P. 1
Antecedentes Históricos de la ciudad de La Paz

Antecedentes Históricos de la ciudad de La Paz

|Views: 4|Likes:
Publicado porEdmundo Eduardo

More info:

Published by: Edmundo Eduardo on Jun 16, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

03/29/2015

pdf

text

original

Antecedentes Históricos de la ciudad de La Paz

Desde el principio de la investigación tratamos de recopilar información de cómo era el escenario en el cual vivió la sociedad paceña en los primeros cincuenta años del siglo XX, con la finalidad de encontrar la formas, a través de las cuales, en la ciudad se creó la imagen de un mundo que lenta y colectivamente se fue construyendo. Una ciudad es, además del paisaje, edificación; y además de edificación es lenguaje, escritura, vida social, su uso y representación; donde las representaciones que se hacen de la ciudad afectan y guían su uso social y modifican la concepción del espacio que en una ciudad se hace por sus expresiones y que en ella se construye una mentalidad urbana; que la ciudad es la puerta a la modernidad, que al ser traspasada impone un nuevo ritmo, un nuevo tiempo y nuevas imágenes, son una premisa. Y por último, que una ciudad se define a sí misma a través de sus habitantes, vecinos y visitantes. Lo que quiero resaltar es que una ciudad es todo lo anteriormente dicho y construye, además, su propia identidad. Estas fueron las ideas que guiaron la investigación. La Paz es una ciudad vivida, construida en el transcurso del tiempo, que se puede ver, oler, oír, tocar, recordar, representar a través del paisaje, las comunicaciones, las casas, las calles y la vida social. Nuestra ciudad ha cambiado con el tiempo. Los edificios y las calles que los separan y comunican, los parques y las plazas, el mercado, se han ido adecuando al acelerado ritmo de la vida urbana de nuestros días. Muchos de ellos ya no están o simplemente se han transformado con el paso de los años.

En gran medida, La Paz de antaño queda sólo en la evocación de las mujeres y los hombres que a partir de sus recuerdos han logrado retener una imagen de esta ciudad. Esta pequeña capital provincial es aún muy joven, a pesar de que el sitio que hoy ocupa fuera pisado por primera vez por un español hacia el año de 1533 y de que el propio Hernán Cortés la bautizara con el nombre de “ p uerto y baya se Santa Cruz” en el año de 1535; apenas unos años después de la conquista de México.

Luego de casi tres siglos, esta bahía que había funcionado en los meses de buceo de perlas como campamento de los pescadores y armadores, que en honor al nombre de La Paz encontraban en su costa un seguro y tranquilo puerto de abrigo, sufre su primer impulso debido fundamentalmente a tres hechos: primero, a las características físicas del puerto que facilitaban la comunicación marítima con los puertos costeros del macizo continental; segundo, a que fue el puerto de entrada y salida de mercancías y personas hacia el mineral de San Antonio y de los productos de la pesca de escama y de la concha perla y; tercero, a que Loreto, primera capital territorial de Baja California tuvo entonces que ser trasladada, instalándose finalmente en La Paz en el año de 1830, y durante el resto del siglo XIX La Paz creció porque se convirtió en el centro de la vida económica, política y cultural de la porción sur de la península. La pesquería de perlas, el comercio que generó en torno a ellas, el pasar de ser campamento poblado y de poblado a sede del poder político-militar territorial, más la influencia de los minerales de San Antonio y El Triunfo, hicieron que ésta se convirtiera en una ciudad cuya vida urbana ha sido continua y permanente, desde su fundación hasta nuestros días.

La Paz es peculiar, por lo menos en dos sentidos: uno geográfico y otro histórico. Siendo un puerto ubicado en una bahía que da al Golfo de California, la ciudad ve al poniente. El sol del amanecer sale tras los cerros y toma a la ciudad por la espalda. El Bermejo se hace visible durante la tarde, cuando el ocaso anuncia el fin del día y pinta al mar de violeta. Históricamente La Paz no pasó de Misión a pueblo. De hecho, nada o casi nasa se conserva de su pasado misional. Varias fueron las circunstancias que impidieron que la Misión se consolidara, a tal grado que ésta fue abandonada en el siglo XVIII.

