“Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón como para Dios y no para los hombres”.

Colosenses 3:23

MINISTERIO 323
info @m inis íano s tu artí culo : teri o32 Env

Junio 2013

Número XIII

www.ministerio323.com

3.co

m

¡Buscad a Jehová mientras puede ser hallado!
¿Recuerda   aquella   ocasión   cuando  desesperado  buscó  sus  llaves   por   toda   la   casa   hasta   que   por   fin   notó  que   las  traía  en  el  bolsillo?   Para   quienes   la   paciencia   aún   no   es   un   atributo,   buscar   suele   ponernos   a   prueba,   e   incluso   puede   resultar   desagradable.     Pero   agradable   o   no,   los   seres   humanos   constantemente   estamos   buscando  algo,   ya  sea  un  objeto,  una   persona   o   incluso   senAdo   a   la   vida.     Por   ello,  como  muchas  otras  acciones   importantes,   buscar   puede   converAr-­‐ se  en   algo   muy   producAvo,  siempre  y   cuando   lo   hagamos   acertada   y   oportunamente.     De  ahí  que  la  Biblia   también   resalte   esta   acción   para   enfaAzar   específicamente   la   impor-­‐ tancia   de   buscar   a   Dios:   «¡Buscad   a   Jehová   mientras   puede   ser   hallado,   llamadle   en   tanto   que   está   cerca-­‐ no!»  (Is.  55:6). Buscar  a  Dios  significa  consultarlo Aunque  el  verbo  usado  en  Isaías   55:6   significa   básicamente   «buscar   cuidadosamente»,   la   parAcularidad   de  esta  búsqueda  es  que  el  propósito  
¡Buscad a Jehová mientras puede ser hallado!| www.ministerio323.com

¡Buscad a Jehová mientras puede ser hallado, llamadle en tanto que está cercano!
Isaías 55:6

Dr. Alejo Aguilar Gómez
Tiene  una  licenciatura  y  una  maestría  en  Teología   pastoral  así  como  un  doctorado  en  Ciencias  Teológicas   con  énfasis  en  AnAguo  Testamento.  Actualmente  se   desempeña  como  docente  en  la  escuela  de  Teología  de   la  Universidad  de  Navojoa,  en  Navojoa,  Sonora.   México.    
Recientemente publicó el libro “Conociendo al protagonista de la historia” el cual puedes adquirir a través de Amazon. clic aquí

MINISTERIO 323!
principal   de   ella   no   es   el   de   encontrar  algo,  sino  el  de  conocer  o   entender   algo   acerca   de  lo   que   se   está  buscando.2  Por   ello,  al  referirse   al  conocimiento   o   aprendizaje   que   se   espera   obtener   gracias   a   esta   búsqueda,   este   verbo   también   puede   traducirse   como   «pregun-­‐ tar»,   «consultar»   o   «escudri-­‐ ñar»   (Lev.   10:16;   1   Sam.   28:7;   Esd.   7:10,  etc.)     lamentablemente  también  se  dio  en   la   prácAca   religiosa   del   pueblo   de   Dios  de  aquellos  días: Clama   a  voz   en   cuello,   no   te   detengas;  alza  tu  voz  como  trompe-­‐ ta,   y   anuncia   a   mi   pueblo   su   re-­‐ belión,   y   a   la   casa   de   Jacob   su   pecado.  Que  me  buscan   cada   día,  y   quieren   saber   mis   caminos,   como   g e n t e   q u e   h u b i e s e   hecho   jus6cia,   y   que   no   hubiese   dejado   la   ley   de   su   Dios;   me   piden  justos  juicios,  y   quieren   acercarse   a   Dios…  He  aquí   que  en   el   día   de   vuestro   ayuno   buscáis   vues-­‐ tro   propio   gusto,   y   oprimís   a   todos  vues-­‐ tros   trabajadores   (Is.   5 8 : 1 -­‐ 3 ;   é n f a s i s   nuestro).      

