Está en la página 1de 506

Julio Mauricio García Gómez

Abogado

Manual de Derecho Industrial


venezolano
1 era. Edición
(Un camino hacia Las Empresas de Producción Social)

Un enfoque hacia la Teoría Protectora de la Actividad Industrial

Normas e Instituciones del Derecho Industrial

Derecho Comparado Latinoamericano


Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

Este libro se edita bajo los principios de la Licencia


Creative Commons. Por tanto, se permite la libre
copia, impresión, divulgación, distribución y uso,
siempre y cuando no se haga con ánimo de lucro y se
cite la fuente original. Para cualquier comentario,
pueden comunicarse con el autor escribiendo a: Julio
García (garciamau1@hotmail.com /
Gaciajux@pdvsa.com). Se agradece profundamente el
envío de todos aquellos materiales que permitan
seguir alimentando el debate.

© Copyright 2002. Julio Mauricio García Gómez


Manual de Derecho Industrial venezolano
2002. 1era Edición
Hecho el Depósito de Ley

Depósito Legal: lf08120023402736


ISBN: 980-332-211-7

20
Julio García Gómez

En dedicatoria póstuma a Xavier Zubiri y


María Teresalina de Zubiri, así como a
Don Eusebio Lillo; a quienes siempre
admiré por sus obras.

A mis seres queridos:


Mi esposa, Oly; mis hijos, Miguelángel y Andrés;
y mis padres y hermanos.

21
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

TABLA DE CONTENIDOS

22
Julio García Gómez

Prólogo...............................................................................................................
Palabras del Autor.............................................................................................. xviii

CAPÍTULO I
ASPECTOS DOCTRINARIOS DEL DERECHO INDUSTRIAL
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de la Actividad Industrial

1.1. Historia de los Gremios o Corporaciones Feudales......................................... 21


1.1.1. Los Gremios de Comerciantes................................................................ 22
1.1.2. Los Gremios de Artesanos...................................................................... 23
1.2. Nacimiento del Derecho Industrial...................................................................... 36
1.3. Noción del Derecho Industrial............................................................................. 37
1.4. Factores que han Contribuido hacia el Nacimiento del Derecho Industrial........ 40
1.4.1. La aparición de la economía clásica y el marxismo, el fenómeno de la
socialización del derecho y el nacimiento de las pequeñas
empresas................................................................................................. 41
1.4.2. La desaparición de las corporaciones artesanales en virtud a la Ley de
Chapalier, el nacimiento de la industria capitalista y el paso del sistema
subjetivista al sistema objetivo de comercio............................................ 44
1.4.3. La evolución del sistema administrativo en el contexto de los derechos
constitucionales........................................................................................ 52
1.4.4. El derecho industrial como derecho de los productores en la
economía................................................................................................. 55
1.5. Concepto del Derecho Industrial.......................................................................... 57
1.6. Un Derecho Fragmentario, con Autonomía Histórica, Didáctica y Científico-
Técnica y Económica, y a la vez Especial Respecto al Derecho Mercantil y
Administrativo...................................................................................................... 58
1.7. Derecho Público y Privado................................................................................... 59
1.8. Relación con el Derecho Constitucional.............................................................. 59
1.9. Relación con otras Disciplinas Económicas y Jurídicas....................................... 60
1.9.1. Nociones Generales.............................................................................. 60
1.9.2. Con las Ciencias Económicas y Administrativas del Estado................. 61
1.9.2.1. Con la Actividad Cambiaria, Fiscal y Monetaria del Estado... 61
1.9.2.2. Con la Política Administrativa de Fomento Industrial.............. 63
1.9.2.3. Con la Política Comercial......................................................... 66
1.9.3. Con las Ciencias Jurídicas.................................................................... 66
1.9.3.1. Con el Código de Comercio y el Derecho Comercial............. 66
1.9.3.2. Con el Código Civil y el Derecho Civil..................................... 68
1.9.3.3. Con el Derecho Financiero................................................... 70
1.9.3.4. Con el Derecho Laboral.......................................................... 73
1.9.3.5. Con el Derecho Administrativo............................................. 77
1.9.3.6. Con el Derecho Cooperativo................................................ 80
1.9.3.6.1. Modos de promoción y protección del Estado a
las cooperativas ................................................ 82
1.9.3.6.2. Diferencias con las sociedades civiles y mer-
cantiles................................................................ 83
1.9.3.6.2.1. Diferencias de fondo..................... 84

23
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

1.9.3.6.2.2. Diferencias de forma..................... 85


1.9.3.6.3. Tipos de Cooperativas de producción de bienes
y servicios........................................................... 89
1.9.3.6.4. Denominación, régimen de responsabilidad y
objeto de las cooperativas de producción.......... 90
1.9.3.7. Otras Instituciones Jurídicas................................................. 90
1.10. Una Síntesis de la Teoría Protectora de los Sujetos de la Actividad Industrial... 91
1.11. El Sujeto, el Objeto y la Causa del Derecho Industrial....................................... 21
1.12. División del Derecho Industrial............................................................................ 93
1.13. Tipos de Sujetos de la Actividad Económica Industrial....................................... 98
1.13.1. Nociones jurídicas................................................................................ 98
1.13.2. Definición legislativa y económica de empresa.................................... 98
1.13.3. Definición legislativa y económica de empresario................................ 101
1.13.4. Individualización y definición de los sujetos del derecho
industrial............................................................................................... 102
1.14. El Derecho Industrial en el Código de Comercio................................................ 107
1.15. Fuentes del Derecho Industrial........................................................................... 101
1.15.1. La Constitución.................................................................................... 100
1.15.1.1. Principios Orientadores Constitucionales del derecho
Industrial primigenio y general........................................... 111
1.15.1.1.1. El Derecho a obtener una ocupación
productiva...................................................... 112
1.15.1.1.2. La Propiedad intelectual................................ 113
1.15.1.1.3. El fomento y desarrollo de la ciencia y la
tecnología...................................................... 115
1.15.1.1.4. La Promoción de la Iniciativa Privada y el
Fomento de la Producción de Bienes y
Servicios........................................................ 115
1.15.1.1.5. Prohibición de Prácticas Monopólicas,
Salvaguarda de la Producción Nacional y
Competencia Efectiva..................................... 116
1.15.1.1.6. El Derecho de Propiedad................................ 117
1.15.1.1.7. El Derecho a Disponer de Bienes y Servicios
de Calidad y las Normas de Control de
Calidad............................................................ 118
1.15.1.1.8. Las Asociaciones Sociales y Participativas:
Las Cooperativas y el Trabajo Asociativo
como Generador de Bienes y Servicios y
Beneficios Colectivos...................................... 119
1.15.1.1.9. Promoción del Desarrollo Armónico de la
Economía, la Seguridad Jurídica y la
Planificación Estratégica del Crecimiento
Económico...................................................... 119
1.15.1.1.10. La Creación de Entes Descentralizados
Promotores del Desarrollo Industrial............... 120
1.15.1.1.11. Uso de la Política Comercial en Defensa de
la Industria Nacional....................................... 121
1.15.1.1.12. Promoción de las Manufacturas Nacionales
Derivadas de las Materias Primas
Provenientes de los Recursos Naturales no

24
Julio García Gómez

Renovables..................................................... 122
1.15.1.1.13. Promoción y Protección de la Pequeña y
Mediana Industria, las Asociaciones
Cooperativas, las Asociaciones Civiles y la
Empresa Familiar............................................ 122
1.15.1.1.14. Protección de la Artesanía e Industria
Populares Típicas de la Nación...................... 123
1.15.2. Los Tratados, Convenios o Acuerdos Internacionales........................ 124
1.15.2.1. Tratados como Fuentes Normativas del Derecho Industrial
Venezolano........................................................................ 125
1.15.3. La Ley, los Decretos y Reglamentos................................................ 127
1.16. Autonomía del Derecho Industrial e Introducción a los Principios Sustantivos
del Derecho Industrial......................................................................................... 128
1.16.1. Punto de Contacto entre el Derecho Industrial y el Derecho
Agrario................................................................................................... 129
1.16.2. El Carácter Autonómico del “ius industrialismo”:................................... 130
1.17. Importancia y Características del Derecho Industrial.......................................... 131
1.17.1. Importancia del Derecho Industrial........................................................ 131
1.17.2. Características del derecho industrial.................................................... 131
1.18. Estudio, Investigación del Derecho Industrial e Interpretación de la Normativa
Industrial............................................................................................................. 133
1.18.1. Nociones Generales.............................................................................. 133
1.18.2. El Método de Estudio del Derecho Industrial........................................ 133
1.18.3. Orden de Interpretación de la Normativa del Derecho Industrial......... 136
1.18.4. Interpretación Extensiva de los Principios del Derecho Industrial........ 137
1.18.5. El Principio Pro-Empresario en la Interpretación Sustantiva del
Derecho industrial................................................................................. 138
1.19. Fundamento del Derecho Industrial.................................................................... 139
1.20. El Derecho Industrial y su Modelo Económico.................................................... 142
1.20.1. El Papel del Estado en la Política Industrial; una tercera vía para el
desarrollo económico............................................................................ 144
1.21. El Derecho Industrial y la Política Industrial........................................................ 147
1.21.1. Diferencias entre Derecho Industrial y Política Industrial...................... 147
1.21.2. Elementos que conforman la Política Industria..................................... 148
1.21.3. Principales Problemas que son objeto del derecho Industrial.............. 148

CAPÍTULO II
ASPECTOS SUSTANCIALES DE LAS LEYES PRIMIGENIAS DEL DERECHO INDUSTRIAL

2.1. Nociones Generales.......................................................................................... 156


2.2. Fuentes Constitucionales de las Normas Sustantivas Primigenias.................. 157
2.3. Principios Sustantivos Orientadores del Derecho Industrial............................ 148
2.3.1. El principio de la función social y económica de la propiedad de la
industria............................................................................................... 159
2.3.1.1. La función social y económica en el Decreto de Ley con
Fuerza de Ley para la Promoción y Desarrollo de la
Pequeña y Mediana Industria................................................ 161
2.3.1.2. La función social y económica en el Decreto con Fuerza de
Ley Especial de Asociaciones Cooperativas......................... 163

25
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

2.3.1.3. La Función Social y Económica en la Ley de Fomento y


Protección al Desarrollo Artesanal ....................................... 165
2.3.2. El derecho a un Trato Preferencial y Diferenciado............................. 166
2.3.2.1. El derecho a un trato preferencial y diferenciado en el
Decreto de Ley con Fuerza de Ley para la Promoción y
Desarrollo de la Pequeña y Mediana Industria ...................... 167
2.3.2.2. El derecho a un trato preferencial y diferenciado en el
Decreto con Fuerza de Ley Especial de Asociaciones
Cooperativas.. ....................................................................... 169
2.3.2.3. El derecho a un trato preferencial y diferenciado en la Ley de
Fomento y Protección al Desarrollo Artesanal ...................... 170
2.3.3. El Principio de Reestructuración de Deudas Financieras.................... 172
2.3.3.1. El principio de la reestructuración de las deudas en el
Decreto de Ley con Fuerza de Ley para la Promoción y
Desarrollo de la Pequeña y Mediana Industria....................... 172
2.3.3.2. El principio de la reestructuración de las deudas en el
Decreto con Fuerza de Ley Especial de Asociaciones
Cooperativas........................................................................... 173
2.3.3.3. El principio de la reestructuración de las deudas en la Ley de
Fomento y Protección al Desarrollo Artesanal ...................... 173
2.3.4. Principio de Mejoramiento de la Calidad, Productividad y
Competitividad...................................................................................... 173
2.3.4.1. El Principio del mejoramiento de la productividad y
competitividad en el Decreto de Ley con Fuerza de Ley para
la Promoción y Desarrollo de la Pequeña y Mediana
Industria................................................................................... 174
2.3.4.2. El Principio del mejoramiento de la productividad y
competitividad en el Decreto con Fuerza de Ley Especial de
Asociaciones Cooperativas...................................................... 174
2.3.4.3. El Principio del mejoramiento de la productividad y
competitividad en la Ley de Fomento y Protección al
Desarrollo Artesanal ................................................................ 177
2.3.5. El Principio de Innovación y Desarrollo Tecnológico............................. 178
2.3.5.1. El Principio de innovación y desarrollo tecnológico en el
Decreto de Ley con Fuerza de Ley para la Promoción y
Desarrollo de la Pequeña y Mediana Industria......................... 180
2.3.5.2. El Principio de innovación y desarrollo tecnológico en el
Decreto con Fuerza de Ley Especial de Asociaciones
Cooperativas............................................................................ 182
2.3.5.3. El Principio de innovación y desarrollo tecnológico en la Ley
de Fomento y Protección al Desarrollo Artesanal .................. 182
2.3.6. El Principio de Acceso a los Mercados.................................................. 183
2.3.6.1. El principio de acceso a los mercados en el Decreto de Ley
con Fuerza de Ley para la Promoción y Desarrollo de la
Pequeña y Mediana Industria................................................... 184
2.3.6.2. El principio de acceso a los mercados en el Decreto con
Fuerza de Ley Especial de Asociaciones Cooperativas.......... 185
2.3.6.3. El principio de acceso a los mercados en la Ley de Fomento
y Protección al Desarrollo Artesanal ....................................... 187

26
Julio García Gómez

CAPÍTULO III
ASPECTOS SUSTANCIALES DE LAS LEYES GENERALES DEL DERECHO
INDUSTRIAL
3.1. Nociones Generales........................................................................................... 192
3.2. Diferencia entre el Derecho Industrial Primigenio y General................... 193
3.3. Clasificación de las Instituciones Jurídicas Generales del Derecho
Industrial................................................................................................ 194
3.4. Fuentes Constitucionales....................................................................... 197
3.5. Descripción Sumaria de las Instituciones Generales del Derecho
Industrial................................................................................................ 197
3.5.1. Instituciones Financieras del Estado: 197
3.5.1.1. Decreto con Rango con Fuerza de Ley Marco que Regula el
Sistema Financiero Público del Estado Venezolano............. 197
3.5.1.2 Decreto con Rango y Fuerza de Ley de Transforma-ción del
Fondo de Inversiones de Venezuela en el Banco de
Desarrollo Económico y Social de Venezuela..................... 198
3.5.1.3. Decreto con Fuerza de Ley de Creación, Estímulo,
Promoción y Desarrollo del Sistema Microfinanciero........... 198
3.5.1.4. Decreto con Fuerza de Ley de Creación del Fondo Único
Social.................................................................................... 213
3.5.1.5. Decreto con Fuerza de Ley del Fondo de Crédito Industrial
(Foncrei)............................................................................... 217
3.5.1.6. Decreto con Fuerza de Ley de Reforma Parcial a la
Ley del Banco de Comercio exterior............................. 222
3.5.1.7. Decreto con Rango y Fuerza de Ley que Regula el
Sistema Nacional de Garantías Recíprocas para la
229
Pequeña y Mediana Empresa......................................
3.5.1.8. Del Fondo Nacional de Ciencia, Tecnología e
Innovación................................................................... 234
3.5.2. Instituciones de Asistencia Técnicas, o no Financieras........................ 236
3.5.2.1. Ley Orgánica de Ciencia, Tecnología e Innovación.............. 236
3.5.2.2. Ley del Instituto Nacional de Cooperación Educativa
(INCE)......................................................................... 245
3.5.2.3. Ley Sobre Normas Técnicas y Control de Calidad......... 247
3.5.3. Instituciones Comerciales...................................................................... 254
3.5.3.1. Decreto con Rango y Fuerza de Ley Sobre Medidas de
Salvaguardias....................................................................... 254
3.5.3.2. Decreto con rango y fuerza de ley de promoción y
protección de inversiones.............................................. ...... 266
3.5.3.3. Ley de Zonas Francas de Venezuela................................... 273
3.5.3.4. Ley para Promover y Proteger el Ejercicio de la Libre
Competencia....................................................................... 283
3.5.3.5. Ley Sobre Prácticas Desleales del Comercio
Internacional......................................................................... 289
3.5.3.6. Ley de Propiedad Intelectual................................................ 305
2.5.3.7. Decreto de Reforma Parcial de la Ley de Licitaciones (G.

27
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

O. Nª 5.556 del 13/11/01).................................................. 305


3.5.4. Instituciones Fiscales, Aduaneras y Laborales de Incentivos
indirectos a la Producción..................................................................... 311
3.5.4.1. Instituciones del Impuestos Sobre la renta............................. 311
3.5.4.2. institución de incentivo a las exportaciones........................... 314
3.5.4.3. Instituciones Laborales........................................................... 318

CAPÍTULO IV
ESTUDIO COMPARATIVO DE LAS LEYES PRIMIGENIAS DEL DERECHO INDUSTRIAL
LATINOAMERICANO

4.1. Objetivo General........................................................................................... 324


4.2. Estudio comparado de las leyes de promoción y desarrollo industrial
latinoamericanas en referencia al Decreto con Fuerza de Ley para la
Promoción y Desarrollo de la Pequeña y Mediana Industria venezolana
(G.O. N° 5.552. Extraordinario de fecha 12-11-2001)...................................... 326
4.3. Normas e instituciones del derecho industrial latinoamericano no previstas
en Venezuela en el decreto con fuerza de ley para la promoción y desarrollo
de la pequeña y mediana industria................................................................... 434
4.3.1. Objetivo General................................................................................. 434
4.3.1.1. Ley colombiana en pro del desarrollo de la microempresa
y la pequeña y mediana empresa..................................... 434
4.3.1.2. Proyecto de ley de fomento a la micro, pequeña y
mediana empresa mexicana............................................. 436
4.3.1.3. Ley de fomento para la micro, pequeña y mediana
empresa Argentina .......................................................... 443
4.3.1.4. Ley N° 1.696 de las micro, pequeñas y medianas
empresa de Paraguay....................................................... 449
4.3.1.5. Ley general de la pequeña y microempresa de Perú....... 454
4.3.1.6. Institución o estatuto de la microempresa y empresa de
pequeño tamaño de Brasil................................................ 458
4.4. Aspectos a considerar en una futura reforma del decreto con fuerza de
ley para la promoción y desarrollo de la pequeña y mediana industria
venezolana.................................................................................................... 459
4.4.1. Objetivo General.............................................................................. 459
4.4.2. Normas e Instituciones a considerar en una futura reforman del
Decreto con Fuerza de Ley para la Promoción y Desarrollo de la
pequeña y Mediana Industria venezolana......................................... 460

ANEXOS

1) Exposición de Motivos del Decreto con Fuerza de Ley para la


Promoción y Desarrollo de la Pequeña y Mediana Industria...... 472
2) Ley de Fomento y Protección al Desarrollo Artesanal................ 476
3) Reglamento de Ley de Fomento y Protección al Desarrollo
Artesanal ................................................................................... 482
4) Reglamento de Licitación: Normas sobre medidas temporales
para la reactivación del sector manufacturero (Decreto Nª 833
de 23.05.00)............................................................................... 492

28
Julio García Gómez

5) Reglamento de Licitación: Normas mediante las cuales se


establecen medidas temporales de promoción para la
reactivación de los sectores productivos de la economía a
través de la contratación de obras (Decreto 834; de 23-05-00). 500

BIBLIOGRAFÍA........................................................................................................... 508

29
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

Primera Parte

ASPECTOS DOCTRINARIOS DEL DERECHO INDUSTRIAL

“UN ENFOQUE HACIA LA TEORÍA PROTECTORA


DE LOS SUJETOS DEL DERECHO INDUSTRIAL”

30
Julio García Gómez

31
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

Primera Parte
ASPECTOS DOCTRINARIOS DEL DERECHO INDUSTRIAL

1.1. Historia de los Gremios o Corporaciones Feudales:

Las Cofradías en la edad media, era un término que surgió de las llamadas asociaciones de fieles
religiosos, de carácter benéfico y social, reguladas por el derecho canónico. A medida que el
comercio se expande en Europa las Cofradías se transformaron poco a poco en asociaciones que se
ocuparon de los intereses de sus asociados que se dedicaban a ciertos oficios, negocios o profesión,
desprendiéndose de la regulación eclesiástica. A finales de Siglo XIII y comienzos del Siglo XIV
estas asociaciones en las ciudades europeas adquieren su propia autonomía e independencia al
promulgar su propio derecho privado, dada “la ausencia de una autoridad central y de instituciones
adecuadas para mantener la unidad del derecho privado. Los comerciantes [y los artesanos
igualmente] no acceden al derecho romano, que sí había tenido carácter universal y disponía de
fórmulas apropiadas para la solución de las situaciones, porque el derecho romano era mal conocido
y ya no existían las instituciones que hubieran podido permitir su aplicación ” (Morles; 1998:17);
pasando a llamarse gremios, como asociaciones privadas de personas con intereses comunes por
pertenecer a un mismo oficio, negocio o profesión.

El objeto de los gremios consistía en brindar protección y ayuda mutua a sus asociados. El
término se aplicó a dos tipos de asociaciones que se extendieron por toda Europa durante la Edad
Media: los gremios de comerciantes y los gremios de artesanos, llamados también corporaciones de
artesanos y de comerciantes, respectivamente. Los gremios de comerciantes representaron “una
importante fuerza económica en la Europa de los siglos XII a XV. En Francia y en los Países Bajos,
durante los siglos XII y XIII amenazaron con conquistar el poder municipal. Para debilitarlos,
algunos municipios suprimieron sus privilegios, e incluso les prohibieron ejercer el control de su
industria. Sin embargo, en el siglo XIV los artesanos empezaron a competir con los comerciantes
para lograr el poder político. En algunas ciudades lo consiguieron. Por ejemplo, en la ciudad de
Lieja, el consejo municipal estaba formado en 1384, por representantes de los 32 gremios
artesanales de la ciudad” (Gremio", Enciclopedia Microsoft®Encarta® 99).

32
Julio García Gómez

1.1.1. Los gremios de Comerciantes:


Los gremios de los comerciantes surgieron en Europa durante el siglo XII como consecuencia del
crecimiento del comercio y de los centros urbanos. Los comerciantes eran mercaderes de un mismo
centro urbano que se asociaban para viajar en caravana de un país a otro y de feria en feria, para
intercambiar las mercancías que adquirían en sus ciudades o de una determinada región. La
asociación tenía como fin protegerse mutuamente en el viaje y en el intercambio de las mercancías.
La asociación de comerciantes elegían un asociado como representante de la caravana que dictaba
las normas para el viaje y la defensa mutua en el trayecto, asimismo resolvía las disputas legales
que surgían en el intercambio de mercancías en las ferias, que eran de obligado cumplimiento.

Las caravanas recibieron en Europa diversas denominaciones: las gildas o hansas se les llamaba en
los territorios de habla germana; en los territorios latinos se les llamaba caritas o fraternitas. La
costumbre comercial era la base de sus intercambios, las cuales se obligaban a respetar en el viaje y
las ferias, aun cuando se regresará a sus centros urbanos.

Cuando los comerciantes se fortalecen económicamente, empiezan a asentarse en sus centros


urbanos, ejerciendo al mismo tiempo ciertos poderes y privilegios sobre el comercio en sus ciudades,
conferidos por los señores feudales; a medida que las ciudades se liberan del señor feudal los
gremios de comerciantes amplían su poder en las ciudades monopolizando el comercio en las
ciudades, valiéndose para ello del control de los oficios artesanales, de su producción y venta de
bienes.

Los gremios de comerciantes, llegaron a permitir que otros comerciantes no inscritos en el gremio de
la ciudad comercien los artículos de las ciudades, pero ello sólo se permitía a gran escala y no al detal,
que eran exclusivo para a los miembros del gremio de las ciudades. Estos comerciantes foráneos
tenían que cancelar tasas especiales al señor feudal o a los gremios de las ciudades los cuales pagaba
las tasas al señor feudal, quedando exento de otras cargas municipales. Los miembros más ricos y
poderosos de los gremios de comerciantes de las ciudades ostentaban altos cargos en la administración
de las ciudades, logrando obtener gran influencia política, como los Médicis en Italia. Finalmente los
gremios de comerciantes admitieron a comerciantes de otros centros urbanos incrementando su poder
e influencia política, monopolizando el comercio en territorios enteros.

La principal causa del decaimiento de los gremios de comerciantes en el siglo XIV, se debió a la
aparición de los gremios de artesanos, que al final y al cabo eran ellos los protagonistas de proceso de
producción de los bienes, los cuales empezaron a agruparse en oficios artesanales, monopolizando la

33
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

producción y venta de sus productos manufacturados. Los gremios de artesanos al agruparse en


defensa de cada oficio en el arte de su producción, empezaron a defender sus intereses frente a los
comerciantes, perdiendo éstos el control de la distribución e intercambio, reduciendo así el poder de
los gremios de los comerciantes, hasta que fueron perdiendo poco a poco el control del comercio de
sus productos. El surgimiento de los estados nacionales, al final de la edad media, facilitó la
desaparición definitiva de los gremios de comerciantes dado que los gobiernos centrales se diputaron
el poder político que hasta entonces habían detentado los ricos comerciantes locales.

1.1.2. Los Gremios de Artesanos:


Los gremios de artesanos recibieron diversas denominaciones en Europa del Siglo XII al XVIII.
En Francia se les llamaban corporation de metier; en Italia, corporaciones de artesanos; y en
Alemania, Zünft o Innung. En Italia, las Corporaciones de Artesanos tuvieron su origen en los
“collegie” de artesanos y en las “universidades” de la Edad Media. Estas corporaciones de
productores llegaron a agrupar en las ciudades a todos los maestros artesanos de un determinado
oficio: los maestros eran los propietarios del taller, los oficiales sus compañeros diestros en el oficio,
y los aprendices sus ayudantes.

Para obtener el título de maestro, Rafael Caldera apunta que “se debía obtener autorización de la
Corporación de Artesano; la que exigía la presentación de una obra que justificará la capacidad (“Obra
maestra”). La corporación tenía a su cargo la reglamentación de la producción, precios, etc. dentro de
cada profesión determinada y la protección y defensa de sus miembros. En general, las corporaciones
de artesanos se destacaban por ser:

a) Organismo de Derecho Público (Oficialmente establecidas).

b) Reunía a todos sus miembros que ejercían determinada actividad beneficiosa para la vida social
de una determinada profesión artesanal.

c) Su objeto era el desarrollo de la actividad artesanal, y la mejor adaptación de los núcleos sociales e
individuos que lo integran a las necesidades del Estado.

d) Implementaban normas obligatorias, elaborados por ellos mimos, bajo ordenanzas de la


producción, contratación de mano de obra, distribución y venta de sus bienes. ( Caldera; 1985:
193 y 194).

Cierto sector de la doctrina cooperativa (Cerdá, 1942. Rodríguez, 1959. Lluis y Navas, 1972.
Torres, 1993) así como del derecho comercial (Brunetti, 1943. Ripert, 1929) señalan que existe un

34
Julio García Gómez

nexo entre las Corporaciones de Artesanos de la Edad Media con el fenómeno moderno de la
cooperación; por haber sido verdaderas asociaciones tácitas dirigidas a defender los intereses de sus
miembros, hacer compras en común, contratar el gremio con el productor, y vender los talleres
artesanales sin intermediarios.

Lluis y Navas apunta que “las gildas, corporaciones germánicas medievales, realizaron
operaciones cooperativas: compra y ventas en común (...) estas gildas fueron asociaciones
profesionales que atendieron a diversas funciones de interés gremial colectivo: sindicales, cooperativas
así como mutualistas (…) los antiguos gremios y pósitos eran otras tantas formas de cooperativa”
(1972, p. 190).

No se comparte el señalamiento de Lluis y Navas cuando asocia a las Gildas a los gremios de
artesanos de la Edad Media; porque fue en las Gildas donde nació el comercio, y contrariamente en las
Corporaciones de Artesanos no se desarrolló el comercio ni se originaron las sociedades comerciales.
En las Corporaciones de Artesanos germinó la asociación bajo un sistema tácito de cooperación y
mutualidad, impulsadas por las profesiones en los distintos ámbitos del arte, a pesar de limitarse la
competencia en el mercado, a través de la restricción del acceso al oficio de nuevos trabajadores y la
limitación de los productores.

Rodríguez apunta:
la sociedad colectiva ya se encuentra desarrollada, con principios semejantes a los
actuales, alrededor del Siglo XIII. Es una sociedad de origen familiar, resultado de la
transformación de las empresas artesanales individuales en sociedades basadas en el
trabajo de los hijos de los artesanos o la cooperación de los antiguos oficiales ascendidos a
maestros. (1959, p. 3)

Los caracteres señalados up supra, permiten afirmar que el nacimiento de las sociedades en nombre
colectivo fue una consecuencia del paso del sistema corporativo artesanal individual o familiar hacia
un sistema comercial basado en sociedades comerciales con fines de lucro. Este proceso se inicia
cuando los artesanos se asocian con los comerciantes y burgueses. Este fenómeno demuestra que la
esencia subjetivista del derecho mercantil también tuvo su nacimiento en virtud de la incorporación
de los talleres artesanales a la actividad comercial.

35
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

A pesar de existir un nexo entre las sociedades en nombre colectivo del sistema artesanal de
producción con las sociedades comerciales, los gremios de artesanos se contraponían y estaban
distanciados por su objeto de las gildas o Corporaciones de Comerciantes, porque los patricios y
burgueses consideraban humillante e innoble trabajar en la “asociación” de los oficios de artesanos.
Ello justificó con posterioridad el nacimiento de las sociedades en comanditas por acciones,
participando los comerciantes y burguesía dentro del sistema artesanal de producción, a través de las
“acciones” y no como trabajadores artesanos, facilitando así una mayor desarrollo de la producción y
comercio de manufacturas hacia otros mercados.

Cabe observar, que con anterioridad al nacimiento de las sociedades comerciales manufactureras
artesanales de producción local en los municipios de las ciudades medievales, en los gremios de
artesanos no existió una jurisdicción consular, porque los gremios de artesanos no practicaban el
comercio, sino la producción artesanal de bienes, ofreciendo sus productos a precios justos y sin
intermediarios en las ciudades medievales; por tanto no existía el ánimo lucrativo. Ambos sistemas se
contraponían entre sí porque los comerciantes utilizaban las sociedades comerciales para practicar el
comercio; mientras que los artesanos producían individualmente mediante un sistema de asociación
donde participaba el maestro como propietario de los instrumentos de producción y de la técnica; los
oficiales quienes trabajaban para el maestro bajo una remuneración, y los aprendices quienes eran
adiestrados a cambio alimentación y techo para aprender de un oficio.

Cueva (México) señala que:


Los gremios se encontraban perfectamente delimitados sin que una persona pudiera
pertenecer a dos o más, ni desempeñar trabajos que correspondieran a oficios distintos, ni
tener más de un taller, ni ofrecerse a continuar el trabajo que otro hubiera comenzado; la
distinción era tan precisa que una persona con el oficio de zapatero realizando
composturas no podían hacer zapatos nuevos. Los compañeros trabajaban a jornal o por
unidad de obra, con la obligación de proporcionar un producto de buena calidad. En este
capítulo de la reglamentación se ha querido encuadrar el derecho del trabajo, recordando,
entre otras disposiciones las relativas al salario justo. Las reglas sobre el salario justo no se
dictaron en beneficio de los asalariados sin que esto pueda decirse que fueron víctimas de
una explotación despiadada, más bien tales disposiciones fueron protectoras del interés de
los maestros y del taller del que eran propietarios. (p. 45)

36
Julio García Gómez

Todas estas relaciones de producción se daban mediante la condictio de un esquema de


asociación tácita de profesiones cuya producción estaba regulada por los privilegios que obtenían los
gremios de artesanos de las autoridades de los Municipios. Además, las Corporaciones de Artesanos
cumplían funciones sociales y educativas: sociales, porque permitían generar alivio a la pobreza en la
ciudades medievales mediante la producción y distribución directa de bienes, sin intermediarios, y;
educativas, porque solo se podía acceder a una profesión u oficio a través de la condictio de aprendiz a
oficial, labor educativa que era realizada por los maestros quienes enseñaban sus técnicas artesanales
de producción transmitidas de otros maestros, ante la ausencia de instituciones educativas técnicas.
En la Edad Medida se produce con el curso del tiempo, según afirma García-Pelayo (2001, p. 10), una
amalgamación entre el estrato de los caballero y los mercaderes, y una diferenciación en el estrato de
los mercaderes; es decir entre los artesanos y los comerciantes. Esta diferenciación de los estratos de
los artesanos y los comerciantes en la Edad Media en las ciudades, “desde el punto de vista económico
se corresponde con la ciudad de consumo y ciudades de producción” (2001, p 10).

La autonomía que llegaron a obtener estas ciudades, alejadas de la presión económica de los
señores feudales, originó su independencia política, como ciudades libres, estableciendo la ruptura
con el sistema feudal. Esta ruptura se lleva a cabo, según afirma García-Pelayo, “mediante la asunción
o usurpación por parte de los burgueses de las funciones y poderes que antes correspondían al señor de
las ciudad” (2002, p. 11).
La ciudad se transforma en la cuna de la burguesía de los artesanos y comerciantes, que
“encuentran su vocación y dignidad en la dedicación a actividades económicas y profesionales, con
cuyos ingresos obtenían un rango social inferior al de la nobleza, pero superior al del bajo pueblo”
(2001, p. 13).
La burguesía en la Edad Media logra imponer en las ciudades un orden jurídico estructurado en sus
privilegios. Nacen así los privilegios de los artesanos agrupados en sus corporaciones de producción, y
los privilegios de los comerciantes agrupados, también en sus corporaciones. Pero alrededor de estos
privilegios nace un Derecho contra:

“las formas jurídicas irracionales que dominaban el mundo circundante; y en


consecuencia, frente a ellas, se necesitaba un Derecho que respondiera al dinamismo,
precisión, racionalidad y normalidad que exigen las transacciones mercantiles. De este
modo se dio paso a formas jurídicas flexibles, que se manifestaban sobre todo en el
Derecho Mercantil, pero que se extiende también a otros campos” (2001, p. 20).

37
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

En lo procesal se crea una jurisdicción comercial a cargo de los cónsules, quienes aplicaban las
costumbres de los comerciantes a la solución de los conflictos de interés, ante la inexistencia de un
derecho público que ejerciera la magistratura en el seno de las ciudades.
En efecto, el derecho estatutario se empieza a manifestar, como apunta García-Pelayo por la
proliferación de:
una serie de derechos particulares de cada uno de los grupos –gremios, Gildas, etc. – que,
desarrollados en el marco del Derecho general de la ciudad, no dejaban de significar una
ordenación jurídica pluralista en la que se dota a cada ciudad del Derecho necesario para
su peculiar proyección social (...) (..) el mismo pluralismo en la ciudad conducía a la
posesión de facultades públicas por grupos sociales formados en virtud de una dedicación
privada, en general, de índole profesional, de manera que en estos casos, se daba la
unidad entre la situación privada y la pública. Tal era el caso de los gremios. (2001, p. 21)

Del análisis precedente, se desprende que el derecho medieval era insuficiente para regular los
objetos sociales de los mercaderes: artesanos y comerciantes de las ciudades de producción y de
consumo; porque el derecho romano justinianeo y canónico y feudal no regulaba sus costumbres, su
estatuto jurídico profesional y las operaciones de producción y comercio.

Brunetti afirma:
las societas romana no ha alcanzado nunca a imprimir fuerza propulsiva en la economía de
los intercambios porque no pasaba de la regulación de las relaciones interna, es decir de
las mutuas obligaciones de los socios (…) los socios tenían sobre las cosas comunes una
copropiedad por cuotas simplemente ligadas por la convergencia de los fines. (2001, V1,
p. 83)

Todo ello condujo, dentro del desarrollo de las actividades artesanas y dentro de la unidad orgánica
de las comunidades de la Edad Media en sus municipios, a organizarse los gremios de artesanos en
asociaciones para defender sus intereses, creando su propio estatuto y sus normas para solucionar los
conflictos del gremio, y a conquistar el poder municipal para mantener su privilegios, desatándose
feroces conflcitos entre los artesanos y comerciantes para mantener sus privilegios a través del control
de las ciudades medievales. Este conflicto finaliza con la Ley de Chapallier de 1791 y Revolución

38
Julio García Gómez

Francesa, que permitió conquistar la libertad de comercio e industria, prohibiéndose definitivamente el


sistema cerrado de producción corporativo sin fines lucrativos.

Brunetti al referirse indirectamente a las Corporaciones de Artesanos señala:


La Edad Media ha practicado, especialmente en las sociedades tácitas, un modo de
copropiedad que se diferencia de la copropiedad romana. En ella nos encontramos en
presencia de asociaciones que se basaban sobre una íntima relación entre personas que
viven en común. Los asociados vivían en el mismo hogar, sus bienes formaban una masa
común sobre la que cada participante sólo tenía derechos determinados correspondientes a
una cuota, parte indivisa de la que podía disponer (…) cada uno tenía derecho de gozar del
patrimonio colectivo para sus necesidades personales. (2001, V1, p. 85)

Mientras, al hablar, indirectamente, de las Corporaciones de Comerciantes apunta:

Los historiadores, en su gran mayoría, se muestran partidarios de admitir que la sociedad


colectiva tiene su origen en la comunidad familiar de tipo germánico, difundida de manera
amplia en Italia y de aquella forma estrechamente conexa, de comunión de negocios y de
trabajo, floreciente en al edad comunal, que era conocida bajo el nombre de compañía o
fraterna compañía. En estas comunidades familiares, en las que a la muerte del
ascendiente, los hijos y nietos convenían en no dividir la sustancia sino destinarla al
ejercicio del comercio conviviendo juntos (frates stantes ad panem et vinum) y
confiriendo todas las ganancias con responsabilidad solidaria para los débito de la
comunión, se adivina el origen directo de las grandes compañías toscazas de los Bardi, de
los Peruzzi, de los Acciaioli, de los Tolomeo, etc., pero limitadas a las familias de las que
llevaban el nombre, más tarde extendida a extraños, por lo que aquél nombre pasaba a ser
razón social. (2001, V1, p. 85)

Cabe observar, que en las asociaciones o gremios de artesanos su personalidad jurídica nacía de
una autorización otorgada por los municipios de las ciudades, que les permitía ejercer el control de los
oficios o profesiones. Estos gremios se convirtieron en un freno al derecho libre de las ciudades
medievales: porque para pasar los habitantes de las ciudades a la condición profesional de artesano, los
gremios exigían una matrícula bajo una suma de dinero para pertenecer al corpus de ciudadanía
profesional.

39
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

Los gremios de artesanos estaban constituidos en orden de categorías sociales: maestros, oficiales
y aprendices. Para ser maestros se requería pasar de aprendiz a oficial y éste construir una obra
maestra que tuviera la aprobación para pasar a la condición de maestro, muchas veces negada. La
masa de trabajadores de los gremios de artesanos estaba constituida por una masa de artesanos
aprendices y por una fracción de oficiales.
En ciertas ciudades se producía a través del trabajo a domicilio para los grandes comerciantes.
Algunos asociados de los pertenecientes al estrato de aprendices y oficiales, llegaron a adquirir la
condición similar a la de proletariados. Cabe señalarse, que el sindicalismo, como técnica social de
defensa de los obreros, tuvo su nacimiento en los gremios de artesanos entre los cuales se cuenta la
masonería, que se dedicaban a la construcción de edificaciones, como catedrales.

CORPORACIONES PERSONALES (GILDAS Y GREMIOS)

Dada la vinculación que existe entre los gremios de artesanos y el fenómeno cooperativo en la
Edad Media, se hace necesario profundizar este tema para ver los aspectos económicos de las
corporaciones en el medioevo, porque una de las razones históricas que hacen surgir el Derecho
Mercantil ha sido la costumbres de los comerciantes, las cuales se oponían a las costumbre de los
artesanos.
Para seguir reconstruyendo la separación de ambos institutos económicos de la Edad Media, se
seguirá analizando el material del profesor García-Pelayo en lo que sigue.

En la Edad Media, afirma García-Pelayo (2001, p. 29), a partir del Siglo XII, las principales
corporaciones personales eran las gildas y los gremios. Ellas, pudieron derivar de la Collegia romanos,
de la organización dada por el señor feudal (teoría curtense), de fuentes germánicas o, en fin, del
espíritu de la asociación que se desarrolla en Europa a partir del Siglo XII.

Los gremios

García-Pelayo, al referirse a los gremios de artesanos, afirma:

un gremio es una corporación constituida en virtud a un estatuto promulgado por las


autoridades de la ciudad, en el que se le otorga el privilegio de ejercer exclusivamente una
actividad artesanal, a fin de mantener a los agremiados en la condictio que les corresponde
según la ética social vigente, y de servir al bien común de la ciudad. En consecuencia le
podía ser retirado el privilegio cuando el gremio no cumpliera con tales fines (...) Para sus

40
Julio García Gómez

componentes, el gremio no tenía fines exclusivamente económicos, sino que – de acuerdo


con la idea medieval de la unidad del hombre – se extendía a la mayoría de las finalidades
humanas. (2001, p. 29)

En efecto, eran, en cierto sentido, una asociación con el carácter filantrópico o de beneficencia y
caridad, como lo son hoy en día las asociaciones civiles sin fines de lucro. La asociación gremial se
componía “normalmente de tres estratos: maestros, oficiales y aprendices, es decir, los que mandan,
los que sirven y los que aprenden” (2002 p. 29)
La vinculación que existe entre las asociaciones gremiales de artesanos de la Edad Media con el
fenómeno de la cooperación que se inicia en el Siglo XIX con el surgimiento del Derecho
Cooperativo, se verifica por los valores y principios del cooperativismo.
En efecto, los gremios y sus asociados agremiados en la Edad Media “estaban en principio unidos
por un vínculo que rebasaba la pura asociación para integrarse en una comunidad, de lo que son
testimonio de los nombres con que a veces se les designa al gremio: fraternitas, contrafraternitas,
conjuratio, convivium, etc.” (2002, p. 29)
Los agremiados, afirma García-Pelayo, ante los “quebrantos que se producían en las relaciones de
los tres grados citados [entre los maestros, oficiales y aprendices] (…) condujo hasta la formación, por
parte de los oficiales o compañeros” (2001, p. 29) (entre corchetes del autor) a la separación de sus
tres estratos sociales de producción, a formar otros gremios en las ciudades.

Cada gremio constituida, por lo pronto una unidad religiosa bajo la advocación de un
santo patrono, poseían su propia capilla (…) Era también una entidad normal que, en
ciertos aspectos, venían a ser un eslabón intermedio entre el municipio y la familia.
Velaba por la vida moral de sus miembros y ejercía una especie de policía de costumbre,
especialmente respecto a los oficiales y aprendices y, en todo caso, una vida inmoral
suponía la exclusión del gremio; los agremiados se debían entre sí amor, fidelidad,
amistad y ayuda en sus necesidades y en la de sus familias. Los actos más significativos
de la vida de relación tenía lugar en el seno de los gremios, a través de reuniones más o
menos periódicas para comer y beber, de fiestas gremiales específicas, etc., todo lo cual
daba lugar a una serie de usos y costumbres comunes a los individuos de un gremio y que
los diferenciaban de los pertenecientes a otros.
Desde el punto de vista económico, la función del gremio era, como se ha dicho, mantener
a cada cual en su condictio – como correspondía a una economía de cobertura de

41
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

necesidades concretas o de consumo – y a asegurar el buen servicio económico a la


ciudad, o sea a los consumidores. (2001, p. 30)

De este modo, los gremios de artesanos ofrecían, sin intermediarios, al consumidor final en las
ciudades medievales sus bienes o mercaderías, ofreciendo a la vez un buen servicio económico a la
ciudad.
Los valores y principios que practicaban los gremios de artesanos para la consecución de sus
fines económicos, mutualistas y/o extramutualistas, se asimilan a los valores y principios de la
cooperación moderna; por los siguientes elementos:
1. a la exclusión de la concurrencia que enriqueciera a unos y empobreciera a otros; es
decir, que alterara la condictio.

2. a la limitación de la ganancia para evitar que se formaran capitales capaces de adquirir


dominio sobre el trabajo.

3. a cuidar la bondad del producto, expresión del honor gremial y de la consideración


debida al consumidor. (2001, p. 30)

Para lograr estos valores y principios, el gremio, como tal, intervenía ejerciendo labores de
organización, supervisión y control:
1. en la fijación de la calidad de la materia prima y en los procedimientos de adquisición,
a un precio único para todos.

2. en el proceso de producción y de formación y de formación de costos, estableciendo el


número de aprendices y de oficiales, fijando la duración de la jornada de trabajo, el
método técnico de fabricación y el cupo de producción.

3. en la distribución del producto, estableciendo el precio justo, prohibiendo reclamos


llamativos, regulando el modo, tiempo y lugar de la venta, etc. (2001, p. 30-31)

Bajo estas características, se discrepa, entonces, que la verdadera esencia del Derecho Mercantil
se encuentre en las Corporaciones de Artesanos, tal como hasta ahora una parte de los comercialistas
lo ha manifestado en sus tratados de derecho comercial, al generalizar sobre las Corporaciones de la
Edad Media. Porque la verdadera naturaleza comercial se desarrolla en las Gildas o Corporaciones de
Comerciantes.
El paso del sistema gremial al sistema comercial no fue completo, solo ocurrió en un segmento de
los maestros y oficiales que se separan de los gremios para formar sociedades colectivas o

42
Julio García Gómez

comanditarias junto a los comerciantes y burgueses. Prueba de ello es que en España hasta principios
del Siglo XVIII los gremios se mantenían con sus tradiciones históricas. Mientras que en Alemania el
sistema corporativo medieval sobrevivió a la Revolución Industrial y al fenómeno de la codificación
del derecho comercial.
El Derecho Mercantil moderno nació del fenómeno de la codificación como imposición de las
costumbres de los comerciantes individuales y sociales, que se habían recopilado en el sistema
estatutario en la jurisdicción consular en las guildas de los comerciantes.
En resumidas cuentas, en las Corporaciones de Artesanos sí existió una jurisdicción privada
impuesta por el gremio de artesanos. Ante esta situación, evidentemente los cónsules en la jurisdicción
comercial del gremio de los comerciantes no tenían competencia para regular la vida interna de los
gremios de artesanos, porque ellos tenían su propio régimen, como hoy lo tiene el fenómeno de la
cooperación moderna.
En efecto, los gremios de artesanos solo eran regulados por los gremios de artesanos a través de
los privilegios otorgados por las ordenanzas emanadas de los poderes de los municipios. Todo lo cual
generó al final de la Edad Media profundos conflictos entre el sistema corporativo artesanal y el
sistema comercial.
De hecho, las funciones económicas de los gremios de artesanos se manifestaban, como bien
señala García-Pelayo, como órganos de la ciudad que ejercían atribuciones fiscales solo sobre sus
asociados y tenían competencias judiciales, administrativas, de policía y funciones militares al
organizar milicias gremiales destinadas a integrarse a la ciudad; pero todas estas funciones solo se
realizaban con sus miembros.
Según lo expuesto, sucede, pues, que en los gremios de artesanos no existía un estatuto jurídico
que rigiera el contrato de asociación, porque era una asociación no comercial y todo se realizaba con el
ánimo de la cooperación y auxilio mutuo; de este modo, las Corporaciones de Artesanos no eran
sociedades, eran verdaderas asociaciones que afiliaban a los talleres artesanales de los maestros, estos
talleres artesanales familiares no tenían una forma jurídica determinada porque no eran sociedades de
comercio, sino que se regulaban bajo normas de producción y distribución en los estatutos de los
gremios de artesanos bajo un sistema de privilegios otorgados por los municipios en las ciudades
medievales mercantiles.

Las gildas
La esencia subjetivista de los comerciantes tuvo su verdadero inicio, como categoría histórica y
práctica del Derecho Mercantil, en las Corporaciones de Comerciantes de la Edad Media. Para

43
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

comprender este fenómeno hay que situarse en el linaje los estratos sociales que operaron en la Edad
Media.
Dicho de otro modo, las gildas eran de linaje de los patricios y de los comerciantes; mientras que
las Corporaciones de Artesanos eran del linaje de los artesanos: maestros propietarios de sus talleres y
oficiales y aprendices que le trabajaban bajo la regulación de los estatutos de los gremios de artesanos.
García-Pelayo señala que:
A parte de su composición – los linajes de la Ciudad – las primeras se caracterizaban por
el predominio del objetivo político, es decir, la conservación y el ejercicio de sus derechos
en el gobierno de la ciudad. Las Gildas de comerciantes estaban integradas por los
dedicados al comercio en gran escala. En algunas ciudades trataron con éxito de someter a
los gremios a su dominio, tanto por la vía económica – puesto que poseían prácticamente
el monopolio de la compra de productos [a los gremios de artesanos] – como por la
política – ya que utilizaban el poder [en los municipios] para imponer a los gremios
estatutos orientados a la explotación de los artesanos. Por ésta y otras razones, entre sus
fines tenía mucha importancia el político. Por lo demás, y aunque con menos intensidad
que el artesanado, desarrollaron también una amplia vida corporativa. (2001, p. 31) (entre
corchetes del autor)

Gierke (citado en Cerdá), apunta que la cooperación gremial es una rúbrica común de la
cooperativa, ya que el cooperativismo en la Edad Media orienta y domina toda la vida social. (1942, p
14)
Blanc (citado por Cerdá) señala que las comunidades “de artesanos no tenían más objeto que
atender a la protección del débil con la más cariñosa solicitud”. (1942, p. 14)
Cerdá (1942) afirma:

En Cataluña, dichas asociaciones adquirieron un pujante desarrollo. La cooperación entre


agremiados procuraba la asistencia médica, los socorros en metálico y el reparto, según las
necesidades. Según JOSÉ VENTALLANO VINTRO, en su interesante obra publicada en
Tarrasa en 1905, bajo el título de “Historia de la Industria Catalana”, uno de los fines más
importantes de las corporaciones gremiales fue la cooperación en sus tres variados
aspectos de consumo, de producción y de crédito. En dicha obra dice:
“El principio de la cooperación existía, en efecto, en los antiguos Gremios de la Industria
Lanera, los cuales, independientemente de sus funciones peculiares y de los del Montepío,

44
Julio García Gómez

proporcionaban las primeras materias a los agremiados para la producción de sus paños,
con lo que a la par tenían la seguridad más completa en la calidad de los mismos; obtenían
los agremiados los beneficios correspondientes a los descuentos que por la importancia de
las compras hacían los abastecedores del Gremio (..) El Gremio durante algunos Siglos,
convirtiese en abastecedor de primeras materias, cediéndolas a plazos o al contado, según
la forma como hubiesen sido adquiridas (…) En corroboración con lo indicado, copiamos
del “Discurso sobre la Industria popular”, publicado en 1774: “Algunos Gremios
facilitaban batanes, tijeras, calandras, tornos y peine a los artesanos agremiados, e
ingredientes de sus fábricas, de los que procuraban tener acopio, corriendo a cuenta de los
fondos comunes de la Cofradía, y cuando los fondos del Montepío eran insuficientes, se
solicitaba el auxilio de los fondos públicos”. En la citada memoria sobre la” industria
Popular”, publicada en 1774 por orden del Consejo de S.M., consta de los Gremios de
pelaires, que facilitaban el pronto despacho de los precios elaborados, y adquirían las
primeras materias para surtir a los fabricantes de sus respectivas localidades. Además, los
Gremios, cuando los asociados no disponían de suficientes capitales para la implantación
de nuevas industrias, les proporcionaban medios pecuniarios, facilitándole asimismo
locales a propósito para transformar las materias elaboradas.
El Principio mutualista o cooperativista estaba bastante perfeccionado en las
Corporaciones de Artesanos, produciendo notables beneficios.
Algunas industrias necesitaban locales espaciosos para elaborar sus productos o preparar
las primeras materias. Esta necesidad estaba prevista en las corporaciones obreras, que
desde muy antiguo habían establecido talleres públicos, o bien facilitaron el medio de que
los gremiales pudieran aprovecharse de la vía pública, utilizándola como auxiliar de sus
talleres. Entre los oficios que disfrutaban de estas ventajas, estaban los pelaires y
tintoreros, que por la naturaleza de su industria necesitaban grandes locales, que no era
fácil adquirir sin la cooperación y mutuo apoyo de todos los interesados. (1942, p. 14-17)

Tiene razón Morles (Venezuela) al afirmar que el derecho Mercantil:

es una de las dos ramas del derecho privado. Derecho indiferenciado del derecho común,
adquiere fisonomía precisa en el seno de las Corporaciones medioevales de comerciantes y
es reducido a textos cuya uniformidad traspasa los linderos de las ciudades (nuevo ius
Pentium). Con la aparición de los estados nacionales, desaparece el derecho mercantil

45
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

como derecho de una corporación (derecho estatutario) y pasa a ser parte de las
legislaciones nacionales. A raíz de la revolución Francesa, el derecho mercantil es
recogido en un Código y la moda codificadora se extiende al mundo entero. (2002, p. 3)

En efecto, como ya se ha señalado, las Corporaciones de Artesanos no formaron parte de


las sociedades o Corporaciones de Comerciantes y del derecho mercantil de la Edad Media.
De tal forma, que la visión clasista y profesional que surge con la codificación de las
costumbre de los comerciantes en el Siglo XIX, no resulta de la visión humanista y
filantrópica de las derogadas asociaciones o Corporaciones de Artesanos, a pesar de existir
elementos que justifican un sistema cerrado reproducción y de explotación de los oficiales y
aprendices.
Desde el medioevo las Gildas amenazaban en su afán de poder, al pretender imponer un estatuto
jurídico a las Corporaciones de Artesanos para poder los comerciantes de gran escala explotar a los
artesanos y lograr sus fines de obtener ganancias sobre la base de la intermediación del trabajo ajeno
en los talleres de los maestros; este fenómeno originó el nacimiento de las explotación de los oficiales
y aprendices y del nacimiento de los primeros sindicatos en la Edad Media, como ya se señaló.
Con la aparición de los Estados nacionales y la naciente industrialización, la burguesía y los
grandes comerciantes se apoderan del poder político, aboliendo en Francia, con la Ley de Chapallier
de 1791, las Corporaciones de Artesanos en las ciudades. Y el derecho mercantil que originalmente
había sido una creación de los grandes comerciantes en las Gildas, para mantener el control político y
económico sobre las ciudades de producción artesana no desaparece; porque se transforma el sistema
artesanal de producción local a un sistema de producción de manufacturas internacional; este
fenómeno hace desaparecer a las corporaciones, a transformar el sistema artesanal de producción a un
sistema comercial de producción basado en la inversión de capitales en las sociedades comerciales.
El paso del sistema corporativo artesanal no lucrativo, al paso del sistema objetivo del comercio
lucrativo se da a través del fenómeno de la Ley de Chapallier de 1791(Francia) que prohíbe las
asociaciones económicas sin fines de lucro, el Código de Comercio francés de 1804 recoge el sentir
del libre comercio de los comerciantes individuales y sociales.
Se concluye en este acápite que las manifestaciones económicas del los gremios de artesanos no
era la realización de actividades con fines de lucro, porque el lucro no se desarrollaba en el sistema
artesanal corporativo: pues, los gremios vendían directamente sin intermediarios y se preocupaban de
fijar precios justos. El lucro era consustancial con el desarrollo del comercio que desarrollaban los
comerciantes en las Gildas, pero no se daba en la producción de los talleres artesanales afiliados a los

46
Julio García Gómez

gremios de artesanos, por regularse la producción, el trabajo de los oficiales y aprendices, los precios y
calidad de los bienes, así como la distribución y circulación de lo producido. Ello explica las razones
por las cuales la producción artesanal como “acto de comercio” no se consideró dentro del Código de
Comercio.

1.2. Nacimiento del derecho Industrial:

En Venezuela, al igual que el resto de las naciones de derecho continental, de tradición civilista, el
derecho industrial es un derecho en formación a mediados del siglo XX. Surge como parte del
fenómeno de socialización de derecho, que irrumpe, tal como ocurrió con el derecho laboral, agrario y
cooperativo, como alternativa ante las teorías neoclásicas del desarrollo económico, que solo veían en
el individualismo, racionalismo y liberalismo económico las únicas fuentes de la riqueza de las
naciones.

El individualismo, expresado en las teorías racionalistas y personalistas del siglo XIX y XX, al
introducirse en el comercio y la industria a través del sistema de codificación napoleónica,
fragmentaron económicamente la estructura productiva que se venía desarrollando en las abolidas
corporaciones feudales de artesanos manufactureros, al dejar de lado el naciente sistema de
codificación mercantil y civil las normas materiales, impulsadoras y promotoras del desarrollo de la
actividad industrial; impidiendo dicho fenómeno el surgimiento de un auténtico “derecho protector” de
los sujetos de la actividad industrial social y económicamente débiles.

1.3. Noción del Derecho Industrial:

Se puede decir que el desarrollo histórico de la industria ha respondido en una primera etapa, en la
antigüedad, a la producción familiar y comunitaria; luego hasta comienzos de la Edad Media y fin de
imperio romano, al trabajo del artesano servil; luego en plena Edad Feudal, al trabajo del artesano
independiente y autónomo dentro de los gremios de artesanos; luego, en la Edad Moderna y
Revolución Industrial en adelante, en la época de capitalismo competitivo, al profesional y artesano
asalariado dependiente u subordinado a la industria de masas para las masas; y finalmente hoy en
periodo del capitalismo industrial social, en virtud al fenómeno de la socialización del derecho, se ha
logrado rescatar el papel del pequeño industrial al democratizarse la propiedad de la industria y
reivindicarse así la función social de los sujetos de la actividad industrial económicamente débiles, a

47
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

través de las normas e instituciones del derecho industrial y de los diversos mecanismos
administrativos de la política de industrialización del Estado que se derivan de ellos. Retomando el
pequeño empresario manufacturero, individual, societal o colectivo, su evolución histórica que se
desgajó en el siglo XIX como consecuencia de su falta de inclusión en el sistema de codificación
napoleónica de derecho privado, producto de las teorías individualistas burguesas del desarrollo
económico-industrial de la época, que deshumanizó el proceso de formación económico-social
industrial de las naciones.

Hoy el desarrollo de la industria es directamente proporcional al esfuerzo industrializador del Estado


a través de las políticas públicas de industrialización sectoriales y subsectoriales dirigidas
selectivamente hacia aquellos sujetos del derecho industrial económicamente débiles, e indirectamente
proporcional al sistema de competencia o concurrencia y de globalización e integración de las
economías en el capitalismo industrial competitivo que hoy está llegando a su finalización producto
de su extremado racionalismo e individualismo; ello demuestra su alta vulnerabilidad y baja
capacidad de sobrevivencia en el mercado si el Estado no interviene en su regularización, fomento,
apoyo, estímulo, protección, promoción y desarrollo o si las mismas empresas no se asocian a través
de esquemas de cooperación entre productores.

Hasta principios de la primera mitad del siglo XX se tenía una noción vaga del derecho industrial, la
gran mayoría de los comercialistas lo identificaban con el “Derecho Económico”, dentro de un sistema
cerrado y estático de producción privada e intervención del Estado en la producción, generación y
distribución de la riqueza. Se necesitó más de doscientos años para comprender hoy que el Derecho
Industrial es un derecho con autonomía histórica, científica y didáctica; pero también se puede decir
que tiene un carácter especial y relativo, porque nace como rama especial del derecho mercantil y del
derecho administrativo que se ocupa del fenómeno industrial. Su evolución histórica corre de manera
paralela al nacimiento del derecho mercantil y del derecho administrativo.

Surge hoy en Venezuela el derecho industrial, dentro del fenómeno de socialización del derecho,
como medio técnico y económico de creación de riqueza, dentro de un esquema de libre competencia
o concurrencia y de economía solidaria y participativa; como ciencia jurídica autónoma directamente
vinculada al desarrollo productivo, competitivo y tecnológico de la industria, constituyendo su razón
de ser el desarrollo de la actividad industrial para aumentar la producción manufacturera fabril y así
satisfacer orgánicamente el Estado la demanda y el consumo doméstico. Concepto que para la mitad
del siglo XX aún se encontraba en proceso de elaboración científica dentro de un “derecho

48
Julio García Gómez

Económico” que se le definía como “el conjunto de reglas que determinan las relaciones jurídicas que
dan lugar a la producción, consumo, circulación y distribución de la riqueza” (Cabanellas, Diccionario
de Derecho Usual. Buenos Aires, 1946, p.169).

Hoy el derecho industrial se está logrado desarrollar, desprendiéndose del derecho mercantil, en
virtud a la evolución misma del derecho Administrativo de fomento industrial cuya aplicación ha
correspondido a los ministerios de la producción y el comercio, y a una serie de leyes de contenidos
financieros, técnicos y comerciales de naturaleza técnica económica y administrativa, que fomenta,
apoya, estimula, protege, promueve y desarrolla la actividad manufacturera dentro de un orden
jurídico económico con sentido social, participativo, asociativo, democrático y de justicia social. Sus
normas e instituciones primigenias se orientan, principalmente, a incentivar el desarrollo del capital
humano, a promover y fomentar el desarrollo de la empresa productora artesanal, familiar, las
cooperativas de productores de bienes y servicios, la microindustria, la pequeña industria y la
mediana industria; fortaleciendo así el encadenamiento industrial, la cooperación y la especialización
estratégica de las industrias, al contar el país con una producción de bienes y servicios diversificada,
con dominio tecnológico, de protección al medio ambiente, altamente productiva y competitiva en el
mercado doméstico e internacional.

El derecho industrial es un derecho relativo y heterogéneo; relativo, porque sus normas e


instituciones son de derecho privado y publico, y heterogéneo, porque su fundamento, especificidad y
autonomía científica, didáctica e histórica deriva de la Constitución y de una serie de leyes y
reglamentos de naturaleza financiera, técnica y comercial, nacidas de la costumbre comercial e
industrial, que dirigen y orientan el desarrollo de la actividad manufacturera.

Su autonomía científica, histórica y didáctica, en Venezuela, deviene de un conjunto de leyes; unas


primigenias que regulan la naturaleza específica de los productores económicamente débiles, y otras
generales que regulan las actividades financieras, comerciales y técnicas en sus operaciones
productivas. Dentro de las primeras tenemos: Ley para la Promoción y Desarrollo de la Pequeña y
Mediana Industria (apoyo y fomento industrial), Ley Especial de Asociaciones Cooperativas (acto
cooperativo de producción de bienes y servicios; promoción y protección) y Ley de Fomento y
Protección del Desarrollo Artesanal (apoyo y protección); en cambio de las segunda, tenemos: Ley de
Promoción y Protección de Inversiones (garantías); Ley de salvaguardias Comerciales (Planes de
reajuste competitivos); Ley de Incentivos a la Exportación (fomento); Ley de Promoción y

49
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

Protección de Inversiones (promoción y protección); Ley de Propiedad Industrial (privilegios); Ley de


Zonas Francas (fomento regional); Ley del Fondo Industrial (apoyo); Ley financieras de los entes del
Estado (apoyo y financiamiento oportuno); Ley para Promover y Proteger el Ejercicio de la Libre
competencia (promoción y protección); Ley de salvaguardias Comerciales (Planes de reajuste
competitivos); Ley Sobre Prácticas Desleales del Comercio Internacional (competencia efectiva); Ley
del Banco de Comercio Exterior (apoyo y promoción), entre otras.

Vemos entonces, que el derecho Industrial constituye todo un entramado jurídico económico de
plenitud hermética, especialmente diseñado para la regulación, incentivo, apoyo, fomento,
fortalecimiento, reestructuración y reindustrialización dinámica constante de los productores social y
económicamente débiles; para lograr de esa manera el desarrollo de la calidad, productividad,
tecnología e innovación y competitividad de los bienes y servicios de capital en los mercados
doméstico e internacionales.

El derecho industrial llena un vació histórico hacia el devenir del desarrollo económico y social de
Venezuela; porque constituye la semilla de la riqueza productiva y manufacturera de la nación, dentro
de un régimen jurídico de derechos y de libertades económicas, donde el Estado en su función de
promover un régimen socioeconómico de justicia social, de democracia participativa y productiva,
eficiencia, libre competencia, protección del ambiente, productividad, solidaridad y cooperativismo
(acto cooperativo de productores de bienes y servicios), asume el deber de asegurar el desarrollo
humano integral y una existencia digna y provechosa de la economía familiar, las cooperativas de
productores de bienes y servicios, la microempresa y la pequeña, mediana, gran industria y
colectividad en general.

De ahí que, el Estado conjuntamente con la iniciativa privada de los productores manufactureros,
individuales o colectivos, tiene la misión de promover el desarrollo armónico y la diversificación de la
estructura productiva manufacturera con el fin de generar fuentes de trabajo estables y de largo plazo,
alto valor agregado nacional en la producción de los bienes y servicios de capital, elevar el nivel de
vida de la población y fortalecer la soberanía económica del país. Garantizando de esta forma la
seguridad jurídica de la industria manufacturera y una estructura de producción eficiente, moderna,
competitiva y de vanguardia, donde prive la solidez productiva, el dinamismo tecnológico, la
solidaridad social y económica y la sustentabilidad de la producción manufacturera dentro de un
proceso de reindustrialización moderno, constante, dinámico y permanente, en el seno de una

50
Julio García Gómez

economía donde habrá “tanto Estado como sea necesario” como rector, promotor, impulsador y
articulador del cambio hacia la creación y desarrollo de un sector industrial armónico, competitivo y
diversificado, y “tanto mercado como sea necesario”, para lograr una economía integrada hacia
adentro e insertada hacia afuera; mediante la planificación estratégica, democrática y participativa de
su industria manufacturera.

1.4. - Factores que han Contribuido hacia el Nacimiento del Derecho Industrial:

Las causas que implicaron la postergación y el posterior nacimiento del derecho industrial, dentro
del fenómeno de socialización del derecho, parten de los mismos postulados que se originaron de las
teorías racionalistas liberales e idealistas marxistas en la conformación racional del hombre de siglo
XIX y XX, que contribuyeron a enervar el surgimiento de un derecho de industrias con autonomía
histórica, científica y didáctica, hasta los inicios del siglo XXI; estas causas son:

1.4.1. La aparición de la economía clásica y el marxismo, el fenómeno de la


socialización del derecho y la finalización de la producción en masa y para las
masas, eje del derecho mercantil:

Con la aparición de la economía liberal y el fenecimiento de las teorías mercantilistas de las


monarquías, la industria y el comercio adquieren una nueva fisonomía al proclamar Adam Smith en
1776, en su libro Investigaciones sobre la naturaleza y las causas de la riqueza de las naciones, que
en el trabajo individual y en la división del trabajo se encontraba el origen de la riqueza, dependiendo
ésta de la producción y del consumo. Adam Smith se oponía radicalmente a la intervención del Estado
en la economía, puesto que al Estado solo le competía garantizar la libertad a sus ciudadanos; el orden
económico y racional en el comercio y la industria solo se logra de forma natural. Smith, dejaba de
lado uno de los factores motores de la actividad industrial en la economía, lo cual resultaba nada de
extraño dada su “mano invisible” en el mercado, lo que posteriormente se conocería en Francia y
luego se extendería en todas las naciones de derecho civilista como “Derecho Administrativo”, en
especial a las políticas administrativas de intervención del Estado dirigidas hacia el fomento de la
industria. Para el padre de la economía moderna el capitalismo era el resultado de leyes puramente
naturales: “Las leyes que regulan las actividades económicas de los individuos son injustas, y
contradicen el principio de la libertad natural. El Estado debe dejar a los individuos el cuidado de sus
propios intereses, porque, dada su situación particular, no hay ningún juez que pueda discriminarlos”
(González A. y Maza Zavala; 1983:36). Smith, afirmaba, además, que: “los individuos saben bien lo

51
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

que es bueno para ellos y si no hay impedimentos se verán impulsados en su búsqueda de beneficios a
la producción de los bienes y servicios que desea la sociedad ... a través del comercio libre y del libre
mercado, los intereses individuales coincidirán con el bien común” (Morles;1998:23). Fenómeno que
va a repercutir en la configuración jurídica del derecho privado: civil y mercantil, cercenando estos
sistema jurídicos, dadas las teorías individualistas de una “clase” de comerciantes e industriales
burgueses: las normas e instituciones del desarrollo industrial. Para los capitalistas clásicos de la
producción en masa y para las masas, el mercado había que dejarlo funcionar según las leyes
naturales, sin interferir para nada el estado en la economía; con ello se acentuaban las imperfecciones
de mercado y los desequilibrios económicos, porque un estado carente de mecanismos de regulación
del fenómeno industrial condenaba a los pequeños productores industriales y a la clase trabajadora
desposeída al no tener acceso a la democratización del capital y a la propiedad de la industria. El
derecho privado no hace sino en recoger los principios del libre mercado, encontrando en el Código
de Comercio el exponente más fiel de las teorías racionalistas de Adam Smith.

Por otra parte, los principios idealistas de Karl Marx, contrarios al pensamiento racionalista de
Smith, en su crítica a la economía política y en El Capital responde a la situación real producida en
Inglaterra por el desarrollo de la prosperidad. En una industria de masa para las masas con tecnología
aún rudimentaria, dicha prosperidad obedecía en gran parte a las diferencias enormes entre los salarios
y el coste de producción, es decir, la plusvalía; fenómeno que en el siglo XX dejó de producirse
(Nueva Acta 2000. Enciclopedia Sistemática. Tomo 5. Historia; 1985:328).

En la propia Inglaterra, el 24 de octubre de 1844, en el pueblo de Rochdale, ante la imposibilidad


económica de los trabajadores de construir un sistema industrial de pequeñas empresas, dado que las
tecnologías se diseñaban para la gran industria, y eran por tanto inalcanzables para lograr la
democratización de los medios de producción, surge la necesidad de promover cooperativas obreras de
productores a fin de establecer un equilibrio entre el racionalismo y el idealismo económico, entre el
interés privado y el interés colectivo, entre la propiedad de los medios de producción y las necesidades
colectivas de los trabajadores asalariados, ante la explotación capitalista de la época, constituyéndose
“la sociedad de los Pioneros Equitativos de Rochdale, compuesta por obreros. Con la creación y
desarrollo de esta cooperativa, se extenderá el movimiento cooperativo por todos los países europeos y
luego por todo el mundo. Desde entonces el cooperativismo, como hecho social y económico de los
trabajadores, ha jugado un importante papel en el mejoramiento de las condiciones de vida de las
clases trabajadoras” (Esteller; 1994:32). Así hoy, vemos que la cooperación entre productores

52
Julio García Gómez

colectivos de bienes y servicios industriales viene a constituir uno de los antecedentes remotos de una
clase de productores trabajadores que se desenvuelven dentro de una nueva rama del derecho: el
derecho cooperativo, que se diferencia del derecho mercantil y civil, por su teoría del acto cooperativo
y sus principios cooperativos. Así vemos que dentro de las cooperativas de productores de bienes y
servicios, dentro de la teoría idealista de la economía colectiva surge una especie de derecho industrial
cooperativo, que hoy le interesa al derecho industrial en lo que se refiere al acto cooperativo de los
productores de bienes y servicios, como empresas industriales sin fines de lucro, que distribuyen su
producción entre los asociados, o venden su producción en el mercado o población, de forma directa,
sin intermediarios.

Sólo a principios de la cuarta década del siglo XIX, en vista al fenómeno de la socialización de
derecho, empieza a producirse una legislación laboral, producto de las reivindicaciones sociales, y a
finales de la novena década de siglo XIX “se utilizó, por primera vez, la frase “Derecho Cooperativo”,
en un libro que con ese título escribió el alemán Otto Gierke, en el cual se hablaba del primer Código
Cooperativo expedido por el Parlamento prusiano en 1867 y se hacían comentarios sobre algunas otras
leyes complementarias. No era un estudio sistemático del Derecho Cooperativo, pero tuvo la
importancia de haber iniciado la investigación de esa rama jurídica” (Esteller; 1994: 52).

Pero esté fenómeno de socialización del derecho laboral y del derecho cooperativo, y más
recientemente del derecho agrario, no ha ocurrido de forma paralela con el nacimiento de una
legislación industrial protectora de los productores industriales social y económicamente débiles
dentro del sistema capitalista o liberal de democracia: por una parte, ante el avance de las teorías
liberales de la economía que solo miran los ajustes macroeconómicos y las políticas de privatización a
ultranza, y por la otra, ante los feroces ataques de los mismos cooperativistas utópicos y socialistas con
tendencias marxistas al sistema de organización económica de propiedad privada de los medios de
producción.

Hacia los finales de siglo XX empieza a cambiar la concepción del origen de la riqueza como
consecuencia de la revolución tecnológica y organizativa que se inicia con el modelo japonés,
naciendo así un capitalismo social, que pregona “tanto mercado como sea posible y tanto Estado como
sea necesario”, que hoy tiene su centro en el nuevo modelo organizativo unido al nuevo modelo
tecnológico, que ha dejado atrás la producción fordista del capitalismo competitivo que se inició con la
Revolución Industrial y que producía en masa y para las masas bajo grandes complejos industriales,

53
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

absorbiendo desde entonces las empresas pequeñas las fuerzas de trabajo del modelo fordista, en
virtud a una mayor democratización de la propiedad en la industria dado que la producción y las
tecnologías se están desmaterializando siendo accesible a cualquier ciudadano; lo que ha permitido
convertir a los trabajadores asalariados y al ciudadano común en empresarios, generalmente,
pequeños, artesanos y emprendedores en virtud al acceso a las nuevas tecnologías en la industria y al
nuevo modelo organizativo basado en la microelectrónica. Hoy las empresas pequeñas, como
actividad económica organizada de forma individual o social, por su gran dinamismo tecnológico,
versatilidad, flexibilidad y adaptación a los cambios que impone la competencia internacional,
constituyen una nueva clase empresaria en la economía mundial que ven en el mercado una nueva
forma de subsistencia, negociación y de generación de riqueza.

Mientras tanto, las economías de los países desindustrializados empiezan a busca nuevas formulas
de políticas económicas e industriales, dentro de un esquema de libre competencia e intervención del
estado en la regularización de la actividad económica, dentro un nuevo capitalismo social y humano,
que como una mano visible en el mercado les permitan vencer los obstáculos del desarrollo
económico y social sobre los cuales reposa la estabilidad social y democrática de las naciones, este
fenómeno va ha tener “comparativamente” su primera manifestación en toda Latinoamérica a través
del nacimiento del derecho industrial primigenio (Ver Cuarta Parte de esta obra). En Latinoamèrica, lo
primero que se impone es determinar y planificar administrativamente sus políticas de fomento
industrial, pero los esfuerzos de reindustrialización dinámica y abierta no resultan nada fácil de
lograr si no se cuenta con un mejoramiento del capital humano y de los intangibles del conocimiento,
sobre todo en el proceso de adaptación a las nuevas tecnologías en las empresas manufactureras y en
los centros de enseñanza técnica y universitaria, así como la aplicación de la innovación tecnológica
e ingeniería de reverso en la industria, como complemento de lo anterior, basada en la copia de las
tecnologías que desarrollan los países industrializados para lograr la competitividad de los sectores
industriales.

1.4.2. La Desaparición de las Corporaciones Artesanales en Virtud a la Ley de


Chapalier, el Nacimiento de la Industria Capitalista y el Paso del Sistema
Subjetivista al Sistema Objetivo de Comercio:

El segundo elemento que nosotros consideramos como factor que ha contribuido a enervar el
nacimiento de un Derecho Industrial democrático y participativo, fue la supresión, con justificadas
razones históricas, sociales, políticas y económicas, de las corporaciones artesanales al final de la edad

54
Julio García Gómez

media y principios de la edad moderna, que constituyeron hasta los inicios de la Revolución industrial
la base de la economía urbana en Europa. La prohibición de toda forma de asociación dejó
desamparado al artesano y su actividad artesana, sin crearle los estados nacionales medios de
promoción, estímulos e incentivos a través de nuevas normas e instituciones privadas que sustituyera
sus viejas y desprestigiadas costumbres artesanales.

En efecto, la lenta desaparición del trabajo productivo que realizaban los pequeños talleres
domésticos artesanales, como derecho de costumbre y de tradición histórica productiva-familiar, a
través de los maestros, oficiales y aprendices, arranca como consecuencia de tres factores correlativos:
a) por la Ley de Chapalier, sancionada en Francia por la Asamblea Constituyente el 14 de junio de
1791 que prohibió el restablecimiento de las corporaciones de artesanos, que se habían convertido
prácticamente “ en círculos cerrados, de fines exclusivistas; a exigir elevada cantidad de dinero para
obtener el título de maestro, o a reservar este grado a determinadas familias, en general llegaron a
cometer abusos que las desviaron de su finalidad inicial” (Caldera; 1985: 194), b) por el
establecimiento después de la Revolución Francesa de un sistema de codificación francés, que se
extiende a todo el mundo, que separa completamente los actos comerciales de los actos civiles,
prescindiendo de los sujetos de la actividad artesanal, sin tomar en cuenta la realidad sustancial de la
industria artesanal manufacturera fabril rudimentaria, y finalmente c) por el nacimiento de una
Revolución Industrial, “que se originó mucho antes de 1760 y que alcanzó su pleno desarrollo mucho
después de 1830” (Ashton: 1979: 9), en virtud de la aplicación de la ciencia en la industria, la cual
originó una producción industrial en serie y a gran escala, favoreciendo la competencia entre
productores en los distintos mercados y una distribución masiva de productos, que prácticamente tuvo
como resultado la desaparición del artesano como fuerza económica, social y política organizada, al
ser sus talleres rudimentarios incapaces de competir con esta nueva forma de generar riqueza, que
poco a poco fue absorbiendo a los maestros, oficiales y aprendices, transformándose estos en la clase
obrera asalariada del capitalismo industrial. En la primera fase del capitalismo el trabajo y los
“recursos se transfieren de la manufactura de bienes de consumo a aquellos que constituían equipos
industriales” (Ashton: 1979: 168).

Ahora bien, dentro de los tres factores anteriores, algunos de ellos inevitables, que originaron
prácticamente la desaparición del artesano y su actividad artesanal, el más perjudicial fue el
establecimiento de un sistema de codificación del derecho privado, que dejó de lado las normas e
instituciones mecanismos financieros, técnicos y comerciales de apoyo y fomento de los sectores de

55
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

actividad industrial social y económicamente débiles - léase: flexibilización de contratos y


obligaciones hacia el artesano, pequeño y mediano empresario, su especificidad manufacturera en la
economía y apoyo al acto de producción primigenio del artesano y a la pequeña empresa -. Tanto es
así, que hoy en virtud al fenómeno de la recepción del derecho francés, nuestros códigos de comercio
y civil carecen de forma absoluta de instituciones de fomento y desarrollo industrial, pues sólo
alcanzan a regular la formación de sociedades mercantiles y civiles, y las relaciones económicas
patrimoniales de contigüidad entre las personas naturales o jurídicas a través del derecho civil de
bienes, obligaciones y contratos, que se aplica supletoriamente en el derecho mercantil en virtud a los
actos de comercio en los casos no resueltos por él; sin tomar en cuenta de manera rigurosa la actividad
productiva puesto que dichas actividades comerciales o civiles como actividades en sí no están
disciplinadas en ambos códigos.

El paso del sistema subjetivo de comercio – léase: artesanos y su actividad artesanal en las
corporaciones feudales de producción –, que predominaba de forma autónoma, sin regulación estatal,
como derecho de costumbres de los artesanos hacia el final del sistema feudal, al sistema objetivo de
comercio, ocurrió en la época de las monarquías centralizadas que se formaron a lo largo del siglo
XVII, particularmente en Francia con el contenido de las famosas codificaciones de Luis XIV
(ordenanzas sobre el comercio de 1673 y ordenanzas sobre la marina de 1681), el comercialista patrio
Roberto Goldschmidt enseña que “El Derecho mercantil, que con anterioridad había sido un derecho
autónomo, en el sentido de un derecho formado dentro de los gremios y las corporaciones, llegó a ser
un derecho estatal. Mantenía, sin embargo una base subjetiva, a saber, continuó siendo el derecho de
los comerciantes” (Goldschmidt; 1979:16) más no era un derecho de la clase de artesanos y pequeños
productores, sino de las grandes corporaciones industriales y comerciales, como el de la Compañía de
las Indias; porque el Estado asumió el control político, aduanero, fiscal, jurisdiccional, burocrático y
económico del comercio y la industria, por conveniencias políticas de los estados nacionales, dado los
principios del mercantilismo de crecimiento de adentro hacia fuera e intervención en la economía para
acumular metales preciosos. Pero es en el periodo del liberalismo económico, cuando se deja atrás el
anterior sistema de producción mercantilista, cuando las bases del derecho mercantil cambia
radicalmente con la Revolución Francesa, al suprimir el legislador los gremios de artesanos y
corporaciones comerciales monopólicas. Goldschmidt apunta que “Con esto faltó la base para
conservar el carácter subjetivo del derecho mercantil, como el derecho de los comerciantes inscritos en
determinado gremio. El Código de Comercio francés de 1807 pasa, por lo tanto, a un sistema de

56
Julio García Gómez

carácter objetivo, es decir toma como base la figura del acto de comercio para delimitar el derecho
mercantil del derecho civil” (1979:17).

De forma igual opina el comercialista Alfredo Morles Hernández, en su “Curso de Derecho


Mercantil”, pues el paso de un sistema subjetivo a uno objetivo no ocurrió por capricho: “La
Revolución Francesa había suprimido los privilegios (Ley de Chapalier) y, en consecuencia, no podían
dictarse leyes dirigidas a regular la actividad de una “clase”. Sin embargo, habiéndose proclamado la
libertad de comercio y habiendo triunfado la tesis económica de los fisiócratas conforme a la cual la
libertad económica era el presupuesto social, se impuso la necesidad de legislar sobre los intercambios
comerciales. La solución que se encontró fue la de regular el objeto (el comercio) en lugar de regular
el sujeto (el comerciante). Inmediatamente, la moda codificadora francesa se extendió por toda Europa
y luego será seguida, prácticamente, en el mundo entero” (Morles; 1998:25 y 26). Abandonándose,
con ello, de forma definitiva, un sistema de producción artesanal y manufacturero intermedio con
relación a la gran industria capitalista, en medio de las teorías liberales y racionalistas de la época.

Como veremos más adelante, nuestro código de comercio regula los “actos de comercio” de la
empresa productora con un criterio de comercialidad, donde “las actividades comerciales, el espíritu
especulativo se orienta ejecutando actos de producción ...” (Barbosa; 1998: 76), prescindiendo del
sujeto de la actividad industrial; mientras que el derecho Civil, hace los mismo, sólo que regula los
“actos civiles" de las sociedades civiles productoras de una manera más plena, como actividades con
“un fin económico común” – no comercial – cuyo “propósito de lucro se obtiene directamente,
ejecutando negocios en los cuales no se produce un factor intermediario, o una actividad técnicamente
organizada que no denote un complejo hacendístico, sino actividades simples [productores primarios],
directas entre las partes negociantes, en las cuales no se les da ingreso a terceras personas en la
ejecución de esas actividades. La intervención de las partes es directa y no con ayuda de
intermediarios” (Barbosa; 1998: 76), lo mismo podemos decir de las asociaciones civiles sin fines de
lucro, que tienen un fin económico-social y colectivo –de acuerdo a la realidad social, los principios
del derecho y la filosofía jurídica; ya que no se define la asociación civil en el código civil–, sólo que
no hay lucro sino un esquema de asociación con fines comunitarios enfatizando la organización social
de la producción. Regulando de esta manera nuestro Código Civil las actividades económicas o
sociales como “actos civiles”, v.g.: las actividades de los artesanos, la empresa familiar o casera y las
cooperativas de productores. Cabe agregar hoy en día, saliéndonos un poco de la idea central, que en
Venezuela a las cooperativas se les aplica de manera supletoria el Código Civil al separarse de forma

57
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

absoluta el acto cooperativo del acto civil, en vista a la condición autonómica del “acto cooperativo”,
como bien se desprende de la novedosa Ley Especial de Asociaciones Cooperativas, publicada en
gaceta Oficial N° 37.285, de fecha 8 de septiembre de 2001, en la cual se le da autonomía
jurisdiccional, al prescribir en su Disposiciones Transitorias Cuarta que: “Hasta tanto no se cree la
jurisdicción especial en materia asociativa, los tribunales competentes para conocer de las acciones y
recursos judiciales previstos en esta Ley, son los tribunales de Municipio, independientemente de la
cuantía del asunto. Para su Tramitación se aplicará el procedimiento del juicio breve previsto en el
Código de Procedimiento Civil”

En efecto, el derecho civil al regular las actividades económicas de las sociedades civiles y las
actividades económico-sociales en las asociaciones civiles de producción, respectivamente, prescinde
de los aspectos técnicos y económicos de las actividades de producción, puesto que el objeto de ambas
es bastante amplio, tal como se evidencia en los artículos 1.649 y 12 del Código Civil. Por otra parte,
nuestro Código de Comercio es predominantemente de base objetiva, ya que su artículo 2° establece
una serie de actividades comerciales, simples o complejas, sin estar disciplinada en la actividad
económica e industrial del país; que tienen como supuestos el intercambio, la producción y la
circulación de bienes o servicios, a los solos fines de fijar la jurisdicción mercantil en el conocimiento
de las causas.

Hoy de lege ferenda, por obra de la doctrina subjetiva, principalmente Italiana, francesa y
española, en virtud a la realidad técnico y económica del tráfico en los sectores del comercio, los
servicios y la industria manufacturera según el destino de su producción, el contenido del Derecho
Mercantil se estructura y nutre en torno al sistema subjetivista: el empresario. Así vemos que en la
empresa su “orientador y propulsor es el empresario ... no pudiendo desligarse de ninguna manera el
empresario de la empresa, ya que son términos que se comprenden recíprocamente; hablando en
términos subjetivos, el empresario se constituye al mismo tiempo, también, en el fundamento del
derecho comercial. Se proyecta, en consecuencia, el derecho mercantil como el derecho de la empresa,
entendida como un organismo económico organizado por una persona denominada empresario, que
bajo su iniciativa y riesgo, realiza una actividad profesional encaminada a la producción o cambio de
bienes o servicios para la satisfacción del mercado en general” (Barbosa: 1998: 14). En efecto, este
principio los vemos en Italia en la reforma del Código de Comercio de 1942, al unificar su derecho
privado; realizó “el traslado del eje de la teoría de la empresa del momento del cambio al momento de
la producción” (Morles; 1998: 205); en ese traslado de la figura del comerciante del momento del

58
Julio García Gómez

cambio, a la figura del empresario al momento de la producción “ Era necesario mostrar - tal como
enseñaba uno de los artífices del código - que la función del empresario es “una función creadora de
riqueza y no sólo intermediadora” (Asquini citado por Galano). Es así como la figura del empresario,
en Italia sustituye a la del comerciante, invirtiendo la relación de género a especie que entre ambas
figuras existía en los códigos del siglo XIX: el empresario deja de ser una especie de genero
comerciante y éste pasa a ser una especie de género empresario” (1998; 205).

De manera tal, que hoy, dentro de la doctrina subjetivista del derecho mercantil moderno, se empieza
a revertir de “lege ferenda” la doctrina comercial desindustrializante que se inició en el siglo XIX;
porque al remplazarse el comerciante y sus actos de comercio por la figura del empresario y su
actividad empresaria; el empresario como “sujeto” de derechos económicos y patrimoniales, retorna
históricamente a su papel productivo en la generación de riqueza en sus sectores de actividad
económica; la empresa, pasa a ser el “objeto” de derecho de esa actividad económica de producción,
intermediación y circulación; y, finalmente, la “causa” sería el ánimo de especulación o
comercialidad en el mercado en general. Así en consecuencia, desde el punto de vista subjetivista del
derecho mercantil, y dentro del contexto de una teoría protectora “concurrente” de los sujetos del
derecho industrial y del fenómeno de la comerciabilidad del derecho civil y la consecuente unificación
del derecho privado en el área de la teoría general de los contratos y obligaciones; sería
“aprehensible”, sin demasiados tecnicismos jurídicos, la realidad histórica, didáctica, científica, social,
humana y económica del “empresario productor” y su “empresa productora”; recibiendo ambos -
sujeto y objeto -, de forma inmediata y ecléctica su protección, fomento y estímulo, dentro de un
sistema flexible general de derechos patrimoniales y obligaciones contractuales ( léase: trato
preferencial y trato diferenciado en principios del derecho industrial, Parte II), así como del mismo
Estado a través de la actividad administrativa (léase: derecho industrial primigenio y general) de la
política de industrialización, dentro del fenómeno de la publicización del derecho mercantil, que
descansa en las instituciones jurídicas primigenias y generales del derecho industrial, las que veremos
en la Parte II y III de esta obra, y que tienen, por lo demás, un contenido relativo, dentro del derecho
privado y público.

Vemos entonces, que desde Comienzo del siglo XIX, con el nacimiento de la codificación en
Francia, el sector de “actividad económica” incapaz de articularse a la realidad de la producción
mercantil y civil ha sido el de la actividad manufacturera. Esto se debe a que el Código de Comercio y
el Código Civil no han considerado de forma privada el fenómeno real de la producción en la

59
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

flexibilización de sus contratos y obligaciones; fenómeno que constituyen las bases preferenciales y
diferenciales de un derecho industrial de justicia social para los productores manufactureros social y
económicamente débiles. Este fenómeno explica, en parte, el atraso significativo del sector real de las
economías en vías de desarrollo; porque las normas e instituciones del desarrollo de la industria
manufacturera, capaces de brindar apoyo y protección a los sectores industriales débiles, jamás fueron
precisadas positivamente por el legislador, ni el Código de Comercio ni en el Código Civil.

Ante este fenómeno en Latinoamérica se han aprobado una serie de leyes de fomento y desarrollo de
las actividades de la artesanía, microindustria y pequeña y mediana industria, v.g.: Perú, Argentina,
Paraguay, Brasil, Colombia, México, Venezuela; hasta el punto de extenderse, comparativamente, la
moda del derecho industrial primigenio a todas las naciones latinoamericanas e inclusive ante los
vacíos legales que han presentado dichas leyes, sea por excluir algunos sujetos, mejores definiciones
conceptuales o incorporación de otras instituciones de promoción, incentivos y estímulos, se está
empezado a reformar las que se han promulgado; en general la tendencia es agrupar a las micro
industrias y a las pequeñas y medianas industrias concentrando los esfuerzos de industrialización en un
solo sentido. Otras naciones que aún no cuentan con estos instrumentos legales se ha venido
promoviendo administrativamente el desarrollo de sus estratos débiles de producción, como ocurre
con Chile, Bolivia y muchas otras naciones latinoamericanas que desconocen estos instrumentos de
apoyo al desarrollo industrial. En Venezuela, ya se contaba con una Ley de Fomento y Protección al
desarrollo artesanal (Gobierno de Caldera) y a partir de finales del año 2001 se promulga, dentro de la
concepción publicista de derecho mercantil, la “Ley de Promoción y Desarrollo de la Pequeña y
Mediana Industria” a los pequeños y medianos industriales, en Gaceta Oficial N° 5.552,
Extraordinario de fecha 12 de noviembre de 2001, excluyéndose, inexplicablemente, el sector de las
microindustrias. Nuestra Ley de Promoción y Desarrollo de la Pequeña y Mediana Industria se
contemplan los derechos y deberes de sus sujetos, así como los modos de promoción y protección del
Estado a través de las instituciones financieras, técnicas y tecnológicas y comerciales de apoyo, entre
otras de carácter jurídico; sin duda, una maratónica y justa reivindicación protectora que se venía
impulsando en el seno del gremio de Fedeindustria y sus cámaras afiliadas que agrupan a los
artesanos, pequeños y medianos industriales, que por cierto, les otorga seguridad jurídica y que
responde a su realidad socia y económica en un contexto de intereses generales.

Sin embargo, a comienzo del siglo pasado, en el periodo de la Revolución Industrial, en vista a que
el desarrollo de la gran industria necesitaba grandes cantidades de dinero, y ello era solo posible

60
Julio García Gómez

mediante la movilización del crédito, se logró extender en todas las naciones de derecho civilista el
derecho mercantil a la actividad industrial “que es una actividad productora [a gran escala], distinta de
la actividad del comerciante en sentido estricto, que es una actividad de intermediación”
(Goldschmidt: 1979:17), pero ello solo resultaba de forma doctrinaria, porque el código de comercio
sigue en Venezuela siendo de base predominante objetiva, al tomar en cuenta de forma “analógica” -
no taxativa - los actos de comercio para delimitar el derecho mercantil del derecho civil,
prescindiendo de los diferentes tipos y formas de producción; lo que ha originado un profundo vacío
sustantivo en las instituciones jurídicas del desarrollo de la industrial, sobre la cual se levanta la
estructura productora, exportadora y generadora de empleos de las naciones. Entonces, resulta lógico
pensar en la existencia de un derecho mercantil cerrado, estático, inconcluso, desindustrializante,
desarticulado y desarraigado de la realidad de la producción, porque sus supuestos a partir del sigo
XIX sólo fueron establecidos para una gran industria masiva de “clase” profesional y burguesa, tan
solo para a acceder jurídicamente una “clase” hacia las instituciones mercantiles que regulan el crédito
- banca - y a la formación del capital social de las grandes sociedades de comercio - constitución
continuada de industrias intensivas de capital y mano de obra: a través de promotores y bolsa -
(obsérvese que en Venezuela, no existe un mercado de capitales para la pequeña y mediana industria a
través de la venta de sus acciones comunes y preferidas) entendiéndose en ellas el desarrollo
capitalista de la industria, dentro de un sistema jurídico económico en su sustancia confeccionado por
y para la gran industria capitalista burguesa, expropiando de forma colateral los medios de producción
que resultaban fundamentales para humanizar la economía y tener así los trabajadores y profesionales
asalariados - antiguos artesanos y pequeños empresarios - las mismas oportunidades para acceder de
forma directa al sistema de propiedad de la industria capitalista dentro de sus derechos económicos y
patrimoniales. Fenómeno que se corrobora al ver hoy en Venezuela como el sistema bancario y
financiero se queja porque se le obliga a través de una Ley de Bancos otorgar una parte sustancial de
su cartera hacia la intermediación de la pequeña y mediana industria y agroindustria; lo que demuestra
la tendencia deshumanizadora del sistema racionalista y objetivo de comercio, fenómeno que hoy está
llegando a su fin, en virtud al fenómeno de la socialización de derecho y la economía; como tercera
vía para la riqueza de las naciones en este tercer milenio.

En resumen, la postergación del nacimiento de un auténtico derecho protector de los artesanos, micro
y pequeños y medianos productores manufactureros arranca como consecuencia del desprestigio que
alcanzaron hacia los finales de la Edad media y comienzo de la Edad Moderna los gremios de
artesanos, los cuales fueron abolidos en Francia en 1791 por la Ley de Chapalier, que prohibió todo

61
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

tipo de asociación para el trabajo productivo, fenómeno que se tradujo, en medio de la teoría clásica de
la economía liberal y burguesa y su sistema de codificación napoleónica, en dejar de lado el
nacimiento de un derecho industrial protector que se venía desarrollando de forma autónoma en medio
de vicios e imperfecciones en las costumbres de los artesanos, no incorporándose en el derecho
privado (civil y mercantil) nuevas instituciones protectoras de los empresarios manufactureros
socialmente débiles en sustitución de sus viejas y desprestigiadas costumbres artesanales. En segundo
lugar, al desarrollo dentro del Código de Comercio de un sistema racionalista, objetivo y pragmático,
incapaz de percibir la realidad del sujeto empresario y de su actividad empresaria dentro del fenómeno
moderno de la humanización de las economías y de la socialización del derecho; y finalmente ante el
advenimiento de las nuevas tecnologías en la industria capitalista que hasta el día de hoy no terminan
de fracturar su frágil estructura productiva si no se recibe el apoyo del Estado en el área de innovación
y desarrollo tecnológico.

1.4.3. La Evolución del Sistema Administrativo en el Contexto de los Derechos


Constitucionales:

El tercer elemento, que se considera como factor que ha contribuido hoy al nacimiento del derecho
industrial, es la evolución del sistema de derecho administrativo; que ha tenido su origen en las
normas del ordenamiento jurídico positivo subordinadas a los derechos humanos, sociales y
económicos que se han recogido en los textos constitucionales de todo el mundo a raíz de la
Declaración de los Derecho del Hombre y del Ciudadano de 1789 y la evolución de la Declaración
Universal de los Derechos Humanos de 1948, así como en el desarrollo de los “principios de la
jurisprudencia y la doctrina aplicables a la estructura y funcionamiento de la administración” (Lares;
1996: 22), en especial a lo que se refiere al alcance e instrumentación de las políticas públicas
administrativas de fomento industrial, desarrolladas a partir de la mitad del siglo XX por los
Ministerios Producción y del Comercio (también, en Venezuela hoy: Ministerio de Ciencia y
Tecnología, Ministerio de Educación a través del Ince y Conac, y Fondo Único Social adscrito a la
Secretaría de la Presidencia de la República; dirigidas a la promoción, apoyo, incentivo, protección,
estímulo y fomento de la actividad productiva).

Sin bien es cierto, que en la época que va de 1760 a 1950 la ciencia aplicada a la producción
progresó más rápido que la ciencia administrativa, el capitalismo industrial no fue capaz de llevar la
totalidad de sus frutos al común de la gente; ello se debió a la deficiencia de la administración pública,
y en forma alguna al proceso económico; sin embargo la evolución del derecho administrativo a partir

62
Julio García Gómez

de la sexta década del siglo XX: ante los esquemas racionalistas, individualistas y liberales del
capitalismo industrial competitivo, ante la pobreza y subdesarrollo de los pueblos, ante la feroz
competencia internacional que desgasta y erosiona los sectores incipientes de actividad industrial, ante
la revolución tecnológica que ha venido de forma continua convulsionando el universo productivo
entero, ante la rotura de la unidad de derecho privado y ante la falta de un sistema de derecho
mercantil y civil protector y promotor de la actividad productiva; acude el derecho Administrativo
constitucionalmente, como una mano visible en el mercado, a través de diversas leyes y
reglamentaciones de naturaleza financiera, técnica y comercial, en defensa de los particulares, del
empresario y de su actividad empresaria y de la promoción de las inversiones reales dentro de los
países. Si bien el modelo de sustitución de importaciones, impuesto por la CEPAL, no se convirtió en
una panacea, ello fue el resultado de las inexactitudes de su implementación dentro de un contexto
racionalista y ortodoxo económico dirigido hacia las grandes industrias masivas de producción en
medio de unas instituciones jurídicas de derecho privado que no lograban visualizar dentro de la
evolución constitucional de los estados un derecho industrial intermedio entre el Estado y el Mercado.

El ius agrarista patrio Edgar Nuñez Alcántara enseña que: “pasamos del régimen feudal al régimen
liberal, vamos posteriormente a la etapa de la industrialización y del capitalismo. En este momento,
cuando surge esta figura, se comienza a conceptualizar el mundo desde el punto de vista económico,
afectando al individualismo propio de la época liberal napoleónica; entonces se va a revisar el
concepto que se tiene sobre lo que son los esquemas constitucionales de los Estados ... se empieza a
justificar desde el punto de vista político y social la aparición de los problemas de los derechos
humanos, económicos y sociales de la gente que son fuente de fácil aprehensión ... ” (Nuñez;
1995:24), para que el Estado a través de su función administrativa intervenga constitucionalmente en
defensa de las actividades económicas favorables al interés general; con ello el Estado instauraba una
especie de derecho protector de las actividades económicas que fue creando poco a poco las
condiciones indemnes del nacimiento del derecho industrial; como sistema protector, promotor y
fomentador de la iniciativa privada, conciliando el interés privado de los individuos con el interés
general de las mayorías.

Pero este Derecho Industrial, que hoy en Venezuela se empieza ha deducir constitucionalmente de
los principios culturales, sociales y económicos y de los fines del Estado en la economía; en los
regímenes constitucionales fue naciendo subrepticiamente, pues se necesitó más de dos siglos, a partir
de la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano, para ir acomodándose y

63
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

desarrollándose; primero: como parte integral de la disciplina administrativa, dentro de un


constitucionalismo moderno que declaraba dentro de los derechos universales del hombre, como
principios generales los derechos económicos de sus ciudadanos y el fomento del desarrollo
económico por parte del Estado. De esta manera, la evolución del derecho administrativo al ir
desarrollando los principios del derecho constitucional en lo relativo al fomento de la actividad
económica al servicio del hombre como principio de justicia social, contenido en la parte dogmática,
así como los derechos económicos, contenidos en la parte orgánica de la Constitución, hoy tienen su
desarrollo en leyes y reglamentos, como se evidencia en Venezuela en las leyes primigenias de los
sujetos del derecho industrial, así como en las generales de contenidos financieros, técnicos y
comerciales que les son afines a los sujetos del derecho industrial primigenio.

En efecto, la evolución administrativa de los estados, dentro de la actividad administrativa de fomento


industrial, empieza a sentirse en Venezuela y en todas las naciones de derecho civilista, dentro de la
ordenación del Poder Ejecutivo, en la Ley Orgánica de la Administración Central, la cual establece la
estructura y el funcionamiento del Ministerio de la Producción y el Comercio, así como en su
Reglamento Orgánico que define sus Órganos de Dirección y las atribuciones y funciones de los
Despachos Sectoriales hacia el desarrollo de la producción y el comercio; los cuales no hacen más que
desarrollar la función del Estado en la economía dentro de los principios de justicia social y de
derechos económicos.

De modo que, como enseña el administrativista patrio Eloy Lares Martínez, en su Manual de
Derecho Administrativo: “La orientación de la vida administrativa parte del derecho constitucional. De
acuerdo con los rumbos trazados por el constituyente, habrá de desenvolverse el ejercicio de la función
administrativa” (1996:24). Fue esta reacción del derecho administrativo de fomento industrial dentro
de las “constituciones modernas destinadas a establecer un constitucionalismo social, como reacción
ante el individualismo del periodo de influencia napoleónica ... el tercer elemento que contribuye ...”
(Nuñez;1995:26) hoy en día, hacia el nacimiento de este novísimo Derecho Industrial que se divulga
en esta investigación jurídico económica.

1.4.4. El Derecho Industrial como Derecho de los Productores en la Economía:

Finalmente, nosotros, agregaríamos un cuarto elemento que contribuye indirectamente al nacimiento


de un derecho industrial autónomo creador de riqueza humana, social y productiva; se trata de la

64
Julio García Gómez

concepción del “Derecho Económico” dentro del Derecho Mercantil. Fenómeno de origen alemán,
que surgió después de la Segunda Guerra Mundial, que tiene sus raíces en una economía de mercado
“cuyo rol fundamental es el establecimiento de un sistema de reglas claras que aseguren en los
mercados la vigencia de los principios de la competencia perfecta. En este caso el Estado tiene una
tarea de gestor más que de rector de la economía, por lo que su intervención debe ser dosificada para
evitar la eliminación del mercado como asignador de recursos, ya que en la práctica esto podrá
conducir a distorsiones aún mayores de las que se intenten corregir” (Ponencia Central XXI Congreso
de Fedeindustria. “Estado de Derecho, Economía de Mercado y Sector Productivo Nacional”.
Barquisimeto, agosto 1992. p. 15). El comercialista patrio Alfredo Morles Hernández, apunta que “no
existe acuerdo general sobre su verdadero significado, pero el mismo puede atribuirse las siguientes
connotaciones:

1) los hechos económicamente significativos deben ser tenidos en consideración en la interpretación


de las normas y sustituir o complementar la dogmática jurídica.
2) es una rama del derecho, que sustituye el contenido tradicionalmente suministrado por la
economía individualista y liberal por el nuevo contenido que ostenta un ingrediente de marcada
intervención estatal. Es el Derecho de la Economía Organizada, identificado así: ”conjunto de
normas de diversas jerarquías, generalmente de derecho público, que disciplinan y regulan los
diversos instrumentos que integran las políticas económicas del Estado” (Wilker);
3) el núcleo del Derecho Económico es el Derecho Mercantil, fundado sobre las bases del
empresario especulativo, y el objeto del más vasto Derecho económico son las normas de derecho
privado y de derecho público que rigen la formación, existencia y actividades de las empresas
económicas” (Morles;1998:45).

Pero esta concepción de ver el Derecho Mercantil como un Derecho Económico, dentro de la
concepción alemana de la economía de mercado: de una “clase” profesional, no es definitiva; a ella se
oponen comercialistas como Uría, citado por Morles, quien piensa que el Derecho Económico “puede
ser, a modo de Derecho constitucional de la economía, el que regule la intervención del Estado en el
terreno económico, ordenando toda la actividad de ese carácter dentro de un sistema jurídico superior.
El derecho mercantil será, por el contrario, el derecho privado de la actividad económica desarrollada
por los empresarios en el mercado” (Morles;1995:46). De ser así, este sistema jurídico subjetivista de
orden superior, al centrarse en el empresario y tener sus fuentes fundamentales en los principios
constitucionales que definen sus derechos económicos y en un Estado dosificador, cuyo rol

65
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

fundamental es el de gestor más que de rector de la economía, a través del establecimiento de un


sistema de reglas claras que aseguren el funcionamiento efectivo y potencial del mercado a una
“clase” de empresarios, para lograr un desarrollo industrial democrático y participativo, habrá de
incluirse y no excluirse a los artesanos y empresas familiares o caseras, y el movimiento cooperativo y
asociativo, pues nuestro Código de Comercio no los regula dentro del sistema objetivo de los actos de
comercio, por tratarse de actividades económicas primarias, simples y directas, no organizadas en
sentido hacendístico u técnico-comercial, que al funcionar sin la participación de intermediarios
quedan excluidas del derecho mercantil, por tratarse de actividades no especulativas en el comercio y
por tanto absorbidas por las normas del Código Civil en materia de sociedades, contratos y
obligaciones; mientras que el derecho cooperativo de producción hoy queda absorbido por su propia
normativa espacial. Así en consecuencia, entre nosotros, el derecho industrial, dentro de la teoría
protectora de los sujetos del derecho industrial y la división del derecho industrial que más adelante
estableceremos, y dentro de un sistema jurídico de orden superior de “Derechos Económicos”, debe
ser el derecho de “todas” las “clases” de “productores” industriales, sean: individuales, sociales,
civiles o colectivos; ya que en esencia el derecho industrial se manifiesta dentro de los “Derechos
Económicos Constitucionales” como un derecho protector de justicia social y económica: más que de
mercados invisibles regidos por un Estado rector de leyes positivas; puesto que el Derecho Industrial
busca conciliar el interés individual con el interés general en los asuntos económicos; que han venido,
a partir de las teorías liberales y del mismo sistema de codificación comercial y civil, rechazando ese
“dinamismo humanizante” que encontramos en la fértil y talentosa realidad del hombre empresario.
De ahí que, dentro del derecho industrial, nosotros, apuntamos la función promotora y protectora del
Estado, como instrumento facilitador del desarrollo industrial, y esta tarea - siguiendo a Uría -, como
bien los japoneses y demás naciones asiáticas ya han descubierto en plena mitad del siglo XX, y más
recientemente en la misma economía norteamericana con sus medidas proteccionistas a sus
manufacturas y agroindustria: no se logra si el Estado no interviene en la economía para ordenar el
desarrollo de los sujetos de la actividad industrial y corregir las imperfecciones de mercado, a fin de
brindar, en el tiempo y el espacio, apoyo, protección, promoción, estímulos e incentivos para impulsar
y desarrollar de forma dirigida y selectiva un mercado planificado, no milagroso, que se desenvuelve,
muy a pesar de las teorías neoclásicas del desarrollo económico, en el campo del derecho
administrativo de fomento industrial y en la consecuente publicización del derecho comercial,
rompiendo los esquemas neoclásico del desarrollo económico.

66
Julio García Gómez

Visto lo anterior, podemos decir que el Derecho Económico es el genero, continente del derecho
constitucional que describe, dentro de un sistema jurídico superior o metajurídico, los principios que
rigen el desarrollo económico e industrial de las naciones o de una comunidad económica de naciones
cuando se trata de tratados-leyes que privan sobre el ordenamiento jurídico interno de las naciones;
mientras que el “Derecho Industrial” es la especie, contenido del desarrollo de los principios
orientadores culturales, sociales económicos previstos en la constitución o en las normas
Comunitarias, que especifican los derechos de propiedad u económicos de “todas” las “clases” de
productores y de la comunidad en general. Una nueva rama del derecho que se desmembra del
derecho mercantil y civil, que viene a complementar el derecho privado clásico, como consecuencia
de la realidad tecnoeconómica y social de la producción económica industrial, que tiende ha
humanizarse en virtud al fenómeno de la socialización de los fenómenos económicos jurídicos, nacida
en virtud a la evolución constitucional de los Estados y en el seno de esa parte especial del derecho
administrativo que vela por el fomento industrial de una nación.

1.5. Concepto del Derecho Industrial:

En sentido amplio, derecho industrial es la conformación jurídica de las normas e instituciones, de


derecho público o privado, expresadas en leyes y reglamentos, cuyos principios orientadores se
encuentran en la Constitución y los tratados-leyes, que vinculan la actividad empresaria de los
emprendedores, artesanos, la empresa familiar, las cooperativas de producción industrial, la
microindustria, la pequeña industria, la mediana industria y la gran industria de bienes o servicios de
capital, con el apoyo, promoción, protección, estímulos, incentivos y fomento de las mismas a través
de un conjunto de instrumentos de naturaleza financiera, no financiera o técnica, comercial, fiscal y
laboral, a fin de lograr una producción de bienes y servicios de capital moderna, competitiva,
protectora del medio ambiente y generadora de bienestar general; orientada al consumo doméstico y a
los mercados internacionales; sustentada en el aprovechamiento racional de los recursos naturales o
materia prima, así como en el desarrollo de los productos del conocimiento de alto contenido
tecnológico y de valor agregado.

En sentido restringido, derecho industrial es el conjunto de normas e instituciones primigenias que


definen directamente los deberes de los empresarios y los principios orientadores de sus actividades
productivas que haya su desarrollo en las normas e instituciones generales, dirigidas al financiamiento
preferencial, la asistencia técnica, el desarrollo y protección del comercio en su sentido más amplio,

67
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

los incentivos fiscales y laborales; como modos de promoción, protección y fomento de sectores
industriales que enfrentan debilidades estructurales en la producción.

O bien, de manera general, es la rama de derecho positivo que tiene por objeto los medios de
promoción, protección, estímulo, incentivo, apoyo y fomento del desarrollo del empresario y su
actividad empresaria productora de bienes y servicios de capital, a través de normas e instituciones
publicistas que desarrollan de forma metódica y coordinada los aspectos financieros, técnicos,
comerciales, fiscales y laborales de su naturaleza productiva.

1.6. Un Derecho Fragmentario, con Autonomía Histórica, Didáctica y Científica,


Técnica y Económica, y a la vez Especial Respecto al Derecho Mercantil y
Administrativo:

El derecho industrial es un derecho fragmentario, no es un derecho de excepción que se pueda


considerar distinto al derecho mercantil, civil y administrativo, porque toma sus principios del Código
de Comercio, del Código Civil y de las leyes especiales de índole administrativa -publicización del
derecho mercantil -, y de los tratados internacionales ratificados por la República que forman parte
integral del ordenamiento jurídico positivo interno. Es un derecho industrial autónomo si se mira
desde el punto de vista histórico, didáctico y científico u tecno-económico, al cual regulan sus normas
e instituciones primigenias y generales; y a la vez especial, porque surge como rama del derecho
mercantil y administrativo; que encuentra sus propios principios orientadores en el estudio e
investigación de sus fundamentos constitucionales, legales y doctrinarios “ius industrialistas”.

Por otra parte, no podemos hablar de una autonomía jurisdiccional del derecho industrial, salvo, en
Venezuela, en materia cooperativa u asociativa como ya hemos explicado en su oportunidad; porque el
tratamiento de los casos jurisdiccionales particulares, mientras no se unifique el sistema de derecho
privado en materia contractual u obligaciones patrimoniales, se desarrolla de forma autónoma en el
campo adjetivo del derecho mercantil, civil y cooperativo, según se trate de actos de comercio, actos
civiles y actos cooperativos u asociativos.

1.7. Derecho Público y Privado:

Sin ahondar en la doctrina del derecho público y privado, ya que corresponde a la materia de
introducción al derecho, podemos decir que el derecho industrial es de naturaleza mixta o relativa,

68
Julio García Gómez

puesto que al tomar sus fundamentos jurídicos, técnicos y económicos de los principios
constitucionales orientadores y de las normas e instituciones que regulan los deberes de los
empresarios y los modos publicistas de promoción, protección y fomento de sus actividades
empresarias; vemos que forma parte de esta rama con autonomía científica y didáctica, todas las
disposiciones constitucionales, legales, reglamentarias dirigidas a los sujetos del derecho industrial;
muchas de las cuales son de orden público y por tanto inderogables por convenios privados, pero que
son destinadas a regir únicamente relaciones jurídicas patrimoniales entre los sujetos de la actividad
industria en sus relaciones jurídicas con terceros y los entes del Estado encargados de instrumentar los
aspectos financieros, técnicos, comerciales, fiscales y laborales de su naturaleza productiva.

1.8. Relación con el Derecho Constitucional:

Las normas e instituciones del derecho industrial, como toda ley obligatoria emanada de los poderes
Legislativo y Ejecutivo, está subordinada a la Constitución. El ejercicio del derecho industrial al
comprender las leyes de naturaleza financiera, técnica, comercial, fiscal y laboral, así como los
principios que rigen la actividad administrativa de fomento industrial como ejecutor material de las
normas e instituciones primigenias y generales del derecho industrial, deben éstas estar subordinadas a
los preceptos constitucionales que rigen los derechos culturales, sociales y económicos y la función
del Estado en la economía, confiriendo la constitución los atributos fundamentales del derecho
industrial.

Así en consecuencia, vemos, en Venezuela, que en el Título VI de la Constitución, en los artículos 299
y 308, que trata del régimen socioeconómico y de la función del Estado en la economía, se deducen
los principios constitucionales generales orientadores del Derecho Industrial, con especial referencia a
la naturaleza jurídica de la actividad económica de la pequeña y mediana industria, el profesional
emprendedor, la empresa familiar, la microempresa, las cooperativas y las asociaciones comunitarias;
del cual ha de inferirse la naturaleza subjetivista del empresario, dentro de la realidad tecnoeconómica
y productiva del derecho mercantil y civil. Pues, por vez primera en la historia constitucional se
establece constitucionalmente la seguridad jurídica de los sujetos del derecho industrial primigenio, al
agrupar en una misma norma fundamental los sujetos de la actividad productiva primigenia, así como
del trato protector en la capacitación, asistencia técnica y el financiamiento oportuno que deben recibir
materialmente en todo el ordenamiento jurídico positivo; al prescribir el artículo 308, eiusdem, que:
“El Estado protegerá y promoverá la pequeña y mediana industria, las cooperativas, las cajas de

69
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

ahorro, así como también la empresa familiar, la microempresa y cualquier otra forma de asociación
comunitaria para el trabajo, el ahorro y el consumo, bajo régimen de propiedad colectiva, con el fin de
fortalecer el desarrollo económico del país, sustentándolo en la iniciativa popular. Se asegurará la
capacitación, la asistencia técnica y el financiamiento oportuno”.

1.9. Relación con otras Disciplinas Jurídicas y Económicas:

1.9.1. Nociones Generales:

El derecho industrial al estar conformado por leyes primigenias que definen la naturaleza
productiva, los deberes del empresario y sus principios orientadores particulares, e igualmente al estar
conformado por las normas e instituciones generales, como medios específicos de promoción,
protección, fomento, incentivos y estímulos de las actividades productivas, que se materializan en
instrumentos de carácter financiero, no financiero o técnico, comercial, fiscal y laboral; su autonomía
histórica, científica y didáctica está estrechamente relacionada con el derecho constitucional, derecho
mercantil, derecho civil, derecho cooperativo, derecho administrativo, derecho tributario o financiero,
derecho aduanero y el derecho al trabajo. De igual forma, su autonomía no excluye su relación con las
disciplinas de la política económica que se manifiesta en la actividad monetaria, cambiaria y
financiera del Estado.

Así vemos que la autonomía científica, histórica y didáctica del derecho industrial en Venezuela, así
como su especialidad respecto al derecho mercantil y administrativo, deviene de un conjunto de leyes
mixtas o relativas de diversos contenidos jurídicos, unas primigenias que se encargan de reglamentar
la actividad productiva en sí mismas considerada en relación al objeto, forma y naturaleza de la
producción, y otras generales que se encarga de desarrollar los principios orientadores de las leyes
primigenias de los sujetos del derecho industrial:

A.- Dentro de las primeras tenemos: Ley para la Promoción y Desarrollo de la Pequeña y Mediana
Industria (apoyo y fomento industrial), Ley Especial de Asociaciones Cooperativas (acto cooperativo
de producción de bienes y servicios; promoción y protección) y Ley de Promoción y Fomento del
Desarrollo Artesanal (apoyo y protección).

B.- Dentro de las segunda, tenemos:

70
Julio García Gómez

a) Instituciones financieras del Estado: Son las instituciones públicas que con el objeto de

facilitar y promover el desarrollo industrial y económico social del país en su sentido más

amplio, determinan u ofrecen de forma directa productos e instrumentos financieros a los

sujetos del derecho industrial, o bien por intermedio de otros entes públicos o privados;

actuando bien sea como banca de desarrollo o banca de segundo piso.

b) Instituciones no financieras o técnicas del Estado: Son las instituciones públicas de

carácter técnico, o privadas donde se interponerse el Estado, que determina u ofrece a los

sujetos del derecho industrial medios técnicos de fomento bajo la forma de programas,

proyectos, instrumentos y acciones para la asistencia tecnológica y productiva, el

adiestramiento y la capacitación, las normas técnicas y de calidad.

c) Instituciones comerciales: Son las instituciones comerciales que se han publicitado del

derecho mercantil en vista al interés general, que determinan u otorgan a los sujetos del

derecho industrial, incluyéndose a la gran industria, los instrumentos y los medios de

promoción, protección, salvaguarda de la producción nacional y privilegios sobre la

propiedad intelectual.

d) Instituciones jurídicas de incentivos: Constituidas por aquellos instrumentos que le

suministran a la industria incentivos fiscales y aduaneros y flexibilización de las

condiciones laborales, los cuales de manera indirecta logran promover el desarrollo

industrial.

Constituyendo el derecho industrial un sistema jurídico con plenitud hermética, especialmente


diseñado para la regulación, promoción y fomento de la actividad productora de bienes y servicios.

En todas las materias jurídicas vistas arriba existen instituciones, instrumentos y mecanismos de
apoyo, protección, promoción, estímulos, incentivos y fomento dirigidos hacia la industria que inciden
en el nivel de inversiones, producción, comercialización y generación de empleos y riqueza en el
sector real de la economía; de ahí el estado de colaboración, interdependencia y de enlace que hace
posible, dentro de un orden jurídico superior, un derecho industrial integrado con todo el ordenamiento
jurídico positivo hacia el desarrollo de los sujetos de la actividad productiva y el consecuente
desarrollo industrial del país.

71
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

1.9.2. Con las Ciencias Económicas y Administrativas del Estado:

1.9.2.1. Con la Actividad Cambiaria, Fiscal y Monetaria del Estado:

El derecho industrial se relaciona indirectamente con la economía política por la influencia de las
variables monetaria, cambiaria y fiscal sobre la producción nacional.

“La política cambiaria al mantener una moneda sobrevaluada desestimula las exportaciones y
estimula las importaciones, afectando negativamente la balanza comercial, en desmedro directo del
proceso de industrialización y producción del país, el cual es fuente generadora de empleo y
estabilidad social” (XXI Congreso de Fedeindustria, año 1992. Mesa N° 3, “Política de Fomento para
la Pequeña y Mediana Industria. p.3)

La política fiscal, expresada en las finanzas publicas en la gestión de los instrumentos fiscales que
utiliza el Estado para el desarrollo de sus actividades, va a depender la magnitud y estructura de los
impuestos, del presupuesto de los gastos públicos y de los préstamos que el gobierno toma o efectúa, y
a todos los rubros de las cuentas públicas en general (Sabino;1991:115); todas estas materias
específicas se relacionan con los instrumentos de orden financiero, técnico, tributario y aduanero,
dirigidos hacia los sujetos del derecho industrial y sus actividades productivas.

La política monetaria se relaciona con el derecho industrial, por “los efectos que tiene la política
monetaria sobre la demanda agregada, destacando la fuerte relación que existe entre el nivel de precios
y el tamaño y la tasa de crecimiento de la masa monetaria (Sabino; 1991: 165). Así en consecuencia
existe una relación directa y de equilibrio entre el volumen de la producción y la masa monetaria
puesta en circulación en la economía; las inversiones productivas tienen la particularidad de absorber
orgánicamente la masa monetaria puesta en circulación vía demanda agregada dando origen a un
equilibrio general de los precios en la economía, evitando los efectos inflacionarios y los problemas de
la estanflación que se generan cuando las industria son incapaces de absorber los recursos de la
economía.

1.9.2.2. Con la Política Administrativa de Fomento Industrial:

72
Julio García Gómez

El derecho industrial se relaciona directamente con la política de fomento industrial del Estado por
la especificidad de la actividad económica productiva, cuyo desarrollo viene dado, en gran parte, por
los esfuerzos administrativos en la promoción, fomento, estimulo, ayuda y protección, a fin de lograr
una productividad fundada en la innovación y desarrollo tecnológico, la calidad y competitividad de
las empresas productoras de bienes y servicios conexos; cuyas actividades son favorables al interés
general.

Si el derecho industrial es la rama de derecho positivo que tiene por objeto los medios de promoción,
protección y fomento del desarrollo del empresario y su empresa productora de bienes y servicios de
capital, a través de normas e instituciones publicistas que desarrollan los aspectos financieros,
técnicos, comerciales, tributarios y laborales de su naturaleza productiva; la política industrial, dentro
de la ciencia administrativa, viene a constituir la esencia misma de la ejecución del contenido
sustancial y procedimental de las leyes primigenias y generales que rigen el desarrollo industrial. Así
vemos que toda las actuaciones ejecutivas expresadas en los planes de acción e instrumentos
específicos de los entes promotores de desarrollo industrial del Estado devienen de las normas e
instituciones del derecho industrial; todo lo cual permite regular y orientan los objetivos y metas de la
política industrial.

El derecho industrial se conecta con la política industrial por la especificidad del contenido de las
normas e instituciones de derecho industrial, así como de los procedimientos que rigen dichas leyes,
de cuyos contenidos nace la especificidad de la política de fomento industrial; las cuales se pueden
clasificar:

A).- De contenidos industriales o primigenios:

Se caracterizan por especificar claramente los principios orientadores jurídico económicos que
guían el desarrollo de la actividad productiva; fijando de forma directa su regulación y de forma
abstracta los modos de promoción, protección y fomento que reciben del Estado, así como los deberes
y obligaciones de los sujetos del derecho industrial:

 Ley para la Promoción y Desarrollo de la Pequeña y Mediana Industria.


 Ley de Asociaciones Cooperativas, y su Reglamento.
 Ley de Fomento y Protección al Desarrollo Artesanal, y su Reglamento..

73
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

B).- De contenidos generales, comunes y complejos:

Las instituciones generales del derecho industrial se caracterizan por contener:

1. Instrumentos específicos o determinantes; de carácter financieros, no financieros y comerciales;


que promueven de forma directa el desarrollo industrial, y
2. Instrumentos no específicos o no determinantes; que le otorgan a los sujetos del derecho industrial
incentivos fiscales y laborales a través de la flexibilización en las condiciones del trabajo; que
promueven de forma indirecta el desarrollo industrial.

Así vemos que son:

1). Instituciones específicas y determinantes: de apoyo, promoción, protección, incentivos y fomento.


Constituidas por un conjunto de instrumentos que fijan los lineamientos específicos que orientan
los objetivos y metas de la política de industrialización nacional:

a) Instituciones financieras del Estado: Son los productos e instrumentos financieros prestados
por los entes u organizaciones públicos o privados actuando como banca de desarrollo o de
segundo piso para facilitar y promover el desarrollo de los sujetos de derecho industrial, tales
como:
 Ley Marco que Regula el Sistema Financiero Público del Estado.
 Banco de Desarrollo Económico y Social de Venezuela.
 Fondo de Desarrollo Microfinanciero.
 Fondo Único Social.
 Fondo de Crédito Industrial.
 Banco de Comercio Exterior.
 Sistema Nacional de Garantías Recíprocas de la Pequeña y Mediana Empresa.
 Banco Industrial de Venezuela
 Banco Soberano del Pueblo.
 Banco de la Mujer.

74
Julio García Gómez

b) Instituciones no financieras: Son los programas, proyectos, instrumentos y acciones para la


asistencia tecnológica y productiva, el adiestramiento y capacitación y las normas técnicas,
entre otros, prestados por los entes u organizaciones públicos o privados a los sujetos del
derecho industrial, tales como:
 Ley Orgánica de Ciencia, Tecnología e Innovación (desarrollo tecnológico).
 Ley del Instituto Nacional de Cooperación Educativa –Ince– (capacitación).
 Ley Sobre Normas Técnicas y Control de Calidad (competitividad).

c) Instituciones comerciales: Son las instituciones que le otorgan a la industria medios de


promoción, protección, incentivos, salvaguarda de la producción nacional y privilegios sobre
la propiedad intelectual, tales como:
 Ley de promoción y Protección de Inversiones (Garantías).
 Ley de salvaguardias Comerciales (Planes de reajuste competitivos).
 Ley de Zonas Francas (Fomento industrial regional).
 Ley para Promover y Proteger el Ejercicio de la Libre Competencia (Promoción y
protección a la industria)
 Ley de salvaguardias Comerciales (Planes de reajuste competitivos).
 Ley Sobre Prácticas Desleales del Comercio Internacional (Competencia efectiva ).
 Ley de licitación y sus reglamentos temporales Nos.833 y 834 (Poder de compra)
 Ley de Propiedad Industrial (Privilegios).

2) Instituciones jurídicas de incentivos no específicas: Constituidas por aquellos instrumentos que


le suministran a la industria incentivos fiscales (nacionales, estadales y municipales),
flexibilización en las condiciones laborales, y formalización y constitución de empresas, entre
otros, los cuales de manera indirecta logran promover el desarrollo industrial, tales como:

 Código Orgánico Tributario (desgravámenes y exoneración).


 Ley de Impuesto Sobre la renta ( desgravámenes y exoneraciones).
 Ley de Incentivos a la Exportación (crédito fiscal y Fomento).
 Ley Orgánica del Trabajo (flexibilidad laboral).

1.9.2.3. Con la Política Comercial:

75
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

El derecho industrial se relaciona con la política comercial del Estado por el contenido normativo de
los acuerdos comerciales refrendados por la República; por la promoción de sus sectores de actividad
industrial a través de las embajadas y ferias internacionales y por los acuerdos de cooperación entre
las empresas nacionales e internacionales; todo lo cual se refleja en el poder de negociación en la
promoción del sector externo, incremento de las exportaciones y en un mayor flujo de divisas e
inversiones reales y domésticas dirigidas hacia el país.

1.9.3. Con las Ciencias Jurídicas:

1.9.3.1. Con el Código de Comercio y el Derecho Comercial :

El derecho mercantil al ser una rama del derecho privado “integrado por principios legales y
doctrinarios dirigidos a disciplinar la actividad comercial como serie coordinadas de actos y al
comerciante en su comportamiento profesional” (Barbosa; 1998: 21), sus relaciones con el derecho
industrial solo se pueden establecer respecto al tipo de sociedad o empresa industrial con fines de lucro
organizada profesionalmente. Por otra parte, regula todo lo relacionado con los actos objetivos de
comercio realizado por la actividad industrial, el registro de comercio, forma del contrato de sociedad,
tipos de sociedades de comercio, la contabilidad, los promotores de compañías anónimas de
constitución continuada que ejercen una auténtica labor de promoción en la constitución del capital
social de la sociedad, los factores de comercio, los contratos y obligaciones de comercio y el estado
concursal de atraso y de quiebra; disciplinando el ejercicio profesional de una actividad económica
organizada dirigida a la producción o al cambio de bienes o servicio.

Si bien el derecho mercantil establece la jurisdicción comercial para los actos objetivos de comercio
no disciplina la actividad industrial en sí como actividad económica. Su relación con el derecho
industrial solo se puede establecer para determinar las obligaciones de los comerciantes e industriales
en sus operaciones mercantiles respecto a los actos de comercio; porque al enumerar, de manera
enunciativa o analógica, los actos de comercio en su artículo 2°, establece una serie de actividades
económicas organizadas profesionalmente, simples o complejas, sin estar disciplinada en la actividad
económica e industrial del país; que tienen como supuestos el intercambio, la producción y la
circulación de bienes o servicios, a los solos fines de fijar la jurisdicción mercantil en el conocimiento
de las causas.

76
Julio García Gómez

Vemos entonces, que nuestro Código de Comercio no regular el fenómeno de la producción; ya que
mira al productor como un simple comerciante. Tanto es así, que la noción de empresa de fabrica,
manufacturera y editoras o litográficas, a que se refieren los ordinales 5, 6 y 8 del artículo 2°,
respectivamente, desde donde se extrae la noción objetiva de empresa, se vincula con la idea de los
actos objetivos de comercio, en sentido relativo, en razón de la forma particular de ejercicio, que en un
época determinada surgieron pero que hoy en vista a la complejidad y dinamismo de la industria éstas
se han ampliado. En consecuencia, en nuestro derecho mercantil la naturaleza objetiva de la empresa
manufacturera como actividad industrial no está disciplinada en el Código de Comercio. La empresa
solo se concreta al ejercicio profesional de una actividad económica organizada que tiene como fin el
lucro a través de los actos de comercio a los solos fines de fijar la jurisdicción mercantil.

De lege ferenda, por obra de la doctrina subjetiva, principalmente Italiana, francesa y española, en
virtud a la realidad técnico-económica del tráfico en los sectores del comercio, los servicios y la
industria manufacturera según el destino de su producción (sobre ésta última ver en Ocei:
Clasificación Industrial Internacional Uniforme - Ciiu -), el contenido del Derecho Mercantil se
estructura y nutre en torno a dos figuras esenciales: el empresario, como sujeto de la actividad, y la
empresa, como objeto de una actividad económica determinada que tiene su causa en la producción,
intermediación y circulación de los bienes o servicios con ánimo de lucro.

Nuestro Código de Comercio no regula toda la materia comercial, de ahí que ante la complejidad
del comercio nacional e internacional y el interés general, han surgido leyes especiales - publicización
del derecho mercantil - que se han separado por completo del Código de Comercio, tal como ha
ocurrido con las leyes que regulan la materia bancaria y financiera, los seguros, el transporte, la
navegación, la propiedad intelectual y el comercio internacional; muchas de estas leyes se relacionan
con el derecho industrial general por el ordenamiento y regulación del comercio nacional e
internacional. El derecho industrial al ser un derecho fragmentario absorbe las leyes comerciales por la
naturaleza publica de sus normas e instituciones, las cuales escapan a los principios y filosofía que
rigen el Derecho Comercial, este fenómeno se observa con más nitidez en materia comercial y
crediticia (Ver Parte III). Materias que están reguladas por el derecho público, no interviniendo para
nada el derecho mercantil en las relaciones administrativas que se dan entre los sujetos del derecho
industrial y las instituciones administrativas encargadas de velar por la aplicación normativa de sus
principios. Mayor divergencias existen en torno a las leyes primigenias del derecho industrial (Ver

77
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

Parte II), porque en materia de desarrollo de cooperativas de productores de bienes y servicios, así
como de los artesanos y empresas caseras éstas escapan del Derecho Comercial y se sitúan en el
ámbito de su especialidad: actos civiles y actos cooperativos. Ese fenómeno constituye una de las
razones autonómicas del derecho industrial frente al derecho comercial; porque el derecho industrial
es un “derecho protector” de “todos” los sujetos de la actividad industrial, mientras que el derecho
mercantil o comercial, es un derecho de una clase profesional de empresarios que, prácticamente, no
se preocupa de la justicia social del productor, sino de los actos especulativo en el comercio. Pero
también es una poderosa razón para lograr la unificación en la teoría de los contratos y obligaciones
patrimoniales, para que todos los sujetos del derecho de industrias reciban un mismo tratamiento
material y procesal en esta materia, dada la división del derecho industrial que más adelante
estableceremos en esta parte del trabajo, restableciéndose así, al menos de forma doctrinaria, la unidad
objetiva del derecho privado respecto a los actos comerciales, actos civiles y actos cooperativos.

1.9.3.2. Con el Código Civil y el Derecho Civil:

El derecho industrial guarda muy pocas relaciones con el derecho civil. El derecho industrial se
relaciona con el derecho civil en materia de régimen patrimonial del empresario: individual, social o
colectivo, en la formación de sociedades civiles - inclusive cuando adoptan una forma mercantil -, así
como en la formación de asociaciones civiles y cooperativas, y en materia derecho de bienes,
obligaciones y contratos. El derecho civil no contempla un régimen flexible donde prive un trato
preferencial y diferenciado hacia los sujetos del derecho industrial (lo mismo ocurre en materia
mercantil), sobre el cual se construya una teoría de los contratos y obligaciones, dado los principios
racionalistas del sistema de codificación de derecho privado; además en materia de sociedades civiles,
no comerciales con o sin fines de lucro, su objeto resulta bastante amplio: “un fin económico común”
(artículo 1649 Código Civil) lo que dificulta el establecimiento de un régimen flexible, preferencial y
diferenciado, hacia el productor civil: cooperativas, artesano, empresa familiar y microindustria; sin
embargo, son las leyes primigenias del derecho industrial las que acuden en su defensa y protección,
dado que estas prevalecen sobre el resto del ordenamiento jurídico positivo en el ámbito de su propia
especialidad, respecto al Código de Comercio y Civil, tal como se establece: a) en el artículo 14° del
Código Civil: “Las disposiciones contenidas en los Códigos y leyes nacionales especiales, se
aplicarán con preferencia a las de este Código en las materias que constituyan su especialidad”, y b) en
el artículo 8 del Código de Comercio: “En los casos que no estén especialmente resueltos por este
Código, se aplicarán las disposiciones del Código Civil”. Aún así estas leyes primigenias, de

78
Julio García Gómez

naturaleza esencialmente pública, que constituyen el núcleo central de derecho industrial, tienen en
Venezuela ciertos vacíos en materia de un régimen diferenciado acerca de las condiciones laborales y
fiscales en las empresas artesanales, familiares, micro y pequeña industria, que viene a salvar
prácticamente a medias, por descuido del legislador, la Ley Orgánica del Trabajo y la ley de Impuesto
Sobre la Renta que se aplica supletoriamente (salvo cooperativas). Lo que demuestra que en Venezuela
el principio orientador “Trato Diferenciado” (ver Parte II) de la Ley de Promoción y Fomento de la
Pequeña y Mediana Industria” sigue condicionado por las teorías económicas racionalistas y liberales
que definieron el derecho napoleónico en el siglo XIX; sin embrago en el derecho comparado
primigenio (ver Parte IV) la “Ley de microindustria y de Empresas de Pequeño Tamaño” de Brasil ha
salvado tales deficiencias.

Desde el punto de vista de la teoría protectora de los sujetos del derecho industrial podemos decir que
el derecho industrial no guarda ninguna relación con el derecho civil, pues como ya hemos señalado el
sistema de codificación del derecho privado fue la expresión de la época de las modernas
codificaciones que se inició con el código napoleónico civil de 1804, el cual a su vez fue el reflejo del
triunfo de la Revolución Francesa de 1879, que coincide con la divulgación y aceptación de las teorías
económicas racionalistas y liberales de Adam Smith, conforme al cual al Estado sólo le compete
garantizar la libertad del ciudadano, dado que el orden económico y racional y beneficioso para todos
se logra de forma natural al dejar que el mercado se desarrolle sin la intervención del Estado. De tal
manera, que el derecho industrial hoy tiene su propia características, expresión y connotación
universal; con unos principios orientadores generales constitucionales, y unos principios orientadores
particulares legales; con un lenguaje jurídico técnico-económico; que tiene sus fundamentos en la
constitución y en las leyes y reglamentos protectores de la actividad económica productiva de los
sujetos de derecho industrial, como medio de fomento y de creación de riqueza humana y productiva;
que van más allá de la naturaleza, fisonomía, técnica y principios doctrinarios del derecho civil y
mercantil.

1.9.3.3. Con el Derecho Financiero:

La actividad financiera pública al consistir en la obtención de riqueza, así como en la administración


e inversión de la misma a través del gasto público en la búsqueda de la satisfacción de las necesidades
colectivas, cumpliendo así el Estado sus múltiples fines; el derecho industrial se relaciona con el
derecho financiero por la actividad financiera que realiza el Estado de forma directa a través de los

79
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

entes financieros del derecho industrial, y de forma indirecta a través de los incentivos fiscales
(tributarios y aduaneros) hacia la industria.

Así vemos que, el derecho financiero, como rama del derecho público interno, se relaciona con el
derecho industrial por la regulación que hace de los ingresos que obtiene el Estado vía tributaria y su
correspondiente inversión, a través del gasto público, que realizan los entes financieros del Estado que
se dedican a otorgar créditos preferenciales, subvenciones o primas a los sujetos del derecho
industrial; también, se relaciona por los incentivos fiscales: rebaja o exoneración de derechos de
aduanas para la materia prima (draw back), la protección aduanera contra la producción de origen
extranjero (tarifas arancelarias ad-valorem y específicas), y, los incentivos tributarios (rebajas de
impuestos y exoneraciones) previstos en el Código Orgánico Tributario, en la Ley del Impuesto sobre
la Renta y en la Ley de Ciencia y Tecnología que remite a la Ley de la materia.

Las instituciones financieras del Estado, encargadas de otorgar financiamiento preferencial a los
sujetos del derecho industrial primigenio, tales como Banco Industrial de Venezuela, Fondo de Crédito
Industrial, Banco de Desarrollo Venezolano, entre otros entes adscritos a Ministerios, y los Fondos
Regionales adscritos a los gobiernos locales, al ejecutar la política de fomento de la producción
industrial mediante el otorgamiento de créditos preferenciales, vemos que lo hacen a través de recursos
provenientes del erario público, los cuales son invertidos, en virtud a los modos de promoción, en
préstamos directos o por intermedio de la banca privada, a bajas tasas de interés, que favorecen a los
sujetos del derecho industrial y por ende al proceso de industrialización nacional.

La ley de impuesto Sobre a Renta contempla, como manifestación de la política de fomento


industrial, rebajas de impuestos directos al hecho imponible (Art.57) y la posibilidad de otorgar
exoneraciones a la industria ( Art. 147) en beneficio del empleo y de la producción nacional, con el
propósito de estimular e incentivar el desarrollo de la actividad industrial, así pues, se autoriza al
Ejecutivo nacional exonerar de impuestos los enriquecimientos provenientes de nuevas industrias que
se consideraban de interés general para el desarrollo nacional; de igual forma, a través de las rebajas
de impuestos sobre el ingreso bruto gravable se permite a la actividad industrial cierta rebaja a partir
de cierto monto total de enriquecimiento bruto, liberando una parte de la renta anual del impuesto.

Así vemos que en la Ley de Impuesto Sobre la renta, se establece como:

80
Julio García Gómez

a).- Rebajas de Impuestos:


Artículo 57. Se concede una rebaja de impuesto del diez por ciento (10%) del monto de las nuevas
inversiones que se efectúen en los cinco (5) años siguientes la vigencia de la presente ley, a los
titulares de enriquecimientos derivados de actividades industriales y agroindustriales, construcción,
electricidad, telecomunicaciones, ciencia y tecnología, distintas de hidrocarburos y actividades
conexas, y en general, a todas aquellas actividades que bajo la mención de industriales representen
inversión para satisfacer los requerimientos de avanzada tecnología o de punta, representadas en
nuevos activos fijos, distintos de terrenos, destinados al aumento efectivo de la capacidad productiva
o a nuevas empresas, siempre y cuando no hayan sido utilizados en otras empresas.

Artículo 145. Las empresas que voluntariamente contraten nuevos trabajadores gozarán de una rebaja
de impuesto equivalente al 10% sobre los incrementos de la nómina de personal venezolano, que se
efectúen desde la entrada en vigencia de esta ley hasta el 31 de diciembre del año 2000.

b).- Exoneraciones:
Artículo 147. El Presidente de la República, en Consejo de Ministros, dentro de las medidas de
política fiscal que requeridas de acuerdo a la situación coyuntural sectorial y regional de la economía
del país, podrá exonerar total o parcialmente del impuesto establecido en esta ley, los
enriquecimientos obtenidos por sectores que se consideren de particular importancia para el desarrollo
económico nacional o que generen mayor capacidad de empleo, así como también los
enriquecimientos derivados de las industrias o proyectos que se establezcan o desarrollen en
determinadas regiones del país.
Parágrafo Primero. Los Decretos de exoneración que se dicten en ejecución de esta norma, deberán
señalar las condiciones, plazos, requisitos y controles requeridos, a fin de que se logren las finalidades
de política fiscal perseguidas en el orden coyuntural, sectorial y regional.
Parágrafo Segundo. Sólo podrán gozar de las exoneraciones previstas en este artículo quienes durante
el período de goce de tales beneficios den estricto cumplimiento a las obligaciones establecidas en
esta Ley, su Reglamento y el Decreto que las acuerde.
Parágrafo Tercero. Sólo se podrán establecer exoneraciones de carácter general, para ciertas regiones,
actividades, situaciones o categorías de contribuyentes y no para determinados contribuyentes en
particular.

81
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

También en la Ley Orgánica de Ciencia y Tecnología e Innovación se contempla, dentro del


principio de la reserva legal y la manifestación de la política tecnológica que al fin y al cabo se
revierte en el desarrollo industrial, el otorgamiento de incentivos fiscales y estímulos financieros:
a).- Incentivos fiscales:
Artículo 33. El Ministro o la Ministra de Ciencia y tecnología propondrá, al presidente o Presidenta
de la República, el establecimiento de exoneraciones, totales o parciales, al pago del Impuesto al
Valor Agregado, el impuesto de importación y la tasa por servicios aduaneros, en los casos de
importaciones de bienes y servicios referidas a actividades enmarcadas en el Plan Nacional de
Ciencia, Tecnología e Innovación, según las líneas de acción señaladas en el artículo 13 del presente
Decreto-Ley.
El Presidente o Presidenta de la República, en Consejo de Ministros, podrá acordar tales beneficios,
considerando la situación coyuntural, sectorial y regional de la economía del país.

b).- Estímulos al sector financiero:


Artículo 34. El Ministerio de Ciencia y Tecnología, sin menoscabo de otros tipos de financiamiento
público o privado, propiciará, de acuerdo con las disposiciones del Decreto con rango y fuerza de Ley
Marco que Regula el Sistema Financiero Público del Estado Venezolano, el establecimiento de
programas crediticios y de incentivos por el sector bancario nacional para el financiamiento de la
innovación tecnológica. A tales fines, propiciará ante el Consejo Técnico Financiero para el
Desarrollo, sistemas de incentivos a las instituciones financieras que participen en el financiamiento
de actividades de innovación tecnológica.

En resumen, el derecho industrial se relaciona con el derecho financiero y tributario, porque la


actividad financiera del estado se financia a través de los impuestos obtenidos a través de la
recaudación del hecho imponible de las empresas privadas o públicas; recursos que son invertidos
hacia los sujetos del derecho industrial a través del gasto publico mediante las instituciones financieras
y técnicas de la política industrial, como modos de promoción y fomento. También se vincula por los
incentivos fiscales a la industria, a través de las rebajas o exoneración de derechos de aduanas para la
materia prima (draw back), la protección aduanera contra la producción de origen extranjero (tarifas
arancelarias ad valorem y específicas), y finalmente, por el régimen de exoneraciones (cooperativas
quedan exoneradas de pagar tributos: Ley Especial de Asociaciones Cooperativas, artículo 89, ordinal
11°) y de rebajas de impuestos previstos en el Código Orgánico Tributario y en la Ley del Impuesto
sobre la Renta, que le permiten a los sujetos económicamente y socialmente débiles del derecho

82
Julio García Gómez

industrial (artesanía, empresa familiar. Micro, pequeña y mediana industria) invertir dichas rebajas en
el ejercicio fiscal hacia su misma actividad reproductiva.

1.9.3.4. Con el Derecho Laboral:

El Derecho industrial guarda estrechas relaciones con el derecho laboral por ser el derecho del
trabajo “el conjunto de preceptos de orden público regulador de las relaciones jurídicas que tienen por
causa el trabajo por cuenta y bajo dependencia ajena [patronos como sujetos del derecho industrial],
con objeto de garantizar a quien lo ejecuta su pleno desarrollo como persona humana, y a la
comunidad, la efectiva integración del individuo en el cuerpo social y la regularización de los
conflictos ente los sujetos de esas relaciones” (Guzmán; 1996:11).

El trabajo subordinado o dependiente es un hecho social que se manifiesta en la estructura económica


y empresarial de una sociedad, porque a través de él obtiene el trabajador un salario digno que le
permite subsistir y educar dignamente a su familia, mientras que para la empresa el trabajador es un
factor de su producción sujeto a una remuneración justa, que constituye el capital humano para el
logro de su objeto social, que le permite mejorar la calidad, productividad, la innovación y el
desarrollo tecnológico en la generación de los bienes y servicios y por ende lograr el desarrollo
económico y social de la nación.

En el derecho industrial, dentro del capitalismo social y humano, sobre todo en las naciones del
sudeste de Asía, la relación de dependencia y subordinación es sustituida por la relación de
interdependencia entre la empresa-trabajador, basándose esa doble relación en la búsqueda de una
fructífera relación de contenidos sociales, humanos y éticos, distintas a la relación de dependencia e
independencia que ha privado en el modelo liberal, en la cual el trabajador asumía una actitud pasiva
frente al empleo, como sujeto de derecho y no de deberes societales hacia la empresa.

En el derecho industrial el trabajador y la empresa asumen una relación social y humana fructífera
donde no hay dominado o dominante; presentándose para ambos una relación enriquecedora y
colectiva, donde lo grupal pesa más que lo individual. Un estudio realizado por Frank Pyke de la
Oficina Internacional del Trabajo (OIT), titulado “Redes Cooperativas de Pequeñas Empresas”,
basado en las experiencias de países como Dinamarca, Egipto, Alemania, Ghana, Indonesia, Italia,
República Dominicana, Japón y los Estados Unidos, demuestra que la cooperación entre patronos y

83
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

trabajadores conduce a una estrategia exitosa de relanzamiento de sectores industriales en crisis. Frank
Pyke enseña que: “Las operaciones de mercado laboral y la inadecuada provisión de las destrezas
necesarias han sido ampliamente señaladas como otro de los impedimentos para el desarrollo de las
pequeñas empresas en los países en desarrollo. Se ha argumentado que las regulaciones legales
existentes, tanto en la esfera de la producción como, hasta cierto punto, en el área de las pensiones y
seguridad social, no se “ajustan” a los requerimientos productivos de las pequeñas empresas ... ... Los
Gobiernos, así como las asociaciones patronales y sindicatos, tienen un papel muy importante en la
creación de un “ajuste” apropiado, que sirva para aumentar la eficiencia y la producción y también
para mantener los niveles de trabajo, ingresos y seguridad ... No se pueda asumir que los tipos de
reglas, regulaciones, incentivos y normas laborales que son apropiadas en otros contextos, como un
modelo de producción masiva de grandes empresas, puedan transferirse exitosamente a un sistema
flexible de pequeñas empresas. Tampoco puede asumirse que las mismas medidas conceptos de
adecuación pueden ser aplicados universalmente (Pyke y Sengenberg, 1990). Para tomar el caso de la
mano de obra familiar: muchas pequeñas empresas de sectores industriales exitosos de países como
Dinamarca (Kristensen, 1992) e Italia (Porter, 1990) son catalogadas como empresas familiares. Sin
tomar en cuenta otras cosas, dichas empresas se benefician de la flexibilidad de la mano de obra que
responde cuando es necesario ... La pregunta es si es realista comparar las condiciones de trabajo en
este tipo de empresas familiares con, por ejemplo, las condiciones de una gran empresa que emplea
personas bajo un régimen de nómina. En la empresa familiar no sólo son compartidos los
requerimientos de producción, sino, hasta cierto punto, también los beneficios: una buena casa, buena
comida, carros, etc. Esta no es la misma situación de una persona empleada en una corporación
anónima bajo régimen meramente contractual, donde hay reglas claras y fuertes divisiones entre el
trabajo y el hogar y donde las expectativas y las obligaciones sociales son muy diferentes ... debe
explorarse un esquema apropiado de regulaciones para el tipo de sistema industrial dinámico de
pequeñas empresas que estamos discutiendo. Por una parte, debería ser un esquema que maximice la
flexibilidad y la colaboración de los trabajadores a nivel de tienda y debería por lo tanto ser visto como
justo y estimulante. Por otra parte, debería haber incentivos para el mejoramiento tecnológico, la
innovación y la expansión sectorial” (Pyke: 1995: 83 al 85).

Lo interesante de la anterior investigación de Frank Pyke, realizada para la Organización


Internacional del Trabajo (OIT), es que el desarrollo de las pequeñas empresa no se ha debido a una
estrategia competitiva de mano de obra barata y bajos precios de los bienes manufacturados, sino en
fuerzas laborales en pequeñas empresas, capacitadas y bien remuneradas en mercados especializados y

84
Julio García Gómez

segmentados, altas inversiones, aumento de la productividad basado en las mejoras tecnológicas,


nuevas formas de colaboración y reorganización interempresarial y el movimiento hacia una mejor
calidad e innovación, para lo cual se han creado políticas laborales o condiciones laborales, diseñadas
específicamente para la promoción de un sistema industrial basados en unidades flexibles de
explotación.

En Venezuela, en la actualidad, el derecho industrial competitivo y concurrente se relaciona con el


derecho laboral por las normas flexibles que benefician a las pequeñas y medianas explotaciones
manufactureras al dársele un trato diferenciado en el porcentaje de trabajadores extranjeros, en la
distribución de beneficios al tomar en consideración el capital social, en las negociaciones colectivas
y en la capacitación de sus trabajadores. Todo lo cual le permite lograr una mayor eficiencia,
rendimiento y competitividad en la economía; sin embargo se requiere un mayor régimen de
flexibilidad para aquellas empresas artesanales, micro y de pequeño tamaño en las condiciones de
trabajo acorde con la productividad de esas empresas (ver Ley de las Micro y Pequeñas empresas de
Brasil en Derecho Comparado primigenio, Parte IV).

En efecto, observamos en nuestras leyes primigenias concurrentes que se carece de un esquema


apropiado de regulaciones para el tipo de sistema industrial dinámico de pequeñas empresas:
artesanales, familiares, microindustria y pequeña industria; capaz de flexibilizar las condiciones
laborales y contractual, y promover la movilización y colaboración de los trabajadores en dichas
empresas, como mecanismo de promoción y fomento justo y estimulante, además nuestra Ley
Orgánica del Trabajo, profundamente insertada en el modelo racionalista de dependencia patronal,
adolece de incentivos u estímulos para el mejoramiento tecnológico, la innovación y la expansión
sectorial, los cuales resultan fundamentales para aumentar la productividad del salario y generan
empleos estables y bien remunerados.

En cambio, cuando se trata de cooperativas de producción de bienes o servicios, dentro de la


economía popular competitiva (ver derecho industrial cooperativo de producción en división del
derecho industrial) el derecho laboral no guarda ninguna relación con el derecho industrial
cooperativo, porque en este tipo de cooperativas de producción de bienes o servicios, en virtud a sus
principios y valores cooperativos universales, contrarios al sistema de competencia o concurrencia, es
el mismo asociado quien como productor primario aporta su trabajo e industria u taller hacia la
cooperativa en beneficio de una comunidad o de terceros, quedando totalmente prohibido que sus

85
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

asociados sean trabajadores asalariados o que contraten trabajadores en relación de subordinación


para realizar su objeto societal; de ser así se trataría de cooperativas disfrazadas o simuladas que
especularían en el comercio, “pues incorporar mano de obra asalariada constituye una violación a la
doctrina cooperativa y es un hecho opuesto a los ideales de los hombres que iniciaron el
cooperativismo de producción como “un instrumento para acabar con la venta del trabajo a
empresarios que detentan la propiedad de los bienes de producción ” ... El trabajador que se incorpore
a estas cooperativas debe hacerlo como asociado, salvo algunas excepciones, y por lo demás,
temporales, porque lo lógico es que todos los hombres en estas cooperativas sean asociados” (Esteller:
1994: 212), excepciones que hoy las encontramos en el artículo 36 de la Ley Especial de Asociaciones
Cooperativas, el cual establece que respecto al trabajador no asociado que: “Las cooperativas podrán,
excepcionalmente, contratar los servicios de no asociados, para trabajos temporales que no puedan ser
realizados por los asociados. Esta relación se regirá por las disposiciones de la legislación laboral
aplicables a los trabajadores dependientes y terminará cuando estos trabajadores se asocien a la
cooperativa.
Las personas naturales que trabajen hasta por seis meses para la cooperativa en labores propias de la
actividad habitual de ésta, tendrán derecho a exigir su ingreso como asociados, siempre que cumplan
los requisitos establecidos en el estatuto, y cesarán en su relación de trabajo”.

1.9.3.5. Con el Derecho Administrativo:

El derecho industrial se relaciona con el derecho administrativo por la actividad de fomento de la


industria que llevan a cabo los entes públicos. Así vemos que los sujetos de la actividad industrial,
beneficiarios de la actividad administrativa de fomento, se benefician al recibir el apoyo de las
instituciones administrativas que se contemplan en las leyes primigenias (en Venezuela Instituto de
Desarrollo Industrial de la Pymis, adscrito al Ministerio de Industria y del Comercio) y generales del
derecho industrial (instituciones financieras, técnicas y comerciales), logrando su despegue,
modernización y reconversión, a través del apoyo financiero, la asistencia técnica, capacitación,
innovación y desarrollo tecnológico; todo lo cual repercute en la creación de nuevos tipos de
empresas, mayor generación de empleos, la modernización de las existentes, mayor grado de
productividad e innovación tecnológica, mayor calidad en la producción, mayor competitividad y el
consecuente acceso eficiente y eficaz a los mercados internacionales.

86
Julio García Gómez

Si bien es cierto que la actividad administrativa de fomento industrial implica cierta intervención
del estado en la economía, esa intervención se limita a garantizar el bien común e interés general, lo
cual no implica una violación de los derechos a la libertad de empresa y libre competencia, sino que
más bien robustece la economía del país al garantizar un esquema de producción de bienes y servicios
que permite lograr un mayor crecimiento económico, mayor generación de empleos y una justa
distribución del ingreso que contribuye indudablemente a lograr una mayor calidad de vida a la
población. En consecuencia, la actividad administrativa de fomento industrial viene a ser una de las
políticas públicas fundamentales del Estado para dirigir el desarrollo de los sujetos de la actividad
industrial, ejerciendo un rol rector, regulador y promotor en industrias manufactureras, generalmente
seleccionadas.

Los medios de fomento son aquellos que el derecho industrial general otorga ciertos privilegios y
prerrogativas que le permiten a las empresas manufactureras beneficiarse de ciertos poderes jurídicos
excepcionales que se traducen en ventajas pecuniarias u patrimoniales, tales como subvenciones,
créditos, primas, asistencia técnica, capacitación y desarrollo tecnológico, incentivos fiscales y
laborales.

En relación a los medios de fomento económico, Eloy Lares Martínez, administrativista


venezolano, enseña en su Manual de Derecho Administrativos, que: “Los medios de fomento
económico consisten en las ventajas de carácter patrimonial, concedidas por el Estado a empresas
privadas que realizan tareas estrechamente ligadas al interés general. Pueden clasificarse en auxilios
directos o indirectos. Los auxilios directos, que revisten diferentes formas, se caracterizan por ser
siempre en entregas de dinero, provenientes del erario público, a favor de aquellas empresas que el
Estado se propone ayudar; tales como son las subvenciones, los créditos y las primas. Los auxilios
indirectos se caracterizan por significar la dispensa o rebaja de impuestos que normalmente
correspondería pagar a la empresa protegida; tales son las exoneraciones y los desgravámenes fiscales
... En un sentido amplio, se entiende por subvenciones, “ todo tipo de auxilio económico, directo e
indirecto, otorgado por la Administración” (Garrido Falla, 1964: V. II:268). En un sentido estricto, la
subvención es la ayuda prestada por el Estado, mediante la entrega a título de donación, de
determinadas cantidades de dinero a la empresa o institución que las autoridades han acordado
proteger. Las subvenciones pueden ser puras o condicionales. Son subvenciones puras, las que se
otorgan sin sujeción o condición alguna; y son incondicionales, cuando quedan sujetas al

87
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

cumplimiento de determinados hechos u obras o a la realización de ciertas prestaciones por parte del
beneficiario de la subvención”. (Martínez: 1996: 268).

Para nosotros todos los medios de fomento son jurídicos, bien sean los de carácter financiero,
técnico, comercial, fiscal y laboral, pero que en el fondo tienen un carácter eminentemente
patrimonial para las empresas, y administrativo para el Estado.

Así vemos que:

1. Los medios de fomento financieros se realizan a través de los entes públicos encargados de otorgar
financiamiento preferencial a los sujetos del derecho industrial, bien sea de forma directa o por
intermedio de la banca privada.
2. Los medios de fomento técnico, como actividad no financiera de los entes del estado, se
caracterizan por ser un bien intangible de carácter patrimonial y directo, que consiste en la
asistencia técnica, bien sea para realizar un proyecto industrial, en los programas de capacitación,
en la investigación científica y tecnológica y en las normas técnicas y de control de calidad; los
cuales son ofrecidos por instituciones, publicas o privadas, a los fines de lograr la modernización y
fortalecimiento competitivo de la actividad industrial.
3. Los medios de fomento comercial, son los instrumentos que operan en la regularización y fomento
de las inversiones, el mercado, las exportaciones, la competencia, salvaguarda de la producción
nacional, competencia desleal y los derechos de propiedad de la industria, muchos de los cuales
provienen de tratados y acuerdos comerciales que han sido recogidos por el ordenamiento jurídico
positivo.
4. Los medios de fomento fiscal, son los instrumentos que la Ley del Impuesto Sobre la Renta
otorgan a las empresas industriales a través del régimen de rebajas de impuestos y exoneraciones,
y en la Ley Orgánica de Aduanas a través de las rebajas de impuestos y exoneraciones a las
importaciones y exportaciones.
5. Los medios de fomento laborales son aquellos que se manifiestan en la flexibilización de las
condiciones laborales en sus respectivas materias, al otorgar un tratamiento apropiado de
regulaciones para el tipo de sistema industrial dinámico de empresas artesanales, familiares,
microindustria, pequeña y mediana industria; los cuales resultan fundamentales para aumentar la
productividad en el trabajo, la libre movilización del trabajo y generar empleos estables y bien
remunerados.

88
Julio García Gómez

Si bien los tres primeros son medios directos de fomento y estímulo, los dos últimos son medios
indirectos de fomento e incentivo industrial.

En el derecho administrativo de fomento industrial comparado se tiende a confundir los términos


incentivos, estímulos y apoyo, no así respecto al término promoción y protección; por ejemplo: en el
Proyecto de Ley mexicano de la Micro, Pequeña y Mediana industria, el término “Incentivos” viene a
ser: Las medidas económicas, jurídico administrativas, fiscales y financieras que apliquen las
entidades de la Administración Pública Nacional, Estatal o Municipal que contribuyan al desarrollo de
la MIPYMI; mientras que el término “Apoyos”, es cualquier ayuda que incida directa o indirectamente
en los factores de la producción destinada al fomento de la actividad industrial de la MIPYMI. Para
nosotros, estímulos e incentivos, si bien son conceptos afines, se diferencian en que el término
estímulo es un medio directo de fomento, de base netamente patrimonial para las empresas (apoyo
financiero, técnico y comercial; acorde con el principio de “Trato Preferencial”, ver Parte II), mientras
que el término incentivo es un medio indirecto de fomento, de base netamente jurídica en materia
fiscal y laboral, que tienen un efecto indirecto sobre el patrimonio de las empresas (acorde con el
principio “Trato Diferenciado”). Medios de apoyo son los estímulos e incentivos que reciben los
sujetos del derecho industrial del ordenamiento jurídico positivo, y del sector privado en materia de
financiamiento, asistencia técnica y comercial.

(ver derecho comparado en Brasil, en Parte IV; la Ley: “Instituto o Estatuto de Microempresa y de
Empresa de Pequeño Tamaño”, especifica con claridad el tratamiento diferenciado en materia fiscal y
laboral)

1.9.3.6. Con el Derecho Cooperativo:

El Derecho Industrial se relaciona con el derecho cooperativo por el tipo de empresas cooperativas
que tienen por objeto social la producción de bienes y servicios conexos a la industria. Este tipo de
empresa cooperativa bajo la forma de taller de manufacturera de trabajadores artesanales, que
producen directamente y sin intermediarios en beneficio mutuo o para la comunidad, o venden a
terceros su producción comunitaria como productores primarios del bien en el taller o servicios; al ser
beneficiarios de los modos de protección y promoción del Estado que se contemplan en el artículo 89
de la Ley Especial de Asociaciones Cooperativas, el derecho industrial acude hacia su fomento y

89
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

desarrollo a través del Ministerio de la Producción y del Comercio, mediante la Superintendencia de


Cooperativas.

El cooperativista Venezolano, David Esteller Ortega, enseña que las cooperativas “no debe
entenderse como un modelo de empresa capitalista porque si se parte de este modelo la cooperativa no
podrá ser una empresa. Se parte de una definición general de empresa que según el mismo Lambert,
es la siguiente: ”empresa es una agrupación jerarquizada de hombres, que venden bienes o servicios a
un precio que sobrepasa el costo o que cubre aproximadamente el costo” (1994: 95). Empresarios
cooperativos, entre nosotros, vendrían a ser los mismos asociados que aportan su trabajo personal y
directo hacia la cooperativa, siendo la cooperativa la empresa como ente jurídico, objeto de derechos,
deberes y obligaciones ante terceros.

Siendo así, el derecho industrial se relaciona con la empresa cooperativa productora de bienes y
servicios conexos a la industria, por tener ésta un fin económico-social de carácter colectivo, en el
sentido de obtener ganancias no especulativas en el mercado al vender su producción sin
intermediarios con un sentido de beneficio social y colectivo; así al vender su producción o servicio a
terceros la empresa cooperativa acomoda su producción de bienes o servicios igualando el costo
marginal más un cierto beneficio que le permita cubrir los costos, para así cumplir y seguir
cumpliendo su objeto societario, porque de otro modo la cooperativa desaparecería del mercado
cooperativo; además, distribuye sus excedentes a prorrata del trabajo aportado por cada socio
trabajador en el taller industrial o en la prestación de sus servicios a la industria.

Esteller, citando a José María Freitas, anota que “ En las cooperativas de producción, industrial o de
trabajo, agrícola o de servicios, la producción es realizada en conjunto por los asociados bajo dirección
de la propia cooperativa; en cierta manera, en última instancia, es la cooperativa la que produce.
Además, la cooperativa vende la producción en el mercado y luego, del precio obtenido se hacen las
deducciones de los gastos para después el resto ser repartido entre los asociados, en proporción al
trabajo de cada uno” (1994: 209).

En las cooperativas de producción de bienes y servicios no se puede tener trabajadores asalariados,


ya que al incorporar trabajadores subordinados o dependientes a la cooperativa se estaría desvirtuando
el acto cooperativo primigenio y los principios de la doctrina cooperativista; siendo un hecho, como
enseña Esteller, “ opuesto a los ideales de los hombres que iniciaron el cooperativismo de producción

90
Julio García Gómez

... El trabajador que se incorpore a estas cooperativas debe hacerlo como asociado, salvo algunas
excepciones taxativas y, por lo demás, temporales, porque lo lógico es que todos los hombres que
laboren en estas cooperativa sean asociados” (1994: 212).

En general, de acuerdo a la doctrina cooperativista y en especial a la nueva Ley de Asociaciones


Cooperativa venezolana, podemos definir de manera amplia a la cooperativa de producción 1 de bienes
y servicios conexos a la industria como: aquella asociación de trabajadores compuesta por cinco o más
personas para trabajar de forma asociativa mediante acuerdo voluntario de sus asociados, a través de
un negocio jurídico de naturaleza contractual concluido por todos o parte de sus asociados según su
objeto social. De tal modo, que los asociados se unen en el taller industrial para producir bienes o en el
servicio prestado a la industria para generar y hacer frente a las necesidades comunes y el bienestar
integral y colectivo, o vender sus bienes o servicios a terceros en el mercado, sin intermediarios, con
sentido de beneficio social; naciendo así relaciones jurídicas por medio de una empresa de propiedad
colectiva y controlada democráticamente, sin el concurso de asalariados, distribuyéndose el
rendimiento social neto generado entre ellos a prorrata de la cantidad de trabajo aportado por cada
asociado, según su objeto societal, excluyéndose el lucro o especulación en el mercado, realizando
ellos mismos la comercialización y distribución de sus bienes o prestación del servicio, sin privilegio
para ninguno de sus miembros; que gozan de libre desenvolvimiento y autonomía en condiciones de
igualdad con las demás empresas del derecho privado, sean públicas o privadas; y que reciben del
Estado el debido control y fiscalización administrativa, su promoción y protección para su eficiente y
efectivo desarrollo basado en los valores cooperativos y los principios cooperativos; cuyo régimen
descansa en la Constitución, la Ley Especial de Asociaciones Cooperativas, su reglamento, sus
disposiciones internas estatutarias y en general por el derecho cooperativo, aplicándose
supletoriamente el derecho civil en cuanto sea compatible con su naturaleza y principios y en última
instancia, los principios generales del derecho.

1.9.3.6.1. Modos de Promoción y Protección del Estado de las Cooperativas:

Sin pretender desarrollar la teoría del acto cooperativo, dado lo extenso de su especificidad, podemos
relacionar la actividad productiva de bienes y servicios de las asociaciones cooperativas con el derecho
industrial, por el hecho de ocuparse el Estado de su promoción y protección.

1
Para la fecha de publicación de esa obra no se ha aprobado el reglamento de ley

91
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

La vigente Ley Especial de Asociaciones Cooperativas contempla en su artículo 89 que:

“El Estado, mediante los organismos competentes, realizará la promoción de las cooperativas por
medio de los siguientes mecanismos:

1. El apoyo a los planes de desarrollo que las cooperativas y organismos de integración elaboren y
presenten.
2. El establecimiento de sistemas de formación y capacitación y de prácticas cooperativas, en todos
los niveles y expresiones del sistema educativo nacional, público y privado, así como en los
centros de trabajo, y en las expresiones organizativas de la sociedad, como soporte para la
promoción de la cultura, de la participación responsable y de la solidaridad.
3. El reconocimiento y la acreditación de la acción educativa que realicen las cooperativas y en
especial las cooperativas de carácter educativo, cuando se cumplan los requisitos de la normativa
que regula la materia.
4. El estímulo a todas las expresiones de la Economía Social y participativa, particularmente las
cooperativas.
5. El impulso a la participación de los trabajadores y la comunidad en la gestión de las empresas
públicas y privadas, mediante fórmulas cooperativas autogestionarias o cogestionarias.
6. La difusión amplia, por los diferentes medios de comunicación, de experiencias nacionales e
internacionales de organización de la población, para enfrentar la solución de sus problemas,
mediante cooperativas y otras empresas asociativas.
7. La realización de compras de bienes y servicios, con preferencia a las cooperativas.
8. El establecimiento de preferencias en las concesiones que el Estado otorgue para actividades
productivas y de servicios que realicen las cooperativas.
9. El establecimiento de condiciones legales, sociales y económicas que faciliten el desarrollo y
fortalecimiento de los sistemas financieros propios de las cooperativas.
10. El fortalecimiento de los fondos que los entes financieros del sector público y privado destinen al
financiamiento cooperativo y el establecimiento de condiciones preferenciales en el otorgamiento
de todo tipo de financiamiento.
11. La exención de impuestos nacionales directos, tasas, contribuciones especiales y derechos
registrales, en los términos previstos en a ley de la materia y en las disposiciones reglamentarias
de la presente Ley.

92
Julio García Gómez

12. En igual de condiciones, las cooperativas serán preferidas por los institutos financieros y
crediticios del Estado; de igual manera se preferirá a las cooperativas en la adquisición y
prestación de bienes y servicios por parte de los entes públicos.
13. El fortalecimiento de los sistemas y mecanismos de protección social que desarrollen el Sector
Cooperativo y las cooperativas

Los Estados y municipios, con el fin de contribuir con la promoción y protección que de las
cooperativas hace el Estado, y, en consideración del carácter generador de beneficios colectivos de
estas asociaciones, en sus leyes y ordenanzas, establecerán disposiciones para promover y proteger a
las cooperativas en coherencia con lo establecido en esta Ley”.

1.9.3.6.2. Diferencias con las Sociedades Civiles y Mercantiles:

Se hace necesario diferenciar el acto cooperativo del acto civil y del acto de comercio, porque dada la
división del derecho industrial, que más adelante estableceremos, existen diferencias tanto de fondo
como de forma.

Siguiendo las enseñanzas y las citas de nuestro autor en comento, David Esteller Ortega, respecto a
las diferencias fondo y de forma que existe entre el acto cooperativo y el acto civil societario, e
incorporando, nosotros, el acto de comercio, estas diferencias son:

1.9.3.6.2.1. Diferencias de Fondo:

a) En la sociedad civil y mercantil la administración patrimonial del negocio se rige por los
principios de la economía liberal, el derecho del trabajo, el derecho tributario y el derecho de
propiedad intelectual, dado el sistema de competencia y concurrencia a que están expuestas;
“mientras que las cooperativas tienen que sujetarse a los principios doctrinarios acogidos,
actualmente, con una que otra variación, por todas o casi todas las legislaciones” (Esteller, 1994;
145), las cuales no pueden ser tratadas como un acto de comercio, ni civil, por tratarse de un
derecho especial sui géneris, que escapa del fenómeno capitalistas, por ser asociaciones sin fines
de lucro de carácter colectivo. Además, las asociaciones cooperativas en general no son sujetos
del hecho imponible (exoneradas), mientras que el tipo de cooperativa de producción y servicios
no son objeto del derecho laboral.

93
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

b) En las sociedades civiles existe el socio que aporta su industria o trabajo como parte del capital
social. En las sociedades mercantiles existe el socio que aporta el capital social; ambas tienen
trabajadores asalariados que no participan en la administración del negocio; mientras que las
cooperativas solo podrán tener asalariados en casos excepcionales que no participan en la gestión
de la cooperativa, salvo que se le sea concedido previo cumplimiento de seis (6) meses, cesando
en su relación laboral, asimismo en las sociedades cooperativas el trabajador asociado participa en
la administración de su cooperativa, caso que no ocurre en las sociedades civiles y mercantiles,
salvo que se haya hecho el trabajador accionista de las mismas, en todo caso su participación es
sólo para determinar la distribución de beneficios líquidos y pedir cuenta de los balances, o
declarar el estado de atraso o de quiebra.

c) Las personas jurídicas civiles, sin fines de lucro, pueden ser asociados de una cooperativa (Ley
Especial de Asociaciones y Cooperativas, Ord. 2°, Art. 18), mientras que las personas jurídicas
con fines de lucro civiles y mercantiles con fines especulativos, no pueden ser asociados de una
cooperativa. “Las sociedades civiles permiten el llamado socio capitalista, quien no trabaja
directamente para la sociedad” (1994:145), lo mismo ocurre con las sociedades mercantiles de
constitución simultánea o continuada – a través de promotores –, “mientras que las cooperativas
no admiten este tipo de asociaciones” (1994: 145).

d) En las sociedades civiles y mercantiles la distribución de los beneficios al final del ejercicio
económico, se limita, según exista o no utilidades, a distribuir beneficios entre los trabajadores o
al porcentaje legal fijado por la Ley Orgánica del Trabajo y su reglamento, “en tanto que en las
cooperativas de los excedentes netos y aún brutos, se deben apartar algunos porcentajes que fijan
las diversas legislaciones para la constitución de algunos fondos, los cuales son irrepartibles [entre
sus asociados y aún si deja de existir la cooperativa]; a parte de que aquellas legislaciones que
admiten el pago de un interés al capital aportado a las cooperativas, limitan el monto de ese
interés” (1994: 145).

e) En las sociedades civiles el socio que ha prometido su aporte industrial o de trabajo hacia el fin
económico común de la sociedad queda obligado a poner a disposición de la sociedad sus
conocimientos profesionales, técnicos o artesanales; en las sociedades mercantiles, dicho aporte
no existe, sino en dinero circulante, o activos fijos, tangibles o intangibles. Mientras que en las

94
Julio García Gómez

cooperativas de producción de bienes y servicios “ el aporte fundamental de los asociados ... es su


trabajo personal y que los demás aportes en dinero o bienes, son complementarios. Por eso, uno
de los requisitos para ser asociado en este tipo de cooperativa es ser productor primario en el taller.
Se entiende por “productor primarios a los ... trabajadores en general que realizan su labor
directamente en ... su taller (Art. 6° de la ley (derogada) de Asociaciones Cooperativas” ( Esteller;
1994: 216).

1.9.3.6.2.2. Diferencias de Forma:

a) En las sociedades civiles o mercantiles sus socios deben constituirse a partir de una o más
personas fundadoras; mientras que el acuerdo para constituir la cooperativa se materializa de
hecho o de derecho ( Art. 2 y 9 Ley Especial de Asociaciones Cooperativas) en un acto formal en
reunión de cinco o más asociados fundadores.
b) Las sociedades civiles adquieren personalidad jurídica y tienen efectos contra terceros desde que
se protocoliza el respectivo contrato de sociedad en la Oficina Subalterna del Registro Público de
su domicilio, y las mercantiles igualmente adquieren personalidad jurídica y efectos hacia terceros
con la protocolización del contrato de sociedad en el Registro de Comercio de su domicilio. Si
no se protocoliza la sociedad civil o mercantil no tiene lugar, y no tendrá por tanto personalidad
jurídica, ni efectos contra terceros, pero existirán de manera regular si el contrato es otorgado por
documento público o privado (Art. 1652 C.C, y 211 C. de Com). En las sociedades civiles la
protocolización no se exige, ya que no hay ninguna disposición al respecto, si los socios no
aportan bienes inmuebles a la sociedad y la sociedad no excede de 6 años, como bien se deduce
del artículo 1920 del Código Civil, por el contrario, si el objeto social tiene por objeto el goce de
bienes inmuebles cuando la sociedad exceda de seis años o sea indeterminada sí se exigirá la
protocolización; en el primer caso la sociedad no tendrá personalidad jurídica y funcionará de
manera regular al prescribir el artículo 1652 del Código Civil que “La sociedad comienza desde el
momento mismo de la celebración del contrato, si no se ha pactado otra cosa”. Lo mismo ocurre
con el acto de constitución de una cooperativa, en virtud a la aplicación supletoria del derecho
civil en cuanto sea compatible con la naturaleza de las cooperativas previsto en el artículo 8 de la
Ley Especial de Asociaciones Cooperativas, ya que su acto de constitución se materializa en un
acto formal entre los asociados fundadores (Art. 9, ejusdem), sin embargo una vez constituida al
ser registrada en la Oficina del Registro Subalterno de su domicilio adquirirán personalidad
jurídica y efectos hacia terceros, debiéndose enviar a la Superintendencia Nacional de

95
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

Cooperativas copia simple del registro a los efectos del control correspondiente, constituyendo
esto una diferencia importante respecto a las sociedades civiles y mercantiles.

c) Disolución de las sociedades mercantiles, civiles y las cooperativas:


El Código de Comercio en el artículo 340, establece, de manera general, que las sociedades de
comercio se disuelven:
1) Por la expiración del término establecido para su duración.
2) Por la falta o cesación del objeto, o por la imposibilidad de conseguirlo.
3) Por el cumplimiento de ese objeto.
4) Por la quiebra de la sociedad, aunque se celebre convenio.
5) Por la pérdida entera del capital o por la parcial a que se refiere el artículo 264, cuando los
socios no resuelven reintegrarlo o limitarlo al existente.
6) Por la decisión de los socios.
7) Por incorporación a otra sociedad.

Además de las causas generales de disolución previstas en el artículo 340 del Código de
Comercio venezolano ya visto, las causas de disolución particulares, tal como expresa el artículo
341, ejusdem, cuando se trata de:
La sociedad en nombre colectivo se disuelve por la muerte, interdicción, inhabilitación o
quiebra de uno de los socios, si no hay convención en contrario.
La sociedad en comandita se disuelve, si no hay convención en contrario, por la muerte
quiebra, interdicción o inhabilitación de los socios solidarios o de alguno de ellos.
La disolución de las sociedades en Comandita por acciones no tiene lugar si el socio muerto,
quebrado, inhabilitado o entredicho, ha sido subrogado con arreglo al Artículo 241.
Salvo convención en contrario, la sociedad de responsabilidad limitada no se disuelve por la
muerte, interdicción o quiebra de uno de los socios, ni por la remoción de los administradores.
La sociedad anónima y la sociedad de responsabilidad limitada no se disuelven por haber
adquirido uno de los socios todas las acciones o cuotas de la sociedad.

Las causas de disolución de las sociedades civiles según el artículo 1673 del Código Civil
son:
1) Por la expiración del plazo por el cual se ha constituido.
2) Por la consumación del negocio o la imposibilidad de realizarlo.

96
Julio García Gómez

3) Por la muerte de uno de los socios.


4) Por la interdicción, insolvencia o quiebra de no de los socios.
5) Por la voluntad expresa de uno o varios socios de no querer continuar la sociedad.

Las causas de disolución de las cooperativas, según el artículo 71 de la Ley Especial de


Asociaciones Cooperativas son:
1) Decisión de por lo menos del setenta y cinco por ciento (75%) de los presentes en la
asamblea o reunión general de asociados, realizada de conformidad con el quórum que se
establezca en el estatuto, convocada para tal fin.
2) La imposibilidad manifiesta de realizar el objeto social de la cooperativa o la conclusión del
mismo.
3) Reducción del número de asociados por debajo del mínimo legal establecido en esta Ley,
durante un periodo superior a un año.
4) Transformación, fusión, segregación o incorporación.
5) Reducción del capital por debajo del mínimo establecido por el estatuto por un periodo
superior a un año.
6) Cuando no realice actividad económica o social por más de dos años.
7) Cuando el pasivo supere al activo y no pueda recuperarse la cooperativa después de
establecido el régimen excepcional previsto en esta Ley.

Observamos que las causas de disolución de las sociedades civiles y mercantiles y de las
asociaciones cooperativas son numerosas destacándose aquellas que producen la disolución de
pleno derecho y las que operan como consecuencia de la manifestación de voluntad de los
socios o asociados o de una decisión judicial, pero cuando se trate de cooperativas en el caso de
la disolución acordada por la asamblea o la reunión general de asociados, o cuando dicha
disolución resultare de otras causales distintas a la decisión de la asamblea, como se evidencia
en los artículos 73 y 74, respectivamente, la disolución en el primer caso es voluntaria y
administrativa: al comunicarse dicha decisión a la Superintendencia Nacional de Cooperativas y
nombrarse una comisión liquidadora representada por cinco asociados y una persona designada
por los acreedores, a los fines de realizar un proyecto de liquidación, que, igualmente, deberá
ser supervisado por la Superintendencia Nacional de Cooperativas en especial al destino de los
fondos “irrepartibles”, y en el segundo caso, la decisión es de pleno derecho y judicial, así el
Juez verificará si se da la causal de disolución y de ser así, notificará a la Superintendencia

97
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

Nacional de Cooperativa y nombrará una comisión liquidadora a los fines de establecer el


destino de los fondos irrepartibles.

Finalmente, observamos que en el ordinal 6° del artículo 71 de la vigente Ley Especial de


Asociaciones Cooperativas al contemplar la disolución de la cooperativa “Cuando no realice
actividad económica o social por más de dos años” se diferencia completamente esta causal de
la disolución de las sociedades civiles y mercantiles por su inexistencia; quedando, por tanto,
obligadas las cooperativas a funcionar, según sus valores y principios cooperativos, en beneficio
de sus asociados y de la comunidad en general.

d) Las sociedades civiles cuando no pueden cumplir con sus obligaciones el deudor, antes de ser
demandado por su acreedor, voluntariamente abandona todos sus bienes a favor de sus
acreedores, aun cuando exista un solo acreedor (Cesión de Bienes: Art. 789 y s.s. del Código
de Procedimiento Civil (CPC) y 1938 del Código Civil); pero cuando es demandado por sus
acreedores (Concurso Necesario) por las causales previstas en el artículo 807 del CPC, sus
acreedores se reunirán sin citar a ningún otro, y procederán a la calificación de sus créditos en
la forma prevista en el artículo 798 del CPC. En las Sociedades Mercantiles el atraso del
comerciante o industrial se equipara con la Cesión de Bienes Civil (Art. 789 y s.s. del CPC),
y la quiebra, con el Concurso Necesario Civil (Art. 807 y s.s. del CPC). En las asociaciones
cooperativas no se aplica el procedimiento civil (Cesión de Bienes y Concurso Necesario) ni
mercantil (Estado de Atraso y de Quiebra del comerciante o industrial), sino que, ante el
principio de “irrepartibilidad” de sus fondos, existe un régimen excepcional previsto en el
artículo 67 y siguientes de la Ley Espacial de Cooperativas.

