La Luz y el Sonido

Por Enrique Elicegui

La Luz
Cuando estamos en una habitación a oscuras no vemos los objetos que nos rodean; para ver necesitamos luz. Podemos conseguirla encendiendo una linterna o subiendo la persiana. Los cuerpos que emiten luz se llaman fuentes luminosas, y según su origen, podemos clasificarlos en:

Naturales: Como el sol y el resto de las estrellas. Artificiales: Como las bombillas.

La luz es una forma de energía. El sol emite grandes cantidades de energía en forma de luz y calor, suficientes para iluminar y calentar la Tierra y los demás planetas del sistema solar. El fuego de una chimenea o una bombilla encendida también emiten luz y calor.
La energía luminosa puede transformarse en otras formas de energía, como calor o energía eléctrica.

La luz (II)

Los cuerpos y la luz
Al conectar una lámpara, la bombilla se enciende e ilumina los objetos que la rodean. Vemos la bombilla porque emite luz, y vemos también las paredes, muebles y objetos de la habitación, porque reflejan parte de la luz que produce la bombilla.

Podemos ver los objetos porque emiten o reflejan la luz. Si un objeto no emite o no refleja luz no podemos verlo.
La luz al ser una forma de energía, puede producir cambios en algunos cuerpos. Por ejemplo, puede oscurecer nuestra piel, o ser utilizada por las plantas para fabricar sus propias sustancias nutritivas.

La propagación de la luz

La luz que emite una fuente luminosa se propaga hasta que llega a un cuerpo. Las características de la propagación de la luz son:

Viaja en línea recta. Si hacemos un agujerito en varias cartulinas y alineamos los orificios, podemos ver un objeto a través de ellos. Viaja en todas direcciones desde el lugar donde se emite: si ponemos una vela en medio de una habitación oscura, veremos que la luz llega a todos los lugares de la habitación, viajando en línea recta.

Viaja muy deprisa, recorre 300.000 kilómetros cada segundo. La luz del Sol, situado a 150 millones de kilómetros de la Tierra, solo tarda 8 minutos y 20 segundos en recorrer esa distancia.

La propagación de la luz (II)

Materiales transparentes, translúcidos y opacos.
Podemos clasificar los materiales que forman los objetos en tres tipos distintos, según su comportamiento ante la luz:

Los materiales transparentes dejan pasar la luz y no la dispersan: los rayos de luz que entran paralelos, siguen paralelos después de atravesarlos. Los materiales translúcidos dejan pasar la luz, pero no la dispersan: los rayos que entran paralelos, son desviados en todas las direcciones. Por eso no podemos ver nítidamente las imágenes que existen detrás de los objetos fabricados con estos materiales Los materiales opacos no dejan pasar la luz; la absorben o la reflejan.

Materiales transparentes, translúcidos y opacos (II)

La reflexión de la luz y los espejos

La luz se propaga en línea recta y a gran velocidad hasta que choca con un objeto. Cuando esto ocurre, cambia de dirección, es decir, se refleja. La reflexión es una propiedad de la luz que permite ver aquellos objetos que no dejan pasar la luz.

Si nos miramos en un espejo podemos ver nuestra imagen reflejada en él. Los espejos son objetos opacos que tienen una cara pulida y brillante. En ellos, los rayos de luz que llegan paralelos se reflejan, y no se dispersan, sino que siguen paralelos. Por eso, los espejos nos ofrecen una imagen nítida.

La reflexión y los espejos (II)

La refracción, los prismas y las lentes
Cuando en su viaje la luz cambia de medio, como por ejemplo, cuando pasa del aire al agua, se desvía. Este cambio de dirección es otra propiedad de la luz, que se llama refracción.
Al pasar de un medio a otro distinto, la luz cambia de velocidad y hace que su trayectoria varíe Cuando un rayo de luz blanca se refracta varias veces, por ejemplo al atravesar un prisma, los rayos de luz de cada color se van separando hasta formar un arco iris. Las lentes son cuerpos transparentes que también producen refracción cuando son atravesadas por rayos de luz. La desviación que sufren los rayos es diferente, según el tipo de lente:

Las lentes convergentes, como, por ejemplo las lupas, hacen que los rayos se junten.
Las lentes divergentes hacen que los rayos se separen.

La refracción, los prismas y las lentes (II).

Usos de las lentes
Las lentes son muy útiles, y por eso tienen muchísimas aplicaciones:

Las gafas y lentillas permiten que las personas que tienen algún problema de visión vean con nitidez.

Los microscopios y las lupas sirven para ver ampliados los objetos pequeños.
Los telescopios, catalejos y prismáticos ayudan a ver objetos muy lejanos. Los proyectores de cine, de diapositivas o de transparencias proyectan imágenes sobre una pantalla.

Usos de las lentes (II)

El Sonido
Si sujetamos un cordel bien tirante y lo hacemos vibrar como la cuerda de una guitarra, oiremos que emite un sonido. Cualquier objeto produce sonido al vibrar: una barra metálica, el parche tenso de un tambor o de una pandereta o una tabla de madera, cada objeto tiene un sonido característico. El sonido es una forma de energía y, al igual que la luz, puede producir cambios en algunos objetos: el ruido de una explosión, por ejemplo, hace vibrar los objetos y puede romper cristales.

El Sonido (II)

Características del sonido
Podemos cerrar los ojos y tratar de distinguir con qué objeto está produciendo sonidos un compañero. El oído humano reconoce miles de sonidos distintos que se diferencian por algunas características:

Es fácil distinguir si se está golpeando un tambor o el tablero de una mesa: suenan de forma diferente. Decimos que tienen diferente timbre. Además, podemos saber si se está golpeando suavemente,de forma que el sonido sea débil o con fuerza. Es decir, apreciaremos la intensidad del sonido. Igualmente, sabremos si se trata de un tambor grande o pequeño, ya que el grande produce un sonido más grave y profundo, mientras el pequeño origina un sonido más agudo: tienen diferente tono.

La propagación del sonido
El sonido, al igual que la luz, se propaga hasta que en su trayectoria se encuentra con un cuerpo. Las características de la propagación del sonido son:

 

Se propaga en línea recta.
Viaja en todas direcciones.

Es muchísimo más lento que la luz. En el aire viaja a unos 340 metros por segundo.

La propagación del sonido (II)

El eco

El sonido se propaga en línea recta y en todas las direcciones, y puede rebotar contra un obstáculo. Cuando esto sucede, el sonido se refleja y vuelve hacia nosotros. Si el obstáculo está lo suficientemente lejos, a más de unos 17 metros de distancia, el sonido reflejado se diferencia bien del que hemos producido. Este fenómeno es el eco.

Si el obstáculo está más cerca, ambos sonidos se mezclan. Este fenómeno se llama reverberación.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful