P. 1
Beneficios de La Actividad Fisica en El Sit Nervioso Central

Beneficios de La Actividad Fisica en El Sit Nervioso Central

3.0

|Views: 15.727|Likes:
Publicado pornicolas

More info:

Published by: nicolas on Apr 29, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/05/2015

pdf

text

original

Se entienden por Actividad Física todos los movimientos naturales y/o planificados que realiza el ser humano obteniendo como

resultado un desgaste de energía, con fines profilácticos, estéticos, desempeño deportivo o rehabilitadores. La "actividad física" es todo tipo de movimiento corporal que realiza el humano durante un determinado periodo de tiempo, ya sea en su trabajo o actividad laboral y en sus momentos de ocio, que aumenta el consumo de energía considerablemente y el metabolismo de reposo, es decir, la actividad física consume calorías.
Nuestra condición de seres vivos con capacidad de movimiento e interacción con las cosas y otros seres del mundo que nos rodean, permite que la actividad física se encuentre en cualquier ámbito de nuestra vida. Es una práctica humana que está presente en el trabajo, la escuela, el tiempo libre o las tares cotidianas y familiares, y desde la infancia a la vejez

Actualmente podemos identificar tres grandes perspectivas de relación entre la actividad física y la salud: a) una perspectiva rehabilitadora; b) una perspectiva preventiva; y c) una perspectiva orientada al bienestar.

Perspectivas de relación de la actividad física y la salud.
-La perspectiva rehabilitadora considera a la actividad física como si se tratara de un medicamento. -La segunda perspectiva, la preventiva, utiliza la actividad física para reducir el riesgo de que aparezcan determinadas enfermedades o se produzcan lesiones. Por lo tanto, esta perspectiva se ocupa del cuidado de la postura corporal y la seguridad en la realización de los ejercicios físicos, así como de la disminución de la susceptibilidad personal a enfermedades modernas, como las cardiovasculares, la hipertensión, la diabetes mellitus, la osteoporosis, la dislipemia o la depresión, a través de la actividad física. -La perspectiva orientada al bienestar considera que la actividad física contribuye al desarrollo personal y social, independientemente de su utilidad para la rehabilitación o prevención de las enfermedades o lesiones. Es decir, se trata de ver en la actividad física un elemento que puede contribuir a la mejoría de la calidad de vida, Nos referimos a la práctica de la actividad física porque sí, porque nos divierte y nos llena de satisfacción, porque nos sentimos bien, porque nos ayuda a conocernos mejor, porque hacemos algo por nosotros mismos, porque nos permite saborear una sensación especial o porque nos sentimos unidos a los demás y a la naturaleza.

Las variables que influyen en la actividad física son tres en el consumo de calorías cuando se realiza una actividad física son: Tiempo: La cantidad de tiempo que se dedica a la actividad física afecta a la cantidad de calorías que se consumen. Peso: El peso corporal de una persona que realiza una actividad física tiene una influencia sobre la cantidad de calorías quemadas. Así las personas de mayor peso consumen más calorías. Ritmo: el ritmo al que una persona realiza la actividad física influye en la cantidad de calorías gastadas. Por ejemplo, caminar a 5 kilómetros por hora consume más calorías que caminar a 2 kilómetros por hora. El realizar o conseguir una actividad física diaria es beneficioso para la salud, de tal manera que las mejores actividades físicas son las actividades cotidianas de la vida diaria, como andar, montar en bicicleta, subir escaleras, hacer las labores del hogar, hacer la compra, si éstas se realizan frecuentemente. Pero lo más recomendable es practicar un ejercicio físico programado y de intensidad moderada. El contrario de la actividad física es la inactividad o sedentarismo. El término actividad física incluye: Deporte Educación física Hay que entender deporte como actividad física reglamentada y con un soporte social importante. Por el contrario, el abuso de la actividad física sin planeación y vigilancia puede ser destructivo. Desde envejecimiento celular prematuro, desgaste emocional y físico, debilitamiento del sistema inmunológico entre otros.