Los primeros habitantes de la ciudad tuvieron que vérselas con sus propios recursos. Al principio, y en su calidad de campamento de pescadores de perlas, el asentamiento no tenía grandes necesidades de subsistencia pero, cuando finalmente se convirtió en puerto seguro para la entrada y salida de mercancías hacia la zona minera del sur, y gracias a que se descubre el potencial que tenía el comercio de la concha de madreperla, sus derivados y la pesquería, algunas personas finalmente se fueron asentando.

Para subsistir se requerían tierras de labor y se comenzó a trabajar en el campo. Los colonos se fueron instalando, emplazando al mismo tiempo una nueva ciudad. Algunos compraron grandes extensiones que a su vez dividieron en lotes separados por calles y las vendieron según se presentaba la ocasión. Así se construyeron las primeras viviendas.

Se instaló la primera tienda o almacén en la que se vendían toda clase de artículos. Luego la posada que albergaba al viajero, al primer médico, abogado, notario o agente comercial. En la posada comían todos. Poco a poco fueron llegando los artesanos. Un herrero, un armador y un carpintero; o todos juntos según fuera el caso. Pronto llegaron el maestro, el sacerdote y más gente. EL campo comenzó a producir y el ritmo del intercambio de mercancías aumentó. El campo florecía alimentando a la ciudad y la ciudad alimentaba al campo. Incluso y durante mucho tiempo, campo y ciudad convivieron a fuerza de la necesidad. Los grandes solares paceños albergaban al mismo tiempo familias, pozos, huertas y animales, a tal grado que a La Paz se le conocía también como la ciudad de los molinos. De esos molinos que se usaban para sacar agua del pozo, necesaria para las casas y el riego de las huertas. Algunos de estos se conservan hoy como monumento en el tramo del malecón conocido como “ El Molinito” y en la Unidad Cultural Jesús Castro Agúndez, conocida antes como la “Huerta de los cuatro molinos”.

El surgimiento de la ciudad de La Paz es también un hecho peculiar, si consideramos que muchas ciudades del mundo y América Latina fueron primero regiones campesinas o zonas rurales de la época prehispánica, o se constituyeron en ciudades a partir de su pasado colonial. La Paz no. La Paz nace ciudad. La Paz es una ciudad del siglo XIX. Es un puerto, un abrigo costero natural, resguardado de los vientos y corrientes, dispuesto al tráfico de naves y las consiguientes operaciones de carga y descarga, lo cual implica también el movimiento de pasajeros. La Paz fue y sigue siendo amparo y refugio. Una ciudad que crece a partir de la costa, primero, y del malecón, después.

La paz pasó a ser el centro de administración pública del distrito, a la vez que centro de las operaciones mercantiles de la porción sur de la península. En 1831, el jefe político Mariano Monterde erigió la municipalidad y estableció el primer ayuntamiento, que funcionó con el carácter de provisional hasta 1833, en el que el Gobierno General aprobó definitivamente su instalación. El asentamiento se situó originalmente en la zona inmediata a la playa y comprendía el perímetro que entonces abarcaba la calle de Lerdo (actual calle Lerdo de Tejada) al sur y la calle Central (actual calle 16 de Septiembre) por el norte.

Antecedentes del crecimiento arquitectónico, cultural y social de La Paz

Las viviendas de los pescadores y trabajadores de la ciudad a finales del siglo XIX y principios del siglo XX se construían en el solar familiar, donde se compartían pozo y animales, eran de un solo nivel con muros de adobe, tabique, piedra o madera, en las viviendas de La Paz predominaban, sobre todo, la modestia y la sencillez. Sin embargo existían algunas casas un poco más ostentosas. Se trataba de construcciones de dos pisos, cuyos balcones daban a la fachada un aspecto más ornamentado. A veces, este segundo piso consistía en un torreón rematado con un techo de doble agua; otra se trataba de un segundo piso a todo lo largo de la construcción. Algunas de estas casa fueron construidas por los primeros propietarios y comerciantes de La Paz. Así, esta ciudad que había crecido junto a la costa sin grandes pretensiones arquitectónicas y urbanas, se comprendía de inmediato: una unidad visual sin disonancias dentro de una simple u lógica unidad espacial, embellecido por el entorno marino de la bahía. Poco a poco La Paz comenzó a sentir la creciente preocupación de sus habitantes por mejorar su imagen. Durante los primeros diez años del siglo XX y en pleno profiriato, la opinión pública pidió a las autoridades del ayuntamiento que exhortaran a los habitantes de la ciudad a arreglar sus casas, calles y banquetas. Siguiendo con la preocupación de ciudadanos y autoridades por el embellecimiento, mejoramiento y conservación del paisaje urbano, se encontró en el Boletín Oficial del Gobierno del Distrito Sur de la Baja California de marzo 31 de 1929, la publicación de un acuerdo en el que se daban a conocer los perímetros de la ciudad en los que se causarían impuestos por falta o deterioro de banquetas. Y así transcurría la vida en La Paz porfiriana, una nueva tienda aquí, otra allá; una nueva campana para la catedral; arreglos en el jardín Velasco y las principales calles del centro de la ciudad. El Teatro Juárez La idea de construir un teatro en La Paz aparece en el siglo XIX, luego de que la misma Ángela Peralta viniera a la ciudad. Desde entonces la construcción del teatro de la ciudad fue un anhelo para la sociedad paceña, que vio con insistencia la necesidad de contar con un foro adecuado para las representaciones teatrales. Así, mediante una iniciativa compartida entre sociedad y gobierno, se formó el Comité Pro-construcción del Teatro, que inició las obras con los donativos otorgados por los principales comerciantes y funcionarios de la ciudad.

Día y noche se trabajaba para terminar las obras que cumplirían con el doble fin de satisfacer una exigencia cultural creciente en la población y la de conmemorar el Centenario de la Independencia. De hecho se había planeado inaugurar el teatro en esas fechas, sin embargo no pudo ser terminado y con la llegada de la revolución vio su apertura pospuesta hasta el año de 1929. Desde entonces y hasta que dejó de funcionar el Teatro Juárez fue el escenario teatral, el lugar para los eventos oficiales, el sitio donde se celebraban las ceremonias de clausura de las escuelas, el lugar de las veladas literario-musicales y los conciertos de piano. El Teatro Juárez dejó de funcionar como tal y durante muchos años lo hizo como cine hasta que finalmente cerró sus puertas. Entre las obras que se entregaron a la ciudad estaban: el cuartel para gendarmería del distrito, la Casa de la Ciudad (edificio del ayuntamiento) y la catedral a la que se le añadió una de las torres que actualmente ostenta. Además se plantó en el Jardín Velasco un gran ahuehuete al que se le puso el nombre de “Árbol del Centenario”.

Una vez concluido el movimiento revolucionario, Baja California Sur vivió un largo periodo de inestabilidad y recambio entre autoridades. Fue en este periodo que se construyó el malecón, una de las mas importantes obras para la ciudad de La Paz; esa gran puerta que terminó por darle a la incipiente ciudad una identidad. La Paz es una ciudad anclada en el contexto del mar, a la que sólo le hacía falta el marco que adornara la puerta. El malecón es el marco del puerto sin el cual esta ciudad no podría siquiera ser pensada. El malecón desde que se construyó ha sido el elemento urbano que caracteriza la ciudad. Palmeras, árboles, bancas y una plaza en la cual se ubica el kiosko, fueron y siguen siendo los elementos que dan identidad al puerto. Si para la mayoría de las ciudades de fines del siglo XIX y principios del siglo XX, la estación ferroviaria fue su punto clave, para La Paz lo fue el muelle y el malecón.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->