P. 1
Línea del Tiempo imagen

Línea del Tiempo imagen

|Views: 8|Likes:
Publicado porMartita Cano

More info:

Published by: Martita Cano on Jun 12, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

10/26/2014

pdf

text

original

Línea del Tiempo.

1988

1989

1991

1994

2000

2002

2004

2004

2004

2006

2006

2007

2009

2009

2010

2010

2011

2013

Nacimiento

Nacimiento gemelos

Empecé escuela

Tuve mi primer novio formal.

Empecé el instituto Conocí a Manu.

Selectividad

Empecé Magisterio Conocí a pili

La Familia.

Muerte de mi abuelo

LONDRES

1ª cumpleaños Verano en el Doñana Mis padres me regalaron a Tayra

Manu me regaló a Tango

Opos.

Psicopedagogía

La línea del tiempo es la representación gráfica de periodos cortos, medianos o largos ( años, lustros, décadas…) En dicha línea podemos representar la duración de los procesos, hechos y acontecimientos y darnos cuenta de cuáles suceden al mismo tiempo, cuánto tiempo duran, cómo se relacionan, etc. realmente existen muchos niveles de profundización sobre la línea del tiempo y son bastante útiles puesto que te permiten tener una visión a nivel general del proceso. A nivel educativo y de orientación, es importante y se utiliza bastante en relación a las historias de vida y relatos tanto personales como educativos. En esta ocasión lo que hicimos en clase fue una actividad versionada de la línea del tiempo. Se pidió a los alumnos que por parejas se contaran en uno al otro en cinco minutos todo lo que pudieran sobre su historia. Posteriormente el otro compañero anotaría los hitos más importantes, intentando dar algunas pinceladas de por qué creen que han elegido esos y qué creen que pueden extraer de este proceso de análisis. En mi caso, la hice de manera individual y durante dos minutos de reloj, anoté los hitos más importantes que recordaba. A continuación muestro los hitos y el análisis de los mismos: 1988: Mi nacimiento. Es importante por supuesto, porque es el principio. Mi madre me contó que nací de noche pero que el parto duró muchísimo. Complicadita desde el principio… 1989: Mi primer Cumpleaños. ¿Por qué es importante si ni siquiera me acuerdo? Os preguntaréis; pues os equivocáis!! No recuerdo con nitidez, pero me recuerdo muy feliz y con muchos regalos. Mucha gente y estábamos en la primera casa en la que yo vivía. Recalco este hito, simplemente por el hecho de que me acuerdo. Solamente tenía un año y sin embargo recuerdo el día. Sentía que ese día era mi día, además fue muy especial porque yo era, y soy la primera hija de mis padres, por lo que significó mucho para ellos también. 1991. Nacimiento de los Gemelos. Nacimiento de mis hermanos gemelos, queriendo regalarlos desde el momento en que nacieron. Me quitaron protagonismo y esto, como podéis imaginar, no me gustó nada. Nuestra relación, la definiría de amor-odio. Sé que no puedo estar con ellos y que jamás nos entenderemos, pero cada vez que pienso en ellos se me ilumina la cara. Son probablemente una de las cosas que verdaderamente más me importen en esta vida, y por ellos serías capaz de tragarme muchas de mis palabras. No están en su mejor momento la verdad, (llevan por los menos 7 años en la adolescencia), pero bueno, sé que el interior es bastante convincente, así que esperaremos a qué maduren. 1994: Empecé en el Portaceli. Empecé la escuela Primaria en el colegio Portaceli, colegio concertado localizado en una parte más o menos céntrica de Sevilla. Pasé allí la mayor parte de mi escolaridad, y aunque fue una bonita infancia, en la que hice muy bueno amigos, he de reconocer que este centro posee todo lo que para mí no debe tener un maestro. Alta estructuración en el temario, muchas imposiciones religiosas, es bastante clasista. En cuanto a las amistades, realmente conservo pocas, porque no se si la vida, el tiempo, o la madurez me ha hecho ver que la mayoría de las personas que

creía que merecían la pena, con el tiempo me di cuenta de que no eran tantas. Pasé muchos años en este colegio, pero lo considero sin embargo únicamente un espacio de paso. Nada verdaderamente significativo de esta etapa. 2000: Tayra. Mi primera perra, labradora negra, todo lo que yo deseaba. Había soñado con esta perra desde pequeñita, y por fin, a mis doce años de edad, mis padres consideraban que tenía la suficiente madurez como para encargarme de ella. Se convirtió en mi hermana, mi compañera, y aunque estaba claro que el dueño era mi padre. Yo no podía dejar de sentirme íntimamente unida a ella. Pasamos muy buenos momentos juntos. Fue una perra excepcional. 2002: Sandro. Conocí a Sandro que pertenecía a mi grupo de amigos del barrio. Éramos un grupo grande y nos llevábamos muy bien. Éramos aún muy pequeños por lo que no salíamos fuera de la barriada, esto hacía que todos estuviéramos bastante unidos quedando casi todos los días. El roce hace el cariño como bien se dice, por lo que al cabo del tiempo empecé una relación más especial con Sandro. Esta etapa recuerdo que fue muy bonita, probablemente la más melosa que he tenido (en cuanto a relaciones), no sé si porque fue la primera. Tuve la oportunidad de conocer a su familia, una familia encantadora y después de dos años de noviazgo, puedo decir que Sandro es un amigo, y que aunque nuestra relación está más distante, como es lógico, siempre tenemos tiempo para disfrutar, de vez en cuando, de esos momentos de conversaciones que arreglan en mundo. 2004: Verano en la playa. Lo recuerdo con especial cariño como uno de los mejores veranos de mi vida. Probablemente porque ocurrió en ese año en el que aún eres adolescente pero que tus responsabilidades pronto van a hacer que te separes de tus amigos, puedo decir que ese veranos fuimos todos los amigos que tenía en la playa. Gran grupo, todos juntos , realizando excursiones, fiestas de disfraces, de pijamas, barbacoas en la playa… A partir de ahí, nos seguimos viendo, pero no fue lo mismo: unos vienen, otros no, unos empiezan con pareja, otros tienen responsabilidades laborales, otros prefieren quedarse en la ciudad…en fin historias personales que hacen que nada vuelva a ser como ese verano en el disfruté como una enana todos y cada uno de esos días. 2004: IES. Valle-Inclán. Otro acontecimiento importante que marcó mi vida, el cambio al instituto. Después de diez años escolarizada en el colegio Portaceli, y teniendo la mayoría de mis amigos en la zona donde vivía, mis padres deciden que es factible que me cambie al instituto (cosa que yo deseaba). El proceso de adaptación fue rápido y sencillo. Del instituto recuerdo a Alain, mi primer tutor, hice amistades rápido y recuerdo algunas muy buenas anécdotas de enseñanza como a Marisa y a Don Antonio, ambos profesores de Lengua y Literatura y Medios de Comunicación, con el desarrollo de una metodología muy participativa y activa (cuando dejaremos de sorprendernos de este tipo de metodologías…). Cursé con Don Antonio Literatura Universal, asignatura que me dio a conocer una forma diferente de entender la lectura, leyendo libros como Hamlet, la Odisea (contada pos sus protagonistas) o la metamorfosis de Kafka. En esta misma etapa, y dentro del instituto conocí a dos personas muy importantes que pasarán a formar parte de mi vida como dos importantes puntos de apoyo. Por un lado Rocío Moreno, que aunque no empezamos con muy buen pie se ha convertido en un amiga, una amiga de verdad. No hace falta que la vea todos los días, pero sé que está ahí. Que está ahí y que estará por mucho tiempo y para lo que necesite. Amiga y compañera de carrera, oposiciones y, como quien dice, de lucha. La puedo considerar una persona grande, grande de verdad!

La otra persona es Manu, conocí a Manu en el curso de 1º Bachillerato y con el tiempo empezamos una relación sentimental que ha durado cinco años. Cinco años de confianza, de respeto, y sobre todo de amistad. Manu no sólo era mi pareja, sino que era además mi mejor amigo. Las cosas se acaban, porque nada es para siempre, pero Manu seguirá ahí para lo que necesite, porque me lo demostró en su día y me lo sigue demostrando, Manu es un amigo. 2004: Manu. Como ya he dicho conocí a Manu en mi primer año de instituto y empezamos una relación que duró cinco años. Con Manu he compartido muchísimas buenas y malas experiencias, y siempre ha sido un apoyo incondicional. Me apoyó con el último año de carrera y la Selectividad, cuando yo creía que se me acaba el mundo ( lo sé, soy una Drama Queen), compartió conmigo mis maravillosos años en magisterio, asistió a mi graduación…Se convirtió en uno más de mi familia, disfrutábamos de veranos todos juntos en la playa, la relación que tiene con mis hermanos es indescriptible, recuerdo nuestras charlas durante horas sobre temas inusuales… me regaló a Tango, mi perro. Que para mí es mi vida, es todo lo que necesito para encontrarme a mí misma, para que se solucionen mis problemas. 2006: Selectividad. Uff! Considerado el primer mal momento de mi vida en relación a los estudios (Tras este año, vendrán quinientos más). No fue tanto la Selectividad como el segundo años de Bachillerato. Fue un año horrible, que no repetiría ni por todo el oro del mundo. Estrés, desmotivación, marcas, prisas, notas, suspensos, frustraciones, agobio, un cúmulo de sentimientos que ni los profesores sabían como coger las riendas. Recuerdo que tiraba la toalla, que la volvía a coger, que lloraba a mi madre, incluso estando en Selectividad, dije que no iba a ningún examen más. Y esto es lo que pasa, y lo que pasará, en educación mientras que lo único que nos interese sean las marcas, sin tener en cuenta los procesos. He ahí mi frustración durante todos estos años en los que solamente pensaba en “ cuando termine” y me pasaba oc ho meses de cursos ( Dos cuatrimestres en la universidad) esperando a que llegara el día de las no tas y pudiera sentir ese “ Ya pasó, ya está hecho”. Momento que ya no está, y que por supuesto, ha sido mucho más efímeros que esos ocho meses de agobio y angustia. Es por eso que tal y como dice Emilio Duró, intentaré disfrutar del camino, aunque he de reconocer que aún me cuesta, no agobiarme con la metas. (Muchos años de mal hábito). 2006: Pilar Morcillo. Conocí a Pili por casualidad, porque era la novia de mi exnovio, y como ya he comentado, tenía muy buena relación con él. Pero lo que empezó como una amistad por respeto, terminó por convertirse en mi alma gemela. Desde que nos conocimos, yo sentí que teníamos muchas cosas en común, pero fue el tiempo y el roce lo que hizo que me diera cuenta de que pili es mi otra mitad, es todo lo que me hace falta para tenerlo todo. Obviamente, quién conozca a Pili y me conozca a mí, pensará que no tenemos nada que ver, pero créanme, somos la combinación perfecta. Ella tiene la picardía, la alegría y el punto de locura que a mí me falta, y yo, obviamente, soy su cerebro, su conciencia, su NO! Desde 2006 hasta hoy hemos vivido momentos inolvidables tanto buenos como malos y todos los hemos vivido unidas. Somos una, y a pesar de que las amistades vienen y van con ella no ocurre eso, porque es más que una amiga, es mi hermana, y es mi soporte esté donde esté. Dudé, bueno más bien dudó ella, de nuestra nueva vida separada, “Yo en Londres y Tú en Sevilla” (como la película), planteándome que no sería lo mismo… pero no fue así. Los inicios por supuesto fueron duros, pero el tiempo nos hizo entender que todo iba a salir bien, y ahora me

siento orgullosa, orgullosa de ella, orgullosa de que ni siquiera otro país pueda separarnos, demostrando así que pase el tiempo que pase y ocurra lo que ocurra, ella siempre será mi hermana, y eso no va a cambiar. 2007: Magisterio Educación Especial. Tres años de carrera que me introdujeron en el maravilloso mundo de la Educación. Desde pequeñita mi sueño había sido ser periodista ( como María Patiño), pero mi quería Selectividad no me lo permitió, es por eso que empecé Pedagogía, que fue un fracaso absoluto, pero me dio la oportunidad de conocer un poco sobre el mundo de la Educación Especial, lo que hizo que comenzara mi interés por este ámbito. Efectivamente, comencé la carrera y mi sentimiento fue en aumento. Para mí, Magisterio de Educación Especial, es el verdadero magisterio. Todos deberíamos ser especialistas en Educación Especial, puesto que es lo que tenemos en nuestras aulas, niños especiales, todos y cada uno de ellos. Esa forma de enseñar, ese trabajo con la empatía, con la autoestima, es un trabajo duro, por lo que durante tu formación te conciencian, te preparan para la frustración, trabajando técnicas de automotivación, lo que nos hace “más resistentes”. Todos podemos aprendernos un temario antes de explicárselo a los alumnos, pero no todos somos capaces de soportar, niños moviéndose, saltando, llorando, niños que no llegan, niños que no quieren llegar, niños que sobresalen y se aburren… millones de pequeñas circunstancias, que nos hacen explotar, hace que nuestro vaso se llene, rebose y l os niños lo ven, y por lo tanto, “Te Comen”! Es lo que todo maestro debería aprender, estrategias de atención a la diversidad, de dar opciones, de ofrecer recursos…todos nosotros hemos asistido a la escuela primaria y secundaria y la hemos superado, por tanto, estamos capacitados para prepararnos un temario por nosotros mismos. Dejémonos de asignaturas inútiles y aprendamos didácticas, estrategias y técnicas motivaciones, aprendamos cómo poner a disposición recursos necesarios para cada situación y dejar de derivar a los especialistas, puesto que ellos no conocen nuestra clase, nosotros deberíamos ser esos especialistas. Considero que muchos de los maestros aún no entienden esto, y hasta que esto no ocurra, seguiremos con los mismos problemas de siempre, y por supuesto, éstos no serán resueltos. De magisterio también destaco a mi grupo de trabajo, y de mi grupo, a dos más que compañeras, mis amigas Ana Gloria y Andrea. A Ana ya la conocía de antes y Andrea la conocí un año antes de magisterio en Pedagogía. De ellas no se ni qué decir, sólo que están en mi vida, y que eso me hace muy feliz. Considero que cada uno tiene lo que se merece, y yo la verdad es que tengo que ser muy buena cosa, porque tengo amigos y personas a mi alrededor que valen su peso en oro. Son dos personas increíbles, y no sólo a nivel profesional (dos grandes maestras, bastante mejores que yo en su trato con lo niños diría yo) sino también a nivel personal; dos personas muy humanas, que siempre están pendiente de los demás y que siempre tienen un momento para dedicarte y recordarte lo bonita que es la amistad, y lo importante que es disfrutar de los pequeños momentos. 2009: Tango. Y aquí Tango, mi perro, mi compañero, el que me hace sonreír, y todo lo que necesito en los momentos de bajón. A tango me lo regaló Manu, dos años después de la muerte de Tayra y tras darme cuenta de que no puedo vivir sin perros. La muerte de Tayra fue un palo muy duro, y tras ella dije que ni un perro más, pero la vida sigue, y con ella los problemas, y me sentía sola, necesitaba un apoyo, un apoyo que no me puede dar nadie, ni siquiera mis padres. Y es que para mí Tayra significaba ese “estoy contigo” sin necesidad ni siquiera de que me hablara. Es por eso que decidí darme otra oportunidad buscar una perrito nuevo. El nuevo miembro de mi familia llegó el 17 de Febrero del

2009 con apenas un mes de edad. Es un labrador canela oscuro y se llama Tango. Desde el minuto uno se convirtió en mi bebé, en mi amigo, en mi “lapa”. Absolutamente todo lo hacíamos juntos, incluso salir con los amigos, es mi perro y lo quiero en todo momento conmigo. Es muy difícil explicar lo que para mí es Tango, porque el sentimiento es muy extraño. Cuando hablo de él, e incluso cuando escribo estas líneas se me coge un nudo en el estómago, y es que es estar con él y saber que me necesita, que me reconoce, es esa mirada cuando vamos por la playa, esas horas tumbado a mis pies en mi época de exámenes, es el que me escucha llorar, quejarme de lo injusta que son las cosas a veces, es el que sabe todo lo que pienso y es además el que muchas veces paga mis cabreos. Siempre está ahí para salir a correr conmigo, para aguantar mis paseos eternos en esos momentos en los que quiero que desaparezca todo, es el que nunca me dice que no a nada…es mi vida. Probablemente, todo esto que estoy escribiendo ahora, me haga darme cuenta que tanto es una debilidad, y una debilidad que puede traerme muchos problemas, puesto que me crea una dependencia negativa. Que puede acarrearme muchos problemas futuros y que ya me está causando algunos presentes. Actualmente estamos separados, y no hay día que no eche de menos los paseos junto a él, el llegar de la facultad y que me esté esperando y se me hace duro, muy duro en no tenerlo. Tengo días mejores y días peores, pero si algo tengo claro es que lo necesito, y que lo tendré conmigo pronto, puesto que es una necesidad primaria! 2009: La Familia. En 2009 Terminé mi relación con Manu y empecé a separarme un poco de mi antiguo grupo de amigos, empecé a quedar más con Ana y algunos viejos amigos y conocí a lo que se convertirá en la “FAMILIA”. La familia es un grupo de unos 20 amigos el cuál hemos vivido una relación muy intensa durante unos dos años, en la que casi todo lo hacíamos juntos. Grupo que en sus inicios la mayoría de nosotros estábamos solteros y que con el tiempo todos nos fuimos emparejando. La verdad es que nunca he visto un grupo que compartiera tantas cosas divertidas como nosotros, vídeos, vacaciones, cumpleaños…todos los meses teníamos escusa para realizar una gran fiesta. Agrupábamos los cumpleaños para que nos dieran a bastos y a veces hasta se nos acababan las ideas creativas. Aunque es verdad que la familia se ha separado un poco, es cierto que muchos de nosotros nos mantenemos unidos, y aunque no es una relación diaria, intentamos mantener ese sentimiento de unidad. Con la familia he aprendido el valor de la amistad, de valorar lo que se tiene, es muy difícil mantener una relación tan cercana con un grupo tan grande, pero como queda demostrado no es imposible. Todos y cada uno de ellos aportan algo positivo a mi crecimiento personal, es por eso que considero a LA FAMILIA como un hito bastante importante en mi vida. 2010: Oposiciones. En el año 2010 terminé la carrera y fue el año de preparación de Oposiciones. Fue un año bastante raro, ya que por una parte, estudiaba lo que me gustaba, y disfruté bastante del proceso. Sentía que estaba aprendiendo, que verdaderamente estaba creando algo mío, que me estaba convirtiendo en maestra, pero por otro sentía la frustración de la casi imposibilidad de conseguir una plaza, ya que las circunstancias. Como podéis imaginar fue un año de muchas emociones juntas, me preparé las oposiciones con Ana y Rocío y la verdad es que ha sido un experiencia fructífera aunque bastante dura y no contenta con los resultados. 2010: Muerte de Mi Abuelo. Lo destaco como hito importante porque fue un punto de inflexión, que hizo que muchas cosas cambiaran en mi familia.

Sabía que tenía que pasar, pero creo que nunca se está preparada para este momento. Fue bastante llamativo porque pude ver cómo mi madre “la mujer invencible” se derrumbaba, se veía pequeña y sin fuerzas. Y me vi reflejada en ella, y en mi relación con mi padre. Los quiero muchísimo a los dos y estoy segura de que muchas de las cosas que tengo actualmente no las podría haber conseguidos sin ellos y su apoyo, pero la relación con mi padre es la típica relación favoritismo padre-hija, lo que me hace tener un cariño especial por él, puesto que sé que él mororía por mí. Por eso cuando vi a mi madre, compartí completamente sus sentimientos, y me sentí muy hundida. Por otra parte mi abuela, pareja que siempre han discutiendo y renegando uno del otro. Casados desde muy jóvenes, mi abuelo ha sido el único hombre en la vida de mi abuela. Bromaban con la muerte, “que qué a gusto se quedaría el otro”, “q ue qué ganas de que dejara de dar por culo”…en fin parecía que no afectaría tanto, pero… deberíais haber visto a esa mujer cuando perdió a su marido. Esa pena, ese sentimiento de se va lo que más has querido en el mundo…y por una parte, me sentí orgullosa de mi abuelo, porque lo había hecho bien, por supuesto, hay muchas formas de demostrar el amor, pero mis abuelos, a pesar de su relación “graciosa”, habían sabido como asentar el uno en el otro los principios de respeto y de amor verdadero, ese que hace que aun cuando no estés, sigas siendo lo más importante. Actualmente mi abuela pasa mucho más tiempo con nosotros y muchas cosas le recuerdan a mi abuelo, y…¡es que son muchos años aguantando a ese cascarrabias! Mi abuela Santa, pero mi abuelo fue muy Sabio ;) 2011: Psicopedagogía. Tras las oposiciones empecé son Psicopedagogía, año de mucho trabajo y mucha nueva información, encontré un buen grupo de trabajo y muchas asignaturas que abrieron mi perspectiva en cuando al mundo de la orientación. Siempre he tenido claro que quería ejercer como maestra, pero las cosas empezaron a cambiar, empecé a conocer la orientación empresarial, la motivación de adultos, las metodologías participativas trabajando con historias de vidas y el Coaching (en todos sus ámbitos). Me gusta sentirme útil, y ver cómo la gente avanza, cómo lo que hago le interesa a los demás y cómo además puede mejorar sus vidas, empecé a ver el Coaching como una opción de futuro y cada día estoy más segura de ellos. En Psicopedagogía conocí a Miguel, lo conocía de antes pero fue en este año cuando nuestra relación se volvió conjunta. Miguel es muy como yo, y nuestra forma de trabajo conjunta es muy efectiva, puesto que no tenemos apenas que darnos explicaciones. Es un amigo, un apoyo, es mi YO transformado en hombre. Pasamos un año muy intenso juntos trabajado codo con codo, disfrutando de un año de risas, salidas momentos de reflexión. La relación fue tan cercana que me permitió conocer de él mucho más de lo que se de otras personas que conozco desde hace tiempo. Es uno de mis apoyos más importantes en estos momentos. Nuestras vidas no son fáciles, pero siempre me queda tiempo para expresarle lo orgullosa que estoy de él. Él sí que es un Artista. 2013: Londres. Probablemente, la experiencia más importante de mi vida, el paso de “me tiro”, la adquisición de independencia, madurez, de sentir ese “por fin hago lo que tenía que hacer”, sentimientos de orgullo, de todo lo que estoy consiguiendo, y de todo lo que me queda por conseguir. No ha sido fácil, y no creo que lo que venga vaya a ser mucho mejor, pero sé que está siendo productivo, y lo que estoy aprendiendo y creciendo no tiene precio. Soy una persona bastante ambiciosa, y siempre quiero más. Por eso muchas veces, en Sevilla, debido las circunstancias sociales y laborales me sentía estancada, que no encontraba mi sitio. Vine a Londres por una beca de idiomas, y ese sentimiento de vacío se llenó en cuanto

llegué. Es por eso que me propuse quedarme, intentar terminar la carrera desde aquí y conseguir esa realización personal que tanto estaba buscando. Y aquí estoy, luchando por lo que quiero, y agradeciéndole cada día que pasa al gobierno que me concediera esa Beca de Idiomas. Por lo menos hay algo que ha hecho bien… esto es lo que se llama una ¡Fuga de Cerebros! Espero no ser la única.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->