Consecuencias de la inactividad física La inactividad física, ese hábito de dejar de utilizar el cuerpo para satisfacer las demandas de su sistema de vida, es un comportamiento contrario a la naturaleza del hombre que trae como consecuencia que el cuerpo se debilite y se fatigue más rápido, aún en actividades de escritorio. La falta de actividad física trae como consecuencia: El aumento de peso corporal por un desbalance entre el ingreso y el gasto de calorías, que puede alcanzar niveles catalogados como Obesidad. Disminución de la elasticidad y movilidad articular, hipotrofia muscular, disminución de la habilidad y capacidad de reacción. Ralentización de la circulación con la consiguiente sensación de pesadez y edemas, y desarrollo de dilataciones venosas (varices). Dolor lumbar y lesiones del sistema de soporte, mala postura, debido al poco desarrollo del tono de las respectivas masas musculares. Tendencia a enfermedades como la Hipertensión arterial, Diabetes, Cáncer de colon

Sensación frecuente de cansancio, desánimo, malestar, poca autoestima relacionada con la imagen corporal, etc.

Efectos de la actividad física: Metabolismo basal: la actividad física no sólo aumenta el consumo de calorías sino también el metabolismo basal, que puede permanecer elevado después de 30 minutos de una actividad física moderada. La tasa metabólica basal puede aumentar un 10% durante 48 horas después de la actividad física Apetito: la actividad física moderada no aumenta el apetito, incluso lo reduce. Las investigaciones indican que la disminución del apetito después de la actividad física es mayor en individuos que son obesos, que en los que tiene n un peso corporal ideal Grasa corporal: la reducción de calorías en la dieta junto con la actividad física puede producir una pérdida de grasa corporal del 98%, mientras que si sólo se produce una reducción de calorías en la dieta se pierde un 25% de masa corporal magra, es decir, músculo, y menos de un 75% de la grasa

Efectos sobre el sistema nervioso:
Mejora de las capacidades coordinativas del sujeto (velocidad de percepción, velocidad de reacción gestual…) que, junto con las conseguidas en el sistema músculo-osteo-articular va a permitir una mayor autonomía física. Mejora el funcionamiento de los órganos internos.

Efectos sobre el sistema cardiovascular:
Reduce alrededor de la mitad el riesgo de desarrollar alteraciones vasculares y metabólicas comunes o en su defecto facilitar el control de enfermedades tales como alteraciones coronarias, infarto, hipertensión, arteriosclerosis y diabetes no insulinodependiente (se reduce entre un 30-50% la posibilidad de padecerla, respecto de las personas totalmente sedentarias). Funciona como mecanismo de prevención primaria y secundaria del sobrepeso y obesidad, al permitirnos obtener un descenso del peso corporal, un control del porcentaje graso. Disminuye en un 40-50% los síntomas gástricos y de riesgo de aparición de cáncer de colon y útero.

Efectos sobre el sistema cardiorrespiratorio: Mejora el control y estado de patologías orgánicas como la fibrosis quística (mejorando el drenaje bronquial) y el asma (disminuye la intensidad y frecuencia del broncoespasmo).

Efectos sobre el sistema músculo-osteo-articular: Reduce los dolores músculo-osteo-articulares.

Retrasa y/o detener el proceso de osteoporosis. Mejora el control y dominio corporal, y por lo tanto postural, facilitando la percepción y corrección de hábitos posturales incorrectos. Mejoran las posibilidades motrices del individuo dando lugar a una mayor autonomía física. Efectos sobre el estado psicológico: Efectos moderados y positivos sobre estados depresivos, ansiedad y estrés, provocando mejoras en el nivel de autosatisfacción y bienestar psicológico. PASOS PARA TENER SEGURIDAD EN EL EJERCICIO
1. Hazte un examen médico antes de empezar a hacer ejercicio. Tu médico debería examinar lo siguiente: - Tensión arterial - Niveles de colesterol en sangre - Niveles de hemoglobina glicada. - El estado del corazón, sistema circulatorio y sistema nervioso - La función renal - Los ojos - Los pies

2. Elije ejercicios que sean adecuados a tu salud. Habla con tu equipo de salud acerca de cual es el mejor ejercicio para ti. La Diabetes puede causar problemas de salud, enfermedades en los ojos en los nervios, que hacen que ciertos ejercicios no se deban elegir. Por ejemplo, si has perdido sensibilidad en los pies, nadar puede ser mejor que caminar. Si tienes problemas con la vista, o tienes frecuentes reacciones de bajadas de glucosa, deberías hacer ejercicio dentro de casa o acompañado de alguna persona. El equipo de salud puede ayudarte a elegir el ejercicio físico más adecuado que consigue los objetivos de salud planteados.

3. Haz las cosas fáciles. Tómate tiempo, no tienes que ganar una carrera. Si intentas ir demasiado deprisa, puedes desalentarte o incluso hacerte daño. Un método seguro de autocontrol, es contar las pulsaciones por minuto de tu corazón, y mantenerte siempre en un ratio de seguridad. Tu equipo de salud debe enseñarte cual es ese punto en el que debes de dejar de hacer el ejercicio porque está siendo demasiado duro. El siguiente paso, si ha salido todo bien, es ir incrementando gradualmente, el tiempo de duración del ejercicio y su intensidad. Al comienzo debes empezar a caminar 5 ó 10

minutos, al cabo de unas semanas puedes incrementarlo a 25 ó 30 minutos. Tu equipo de salud y tu deberíais ajustar tu plan de ejercicio, alimentación y medicación, para así estar perfectamente informado.

4. Haz ejercicios de calentamiento y estiramiento cuando empieces a hacer ejercicio. Caliéntate con ejercicios suaves como por ejemplo pasear. Esto hará que tu corazón y tus músculos estén preparados para trabajar. Después del calentamiento debes hacer estiramientos muy suaves. Los estiramientos harán que tus músculos y articulaciones estén flexibles. Si no lo haces así, serán más sensibles a ser dañados.

5.Finaliza tu ejercicio con un periodo de enfriamiento. Lentamente bajar gradualmente, hasta que tu respiración sea normal. Por ejemplo, si has estado corriendo, haz 5 minutos de enfriamiento. Algunas personas prefieren los estiramientos al final de su ejercicio, cuando los músculos están calientes y puede ser más fácil estirarse. Cuando tu respiración sea normal, empieza tus estiramientos de rutina.

6. Adapta tu ejercicio a las condiciones que te permitan tu corazón y tus pulmones, no lo sobrecargues con un exceso de entrenamiento. Casi todas las personas con diabetes pueden hacer ejercicio, si lo hacen de una forma ligera. Puedes intensificar el ejercicio, con un programa que te haga repetir muchas veces los ejercicios suavemente.

7. Bebe abundantes líquidos. Si estás sudoroso, quiere decir que has perdido líquidos, por lo que es muy importante recuperar los líquidos perdidos por la transpiración. El agua es la mejor bebida, pero si has estado haciendo ejercicio durante mucho tiempo, puedes tomar calorías extras y tomar bebidas azucaradas.

8. Lleva ropa adecuada para el tipo de ejercicio que vas a realizar y las condiciones climáticas. No lleves ropas muy pesadas cuando el tiempo sea caluroso. Sudar más no te hará perder peso sino perder agua. Efectivamente no es bueno para la salud y lo único que conseguirás será un acaloramiento. En el verano lleva ropa ligera, ropas de colores claros. Debes ponerte crema con protección solar y llevar puesto un sombrero. Utiliza el equipo de seguridad que necesites, acorde al deporte que vas a realizar, por ejemplo, si va a montar en bicicleta lleva un casco, si vas a jugar al tenis lleva protección en los ojos. Evita hacer ejercicio cuando hace demasiado calor o demasiado frío, debes hacer ejercicio de una manera confortable. Es poco saludable hacer ejercicio cuando el aire está muy contaminado.

9. Acuérdate de tus pies. Lleva el calzado correcto para hacer deporte, esto quiere decir, que para ir a correr, hay que llevar zapatillas especiales de correr, para hacer aeróbic, zapatillas de aeróbic, etc. Cambiar las zapatillas cuando ya se estén

deteriorando. Siempre tienen que estar limpias, utilizar calcetines especiales transpirables, Cambiar de calcetines y de calzado después del ejercicio. Observa tus pies, si tienes zonas muy calientes o enrojecidas o ves algún problema no dudes en consultar con el médico.

La mayoría de las personas pueden beneficiarse de realizar actividad física de forma regular. Es frecuente que la gente piense que hace suficiente ejercicio en el trabajo. Muchos piensan que son demasiado viejos para empezar, otros que su forma física ya es demasiado mala para intentar recuperarla. Obesidad, diabetes, o alguna discapacidad física, pueden ser las razones que desanimen al sujeto para comenzar a realizar actividad física. Pero en muchas ocasiones son simplemente la pereza, o las expectativas de fatiga y dolor las que impiden que ni siquiera llegue a intentarse. En la actualidad parece existir evidencia suficiente que pruebe que aquellos que llevan una vida físicamente activa pueden obtener una larga lista de beneficios para su salud: .Disminuye el riesgo de mortalidad por enfermedades cardiovasculares en general y en especial de mortalidad por cardiopatía isquémica en grado similar al de otros factores de riesgo como el tabaquismo. .Previene y/o retrasa el desarrollo de hipertensión arterial, y disminuye los valores de tensión arterial en hipertensos. .Mejora el perfil de los lípidos en sangre (reduce los triglicéridos y aumenta el colesterol HDL). .Mejora la regulación de la glucemia y disminuye el riesgo de padecer diabetes no insulina dependiente. .Mejora la digestión y la regularidad del ritmo intestinal. .Disminuye el riesgo de padecer ciertos tipos de cáncer, como el de colon, uno de los más frecuentes y sobre el que al parecer existe mayor evidencia. .Incrementa la utilización de la grasa corporal y mejora el control del peso. .Ayuda a mantener y mejorar la fuerza y la resistencia muscular, incrementando la capacidad funcional para realizar otras actividades físicas de la vida diaria. .Ayuda a mantener la estructura y función de las articulaciones. La actividad física de intensidad moderada, como la recomendada con el fin de obtener beneficios para la salud, no produce daño articular y por el contrario puede ser beneficiosa para la artrosis. .La actividad física y de forma especial aquella en la que se soporta peso, es esencial para el desarrollo normal del hueso durante la infancia y para alcanzar y mantener el pico de masa ósea en adultos jóvenes. .Ayuda a conciliar y mejorar la calidad del sueño. .Mejora la imagen personal y permite compartir una actividad con la familia y amigos. .Ayuda a liberar tensiones y mejora el manejo del estrés. .Ayuda a combatir y mejorar los síntomas de la ansiedad y la depresión, y aumenta el entusiasmo y el optimismo. .Ayuda a establecer unos hábitos de vida cardio-saludables en los niños y combatir

los factores (obesidad, hipertensión, hipercolesterinemia, etc.) que favorecen el desarrollo de enfermedades cardiovasculares en la edad adulta. .En adultos de edad avanzada, disminuye el riesgo de caídas, ayuda a retrasar o prevenir las enfermedades crónicas y aquellas asociadas con el envejecimiento. De esta forma mejora su calidad de vida y aumenta su capacidad para vivir de forma independiente. .Ayuda a controlar y mejorar la sintomatología y el pronóstico en numerosas enfermedades crónicas (Cardiopatía isquémica, Hipertensión arterial, .Enfermedad pulmonar obstructiva crónica, Obesidad, Diabetes, Osteoporosis, etc.) .Disminuye la mortalidad tanto en adultos jóvenes como en los de mayor edad, siendo incluso menor en aquellos que tan sólo mantienen un nivel de actividad física moderado que en los menos activos o sedentarios. .Por último, todos estos beneficios tendrán una repercusión final en la reducción del gasto sanitario. Este es un argumento de peso para que tanto las administraciones públicas como privadas apoyen la promoción de la actividad física en todos los estamentos de nuestra sociedad. El organismo humano como consecuencia del entrenamiento físico regular, presenta en sus diferentes aparatos y sistemas modificaciones morfológicas y funcionales que denominamos adaptaciones, las cuales van a permitir por una parte prevenir ó retrasar la aparición de determinadas enfermedades y por otra parte mejorar la capacidad de realizar un esfuerzo físico. Una persona entrenada físicamente será capaz de correr a la parada del autobús sin cansarse demasiado, jugar con sus hijos con mayor vitalidad e incluso hacer algún alarde con los amigos en un partido de fútbol. Indudablemente el ejercicio físico regular nos permite desde el punto de vista psicológico afrontar la vida con mayor optimismo y mejor disposición, a la vez que socialmente es un medio de integración en distintos grupos humanos.

…………..…………………Nicolás VALLE MIRANDA -8TH MILTON……………………….

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->