P. 1
INTERPRETACIÓN DE LOS RESULTADOS

INTERPRETACIÓN DE LOS RESULTADOS

|Views: 13.797|Likes:
Publicado porviticodoc

More info:

Published by: viticodoc on May 01, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

11/11/2015

pdf

text

original

-3INTERPRETACIÓN DE LOS RESULTADOS

Antes de proceder a la interpretación de los resultados de una campimetría, debemos familiarizarnos con los diferentes formatos de impresión. Independientemente del instrumento que utilicemos habrá una valiosa información que resultará imprescindible conocer. Lo primero que debemos buscar es el programa se utilizó para realizar la prueba. En la mayoría de los perímetros computarizados este dato se localiza en el encabezado de la página. Tomando como referencia el formato de impresión “3 en 1” del programa Prueba de Umbral Central 30-2 del Analizador de Humphrey que es el que utilizamos con más frecuencia, podemos observar que el nombre del programa aparece efectivamente en la porción superior de la página. A continuación encontraremos información sobre los parámetros utilizados en la prueba: Tipo de fijación, Tamaño del estímulo, Iluminación de Fondo, Estrategia. También visualizaremos los datos relativos al paciente, Fecha de Nacimiento, Diámetro Pupilar, Agudeza Visual, Corrección Óptica. Además, Fecha, Hora y Tiempo utilizado en realizar la prueba. Luego se imprime una información muy importante que nos sirve para valorar la consistencia de las respuestas del paciente, son los índices de fiabilidad, Pérdidas de Fijación, Falsos Positivos y Falsos Negativos (fig. 3.1).

17

Fig. 3.1. Formato de impresión “3 en 1”. En el encabezado se incluye toda la información relacionada con la prueba, datos del paciente, programa utilizado, tamaño del estímulo, tipo de fijación, estrategia, índices de fiabilidad y corrección óptica entre otras.

En este tipo de impresión de “3 en 1” se presentan los tres formatos más utilizados, la escala o tono de grises, profundidad de los defectos y el valor numérico de los umbrales. La escala de grises representa el campo visual del paciente y nos da una idea inmediata del tamaño y la magnitud de los defectos. El formato que representa la profundidad de los defectos, muestra los puntos considerados dentro de límites normales con un símbolo redondeado. Los que se consideran anormales son representados por un valor numérico positivo que significa la 18

profundidad del defecto en dB. Además de normalidad, el símbolo redondeado nos indica que los valores del umbral en ese punto están dentro de los 4 dB del valor esperado. Por esta razón no aparecerá ningún punto explorado con un valor inferior a 4 dB (Fig. 3.2). La mancha ciega debe estar localizada en los cuadrantes temporales hacia los 15º y en los formatos numéricos está representada por triángulo.

Fig. 3.2. Formato de impresión “3 en 1”, incluye tres gráficos, arriba la escala de grises, y debajo, la profundidad de los defectos (izquierda) y valor de los umbrales (derecha).

El formato numérico nos proporciona el valor del umbral en todos los puntos examina dos. Los puntos que tengan un valor de 5 dB o menos de lo esperado son examinados en una segunda oportunidad y el valor obtenido aparece debajo del primero dentro de un paréntesis. Este segundo valor del umbral es considerado más fiable que el primero y nos ayudará a diferenciar entre posibles errores del paciente y verdaderos defectos en el campo visual. 19

Junto a cada cuadrante del formato numérico se imprimirán unos valores que representan la suma de los umbrales de cada punto explorado en ese cuadrante (sensibilidad total), y pueden ser de gran valor para comparar varias pruebas del mismo paciente en fechas diferentes. Otro parámetro no menos importante es el nivel de referencia central, se determina al inicio de la prueba y representa la altura de “la colina de la visión” del paciente. INDICES DE FIABILIDAD Al interpretar los resultados de un campo visual, debemos evaluar los índices de fiabilidad de la prueba. Cualquier modificación de estos parámetros puede condicionar los resultados dificultando una correcta valoración de la información obtenida. Los índices de fiabilidad más frecuentemente utilizadas son, pérdidas de fijación, falsos positivos, falsos negativos y fluctuación a corto plazo. Pérdidas de fijación Una buena fijación es una condición fundamental para que un campo visual sea fiable. Cuando la fijación es deficiente existen dos razones que podrían provocarla. Una de ellas, que el paciente tenga dificultad en mantener la mirada en el punto de fijación del aparato, habitualmente por una falta de atención o fatiga. En esta situación pueden pasar desapercibidos pequeños defectos y los más grandes y profundos ser subestimados, debido a que el paciente verá el estímulo con una parte de la retina más sensible a la que correspondería si la fijación fuera correcta. Otra razón para que la fijación sea deficiente se presenta cuando la mancha ciega no está bien delimitada. En esta situación hay que comprobar la impresión numérica de los umbrales en esa zona y verificar si está presente el defecto absoluto que representa la mancha ciega, si este defecto no está presente, puede ser indicativo de una mala fijación. En el analizador de Humphrey, cuando las pérdidas de fijación alcanzan una cifra superior al 20 % de las veces en que se ha controlado, existe la posibilidad de que influya en la interpretación de los resultados y el símbolo XX aparecerá en pantalla y también se imprimirá junto con los demás parámetros, indicando que está fuera de los límites normales (fig. 3.3).

20

Fig. 3.3. Índices de fiabilidad alterados. El paciente cometió 8 pérdidas de fijación en 33 controles y 12 falsos negativos en 19 controles. Estas cifras superan el 20%, por lo que el símbolo xx aparece en la impresión de los resultados. La fluctuación también es muy elevada, 4,64 dB. La fiabilidad de la prueba es cuestionable.

Falsos positivos Los perímetros computarizados de proyección suelen emitir un ligero zumbido cada vez que el proyector se mueve para presentar un estímulo en un punto determinado del campo visual. La mayoría de estos instrumentos son capaces de producir estos sonidos sin proyectar ningún estímulo y lo repiten varias veces en el transcurso de la prueba. Si el paciente colabora mal o está ansioso, puede responder al zumbido del aparato aunque el estímulo no se haya presentado, esta respuesta será recogida como un falso positivo (fig. 3.4).

21

Fig. 3.4. Elevado número de pérdidas de fijación y falsos positivos en un paciente de los denominados “happy trigger” (gatillo alegre). En un gran número de los puntos explorados el valor de los umbrales era muy superior a lo esperado. En el formato de profundidad de los defectos aparecen con signos negativos y en la escala de grises como manchas blancas.

Falsos negativos Durante la prueba se presentan en varias ocasiones estímulos mucho más brillantes que el umbral (supraumbrales), en un área cuya sensibilidad había sido determinada previamente. Si el paciente no responde a ese estímulo supraumbral la respuesta será recogida como un falso negativo. Valores elevados de respuestas falsos negativos sugieren fatiga o falta de atención del paciente.

22

En el perímetro de Humphrey, si el número de falsos positivos o negativos supera el 33% del total de las comprobaciones puede aparecer el símbolo XX en la pantalla y también en los formatos de impresión indicando que los resultados tienen una baja fiabilidad. Fluctuación El valor del umbral visual en un punto determinado del campo visual no es fijo, la sensibilidad en dicho punto varía constantemente aún en circunstancias normales. A esta variabilidad del umbral que se produce en el transcurso de la prueba se conoce como fluctuación a corto plazo. La fluctuación a corto plazo se calcula midiendo dos veces el umbral en determinados puntos del campo visual. El valor resultante de la diferencia entre la primera y la segunda medida se corresponde a la fluctuación. Una baja fluctuación significa que el paciente es consistente en sus respuestas y por lo tanto fiables. Sin embargo una fluctuación elevada puede ser indicativa de patología ocular ó simplemente que las respuestas del paciente no son fiables, ya sea por una atención deficiente o por fatiga. La fluctuación a corto plazo es diferente según se determine en el campo central o periférico. Randall y Cols. (1986), determinaron que la fluctuación en la periferia (entre los 30º y 60º), era de 2.61 + 1.51 dB, mientras que en el campo central (30º), era significativamente menor, 1.86 + 0.74 dB. En nuestra experiencia coincidimos con el estudio de Randall y situamos los valores normales de la fluctuación entre 1.00 y 2.50 dB, condicionado siempre por la edad del paciente (fig. 3.5). La fluctuación a largo plazo se obtiene al comparar la variabilidad entre dos pruebas (intertest). Nos puede proporcionar información acerca de la progresión de determinadas patologías oculares como el glaucoma. Una fluctuación a largo plazo elevada puede significar un empeoramiento de la enfermedad, mientras que una disminución en los valores indica una mejoría o bien una mayor habilidad del paciente en la realización de la prueba.

23

Fig. 3.5. La fluctuación a corto plazo (FC) en las tres pruebas impresas están dentro de la normalidad lo que indica que las respuestas del paciente son consistentes y por lo tanto las pruebas son fiables.

24

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->