La libertad como fundamento del ser

Carlos Seijas*

Wem Zeit ist wie Ewigkeit Und Ewigkeit wie Zeit Der ist befreit von allem Streit1. Jakob Böhme. Aurora, II, 12 Jakob Boehme nació en Gorlizt, Alemania, en 1575, como hijo de un labriego y fue pastor y zapatero. Se casó en Gorlitz y tuvo cuatro hijos. Aunque había tenido una pobre educación, había estudiado a fondo la Biblia, las obras de Paracelso y los tratados místicos de K. Schwenkfeld y V. Rigel. Hacia 1613 dejó su oficio y se dedicó al comercio de lanas. Desde muy joven se proclamaba un visionario. Decía haber visto al Ser de todos los Seres, la Raíz de todo y el Abismo. También el nacimiento de la Santísima Trinidad y el origen y estado primario del mundo y de todas las criaturas. Había visto los tres mundos: el Divino o mundo angélico; el mundo oscuro, origen de la naturaleza y el mundo externo. Durante esta época tuvo estas visiones internas que decía se abrían dentro de él como una planta que creciera de pronto. Se decía instrumento de Dios, con el que Él hacía lo que quería. Pero desde su primera obra Aurora subtitulada “la raíz o madre de la verdadera filosofía, astrología y teología o descripción de la naturaleza”, la Inquisición lo obligó a permanece en silencio desde 1612 en que apareció, hasta en 1618 en que empezó su gran periodo de producción, animado por numerosos círculos que habían leído su primera obra. El pastor Gregorius Richter, primado eclesiástico de Görlitz, prohibió a Böhme escribir so pena de destierro. Böhme obedece durante 5 años, y vuelve a tomar la pluma en 1619 soltándola hasta su muerte 5 años después, haciéndose en el ínterin de discípulos y acrecentándose su fama en Alemania. Sus libros eran publicados de forma clandestina por sus amigos. Cuando Richter lo acusó de herejía, y lo expulsa de la ciudad, Böhme ya tenía seguidores y aliados entre los magistrados municipales. Acató la orden no sin antes defenderse de los cargos. En 1624 fue llamado a Dresde para defender sus ideas ante la Alta Corte Consistorial, pues el clero luterano parecía sentirse ofendido. Pero todo este proceso solo consiguió aumentar el número de sus admiradores. Al igual que el Maestro Eckhart, tres siglos antes, murió poco después de haber sido procesado por la inquisición, aunque falleció sin conocer el veredicto en que se le acusaba de afirmaciones heréticas. Jakob Böhme murió el mismo año de 1624, a la vuelta de su viaje a Dresde. Probablemente Böhme haya sido el primero en los tiempos modernos en tener la intuición de lo que los románticos llamaron el lado nocturno de la naturaleza (die Nachtseite der Natur), el carácter demónico de la vida, en el sentido en que usan esta palabra autores como Goethe o R. Otto. Persona de escasa formación, de su honda
1

Aquél para el que el tiempo es como la eternidad y la eternidad como el tiempo, está liberado de todo combate.

LA LIBERTAD COMO FUNDAMENTO DEL SER

melancolía, de sus experiencias espirituales, brotó, asistida de algunas lecturas y de conversaciones con discípulos más cultos, una obra prodigiosa y sorprendente, desafío para la razón y referencia ineludible de toda mística que se quiera especulativa2. La mayor parte de sus obras tratan de su Teosofía en una atormentada oscuridad. Dios, como el Ser de todos los Seres, no es ni el bien ni el mal, sino la fuente de ambos. Reconcilió su experiencia mística con la teología cristiana, diciendo que el Último se conoce a sí mismo en su Hijo y se expresa a sí mismo en el espíritu. La Divinidad tiene dos voluntades, amor y cólera, una buena y otra demoníaca. De esta forma nos vemos envueltos en el conflicto entre lo bueno y lo demoníaco, el amor sobre la cólera. En la unidad de Cristo el alma conquistará la tierra y volverá a llevar a los ángeles caídos a la ciudad celestial. Insistía en que él no era panteísta, aunque a veces pudiera parecerlo: “Yo no digo que la naturaleza sea Dios. Él es todo y comunica su poder a toda su obra”.Böhme tuvo una gran influencia en los filósofos alemanes y él mismo estuvo muy influido por el Maestro Eckhart, que vivió en Colonia y Erfurt a finales del siglo XIII y principios del XIV. Su influencia se vio en pensadores tan diversos como Isaac Newton, William Blake, Baader, Spinoza y sus tesis y antítesis influyeron en el pensamiento dialéctico de Hegel, quien lo consideraba el primer filósofo auténticamente alemán. Su obra es difícil de leer, pues a veces tiene un estilo oscuro y de aparente falta de conexión sistemática, a pesar de lo cual influyó sobre grupos religiosos y místicos alemanes, ingleses y holandeses. Comenzamos nuestra exposición intentando, de modo de introductorio, una síntesis de algunos de los aspectos más relevantes de la filosofía de Jakob Böhme, esbozando los rasgos de su metafísica según un esquema teantropocósmico3. Es bien conocida esta expresión en Raimon Pánikkar, aunque él prefiere la más eufónica: cosmoteándrico. Así, llegaremos a la importante y original noción de Sabiduría que propone el teósofo alemán, que nos parece una de las claves para entender su pensamiento. Al tratarse de un autor difícil, que no se preocupa en exceso por fijar su terminología -más simbólica que conceptual-, poco y casi siempre mal traducido, deseo contribuir modestamente a destacar su importancia: grande en la filosofía moderna alemana y considerable también en muchos movimientos y pensadores más o menos espirituales4.
Por especular entiende Böhme la capacidad que tiene la inteligencia humana de ahondar en el misterio de Dios, reflejando su Sabiduría, su Imagen eterna. Pero algunos interpretan esta especulación como una mera psicología esotérica (así Feuerbach en su Historia de la filosofía moderna), cuando no como simple disparate (el caso de Freud, cuando compara algunas odas de Lichtenberg con los escritos del teósofo, diciendo que el autor pone el texto y el lector el sentido. Ver su obra sobre El chiste y su relación con el inconsciente, concretamente en la página 83 de la edición alemana –Studienausgabe). 3 Término que hace referencia a la una visión de la realidad que comprende lo divino (theos), lo humano (anthropos) y lo cósmico (kosmos). Panikkar, Raimon. El mundanal silencio, Martínez Roca, Barcelona 1999, 26. 4 Han leído a Jakob Böhme, entre otros, Milton y de Bengel, Comenius y Fludd, Gichtel y Leibniz, Henri Moore y Friedrich Oetinger, Hamann y Blake, los Cuáqueros y los Martinistas, los Filadelfianos e incluso los Francmasones. Sin olvidar la influencia, más o menos directa en los románticos y el idealismo alemán, así como en Schopenhauer: Novalis (a través de Fichte), Tieck, Friedrich Schlegel, Goethe, Fichte, Schelling, Hegel, Franz von Baader, Rothe, Krause, Corner. Así como la influencia en autores rusos, como subraya Berdiaeff. Pero también la recepción en Francia, que tuvo gran importancia curiosamente para el retorno de Jakob Böhme a Alemania: Saint-Martín, el Filósofo desconocido. El último Schelling sobre todo ha leído íntegramente a Jakob Böhme. Y esto se percibe en su filosofía de la libertad. Cuando Böhme introduce la libertad en el fondo del ser y coloca allí también lo irracional, está influyendo en Schelling y ayudándole a oponerse al panlogismo hegeliano.
2

2

Ελευθερία “Grandísimo hereje”, como me decía hace muchos años en Viena entre enormes carcajadas un viejo amigo mío, a menudo ha sido mal interpretado y deformado. Afortunadamente existen libros como el de Alexandre Koyré, citado luego, que nos son de gran ayuda. De justicia es decir lo mucho que debo a tales estudios. Existe un verso del Tao-Te-Ching donde Lao-Tsé afirma que “todos los seres llevan a espaldas la sombra y en brazos la luz”5. En los brazos y en los ojos, cabría añadir, si bien los ojos tampoco saben ocultar aviesas intenciones. Y todos, tal vez, cargamos con un peso de sombras, fardo que acaso nos pertenezca o que hagamos nuestro. Lo importante es la andadura. Y la esperanza de llegar al descanso, o al menos la confianza en que el camino que se hace merece la pena. Buen acompañante nos parece el místico zapatero Jakob Böhme, hombre esclarecido y buscador incansable6. Henri Bergson ha explicado, en las primeras páginas de su ensayo sobre la intuición filosófica7, su convicción de que todo sistema filosófico, en sus complejos desarrollos argumentativos viene a ser el despliegue muchas veces inconsciente de una intuición simple y original. Intuición que acaso no pueda traducirse siempre en razonamientos, pero que acaba transformándose en una imagen simbólica que vendría a constituir el centro y la unidad de su pensamiento. En el teósofo de Görlitz, esta imagen sería sin duda alguna el fuego8. Fuego, como el de Heráclito, que se transforma y permanece uno en su incesante dinamismo. Fuego como la zarza ardiente de Moisés, que no alude precisamente a una noción estática de lo real ni de su fundamento. Fuego sagrado como Centro de la Naturaleza, que habrá que poner en relación tanto con el Abismo indeterminado de la Nada (Ungrund) como con el curso incesante, pero temporal y finito, de la Creación. En efecto, Jakob Böhme se había autoimpuesto la difícil tarea de intentar traducir en términos conceptuales una intuición fundamental que mejor se dejaba expresar en símbolos, abiertos para el entendimiento, oscuros para la razón, pues descubre una ley suprema que encontramos en todas las cosas: la ley de la polaridad del ser y del conocer; ley que él aplica en los más diferentes ámbitos y ley para la que encuentra, ya al final de su vida, la fórmula más adecuada: «En el Sí y en el No consisten todas las cosas» (In Ja und

XLII En la mayoría de citas dependo de Alexander Koyré y su inmensa erudición. Están confrontadas con la edición de Gichtel de 1730, edición facsímil a cargo de Will-Erich Peuckert, Fr. Fommanns Verlag, Stuttgart, 1961, en 11 volúmenes de preciosa letra gótica. Indico a continuación, omitiendo el título alemán excepto al final, algunas de las principales obras de Böhme: Aurora (1612), De Tribus Principiis (1619), De Triplici Vita Hominis (1620), Psychologia Vera (1620), De Signatura Rerum (1621), De Electione Gratiae (1623), Mysterium Magnum (1623), De Testamentis Christi (1624). En 1624, el año de su muerte, se imprimió en Görlitz la obra Weg zu Christo [El camino hacia Cristo], pequeño libro donde Böhme agrupó tres opúsculos místicos: Von wahrer Busse [De la verdadera penitencia], Von wahrer Gelassenheit [Del auténtico desasimiento] y Vomübersinnlichen Leben [Acerca de la vida suprasensible]. En opinión de Koyré, en toda la literatura mística alemana hay pocas obras tan sinceras, tan ardientes y tan puras. 7 Bergson, Henri: La intuición filosófica. Siglo Veinte, Buenos Aires. 1979, 126-127. 8 Alexandre Koyré lo expresa con su habitual buen tino: “si se nos pidiera definir en dos líneas el sentido de la obra de Böhme y la razón profunda de su prodigiosa influencia, diríamos que Böhme ha dotado a la metafísica de un símbolo nuevo, sustituyendo la metafísica de la luz por la metafísica del fuego” (A. Koyré: La philosophie de Jakob Böhme, Vrin, Paris, 1979 (3ª), p. 284).
5 6

3

de una lucha y oposición de los contrarios. es la presencia y la lucha en ella de dos fuerzas o cualidades contrarias «entre ambas cualidades» escribe muy a menudo Böhme-. qu. opuestos y sin embargo indisolublemente unidos y ligados.LA LIBERTAD COMO FUNDAMENTO DEL SER Nein bestehen alle Dinge)9. «como una [sola] cosa». como base orgánica del ser espiritual de Dios. después un jugo. Aurora. Por eso afirma que no se puede conocer a Dios sin conocer la naturaleza: «¿cómo vais a encontrar a Dios en esos libros de teología -solía quejarse a los teólogos profesionales de su tiempo-. raíz. En primer lugar. Tendremos que ocuparnos de esto.. que es el espíritu de la cosa» (cf. Todos los seres son signaturas de Dios. añade el teósofo. una chispa. salvo sin embargo. un Dios espíritu. El bien y el mal están en todas partes. sin excepción. mas digamos ahora que lo propio en él consiste en una triple intuición metafísica: la intuición de una libertad que se encarna en lo real. hay tres cosas.. cuya síntesis constituye la vida. Por otra parte. así como el término que lo introduce. si una de las tres falta. que se encarna directamente en el alma espiritual. II. Böhme ve la expresión de la Trinidad creadora. «Nada hay en la naturaleza que no sea una imagen de la Trinidad divina». Böhme pondrá. los ángeles y los demonios. la naturaleza es el terreno de batalla entre Dios y el Diablo. En su De Tribus Principiis. 45. De esta triple intuición resulta. en un cierto sentido. En cierto modo. en una piedra. cuando nos dirigimos hacia la naturaleza. Existe esta lucha y esta unión de los contrarios en todo objeto real. si no sois capaces de verlo en la misma naturaleza?». un mundo igualmente vivo donde Dios se expresa. entre Dios y el mundo. en todas partes. del que el alma es un efluvio. origen y germen del ser en tanto que tal. luego una fuerza manante. y la de una doble necesidad -para el ser y para el pensamiento. Lo sensible. se encarna también10. en todas las cosas. 48): «Ahora bien. En cada cosa. en Dios. constituye un símbolo de lo inteligible. la del espíritu expresándose por medio del cuerpo. en un trozo de madera. Para mediar en esta relación y para explicarla. La solución de Böhme vendrá a decirnos que la realidad no puede estar fundada Quaestiones Theosophicae. escribe Böhme. lo primero que vemos. se manifiesta y. El doble problema tradicional del mal y de las relaciones entre Dios y el mundo es la gran cuestión que domina todo el pensamiento de Böhme. pues la vida del mundo de la naturaleza expresa la vida escondida del mundo del espíritu. por una parte. aunque en Aurora esta relación entre la Trinidad y el mundo es todavía imperfecta. un Dios vivo. 47). plantea Böhme el problema del origen absoluto del ser. entendida como fuente creadora de la naturaleza del mundo y. 9 10 4 . olor o gusto. que es una obra más profunda que Aurora. El problema es nuevo. ya lo hemos dicho. Ahora bien. al mismo tiempo. la mala o malvada en los demonios. hay la fuerza de la que está hecho el cuerpo. Cada cosa es una trinidad creada (cf. Aurora. las del bien y el mal. que es su corazón. III. son distintos. y nada puede nacer ni crecer. 2 Vida entendida como autocreación sinérgica. el problema del Urkund. Allí. Los contrarios se requieren mutuamente para revelarse el uno en el otro. III. un tercer medio: así nacerá la importante idea de naturaleza eterna. en una planta. fuente. no hay más que una sola cualidad: la buena en Dios y los ángeles. hemos venido a decir.

Gestalt und Gestaltung. por la acción. se manifiesta por la similitud (Gleichniss) y se revela en la oposición (contrarium de términos opuestos: luz-tinieblas. Así.. organicista. 12 De este modo. Schlegel uno de los más grandes escritores de Alemania remito al original libro de Isidoro Reguera: Objetos de melancolía (Jakob Böhme). manifestarse. formular el pensamiento de Böhme aproximadamente así: lo mismo se expresa en lo otro y por lo otro y se revela al pensamiento por esta oposición. 268. el ser es algo derivado. 3. sino el summum fieri. la lengua sensual. esto constituirá la doctrina de las signaturas. En su esencia. pero una esencia se manifiesta por una cualidad encarnándose en un ser que -el ser y la cualidad. revisada y completada. bien-mal. revelar su propia esencia desplegando las posibilidades que le son inherentes. reconocido. la summa vita. Bien sabido es que la mística es creadora de palabra. Tieck o F. Cada realidad sería así como el documento que testimonia acerca de la naturaleza de su propia raíz. La concepción de la realidad de Böhme es ante todo dinámica.. pp. que se explica por el devenir.16. Sex Puncta Mystica. 13 Básicamente podemos decir aquí que este pensamiento admite tres modos esenciales: el ser se expresa por su contrario -expresión del espíritu por el cuerpo o del pensamiento puro por la imaginatio (cf. es preciso que se ponga a sí misma la opacidad y las tinieblas. pp 10-11. sino “yo soy el que seré”. Dios no se considera el summum esse. Hombre. La obra ha sido reeditada. 1960. como aspira a ser conocido. La mayor perfección de Más adelante. Mundo. 50. II 17 cf.c. Ser qué quiere decir realizarse. Mysterium Pansophicum. 16 cf. Ediciones Libertarias. interpretando o traduciendo de otro modo las palabras de Dios a Moisés de las que tanto se ha servido la escolástica. Para el tema del lenguaje en quien fuera considerado por Lichtenberg. a la revelación. etc.le son semejantes cualitativamente. De Triplici Vita Hominis. Mysterium Magnum. 1955. 60). p. En internet puede encontrarse un interesante artículo de Teresa Rocha Barco: Un apunte sobre la historia de la teoría del lenguaje: Böhme. como él la llama (cf. De momento bástenos apuntar la riqueza de significado de la palabra Urkund. por la potencia. aportan su propio testimonio11. 5 11 5 . podríamos decir que toda realidad es un deseo de manifestación y revelación. 1985. I. También la vida es un misterio que se realiza manifestándose17. que lo constituye y lo explica. La metafísica boehmiana quiere también trascender el ser. En palabras de Koyré: “Se podría.. Hildesheim. L. Uno de los pocos intérpretes clásicos que seguramente ha comprendido la doctrina de Jakob Böhme acerca de la lengua natural es Paul Hankammer en su libro: Jakob Böhme. en Siruela en el año 2003. al autoconocimiento. V. posiblemente para elaborar un concepto demasiado abstracto de Dios. Así. una ley general del ser. X. 15 El hombre y lo divino. 284-349). Palabra que proviene con seguridad de Kunde. Pero es en la luz y por la luz como ella se manifiesta”14. mas entiende nuestro teósofo que el ser humano caído no comprende la lengua natural. XXXV. de su origen último. Ser como dinamismo que engloba al devenir y lo sobrepasa. Concepción vitalista. 48)-. Madrid. como decía María Zambrano Alarcón 15. Bien característico de su pensamiento es el modo en que intenta precisar y distinguir las diversas maneras de expresión y manifestación.Ελευθερία sino en aquello que no es. similar a la de Paracelso y enmarcada en el nuevo pensamiento de su época. Saint-Martin y Kleuker. ver especialmente el capítulo V de la parte o libro segundos: Dios. pero todas las cosas hablan de su raíz. En el devenir se encuentra el fundamento mismo del ser12. Mysterium Magnum. México: Fondo de Cultura Económica. para que la claridad se exprese y se revele.. Urkunde y significa en Böhme el origen último de una cosa en la medida en que dicho origen se revela en el ser que es su revelación o su expresión. Todo ser aspira a ver y a ser visto. 189-277. es precisamente la tendencia a la manifestación. 14 o. íntimamente relacionadas con su teoría del Verbo y con su peculiar teoría de la lengua natural13. No “yo soy el que soy”. pp. Para Böhme una ley inherente al ser. en términos modernos (o antiguos). Georg Olms.). Todo ser aspira a la consciencia. que da su «noticia» (Kunde). tercera parte.

