Está en la página 1de 211

- D e l autor

de

En la búsqueda de Dios -

A aso tiene usted agradables recuerdos de la casa en que ere-

¿

ció? ¿Cómo son esos recuerdos? Recordar los cálidos acon-

tecimientos sucedidos en ese hogar, no es el edificio en sí, lo que hace que uno añore el hogar donde creció. Siacaso Dios llegara a añorar algunos de los lugares en que le ado-

raron aquí en la tierra. ¿Cuál sería ese lugar? ¿Qué pudo haber sucedido, que impulsara a la eterna mente Divina, a colocar sobre ese lugar un rótulo que lo señale como su favorito, para mantenerlo en esa categoría para siempre?

. Elser humano busca encuentros con Dios, en la llamada "Casa de ' Dios". Pero Dios busca encuentros con el hombre en lo que Él llama "la casa del hombre" . ¿Recuerda los nombres? El Tabernáculo de Moisés; el Tabernáculo de David; el Templo de Salomón. Desde el tiempo del Edén, Dios ha estado escudriñando la tierra en busca de alguien que le rinda una íntima adoración. ¿Qué sucedería si los antiguos patrones se redescubrieran? ¿Qué acontecería si las prácticas llevadas acabo bajo la unción fueran restauradas por medio de una renovación? ¿Siacaso pudiéramos reconstruir esa casa vendría Él a morar de nuevo en ella? Mientras que el panorama se cubre con las costosas cúpulas de las iglesias que irrumpen en la atmósfera de Dios y vitrales que añaden colorido al sol que Él creó, entonces se pensaría que escoger su casa favorita debería ser algo cuidadosamente planeado. Prepárese para llevarse una sorpresa, cuando descubre cuál es "La

casa favorita de Dios". iSi usted la edifica, Él la habitará!

Tommy Tenney es e[ autor del éxito de librería "En la búsqueda de Dios" y también del recientemente publicado "El equipo soñado por Dios". Con una herencia familiar de tres generaciones sirviendo en el ministerio del Señor, Tommy ha pasado casi 10 años de su vida pastoreando Iglesias y más de 17 años en un ministerio itinerante, que lo ha llevado a más de 30 países y esta- dos. Tommy es bien conocido por ser un promotor del avivamiento, y ha sido usado por Dios para encenderlas llamas del avivamiento. Ha experimentado lo milagroso, pero [o que es más importante. es que conoce el valor de [a humilde intimidad delante de Dios. Es e[ fundador de la organización deno- minada GodChasers.network a través de la cual comparte su ministerio usan- do los medios de comunicación y [a página impresa. Tommy y su esposa Jea nnie residen en Louisiana con sus tres hijas, Trffany, Natasha y Andrea. Su pequeño te rrier lla - mado "Pequeño Romeo" completa [a familia Tenney.

I~ EDITORIAL

.UNILlT

Producto 497535 Categoría: Vida crist iana

ISBN 0-7899 -0823-9

JULlLJ

ED'TORA

i

Publicado por Editorial Unilit Miami, Fl. 33172 Derechos reservados

Primera edición 2000

© 1999 por Tommy Tenney

Todos los derechos reservados. Originalmente publicado en inglés con el título:

God's Favorite House por Destiny Image. Shippensburg, PA 17257-0310

Ninguna parte de esta publicación podrá ser reproducida, procesada en algún sistema que la pueda reproducir, o transmitida en alguna forma o por algún medio -electrónico, mecánico, fotocopia. cinta magnetofónica u otro- excepto para breves citas en reseñas, sin el permiso previo de los editores.

Traducido al español por: Rosemary J. de Muñoz y Andrés Muñoz Johnstone

Citas bíblicas tomadas de la Santa Biblia. revisión 1960

© Sociedades Bíblicas Unidas

Usada con permiso.

Producto 497535 ISBN 0-7899-0823-9 Impreso en Colombia

Printed in Colombia

Dedicatoria

eon amnr dedico este libro a mi difunto abuelo, el Rev. E.W. Caughron. Fue a estar con el Señor mien- tras yo escribía este libro. Conocido cariñosamente como" gran abuelo," verdaderamente fue más grande que la vida. Regresar a West Monroe, Louisiana, nunca será igual. El gran abuelo dejó un "gran" vacío. West Monroe es ahora casi todo recuerdos. Los lugares sobreviven a las personas. Lo extrañaremos muchísimo.

Comentarios

¡Tommy Tenny lo ha hecho de nuevo! Con el mismo esti- lo de En la búsqueda de Dios nos hace pensar, Tommy nos desafía a todos a restaurar la pasión de la adoración a Dios. La casa favorita de Dios está destinada a pertenecer a la reducida lista de clásicos Cristianos dentro de unos años. C. Peter Wagner Director, Instituto Wagner Leadership Colorado Springs, Colorado

¡Tommy Tenney ha dado al cuerpo de Cristo otro libro que nos hace pensar y nos motiva! Inequívocamente, La Casa Favorita de Dios: Si Usted La edifíca, Ella habitará, es uno de los más brillantes escritos acerca de la adora- ción. Las verdades compartidas son simples, pero muy pro- fundas y llenas de poder. Este libro es un "debe leerse" para aquellos que ansían ser un santuario para la presencia de Dios. ¡Agitará su corazón hacia la verdadera adoración y lo incitará con mayor pasión a conocer al Padre como nunca antes!

Dr. Kingsley A. Fletcher Pastor Principal, Iglesia Life Community Research Triangle Park, Carolina del Norte

En la búsqueda de Dios fue un libro nacido del corazón de Dios - Su gloria, Su trono, y Su presencia. En La Casa Favorita De Dios Tommy Tenney lo ha hecho de nuevo. Si, antes, usted no tenía ningún apetito por la realidad espiri- tual' no tenía hambre de Dios, y no buscaba genuinamente la presencia del Todopoderoso - entonces una vez haya leído este libro con humildad y un espíritu abierto, seguramente conocerá los verdaderos anhelos del corazón. Rev. Colin Dye Ministro Principal, Templo Kensington / Iglesia London City

Este libro presenta un claro desafío a aquellos que guia- mos la iglesia en la adoración. Una vez hayamos leído este libro, nunca más estaremos satisfechos con simplemente proveer un "buen tiempo de adoración" a la congregación. Noel Richards Líder de Adoración.

Cuando algo dura 10 suficiente, conviértalo en una ruti- na, adivine qué sucederá después y pronto usted se cansa- rá de eso. ¿Puede suceder con la adoración'? Sí, eso puede suceder. Entre todos podemos mencionar muchas razones por las que debemos reunirnos en casa e iglesias para te- ner tiempos de adoración, eventos especiales. y mega even- tos. Pero: ¿Es esto rutina? ¿Una rutina aburridora? Aunque no Jo sea para usted, lo más probable es que sí lo sea si usted es parte de la joven generación que está surgiendo o de aquellos que aman a Cristo, pero encuentran "difícil" la iglesia y su música. Tommy Tenney ha realizado un trabajo maestro confirmándonos que la adoración está llena de vida, alegría, y gozo. Este trabajo llena una gran necesidad y lle- ga en el momento preciso.

Gerald Coates Predicador, Autor, Locutor

Como un ávido lector enamorado con el mundo de los libros desde la niñez. ansiosamente devoro docenas de li- bros al año. Sin embargo, un sólo libro siempre captura mi corazón y emerge dentro de los más preciados. Ese libro está en mi mesa de noche junto a mi Biblia, y lo ojeo conti- nuamente durante el año, dándome nuevas perspectivas, ins- piración, y un desafío con cada lectura. En la búsqueda de Dios fue el libro #1 para mí en 1999. La Casa Favorita de Dios, probablemente lo será para el 2000. Gracias Tommy, por romper mis tradiciones, hacerme sentir culpable de mi complacencia, encender mi pasión y desafíarme a aceptar un llamado más alto a la adoración. El Señor utiliza tus escritos ungidos para incitarrne a entrar a lugares más profundos de intimidad con el Padre y para presionarme a subir a cumbres más altas de Su montaña. Soy una adicta para siempre de la gloria Shekinah.

Judy A. Gossett Adoradora The River Ministery Vancouver, British Columbia

Para aquellos que desean la presencia manifiesta de

Dios, La Casa Favorita de Dios: Si usted la edifica, Ella

habitará revela claves estratégicas para habitar en su pre- sencia y proveer un lugar para Su habitación. Como un por- tero, Tenney abre la puerta, permitiéndonos vislumbrar la gloria de Dios, y nos desafía a experimentarlo en nuestras propias vidas y comunidades por medio de un completo y total abandono de nosotros mismos para alabar a Dios. Es- pecialmente recomiendo que usted escarbe profundamen- te en este tesoro, permitiendo que lo cautive y lo obligue a una búsqueda de Dios con todo su corazón.

Pastor Dutch Sheets Colorado Springs, Colorado

El llamado y la pasión de Tommy es ver el cuerpo de Cristo unido y la presencia de Dios manifiesta en una me- dida jamás vista en la historia. En su búsqueda de Dios, Tommy ha aprendido, y ahora lo comparte con la iglesia cómo ser una casa en la cual Dios quiera morar. La casa en la que Dios entra es aquella en la que es bienvenido. Rev. Bart Pierce Pastor Principal, Rock Church Baltimore, Maryland

Hay un antiguo adagio que dice, "Se requiere de un mon- tón de vivencias para hacer de una casa un hogar." ¿Qué es lo que le da a Dios la sensación de "estar en casa"? Ciertamen- te no es una estructura cuidadosamente edificada, para Ezequiel la presencia de Dios se levantó - anuló las premisas - del antiguo templo. A medida que Su presencia encuentra abrigo, Dios se establece y siempre está en casa en medio de la adoración. En las Escrituras, estaba el tabernáculo de Moisés, el tabernáculo de David, y el templo de Salomón. La única pieza de mobiliario presente en las tres estructuras fue el arca del pacto - donde estaba el asiento de la misericor- dia, donde Su presencia habitaba. De los tres, el tabernácu- lo de David tal vez haya sido la casa favorita de Dios sobre la tierra. Era así porque las cortinas estaban levantadas, el arca era visible, la gloria de Dios se manifestaba, y los ado- radores estaban allí de día y de noche. Dios es tan celoso de Su presencia y de la verdadera adoración; que el arca del pacto es la única pieza del mobi- liario del tabernáculo que encontramos en el cielo, donde lo adoraremos a El eternamente. Lo que busca ahora es una casa - una vasija terrenal- donde Su presencia pue- da habitar, Su gloria pueda ser manifiesta, y hallar adora- ción de día y de noche. El libro de Tommy, La Casa Fa-

varita de Dios, es la obra de un arquitecto buscador de Dios. Tome los planos que le ofrece y construya una casa para El

en su propia vida. ¡Alcánceme otro ladrillo, y comencemos! Simplemente las observaciones de su padre, T.E Tenney

Me identifico con la apasionada búsqueda de la conti-

nua presencia manifiesta de nuestro Señor Jesús por parte

de Tommy Tenney. Sus escritos hacen eco en los más pro-

fundos y desesperados gritos de mi propio corazón. Así como en el libro En la búsqueda d.: Dios de Tommy igual sucede con el libro La Casa Favorita ae Dios. Entre

más usted lea éste libro, más se animará a qu ~si Dios lo ha creado con este grado de intensidad únicamen.e para El mis-

mo - y para El mostrarse en medio de Su pueblo tanto como

nosotros podamos sostener Su brillante gloria - entonces al final El llenará sus expectativas y no lo frustrará.

Uno de los mensajes más fuertes de este libro, desde

mi perspectiva, es que no importa cuánto usted ha de revo-

lucionar su prioridades y sus compromisos, perder ami- gos, o perder "la cara" con el fin de observar más el rostro

de Dios. Y cualquier libro que nos motiva a ir en esa direc-

ción es de inmensurable valor.

Joy Dawson Maestro Bíblico Internacional y Escritor

Los teólogos nos ayudan a comprender teorías y doc- trinas acerca de Dios; Tommy Tenney nos inspira a tener

un deseo apasionado por El. Mi amigo Tommy es un hom-

bre anhelante de Dios. Como la mujer del Cantar de los

Cantares que debe levantarse y salir a las canes en búsque-

da de su amado, el corazón de Tommy siempre está en bús-

queda de Su Amado. Tommy no comparte únicamente su anhelo, él nos 10 imparte en este maravilloso libro.

Francis Frangipane

El libro de Tommy Tenney, La casa Favorita de Dios, es conmovedor y quebranta nuestros corazones, porque hemos estado quebrantando el corazón de Dios. Como lo señala tan elocuentemente Tommy (lo que me dejó sin aliento debido a sus observaciones Bíblicas), Dios quiere que Sus hijos lo amen y pasen tiempo con El. Yeso lo hacemos únicamente cuando adoramos. Como lo pregunta Tenney, ¿Para quién es la Iglesia? El, sucintamente y con las Escrituras en la mano nos señala que la Iglesia es para Dios. Este libro tiene el potencial para revolucionar la Igle- sia tal como la conocemos. Es una lectura obligada, no únicamente para los líderes de alabanza sino para todos los creyentes.

Mike Bickle Autor y Fundador de Amigos del Novio Director de Casa Internacional de Oración Grandview, Missouri.

"¿Por qué?" fueron sus palabras favoritas. Este adorable y extremadamente curioso pequeño niño se acercó a la vida con una irresistible y amplia mirada de asombro. Se sentaba a los pies de mi madre (Dottie Rambo) mientras ella le contaba las historias de cómo la voz del Espíritu Santo la impulsaba a escribir canciones como, "El Vio Mas Allá de Mis Faltas y Vio Mis Necesidades" o cual- quiera de las cientos que ha escrito. Mientras los otros niños estaban en otros cuartos jugando, él era un "busca- dor de Dios" en la fase de entrenamiento. Me acuerdo estar sentada en el hermoso comedor de sus padres y a su agradable madre gentilmente reprender a Tommy diciendo: "Cariño, permita que los adultos hablen, tal vez alguien más tenga preguntas". Pero honestamente, las demás preguntas no parecían tan honestas y agudas como las suyas. Me maravillé, "[que joven tan extraordinario!"

Por muchos años nuestros caminos nunca se volvieron a encontrar hasta que un amigo puso en mis manos un libro y me dijo: "¡Léelo ahora mismo!" Vi el nombre del autor y pensé, este 110 puede ser el pequeño Tommy. Volteé el libro y vi la foto y me reí a carcajadas. Los mismos ojos. La misma hambre. The God Chasers se convirtió en el libro que le entre- gué a todas las personas de las cuales me acordé. No sola- mente lo he leído varias veces, sino que también lo he pre- dicado sin apologías. Mi filosofía es, "si no está roto, no lo remiende." Cuando me pidieron leer el manuscrito de La Casa Favorita de Dios, me fue enviado por correo cuan- do estaba en medio de un intenso tiempo de viajes y ministración. Aunque me sentí honrada, me preocupaba que no tuviera tiempo para leerlo. La primera noche lo llevé a mi alcoba en la parte trasera de nuestra casa-bus donde se encontraba mi esposo Donny, y abrí el sobre, repentinamente la presencia de Dios lleno la alcoba. Había una fragancia distinta que he aprendido a amar, y lágrimas de gozo se derramaron sobre mi rostro. Leí unas pocas líneas con una visión borrosa y luego calla- damente entré al pequeño baño para no inquietar a Donny. Aquella noche no dormí. Leía y adoraba, leía y adoraba. Por fin alguien había escrito lo que nosotros estabamos experimentando y anhelando. En Noviembre de 1993 Donny y yo, y todo nuestro equi- po ministerial estabamos en un "cuando el Espíritu hace que las personas se postren sobre el tapete" en una iglesia en Florida. El Espíritu del Señor nos hizo dos preguntas. "¿Puedo interrumpir sus vidas?" "¿Tienen tiempo para un avivamiento?" Sin vacilación o siquiera pensar en las consecuencias

respondimos, "sí." Para Julio de 1994 nuestra agenda su- frió un cambio inimaginable, un encuentro de tres días en Riverside, California, se convirtió en un encuentro que tuvo 77 servicios. Nuestras vidas fueron interrumpidas para siempre. El último encuentro que hemos tenido ha durado más de 20 semanas en Sierra Vista, Arizona, donde siete

iglesias se reunieron y todavía se reúnen una vez a la sema- na para buscar a Dios. Sin embargo, hay algo en nosotros que está insatisfe- cho. Si usted tiene hambre para tener más hambre, si usted tiene sed para tener más sed, si usted es apasionado para

si usted se está preguntando

por qué otros simplemente no lo obtienen

tener mas pasión de Dios

este es el li-

bro que usted ha estado buscando. Busque un cuarto tranquilo, lleve una olla de té o café, dos cajas de kleenex, y asegúrese que haya un gran pedazo de tapete limpio cerca. Prepárese para experimentar la Gloria sin velos - "La Casa Favorita de Dios."

Dr. Reba Rambo-McGuire Cantante, en reuniones de Avivamiento.

Contenido

 

Introducción

"

xv

Acerca de la portada

XVI

Capítulo 1

La casa favorita de Dios

1

Capítulo 2

Falsas metas y cerraduras perfumadas

19

Capítulo 3

Abriendo el cielo

35

Capítulo 4

Construyendo un asiento de misericordia

59

CapítuloS

Encendiendo la luz de su gloria

81

Capítulo 6

Desconfíe de los que no cojean

97

Capítulo 7

¿Pornografía o intimidad espiritual?

113

Capítulo 8

El día que la música murió 135

Capítulo 9

Expandiendo la zona del trono

155

Capítulo 10

Descubra el poder secreto de un portero

173

Introducción

T iene usted recuerdos agradables de la casa en la que creció? ¿Cuáles son esos recuerdos? ¿Están cimen- tados en la construcción misma o están relaciona-

dos con lo sucedido en esa casa? Sospecho que la única razón por la que usted recuerda una casa en particular con calidez, es por las cosas que allí sucedieron: caminar con su padre, jugar con sus amigos, ser sostenido por su ma- dre. Recordar las cosas que sucedieron en el hogar en vez de la estructura física de la casa es lo que produce "nostal- gia de hogar". Si Dios llegara a sentir "nostalgia de hogar" por cuales- quiera de sus "casas" de adoración aquí en la tierra, creo que sería por el Tabernáculo de David. Ella ha colocado en los registros históricos del cielo para ser restaurado y pre- servado - no por la belleza de la estructura sino por la pasión de la adoración. Los eventos y encuentros que Dios tuvo allí son las que lo unen a ese lugar. Dos de los pilares del templo de Salomón fueron he- chos de metal pero, jlos "pilares" del tabernáculo de David fueron las personas! Dios está buscando un nuevo material que concuerde con el modelo antiguo. El quiere recons- truir su casa favorita. ¿Está usted disponible? El podría uti-

lizar otra "piedra viva", un adorador que concuerde con el modelo y el corazón de David.

Acerca de la portada.

11 a ilustración usada en la portada de este libro tal vez

no signifique mucho para usted; Después de todo, la foto de la portada es sólo una casa. Pero para mí, será un hogar para siempre. Tal vez yo sea el único que sabe que el diseño de la portada incluye la casa en la que viví en 114 Slack Street en West Monroe, Louisiana. La casa le perteneció a mi abuelo "Gran abuelo" E. W. Caughron, antes de que mi mamá y papá la compraran. Mis recuerdos de esta casa se remontan hasta cuando la casa todavía era de mi abuelo. El hombre que está parado en- frente de la casa es mi papá, T.E Tenney. Debido a los re- cuerdos que tengo, esta casa significa mucho para mí. Ahora

soy protagonista con mi esposa e hijos de eventos que lue- go serán recuerdos nuevos en mi propia casa, pero los re- cuerdos de mi niñez siempre harán que esta pequeña casa en West Monroe sea mi "casa favorita".

Capítulo 1

La casa favorita de Dios

N o me había dado cuenta que Dios tenía

una casa favo-

rita hasta que llevé a mi familia en un "tour de la he-

rencia" para que conocieran el hogar de mi niñez.

De todas formas teníamos que ir a West Monroe, Louisiana, el pueblo donde pasé mi niñez para visitar a mi abuelo. Ya que estábamos en el pueblo. una calurosa tarde de Louisiana amon- toné a mi familia en nuestra camioneta y los llevé a dar una vuelta por el barrio y para que vieran la casa donde crecí.

Algunas personas dirían que no hay nada especial en West Monroe. pero es especial para mí porque era mi hogar. Vi- vimos en una casa blanca de madera en la calle Slack # 114. El gran árbol de Magnolia (son los mejores árboles para que los niños trepen) todavía se encuentra en el patio de adelante pero el roble (estos no son tan buenos para subir) que se encontraba al otro extremo, hace rato desa- pareció. A medida que pasábamos cada esquina recordaba algo especial que debía compartir con mi fascinada fami- lia. Les señalé el lugar al cual fui a la escuela y describí todo lo que sucedía a lo largo de nuestra ruta (comentarios

LA CASA ?~

DE DIOS

completamente obvios según los bostezos de mi familia). Cuando parqueamos al frente de la casa, señalé la zanja donde tuve una pelea con Clint, el chico problemático del barrio por haber llamado a mi hermana con un nombre feo. En esa época me pareció una batalla de proporciones bí- blicas pero la verdad es que le di un puño a Clint en la nariz y el me dio uno en el estómago y ambos regresamos llo- rando a casa. Amaba la casa donde viví y crecí, y naturalmente asumí que mis hijos la amarían también. Era obvio que no había nadie en la casa esa tarde, pero en los pueblos del norte de Louisiana tenemos un pacto no escrito que permite los "tours de la herencia". No sé quién es el actual dueño de la casa, pero pensé que nadie se molestaría si los Tenney entraban en los linderos de la casa.

Tengo vívidos recuerdos de mi casa favorita

El gran tour comenzó en el patio de enfrente (con sufi- cientes historias para narrarlas en unos buenos 30 minu- tos). Tengo muchos recuerdos nostálgicos acerca de lo sucedido en mi casa favorita en la calle Slack # 114, Yque- ría que mis hijos tuvieran un sentido de herencia y perte- nencia histórica a esa casa. Lentamente recorrimos los alrededores de la casa mien- tras yo les señalaba los sitios históricos más importantes mientras recordaba la vida en mi "paraíso". Mientras pasá- bamos por la puerta del patio de atrás, le conté a mis hijos cómo el perro mordió el mensajero. Nunca había visto un mensajero bailar de forma tan habilidosa sosteniendo los paquetes en sus manos. Mi perro no era muy grande pero inspiraba el suficiente miedo como para que aquel hom- bre emprendiera una carrera despavorida cruzando el pa- tio de atrás. Personalmente me pareció muy gracioso, pero al mensajero no le hizo ninguna gracia.

La Casa Favorita De Dios

Mi familia me había abandonado

Describí la casa de juegos que había en el patio de atrás

y el columpio casero colgando del árbol del que mi her- mana logró hacer realidad la profecía de que se rompería

un brazo. Realmente estaba empezando a sentirme a mis anchas en el tour cuando aproximadamente a tres cuartos del camino alrededor de la casa miré hacia atrás y me di cuenta que no había nadie. Pensé, bueno, encontraron algo realmente interesante y todavía están impresionados. Les había señalado el cementerio donde mi hermana y yo en- terrábamos nuestras mascotas, así que pensé que tal vez estaban (acongojados) o que tal vez estarían al lado del macizo del jardín donde mi mamá me enseñó cómo sem- brar flores.

Cuando regresé a buscarlos, me di cuenta que mi fami-

lia me había abandonado. Admito que estábamos en la mitad de uno de esos calurosos días de Louisiana con una temperatura exterior de 95 grados "F y una humedad del 100 por ciento, pero no entendieron que eso era un pequeño pre- cio que se debía pagar para tener el privilegio de estar en el

paraíso. La verdad es que estaban convencidos que yo esta- ba perdido en la "tierra del bla-bla". Yahabían regresado a la camioneta donde tenían el aire acondicionado funcionando

al máximo. Sus rostros expresaban un estado de aburrimien-

to extremo mientras discutían acerca de cuál cassette escu- char "mientras papá termina su pequeño viaje de recuerdos".

Estaba ofendido. No, estaba más que ofendido. Estaba furioso. "¿Qué sucede con ustedes?" les dije. "Estoy tra- tando de mostrarles todas estas cosas " "

nor. "Papá esta casa no tiene ningún significado para noso- tras", añadió Natasha, mi tercera hija.

