ESE DEDO MEÑIQUE

LAS RELACIONES ENTRE PERÚ Y BRASIL DESPEGARON EN EL GOBIERNO DE ESTE ^ CARISMÀTICO EX OBRERO ETALÚRGICO. LLEGARON ONSTRUCTORAS CON UN ÀSTICI OSO PLAN EN Y ENERGÍA. SIN EMBARGO, Ehft^A BALANZA COMERCIAL AÖNJHAY TAREAS PENI

LULA:

Texto: Ernesto Linares

o cabe duda de que el gobierno del ex presidente Luis Inacio Lula Da Silva representó un punto de quiebre en las relaciones Perú-Brasil. Atrás quedó la época en que ambos países vivieron de espaldas siendo el gigante sudamericano nuestro principal vecino, no solo porque compartimos nuestra frontera más extensa sino porque su economía es la sexta del planeta. Pero como decía César Vallejo: "Hay, hermanos muchísimo que hacer", porque las inversiones brasileñas en el Perú bordean los US$6 mil millones, mientras las peruanas en Brasil apenas alcanzan los mil millones. Con Chile, país con el que tenemos la frontera más corta, las inversiones en Perú son de US$9 mil millones mientras que las nuestras allá hoy bordean los US$3.500 millones. Hoy la inversión brasileña más importante que está pendiente de ejecución es el Acuerdo Energético Perú Brasil, firmado en junio de 2010, que tiene como objetivo construir 15 centrales hidroeléctricas en la Amazonia peruana. Este convenio tiene 50 años de vigencia, sin embargo solo cinco de estos proyectos han sido priorizados por las empresas cariocas: Inambari (Madre de Dios), Paquitzapango (Junín), Tambo 40 (Junín), Tambo 60 (Junín) y Mainiqui I (Cusco), que en conjunto tendrán una inversión estimada de US$12.000 millones. No obstante, el proyecto de Ley N°39I/20II-PE, enviado por el Ejecutivo, todavía sigue encarpetado en la Comisión de Relaciones Exteriores del Congreso.

N

Pero donde las empresas brasileñas han venido participando con notorio empuje en el Perú es en la construcción de grandes proyectos de infraestructura. La pionera fue Odebrecht, que labora hace más de 30 años. En su historial están Majes, Chavimochic, Olmos y las carreteras lirsa, entre otras obras de envergadura. No obstante, en los últimos años ha tenido algunas de cal y otras de arena. Ahora ha empezado la construcción de la central hidroeléctrica de Chaglla (406 MW) y también el gran proyecto metropolitano Vías Nuevas. Sin embargo, el gobierno dio marcha atrás en el financiamiento que había ofrecido para la construcción del Gasoducto Andino del Sur, cuya concesión la tiene la empresa Kuntur, filial de Odebrecht. No obstante, el Ejecutivo ha convocado a una licitación para construir un gasoducto similar, que tiene en Odebrecht a uno de sus principales interesados en su concesión. Las otras grandes constructoras brasileñas que participan en el mercado peruano son Camargo Correa, Andrade Gutierrez, Queiroz Galvao y OAS. Esta última construye el proyecto Vía Parque Rímac de la Municipalidad de Lima.

L A PARTE DEL LEON. Sin

HOY LA INVERSION BRASILEÑA MÁS IMPORTANTE Y QUE ESTÁ PENDIENTE DE EJECUCIÓN TIENE COMO OBJETIVO CONSTRUIR 15 CENTRALES HIDROELÉCTRICAS EN LA AMAZONÍA PERUANA, QUE EN CONJUNTO TENDRÁN UNA INVERSIÓN DE US$12.000 MILLONES

LOS FORADOS DE L A B A L A N Z A COMERCIAL. Es
en esta área en que se percibe que hay mucho por desarrollar, porque si bien desde hace varios años Brasil ocupa el tercer lugar como país de origen de nuestras importaciones —solo por detrás de Estados Unidos y China—, las exportaciones al gigante sudamericano van en aumentando. Mientras en 2009 Brasil ocupaba el puesto 14 como destino de nuestras exportaciones, ahora ocupa el 10.

embargo, uno de estos proyectos, el de la central hidroeléctrica de Inambari —de 2.200 MW— con una inversión de US$4.312 millones a cargo de la empresa OAS (Egasur), ha provocado una significativa protesta en el departamento de Puno, tanto que no se ha logrado mover ni una piedra. Peor aún, uno de los principales enemigos de este proyecto es la Sociedad Peruana de Derecho Ambiental, de donde provienen el actual ministro del Ambiente, Manuel Pulgar Vidal, y el viceministro de Gestión Ambiental, Mariano Castro Sánchez-Moreno. En el sector petrolero la situación también está aletargada. Petrobras tiene paralizada todas las inversiones fuera de Brasil para sumar esfuerzos con miras a la explotación el gran yacimiento marítimo de Presal (100.000 millones de barriles) que tiene frente a sus costas. En ese marco no se espera mayor desarrollo del lote 57 (donde Petrobras tiene el 46,2%) y del lote 58, que en conjunto sumas 2 trillones de pies cúbicos (TCF) de gas natural y que se quedarán —aún— bajo tierra.

Así, en 2012 estas exportaciones alcanzaron los US$1.403 millones (con un aumento de 276% en relación a 2009, que fue de US$508 millones) mientras que las importaciones en ese mismo año ascendieron a US$2.579 millones. No obstante, el déficit comercial permanece constante: en 2009 era de US$1.173 millones y en 2012 fue de US$1.176 millones. ¿Qué importamos de Brasil? Mayormente maquinaria pesada, automóviles, petróleo crudo y maíz, mientras que las exportaciones consisten básicamente en metales (cobre, zinc, •plomo y plata), fosfatos, gasolina, kerosene y turbo para aviones. Uno de los rubros que destaca es la progresiva captura del mercado brasileño por parte de nuestras aceitunas tacneñas. Con un vecino tan importante, los exportadores tendrían que experimentar un mayor crecimiento en productos con mayor valor agregado, como el rubro textil, que es tan agresivo en Venezuela y Argentina.
'
5

(Sigue )

1. LA VÍA INTEROCEÁNICA DEL SUR UNE MARCONA (ICA) CON IÑAPARI (MADRE DE DIOS) Y SE INTERNA EN LA RED VIAL BRASILEÑA 2. EL CONVENIO PARA CONSTRUIR LAS 15 HIDROELÉCTRICAS QUE REQUIERE ESTE GIGANTE SUDAMERICANO VA A PASO DE TORTUGA 3. MIGUEL VEGA ALVEAR, DE LA CÁMARA BINACIONAL PERÚ-BRASIL, CREE EN UNA INTEGRACIÓN EFECTIVA

Si bien Brasil no fue un actor importante en Los procesos de privatización de Los 90, rápidamente se puso Las pilas en la siguiente década. Así, Votorantim arribó a Perú en diciembre de 2004, cuando adquirió la refinería de zinc de CajamarquilLa (US$210 millones), que actualmente ha triplicado su producción llegando a 320.000 toneladas por año. Votorantim actualmente es propietario de Minera MiLpo y de Minera Atacocha. Y en 2005 Llegó la gigantesca minera Vale do Rio Doce, adjudicándose el proyecto de fosfatos de Bayóvar. Al año siguiente, en 2006, La brasileña Gerdau, la mayor productora de acero del continente, adquirió Siderperú. Sin embargo, el multimillonario Jorge Gerdau, que mostró un gran ímpetu al ingresar, aún tiene la cartera de inversiones paralizada. U N P U E N T E D E M A S I A D O C E R C A . Como parte de la Iniciativa de Integración Regional Sudamericana (lirsa), se culminó la carretera Interoceánica del Sur (2010), conocida como lirsa Sur. Esta carretera, que parte de Marcona (lea) y pasa por Iñapari (Madre de Dios), se une con la red vial de Brasil. También se ha terminado de construir la carretera lirsa Norte, que parte de Paita (Piura)y llega hasta Yurimaguas (Loreto), en las orillas del río Marañón, para unir el transporte de carga multimodal desde Paita hasta Manaos (Brasil), navegando por el río Marañón y el Amazonas. Entre los pendientes destaca el proyecto de la carretera binacional Pucallpa-Cruzeiro do Sul, cuyo tramo por construir es de apenas

120 kilómetros y unirá Pucallpa con Cruzeiro de Sul. En el último lustro las empresas peruanas se han animado a ingresar al mercado brasileño. La más sonada inversión fue la compra de Minera Taboca por parte del Grupo Brescia (2008) por US$472 millones. Minera Taboca tiene una mina de estaño en el Amazonas y una refinería en Sao Paulo. El mismo grupo, en alianza con la chilena Sigdo Koppers, ha comprado también la empresa de explosivos Industrias Bioquímicas (IBQ) por US$120 millones. Las embotelladoras de bebidas gaseosas, Ajegroup e Industrias San Miguel (ISM), ambas de diversas ramas de la familia Añaños, operan en Brasil. Ajegroup inició operaciones en 2011 con una planta en Rio de Janeiro, tras una inversión de US$40 millones para producir la gaseosa Big Cola. ISM arribó a Brasil hace diez meses con una planta en Bahía para producir sus gaseosas marca Goob tras una inversión de US$33 millones. Y hace cuatro meses el Grupo Romero no se quiso quedar atrás. Alicorp, una de sus naves insignias, compró la empresa de alimentos Pastificio Santa Amalia, que elabora pastas, gelatinas, chocolates y refrescos en polvo, por US$96 millones. En el sector financiero, la inversión es incipiente. Interbank es el único banco peruano que ha inaugurado una oficina de representación en Sao Paulo. Como se ve, todavía falta mucho para que bailemos samba, pero pasito a paso se aprende. £

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful