Está en la página 1de 10

AUTORES: JACOBO JESUS SUASTES FLORES MIGUEL ANGEL CONTRERAS RAMIREZ

A lo largo de la vida llegamos a tomar muchas decisiones que pueden destruir nuestras vidas. Pero siempre podemos cambiar lo que no nos gusta, especialmente lo que no nos agrada de nosotros mismos. Cada da podemos realizar cambios, forjar nuestro destino,

y luchar por lo que queremos.

Nunca es demasiado tarde para que nuestra vida cambie no hay lmites para ti, debes creer y llegar hasta donde t quieras, eres dueo de tu tiempo y corazn.

Cambia todo lo que no te gusta, que no haya barreras en tu vida. Ve por donde quieras ir, siempre viaja ligero de equipaje, dispuesto a cambiar tu vida, que no te importen los dems porque siempre van hablar .

Saca todo lo positivo que hay dentro de ti. Saca todo el valor y la energa que tienes en tu interior, podras comerte el mundo si as lo deseases. Sorprende al mundo haciendo cosas grandes, que si ablan de ti sea para algo bueno y con un poco de enbidia.

Respira y siente como fluye dentro de ti la vida, como lo que mas que te gusta te esta esperando. Slo falta que eligas el camino incorrecto y ajas cosas diferentes.

Ya sufriste? Ya lloraste? Ya se te sec la vida esperando a quien nunca lleg? BASTA!

Hoy debes renacer resplandeciente, con ganas de vivir, de amar y perdonar; porque la vida no vale la pena si se pasa arrastrando pesadas cadenas, nadie vale tanto la pena. Mira en tu interior y convncete de que por fin el da ha llegado en el que debes renacer de las cenizas. Decdete a vivir la vida como la que t soaste, como la mujer valerosa que eres.

Date permiso para sentir lo que nunca te has atrevido, espero que se crucen en tu vida muchas personas nuevas, con nuevos aires que reemplacen todo lo que te asfixiada ahora. Vive con orgullo por ser quien eres, ten fuerza y voluntad para decir NO a lo que te hace mal para dar paso a una nueva vida. Slo t puedes hacer que tu vida sea maravillosa, eso es algo que est en tus manos.

La vida es una sola y hay que vivirla de la mejor manera. Ten siempre la posible fortaleza de empezar cada

da con la esperanza que puede ser tu gran da.