Por un momento. casi tuve la certeza de ver un rayo caer

"Estamos aburridos

interrumpió Andrea, mi hija me-

LA CASA ?~

DE DIOS

encima de la camioneta. Al fin y al cabo uno no habla en esa forma de tierra sagrada. [Era casi un sacrilegio! Enton- ces mi irreverente hija mayor dijo, "Papá, la única razón por la que esta casa significa algo para ti es por los recuer-

dos que tú tienes. Nosotras no tenemos ningún recuerdo que nos ate a esa casa".

Entonces, repentinamente me di cuenta de que mi hija estaba en lo cierto. Mi familia no estaba necesariamente interesada en la casa de la Calle Slack # 114 de la misma forma en que yo lo estaba. Les puedo contar muchas histo- rias acerca de vida en esa casa, pero esos relatos son más que historias para mí. Son mi vida atada a la memoria de mi

casa favorita.

¿Por qué Dios quiere reconstruir esa Casa?

Después de varios días estaba mirando algunos versículos en mi Biblia cuando mi atención fue llevada a ese pasaje que se encuentra en Hechos 15:

"Después de esto volveré y reedificaré el Tabernácu- lo de David, que está caído; y repararé sus ruinas, y lo volve ré a levantar". Me dije a mí mismo, ¿Por qué Dios quiere reconstruir

esa "casa"? ¿Por qué no querría El reconstruir el Taber- náculo de Moisés como fue concebido originalmente? Al fin y al cabo fue la primera casa celestial construida por el ser humano. Aun más que eso, ¿por qué no querría Dios reconstruir el Templo de Salomón en todo su esplendor? ¿Por qué dijo Dios que El quería reconstruir el Tabernácu- lo de David? Fue en ese momento que escuché la voz del Señor susu-

rrarme, "Porque esta es Mi casa favorita." ¡Qué afirma-

ción! ¿ Por qué me dijo eso? Me pregunté asombrado. Dios pareció responderme a través de mi experiencia, "debido

La Casa Favorita De Dios

a los recuerdos". Creo que Dios tiene recuerdos atesora-

dos de los eventos ocurridos en el tabernáculo que no han sucedido en ninguna otra parte.

Este libro no es acerca de la restauración física del tabernáculo de David sino del renacimiento de la pa-

sión que llevó a los constructores a levantarlo. El taber- náculo de David era menos edificio y más "evento". La Iglesia hoy en día es más edificio y menos evento. Esa es la diferencia entre una "casa" y un "hogar". Eso es también lo que hizo qué la calle Slack # 114 fuera tan especial para mí e insignificante para mis hijos. Si la pasión que movía el corazón de David puede ser restaurada, entonces Dios mismo nos ayudará en el proce- so de la reconstrucción del tabernáculo (lugar de mora- da). ¡Ello dijo.' De todos los edificios, estructuras, tiendas, y templos

que han sido construidos y dedicados a Dios, ¿Por qué se- ñaló el refugio provisional en el monte Sión y dijo, "este es el que reconstruiré"? La respuesta a esta pregunta amenaza la mayoría de nuestras ideas más arraigadas acer- ca de lo qué es y no es una "iglesia", y ha transformado mi vida y ha dado a luz el mensaje contenido en este libro.

El refugio temporal de David a duras penas se podría llamar Tabernáculo

Como lo mencioné anteriormente, es curioso que Dios no escogió el tabernáculo en el desierto de Moisés. Ese era la receta original. El tabernáculo de Moisés es el co- mienzo; es el concepto de tabernáculo revelado en su for- ma primitiva o pura. Por otro lado, muchos de nosotros hubiéramos escogido el templo de Salomón en todo su esplendor mu1tibillonario. ¿Por qué no dijo Dios que re- construiría ese palacio morada real para sí mismo?

LA CASA 7~

DE DlOS

El refugio provisional de David escasamente puede re- cibir el calificativo de tabernáculo cuando lo compararnos con el de Moisés y menos cuando lo compararnos con el templo de Salomón. Era poco más que una lona extendida sobre unos postes con el propósito de proteger el arca del sol y otros elementos. Sin embargo, Dios dijo: "Yo recons- truiré específicamente ése". Evidentemente, lo que impre- siona a Dios y lo que impresiona a los hombres son dos cosas totalmente diferentes. Cuando Dios dijo: "volveré y reedificaré el tabernáculo de David, que está caído; y repararé sus ruinas, y lo volveré a levantar", El aclara que no fue El quien lo derribó. Se derrumbó por sí solo. Esto también nos indica que de algu- na manera estaba sostenido por el hombre. ¿Cómo puedo afirmar eso? Nada que esté asentado o sostenido por el Eterno Dios puede derrumbarse porque El nunca se debili- ta o se cansa. Dios pareciera estar diciendo: "Yo sé que el tabernáculo de David era un tabernáculo humano, y que las manos del hombre son débiles y se cansan. Por lo tanto vaya comen- zar un proceso que fortalezca al hombre y lo lleve de regre- so a la misma casa que David tuvo. Esa es Mi casa favorita."

Dios nunca se ha dejado impresionar construcciones

con las

Por algún motivo el mundo cristiano se olvida que Dios nunca se deja impresionar con las construcciones huma- nas. Los pastores y los miembros de la iglesia que se re- únen en edificaciones sencillas o temporales constante- mente batallan por un reconocimiento terrenal de que son una iglesia legítima en una determinada ciudad. Probable- mente muchas de las iglesias con complejos arquitectóni- cos esplendorosos y multibillonarios luchan por lograr un

La Casa Favorita De Dios

reconocimiento celestial de que son una iglesia legítima. Nuestro apego a los campanarios y a los vitrales pueden atravesarse en el camino de la verdadera adoración. iSi tu- viera que escoger, Dios prefiere la pasión antes que un

palacio ~ Si usted recuerda, David quería construir un tem- plo, pero Dios le dijo que no estaba interesado. Si mira detenidamente a los pasajes de la Biblia que hacen refe- rencia a la dedicación del templo de Salomón encontrará cosas tales como:

1 Pero sí obstinadamente os

Entonces YO eliminaré a

apartáis de mí vosotros y vuestros hijos

Israel de sobre la faz de la tierra que les es entregada. Y esta casa que he santificado a mi nombre, la echaré de de- lante de mí, e Israel será motivo de burla y escarnio entre

todos lo pueblos, Cualquiera que pase por esta [las ruinas de] casa, antes sublime, se asombrará y se burlará Cuando lo discípulos de Jesús hicieron referencia a la magnífica belleza del templo de Herodes en Jerusalén, El profetizó: "En cuanto a estas cosas que veis, días vendrán en que no quedará piedra sobre piedra, que no sea destrui-

da."" Sin embargo, Dios nunca dijo tales cosas acerca del tabernáculo de David. De hecho, El dice justamente 10

opuesto. El no parece estar diciendo "destruyan", pero más bien, "¿Puedo ayudarles a levantar los postes de la tienda nuevamente? ¿Puedo ayudarles a restaurar lo que el tiem- po ha robado y lo que la debilidad del hombre ha llevado al colapso? iYo quiero preservar esta casa - los recuerdos de 'encuentros - humanos' que han sucedido aquí signifi- can mucho para Mí!

Nosotros queremos encuentros divinos pero Dios quie- re encuentros humanos, porque los encuentros con Sus hijos lo afectan. El "rasgará los velos" y dedicará tiempo para visitar a sus hijos. jCuando pongo a un lado mi agenda

2 yo eliminaré a

3

LA CASA '?~ DE DIOS

para luego "tomar una taza de té" en el piso o en el salón de juego con Andrea, esto le produce a ella recuerdos vi- vos y a mí recuerdos que me son preciosos!

David estaba interesado en la llama azul

El componente más poderoso del tabernáculo de David comenzó mucho antes que la tienda como tal fuera cons- truida. Comenzó en el corazón de David cuando aún era un niño pastor aprendiendo cómo adorar y tener comunión con Dios en los pastizales. Llegó a su pleno florecimiento durante su campaña para hacer retornar el arca del pacto a Jerusalén. Su campaña es importante para nosotros porque también nos da un cuadro de nuestro viaje para hacer retor- nar la presencia de Dios a la Iglesia en nuestros días. El siguiente pasaje de mi libro, "En la búsqueda de Dios", des- cribe los motivos de David como el último seguidor de Dios en sus días:

"Cuando David empezó a hablar acerca de traer de re- greso el arca del pacto a Jerusalén, no estaba interesado en la caja cubierta de oro con sus elementos dentro. Esta- ba interesado en la llama azul que yacía suspendida entre las alas extendidas de los querubines situados encima del arca. Eso era lo que él quería, porque había algo acerca de esa llama azul que indicaba que Dios mismo estaba presen- te. Y adondequiera que esa gloria o presencia manifiesta de Dios fuera, había victoria, poder y bendición. La intimidad traerá a su alrededor "bendición", pero la búsqueda de la "ben- dición" no siempre traerá a su alrededor la intimidad." 5

El corazón de Dios fue tocado, por la

persistente búsqueda

de David de su presencia

De alguna forma David capturó algo de la esencia de

ha logrado. No en-

tiendo cómo funciona todo esto, pero sí entiendo que la

Dios, algo que parece que nadie más

La Casa Favorita De Dios

pasión de David por la pre- sencia de Dios es crucial - sólo espero que también sea

contagiosa. Desde aquella tar- de calurosa en West Monroe, Louisiana, he escuchado la cla- ve del cielo: "Si tú la constru- yes, Yo vendré". Recuerden que David es la única persona descrita en las Escrituras de la siguiente for- ma: "He hallado a David, hijo

DIOS NO

SÓLO QUIERE HORAS DE

VISITA CON

SUS HIJOS" EL QUIERE LA

CUSTODIA

de Isaí, varón conforme a mi corazón, quien hará todo lo que yo quiero"." Estoy convencido que hay dos significados para la frase, "varón conforme a mi corazón". La interpre-

tación general nos dice que David era un hombre "seme- jante" al corazón de Dios o "\:1JYo corazón era semejante" al corazón de Dios. También creo que David era un hombre que constante- mente estaba "tras" el corazón de Dios. El era un perse-

guidor de Dios, un perseguidor de la presencia mani-

fiesta de Dios. Su determinación de traer de regreso el arca a Jerusalén es una prueba viviente de su pasión por la Presencia. Esta segunda interpretación es apoyada por las descripciones sin par de David de su íntimo caminar espi- ritual con Dios en los Salmos. No entraré en todos los detalles, pero existen muchas similitudes entre el tabernáculo de David, El templo cons- truido por Salomón, y el tabernáculo de Moisés.' El taber- náculo de Moisés y el templo de Salomón tienen como característica común que encierran tres áreas diferentes:

el atrio, el lugar santo, y el lugar santísimo. Un gran velo

TOTAL

LA CASA 7~

DE DIOS

(una gran tela colgada en nuestro moderno vocabulario) estaba extendida de un lado a otro del tabernáculo para se- parar el lugar santo del lugar santísimo donde el arca del pacto reposaba. El arca era una caja de madera cubierta en oro original- mente construida por Moisés de acuerdo con las instruc- ciones que recibió de Dios. Su tapa estaba ajustada con las figuras de querubines, esculpidas en oro sólido (dos figuras angelicales) enfrente la una de la otra con las alas extendi- das. El espacio entre ellos era conocido como "el asiento de la misericordia", y es aquí donde la llama azul de la pre- sencia de Dios se manifestaba (gloria shekinah). El arca, el asiento de la misericordia, y la llama azul de la presencia manifiesta de Dios siempre estaban escondidos detrás del grueso velo que separaba el lugar santo del santísimo. A Dios nunca le agradó ese velo. Lo soportaba, pero no le agradaba. Cuando Jesús murió en la cruz del Calva- rio, fue Dios quien rasgó el velo de arriba abajo en el tem- plo de Herodes en Jerusalén. Lo rasgó de tal forma que nunca más pudiera ser tejido de nuevo. ¡Dios odiaba ese velo de la misma forma en que un prisionero odia la puerta de su celda! El velo representaba la pared, la línea divisoria que lo separaba a El de la humanidad. Hasta ese día en el Calvario, Dios tenía que esconderse detrás del velo para preservar la vida del hombre caída que venía a adorarle a El y a Su santidad.

Estoy Cansado de estar separado de mis hijos

Tal vez el ingrediente faltante es la clave a favor: El ta- bernáculo de David era el único de las tres estructuras que no tenía velo. Esta clave nos puede llevar a descifrar una de las proposiciones de mayor sabiduría de todas las

épocas: Realmente Dios no quiere estar separado de

La Casa Favorita De Dios

nosotros. De hecho, él hará todo lo posible para destruir las cosas que lo separan y lo esconden de nosotros. Odia el pecado porque separa. Dios llegó al extremo de rasgar el "velo" de la carne de Su Hijo en el Monte calvario. Al mismo tiempo manos invisibles rasgaron el velo en el Monte Sión, como para decimos, "[Nunca más quiero que sea tejido de nuevo! Estoy cansado de estar separado de mis hijos. Dios no sólo quiere horas de visita con Sus hijos. ¡El quiere la custodia total! El "ha derribado la pa- red intermedia de separación'". Ahora estamos empezando a descifrar algunas de las cla- ves que nos dicen porqué a Dios le agradaba más la casa de David que cualquier otra casa construida en su nombre. Moisés siguió las instrucciones de Dios y construyó una tienda de paredes colgantes, rodeada por una pared de lino de 15 pies de alto, sobre una base de madera alrededor de su perímetro exterior. En contraste, no había ningún tipo de velo o pared alrededor del tabernáculo provisional de David. Nada separaba al hombre de la llama azul de Dios en la casa de David. De hecho, la única cosa que rodeaba la presencia de Dios en el tabernáculo de David eran los adoradores que ministraban a Dios 24 horas al día, 7 días a la semana, 365 días al año durante aproximadamente 36 años! Durante ese tiempo. si el rey David se levantaba durante la noche aquejado de insomnio real, escuchaba las con- versaciones, los cánticos, y el sonar de los timbales pro-

venientes del tabernáculo. Podía mirar hacia la ladera de la colina adyacente a su cuartel y ver las sombras de pies dan- zando alrededor del arca, a la tenue luz de las velas y las lámparas. Tal vez era en ocasiones como ésta que él clamaba: Mi- rad, bendecid a Jehová, vosotros todos los siervos de Jehová. Los que en la casa de Jehová estáis por las no-

LA CASA ?~

DE DIOS

ches. Alzad vuestras manos al santuario y bendecid a Jehová,"

Día y noche los adoradores estaban de pie, danzaban, y adoraban en la presencia de Dios. Es como si ellos estu-

vieran sosteniendo los cielos abiertos con sus manos

adoradoras. Si David se esforzaba lo suficiente, si el án- gulo era el preciso y si los adoradores se movían un poco al Iado, podía ver el azul incandescente de la gloria de Dios irradiando a través de los brazos extendidos y los pies danzantes de los adoradores.

En el Tabernáculo de David la gloria de Dios era vista por todos

El tabernáculo de David era único. En todos los otros lugares donde el arca estuvo, los adoradores tenían que adorar lo que estaba detrás del velo sin nunca saber o ver lo que exactamente había allí. Unicamente el sumo sacerdote podía aventurarse detrás del velo - y aún así una vez al año. Pero en el tabernáculo de David la gloria de Dios era vista por todos - sin importar si eran adoradores, perso- nas que pasaban por ahí, o paganos. ¡La adoración sin el

velo de por medio, creó un panorama sin estorbos.' La pista del milagro de "la casa favorita de Dios" puede ser hallada en el deseo de David por la presencia

de Dios. El dijo: "¿Cómo puedo traer a mí el arca de Dios?" Actuó de acuerdo con ese deseo con todo su corazón. Su primer intento por traer el arca del pacto a Jerusalén ter- minó en un desastre; terminó en un examen completo de los métodos de David de cómo "lidiar lo santo." Cuando David y su procesión de Levitas y adoradores finalmente llegaron a Jerusalén después de un fatigoso viaje a pie de ventidós kilómetros, seguramente David danzó de alivio al igual que danzaba de gozo: "[Lo logramos!"

La Casa Favorita De Dios

En algún momento del proceso de transportar el arca y

honrar a Dios, David comenzó a valorar las cosas que

Dios valora. De otro lado, tenemos que su esposa Mical

valoraba la dignidad por sobre la Deidad. La maldición

de la esterilidad cayó sobre ella, aunque el hecho de que no tuvo hijos puede ser atribuido a la ausencia de intimidad con David.

Los encuentros íntimos con Dios en ocasiones son

embarazosos para el hombre. El paisaje de la cristiandad en América está desordenado con iglesias estériles que han dado su espalda a la intimidad de la adoración. Hay moder- nos Micals que han escogido valorar la dignidad por sobre la intimidad con la Deidad. Recuerden que David no estaba tras el oro; ya tenía su- ficiente. El no estaba tras la caja; él podía ordenar cons- truir otras. David no estaba interesado en los objetos den- tro de la caja; eran lindos recuerdos de las apariciones de Dios a otros, muchos años antes que él naciera. David es- taba tras la llama azul de la gloria de Dios. Con sus accio- nes David estaba diciendo, "he aprendido cómo portar esa llama azul". Podemos levantar edificaciones más hermosas, formar coros más grandes, escribir mejor música, predicar mejo- res sermones - podemos hacer todo con mayor excelen- cia que antes. Pero si no estamos portando la "llama azul", entonces Dios no se complace. Y El verá como esas igle- sias sin llama se tornan sin importancia para los hombres como lo son para El. La no presencia de la "llama" indica la no presencia de fuego, que eventualmente resulta en construcciones estériles y corazones vacíos. Alguien debe decir: "Está haciendo frío aquí adentro - por eso todo el mundo se está yendo. Subamos la temperatura del calor de la adoración".

LA CASA ~t1W61Ut4DE DIOS

David fue más allá de ese fatal velo

De alguna forma en el proceso de manejo del arca, Da- vid aprendió algo que le ayudó a dar un paso más allá de las limitaciones del sacerdocio Aarónico y de los proto- colos sacerdotales de Moisés. De alguna forma este pas- tor-adorador fue más allá del tenebroso tema de la sepa- ración del velo y entró en un nuevo territorio de intimi- dad con Dios. Cambió su concepto entero acerca de la adoración. Cuando los exhaustos levitas finalmente llegaron a la tienda temporal que David había levantado para el arca del pacto en el Monte Sión, David dijo: "Saben, algún día es- pero hacer algo mejor, pero así es como vamos a adorar ahora". Los sacerdotes alegremente bajaron el arca de sus fatigados hombros y la colocaron en su lugar. Pero cuando algunos de los Levitas empezaron a irse, David los detuvo y les dijo: "No, ustedes no se van". "Pero David, acabamos de caminar varias millas con el arca en nuestros hombros. Hemos preparado y sacrificado miles de animales al Señor. ¿Acaso no hemos terminado?

y además no hay ningún velo o lugar [santísimo!" David les respondió: "No, yo no restauré el oficio leví- tico solamente para llegar aquí y dejar el arca abandonada de la misma forma que estaba en Silo. De nuevo vístanse con sus efod y saquen sus salterios y arpas. Algunos de ustedes pueden irse a almorzar pero los demás se quedarán aquí donde están". "Bueno, Rey David, ¿Para qué nos quedamos aquí? ¿Quiere usted escucharnos tocar?" "No, no, no es para mí - es para Dios, una audiencia de Uno. El quiere que le adoremos continuamente",

La Casa Favorita De Dios

Hemos perdido el arte de entretener la presencia de Dios

Queremos atraer la atención de Dios, pero no logra- mos que El nos visite, o cuando sentimos su presencia en medio de nosotros, decimos: "Hola, estamos felices de que hayas venido pero ahora - nos tenemos que ir," y nos vamos en nuestra propia dirección. Demasiadas veces que- remos justo lo necesario de Dios en nuestros lugares de adoración para darnos una picazón o sentir un pequeño cos- quilleo subir por nuestra espalda. Decimos, "Ah, Él está aquí". La pregunta es; "¿Se quedará?" Lo preguntamos no por nosotros, sino por Él. Tiene que haber más que una picazón o un pequeño cos- quilleo. David no estaba contento con una visita temporal. El quería más, y eso fue lo que les dijo a los adoradores levitas, "Ustedes no van a ningún lado. Quiero que usted y su grupo tomen las primeras tres horas. Ustedes toman el siguiente turno, y ustedes toman el tercero". Yo anhelo el día en que el pueblo de Dios provea una adoración "24/7", adorar y honrar a Dios las 24 horas del

día los siete días de la semana. Con muy pocas excepcio- nes, los santuarios de las iglesias son las habitaciones me- nos utilizadas en América y el resto del mundo. Mientras miles de personas entran a almacenes abiertos las 24 ho- ras para satisfacer sus necesidades terrenales, nuestras igle- sias escasamente operan dos horas semanales porque la demanda del "producto" es muy baja. Debemos cultivar el estilo de vida "24/1" antes de lanzar estructuras organiza- das no sea que se conviertan como todo lo demás que he-

mos hecho -

No he escrito este libro para defender la apertura artifi- cial de las puertas de la iglesia. Es un llamado a la pasión

David, un adorador. ¡SU tabernáculo se

como la que tenía

jen algo mecánico!

LA CASA ?~

DE DIOS

convirtió en la casa favorita de Dios debido a quien ado-

raba allí! De la misma forma que la casa # 114 de la calle Slack se convirtió en mi casa favorita, no por el árbcl Ie Magnolia, o la pintura blanca y la alfombra verde de la sala, sino por quienes vivían allí - Mamá y Papá y la fami.la. Dios sencillamente quiere estar con sus hijos. Un es a- blo sería suficiente, así fue en Belén, y en la calle Azusa 10. Cualquier cosa que nos acerque. Si David hubiera mirado a su tienda y hubiera dicho, "Algún día espero hacer algo me- jor", entonces Dios le hubiera respondido, "i Una tienda es suficiente, David, solamente mantén ardiente tu corazón!" Hemos construido santuarios con casi nadie adentro porque no hay una llama, no hay nada que ver. No hay nin- guna gloria shekinali en nuestras iglesias porque hemos

perdido nuestra habilidad de hospedar al Espíritu San-

to. ¿Por qué dijo Dios que reconstruiría la casa de David? yo creo que es porque el tabernáculo de David no tenía velos o muros de separación. El anhela tener comunión entre El mismo y nosotros: quiere revelar su gloria a los perdidos y al mundo agonizante. Tiene que reconstruirlo debido a las manos debilitadas y a las personas cansadas que mantienen abiertas las puertas del cielo con su adora- ción e intercesión. ¿Estamos dispuestos a redescubrir lo que David apren- dió, o ya estamos aburridos con el "tour de la herencia" de Dios? ¿Nos hemos subido de nuevo a la camioneta y puesto a funcionar el aire acondicionado mientras deci- mas: "Esto no significa nada para nosotros porque no te- nemos ningún recuerdo que nos relacione?" Me pregun- to lo que significó para Dios el sentarse en el rústico ta- bernáculo de David, en medio de su pueblo por primera vez desde el Edén sin velos o paredes que lo separaran de Su creación.

La Casa Favorita De Dios

Voltee su rostro hacia El, y pregúntele ahora qué es lo que realmente quiere. La respuesta le cambiará a usted para SIempre.

Referencias.

1.

Hechos 15:16,referido a Amós 9:11-12

2.

Hechos 15:16

3.

10 de Reyes 9:6-8

4. Lucas 21:6

5. Tommy Tenney, The God Chasers (Shippensburg, PA:Publicaciones Destiny Imge, 1998),38.

6. Hechos 13:22b. Esto es respaldado por el texto de la versión original del Griego de este pasaje y por el texto Hebreo de 1 de Samue113:14, a la que esta cita hace referencia.

7. Dentro de los muchos excelentes libros en esta materia, recomiendo el libro de Kevin Conner, The Tabernacle of David (Portland ORPublicaciones BT, 1976)

8. Efesios 2:14b

9. Salmo 134:1-2

10. El avivamiento de la Calle Azusa en Los Angeles se inició en un establo reconstruido

Capítulo 2

Falsas metas y cerraduras perfumadas

No llegar a la meta y fracasar al no obtener el premio

T al vez algunos me tilden de blasfemo, pero debo decirles que he asistido a suficientes "buenos ser- vicios" en las iglesias que me serían suficientes

para el resto de la vida. Lo "Bueno" ya no es suficiente. Ya no quiero escuchar más "buena" alabanza y ya ni siquiera quiero escuchar más "buena" predicación. jDe hecho, es- toy aburrido conmigo mismo! ¿se interesaría usted en pro- bar un bocado "bueno" cuando sabe que lo "mejor" está en

la cocina?

Sé que mis comentarios suenan extremistas, pero son blandos cuando son colocados en el contexto de lo que real- mente deseo: Quiero que Dios se manifieste en su shekinali o gloria tangible. Comparado con El, toda las demás cosas y las demás personas se reducen a un entretenimiento para llenar tiempo hasta que lo Real entre en la reunión. [Temo que hemos construido una religión y un estilo de vida alre-

LA CASA 7~

DE DIOS

dedor de los aperitivos olvidándonos del plato fuerte! Probamos un pequeño bocado o un fugaz indicio de la gloria de Dios cada vez que nos encontramos en lugares donde lo que llamamos "avivamiento" ha surgido. Ya que esta "gloria" es una "cosa espiritual", su presencia no per- mite una definición científica o una verificación cuanti- ficable. En vez de eso hay un cierto "sentir" o una sensa- ción interna que nos indica que la llegada de la presencia de Dios, aquella que enciende nuestros corazones y es po- derosa, está cerca. Cuando esto sucede, la mayoría de las veces tenemos la tendencia de manejar esta situación como corredores inex- pertos de la carrera espiritual. Explotamos en una impa- ciente persecución en pos de la presencia de Dios y conti- nuamos a paso rápido hasta que empezamos a sentir la in- comodidad de la cacería en pos del trofeo de los deseos de nuestro corazón, cacería que nos ha dejado exhaustos to-

talmente. Algunos sentimos nuestras fuerzas desfallecer y nues- tros sentidos nublarse a las cosas que están a nuestro alre- dedor a medida que luchamos por respirar. Con una última explosión de energía nos estiramos hacia delante y nos

solamente para tropezar y caer

a unas "pocas" yardas de la meta. Nos detuvimos demasia-

do pronto. Fallamos al no esforzarnos para seguir hacia adelante hasta llegar al final, y descubrimos que hemos

competido en pos de metas falsas y que fracasamos al no obtener el verdadero premio.

La Biblia nos dice que en un monte de Israel, tres discí- pulos soñolientos abrieron sus ojos apenas lo necesario para observar a Moisés y a Elías de pie al lado de Jesús en una nube de gloria.' Los discípulos súbitamente termina- ron de despertarse y Pedro interrumpió al Hijo de Dios

abalanzamos hacia la línea

Falsas metas y cerraduras perfumadas

para sugerirle que todo el mundo se detuviera en una meta falsa para construir un monumento en memoria de este evento. Pedro utilizó el término rabí o maestro, al hablar- le a Jesús, y le sugirió construir tres diferentes cabañas como si posiblemente pensara que Moisés y Elías eran iguales a Jesús. Tal vez no tenía ni idea que lo mejor estaba por vemr. Moisés tuvo que esperar más de 10 generaciones para ver lo que iba a suceder, y dudo que él estuviera interesado en la meta falsa de Pedro. El quería ver nada menos que la gloria de Dios revelada. Entonces el Padre interrumpió a Pedro mientras todavía hablaba y le corrigió su perspecti- va terrenal al decirle: "Este es mi Hijo amado; a él oíd.'? Entonces todo desapareció excepto el Señor de todo. Demasiado a menudo nos detenemos en metas falsas porque nuestra carne se emociona. Queremos interrumpir la revelación que Dios hace de sí mismo para que podamos construir un castillo de arena en honor al primer presenti- miento de Su aparición. Estamos tan ocupados diciendo, "qué bueno que estemos aquí," que no escuchamos a Dios decir, "También quiero unirme a ustedes ahí".

Estoy cansado de correr tras metas falsas

Ya no me es aceptable meramente participar en algunas buenas reuniones con buena música y buena predicación. Estoy tan cansado de "casi" llenar con espectadores servi- cios, que a veces les digo a las personas que asisten a nues- tras reuniones, "Si usted viene aquí por asistir a buenas re- uniones, tiene el modelo equivocado, el predicador equi- vocado, el lugar equivocado, y el día equivocado. Regrese otro día. Pero si lo que está buscando es a Dios, entonces bienvenido a la hermandad de los corazones ardientes". Fue a la tibia iglesia de Laodicea que Jesús dijo: "He

LA CASA '1~ DE DIOS

aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y

abre la puerta, entraré a él

"3

El espíritu Santo está de

compras, buscando el lugar del próximo avivamiento.

Está parado en la puerta principal de nuestras iglesias bus- cando a alguien como David que ha preparado un lugar para Su más importante habitación - un lugar donde los adora- dores estén dispuestos a mantener abiertas las puertas del cielo con sus manos alzadas para que Su gloria pueda des- cender y permanecer en medio de ellos. Dios está buscando una persona, una iglesia, y una ciu- dad que escuchen su suave toque y le abran la puerta. Las Escrituras continuamente muestran a Jesús tocando a las puertas, tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamen- to. Lo vemos proféticamente tocar a la puerta de su propia iglesia en el Cantar de los Cantares, buscando la atención de Su Amada, la Iglesia.' ¿Por qué estaba la puerta de Su propia casa cerrada? Es porque El ha entregado las llaves, Él le dijo a Pedro, el apóstol, "A ti te doy las llaves del cielo. Cualquier cosa que ates en la tierra será atada en el cielo y cualquier cosa que desates en la tierra será desatada en el cielo."? El Se- ñor nos dio la llave de su propia aparición cuando nos dio

el poder de abrir las ventanas del Cielo y cerrar las puer- tas del infierno. [La cerradura está de nuestro lado!

(¿Pero están las ventanas cerradas con las tradiciones hu- manas?) El Amante de nuestras almas ha persistentemente golpeado las puertas de Su Casa, pero respondemos exac- tamente como la prometida de Salomón:

Me he quitado la ropa, ¿ Cómo 'vestirme otra vez?Ya me he lavado los pies.¿ Cómo ensuciarlos de nuevo? 6

La Prometida de Dios se ha vuelto demasiado cómoda.

Falsas metas y cerraduras perfumadas

Se niega a abrir la puerta porque no es conveniente la hora. El costo de la intimidad le parece demasiado alto. Esta in- comodidad ha creado una apatía que nos hace mover lenta y negligentemente cuando nuestro Amado toca a la puerta de nuestro corazón. Ominosamente, el tocar se detiene - y finalmente, alarmados, nos levantamos como lo hizo la perezosa prometida de Salomón. Cuando finalmente co- rremos a la puerta para abrirla, todo lo que queda es la fra- gancia pasajera de donde El estaba.

Abrí a mi amado, pero mi amado se había ido, Ya había pasado, y tras su voz se me salió el alma.

Lo busqué, más respondió. 7

no

lo hallé; lo llamé y no me

Este es el triste estado de la iglesia demasiado satisfe- cha de hoy en día. Tal vez nos encontremos estériles como lo estaba Mical, la esposa de David. Como sugerimos an- teriormente, es posible que se debiera a que David nunca más estuvo en intimidad con ella. El disgusto que ella tuvo con él, cerró las puertas de la intimidad, el gozo y la ferti-

lidad. El desgano de la iglesia por pagar un precio apa- rentemente alto de íntima adoración es la raíz de nues- tra esterilidad.

La Prometida de Cristo ha crecido acostumbrada a

vivir en la casa del rey en ausencia de éste. Si ella regre- sara a la pasión y hambre de su primer amor, nunca estaría

contenta a menos que el Rey mismo estuviera con ella en

la

casa. En vez de eso, la iglesia moderna apenas se mueve

y

gime un poquito cuando el Amo toca, " No, ahora no,

¿No ves que estoy demasiado cómoda como para levantar- me, no puedes esperar? Tengo dolor de cabeza. Después de todo, ya me he quitado los zapatos y me he acostado. ¿Tengo que levantarme y abrirle la puerta precisamente ahora?"

LA CASA ,?<W<JIU'ta, DE DIOS

Cuando cesan los golpes en la puerta

El momento más alarmante no es cuando Dios golpea a tu puerta, sino cuando deja de golpear. La realidad nos aturde en el momento en que nos damos cuenta que los golpes en la puerta se han detenido. Instantáneamente nos olvidamos de la importancia de nuestra comodidad y nues- tro estilo de vida que se encontraba a sus anchas cuando el golpeo divino de la puerta cesa.

Me levanté para abrir a mi amado y mis manos gotearon mirra: De mis dedos corría la mirra [olor perfumado, que Él había dejado sobre el pestillo de la cerradurajfAbri a mi amado, pero mi amado se había ido! 8

La versión Ampliada de la Biblia nos dice que cuando la prometida del Rey puso sus dedos sobre el cerrojo de la puerta, sus dedos derramaban mirra líquida dejada atrás por el Rey. Todo lo que le quedaba era la fragancia de don- de Él estuvo Tengo temor de que si no abrimos la puerta cuando nues- tro Amado toca, cuando la Paloma del Espíritu Santo hace su arribo; si fallamos en nuestro intento de abrir las venta- nas del cielo con nuestra penitente adoración; si permane- cemos reluctantes a crear una entrada para la gloria de Dios a nuestro mundo, entonces en ese momento todo lo que nos queda es la fragancia de quien allí estuvo. Algunos se contentan con eso - están felices con sólo oler la fra- gancia o sentir una picazón en el lugar donde El estuvo - pero yo ya no estoy interesado en visitaciones pasadas. ¿Qué hay de usted? Las visitaciones experimentadas por otros a través de las páginas de la historia ya no pue- den satisfacerme más. Estoy cansado de leer acerca de avivamientos - debo conocer el "avivador."

Falsas metas y cerraduras perfumadas

Eso me recuerda a un esposo afligido o una esposa que abraza la almohada y huele la fragancia del esposo ausente. Aun cuando alguien pierda su esposo o esposa de forma natural, la tristeza debe terminar a su debido tiempo. La iglesia trae a la memoria las visitaciones del pasado como si su Esposo se hubiera ido del todo y todas las futuras visitaciones (excepto el encuentro en el cielo) están fuera de orden. ¡Lo siento, pero no quiero co [tentarme con las memo- rias huecas de lo que alguna vez fue! ¡y) lo quiero a Él! Anhelo permanentemente ver a Jesús en todo Su poder, vi- talidad, belleza, y gloria. ¡Muéstrame tu ro rtrol

Dejaría Dios realmente de tocar a ra puerta

Es tiempo de que saltemos de nuestros cómodos sofás y respondamos al gentil llamado del que se halla en la puerta. Tú y yo estamos escuchando el golpear en la puerta ahora mismo, pero lo que más me molesta es el temor a que en cualquier momento ese golpear tal vez se detenga. No crea que aquí estoy proponiendo un nueva doctrina o una nueva interpretación de las Escrituras. ¡Esto, a lo que hago refe- rencia, ha sucedido antes! Durante la "entrada triunfal" de Jesús a Jerusalén, la gen- te tiraba su ropa y palmas a la calle para preparar el camino del Señor a medida que pasaba montado en un asno. Los discípulos cantaron aleluyas a Dios con nuevos niveles de pasión y excitación, diciendo, "[Bendito el Rey que viene en el nombre del Señor! Paz en el cielo y gloria en las alturas."? Eso realmente enojó a los religiosos Fariseos que estaban entre la multitud porque habían rechazado la idea de que Jesús podría ser el Mesías. Cuando los Fariseos demandaron que Jesús silenciara a sus discípulos, Él les dijo que aun las piedras hablarían si

LA CASA ,?ew.Mit4 DE DIOS

les dijera a sus seguidores que guardaran silencio. lO Sus palabras cuando miró a Jerusalén describen 10 que sucede

cuando El deja de golpear:

Cuando llegó cerca de la ciudad, al verla lloró por ella diciendo: ¡Si también tú conocieras, a lo menos en este día, lo que es para tu paz! Pero ahora está encubierto a tus ojos. Vendrán días sobre ti, cuando tus enemigos te rodearán con cerca, te sitiarán y por todas partes te estrecharán; te derribarán a tierra y a tus hijos dentro de ti, y no dejarán en ti piedra sobre piedra, por cuanto no conociste el

tiempo de tu »isitacíán:"

[Toqué y tú no me respondiste! Visité y tú no me recibiste.

El Evangelio de Lucas dice que Jesús vio a Jerusalén y lloró. Yo creo que lloró con la intensidad y el dolor de un amante rechazado por su amada. El dijo: "[Cuántas veces

quise juntar a tus hijos, como la gallina a sus polluelos de- bajo de sus alas, pero no quisiste!" 12 No estoy diciendo que nuestra salvación esté en peligro; estoy diciendo que fácilmente podríamos perder el momento de nuestra visitación de la presencia de Dios, shekinah. Podríamos perder la oportunidad de darle a Dios 10 que El más anhela

- nuestra íntima adoración y comunión.

Bartimeo no podía ver a Jesús por sí mismo

Francamente, todos necesitamos bautizarnos con el es- píritu de Bartimeo. Este es el hombre que hizo caso omiso de los reproches de la multitud para c1amarle a Jesús mi- sericordia. 13 Bartimeo no podía ver a Jesús por sí solo. El era ciego y tenía que creer con fe ciega 10 que alguien le dijo: "Jesús está cerca", Debemos confesar, "Estoy ciego y realmente no puedo decir qué tan cerca está El, pero si

Falsas metas y cerraduras perfumadas

alguien me dice que El está cerca, entonces me a dejarlo pasar de largo".

Algunas veces las preocupa- ciones del día y el cansancio de la vida pueden enceguecernos temporalmente o nublar nuestros sentidos de formar tal que no po- demos percibir la cercanía de Dios. Eso no detuvo a Bartimeo. ¿Por qué permitir que nos deten- ga? Cuando usted no puede ver,

tocar, o sentir la presencia de Dios, ese es el tiempo para buscar a alguien en el que pue- da confiar, que sienta Su presencia. Cuando ese testigo te diga, "Él está cerca, Él está aquí", confíe en él. ¡Láncese!

Empiece a levantar sus manos y clamele pidiendo fe. A veces todo lo que usted necesita es saber que está cerca. El llanto hambriento de su corazón lo atraerá hacia usted. Después de todo, ¿no nos dice la Palabra de Dios, "Los sacrificios de Dios son el espíritu quebrantado; al corazón contrito y humillado no despreciarás tú, oh Dios" .1-+? Dios no puede darle la espalda al quebrantamien- to. Las lágrimas abren la llave de la compasión de Dios. Por otra parte, ¿qué sucede cuando usted sabe que El está cerca y no hace nada al respecto? Bartimeo era sola- mente un limosnero ciego a un lado del camino en las afue- ras de la ciudad de Jericó, pero él tocó el corazón de Dios con su hambrienta súplica mientras las demás personas de Jericó evidentemente perdieron su visitación. Jesús ya se encontraba en las afueras de la ciudad cuando se encontró con el ciego Bartimeo. Ya había pasado por la ciudad ente- ra y nadie había gritado llamándolo hasta que pasó más allá de los muros.

LAS

LÁGRIMAS

ABREN LA

LLAVE DE LA COMPASiÓN DE DIOS"

LA CASA 7~

DE DIOS

Esto hace que nos preguntemos, "Cuando Él venga,

¿se quedará?" ¡La gente de Jericó perdió su oportunidad!

A diferencia del pueblo de Juan capítulo 4 donde Jesús se

quedó por más días, la visita a Jericó fue algo de pasada, nunca se tornó en algo permanente. Un hombre ciego "vio"

más que un pueblo entero y demoró a la Deidad lo sufi- ciente para que hiciera un milagro!

Sólo dígame -

¿es Él?

A medida que Jesús pasaba entre puertas, el limosnero ciego a un lado del camino se volteó a alguien parado cer-

ca e hizo una pregunta:

"¿es Él? Sólo dígame, ¿es Él?" "Sí, sí, Bartimeo, es Él". "Entonces es mejor que se quite de mi camino, estoy a punto de perder el control de mí mismo." Escúcheme, amigo. Usted no puede preservar su com- postura y buscar Su Deidad. No puede mantenerse en control de sí mismo, y buscar Su rostro. En algún momen- to tendrá que perder su comportamiento espiritual. Usted tendrá que dejar a un lado su protocolo Pentecostal, Bau- tista, o Presbiteriano. Debe olvidarse de lo que se supone debe averiguar: el dónde, el cuándo y el cómo. Usted ten- drá que reducirlo a lo básico: "¿es Él? ¡Creo que está en la edificación! Creo que está cerca". No sé cómo se sienta, pero yo no puedo darme el lujo de dejarlo seguir de largo después de tenerlo tan cerca. "Jesús, Hijo de David, ten misericordia de mít"¿Habría seguido Jesús de largo? ¡Cla- ro que sí!. Jesús habría pasado de largo dejando atrás a sus discípulos cuando estaban remando en el mar de Galilea en la oscuridad de la noche, pero ellos clamaron a ÉI.15 Él hubiera pasado de largo dejando atrás al hombre ciego, pero Bartimeo gritó y siguió gritando hasta que Jesús se detuvo

Falsas metas y cerraduras perfumadas

a su lado para verlo. Jesús hubiera seguido su camino de- jando atrás a la mujer con la enfermedad incurable de flu- jo, si ella no hubiera estrechado su mano y tocado el borde del manto de Jesús con fe. 16 Por último quiero agregar, Jesús caminó a través de Jerusalén incontables veces en el curso de Su corta vida en la tierra, pero las personas reli- giosas de esa antigua ciudad perdieron el momento y la oportunidad de su visitación. Una de las claves para tomar la visitación del Espíritu en algo permanente es reconociéndolo a Él. ¿Ha pasado mucho tiempo desde la última vez que lo "vio"? ¿Lo reco- nocería si Él viniera montado en un asno en vez de cabalgar en un corcel? ¿Está dispuesto a aceptar su visita tanto con humildad como con poder? ¿Me creería si le digo que hay Alguien que está gol- peando la puerta de su iglesia en este momento exacto? El literalmente está tocando a la puerta de Su propia casa por- que nos ha dado las llaves. Yo

no quiero ver a la iglesia per- der su momento u hora de visitación. Si alguien abriera la puerta para Él, no nos queda- ríamos hablando.

Tristemente hablamos acer- ca de "como olía El la última vez que golpeó a nuestra puerta". Caminaremos con El en comunión. Tal vez us- ted sienta que algo desgarra su corazón que hace que de- see gritar; "[Señor, no pases de largo! [Jesús, ten miseri- cordia!" Padre, en este mo-

TODAVíA NO HAS VISTO LO QUE SUCEDE CUANDO Yo VISITO UNA

CIUDAD"

¡lABRE LAS

PUERTAS Y DEJAME ENTRAR!!

LA CASA 9~

DE DIOS

mento yo oro para que la actitud de Bartimeo sea la mis- ma actitud de Tu pueblo. Que dejemos a un lado nues- tros vestidos de orgullo que nos identifican con los cie- gos y alcemos nuestra voz en adoración, "[Jesús, Hijo de David!" Levantamos nuestras voces en arrepentimien-

to, "ten misericordia de nosotros." Te adoramos y nos

arrepentimos y clamamos, "¡No nos dejes atrás!"

¿Por qué no se olvida de sus buenos modales ahora mis- mo? Es tiempo de dejar a un lado los protocolos religio- sos, las cosas que dictaminan el qué y el cuándo deben su-

ceder las cosas. Dios siempre ha preferido el hambre es- piritual por encima del rito espiritual. ¿Perdería usted

su oportunidad? Si lo puede sentir más y más cerca, enton- ces no deje que se acerque aún más y que siga de largo, en este preciso momento en que está leyendo este libro, re-

cuerde que Dios está de compras, buscando un lugar

donde aparecer. Él está tocando a su puerta. Casi puedo

escucharlo decirnos, "Usted sabe lo que sucede cuando

visito una iglesia, pero todavía no ha visto qué puede suceder cuando Yo visito una ciudad. ¡Abra la puerta y déjeme entrar!"

Manifieste el hambre que siente

Si hubiera un pequeño bebé hambriento durante un ser- vicio religioso en la iglesia ¿Cree usted, que ese bebé se quedaría en silencio por el hecho que Tommy Tenney estu- viera al frente predicando? ¿Usted cree que ese pequeño se detendría a pensar, "ah, el que está allí adelante, es el pastor, mejor que guardo silencio"? Si ese bebé siente ham-

bre, les aseguro que hará mucho ruido. ¿Usted cree que

se preocuparía por la persona que está delante de él, o a quién está escuchando, o qué es lo que esos adultos bien vestidos están haciendo? [No! Ese bebé va a manifestar su

Falsas metas y cerraduras perfumadas

hambre porque todo lo que sabe es esto: "Si no recibo alimento o cuidado, moriré". ¿Usted cree que esto es lo que sucedió en el Evangelio de Mateo?

y en el templo se le acercaron ciegos y cojos, y los sanó. Pero los principales sacerdotes y los escribas, viendo las maravillas que hada y a los muchachos aclamando en el Templo y diciendo:

¡Hosanna al Hijo de David! se enojaron y le dijeron: ¿ Oyes lo que éstos dicen? Jesús les dijo:

Sí; ¿Nunca leístes: 'De la boca de los niños y de los que aún maman, fundaste la fortaleza'? 17

La palabra traducida del griego como "aclamando" en este pasaje no se refiere a pequeños clamores de gozo o un clamor suave. Literalmente significa "Gritar, llamar duro, chillar, exclamar". 18 Creo que la mayoría de nosotros esta- mos demasiado preocupados de que las personas nos den su aprobación en lugar de perseguir la presencia de Dios. Necesitamos convertirnos en pequeños niños hambrien- tos que lloran para que les presten ayuda. Es tiempo que usted haga notoria su hambre. Con- viértase en un pequeño niño y diga, "No me importa quién me escuche. No me importa quién me vea. j Tengo que te- nerte a Ti, Señor! Estoy tan hambriento". Manifieste su hambre, su clamor, como lo hizo Bartimeo en ese día mi- lagroso. Atraiga la atención de Dios e ignore la aprobación del hombre.

Aun los pequeños bebés saben cuándo se acerca Dios

Muchas veces cuando parece que la presencia de Dios se acerca, observo a la audiencia y veo a los niños llorar incontrolablemente. Yo sé que no dije nada que los asusta- ra, y nada de lo que dije llamaría la atención de su intelecto

LA CASA

~e:w<PUt4 DE DIOS

inmaduro. Sin embargo, aun los bebés en el auditorio sa- ben cuando Él se está acercando. Saben cuando El se acer- ca a la puerta, entonces puedo ver algunas lágrimas corrien- do sobre sus rostros inocentes. Usualmente dedico tiempo para confortar a estos pequeños porque no quiero que estén temerosos. Sólo quiero que entiendan que nos estamos acer- cando a la puerta. Estamos por abrir la puerta para que Dios entre, y cuando nos acercamos a esa puerta casi se pueden sentir los vientos del Cielo azotando sus cabellos. Es tiempo de decir: "Me rehúso a retroceder después

de acercarme a la puerta. Ya no me interesan falsas metas.

No puedo vivir otro día con sólo el disperso aroma de la presencia de Dios 'de ayer.' Tal vez no lo logre, pero lo vaya intentar. Tal vez no logre atraer su atención, pero no será porque no lo intente". Realmente deseo que todos nosotros simplemente ol- videmos nuestra dignidad y recordemos Su Deidad. Alguien necesita orar, "Dios, lo vaya intentar, yo quiero un encuentro

contigo del que no me pueda sobreponer". iSi alguien

logra abrir las ventanas del cielo, todo el mundo será ben- decido por la fragancia de Su presencia! Si usted cree que

necesita estar en una iglesia y escuchar que alguien le diga que el altar está abierto, entonces tal vez no esté lo sufi- cientemente desesperado. Bartimeo hizo su propio altar con el polvo de la carretera. Nadie le dijo a la mujer con "

No,

flujo, "Si usted toca el borde del manto de Jesús

ella tomó una decisión en su desespero y Dios la honró.

Usted puede construir su propio altar a partir del hambre de su corazón ahora mismo. No me importa si

está en la primera banca de una iglesia o si está en el pues- to de atrás de un bar o tal vez en la sala de su casa. No importa. Es tiempo para que todo el que tenga hambre cla- me a Dios,

Falsas metas y cerraduras perfumadas

"No vaya permitir que Tú te acerques tanto y pases de largo. ¡Yo estoy desesperado por Ti! ¡Ten misericordia de mí!"

Referencias

1. Lucas 9:28-32

2. Lucas 9:35b

3. Apocalipsis 3:20

4. Ver Cantar de los Cantares 5:2

5. Adaptado de Mateo 16:19

6. Cantar de los Cantares 5:3

7. Cantar de los Cantares 5:6

8. Cantar de los Cantares 5:5-6a

9. Lucas 19:38

10. VerLucas 19:39-40

11. Lucas 19:41-44

12. Lucas 13:34b

13. VerMarcos 10:46-52

14. Salmo51:17

15. VerJuan6:16-21

16. VerMarcos 5.25-34

17. Mateo 21:14-16

18. James Strong, Strong's Exhaustive Concordance ojthe Bible (Peabody, MA: Publicaciones Hendrickson.), llorar (#G2896).

Capítulo 3

Abriendo el cielo

y cerrando las puertas del infierno

a impresión de la presencia del Señor me vino sin

ninguna advertencia mientras estaba predicando un Sábado en una iglesia en Texas. En un momento de tiempo, yo sólo "supe" que que debía ir a cierta ciudad en otro estado el Domingo por la noche. El problema era que debía predicar aquí en Texas también. Nunca he cancelado un compromiso de este tipo, pero de alguna forma tenía que hacer lo que Dios quería que yo hiciera. Cuando le comenté al pastor de la iglesia donde estaba que no me podría quedar para el servicio del Domingo por la noche porque algo se había presentado fue muy condes- cendiente. Al final del servicio del Domingo por la maña- na, mis anfitriones me llevaron directamente al aeropuer- to. (Sentía una urgencia tal que ni siquiera almorcé.) El primer vuelo estaba lleno pero de todas formas compré un tiquete y quedé en lista de espera. No me sorprendió cuan- do Dios intervino y me asignaron un asiento en el avión. Cuando el avión aterrizó, alquilé un auto de mi propio bolsillo y me dirigí a una iglesia de aproximadamente 3.000

1I

LA CASA 7e:w<PUt4 DE DIOS

miembros donde anteriormente ya había ministrado. Du- rante el recorrido, Dios me confirmó la decisión susurrán- dome, "estás en el camino correcto". Llegué al parqueadero de la iglesia una hora antes de la hora programada para el servicio de la noche, con la esperanza de reunirme con el pastor para poder hablar. Pensé que él podría ayudarme a entender porqué Dios me dijo que viniera tan de repente y sin ninguna invitación. Mientras cerraba el auto observé las filas de carros parqueados y me di cuenta de la gran cantidad que había.

Bueno, a lo mejor algo está sucediendo, pensé. Quedó

confirmado cuando entré al edificio y noté que los ujieres estaban a la puerta. Me sonrieron cuando me acerqué pero me dijeron, "No podernos dejarlo entrar".

Nuestro pastor realmente está desesperado por la presencia de Dios

En mi mente, no me importaba desde qué tan lejos había venido o la razón de mi venida, porque sabía que estaba en sujeción a la autoridad. Así que dije: "Entiendo que uste- des no me puedan dejar pasar, pero, ¿qué es lo que está sucediendo allí dentro?" Ellos respondieron, "Nuestro pas- tor se levantó esta mañana y sencillamente está realmente desesperado por la presencia de Dios. Citó a una reunión de oración para las cuatro de la tarde y nos dijo que cerrá- ramos la puerta después de esa hora. Se supone que la re- unión será hasta las seis, a esa hora abriremos las puertas para el público. Apenas son las cinco así que no podernos dejarlo entrar". "Entiendo", les dije: "me quedaré en el salón de descan- so". Encontré una silla cerca de la puerta y empecé a orar con las otras personas que allí estaban. En cuestión de mi- nutos los ujieres me observaron de nuevo y me dijeron,

Abriendo el cielo

"creemos que usted es un predicador". Cuando les dije que sí lo era, ellos dijeron. "Bueno, lo hemos discutido, y de- cidimos que debemos dejarlo entrar. Aunque que el pastor nos dijo que no dejáramos entrar a nadie, pero de verdad creemos que debemos dejarlo entrar. "Todo lo que pude decir en ese momento fue, "es lo más probable". Cuando

los ujieres abrieron la puerta entré y vi aproximadamente

400 personas postradas sobre sus rostros delante de Dios.

En silencio me uní a ellos, y cuando el servicio comenzó un

tiempo después, me senté en un lado del salón donde no llamara la atención. Cuando el pastor finalmente alzó su mirada, me ubicó y me observó emocionado. Grandes lágri- mas corrían por sus mejillas, y su corbata estaba desajusta- da. (Su traje y su conducta normalmente son inmaculados.) Cuando el servcio comenzó, parecía que el pastor y el grupo de alabanza estuvieran luchando a causa de la densa y pesada presencia de Dios en el auditorio. Un conocido predicador a nivel nacional había sido invitado a hablar en el servicio, y cuando el pastor se puso de pie para presen- tar al predicador invitado, dijo: "Tenemos un honorable huésped como nuestro conferencista invitado, pero veo a

mi amigo Tommy Tenney aquí". Después añadió, "Tuve un

sueño esta semana, Soñé que Tommy Tenney llegaba aquí sin anunciarse y sin ser invitado. Ahora está aquí. No sé qué es lo que Dios quiere, pero sé que quiere que Tommy pase aquí adelante para compartirnos lo que sea".

Era una buena oportunidad

para que Dios

trastornara el programa

Tampoco yo sabía lo que Dios quería, pero sabía que era una buena oportunidad para que Él trastornara el programa

de la reunión. En el momento de cruzarnos en las escale-

ras de la plataforma, me detuve lo suficiente para decirle

LA CASA ?ew<JIUta. DE DIOS

al pastor, "Yo no sé qué va a suceder cuando yo suba ahí". El me observó con una expresion implacablemente seria por un momento, sin preocuparse por decir, "Hola, ¿cómo estas7" o "Gusto en verlo". El clima espiritual estaba de- masiado serio para eso. Lo único que me dijo mientras su- bíamos por las escaleras fue, "No me importa". Sabía que hablaba en serio porque él estaba en la búsqueda de Dios. Al Final, sólo le hablé a la congregación por aproxima- damente 10 minutos, pero 15 segundos después de parar- me en la plataforma las ventanas del Cielo se abrieron so- bre ese lugar. La presencia de Dios era increiblemente fuer- te, pero no tenía nada que ver conmigo. Era como si Dios me hubiera pedido encontrarme con Él en este lugar. Y fui lo suficientemente afortunado de cumplir la cita. En ese

momento, estabamos en "la casa que construyó la obe-

diencia". El pastor había sido lo suficientemente obediente como para clamar a Dios y reunir a su congragación para orar. El conferencista invitado estaba listo y yo también ha- bía sido obediente al venir. A su manera Dios nos había ali- neado y movido al lugar ya la posición correcta esa noche. En menos de diez minutos la gente literalmente corría hacia el altar. Cuando Dios realmente se manifiesta, a no me importa cuál es el título o cuánto lo conoce a El, de repente se da usted cuenta que necesita cubrirse en arrepen- timiento. (Esto OCUlTe por el peso de su gloria que llega). Era como si Dios hubiera abierto, un hueco en los cielos y permitido que un rayo de Su gloria golpeara ese lugar.

Como Duncan Campbell dijo: "Dios descendió"

La primera persona en llegar al altar fue el conferencis- ta conocido a nivel nacional, y justo tras él estaba el pastor local. Vi a personas literalmente caer al piso llorando y gimiendo delante de Dios a medida que corrían hacia de-

Abriendo el cielo

lante. Apropiándome de una frase de Duncan Campbell que utilizó para describir el gran aviva- miento (de las islas Hebridas), "Dios Des- cendió". Simplemente abrió las ventanas de los cielos y se mostró en me-

dio de nosotros. Cada vez que esto ha sucedido en mi experiencia perso- nal y en la historia de la iglesia, "Dios Descendió" como un resultado del arrepentimiento y la desesperación de las personas en la atmósfera de la adoración. Les puedo ase- gurar que los programas de las iglesias nunca lograrán este

objetivo. ¡El verdadero avivamiento llega cuando el "Avivador" llega a la ciudad!

El verdadero avivamiento se parece más a una inunda- ción que a un río. Es la explosión sobrenatural de la pre- sencia de Dios sobre la tierra más allá de Su continua om- nipresencia. Las Escrituras nos dicen que "¡La tierra será

llena del conocimiento de la gloria de Jehová, como las aguas cubren el mar" !1 ¿Qué tan completamente cubren las aguas el fondo del mar? El "gran diluvio" en los días de Noé era de juicio, pero tal vez nos ofrezca algunas claves de cómo la gloria de Dios cubrirá la tierra. La Biblia nos dice en el libro de Génesis que justo antes del gran diluvio,

día fueron rotas todas las fuentes del gran abismo,

y las cataratas de los cielos fueron abiertas". 2 La nueva versión internacional dice, "Se reventaron las fuentes del mar profundo y se abrieron las compuertas del cielo". Una manera de desencadenar un diluvio en la tierra es

soltar torrentes de aguas desde dos direcciones al mismo

ll.os

QUEBRANTAMIENTOS EN LA TIERRA PRODUCEN APERTURAS EN EL CIELO!!

" aquel

LA CASA 9~

DE DIOS

tiempo - es como añadirle lluvia a un río existente. En la esfera de la oración y el avivamiento, una manera de abrir las ventanas de los cielos es romper vasijas y soltar to- rrentes de arrepentimiento y adoración entre el pueblo de Dios aquí en la tierra. Tiene que haber un profundo que- brantamiento en nosotros si queremos abrirnos paso y ver una ventana abierta en el cielo. ¡Los quebrantamientos en

la tierra producen aperturas en el cielo!

¿Qué es un Cielo Abierto?

¿Qué quiero decir cuando hablo de un "Cielo abierto"?

Un "cielo abierto" es un lugar de fácil acceso a Dios. Sa-

bemos por las escrituras de Pablo que hay por lo menos tres "cielos". En una ocasión le dijo a la iglesia de Corinto que "fue arrebatado hasta el tercer cielo".' Si existe un ter- cer cielo, inevitablemente debe haber un segundo y un pri- mer cielo. El tercer cielo sólo puede ser el lugar de Dios y Sus santos ángeles. Es el dominio y la "residencia" de Dios. Su gobierno desde el tercer cielo afecta los otros cielos debajo de ése. Como la Biblia describe a Satán como "el príncipe de la potestad del aire", el segundo cielo es el dominio de los demonios. 4 El primer cielo hace referencia al "cielo" natu- ral sobre nuestras cabezas y el dominio general de los hom- bres, o todo lo que está al alcance del hombre. El capítulo 10 del libro de Daniel presenta un claro cuadro de los tres cielos en un dinámico conflicto. Cuando Daniel oró a Dios desde el primer cielo, un conflicto celestial se desencade- nó en el segundo cielo entre el arcangel Miguel y un ángel caído llamado el príncipe de Persia. La respuesta de Dios a

la oración de Daniel llegó a pesar de todos los esfuerzos hechos en el reino de la oscuridad para impedirlo o retrazarlo.

Recuerde, retrazo no es negación.

La persistencia juega

Abriendo el cielo

un papel poderoso en abrir el Cielo. ¿Qué si Daniel hubiera dejado de orar después de 18 días o 20 días? ¡Usted no per- mita que los "cielos cerrados" lo desanimen! Cuando usamos el término "cielos cerrados" no esta- mos diciendo que Dios no puede escuchar nuestras ora- cienes.' El escuchó la oración de Daniel e inmediatamen- te envió a un ángel con Su respuesta. El problema es que ese ángel pasó a través del segundo cielo donde Satanás envió a sus propios ángeles caidos a interrumpir la comu- nicación. El adversario tratará de impedir que su oración llegue hasta Dios, y también tratará de impedir que la res- puesta de Dios le llegue a usted porque el segundo cielo es

su dominio por ahora.

Pablo describió a Satanás como "el príncipe de la po- testad del aire" en Efesios 2:2. El adversario no tiene do- minio completo sobre el segundo cielo; él tiene un domi- nio limitado. Sólo es un ser creado y un príncipe caído. El ni siquiera puede ser comparado con el Eterno y sublime

Rey. Un príncipe sólo tiene el poder que le ha sido dele-

gado por el Rey. Llegará el día en que ese poder le será quitado a Satanás. Jesús ya ha despojado a Satanás de las

llaves del infierno y de la muerte." Satanás ni siquiera tiene las llaves de su propia "casa "! Pero todavía tiene

la "casa". En ese gran día, Dios vendrá y dará un paso más, "posesionándose de la casa". ¿Quiere usted ver las ventanas del Cielo abrirse? Ade- más de los personajes bíblicos y sus experiencias, figuras heróicas de la historia de la iglesia también nos han dejado claves que nos enseñan cómo abrir el Cielo. John Bunyan es uno de ellos. Su alegoría clásica, El Progreso del Pere- grino, tal vez sea el libro cristiano más conocido jamás escrito, sin embargo, Bunyan no lo consideró su mejor li- bro. Su preferido era un corto libro titulado, El Sacrificio

LA CASA ?ew<J1Ut4 DE DIOS

Aceptable, el cual escribió en sus últimos días.' Es un li- bro acerca del quebrantamiento basado en una exégesis ungida del Salmo 51. Bunyan murió mientras estaba siendo impreso, pero dijo que ese libro era "la culminación del tra- bajo de su vida". Fue en el Salmo 51 donde David declaró,

"Los sacrificios de Dios son el espíritu quebrantado; Al corazón contrito y humillado no despreciarás tú, oh Dios","

[Esa es la costosa llave que abre las riquezas de la pre-

sencia de Dios! Esa es la fragancia que Dios no puede igno- rar. El responderá. Los "cielos cerrados" ¡serán abiertos:

El largo y sudoroso viaje de David frente al avivamiento sin sudar

Algunos cristianos alrededor del mundo están dicien- do, "Queremos un avivamiento, queremos la presencia de Dios". Desafortunadamente, no hemos aprendido de los errores de David. A menudo intentamos hacer la misma cosa que él hizo la primera vez que intentó traer la presen- cia de Dios a Jerusalén. Amontonamos las cosas sagradas de Dios en carretas nuevas fabricadas por el hombre, pen- sando que Dios quedará encantado con nuestra obra. Des- pués nos conmocionamos cuando descubrimos Su desdén ¡El no permite que los bueyes tiren de carretas que trans- portan Su gloria! Nosotros esperamos que alguien u otra cosa "sude" la parte difícil del avivamiento. Todo lo que queremos hacer es danzar y cantar ante Él. Estas celebra- ciones de avivamiento a medio cocinar y centradas en el hombre irán tan lejos como la primera "fiesta del arca"

- hasta que nos chocamos contra una piedra de Dios en

la era de Nacón.? Estas sacudidas "rápidas" en el camino hacia el aviva- miento tal vez sean la mano de Dios diciendo:

"¡No más de eso! Te permitiré que me manejes

Abriendo el cielo

negligentemente sólo por un tiempo. Permitiré que Me manejes sin sudar sólo hasta cierto punto. Sin embargo, si realmente quieres moverme del 'cielo a la tierra', tendrás que "sudar la gota gorda". No traten de transportar Mi gloria en sus raquíticos programas, métodos y agendas hechas por el hombre. Pueden escoger entre su propia carreta o Mi arca - ¡pero no pueden tener ambas cosas a la vez!"

David retrocedió e hizo algunas averiguaciones después que Uza fue herido de muerte en el suelo de la era de Nacón.

Uza murió después de tratar de estabilizar lo que Dios había sacudido. Todavía insistimos en suavizar los golpes y redondear las aristas de los mandamientos de Dios. Usual- mente lo expreso de esta forma: "[un buscador - ami- gable está bien, pero un Espíritu - amigable es fuego!"

David descubrió que Dios le había dicho a Moisés que el arca únicamente debía ser transportada en los hombros de los Levitas. Dios estaba hastiado de los caminos del hombre, y sacudió la carreta para que los servidores de David se enteraran. No quería que alguien sostuviera lo que Él estaba tratando de echar por tierra. En primer lugar, ¿por qué David colocó el arca en una carreta? Para la mente humana, es lógico colocar una caja pesada en una carreta para un viaje tan largo. A demás, así lo hicieron los Filisteos. El arca del convenio era una caja construida en madera de roble y cubierta de oro adentro y afuera. Medía aproximadamente cuatro pies de largo, dos

pies y medio de ancho, y dos pies y medio de alto. El arca también tenía una tapa de oro con dos querubines de oro puro encima, era cargada con dos varas largas cubiertas de oro que pasaban a través de anillos sólidos de oro fijados a los lados. El oro es uno de los materiales más densos y pesados sobre la tierra. ¿Puede imaginar cuánto pesaba el

LA CASA '?~ DE DIOS

arca? ¡Con razón intentaron usar una carreta para el viaje! David aprendió de la manera difícil que Dios no piensa como

lo hacen los hombres. Sus formas -

y sus caminos hacia

son más

un avivamiento santo -

altos y "sudorosos"

Los verdaderos hombres

sudan

Cuando David hizo su segundo intento de traer el arca a Jerusalén, siguió cuidadosamente las instrucciones de Dios. El no quería una carreta de madera o un buey llevan- do su presencia, - quería hombres de verdad. De hecho, cada seis pasos sacrificarían un buey, como para dejar en claro a Dios y a los hombres también, "no más bueyes". El bueyes un símbolo de fuerza, poder y riqueza. Dios no permitirá que nuestra riqueza terrenal lo manipule, como tampoco lo podrá hacer nuestra fuerza. La debilidad del

hombre

llevará el arca de la presencia de Dios. Los le-

vitas tenían que llevar la pesada arca sobre sus hombros, en un viaje de aproximadamente dieciséis kilómetros. ¡Esos hombres sudaron de verdad! El proceso de traer la gloria de Dios a Jerusalén es un cuadro simbólico de cómo debemos traer la gloria mani- fiesta de Dios a la iglesia. (Es importante para nosotros recordar la diferencia entre la gloria shekinah de Dios y Su omnipresencia, la que siempre está entre nosotros.) La casa de Obed-edom estaba en algún lugar distante entre doce y dieciséis kilómetros de Jerusalén, según va- rios teólogos. Colocando la distancia arbitrariamente en dieciséis kilómetros, nos formamos un cuadro de este pro- ceso de sacrificio y del viaje a Jerusalén. Los Levitas de- bían matar un buey y un camero engordado, moverse seis pasos hacia adelante, y pasar por el proceso de sacrificio

nuevamente. 10 Los estudiosos

respecto a este punto, pero si David y su procesión si se

de la Biblia están divididos

Abriendo el cielo

detuvieron cada seis pasos para hacer sacrificios, enton- ces el camino hacia el avivamiento fue una ardua labor. Los Levitas no se echaron esa pesada caja sobre sus hombros, y luego caminaron despreocupadamente durante dieciséis kilómetros como si estuvieran dando un paseo dominical en cualquier parque. No atravesaron las puer- tas de Jerusalén frescos y con las ropas impecables. Para luego gritar a todo pulmón: "¡Hey, mírennos, llegó el avivamiento!"

Cuando usted busca la Gloria de Dios, las cosas se hacen más pesadas, no más fáciles

Ese día David y su procesión de Levitas, sacerdotes, y adoradores pagaron un alto precio para llevar la presencia de Dios a su ciudad. Con razón, cuando finalmente la co- mitiva llegó a las puertas de Jerusalén, David saltaba y danzaba, [ridiculamenteí ¿Por qué? ¡Estaban agradecidos por haber sobrevivido al viaje! Yo creo que todos en la pro- cesión estaban gritando, "¡Lo logramos!" De cualquier for- ma en que usted lo vea, le parecerá que fue un proceso sangriento y humeante. Creo que así será para nosotros hoy. Escúcheme, ami- go: Cuando usted pasa del nivel de unción a clamar para que la gloria de Dios venga, las cosas no se hacen más fá-

ciles, se hacen más pesadas.

La mayoría de las personas utilizan el método de la ca- rreta nueva porque representa el método barato sin tener que sudar. Dios les advirtió a Adán y a Eva en el comienzo de sus vidas fuera del paraíso, "Con el sudor de tu rostro comerás el pan hasta que vuelvas a la tierra". 11 "Sudar" tiene un significado particular para Dios. Son los medios por los cuales los valores son transferidos a la tierra. En términos modernos, si usted quiere transferir

LA CASA '?~ DE DIOS

dinero de la cuenta de su jefe a su billetera, tendrá que su- dar o trabajar de alguna forma. Es como los granjeros que tienen que sudar si quieren transferir una parte del valor de su tierra a su cuenta bancaria para alimentar a sus familias. Tal vez usted "sude" preparando un reporte en su oficina con aire acondicionado. O tal vez literalmente se empape en sudor clavando puntillas en una construcción. [David

entendió esto y por eso se negó a ofrecerle a Dios cosas que no hubiera tenido que pagar!" El gastaría el dinero, que había obtenido sudando los problemas del reino, para adquirir la tierra y los animales para el sacrificio. El tam- bién ofrecería adoración "sudorosa" en la danza. El sudor transfiere valor. j Se requiere "sudor" para ado- rar! la transferencia de valor de nosotros a Dios. Es por eso que los diezmos y las ofrendas son parte de la adora- ción. Nosotros transformamos horas de sudor en dólares y luego le damos dinero que hemos "sudado" trabajando a Dios en un acto de adoración. Esto es simplemente otra forma de transferir nuestro "tiempo" a Él. Sin importar si usted suda figurativamente o literalmente, sudará si quiere ganar lo necesario para vivir. Y usted "sudará" si real- mente quiere adorar.

Cuando la carne de nuestra humanidad se torna perezo- sa, tratamos de transportar o llevar las cosas de Dios utili- zando métodos que no nos hagan sudar para que podamos caminar tranquilamente al lado de los métodos y emocio- narnos acerca de "transportar la gloria". La verdad es que no queremos sudar en ese proceso.

¿Está usted dispuesto a pagar el precio de la presencia de Dios ?

Jesús mismo nos enseñó a hacer exactamente lo opues- to. Vino a la tierra como un siervo sin ninguna reputación. 13

Abriendo el cielo

Si usted cree que sudar no tiene valor, recuerde el cuadro de Jesús sudando en el jardín de Getsemaní. Jesús llevó Su carne a una posición de sacrifico extremo en obedien- cia a la voluntad de Su Padre cuando "sudó" en oración en el jardín de Getsemaní. Las cosas suceden cuando usted suda despojándose de la carne por las ansias que siente por el Padre. Es en ese momento en que un Valor eterno se transfiere desde aquí (su corazón) hacia el cielo (el corazón de Dios). Me preocupa que la mayoría de los cristianos no están interesados en pagar precio alguno por la presencia de Dios. Esperamos que nos sea presentada en bandeja de plata. Somos como espectadores observando artistas asalariados, o bueyes, intentando arrastrar la presencia de Dios hacia

adentro de la iglesia. ¡Es tiempo ya de abandonar cultos basados en espectadores. Conviértase en participante!

Algunas veces hacemos algo peor. Desempeñamos el papel de Mical, la hija de Saúl. Miramos fijamente por las ventanas de nuestros palacios religiosos como espectado- res de la realeza, burlándonos de aquellos que están cu- biertos de lodo, ensangrentados y sudorosos en su lucha sacrificial por la presencia de Dios. ¡La esterilidad siem- pre será el resultado de la falta de intimidad! ¿Estoy hablando de la salvación por obras? Absoluta-

mente no. Estoy hablando acerca de la apasionada bús-

queda de Dios, el tema central que domina la narración bíblica desde el Génesis hasta el Apocalipsis. Estoy ha- blando acerca de regresar a nuestro primer amor, ¡nuestra primera pasión! (Pasión se ha convertido en una mala pa- labra en muchas de nuestras iglesias intelectuales.) Una vez salvos y convertidos en Su pueblo por la gracia, debe- mos buscarlo a Él primeramente, seguir sus mandamien- tos y vivir nuestras vidas para Él y no para nosotros mis-

LA CASA '?~ DE DIOS

mas. Es en ese momento donde el sudor de la adoración en obediencia y arrepentimiento se muestra.

Los trajes de los apasionados están n lanchados con la sangre de los sacrificios

Los triunfantes adoradores que entraron por las puertas de Jerusalén cargando el arca de la gloria de Dios mostra- ban las marcas de la lucha sostenida para obtener la llama azul de Su presencia. Los que trabajan en restaurar la pre- sencia y el favor de Dios se distinguen fácilmente de los adoradores estériles que se quedan, como espectadores, en la comodidad de la ciudad a ver qué sucede. Los trajes de los apasionados están manchados con las marcas de san- gre de los sacrificios. El barro y el sudor en sus vestiduras sacerdotales son recuerdos visibles de su costoso viaje para traer las presencia de Dios del suelo de la era de la prepa- ración 14 a su ciudad. ¿Significa eso que bajo el nuevo pacto de Cristo, tene- mos que saltar, brincar y saltar la cuerda para literalmente sudar para que la Presencia de Dios entre en nuestras re- uniones? No, pero debemos estar dispuestos ha hacerlo. Dios, que es espíritu, debe ser adorado en espíritu y en verdad." El autosacrificio de Jesucristo en la cruz anuló los sacrificios de animales para siempre. Pero Dios nunca ha anulado el concepto del sacrificio en la adoración. Como notamos anteriormente, David dijo que los sa- crificios de Dios son el "espíritu quebrantado y el cora- zón contrito". Usted sacrifica a El cada vez que canta un himno y pone la virtud de su vida en ello. Como lo afirmé anteriormente, otra forma en que usted puede "transferir sudor" al Reino es a través de sus ofrendas. Cuando "suda" o trabaja para ganar dinero en el reino natural, usted trans- fiere parte de usted mismo a Dios cuando presenta esa

Abriendo el cielo

ofrenda voluntaria. En ese momento usted, está transfi- riendo valores.

No le ofrezca a Dios un "Sacrificio" que no le cueste nada

Repito, creo que necesitamos aprender lo que David des-

cubrió acerca del concepto de los sacrificios con valor.

Recuerden, él dijo: "

holocaustos que no me cuesten nada". 16 El sabía que la única manera de restaurar la presencia y el favor de Dios hacia su pueblo era sudar en una adoración de sacrificio y

arrepentimiento. ¡Si la gloria de Dios ha de entrar a tra- vés de las puertas de la ciudad, alguien tiene que lle- varla sobre los hombros!

Cualquier persona que esté buscando un avivamiento hoy en día le dirá: "Este asunto del avivamiento es un duro tra- bajo". Pregúntele a los ujieres, a los miembros del equipo de oración, y los pastores que lidian con la presión de una humanidad hambrienta día tras día, semana tras semana, en sus lugares de adoración atestados de personas. O pregúnte- le a los intercesores que interceden en las grietas del "cielo duro". Un hombre no puede cargar solo el arca de la gloria de Dios todo el camino en esta generación. Otros tienen que poner sus hombros santificados debajo de la carga en el viaje hacia Jerusalén y decir: "Aquí estoy, yo le ayudo".

Dios no está obligado a alimentar personas que mordisquean despreocupadamente

El camino para abrir los cielos, consiste en perseguir una fresca revelación de dónde está Dios. Vivimos con menos de lo mejor de Dios la mayoría del tiempo porque tenemos la tendencia a poner más énfasis en la verdad de dónde ha estado Dios en el pasado. Esta revelación debe ser buscada sin tregua, porque Dios no alimenta personas

no

ofreceré a Jehová mi Dios

LA CASA ?~

DE DIOS

que mordisquean despreocupadamente. El alimenta a los hambrientos. Cuando El se revela a Sí mismo a usted o a mí, esta revelación nunca menoscabará las verdades reve- ladas en el pasado, más bien siempre las implementará.'? Permítanme ilustrarles la diferencia entre concentrarse en las verdades pasadas y buscar una revelación fresca. Si usted fuera un hábil cazador de tigres en la India, me podría decir muchas cosas acerca de la presa tras la cual va, con sólo examinar sus huellas. Probablemente me podrá decir el tamaño, el sexo, y edad aproximada del tigre y además cuánto tiempo hace que dejó esas huellas. Es más, tal vez se emocione al ver esas huellas por el significado que tienen

para usted. Sin embargo, hay una gran diferencia entre estudiar las huellas del tigre y mirar ese tigre a los ojos.

La mayoría del tiempo, los cristianos se enamoran tan- to con las verdades de dónde ha estado Dios que no se dan cuenta que Él nos está visitando ahora mismo. Como lo mencioné en el libro En la búsqueda de Dios, los fari- seos en los días de Jesús estaban dentro del templo pi- diendo que el Mesías viniera, e ignoraron el hecho de que ¡Él estaba afuera, pasando a su lado en su entrada triunfal a Jerusalén! No vieron su visitación porque estaban tan encerrados estudiando las "huellas proféticas del pasado" que rehusaron reconocer el momento del Mesías, el que pasaba enfrente de sus ojos. Todos necesitamos leer y estudiar la Palabra de Dios diariamente, pero no necesitamos adorar revelaciones pa- sadas al punto de llegar a excluir toda revelación nueva. Lutero tuvo una maravillosa revelación de la gracia de Dios y él compartió esa "huella de Dios" con la humanidad. Una vez la revelación de la "salvación por fe" fue cimentada como una doctrina, las personas se sintieron comprometidas a construir un campamento o un santuario alrededor de esa

Abriendo el cielo

verdad como si fuera la única que había y la única que habrá. Creo que Dios constantemente nos está dando nuevas revelaciones de Su persona. En parte esto es porque nues- tro Dios inmutable está moviéndose continuamente y tra- bajando en medio de nosotros, - su gente siempre cam- biante. El elemento impío se manifiesta cuando la gente em- pieza a decir: "Nuestras huellas son los únicos rastros en el bosque," o "Nuestra revelación es la revelación final."

La verdad de Dios debería guiarlo al Dios de la verdad

Siempre recuerde que las verdades de Dios tienen como propósito guiarnos al Dios de la verdad, la Perso- na que El es. Dios quiere que usted siga esas huellas de la verdad hasta que llegue a la revelación de quién es Él. Trein-

ta segundos de contemplación de la gloria de Dios a tra- vés de los cielos abiertos transformaron a un Saulo ase- sino en un mártir llamado Pablo. ¡Ese es el poder de un Cielo abierto!

j Comenzó siguiendo las huellas de los fariseos, pero repentinamente lo vio a Él! Saulo siguió fielmente esas viejas huellas polvorientas de la ley que se habían conver-

tido en legalismos. Ese legalismo vacío sin revelación, llevó a Saulo a perseguir los Cristianos que seguían las huellas frescas de la revelación. Saulo pensó que hacía lo correcto

- hasta que vio al Cristo resucitado por sí mismo. Enton-

ces dijo: "He estado equivocado". Me pregunto, ¿cuántos Saulos/Pablos hay allí afuera esperando que la iglesia "abra el cielo" para tener un en- cuentro con la gloria de Dios que cambie sus vidas? Honestamente, si usted alguna vez tiene una visitación real de la presencia manifiesta de la gloria de Dios, proba- blemente esto desordenará su teología, destruirá su estruc-

LA CASA ~~

DE DIOS

tura mental, y cambiará todo lo que usted ha estado hacien- do! ¿Por qué? Debido a que por una vez experimentará Su gloria en vez de simplemente estudiar dónde se ha mani- festado en el pasado. Francamente, esa es mi meta. Yo es- toy en la búsqueda de la gloria de Dios, y quiero abrir las ventanas del Cielo.

Produciendo Humo

Por toda la Biblia, cuando los cielos se abrieron y la gloria de Dios apareció, normalmente se involucra una nube. Cuando Dios escoge visitar la humanidad, El trae Su nube para protegernos. La nube nos protege de ver más allá para que no veamos su rostro y muramos." Estamos cerca pero cubiertos. Cuando usted escoge visitar a Dios, debe hacer su propia nube. Consideremos el antecedente en el Antiguo Testamento narrado en Levítico capítulo 16 en relación con cualquier sumo sacerdote que era escogido para entrar en la presencia de Dios "detrás del velo":

Después tomará un incensario lleno de brasas de fuego del altar de delante de Jehová, y sus puños llenos de perfume aromático molido, y lo llevará detrás del velo. Y pondrá el perfume sobre el fuego delante de Jehová, y la nube del perfume cubrirá el propiciatorio que está sobre el testimonio, para que no muera. 19

Un incensario es un recipiente usualmente hecho de metal u oro suspendido por una cadena. Está diseñado para producir humo cuando el incienso se coloca en el reci- piente junto con ascuas de fuego ardientes. La Oración salpicada con pasión produce humo. Antes que el sumo sacerdote entrara detrás del velo, colocaba el incienso en el incensario y lo empujaba trás el velo con sus manos. Este tenía que producir suficiente humo para llenar el lu-

Abriendo el cielo

gar Santísimo y cubrir el propiciatorio antes de aventurarse a entrar. La atmósfera llena de humo también lo obligaban a realizar sus deberes sacerdotales utilizando el sentido del tacto. ¡A causa del humo no podía ver nada! Esto era el cum- plimiento de la verdad expresada por el profeta Habacuc ci- tada en el Antiguo Testamento y en tres citas del Nuevo "Más el justo por la fe vivirá" ( y no por la vista)."

La sangre da acceso a Dios la adoración contrita atrae a Dios

La nube de humo era literalmente el último manto de protección del sacerdote, que protegía su vida de la gloria de Dios y de la muerte segura. Es la sangre de Cristo que nos provee el acceso al trono de Dios hoy, pero es nuestro sacrificio, la adoración contrita que lo atrae a El y le per- mite moverse cerca de nosotros. De la misma forma, la verdadera adoración produce suficiente humo que le per- mite a usted llegar cerca de El. La adoración es el compo- nente clave de la presencia manifiesta de Dios descendien- do sobre nosotros. Cuando usted adora, está "produciendo humo" como un dulce incienso, la fragancia favorita, para atraer Su presen- cia. Si usted produce suficiente humo, Su misericordia lo cubrirá y Dios podrá acercarse aun más y usted llegará cerca de Él. La "nube de adoración" libera Su capa de mi- sericordia para que pueda tener comunión con El en una intimidad y una cercanía que no puede ser creada en ningu- na otra ocasión.

Marque los recuerdos sobresalientes acerca de Dios

Haga memoria de su vida cristiana y marque los recuer- dos sobresalientes acerca de Dios. ¿Puede recordar cúal fue el predicador que enseñó la vez que tuvo su encuen-

LA CASA 7~

DE DIOS

tro más cercano con Dios? ¿Puede recordar cuáles can- ciones cantó el coro? Pocos de nosotros podemos re- cordar esos detalles, pero todos nosotros podemos re- cordar claramente cómo se sentía la presencia de Dios en ese encuentro. Es como un encuentro con la electricidad. Si usted al-

guna vez ha sufrido un choque eléctrico, nunca se le olvidará

cómo se sentía. ¡Si Él se ha acercado

Yo anhelo esos momentos. Vivo para esos momentos. El principio es simple: Entre más humo usted haga, más se puede acercar. De nuevo, la clave es la adoración. El valor de la adoración no es medido en términos de volu- men e intensidad. La acción de gracias lo lleva a la puerta, la alabanza lo lleva a los patios, pero la adoración lo lleva a Su presencia. A menudo nos estacionamos en el patio y nunca llegamos al cuarto del trono. Tal vez el requerimiento de que inclinemos nuestra cabeza para entrar al cuarto y ver primero al Rey sea demasiado humillativo para nosotros. El arrepentimiento nunca se ha llevado bien con la carne. La Palabra de Dios nos dice que hay cinco aspectos cla- ros y definitivos que abren las ventanas del Cielo. Esto no es una fórmula; es una forma de vida de adoración y dedicación a Dios sobre todas las cosas. Cada uno de los siguientes puntos son elementos de la adoración.

1. El Diezmar es una clave muy antigua para abrir los cielos, anterior al tiempo de Abraham." El principio de dar a Dios los "primeros frutos" de nuestras entradas o incrementos está claramente descrito en el libro de Malaquías:

nunca se olvida!

"Traed todos los diezmos al alfoli y haya alimento en mi casa; y probadme ahora en

esto, dice Jehová de los ejércitos,

si

110

os

Abriendo el cielo

abriré las ventanas de los cielos, y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobre- abunde ".22

2. La Persecución también abre los cielos, como está demostrado en el libro de los Hechos cuando Esteban fue martirizado:

Pero Esteban. lleno del Espíritu Santo, puesto los ojos en el cielo, vio la gloria de Dios, y a Jesús que estaba a la diestra de Dios, y dijo:

He aquí, veo los cielos abiertos, y al Hijo del Hombre que está a la diestra de Dios. Entonces

ellos, dando grandes voces

Y echándole

fuera de la ciudad lo apedrearon. 23

3. La persistencia es una herramienta efectiva para abrir por medio de la oración las puertas de los cielos. Elías oró siete veces y seguía enviando a su siervo a explorar los cielos hasta la séptima vez cuando el siervo vio una nube del tamaño de la mano de un hombre ascender del mar. Esa pequeña nube de Dios creció hasta convertirse en una tormenta tan poderosa que los cielos se

tornaron negros con la lluvia y el viento." Jesús le dijo a los discípulos que la "puerta" se abriría

a

aquellos que persistentemente pedían, buscaban

y

golpeaban a la puerta de Dios."

4. La unidad abrirá las ventanas del Cielo; ésta

invita la presencia de Dios; dondequiera que dos

o tres se pongan de acuerdo "respecto a cualquier cosa que ellos pidan. Jesús literalmente dijo:

"Porque donde están dos o tres reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos.':" El

LA CASA ?7~ DE DIOS

lado opuesto de este principio está ilustrado en la advertencia de Pedro a los esposos y esposas a permanecer unidos para que "vuestras oraciones no tengan estorbo"."

5. La Adoración es la quinta clave para llegar al tercer cielo. David el salmista profetizó, "Alzad, oh puertas, vuestras cabezas, Y alzaos vosotras puertas eternas, y entrará el Rey de gloria.":" ¿Alguna vez ha visto puertas que tengan cabeza? Es obvio que David se refiere a las personas como "puertas" y "puertas eternas" a través de las cuales el Rey de gloria puede entrar a la Tierra. Este es un llamado a la adoración.

Nos guste o no, la única forma en la cual podemos empe- zar a abrir los cielos sobre nuestras iglesias y ciudades es convertirnos en adoradores persistentes, dadivosos, y unifi- cados que no tienen miedo de sacrificarlo todo por Cristo.

Referencias

1. Habacuc 2:14

2. Génesis 7: llb

3. Ver2 de Corintios 12:2-4

4. VerEfesios 2:2

5. VerDeuteronomio 28:23

6. VerApocalipsis 1:18

7. Este libro es muy difícil de encontrar, pero hay copias disponibles en GodChasers.network en el A.A. 3355, Pineville, Louisiana 71361, Yen nuestra página Web, www.GodChasers.net

8. Salm05l:17

9. El tema de la "piedra" en la era de Nacón descrita en 2 de Samue16:3-l0 lo presento con mayores detalles en el capítulo 6 de En la búsqueda de Dios, titulado, "Cómo Tratar lo Santo"

10. Ver2deSamuel6:13

Abriendo el cielo

12.

Ver2 de Samue124:24

13.

VerFilipenses 2:7

14.

Hago referencia a la era de Nacón y a los eventos que allí sucedieron (ver 2 de Samuel 6:6). El significado literal de Nacón en hebreo es "preparado", según James Strong, Strong's Exhaustive Concordance of the Bible (Peabody, MA: Publicaciones Hendrickson), preparado

(#H5225)

15.

VerJuan 4:24

16.

2 de Samue124:24

17.

Entienda que en ninguna manera estoy implicando que "añadir a las sagradas Escrituras." Mi punto es 'lue Dios personalmente quiere revelarse de una manera fresca a cad: individuo, iglesia, y generación. Nunca fue su intención que usted pasara a travé s de la vida agarrado a las historias de su abuelo de cómo Dios se reveló a s' mismo hace 50 años. Dios quiere revelarse a usted ahora mismo, y 2 m más, él quiere "habitar" o relacionarse con usted día tras día. El qi.iere convertir Su Palabra en una palabra viva con aplicaciones nuevas para las situaciones únicas de su vida.

18.

VerExodo 33:20

19.

Levítico 16:12-13

20.

Ver Habacuc 2:4; Romanos 1:17; Gálatas 3:11;Hebreos 10:38

21.

VerGénesis 14:18-20

22.

Malaquías 3:10

23.

Hechos 7:55-58a

24.

Ver 1de Reyes 18:42-45

25.

VerMateo7:7-8

26.

Mateo 18:19-20

27.

1de Pedro 3:7

28.

Salmos 24:7

Capítulo 4

Construyendo un Asiento de Misericordia

No un asiento de juicio

A lgunos han sido bendecidos con la visitación de la presencia de Dios y otros no, pero todos que- remos más de Él. Le damos la bienvenida a la

visitación de Dios, pero nuestro deseo real es la habita- ción, donde su presencia permanezca viva con nosotros todos los días. ¿Qué podemos hacer para que El se sienta bienvenido en todo momento y no tan solo algunas veces? Sabemos que su voluntad es permanecer permanentemen- te para bendecir nuestras ciudades y naciones, pero, ¿cómo lograremos que Él se quede? Dios me habló acerca de esto a través de un buen amigo mío que aparentemente tiene un desorden genético. Este desorden es la causa que él sea exageradamente obeso. El no mide más de 5 pies con 8 pulgadas de alto, pero literal- mente pareciera que fuera redondo. Me han dicho que cuan- do tenía 12 años ya pesaba 300 libras. Mi amigo ha lucha- do con su sobrepeso toda la vida. Recuerdo tiempos en que nos sentábamos juntos y él

LA CASA ';ew<J!tit4 DE DIOS

empezaba a llorar, diciendo, "Yo sé que las personas se ríen de mí". Este hombre tiene una fuer- te unción de Dios sobre su vida, y es un verdadero apóstol en el cuerpo de Cristo. Dios me en- señó algo a través de una percep- ción personal que este hombre compartió conmigo. Quiero compartirla con ustedes. Mi amigo es tan obeso que esto lo inhibe socialmente. Me

dijo, "Tengo amigos muy cerca- nos a quienes les encantaría que yo los visitara. Regular- mente pasamos tiempo en restaurantes, pero a mí simple- mente me encantaría sentarme en la intimidad de sus casas y tener comunión con ellos. Pero, no puedo". Comenzó a derramar grandes lágrimas que se escurrían sobre sus gor-

LE DAMOS LA

BIENVENIDA A LA VISITACiÓN

DE DIOS, PERO

REALMENTE

DESEAMOS

.,.

QUE EL

HABITE

dos cachetes. Lo siguiente

que mi amigo me dijo cam-

biaría mi perspectiva de la "iglesia" para siempre.

"Tommy, cuando yo paso por sus casas", "Me quedo de pie en el salón de descanso con mi sombrero y mi abrigo en mis manos todo el tiempo [usualmente hace frío en la región norteña donde mi amigo vive]. Nunca me los quito hasta haber echado un vistazo al cuarto. He estado ahí an- tes". Entonces me miró nuevamente y me dijo: "Ya lo he decidido, no romperé más asientos, me rehúso a sentar-

me en un asiento que parece que no soportará mi peso.

No pasaré por semejante vergüenza nuevamente. Simple- mente no visitaré a nadie si tengo que hacer eso. Así que doy un vistazo al cuarto desde la puerta". "Escucho a mis amigos decirme con toda buena fe y sinceridad: 'Entra, siéntate con nosotros, toma una taza de

Construyendo un asiento de misericordia

café''', luego me dijo: "Mientras estoy hablando con ellos, echo un vistazo a la sala ya la cocina para ver si han añadi- do algún mueble que esta vez sí soporte mi peso. En mi visita anterior no había ninguno.

Nada en su casa puede sostener mi peso

Con un suspiro, mi amigo me dijo: "A menudo esas vi- sitas terminan en tristeza porque tengo que pedir excusas, 'Bueno, debo continuar, no me puedo quedar.' La verdad es que me voy porque no hay muebles en su casa que me pue- dan sostener". Me dijo con lágrimas en sus ojos, "Usual- mente subo a mi carro y me pongo a llorar, algún tiempo después regreso con la esperanza de encontrar algo en lo que me pueda sentar", Luego me dijo: "Usted pensará que

seguro las personas al mirarme dónde sentarme".

En el Antiguo Testamento la palabra traducida para "glo- ria" es kabod. Literalmente significa pesadez o el peso del esplendor. 1 En un sentido, Dios tiene el mismo proble-

ma de mi amigo. Me pregunto cuántas veces la "pesada gloria" de Dios nos ha visitado sin entrar? ¿Qué tan a

menudo Él se para en la puerta de atrás de nuestras asam- bleas con Su gloria todavía cubierta por Su "sombrero y su abrigo" mientras revisa el cuarto? Nos detenemos a contar nuestros saltos espirituales al estilo de los gansos porque sentimos una brisa fresca en- trar al cuarto cuando las puertas celestiales se abren. Nos decimos unos a otros, Oh, Dios está aquí! Nos está visi- tando de nuevo". Nuestros cantantes se regocijan y el gru- po de música sigue el compás, pero todo se escapa rápida- mente porque no tenemos lo que Él está buscando. La ma- yoría de las personas que han experimentado visitaciones de Dios se preguntan: "¿Por qué no se quedó? Le rogamos

sabrían que no hay

LA CASA 7~

DE DIOS

que se quedara. ¿Por qué no podemos hacer que estos mo- mentos sean permanentes?" La respuesta es muy sencilla: No hemos construido un

asiento de misericordia que sostenga la gloria de Dios.

[No hay lugar para que El se siente! Lo que es cómodo para usted y para mí no es cómodo para el kabod, el peso de Dios. Estamos contentos de sentarnos en nuestros cómo- dos asientos espirituales reclinables todo el día, pero el asiento de Dios, el asiento de la misericordia, es un poco diferente. Es el único asiento en la tierra que aguanta el peso de Su gloria y lo anima a Él a entrar y quedarse. Dios está buscando una iglesia que haya aprendido cómo

construir un asiento de misericordia para Su gloria. Cuan-

do encuentra una casa que ha pagado el precio de cons-

truirle a Él un lugar de descanso, regresará y se quedará. Es

en ese momento cuando veremos un avivamiento en una

forma no vista antes. Estoy convencido que ni siquiera te- nemos una palabra para describirlo. Este tipo de avivamien- to sólo llegará cuando Dios venga con el peso de Su gloria y tome Su asiento de honor en Su casa - para quedarse.

Si usted lo construye, Él

Cuando el Señor me recordó la historia de mi amigo,

mi mente empezó a correr. Otra importante pieza del rom-

pecabezas colocada en el lugar preciso. Debemos apren-

der a construir un asiento de misericordia, pensé. En-

tonces recordé la frase de una película que vi en un vuelo transoceánico que me afectó mucho la primera vez que la vi. La película era El Campo de los Sueños, y la frase que

vino a mi mente en ese instante fue, "Si usted lo construye,

El vendrá

La región sureña de los Estados Unidos es reconocida generalmente por su "hospitalidad sureña". Como soy su-

",

una lección que David aprendió.

Construyendo un asiento de misericordia

reño, pensé que entendía algunos de los principios básicos de la hospitalidad, hasta que Dios me envió, sin preguntar- me, en un viaje que me llevó a invertir un 30% de mi mi- nisterio en medio de los Chinos durante ese año. (De vez en cuando ministro en China y Taiwan.) Me dijo: "Te voy ha enseñar algo sobre el honor que la mayoría de los occi- dentales no saben". He aprendido que los orientales tienen una habilidad para honrar a sus huéspedes, como no la he visto en nin-

guna otra parte. La practicamos en el Oeste, pero más bien somos informales al respecto: "Ah, Hola, siga, sién- tese si quiere". Con los chinos no es así. Concentran cuidadosamente toda su atención y energías en agazajar a sus invitados. Le brindan a sus invitados el primer lugar, y trabajan incansa- blemente para ofrecerles comodidad, paz, y felicidad, aún a costa de ellos mismos. Es por eso que los Chinos se pre- paran cuidadosamente de antemano para la llegada de sus invitados en una clara demostración de que esos invitados son altamente valorados y respetados. Cuidadosamente

asiento más

reservan el asiento tradicional de honor alejado y en frente de la puerta.

Dios, nosotros sabemos cómo seguir sin usted

Francamente, creo que hemos perdido nuestra habili- dad de honrar a Dios en nuestras iglesias. Cantamos nuestros cantos con entusiasmo por un corto tiempo, pero tan pronto algunas de las personas más radicales de la con- gregación empiezan a presionar para entrar en una verda- dera adoración, empezamos a mirar nuestros relojes. Es mejor decir lo que hay en nuestros corazones: "Está bien, Dios, de seguro nos gustaría que Tú vinieras, pero si no

el

LA CASA '?~ DE DIOS

vienes pronto, sabemos cómo continuar sin Usted. Sabe,

tenemos un programa que seguir. No podemos dejar que la

Primera Iglesia

No creo que nos demos cuenta que su respuesta es, "Si-

gan. Está bien, Tal vez los alcance en alguna otra ocasión".

Mi Biblia dice que Jesús lloró por Jerusalén y su pueblo

cuando dejaron pasar su hora de visitación. Me pregunto si Dios llora por nosotros cuando entristecemos el Espíritu Srnto al ceñirnos a nuestras agendas, programas, y a los cubiertos de la mesa, en vez de prolongar, perseguir, y ga-

lantear a Jesús con nuestra alabanza y adoración. (¿ Quién será el responsable de que nuestras ciudades también dejen pasar su hora de visitación?)

Este triste escenario sigue servicio tras servicio. Pasa- mos a través de los mecanismos de nuestro deber religio- so semana tras semana, y año tras año pensando que hemos "llegado". La verdad es que la maquinaria de la práctica reli-

giosa aprendida por repetición seguirá sonando mucho des- pués que el aceite de la unción de Dios se haya agotado com- pletamente. Inevitablemente, la fricción se crea cuando el hombre intentan funcionar sin el aceite de la unción que

proviene únicamente de Su presencia. Eventualmente todo rechinar se desvanecerá cuando la máquina religiosa del hom-

bre se agarrota por falta del aceite de la unción.

Cuando Dios se reveló a sí mismo al Joven David en los campos de ovejas. En el corazón de David nació el anhelo

de sentir la presencia de Dios de día y de noche. Lo mis-

mo está sucediendo alrededor de nuestro globo en nuestra

generación. Dios está levantando a millones de buscadores de la presencia de Dios que están siendo consumidos por

el anhelo de la presencia de Dios. Todos nosotros necesi- tamos aprender de las experiencias de David como busca- dor de Dios. Sabemos que su primer intento de llevar el

Construyendo un asiento de misericordia

arca a Jerusalén, terminó en desastre, pero que tuvo éxito la segunda vez. Fue capaz de abrir los cielos sobre Jerusa- lén a través de una sacrificial y sudorosa búsqueda de la gloria, Shekinah, de Dios. [Ahora es nuestro turno -- y la oportunidad para nuestras ciudades!

Alguien tiene que avivar el fuego

David hizo dos cosas para asegurarse de que la presen- cia de Dios permaneciera en Jerusalén. En primer lugar, construyó un lugar para la presencia de Dios, construyen- do un tabernáculo sin paredes ni velo. En segundo lugar, hizo algo especial una vez los Levitas llegaron al taberná- culo y pusieron el arca del pacto en su lugar. Creó un asiento "viviente" de misericordia y de adoración para que Dios se sintiera encantado de sentarse y permanecer en ese humil- de santuario. David aprendió un secreto vital en algún momento del proceso de traer la presencia de Dios a Jerusalén. El apren- dió que si usted quiere mantener la llama azul, ¡alguien debe avivar el fuego! "¿Quiere usted decir que debemos echar leña al fuego?" No, no se alimenta la llama azul de la presencia shekinah de Dios con combustible terrenal.

Nosotros no tenemos ningún derecho de pedir el fuego de Dios a menos que estemos dispuestos a ser el com- bustible que Dios utiliza.

David simplemente estaba ciñéndose al modelo celestial que Moisés recibió para fabricar el asiento de misericordia:

Harás también dos querubines de oro; labrados a martillo los harás en los dos extremos del propiciatorio. Harás, pues, un querubín en un extremo, y un querubín en el otro; de una pieza con el propiciatorio harás los querubines en sus dos extremos. Y los querubines extenderán por

LA CASA ?~DEDIOS

encima las alas, cubriendo con sus alas el propiciatorio; sus rostros el uno enfrente del otro, mirando el propiciatorio los rostros de los querubines.'

Las alas de los querubines que Moisés fabricó se toca- ban en los extremos a medida que rodeaban y cubrían el asiento de la misericordia donde la presencia de Dios se sentaría justo encima de la tapa o "cubierta". Si usted lee este pasaje cuidadosamente, notará que los querubines no fueron hechos utilizando moldes de fundición. Dios dijo que el oro utilizado para formar los querubines protecto- res tenía que ser "martillado" para darles la forma y colo- carlos en la posición correcta. La manera de construir una asiento de misericordia es tomar nuestras posiciones como adoradores purifica- dos y "martillados". El problema que se nos presenta es que Dios todavía requiere que los asientos de miseri- cordia que le ofrezcan sus adoradores, sean formados de oro probado en el fuego (purificados), moldeados (mar- tillados) a la imagén de la perfección, y colocados en la posición correcta de unidad para la adoración.' Esto nos habla de pureza, quebrantamiento, y unidad - los tres componentes de la verdadera adoración en el nuevo pac- to de la sangre de Jesús. El quebrantamiento en la tie- rra crea aperturas en los cielos. Es interesante para mí ver el oro que se refina a altas temperaturas, 10 primero que aflora a la superficie son las escorias, que luego son removidas; son las obvias impure- zas y sustancias extrañas. Lo último que se separa del oro es la plata, un metal menos precioso que usualmente se mezcla con el oro de baja calidad. A menudo pasamos tra- bajo separando lo "bueno" de lo "mejor."

Construyendo un asiento de misericordia

Los golpes de la vida nos inclinarán hacia Dios si

La mayoría de nosotros sólo queremos ser moldeados en una fácil y rápida fórmula de "avivamiento en un dos por tres." No estoy dispuesto a ofrecerles eso. Sin embargo, les puedo decir que sus alas de adoración sólo pueden ser creadas de la siguiente manera: Deben ser labradas y colo- cadas en la posición correcta a golpes de martillo. Los golpes del martilo de la vida nos inclinarán hacia Dios si nuestras respuestas a los desafíos de la vida son las

correctas. Algunas veces respondemos equivocadamente a lo que la vida nos envía; entonces la adversidad nos gol- pea sacándonos fuera de nuestra posición. Es vez de "me- jorar" nos "amargamos". Esto significa que nuestras alas de adoración no están donde deben estar; están en el lugar correcto pero en la posición equivocada - en la iglesia pero con la actitud equivocada. Dios intenta colocar nuestras alas de adoración en la posición correcta, usando el martillo de los golpes de la vida, y así crear a una persona que "da gracias en todo"." El apóstol Pablo lo sabía. El escribió, "Porque para mí el vivir es Cristo y el morir es ganancia". 5 Escribió esas pa- labras mientras estaba bajo arresto domiciliario esperan- do el veredicto del Cesar. Pablo declaró: "¡cada vez que usted me golpea, lo único que hace es enseñarme a ado- rar!" ¡La visión del tercer cielo le sobrevino mientras estaba siendo apedreado en Listra! ¿Alguien quiere ir allí ahora? Cuando los adoradores alrededor del asiento de la mi- sericordia se colocan en la posición que les pertenece, entonces Dios toma el lugar que le corresponde y ocupa el espacio que hay entre ellos. El querubín dorado, labrado a martillo, del arca del pac- to era solamente una pobre representación terrenal de la

LA CASA 7~

DE DIOS

realidad celestial. Moisés vio el diseño en el monte cuan- do al echar un vistazo al Cielo vio el cuarto del trono en visión. Fue instruido para recrear esa visión celestial, y es como si lo más preciso que pudo llegar a recrear en la tierra fueron los querubines de oro sólido con dos alas. Los serafines que rodean el verdadero trono celestial de Dios tienen seis alas. El asiento de la misericordia en el arca era solamente una representación del verdadero trono de Dios en el ter- cer cielo. El trono en los cielos no está situado en un pla- no bidimensional, por lo tanto no puede ser descrito úni- camente con las medidas de anchura y altura. El arca del pacto mostraban a dos querubines montados sobre la tapa plana del arca. En contraste, las Escrituras describen el verdadero trono de Dios como multidimensional rodeado de adoradores por todos los lados, muy parecido a una per- la suspendida en vidrio, o al sol en medio de nuestro siste- ma solar. La Biblia dice que hay serafines de seis alas a ambos lados del trono y más serafines por arriba y tam- bién por abajo. Los serafines adoradores cubren sus ros- tros con dos alas mientras cubren sus pies con otras dos alas, y vuelan con el tercer par de alas." Aunque el querubín en el arca era solamente una "bur- da imitación terrenal" de la realidad celestial, aún queda tanto misterio sobre el arca que los productores de cine de Hollywood ganaron millones de dólares simplemente hablando acerca de "el arca perdida" en una película de aventuras. ¿Cuándo se dará cuenta la iglesia que Dios no está bus- cando el arca perdida? El sabe donde está. Está buscando a los adoradores perdidos para poder reemplazar la gloria perdida en la tierra.

Construyendo un asiento de misericordia

El peso súbito de su venida sacudió la tierra

El "asiento de la misericordia" muy raras veces o nunca aparece en medio de la pompa y las circunstancias religio- sas. Bajo el pacto de la sangre de Cristo, sólo aparece en medio de dos o más sacrificios vivos. Pablo y Silas esta- ban lejos del vistoso templo y de las sinagogas de Jerusa- lén e Israel; estaban ensangrentados y abatidos con sus pies asegurados a un cepo en el sótano de una cárcel en Filipo. Pero en su hora más oscura, estos hombres empezaron a orar y cantar a Dios en alabanza y adoración. Lo único que hicieron fue juntar sus abatidas alas de adoración y la gloria de Dios descendió del cielo para acompañarlos allí. Su ado- ración creo el "asiento de la misericordia" para que Dios viniera y se sentara en medio de ellos - aún en la cárcel. Tal vez usted esté en la "cárcel" en el momento de leer estas palabras. Tal vez las circunstancias de la vida lo han encerrado y han botado las llaves de su prisión. Hay un ca-

mino de escape. Abra un hueco en los cielos a través de

la adoración. Dios descenderá. El lo prometió. Lo que hizo por Pablo y Silas lo hará también para usted. El peso súbito de Su venida sacudió la tierra y los ci- mientos de la prisión. iEl peso de la gloria de Dios no sólo liberó a Sus adoradores sino que también abrió todas las puertas y liberó a todos los prisioneros vecinos! Nuestra

adoración puede liberar a los cautivos. El poder de la

visitación de Dios condujo a la salvación del mismo car- celero que puso en los cepos a Pablo y Silas. ¡No temás a la adversidad! Los querubines fueron formados con oro labrado a golpes de martillo. Y los ado- radores formados con oro purificado por el fuego y labra- dos a través de la adversidad y las luchas de nuestros días, reflejan la luz de la gloria de Dios en la casa mucho mejor que las versiones prefabricadas en moldes. Cada golpe de

LA CASA 9~

DE DIOS

martillo, cada picotazo, o marca de un punzón y cada plie- gue de transformación bajo la presión del abatimiento es otro reflector de la multifacética gloria de Dios. Cuando adoramos en espíritu y en verdad, la gloria de Dios viene. Lo que experimentaremos ese día será un sim- ple abrebocas en comparación de lo que sucederá en ese gran día cuando el Rey de Gloria personalmente regrese por segunda vez a la tierra. La primera vez que Él vino, llevaba apenas un vislumbre de su gloria porque camina- ba en humildad. Caminaba en la punta de sus pies a través de nuestro mundo para no perturbar Su creación, de la misma forma en que un padre camina en la punta de sus pies por la alcoba de su hijo para no dañar los juguetes regados en el piso. La próxima vez que Jesús aparezca, lo hará montado en un caballo y vendrá con poder y autoridad ilimitados para recuperar su casa entera. Cuando sus pies toquen la cima del Monte de los Olivos, Su kabod, el peso de Su gloria, será tan grande que literalmente partirá el Monte de los Olivos en dos. La puerta oriental de repente se abrirá para permitir Su "verdadera" entrada triunfante. La primera vez

sólo fue un ensayo. [La próxima vez vendrá vestido con

sus vestiduras celestiales! iY toda rodilla se doblará y toda lengua confesará que Jesucristo es el Señor!'

Toda cosa impura será allanada bajo el peso de su Gloria

¿Sabe usted qué será lo que abra las puerta de su ciudad? ¿Sabe cómo partir las montañas que bloquean su camino al avivamiento? Sólo haga lo que Pablo y Silas hicieron en pri- sión.Si puede cantar a media noche con la espalda maltrecha, con los pies en los cepos, y con la puerta de su celda bien asegurada; entonces sí podra acomodarse a la presencia ma-

Construyendo un asiento de misericordia

nifiesta de Dios cuando descienda en medio de su adoración

al Señor. Toda cosa impura será allanada y toda atadura se

romperá bajo el peso de Su Gloria: "Entonces sobrevino de repente un gran terremoto, de tal manera que los cimientos

de la cárcel se sacudían; y al instante se abrieron todas las

cadenas de todos se soltaron". 8

puertas, y las

Todo esto sucede cuando las abatidas alas de los ado- radores se tocan, creando el asiento de la misericordia

de Dios. La Nueva Versión Americana de Salmos 22:3 nos dice que Dios está "entronizado sobre las alabanzas de Is- rael". Se me ha dicho que la traducción Japonesa del texto original Hebreo para este versículo literalmente nos dice

que nuestras alabanzas "construyen una gran silla para

que Dios se siente en ella". Jesús también nos dijo: "Por- que donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos"." Eso significa que Dios viene

a habitar en medio de nosotros cuando juntos comenza-

mos a adorarle. i.Qué sucedería si Dios literalmente se moviera de Su trono en el cielo y se sentara en la "gran silla" que le he- mos construido? Creo que a lo mejor diría, "Miguel, Gabriel, nos vemos. Los hijos de Adán construyeron un asiento para mí. Han construido un asiento de misericor- dia viviente, sólo para Mí, para que una vez más pueda ha- bitar en medio de ellos".

David avivaba la llama de la presencia de Dios con adoración las veinticuatro horas del día

¿Cómo podemos recrear o "competir" con el tipo de adoración que Dios recibe en el cielo? David instruyó a los Levitas santificados que avivaran la llama de la presen- cia de Dios con una adoración las 24 horas del día, todos

LA CASA ?ewD"Zita DE DIOS

los días. (No entre en ellegalismo pensando, "Vaya cola- borar con mi iglesia para organizar una vigilia de oración de 24 horas". Si Dios le dice a usted y al liderazgo de la iglesia hacerlo, entonces hágalo, Si no, pregúntale a Él qué quiere que haga y hágalo.) Recuerde que puede rogarle a Dios todo lo que quiera para que venga, pero hasta que usted prepare un lugar don- de el peso de Su gloria pueda habitar de forma segura, Él tal vez lo visite pero no podrá quedarse. No sé qué piense, pero yo estoy cansado de visitas. De alguna forma tene- mos que reclamar la habilidad necesaria para hospedar el Espíritu Santo. David sabía cómo hacerlo. David rodeó el arca con adoradores para que la gloria de Dios se mantuviera encendida. ¡Por primera vez en la his- toria, israelitas, paganos, o bárbaros podían estar de pie cerca del Monte Sión en Jerusalén y literalmente ver entre los brazos extendidos y pies danzando de los adoradores la llama azul de la gloria de Dios encendida en el tabernáculo de David! ¿Cómo sucedió esto? Sucedió porque el taber- náculo de David era un lugar caracterizado por el velo abier- to y la adoración desencadenada. Usualmente ilustro el concepto de rodear a Dios con adoración en reuniones públicas llamando a tres o más voluntarios a unírseme en frente del auditorio o la congre- gación. Casi siempre uno de los voluntarios se pone de frente a la congregación porque esa es la forma en que he- mos sido enseñados. Cuando eso sucede le digo al volun- tario (por el beneficio del auditorio), "No, hijo, no mire hacia la congregación o al coro. Párese solamente y levan- te sus manos en posición de adoración hacia el Único que está en el trono". (Esto tal vez explique porqué el mundo no puede ver a Dios; cuando mira a la iglesia - sólo nos ve a nosotros.

Construyendo un asiento de misericordia

Probablemente eso es porque no nos paramos en la bre- cha, y preferimos mirar al mundo en vez de a Dios cuando realizamos nuestras labores religiosas. Hay demasiado del hombre en la iglesia y muy poco de Dios.) Mirar al hom-

bre puede llevamos a buscar la aprobación de los hombres.

Para la adoración al estilo "del asiento de la misericor- dia ", usted debe darle la espalda al hombre. Busque el rostro de Dios. Pierda el temor del hombre - y gane temor de Dios.

Este es el milagro de la casa favorita de Dios

David hizo algo más que rodear el arca de Dios con adoradores santificados. Se aseguró que el enfoque prin- cipal fuera ministrar a Dios a través de la alabanza y adora- ción. Los Levitas, los ministros del Antiguo Testamento de la alabanza y la adoración, se pararon entre el mundo de afuera y la gloria descubierta de Dios adentro. Por primera vez desde su última caminata con Adán y Eva en el jardín de Edén, Dios encontró una casa donde no había velos o paredes divisorias entre Su gloria y la frágil carne del hombre. Eso no era necesario porque los adoradores se habían convertido en el velo y en pare- des a medida que rodeaban la gloria de Dios con una nube protectora de alabanza y adoración contrita y sacrificia1. Por no encontrar un mejor término, denomino este pre- cario lugar entre el pórtico del hombre y el altar de Dios "la zona de llanto." Este es el milagro que hizo que la humilde carpa de David se convirtiera en la casa favorita de Dios. Dos pasajes claves tal vez le ayuden a entender porqué David logró construir un tabernáculo sin velo y sin pare- des, y no ser testigo de la muerte de centenares o miles de personas. En primer lugar, Dios dijo: "Y busqué entre ellos

LA CASA '?~ DE DIOS

hombre que hiciese vallado y que se pusiese en la brecha delante de mí, a favor de la tierra, para que yo no la destru- yese; y no lo hallé". 10 En segundo lugar, Juan parece des- cribir los dos componentes de la gloria de Dios cuando

lleno de gracia y de verdad". 11

escribió, "y vimos su gloria

Olvide lo que dicen las personas; sólo una opinión importa

Si usted realmente quiere un avivamiento de la gloria de Dios en su iglesia y en su ciudad, tendrá que olvidarse de la opinión de todo el mundo excepto de la opinión de Dios. El avivamiento verdadero sucede únicamente cuan- do los verdaderos adoradores se olvidan del hombre y con- centran su atención y adoración en Dios. Debemos olvi- darnos de las opiniones y de la aprobacion o de la censu- ra de las personas. Necesitamos olvidar qué actitud tie- nen, olvidar lo que dicen, y olvidar lo que piensan. Sólo

una opinión importa.

Deseo que el pueblo de Dios ignore todo menos lo que Dios quiere. Es tiempo de poner a Cristo en el centro para vencernos y dominarnos de forma tal que nos olvidemos totalmente de las distracciones del reino del hombre. No estoy hablando acerca de volvernos tan religiosos que nos convirtamos en personas inservibles tanto para el hombre como para Dios. Algunas personas dicen que si sus pensa- mientos se tornan tan celestiales, usted no es útil para las cosas terrenales; no estoy seguro que eso sea posible. De hecho, creo que esa frase es una buena descripción de la "zona de llanto", ese lugar entre el pórtico del hombre y el altar de Dios. ¿Puedo decirles lo que deben hacer en esa

posición? La zona de llanto es el lugar de intercesión

delante del trono de Dios donde usted entra en la brecha e intercede por otros.

74

Si

euted t4

ed¿¡¿ea

Construyendo un asiento de misericordia

Tome un lugar entre la gloria y el hombre pecador

Una plaga de pecado y muerte está arrasando nuestra nación y el mundo hoy en día. Este no es el tiempo para correr y escon derse. Este es el tiempo para usted y para mí de entrar en la zona de llanto, tomemos nuestro lugar

entre los vivos y los muertos, entre la pesada gloria de Dios

y la carne desprotegida del hombre pecador. Cuando Aarón

tomaba los carbones encendidos del fuego del altar y los mezclaba con el incienso de la adoración y la oración, se convertía en un puente entre dos mundos. Dios tiene el deseo de ver a todo el mundo salvo, pero Él depende de usted y de mí para llevar acabo el ministerio

de la reconciliación en la zona de llanto, Él nos ha llamado

a convertimos en puentes entre el reino de la luz y el reino

de la tinieblas. El puente más grande de todos es Jesucris- to, nuestro Sumo Sacerdote que para siempre intercede por nosotros delante del Padre." cuando usted y yo entramos a la zona de llanto, entramos juntamente con el Gran Inter- cesor de frente al trono, alcanzando a Dios con una mano y al hombre con la otra. Somos llamados a interceder en ado- ración hasta que Dios y el hombre se hayan encontrado. Cuando usted se pone en la brecha, literalmente está deteniendo el juicio de Dios y removiendo los obstácu- los del enemigo en el segundo cielo. Como lo vimos an-

teriormente, Juan dijo: "y vimos su gloria

cia y de verdad"."

lleno de gra-

Si los dos componentes de la gloria de Dios son la gra- cia y la verdad, entonces eso explica porqué siempre tenía que haber un velo separando al hombre de la gloria de Dios.

El mundo necesita de la gracia de Dios pero la verdad viene adherida a él. La verdad es: todos nosotros hemos pecado y estamos destituidos de la gloria de Dios." Nece-

LA CASA "?~ DE DIOS

sitamos de Su gracia - pero no podemos soportar la "ver-

dad", porque Su verdad es equivalente a Su juicio, y si no fuera por la gracia de Dios manifestada por medio de Cristo Jesús, ninguno de nosotros tendría la menor oportunidad de ser salvo. Eso significa que si la presencia manifiesta de la gloria de Dios, - el asunto por el que estamos oran-

do,

de Dios instantáneamente los destruirá como la luz des- truye las tinieblas.

Seguirlo a la zona de llanto por los perdidos

Cristo Jesús hizo un trabajo completo en la cruz, y El extiende el regalo gratuito de la vida a todo el mundo. Nues- tro "ministerio de la reconciliación" implica tomar Su cruz diariamente y seguirlo a la zona de llanto por los perdidos. Cuando los adoradores arrepentidos, con las manos san- grantes, toman su lugar de intercesores entre los no redi- midos y la gloria consumidora de Dios, algo impor- tantísimo sucede. Sabemos por Las Escrituras que el juicio comienza y termina en la casa de Dios." Cuando el pueblo de Dios llega a ser adorador y se para en la brecha, ellos "filtran"

el componente de la verdad y el juicio de la gloria de

Dios. Eso quiere decir que el único componente que se precipita entre ellos e inunda las calles de las ciudades es la gracia misericordiosa. Esta es una reminiscencia de los días de David, cuando cualquier persona podía observar la gloria shekinah de Dios y sobrevivir porque miraba hacia el asiento de la misericordia rodeado por los brazos ex- tendidos de los adoradores. Nuestras ciudades no necesitan mejores sermones o mejores cantos, necesitan "gente en la brecha" que puedan alcanzar a Dios con una mano y al mundo con la otra. ¿Tie- ne usted el llamado para tomar un lugar en la zona de llan-

encuentra personas irredentas, la verdad o el juicio

Construyendo un asiento de misericordia

to? ¿Puede usted olvidarse de lo que el hombre diga mien- tras alcanza a Dios con una mano en actitud de arrepenti- miento y adoración quebrantada, y con la otra alcanza a los no redimidos? Con esas manos extendidas, usted declara:

Yo abriré los cielos y los mantendré abiertos hasta que vea que el avivamiento invade toda mi ciudad!" Como los intercesores de la antigüedad, debemos llorar, "Si Tú los vas a matar, entonces mátame a mí, Si Tú no envías aviva- miento a mi pueblo, mátame. Dame hijos espirituales, o moriré". 16 ¿Realmente quiere un avivamiento? Pues, construya un asiento de misericordia para Dios. Prepare algo que sea tan deseable e irresistible para Dios que El no pueda resis- tir el unirse a usted y a los adoradores. Perrnítale que cons- truya nuevamente el tabernáculo de David en medio de us- tedes. Rodéelo con alabanza y adoración si quiere insinuarle que venga y se quede con usted. ¡Construya un asiento de misericordia!

Dios habita en medio de la adoración

¿Puede imaginarse qué pasaría si Él dejara Su trono en el Cielo y viniera a sentarse con nosotros en el asiento de misericordia formado con nuestra alabanza y adoración? Hay una razón por la cual el mundo no ha podido ver a Dios tal como Él es. Nunca hemos construido un lugar para que Él tome asiento. Las zorras tienen sus cuevas y las aves sus nidos, pero la gloria de Dios no tiene dónde sentarse - ino existe un asiento de misericordia terrenal! Por supuesto que nuestros muebles son sencillos comparados con los parámetros celestiales y nunca podremos emular un sera- fín de seis alas. ¿Cómo puede la adoración terrenal igualar la adoración celestial? jYo no lo sé, pero sí sé que no demanada mucho! Jesús dijo, "Si solo puedo lograr que dos

LA CASA 7ewMit4 DE DIOS

o tres de ustedes se pongan de acuerdo, entonces Yo entra- ré - no para estar a un lado, sino para estar en medio de ustedes"." ¿Por qué? Porque Dios habita en medio de la adoración. Si desea que la presencia manifiesta de Dios irrumpa en su iglesia y ciudad entonces recuerde que El probablemente no venga a mí ni a usted solamente. Su primera elección y promesa es que vendrá en medio de nosotros a medida que adoramos según el parámetro celestial.

¡Si usted lo construye, Él vendrá!

de los niños y

de los que maman, Tú perfeccionas la alabanza. Nosotros admitimos que lo mejor de nosotros es una alabanza miserable, que no puede igualarse a la visión celestial, que no puede alcanzar los niveles de perfección que sabemos hay en el cielo.

"Padre,

Tú dijiste que de la boca

"No obstante, según el modelo celestial, nos deleitamos en rodearte con una adoración contrita. Reconstruye Tu amado tabernáculo de David en nuestros corazones, querido Jesús. Sí, nosotros Te adoraremos con todo nuestro corazón. Sí, con gozo nos inclinaremos delante de Ti como nuestro Señor y Rey.

"Padre, pedimos que Tu presencia manifiesta llene este lugar. Pedimos que Tú llenes esta ciudad, que llenes esta nación, que llenes este mundo hasta que toda la tierra sea llena de Tu gloria, Oh Dios, como las aguas cubren la mal; Ven, siéntate en medio de nosotros en Tu asiento de misericordia!".

78

S¿

uded t4

edil-¿ut

Construyendo un asiento de misericordia

Referencias

1. James Strong, Strong's Exhaustive Concordance ofthe Bible (Peabody, MA: Publicaciones Hendrickson.), gloria (#H3519).

2. Exodo 25:18-20

3. Ver Apocalipsis 3:18; Romanos 8:29

4. Ver 1 de Tesalonicenses 5:18

5. Filipenses 1:21

6. VerIsaías 6:2

7. VerFilipenses 2:10-11

8. Hechos 16:26

9. Mateo 18:20

10.

Ezequiel22:30

11.

Juan1:l4b

12.

Ver Hebreos 7:25

13.

Juan 1:14b

14.

VerRomanos 3:23

15.

Ver 1 de Pedro 4:17

16.

VerExodo 32: Génesis 30:1

17.

VerMateo 18:20

Capítulo 5

Encendiendo la luz de su Gloria

No más tropezones en la oscuridad

eómo se enciende la luz de la gloria de Dios? Si usted fue criado en una casa antigua o si alguna vez visitó la casa de su abuelita donde existían esas lám- paras antiguas que se encendían halando con una cuerda el interruptor, entonces entenderá lo que estoy por decir. ¿Recuerda lo que era tratar de encontrar esa cuerda en la oscuridad? No existían interruptores de pared estratégi- camente ubicados al lado de la puerta. Si usted deseaba encender la luz a medianoche, sólo existía una forma de hacerlo. Tenía que "chapotear en la oscuridad" agitando sus manos en dirección de la cuerda. Tal vez se haya gol- 1eado la espinilla o machacado el dedo gordo del pie con- tra un mueble mientras caminaba en la oscuridad tratando de encontrar esa cuerda. Si de alguna forma pudiéramos capturar en video esas locuras que hacía la gente tratando de encontrar el inte- rruptor de cuerda de la luz sería muy chistoso. Las perso- nas en búsqueda de la cuerda de la luz usualmente agitaban sus manos como locos. Saltaban de la desesperación; se

LA CASA 9~

DE DIOS

agachaban, esperando un doloroso encuentro con el borde rompe-espinillas de la mesita de la sala. Los más precavi- dos alzaban una mano por encima de la cabeza y la movían de adelante hacia atrás. A veces lo mismo sucede en nuestras iglesias. Las per- sonas nuevas que entran por primera vez y nos ven practi- car algunas de esas costumbres raras durante el servicio se preguntan, "¿Qué está haciendo esta gente'" Lo único que

podemos decir es: "Estamos buscando el interruptor de

la luz. Si acaso logramos encender la luz de la gloria de Dios en este lugar, usted nos entenderá". ¡Tal vez tropeza- mos y movemos nuestras manos de un lado para otro du- rante un tiempo mientras buscamos el interruptor de la luz, pero sabemos que la preexistente luz de la gloria de Dios lo significa todo! Si sólo pudiéramos encender la luz de Su gloria, entonces de un momento a otro todo el mundo verá y sabrá la diferencia entre la verdad y la mentira. La mayo- ría de las personas escogen la verdad cuando se les da la

oportunidad; es solo que ellos nunca han tenido suficien- te luz a su alrededor para ver el camino. [La luz de la

gloria de Dios existía antes del sol y de la luna, y seguirá existiendo después de su extinción. De alguna manera la luz debe manifestarse! Una vez descubramos cómo encender la luz de la gloria de Dios, podemos determinar cómo mantener esa luz es-

piritual brillando. [Esto es lo que yo llamo un cielo abier-

to! Debemos mantener los cielos abiertos sobre ese lugar de fácil acceso a la presencia de Dios. Cuando usted vive bajo un cielo abierto, el mismo llamado al altar que antes atraía a dos personas ahora inexplicablemente atraerá a doscientas corriendo hacia delante para recibir a Cristo. Eso es comparable a la diferencia entre cortar madera con una sierra de mano y cortarla con una sierra eléctrica. Du-

Encendiendola luz de su gloria

rante generaciones, hemos luchado para liberar a los per- didos de la esclavitud de satanás utilizando la unción. Dios ha abierto las puertas para que nosotros lo hagamos de una forma más rápida y fácil utilizando la revelación de Su glo- ria en nuestras vidas e iglesias. La unción puede rápida- mente reunir una multitud, y puede fácilmente afectarla. Sin embargo, cuando Dios descienda y revele Su gloria en medio de nosotros, la ciudad entera será afectada! El ministerio de Charles G. Finney fue marcado por avivamientos que transformaban ciudades enteras. La ciu- dad de Utica, Nueva York, fue dramáticamente cambiada por el poder de Dios que residía en la vida de Finney, un hombre que ardía con la pasión de una oración profunda y una relación íntima con Dios. Se dice que cuando Finney caminaba por las fábricas de tejidos en Utica a finales del siglo 19, la presencia de Dios era tan fuerte que los trabajadores caían de rodillas en arre- pentimiento aún antes que abriera la boca! Al final, toda la ciudad y la región fueron afectadas debido a la presencia de Dios que llevaba consigo. Era como si él llevara una luz con- sigo que repentinamente permitió a los hombres verse a sí mismos y a Dios desde una perspectiva diferente. [Cuando la presencia de Dios se acercaba, los hombres sabían que eran impuros y que Dios era santo! Esto parece ser el cum- plimiento de la profecía de Isaías en los tiempos modernos:

Levántate, resplandece; porque ha venido tu luz, y la gloria de Jehová ha nacido sobre ti. Porque he aquí que la tinieblas cubrirán la tierra, y oscuridad las naciones; mas sobre ti amanecerá Jehová, y sobre ti será vista su gloria. Y andarán la naciones a tu luz, y los reyes al resplandor de tu nacimiento. 1

LA CASA 9~

DE DIOS

Mientras ministraba en esa ciudad, le pedí a mi anfi- trión el favor de llevarme a las mismas fábricas que Finney visitó muchos años atrás. Las fábricas fueron abandonadas hace ya mucho tiempo, y las personas que trabajaron allí y experimentaron el poder de Dios se han ido. Aun así, el potencial del poder de Dios parece haberse quedado en el silencio de esas edificaciones. Me recosté contra la pared de una de las fábricas y rompí en lágrimas a medida que oraba, "Dios, quiero ser una persona que abra las ventanas del cielo de tal forma que la gente tenga un encuentro con- tigo por el solo hecho de estar a mi alrededor".

Las Personas en la Oscuridad han Visto una Gran Luz

Cuando alguien paga el precio para abrir las ventanas del Cielo a través de una adoración en sacrificio y arrepen- timiento, la luz de la presencia manifiesta de Dios brilla a través del paisaje melancólico del alma humana y deja sa- ber a todo el mundo que es tiempo de ser libre. Esto quiso decir Isaías cuando profetizó acerca de la venida de Cris- to: "El pueblo que andaba en tinieblas vio gran luz; los que moraban en tierra de sombra de muerte, luz resplandeció sobre ellos". 2 Usted sabe que ha encontrado la presencia pura de Dios como resultado de un Cielo abierto cuando las personas que "viven en la tierra de sombra de muerte" ven una gran

luz. Esta es la presencia manifiesta de Dios. Cuando los

cielos se abren sobre una ciudad o nación, hay un intenso sentir de la presencia de Dios en la tierra. Esta es la última forma de "guerra espiritual". Estoy convencido que la mayoría de nuestras auto de- nominadas guerras espirituales no son más que un grupo de niños amenazando al enemigo con llamar a su papá. Este

Encendiendola luz de su gloria

ha sido capaz de descifrar la diferencia entre lo real y los "montajes". Los siete hijos de Esceva en el libro de He- chos pensaron que podían utilizar la misma arma que vie- ron a Pablo utilizar contra los demonios. Lo único que lo- graron fue una tremenda paliza y suficiente vergüenza para el resto de la vida.' Satanás y sus demonios son como perros envalentona- dos. Pueden sentir cuando alguien les tiene miedo, aún cuando la persona esté gritando y agitando un arma. Tam- bién saben quién no tiene miedo de ellos y evitan un en- frentamiento directo. A lo mejor esto está relacionado con el hecho de si Dios es realmente nuestro Padre. Para librar una guerra espiri- tual efectiva, usted debe pararse firmemente en el terreno de la interrelación.

La presencia de Dios desarma las fuerzas de la oscuridad

Existe una teología de la presencia de Dios. Cuando Su presencia manifiesta aparece en cualquier área o vecindad, las fuerzas de la oscuridad pierden su habilidad de influen- ciar al público (de nuevo, esta es Su presencia manifiesta concentrada, que es lo contrario a Su omnipresencia). Como lo escribí En la búsqueda de Dios

"Cuandos las plantas de los pies de Jesús tocaron la arenosa orilla de Gadara, a una distancia de media milla un hombre posesionado por 5.000 demonios repentinamente fue liberado de sus asfixiantes garras por primera vez

"Necesitamos escuchar las pisadas de Dios a medida que la planta de sus pies tocan la tierra solamente

tendremos que

decirle a los demonios que corran"."

una vez

Cuando eso suceda, no

LA CASA "?~ DE DIOS

La razón por la que usted debe desear un cielo abierto sobre su iglesia o sobre su ciudad es porque las fuerzas demoniacas que combatimos pierden su autoridad ante la presencia manifiesta de Dios.' ¡Cuando Dios entra en es- cena, simplemente no hay batalla! Ni siquiera queda al- guien de pie para pensar en retarlo. Aún los demonios es- tarán muy ocupados corriendo o doblando su rodilla de- lante del único Todopoderoso. Esa es la razón por la que enfatizo la importancia de abrir las ventanas del Cielo crean- do un ambiente donde la presencia manifiesta de Dios se deleite en habitar.

El mundo no teme a Dios Porque la Iglesia No le Teme

La manifiesta presencia de Dios atrae a personas de to- dos los diferentes caminos de la vida a un lugar donde ellos temen el nombre del Señor. La razón por la cual el mun-

do realmente no le teme a Dios es porque la mayoría de nosotros en la iglesia tampoco le tememos. Por muchos

años, la cristiandad, en gran parte, ha estado ausente de la visitación del temor de Dios. ¿Cómo pueden temerle a al- guien cuyo poder nunca han experimentado? [Nos gusta hablar acerca de este tema sin realmente nunca entender- lo! Pero si alguna vez usted lo experimenta, entenderá. De

la misma manera como un choque le deja con un recuer- do profundo, así también un encuentro legítimo con la presencia manifiesta de Dios es inolvidable. Creo que la

versión de guerra espiritual de Dios es totalmente diferen- te a la de nosotros. Isaías la describió de esta manera:

y temerán desde el occidente el nombre de Jehová, y desde el nacimiento del sol su gloria; porque

vendrá el enemigo como un río, mas

de Jehová levantará bandera contra él."

el Espíritu

Encendiendola luz de su gloria

El lenguaje Hebreo no tiene signos de puntuación - especialmente el antiguo Hebreo utilizado en los manus- critos más antiguos. Los traductores de la Biblia en los días del Rey Jacobo hicieron lo mejor que podían, pero los traductores modernos con nuevos métodos y entendi- miento de las lenguas originales, encontraron un mejor sentido a este pasaje. Para entender la lectura favorecida por la mayoría de los eruditos modernos, simplemente mueva la coma para que el pasaje se lea de esta forma: porque vendrá el enemi-

go, como un río el Espíritu de Jehová levantará bande-

ra contra él. La versión Reina Valera 1995 dice: "Y temerán desde el occidente el nombre de Jehová, y desde el nacimiento del sol, su gloria, porque él vendrá como un río encajonado, impelido por el soplo de Jehová". 7 El enfoque total de este pasaje se centra en la venida de la gloria o presencia mani- fiesta de Dios.

El avivamiento es una invasión inmediata del reino de satanás

El mensaje del profeta continúa a través de las moder- nas divisiones de capítulos donde Isaías profetiza, "Leván- tate, resplandece; porque ha venido tu luz, y la gloria de Jehová ha nacido sobre ti. Porque he aquí que las tinieblas cubrirán la tierra, más sobre ti amanecerá Jehová y sobre ti será vista su gloria."? A esto es que me refiero cuando ha- blo de "encender la luz de Su presencia". Como el avivamiento esencialmente es una invasión y destrucción inmediata del reino de satanás en la tierra, es apropiado sacar a relucir el tema de guerra espiritual. Hay un tiempo apropiado para que los santos aten y desaten bíblicamente, pero la mayoría del tiempo nos concentramos

LA CASA 7<WMita- DE DIOS

en atar. También tenemos la tendencia de atar como niños asustados, atrapados junto a un perro guardián en el patio de una fábrica. Nosotros atamos al diablo, a los demonios, al clima, al perro ruidoso del vecino y al vecino también, y tal vez intentamos atar a la bujía dañada que no permite el en- cendido de nuestro auto. ¡Eso sin mencionar el motor! En otras palabras, tenemos la tendencia de ir más allá de la línea de la razón y lo razonable. Deberíamos desatar algo en las esferas celestiales cada vez que sentimos la necesidad de atar algo en la tierra. Nunca ore para atar el diablo a menos que usted también ore para desatar el poder de Jesús y el espíritu de Dios en esa situación. Si usted ata algo y no desata otra cosa, realmente lo único que ha hecho es ligar todo en nudos.

Siempre que hago una oración para "abrir las venta- nas del Cielo," también hago una oración para que El "¡cierre las puertas del infierno!"

Cuando Jesús dijo: "las puertas del infierno no prevale- cerán", Él quería decir que no tienen autoridad sobre los redimidos o el reino de Dios." Cuando las puertas del cie- lo se abren, es tiempo de asaltar las puertas del enemigo y saquear el infierno para poblar el Cielo. Nos ayudará saber que satanás ya no posee las llaves de la "puerta del infierno". Jesús las recobró ¡satanás ni siquiera puede cerrar las puerta de su propia casa!

Hagamos precisión Sobre el "gran conflicto celestial"

Algunas veces escuchamos a predicadores hacer poéti-

cas descripciones del "conflicto celestial" en el Cielo cuan- do el arcángel Lucifer fue echado de la presencia de Dios junto con la tercera parte de los ángeles. Sin embargo, no

hubo una gran pelea en

el Cielo. 10

Encendiendola luz de su gloria

El apóstol Juan escribió, "Dios es luz, y no hay ningunas tinieblas en él". 11 Dios puede percibir la diferencia entre pensar e intentar 12 (pero nadie más puede). Cuando algo pasa de un pensamiento a un intento, se convierte en peca- do aún antes que se lleve acabo. Es por eso que Jesús dijo que si un hombre mira a una mujer para desearla, ya ha cru- zado la línea. 13 Lucifer era el arcángel encargado de la adoración en el

reino celestial. Le entró el pens

plantar a Dios que es el origen de todas las cosas. jQué pensamiento tan estúpido! Debió desechar esa idea inme- diatamente, pero no lo hizo. Cuando el pensa niento de as- cender al trono de Dios entró en su mente, no era un pro- blema hasta que dijo: "Lo intentaré." El momento transcu- rrido entre el pensar y el deseo de intentarlo dio lugar a que apareciera una mínima mancha de pecado en la brillan- te luz blanca de la gloria de Dios y desapareció en menos de un nanosegundo. La guerra terminó y Lucifer, ahora sa- tanás, fue arrojado del Cielo. Lucifer no reunió a la tercera parte de los ángeles y dijo, "Bueno, vamos a la batalla, vamos a destronar al chico Gran- de hoy". No hubo una guerra real. Dios no se levantó un día y dijo: "Miguel, Gabriel, cíñanse las espadas. Tengo un pro- blema con Lucifer. Está tratando de quitarme el trono, y necesito de su ayuda".

miento

de que podía su-

¿Cuánto tiempo se demora en huir la oscuridad?

No hubo una guerra celestial en la que Dios finalmente prevaleció y retornó al Cielo diciendo, "Uff, eso fue duro". No sucedió de esa manera. En el momentos mismo en que el pensamiento de Lucifer pasó a la realidad del intento, en ese microsegundo una pequeña mancha de oscuridad apa-

LA CASA 9~

DE DIOS

reció en el reino celestial, Él, quien es la Luz, echó fuera la oscuridad instantáneamente. ¿Cuánto tiempo se demo-

ra en huir la oscuridad de un cuarto cuando se mueve el

interruptor de la luz? No existe una batalla entre los fotones de las luz y las partículas subatómicas de la oscu- ridad. No, cuando la luz se enciende, la oscuridad queda destruida más rápido de lo que dura el parpadeo de un ojo. Es por eso que Jesús dijo: "Yo veía a satanás caer del cielo como un rayo". 14 En menos de un segundo, Lucifer fue despojado de su nombre, posición, y oficina celestial, y echado fuera del reino celestial lleno de gloria a la velocidad de la luz. A duras penas logró mantenerse un paso delante de esa luz cuando fue echado, y entonces la oscuridad cubrió la faz de la tierra. Satanás pensó que había encontrado un refugio hasta que Dios se inclinó y vio que el mundo que él había creado con absoluta belleza se había convertido en un caos, vacío y sin forma. Dios corrigió esa anormalidad decretando, "sea la luz". [La gloria de Dios cayó sobre la tierra y la luz emanó de Su propia presencia - aun antes de crear el sol!" Mi amigo, hoy enfrentamos circunstancias similares:

La oscuridad nuevamente cubre la faz de la tierra. Es inte- resante notar que la oscuridad afecta únicamente la super- ficie o la "faz." Satanás ocupa, él no posee. El sólo está acampando aquí porque no puede ir a las profundidades. Cubre todo el territorio que puede, pero su oscuridad sólo cubre la faz de las cosas. ¡Su influencia es amplia, pero su poder es poco profundo! Recuerdo el tiempo cuando me paré lado a lado con otros creyentes y miramos la ciudad de Los Angeles. Oramos y yo extendí mi mano hacia el valle que es el hogar de aproxi- madamente 15 millones de personas. A primera vista, las

Encendiendo la luz de su gloria

cosas se ven bastante oscuras en la vasta ciudad, pero esa oscuridad no es muy profunda. Si usted escarba la superfi- cie, encontrará personas con corazones hambrientos que tan solo están esperando que un rayo de luz les alcance. [También es así en su ciudad! [Si la adoración escarba la

superficie, los hambriento lo encontrarán a usted! Ellos

seguirán la "luz" hasta su fuente, tal corno los hombres sa- bios de la antigüedad que siguieron la luz celestial hasta encontrar a Jesús. La adoración abre una ventana - una ventana para la gloria de Dios fluir. Entonces la humanidad es atraída a la luz.

"Oh Dios -

¿dónde está el interruptor de la

luz? ¿Dónde está esa ventana?"

Es nuestro trabajo interceder delante del Rey por la per- sonas que habitan en la oscuridad. Corno la reina Ester in- tercedió por la vida de su pueblo, debernos estar dispues- tos a pagar cualquier precio con tal de ver la gloria de Dios brillar sobre nuestras iglesias y ciudades. Eso nos lleva al problema de Dios. El pecado no puede estar en la presen- cia de Dios porque Él es luz, y no hay tinieblas de ningún tipo en Él. No obstante desea caminar con usted y conmi- go en el fresco de la mañana como lo hizo con Adán y Eva antes de caer en pecado.

Esto es lo que la gloria hace a la carne del hombre

Podemos estar de acuerdo que Cristo Jesús derramó su sangre para solucionar el problema del pecado. Sin embargo, en cualquier instante en donde he visto una par- te de la gloria de Dios entrar en un servicio de adoración,

una gran reverencia, y temor de su gloria también han

entrado en el recinto. Aun los líderes de la iglesia, redi- midos, lavados con la sangre, que llevan vidas santas sien-

LA CASA 9~

DE DIOS

ten una gran urgencia de caer sobre sus rostros y arre- pentirse delante de su Santo Dios, cuando Su kabod o pe- sada gloria empieza a llenar el recinto. Esto es lo que la gloria hace a la carne del hombre - incluyendo la carne de los redimidos. Esa es la razón por la que los antiguos discípulos para que no los matarán, trataban de proteger- se cuando aparecía delante de ellos una teofanía o un án-

gel [Tenian temor que la gloria los matara!

Por esta razón, con una mano Dios nos dice: "Acérquen- se". Sin embargo, con la otra mano dice: "No tan rápido". Puede ser peligroso acercarse demasiado a la santa pre- sencia de Dios cuando hay manchas de pecado sin confe- sar en su vida. Sí, estamos cubiertos por la sangre de Cris- to, pero eso no nos absuelve de la sentida necesidad de arrepentirnos de nuestros pecados y defectos cuando nos encontramos con la santidad de su presencia. ¿Necesita- mos pasar nuevamente por todo el proceso de salvación? [Absolutamente no! Pero, ¿a menudo nos sentimos como "pasando nuevamente por todo el proceso de salvación"? absolutamente cierto. ¡Isaías lo hizo! ¡Juan lo hizo! - ¡cayó a Sus pies "como muerto"! 16 Jesús nos cubre con Su sangre para permitirnos entrar a Su presencia en nuestro estado no regenerado, "¿Pero qué quiere decir no regenerado?" No somos perfectos, pero vivimos bajo el manto del perdón - estamos cubiertos con la sangre del sacrificio perfecto sin pecado - para que podamos entrar. Es ahí donde estamos ahora bajo el nuevo pacto de la sangre de Cristo, de alguna forma David aplicó ese mismo principio bajo el pacto de Moisés y el Antiguo Testamento cuando comenzó a transportar el arca desde la casa de Obed-edom. Era un proceso sangriento

y humeante que llevó a David a su frenética danza a tra- vés de las puertas de Jerusalén.

Encendiendo la luz de su gloria

Lo que aprendemos de su experiencia, es que la natura- leza contrita y quebrantada de la verdadera adoración lleva más alto el rico aroma de nuestro acepto sacrificio a Dios, y es esta clase de ofrenda la que persuade al Rey de Gloria para que habite en medio de nosotros en vez de simple- mente visitar nuestras reuniones Y Cuando Su gloria final- mente pase a través de la puerta de la adoración y entre a nuestras iglesias y ciudades, ¡A lo mejor nosotros tam-

bién nos convirtamos en tontos danzantes! No existe una mejor forma de hacer guerra espiritual que encender la luz de la gloria de Dios sirviendo en Su

presencia manifiesta. Permita que Él reconstruya Su casa favorita en sus reuniones y niéguese a pararse antes de la meta final meramente satisfecho con el residuo de aroma de donde Él alguna vez estuvo. Persista en su urgente y ansiosa búsqueda de la pre- sencia de Dios y los cielos se abrirán. Su gloria shekinah descenderá en el asiento de misericordia que su amor y adoración han preparado para Él. Es en esta atmósfera de intimidad y devoción a Dios y solo a Él donde Su presen- cia manifiesta se revela. Cuando enciende la luz de Su gloria, las fuerzas demoniacas son instantáneamente diez- madas. Los cautivos son desatados y puestos en libertad para correr hacia su Redentor exactamente como el en- demoniado fue liberado aún antes de encontrarse o escu- char a Jesús hablar. Cuando los cielos están abiertos y la luz de Dios brilla en la oscuridad, cada demonio y cada obra de las tinieblas son arrojadas fuera porque las puertas del infierno no prevalecerán, ni siquiera pueden entablar una batalla en el menor sentido de la palabra cuando la misma presencia de Dios aparece. Dirija la guerra espiritual de su iglesia y su ciudad de la misma forma en que Dios la dirigió en el Cie-

LA CASA ?~

DE DIOS

lo y usted creará una "ZLD" (zona libre de demonios)! Ore y adore a Dios hasta que las ventanas del Cielo se abran

totalmente sobre su iglesia y sobre su ciudad. Adórele hasta que la luz de Su gloria brille sobre usted.

"Oh Padre, en la tierra como en el Cielo - Tu gloria!"

muéstranos

Referencias

1.

Isaías 60:1-3

2.

Isaías 9:2

3.

VerHechos 19:14-17

4.

Tommy Tenney, The God chasers (Shippensburg, PA: Publicaciones Destiny Image, 1998), 114-115

5.

Ver la confrontación entre Jesús y los demonios en Marcos 5:2-6

6.

Isaías 59:19

7.

Isaías 59:19 VersiónReina-Va1era 1995

8.

Isaías 60:1.2

9.

Mateo 16:18

10.

Ver1saías 14:12-15;Lucas 10:18

11.

1 de Juan 1:5b

12.

VerHebreos 4:12

13.

VerMateo 5:28

14. Lucas 10:18

15. Dios declaró, "Sea la luz" en el primer día de la creación (ver Gen. 1:3- 5). La Biblia dice que el sol y las otras lumbreras no fueron creadas hasta el cuarto día (ver Gen. 1:14-19).

16. Ver Apocalipsis 1:17. Tal vez el mismo apóstol lo expuso mejor en su carta a sus compañeros cristianos: "Si confesamos nuestros pecados, El es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiamos de todo mal" (l de Jn. 1:9).

17. Nuevamente, permítanme clarificar que este concepto de "habitar" se refiere a la gloria concentrada o presencia manifiesta de Dios (en referencia a Su kabod o "pesada gloria"). Debe entenderse que el Espíritu Santo habita continuamente en el corazón de quienes se arrepienten y reciben a Jesús como Señor y Salvador. Esta relación con

Encendiendola luz de su gloria

Dios no puede ser comprada, obtenida, o "construida" en ninguna forma por buenas obras de nuestra parte - es un regalo gratuito de Dios. Sin embargo, Jesús claramente le mostró a Juan que El estaba "tocando en los corazones" de creyentes en Apocalipsis 3:20, y que El entraría y cenaría o festejaría con ellos si abren la puerta. Yo creo que Jesús está tocando a la puerta de la iglesia hoy. Si respondemos con deseo y activamente buscamos abrir la puerta del Cielo, Él vendrá y festejará con nosotros en Su gloria shekinah.

Capitulo 6

Desconfíe de los que no cojean

Luchando con el destino divino

11 a gente de DIOS necesita algo más que otra "buena

reunión", esto nos pone la piel de gallina. [Necesi- tamos un encuentro con Dios que nos deje cojos! ¿Dónde están los Jacobs que se agarran firmemente de las teofanías de Dios y luchan con su destino hasta que son cambiados? ¿Quién se agarrará de Dios y dirá: "No te sol-

taré hasta que Tú me bendigas"?

Así se quedó Jacob solo; y luchó con el varón hasta que rayaba el alba. Y cuando el varón vio que no podía con él, tocó en el sitio del encaje de su muslo,

y se descoyuntó el muslo de Jacob mientras con él luchaba. Y dijo: déjame porque raya el alba. Y Jacob le respondió: No te dejaré si no me bendices.'

Muchas personas se preguntan cómo pudo Jacob utili- zar un vocabulario tan mapropiado e impertinente con el Dios Todopoderoso. Yo creo que Jacob, "el agarra talo- nes" utilizó la única terminología que entendía. Tal vez se había convertido en un patriarca pero no era un teólogo.

LA CASA ;7tWMit4 DE DIOS

Las personas de pasión buscarán desesperadamente lo

que los "doctos" dicen que no se puede alcanzar. Jacob sabía lo que era una bendición porque recordaba lo que sucedió cuando su padre puso su mano sobre su cabeza:

"Lo único que sé, es que la bendición de mi padre cambió mi vida e hizo las cosas diferentes, para mí y ahora necesito algo parecido. Sólo sé llamarlo "bendición", así que tócame.

"Yo lo necesito, ya tengo una bendición desde la perspectiva terrenal. Ahora la necesito desde una perspectiva celestial. Así que no te voy a dejar ir, hasta que me bendigas".

Esto no es una "luz azul especial" celestial

Demasiado a menudo nos acercamos a Dios con una mentalidad de tienda de descuentos. Ya sea que busquemos un avivamiento, sanidad física, o bendición financiera, espe- ramos obtener lo deseado al precio más bajo en el menor tiempo posible. No sé si usted, pero yo nunca he visto a Dios hacer las cosas de esa manera. Nos gusta metemos en una fila como si hubiéramos encontrado una "luz azul espe- cial" celestial con nuestras listas de oraciones y peticiones. Entonces decimos, "Bendíceme". He comenzado a orar que Dios no conteste nuestros requerimientos exactos, en vez de eso que responda según nuestra necesidad. Sabemos lo que queremos - pero, ¿ sabemos lo que necesitamos? El nombre literal de Jacob significa "engañador" o suplantador. Era un engañador de toda la vida, un tramposo que le robó a su hermano la primogenitura y la bendición de su padre. Decir que no era digno de confianza es algo moderado. Aun así Jacob venía de una buena familia, el hijo de uno de los hombres más famosos en la historia. Creció

Desconfíe de los que no cojean

"en la iglesia" porque Abraham e Isaac habían transmitido a sus hijos las historias de sus encuentros con Dios, Jacob tenía un llamado sobre su vida y un destino divino que cum-

plir pero no se podía confiar en él en su estado actual.

Todo eso estaba a punto de cambiar con un solo encuentro.

y el varón le dijo: ¿ Cúal es tu nombre? Y él respondió: Jacob. Y el varón le dijo: No se dirá más tu nombre Jacob, sino Israel; porque has luchado con Dios y con los hombres, y has vencido. Entonces Jacob le preguntó, y dijo: Declárame ahora tu nombre. Y el varón respondió. ¿Por qué

me preguntas por mi nombre? Y lo bendijo allí. Y

llamó Jacob el nombre de aquel lugar, Peniel; porque dijo: Vi a Dios cara a cara, y fue librada

mi alma.'

Después de una o dos horas de lucha cuerpo a cuerpo y tratando de sacar ventaja, Jacob probablemente se sintió un poco más seguro de que recibiría una bendición. Yo creo

que Jacob pensó, "Bueno, en algún momento este cuerpo angélico, esta manifestacion de Dios, dirá, "Bueno, bue- no, Yo te bendeciré. Ahora arrodíllate ahí y pondré mis

manos sobre tu cabeza". Sin embargo, había una sorpresa reservada para Jacob.

No bendigas mi arruinada vida; dame una nueva

EL Señor no extendió Su brazo con una mano llena de bendiciones porque Jacob no necesitaba una bendición más en su arruinada vida.' Lo que necesitaba era una nueva vida. En cambio, el Señor cerró su puño y golpeó a Jacob en el muslo con tal fuerza que descoyuntó el muslo lesionando permanentemente los ligamentos. Como resultado, Jacob

cojeó el resto de su vida.

LA CASA ?"~ DE DIOS

Cuando el hermano mayor de Jacob, Esaú, finalmente

lo vio llegar cojeando, probablemente pensó, "Ese no es el mismo Jacob que robó mi primogenitura. Ni siquiera se parece en el caminado. Hay humildad y nueva forma en su andar. Es diferente. No lo puedo matar; ese es mi her- mano". Esaú quería matar al "antiguo" hermano pero abra- zó al nuevo Jacob. Si nosotros abrazamos el arrepentimien- to, aquellos que una vez nos odiaron, probablemente vean una nueva versión de nosotros. Jacob probablemente quería una bendición que some- tiera a su hermano mayor bajo su dominio, pero Dios lo bendijo en una manera diferente. Dios lo cambió para que le cayera en gracia a su hermano. También es tiempo para que la iglesia cambie.

La iglesia ha estado pavoneándose por los pasillos del mundo, señalando con dedos recriminatorios en todas las direcciones y diciéndole al resto del mundo "cómo debe comportarse". Mientras tanto, tenemos una gran viga de un kilometro de longitud saliendo de nuestros ojos. Es tiem- po que nosotros digamos, "Dios, no sé si traerás una ben- dición o un cambio, pero algo tiene que suceder, Enséña- nos cómo construir asientos de misericordia en vez de asientos de juicio".

Estoy Cansado de Ser Tocado Pero No Cambiado

Necesitamos tener encuentros con Dios que produzcan cambios permanentes en nosotros. Estoy cansado de ve- nir a la iglesia y ser tocado pero no cambiado. Debemos agarrarnos de la presencia de Dios y decir: "No te dejaré ir, hasta que algo suceda dentro de mí y yo nunca vuelva a ser el mismo". Este es el tipo de cambio originado en Dios que perma-

Desconfíe de los que no cojean

nentemente hiere al viejo hombre ya la antigua manera de hacer las cosas. Causa la muerte de algo dentro de noso- tros, que marca un cambio positivo. Las personas nos ve-

al mismo tiempo, mostrando una nue-

va ternura nacida en nosotros el día que perdimos la

lucha con Dios. Eso hará que las personas al vernos digan:

"Me gusta esa persona, no habla de manera pomposa y arro- gante; lo hace como los humildes". Es por eso que mi

lema es. "Nunca confíes en alguien que no cojea".

Toda persona en búsqueda del avivamiento ha luchado

Duncan Campbell, reconocido por el avivamiento en las islas Hébridas, sabía cómo era "luchar con el destino y per- der". Por esto dijo:

rán renquendo y

"Le diré cómo comenzó el avivamiento en las islas Hébridas. Realmente no comenzó cuando llegué a predicar a una conferencia. Comenzó en mi estudio. Años antes, había sido parte de lo que se llamó Movimiento Misión de Fe en Inglaterra. Antes de casarme, divulgué el evangelio por toda Inglaterra viajando en una bicicleta, predicando y trabajando lo mejor que pude, yeso fue el comienzo de grandes días. Esa fue la semilla de todo en lo que eventualmente me convertí. En ese proceso, decidí regresar al colegio y mejorar mi educación. Terminé como uno de los mejores graduados y comencé a ser conocido como el "Correcto" Reverendo Duncan Campbell".'

Campbell se convirtió en uno de los predicadores de más renombre en Inglaterra. El evento principal de la igle- sia de Inglaterra en el mundo era la conferencia anual na- cional denominada La Semana Keswick. Todavía se cele-

LA CASA ?~

DE DIOS

bra hoy en día aunque no con tanta asistencia como antes. Unicamente los mejores de los más brillantes eran invita- dos a hablar en La Semana Keswick, y el "Correcto" Reve- rendo Duncan Campbell era el conferencista principal año

tras año. Entonces un comentario fortuito de su hija quinceañera lo lanzó a una lucha con Dios que cambia-

ría su ministerio y las islas Hébridas

para siempre.

¿Por qué Dios no te utiliza como lo hacía antes?

Duncan Campbell estaba por los 45 años y había entra- do en lo que consideraba su mejor momento. Un día estaba trabajando es su estudio preparando sermones para otra Semana Keswick cuando su hija de 15 años de edad entró al estudio a conversar con él. Nuestras hijas tienen la ha- bilidad de hablar la verdad sin darse cuenta del impacto de

lo que dicen. (¡La mayoría de las cosas que he aprendi- do de Dios, las he aprendido personalmente a través de

mis pequeñas hijas!) mientras Duncan Campbell hablaba con su hija, ella le preguntó: "Papá, ¿por qué Dios no te utiliza como lo hacía antes7" Campbellle dijo a un amigo mío inglés: 5 "Me aplastó completamente, pensé que estaba en la cima. En el mo-

mento que ella me hizo esa pregunta, me encontraba repa- sando un sermón que afectaría a toda Inglaterra, mejor di- cho eso pensaba yo. Entonces puse mi pluma en el escrito- rio y le pregunté, 'Querida: ¿Qué quieres decir?' Ella res- pondió: 'Papá, me has contado las historias que sucedían cuando estabas en el Movimiento Misión de Fe. ¿Por qué Dios ya no hace eso contigo?" "Di algunas excusas tontas e intenté responder teológicamente para no desmoronarme frente a mi hija,"

dijo Duncan. "Mantuve la compostura

hasta que abando-

Desconfíe de los que no cojean

nó el cuarto. Cuando lo hizo, caí sobre mi rostro y dije:

,iDios mío, ella tiene razón!' Con mi rostro sobre el tape- te, derramé lágrimas y dije: 'Dios mío, si Tú me devuelves lo que tenía, haré cualquier cosa que me pidas hacer.' Tres semanas más tarde estaba sentado en la plataforma en una conferencia, ya había predicado y figuraba en el programa para predicar de nuevo. Entonces Dios me habló y me dijo:

'Levántese y vaya a las islas Hébridas, a la isla de Lewis."

Si Tú vas, Yo te lo devolveré

"Dije: 'Dios mío, estoy comprometido para predicar,' luego me habló tan claro como nunca antes, 'Duncan, en el piso de tu estudio. me prometiste que harías lo que yo pidiera si te devolvía lo que tenías antes. Si vas, Yo te lo

devolveré' "

Duncan Campbell abandonó la plataforma inmediata- mente y se dirigió a los asistentes y les dijo: "lo siento, algo se ha presentado, me tengo que ir." A los tres días estaba en la isla de Lewis. Cuando /descendió del barco y preguntó por el pastor, los habitantes del pueblo le respon- dieron, "No hay ningún pastor. Sólo hay tres iglesias aquí; dos están cerradas y en la otra se reúnen algunas ancianas con el cartero. Pero si está buscando a alguien religioso, el cartero es el hombre". El cartero era el anciano de la iglesia, que básicamente mantenía las cosas funcionando y servía como pastor inte- rino. Duncan Campbell encontró la casa del carte <·0 y tocó

a la puerta, sin saber qué esperar. El cartero abrió la puerta

e inmediatamente dijo: "Ah, sr. Campbell, está justo a tiem- po. Apenas tenemos tiempo para una taza de té antes que la reunión comience esta noche". Cuando tomábamos el té me explicó, "Las señoras y yo, hemos estado orando, y Dios nos habló y nos dijo que usted vendría. Hace seis semanas

LA CASA 7~

DE DIOS

imprimí unos avisos que anuncian que las reuniones co- mienzan esta noche." El Sr. Campbellle dijo a mi amigo inglés, "Entonces me pareció que Dios realmente no me necesitaba. Él ya lo tenía todo preparado, pero Dios real- mente era a mí a quien quería". Duncan Campbellluchó con Dios acerca de su destino,

y se levantó transformado de su tapete manchado de lágri-

mas. Sólo a un hombre que cojea se le podía confiar lo que más tarde se llamaría "El Avivamiento de las islas Hébridas". [Este avivamiento nos proporcionó un vislum- bre de lo que podría suceder si Dios desciende sobre una región entera! [Miles se convirtieron a Cristo sin escu- char un solo sermón, sin escuchar un solo predicador, y sin poner un pie dentro de una iglesia! Y esto sucedió más

o menos hace un siglo cuando no existían los medios de

comunicación de que disfrutamos hoy. Este avivamiento "sin hablar en lenguas, pero con mucho quebrantamiento del corazón" arrasó una región entera y se debió a nada menos que a un milagro. Comenzó en los corazones que- brantados y oraciones de un grupo de adoradores persis- tentes y fue depositado en el corazón de Duncan Campbell el día que luchó con Dios y fue vencido.

Jacob salió del encuentro con Dios luciendo un trofeo permanente de su derrota

Cuando Jacob perdió su disputa con Dios, fue transfor- mado de un hombre que salió para hacerle frente a como diera lugar al Número Uno, su hermano Esaú, en un prínci- pe del pueblo escogido de Dios. Luchó con Dios acerca de su destino y salió de ese encuentro portando un trofeo per- manente de su derrota. Era la lucha que necesitaba perder por su propio beneficio. Necesitaba un cambio, si quería aprovechar la oportunidad de entrar en el destino que Dios

Desconfíe de los que no cojean

le tenía preparado. La iglesia también necesita una trans-

formación.

.

Si hemos de ascender al siguiente nivel, debemos dejar de mirar las manos de Dios para fijar nuestra mirada en el rostro de Dios. Viajo tanto que particularmente amo el tiempo que paso en casa con mis hijas. Una vez cuando mi hija menor tenía seis años de edad, llegué a casa y ella se subió a mi regazo en la silla reclinable. Estaba cansado leyendo el periódico o viendo las noticias en la televisión, pero mi hija estaba determinada a capturar mi atención. Le- vantó esos pequeños dedos de una niña de seis años y aga- rró mi rostro. Movió mi cabeza lejos de la distracción y

me dijo, "Mirame papá, mirame".

Entonces me envolvió en besos, y yo le di un abrazo antes de tratar de regresar a mi periódico. Nuevamente me agarró la cabeza y me dijo: "Mirame papá", hasta que fi- nalmente obtuvo mi atención. Después de quince minutos de besos e increíbles abrazos de mi hija de seis años, fi- nalmente conmovió mi corazón. Los niños usualmente quieren algo cuando empiezan a actuar de esa forma, en- tonces le di un abrazo y le pregunté, "Andrea, ¿qué quie- res?" ella respondió, "Nada. Sólo te quiero a ti papá". La abracé un poco más y mientras ella me frotaba el rostro con sus pequeñas manos y me miraba con esos gran- des ojos cafés mientras acomodaba su cabeza a un lado. Después selló todo con una sonrisa y las palabras, "Te quie- ro, papi". "Vamos, ¿qué quieres?" le dije, pensando que si había ido tan lejos era por algo grande. Tres veces le pregunté, "¿qué quieres?" cada vez me respondió, "Nada, papi. Sólo te quiero a ti". Finalmente le dije: Andrea, "vamos, sube a la camione- ta". Fuimos al pueblo y le dije: "¿qué quieres, bebé?" nueva- mente me respondió, "Nada, papi, sólo te quiero a ti".

LA CASA ';tW<JIUta- DE DIOS

Entonces nos acercamos a una conocida tienda de ju- guetes, y sus ojos brillaron. Para ese entonces mi corazón estaba tan conmovido que simplemente deseaba entrar y decir: "Está bien, bebé, puedes pedir hasta la mitad de este almacén, sólo tienes que decirme cuál mitad quieres. Al final dije: "[escoge lo que quieras!"

¿Hay alguien aquí que simplemente me quiera a mí?

¿Saben qué escogió? Una pequeña botella de burbujas de jabón con un pitillo con el que uno sopla y hace burbu- jas. De repente me di cuenta que era obvio que realmente

no quería nada. [Simplemente me quería a mí! Y porque

me quería a mí, le hubiera dado cualquier cosa. Cuan <, menudo venimos a la iglesia a presentar nuestras peticio- nes, profetizar esto, y decir aquello, mientras Dios dice:

"¿Hay alguien aquí que simplemente me quiera a mí? ¡El nivel más alto de adoración es cuando empujamos a un lado sus manos y buscamos su rostro! Su rostro signifi- ca Su favor. En los tiempos bíblicos, cuando la persona no volteaba el rostro hacia usted, eso significaba que le era permitido estar en su presencia pero que no contaba con su favor. Absalón vivió en Jerusalén por dos años sin ver a su padre o estar delante del rey." Podía vivir en la ciudad, pero no podía entrar en la presencia del rey delante del

trono. Es posible vivir en el Reino y no ver Su rostro -

disfrutar de la protección normal de los bomberos, la poli- cía y la infraestructura de la ciudad - pero no tener el favor del Rey. ¿Por cuánto tiempo la iglesia no ha estado buscando el favor real de Dios? [Hemos vivido en el Rei- no, exigido lo que es nuestro, y lo hemos obtenido! Como el Padre satisfaciendo los deseos del hijo pródigo, le dio su porción, sabiendo lo que iba hacer con ella. Es un abuso

Desconfíe de los que no cojean

de la bendición tomar de la mano de Dios para financiar nuestro viaje lejos del rostro del Padre elevar la jbendi-

cián por encima de quien da la bendición!

Debemos madurar hasta el punto que podamos decir:

"No son Sus manos," y empujar Sus manos a un lado para buscar Su rostro y decir: "Seré un siervo" y añadir "yo sólo quiero estar donde Tú estas." Entonces nuestra adoración ya no se enfocará en nuestro propio beneficio con el fin de

obtener algo; en vez de

"bendícelo a El!" ¡Cesamos de dar para recibir, pero esta-

remos dispuestos a dar con pasión! Se aproxima un cambio y a esa clase de personas apa- sionadas, Elles dará el anillo de la autoridad y el manto de la bendición. El sabe que ellos no desperdiciarán su rela- ción buscando Sus manos sino que buscarán Su rostro. Dios también está determinado en cambiar la forma que "hace-

antes que regalos! El anhela el

mos iglesia". [Presencia

adorador que vaya tras el "Dador" antes que tras los "rega-

los"! ¿Es usted esa persona? ¿Es usted un restaurador de la casa favorita de Dios?

Papi, te puedes sentar dondequieras

Una vez estaba lejos de casa cuando llamé para hablar con Andrea, mi hija menor. Le dije: "¿qué estas haciendo bebé?" Ella respondió, "papi, estoy jugando a servir el té." Entonces le dije: "Pon un lugar para mí y pretendamos que estoy contigo y vamos a tomar el té juntos". "Ya lo hice", me respondió. "Bueno, ¿cuál es mi puesto?" le pregunté, y ella me respondió, "Bueno, no sabía, dónde sentarte, así que puse cinco lugares para ti". ¡Eso enterneció mi corazón! Cuánto tiempo ha pasado desde que la iglesia tuvo tan- tas ansias de El, que solamente le dijimos, "Padre, te pue- des sentar donde Tú quieras. Aquí, allí, no importa, sim-

"i bendíceme", le diremos

LA CASA ?ew<J1Ut4 DE DIOS

plemente ven." Le respondí a mi hija, "cuando papi regrese

a casa jugará contigo a servir el té". Todo esto ocurrió a mediados del verano en Louisiana cuando la temperatura llega a 95 grados en la sombra con 95 por ciento de humedad. La casita de juego de plástico de Andrea estaba en el patio trasero, justo debajo del sol ardiente. En el mismo momento que entré por la puerta con las maletas en mi mano, Andrea ya estaba diciendo, "papi, ven:" Ni siquiera había desempacado, pero tenía una

promesa que cumplir. Era tiempo para papi jugar a ser- vir el té.

[La casita de juego de mi hija era tan pequeña que no estoy seguro de si entré o me la puse encima! Mi cabeza

estaba sosteniendo el techo a medida que me sentaba en el pasto. Apenas me estaba acomodando en la pequeña casita de juego de Andrea cuando me alcanzó un delantal y me dijo: "póntelo". Ella tenía el juego de mesa esperándome,

y empezamos a tomar nuestro té imaginario. Tomó un vaso

imaginario y dijo: "aquí tienes papi". Entonces fue alrede-