es el acto el que determina la naturaleza del ser. 18 19 6 . 1962. corresponderá al ser humano descifrar e interpretar las signaturas del mundo. Su tiempo es semejante a una corona redonda o a un arco iris completo que no tiene comienzo ni fin. porque ser no significa otra cosa que ponerse y afirmarse. tanto en Dios como en la criatura. Pero digamos incluso más: lo que no fuera libre no podría ser en el sentido pleno y fuerte de la palabra. preferimos guardar silencio. términos equivalentes en esta filosofía19. ni tiene principio ni tiene número». como ya hemos dicho. De Signatura Rerum. Por eso. Pues la Imagen. 23. p. 70 20 cf. pues la esencia se pone en el ser. como volveremos a recordar)20. Y podemos decir también que los seres creados se forman ellos mismos unos cuerpos que los expresan. Para Böhme la forma personal será entonces la más alta. La regeneración del ser humano «Der rechte Mensch in der himmlischen Bildniss hat keine Zeit: Seine Zeit ist gleich einer runden Crone oder einem ganzen Regenbogen der keinen Anfang hat und kein Ende. o la ley de la palabra. se comprende muy bien que acabe poniendo la libertad como la esencia y raíz misma de lo real. su Quall. LXI. que revelan y expresan su esencia dinámica. Francis Herbert Bradley escribió que “La metafísica es el hallazgo de malas razones para aquello en lo que instintivamente creemos”21. Francis Herbert. Oxford University Press. Denn die Bildniss. Appearance and Reality. 24 cf. Mysterium Magnum. No nos pronunciamos acerca de si se trata en este caso de buenas o malas razones. Pero la “creencia instintiva” tiene que ver aquí con una clase de intuición surgida de una honda y crucial experiencia. Sobre su valor apofántico. si se me permite la palabra. es la de la expresión. 22 «El hombre auténtico en la Imagen celestial no tiene tiempo. su cualidad propia (que Böhme asocia con tormento. welche die Gleichniss Gottes ist. en la existencia para tomar conciencia de sí. del Verbo. Libertad y realidad verdaderas son. por eso mismo. VIII. 1. XXVIII. de los espíritus-manantiales. en definitiva. Pronto veremos que Dios se expresa y se habla a sí mismo por medio del mundo de las ideas-fuerzas. die hat weder Anfang noch Zahl»22 Jakob Böhme cf. para Böhme. su valor en tanto que revelación.LA LIBERTAD COMO FUNDAMENTO DEL SER ser estará en aquél que se realice del modo más completo y se revele y conozca de manera absoluta. que es la semejanza de Dios. Otra gran ley del ser. esto es. He aquí la raíz de su constante y creciente personalismo. una libertad que se entendiera como sobreañadida a nuestra naturaleza no podría servir para fundamentar la semejanza del Creador y la criatura18. Mysterium Magnum. En efecto. 40 21 Bradley. como se encarna además en las imágenes mágicas de la Sabiduría. sufrimiento: en alemán Quaal o Quahl. Y como.

no se limita a la relación entre el alma y cuerpo.Ελευθερία De Triplici Vita Hominis. 23 7 . Jakob Böhme nos invita a buscar en nosotros mismos «el más alto misterio». un reflejo singular. de una concepción sapiencial del ser humano. Böhme lo dice por lo demás Desde luego. entonces tiene que revelarse (offenbar werden) el cielo en el hombre»24. en la división: 1) espíritu u hombre interior. nos parece que está en su concepción del ser humano. es la de que Dios está presente en todas partes. 7). Por eso dice Böhme: «buscaos a vosotros mismos y si os encontráis lo habréis encontrado todo». 196 197. forma la esencia y la base del mundo. Mysterium Magnum. Böhme debe reencontrar en su hombre no sólo los mundos material y astral. 6. en él vivimos. como se ha sugerido ya. como veremos. venimos diciendo. como por ejemplo Valentín Weigel25. la imagen de una Imagen (la Sabiduría) y tiene por misión llegar a ser una verdadera manifestación. se volvía a encontrar en el hombre. 48 25 Como dice muy bien A. Epistolae Theosophiae. Este Mysterium -es el concepto central de la filosofía de Böhme. como el hombre debe buscar la clave del misterio de la realidad. En efecto. Él consideraba que la inteligencia puede penetrar el misterio. 3) la naturaleza corporal. microcosmos y microteos. Esta analogía. el infierno y paraíso. Por eso. sino el universo entero. podemos decir que el reflejo de la Trinidad en nosotros es en Böhme más complejo que en otros autores espiritualistas. el libro donde leer los secretos. 2) el mundo astral. Böhme hará del misterio el principio explicativo por antonomasia. XVIII. Koyré: “La concepción del hombre. su verdadero centro. abandonándonos a nosotros mismos. Como escribe el propio Böhme: «Dios está en el cielo y el cielo está en el hombre. el misterio de su vida que se revela a sí misma en Él y en la criatura23. 2) alma o cuerpo astral y 3) cuerpo material. en la que ahora vamos a detenernos un poco más.c. El Hijo es la conciencia-luz que nace de esa vida. se trata de una antroposofía. 2). Sex Puncta Mystica. la vida orgánica y psíquica (mental) de la materia viva. nota 5). sino estados o «mundos». Es su imagen perfecta. mas si éste quiere vivir (seyn) en el cielo. Dios. Nuestro pensamiento y nuestra alma están inmersos en el misterio y bañados por él (cf. abandonándonos a Dios. es decir este mundo. sin desde luego eliminarlo (cf. o. según él.se vuelve a encontrar en el hombre y es en sí mismo. concepción vitalista y religiosa. abandonando la razón exterior (el discurso). más también humanista y personalista. ya que. sino que va más lejos. desde luego. del Cristo. Idea muy importante en Böhme. Por lo demás. Este es el lugar. De manera muy abreviada. el hombre está en Dios y Dios está dentro del hombre. en su propio mysterium. los ángeles y los demonios” (o. Böhme no estaba de acuerdo con la actitud de los luteranos ortodoxos que rechazaban toda especulación acerca de la esencia divina como algo inútil y peligroso. prefacio. 3 La clave del pensamiento que nos ocupa. Ahora bien. estamos rodeados de misterio. y aconsejaban limitarse a la letra de la revelación. En estos últimos la triplicidad: 1) Dios. único. entre el hombre y Dios. pp. el hombre está constituido exactamente de la misma manera que Dios (la única diferencia es que el ser humano es criatura). 3). está la «clave del Gran Misterio» (cf. XII. El Padre es la fuerza vital y psíquica del cuerpo vivo. como también lo fue en Valentín Weigel. En el ser humano. el paraíso y el infierno no son lugares. es más compleja en Böhme que en sus predecesores Paracelso o Weigel. XX.. el Mysterium Magnum. 24 Epistolae Theosophicae. Comencemos con la constitución del ser humano. El alto o gran misterio. si se prefiere. VI. es la esencia de Dios.

cuerpos fluídicos y dinámicos que. al tercer principio 31. XIV. Esta identificación de la naturaleza del alma con la del primer principio es ya una constante en la segunda obra del teósofo: De Tribus Principiis. siendo portador de la luz y la vida verdadera (cf. otras al alma santa (die heilige Sele) del hombre regenerado. un ser mental.. mens) que significa a Dios Padre. Para Böhme. y a veces se emplean como sinónimos. por otra. 91). porque todas tus arterias tanto como tu corazón y tu cerebro. IV. XIV. a pesar de su relativa independencia. el espíritu como algo sobrenatural y divino. XV. el spiraculum vitae28. 30 El hombre es llamado por Böhme microcosmos. el espíritu se opone a la carne así como a la letra. al igual que Dios está presente en su naturaleza y habita el mundo (cf. De Tribus Principiis. como veremos. 30 y 37. Pero el alma no es ya. oculto en el interior del cuerpo grosero físico. La conciencia sólo viene después de la vida. es en el hombre lo que el primer principio es en Dios. hay un espíritu del alma (Seelengeist) que es llamado tambiénspiraculum vitae y que emana de Dios directamente. sutil27. por ella y sus fuerzas. En fin. de todas tus fuerzas (potencias) y también de tu luz nace un espíritu que es razonable. vehículo y soporte de la vida. además. a su imagen y semejanza. puesto que es creado por Dios de su propia naturaleza. Esto es coherente. 31 Nuestro teósofo está tan convencido del valor y la importancia del cuerpo que ni siquiera se atreve a considerar a los ángeles meros seres desencarnados. » (las citas de Böhme están tomadas aquí del capítulo tercero de Aurora).. Y esto nos obliga a considerar. nos encontramos diferentes sentidos de la palabra espíritu: el espíritu vital. 31). un ánimo. encajarían los unos en los otros para constituir definitivamente el cuerpo vivo del ser humano (De Signatura Rerum. 11. como el primer principio engendra al segundo. tan sólo la intermediaria entre el espíritu y el cuerpo. que emana [ausgehet] del Padre y el Hijo y reina en el Padre entero. En cuanto al alma. «Después. 38). el espíritu sideral o astral y el espíritu elemental (siderischer und elementischer Geist). que no sería sino el germen del alma. 28 Böhme dice a veces que el alma es un espíritu. en cambio. la palabra se refiere a veces al alma vital. Böhme habla también del cuerpo astral (incluso de varios o de siete cuerpos sutiles)29. y lo representa y «lo revela en todos los tres principios». nace del cuerpo. Tener un cuerpo constituye una perfección. en palabras de Böhme. bien. 18). La plena vida espiritual con su luz. XIII. todavía no realizada. injertándose sobre) como a su fundamento y su subestructura. VII. tú encuentras en el hombre tres fuentes (Quellbrunnen): primero la potencia en todo su ser espiritual ( Gemüth. pero es también un pequeño Dios (kleiner Gott). Lo importante es que el alma espiritual está presente en el alma vital y. siquiera brevemente. Sabemos que el teósofo retoma de Paracelso la concepción de los cuerpos múltiples. por otra parte. su inteligencia y su amor reflejan el segundo principio32.LA LIBERTAD COMO FUNDAMENTO DEL SER claramente: el alma consciente proviene y nace de la vida orgánica26. Sabemos ya que. por decirlo así. 29 Cf. incorporándose a ésta (literalmente. pero podemos captar la esencial diferencia: por una parte el alma vital. y todo lo que es en ti está hecho por este espíritu. el alma tiene su Urkund en el primer principio. Alma y espíritu tienen Jakob Böhme muy diversas significaciones. el alma consciente y espiritual. 36. en cierto 26 8 . Aurora. 14). El cuerpo y la vida orgánica propiamente dicha pertenecen. de las cualidades o potencias que lo constituyen (cf. XXII. a menudo el alma es opuesta al espíritu (como en Aurora) concebido bien como centro de luz y de conciencia. Ahora bien. y significa bien al Espíritu Santo. el espíritu domina al cuerpo y lo rige según su voluntad. después la luz de tu ser que lo ilumina por completo. animal o sideral. y este espíritu es tu alma. De todas estas fuerzas y de su luz nace un espíritu inteligente. la relación del ser humano con los tres principios de la esencia divina30. el alma es también definida por Böhme como un Gemüth. 28. por el contrario. que significa a Dios Hijo». habita (einwohnt) su cuerpo y lo rige. en Böhme. 27 «El hombre está hecho según la imagen y de la potencia de Dios en su Trinidad». como la fuerza que de allí emana. es decir. Sex Puncta Theosophica. pues en efecto. y otras que el alma engendra al espíritu.Aurora. pero en tal caso creemos que se está refiriendo al alma. «Y así. sino que es el centrum del ser vivo.

El alma es la fuente del No. el cuerpo y el tiempo real se implican: sin cuerpo no hay cambio. pues nace también «entre» los dos primeros principios. desde luego. El cuerpo aparece en él como una especie de pantalla y como un amortiguador que nos protege. Si el hombre fuera de la tierra. Sólo en esta vida es donde el hombre tiene el poder de «deshacer lo que ha 9 . De Tribus Principiis. Es precisa. siendo como su extracto (extractum) y su jugo. una vez más. III. un cuerpo espiritual. no proviene del espíritu este mundo (Geist dieser Welt) ni tampoco de nada que sea más sutil que los meros elementos (el «jugo» de Aurora). que antes aceptaba. entre el cuarto y el quinto espíritu manantial. Cuerpo que nace en nuestro mismo cuerpo terrestre. 35 En la Psycologia Vera se trata la importante cuestión del destino del alma. Anhelamos y buscamos la libertad espiritual de la que. un cuerpo de gloria. pero se trata también de lo que el teósofo llama la Tinctur. Jakob Böhme está bastante lejos de los espiritualistas en este sentido. Christi S. el demonio interior que el hombre debe vencer y superar para renacer. pequeño Dios. su vida. tal vez por eso se ha escrito que quien ame su vida –su alma. entre uno y otro que luchan en él y «cualifican» en él y puede libremente decidirse y escoger uno u otro. igual que el espíritu del azufre (ein sulfurischer Geist [un es píritu sulfuroso])”. 32 Volviendo a la relación del alma con el primer principio. además. o incluso el corpus eterno de Cristo35. la doctrina de la libertad como fundamento del ser. descartada y Böhme parece lamentar el haber abandonado la idea. hemos dicho.Ελευθερία De todos modos. el Element. lib. entendámoslo bien.. seres espectrales incapaces de formarse un cuerpo. no podría desear el cielo. La vida espiritual más honda. El elemento sobrenatural en el ser humano. XVIII. 9). la prenda de su eternidad? Interpretando a Böhme. que empieza ya a formarse en esta vida. Dios también lo tiene. tiene en sí mismo y en su libertad posible y conquistada la potencialidad de serlo todo. 3. la humanidad está bajo el dominio de los astros. así como la de la formación del cuerpo espiritual. de resurrección. si perteneciera sólo a la tierra. 50 y también De Test. Baptism. la chispita de Eckhart. I. el hombre no “pertenece” a ninguno de ellos. la regeneración. XII. 18. igual que la del hombre regenerado. Aparecen en esta obra los esbozos de una de las doctrinas más peculiares y profundas de Böhme. hay que decir que el alma es el infierno que está en el hombre. es dada al mismo tiempo. De Triplici Vita Hominis VIII. de alguna manera.la perderá. como la Funke. no proviene del astrum. 7). el Paraíso. que Jakob Böhme llamarás piraculum vitae. la conclusión del De Tribus Principiis atribuye al ser humano una posición un tanto extraña y muy significativa: si bien el mundo entero está repartido entre los tres principios. Mas ello implica para Böhme la constitución de un cuerpo nuevo. II. nos parece que tiene sentido. modo. para nacer en espíritu. a saber. tiene una constitución ontológica parecida a la de los demonios. Ser incompleto. 34 Cf. No así los demonios. sutileza de sutileza y espíritu de espíritu. en bloque (cf. con ella. La reencarnación es. pues participa de ellos. es creado cuanto menos fuera de ellos. IX. hemos nacido34. y esto tiene mucho que ver con el tema de esta conferencia. fuera de toda realidad. hijo de Dios. En todo caso. ¿Podría perder. parece claro que los ángeles y los demonios no cambian su estado. De Triplici Vita Hominis. 33 El hombre está en el bien y el mal. del purgatorio. 16 y 17. (Cf. Al producirse la caída de Adán. Y Koyré comenta que para Böhme “el alma es también un espíritu terrible y abrasado. tendrá que decidirse y perfeccionarse por medio de su voluntad33. Sintetizando elementos pertenecientes a los tres principios de la esencia divina. Pues una curiosa teoría de Jakob Böhme pone en relación el alma humana con el mundo de los demonios: originaria del primer principio. para engendrarse en Dios. sino que está entre los tres mundos. puros espíritus. Para Böhme. el hombre. Si decimos que pertenece a los tres principios. sino que hace falta una nueva Tinctur que emana directamente de Dios. cap.

Böhme posee. 7 y 12. 37 Esta idea es. las almas de los hombres no regenerados permanecen desencarnadas a la espera del juicio (cf. que separa la unidad viviente del espíritu en una multiplicidad sucesiva de momentos aislados. 8. entre razón e intelecto. informaciones precisas sobre el abrasamiento final del universo: el fuego celeste. dentro de la que Cristo mismo se reveló acogiéndola. según la vieja sentencia de Píndaro. La importancia y el papel del ser humano se va acrecentando cada también vez más en el pensamiento de Jakob Böhme. Mysterium Pansophicum. Al asistir «en espíritu» a nuestro propio nacimiento. XXIII y XXXIII). una imagen concebida por Dios en su Sabiduría eterna. es muy importante la distinción. reencontrarse y vivificar nuestro propio centro… Son las expresiones de Böhme. III. Por eso escribe Böhme que el ser humano es. Una imagen. No se trata. Incluso regenerado. Toda impureza será destruida y calcinada. lo que es eterno en su esencia. Ha llegado a ser el que era. 38 Como afirma en De Electione Gratiae. 129). esto es la naturaleza eterna. 369 41 cf. La razón o conciencia natural es una visión dirigida sobre la naturaleza y no sobre sí misma39. Pues sólo puede ser eterno y sólo puede desear la eternidad. por lo tanto. No nos proporciona más que el yo superficial y exterior de la vida exterior y no el yo profundo y verdadero. por tanto. además. vemos hecho». retornar a sí. Se trata de cesar esa vida fragmentaria. Si consideramos la dimensión del conocimiento. De Testam. XXX). Las citas podrían multiplicarse: De Signatura Rerum .. de «borrar su huella» (cf. que oscurece. en definitiva. como sabemos. 37. inconsciente o basada en la mera razón. pues representa a Dios «según los tres principios de la esencia divina». VII. sigue siendo el mismo hombre. Particula aurae divinae. sino según la divina propiedad en la esencia celestial. 1. XV. 10). IX. una encarnación del Hombre-Dios. no según la naturaleza humana. y el segundo fundamento de la naturaleza es el alma. El camino es siempre el de la interioridad: entrar y retirarse en sí. 14 40 Apología contra Balth. no lo olvidemos. tan sólo subsistirá el elemento puro (cf. VII. que es nuestra propia esencia40. refiriéndose a nuestro triple origen: «Ahora entiéndeme bien: el primer y más interior fundamento en el hombre es Cristo. capaz de renunciar a su ipseidad egoísta37 para realizar en el mundo real su propia idea o imagen. 2 10 . del Cristo38. 39 Sex Puncta Theosophica. cap. eso es el hondón del alma. mientras que el ángel sólo está compuesto de dos principios y no expresa más que uno de ellos. ontológicamente superior a los ángeles36. constituye el centro de nuestro ser: vida del cuerpo y germen del espíritu. exterior. razón que es un fragmento. Tilden. una expresión personal e individual de Dios. de una nueva creación. que diría Unamuno. Baptism. ella misma. I. Un ser humano. Christi S. Su origen no tiene origen y el alma. 9. que representa en la Sabiduría divina una individualidad eterna. de «romper sus actos». Jakob Böhme insiste en la unidad ontológica del ser humano y en su identidad individual. por relación al mundo. jugará un papel análogo al del fuego en el proceso alquímico. V. XVIII. oculta o difumina la luz espiritual y que nos impide conocernos41. I. y el tercer fundamento es el hombre creado del limo de la tierra por medio de las estrellas y los cuatro elementos». de la inteligencia. En efecto. muy característica en Böhme. Nos explica también que es imposible que el cuerpo espiritual nazca después de nuestra muerte. I. estrictamente. Psycologia Vera. De Triplici Vita Hominis. a la que en parte ya hemos aludido. Sex Puncta Theosophica. Psycologia Vera. como importante es el papel de la imaginación.LA LIBERTAD COMO FUNDAMENTO DEL SER Como ya se indicado. 36 Cf.

y más próxima al intelecto intuitivo (Verstand) que el propio entendimiento. no quieras saber algo en nada. 46 cf. 85 y sigs. Se trata de una fuerza que puede operar en diferentes ámbitos de lo real: se puede imaginar en cualquier cosa. la certeza subjetiva respecto del conocimiento que le ha sido concedido. En cuanto a la Magia Divina operante en el acto de la creación cf. qu. XVI. Jakob Böhme expresa. la imaginación es en cierto sentido superior a la razón discursiva (Vernunft). cf. que posee un nido en los árboles o en algún otro lugar. /Si quieres poseerlo todo. haz lo que el mundo no hace. X.. al nacer Dios en el alma todo adquiere otra dimensión y perspectiva y una vida nueva brota en nosotros43. o con casi toda forma de mística (salvando la posibilidad de excepciones): la unificación interior. En Böhme. por ejemplo. Tilken. 6 y sigs. En efecto.. estando él mismo «abrasado» por el orgullo. la Abgeschiedenheit y la Abgelassenheit46.Ελευθερία revelarse el fondo misterioso de nuestro ser42. piensa Böhme. la aniquilación del yo egoísta. a menudo. Agustín Andreu cita. no quieras poseer algo en nada”. Esto es. 34. que quiere decir formar. pero sí destacar algunos detalles esenciales. noto que nada me falta”. Veremos luego que el sentido especial que Böhme atribuye al término imaginatio (Einbildung. Se trata de llegar a ser incluso más pobre que el pájaro. Todo lo sensible es símbolo de lo invisible. 14 y XII. I. Así llegarás por el camino más corto hasta Dios». La imaginación interviene en la creación del mundo como lo hace en ese renacimiento espiritual. XLI. lo «abrasó». por la acción de su imaginación. Con respecto a la vía mística tal como la concibe Böhme. 5 y sigs. de donde se puede sacar einbilden =informar y sich einbilden = formarse en e incorporarse a. mientras que el entendimiento debe proceder por pasos sucesivos. XXXV. sin la cual ni siquiera él mismo comprendería sus propios escritos. Lucifer. Tampoco podemos aquí detenernos en la filosofía de la religión de Böhme ni en su concepción del cristianismo. viene a coincidir en sus líneas maestras con la mística clásica. al comienzo de su hermosa edición de Aurora. La imaginación puede producir efectos perfectamente reales y la entiende como un acto sui generis que asimila el sujeto que imagina con el objeto imaginado. Epistolae Theosophicae. Epistolae Theosophicae. como solía decir44. 26. 128. estas palabras de Böhme: «Dirige tus pasos allá donde el camino es más duro. 20 y sigs. no quieras ser algo en nada. 16 y sigs. IX. así como en Paracelso. la imaginación es la potencia mágica por excelencia. modificó el equilibrio de las potencias de este centrum. pero también modificándolo45. XII. La concepción boehmiana de la imaginación tiene que ver con el sentido de la palabra bilden. Además. imaginando en el centrum naturae. Convertirse en nada para el egoísmo del mundo. de los bienes materiales: “Cuantos más los procuraba. la inspiración directa del Espíritu. 54 42 43 11 . en alemán) le permite decir que Lucifer o Adán han imaginado en el centrum naturae o en el tercer principio. con tantos menos me hallé”.Anti-Stifelius. II. Y también: “Ahora que me puse en nada. la imaginación permite captar lo uno-múltiple simultáneamente. entre tantas otras 45 Como hemos de ver más adelante. De Electione Gratiae. / Si quieres serlo todo. Por el contrario. haciendo participar al sujeto con las cualidades del objeto. El iluminado de cf. toma sobre ti lo que el mundo rechaza. I. Psycologia Vera. 44 cf. por ejemplo.. Recordando a San Juan de la Cruz: “Si quieres saberlo todo. el abandono del mundo.Mysterium Magnum . Marcha contrariamente al mundo en todas las cosas. Apologia contra Balth.

seguramente tan citados como no siempre bien entendidos: Im grenzenlosen sich zu finden / wird gern der Einzelne verschwinden De grado buscará el solitario perderserse (desaparecer) / para encontrarse en lo infinito50. el Dios de Jakob Böhme. el fiel lo imita. en un sentido directo y positivo. no puede realizar su imagen en nosotros sin nosotros (el célebre: “Dios que me creó a mí sin mí. abandono. penetrando el misterio de la naturaleza. de una acción. mas también de «una fuerte imaginación». la certeza de la salvación (certitudo salutis). al mismo tiempo. Como explica muy bien Koyré. pp. Mysterium Magnum. La vida eterna. Para el teósofo el conocimiento de Dios está íntimamente ligado al conocimiento del mundo. 49 Sin embargo. sino que.). lo que quiere decir para Böhme que «se reconstruye» él mismo según la imagen (Vorbild) de Cristo que forma en él. judeocristiana. un mecanismo de acción: entonces aparece el papel de la imaginación 48. de Jakob Böhme muy bien podría decirse que tenía tanta necesidad de que la naturaleza le condujese a Dios como tenía necesidad de Dios para comprender cabal e integralmente toda la naturaleza. el nacimiento espiritual contribuye al mismo tiempo a hacernos ver el mundo en su realidad más profunda. Para Lutero. 481-482. 8 “El alma -el hombre para ser más exacto. no tuviese necesidad de nada más. no hace sino realizarse y expresar su propio fondo. en el seno de la naturaleza.LA LIBERTAD COMO FUNDAMENTO DEL SER Görlitz solía quejarse de la fe histórica de los escribas y teólogos. criatura en la que se ha realizado plena y perfectamente el hombre en su esencia verdadera. sobre todo. viendo en ella al mismo Dios. en imagen. La acción divina nunca sustituye a la acción humana y. esencialmente. Lo que sucede es que la aspiración mística no siempre es bien comprendida y suscita desde luego grandes paradojas. por otra parte. «imagina» «en Cristo». la fe verdadera es un acto de la voluntad que nos transforma interiormente y nos une de modo real y efectivo a Dios47. retomando una idea de Paracelso. y esta transformación no es otra cosa que la encarnación de Cristo en el hombre. Se trata de una potencia.c. eternamente sobrepasados? Lo cierto es que Dios mismo. Lo transforma en esta imagen que ella le hace imitar. Podríamos decir: imaginando «en» Cristo. su verdadera misión? ¿Y no es Cristo. el hombre Dios. Dios mismo se nos ha cf. de San Agustín) (cf. le deja colaborar en su propia creación. ufanos de sus iglesias de piedra y de su ciencia libresca. no busca sólo encontrar a Dios en el fondo de su alma solitaria. También se podría decir igualmente que haciéndolo. Pero la fe. Koyré. Concierne a la actitud frente al mundo y frente a Dios. el hombre tal como habría debido ser en su perfecta integridad. 27). pues nada hay en el mundo más sublime. tiene el poder de refundar el alma. que ella misma se dé o encuentre una potencia. la imaginatio «vacía» o introduce al hombre en la «forma» imaginada por él. Podemos recordar a este respecto los célebres versos de Goethe. y esto me parece interesante remarcarlo. de transmutarla y se manifiesta por la capacidad de amar. Mysterium Magnum. ¿una lucha eternamente victoriosa contra la muerte y el mal. no ocupa ningún lugar en la piedad de Böhme. porque la voluntad necesita. Jakob Böhme subraya la autonomía absoluta del ser humano.«imagina» «en Dios». lo introduce en el Cristo en el que ella le hace participar. tanto la creación como la salvación dependen única y exclusivamente de Dios. potencia plástica y mágica. o. Conviene no olvidar lo lejos que está Jakob Böhme de todo panteísmo. encarnación y expresión de Dios. no podrá salvarme sin mí”. la salvación. XXXVII. Jakob Böhme no se abstrae del mundo.. confianza49. para poder obrar. No sólo el reflejo de Dios. no queriendo salvar al hombre sin él. representando a Dios en el plano humano y. en cambio. en cambio. XXXIX. e imitándole. la victoria del bien sobre el mal. Digámoslo una vez más. además. como necesitaba a ésta para que le llevase a Dios. lo que es lo mismo. 47 48 12 . en efecto. por otra parte tan lejano a la mentalidad occidental y. como escribe él mismo. Es como si en el fondo. 50 La diferencia entre Jakob Böhme y la mística especulativa tradicional también es significativa. ansía reencontrar a Dios en el propio mundo. realiza él mismo la imagen de Dios. Para él. representándolo en el mundo?” (A. que se convierte. sino el mismo Dios justamente en la medida en que se expresa en la naturaleza. imagen de Dios? Y la similitud divina (Bildniss) ¿no ha sido implantada por Dios en el alma? ¿Expresar a Dios no es su función verdadera. ¿No es. la regeneración suponen un estado de tensión dinámica. Si alguien dijo que Descartes tenía tanta necesidad de Dios para construir la geometría. él solo. es don de sí.

pues que nadie va a Dios por este mismo camino por el que yo voy. y las subrayaba agregando: «No existe hombre que no sea incesantemente instruido por su alma». Cada instrumento tiene su gama limitada. para cada hombre guarda un rayo nuevo de luz el sol y un camino virgen Dios. lo mismo que sucedía con la imaginación y con la idea que el siervo se hace de su Señor. rasgos físicos. 12 54 También el papel de Cristo no deja de agrandarse en el curso de la evolución del pensamiento de Böhme. como gustaba decir paradójicamente María Zambrano. Cristo ofrece el alimento celeste capaz de transfigurar y divinizar todo nuestro ser. No viene mal recordar aquellos sencillos y hondos poemas de León Felipe: Romero y peregrino. muestran la vida que el hombre debe seguir para encontrar su salvación: con Cristo y en Cristo. Siendo el tema común. También un maestro jasídico coincide con nuestro teósofo: “Rabí Pinjás citaba a menudo las palabras de Rabí Reír. significados. el mismo Logos. Sapientibus est enim non curare de nominibus. El nombre no implica ninguna diferencia entre los hijos de Dios. el otro cristiano. colores. sino que es la presencia del espíritu en el corazón (der Geist im Herzen.. 51 13 . términos. no haciendo callo las cosas ni en el alma ni en el cuerpo. en las que se expresa o traduce la verdadera esencia. es realmente Dios en Dios. Obedeciendo. afirma Böhme. se alcanza la libertad52. en tanto que teofanía. Los Testamenta Christi. El alma no se repite. Dios no hace acepción de personas. la religión de cada uno a él le es propia53.. muriendo. la opinión. dice el proverbio: es propio del sabio no preocuparse de los nombres. realizando la Imagen. I. descifrando la Signatura 51. acaba convirtiéndose en la meta de toda la evolución teocósmica. Los dones divinos son múltiples y cada uno de nosotros ve a Dios -si es que le ve. Llegamos a nosotros mismos armonizando el caos. De ser el reemplazo de Lucifer. pues nadie puede verle y expresarle en su totalidad. una de sus últimas obras. Y la piedad de Böhme deviene cada vez más cristocéntrica. un maestro de la primera época talmúdica: «El alma del hombre le enseñará». una vez más. 36 53 cf. Christi S. Y de nuevo llegamos a conclusiones similares a las de un Ibn al Arabî de Murcia. los tonos. palabra que habla al mundo y palabra que habla en el mundo. lo externo puede ser común a todos.Uno de sus discípulos preguntó: «Si eso es así. verdadero centro de su ser y perfección de su personalidad. LI. La eternidad se ha encarnado en cada uno de nosotros y toda individualidad es necesaria. De esta manera. Siendo el mismo Espíritu divino. Dios tampoco. Corazón y luz de Dios.Ελευθερία dado antes de nuestro propio nacimiento. Baptism. las palabras van dirigidas a cada uno de un modo irrepetible54. el ser humano aparece como órgano de la palabra divina. es como el ser humano se engendra para toda la eternidad. I. habla sin embargo a cada una un lenguaje que le es propio. sin este descifrar las signaturas. el amante de su Amado: los dones de Dios son individualizados. el mismo Jesús quien se encarna en cada alma. no hacer demasiado caso a las palabras. de obedecer a esa ley interior que llevamos grabada a fuego en las entrañas. sus propiedades. el que uno se llame judío. Mysterium Magnum. el deseo de hacer el bien. los matices. que pasa siempre por caminos nuevos. Y todo conocimiento es vano. como escribe el teósofo).bajo un aspecto que le es propio. No tienen ninguna importancia los nombres. el otro griego. ¿por Pues en el alma humana están contenidas las signaturas de todas las cosas: nociones. Tan sólo la letra. viviendo y resucitando con él y en él. De Test. 52 cf. cualidades etc. el espíritu en cambio difiere en cada individualidad regenerada. ya que el alma se parece a un instrumento musical en el que las notas resuenan y vibran en sintonía con el intérprete.

in der Ueberwindung ist Freude [en la superación está la alegría]. sigue siendo el Paraíso.LA LIBERTAD COMO FUNDAMENTO DEL SER qué los hombres no obedecen a su alma?». pues por desgracia las iglesias se combaten unas a otras en este bajo mundo. La verdadera Iglesia es.. En cambio. su manera propia de hacer coincidir el tiempo con la eternidad59. en Böhme. como en Wittgenstein. X. Caparrós editores.«El alma enseña constantemente» -explicó rabí Pinjás-. trad. en cierto modo. Dios le aparecerá de modo distinto según como sea la propia alma y Cristo nacerá en ella. Madrid. El ser humano vive «en un mal albergue». el conocimiento está indisolublemente ligado al renacimiento. Pero se trata también de un lugar tenebroso. Nuestro mundo. no tanto una buena doctrina58. los fieles de Dios se encuentran en todas partes56. escribe Koyré. 56 cf.: de Miguel García-Baró. Finalmente conviene subrayar que para nuestro teósofo lo verdaderamente importante lo constituye el ser y no tanto conocer. para la salvación. Los fieles de amor. Es esencial. El personalismo religioso y metafísico boehmiano. XXX. como lo son las de las lenguas. LXVIII. escribe Jakob Böhme. o la sabiduría jasídica. la entendemos sobre todo como una auténtica manera de vivir (o una manera de vivir con autenticidad) antes que un ejercicio racional o un conjunto más o menos sistemático de teorías. lo que me recuerda a Santa Teresa: la vida es una mala noche en una mala posada. no habría para Böhme una religión natural «una» y la fe verdadera. centrado en la caída y en la redención. he aquí una de las claves de la Citado por Elie Wiesel: Contra la melancolía. Mysterium Magnum. lleva necesariamente a una doctrina de la tolerancia. 46 59 cf. que el alma supere las meras creencias y viva piadosamente su piedad personal. la iglesia a la que pertenezca. Cada uno habrá de vivir el sentido de la historia sagrada. 7-29. De Electione Gratiae. pues cada uno tendrá a su modo de vencer a las tinieblas y hacer que resplandezca la luz. cualquiera que sea la religión que siga. Pero. LVI. pp. «pero no se repite nunca»”55. Por consiguiente. 35 y sigs. 52 57 Una observación referente a la diferencia entre el pensamiento de Jakob Böhme y los partidarios de la religión natural. que reafirma siempre de nuevo la libertad humana y confía completamente en la bondad divina57. tanto si cree en su divinidad como si no cree (y a mí me parece que había que tener redaños en ese tiempo para afirmar y sostener estas cosas). si nuestros ojos fueran nuevos. Es cierto que para Böhme mismo. no sólo no excluye. como explica Koyré al final de su hermoso libro. 9 y sigs. para Jakob Böhme. Precioso libro que constituye la segunda colección de breves ensayos del conjunto de sus Celebraciones jasídicas. 55 14 . para quienes esta religión es una y constituye el fondo idéntico de las religiones positivas. sino que por el contrario exige. no el saber histórico. aquélla en la que reina el amor. Desde luego. El primer capítulo de la obra lleva por título: Rabí Pinjás de Koretz. 1996. La auténtica religión nos parece. lo decisivo es una buena vida. Mysterium Magnum. y la filosofía. diferencias significativas y personales entre los mismos creyentes. 58 cf. ante todo. que expresan las diferencias esenciales de los pueblos. su doctrina de las signaturas que establece el valor absoluto de todas las teofanías. Para la liberación. el conocimiento no se produce sin la realización personal. que no serían más que deformaciones o derivaciones de ella. una forma de vida y no cuestión de atenerse a una mera doctrina o seguir a pie juntillas una determinada moral. y así se nos mostraría si supiésemos verlo. Mas afirma que para otros puede ser distinto. pero tampoco el saber metafísico son indispensables para la salvación. para nuestro teósofo las divergencias entre las religiones positivas son necesarias.

Mysterium Magnum. como base de su concepción. XII. Dios sale de sí mismo. 42 cf. lo hace posible a su vez.Ελευθερία doctrina de Böhme. al igual que para Böhme todo cuerpo expresa y encarna al espíritu. cf. 19. como una forma o figura del divino mundo esencial»61. es también uno de los múltiples aspectos de la Sabiduría divina (cf. Este cuerpo mágico de Dios que lo expresa y lo encarna. puede engendrar la imagen del mundo. y pone en Dios esta tensión interior que es la base necesaria de su ser y de su personalidad. 63 cf. III.. Realizando el ser humano lo que tiene de más personal y profundo es como alcanza su propia perfección y su meta: encarnar y expresar a Dios 62. 10. desde el Ungrund. Frankenberg. LII. mientras no se refleje o no se quiebre sobre algo que sea opaco. la luz. nur durch und in Jungfrau Sophien» [El alma no puede ver a Dios si no es en su imagen renacida. Sex Puncta Mystica. In Ja und Nein bestehen alle Dinge64. VII. als nur in ihrer neugeborenen Bildniss. Aquí se prefigura a Ángel Silesio. Clavis. 3. 11). «En mí mismo estará el paraíso: todo lo que Dios Padre tiene y es. 2 Toda la filosofía de Jakob Böhme es un pensamiento de imágenes. que había vislumbrado. es la Sabiduría. su propio Dios y su propio Satán. 66 lo que emana. De igual modo. las tinieblas en el fundamento del ser. Jakob Böhme. por la Sophia. De Signatura Rerum. posterior emanación o reflejo de esas figuras “mentales” o metafísicas de la Sophia eterna65. Mysterium Magnum. la imagen del fuego. dice Böhme. en la medida en que Dios posea una naturaleza y un cuerpo. 64 En el Sí y el No consisten todas las cosas 65 Cf. V. De modo muy central destaca. Pero se trata de una luz inmaterial. Cada uno de nosotros lleva en sí mismo. físico. La sabiduría divina. Ahora bien: «Die Sele mag nicht Gott sehen. ya lo hemos visto. pero no pueden ofrecerle la resistencia que sí le ofrece un mundo material. antes citado. § 20. debe aparecer en mí. el paraíso y el infierno. 13 62 Hemos venido a decir hasta ahora que. Esto me hace evocar el célebre pasaje. las «imágenes» de la Sabiduría “encarnan” a Dios. 9 67 cf. A. oder Historischer Bericht von dem Leben und Schriften Jakob Böhmens. Es sabido que cuando Böhme escuchó por primera vez la palabra griega idea exclamó: «Veo la pura Tao Te Ching. invisible. 119 60 61 15 . oponiéndose al movimiento hacia sí. XIX. Como afirma Berdiaeff. qu. solamente en y a través de la virgen Sofía]63.: De vita et scriptis Jacobi Böhmii. Mysterium Magnum. Dios se encarna él mismo en la Sophia67. afirma. y este movimiento de emanación 66. que de algún modo se le oponga. Tenemos el poder de transformar la naturaleza y de cambiar el mal en bien («und das Böse in ein Gutes zu setsen») en la medida en que nosotros mismos antes nos hayamos transformado. ve también allí. de Lao-Tsé: “Todos los seres llevan a espaldas la sombra y en brazos la luz”60. Jakob Böhme Quaestiones Theosophicae. son como «figuras» de su cuerpo mágico. 2. que de la materia oscura hace brotar la luz. 18.

XV. en su belleza. De Electione Gratiae..LA LIBERTAD COMO FUNDAMENTO DEL SER Virgen celeste»68. Böhme dice también que ella «abre las fuentes productoras» y «desencadena [o pone en funcionamiento] la acción de las esencias» (cf. «Nada. de una expresión ad extra73.). 6 74 Algunos autores han hablado acerca de la posible. La Sabiduría divina es. Ella es lo que el mundo debe ser y se encarna en cierta medida en el mundo real. o. El propio Koyré afirma que no sabe de donde le viene a nuestro teósofo tal noción. p. 35). en relación con el concepto de la Sophia. Sin embargo. o su imagen. Y observa Nicolai Berdiaeff que la virginidad no es asexualidad. I. sino que sería más bien la imaginación pura del espíritu divino. Así. el plan. Este espejo. que es pura virtualidad aún no realizada. No se encarna como el alma en un cuerpo y por eso sería más preciso decir que es el mundo el que busca encarnarla imitándola. no crea. Conocida es la identificación que la tradición ortodoxa hace de Sofía y María. «ideas»70. que suele aparecer la mayoría de las veces como una emanación y como algo posterior a la Trinidad. poder realizarse. relación de Böhme con el gnosticismo. En efecto. Esta Sabiduría. por así decirlo. 72 Como quiera que haya que concebirla. para tomar así plena conciencia de sí mismo y. más allá de las referencias bíblicas. según Böhme. Es como si la evolución inmanente de la divinidad no pudiera realizarse sin ayuda de una emanación.c. Hay que recordar que el espíritu. por consiguiente. 73 cf. Arnold y Solovief entre otros. El origen gnóstico parece poco probable. 70 Böhme aplica a la Virgen Sophia los textos bíblicos sobre la sabiduría eterna. pero también dudosa. En Aurora Böhme nos decía que en el salitter divino se forman «figuras del todo ligeras». la Sabiduría divina se encarna en Cristo andrógino y en la virgen María. pues se trata de un mundo caído. XIV. su expresión no mancillada ni por el mal ni por la discordia de la lucha. Diossueña. la Gloria y Esplendor de Dios. Pero no se conoce plenamente aún. que la realiza de modo imperfecto. además. en efecto. acostumbra a decir Jakob Böhme69. podríamos decir. dice Böhme. el modelo preexistente de la creación: pero ella misma no crea. sino el sexo divinizado (cf. no engendra. incluso apoderándose de ella72. El Dios de Böhme no se limita a pensar el mundo antes de crearlo sino que lo imagina. «cuarto producto» de la evolución inmanente de Dios. que juega delante del Señor. por ejemplo De Tribus Principiis. Böhme lo llama. pero en sus primeras obras es algo vago y se confunde a veces con el de la corporeidad celeste (sabiduría esencial. El alma humana debe unirse a su virgen. relacionado con la Sabiduría. imagen que aparece ya en Aurora71. por decirlo con el Vedanta). Para Böhme la Trinidad exige un cuarto término. 68 16 . esto quiere decir que ella ofrece a la imaginación de las esencias el modelo que deben realizar. representándola. tampoco debe confundirnos. es su misma imaginación creadora74. 15). Ternarius Sanctus). Si lo entendemos bien. mas todavía no vive. incluso admitiendo que Jakob Böhme conociese algo de los grupos gnósticos medievales. No es sino el mundo ideal. La originalidad de Jakob Böhme es aquí grande. este cuarto término es el que Dios se opone para poder reflejarse y verse en él. bien con el Espíritu Santo o bien con María. 71 Por eso sería más exacto decir que «el mundo la realiza y la encarna» en lugar de afirmar que «ella se encarna en el mundo». El concepto de la Sabiduría divina juega un papel extremadamente importante en Böhme y en sus sucesores y discípulos. wesentliche Weisheit. La doctrina boehmiana de la Sofía fue continuada por autores como Portedge. La virgen celeste no es la luz pura de la inteligencia divina. 87 y sigs. el mundo ideal en su unidad. el caso es que para Böhme el espíritu se refleja en el espejo de la Sabiduría. pues los Padres de la Iglesia habían identificado la sabiduría bien con el Logos. 69 Pero el término idea. La sabiduría divina es. Representa la armonía de las potencias creadoras de Dios. De Tribus Principiis. representa mejor la Sabiduría divina que un hermoso césped cubierto de flores»”. el espíritu se conoce como tal y toma conciencia de su estado. ya que se trata del Dios no revelado (Brahma ninguna. en el De Tribus Principiisse encuentran también textos bastante numerosos donde la Sabiduría personificada aparece como obrando ella misma sobre las esencias-manantiales (cf. participando de ella.

términos. en su alma y su pensamiento. De Incarnatione Verbi. acaso el Ángel de Sohravardî y la teosofía irania. Se trata de su imagen. Ella sigue. imaginación que encarna. De esta manera. al mismo tiempo. I. Sex Puncta Theosophica. Ella es su meta eterna. Vemos. el término Sophia aplicado a la Virgen María. al mismo tiempo. ya que el alma se parece a un instrumento musical en el que las notas resuenan y vibran en sintonía con el intérprete. transformándose con cada etapa alcanzada por esta evolución. Sex Puncta Theosophica. II.Clavis. y ello es lo que funda la unidad de la concepción. acto mágico y misterioso por excelencia. 77 cf. la revelación eterna de Dios. por así decir..Ελευθερία Dios imagina en la Sabiduría. quien también tenía fuerte devoción mariana y utiliza. afirma Böhme. realiza el milagro de expresar y traducir en imágenes finitas el pensamiento infinito de Dios. 7 78 cf. Ella es cada una de estas cosas y todas a la vez. Tabulae Principiorum. el mundo de las ideas divinas79. «una doncella pura y nunca ha dado a luz nada ». I. Cada instrumento tiene su gama limitada. el cuerpo y el vestido de la divinidad.c. De Testamentis Christi. el espejo en el que Dios se refleja78.Mysterium Magnum. el ser humano aparece como órgano de la palabra divina. colores. la habitación. Otra posibilidad es la influencia de la cábala pero observando que la Matrona del Zohar no es la virgen de Böhme: la Sophia boehmiana es eine reine Jungfrau und hat nie etwas geboren. ante todo. sin este descifrar las signaturas. I. su compañera celeste. un intermediario entre Dios y la naturaleza82. sus propiedades. 6 76 Pues en el alma humana están contenidas las signaturas de todas las cosas: nociones. una vez más. pero sin ser como una parte constitutiva del hombre.. 213. Weigel. 75 cf. 18. su idea83. 15. a la que debe unirse y la que debe realizar en sí mismo. 11. además. la imagen ideal que ésta (o que el Spiritus Mundi. por así decir. ella hace posible a Dios una evolución emanante (la expresión es de Koyré). el Amtmann. cap. Sofía se encarna. 7 17 . nota 2). Sí cabe considerar la influencia de V. Ninguna que sea más proteiforme y una de las más originales76. Mysterium Magnum. siendo un término que no se encuentra en la Biblia de Lutero (Cf. cap. 11 79 cf. Es pues una condición necesaria de esta evolución y. que la Sabiduría es relativamente independiente del mundo mas tiene una relación muy particular con el ser humano que puede ser concebido él mismo como una realización de la Sabiduría divina. La Sabiduría eterna de Böhme es un ojo77 y. en las que se expresa o traduce la verdadera esencia. Siguiendo a Koyré podemos decir que hay pocas ideas en el pensamiento boehmiano que hayan jugado un papel más grande y hayan ejercido una influencia más poderosa sobre la posteridad. su Vorbild. Es también. la evolución inmanente de Dios. Clavis. la imagen eterna del mundo80. Koyré. en fin. rasgos físicos. el Archeus) realiza o que tiende a realizar. 6 81 cf. Y todo conocimiento es vano. el Objetum. y su imaginación. cualidades etc. Esto se comprende bien. si tenemos en cuenta que es él quien debe revelar las maravillas de Dios y del mundo. significados. 19 82 cf. I. I. para la naturaleza. p. Quaestiones Theosophicae. La concepción de Böhme es muy personal. II. I. se expresa y se revela. en seres limitados el espíritu infinito y traduce el Verbo divino «en formas y en colores». el Gegenwurf81. I. 10 80 cf. como gusta decir nuestro teósofo75. o. 19 83 cf. Mysterium Magnum. palabra que habla al mundo y palabra que habla en el mundo. eterno de Dios en el cual y por el cual éste se refleja. I. Es. qu.

está íntimamente relacionado con nuestro mundo85. De Tribus Principiis. XV. en el espíritu de Dios. perdiéndose el hombre a sí mismo. rígidos y muertos. por ejemplo: De Tribus Principiis. engendrado en el primer principio de la esencia divina. de Adán mismo. ahora se ponen a operar cada uno para sí mismo sin que su acción la atemperen ni el amor ni los otros espíritus. XI. XV. el ser completo84. Pero sabemos que Jakob Böhme no es siempre coherente. 85 Cf. que habían cualificado equilibrada y gentilmente en el cuerpo celestial del arcángel. que. el agua dulce se corrompió. Nos parece que conviven aquí en él dos tendencias difícilmente compatibles: aquella que intenta con piedad maniquea exonerar a Dios de toda culpa. procura interpretar la realidad unitaria. X. situado entre ambos. Jakob Böhme describe gráfica y extensamente las consecuencias graves de la rebelión luciferina: los siete espíritus manantiales. Lucifer fue creado en el lugar del Hijo. en el De Tribus Principiis. Igualmente. El amor se transformó en odio. En efecto. convirtióse en un fuego infernal. VIII. Luego. se afirmará que se compone sólo de las cuatro primeras propiedades. dialéctica e intelectualmente (más allá de la razón separadora). uno de los espíritus-fuentes. pues aquél introduce un elemento nuevo del todo ajeno a Paracelso: la concepción de la caída cósmica como algo que precede a la creación del ser humano. lo que ésta ha perdido. Veamos ahora los aspectos míticos de su interpretación de las figuras de Lucifer. 56. Aurora. para ocupar – como Cristo. Se introduce el desorden.). y aquel atrevimiento metafísico que. para reparar su desastre86. el tono musical se transformó en ruido atroz. En el más bello de los reinos angélicos campaban ahora el desorden y el caos. 33 y sigs. el ser humano es creado. tal y como ahora lo conocemos. Cada cualidad pretende dominar y subyugar a todas las demás. en cierto modo también se encarna en Adán y es su compañera celeste (cf. partiendo de la idea de los tres principios subyacentes a la esencia divina. de un lado. De esta dramática caída parece originarse nuestro mundo.).el lugar que deja Lucifer. Una significativa diferencia entre él y Paracelso tiene que ver con su concepción de la caída. dedica nuestro teósofo muchas páginas a intentar explicar lo inexplicable: que la criatura más perfecta creada por Dios se revele contra él. Esa es la doctrina de Aurora. realizando en él este principio por el poder de su imaginación. Del príncipe de los ángeles se decía.. Cf. Se persigue entonces la propia integridad.. La historia sagrada se funde aquí de manera muy peculiar con la cosmovisión metafísica que antes hemos resumido. XII. la feminidad eterna. Su cuerpo. se desvaneció la luz y los cuerpos se hicieron impenetrables a sus rayos. 15. 12 y sigs. la virgen eterna hacia la que tiende Adán para realizarla y encarnarla no es otra cosa que la imagen ( Vorbild). Sobre todo en Aurora.LA LIBERTAD COMO FUNDAMENTO DEL SER Pero el ser humano también puede separarse de la sabiduría y ella se convierte entonces en el ideal perseguido. las cualidades acre y amarga empezaron a formar cuerpos aislados. El calor. XVII.. en la primera obra del teósofo que estaba hecho de todas las esencias o espíritus de Dios. aquello que falta al alma. los demonios tienen su origen (Urkund) La sabiduría divina. Ahora bien. de toda responsabilidad ante el mal. 86 Esta idea sí es constante en Jakob Böhme. separados. 9 y sigs. Se vio obligado a elegir. Mas el pensamiento de Böhme va evolucionando. le desobedezca e introduzca un tremendo desorden en una parte de la creación. Toda la unidad armónica del Corpus vivo y cristalino se quebró. Además. Eva y Adán. su reino. 84 18 . 4 y sigs. tendría que haber «imaginado en el segundo principio». 38 y sigs.

colaborar con Dios. nuestro filósofo no modificó su pensamiento). 72) ¿cómo habría podido combatirlo sin destruirse a sí mismo y reducir a cenizas la naturaleza entera? Dios incendia las cuatro primeras cualidades. 88 Así en Aurora. El problema es. Por poner sólo un ejemplo: ¿de dónde procedería la materia. vínculo entre cuerpo. La primera fuerza-esencia. 54.Ελευθερία en las cuatro primeras cualidades. ya que Jakob Böhme no parece decidirse a afirmar de modo expreso el carácter originario. Sin embargo. tendrá que realizar una acción en el mundo. conciencia. 14 87 19 . pero no algunos de sus más ilustres seguidores. para combatirlo. Böhme se inclina aquí por una solución cuasi maniquea y no tiene reparos en sacrificar la omnisciencia y la omnipotencia si con ello salvaguarda la libertad de la criatura y evita cualquier sospecha respecto de la responsabilidad divina en el mal. la Virgen eterna. a los demonios con el alma humana. primitivo. pues ya hemos dicho que había nacido entre los dos. seguramente. Mysterium Magnum. intelecto y espíritu. tuvo que abrasar aún más esas mismas esencias. aunque modificado. Dios. pues la criatura tiene que encontrar en sí misma las fuerzas necesarias para reparar lo que ella ha destruido. del mundo del tercer principio (su Urständlichkeit). como escribe Böhme87. que Böhme rechaza. como sabemos. La caída de Lucifer vendrá a otorgarle una misión suplementaria: dotado de potencias mágicas apropiadas89. en ocasiones. nacen propiamente hablando entre la cuarta y la quinta. La lucha entre Dios y el Diablo está también presente en la obra de Böhme. habría originado nuestro mundo. esto no tiene sentido (aquí volvemos a encontrar claramente. entre el fuego y el amor. mundo profundamente trastornado por la rebelión del arcángel. pero no se incendia él mismo. en la medida en que Lucifer es una “parte” de Dios mismo (cf. en este mundo del tercer principio que es el mundo propio del ser humano. que habrían coagulado y calcinado las esencias abrasadas por Lucifer? La caída de Lucifer es enteramente irracional88 y. Y por eso se pone en relación. Reparar la caída. No se niega la ayuda divina pero el drama de la libertad consiste en esta lucha y todo está enlazado por una responsabilidad común. animalidad. El mismo contribuye a su propia creación (incluso podemos decir que su caída coincide con su creación) al elegir determinarse en uno de los principios. Aurora. Adán fue concebido por Dios como su representante en el mundo: un ser que reuniría en sí armoniosamente lo finito y lo infinito. No había otro modo de remediar la acción de Lucifer. las potencias del primer principio. 89 cf. Curiosamente Jakob Böhme afirma. Es verdad que esta idea plantea dificultades acerca de la manera correcta de entender el tercer principio de la esencia divina y el sentido mismo de la creación de los mundos. Si Lucifer infectó y abrasó las esencias. Dios no puede luchar contra la criatura. XVIII. al concentrar toda la materia calcinada en un solo lugar. vida. XIV. Dios mismo no ha previsto su caída ni puede evitarla. cómo hay que entender la cólera divina y la teoría de la apocatástasis. si prescindimos del salitter divino. Debiendo realizar en su persona la Sabiduría divina. un eco maniqueo). reconducir al mundo a su estado de perfección. XIII. una vez más. que Lucifer no había sido nunca realmente un ángel de luz. el espíritu y la naturaleza. tampoco necesaria (en este punto.

puede considerarse su creación como un acto de gracia por parte de Dios. escribe Böhme) hacia este mundo. ya se había producido en él esa desviación. no poseía intestinos ni órganos sexuales antes de la caída. quien. por lo que en cierto modo no podía conservarse eternamente. Mysterium Magnum. ya había caído antes de comer la manzana: ya había deseado en su imaginación los frutos de este mundo. Cuando Dios dice “no es bueno que el hombre esté solo”. al igual que la tierra y el universo. sino que se vuelve (vergafft sich. XI. 35 cf. el estado de inocencia es considerado por Jakob Böhme como un estado inestable. seducido por su belleza sensible. Comoquiera que sea. El hombre primordial tenía el don de la palabra. con ojos renovados. mientras que la palabra Edén se refiere a un lugar físico. es mucho más comprensible y previsible. 36 92 Y como tal subsiste después de la caída (cf. que cada ser humano debe intentar realizar). La caída del hombre no era algo necesario. según Böhme. sin embargo Dios se sirve de ella para iniciar la vía de la regeneración.. Incluso podemos decir que este mundo sería para nosotros el paraíso. como pronto veremos. Graciosa o ingenuamente nos dice Böhme que Adán fingía y disimulaba queriendo caer bien a. como no la tienen los ángeles). en la medida de lo posible. 20 . Sin embargo.LA LIBERTAD COMO FUNDAMENTO DEL SER La caída de Adán es claramente inducida por la de Lucifer. por el deseo de gustar la vida animal. Comportando también un elemento irracional. como hicieron también los sabios paganos. su caída no fue por orgullo. XVII. transitorio por su propia naturaleza. nos dice Jakob Böhme que el maligno había infectado el árbol del conocimiento. antes lo hemos dicho. pues fue colocado o se encontró colocado entre los tres principios. o ser bien visto por. escribe en De Tribus Principiis. mediante las cualidades del primer principio. y como ella no puede ser obviamente la causa de la caída. a pesar de este origen. Además. Curiosa aparente contradicción: El deseo de un Adán caído provoca la generación de Eva. el arquetipo de la sabiduría. pero que nuestro filósofo puede tomar también por perfectamente real. según Böhme. Se había dormido. Adán perdió su poder mágico y su 90 91 er heuchelt mit allen dreien. 34). Ahora bien. si fuéramos capaces de mirarlo. Adán. Es claramente un número simbólico. Así. lo que prueba que el Espíritu de este mundo ya le estaba dominando para convertirle en un animal (en su primera perfección no tenía ninguna necesidad de dormir. y del vínculo que el alma espiritual tiene con la imagen divina (el ideal de sí mismo. los tres principios90. más debía sufrir también la astucia del Espíritu de este mundo. Hecho del limo (la materia prima). sino por debilidad y por eso mismo es remediable.. Adán no se revela contra Dios. de la relación de éste con su alma. repara el despropósito de Adán. en su interpretación de la caída del ser humano. Subsiste entre los tres principios y fuera de ellos. Cuando el Génesis habla de paraíso y de jardín del edén piensa Böhme que debemos entender que el término paraíso designa un lugar metafísico92. que le recordaba que él no era un puro espíritu y que no debía querer parecerse a los ángeles91. Böhme dice curiosamente que el paraíso duró 40 días. la caída de Adán habría sido la razón de la creación de Eva. oye que le dice. si bien presenta significativas diferencias respecto a la de éste. que nace de su propio cuerpo. como pronto veremos. mas sí lo era su tentación: Adán debía ser tentado para ejercitar su libertad. de modo que cuando Adán comió del fruto su carne se hizo mortal y se produjo lo que podríamos considerar una triple desintegración: respecto de su cuerpo. XI. «Tú tienes un cuerpo y tú me perteneces». id. Además.

Böhme pretende explicar que es la envidia (Neid) la que está en el fondo de la caída. Adán constituye una unidad sintética de las tres vidas y participa de los tres mundos como también de los tres principios95. perdió su naturaleza andrógina.. no en el infierno93. tampoco salvado. al describir este proceso en términos psicológicos. lo asocia el teósofo a un conocimiento. el amor propio. chispa o potencia divina. Cf. el hecho de poseer un cuerpo le parece a Jakob Böhme muy importante. en esto que vamos a decir más de lo que el propio Böhme quisiera. en donde nuestro teósofo afirma que Dios vio. al igual que su cuerpo espiritual. De ahí el empeño de Böhme. e. XXVI. 98 cf. 66 99 Denn Gott sahe nach seines Zorns Eigenschaft gar wol. tampoco en Adán un acto pecaminoso podía destruir y agotar del todo su libertad. XVII. aunque se sometía al espíritu y a la voluntad. es ella misma el Cristo94. p. El ser humano no está nunca definitivamente perdido o condenado. Quaestiones Theosophicae. habita escondido en el alma de los hombres. Esta palabra ha habitado siempre en el corazón de toda persona justa. Envidia o resentimiento propios del ser finito. MysteriumMagnum. este pecado no era algo necesario98. en adelante. que el hombre caería99. 110 y sigs. Adán lo trastornó aún más. repitámoslo otra vez. 94 cf. El ser humano es superior al mundo. 1 y sigs. 101. Mysterium Magnum . En efecto. la voluntad propia. Como hemos dicho. Por esta palabra se vive. habría vivificado su alma espiritual. comer el fruto del árbol. 1. El principio. X. tiende nuestro teósofo muchas veces a aceptar que la caída de Adán tuvo por consecuencia el que se apagara de un modo completo en el alma la luz divina. dass der Mensch fallen würde cf. De Tribus Principiis. tendrá reparación. Pero la caída de Adán. Wort). un acto espiritual del hombre no podía tampoco entrañar enteramente consecuencias fatales para él. considerado por entero. A este respecto. 21 y sigs. LXXI. 97 También habla en ocasiones Böhme de una caída provocada por el deseo de conocer. fue una caída en este mundo. en combatir la doctrina de la predestinación. que constituyen una unidad. La caída de Adán fue sólo para Jakob Böhme el último acto de una serie de caídas. Ya antes de la caída. palabra amorosa que es el spiraculum vitae que. Algunas veces. Palabra que anuncia la venida de Cristo. influido por Franck y Valentín Weigel. que no querría contentarse con los «dones» recibidos96. 96 cf. pues constituye la luz interior. en virtud de su propiedad colérica. Y así como en nuestra vida actual actos cualesquiera no pueden influir definitivamente en nuestra naturaleza y transformarla. Sin embargo me gustaría llamar la atención sobre un pasaje bastante curioso. germen de la regeneración. pertenezca a la religión que pertenezca. qu.Mysterium Magnum. Sigamos viendo cómo interpreta la caída nuestro teósofo. en un mundo previamente caído. se encarna de modo mágico en el ser de Eva. poseía una cierta existencia propia.Ελευθερία facultad de intuición. propiamente dicho de la caída es la Selbheit. 58. completa. para poder ayudarle y para que no permaneciera siempre en el ámbito de Lucifer. Sin embargo. El texto alemán dice que Dios creó al hombre a partir de los tres principios. IV. esta palabra (verbum. 33 93 21 . una tabla de salvación. Esa palabra de Dios que anuncia a la mujer que su semilla aplastará la cabeza de la serpiente. XVIII. deseo que implicaba ya una participación. Pero también es cierto que. Y esto quiere decir que existía una relativa independencia de la naturaleza humana en relación a su espíritu. El cuerpo es como una pantalla. El hombre es un ser que pertenece a varios mundos. como símbolo y garantía de la gracia divina.: Sex Puncta Theosophica. al despertar a cierta clase de conciencia. Por ello. como bien sabemos.). siendo revelador de sus maravillas. 95 cf. 27. X. según dijimos. De Triplici Vita Hominis. XVII. el egoísmo97. habiendo sido creado para restablecer el orden.

16. Dios no se habría revelado como el Dios de la gracia. poniéndose o afirmándose. El mal. está retomando una noción propia de la alquimia. puesto que hace todo móvil y dinámico104. La conclusión es que si Adán no hubiera caído. el mal no es una negación. desde luego no querido como tal por Dios y finalmente será vencido. cuando el teósofo insiste en que las cualidades dominadas y sobrepasadas siguen haciendo valer su influencia en el compuesto total. S. entiende Böhme. Bezwingung. Para él. en su esencia. Autores. Schwenkfeld. quien había querido crear y engendrar no meramente siervos (Knechte) sino seres libres. Por otra parte. La originalidad del teósofo silesio consiste. 103 La idea de la lucha. del combate inmanente a cada realidad. por ejemplo. una cualidad positivamente determinada102. equilibrio o armonía total de las cualidades en tensión. dice Böhme. capaces por tanto de amar por sí mismos y desde sí mismos a alguien distinto de ellos mismos. nunca se identifica con Dios: conserva su individualidad irreductible. En efecto. Esta es la doctrina de Jakob Böhme que. Weigel. Es el clásico tema de la feliz culpa. una fuerza. pero pueden atemperarse. Dios. 104 cf. el mal era posible. Algunos intérpretes han llamado a esto el “maniqueísmo” de Böhme. se opone y se resiste al mismo tiempo. Fichte también tomará buena nota de esto. Pero de esto vamos a seguir hablando ahora. XXVIII. V. Frank. superación. si no el primero. que combate ese veneno. El texto de Mysterium Magnum. efectivo. para así poder vencerse y superarse. en destacar el carácter real. no negamos detalles maniqueos. sobre todo para la primera palabra. II. mientras que la fuerza de Dios es. pero más bien podemos ver aquí un anticipo de la dialéctica hegeliana103. aunque el término exacto sería. XXVIII. nos parece ortodoxa. por el contrario. und in sich verschlungen.LA LIBERTAD COMO FUNDAMENTO DEL SER La caída de Adán. auf dass eines im andern offenbaret verde: Wenn der Zorn nicht hätte die Menscheit eingenommen. como sabemos. físicamente. si se opone al bien como cualidad o fuerza contraria. si la cólera no hubiera enredado a la humanidad usurpándola» 100 En suma. por así decir. pero el ser humano nunca es Dios. desde luego. Aurora. en Lutero y los luteranos. ya lo sabemos. Pero lo combate materialmente. desde luego). Ueberwindung. es pues prevista por Dios. que además es la que se encuentra en Paracelso (con algunas modificaciones. se funda en una doctrina del ser que. es bastante claro al respecto: «Denn es mus ein Contrarium seyn. como un remedio lo hace en el cuerpo de un enfermo. entre otras cosas. positivo de la maldad101. Böhme sin duda conocía la doctrina clásica del mal como privación. la Grimmigkeit (furor. una potencia tanto física como moral que. Esta noción se convertirá en Böhme en la Temperatur. en subrayar la positividad del mal. 16. Los términos alemanes Streit (lucha). La luz y las tinieblas se oponen y combaten real y dramáticamente en este mundo. a saber: la de las cualidades ocultas que subsisten en el mixtum. aparecen continuamente en Böhme. pues no olvidemos que las cualidades-potencias son todas furiosas en su esencia y en su acción. Böhme es uno de los primeros pensadores modernos. no algo necesario en sí mismo. Se suele traducir Ueberwindung y Bezwingung por dominación o victoria. ardor) va a ser entendido como el fundamento del que proviene la vida y sobre el que la vida se desarrolla y se eleva. 102 En Aurora se ve claramente que la fuerza diabólica es como un veneno que infecta el cuerpo del universo. no deja de ser. es quien obra en el hombre regenerado. cf. que influyeron en Böhme. en fin. verdaderos hijos (Kinder). la potencia bienhechora: como un «jugo» de vida. so ware die tiefste Liebe Gottes in Menschen nicht offenbar worden »: «Pues tiene que existir un contrario para que uno se revele en el otro: el más profundo amor de Dios no se habría revelado en el hombre. es una cualidad. cólera. aún con tantos elementos originales. Mysterium Magnum. 3 22 . 100 101 cf.

Esto nos remite a Aurora (por ejemplo. eso sería el mal. al igual que la palabra Grimmig. de un carácter o tendencia arrebatado. 59). sino especies presentes en el interior de cada cualidad propiamente dicha. es realizar abstracciones. considera ya la posibilidad de que unas cualidades sean buenas y otras malas.). entre otros sentidos. del mal para Jakob Böhme lo son la guerra105 y la mera razón. el bien sería el equilibrio y la armonía de todas ellas. hay que decir que el bien y el mal no son propiamente cualidades. Jakob Böhme busca una explicación metafísica del origen del mal. en términos generales. del egoísmo de la criatura.Ελευθερία Ejemplos claros. así. la cualidad mala. evidentes. en tanto que base y fundamento del ser y de la manifestación del bien. cuando es incapaz de comprender y solamente analiza y disgrega106. o bien el fuego y la luz. modos de ser y de acción de cada cualidad o espíritu manantial. sin omitir algunas contradicciones. Böse no se traduce sin más por mal. 16. ardiente. fragmentar. 108 El término griego tiene. eternamente dominado por la luz del amor que aquel mismo “mal” contribuye a engendrar (cf. Recordemos que para Böhme la palabra Satán designa ante todo el espíritu extraviado. medicina 23 . desvariado. Ésta también es diabólica separada de la luz espiritual del intelecto. según precisa al final de su obra Tabulae Principiorum (en su título alemán: Tafeln von den Dreyen Principien Göttlicher Offenbarung: Tabla de los tres principios de la revelación divina). como recuerda Koyré. Considerado por muchos alquimistas como el verdadero mercurio y la base de la transformación. siendo como su fuente y su base. el vitriol es un fuego líquido109. Esto aceptado. con introducir el mal en “Dios”. Símbolos de esta síntesis serían el agua y el fuego. un ácido que abrasa. 105 106 algo diabólico: cf. 9 y XVI. 40 Hablar diabólicamente. según la interpretación más célebre. dividir. También nos puede servir los términos latino y griego ira y orgh108. El mal de Böhme es un fuego devorador. perdido. 16 y ss. furor o ira no expresan exactamente el sentido de böse. pues no se conforma con una justificación meramente psicológica o moral. ya lo hemos dicho en otro lugar. XII. Pero esto debe ser matizado y desarrollado. sino que designa. atribuye a cada cualidad dos especies contrarias: furor y dulzura. y es importante subrayarlo. Por una parte. el de “agitación interior que llena el alma”. aparece como la fuente del movimiento y también. XXIV. Adelantemos ya que su solución tendrá que ver. De este modo el “mal” subsistiría en el interior de l bien. Y en Dios mismo se encontraría (como cólera. de la potencia de todas las demás cualidades o espíritus manantiales107. en efecto. pues juegan en él diversos esquemas o modelos de interpretación no siempre compatibles. El mal moral y el pecado provienen de la Selbheit. separar. Böhme se mueve entre concepciones bien diferentes. 109 Pero el vitriol es. Pero sigamos atendiendo a la terminología. por eso los términos cólera. que la conduce a una especie de paroxismo furioso. pero. considera que todas las cualidades-potencias son furiosas en su esencia y en su obrar. En tercer lugar. mientras que el mal tendría que ver con la lucha furiosa de las fuerzas que conduciría a su aislamiento. un símbolo y así lo prueba su mismo nombre: Vitriolum. XXIII. Allí. como ardor) solamente en potencia. necesariamente se oponen y algunas dominan. Precisando un poco más. Por otra parte. ante todo. apasionado o resentido. quiere decir: visitando interiora terrae rectificandoque invenies occultum lapidem veram medicinam [visitando los lugares interiores de la tierra y rectificando encontrarás la piedra oculta. un ardor irritado e inquieto. en el que se encontraría como fuera de sí misma. También hace referencia a la pasión violenta. I. El mal es una realidad que debe ser explicada y a ello dedica el teósofo todos sus esfuerzos. El abrasamiento de una cualidad. Aurora. furiosa. erróneo (Irrgeist). por lo que podríamos deducir que se trata de una disposición natural. 107 En Aurora. a grandes rasgos. como tendremos ocasión de apreciar. donde Böhme no ha madurado aún su pensamiento. algo así como la cualidad del vitriol o del agua regia. De Triplici Vita Hominis.

412. 422. III. Böhme pone todo su empeño.c. Koyré.. nota 3. ¿Cómo conciliar. He aquí el objetivo de Jakob Böhme. o. IX. 112 En ocasiones. pero accidental en su existencia. 34. pero es importante decir que. 5 24 . I. 78). comentando estos pensamientos y refutando a Spinoza. 153 y sigs. amargura o aspereza [o acritud o acerbidad. Así. 41. p. (citado por Koyré. una dislocación de la propia estructura ontológica110. se sabe sólo que eso procede de Él»116. que todo lo que existe proviene de Él 113 y que todo lo que existe ha sido hecho por Dios no de la nada. en parte. IV. Bd. VII. De Triplici Vita Hominis. sino de Él mismo114. afirmará que omnis determinatio est positio. de algo verdaderamente real. 27 y sigs.LA LIBERTAD COMO FUNDAMENTO DEL SER El mal es un «desplazamiento». relativo al ser determinado. nota 5). Werke. luz sin ardor y sin calor (Cf. la inmutabilidad en Dios no tiene ninguna importancia en el pensamiento del teósofo (en este aspecto vemos lo lejos que está del platonismo de San Agustín). De Tribus Principiis. De Tribus Principiis. XI 111 Cf. que no constituyen en sí mismas imperfecciones. Baader: Vorlesungen über Jakob Böhmes Theologumena und Philosopheme. II. Franz v. a lo largo de sus obras. como se ha dicho. sin embargo. Nuevamente von Baader ha interpretado bien a su maestro cuando.c. Aurora. Una infinita claridad que. pues. El mal sería. p. que por otra parte no es fácil conciliar con la libertad de la criatura. De Triplici Vita Hominis. Pero hay que observar ya que tiene siempre especial cuidado en no atribuir el mal a Dios mismo112. ¿Cuál es su origen? Unde malum? Preservar la bondad divina y la libertad humana. la omnipotencia divina con la existencia del mal y el pecado? Ahora bien. el mal proviene de Dios y es engendrado por él115. Allí nos dice que Dios es la esencia de toda esencia. estaría más allá de la distinción entre luz y tinieblas. «una pura claridad y bondad» (cf. 94. como se ve en su primer libro. Otras veces habla de Dios como Eine reine pure Helle und Wonne. de explicar esta procedencia y para ello debemos retomar lo que se dijo antes acerca del proceso de auto verdadera]. p. el mal existe en el hombre y en el mundo y se trata. Tampoco se puede decir que en Dios haya muerte o fuego infernal o tristeza. I. y mucho menos aire. Pero el problema sigue en pie: Dios es bueno y en él no hay mal. Obviamente se trata. Éstas son las palabras del propio Böhme (la traducción y el subrayado son míos): «Pues no se puede decir que en Dios haya fuego. el término vitriolum. I. necesario en su esencia. si así puede decirse. el mal metafísico no consiste en la determinación. en efecto. Además. 31 115 De Tribus Principiis. agua o tierra: tan sólo vemos que esto se ha originado de Él.. Se puede prescindir de la omnipotencia. Herbe]. 110 cf. El mal parece. 113 cf. I. haciendo posible la perfección de lo finito. en su manifestación. en intentar resolver esta dificultad. Las primeras letras de cada palabra de esta fórmula constituyen. 6). XI. 5 116 De Tribus Principiis. En su De Tribus Principiis plantea el problema con toda la claridad deseable. se hace también posible el triunfo sobre el mal. Cf. 2 114 Cf. Werke. p. esta aparente contradicción. Y. Speculative Dogmatik.. XI. Bd. o. reunidas. en la finitud o limitación. en cierto modo al menos. Así supo verlo Franz von Baader111: el mal como sufrimiento actual proviene de una dislocación y viene a ser el castigo del ser que «no está en su lugar» en el universo. tiene tanto miedo de atentar contra la bondad esencial de Dios que sitúa en él una luz pura. para Böhme. propiamente hablando. se puede renunciar a la omnisciencia como atributo divino. entonces.

correlativa. de una multiplicidad de modos de acción posibles (cf. 3). 97-133. en establecer una distinción en el interior de Dios117. De Triplici Vita Hominis. por el contrario. LX. 2). en Isaac Kohen de Soria. es decir según las tinieblas y los tormentos. que hay que interpretar en Böhme la ira (Grimm) y la cólera (Zorn) divinas -pues desde luego. fuente fecunda que sich ängstet zur Geburt (así en el original. Sin embargo. De todos modos. El es el bien Uno eterno. traduzco: se angustia por el parto). en la mística y en Jakob Böhme. De Tribus Principiis. tanto como limbus. un espíritu eterno que. Según la naturaleza de los tormentos quiere los tormentos y según el amor quiere el amor. 117 25 . Bina. De Tribus Principiis. de la vida divina como dinamismo ad intra y manifestación ad extra. Concretamente el capítulo 13. tanto como lo que engendra la luz. 132-151. pese a la bondad esencial de Dios118. parece evidente también que hay lugar en él para la ira y la cólera: ¿Dios es capaz de amor y de cólera? Varios intérpretes han visto aquí una influencia decisiva de la cábala hebrea. 1980. realizarse en luz. IV. 1).» (cf. Además. La ira está. sino fuerzas de la naturaleza divina. «Porque lo que es un milagro en Dios es que el mal pueda surgir del bien. pero para los réprobos la luz divina se convierte en un fuego ardiente y el amor divino aparece bajo el aspecto de cólera. por ejemplo: «porque en los tonos de los santos ángeles Dios se manifiesta en su amor y en los tonos de los diablos se manifiesta en su cólera. 3. recordando a San Pablo (I Cor. según hemos explicado antes120. VII. vamos a verlo. Anthropos. Zorn y Grimm como potencias elementales. 121 cf. eternamente se engendra a sí mismo y comprende todo en El (cf. como aquello que. grosso modo. Porque.. las tinieblas. No quiere. El rigor y la clemencia.. transformarse y transfigurarse.. que propiamente no son actos espirituales. 2) . pp. I. traducción de Patxi Lanceros y Thomas Schukai. cuando ocupan un lugar que no le corresponden y cuando aparecen enfrentadas en vez de estar ocultas122. por tanto. Se convertirán en malas cuando un desorden (Turba) disloca la estructura orgánica de la criatura. 1994. a fin de que el bien sea Dios es la esencia de toda esencia. XVI.De Tribus Principiis. entendidas como principio. De Signatura Rerum. 46). 119 Así por ejemplo. deseo de espíritu y de lo sobrenatural que anhela liberarse de la vanidad (Sehnet sich von der Eitelkeit los zu werden). en todo caso. no tendría que haber utilizado la palabra odio-. la fuente una y única de todo lo que es. Alianza editorial. neutras moralmente al igual que la naturaleza121.Ελευθερία engendramiento divino. qu. 122 De igual manera. como deseo de luz. De Tribus Principiis. Ver el estudio de G. coordinada y subordinada al amor. engendra el mundo y busca reproducir las formas celestes de la Sabiduría divina (cf. Quaestiones Theosophicae. De Electione Gratiae. 27). La solución de Böhme. 33. I. en sí absoluta y perfectamente simple y uno (cf. III. tanto como la naturaleza en general. XI. Círculo Eranos I. aparecen en Böhme tanto como matriz ( Gebärerin). que Böhme sin duda conoció por medio de sus amigos más cultos. Lo racional y lo irracional en la idea de Dios. C. edición de Andrés OrtizOsés.. Mysterium Magnum. 23). dedicado a lo luminoso en Lutero. resultando para ellos una fuente de sufrimiento y mal (cf. un cabalista castellano que escribió hacia el 1260 d. Scholem: El bien y el mal en la cábala. 26 y sigs. tanto. Nos parece. Potencias que deben (o pueden) manifestarse en formas diversas. I. subrayada siempre por Böhme. intermediaria entre Dios y su creación. 118 Dios es bueno y en Él no hay más que una sola voluntad: la del bien. hay que hablar de lo propiamente divino en Dios. existen textos donde el propio Böhme parece contradecir este punto de vista. la tercera sephirot. y uno de los sephirots como albergando en sí el fundamento y la posibilidad del mal119. Así. sin embargo. que busca producir y que aspira a liberarse de este mundo que lleva en ella. pero que en sí mismas no son malas. no podemos quedarnos en esta idea de la unidad sin introducir en ella al mismo tiempo la idea. y sin embargo no es más que un Dios único y no dos. pp. consiste. que forma parte del libro: Arquetipos y símbolos colectivos. fecundado por la luz. lo hemos mencionado y lo vamos a seguir considerando. al mismo tiempo. germen ardiente de vida oscura que busca engendrarse. 19). Madrid. VII. Barcelona. el mal ni la muerte del pecador (cf. 120 Ver también la obra clásica de Rudolf Otto: Lo santo. curiosamente relacionada con la razón humana. I.

Es por esto por lo que la segunda Persona divina concentra en ella lo que hay en Dios de propiamente divino. y que sólo éste despierte en la Palabra que habla eternamente. por otra parte. Alexandre Koyré ha mostrado muy bien. todo sería manifestación necesaria de Dios si éste es la esencia de todo. welche ihn in dem ewigsprechenden Worte auch in einer solchen Eigenschaft fing. XVI. que es todas las cosas» ( Er ist selber alles Wesen). wie aus einem Guten möge ein Böses werden. Para Jakob Böhme tanto el Padre como el Espíritu Santo no son. XXII. allí se manifiesta su cólera» (cf. el Dios ontológico. existen dualidades de puntos de partida o de inspiración. dass Er allein im ewigsprechenden Worte erwecke. 125 El Dios-cólera no es una persona. que «es mal y bien. Mysterium Magnum. a fin de que el bien sea conocido y manifestado. ¿Pero incluso hasta llegar a pensar que la misma Sabiduría. und darein zur Ewigkeit bestättigte: Dann es ist in Gott auch Wunder. lo repetimos una vez más. a la vez. luz y tinieblas. personas125. XLIII. 4 y XXIX. Así. eternidad y tiempo. auf dass das Gute erkant und offenbar verde. constituye la base causal de Dios. pero eso es justamente lo que Böhme no podía admitir. und durch die Creatur mache und thue was Er wolle» («Una tal astucia es la que deseaba el demonio. En Dios. propiamente hablando. el ens entium. del esplendor de su luz. 30). Por contra. que Dios habita en sí mismo.LA LIBERTAD COMO FUNDAMENTO DEL SER conocido y manifestado»123. pero que una cualidad no ve a la otra: «la luz habita en las tinieblas y no las ve». Mysterium Magnum. que Dios únicamente se llama Dios según la luz que reside en su amor y no según las tinieblas. según el amor y según la cólera. y que «allí donde su amor está oculto en un ser. El Dios boehmiano no ve el mal. no hay nada que no lo manifieste ni revele127. fragmento 67). justo antes de decir Böhme. para que la criatura aprenda a temer a Dios y guardar silencio delante del Espíritu de Dios. y para que haga y produzca lo que Él quiera por medio de la criatura») ( Mysterium Magnum. En tanto que es. und sich die Creatur lerne vor Gott fürchten. del día y la noche: la luz habita en el fuego sin sufrir nada de la tortura de éste. Algunas expresiones nos recuerdan a Heráclito (cf. 4). ¿Es posible que subsista todavía aquí cierta ambigüedad? 126 cf. de la que antes se habló. igual que las tinieblas no pueden ver la luz. Así la verdadera solución de esta contradicción nos parece estar incluida en la noción tan característica para Böhme de lo divino en Dios 126. en tanto que es Dios. «Así hay que comprender el ser de Dios». ser personal. y Dios no es Dios sino en la medida que la engendra y vive en ella. acierte o no acierte a explicarlo. de la potencia de su amor. principio y fin». cielo e infierno. en su obra Mysterium Magnum. 25. ha escrito que «el Dios del mundo santo y el Dios del mundo tenebroso no son dos dioses»: que «no hay más que un Dios único. se dan internas oposiciones. podríamos decir. comentando el pasaje del Génesis que habla de Sodoma y Gomorra. en su obra ya clásica. la prima causa. VIII. por una parte. tampoco habría fuego y tampoco luz. «Pues si no hubiera rabia (Grimm). und dem Geiste Gottes stille halten. malicia que le agarró también en tal propiedad en el Verbo eternamente hablante y allí lo confirmó por toda la eternidad: Porque lo que es un milagro en Dios es que el mal pueda surgir del bien. Pero. ya hemos dicho que en la medida en que el mal reina en nuestro mundo éste no puede ser sino el producto de una caída puramente irracional y contingente. 24). 9 127 Jakob Böhme nos viene a decir en el primer texto (MM. si no existiera la eterna cólera (Grimm) tampoco existiría la eterna alegría: el ardor (Grimm) se transforma en alegría en la luz»124. Vuelve a ponernos el ejemplo del fuego y la llama. la fuente última de todo. conviven tendencias distintas. que en el pensamiento de Jakob Böhme. 124 De Signatura Rerum. El pasaje completo afirma: «Denn eine solche List begehrete eben der Teufel. a diferencia del de la 123 26 . XLIII. el ser de la naturaleza y el ser de la cólera no existen más que para permitir el desarrollo libre de su ser espiritual. Como fuego o como naturaleza. ella es el Dios en Dios. fuese también el reflejo del ojo airado de Dios y la imagen de conjunto de todas las criaturas oscuras? Una concepción semejante nos podría hacer comprender la necesidad del mal en el Universo y en este mundo.

y esto es precisamente lo que permitiría explicar la aparición efectiva del mal en nuestro mundo. De todas maneras. 46. que no admitía. porque no son más que dos Quaal [tormentos. a esto último se inclina nuestro teósofo. etc. lo aman y le siguen. y por consiguiente tan bueno.Ελευθερία bondad y amor. para que la vida tenga movimiento». mientras que. es ya espíritu de claridad y alegría. pero no da su ayuda (en tanto que Dios) sino a aquellos que lo encarnan. al astrum y al anima. 52. VIII. (cf. solamente lo expresan una parte de las manifestaciones posibles de su ser128. «por eso es lo peor tan útil como lo mejor. Mysterium Magnum. y el veneno es bueno para el ser que de él vive y se alimenta131. Sabemos ya que los tres mundos se relacionan con los tres principios de la esencia divina. VIII. De Signatura Rerum. Mysterium Magnum. Al primero. el alma es fuego devorador. es por tanto buena para ellas. el fuego ardiente. 12 132 «Con el firmamento aparecen el bien y el mal: porque en los astros se manifiestan tanto la fuerza furiosa y ardiente de la naturaleza eterna como la fuerza del mundo sagrado y espiritual (en tanto que esencia expresada)» (Mysterium Magnum. 9 129 Los textos que citamos aquí de Böhme son bien significativos: «entonces tiene que ser la muerte una causa de la vida. un Dios que no quiere más que el bien. No parece que estemos cerca del ens et bonum convertuntur. y no perdurable sólo hasta el fin de los tiempos? Por otra parte. en el segundo. cualidades]. en la medida en que Böhme asocia el alma. el no es tan indispensable. 28). Por otra parte. las salamandras viven en ella. porque el mal tiene su origen en las estrellas. 5. X. angustia. 3). entonces se seguiría que debe ser eterno. El mal se asocia. Lo penetra todo (durchdringt). 133 El alma es capaz de decisión y de responsabilidad. Epistolae Theosophicae. De Tribus Principiis. en Böhme. En la naturaleza vemos muchos ejemplos: la llama destruye el cuerpo130. como Summa Theologica y la Summa contra Gentes (en efecto. VIII. Aunque esto plantea el último y espinoso problema de la eternidad del infierno: ¿cómo un Dios bueno. veneno. en tanto que en él se genera un hambre de algo. qu. 7 y IX. igual que todo lo que se forma en nuestro mundo132.). como el sí129. dos distinciones y dos principios de un solo espíritu» (cf. Böhme la sitúa entre los dos principios. de distinta manera. XII. 52 131 cf. 27 . por ser el fundamento de su posibilidad metafísica. siendo el uno causa del otro» (De Signatura Rerum. Este fuego devorador. V. en una especie de estado de neutralidad o de indecisión. centro y base de nuestro ser. puede crear o permitir la formación de un infierno eterno. en esta última obra. 36). Otro pasaje de Mysterium Magnum abunda en la misma idea: «Porque el cielo está en el infierno y el infierno está en el cielo. 7 y IX. sin embargo. De Signatura Rerum. pero no habita más que una parte (einwohnt). en el capítulo 71 del libro I. ya lo hemos visto. gusano que corroe. Si el infierno tiene sólo su fundamento en Dios. y sin embargo ninguno de los dos se revela al otro…» (en el original: «Denn der Himmel ist in der Hölle und die Hölle ist im Himmel. al Ungrund. «es el infierno en el que está la cólera de Dios y (este infierno) no está en modo alguno separado de la vida luminosa. Psycologia Vera. XXIX. 130 cf. XLVII. 128 cf. Al tercero. VIII. que es un hambre y una sed. al fuego y al primer principio133. paraíso y nuestro mundo. 50. que todo lo consume siendo al mismo tiempo una fuente de vida. La hiel es buena». por tanto. En el primer principio. un deseo de visión o de manifestación. en las potencias celestes. Al segundo. V. a aquellos en los que «nace» como espíritu y como Dios. colabora en todo. intenta demostrar Santo Tomás que Dios conoce los males). el aspecto calcinante de la llama no es en sí malo. und ist doch keines dem andern offenbar…» (cf. I. 57). Infierno. ya que es necesaria para la vida. parece que un principio eterno debería ser eternamente expresado. de Santo Tomás de Aquino.

la yoidad o Selbheit (cf. para que pueda intentar dominar y gobernar (bezwingen) lo malo137. pues ambas acciones contrarias se originan en última instancia del Uno y de la Díada indefinida. en el sentido de agitar y agitarse. sin embargo. En tal sentido la tentación es necesaria. o que haya sido creado por la autoridad del mal (zum Regiment des Bosheit geshaffen worden). escribe Böhme. no se puede prescindir de ella. La cualidad o la especie mala busca siempre elevarse. eternamente oculto a los ojos de las criaturas felices. irrevocable. como el ser puramente espiritual. Por eso. al provenir de un agente finito. Tanto el ser humano. nos dice Jakob Böhme. 12). 8 y 14 137 cf. esta Turba no puede ser eterna y. en Böhme. como ya hemos visto. con la subordinación de la naturaleza al espíritu. La decisión. sobre todo de la no escrita. «mundos». separado definitivamente del bien. un ser de la luz. 11 28 . será libre y. por otra. XIX. 1 Cor. pues el bien moral siempre implica una victoria sobre el egoísmo. deberá llevar una especie de no-existencia oscura e impotente. 30 y XX. Pero existe también la fuerza del amor (el sí) que une. inflamarse. XV.LA LIBERTAD COMO FUNDAMENTO DEL SER sabemos. lejos de la protología de Platón. si bien ambos principios están en ellos. 134 135 cf. separa. cuyo fundamento es el egoísmo. modos de ser. XVII. con el orden. para el ser puramente espiritual. En su sentido moral. según decíamos antes. acción que se refleja y se realiza también en la del hombre. 15. 12 y 13). el mundo caído regresará a su esplendor primitivo. el ser de la cólera que anima su vida. Sex Puncta Theosophica. Mysterium Magnum. Puede que el mal no sea necesario. «Todo será entonces como antes». Una caída. el esclarecido zapatero de Görlitz. allí no sufren (cf. el mal implica desorden y perversión: que el espíritu sea servidor de la naturaleza en lugar de su dueño 136. Mysterium Magnum. Si esta clase de “existencia” es compatible o no con el “Dios será todo en todas las cosas” de San Pablo134 es precisamente una cuestión que queda abierta y debe quedarlo a tenor de todo lo que ya se ha dicho135. están colocados entre los dos principios. gracias a la acción continuada de Dios. El bien se contenta con lo que tiene.. no hay nada. la apocatástasis (a diferencia de algunos de sus principales seguidores). Quiere dominar. 36 y IX. De Signatura Rerum. que sea absolutamente malo. XXIX. también tiene. Mysterium Magnum. nos dice Böhme que los seres del infierno. Jakob Böhme sabe perfectamente que el bien es humilde y que el mal es soberbio. También se puede decir que están colocados fuera de ellos. entendidos como tendencias. aquellos que encarnan la esencia del primer principio. por una parte. Pero. En esto no está. El mal. Más aún. 136 cf. y del deseo a la voluntad. vence el aislamiento hostil que mantiene a los seres separados. Todo entrará en el orden. Si el bien está relacionado. porque si bien cada cosa tiene en sí. rompe la unidad. pero sí lo es para nosotros la tentación. tener poder sobre todas las cosas. una Turba en el mundo dinámico hizo aparecer un desarreglo en el mundo sensible y dio nacimiento al mundo temporal. mientras que el mal es absolutamente insaciable y no puede quedarse quieto. religa. Nada es tan malvado que no tenga algo de bien en sí. II. 28 Curiosamente. el verdadero mal moral es justamente la perversión del orden y el acto que constituye su fuente es un acto voluntario de desobediencia. de crear disturbios. Ya hemos visto cómo nuestro filósofo considera que en todo ser existe una fuerza (el no) que aísla. 13.

32. ya que Dios es eternamente victorioso: «In der Ueberwindung ist Freude» se dice en Mysterium Magnum139: En la superación consiste la alegría. Es cierto que ninguna criatura puede comprender a su Creador. como enseña el Evangelio. Con palabras del propio Böhme: «Bloss eine stille. La esencia divina. Cito aquí. para nuestro teósofo. Se trata del Dios en sí mismo. pero ocasionalmente. «inexpresable» ( unaussprechlich) (cf. en las aguas tranquilas y claras pero abisales de la Nada divina. extranjero. I. igual y desigual. La alegría consiste. 21 29 .140 Jakob Böhme De Tribus Principiis. que conforman su edición. siempre quieta y operante. 3. 26 XVI. es decir en toda la Naturaleza. Si lo tienes en ti de tal modo que te ilumine y llene tu espíritu. donde Böhme escribe: «Die pure Gottheit ist ein Licht das unbegreiflich ist. del que pudo tener noticia por su más que posible lectura de las Crónicas de Sebastian Frank. darzu auch unempfindlich»: «la pura Divinidad es una luz que es incomprensible. 13). 9 140 «Dios no tiene principio. por eso mismo. lichte Wonne ohne 138 139 cf. que superó su propia melancolía al sumergirse en las profundidades de lo real. viva e infinita. 143 De Electione Gratiae. De Vita Mentali. quiero establecer que tuviera uno» 141 Por ejemplo. al que en seguida vamos a referirnos. O también: De Tribus Principiis. «Gott hat keinem Anfang. IV. Böhme incluso emplea el término marcionita der fremde Gott. el Dios otro. los pasajes que aluden a la teología apofática. 142 «Sólo en el Espíritu Santo que está en Dios y también en la entera Naturaleza de la que fueron hechas todas las cosas. negativa: al Dios desconocido. IV. oculta en el Mundo y al Hombre verdadero manifiesta. en luchar y en vencer. I. 87. impredicable. 1979. extraño. Al mal no hay que resistirle. silenciosa y sin Nombre. a lo incomprensible de Dios141. y por eso también imperceptible». pero sí hacerle frente. Impalpable e incaptable. en Böhme. Dios en sí mismo no es nada más que un silencio y una claridad. II. Mas dejemos hablar un poco a los textos: Nim weg Natur und Creatur… «Quita la naturaleza y la criatura. tampoco el ser humano a menos que sea iluminado por el Espíritu Santo142. ich will also setzen als hätte er einem Anfang». 12-13. Quaestiones Theosophicae. escribe otras veces Böhme. Son también palabras del más metafísico de los melancólicos. De Triplici Vita Hominis. Aurora. la excelente traducción de Agustín Andreu en Alfaguara. quien lo encuentra [al amor] encuentra todo y nada (der findet Nichts und Alles)». lo que queda es Dios en sí»143.Ελευθερία En un hermoso himno al amor 138 llega a decir Böhme que el amor es incluso más grande que Dios: «Habla el discípulo: ¿qué es el amor en su fuerza y virtud. no sin antes subrayar que la intención del teósofo es profundizar en el misterio. II. entenderás lo que hay escrito aquí…» (cf. ( ungreiflich y unbegreiflich). puedes investigar hasta el entero cuerpo de Dios que es la naturaleza… pues el Espíritu Santo… domina en el cuerpo entero de Dios. Madrid. eterna generadora de Palabra. Diré de paso que las 82 páginas de su introducción así como las apretadas 50 de sus notas al texto. en su altura y anchura? El maestro contesta: su virtud es la Nada y su fuerza todo lo penetra (ist durch alles): su altura es tan elevada como Dios y su anchura es más grande que Dios. helle. son valiosísimas). llena a la Naturaleza entera y es el corazón de la Naturaleza y domina en las buenas cualidades de todas las cosas. 4 Son numerosos.

43). revelarse146. 146 Cf. 78). el Dios de Böhme es. sin embargo. este deseo es eterno. Volveremos sobre esto al ocuparnos del cosmos. De Triplici Vita Hominis. 144 30 . luminosa. Pero estas ideas de manifestación. «Ahí no se puede decir un Dios colérico. 44). beatitud absoluta. muy conocido. II. Como escribe Böhme en Mysterium Mgnum: (traduzco según Berdiaeff pero teniendo en vista el original): «Es así como el gran Dios se ha introducido en la distinción a fin de contemplarse Él mismo y jugar deliciosamente» (Also hat sich der grosse Gott in Unterschiedlichkeit eingeführet zu seiner Beschaulichkeit und FreudenSpiel)148. (Cf. dice Böhme. § 4. I. de revelación o de expresión no ocupan todavía. Psychología Vera. Böhme escribe. I. sin embargo. Silencio sin esencia y sin nombre145. ni tampoco para amar algo». «Stille ohne Wesen». Quise conocerme y darme a conocer: por eso creé el mundo y me impliqué en mi propia creación”. Ahora bien. Traduzco: «Simplemente una delicia silenciosa. und ist ohne Wesen ». «Nada y sin embargo Todo» (Nichts und doch Alles) (cf. qu. 1778. (Cf. de la naturaleza. 3). ens manifestativum sui”147. Por otra parte. 4). 3 147 "el ser cuya esencia es la de revelar la propia ”. clara. aunque sólo el espíritu sea verdaderamente capaz de encontrarse a sí mismo» (cf. Recordemos que Dios. fuera e Como calma absoluta. ya que las nociones de tinieblas y de luz son en Böhme nociones y realidades correlativas. und heisset vor allen andern Gott: dan es ist nichts Böses darinen. Y a continuación: «Pero como no hay nada que pueda encontrar. 21 (la traducción es mía). y carece de esencia»144. como un deseo de encontrarse a sí mismo. und das ist die Ewigkeit ohne etwas. eso es la eternidad sin nada más. Pero. que no tiene nombre. La pregunta es ahora: ¿por qué ha creado Dios el mundo? Es. 145 En este sentido es Misterium y Arcanum. Cf. también para mí mismo. no crea y tampoco podríamos haber nada acerca de El. en tanto que espíritu. no es nada y lo es todo y en ella luz y tinieblas. La idea principal de su primera obra. en efecto. Esta tendencia a la manifestación es algo completamente esencial. vida y espíritu. Existe un hadit. y encontramos en una y en otro una tendencia. ni tampoco un Dios misericordioso. kurzer Auszug der Hauptlehren Jakob Böhmes. X. I. pero en Dios todo es uno y no comporta distinciones. se sigue efectivamente que Dios no es nada de todo esto. Se trata de una verdadera Nada de determinación y no de las tinieblas con las que asociaremos al primer principio de la esencia divina. De Electione Gratiae. una tradición atribuida al Profeta. nos dice Böhme. una oscuridad que es como una nada». 76). todo ser. una cuestión se plantea entonces: ¿qué es «en sí».LA LIBERTAD COMO FUNDAMENTO DEL SER Wesen. 42). y se llama Dios ante todo: pues no hay nada malo dentro de Él. De Triplici Vita Hominis. Aurora. en De Triplici Vita Hominis. toda cualidad y toda potencia son manifestaciones de Dios. y si todo lo que existe. Oetinger: Inbegriff der Grundwahrheit. De Triplici Vita Hominis. una image n según el ojo de Dios…» (ib. el deseo es una figura de la voluntad que busca. II. como escribe Jakob Böhme en De Electione Gratiae. y como. su tercer libro. 148 Escribe nuestro teósofo: «Así encontramos la Eternidad que.. I. todo proviene de Él. tan sólo una claridad y delicia infinitas: Eine reine pure Helle und Wonne (cf. como dirá más tarde uno de sus discípulos lejanos. XVIII. pues aquí dentro no existe ninguna causa para la cólera. De Electione Gratiae. es que Dios es la síntesis dinámica y fuente creadora de las cualidades de las que están hechas o constituidas todas las cosas. que ha querido manifestarse. «Cuando tú quieres pensar en Dios. No es ni bueno ni malo (cf. toda esencia. ni tinieblas. si es así. el lugar que ocuparán más adelante. Nosotros nos permitimos modificarlo en un sentido boehmiano: “Yo era un tesoro oculto. De Triplici Vita Hominis. es preciso que te representes una oscuridad que no es tal. no es ni luz.

sino una Nada» (cf. la falta de centro. 47 149 31 . una voluntad de manifestación? Jakob Böhme. de los tres principios de la esencia divina. De Triplici Vita Hominis152 alude Böhme a los tres comienzos eternos en Dios: «así Dios es un espíritu y es. En su tercera obra. De Triplici Vita Hominis. no obstante. El Indeterminado. 11 152 cf. “abismo sin fondo”). el ser en su propia nada y presto a caer en ella. asumida por el cristianismo. al mismo tiempo. de los tres mundos: cielo. Pronto lo veremos. De Tribus Principiis.designa el abismo ardiente (feuriger Abgrund) de la naturaleza y del mundo del primer principio. su Misterium Magnum: los contrarios se implican y permanecen unidos en su oposición reveladora. pues dichos principios van a hacer posible que la divinidad se convierta en Dios y pueda obrar. pues considera que la «silenciosa y clara delicia» no engendra. su síntesis se podría representar bajo el aspecto y el símbolo de la llama que formaría el relámpago. luz esclarecedora: segundo principio). su corpus que él mismo habita y vivifica. los dos movimientos de voluntad y deseo se despliegan en dos centra dinámicos. que alude a la ausencia total de determinación y de razón (Grund). que estaría situado entre los otros dos151. pero Böhme responde: es justamente la fuente de toda manifestación. la voluntad de manifestarse149. De Tribus Principiis VI. doctrina que quiere responder a la pregunta que hacíamos antes: cómo la pura Nada puede crear y puede ser conocida.Ελευθερία independientemente de toda manifestación? Ya lo hemos dicho. que se diferencie ad intra (conditio sine qua non para vivir) y actúe ad extra. en tres comienzos Pero una dificultad me parece. pero hay que advertir que el propio Böhme ya utiliza Abgrund en los siguientes sentidos: la falta de fundamento de la existencia. Y no obstante escribe: «si la eterna Libertad no engendrase la esencia de la naturaleza. A esta Nada divina se referirá Böhme. Término el de Ungrund que se suele traducir como Abismo (Abgrund. no para limitarse. Dios engendra y se opone una «naturaleza» septiforme. Esta Deitas o Absoluto no es para él la suprema realidad: Este Absoluto «no se llama Dios». a partir de su obra Psycologia Vera. De Triplici Vita Hominis. el corpus realizado de la Majestad divina: tercer principio150. por decirlo así. en sí mismo. el del fuego ardiente propiamente dicho (fuego devorador. En el interior de esta «naturaleza». surgir aquí: ¿acaso Dios. 37 151 cf. mas antes hay que referirse a la importante doctrina. aspira a un límite y lo hace para revelarse. calcinante y oscuro: primer principio) y el de la luz (potencia de irradiación. Pero este Ungrund o Abismo absolutamente indeterminado y vacío no es el Dios que busca Böhme. la gloria. además –seguimos a Koyré. II. que es su contrarium dialéctico y real. no sería [die Gottheit] ningún Padre. parece ver también este problema. ya varias veces aludida. 150 cf. Ahí está el gran misterio de la Realidad. infierno y nuestro propio mundo. 88). XVI. es una voluntad. V. con el término Ungrund. a su manera. La concepción boehmiana de los tres principios de la esencia divina parece tener dos fuentes: una la concepción cristiana trinitaria y otra la concepción antigua y tradicional.

IV. 58 157 cf. se implican mutuamente y cada uno está «entre» los otros dos153. Jakob Böhme emplea tres imágenes para referirse al primer principio: la del lazo o vínculo (Band. pues los tres principios se engendran y condicionan unos a otros. su base orgánica o preorgánica. sin más. De Tribus Principiis. también a propósito de la constitución del ser humano. fases de su evolución y elementos de su estructura ontológica. ni siempre posible. Nos ocupamos ahora de esto. De Tribus Principiis. Tres principios entendidos. alude a la corporeidad. Ahora bien. en el tercero obra ad extra. no hay que olvidar que se trata de un principio espiritual. Las analogías pueden hilvanarse. se engendra a sí mismo eternamente. Así las tres o cuatro esencias que constituyen el primer principio formarían una unidad indisoluble estando obligadas por un vínculo eterno. y este “fundamento tenebroso y oscuro”. y no propiamente vital. «Das Wesen aller Wesen ist eine ringende Kraft». la imagen poderosa del fuego. está penetrado por los rayos de amor y de luz 156. No olvidemos que Dios es el mismo en todos los tres principios de su esencia155. la imagen de una rueda eternamente en movimiento. Pero los principios son también. el Padre no es idéntico. es el mismo en todos los tres principios de su esencia pero es en el Hijo. El primero como la base causal de su existencia. IV. 61 155 cf. Dios. De Tribus Principiis. y no es más que por el Hijo (vinculado al segundo principio). para concluir este apartado. finalmente. como en el cf. engendrando al Hijo. pues. Para el teósofo el Padre. que Dios es Dios157. en la medida en que pueden ser considerados estados cualitativamente determinados del ser. 24 cf. El tercero. lo sabemos. ¿Pero qué relación guardan con la trinidad de Personas que también se refleja en todo lo creado? Digamos simplemente que esta relación no es del todo clara. El texto de nuevo es suficientemente explícito: «El Padre sólo será llamado un Dios santo en el Hijo (esto es en la fuerza de la Luz en el divino reino de la alegría. porque en el primer principio «Dios no es Dios». principios de manifestación y así pueden ser considerados como relativamente independientes154. es la imagen del torbellino. En el segundo esta vida se desarrolla y perfecciona. ewiges Band). el primero no es más que la base oscura y dinámica de su vida. suele decir Böhme: la Esencia de todas las esencias [Dios] es una fuerza que lucha.LA LIBERTAD COMO FUNDAMENTO DEL SER eternos…». 57 156 cf. potencia de la luz y fuerza que forma el cuerpo (aunque no lo rija). XIV. y el Espíritu brota o emana de ambos. al primer principio. VII. en Böhme. En cuanto al segundo principio (luz). De Tribus Principiis. 32 153 154 32 . el Padre celeste es también el Dios bueno que vive en el segundo principio. como ya hemos dicho. Fuente oscura de la vida. acabamos de decir. IV. así pueden ser sintetizados. como fases de la evolución inmanente de Dios. eternamente Dios se engendra a sí mismo en tanto que espíritu. Queda claro que los tres Principios son igualmente necesarios a la constitución de lo real. acaso ante todo. De Tribus Principiis.

y que no es otro que Él mismo: el exterior es una imagen del interior. Dios no es nada extraño. nada lo limita (ni siquiera su esencia. es Libertad absoluta ya que nada se le opone. en germen. sería éste el que estaría en el mundo. como Émile Boutroux. en Él viven y obran (leben und weben: existen) todas las cosas.Ελευθερία gran amor y dulzura). por decirlo de este modo. «La Divinidad es en todas partes todo en todas las cosas. su engendramiento no sería posible sino porque la oscuridad indeterminada llevaba ya en ella misma un germen de luz. 33 161 cf. porque. XIV. en alguna medida. 62 158 159 33 . XIV. Dios no es extraño al mundo. VII. citando al propio Böhme: más que estar el mundo en Dios. oscuro e inconsciente. no era en el fondo sino un deseo de luz y de conciencia161. Son las «condiciones de posibilidad» de este Diospersona. Mysterium Magnum. cada una en su principio y en su grado»160 . es siempre Libertad. De Tribus Principiis. Pero. de un Dios que se comprende en la medida en que se habla162. da igual anticiparloque la luz ya estaba en potencia. En el Fuego es llamado un Dios colérico: pero en la Luz o en el Fuego del Amor se llama el Dios santo. pues no la tiene). sin ser abarcado o captado por el mundo. En cierto modo cabe decir que J. Concluimos afirmando –y esto es importante para nuestro tema. pero sólo se llama Dios según la Luz del Amor y según el Espíritu manante (ausgehenden) del reino de la alegría…»159. la luz ya preexistía en ella: el deseo-inquietud originario. Hemos dicho que no tiene un propósito. 35: 160 cf. Ahora bien. nos dice Böhme. en la oscuridad: La voluntad determinada es un resplandor de luz. De Signatura Rerum XI. Siempre cabe hacerse la pregunta de Wittgenstein: ¿Acaso se manifiesta Dios en el mundo? Sabemos que. Pronto volveremos sobre esto. está también de alguna manera «en Dios»). Dios. 65. Claro que esta persona nos es siempre presentada por él. Dios. se ha manifestado con su Verbo que habla eternamente. no in esse. Puede consultarse este texto de Mysterium Magnum. Mysterium Magnum. que traduzco: «y es justamente ahí donde reside el gran misterio del acto creador. para el genial zapatero altolusacio. LXI. por la que es llamado Dios. in fieri. de un Infinito que deviene espíritu dándose un cuerpo. pues ésta es su auténtica revelación (rechte Offenbarung). a saber que el interior. tampoco su propia acción ya que no obra. Éste rasgo de su pensamiento ya lo puso de manifiesto Franz von Baader y después de él otros historiadores. Esto es algo que Schelling supo poner bien de manifiesto. El Uno seguirá siendo libre en el curso de su propio despliegue ulterior. Llegamos así a la noción de un Dios-Misterio que se revela a sí mismo conquistando un interior al darse un exterior. También se ha discutido sobre su posible panenteísmo. en su fondo último. Böhme parte de una concepción de Dios en tanto que persona absoluta. sino que está presente en este mundo y en cada ser de este mundo (que. 71 y 75 162 cf. las que Böhme intenta descubrir. y no se llama Dios en la Naturaleza de las tinieblas»158 . 14 De Signatura Rerum. perfecta. el Uno absoluto. a su vez.

no sería entonces solamente explicable por el deseo de encarnar las formas celestes de la Sabiduría radiante y luminosa. es ella misma la que obra (cf. Tampoco la criatura está alejada de manera irremediable de su fuente. 13 y sigs. no podemos encontrar una causa a la acción divina. El mundo real. LXI. VI. III. a la que luego aludiremos. Mysterium Magnum. Este juego y esta lucha de fuerzas y potencias genera el dinamismo de la vida cósmica. pero no puede considerarse. Quaestiones Theosophicae. sino su revelación en la naturaleza (die Offenbarung der Gottheit durch die Natur)167. 166 cf. 41). Las ideas-fuerzas de la Sabiduría divina se convierten en cualidades (Quall’s) reales. 17 165 Valentín Weigel lo dice de manera. dominan o sucumben. 1 167 Pero el problema de la creación vuelve a plantear lógicamente el problema del mal (cf. sino Dios está en el mundo165. no así. Vamos a ver que la caída pervierte el mundo. diametralmente opuesta: el mundo está en Dios. el mundo no está en Dios. se combinan en su acción. 1 y sigs. sino que nace y se hace creatural. La divinidad no necesita el mundo y no puede confundirse con él. como lo dice Böhme. Böhme dice claramente en De Signatura Rerum166 que no pretende mostrar el principio de la Divinidad. Él le da la orden: Fiat. se combaten. Esto es bien significativo teniendo en cuenta la peculiaridad de su teosofía. en los tres mundos (celeste. Esta revelación se produce por medio de los espíritus manantiales (Quellgeister). engendrar el 163 164 cf. no hay en Dios. LXI. ayudando de este modo al ser humano a alcanzar su liberación o salvación.LA LIBERTAD COMO FUNDAMENTO DEL SER El «nacimiento» de la divinidad en la naturaleza es algo que prosigue eternamente. De Triplici Vita Hominis. refleja precisamente esta lucha real de las fuerzas y por eso mismo existe y se coloca entre los mundos del Paraíso y del Infierno. En nuestro autor no hay una sino varias ideas de la naturaleza divina. 17). es preciso que todo se realice. las riendas a la naturaleza. II. En todo caso. 41). 3). El mundo es exterior a Dios. Las doctrinas de Sebastian Frank y Valentin Weigel pueden ser interpretadas como formas de panteísmo. astral y terreno -en otra división: divino o arquetípico. La apreciación es de Koyré. XVIII. en el sentido de que no está limitado por el mundo. deja. 168 cf. Todo está vivo y en todo operan las mismas fuerzas aunque de diferente manera. terreno o astral e infierno). pero Dios no está en el mundo. El fundamento del mundo es sin porqué. en apariencia al menos. realizarse en tanto que vida. pues no lo tiene. hablando propiamente Dios no crea él mismo (cf. X. En Jakob Böhme esto es claro hasta tal punto que se puede decir que Dios posee un cuerpo para no tener que buscar fuera de él una corporeidad que le faltase: Der ewige Wille offenbaret sein Word durch die Natur164 Ya sabemos que el Dios de Böhme no es un Dios lejano que viviera allende las estrellas. pero. ya que todo lo expresa o expresa algo de Él (cf. Las fuerzas y las potencias cualifican cada una para sí. hoy igual que en el día primero de la creación 163. ni elección ni deliberación (cf. la de Böhme quien por otra parte conociera un panteísmo auténtico en autores como Stiefel y Meth. 3 34 . XX. Pero podemos decir que la función esencial de esa naturaleza es la de permitir a Dios encontrarse efectivamente168. Pero es muy importante remarcar que Böhme está siempre preocupado por salvaguardar la libertad divina y su independencia con respecto al mundo. piensa Böhme. Böhme lo sabe bien. De Signatura Rerum. III. De Signatura Rerum. De Electione Gratiae. en modo alguno. como también el hombre y todo el universo. De Signatura Rerum. La Voluntad eterna revela su Palabra a través de la Naturaleza. IX. por decirlo así. que es su producto. Por otra parte. Pues. habiendo recibido esta orden o permiso. Mysterium Magnum. 63). Mysterium Magnum . Si la creación debe expresar todas las posibilidades divinas.. ahora bien. De sus siete espíritus manantiales están hechos los ángeles. una «enfermedad» de la naturaleza divina. por eso Böhme admite la presencia real y corporal de Dios en el Universo. 64 y LX. nos parece.

Ελευθερία mundo y obrar sobre él. o el calor. para Böhme. plena. Pero la naturaleza es en Dios su lado orgánico y vital172.son dominadas (bezwungen) por la luz divina. Vio la dificultad de conciliar la doctrina de las cualidades con la de los tres principios e hizo incluso algunos tímidos intentos para modificar la lista de aquellas (cf. 174 cf. Cuerpo infinito. repetimos. 35 . Dicho de otro modo. en la unión sin contraste (la penumbra donde todos los gatos son grises. Böhme le atribuye un cuerpo eterno a Dios. la oposición en Dios de la «naturaleza» al propio Dios. LXXI. mientras que. Mysterium Magnum. II. 172 La noción de naturaleza divina está. para que sea una persona y un ser vivo perfecto. para Böhme. 38 175 cf. es una de las siete cualidades. Y Böhme. o con la noción de Archeus de Paracelso. I. es fuego. «cualificar» cada una por su propia cuenta. sin la lucha de las cualidades. en ella misma. la naturaleza. las formas y las esencias de la naturaleza –de las que en seguida hablaremos. pero un cuerpo espiritual. La traducción es mía). y se trata también de un cuerpo espiritual. que llena el espacio 170 Cuerpo que es como una especie de éter171. El tercer cuerpo es un cuerpo elemental. para Böhme. Ahora bien. 177 El propio Böhme no fue ajeno a ello. De Electione Gratiae. las formas no pueden revelarse. éstas permanecerían eternamente desconocidas y no se revelarían (cf. Sex Puncta Theosophica. En la medida en que no hay. Pero. en su Philosophia Sagax. como la vida. está en la Temperatur y la armonía. Luego veremos que es este fondo de hostilidad y de lucha lo que constituye el fundamentum del mal y del infierno. 16): En la Temperatur. XIII. es un orden de todas sus potencias175. Como escribe en De Signatura Rerum. no habría tensión. afirmarse cada una por sí misma. para esto último: Clavis. la naturaleza (Centrum Naturae) aparece como poseyendo ella misma un doble aspecto: en tanto que está en Dios y sirve de fundamento a su vida. 31 y tabla IX. 14. 24 176 Porque sin esta oposición real. hostilidad. 171 Tengamos en cuenta que. es desorden. De Electione Gratiae. espiritual. 143). VII. Tabulae Principiorum. si las referimos al primer principio de la esencia divina. es el primer cuerpo. no habría alegría. hay que considerar y distinguir tres tipos de cuerpos. y también que. y se trata de un cuerpo visible y comprensible» (cf. sin corporeidad. Clavis. sin esta angustia. buscan combatirse. realidad verdadera. Y el fuego. I. II. Puede decirse también que simboliza las cuatro primeras cualidades. (Para el Urkund del mal ver De Triplici vita Hominis. Nos hemos referido ya a la 169 El espíritu se engendra en la naturaleza. le parecía que la doctrina de los siete espíritus manantiales o cualidades de la naturaleza divina complicaba innecesariamente el pensamiento de Jakob Böhme y lo hacía en exceso confuso177. Ya lo sabemos. Böhme lleva la analogía del hombre y Dios hasta el extremo: igual que nuestro espíritu se engendra por el cuerpo vivo. que dirá Hegel). el Chaos verdadero «en el que todo habita de manera escondida. 22. un arca de los dos primeros. Böhme parece creer que la ley de los contrarios. 44). 5. 67. este otro revela al primero. I. cap. el espíritu de Dios se engendra por su naturaleza173. De Incarnatione Verbi. Sex Puncta Theosophica. esencias o formas. IX. VI. se encarna en ella. 21. La rueda septiforme es el primer despliegue del Chaos y constituye el otro cuerpo. A Franz von Baader. oposición y lucha. 170 cf. relacionada con la de un centro vital y dinámico del mundo: con la noción de Alma del Mundo. como la razón. ya que el cuerpo (Leib) es base del espíritu169. varias veces citado aquí. 52 y 54. implica necesariamente una cierta independencia de esta naturaleza174. IV. como sabemos. es bueno e incluso indispensable que así sea176. De Triplici Vita. Así. por tanto. convirtiéndose de este modo en esencial (essentiel) en el lenguaje de Böhme (cf. 41. sutil y penetrante. atribuye a Dios un cuerpo para permitirle salvaguardar su entera independencia con respecto al mundo. 22). 173 cf. VII. en sí mismas.

no iba a haber alegría allí donde la vida nace en medio de la muerte?»183. 21. sino que está fuera de la naturaleza en otro principio» (qu. una realidad sobrenatural (cf. Pureza. I. de «frío atroz y calor ardiente». fuente del calor. Cf. XI. la cuarta. 180 cf. qu. Viene 178 179 cf. es «temblorosa [o vacilante]. dice Böhme. Potencia. el amor. Aprendemos después que es «el primer espíritu en el que se despierta la vida». La luz no es uno de ellos. antes de que el amor lo ilumine. 92 y 95. 18). estrictamente hablando. El primer espíritu-manantial. el séptimo espíritu es el cuerpo178. Aurora. muy típica en Böhme. en otro mundo. A propósito de la luz. que «el estremecimiento hace amarga» (cf. si quiere organizar y estructurar en este punto la doctrina. dice Böhme. que toma primitivamente su nacimiento en la dulce cualidad del agua182. 181 cf. Aurora. y es otra clase de fuego y se llama Amor. como una sal. es cuando más genuinamente manifiesta su intuición y su capacidad para poetizar acerca de la relación entre el espíritu y las fuerzas y cualidades de la naturaleza. XXIII. I. porque «del calor nace el espíritu en el cuerpo. además este tercer nacimiento (Gebärung) proviene de la acción del fuego en el agua. 95). Aurora. La segunda cualidad es el dulzor y su papel es suavizar la acritud de la primera. 12 183 Hermosa imagen. la sexta es el tono. 33. XV. a propósito de la luz. digamos de pasada que Böhme se niega a colocarla entre los espíritus manantiales. cuando el teósofo escribe sobre las formas o espíritus fontanales. Böhme nos dirá que «el espíritu amargo toma nacimiento en el resplandor de la vida». 182 cf. es la base oscura de la luz. Por otra parte. Comenzamos por Aurora. sino también en el divino y utilizarlas como llaves para explicar correspondencias y analogías entre los grados o niveles del ser. 36 . Más tarde. pues esto bien constituye tema para otro estudio. El cuarto espíritu es el calor. la quinta. 7). pues es característico en él colocar las cualidades sensibles no sólo en el mundo astral. aparece como alegría y vida y por ello es llamado triunfador: «¿Cómo. como ya hemos apuntado. donde escribe: «Así la luz tiene su origen en la Quaal del fuego y habita en el fuego y también fuera del fuego. Maravilla. El amor es el quinto espíritu manantial. Vamos a sintetizar. el sonido o el mercurio. símbolo de la liberación.LA LIBERTAD COMO FUNDAMENTO DEL SER dificultad que tiene el intérprete. Aurora. El fuego. en su esencia. la tercera es la amarga. de condensación y de coagulación y es. es decir de la cuarta potencia en la segunda180. 1 y sigs Böhme repite sin cesar que los espíritus manantiales cualifican eternamente el uno en el otro y que. sino que «nace» del conjunto de las siete potencias de la naturaleza y es. ninguno es primero ni último (cf. IX. la luz constituye su alma espiritual. 1). alude a una potencia de atracción. penetrante y con tendencia a elevarse». que se mueve y cualifica en el cuerpo y resplandece [o se manifiesta] fuera del cuerpo»181. XI. y así ahorraremos al amable lector lo que a algunos parece que son divagaciones y repeticiones desconcertantes. que se refiere tanto al nacimiento de la vida en la naturaleza orgánica de las cuatro primeras cualidades. acre. en el ser humano. XXIII. La primera es la cualidad acre (herbe). de lucha. «resplandor de vida. Psicología Vera. hostilidad y sufrimiento. En efecto. que hecho prisionero por el agua y la acritud se convierte en una luz temblorosa». Aurora. también. la cualidad dulce. Cada uno de estos espíritus es engendrado eternamente por los otros seis y los engendra a su vez179. Aurora. Y no es un ser ni una naturaleza. el calor. como al surgir de la luz en la noche tenebrosa que son esas mismas cualidades: un «abismo sombrío». No me resisto a citar al propio Böhme para que se perciba aquí su estilo: La cualidad amarga es «una compenetración o una coacción (Bezwingung) de la acre y la dulce». de ella nos dice siempre Böhme que es la fuente del movimiento. la segunda. de la transfiguración. que acabará por dominar todo el pensamiento del teósofo. La tercera es la amarga. nos parece también que. Aurora. «el verdadero comienzo de la vida y también el verdadero espíritu de la vida». VIII.

Sex Puncta Theosophica. que es revelación. engendra la palabra y el sonido. De Electione Gratiae. la sexta cualidad. 43. el amor se da. tendremos ya constituido el primer Centro. acre. Mysterium Magnum. la intercomunicación. Böhme dirá también que no hay en realidad más que tres esencias-cualidades. una vez realizado en el plano físico. De Electione Gratiae. un equilibrio de fuerzas. escribe Böhme. es casi siempre expresada en rasgos psicológicos.. en definitiva. Aurora. Es verdad que no desaparece cierta Es esencial en Böhme la idea de que todo ser se expresa y habla por sus cualidades. si Jakob Böhme no clasifica estas formas-esencias siempre la misma manera. pues ésta. 187 cf. que es luz. El mundo entero no sería. Es la inquietud eterna de la vida. la de la repulsión. II. El sonido presupone una unidad interna. aunque todavía se trate de un movimiento sin meta y sin razón. XVI. ardiente y fría. En sus obras posteriores la doctrina madura y se transforma. 1 y sigs. Junto a la fuerza del fuego. 37). Sin olvidar que nos movemos aún en un plano metafísico. Sex Puncta Theosophica. La segunda fuerza es la que se le opone. 1-25. I. Otra forma de apreciar la evolución que se produce en su pensamiento consiste en considerar la importancia creciente que atribuye al mundo espacio-temporal. pero que aparecen bajo dos aspectos diferentes. 16 189 Este Centrum Naturae es el deseo. VI. el Centrum Naturae189 al que se opondrá el Centrum Spiritus. Se trata del «verdadero espíritu de la naturaleza y la naturaleza misma» porque. III. Clavis. al mundo el tercer principio. 14. Consideremos ahora. 185 Cf. Pero más adelante. De Electione Gratiae. que es el amor. 190 cf.. la solidaridad orgánica de sus partes (cf. Así.. a nuestro mundo. «no habría ni ángeles ni hombres y Dios sería una esencia inconcebible». espíritus (Geister) o esencias (Essentien). es el corpus. Doctrina que está lógicamente a la base de su concepción de la lengua natural. si podemos establecer una relación más o menos constante186. 7 188 cf. I. las «cualidades» o «espíritus manantiales» de Aurora pasan a llamarse formas (Gestalten). 2. El séptimo espíritu. En el De Triplici Vita Hominis. fuerza de la «compaction» o «coagulation»: terrible. formando dos centros distintos. es la fuente de la tangibilidad y en él están formadas «todas las criaturas tanto en el cielo como en la tierra»185. la unión interna. rabiosa y airada. 184 37 . nos dirá Böhme. por ejemplo: De Signatura Rerum. pues la naturaleza concreta. sino una palabra de Dios. El cielo mismo. 11 Pues la voluntad va a introducir también en la naturaleza la unión. escribe Böhme. la desesperación y la muerte que alienta en el fondo de la naturaleza. en Böhme.Ελευθερία luego el mercurio o tono. Ambas fuerzas luchan entre sí y de la lucha surge un movimiento giratorio188. Pues la esencia del cuerpo. 4-12. III. la primera fuerza o cualidad de la naturaleza será considerada como una fuerza de atracción o contracción magnética187. el del «sonido» y la «luz» 190. su creación acaba convirtiéndose en un modo necesario de la expresión de la esencia divina. está formado en este espíritu «y todo lo que es naturaleza en Dios se forma en este espíritu». 186 Cf. IV. Por eso el amor. según que estén en el primer o segundo principio: unidos por el amor o desunidos por la cólera. que «expresa» el interior mismo del ser. pero no desaparece y. la concepción cósmica de Jakob Böhme. Fuerza también terrible y hostil. De ser mero accidente. lo es de dispersión y dislocación. XVI. por el que todos los espíritus se expresan y «hablan». en fin. la claridad y la armonía: la quinta cualidad. un cuerpo. 22. según estén en Temperatur o en la Turba Magna. Este funda la unidad del cuerpo. Mysterium Magnum. y sigs. es la armonía de las fuerzas que lo componen (cf. siendo llamado también el principio de la forma y de la acción184. El amor se comunica. 4). 25-36. IV. el cuerpo real de este mundo lo constituye la síntesis compleja de los dos centros y de todas las cualidades o espíritus manantiales. De Signatura Rerum. 14 y III. como también de movimiento. principio de la expresión y de la palabra. Sin él.

de él proviene el «nacimiento sideral o astral». Remontando así. Las sombras del sueño de Dios que aún no han salido a la luz.. 193 Recordemos que para Böhme nuestro mundo estaba encerrado en la bóveda celeste (cf. 36 y sigs. Estos tres nacimientos se reflejan inversamente en el microcosmos. 51). el corpus divino. XXII. después las estrellas que provienen del cielo. 194 cf. Mysterium Magnum. la quinta essentia. mundo esencialmente limitado en el tiempo y en el espacio193. el nacimiento en espíritu. Koyré. pp. para tocar allí esta vida divina oculta en ellas.c. que Böhme conocía y aceptaba la teoría copernicana. «formado en tres nacimientos» que se desarrollan del interior al exterior: El «nacimiento más interior» es el de la vida divina. o los astros. Por otra parte parece como si el mundo tuviera su principio en la imaginación divina: en el salitre divino. y todas las criaturas de este mundo son una misma cosa»192. La idea que tiene Böhme de la creación es la de la producción del mundo. luego la tierra que proviene de los elementos. Hay que tener en cuenta. Jakob Böhme consideró siempre que el estado de 191 192 cf. Alexandre Koyré ha sabido destacar que el mundo está. de fuera hacia dentro: el primer «nacimiento» sería el más exterior. Aurora. VII.. 74). este Verbo encarnado en el hombre. como las llamará más adelante. VI. de la potencia del Padre. la carne o la naturaleza física de este mundo (cf. mediante condensaciones o coagulaciones sucesivas de la primera materia espiritual o astral. pero no lo es en su estado actual. después los elementos que provienen de las estrellas. esta divinae particula aurae. la naturaleza interior de «este mundo». que puede y no puede ser llamado el cuerpo de Dios. llegando al fin al tercer nacimiento (cf. Aurora. en Böhme. prototipos (Vorbilder) o incluso «ideas». das ist auch das Untere. Aurora. 163-164). o. Todo provendría de Dios por una especie de emanación progresiva: primero el cielo. dice que estaría «hecha de la mejor y más pura de las aguas». XV. de esta vida astral (vida sensible y animal) surge el nacimiento exterior. 38 Mysterium Magnum. 43 sigs. el ser material. piensa Böhme. 39 y cf. Böhme alude al nacimiento interior. por las que ésta obra en este mundo195.LA LIBERTAD COMO FUNDAMENTO DEL SER ambigüedad en el concepto de mundo. en sentido inverso. que se elevaría a Dios descendiendo a sus propias profundidades. en el cual el mal combate al bien. 3 195 cf. und alle Creaturen dieser Welt sind dasselbe ». que el hombre alcanza por una conversión y un renacimiento verdaderos. 38 . Hemos aludido a ello: Dios crea el mundo imaginando. además. se forman desde la eternidad imágenes o figuras que serían como los sueños de esa Imaginación. El mundo es eterno en su esencia. pero más literalmente sería: «Lo que es más alto también es más bajo. De Triplici Vita Hominis. la vía del alma. En cuanto a la bóveda celeste. la vida puramente física. Böhme conoce y expresa a su modo la fórmula hermética: «Was das Obere ist. XX. ideas incorpóreas y todavía casi irreales. el corpus de este mundo. que es llamada el elemento santo o divino (Element)194. Una materia. XX. se comienza a contar a la inversa. En el interior de éste se encuentra el nacimiento sideral o astral. Aurora. pero sin abarcarle. Böhme sabe que en la doctrina alquímica todos los elementos provienen de uno solo igual que conoce que los cielos están hechos de una materia especial. que el pecado no ha podido destruir. Aurora. II. que representan las potencias de la naturaleza divina. II. Por último. III. 59 y 61). Siendo el centro orgánico de este mundo el astrum. el nacimiento del alma en Dios y de Dios en el alma (cf. 5 Estos tres niveles presentan también. Berdiaeff lo traduce en el sentido más tradicional. regido por el movimiento de los astros191. «el más interior».

Investigador asociado del Instituto de Psicoanálisis y Psicoterapia de la Universidad de Viena y del Centro de Investigaciones Psicológicas y Sociales de la Universidad Santa María la Antigua en Panamá.Ελευθερία este mundo no es necesario. sino que claramente era efecto de una perversión causada por una caída primordial. Nuestro mundo es una imagen bien deformada de ese universo ideal que se constituye en la Sabiduría. y Psicólogo por la Universidad Francisco Marroquín (Guatemala). Por eso. Miembro de la Asociación Guatemalteca de Filosofía. * Carlos Seijas es Doctor en Sociología por la Universidad Complutense de Madrid. una liberación. también anhela. Magíster Scientis en Métodos Matemáticos Aplicados a las Ciencias Sociales por la Universidad de Costa Rica. 39 . a su modo.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful