reconocimiento de su diferenciación territorial (Benedetti y Carenzo 2006:10). lo que resalta de estos nuevos enfoques es la búsqueda de diferenciación. trabajamos con una fibra. Este tipo de proyectos buscan “activar” la dinámica identitaria de estas comunidades. Para analizar esto me interesa retomar los nuevos enfoques vinculados al desarrollo rural. justamente en aquellos atributos culturales que le otorgan una identidad definida y particular (Benedetto 2006). vehiculizando todo un universo de símbolos vinculados a un territorio determinado. “si. Estos se propusieron focalizar en la intensificación y comercialización de los animales y sus productos derivados. ni nada de eso. ¿no? Trabajo en programas en caprinos… trabajamos la reproducción de caprinos.). comenzaron a desarrollarse proyectos de desarrollo territorial. comunicacionales. basados en la revalorización de las actividades crianceras. logísticas. han iniciado un proyecto llamado “Denominación en Origen”. No obstante estos proyectos se encuentran en una fase inicial y muchas de las vinculaciones de los funcionarios nacionales. etc. no formales… no con personería jurídica. Cit. así como de las potenciales capacidades (técnicas. Así el INTA de Chos Malal en conjunto con el departamento de producción de la provincia -que cuenta con técnicos locales y de familias crianceras-.) disponibles en ellos para explotar dichas singularidades.

Y bueno así. .377 Neuquén es que tiene cashmire. En este sentido entiendo que este tipo de proyectos no sólo se postulan como una salida económica “sustentable” a largo plazo. en el presente se constituye en una herramienta por medio de la cual los pobladores comienzan a esbozar estrategias de desarrollo territorial ligadas a una activación patrimonial. sostienen que esto puede ser atractivo para los jóvenes (de hecho tratar de realizarlo con familias en las cuales varios miembros estén comprometidos con la ganadería). En este sentido observo que si bien el proceso de adscripción territorial de los pobladores de Buta Ranquil fue fomentado por el estado –nacional y provincial-. Asimismo plantean que este tipo de proyectos a largo plazo podría contrarrestar la pérdida actual de ese conocimiento. pero en proceso de “desaparición”. si bien el autor refiere a las modalidades discursivas en relación a la consolidación de una memoria e identidad nacional. Estamos con una agrupación en un paraje donde estamos peinando y hace dos días la última peinada que la llevamos a Bariloche la vendieron a una gente de Sudáfrica hace poco. sino que también promueven la activación patrimonial de éstas actividades que deben ser preservadas y valoradas. En la medida en que ese proceso es tomado como un hecho. me parece relevante esta idea en el sentido en que ésta “retórica” se constituye en una estrategia discursiva por medio de la cual la “cultura” es representada como una realidad objetiva. se estructuran y legitiman políticas patrimoniales tendientes a la preservación de aquellas referencias relevantes para la construcción de una memoria. El patrimonio alude permanentemente a aquello que se ha transformado en carencia y/o olvido y que se intenta recuperar en la actualidad. -ante el inminente “riesgo de la pérdida”. Retomamos a Gonçalves (2002) cuando alude a “una retórica de la pérdida”. es en la única parte del país que tiene cashmire. ruptura en relación a la trasmisión de este conocimiento. yo trabajo mas con la gente del campo” (funcionario provincial y poblador de familia criancera de Buta Ranquil) En este sentido tanto los pobladores como los funcionarios encargados de llevar adelante este proyecto. dado que consideran que como consecuencia del trabajo en las empresas se está generando una. uno trabaja con ciertos… no con toda la gente. representativa de un determinado colectivo social.

sustentabilidad se le agrega la especificidad territorial. en este sentido los proyectos de desarrollo se formulan a partir de las especificidades locales postulando la importancia de generar proyectos que no sólo permitirían una proyección y planificación sustentable en el tiempo. Por lo tanto desde principio del siglo XX las familias residentes en el norte neuquino desarrollaban una economía mixta y en general mantenían una constante circulación por la región que no se veía afectada por fronteras departamentales. fijada territorialmente. en esta línea entendemos que a la tríada patrimonio. En este contexto. (migraciones por trabajo) Por lo tanto planteé que los habitantes de Buta Ranquil. En el presente la identidad territorial cobra relevancia. de aquellos bienes. prácticas. Se producía así una coexistencia entre los modos tradicionales de vida. Así en el presente Buta Ranquil pasa a ser visualizado como un espacio en el que a través de la vinculación territorial con el medio y con sus semejantes condensa prácticas culturales específicas que los unen e identifican como conjunto. que son identificados como propios y que coadyuvan a su vez para que un colectivo se reconozca como tal. que constituye uno de los puntos centrales sobre los cuales se asienta el paradigma de desarrollo “local”. para un conjunto socio-cultural determinado en un momento histórico dado. en este sentido el criterio territorial para pensar el pasado se dificulta a diferencia de la situación presente. Esto implican un señalamiento de aquello que es valioso para un agrupación humana. tenían un criterio territorial definido en base a la movilidad. . En este sentido entiendo que la formulación de estos proyectos de desarrollo ligados a la valorización de éstas prácticas. y de qué manera estos se fueron imbricando a lo largo del siglo con la consolidación de la estatalidad y la conformación de un perfil político y económico a nivel nacional y provincial. la temprana explotación hidrocarburífera y minera combinada con la ganadería transhumante. concepciones. sino que además se los visualiza en tanto ponderación y arquetipización de la cultura local. provinciales. ni nacionales. hasta avanzado el siglo XX. una de las problemáticas que presenta preeminencia refiere a la relación entre patrimonio y desarrollo.desarrollo.378 Entre Pasados y Presentes III CONCLUSIONES Como señalé desde épocas tempranas el norte neuquino se caracterizó por una importante y diversa actividad económica. tiene como objetivo una finalidad económica pero también sociocultural.

E. C. Entre la tradición y la modernidad: las artesanías una propuesta de análisis. procesos de patrimonialización de los recursos arqueológicos y construcción identitaria entre los mapuches de la Rinconada de Nahuelpan en Río Negro. Pp.unc. Editorial Minerva – EUDEBA. C. 17-32 Buenos Aires. S. En: http://www. Mónica Rotman. 2006. Trabajo de seminario doctoral: ¿Desarrollo rural.rural. Facultad de Filosofía y Letras. Benedetto. desarrollo local. Buenos Aires. Territorio e identidades: Reflexiones en torno a la construcción de nuevos paradigmas en el desarrollo. Argentina). Identidad y territorio: aportes para la re-valorización de los procesos de diferenciación productiva en áreas de co-existencia geográfica (Mendoza.379 BIBLIOGRAFÍA Aguilar Criado. Universidad de Buenos Aires. El lugar de la naturaleza y a naturaleza del lugar ¿Globalización o postdesarrollo?. Bersten. desarrollo territorial rural? (en busca de un paradigma para América latina). RIMISP. Escobar. Crespo. A. Política pública y memoria social en Villa Traful. L. Analía y Bersten. La provincialización de Neuquén y el traspaso de las tierras de la Administración de Parques Nacionales a la provincia. Políticas de la memoria. Benedetti. Manuel ediciones. y Carenzo. Cultura y mercado: estudios antropológicos sobre la problemática artesanal. Mimeo. A. Tesis Doctoral. 2001. Lara (editoras) Pp. Ms. 2009. En: El territorio en perspectiva. Ms. 2008. García.pdf (octubre 2009) . 2000.edu/~aescobar/text/esp/lugardenaturaleza. 2006.

Buenos Aires. García. Marcas y disputas de provincianía y alteridad en una provincia joven”. Córdoba. Cultura heredada – cultura recreada. Sujetos sociales y políticas. . Jiménez de Madariaga.). L. Rio de Janeiro. La cultura como recurso: cuatro casos de autogestión en la producción de artesanías indígenas en América Latina. R. 2009. Universidad de Buenos Aires. Introduction. Ms. L. C. Ponencia presentada en Actas del VII Congreso Argentino de Antropología Social. Cutral Co y Plaza Huincul en el marco de una redefinición institucional. Editorial La colmena. En América Indígena Nro. Facultad de Filosofía y Letras. R 2002. Producción. Historia reciente de la Norpatagonia argentina. Villa Giardino. Pp. Cambridge University Press. (comp) 2005. Mombello. 2005. Universidad de Buenos Aires. Tesis de Licenciatura. A. Antropofagia. Facultad de Filosofía y Letras. Consecuencias de la privatización de YPF en un enclave petrolero. O. 2003.380 Entre Pasados y Presentes III Favaro. México. uso y consumo del patrimonio etnológico. 2004. La “mística neuquina”. 1986. La moneda del Desierto. Editora UFRJ/Ministerio da Cultura-IPHAN. En: Cartografías argentinas Claudia Briones (comp. Tesis Doctoral. 4 pp . Gonçalves. Instituto Indigenista Interamericano. Sack. J. A Retorica da Perda.125-147. Ms. Stephen. Buenos Aires. En Human territoriality: Its Theory and history. 1990.

ver García. liderado por la familia Sapag. Esta noción aparece en confrontación con los “vyc” –venidos y criados. dado que desde la provincialización hasta el presente han mantenido la gobernación de la provincia. Al interior de la comunidad existen disputas y tensiones vinculadas a la . No obstante por el estado de la investigación y por el énfasis dado a este artículo he decidido centrarme en el modo en el que parte de sus habitantes analizan la explotación petrolera en la localidad. que fue en donde surgieron los primeros movimientos piqueteros del país. quedando totalmente devastados. la misma comenzó a formar parte de la vida cotidiana de los habitantes. 2 Para una caracterización más completa de este proceso ver Bersten. Por lo tanto este sistema contempla una relativa autonomía de los Estados Provinciales que permite la distribución del poder entre el nivel nacional y provincial. 7 Ser “nyc” –nacido y criado. 2009. que comienzan a controlar fuertemente las fronteras y el tránsito de pobladores. El mismo tuvo mucha importancia en el proceso que condujo a la provincialización de Neuquén.2009 y Mombello 2005 5 Los grandes estancieros de la zona eran en su mayoría militares que habían adquirido las tierras a partir de los premios militares otorgados por el gobierno nacional por la participación en la Campaña del Desierto. García 2003. Tal es el caso de Cutral-Có y Plaza Huincul.es una noción muy difundida en la Patagonia en general y es de gran importancia en Neuquén. hasta el fin del recurso y el retiro de las empresas. En relación a estas nociones ver Crespo (2008) y focalizando sobre estos conceptos en la localidad de Buta Ranquil. dado que no podemos pensarlos como un conjunto homogéneo. Para un análisis más profundo en relación a la actividad petrolera y la relación capital trabajo en Buta Ranquil. 9 Existen proyecciones que planifican alrededor de 15/20 años más de explotación.381 NOTAS 1 La propuesta general de mi investigación radica en hacer un análisis comparativo de la manera en que los grupos locales se vinculan entre sí implementando y planificando políticas patrimoniales y de desarrollo en dos localidades de Neuquén. Al momento que se dio inicio a esta actividad. mercancías y animales. 3 El federalismo es un tipo de organización del Estado que se caracteriza por la segmentación del poder. 4 El Movimiento Popular Neuquino es un partido político que se forjó durante la proscripción del peronismo. llevando como bandera “reclamos federalistas” frente al gobierno nacional. 6 Esto proceso no sólo se da del lado argentino. Analía (2009). sino también del lado chileno. es decir que contempla como principio básico dos formas de “Estado” y de gobierno –la provincial y la nacional– que deben mantener un equilibrio de poderes generando una cierta tensión entre centralización/descentralización (Favaro y Cao 2005).y se vincula a los importantes afluentes migratorios que acaecieron en la provincia. No obstante es importante señalar que aún queda profundizar las diferentes apreciaciones del conjunto de los pobladores. Diversos investigadores lo han denominado como un estado-partido. Para mayores referencias ver Favaro 2005. 8 Quiero enfatizar que no considero que la actividad hidrocarburífera se presente en la localidad como mera exterioridad. Para mayores referencias de este proceso ver García 2009 y Mombello 2005. ver García (2009). fecha en que se estima el fin del recurso. un al sur y otra al norte. Por otra parte la preocupación también se basa en las referencias que existen sobre otros pueblos petroleros que atravesaron un período de auge y crecimiento. en relaciones sociales a partir de las cuales se esbozan políticas en territorios concretos. Por lo tanto en la investigación se focaliza más que en criterios territoriales específicos.

10 Cabe señalar que cuando realicé trabajo de campo. . al beneficio individual de la misma. por ende en una nueva visita al campo. profundizaré en el modo en que este proyecto se articula con circuitos de comercialización nacionales e internacionales. así como también información vinculada al de la producción. entre otros elementos a tener en cuenta. este proyecto se encontraba en su fase inicial. el proceso de la lana y las especificidades del proceso productivo. así como también al beneficio colectivo y proyectivo en tanto butaranquilenses.382 Entre Pasados y Presentes III llegada de esta actividad.

circunscribiendo a * CONICET .la incorporación y asimilación de las comunidades indígenas en la historia “oficial” y/o provincial se ha traducido en una serie de tópicos en donde los pueblos originarios aparecen como pertenecientes a un pasado cerrado. Soledad *1 INTRODUCCIÓN En este trabajo intento profundizar en el análisis de la relación entre los sujetos y los objetos arqueológicos en el presente.UNR.prácticamente . mediante las cuales los coleccionistas debieron comprometerse a inventariar. El montaje de muestras a través de museos privados fue .a través de proyectos de investigación desarrollados en museos. escuelas y universidad desde 2006 en la Provincia de San Juan (Argentina) . Dichos museos han sido configurados a través del pasaje hacia el ámbito público de conjuntos de objetos arqueológicos reunidos por prácticas de coleccionismo privado de sectores de las élites provinciales. los discursos disciplinares construidos desde la arqueología han aportado elementos a esta historia local cargada de rupturas y discontinuidades. Particularmente me propongo realizar una discusión desde una mirada que recorra algunos de los elementos desplegados en las colecciones privadas y muestras exhibidas en museos privados de la Provincia de San Juan. NOSOTROS ESTAMOS AQUÍ POR ESTO BIASATTI.com.consecuencia de las sanciones de legislación sobre patrimonio arqueológico y paleontológico (Ley Provincial 6.383 COLECCIONAR OBJETOS ARQUEOLÓGICOS: ESTO NO ESTÁ AQUÍ POR NOSOTROS. Memoria e Identidad (CEEMI) y “Cayana: Colectivo de Arqueología”. Según hemos podido analizar . En este sentido. El proceso homogeneizador de conformación del actual Estado nacional ha tenido algunas particularidades provinciales y regionales a lo largo del tiempo. solebiasatti@yahoo.743 de 2003).ar . dejando entrever las historias subjetivas detrás de las colecciones que eran presentadas en las vitrinas. Centro de Estudios Espacio.801 de 1997 y Ley Nacional 25. declarar y exhibir sus objetos.

identitarios e intereses económicos porque los objetos arqueológicos además de ser objetos del pasado son objetos del presente. piezas arqueológicas en diferentes museos que proceden también de colecciones privadas. momento a partir del cual las poblaciones indígenas “desaparecen” (Jofré 2008) de lo que sería el territorio provincial actual. en algunos casos. piezas arqueológicas en manos de “privados” que forman parte de colecciones privadas (obtenidas a través de prácticas de coleccionismo. Desde la disciplina arqueológica encontramos innumerables conflictos y disputas en relación a aquello que sería “nuestro objeto de estudio” ¿Por qué? ¿Por qué.prácticamente . Algunos de los usos y las significaciones socioculturales del “patrimonio arqueológico” expresados en las colecciones privadas y en museos (en tanto espacios donde se ponen en relación sujetos y objetos) construyen y reconstruyen aquellos sentidos acerca del pasado y del presente a través de instancias de reapropiación que ponen en tensión la historia oficial provincial. El modo de insertarse en las sociedades actuales es complejo y genera desafíos ya que “lo arqueológico” abarca una serie de elementos que pueden ser no sólo objetos sino también lugares y hallarse en distintos ámbitos. muchas veces se ha perdido la procedencia de las mismas y estarían “descontextualizadas”). generan distintas preguntas y modos de acercamiento.de las comunidades locales y de sus memorias en las construcciones de sentidos. los sujetos logran dar cuenta de resignificaciones e interpretaciones alternativas de la historia oficial local a pesar de que sus discursos museológicos prescindieron . que será desde el presente que nos relacionaremos con ellos (no sólo los arqueólogos sino también la comunidad toda) y esa posibilidad de acercarse a los objetos arqueológicos. políticos. recolección y/o adquisición.literalmente . nos adentran en una compleja trama de elementos ideológicos. por ejemplo: piezas arqueológicas in situ que serían aquellas que “tradicionalmente” conforman el “objeto de estudio” del arqueólogo (obtenidas directamente del contexto original a través de excavaciones e investigaciones sistemáticas). queremos conocer el pasado? y ¿a quién pertenece? Aunque las preguntas sobre los “usos del pasado” van más allá de la cuestión específica de quién posee qué. además de la curiosidad o la indagación científica. . a través de estas colecciones y del modo de exponerlas (o no). Sin embargo. en tanto testimonios/evidencias/restos/documentos de un pasado.interrumpida por la “llegada de los españoles”. Es decir.384 Entre Pasados y Presentes III cada una de las “culturas indígenas” a una sucesión cronológica lineal que se ve .

académicos. incluyendo restos humanos en sus colecciones. cambiantes. provinciales. en su mayoría. municipales. científicos.). Es decir. sólo por mencionar el abanico de posibilidades y decisiones que se pueden generan en nuestra disciplina. privados. que aquellos elementos con los que trabajamos los arqueólogos se insertan en un complejo contexto actual de intereses sociales. etc. memoria. turísticos. Pre-suponiendo. de su profundidad temporal. Estas valoraciones pre-definen también. Sin embargo. de estar protegidos como patrimonio (analizados por investigadores y /o resguardados por algún tipo de legislación).385 donaciones y/o excavaciones sistemáticas (museos de sitio. toda una serie de valoraciones que los sujetos han de tener sobre ellos. etc. Dichos abordajes siguen la línea definida por la UNESCO en Paris en el año 1972. estatales. Muchas veces -la mayoría. pre-suponen un valor universal esencial para todos aquellos objetos y sitios que quedan definidos bajo esa órbita. donde se declara como Patrimonio Cultural a los lugares: obras del hombre u obras conjuntas del hombre y la naturaleza. dentro de los mismos museos existen piezas “exhibidas” y enormes cantidades de objetos “en depósito”. sea dentro de la propia disciplina arqueológica o de problemáticas sociales más amplias. comunales. . los escinde de su vida cotidiana. históricos. olvido. A su vez. así como también “de los conflictos de clases y grupos sociales” (Benedetti 2004: 15). de su ubicación espacial. universitarios. Entonces aquello “arqueológico” ya sea musealizado.el pasado (a través de la materialidad de lo arqueológico y de sus significaciones) es requerido a responder a conjuntos de intereses presentes de apropiación. museos en otros países. conflictivas. contrapuestas. estética. un modo de acercarse a estos sitios y objetos arqueológicos que. individuales. explotado turísticamente no deja de ser resignificado. Los sitios arqueológicos también se encuentran en distintas situaciones que dependen de su visibilidad. éstas no exceden nuestro trabajo sino que forman parte del mismo. económicos. además. PATRIMONIO DE TODOS/PATRIMONIO DE NADIE Los abordajes proteccionistas y legales en relación al patrimonio arqueológico y a los “bienes patrimonializables”. comercializado. territoriales. incluidos los lugares arqueológicos que tengan un valor universal excepcional desde una perspectiva histórica. de su reutilización.

dos funciones inversas. preguntas que en definitiva nos remiten a la vieja disputa :¿De quién es el patrimonio arqueológico? ¿Quién puede definirlo? ¿Quién puede poseerlo? Estas dicotomías que suelen desplegarse en trabajos teóricos implican profundas consecuencias al trabajar con comunidades que tienen posicionamientos consolidados (también heterogéneos) sobre aquellos elementos culturales y/o arqueológicos que “les pertenecen”. ya que no abarcan a todos los objetos coleccionados. Al coleccionar. el hombre siempre “materializó” la memoria a través de marcas y/o de la conservación de objetos. En este sentido. documentos y fotos circulan de generación en generación como bienes de una herencia familiar e histórica. que habría dos tipos de objetos. aunque estas miradas han ido dinamizándose. Sin embargo. cobran sentidos puramente subjetivos como. Avanzando en esta lógica se plantean varias paradojas. para decir que los objetos poseen -al menos. . por ejemplo las colecciones (y en este caso las colecciones arqueológicas) no son meras acumulaciones de objetos sino que se conforman como parte de una historia con sentido (Piña 1986). definiendo el patrimonio cultural como “todo aquello que socialmente se considera digno de conservación independientemente de su interés utilitario” (Prats 1998: 63 la cursiva es mía) por citar un ejemplo. por un lado permiten ser utilizados por los sujetos dentro de un orden práctico y cotidiano y por otro lado “los objetos marginales”.386 Entre Pasados y Presentes III etnológica o antropológica. en este caso. Algunos autores (Huyssen 2007) sostienen que estamos inmersos en una globalización o cultura de la memoria y que el mundo se está “musealizando”. En la actualidad. por ejemplo. Entonces ¿cuál es el valor “universal”? y ¿cuál es el valor subjetivo? ¿quiénes definen aquello que es “digno de ser conservado”?. aquellos actos deliberados de conservar objetos por su significado y/o valor subjetivo. los objetos de colección. estos objetos que están escindidos de su función utilitaria. suelen ser interpretados como una obstinación por escapar a la inmediatez de la existencia frente al paso vertiginoso del tiempo. Podríamos pensar que los objetos coleccionados no necesariamente deben adquirir el “valor universal” (que subyace a los abordajes proteccionistas) y viceversa: los valores “universales” no serían tales. Los recuerdos (y los olvidos) forman parte de nuestra cotidianeidad a través de objetos pequeños o monumentales. Es decir. podemos retomar a Baudrillard (1990). En este sentido entendemos que. unos que pueden ser utilizados y unos que pueden ser coleccionados. pueden ser poseídos por los sujetos dentro del orden de la abstracción y.

En Latinoamérica. los museos (en tanto espacio donde sujetos y objetos – en este caso. el mapa y el museo . etc.en el mismo acto .”(Entrevista con P. Bajo una mirada histórica de este proceso. suele afirmarse (Podgorny 2000. mientras tanto. de recuerdo. Las explicaciones sobre la aparición de los museos en el mundo moderno se remiten generalmente a explicaciones sobre el coleccionismo y la historia del mismo: “Porque los museos ¿qué son? Son las colecciones que hizo la gente en todas las épocas. los objetos museificados (a través de su materialidad) instalan un registro de realidad (Huyssen 2007) y .contribuirían a dar forma al modo en que las metrópolis coloniales empezaron a imaginar sus . Por tanto. de status social. y es de este último tipo de coleccionismo de donde provienen algunos de los sentidos de los museos modernos. De este modo. de exhibición.se ponen en relación) no son sólo una acumulación de colecciones sino que se conforman por un conjunto de objetos segregados de la vida social. Asimismo. políticos. En Europa ya existían los denominados ‘Gabinetes de Curiosidades’ donde los objetos de ciencias naturales y etnográficos eran conservados como “rarezas”. sobre los bienes culturales se aplicaron las mismas lógicas colonialistas que sufrieron a lo largo de su historia las poblaciones y los recursos económicos. arqueológicos. 2007). pero también para fines científicos por parte de las universidades y agrupaciones de profesionales. culturales y suelen escogerse objetos diferenciados por sus características como pueden serlo su valor afectivo. incluyendo aquellas primeras colecciones de objetos arqueológicos llevados desde América. 2008) que el coleccionismo como fenómeno cultural comenzaría con posterioridad al siglo XV en Europa. sociales y naturales (Gilli 2004). director de museo privado de San Juan. Por eso existen los museos. de conservación. de cambio. sino fuera así no habría museos.una distancia histórica. dado que la representación de la ciencia siempre ha estado asociada a la representación de la sabiduría (Pereira 2000). Anderson (2007) analizará cómo el surgimiento de tres nuevas instituciones: el censo. La colección con fines científicos que fue abriendo el camino a la lógica “patrimonialista” no eliminaba el sentido de lo culto sino que asimilaba la “ciencia” a esta idea: hacer ciencia era hacer “cultura” aunque de un tipo especial porque no era exactamente hacer ostentación social. pero sí saber más que otros. según Rolón (2009) .387 se seleccionan determinados elementos para agrupar en el conjunto según valores que son determinados por sus contextos históricos.a las que habría que agregar el archivo como cuarto elemento de organización estatal.

por tanto. etc) nacidas por y para esta lógica: son las encargadas de declarar y custodiar aquellos bienes dignos de ser conservados y factibles de ser entendidos como patrimonio desde un carácter global donde éste “es concebido como una realidad esencial preexistente. Particularmente. Ivana Carina Jofré (UNCa). culturales e históricos (Ballart 1997). en el caso de la Provincia de San Juan. Mediante estas tres instituciones se formaba un modo de clasificación centralizado que buscaba controlar. los estados modernos fueron ocupándose de establecer las normativas sobre diferentes ámbitos de la sociedad otorgando tratamiento político y jurídico a los bienes materiales.” (Prats 2005: 25). a todas las cosas. ni tan siquiera reflexionan al respecto. Estas normativas legalistas totalizadoras se retomaron (posteriormente a la Segunda Guerra Mundial) pero ya desde miradas “universalizantes” y fueron ratificadas a través de la proliferación de organizaciones internacionales (UNESCO. y. De este modo. Con el paso del tiempo. pero en ningún caso los cuestionan. no como una construcción social. el transcurso del pasaje hacia la “patrimonialización” de aquello que debía ser incluido como Patrimonio Arqueológico fue definido y declarado legalmente por algunos grupos de la élite sanjuanina dejando relegada la historia indígena así como otros significados locales a conjuntos de objetos y sitios arqueológicos pertenecientes a un pasado cerrado mediante un proceso de expropiación y acopio de la cultura material en determinados museos. cada vez más. y sólo uno. dándole un lugar. este “gran discurso patrimonialista” consiguió permearse en algunos sectores e instituciones. dentro de los cuales intentamos indagar acerca de las representaciones . ICOM. PATRIMONIOS LOCALES/ PATRIMONIOS “OTROS” EN LA PROVINCIA DE SAN JUAN.388 Entre Pasados y Presentes III dominios. Este pasado acabado de las sociedades indígenas se erigía y exhibía detrás de una historia provincial “actual” donde las poblaciones indígenas pasaron a formar parte de la “prehistoria” del territorio. En esta reflexión se plasman algunas de las diversas líneas de investigaciónacción que hemos venido desarrollando desde el año 2006 en la Provincia de San Juan (Argentina) en el marco de proyectos dirigidos por la Lic. deviniendo en nociones como “patrimonio de todos” o “patrimonio nacional”. las políticas de conservación y difusión del patrimonio identifican los referentes a partir de esos principios de legitimación implícitos.

Por otra parte. Estos espacios han sido objeto de diversos modos de expropiación a través del deterioro. universidad y museos. 2009. nos fuimos situando en modos locales de pensar “lo arqueológico” que nos llevaron a cuestionarnos aquellas miradas totalizadoras y/o proteccionistas a priori que connotan un entramado de aproximaciones diversas a la materialidad arqueológica. De estas reiteradas ocupaciones en la región se han conservado importantes sitios. hemos analizado cómo existen prácticas diferenciadas sobre los objetos arqueológicos. jornadas y observaciones en escuelas. quienes suelen referirse a las mismas como “antigales”. Jofré et. gestión. hemos intentado dar cuerpo a una metodología arqueológica que vaya más allá de los objetos en sí mismos. Para ello.). Esta expropiación/apropiación signa las disputas sobre las significaciones de ese pasado . Por un lado. siendo un espacio donde se emplazaron numerosas y sucesivas poblaciones indígenas a través del tiempo (hasta la actualidad). Estas investigaciones han establecido dos ámbitos interrelacionados de trabajo: arqueología y transferencia educativa. 2008). saqueo y comercialización de piezas. talleres. restitución y preservación de los mismos. Biasatti 2008.al. “tamberías” o simplemente como lugares donde hay “cosas de indios”. charlas. corrales. buscando los sentidos que los sujetos otorgan a los objetos del pasado desde el presente. cómo se relacionan los pobladores de las comunidades rurales del norte de la provincia con aquellos objetos que denominan “cayanas” (fragmentos de cerámica que se encuentran en superficie y que los inscriben dentro de su cotidianidad) y aquellos elementos (culturales y/o naturales) que son “protegidos” y por ello se restringen a ser objetos “prohibidos” (Jofré et. lítico. enmarcadas desde las experiencias de distintos “coleccionismos” y/o exhibiciones en museos de piezas arqueológicas (Biasatti y Aroca 2007. exhibición en museos. A través de estas instancias hemos podido analizar algunas líneas emergentes de nuestro trabajo. Las actividades se llevan adelante en instancias de entrevistas. restos de viviendas. petroglifos. El territorio sanjuanino se encuentra sobre la cordillera de los Andes. así como también a través de la apropiación en disputas relacionadas a la legislación. etc.al.389 sociales en relación al pasado indígena en la región. centros vecinales. Jofré y Gonzalez 2009). De esta manera. Aquellas áreas donde es habitual encontrar restos arqueológicos son conocidas por los pobladores locales. simultáneamente. siendo frecuente hallar materiales arqueológicos en superficie al recorrer determinadas zonas (fragmentos de cerámica. tumbas.

En el transcurso de este proceso de “normalización” o “patrimonialización” se fueron concediendo nuevos significados por parte de los coleccionistas. históricas. poseen piezas arqueológicas. Así. Es decir. explotación turística. deberán denunciar su existencia y ubicación a la Autoridad de Aplicación” (artículo 5° de la Ley 6. existe toda una serie de objetos arqueológicos que no han entrado en ninguno de ambos círculos y que se encuentran especialmente conservados en las casas de algunos de los pobladores. al intentar analizar estas prácticas. según Baudrillard (1990) para narrar historias “sobre sí mismos”1.801 en el año 1997. naturalistas.390 Entre Pasados y Presentes III narrado a través de estas materialidades en el presente. nuestros trabajos se centraron en la construcción de sentidos que estos sujetos otorgaban a las colecciones particulares y en caracterizar qué otras interpretaciones del pasado habían quedado excluidas (Biasatti y Aroca 2007. Partiendo de una ontología absolutamente centrada en las historias que nos presentan las miradas de los coleccionistas (“exóticas”. Buscando los sentidos detrás de los objetos exhibidos en estas muestras museográficas emerge la figura del coleccionista que conformó la serie ya que la mayoría de los mismos se fundaron a partir de coleccionistas privados que debieron regularizar su situación después de la promulgación de la Ley 6. trátese de entes públicos o personas privadas. Pero a su vez. etc. quienes comenzaron a contar una historia al público a través de objetos que habían sido reunidos. mayormente en museos privados en la Provincia de San Juan. hegemónicas y apasionadas) a través de estos objetos2. declarados y exhibidos por sus poseedores: “Los propietarios o poseedores de bienes comprendi­ dos en la enunciación del Artículo 3º de la pre­ sente Ley. institucionalidad. Nos referimos a “objetos de colección” guardados pero que no han sido mediados por situaciones de legalidad. . Sin embargo. entre otras. aquellos objetos o bienes que fueron definidos como “patrimonio arqueológico” por la legislación debieron ser inventariados. comercialización. Dichas colecciones. adquiriendo y guardando durante muchos años incontables y variados objetos con un sentido subjetivo particular. elitistas. Biasatti 2008). Aquellas colecciones que se encuentran expuestas. se han conformado a través de intereses particulares de sujetos que fueron recolectando. exhibición. que no sólo tienen como finalidad conservar materiales hallados en los sitios arqueológicos sino también otros elementos que reúnen determinadas características para el coleccionista.801). “cultas”.

etc. donde ellos desconocen el destino de los mismos o simplemente porque eligen protegerlos de esa manera en función de sus propias experiencias y de una historia local cargada de expropiaciones. expresan un modo de apropiación de esos objetos arqueológicos a través de un “proteccionismo local” en el caso de localidades que no tienen museos locales y que han visto partir las piezas hacia otras instituciones en la provincia o que sospechan que las piezas han entrado en circuitos de comercialización. Desde un punto de vista patrimonialista. fotografías. por ejemplo) o que pertenecen a la familia (recuerdos. generalmente. por ejemplo. por ejemplo en el Departamento de Iglesia (norte de San Juan). De esta manera. al mismo tiempo.391 Como fue mencionado. a las dificultades y a la falta de recursos económicos para llevar adelante lo que significa confeccionar los inventarios (sacar fotografías.). Esto se debe. etc. Sin embargo.) o por falta de información sobre la posibilidad de hacerlo (aunque los pobladores saben que deben manejarse con ciertos cuidados. Los mismos han ido recolectando elementos a lo largo de toda su vida o han sido traspasados de generación en generación como un bien familiar. estos elementos estarían en una esfera de ilegalidad ya que no han sido declarados. en muchos casos. Pero. acceder a Internet. a través del hecho de esconder o de no formalizar denuncias sobre hallazgos arqueológicos fortuitos en la zona. es interesante comentar que otros “proteccionismos locales” se expresan. a quienes mostrarlos. muchas de las piezas están en posesión de pobladores locales que conocen los sitios y poseen objetos arqueológicos que conservan en espacios privados de sus hogares. estamos recortando desde nuestra mirada “profesional” sobre conjuntos de elementos que. Aunque no será trabajado aquí. los pobladores locales evitan que los objetos arqueológicos (también los restos humanos) entren en los circuitos formales burocráticos de la “legalidad”. suelen ser guardados o reconocidos en el marco de otros grupos de objetos naturales o históricos (desde rocas hasta monedas. REFLEXIONES FINALES Es necesario precisar que. al referir a “lo arqueológico”. etc. imprimir los formularios. y que “puede venir la policía” a inspeccionar sus casas como ha sucedido en la zona en algunos casos de allanamientos que han tomado relevancia en los medios de comunicación)3. los pobladores diferencian estos .

gestión y conservación del “patrimonio” como esferas exclusivas de los “profesionales arqueólogos” y cuestionan nuestras miradas conservacionistas apriorísticas sobre aquello que “debemos hacer” en estos casos. Los pobladores locales establecen. al momento de abordarlo desde nuestras intervenciones de investigación. Sin embargo. a conservarlos y nuestro trabajo debe entrar en relación con ello. podemos pensar que está enunciando un modo de “protección local” frente a determinadas situaciones propias de la región. el título del trabajo “esto no está aquí por nosotros. como parte de una práctica habitual que se repite regularmente. los sentidos subjetivos no alcanzarían un “valor universal” puesto que son individuales e intransferibles aunque. nosotros estamos aquí por esto”4 apunta a afirmar que ESTO arqueológico se conserva a través de diversos mecanismos y NOSOTROS los arqueólogos. existen objetos “dignos de ser conservados” (de colección o no utilitarios) porque poseerían un valor universal. en este trabajo el interés estuvo centrado en algunas aristas de la complejidad de aquellas apropiaciones del pasado que exceden las nociones tradicionales (universalistas. Es decir que aquello “arqueológico”. llevados y conservados en sus casas. Cuando un poblador guarda una pieza en su casa. desde un punto de vista legalista y/o patrimonialista. posee fuertes connotaciones en el sentido de apropiación de esa cultura material. Esta situación que aparece como “irregular”. otros tipos de relaciones con objetos arqueológicos. no está aquí por nosotros. al mismo tiempo. Dichos objetos son encontrados cuando trabajan en el campo o en salidas que se organizan exclusivamente con el fin de recolectar “puntas de flechas o cosas así” y luego. por un lado. debemos entender que hay otras miradas puestas en juego al momento de acercarnos a “lo arqueológico”. en la mayoría de los casos. que estamos aquí desde nuestra disciplina para analizarlo e interpretarlo. a apropiarlos. Por ello. esencialistas) de protección. por otro lado. Se genera aquí una paradoja ya que. La paradoja es que aquello definido como “lo universal” o “patrimonio de la humanidad” o “patrimonio de todos” no llegaría a ser tan abarcador como para incluir los sentidos particulares y subjetivos. sabe que esto puede ser denunciado pero. intentando evitar una (única) mirada sancionadora para poder intervenir desde la profunda convicción . entonces. (en la mayoría de los casos). ya se encuentra en una red de relaciones y que. sino que está aquí porque hay sujetos dispuestos a resignificarlos.392 Entre Pasados y Presentes III elementos como “cosas de antes” o “de los indios” o “que hacían los aborígenes”.

Editorial Ariel. Diversidad y Desigualdad en los procesos culturales contemporáneos págs 15-26. Fondo de Cultura Económica. colecciones y coleccionistas: Reflexiones sobre el patrimonio arqueológico en la Provincia de San Juan. Museos. Estos trabajos se realizan en el contexto de investigaciones para mi tesis doctoral y de proyectos dirigidos por la Lic. México. MS. valor y uso. Baudrillard. S. Córdoba. por las ideas discutidas en el marco de su Seminario. 1997. Jujuy. Rotman. Diego Escolar. Biasatti. BIBLIOGRAFÍA Anderson. Ponencia presentada en XVI Congreso Nacional de Arqueología Argentina. Aroca 2007. AGRADECIMIENTOS A todos los que forman parte de “Cayana: Colectivo de Arqueología”. 2004.393 de que nuestro discurso sobre el pasado es uno más de los discursos posibles y los sujetos todos pueden disputar sentidos sobre su propia historia. B. Al Dr. Benedetti. Ballart. A mis compañeros y amigos con quienes intentamos llevar a la práctica otras arqueologías posibles. 1990 (1968) El sistema de los objetos. Carina Jofré (radicados en la Escuela de Arqueología de la Universidad Nacional de Catamarca). J. 2007 (1983) Comunidades imaginadas Reflexiones sobre el origen y la difusión del Nacionalismo. Antropología Social y Patrimonio. y P. Barcelona. J. Ferreyra Editor. (Editora). El patrimonio histórico y arqueológico. Perspectivas teóricas latinoamericanas. Siglo XXI Editores. C. En: Antropología de la Cultura y el Patrimonio. . M.

Pre-sented Significations: On private collections museums and its social meanings. Revista .C.unesco. M. Págs 146. Córdoba. G. Universidad Nacional de Río Cuarto.. Compañy. En busca del futuro perdido. Gnecco. Ley Provincial 6801. Jofré. Jofré. C. Argentina. 2009. 2004. 2007 (2001). y Haber. En: Actas del Sixth World Archaeological Congress. Cultura y memoria en tiempos de globalización. Popayán y Catamarca. Najle. I. República Argentina. G. (San Juan Province. (comp. A. S. 2008. Biasatti. Huyssen.. Dublín. Crítica a las narrativas discontinuistas de la arqueología sanjuanina.legsanjuan.. 1. Cámara de Diputados de la Legislatura de San Juan. “Nuevas perspectivas del patrimonio cultural: ¿evasión o interpelación? Entre el bienestar europeo y la precarización latinoamericana”. Departamento de Antropología. A. 94. y P. Tensiones y resistencias en las versiones locales del “patrimonio arqueológico” en el norte de San Juan. pág. González.. Irlanda. Número 2. “La cayana: entre lo arqueológico y lo cotidiano. Arqueología Suramericana/Arqueología Sul-Americana. Fondo de Cultura Económica.org/es/ (12 de Junio de 2007). N.. I. Argentina). (Editores). M. S.ar/ (12 de Junio de 2007).gov. Universidad del Cauca – Facultad de Humanidades. 2008. Galimberti. Declaración sobre Patrimonio Cultural UNESCO: http://portal. Vol. En: BECHIS. Aroca. L. Gilli. Universidad Nacional de Catamarca.394 Entre Pasados y Presentes III Biasatti. Volumen 4. C.168. S. Arqueología de las sociedades “capayanas” del norte de San Juan. 2003 http://www.) Terceras Jornadas de Arqueología Histórica y de Contacto del Centro Oeste de la Argentina y Seminario de Etnohistoria: Cuartas Jornadas de Arqueología y Etnohistoria del Centro Oeste del país.

I.  El argentino despertar de las faunas y de las gentes prehistóricas.cultura. Coleccionistas. Nro. México. En: Libros de resúmenes del IX Congreso Argentino de Antropología Social. I. 2000. C. Colecciones: historias con sentido. Centro de Investigaciones Etnológicas . Argentina. Jofré. Gonzalez 2009. L. Prats. Podgorny. Pereira. 1875-1913. Sobre las historias de vida y su campo de validez en las ciencias sociales. M.gov. museos. Ley Nacional 25. Morales. Santiago de Chile. Santiago. Ll. C. Mérida. El sentido de los museos (estudio sobre las representaciones de los museos y lo antropológico en Maracaibo y los puertos de Altagracia. “En la radio han dicho que no se puede tocar nada”. estudiosos y universidad en la Argentina.743 sobre Protección del Patrimonio Arqueológico y Paleontológico http://www. Zulia-Venezuela) En Boletín Antropológico Nº 50. R.ar/traficoilicito/legislacion. Edo. Documento de trabajo. y G. Tomo XXXIII: 181207. Castillo y O. 2008. Chile. Limusa. Una experiencia de trabajo en conjunto con la Unión Vecinal de Rodeo del Departamento Iglesia. Posadas. Galimberti. Piña.. Reflexiones sobre el patrimonio arqueológico en la Provincia de San Juan (Argentina). FLACSO Nº 319. 19. San Juan.Museo Arqueológico . Varela 2008. 1986. 2000. S. . C.php (23 de Agosto de 2009). Jofré.Universidad de Los Andes. Buenos Aires: Libros del Rojas/ Eudeba. Museos e historia natural en la Argentina.  El desierto en una vitrina. En: Revista Chilena de Antropología.395 Relaciones de la Sociedad de Antropología Argentina edición 2008.

nos remiten a los orígenes mismos de la arqueología académica en la Provincia de San Juan ya que se hallan íntimamente entrelazadas sus maneras de interpretar el pasado y sus prácticas. [http://www. en primer lugar. 3. Buenos Aires.396 Entre Pasados y Presentes III 1998. págs. es siem- pre. En Política y Sociedad. 2.Dice Baudrillard “…aún cuando la colección se convierte en discurso a los demás. 2009.scielo. NOTAS 1. El concepto de patrimonio cultural.org. Un abordaje etnográfico al Archivo General de la Nación. 27. 63-76. V. (10 Junio 2008). Véase por ejemplo las notas de Diario de Cuyo de los días 5 de diciembre de 2003 y 1 diciembre de 2007) 4. . Concepto y gestión del patrimonio local. En Cuadernos de Antropología Social. Madrid. con aquellas de las arqueologías locales tradicionales.ar]. En: Libro de Resúmenes de VIII Jornadas de Jóvenes Investigadores en Ciencias Antropológicas (INAPL). Rolón. 2005. por otra parte.” (1990: 118). Universidad de Barcelona. Nro. un discurso para sí mismo.Coleccionistas que. La frase ha sido tomada de la película “Everything is illuminated” del director Liev Schreiber (2005).

en el centro oeste de la provincia de La Rioja. Junto a este Parque se promovieron otros espacios de atracción turística preexistentes a la iniciativa del INAPL: el santuario de la Difunta Correa. quienes seleccionaron ciertos espacios culturales de la zona -algunos de los cuales ya eran considerados de valor histórico. Teresa * INTRODUCCIÓN Este trabajo forma parte de una propuesta más amplia que es la tesis de licenciatura en Antropología Social que estoy realizando actualmente. poner en valor y activar el patrimonio cultural de la zona a partir del desarrollo de una actividad “turística sostenible”4. Concluida la primera etapa del proyecto. las autoridades provinciales de La Rioja2 habían solicitado a investigadores del INAPL que elaborasen un plan de interpretación. el equipo debió buscar un nuevo subsidio para continuar con la investigación y la gestión de los sitios. Originalmente para Los Colorados no * Instituto Nacional de Antropología y Pensamiento Latinoamericano y Facultad de Filosofía y Letras Universidad de Buenos Aires.en tanto “conformadores de lo local”. es decir. Previamente. . tales como: la estación ferroviaria “Los Colorados”. los arqueólogos incorporaron este proyecto a uno mayor. La misma propone reflexionar acerca del proceso de diseño e implementación de un nuevo circuito turístico en el paraje Los Colorados. situado en el Departamento de Independencia.397 SABERES Y PRODUCCIONES CULTURALES “LOCALES” EN LA ACTIVACIÓN PATRIMONIAL DEL PARQUE CULTURAL LOS COLORADOS LAGOS MÁRMOL. A partir de ello. la formación geológica “Los Colorados” y la flora y fauna del lugar1. que incluía planes de manejo y conservación de otros sitios arqueológicos e históricos ubicados en esta provincia y en la vecina provincia de San Juan3. Este Parque turísticocultural fue diseñado por un equipo de investigadores del Instituto Nacional de Antropología y Pensamiento Latinoamericano (INALP). con la misma finalidad. El proyecto “Parque Cultural Los Colorados” surgió en el año 2008. manejo y conservación en el sitio arqueológico con el objeto de mostrarlo y difundirlo al público de forma organizada y bajo un discurso académico. el sitio histórico “Cueva del Chacho” y el sitio arqueológico “Los Colorados”.

En este sentido.se pensó entonces. siendo Chilecito la segunda ciudad en importancia de la provincia de La Rioja. en delinear un parque cultural que integre todos los aspectos culturales de la zona5. los agentes estatales locales y la comunidad. De esta manera. y en relación al potencial turístico que presentaba el lugar. una vez que fueron incorporados otros especialistas al proyecto –un arquitecto y una antropóloga social. se interrelacionan en esta activación y definen diferencialmente aquello que se selecciona como “saberes y producciones culturales locales” para el desarrollo del turismo en la zona. Estos afloramientos de arenisca son llamativos por sus curiosas formas y tonalidades de rojo. especialmente este equipo de investigadores. conformando en su conjunto un paisaje atractivo en términos turísticos. de la misma. . con los cuales comparte un mismo circuito turístico. “Los Colorados” y sus alrededores se emplazan entre las Sierras de Paganzo y las últimas estribaciones de la Sierra de Velasco. ya que el camino por el cual se ingresa al paraje Los Colorados esta ubicado en el tramo de la Ruta Nacional N° 74 que une Chilecito con Patquía (cabecera departamental ubicada a 35 km). Posteriormente. Debe destacarse también su relativa proximidad con el Parque Nacional Talampaya. el foco estaba puesto en el manejo y la difusión de los sitios arqueológicos con arte rupestre. cómo ciertos actores involucrados. EL PARAJE La antigua estación ferroviaria de Los Colorados recibe su nombre de las formaciones geológicas de 250 millones de años de antigüedad que se encuentran a 6 km. La región se caracteriza por su aridez y clima cálido continental. presentando veranos muy calurosos e inviernos suaves. sino en un “Parque Arqueológico”.398 Entre Pasados y Presentes III se había pensado en un “Parque Cultural”. Es decir. en la misma provincia y el Parque Provincial Ischigualasto. se reflexionó sobre la posibilidad de elaborar una propuesta más integradora. no es menos importante su localización geográfica en relación a su acceso. en la vecina provincia de San Juan. En este artículo mi interés es examinar de manera preliminar.

ha emigrado a los centros urbanos más cercanos. los trenes fueron desactivados como medios de transporte. La Rioja En el año 1898 llega el tren hasta Chilecito y con él se crean nuevas estaciones. Los Colorados. éstas han cambiado notablemente su funcionalidad debido a que. Si bien su tendido favoreció el crecimiento de algunos pueblos. Si bien en la actualidad gran parte de las estructuras originales se mantienen en pie.399 Figura 1. en ciertas ocasiones fue en detrimento de otros antiguos. Las casas originales de Los Colorados hoy se encuentran ocupadas por nueve familias que guardan poca relación con quienes ellos llaman “los ferroviarios”. “Los Colorados”. Conocida es la influencia que tuvo históricamente el tren en el desarrollo socioeconómico a lo largo y ancho de todo el país. Fueron los primeros ferroviarios quienes fabricaron las actuales viviendas con durmientes de quebracho colorado y rieles de ferrocarril. entre ellas. Estas viviendas son excepcionales en su arquitectura y le otorgan por cierto un aspecto singular al pequeño paraje. Departamento de Independencia. Esta estación se edifica junto con un depósito y viviendas para los ferroviarios. En el caso de Los Colorados. Según los relatos de la gente del pueblo. la mayor parte de los antiguos ferroviarios que aún vive. más allá de las . en la década de los 90 y como parte de las políticas económicas neoliberales. éste vivió su momento de mayor “esplendor” durante las décadas en que las actividades giraron alrededor del tren.

la minería y la producción ganadera: “una de las actividades económicas principales fueron los obrajes. Esta imagen ha sido muy significativa y venerada por la comunidad y suele realizarse todos los años una fiesta en torno a ella. en concomitancia con la fuente laboral que abrió el ferrocarril a lo largo del siglo pasado. Luego.” (Rolandi et al. producido el carbón. pavos y cabritos. Sus pobladores sostienen que fue para mediados del siglo pasado que el pueblo comienzó a crecer. A partir de los años 60 la actividad languideció por la tala indiscriminada del monte. 2009: 8) Por lo tanto. hablan de lo distinto que era el pueblo tiempo atrás. el trabajo de la gente del paraje Los Colorados se repartió históricamente entre el ferrocarril. que era abundante en la región. detrás de la escuela. se fueron desarrollando otras actividades económicas. una ramada comunitaria y una salita de primeros auxilios que actualmente se encuentra en desuso. se organizaban en cuadrillas al mando de un capataz. que en la actualidad rondan los 37 habitantes6. que eran trabajadores golondrina. la minería (Rolandi et al. para la producción de carbón de leña. Asimismo. una capilla. la tradicional actividad ganadera -única que continúa en la actualidad. que tuvieron su esplendor entre las décadas de 1950 y 1960.400 Entre Pasados y Presentes III consecuencias negativas que traería posteriormente en cuestiones de desertización medio-ambiental. 2009: 7) Además de estas casas tan peculiares. se inauguró la Escuela “María Sánchez de Thompson”. En Los Colorados. se lo transportaba en camión o se cargaba en el tren. Un poblador recuerda que: “…venía el tren carguero y el tren pasajero. Sus actuales pobladores. los obrajes. había doce hornos fijos para quemar la leña. a la cual acuden muchos fieles de la zona. en menor medida. La cría de animales parece haber sido una fuente de reproducción social y económica constante en la zona. . la cual recibió como donación la imagen de la Santísima Virgen del Valle para los niños. sin embargo los obrajes aún funcionaron hasta unos veinte años después” (Rolandi et al. Sus restos fueron reutilizados para otras construcciones. En éstos se explotaba el monte de algarrobo y retamo. Además éstos compraban quesillos y animales vivos como gallinas. Tal es el caso de los obrajes de carbón de leña. Los hacheros. 2009). el paraje incluye una escuela. que transportaba mucha gente (…) varias señoras horneaban tortitas y tortillas en el horno comunitario que los niños vendían a los pasajeros. Ahora bien. Éste era el encargado de alquilar el campo que se iba a desmontar.y.

hoy se enfrenta a una alta movilidad entre distintos centros urbanos: La Rioja. para la fabricación de carbón de leña. En la década del noventa el tren fue desactivado y con él muchas actividades económicas fueron abandonadas. La población. y con el tiempo apoyado en un importante “asistencialismo” estatal. lo que generó un importante despoblamiento del paraje. En la actualidad la situación socio-económica no es muy distinta a la que comenzó a gestarse en los años noventa. las políticas neoliberales introducidas en el país fueron las responsables de profundos cambios estructurales. especialmente las generaciones más jóvenes. transformó sustancialmente el modo de vida de los habitantes de Los Colorados. la fuerte desocupación. Para este período. producción de carbón de leña. La tala indiscriminada del monte para el consumo de combustible del ferrocarril. contribuyeron notablemente en la degradación de los suelos y la desertización del monte. De esta manera y bajo un contexto creciente de desocupación. entre otras cosas. la flexibilización laboral.401 El paisaje que rodea “Los Colorados” ha sufrido profundas transformaciones durante el siglo XX debido al sobre-pastoreo y la destrucción del monte nativo. minería. Al alto índice de desempleo se sumó una fuerte emigración. lo cual fue agravado por las recurrentes sequías de la zona. la pauperización de las condiciones de vida de la población y el aumento de la desigualdad. PATRIMONIO Y DESARROLLO Desde sus orígenes la noción de patrimonio estuvo estrechamente vinculada . Patquía. para los viñedos y finalmente. se acentuó un modo de vida basado en la auto-subsistencia sostenida gracias a la cría de animales. ésta se ha agudizado debido al importante despoblamiento que ha sufrido el paraje con el cese de las actividades económicas anteriormente nombradas: ferrocarril. y teniendo en cuenta el valor que fue cobrando el turismo como supuesto motor de desarrollo económico en los últimos años. En este contexto. que trajo aparejado este nuevo modelo económico. Es decir. Vichigasta y Chilecito. nuevos proyectos que toman a la “cultura” y el “patrimonio” como recursos económicos para el “desarrollo local” entran en escena. Si bien esta migración estacional es común en este tipo de pequeñas comunidades campesinas y ha sido una constante en otros períodos.

el patrimonio se activa también con fines turísticos y comerciales. En este sentido. “lo territorial”. De esta manera. tal cual lo explica Rosas Mantecón (1998). museología. arquitectura. Fue esta concepción la que prevaleció principalmente en las disciplinas responsables de su cuidado: arqueología. De esta manera. “lo local”. se ha producido un cambio en el tipo de uso realizado sobre el patrimonio. folklore. en los últimos años. en relación a los cambios sociales políticos y económicos de los últimos años. etc. Mientras anteriormente el patrimonio era “utilizado” como recurso político-ideológico en función de la configuración y legitimación de una determinada identidad nacional unificada. en las últimas décadas. Frente a los efectos desfavorables de las políticas neoliberales. a partir de la cual se reconstruye. Los nuevos paradigmas del desarrollo encuentran así en la cultura y el “patrimonio local” un potencial recurso económico para el desarrollo de ciertas “áreas relegadas”. No obstante. según Prats. con la finalidad de reconocer las fracturas y el conflicto en su proceso de definición y selección.” (Rosas Mantecón 1998: 5) Por otro lado. Los productos y prácticas culturales pasan a ser de gran utilidad en poblaciones empobrecidas que no cuentan con riquezas materiales (Kliksberg 2000). La activación turística del patrimonio cultural promueve la selección de determinados “saberes y producciones culturales locales” o que se consideran locales. con la globalización y masificación del mundo se le agrega. se convierte en recurso económico (Prats 1998). selecciona e interpreta el pasado. restauración. es decir. . “La construcción del patrimonio es una operación dinámica.402 Entre Pasados y Presentes III a la de un acervo transmitido de manera inmutable de una generación a otra. enraizada en el presente. quienes comienzan a visibilizar las relaciones de poder y contradicciones que operan en su producción y en sus usos. un segundo proceso de construcción patrimonial vinculado con la lógica del mercado. abandonan la noción de acervo patrimonial por la idea del patrimonio como construcción social (Rosas Mantecón 1998). esta visión estática del patrimonio ha sido cuestionada por diversos académicos. la “cultura” y el “patrimonio” comienzan a concebirse como un potencial recurso para paliar situaciones de crisis (Benedetti 2009). adquiere un rol protagónico en las recientes propuestas de dichos proyectos. y que pueden ser conjugados con ella. la dimensión cultural que históricamente fue considerada secundaria en el campo del desarrollo.

SABERES Y PRODUCCIONES CULTURALES LOCALES “Las casas” y su arquitectura ferroviaria Las viviendas constituyen uno de los rasgos más distintivos del poblado. Éstas datan del momento en que se creó la Estación y están hechas con los durmientes de quebracho colorado y los rieles de las vías. cloacas.forman parte del imaginario social que caracteriza a Los Colorados. es un examen acerca de las interpretaciones realizadas sobre aquello que se consideró de carácter “local”. Son invocadas recurrentemente en el momento en que a sus habitantes se les pregunta por el lugar donde viven o acerca de qué le contarían de su pueblo a alguien que no lo conoce. los grabados de arte rupestre y las artesanías. académicos. La apropiación y el sentido de posesión de las mismas dependen de la duración de su residencia.y sólo tres viviendas.por parte de los agentes en juego en este proyecto y el diferencial poder que tienen en su definición. agencias estatales. Estas casas se encuentran dentro del perímetro del Ferrocarril. la puesta en escena de diferentes “saberes y producciones culturales locales” para el turismo por parte de distintos agentes sociales –académicos. El sistema de ocupación.403 El Parque Cultural Los Colorados y los diversos agentes interesados en su diseño e implementación –fundaciones. de acuerdo a lo informado por quienes las habitan. “particular” y “distintiva” en su interior. Su arquitectura ferroviaria es sumamente singular y casi única en el país.se enmarcan en este tipo de políticas y definiciones en torno al “desarrollo” y al lugar que ocupan el patrimonio y la cultura “local”. tienen un panel solar. la leyenda del Chacho Peñaloza. Los ranchos no cuentan con ningún servicio -luz. agentes estatales y comunidad localque tienen desigual poder de decisión en ello. de un total de nueve. agua corriente. una mujer de 35 años. Tal es así que. Sus habitantes no son dueños de las mismas y ni siquiera pagan renta por vivir en ellas. de hecho. pasible de ser difundido al turismo -las casas. Las “casitas de durmientes” –así las llama la gente del lugar. Lo que sigue a continuación. etc. Algunos hablan de casas “prestadas” y otros de “mi rancho”. La creación de este parque cultural supone. se basa principalmente en los años de instalación en las mismas y el permiso que les otorga la persona que se las deja7. consultada por uno de los investigadores (en una entrevista . Esto se puede observar en el cuidado y/ o reparaciones que éstas tienen.

Bajo este ofrecimiento. “el problema son las chinches” (vinchucas)8. Se refieren a ellas como: “mi humilde rancho”. “las casitas de durmientes” suele ser materia de evocación en los versos de antiguos pobladores locales y fuente de dibujo de los chicos de la escuela que. “es nuestro rancho”.404 Entre Pasados y Presentes III en el año 2006 previo al desarrollo del proyecto del “Parque Cultural”) acerca de con qué aspectos ella identificaría a Los Colorados. no son las únicas representaciones que sus habitantes hacen de ellas. También los pobladores tienen apreciaciones negativas asociadas a las casas o a lo que implica vivir en esas casas. se invisibiliza. en el marco de un taller coordinado por algunos arqueólogos en el año 2009 bajo la consigna de qué les gustaría conservar. al mismo tiempo. El aspecto positivo otorgado a este bien cultural. respondió rápidamente: “las casas”. “ya estamos acostumbrados”. En Los Colorados. repleto de chinches” y el tinte pintoresco que se resalta de este viejo poblado ferroviario rural. representaron las casas. bajo esta forma de “visibilización” y “puesta en valor” de la arquitectura como “típica”. de reclamo pero también de un lugar de apego y de costumbre. las víboras. las concepciones que sus habitantes tienen de sus casas por momentos parecen acordar con el discurso político que esgrime la importancia de “conservarlas como parte histórica pero no habitadas”. parecen no tenerse en cuenta en este contexto de su “puesta en valor” por parte de los agentes estatales y los académicos. las chinches. Por otra parte. como fuente de identificación “preciado” y “a conservar”. Asimismo. “son peligrosos los bichos. Estos discursos a los que se apela en forma paralela. una problemática que recorre a muchos espacios y poblaciones subordinadas de la . “entre medio de las maderas está minado de chinches”. de precariedad y pobreza en las que viven sus habitantes. sus casas parecen generarles un sentimiento ambivalente de identificación pero también de rechazo o crítica. A la gente de Los Colorados. “tradicional” y “local”. parecen olvidar o sesgar las condiciones socioeconómicas. las casas se convirtieron más aún en “inhabitables” pero. Sin embargo. las arañas (…) tienen muchos agujeros y se meten”… Por otra parte. El valor histórico que se impone al “humilde rancho. además. en otros momentos confrontan estas argumentaciones al plantear que: “no la voy a abandonar”. sumamente importantes para preservar como “bien histórico preciado”. fue interesante observar como estas apreciaciones negativas acerca de las casas se acentuaron a partir de la promesa política de que les iban a construir viviendas municipales con servicio de electricidad. realizada por los agentes estatales y el equipo de investigación.

En ellas. Casa de durmientes. suele decirse que este caudillo se refugiaba en una cueva. se esconden severas problemáticas sociales. . despistando a sus perseguidores. De esta manera. más comúnmente conocido como el “Chacho”. “La Cueva” del Chacho. Esta cueva constituye el atractivo turístico más popular de la zona. es un sitio de referencia espacial cotidiano: “antes de la cueva del Chacho”. como es la falta de regularización del título de propiedad de la tierra. En esta dirección deben incluirse aquellos que hacen referencia a Ángel Vicente Peñaloza (1796-1863). “más allá de la cueva del Chacho”.405 Argentina. El “Chacho” fue un caudillo militar federal argentino que participó en las luchas montoneras contra los unitarios. A diferencia del sitio arqueológico es conocida por todos sus pobladores. “Pasando la Cueva del Chacho”. Asimismo. local e identificatorio con el que se construye a las casas como patrimonio. los cuales se entrelazan con los relatos de los “troperos” o también llamados “arrieros”. Sobre su figura se han elaborado varias leyendas y ha contado con fuertes adhesiones. Figura 2. bajo el carácter pintoresco. Relatos en torno al “Chacho” Peñaloza Gran parte de los relatos orales que cuentan los pobladores de Los Colorados están íntimamente relacionados a las “reminiscencias” del criollismo y el caudillaje.

o sea. 2009: 25). Lo interesante para analizar del caso. el relato más recurrente es el que afirma que el Chacho “oteaba”. Ahora bien. “matices” y “contextos” que permitan interpretar . abril 2009). marginales. uno de los entrevistados cuenta que fue en la época de los militares (refiriéndose al gobierno militar de 1976-1983) que hicieron detonar las rocas para que los Montoneros no se pudieran esconder. el caudillo caritativo que ayudaba a los sectores carenciados. En este caso la leyenda elegida se enfocó en el relato del buen caudillo que robaba para darle a los pobres. para asaltarlas y repartir las mercaderías entre los pobres” (Rolandi et al. Aquel que dice: “(…) el Chacho y sus huestes se escondían en esta cueva. en el pueblo de Patquía la dueña del único hotel de la localidad.406 Entre Pasados y Presentes III Las historias que se entrelazan en torno a este “personaje histórico”. algunos pobladores relatan que cerca de la cueva. Con la intención de formalizar un discurso en torno a “las leyendas” del “Chacho”. había unas murallas que seguramente sirvieron de habitación para el Chacho y otros arrieros que estarían de paso. Sin embargo. hay quienes afirman que el agujero original sigue existiendo. la leyenda y el sitio son de lo más variadas. Desde la cumbre el caudillo oteaba el camino esperando que pasaran las carretas cargadas. cuenta que el Chacho parece no haber sido “tan bueno” como la gente dice: “el Chacho tenía un camino secreto y robaba la mercadería”. Respecto a la idea del derrumbe. es la selección realizada por los académicos cuya intención es recuperar esta historia como parte del paisaje local. parecieran diferenciarse en relación al sector social donde estén circulando. Es decir. El equipo de investigación seleccionó “uno” como leyenda local. Explican que en tiempos del Chacho existía un agujero y que el caudillo salía por el otro lado. resaltaron así únicamente esa imagen “heroica” y descartaron ciertas “tramas”. Además. los relatos son realmente diversos y se contradicen según quienes los enuncian. Así. Sin embargo. Muchos cuentan que la cueva era más grande y que se ha derrumbado. es decir vigilaba desde arriba de la cueva a la gente que venía y le robaba para ayudar a los pobres. “no era tan bueno” “cuando pasaban por el camino del Chacho le tenían que dejar algo o pagar un peaje” (Diario de campo. Otros lo niegan rotundamente.

Los estudios arqueológicos efectuados indican que los mismos se ubicarían en el Período Agroalfarero Tardío. La cueva del Chacho.está constituido por un área de siete bloques dispersos con grabados rupestres y tres áreas con morteros.) ¡y yo he pasado por al lado! (…) [Entrevistadora: ¿¡Y no los veía!?(…) Ahora (.. “Y bueno yo siempre he andado pero nunca he llegado y después he visto en.. en La Rioja que estaban pasando por la tele (.. es poco conocido por sus pobladores y quienes lo visitaron o estuvieron cerca.para la mayor parte de los pobladores.407 situadamente el sentido que adquieren esos relatos. El sitio arqueológico “los Petroglifos” El sitio arqueológico “Los Colorados” -llamado por los pobladores “petroglifos”. en el sentido de agrado. Asimismo.” (Poblador de Los Colorados.. Figura 3. que se encuentra a escasa distancia de La Cueva del “Chacho”. es poco también lo que ellos cuentan al respecto.) ¿Y qué le parece? ¿Qué piensa? ¿Qué. Este lugar. Septiembre de 2006) Hablar del sitio no parece ser un tema de interés -o comodidad. quién lo hizo?] I: Esos son los indios. quizás sea por falta de . parecen no haberle prestado demasiada atención. con posterioridad a los 1000 años DC.

académicos. “estático”. como objeto más de consumo y exposición turística. que hoy no permite reconocerlo más que como un “objeto”. Marzo 2009) Por lo tanto. esto no significa que los pobladores no reconozcan la existencia de vestigios de poblaciones pasadas. Esto se diferencia del interés profesional de conservación. “Lo indígena” junto con sus vestigios materiales. Desde la comunidad local. y por ende su existencia como primeros habitantes del lugar. Es decir. “apropiación” y “conservación”. Por lo tanto. es común escuchar frases tales como: “no conozco”. parecerían formar parte de un relicto del pasado “remoto”. estimulados desde actores externos -en este caso. el foco esta puesto únicamente en el beneficio económico que puede traer la exhibición al público. La ruptura establecida por la población local en relación al pasado indígena es notable y se corresponde con la estigmatización e invisibilización que durante años han establecido los sectores hegemónicos en nuestro país sobre dicha población. visibilización y valorización de los sitios arqueológicos que moviliza . parecería haber un consenso general. más allá de reconocer la existencia pasada de poblaciones indígenas y otorgarles a ellos la calidad de primeros habitantes. las piedras eran blandas como el barro. “no saber”. se hace interesante analizar las nuevas concepciones y activaciones que el proceso de implementación del Parque Cultural provocó en la comunidad local en relación al sitio arqueológico.408 Entre Pasados y Presentes III “información” o mismo por creer que ellos a un investigador no le pueden aportar mucho desde su conocimiento “local” no legitimado científicamente. Bajo esta línea. sino que no lo reconocen como parte de su propia historia. La insistencia en “no conocer”.parecerían no tener un efecto mayor que el de advertirlos como un potencial recurso económico. en que los grabados rupestres fueron ejecutados “por los indios” y aclaran: “la gente mayor contaba que acá antes vivían indios”. Sin embargo. en las conversaciones en torno a la temática se hace evidente el “silencio” y la “distancia”. “cuentan que en épocas de los indios. por eso las podían marcar y dejar sus huellas” (Diario de Campo. “eso yo no sé”. Ya que los conceptos de “valorización”. Así. para la comunidad de Los Colorados el “valor patrimonial” del sitio arqueológico parece activarse desde una lógica puramente mercantil. “no entender” refleja como operaron estas políticas hegemónicas de estigmatización hacia la población indígena a lo largo de la historia.

De esta manera.409 a los arqueólogos. Además. Las artesanías A partir de la propuesta del proyecto del Parque Cultural comienza a emerger la idea de que parte de la producción artesanal de los pobladores que estaba “resguardada” para el uso propio y/o doméstico. parece haberse fomentado no sólo desde los propios turistas que preguntan por artesanías. Figura 4. Esta producción artesanal local. podía ser vendida en el mercado turístico. ni de cercanía en términos culturales para la comunidad local. es posible vislumbrar cómo el carácter “local” del sitio arqueológico se redefine a partir de intereses ciertamente distintos entre la comunidad y los arqueólogos. sabemos que debemos cuidarlos y protegerlos”. sino también desde la municipalidad . el sitio arqueológico no genera ningún sentido de pertenencia. Sitio Arqueológico. A pesar de que estos académicos intentan promoverlo como “herencia cultural”. “Ahora que nos lo dijeron. quedando ellos fuera del “negocio”. Tal como lo indicaron distintos entrevistados: “nosotros no sabíamos que eso tenía valor”. éste tipo de comentarios suele estar acompañado del temor que sean otros los que empiecen a hacer la explotación turística del lugar.

denominado “El Chiflón” . Este lo confeccionan con seis dedos como la figura que aparece en el arte rupestre. es interesante destacar que las mismas comenzaron a ser redefinidas. en lana. “Acha [sin “h”] indígena – Recuerdo Cueva del Chacho. como el tallado en piedra. También surge a partir de una iniciativa y aspiración local. En principio.Departamento Independencia”. a partir de su diferenciación en dos tipos de circuitos y funciones.de los conocimientos que tenían en distintos tipos de producción artesanal -en cuero. entre un trabajo de campo y el siguiente. . pudo observarse como algunas personas tejían mantas a crochet. muchos de los motivos y figuras que representan se corresponden con las temáticas que se desarrollan en el recorrido del Parque. Si bien el interés en la venta de las artesanías es un fenómeno muy reciente. alimenticios. De acuerdo a lo informado por los “artesanos”. se diferencia de aquellas elaboraciones de artesanías que se corresponden con una nueva forma de producción artesanal que no pertenece al grupo de productos que ellos acostumbraban a confeccionar y/o a utilizar cotidianamente. Por un lado. aquellas artesanías de “uso” cotidiano se pensaron como un “saber local” pasible de generar un rédito económico mediante su venta al turismo. es su relación con el Parque Cultural y los distintos sitios que se están promocionando dentro del mismo. no solían hacerlo con anterioridad sino que lo fueron practicando en el último tiempo. las cuales sí se han vendido y aumentado su producción en cantidad y diversidad. “Recuerdo Cueva del Chacho”. la corta experiencia en estos emprendimientos demostró. estas prácticas. sino que se piensan y originan con un fin más bien comercial. Asimismo. de desarrollar una cooperativa artesanal inspirada en las referencias que tienen respecto de un circuito turístico vecino. etc. que esos primeros productos no fueron vendidos a “otros” sino que los terminaron guardando para su propio uso y tampoco continuaron manufacturándolos para la venta. confeccionaban matras a telar e informaban a los distintos agentes –académicos y autoridades municipales.410 Entre Pasados y Presentes III que organiza talleres. a los cuales al menos una mujer de Los Colorados asistió. se realizan tallados en piedra de “pie indígena”. y las ideas fueron tomadas de distintas revistas y de otros lugares dónde ellos vieron el tipo de artesanías que solían ser vendidas. cada producto lleva distintas inscripciones tales como: “lanza indígena – artesano Juan Perafan”. Sin embargo. Por ejemplo. Lo interesante además de estas “nuevas” artesanías.como forma de promocionarlos. “Recuerdo de Los Colorados”. Esto último. Durante el trabajo de campo realizado en julio del 2009. por parte de la comunidad.

411 De esta manera se hace interesante analizar el carácter que toma la producción artesanal como “saber y producción local” bajo estos dos circuitos con funciones diferenciadas. las “nuevas” artesanías que se ofrecen como producto “local”. Artesanías. se crean en función al mercado turístico y de lo que se cree que el turista espera encontrar. Mientras el primero parecería estar más ligado a una producción de “uso” doméstico. indiqué cómo en “las casitas de durmientes” se incluyó su arquitectura tradicional singular y se excluyeron . Figura 5. De esta forma. REFLEXIONES FINALES A lo largo de este trabajo intenté exponer y reflexionar acerca de cómo el diseño e implementación del Parque Cultural Los Colorados fue activando diferentes “saberes y producciones culturales locales” por parte de agentes estatales y académicos de manera más o menos distanciada respecto de aquello que la comunidad en cuestión considera “propio”. Pero en relación a éste último. se hace aún más interesante la relación que toma con la creación del Parque y ese concepto de “lo local” que parecería definirse más en relación a un “otro”. Es decir. el segundo comienza a gestarse con fines especialmente lucrativos.

como los académicos y los agentes estatales son quienes tienen el poder de legitimar qué bienes. Y en lo que concierne a las artesanías. en la que sólo determinados agentes. prácticas e interpretaciones deben incluirse en la categoría de lo “local”. quienes tienen el poder de definir. una reflexión no sólo de cómo operan concretamente los agentes estatales y paradigmas actuales de “desarrollo” promovidos desde agencias internacionales. En relación al sitio arqueológico se puso en relieve su “valor patrimonial” como “herencia cultural” estimulado por los académicos y se excluyeron los motivos de apropiación por parte de la comunidad local. han sido definidos y re-configurados de forma variada por los distintos sujetos de acuerdo a diversos intereses. descartando aquellos discursos que sostienen que era un bandido y/o un asesino. ligados al beneficio económico. es decir. “uso comercial”. Al analizar los diferentes “tópicos” se pueden observar los encuentros y disidencias entre los agentes implicados en el proceso de “elaboración” e interpretación de estos “saberes y producciones culturales locales”. En ese sentido. . los “saberes y producciones culturales” que forman parte del complejo entramado social.412 Entre Pasados y Presentes III las problemáticas socioeconómicas que implican habitarlas. se incluyó su impronta de producto “local”. nacionales y provinciales sino también una visión crítica de nuestro quehacer profesional. En los relatos en torno al “Chacho” se incluyó la leyenda que destaca la imagen heroica y del buen caudillo. Si bien estos desencuentros no se tradujeron hasta la fecha en un conflicto explícito. no pueden dejar de estar presentes cuando nos involucramos en estos procesos de gestión de este tipo de proyectos. es posible entrever las contradicciones “latentes” en el proceso de selección. Por lo tanto. y se excluyó la relación diferencial – “uso doméstico”. construir y mantener aquello que se considera representativo del patrimonio. lo local y la cultura viva (Cruces 1998).que adquieren con la demanda turística y la “nueva” fabricación en función a aquello que se cree que el “otro” espera encontrar.

El fomento de las artesanías indígenas. Anahí Re. A. Un lugar para descubrir. En Kliksberg. AINA. Universidad Autónoma Metropolitana. M. Presentación. B. Rosas Mantecón. En: Alteridades 8 (16): 3-9. El rol del capital social y de la cultura en el proceso de desarrollo. México. Falchi. 2009. Universidad Autónoma Metropolitana. 1998. M. Mercedes Podestá. Gabriela Guráieb. María Pía Falchi. B. En: Actas de VIII Reunión de Antropología del Mercosur (RAM). por su paciente y valiosísima lectura.).. Cruces. Guillermo Rolón y a mi Directora de tesis de licenciatura Carolina Crespo. F. En: Alteridades 8 (16): 75-84. a todo el equipo de investigación: Diana Rolandi. Tomassini (comps. Política y sociedad 27: 63-76. GT 36. C. 1998. El concepto de patrimonio cultural. México. Marcelo Torres. les estoy sumamente agradecida… BIBLIOGRAFIA Benedetti. G. Los Colorados. Buenos Aires. A todos ellos. 1998. Podestá. T. y L. Capital Social y Cultura: claves estratégicas para el desarrollo. Buenos Aires.413 AGRADECIMIENTOS A la comunidad de Los Colorados. Rolón y M. Rolandi D. provincia argentina de Salta. L. 2000. Lagos Mármol. Torres 2009. Prats. Una visión desde la antropología. P. Problemas en torno a la restitución del patrimonio. M. Kliksberg. . Fondo de Cultura Económica. El caso de la comunidad Chané de Campo Durán.

Una propuesta para Áreas Seleccionadas de San Juan y La Rioja. Bases para la elaboración de planes de manejo de recursos arqueológicos e históricos en cinco áreas de las provincias de San Juan y La Rioja” (BID 1201/0C-PICT 12182).Abril 2009. y fue aceptado por ambas partes. En este contexto de uso público racional. El Patrimonio Cultural y su Uso Público. págs. 2007: 378) 5 El proyecto titulado: “Bases para el uso público de sitios patrimoniales. P. Adentrándose en las formaciones geológicas de “Los Colorados” se encuentra el sitio arqueológico con arte rupestre y el sitio histórico “Cueva del Chacho”.y la turística.. G. D. 3 “Patrimonio cultural y actividad turística sostenible. Guráieb. Raúl Scaglione. M. 2 Específicamente quien era Director de Turismo de la provincia de La Rioja. Así fue como durante el 2009 el mismo se hace realidad a través de la financiación de diversas instituciones: el INAPL. NOTAS 1 Cabe aclarar que la antigua estación ferroviaria “Los Colorados” dista de las formaciones geológicas “Los Colorados” unos 6 km. M. En: Vázquez. Cabe destacar que este proyecto fue presentado previamente a las autoridades municipales y en otra reunión a la comunidad. la interpretación de la información y su presentación al público son elementos de vital importancia. 6 Este es un número aproximado.de los recursos culturales y naturales que se exhibirían en el recorrido del Parque.414 Entre Pasados y Presentes III Torres.que enfatiza la conservación. la arqueología y las ciencias exactas aplicadas. . Provincia de La Rioja” fue presentado en el 2008 a la Fundación Teoría y Práctica de las Artes (TyPA) para financiar la realización de la cartelería y de otros medios de difusión -folletos. libros. el arte. 377-386. resultado de un “censo” que he realizado durante el trabajo de campo de Marzo . Falchi. y O. Estudio y desarrollo de un plan de manejo para el sitio arqueológico e histórico Los Colorados.) Patrimonio Cultural: la gestión. se los valore y se genere en el público una actitud que favorezca su conservación.. CNEA. Rotondaro 2007. A. la Municipalidad de Patquía del Departamento de Independencia de La Rioja y la Fundación TyPA. para ese entonces. cuyo interés primario estriba en la renta (…). Rolandi y R. 4 El equipo de investigación sostenía que: “Una gestión turística sostenible de recursos patrimoniales requiere compatibilizar las dos racionalidades: la patrimonial. C. Belgrano en dirección sudeste. aproximadamente siguiendo la línea del ferrocarril Gral. M. Palacios (Eds. Todas las tareas que permiten el uso público de los bienes patrimoniales deben ser integradas en una labor interdisciplinaria e interinstitucional con la participación activa de las comunidades y de los gestores turísticos e institucionales” (Torres et al. Tienen como objetivo hacer comprensible el sitio y su contenido con el fin de que se los aprecie.

.415 7 Es decir. se utiliza para ensillar y se pone debajo del recado o montura. 9 Éste último se encuentra ubicado en el mismo Departamento de la provincia y es conocido en la zona por el desarrollo y organización que ha tenido en los últimos años. la persona o familia al abandonar la vivienda mantendría su “derecho” sobre la misma. Esto último genera mucha expectativa en la gente de Los Colorados. Se trata del agente transmisor o huésped intermediario del Trypanosoma Cruzi. quienes suelen tenerlo como punto de referencia en su nueva experiencia del Parque. 8 La vinchuca es un insecto hematófago que transmite la enfermedad Mal de Chagas-Mazza a través de sus deyecciones. 10 También pelero o sudadera. Los agentes municipales suelen recurrir al mismo como ejemplo a seguir y además destacan cierto “éxito” en términos económicos. quedando bajo su “autoridad” permitir que otros la ocupen.

Chiavazza 2003. o bien. en la ausencia de sistematicidad en los proyectos divulgativos o en su falta de interdisciplinariedad (Errobidart et al. Reconociendo a la divulgación científica como campo de estudio y aplicación. La divulgación realizada por arqueólogos y antropólogos atraviesa problemáticas que no son del todo reconocidas. es aún una afirmación declamatoria en nuestro campo académico. Sin embargo la marginación es una cuestión desestimada por no haber consenso en reconocer si los esfuerzos desarrollados en la divulgación son equiparables con la producción estrictamente académica (Figuerero Torres y Horwitz 2007). TIERRA DEL FUEGO MOSCOVICI VERNIERI. estas problemáticas pueden empezar a pensarse en términos de marginación e invisibilización¹.416 Entre Pasados y Presentes III ANTROPOLOGÍA DE LO QUE DECIMOS Y ANTROPOLOGÍA EN LO QUE DECIMOS: UNA EXPERIENCIA DE DIVULGACIÓN CIENTÍFICA Y VINCULACIÓN SOCIAL EN USHUAIA. Tierra del Fuego. Por ejemplo. Pero ¿cómo medir el esfuerzo. son directamente invisibilizadas. o sobre qué registro de experiencias * Universidad de Buenos Aires – Instituto Nacional de Antropología y Pensamiento Latinoamericano . 2007). la marginación se puede evidenciar en la escasez de producciones y experiencias (Juncosa Vecchierini 2002). y particularmente en Ushuaia. Pozzo 2008. Gabriel Ángel * INTRODUCCIÓN Pese a que pocos profesionales negarían a la divulgación del conocimiento como parte de la investigación científica. Estas categorías analíticas pueden ayudarnos a organizar los conjuntos de problemas que suelen ser planteados respecto de la divulgación científica de nuestro campo. Con la excepción de la abundante gestión museística que en general se viene desarrollando (por ej. Todos estos problemas se expresan en los espacios de educación no formal de Argentina. entre otros) muchos otros espacios de educación no formal quedan descartados de los circuitos donde los estudiantes y profesionales divulgan. Baraza de Fonts y Sulca 1997.

el presente trabajo está dividido en dos partes. la falta de explicitación de las cargas teóricas de los recursos didácticos incorporados. expongo aspectos descriptivos y reflexivos del diseño. y junto con esta reflexión. establecer cuáles son nuestras posibilidades en la reestructuración de los quehaceres y metas disciplinares. las herramientas teóricas-metodológicas y las expectativas del proyecto. A su vez. dispositivos y modalidades. (b) la experiencia de establecer una vinculación con diferentes sectores de la sociedad. Siguiendo estos vectores. problematizo los criterios y fundamentos divulgativos adoptados en el taller. Al respecto. y (c) la posibilidad de explorar a través de (a) y (b) las fronteras de nuestro campo de estudio. Mi objetivo es contribuir a la superación de estas cuestiones al socializar los resultados obtenidos a partir de la realización de un taller de antropología para niños en un contexto educativo no formal de la ciudad de Ushuaia. Esta invisibilización contribuye a naturalizar lo que es la divulgación científica. la falta de seriedad en el tratamiento teórico-metodológico se confirma en la mayoría de los trabajos que versan sobre gestiones divulgativas realizadas por antropólogos y arqueólogos en: las descripciones mínimas de contenidos. cómo sus estudiosos podemos replantearnos la importancia que le damos a ciertos problemas fundantes. a la que se representa como una práctica espontánea y autosuficiente que sólo requiere una técnica y genera una determinada producción no estrictamente académica (Sánchez Mora 2006). en la segunda parte. Y este cuestionamiento al . la falta de una seria reflexión en nuestro campo (Pernicone 2007) nos invita a examinar esta ceguera en términos de una operación de omisión. Ellos son: (a) la experiencia de divulgar antropología. En última instancia esta problematización se cimienta en la búsqueda de una fundamentación a las contribuciones sociales contra la monopólica valoración que ofrece la lógica del intelectualismo -que supone al estudioso como comprometido sólo con el conocimiento. Luego. la problematización superficial de los supuestos que subyacen a la práctica comunicativa y la ausencia de una profunda reflexión sobre los fundamentos que justifican su supuesta contribución social. implementación y estudio del proyecto.417 se construye este consenso si rara vez se socializan en reuniones académicas las experiencias divulgativas? De esta forma mientras el problema de la marginación queda circunscripto a opiniones encontradas sobre los descuidos en la divulgación de la ciencia. como objeto válido por sí mismo-. En la primera caracterizo la experiencia.

El total de niños que suelen participar de la colonia supera los doscientos con edades que oscilan de 2 a 14 años. Asimismo entre ellos. hablé sobre las diferentes modalidades de subsistencia de los grupos de cazadores-recolectores. o en una merienda en el monte Susana comenté sobre la explotación forestal de los presidiarios y el rol de la colonización penal en la fundación de Ushuaia. canotaje y una escuela de vida en la naturaleza. comencé a compartir algunos saberes sobre el pasado regional durante caminatas. en el Centro Hípico “Fin del Mundo” de la ciudad de Ushuaia. a cinco kilómetros al oeste del centro comercial de la ciudad. La institución cuenta con una infraestructura edilicia a los pies del monte Susana y durante el verano desarrolla una colonia de vacaciones en un contexto de turbales. Un paisaje arqueológico e histórico. equitación. ante la presencia de concheros en estancia Túnel. En esta oportunidad. El establecimiento se encuentra en el valle del río Pipo. un grupo de entre 4 y 5 años. arroyos. CONTEXTO Y ANTECEDENTES La propuesta se desarrolló en la provincia de Tierra del Fuego. Mi primera experiencia en el marco de esta institución fue desarrollada desde enero hasta mediados de febrero de 2008. bosques de lengas y guindos cercanos a la costa del canal Beagle. El contingente está dividido en grupos que incluyen una guardería para los más pequeños. Asimismo . son integrados a los grupos chicos con capacidades diferentes. Las actividades que desarrollan los chicos son: palestra. frente a la bahía Golondrina. En ella tuve un primer acercamiento al espacio recreativo de la colonia con grupos de niños de entre 8 y 10 años. Por ejemplo. que a su vez están acompañados de hasta tres auxiliares. ríos. y finalmente los dos más grandes de 8 a 10 y de 11 a 14 años. Cada grupo está integrado por treinta chicos aproximadamente que son dirigidos por docentes -en general profesores de educación física-. camino al parque nacional sobre el tramo final de la ruta nacional número tres. desde mi función como asistente de los docentes encargados de grupo. otro de 6 y 7 años. Esta última es la que ocupa mayor carga horaria semanal con unas 24 horas.418 Entre Pasados y Presentes III intelectualismo implica en el terreno de la gestión cultural explicitar y romper con la concepción de Patrimonio Cultural que es usada para disciplinar a la sociedad sobre los recursos culturales que deben ser valorados3.

La propuesta original fue trabajar con los grupos de 6 y 7 años y 8. relaté cuentos y leyendas en los fogones de los campamentos. relacionados a la mitología y cosmogonía de los pueblos yámana y shelknam. pero con la tentativa de incursionar con los grupos más grandes de 11 a 14 años y los más pequeños de entre 4 y 5 años. Frente al interés creciente de niños.por comenzar a enmarcar esta práctica en un plano de estudio. 9 y 10 años. La experiencia fue muy instructiva y me hizo reflexionar sobre algunas naturalizaciones presentes en los chicos. A continuación detallaré la propuesta didáctica desarrollada en enero y febrero de 2009 y el intento -palabra tan reprimida desde los espacios académicos de enseñanza sobre las formas narrativas de la producción que se jacta de ser científica. en los profesores y por sobre todo en mi propia práctica divulgativa. Para la temporada de enero y febrero de 2009 la propuesta fue formalmente planificada: se delinearon objetivos. estrategias didácticas y ejes temáticos. profesores y padres. y la experiencia dejó una puerta abierta para ampliarse en el próximo año. LA EXPERIENCIA DE DIVULGAR Problemas y argumentos La realización de esta experiencia surgió al considerar problemáticas intramuros y extramuros del campo científico. A su vez. El proyecto fue bienvenido por los directores del establecimiento y ocupó una instancia transversal a las actividades de los docentes encargados de grupo. En un principio la propuesta buscó aportar estrategias para comunicar conocimientos antropológicos y entrever los procesos involucrados en la educación sobre antropología. . estas experiencias fueron ocupando un lugar cada vez más importante en la colonia hasta que a principios de febrero me propusieron trabajar también con grupos de niños de entre 6 y 7 años.419 en algunas ocasiones propuse juegos que incorporaban contenidos asociados a la etnografía fueguina. esta empezó bajo mi interés no sólo como estudiante. de contribuir a la protección de los paisajes arqueológicos e históricos que en las últimas décadas se han visto comprometidos ante la acelerada transformación económica y el crecimiento urbano de la ciudad. Estas actuaciones también despertaron su interés. sino como miembro de la comunidad ushuaiense.

Estos temas se desprendieron de tres ejes que estructuraron y justificaron los contenidos abordados. investigadores e investigados. sujeto. Esto fue explicitado ante los chicos al recrear una máquina del tiempo expresada en una recta histórica que atravesaba épocas y lugares. presente y temporalidad.XIX. y (4) El tiempo de los ancestros propuso un acercamiento a la temática arqueológica de las primeras poblaciones que colonizaron y explotaron los ambientes litorales y boscosos de la región norte. (ii) diversidad y complejidad del fenómeno cultural. entre otros. desde el relato etnográfico y etnohistórico. en los alrededores de la isla. (2) El tiempo de los navegantes abordó parte del proceso exploratorio naval y las ideas dominantes en torno al imaginario fantástico y eurocéntrico de los primeros exploradores. senderos de interpretación. ya que es el que consideré que aportaba coherencia organizativa sobre los elementos abordados. . y (iii) objeto. Por ello la elección de determinados momentos fue construida haciendo hincapié en la presencia social de lugares con alta referencia a lo patrimonial. partiendo de la premisa de que no se puede valorar lo que no se conoce. el objetivo del taller fue el de generar un panorama general de lugares. ya que los contenidos abordados eran disparadores de historias que terminaban entrelazando agentes. agentes. parques temáticos. Los temas abordados fueron divididos en tiempos y lugares: (1) El tiempo de los pioneros incluyó como temática central la colonización penal a fines del siglo XIX en el sector sur de la isla de Tierra del Fuego.420 Entre Pasados y Presentes III Entonces. desde el s. centro y sur de la isla. Ellos fueron: (i) pasado. Pasado. Generalización. Este abordaje ofreció la posibilidad de romper con el binomio de transferir más o menos. (3) El tiempo de los encuentros y desencuentros incluyó el tratamiento de la cosmología. presente y temporalidad surgió al considerar la dificultad del público infantil para establecer relaciones temporales: indios y dinosaurios aparecen en una dimensión casi indiferenciada (Correa y Correa 2004). tiempos y espacios. el punto de partida de toda la propuesta didáctica. Estos espacios se relacionan directa o indirectamente a los centros de producción y divulgación del conocimiento antropológico de Ushuaia: museos. la ceremonialidad y la organización social de las etnias fueguinas. Entonces. generar un orden temporal fue un eje que tuve en cuenta a lo largo del proceso divulgativo.XVI y el s. diversidad y complejidad surgió al considerar un segundo problema de orden pedagógico: cualquier generalización tiende a sobresimplificar el fenómeno cultural observado. paisajes históricos y arqueológicos. detallando o generalizando. conflictos y situaciones de la historia regional fueguina.

de objetividad y subjetividad. Didáctica: el bosque de los recuerdos La didáctica fue desarrollada partiendo de estos ejes y sus respectivas consideraciones. Luego. Esta esfera que muestra la cara reflexiva e irresoluta de la ciencia se revela como una dimensión fundamental que merece ocupar un espacio en el campo de la divulgación. Objeto. La idea es poder acercar a los chicos a estos problemas desde la dramatización de las dos caras del conocimiento.421 pero siempre en relación a la visibilidad social e institucional del conocimiento.y el sujeto que objetiviza los campos dignos de ser estudiados –por ej. para empezar a establecer un diálogo entre el pasado-presente cada niño escogía un árbol y por . A partir de ellos proyecté un objetivo dual: entretener al tiempo de estimular el interés por aprender. Por lo tanto el desarrollo de la historia humana fue abordado como fenómeno selectivo. Esto constituye una clara ruptura con una definición de tiempo objetivista y metafísica: pasado y presente como entramado inseparable. en chozas creadas por los grupos más grandes. En la frontera entre la definición de objeto y sujeto. jugando con esa dicotomía de roles que funda a la antropología imperialista: entre el sujeto que es objeto de estudio –por ej. sujeto: investigadores e investigados surge al contemplar ciertas consideraciones de orden epistemológico. etc. o bien que sólo ellas ameritan difundirse. El primer paso fue generar un espacio cargado de simbolismo en el mapa de la colonia. Este mapa se había constituido por las propias actividades planteadas por los profesores o la predilección de los chicos de jugar en el río. se disputa la legitimidad de los saberes humanos transmutados en conocimientos científicos (Caicedo 2003. alrededor de un árbol caído. el etnógrafo-. la imaginación y la teatralización en tanto herramientas para el incentivo de la vinculación con el pasado regional. Vasilachis de Gialdino 2007). el aborigen. Para cumplirlo hice uso de la capacidad del juego. La consigna era que vean a los árboles como testigos y herederos de una larga historia. Explicitarla resulta imperioso para derribar la idea generalizada de que en ciencia sólo hay certezas.al que bauticé como el bosque de los recuerdos. no unilineal y contrastable desde los múltiples discursos del pasado en el presente. En el área había un lugar que tenía un rancho caído -cuya historia era objeto de especulación entre los chicos. Este fue un lugar central de actividades.

el poliladron o las escondidas se transformaba en una fuga de presos. el juego del quemado. estimular el interés por . Haciendo uso de la teoría lúdica (Huizinga 1939) aproveché la capacidad del juego de recrear componentes sobre la vida y la muerte. Este lugar constituyó una metáfora de la historia de la tierra. Una vez que era contada la historia salíamos de la máquina y dedicábamos dos semanas a jugar en ese tiempo. viajando a través de cada árbol.una persecución como por ejemplo la mancha. o una persecución de la luna antropófaga. etc.422 Entre Pasados y Presentes III medio de ofrendas le depositaba sus recuerdos. Cada uno de estos objetos tenía una historia que contar. Aplicando este sencillo principio de extrapolación. el origen de los objetos. entendiendo al juego no como una mera manifestación cultural. de los encuentros. relatos que preparaba haciendo uso de diversa literatura. en una batalla entre potencias imperialistas. este servía de base de apoyo para un cofre. las secuelas de las historias que les narraba. Dentro del bosque de los recuerdos construimos un espacio que denominamos el lugar sagrado. suspenso. Durante la semana. de los navegantes. un motín en un barco. de cada época. donde cada árbol. sino como un eje estructurador de la cultura. En la máquina del tiempo había un árbol que recordaba a un busto humano al que denominé tótem. pude acompañar las historias narradas con historias recreadas en juegos -de ahí el nombre del taller y la página en Internet4-. cada rama y hoja representaba un detalle de un momento en un determinado lugar del pasado. Dentro de este cofre había objetos antiguos que me encargaba de ir cambiando a medida que retrocedíamos en el tiempo. comedia. En este sentido me encargaba de incorporar contenidos a las propuestas de los docentes de educación física. competencias de destreza física se volvían competencias pedestres entre aborígenes. desarrollé más de 50 juegos. de constituir un relato animado. de cada lugar. De esta forma. divulgar su existencia y sus valoraciones. Haciendo uso de los géneros dominantes de cada juego –acción. Entonces los lugares que visitamos una vez por semana eran espacios para confrontar dudas. drama. dudas respecto de las bases de los juegos. los chicos generaban preguntas. Al momento de la llegada de los chicos. Partiendo de esta idea. con una soga se unieron cuatro árboles que representaban momentos específicos en lugares determinados de la historia regional: el tiempo de los pioneros. que funcionaba como una máquina del tiempo. Las actividades fuera de la máquina del tiempo hicieron uso del juego y el teatro como dispositivos para la recreación del pasado.

La consigna final para el destino de estos objetos era que debían ser estudiadas en el laboratorio. es decir. aquello que dejamos de decir al abordar determinados discursos. contextos? Una situación que enfrenté fue la de decidir qué información socializar. podemos marginar otras . Finalmente. Ahora bien. para el cierre de los casi dos meses de actividades realizamos una excavación simulada. Para los que sostienen una concepción objetivista del aprendizaje esto deriva en un problema: el costo de oportunidad. si la práctica de la divulgación se desarrolla considerando datos. es más bien asumir que esta especificidad no está hecha sólo de diferencias formales sino también de referencias a los mundos de vida y a los modos de uso. y su imbricación de factores sociales: “Asumir esta perspectiva no va en modo alguno en detrimento de la especificidad de la información o del trabajo cultural. en la que fueron apareciendo enterradas cosas que hacían referencia a los objetos del cofre y los temas tratados.423 visitarlos y confrontar pasado-presente. Consiste en aceptar que como agentes culturales orientados hacia determinadas competencias de la investigación y que comprometidos con ciertas corrientes teóricas. políticas e ideológicas. Esta situación suele ser pensada como un problema de representatividad. sino la situación de lectura. su estudio debería orientarse a problematizar esos componentes y socializarlos. también quitamos escala o viceversa. Una forma habitual de responder a este problema consiste en considerar que al aumentar la resolución de ciertos contenidos. LA EXPERIENCIA DE EXPLORARNOS ¿Contenidos. Sin embargo. estrategias y argumentos. para Martin Barbero la difusión de una obra o la comprensión del sentido de una práctica no tiene como límites su densidad.” (Martín Barbero 1990 en Herrero Lima 2004: 3-4) Desde esta perspectiva el verdadero problema surge al ubicar nuestros intereses en esa situación de lectura. donde el tiempo efectivo dedicado a la transferencia siempre es un factor limitante. para al siguiente año poder contar nuevas historias a otros chicos y continuar jugando en el tiempo. modalidades.

en todo caso. situaciones como la intervención de otras voces no científicas desestimaría esta experiencia como científica. de la divulgación científica de contenidos. Estas formas de percibir a la práctica divulgativa tienen correlatos sociales que se reflejan en las modalidades divulgativas: no es lo mismo concebir a la divulgación como vulgarización. Ahora bien. Superando este verdadero desafío democrático. Esta es la dimensión social y vinculante del proyecto que me ha conducido desde el rol de comunicador o educador hacia el de gestor cultural o mediador (Herrera Lima 2004). Esto será retomado para repensar como ciertos fundamentos para la contribución social de la divulgación descansan acríticamente en la concientización para la conservación del patrimonio. de la “producción estrictamente divulgativa”. sino como intermediario en una sociedad dialógica. desplaza toda la atención hacia la justificación-legitimación de “lo científico” respecto de los conocimientos necesarios sobre divulgación para divulgar (Sánchez Mora 2006). y no en términos de productos académicos o no académicos. intenté generar un diálogo con los diferentes agentes que participan de la construcción del pasado local. estrategias. De restringirme a una definición centrada en el rigor académico de los contenidos. En el caso del taller de Ushuaia. En este camino se abren nuevas posibilidades para el divulgador. participativa e intercultural (Pernicone 2007). ¿solo existe una forma de concebir las modalidades? Ciertamente existen diferentes concepciones de la comunicación pública. como un ejercicio universal de simplificación del . contextos y destinatarios. es decir. Al considerar esta naturalización sobre los contenidos termina cayendo por su propio peso la idea que separa la “producción estrictamente académica”. La condición científica de estos productos. ya no como un mero agente respondiendo a unos pocos intereses. y se hace más coherente pensar a la divulgación en términos de modalidades. pero aceptar que lo científico de la comunicación sólo recae en la condición científica de los contenidos. Para Foucault (1995) nuestros discursos no son neutrales porque la construcción de sentidos siempre se vincula con un ejercicio de legitimación de nuestro lugar en un régimen de política de la verdad.424 Entre Pasados y Presentes III perspectivas. me topé con la posibilidad de considerar las definiciones en juego: ¿qué significa divulgar ciencia? El primer obstáculo a superar es el de separar la idea de comunicación de contenidos científicos. emana de un diálogo entre personas y prácticas legitimadas del quehacer científico. valoraciones y/o intereses sobre el pasado y el universo social.

en consecuencia. universidad. Entonces. Mensaje. que a su vez difieren de los espacios de educación no formal e informal con niños en diferentes situaciones. al pensar a la divulgación como decodificación. Para esta concepción el contenido del discurso si está estrechamente vinculado a su representación comunicativa. Concebir esta variable constituye una herramienta analítica y ética poderosa: no es lo mismo argumentar la necesidad de simplificar o generalizar por la incapacidad del educando de entendernos. En la primera definición opera un modelo de déficit donde el conocimiento debe ser “bajado” hasta condiciones que permitan un acceso mínimo al sentido original del mensaje.” (Calsamiglia et al. De esta forma. en el taller he adoptado un enfoque pragmatista donde la divulgación científica es comprendida en términos de recontextualización (sensu Calsamiglia et al. buena parte de nuestros esfuerzos deberían orientarse pragmática y reflexivamente pensando en contextos. secundario..) sólo un envoltorio de un saber que existe –de facto– independientemente de su representación discursiva. si estamos de acuerdo con este panorama infinitamente más complejo. Modalidades y contextos están cargados por variables que es necesario empezar a dilucidar. se separa el contenido original que se transmite de la forma verbal final. Por otra parte. Evidentemente la gestión divulgativa anual en el marco de un equipo de arqueología difiere de las clases diarias de arqueología en espacios de educación formal en primaria. lo lingüístico se concibe como algo complementario. que problematizar el medio de comunicación. ya que ella responde a un determinado contexto comunicativo. que explicar gran parte de esta falta de entendimiento por la falta de voluntades.425 conocimiento en función de la incapacidad del educando para acceder a la complejidad del fenómeno. De esta forma.. 1998). espacios. “(. accidental y. sus destinatarios y sus contextos (Calsamiglia et al. con estrategias empáticas y con metas coherentes respecto de los entornos conceptuales y situaciones de escasez de recursos que condicionan . La consecuencia discursiva es que esta última expresión pasa a ser. 1998:2) En cambio. y que sólo es potestad del sabio. secundaria. 1998). la variable contextual me demandó no sólo elaborar una estrategia acorde a las circunstancias. y tiempos para desarrollar contenidos. sino la recreación del mismo conocimiento para una audiencia no especializada. que es conocimiento. herramientas teóricas y prácticas.

con valores y sentidos universales a partir de . Pero ¿cómo fundamentamos la contribución social? Como profesionales y estudiantes vinculados a universidades públicas justificamos la socialización desde un tipo muy particular de fundamentación que se basa en una concepción de dones y contradones. bajo una mirada menos ingenua. y contribuir en la protección de los paisajes arqueológicos e históricos de Ushuaia. ¿Fundamentación y contribución social? Al comienzo del proyecto me orienté a fundamentar la experiencia y el trabajo en términos de explorar estrategias divulgativas del capital antropológico en contextos alternativos. Como el concepto de Patrimonio Cultural naturalizado y ampliamente difundido en tanto conjunto de bienes estables. neutros. En este sentido el taller de Ushuaia es una oferta cultural y educativa cargada de sentidos y valores sobre los recursos culturales. Esta concepción tiene antecedentes en el campo de la extensión universitaria latinoamericana (González 1996) e implica un ejercicio orientado a la democratización del conocimiento adquirido. Pero ¿es la búsqueda desinteresada del conocimiento -intelectualismo. Por un lado esperando favorecer a la didáctica y pedagogía de la antropología. Estos conocimientos transferidos pueden traducirse como una forma de retribución por nuestro paso por la universidad pública. a posteriori. Es necesario un aporte social más amplio. la fundamentación de una determinada actuación social. por ejemplo. por el otro intentando una contribución social más amplia desde la concientización patrimonial. no puede sostenerse sólo desde las contribuciones a la comunidad científica: sea a la didáctica o la pedagogía de la antropología. en el fundamento de conservar? Como ha sido señalado por Criado Boado y González Méndez (1995) no podemos perder de vista que las experiencias de puesta en valor del patrimonio cultural están atravesadas por la lógica del sistema capitalista y los procesos de mercantilización cultural. como la divulgación científica. El problema surge al considerar que esta socialización está cargada de un espíritu altruista que naturaliza la transferencia como universalmente beneficiosa.lo que prima. En el marco de los procesos sociales y políticos como la crisis de “lugar en el mundo” de la arqueología (Podgorny 1995) o de la investigación social (Caicedo 2003).426 Entre Pasados y Presentes III cualquier propuesta. Reviso este último objetivo.

Es decir que nuestro objeto de estudio es también un sujeto de contribución: el sujeto social-cultural. Pero en esta ecuación. tenemos que reconocer que las experiencias de puesta en valor orientadas a la conservación de lo patrimonial –que suele ser legitimado como valioso para todos. propietarios de sitios con yacimientos arqueológicos. El resultado es una inconsistencia. no sólo concientizamos para conservar.son funcionales fundamentalmente a nuestros intereses. esta concepción es acompañada por un mecanismo de distanciamiento respecto de ese sujeto social-cultural. En antropología. Justamente porque ocupamos un lugar clave tanto en la legitimación de lo patrimonial. En antropología. que remite al científico que estudia a la humanidad y al científico que contribuye a la sociedad. como destinatarios de las contribuciones orientadas a la sociedad. Desde este desquiciado prisma. . Por otra parte la necesidad de una fundamentación social respecto de nuestro circunscripto quehacer académico nos obliga a comprometernos con una contribución social más allá de nuestros intereses. como en la significación comunitaria de los recursos culturales. Pero lo interesante de implicarnos en la ecuación radica en la posibilidad de repensarnos para empezar a transformarnos. sino que benefician muy particularmente a los que necesitan disciplinar a la sociedad en la conservación para poder seguir estudiando. Este mecanismo opera invisibilizándonos tanto como sujetos socialesculturales incorporables en el estudio. agencias o agentes de turismo y recreación. investigando y educando. Y estos sectores no se reducen a las secretarias de cultura. donde los fundamentos sociales para contribuir a la sociedad están cargados de intereses no explicitados. sino los sectores que sacan rédito político y económico de esos recursos culturales no renovables que aspiran a patrimonializarse. Es decir. se omite la implicación del científico en la humanidad y en la sociedad. Los beneficiarios de la conservación y la concientización no son sólo los niños y las “generaciones futuras”. el develar la interacción del individuo con el todo social constituye un punto de partida clave del campo objetual (Caicedo 2003). sino que conservamos para concientizar. Estableceré una relación.427 criterios sobre lo auténtico y original (Salgado Gómez 2008) facilita su empaquetado como bien de consumo para ser transferido en una oferta cultural y educativa. ese sujeto casi siempre es otredad. podemos esperar vernos involucrados en la patología de los intereses económicos y políticos en juego. organismos internacionales.

expresa en antropología una ceguera mayor: la de nosotros. Esto es explicitarnos como sujetos de contribución e implicarnos en nuestra investigación: el científico como individuo que interactúa con el todo social y se estudia como sujeto social-cultural y el científico que como actor político motivado por intereses personales expandibles o no al de otros actores. Entonces. como un campo laboral que puede ayudar a sostener a estudiantes cuya subsistencia no está garantizada durante la carrera gracias a un sistema injusto: en el marco de la tercerización laboral. como primer argumento. la invisibilización de la divulgación. En su contribución social conservadora. la realización del taller de Ushuaia se justifica en primer lugar como una actividad de exploración teórica-política en la búsqueda de nuestro lugar para la contribución en el todo social.428 Entre Pasados y Presentes III y estos intereses no pueden ser dilucidados por la investigación porque esta se construye sobre una plataforma epistemológica que no puede dar cuenta de nuestro lugar en la ecuación (Vasilachis de Gialdino 2007). Creo que todo estudio antropológico debería estar acompañado de un explicitación de la subjetividad fundante y toda contribución debería empezar por un ejercicio de sinceramiento. que divulgar puede tener mucho más que ver con un ejercicio de vinculación social y exploración de los usos sociales y políticos de la ciencia que con un ejercicio de transferencia unilateral que nos contenta sólo si es efectivo en nuestros propios términos paternalistas. para el desarrollo de estrategias que estimulen modos del ver el mundo desde la antropología que recreo. A la luz de todas estas consideraciones. de argumentos para el quehacer antropológico. podríamos esgrimir. Entonces. hablar de fundamentos desde la antropología. y reconociendo las limitaciones epistemológicas. Sinceramiento. su valor social fuera algo dado per se -intelectualismo-. el estigma resonante de esta pregunta inconmensurable nos obliga a enfrentarnos contra la burguesa y etnocéntrica hipocresía que evita revisarnos a nosotros mismos en nuestras experiencias de trabajo en y con la sociedad. contribuye a su propio escenario social. sin embargo considero que liberados de tener que transferir contenidos como si su fundamento. Frente al abismo de no haber respuestas al para qué que no se relacionen con nuestros ombligos. supone transmutar el para qué en términos de para quiénes. Desde sus alcances disruptivos. los criterios restrictivos de . Una discusión más profunda escapa a las posibilidades de este trabajo. en términos de la génesis social de cualquier verdad.

Si el científico también responde a intereses de clase en un sistema social que condiciona el acceso al poder –de tener voz y voto para deci(di)r dentro y fuera de la academia-. poder estudiar y trabajar en antropología no es posible para cualquiera. cuál es la importancia de . Estas elecciones han construido una tentativa respuesta –por lejos. mientras que en la segunda plantee que la divulgación no puede separarse de un ejercicio de vinculación social y autoexploración. diversidad y complejidad. como la fundamentación social de nuestra praxis de frente al espejo son. Esta propuesta educativa se inspiró en una pedagogía social-humanista priorizando la estimulación del interés por aprender y el aprendizaje como condición de posibilidad para el discernimiento. bálsamos al corto plazo para una enfermedad crónica. Sin embargo hubo un esfuerzo concreto en la transferencia.429 acceso a espacios de educación formal y los convenios laborales no pagos por los equipos de investigación. uno que no tenga que bajar su rendimiento académico por trabajar fuera de su campo mal remunerado. por sobre la transmisión de datos per se. En la primera parte del trabajo expuse aspectos básicos de la propuesta explicando las estrategias operacionalizadas. Tanto la búsqueda de una ética de la antropología. es también reconocer la crudeza de los problemas que enfrentamos. Esta no se centró en la densidad formal de los contenidos. en el mejor de los casos.a las tentativas preguntas sobre. objeto. sino en explicitar y hacer inteligibles los supuestos que estructuran nuestra disciplina: pasado. presente y temporalidad. Reconocer la potencialidad de la autocrítica. insuficiente. entonces. LA EXPERIENCIA EN RETROSPECTIVA: CONCLUSIÓN La aventura del taller y la realización de este trabajo ha sido necesaria para exponer problemas fundantes: la marginación e invisibilización de un campo que puede ayudar a revisar y transformar el quehacer antropológico. la potencialidad de apostar a la construcción de otros espacios es favorable para la construcción de otro ser-antropólogo: uno cuyo acceso a esta carrera no sólo dependa de la buena ventura de su condición de clase. generalización. investigadores e investigados. primero. uno que pueda repensar la utilidad de su conocimiento. La expectativa es que explicitando estos ejes estructuradores un signo o categoría antropológica puede empezar a ocupar un lugar relevante en las representaciones de los chicos. sujeto.

y no en un contexto académico con un fin intelectual y educativo tradicional. Entonces. y segundo. aceptando la imbricación de lo político en la investigación y la divulgación. apuesto al estudio de herramientas para la estimulación del interés de la sociedad por aprender sobre una antropología que desafía sus límites. ni como productores de sentidos culturales legítim(ad)os. o el traslado de momias sin el aval de los conservadores. Su implementación ofrece nuevas esperanzas de respuesta a cómo usar el análisis antropológico de la antropología para colectivamente sacarnos de nuestro presente predicamento (Borofsky 2000).430 Entre Pasados y Presentes III transferir datos en el contexto de una profunda falta de fundamentación de las contribuciones sociales de la divulgación de antropología. En este sistema toda práctica laboral tiene como condición de existencia su reproducción. no coercitiva y sinérgica. no nos evade ni como sujetos socialesculturales.no se justifica porque no contribuye a la preservación del Patrimonio Cultural. cómo afrontar la búsqueda una antropología aplicada a una educación autocritica. Por lo tanto la mercantilización de la cultura. Creo que el camino poco transitado que separa estos interrogantes puede empezar recorrerse en los lindes de la comunicación pública de los saberes antropológicos y la antropología de esa práctica comunicativa. los estudiosos. Ambas situaciones están sobredeterminadas. Aún si ciertos sacrificios no son negociables. EPILOGO: LA EXPERIENCIA DEL PODER El vicio y la virtud del taller fue la de acercarse al campo de la divulgación científica en el marco de un contexto y un fin recreativo. una epistemología centrada en el sujeto cognoscente y una antropología de la otredad. aún en los matices de una reproducción parcial. apuesto a un espacio reflexivo de objetivación y transformación del nosotros. Si para el horror de muchos la simulación de una excavación con chicos –también podríamos hablar de “casos agudos”: un graffiti sobre arte rupestre. bajo . los académicos. como sujetos sociales-culturales susceptibles al análisis en la búsqueda de un para quién más inclusivo. para muchos otros la construcción del patrimonio es una decisión que no sólo compete a los que garantizan un estado de intereses escondiéndose sólo detrás de un estado de cosas. el huaqueo de un cementerio aborigen. De esta forma contra el modelo ciencia básica-aplicada (Varsavsky 1969).

con confianza. En: XII Congreso Nacional de Arqueología Argentina. A los medios que facilitaron la difusión del taller. A mí querida abuela Lucrecia Luzuriaga. Ana M. Barri y su hermosa familia. Patrimonio cultural y educación. Robert 2000. A la familia Imbert y Alejandra Danna por abrirme las puertas del trabajo. Nelida Pal y Vanesa Parmigiani del Museo del Fin del Mundo y el CADIC. Public Anthropology. La crisis de la modernidad obliga. y Olga L. Carla Birsignani. A mi pequeña familia en Buenos Aires: Beatriz Moscovici. A los perdidos… BIBLIOGRAFÍA Baraza de Fonts. págs 495-499. sin tener que llegar al extremo de chocarnos contra nuestros propios muros. cuáles son nuestras opciones de vasallaje y cuáles son nuestras posibilidades disruptivas. mi madre Gabriela Vernieri. niñas y familias que se animaron a viajar por el tiempo. A mis amigos del alma Anabella Vasini. A Alba. Judith Estrin y Rubén Jacherian. A Cristina Bellelli por sus sugerencias. Sulca 1997. mi padre Horacio Moscovici y mis hermanos Santiago y Lihuel que son pilares en este camino.431 la salvaguarda de la inestimable racionalidad burguesa. tengamos que redefinir en la agenda de prioridades de los vicios y virtudes de nuestro campo objetual. del museo Yámana. Martín Vázquez. La Plata. Borofsky. A Alejandra Rossel del Museo Naval y del Ex-presidio de Ushuaia. siempre. por estar tan cerca. AGRADECIMIENTOS A los niños. Where To? What Next? http://www. Tal vez. En busca de mis raíces. igual será necesario cierto grado de redención a través de la explicitación de aquellos intereses frente a las valoraciones contrapuestas. Una propuesta interactiva.publicanthropology. . A las docentes de grupo Fernanda Dick y Natalia Cona. Tomo II. Marcela Lupo y Ariel Mel.

María José y Victoria D. Aproximaciones a una antropología reflexiva.) Buenos Aires. Sebastián Bonilla. Análisis discursivo de la divulgación científica. En: Actas del XXII del Congreso Nacional de Arqueología: Vigo 1993. Trabajos en Antropología Social y Arqueología págs 88-98. Mariana Carballido Calatayud (ed. Instituto Nacional de Antropología y Pensamiento Latinoamericano. Errobidart. Vigo.432 Entre Pasados y Presentes III org/Defining/publicanth-07Oct10. En: Actas del I Simposio Internacional de Análisis del Discurso. Figuerero Torres. 1. Horacio 2003. Fundación de Historia Natural “Félix de Azara”. Universidad CAECE. Daniel Cassany. En: Mosaico. Analía. Alhena 2003. Vol. Helena.com.ar/arqueojuegos. Tomo IV. Tabula Rasa 1: 165-181. Patrimonio arqueológico. educación no formal y comunicación. Criado Boado. págs 323-327. Carmen López y Jaime Martí 1998. Estrategias para una resignificación del pasado: la arqueología y los indios de la pampa.htm (4 de Octubre de 2008) Chiavazza. Correa. María Eugenia Conforti y María Luz Endere 2007. págs 261-266. La comunicación pública del conocimiento arqueológico: vínculos entre los centros académicos y de enseñanza preuniversitaria. Analía y Elida Correa 2004. Madrid. San Salvador de Jujuy. htttp://nuevamuseologia. En: Actas I Congreso Argentino . Arqueojuegos: Una experiencia educativa patrimonial con mucha tierra. págs 20-26. Caicedo. La socialización del patrimonio arqueológico desde la perspectiva de la arqueología del paisaje. Felipe y Matilde González Méndez 1995.htm#_ftn1 (15 de Octubre de 2008) Calsamiglia. Aportes a la construcción de la interdisciplinariedad En Resúmenes ampliados del XVI Congreso Nacional de Arqueología Argentina. Horwitz 2007.

La arqueología en la Educación ¿un convidado de piedra? Formación Docente Continua 1: 39-46. com/servlet/ SirveObras/12482196462352624198846/cuaderno10/doxa10_14. Buenos Aires. Juncosa Vecchierini.org/8reunion/9rrp_ponencias/ susanaherrera. págs 349-354. Buenos Aires. Elena 2002.org.htm (5 de Enero de 2009) Marí. MS. En: Actas del XVI Congreso Nacional de Arqueología Argentina. Susana 2004. http:/naya. La arqueología: entre la investigación y la difusión.ar/congreso2002/ponencias/elena_juncosa_vecchierini.doc (9 de Septiembre de 2009) Huizinga. Buenos Aires. La arqueología y la enseñanza del pasado en contextos interculturales. . Gil Ramón 1996. Tomo IV. Irina 1995. Ciencia y ética.cervantesvirtual. www. Foucault. Universidad de La Habana. Homo Ludens. González. Johan 2000 [1939]. Verónica 2007. El modelo de la ciencia martillo. Herrera Lima. http://www. Alianza. Tesis doctorado. Alianza.redpop. Su aplicación en la Cultura Física y el Deporte. Un Modelo de Extensión Universitaria para la Educación Superior Cubana. La profesionalización de la comunicación pública de la ciencia: hacia la construcción de un campo académico.433 de Estudios Sociales de la Ciencia y la Tecnología. Un diálogo sobre el poder. Michel 1995. págs.pdf (3 de Diciembre de 2008) Pernicone. Podgorny. 1-19. Enrique E.   1991. Jujuy.

En: Centro-h.es/ users/mgallard/ENF_Texto1_Origen. http://www. Oscar 1986 [1969].doc (22 de Enero de 2009) Sánchez Mora. Laura Beatriz 2008. Vázquez. En: Estrategias de investigación cualitativa págs. Centro Editor de América Latina. Mendizábal y J. Béliveau. Política y Cientificismo. I. Buenos Aires. La educación no formal y otros conceptos próximos.com/adimra/Actividades/ Encuentros/Ushuaia /Pozzo. Vasilachis de Gialdino.pdf (22 de Diciembre de 2008) . Mireya 2008. Actividad de campo: “Diferentes abordajes para interpretar una misma colección: la transposición didáctica según receptor. La organización del Departamento Educativo en museos: experiencia Museo Marítimo de Ushuaia. Vasilachis de Gialdino. F. Buenos Aires.oei. Ciencia. http://webpages. La investigación cualitativa. Revista de la Organización Latinoamericana y del Caribe de Centros Históricos 1: 13-25. Varsavsky. Amegeiras.es/memoriasctsi/simposio/simposio05.434 Entre Pasados y Presentes III Pozzo. Mallimaci. N.Chernobilsky. Gonzalo 1998. http://www. Ana María 2006. L. La luz de la investigación y el espejo de la práctica. A. 23-64. Irene 2007.pdf (1 de Octubre de 2009) Salgado Gómez. Soneira. Gedisa. museomaritimo.ull. El Patrimonio Cultural como narrativa totalizadora y técnica de gubernamentalidad. V.

3 Extrapolo la propuesta de Salgado Gómez (2008) al campo científico. 2 La defino como toda actividad organizada. o bien sólo en sus términos. Entiendo por marginación a la situación de exclusión por fallas en la integración de la divulgación a un modelo dado del quehacer científico: el de la ciencia-martillo. De esta forma si la marginación excluye a la divulgación científica como componente inherente de una investigación. 4 http://www. ya que las instancias de aplicación son concebidas por fuera de las de investigación.que favorecen sólo a ciertos grupos.y expectativas –por ej. Me interesa repensar el concepto de Patrimonio Cultural como fuente de intereses –por ej. En este sentido lo concibo en su dimensión dialéctica: como dispositivo simbólico y disciplinario de exclusión social. la invisibilización la excluye como práctica susceptible de ser analizada. Ella es el resultado de aplicar en nuestro campo objetual una epistemología centrada en el sujeto cognoscente. Marí 1991).jugareneltiempo. y como construcción social atravesada por relaciones de poder y dominación. sistemática. la invisibilización es definida como una operación de omisión de la divulgación científica realizada por antropólogos y arqueólogos del universo de análisis disciplinar. la divulgación es una mera práctica que nunca ocupará un lugar inherente y protagónico en la investigación. realizada fuera del marco del sistema oficial. pura y desprovista de connotaciones éticas. políticas e ideológicas. de sus instancias de aplicación (Varsavsky 1969. En este modelo. su conservación. su estudio y explotación comercial.435 NOTAS Son cuestiones que estoy desarrollando en mi tesis y que subyacen a este trabajo. Por su parte. Este modelo distingue entre una ciencia básica.blogspot. para facilitar determinadas clases de aprendizaje a subgrupos particulares de la población (Coombs y Ahmed 1975 en Vázquez 1998). educativa.com 1 . Vasilachis de Gialdino 2006). la cual plantea un reduccionismo unidireccional entre el investigador y el que es conocido (Caicedo 2003.

436 Entre Pasados y Presentes III 8. Bioarqueología y Prácticas Mortuorias .

1967) y llevaremos a cabo una comparación entre los conjuntos habitacionales 08-11 y 32-34. De este modo.com ** Instituto de Arqueología. U. U. nuestro énfasis se centra en los significados que conlleva el convivir con el difunto en el mismo ambiente donde se vive. revisaremos los datos publicados por Cigliano (1965. De esta manera. JUJUY BARBICH. Quebrada de Humahuaca.A. EL SITIO La Quebrada de Juella se abre hacia el oeste de la Quebrada de Humahuaca. julitads@gmail.437 UNA CUESTIÓN DE MUERTE: COTIDIANEIDAD Y PRÁCTICAS FUNERARIAS EN EL SITIO JUELLA. provincia de Jujuy. Julia del Carmen **2 INTRODUCCIÓN El objetivo del presente trabajo es rever y caracterizar el comportamiento mortuorio del sitio arqueológico Juella. hammeramioficinaahoramismo@hotmail. se duerme.com .B. etc. más allá del ritual que constituye el momento de enterramiento de un ser humano y de su acompañamiento material. En cada caso analizaremos la espacialidad al interior de los recintos y la cultura material (dentro de la tumba y fuera de ella) para ver la relación que existió entre los diferentes tipos de prácticas: cotidianas y rituales. A los fines propuestos. Por otro lado. Santiago Francisco *1 DE STÉFANO. se come.A. apuntamos a entender la relación que existió entre este comportamiento y las prácticas cotidianas llevadas a cabo en los recintos donde se hallaron las inhumaciones. en los casos analizados notamos que los enterratorios se realizaban en cistas o en urnas al interior de los recintos. A aproximadamente 4 km de la intersección entre ambas un cono de deyección con * Instituto de Arqueología.B. QUEBRADA DE HUMAHUACA.

2004). Es un sitio de grandes dimensiones. (Palma 1998). Estos en su mayoría son rectangulares. cuya extensión temporal va desde el año 900 DC hasta el 1410 DC. el sitio es un asentamiento conglomerado residencial (Cigliano 1967). Un rasgo del sitio que es resaltado por Nielsen y coautores (2004) son las vías de circulación. En cuanto a su ordenamiento urbano. el sitio habría estado poblado durante el llamado Período de Desarrollos Regionales II. espacios abiertos y recintos mayores que. Es de destacar que el sitio tiene más de 400 estructuras. actuaron como campos de cultivo. algunas de los cuales se encuentran adosadas formando unidades arquitectónicas de 3 o 4 recintos con aberturas que comunican unos con otros. Otro camino. comparado con otros contemporáneos de la región. A través de su extensión se aprecian unidades de vivienda de variados tamaños y formas. es importante mencionar que hasta el momento no se ha detectado ningún tipo de objetos ni construcciones inkaicas que evidencien la presencia del Tawantinsuyu en el sitio. según Cigliano (1967). Hoy en día existe otro acceso ubicado en la parte sur que no parece haber tenido vigencia mientras el sitio estuvo poblado (Nielsen et al.438 Entre Pasados y Presentes III forma de espolón alberga al sitio arqueológico Juella. entre el 1250 y el 1420 DC aproximadamente. se une con este en un sector del sitio más elevado y sin construcciones. siendo su extensión estimada de 6 hectáreas. solo unos pocos recintos presentan la entrada apuntando al camino principal. habiendo solo unos pocos sectores desde los cuales se puede acceder. A ambos lados de los caminos. Por otra parte. sin embargo algunos presentan ángulos ligeramente redondeados.5 m. teniendo en cuenta los fechados disponibles hasta ahora. Durante su ocupación se accedía a través de un camino ubicado en el extremo septentrional. Su ocupación se enmarca dentro del período Tardío del NOA. Según Nielsen (2007). A su vez. otras vías de circulación de menor tamaño dirigen el paso hacia los recintos. . Existe un camino principal que corre en dirección N-S y se encuentra sobreelevado a 1. paralelo. La pendiente pronunciada de dicha geoforma impide que el acceso al sitio sea posible desde todos lados.

Es decir. Plano del sitio tomado de Nielsen y coautores (2004). que destacamos la intencionalidad del comportamiento funerario cuestionando la . compuesta por 4 recintos. MARCO TEÓRICO En este trabajo consideraremos a las prácticas funerarias como un componente fundamental que permite la producción y reproducción de la sociedad. Hasta el momento. todos los entierros que se conocen del sitio se encuentran dentro de los recintos. En el presente trabajo haremos una revisión de las prácticas mortuorias del sitio y para ello realizaremos una comparación entre las unidades 08-11. compuesta por 3 recintos. A grandes rasgos podemos decir que los adultos se encuentran sepultados dentro de cistas y los párvulos dentro de ollas de diferentes estilos cerámicos. y la unidad 32-34.439 Figura 1.

1987). sostenemos que la presencia de determinadas características en las estructuras mortuorias actúa como mecanismo de transmisión de una forma particular de ver al mundo social y de denotar posiciones frente a otros grupos. el modo de ver el mundo desde esa sociedad. Parker Pearson 1982. El recinto 08.440 Entre Pasados y Presentes III posibilidad de una lectura directa de la materialidad funeraria como referente de lo social. Pader 1982. como se observa en la Figura 2. 2001). Soja 1989. más allá de la organización social. presenta un muro que lo divide en dos. DESCRIPCIÓN Y ANALISIS DE LOS DOS CONJUNTOS El primer conjunto analizado corresponde al 08-11. Entendemos entonces que la relación que se da entre la gente. como un lugar donde posiblemente se realizaban actividades domésticas. ocultan o codifican el orden social (Braithwaite 1982. de mayores dimensiones. De la misma manera. Asimismo. No son pues. sino que contrariamente. Shanks y Tilley 1982. necesariamente. un reflejo pasivo de la organización social sino que pueden ser producto de elecciones y estrategias sociales y personales activas. consideramos que el espacio no es solamente el marco donde se llevan a cabo las actividades humanas sino que es producto de la acción humana. De allí que el comportamiento mortuorio pueda reflejar. quedando la parte más pequeña como un ambiente de circulación o pasillo y la otra. Las prácticas mortuorias pueden idealizar las relaciones sociales diarias. Tilley 1994. el espacio y los objetos no es directa sino que está mediada por las ideas. las creencias y los significados (Hodder 1994). ubicado en el sector norte del sitio. Está conformado por 4 recintos adosados los cuales fueron excavados en su totalidad por Cigliano (1967). Thomas 1993. . Es por ello que planteamos como problema la naturaleza de las correspondencias entre la variabilidad de lo funerario y lo social desde una perspectiva mediante la cual los objetos y situaciones no revelan. invertirlas o enmascararlas. Los sujetos se constituyen tanto espacial como materialmente y el espacio se convierte en un lugar para la producción y consolidación de significados (Hodder 1999. Hodder 1982.

Por debajo de este se halló otro párvulo dentro de una olla de estilo Juella Tosca.441 Figura 2. . sin asociación directa con los enterratorios. A modo de ajuar funerario se hallaron un vaso y un puco ambos pertenecientes al estilo Tilcara Negro sobre Rojo (en adelante N/R). Continuando con los hallazgos del recinto 08. Planta del conjunto 08-11. se halló una pieza de piedra. otro párvulo fue encontrado sobre la pared E a 70 cm de profundidad del piso. En la esquina NO de este mismo recinto. La pared de la misma tenía 8-10 cm de espesor y era ligeramente ovalada con un diámetro máximo de 70 cm y un mínimo de 64 cm. En esta misma ubicación. en el ángulo SO a 70 cm de la pared O y a 60 cm de profundidad del piso se encontró un entierro secundario de adulto en una cista. por encima del párvulo y sobre el piso de ocupación. se halló un párvulo algo flexionado cubierto en parte por una pequeña laja. Dentro de este mismo recinto. En este caso estaba enterrado dentro de un hoyo cuyas paredes se hallaban bien consolidadas. En relación a las inhumaciones. sobre el piso de ocupación. la cual estaba tapada con una laja. Esta fue construida con piedras elegidas y lajas que servían para trabar y otras de mayor tamaño que fueron utilizadas como tapa.

se encontró una cista circular de 87-90 cm de diámetro y 75 cm de altura. Poma N/R y Tilcara N/R. tapada con 5 piedras lajas de 75 cm de longitud de promedio. se hallaron bastantes instrumentos líticos relacionados a actividades de molienda (conanas. corresponde al 32-34 que se ubica en la parte sur del sitio. a la altura de la mitad de la pared O se halló una boquilla de hueso. Esta unidad está formada por tres habitaciones que se comunican entre sí por aberturas que se encuentran en los muros divisorios. Juella Negro y Rojo. las paredes de ésta fueron confeccionadas con piedras elegidas de forma sub-cuadrangular y trabadas por lajas pequeñas.442 Entre Pasados y Presentes III han sido hallados otros elementos. En su interior se encontraron cuatro esqueletos de adultos en entierro secundario. Por otra parte. Es de destacar que según informa Cigliano (1967) el ajuar funerario se encontró sin ningún orden en la cista. la cual se encontraba sobre el piso de ocupación. en la habitación 9. en el ángulo SE debajo del piso. sumado al carácter secundario de la inhumación. se registraron: un objeto de hueso. En el recinto número 10 solo se advierte la presencia de varios tiestos aislados de diversos estilos. A su vez. el cuello de una urna (en el ángulo SE). la base de un puco Poma N/R. . que apunta directamente a uno de los caminos que guían la circulación al interior del sitio (Figura 3). 7 fragmentos de cerámica Tilcara N/R y 12 fragmentos de Juella Tosca. además de cerámica en abundancia. no nos permite individualizar qué ajuar le correspondía a cada uno de los individuos. lo cual. junto a un cuchillón de madera y una calabaza. Se destaca la presencia de 4 escalones que permiten la entrada desde el exterior hacia el recinto N°34. Es de destacar que en los recintos 10 y 11 no se hallaron estructuras funerarias. El segundo conjunto analizado. Sobre el piso de ocupación. manos y morteros). mientras que en el recinto 11. Por su parte. Junto a los cuerpos se advierte la presencia de un ajuar compuesto por 4 pucos correspondientes a los tipos Juella Rojo. Sobre el ángulo NE se advierte la presencia de fragmentos cerámicos de diferentes estilos: 34 fragmentos de Juella Tosca y 47 fragmentos de Tilcara N/R. en este mismo recinto.

Por su parte. A su vez en estos mismos recintos se han hallado además otros materiales no asociados de manera directa a los enterratorios (piezas de piedra. en la esquina NE y a 20 cm de los cimientos del pircado. se halló en la esquina NE una cista con un entierro secundario de adulto sin ningún elemento como ajuar funerario. Por su parte. La habitación 32 presenta un picardo en su interior que subdivide al recinto en dos (parte E y parte O). Esto .443 Figura 3. instrumentos de hueso. una mano de mortero y un objeto de madera. fue hallada una cista circular con un esqueleto humano adulto en entierro secundario. En la habitación 34. Dicho enterratorio. En este mismo recinto. en la esquina SO se hallaron una mano y un objeto de hueso sobre el piso de ocupación. fragmentos cerámicos) que nos sugieren la posibilidad de que en esta misma habitación se realizaran otras actividades además de albergar a los difuntos. presenta como acompañamiento un puco Juella N/R. Planta del conjunto 32-34. en la esquina SE. en el recinto 33 no se halló ningún entierro y solo se hallaron solo una mano y un mortero plano en la esquina SO. En relación al análisis espacial de los conjuntos 08-11 y 32-34 vemos que todas las inhumaciones se encuentran en el área intramuros sobre el piso de ocupación. En la parte O. apareció un fragmento de mano de pecana y 7 fragmentos cerámicos del tipo Angosto Chico Inciso (ambos hallazgos fueron hechos sobre el piso de ocupación).

CONSIDERACIONES FINALES Si bien este trabajo constituye una primera aproximación a la funebria del sitio arqueológico Juella. En lo que respecta a los tipos de entierros vemos que coexisten dos modalidades distintas: en cistas para adultos y en urnas para párvulos. De lo anterior se desprende. la variabilidad en la elección de estilos en las ollas utilizadas para los enterratorios y además la modificación en el significado que éstas adquieren. etc) así como la variabilidad de estilos. sí podemos sugerir que las similitudes estilísticas apoyan una continuidad entre ambos tipos de actividades. En relación al ajuar funerario también vemos que predominan los elementos de uso cotidiano (vasos. ya que no son ollas de uso doméstico sino que tienen un uso funerario. en la misma habitación donde se realizaban actividades cotidianas se presentan individuos enterrados. compartir el mismo espacio físico. De esta manera observamos dos prácticas que no parecen ser opuestas. Es de destacar. Entonces. queremos insistir sobre la importancia del tamaño de los recintos. por último. coexisten y pueden. Todos son de pequeñas dimensiones: superficies menores a 9 m2. Aunque por el momento no podemos estar seguros de que estos artefactos fueron previamente utilizados en actividades cotidianas o si fueron confeccionados exclusivamente para acompañar a los difuntos. y por otro. que los recintos no eran exclusivamente para enterrar a los muertos ni exclusivamente para realizar tareas domésticas. lo cual implica que cualquier persona trabajando o circulando dentro del recinto se encuentre cercana a la cista. sin que esto afecte alguna de las dos. por un lado. y por lo tanto. que en todas las habitaciones donde se han hallado enterratorios se encontraron también objetos que no tienen una relación directa con las tumbas. que tampoco existen objetos que fueran confeccionados únicamente para acompañar a los muertos.444 Entre Pasados y Presentes III nos lleva a pensar la íntima relación que existía entre las prácticas funerarias y las actividades diarias. A su vez observamos que no existía una intención de ocultar a los difuntos . Así mismo. por un lado. pucos. no pueda dejar de advertir la presencia del individuo enterrado. hay una serie de puntos sobre los que queremos hacer hincapié. Advertimos.

proponemos que existió una cotidianeidad que implicaba la convivencia con el difunto en el mismo ambiente donde se dormía. Los enterratorios y las actividades domésticas son entonces dos esferas que no pueden ser separadas y se entremezclan en la cotidianeidad de la gente. A modo de cierre. Contrariamente a esta idea de la muerte como algo lejano y ajeno a los vivos. no pensarlo como algo ajeno a esta y despojarnos de las concepciones con las que vivimos en nuestra sociedad. para el caso de estudio. De esta manera postulamos que. Interpretamos entonces al convivir día a día con el muerto como un ritual cotidiano que tiene otras implicancias simbólicas que el momento del entierro en sí. una continuidad entre la vida y la muerte que era constantemente reproducida en la cotidianeidad de los pobladores. se comía. se procesaba alimento. . una continuidad entre el mundo de los muertos y el mundo de los vivos (Barret 1994). Nos atrevemos a decir entonces que en Juella existió una cercanía física. de todos los días.445 sino que en general estos se encuentran en lugares donde su presencia podía ser advertida por quien circulara por el interior del recinto. con este trabajo quisimos ofrecer un acercamiento al papel que jugaba el comportamiento mortuorio en la organización política y social de este poblado durante el período Tardío. social y simbólica entre vivos y muertos. Pretendimos insertar al muerto dentro de la vida cotidiana. produce una unión. el corte tan tajante que se da entre la vida y la muerte biológicas no existe entre la vida y la muerte como concepciones simbólicas y sociales. como se aprecia en el caso del recinto 34. en otras palabras: donde se vivía. Este ritual cotidiano. o incluso por el exterior. recinto cuya cista se encuentra a pocos metros de la entrada que da al camino principal.

M. 1982. Jujuy. En: Architecture and Order. Ediciones de la Universidad Nacional de La Plata. pp. Editorial Crítica. 1994.446 Entre Pasados y Presentes III BIBLIOGRAFÍA Barret. 1982. 239247. Cambridge University Press. Revista del Instituto de Antropología Córdoba. Architecture and Meaning: The Example of Neolithic Houses and Tombs. Argentina) durante los desarrollos regionales e incaico. J. Santiago.). 1999. Interpretación en Arqueología: Corrientes actuales. Fragments from Antiquity: An Archaeology of Social Life in Britain. Oxford. B. I. En: Symbolic and Structural Archaeology. 80-88. Investigaciones Antropológicas en el Yacimiento de Juella (Dep. 73-86. Práctica funeraria en los distintos entierros del yacimiento arqueológico de Juella. Cambridge. Blackwell. El sur de la Quebrada de Humahuaca (Jujuy. 29001200 BC. De Azcona. No. Symbols in action: Ethnoarchaeological studies of material culture. 1994. 2. Nielsen. A. 2006. de Tilcara. Provincia de Jujuy) con un Estudio Osteológico por L. Aproaches to Social Space. El estudio de la cerámica en la reconstrucción de las historias locales. 1965. Parker Pearson y C. Barcelona. La Plata – Argentina. . New York. Braithwaite. Cremonte. Chile. pp. Ch. Richards (eds. Cambridge University Press. Ian Hodder (ed). Cigliano E. Cambridge. 1967. Hodder. Revista Chungara de Antropología Chilena. pp. M. M. volumen 38. Decoration as ritual symbol: a theorical proposal and an ethnographic study in southern Sudan.

y C. 90-127. Nielsen. E. Soja. En: Symbolic and structural archaeology. society and ideology: An archaeological study. 99-113.A. Ventura. The spatiality of social life: Towards a transformative retheorisation. M. Relaciones XXI: 307-355.). Symbolism. B. Cambridge University Press. Mac Millán. Curacas y Señores: una visión de la sociedad política prehispánica en la Quebrada de Humahuaca.). 129154. pp. 1982.447 1996. Shanks. 1982. Demografía y cambio social en la Quebrada de Humahuca (Jujuy. Argentina) 700-1535 D. Estudios Sociales del NOA 7: 93-116. Cambridge University Press. Palma. En: Simbolic and Structural Archaeology.). En: Social relations and spatial structures. C. Nuevas Investigaciones Arqueológicas en huella (Jujuy. U.). FFyL. Ian Hodder (ed. British Arachaeological Reports. social relations and the interpretation of mortuary remains. E. J. Ideology. M. 2007. Yacobaccio (eds. . Parker Pearson. A. Mortuary practices. London. pp. Cambridge University Press. Oxford. Cambridge. Argentina). Hernández Llosas y M. Buenos Aires. Gregory y J. En: Sociedades Precolombinas Surandinas V: 235-250. TANOA. Parder. 1985. Cambrigde.C. pp. I. A. Urry (eds. D. M. Jujuy. Tilley 1982. Williams V. El Período de Desarrollos Regionales en la Quebrada de Humahuaca: aspectos cronológicos. Cambridge. 1998.. Social theory and archaeology. Calleghari y H.B. 1987. Rivolta 2004. Instituto Interdisciplinario Tilcara. symbolic power and ritual communication: reinterpretation of Neolithic mortuary practices. Ian Hodder (ed.

Tilley (ed. En: Archaeological Theory Today. J. Oxford. Tarragó (ed.). The Hermeneutics of Megalithic Space. C. C. A Phenomenology of Landscape: Places. M. En: Interpretative Archaeology.448 Entre Pasados y Presentes III Thomas. Berg Publisherds Ltd. Chacras y Pukaras. Editorial Sudamericana. Cambridge Polity. 165-186.). pp. 73-98. Oxford Tarragó. 1994. Tilley. 2001. Berg Publishers. En: Los pueblos originarios y la conquista. 257-300. Ian Hodder (ed. . M. 2000. 1993. Archaeologies of place and landscape. pp. 1. Paths and Monuments. Buenos Aires. Nueva Historia Argentina vol. Desarrollos Sociales Tardíos.). pp.

dando por sentado que además se la integra con la información procedente de diferentes disciplinas (Oliveira 2008. Esta nueva línea de investigación ha sido denominada de diferentes maneras -i.e. Renfrew 2000). cristianmcrespo@gmail. Naturales y Antropológicas. que permite estudiar la dinámica de poblaciones y factores demográficos. Cristian M.y cuando las muestras son arqueológicas. Arqueogenética o Paleogenética para referirse a estudios de ADN antiguo. Stone y Stoneking 1998). especialmente el que proviene de la mitocondria y el cromosoma Y (Schurr 2004. la arqueología ha centrado sus investigaciones en tratar de comprender y explicar la diversidad cultural de las poblaciones pretéritas y describir los procesos que incentivan los cambios culturales (Shennan 2002).com . Dpto. Antropología Genética. así como también de mediciones y comparaciones de los rasgos ambientales existentes en las distintas regiones. Universidad Maimónides. la antropología biológica comenzó a utilizar datos moleculares en sus intentos por responder interrogantes específicos. Estos * Fundación de Historia Natural Félix Azara. Todos estos estudios se encuadran dentro del marco teórico de la genética de poblaciones. de Cs. Antropología Molecular. *1 INTRODUCCIÓN Tradicionalmente. Una metodología válida para tratar dicha temática es la utilización del material genético. Este tipo de investigaciones son de marcada importancia ya que integran diversas especialidades y disciplinas permitiendo aplicar y analizar diferentes líneas de evidencias que estudian la evolución humana (Hummel 2003. entre ellos las historias y trayectorias de la dispersión global de nuestra especie así como sus migraciones internas y su evolución en el sentido más amplio. Kaestle y Horsburg 2002). que estudia la evolución y distribución de diferentes marcadores genéticos y frecuencias alélicas en distintas regiones del mundo para describir y/o modelar procesos poblacionales y su evolución.449 APLICACIÓN DE METODOLOGÍAS MOLECULARES EN CONTEXTOS ARQUEOLÓGICOS CRESPO. Para alcanzar tales metas se ha valido de la construcción de secuencias culturales mayormente sobre bases tipológicas. En las últimas décadas.

Teniendo en cuenta lo expuesto anteriormente. Krings et al. la mayoría de la información de la Antropología Genética o Molecular proviene del ADN de poblaciones humanas actuales y en menor cantidad. presentar los resultados parciales obtenidos de la extracción y tipificación de ADN antiguo a partir de piezas dentales de individuos adultos procedentes del Museo regional Rosa Novak. Kaestle y Horsburg 2002). y se realizaron paleo-diagnósticos de parásitos o microbios relacionadas con la salud de distintas poblaciones (Hummel 2003. 2010. 2007. En segunda instancia. se reconstruyeron procesos demográficos y evolutivos en diferentes poblaciones. Santa Cruz y su posterior remontaje. Krause et al. Recientemente se han diseñado diferentes protocolos y metodologías a fin poder extraer ADN de restos esqueletales de manera exitosa. Un momento crucial para todos . sin correr riesgos de contaminación (Carnese et al. 1987) y su relación con otras poblaciones emparentadas. Crespo et al. también fueron utilizadas para modelar el origen del género Homo y su dispersión global conocida bajo el nombre de la “hipótesis de la Eva mitocondrial” (Cann et al. 2009. A su vez. se identificaron especies extintas y no extintas en el registro arqueológico. como es el caso de los Neandertales (Green et al. Puerto San Julián. Como ejemplo se establecieron filiaciones entre distintas poblaciones extintas. se analizaron los patrones culturales relacionados con el acceso a recursos.450 Entre Pasados y Presentes III estudios probaron ser útiles en diversas problemáticas de difícil y/o ambigua resolución en el registro arqueológico. 2009. 2004) e integrarlos interdisciplinarmente. se realizaron reconstrucciones climáticas. el siguiente trabajo tiene como meta dos objetivos: en primera instancia. se determinaron procesos de domesticación de plantas y animales. de estudios realizados utilizando ADN antiguo. ESTUDIOS DE ADN ANTIGUO Y SU APLICACIÓN EN ARQUEOLOGÍA A partir de la década de 1980 los estudios de marcadores genéticos por técnicas moleculares comenzaron a utilizarse en diversas problemáticas antropológicas y arqueológicas en todo el mundo de manera frecuente. enfocándonos principalmente en el ADN mitocondrial (ADNmt de ahora en más) y su utilización en estudios arqueológicos y de poblamiento americano. Actualmente. 2000). analizar las características y los principales marcadores genéticos utilizados en el análisis de ADN antiguo. Pääbo et al.

modificada luego en 1999 (Andrews et al. acceso diferencial a recursos claves (Speller et al. 2006. En el campo del ADN antiguo. identificación de especies animales y vegetales en el registro arqueológico (Burger et al. demostrando la supervivencia del mismo en tejidos óseos antiguos (Hagelberg et al. 2005). estudios de parentesco en poblaciones prehistóricas (Keyser-Tracqui et al. 1981). Actualmente se disponen de . ya que por primera vez se logra extraer y amplificar ADN procedente de restos arqueológicos. En 1989 se produjo otro gran avance técnico.permitiendo amplificar y copiar los segmentos de ADN elegidos para cada investigación. 2007). Años posteriores se demuestra la presencia de ADN en un infante momificado (Pääbo et al. los primeros trabajos comenzaron también la década de 1980. 1989). reconstrucciones paleo ecológicas (Barnes et al. 2000). 1984). Estos estudios y metodologías están aportando lentamente evidencias e información adicional sobre problemáticas de interés arqueológico. dentro de los cuales se pueden nombrar como principales: la determinación del sexo para reconstrucciones demográficas (Hummel 2003). Su estado de conservación depende la temperatura y la humedad del contexto donde estaban depositados (Kaestle y Horsburgh 2002). 2000). En arqueología. 1999) ya que proporcionó la secuencia contra la cual comparar los demás ADNs mitocondriales que se estaban obteniendo en diversas investigaciones. CARACTERÍSTICAS DEL ADN ANTIGUO Y DE SU EXTRACCIÓN El ADN antiguo se puede extraer exitosamente de una gran variedad de restos orgánicos. 2003) y el análisis de diferentes marcadores genéticos a fin de dar cuenta de la dispersión de los humanos en diferentes continentes y los procesos microevolutivos que primaron en las poblaciones durante dicho procesos (Schurr 2004). procesos de domesticación de plantas y animales (Fernández et al. Inicialmente investigadores chinos comprobaron que el ADN podía presentarse preservado en tejidos corporales muy antiguos (Hunan Medical School 1980). además de la posibilidad de unir diferentes líneas de investigación y disciplinas que estudian el pasado del hombre. estas metodologías han comenzado a aplicarse con éxito en diferentes tópicos de interés.451 estos estudios fue la secuenciación completa del genoma mitocondrial (Anderson et al. Marín et al. Un evento de vital importancia fue la invención de la reacción en cadena de polimerasa -PCR de aquí en más.

debido a que cualquier molécula de ADN moderno puede estar en las muestras. dificultando el estudio de fragmentos de ADN de gran cantidad de pares bases. barbijos. anteriormente nombradas. conllevando a una interpretación errónea de los resultados. enzimas y soluciones sean alicuotados y utilizados sólo en la extracción de ADN antiguo y sean almacenados en lugares sin contacto con ADN moderno o fuentes de contaminación. enzimas y demás herramientas que se utilizan en los procesos de extracción y purificación. las posibilidades de contaminación están siempre presentes. c) blanqueo (tratamiento con hipoclorito de sodio e irradiación con UV) de accesorios. f) en la PCR. d) asegurar que todos los reactivos. Kaestle y Horsburg 2002). i) utilizar un blanco testigo que acompañe la muestra en todo el proceso de extracción a fin de detectar la presencia de posibles contaminaciones. Cada uno tiene diferentes características y su utilización depende de la información que se necesite .452 Entre Pasados y Presentes III distintos protocolos relacionados con la extracción de ADN antiguo (Hummel 2003. MARCADORES GENÉTICOS UTILIZADOS EN ADN ANTIGUO Actualmente se disponen de diferentes sistemas genéticos para estudios en poblaciones actuales. herramientas. e) aislar los lugares de trabajo que sean utilizados en los diferentes pasos de la extracción. 2004). Pääbo et al. g) toda la maquinaria a utilizarse debe limpiarse y remover el posible ADN existente y utilizarse solo para muestras antiguas. mesadas. Por las limitaciones que posee el ADN antiguo. h) utilización de guantes. Kaestle y Horsburg 2002. Para evitar dicha contaminación se utilizan comúnmente los siguientes protocolos: a) las superficies de las muestras debe ser tratada con hipoclorito de sodio con el fin de remover la posible contaminación de ADN exógeno. reactivos. mascarillas y guardapolvos descartables. Es esperable que el ADN contenido en las muestras antiguas esté degradado. se utilizan mayoritariamente marcadores factibles de amplificar. Diversos investigadores han marcado a las etapas de extracción y amplificación del ADN como las más críticas (Hummel 2003. Los laboratorios de ADN antiguo deben estar aislados física y logísticamente de toda investigación biológica. b) todos los materiales con los cuales se trabajará la muestra o que tendrán contacto con ella deben estar libres de ADN. el movimiento del aire y la transferencia de tubos y pipetas puede fácilmente agregar ADN exógeno que puede llegar a contaminar la muestra. etc. A su vez.

Su número varía dependiendo de la célula.(Anderson et al. por lo que se conocen muy bien sus tasas de mutación. que no poseen recombinación genética en el momento de la concepción. Es un genoma que ha sido muy estudiado. Los mismos pueden dividirse en: a) biparentales (heredados de ambos padres) que poseen recombinación en el momento de la concepción. CARACTERÍSTICAS DEL ADN MITOCONDRIAL Las mitocondrias son organelas localizadas en el citoplasma celular presentes en la mayoría de las células. Schurr 2004.569 pares bases. Lalueza et al. Dentro de esta categoría pueden nombrarse a los grupos sanguíneos ABO (Hummel et al. Posee una región no codificante llamada región control . es posible rastrear las líneas maternas de cualquier población. Todas estas características han sido utilizadas para estudiar el proceso de dispersión del género Homo a través del continente americano y los diferentes procesos que modelaron su estructura actual (Carnese et al. Crespo et al. Stone y Stoneking 1998. Dentro de esta categoría pueden nombrarse a la región no recombinante del cromosoma Y (Keyser-Tracqui et al. sitios polimórficos. y. Poseen una pequeña cantidad de ADN -16. 1981) de forma circular. b) uniparentales (heredados solamente de uno de los padres). 1997). entre otros). 2003) de herencia exclusivamente paterna y al ADN mitocondrial (Stone y Stoneking 1998) de herencia exclusivamente materna. denominadas STRs autosómicos (Keyser-Tracqui et al. ya que al no poseer recombinación. Kaestle y Horsburg 2002. las cadenas de repeticiones cortas. Hummel 2003. De todos los marcadores nombrados anteriormente. 2003) y al gen de la amelogenina (Hummel 2003) que se utiliza para realizar el sexado molecular de los individuos. Una de las principales características de las mitocondrias es la de poseer un sistema genético propio. Están repartidas de forma uniforme en todos el organismo. 2002). su gran número de copias aumenta las posibilidades de recuperarlo en restos antiguos (Hummel 2003. tanto vegetal como animal. el ADNmt es el más utilizado en genética de poblaciones. 2009. y lugares de corte para análisis moleculares y filogenéticos.453 obtener y del objetivo de investigación que se tenga. A su vez. 2009.

Estos procesos ocurren también en el ADN mitocondrial.454 Entre Pasados y Presentes III (dividida en HVR I y HVR II) la cual posee una alta tasa de mutación (Anderson et al. deleción de 9bp en la región COIII/tRNA. Hummel 2003). A cada haplogrupo amerindio le corresponde un conjunto de polimorfismos en particular. pérdida de sitio para la enzima HincII en posición 13259. 1981. ESTUDIOS DE ADNMT EN POBLACIONES NATIVAS AMERICANAS En poblaciones nativas americanas. por lo que el nuevo ADN que ha sufrido la mutación estará presente en la descendencia.o bien. lo cual ha permitido reconocer diferentes haplogrupos mitocondriales. Todas estas investigaciones se basan en la existencia de haplogrupos reconocidos mediante RFLP –Polimorfismos de longitud de fragmentos de restricción. Stone y Stoneking 1998). el primer estudio genético poblacional llegó a la conclusión de que el ADNmt existente en las poblaciones americanas era diferente al presente en las demás poblaciones de todo el mundo (Johnson et al. haplogrupo C. y haplogrupo D. haplotipos reconocidos mediante secuenciación de la región HVR I y II. En la actualidad es ampliamente aceptado que ciertas características del ADNmt son típicamente de origen amerindio. Dentro del restante ADNmt se encuentran diferentes polimorfismos los cuales son característicos de ciertas poblaciones y regiones geográficas. ganancia de sitio de corte en la posición 663 para la enzima HaeIII. . Los mismos pueden definirse a través de enzimas de restricción mediante la técnica de RFLP como (ver Stone y Stoneking 1998): haplogrupo A. 1997. El reconocimiento de dichos polimorfismos es utilizado en la actualidad para realizar filiaciones y filogenias maternas de diferentes grupos humanos. Esas mutaciones se introducen al azar dentro de la molécula de ADN y es lo que se observan para realizar comparaciones. Schurr 2004. En poblaciones americanas actuales se ha logrado determinar la existencia de ciertos polimorfismos del ADNmt (Bonatto y Salzano 1997a y b. Los polimorfismos. Estas mutaciones pasan de una generación a otra. Dichas características son puntos de mutación -cambios en la secuencia de los nucleótidos base-. Lalueza et al. pérdida de un sitio de corte para AluI en posición 5176. definidas como el cambio de uno o más nucleótidos en una secuencia genética. como su nombre lo indica (muchas formas) son producto de errores ocasionales en la copia del ADN llamadas mutaciones. haplogrupo B.

Algunos investigadores han postulado un tipo de patrón clinal siguiendo un sentido Norte-Sur en la frecuencia de ciertos haplogrupos -C y D. llevando a los autores a proponer una posible conexión entre asiáticos y americanos y describiendo las características de haplogrupo D. En 1990. que fue denominado como X (Foster et al. B. no se verifica una distribución clinal para el haplogrupo B. Rodriguez-Delfín et al. 2005. pero está en muy baja frecuencia en ciertas zonas del Norte de Norteamérica (Merriwether et al. c) los haplogrupos A. Centro y Sudamérica. 1997. 2001). con la misma metodología.se observan altas frecuencias de los haplogrupos A y B. La información del ADN antiguo ha permitido comprobar esto. mientras que los haplogrupos C y D muestran un incremento en dirección Norte-Sur. Schurr 2004). .455 1983). El haplogrupo A muestra una disminución en su frecuencia con sentido Norte-Sur. informando la presencia de diferentes polimorfismos que eran desconocidos en otras poblaciones (Wallace et al. se confirmó las afinidades asiáticas del ADNmt americano. que puede ser causado por procesos que afectaron la demografía o por selección de esas características (García et al. 1997). Lalueza-Fox et al. A su vez. Este patrón se observa claramente en la Patagonia (García et al. ambos efectos del surgimiento de los diferentes imperios -Inca sobre todo. 1985). en ciertas regiones de Sudamérica -región andina y aledañas. La información genética ha permitido establecer que: a) los cuatro mayores haplogrupos se encuentran en poblaciones de Norte. se logró caracterizar los haplogrupos amerindios A. 1996). Por último.y sociedades estatales (Moraga et al. lo cual puede estar relacionado con procesos micro evolutivos como el flujo genético y deriva. Lalueza et al. la subsecuente diferenciación genética de las poblaciones nativas en ciertas regiones geográficas o aspectos de ambos procesos (Schurr 2004). En contraste. b) se puede observar a través de los grupos amerindios y muestras prehistóricas patrones intercontinentales de distribución de los haplogrupos. patrón que indica que éstos estaban presentes en la o las migraciones hacia el Nuevo Mundo. 1994) y Sudamérica (Lalueza et al. tanto para las muestras modernas como para las antiguas. 2006. Stone y Stoneking 1998) sumado recientemente a la confirmación en restos arqueológicos del haplogrupo X en Norteamérica (Mahli y Smith 2002). 2006.en detrimento de los restantes. y C (Schurr et al. 1990). En 1985. ya que en todas las Américas se encuentran identificados cuatro haplogrupos fundadores (Schurr 2004. Se ha interpretado que estas distribuciones podrían estar reflejando los patrones originales del poblamiento americano. se confirmó la presencia de un quinto haplogrupo. 1997).

Kitchen et al. Pero por las dificultades que presenta algunas veces el registro arqueológico en relación a su grado de integridad y preservación -que en ciertas áreas y/o rangos temporales puede ser muy bajo-. las posibles rutas migratorias y momento de arribo al continente. 2008). Lanata 1996). Pero han enfrentado limitaciones . Este patrón probablemente demuestra una situación en la que la deriva genética y el efecto fundador han influenciado una extinción estocástica o una fijación de ciertos haplogrupos mitocondriales. que el poblamiento inicial podría haber sido conseguido con una sola migración (Bonatto y Salzano 1997a. Se ha calculado según la diversidad genética existente en aborígenes. C y D parecen proceder juntos de una misma migración. 2008). particularmente su extremo sur. biológica y tecnológicamente a los primeros pobladores del Cono Sur con aquellos que ingresaron al continente inicialmente. Pearson 2004). Dillehay 2000. 2007. ya que el grado de la información recuperable muchas veces puede ser disímil (Borrero 2001 a y b. Fiedel 2000. 2007). Kitchen et al. Dejean et al. pero muchas de las tribus actuales reflejan ausencia de al menos uno de los linajes (Schurr et al. con una rápida expansión geográfica posterior (Dejean et al. Otros investigadores han tratado de explicar el proceso de poblamiento en América y. 2007. f) la fecha calculada para la separación de los grupos y el poblamiento americano ronda los 20. ESTUDIOS DE POBLAMIENTO AMERICANO Arqueológicamente muchos estudios han hecho hincapié en problemáticas tales como la relación entre poblaciones y su evolución y adaptación a diferentes ambientes. tratando de rastrear este proceso y unir histórica. entre otros). A su vez. Meltzer 1992. 1990).000 años (Bonatto y Salsano 1997a y b. a través de los hallazgos de sitios tempranos y la construcción de tipologías basadas en puntas de proyectiles (Borrero 2001a.456 Entre Pasados y Presentes III B. los procesos demográficos que atravesaron y su dispersión por los distintos ambientes (Dillehay 2000. el número de migrantes pudo haber sido muy reducido y aún así explicaría perfectamente la distribución y variabilidad genética existente. puede ser difícil contestar completamente los interrogantes mencionados. con posibilidad de que la o las poblaciones hayan estado expuestas a un asilamiento geográfico muy marcado antes de ingresar al continente. Dejean et al.

Pearson 2004). Crespo et al. En pocas ocasiones se ha utilizado la aplicación de técnicas moleculares sobre restos arqueológicos del territorio argentino (Carnese et al. 1997). Schurr 2004. Stone y Stoneking 1998. salvo que proceden de trabajos de remoción de terreno en diferentes cascos de estancias de las inmediaciones de la ciudad.457 en la información disponible en el registro arqueológico con fechas tempranas. y la metodología para establecer dichas comparaciones (Pearson 2004. San Julián. Bonatto y Salzano 1997a y b. Se ha utilizado marcadores mitocondriales y sus mutaciones para estudiar cómo pudo darse este proceso -i. Son parte de colecciones que posee el museo cedidas por coleccionistas privados para su estudio y preservación. Diversos autores han remarcado que las discontinuidades y fragmentariedad del registro arqueológico puede deberse a un problema de muestreo o explicarse por la dinámica del proceso de dispersión de una población y su entrada a un nuevo espacio. La obtención de esta información ha permitido inferir posibles procesos microevolutivos (como deriva. 1997) para el estudio del poblamiento y demografía MATERIALES Y MÉTODOS Las muestras Las muestras analizadas fueron obtenidas en el Museo Regional Rosa Novak. tecnológicas y biológicas de dichas poblaciones (Borrero 2001 a y b.e. migración o selección) que pudieron atravesar las poblaciones humanas en el pasado (Lalueza et al. Politis 1991). dando lugar a cuellos de botella y efectos fundadores. relaciones entre poblaciones y de ancestría entre grupos extintos y actuales. los cuales son de gran utilidad para estudiar la dinámica de la dispersión en las Américas y el poblamiento de diferentes espacios en particular (Schurr 2004). migratorios. Pto. 2009. Provincia de Santa Cruz. Actualmente no se disponen de fechados ni información contextual de las mismas. entre otros-. lo cual puede haber afectado las características demográficas. Lanata 1996. Se tomaron cinco piezas dentales y un fémur de diferentes individuos adultos. Las mismas fueron: segundo premolar superior izquierdo (rotulado como . pero se analizaron hasta ahora sólo tres muestras. Demarchi et al. 2001. Analizar la distribución de los linajes maternos a través del espacio ha contribuido a estudiar procesos evolutivos. 2010. Lalueza et al.

A fin de detectar los polimorfismos mitocondriales amerindios clásicos se realizó digestión enzimática o RFLP –Polimorfismos de longitud de fragmentos de restricción. Debido a que el ADN antiguo suele estar degradado y en poca cantidad. Inicialmente se sumergió la pieza en hipoclorito de sodio por diez minutos para limpiarla de cualquier fuente de contaminación presente en la superficie de la pieza. de EDTA 0. se empleó para purificarlo y concentrarlo el equipo Wizard SV Gel and PCR Clean-Up System (Promega. Se utilizó una reacción en cadena de polimerasas (PCR) para obtener un gran número de copias de la sección del ADNmt y del gen de la amelogenina. Se obtuvo su pulpa dental en forma de polvo con una fresa y se recolectó el mismo en un tubo estéril. ya que presentaban las mejores probabilidades de extracción del ADN. 200 µl de SDS y 50 µl de Proteinasa K para obtener el material genético y eliminar posibles impurezas. Se realizaron alícuotas del 60-70 mg. USA). por pieza analizada. para efectuar posteriormente las contra muestras necesarias siguiendo las recomendaciones bibliográficas (Kuch et al. dejando de lado las demás piezas para análisis posteriores. se le adicionó 800 µl de Buffer de extracción. Para ello se analizó sólo la pulpa dental. A estas alícuotas se les agregó un ml. Extracción y tipificación del ADN Con el fin de preservar las piezas dentales se priorizó aplicar una metodología no destructiva sobre las muestras. ya que dicho gen es dimórfico: en el cromosoma X tiene una deleción de 6 pares bases con respecto al de cromosoma Y. Stone y Stoneking 1998). Se sujetaron las piezas dentales a una morsa y se retiró su raíz con un minitorno. ascendiendo a una cantidad aproximada de 200 mg. obteniéndose diferente patrón bandas . Stone y Stoneking 1998). segundo premolar derecho (rotulado como DA2) y un tercer molar superior derecho (rotulado como DA3). Para el gen de la amelogenina no hizo falta realizar una RFLP. Esto se realizó en un rotador a 55 ºC durante 12 horas. Dicha reacción nos permitirá ver a través de diferentes enzimas los sitios de corte característico para cada haplogrupo mitocondrial (Schurr 2004. Como paso siguiente. siguiendo los protocolos estándar para este tipo de muestras (Hummel 2003. Winsconsin. 2007). Stone y Stoneking 1998).458 Entre Pasados y Presentes III DA1). Luego se extrajo el ADN siguiendo los protocolos de Fenol-Cloroformo Isoamílico (Hummel 2003).siguiendo los protocolos mencionados en otros trabajos (Hummel 2003.5 M a Ph 8 para remover todo el calcio y liberar el material orgánico presente.

es importante considerar la obligación primordial de preservación que debe tener cualquier investigador por sobre cualquier proyecto o interés de investigación. Las muestras analizadas en este trabajo fueron remontadas lo mejor posible a su estado original. Para los marcadores mitocondriales.459 en las amplificaciones de individuos masculinos y femeninos. Remontaje de las piezas Debido a que los análisis de ADN se realizaron a partir de la pulpa dental. siempre cabe la posibilidad de que las piezas arqueológicas analizadas sufran algún tipo de daño. Figura 1. las piezas pudieron ser resguardadas de posibles fisuras o fracturas en su parte externa. En este caso. se pudo determinar en dos de las tres . Para este cometido se rellenó la cavidad producto del acopio de su pulpa con un monómero autocurable del mismo matiz de la pieza (Figura 1) para poder ser devuelta en las mejores condiciones posibles a las autoridades del museo que permitieron nuestros estudios. Estado de las tres piezas dentales luego del proceso de extracción de su pulpa y su remontaje posterior. RESULTADOS Se pudo determinar en dos de las muestras (DA2 y DA3) que los segmentos correspondientes al gen de la amelogenina eran los esperados en individuos de sexo femenino. De todas maneras.

la presencia del haplogrupo D. D y X sólo en Norteamérica). la demografía y factores geográfico-ambientales (Dejean et al. ya que la misma variabilidad de haplogrupos mitocondriales es la encontrada en todas las muestras arqueológicas hasta ahora analizadas por diversos investigadores. Lalueza et al. 2009) en distintas frecuencias. Si bien los individuos muestreados en el presente trabajo y los que están disponibles en bibliografía son un conjunto pequeño aún. Esto se ve reflejado sobre todo en los estudios del poblamiento americano.460 Entre Pasados y Presentes III muestras analizadas (DA2 y DA3). A su vez los resultados obtenidos en este estudio demuestran la factibilidad de la extracción de ADN a través de pulpa dental sin destruir la pieza (Figura 1) y la . 1997). Los haplogrupos C y D continúan teniendo alta frecuencia en la región de procedencia de las muestras avalando las hipótesis actuales sobre la distribución de linajes maternos en América (Dejean et al. Schurr 2004). habituales en este tipo de material. de diferentes extracciones para comprobar la autenticidad de los mismos. En la región Patagónica se encontraban identificados sólo dos haplogrupos (C y D). No se pudo determinar ningún marcador genético para la muestra rotulada como DA1. posiblemente por la presencia de inhibidores que estaban presentes en la muestra. en un total de 40 individuos de diferentes sitios arqueológicos de Fuego-Patagonia de Argentina y Chile. variando las mismas en relación a la antigüedad de las muestras. Los análisis de ADN antiguo permiten avalar estos resultados. 2007). además del C y D (Moraga et al. hecho interpretado como resultado de procesos microevolutivos relacionados con efectos fundadores y deriva génica (Lalueza et al. 2007. Actualmente se hallan reconocidos cinco haplogrupos mitocondriales fundantes en toda América (A. DISCUSIÓN Si bien el análisis de ADN antiguo es sumamente laborioso creemos que la información que se obtiene es muy valiosa y de aplicabilidad en diversas disciplinas. B. Dicho resultado fue repetido en dos PCRs distintas. De todas maneras los autores remarcan que el haplogrupo B comienza a disminuir hasta desaparecer cuanto más próximas al presente son las muestras. C. Recientes investigaciones han identificado al haplogrupo B. 1997. la baja o ausente frecuencia de los haplogrupos A y B en Patagonia puede entenderse debido a la estructura poblacional.

Kubacka. Apoyo financiero de UBACyT y Conicet. 1981. B. AGRADECIMIENTOS Se agradece a la Fundación Félix de Azara por sus colaboraciones. Nierlich. Barrell.B. Crouin. intentando remover los inhibidores presentes en la muestra DA1 y comenzando los estudios sobre las piezas restantes. B. F. D. N. También agradecemos a la Municipalidad de la ciudad de Puerto San Julián. Staden. J. A. Lightowlers. Journal of Archaeological Science 27:91-100. J. R. F. y Salzano. A. por prestar sus instalaciones e insumos y a la sección de Antropología biológica de la Facultad de Filosofía y Letras y a su director Dr. A. K. I.B. Chinnery. Reanalysis and revision of the Cambridge reference sequence for Human mitochondrial DNA. I. BIBLIOGRAFÍA Anderson.R. 1999. American Journal of Human Genetics 61:1413-1432. I. Barnes. al C. Con el material genético obtenido se están realizando determinaciones de otros marcadores genéticos.E. 1997a. N. S.D.A. Sanger. Diversity and Age of the Four Major mtDNA Haplogroups. Carnese. Smith. I. M. and their Implications for the Peopling of the New World. D. Schereier. de Bruijn. DNA-based identification of goose species from two archaeological sites in Lincolnshire. Bonatto.461 posibilidad de comenzar a realizar íntegramente estudios de este tipo en laboratorios de este país. Roe. Universidad Maimónides. a las autoridades del museo regional Rosa Novak y de la Secretaría de Cultura de la ciudad. 2000. Andrews. . P. F. y Doney. S. Nature Genetic 23:147. Young. Bankier. y Howell. R and Young. Turnbull. Eperon. P. Coulson. Nature 290:257265. Sequence and organization of human mitochondrial genome.

C.. R.A. C. 2009. Crespo. M. 2001b. Cann. M. C. F. A single and early migration for the peopling of the Americas supported by mitochondrial DNA sequence data. C. Carnese y A. R. Dejean. Ponencia presentada en las Novenas Jornadas Nacionales de Antropología Biológica. Tomo II. Martino. Extracción y tipificación de ADN a partir de piezas dentales de muestras arqueológicas de la Prov. Carnese y J. L. Paleogenetical study of pre-Columbian samples from Pampa Grande (Salta. Argentina. Proceedings of the National Academic of Science 94:1866-1871. L. Dejean. . Keyser. Argentina.). En: Historia argentina Prehispánica. F. descontinuidades: discusiones sobre arqueología Fuego-Patagónica. Lanata. Osella 2007. Stoneking y A. J. Emecé editores S. Crubezy 2010. Cambios. 815-838. Wilson 1987. Lanata. C. El poblamiento de la Patagonia: toldos. Nature 325: 31-36 Carnese. de Santa Cruz. Paleogenetics and cultural Heritage. págs. Mendisco. M. continuidades.462 Entre Pasados y Presentes III 1997b. Demografía y distribución de haplogrupos mitocondriales durante la dispersión inicial en las Américas. Simposio: Historia Evolutiva de las poblaciones aborígenes americanas. Puerto Madryn.. Brujas. Mitochondrial DNA and human evolution.. Dejean. Buenos Aires. Argentina). B. S. milodones y volcanes. J. Ponencia presentada en VIII Jornadas Nacionales de Antropología Biológica. J. Hummel. 2001a. Borrero. Dugoujon. Ludes y E. M. Termochimica Acta 365:141-146. C. Eduardo Beberián y Axel Nielsen (Comp. American Journal of Physical Antrhopology 141:452-462. y B. Salta. Córdoba. Bravi. Argentina. F. Species determination and STR genotiping from ancient DNA in art and artifacts. F. C. Herrmann 2000. J. Burger.

P. 2000. Fritz. S. Science 328:710-722. Fiedel.. A. MarquesBonet. Briggs. Divergent mtDNA lineages of goats in Early Neolithic site. Russ. D.. Perseus Basics Books. U. H. S. Birney. Journal of Archaeological Research 8:39-103. S. Verna. E. C. J. S. H. Schmitz. Falush. Proceedings of National Academy of Science 103:15375-15379. Affourtit. Vigne. 2009. Doronichev. Hanni. Durand. Fernandez. S. H. Luikart. A. Nusbaum. N. R. Foster. Krause. J. Vera. T. C. B. C. C. D. Gusic. Henriquez. new theories and future directions. T. Burbano. y Taberlet. R. Patterson. Hober. B. Petri. Hoffner. Butthof. Dillehay. Hansen. Lachmann. American Journal of Physical Anthropology 129: 473-481. Rosas. Bandelt 1996. Helmer. N. Novod. Rudan. Origin and Evolution of Native American mtDNA Variation: A Reappraisal. Eichler. E. 2006. Rothhammer 2006. The peopling of the new world: present evidence. E. Absence of the 9-bp deletion of mitochondrial DNA in prehistoric inhabitants of Argentina. Hodgins. F. D. Maricic. Schultz. Egholm. A new perspective. Zhai. M. Z. de la Rasilla. M. New York. Colantonio y A. J. R. Llop. Meyer. Slatkin. D. G. A. G. H. J. A. García. Nielsen. Green. Li. I. P. C. A. . Stenzel. Good. E. N. A. E. Reich. J. Alkan. W. 2000. C. Weihmann. M. Lander. The settlements of Americas. K.. H. M. American Journal of Human Gentics 59:935-945. Brajkovic. Malaspinas. Kelso. G. A draft sequence of the Neandertal genome. Harding. V. C. D. T. J. far from the initial domestication areas. M. Torroni y H. Marcelino 2001.463 Demarchi. Golovanova. Aspillaga y F. J. Miquel. Prufer. Johnson. Kucan. Millikin. M. P. M. L. Jensen. M. M. y Paabo. Panzetta-Dutari. mtDNA Microevolution in Southern Chile´s Archipielagos. Human Biology 73:575-582. J. Siegemund. Hughes. A. J. Fortea. Moraga. R. Kiecher. P. Lalueza-Fox.

. International Journal of Legal Medicine 116:327-333. R.. A. H. J. Hanni. D. Ancient DNA tiping. Bertrantpetit.464 Entre Pasados y Presentes III Hagelberg.. F. J. Journal of Molecular Evolution 19:255-271. Hunan Medical College 1980. S. Hummel. Berlin Heidelber. Ludes 2003. Apliccations and Ethics. D. Kitchen. Herrmann 2002. Green. C. Lalueza-Fox. Paabo 2007. 2003. S.000year old necropolis in the Egyin Gol Valley of Mongolia. Mulligan 2008. Current Biology 17:1908-1912. Ancient bone DNA amplified. de la Rasilla. E. Beijing Ancient Memorial Press. Kaestle. Ferris. strategies and applications. Beijing. Wallace. E. Nature 342:485-485. A Three Stages Colonization Model of the Peopling of Americas. M. M. . Radiation of human mitochondrial DNA types analyzed by restriction endonuclease cleavage patterns. Miyamoto y C. J. Rosas y S. Schmidt. Crubezy y B. The derived FOXP2 variant of modern human was shared whit Neandetals. Hummel.. J. C. ABO blood group genotyping of ancient DNA by PCR-RFLP.. Ancient DNA in Anthropology: Methods. Johnson. W. y K. Orlando. Plos One 3(2):1-7. Springer-Verlag. American Journal Of Human Genetics 73:247-260. Enard. Keyser-Tracqui. Cavalli-Sforza 1983. Fortea. Yearbook of Physical Anthropology 45:92-130. M. Horsburgh 2002. Hedges 1989. S. Sykes y R. Krause. Study of an ancient cadaver in Mawantui tomb no. Kahle y B. A. L. Methods. Nuclear and mitochondrial DNA analysis of a 2. C. M. Hublin. Burbano. Rattazzi y L. B.1 of the Han dynasty in Changsha. M.

A. B. Kuch. E. M. Evolutionary Anthropology 1:157-169. H. G. Heredity 99:1-11.. M.. P. M. M. Knyf. Ghossschmidt. Nature 26:144-146. American Journal of Physical Anthropology 132:594-604. von Haeseler. Cornudella y D. Yaya. J. Cambios para evolucionar: las propiedades del registro arqueológico y la evolución de los grupos humanos en Patagonia y Tierra del Fuego. Thomas. Smith 2002. J. Meyer. Rothhammery R. Turbon 1997. Malhi. Puerto Madryn. Human Molecular Genetics 6:41-46. Rosadio. C. Gilbert. Stoneking y H. C. Bruford y J. Kadwell. Meltzer. Capelli. L. Pääbo 2000. I. Grocke. H. A Spotorno. M. D. E. J.465 Krings. y D. En: Arqueología. D. F. Solo Patagonia. C. Prats.. L. S. Merriwether. American Journal of Physical Anthropology 119:84-86. Marín. K. Casey. F. M. Wheeler 2007. A. Paunovic y S. Younghusband. A view of Neanderthal genetic diversity. CENPAT-CONICET. Rodriguez. Marshall. Lack of founding Amerindian mtDNA lineages in extinct Aborigines from Tierra del Fuego-Patagonia. Pérez. 1992. K. Possnert. Brief Comunication: Haplogroup X Confirmed in Prehistoric North America. Tschentscher. Mitochondrial phylogeograhy and demographic history of the Vicuña: implications for conservation. Ferrell . Lanata. M. D. T. J. Olazabal. Pleistocene peopling of the Americas. Willerslev. Poinar 2007. R. Julieta Gómez Otero (Comp). M. págs 99-106. Lalueza. Hoces. 1996. Geisert. R. Young. A Preliminary Analysis of the DNA and Diet of the Extinct Beothuk: A Sistematic Approach to Acient Human DNA.

. Barrientos. Costa Rica. Santoro. 2004. Moraga. D. Pääbo. Franco y L. M. University of Arizona Press. David Yesner y Georges Pearson (comp) Tucson. Serre. V. Experientia 50:592-601. Pearson. Clive Barton. 1984. y Hofreiter. 2004. . C. O. 2008. G. Vigilant. Politis. Poinar. H. G. P. S. Despres. N. Grahame Clark. Pan-american paleoindian dispersal and the origins of fishtail projectile points as seen through the lithic raw-material reduction strategies and tool-manufacturing techniques at the guardiria site. Goñi. Archaeology Review of Cambridge 23(1):109-126. J. S. Genetic Variation in the New World: Ancient Teeth. American Journal of Physical Anthropology 127:170-181. Bone. M. Kuch. Moraga. págs 85-102. Reyes. Microevolution in Prehistoric Andean Populations: Chronologic mtDNA Variation in the Desert Valleys of Northern Chile. R. Carvallo y F. L. A theory of archaeogenetics. Turrialbe valley. and Tissue as Sources of DNA. Rothammer 2005. F. Über den Nachweis von DNA in altägyptischen Mumien.466 Entre Pasados y Presentes III 1994. G. Standen. Puerto Madryn. Borrero 2009. N. Das Altertum. Linajes mitocondriales fundadores en restos humanos prehistóricos de Patagonia y Tierra del Fuego.. H. V. Pääbo. J. Oliveira. Hebler. Mena. Ponencia presentada en las Novenas Jornadas Nacionales de Antropología Biológica. M. M. Krause. Genetic Analyses of Ancient DNA.30:213-218. En: The settlement of the American continent: A multidisciplinary Approach to Human Biogeography. Rholand. Molecular biology and the human past. Annual Reviews of Genetics 38:645-679.

Weiss. J. C. Y. 2004. C. Rubin-de-Celis y M. Ancient DNA investigation of prehistoric salmon resource utilization at Keatley Creek. Speller. Grahame Clark. Genetic Diversity a Andean Population from Peru and Regional Migration Patterns of Amerindians in South America: Data from Y chromosome and Mitochondrial DNA. McDonald Institute Monographs. Genes. Hayden 2005. Zago 2001. Journal of Archaeological Science 32:1378-1389 Stone. Fishtail projectile point in the southern cone of South America: an overview. págs 287-301. D. D. Yang y B. University of Arizona Press. Thames & Hudson Ltd. D. Knowler. Amerindian mitochondrial DNAs have a rare asian variant at high frecuencies suggesting they derived from four primary maternal lineages. y Wallace. Schurr. T. T. L. British Columbia. 1990. S. Robson Bonnichsen y K. K. Rodríguez-Delfín. Hodge. Canada. Ballinger. 2002. En: The settlement of the American continent: A multidisciplinary Approach to Human Biogeography. Merriwether. Tummire. Renfrew. Memes and human history. Archaeogenetics: Towards a Population Prehistory of Europe. 2000. En: Clovis. David Yesner y Georges Pearson (comp) Tucson. London. y M. Cambridge UK. Shennan. Oregon. Stoneking .467 1991. Lawrence. An Anthropological Genetic View of the Peopling of the New World. Darwinian archaeology and cultural evolution.L. Clive Barton.. S. Human Heredity 51:97-106. págs 11-27. Origins and adaptations. American Journal of Human Genetics 46:613-623. V. Corvallis: Center for the study of the first Americans. Schurr. D. A. W. Gan.

. Dramatic founder effect s in Amerindian mitochondrial DNAs. American Journal of Human Genetic 62:1153-1170. Garrison. 68:149-155. mtDNA Analysis of a Prehistoric Oneota Population: Implications for the Peopling of the New World. y W. American Journal of Physical Anthropology. K. Wallace.468 Entre Pasados y Presentes III 1998. Knowler 1985.

sin producir una fractura de la cosmovisión. el avance del Imperio Inca sobre las poblaciones locales implicó la apropiación de sus lugares sagrados (wak’a). a partir del estudio de las prácticas mortuorias. regulando así la relación entre la comunidad y lo sagrado.kergaravat@gmail. SALTA KERGARAVAT.com ** FFyL. Este sustrato ideológico también formaba parte del mundo incaico ¿Por qué los incas no se apropiaron directamente de estas prácticas. las manifestaciones hacia los muertos producen y reproducen tanto el vínculo entre los antepasados y la comunidad. Dentro de la estrategia incaica se buscó mediar entre los aspectos sagrados de la comunidad local y los intereses ideológicos de la dominación. Dentro de esta cosmovisión. como entre los vivos. Claudia **2 INTRODUCCION El objetivo del presente trabajo es evaluar la presencia de cambios culturales durante el periodo de dominación (1450 – 1532 DC) del incanato en las comunidades que habitaron el Valle Calchaquí Norte. 2008a). las peregrinaciones. En general. Salta.469 PROCESOS DE CAMBIO EN LAS PRÁCTICAS MORTUORIAS DE LOS CONTEXTOS LOCALES BAJO EL DOMINIO INCAICO EN EL VALLE CALCHAQUÍ NORTE. cuando si lo hicieron con otras? * FFyL. 2008a). Esta poca afectación de la funebria es paradójica dada la importancia del culto a los ancestros en la cosmovisión del mundo andino (Earls y Silverblatt 1978). claudiaamuedo@gmail. se destaca la atención puesta sobre las prácticas mortuorias por parte del Imperio. UBA. sino su apropiación por medio de su resignificación (Acuto et al. marisa. observamos que las prácticas funerarias sufrieron cambios sutiles en comparación a otros procesos.com . así como el control de su culto. la materialidad y las experiencias sensoriales (espacio construido y accesibilidad) (Acuto et al. UBA. Dentro de este marco. Observando las realidades locales en los momentos de la conquista y dominación. Marisa *1 AMUEDO.

La misma. de las personas y sus relaciones. antes que con intereses económicos y logísticos. sin ignorar el cambio macro-estructural atiende a los cambios sucedidos a nivel de la práctica social. El proyecto busca demostrar que la naturaleza del paisaje incaico y las estrategias de dominación que los Incas desarrollaron en muchas áreas de los Andes del Sur estuvieron más relacionadas con aspectos ideológicos/simbólicos y culturales de la colonización. el Período Tardío (1000-1450 DC). Andrés Troncoso (Universidad de Chile). dirigido por el Dr. político-administrativos y religiosos. CONICET) y el Dr. Trigger 1989). También pueden ser sociales. Estos modelos se centraron en cambios a niveles macro-estructurales como cambios económicos. como el crecimiento demográfico (generando presión sobre los recursos. MODELOS DE CAMBIO SOCIAL Los modelos de cambio social en arqueología se han enfocado tradicionalmente en el cambio como resultado de factores externos actuando sobre una sociedad que pierde su equilibrio y debe reajustarse a las nuevas condiciones. En tercer lugar. . se expondrán los resultados junto con la discusión de los mismos. Por último. Este trabajo sobre las prácticas mortuorias del Valle Calchaquí Norte. presentaremos la muestra estudiada de los sitios del Valle Calchaquí Norte y la metodología de análisis aplicada a la misma compuesta por 179 tumbas provenientes de los sitios de La Paya (SsalCac1). como los cambios climáticos y/o la disposición de recursos. cuyo objetivo es estudiar las actividades y paisajes rituales Incas en los Andes del Sur.470 Entre Pasados y Presentes III Para responder a esta pregunta estudiaremos la evidencia de las actividades mortuorias disponible en la zona de estudio. se inserta dentro de un proyecto mayor. Guitián (SsalCac2) y Tero (SsalCac14). A continuación evaluaremos la propuesta de la teoría de la práctica sobre el análisis del cambio social en situaciones de contacto y dominación. lo que lleva a la intensificación o domesticación) o el contacto con otra sociedad (Hodder 1994. Estos factores externos pueden ser naturales. Félix Acuto (IMHICIHU. comparando el momento de ocupación incaica (1450 – 1532 DC) con el momento previo. En primer lugar haremos una breve descripción de los modelos de cambio social aplicados en arqueología y nos detendremos en cómo estos se aplicaron en el caso del dominio incaico sobre las poblaciones del noroeste argentino.

reestructuración de las relaciones de producción. intensificación de la producción agrícola. económicos (cambios en las actividades de subsistencia y distribución) y religiosos (cambios en los aspectos rituales. -Cambios religiosos: mediación estatal de las ceremonias locales. 1981). El ritmo de este proceso estará determinado por las condiciones impuestas por el grupo dominador. de culto y de participación) (Hodder 1994. Para ejemplificar este punto nos referiremos al contexto general de cambios introducidos por la conquista incaica en el Noroeste Argentino que han recibido mayor atención en los estudios arqueológicos y a sus correlatos materiales: -Cambios económicos: ocupación efectiva de los lugares más fértiles. reorganización del panteón de deidades y reorganización de los espacios de culto (Acuto et al. apropiación de las wak´as locales. González 2000). de wak´as al Cuzco. remodelación y cambios tecnológicos (como collcas y andenes). En este sentido. de un tipo de conducta social. intervención en los mecanismos de asignación de status. Trigger 1989). trasl