Está en la página 1de 1

Hay un ojo mirándome arriba Escrutando mis deseos de infinito Desvelando mi intimidad inquieta Descorriendo la cortina de mis sueños

. Hay en la alcoba de mi soledad Un fantasma divino que masturba Sentado en los muebles del aposento Unos dedos (de mujer) digitan mi sueño. Cual viajero cósmico varado en mi mundo Tejiendo la historia de mi Ser antes que ocurra Una estrella de orgasmos titila y se escurre En la inmensidad dormida de la nada. Hay un ojo puesto en mi huerto arado recién Para que vislumbre mis manzanas (de hambre) Hay un perro oteando mis entrañas Llenas de mariposas y avecillas mis uñas royendo