PÁGINA

2

Por   lo   tanto,   si   «buscar»   a   Dios  equivale  también  a  «consultar-­‐ lo»,  entonces  quien  lo  hace  debería   estar   dispuesto   a   escucharlo   con   atención,   así   como   a   tomar   seriamente   las   instrucciones   que   dicha   consulta  arroje.  ¿Acaso  no  es   eso   lo   que   haríamos   si,   tras   escuchar   el  diagnósAco   de   nuestro   médico,   realmente   quisiéramos   sanar   y   en   verdad   valoráramos   nuestra   salud?   ¿No   sería   esta   la   forma   correcta   y   más   lógica   de   Pero   si   el   pueblo   israelita   aprovechar  el  Aempo  y   los  recursos   buscaba   a   Dios   «cada   día»,   ¿por   inverAdos  en  dicha  consulta? qué   entonces   el   Señor   parece   reprochárselos?  ¿Acaso  no  es  eso  lo   No   obstante,   en   la   prácAca,   que   Dios   esperaba   que   hicieran?   algunas  veces  intentamos   buscar   a   Lejos   de   contradecir   o   desalentar   Dios   de   manera  equivocada,   como   nuestra  búsqueda  conAnua  de  Dios,   si  hacerlo   fuera   semejante  a  seguir   la   intención   de   este   pasaje   es   las   instrucciones   del   manual   de   aclararnos   que   nuestra   búsqueda   algún  aparato  electrónico.   Y  es  que   de   Dios   debe   hacerse   por   los   así   como  podríamos  pasar   saltando   moAvos   correctos   y   que,   además,   de   un   párrafo   a   otro,   movidos   tal   debe  ir   acompañada  de   un   cambio   vez  por   la  simple  curiosidad,  pero  al   en   nuestro  esAlo   de   vida   también:   final   no   entendiéramos   lo   que   el   «Deje   el   impío   su   camino   y   el   fabricante   de   dicho   aparato   hombre   inicuo   sus   pensamien-­‐ esperaba,   nuestra   búsqueda   de   tos…»  (Is.  55:7). Dios   también   podría   limitarse   a   la   curiosidad  o  la  mera  conveniencia.       Algo   que,   de   acuerdo   al   capítulo   58   del   libro   de   Isaías,  
¡Buscad a Jehová mientras puede ser hallado!| www.ministerio323.com

“si  «buscar»  a   Dios  equivale   también  a   «consultarlo»,   entonces  quien   lo  hace  debería   estar  dispuesto   a  escucharlo  con   atención”.

MINISTERIO 323!

PÁGINA

3

Buscar  a  Dios  implica  un   cambio  de  vida ¿ A c o s t u m b r a   u s t e d   encomendarse   y   pedir   la   bendición   de   Dios   antes   de   empezar  sus  acAvidades,  antes   de   salir   a   la   escuela   o   al   trabajo?   ¡Felicidades!,   seguro   que  muchos   de   sus   vecinos  y   compañeros   de   trabajo   no   lo   hacen.   Sin   embargo,   buscar   a   Dios  es  más  que  eso.  

58:  5). Resulta  evidente,   enton-­‐ ces,  que  Dios  no  reprocha  a  su   pueblo   por   buscarlo,   sino   porque   hacerlo,   para  ellos,   se   había   converAdo   simplemente   en   una   costumbre   religiosa,   pero  cuyo  efecto  no  se  eviden-­‐ ciaba   en   sus   acciones   coA-­‐ dianas.   En   consecuencia,   si  bus-­‐ car   a  Dios   no  nos   hace   más   sensi-­‐ or   bles   a   las   necesi-­‐ ¿Aprovecha   y   “Buscar  a  Dios,  p d a d e s   d e   l o s   ca   parAcipa   regu-­‐ lo  tanto,  signifi d e m á s   ( I s .   larmente  de  los   procurar   58:5-­‐8),   si   no   va   programas   de     u s   te n e acompañado   de   decididam vigilia   y   ayuno     n u n   t r a t o   m á s   e   presencia organizados   en   equitaAvo   y   justo   su   iglesia?   ¡Ex-­‐ nuestra  vida”. a   nuestros   seme-­‐ celente!   Pero   jantes  (58:3,  4,  9),   recuerde   nue-­‐ ni   se   caracteriza   vamente   que  buscar   a   Dios  es   por   la   fidelidad   que   el   Señor   mucho   más   que   eso;   no   algo   espera  (58:13-­‐14),   quienes  nos   más   complejo   o   más   dilcil,   r o d e a n   p r o b a b l e m e n t e   sino   algo  más  profundo  y,   por   junto  con  su  familia  al  iniciar  el   día,   o   leyó   hoy   la   parte   correspondiente   a   su   lectura   del   «año   bíblico»?   ¡En   hora   buena!     Eso   está   por   encima,   sin  duda,   del  6%  que  nunca  lo   hace,   del  7%  que  solo  lo  hace   cuando   Aene   Aempo,   y   del   26%   que   solo   lo   hace   en   ocasiones.3   Sin   embargo,   bus-­‐ car   a  Dios  es  mucho  más  que   eso.  

que   yo   escogí:   que   de   día   aflija   el   hombre   su   alma,   que   incline   su   cabeza   como   un   junco   y   haga   cama   de   telas   ásperas   y   de   ceniza?   ¿Llamaréis   a   esto   ayuno   y   ¿Lee   algún  «devocional»   día  agradable  a  Jehová?»  (Is.  

supuesto,   algo   mucho   más   significaAvo   que   cumplir   con   una   lista   de   «acAvidades   devocionales».   De   hecho,   eso   es  a   lo  que  se  refiere  el  resto   del   capítulo   58   del   libro   de   Isaías:   «¿Es   este   el   ayuno  

p e r c i b i r á n   q u e   s o m o s   «religiosos»,   pero   dilcilmente   n o s   i d e n A fi c a r á n   c o m o   aquellos   cuyo   esAlo   de   vida   está   en   armonía   y   en   con-­‐ gruencia   con   el   carácter   del   Dios   a   quien   decimos   haber   encontrado.   Buscar   a   Dios,   por   lo   tanto,   significa  procurar   decidi-­‐ damente   su   presencia   en   n u e s t r a   v i d a ;   s i g n i fi c a   consultarlo,   conocerlo  y,  por   lo   tanto,   estar   dispuestos   a   aprender   y   ser   transformados   por   el   único   capaz   de   hacer   que   nuestra   religión,   además   de   estar   en   nuestra   mente,   también   sea  parte  de   nuestro   actuar  coAdiano.   Buscar  a  Dios  es  confiar   plenamente  en  él   Una   dolorosa   molesAa   en   mis   rodillas   durante   mi   niñez   hizo   que   mis  padres   se   dieran  a  la  búsqueda  del  mejor   especialista.   Deseosos   de   aliviar   mi   sufrimiento   y   de   h a l l a r   l a   s o l u c i ó n   a   m i     problema,   recuerdo   que   mis   padres  me  llevaron  a  consultar   casi   con   toda   la   gama   de   médicos   a   nuestro   alcance,   pero   ninguno   parecía  tener   la   solución  a  mi  dolencia.     Entre   todos   los   médicos   que   visitamos,   sin   embargo,   nunca   olvidaré   a   aquel   que,  

¡Buscad a Jehová mientras puede ser hallado!| www.ministerio323.com

MINISTERIO 323!

PÁGINA

4

tras  mirarme  fijamente,  me  preguntó:  «¿Crees  que  puedo  curarte?» Aunque  yo  sabía  que  el  único  que   podía  sanarme  era  Dios,  mi  deseo  en   ese  momento  era   obviamente  que  ese  hombre  me  ayudara  a  sanar;  por  eso  habíamos  ido  a  consultarlo  y  esa  era  la   razón   por   la   que  mis   padres   pagarían   sus  costosos  honorarios.   ¿Por   qué   deseaba  este   médico   entonces  que  respondiera  semejante  pregunta?  Hoy   enAendo  que  detrás  de  dicha  pregunta  había   una   importante   implicación:   a   fin  de  que   el  tratamiento   fuera  efecAvo,   aquel  médico   me  hizo   saber  que  no  bastaba  con  haber  ido  a  consultarlo,  también  quería  saber  si  yo  estaría   dispuesto   a   confiar  en  él  y  seguir  al  pie  de  la  letra  su  tratamiento  e  instrucciones.  ¿Cuánto  Aempo  llevamos  consultando  a  Dios?  ¿Qué  tanto  ha  cambiado   nuestra  vida  desde   entonces?  ¿Será  que  ya  hemos  entendido  lo  que,  en  la  prácAca,   significa  realmente  encontrarlo?   Cualquiera  sea  nuestra  respuesta,  recordemos  que  la  invitación  sigue  siendo  la  misma:   ¡Buscad  a   Jehová  mientras  puede  ser  hallado,  llamadle  en  tanto  que  está  cercano!  (Is.  55:6).  

1 2

Leonard Coppes, “darash”, Theological Wordbook of the Old Testament (Chicago: Moody Press, 1980), 198. Según los datos de la encuesta titulada: «¿Cuantos días a la semana estudias la Biblia y cuantos capítulos?», tal como aparecen en http://

foroadventista.org/ forum/showthread.php?14815-%BFCuantas-veces-a-la-semana-lees-la-Biblia-(no-incluye-estudio-de-Lecci%F3n-de-E.S)/page2. Y si bien dicha información no es la más exacta o representativa de nuestra iglesia, esta refleja lo que bien podría ser una realidad generalizada.

¡Buscad a Jehová mientras puede ser hallado!| www.ministerio323.com