1.9.3.6.3. Tipos de Cooperativas de Producción de Bienes y Servicios:

El cooperativista David Esteller Ortega, en su texto “El Acto Cooperativo”, subdivide y define las
cooperativas de producción en:

A) “Cooperativas de producción industrial o de bienes manufacturados: “Son aquéllas constituidas


por los trabajadores sobre la base de la propiedad común de una fábrica. Regularmente estas
fábricas son pequeños talleres, como herrerías, fábricas de zapatos, de muebles, de ropa, etc., que
la mayoría de las veces funcionan en locales arrendados, pues no tienen los suficientes fondos para

98
Julio García Gómez

comprar locales y, a menudo, confrontan problemas por la falta de la materia prima a tiempo,
porque no se tiene el numerario o el crédito oportunos.
B) Cooperativas de trabajo: Estas reúnen a trabajadores que realizan tareas por contrato empleando
regularmente los instrumentos de trabajo propiedad del grupo.
C) Cooperativas de producción de servicios: Dentro de este tipo las más connotadas son las
cooperativas de transporte que pueden ser: urbanas e interurbanas, según presten el servicio dentro
del área de una ciudad o entre dos ciudades diferentes; de transporte de pasajeros y de transporte
de carga ... ...

En ese tipo de cooperativas, se presentan dos formas: aquellas cooperativas en las cuales las unidades
(vehículos), equipos, herramientas, locales, mobiliario, etc., son de propiedad colectiva, y aquellas en
las cuales la propiedad de las unidades es individual de cada individuo de cada asociado, siendo los
locales y el mobiliario de la cooperativa” (1994: 215 – 216).

1.9.3.6.4. Denominación, Régimen de Responsabilidad y Objeto de las Cooperativas de


Producción de Bienes o Servicios:

En general, las cooperativas de producción se rigen por el “Decreto con Fuerza de Ley Especial de
Asociaciones Cooperativas”, sin embargo en atención a la definición de cooperativa prevista en su
artículo 2°, su denominación, régimen de responsabilidad y su objeto societal será bastante amplio; así
vemos que su denominación será el que establezca su estatuto constitutivo, el régimen de
responsabilidad será el de responsabilidad limitada o suplementaria como bien se desprende del
artículo 3° de la derogada Ley General de Asociaciones Cooperativas, el cual establece que: “ ... Son
de responsabilidad limitada cuando los asociados responden por las obligaciones de la cooperativa
sólo hasta el monto de los certificados de aportación que hayan suscrito; son de responsabilidad
suplementaria cuando los asociados asumen el compromiso de respaldar dichas obligaciones hasta por
una cantidad, adicional al valor de sus certificados, que será determinada en el acta constitutiva por las
operaciones que ejecuten con ella...”. Y, finalmente, su objeto será el de producción de determinados
bienes, su distribución, el mercadeo y el transporte de sus productos directamente al consumidor final
u hacia otras cooperativas si hay un proceso de integración productiva entre cooperativa de
producción.

1.9.3.7. Otras instituciones jurídicas:

99
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

Por otra parte, también se relacionan de forma colateral, con el derecho industrial, otras instituciones,
unas referidas a la constitución de sociedades mercantiles y civiles, otras para la realización efectiva
de la justicia material en reclamaciones patrimoniales, y finalmente, las que agotan la vía
administrativa en las reclamaciones contra los actos administrativos contrarios a derecho, así como la
vía contenciosa administrativa.

1).- Instituciones que rigen la formalización de sociedades mercantiles y civiles:


• Código de Comercio: Registro Mercantil (jurisdicción graciosa: registro constitutivo de
sociedades de comercio),
• Código Civil: Registro Subalterno (jurisdicción graciosa: registro subalterno de sociedades
civiles y cooperativas)

2).- Instituciones que rigen el derecho procesal en reclamaciones patrimoniales:


a) Derecho procesal Civil: Libro Segundo, Título I y Libro Cuarto, Título XII.
b) Derecho Mercantil Libro Cuarto, Título III (del procedimiento mercantil).
c) Derecho Cooperativo (el procedimiento breve del Procedimiento Civil, mientras se crea la
jurisdicción en materia asociativa).
d) Ley de Arbitraje Comercial.

3).- Instituciones que rigen el procedimiento administrativo y contencioso:

• Las que rigen el procedimiento administrativo:


a) Ley Orgánica de la Administración Pública.
b) Ley Orgánica de Procedimientos Administrativos.
• Las que rigen la vía contenciosa administrativa:
a) Ley Orgánica de la Corte Suprema de Justicia (TSJ); en lo Contencioso Administrativo.

1.10. Una síntesis de la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial:

La teoría protectora de los sujetos del derecho industrial que hemos venido divulgando a lo largo de
esta investigación, pone énfasis en la estructura normativa e institucional que aseguran al empresario y

100
Julio García Gómez

a sus actividades productivas su promoción, protección, incentivo, estímulo y fomento, pues los
principios orientadores de las leyes primigenias (ver Parte II), fundados en:

a) La función económica y social de la propiedad de la industria.


b) El trato preferencial en materia financiera, técnica y comercial, así como diferenciado en materia
fiscal y laboral.
c) El refinanciamiento de deudas financieras.
d) La calidad, productividad y competitividad.
e) La Innovación y desarrollo tecnológico; y,
f) El acceso a los mercados.

deben ser considerados, como hechos económicos y sociales que son, en la configuración de las
normas e instituciones generales del derecho industrial o sustituir o complementar la dogmática que
hasta entonces se ha venido desarrollando en el derecho privado y público, para así encontrar el
verdadero camino hacia la prosperidad y riqueza humana y material de una nación.

1.11. El Sujeto, el Objeto y la Causa del Derecho Industrial:

Toda disciplina jurídica, además de tener una “método de estudio” que permita de forma uniforme
ordenar, conocer e interpretar su estudio e investigación; debe tener un “objeto” de estudio claramente
definido y susceptible de ser tratado jurídicamente; también debe tener un “sujeto” bien delimitado
que motive la estructura de su contenido de manera objetiva, y una “causa” útil o social, que
constituya el fundamento en la conformación de sus teorías, principios normas e instituciones; para
tener así su propia estructuración científico-jurídica y doctrinaria, que contribuya hacia el
perfeccionamiento del ordenamiento jurídico positivo de un país.

Dentro de esta óptica, podemos decir que:

a) El sujeto del derecho industrial es el empresario manufacturero, entendiendo por empresario: el


artesano, el emprendedor, la microindustria o microempresa, la empresa familiar o casera, la
cooperativa de producción, el pequeño industrial y el mediano industrial.

101
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

Por otra parte, cabe destacar, que excluimos a la gran industria manufacturera como sujeto del
derecho industrial, por no ser un sujeto primigenio del derecho industrial (ver derecho industrial
primigenio, Parte II), sin embargo es objeto del derecho industrial general en materia de normas e
instituciones comerciales (véase Parte III).

b) El objeto del derecho industrial es la regulación, promoción, protección, estímulo e incentivos


dirigidos al fomento de la actividad productiva nacional a través de las normas e instituciones
del ordenamiento jurídico-económico positivo del país.

c) La causa del derecho industrial es la función económico-social que el empresario y su actividad


productiva manufacturera cumplen en una economía, al transformar la materia prima y los
productos de la naturaleza, así como los generados por el conocimiento, en bienes y servicios;
lográndose de esta forma una justa distribución de la riqueza, mayor generación de empleos y una
mejor calidad de vida de la población.

El empresario, como sujeto productivo, es la persona humana o moral que impulsa y desarrolla la
actividad manufacturera primigenia de una economía, y viene a constituir el pilar de la estructura
productiva y del desarrollo económico y social de un país; ya que a través de su ingenio, talento y
creatividad logra organizar y estructurar, como sujeto activo o pasivo, en nombre propio o de terceros,
los insumos humanos, materiales y financieros de la empresa o actividad productiva manufacturera en
una economía en particular.

El derecho industrial como toda ciencia debe tener un objeto de estudio, el cual se concreta al
estudio de los medios de regulación de la actividad financiera, técnica, comercial, así como de los
incentivos fiscales y laborales, apropiados para su fortalecimiento productivo y competitivo; en virtud
al interés común y general que cumple la función económica y social del empresario y su empresa a
fin de humanizar la economía, rescatar su papel histórico de los productores primarios e intermedios
en la economía, y reivindicar, al mismo tiempo, el papel de Estado como promotor y articulador del
proceso de formación económico-social de la nación.

El derecho industrial al tener como causa la promoción y protección de los débiles económicos, la
diversificación de la producción de los bienes y servicios, la justa distribución de la riqueza, la
generación orgánica de empleos y el desarrollo económico y social de un país; sus normas e

102
Julio García Gómez

instituciones, primigenias y generales, constituyen la razón de ser de su disciplina; de ahí que sus
normas e instituciones tienen un contenido patrimonial y administrativo en lo financiero, técnico,
comercial, fiscal y laboral; de plenitud hermética en el derecho positivo.

1.12. División del Derecho Industrial:

Antes de proceder a estudiar la división clásica del derecho industrial, se hace necesario comprender
y diferenciar el significado de los actos productivos especulativos y no especulativos en el Código de
Comercio y el Código Civil:

a) Actividades productivas con un fin esencialmente especulativo en el Código de Comercio:

Nuestro Código de Comercio al tomar en cuenta los actos de comercio como “actividad comercial,
considerada en su forma compendiosa de manifestación del comercio” (Barbosa; 1998: 76), existe la
mediación de un proceso especulativo que se interpone, ese proceso surge: en el sector industrial, a
través de la producción de bienes o servicios conexos a la industria, puesto que para elaborar los
bienes o producir el servicio se opera la mediación de otros insumos, “es decir, la materia prima
elaborada, manufacturada, transformada por una empresa especialmente predispuesta para ejecutar esa
actividad, nos enseña el grado de mediación o de interposición del bien o servicio producido para el
mercado en general” (1998; 83); en el sector comercio, la especulación surge a través de la
intermediación en el cambio de bienes y servicios, ya que los bienes finales de la industria no llegan
“directamente del productor al consumidor, sino que cumplen el ciclo del productor-mediador-
consumidor” (1998: 83); y en el sector servicios, la especulación surge a través de los instrumentos
cambiarios - cheque, letra de cambio y pagaré -, el transporte aéreo, marítimo y terrestre, la compra
venta y los seguros, como actividades comerciales que contribuyen de forma directa o indirecta a la
producción de bienes y servicios, así como a la comercialización de los mismos en el mercado en
general.

b) Actividades productivas con “un fin económico común” no especulativo en el Código Civil:

Por otra parte, siguiendo la misma idea esquematizada anteriormente, nuestro Código Civil al tomar
en cuenta los actos civiles, como actividades económicas en sí, no media ningún proceso especulativo
ya que la “intervención participativa de las partes es directa y no con la ayuda de intermediarios”

103
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

(1998: 76). Se considera como de índole no comercial porque no existe la mediación de un proceso
especulativo, sino que el lucro “se obtiene directamente, ejecutando negocios en los cuales no se
produce un factor intermediario, o una actividad técnicamente organizada que no denote un complejo
hacendístico, sino actividades simples, directas entre las partes negociantes, en las cuales no se les da
ingresos a terceras personas en la ejecución de esas actividades” (1998: 76).

c) Actividades productivas con “un fin económico-social” no especulativo en el Código Civil:

Cabe reseñar, dentro de las actividades productivas no especulativas, la especialidad y autonomía que
el derecho cooperativo ha adquirido respecto al derecho civil, desprendiéndose de ésta, en vista a la
vigente Ley Especial de Asociaciones Cooperativas, que con anterioridad a su promulgación se había
convertido en “la rosa de los vientos” ya que algunos doctrinarios la ubicaban como un derecho “sui
géneris” dentro de la sociedad civil, otros menos osados como una parte especial del derecho civil;
igualmente, cabe destacar las semejanzas que guardan las “asociaciones cooperativa” con las
“asociaciones civiles”, pues ambas tienen una finalidad “económico-social”, diferenciándose ambas
de las sociedades civiles en que éstas tienen como propósito la realización de “un fin económico
común”, mientras que las cooperativas y asociaciones civiles tienen “un fin económico-social”, que
descansa en los principios de una economía comunitaria, popular, autogestionaria, solidaria,
democrática y participativa como forma de asociaciones para el trabajo productivo, integradas a la
dinámica económica y social del país.

Tomando en cuenta la anterior realidad jurídico productivo privada del derecho mercantil, civil y
cooperativo, nuestro derecho industrial, dentro del fenómeno económico productivo del capitalismo
industrial competitivo – léase: libre concurrencia –, se puede dividir en: a) derecho industrial
especulativo y, b) derecho industrial no especulativo:

A).- Derecho industrial especulativo:


El cual a su vez lo podemos subdividir en:
1) derecho industria mercantil.

B).- Derecho industrial no especulativo:


El cual se divide en:
1) derecho industrial civil societario y asociativo.
2) derecho industrial especial cooperativo.

104
Julio García Gómez

En atención a la división que trazamos esquemáticamente del derecho industrial y sus aspectos
especulativos o no especulativos dentro de un mercado, podemos establecer que son sujetos del
derecho industrial las empresas con el siguiente carácter jurídico:

a) Derecho industrial mercantil especulativo:

Son las personas físicas o productores individuales, actuando con el carácter de “firma personal” , y
las “sociedades de comercio (sociedad colectiva, en comandita, anónima o de responsabilidad
limitada), realizan una actividad manufacturera organizada de forma especulativa dirigida a la
producción de bienes y servicios conexos a la industria. Los tipos de empresas, según la Clasificación
Internacional Industrial Uniforme (Ciiu) que operan bajo este carácter son variados: puede ser
cualquier tipo de empresa manufacturera: artesanales, familiares o caseras, microindustria, pequeña,
mediana o gran industria; siempre y cuando hayan adquirido la cualidad de comerciantes, cumpliendo
con las formalidades de Código de Comercio.

b) Derecho industrial civil no especulativo:

Son las sociedades civiles no organizadas con fines especulativos, pero con fines de obtener sus
socios un beneficio o lucro en provecho de todos a través del aporte recíproco que cada uno de ellos
hace a la sociedad con la propiedad, el goce de las cosas aportadas o el trabajo en el taller, para la
realización de un fin económico común de producción de bienes y servicios conexos a la industria.
Los tipos de empresas que “pueden” operan bajo este carácter son más reducidos que los anteriores
debido a que su actividad no especula en el comercio, y los socios tienen una responsabilidad
“ilimitada” ante las obligaciones de la sociedad frente a terceros, involucrando incluso su patrimonio
personal en caso de una ejecución individual; sin embrago, puede resultar usual encontrarlas en los
tipos de empresa artesanal, familiares o caseras e inclusive microindustrias, además cuando no tienen
bienes inmuebles y la sociedad no exceda de seis años y sea determinado su objeto social (Art. 1.929
C.C.) pueden funcionar sin el registro social respectivo, bastando que sus estatutos consten en
instrumento público o privado.

Ahora bien, cuando la forma de sociedad civil adoptada sea la de una de las formas establecidas
para las sociedades mercantiles: en nombre colectivo o en comandita simple – se excluye por

105
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

acciones, por operar bajo la forma de una sociedad anónima – , cumpliendo con las formalidades
previstas en el primer aparte del artículo 1.651 del Código Civil, este hecho no las convierte en
sociedades mercantiles, pues el elemento que determina su carácter de sociedad civil es su objeto: “un
fin económico común” de producción de bienes o servicios para el beneficio de los socios y no la
forma que se adoptó para su constitución; de tal manera que: “si su objeto es civil, la sociedad será
civil”, salvo que la “sociedad civil” haya adoptado el carácter de sociedad de responsabilidad limitada
o sociedad anónima - incluye esta última en comandita por acciones -, ya que estas figuras siempre
tendrán el carácter de sociedades mercantiles, cualquiera que sea su objeto (Art. 200 C. de C); lo que
corrobora lo difícil de encontrar sociedades civiles que hayan adoptado el carácter de sociedades
anónimas o de responsabilidad limitada bajo los tipos de empresas: artesanal, familiar o casera y
microempresa; pues aun así siempre serán tratadas como sociedades mercantiles, además “Los actos
realizados por las sociedades consideradas mercantiles por razón de su forma, se reputarán actos de
comercio [en sentido subjetivo], conforme al artículo 3°, Código de Comercio “ (Goldschmidt; 1979:
217), solo que sus socios limitarán su régimen de responsabilidad patrimonial frente a terceros.

c) Derecho industrial civil asociativo no especulativo:

La ley no define lo que se entiende por asociación en el ordinal 2° del artículo 19 del Código Civil
venezolano, sino que su definición ha sido obra de los “principios del derecho y de la filosofía
jurídica”, además tampoco se define su fin, sin embargo este ha de inferirse de mismo Código Civil
dado que el artículo 1.649 del Código Civil al caracterizar a la sociedad por la realización de un fin
económico común, por interpretación a contrario sensu, la asociación debe ser caracterizada por la
realización de un fin no económico, o sea “un fin económico-social y colectivo”. Así en consecuencia,
podemos decir que las asociaciones civiles de producción, son aquellas empresas asociativas
organizadas de forma colectiva con un fin económico-social de producción, sin fines de lucro y no
especulativas en el mercado, sobre la base de componentes comunitarios, que en colaboración
voluntaria de sus asociados organizan y generan de manera estable, en redes de unidades de
trabajadores, la producción de bienes o servicios en beneficio común de su asociados y la comunidad
en general; enfatizando los elementos de organización social, la generación de riqueza y el empleo
productivo. El tipo de empresa comunitaria que se adapta en Venezuela a esta figura son: las
asociaciones artesanales comunitarias y las asociaciones manufactureras comunitarias.

106
Julio García Gómez

Vale la pena resaltar las iniciativas en al año 2001 del Consejo Nacional de la Cultura (Conac), ente
adscrito al Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, en la promoción del desarrollo artesanal en el
“Complejo de Producción Artesanal de Río Caribe, integrado por 510 mujeres y constituido como
Asociación Civil, organizadas en redes de unidades de producción. Entre los proyectos de Producción
que se adelantan en ese Complejo: Proyecto Mara de sardinas ahumada; Producción de Chorizos;
Productos del Cacao (Chocolatería); Fabricación de Juguetes...” (Informe de Gestión del CONAC.
Tomado del periódico “El Nacional”, día 20 de enero de 2002, Cuerpo “D”, página 4 y 5).

d) Derecho industrial especial cooperativo no especulativo:

Son las empresas cooperativas productoras de bienes y servicios conexos a la industria, sin fines de
lucro y no especulativas en el mercado, regidas por la Ley Especial de Asociaciones Cooperativas, que
sobre la base del aporte de dinero, bienes y trabajo directo y personal de cinco o más de sus asociados,
se organizan de forma democrática y colectiva como productores primarios de bienes en el taller de la
cooperativa de producción o en la prestación del servicio a la industria, y que distribuyen y venden al
público sus bienes o prestan el servicio, de forma directa y sin intermediarios. Sus asociados son los
empresarios y dueños mismos de los medios de producción, cuyos excedentes generados son
repartidos entre todos sus trabajadores en proporción al esfuerzo común de los asociados o “a prorrata
de las remuneraciones ganadas o de las horas de trabajo efectuadas por cada uno” (Lasserre), (Esteller;
1994: 222).

1.13. Tipos de Sujetos de la Actividad Industrial:

1.13.1. Nociones Jurídicas:

Antes de pasar a la definición de los sujetos - léase empresarios - que conforman el derecho
industrial primigenio, especulativo y no especulativo, se hace necesario estudiar la definición de
empresa, tanto en su aspecto jurídico como económico, ya que ambos conceptos difieren tanto en su
naturaleza como en su contenido, respectivamente; en su naturaleza jurídica, porque la empresa ante la
realidad objetiva del derecho mercantil, civil y cooperativo no es un sujeto de derecho, ya que sujetos
de derecho en sentido privado son las sociedades mercantiles y civiles, así como las asociaciones
civiles y las cooperativas, cuando todas éstas han adquirido personalidad jurídica por los medios

107
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

previstos en la ley; de ahí que, la empresa más bien es un objeto del derecho positivo; y por su
contenido económico, porque sus formas de organización productiva son tan diversos y variados como
los fines que persiga a través su objeto social en una economía especulativa o no especulativa.

1.13.2. Definición Legislativa y Económica de Empresa:

El concepto legislativo de empresa desde el punto de vista formal presenta diferentes gradaciones en
cada legislación en particular: mercantil, civil, laboral, tributario, administrativo, cooperativo, social,
etc., estas legislaciones definen la empresa tomando en consideración elementos aislados de su
actividad productiva; el comercialista Asquini, citado por Morles, pone de relieve la existencia de: “un
perfil subjetivo personal que la confunde con su titular, con el empresario; un perfil funcional, que se
concreta en la actividad empresarial; un perfil objetivo, cuando se considera el conjunto de bienes,
créditos y derechos que integran el patrimonio; y un perfil institucional, pues la empresa es una
institución u organización ... de tal modo que se hace difícil que un fenómeno no tan complejo pueda
reducirse a una noción única ...” (Morles; 1998: 40).

Por el contrario, desde el punto de vista estrictamente económico, el concepto de empresa no


presenta mayores dificultades sustanciales, pues se parte de una realidad objetiva e institucional
bastante abstracta, que no varían de un lugar a otro, puesto que se le considera como una “Unidad de
control y decisión que utiliza diferentes insumos para producir bienes o servicios ... ... que conociendo
la demanda y los costos existentes, trata de maximizar sus beneficios [ganancias] en un mercado
competitivo” (Sabino: 1991; 98 y 99); Morles, en igual sentido, la define como la organización de las
fuerzas económicas (capital y trabajo) con finalidad de producción de bienes o servicios, dirigida a
obtener una ganancia, agregando más adelante, que la totalidad de las teorías que tratan de explicar
jurídicamente a la empresa toman un elemento aislado para identificar el todo: patrimonio, actividad,
empresario u organización, y que ante la imposibilidad de construir un concepto de empresa que
corresponda a las categorías tradicionales del ordenamiento jurídico, un sector importante de la
doctrina ha propuesto aceptar el concepto económico y olvidar que la empresa pueda ser para el
derecho algo diferente a lo que es para la economía (1998; 212 a 216). Pero este criterio, no resulta
del todo valedero para nuestro derecho industrial, puesto que su “división”, además de considerar las
empresas mercantiles especulativas, considera a las empresas que funcionan con un carácter civil y
cooperativo no especulativos, tales como: a) las sociedades civiles con fines de lucro que tienen “un
fin económico común”, cuyo fin va más allá de las simple obtención de beneficios comunes para los

108
Julio García Gómez

socios que aportan la propiedad, el goce o su trabajo personal; b) las asociaciones civiles sin fines de
lucro que tienen “un fin económico-social y colectivo”, cuya propiedad y disposición de los medios
de producción son de la asociación, los cuales generan beneficios comunes repartibles entre los
asociados; y, finalmente, c) las asociaciones cooperativas sin fines de lucro que tienen “un fin
económico-social y colectivo”, cuya propiedad y disposición de los medios de producción son de la
cooperativa, los cuales generan “excedentes comunes”, como parte de los anticipos o remuneraciones
de su costo social, “estos ... excedentes no deben ser confundidos con las ganancias o lucro que se
obtienen los industriales capitalistas, pues el lucro capitalista envuelve la plusvalía del trabajo
realizado por los obreros y empleados, además del producto de la especulación propia del mercado
comercial, mientras que el excedente de la cooperativa de producción es parte de la remuneración al
trabajo del asociado...” (Esteller; 1994: 222), además las cooperativas su fondo social es irrepartible
entre sus asociados, como organización civil de manos muertas que es en el fondo (igual que las
asociaciones civiles).

Visto lo anterior, podemos decir que el concepto sustancial de empresa siempre ha resultado difícil
de definir, como consecuencia de su cambiante realidad productiva y a los distintos perfiles aislados
que se pueden tomar en consideración: el subjetivo: empresario; el funcional: actividad; el objetivo:
patrimonio; y, finalmente, el institucional: organización. De tal modo, que se hace difícil reducir a una
misma noción jurídica un fenómeno económico de producción, que continuamente ha venido
variando y variará en el tiempo y en el espacio, y de legislación a legislación. Además, la empresa
como no es un sujeto de derecho privado, como bien afirmamos al principio, no existe una definición
legislativa en el derecho positivo, porque más bien se considera como un objeto de derecho, como bien
ocurre en las definiciones que se dan legislativamente en el derecho laboral, tributario y de seguridad
social y, finalmente, a ello, también contribuye su amplitud productiva, porque sus formas de
organización dentro de una economía son tan diversos y variados como los fines que persiga su perfil
funcional y objetivo. De manera tal, que cualquiera que sea su definición dentro de los perfiles ya
señalados, siempre resultará un concepto aislado que se aproxime a una delimitación de su concepto.

Y si este fenómeno ha resultado difícil de definir para los juristas que se han especializado en el
tema, igualmente ha resultado para los economistas y especialistas e inclusive para los mismos
gremios que agrupan la actividad empresaria, convirtiéndose hoy en día en el tema de “la rosa de los
vientos”. Este fenómeno se puede apreciar en un documento presentado en marzo de 1990 a la
Federación de Artesanos, Pequeños y Medianos Industriales de Venezuela (Fedeindustria) por el

109
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

Instituto de Investigaciones Sociales Económicas y Tecnológicas de Venezuela (Insotev), auspiciado


por la Fundación Konard Adenauer, preparado por el economista Klaus Schaefler; allí se dice que: “
La definición de lo que es pequeña y mediana industria [léase empresa manufacturera en “Ciiu”] es un
tema controvertido sobre lo cual no hay hasta ahora un acuerdo entre aquellos que se han
especializado en este campo... No hace falta entrar en este lago debate, porque la noción pequeña y
mediana es una noción relativa a la realidad de cada país. Una industria pequeña en el contexto de los
Estados Unidos o Alemania, para citar dos realidades diferentes, en Venezuela, a lo mejor, sería
grande. Por lo tanto, se debe definir la PMI en función de la realidad económico-social de Venezuela y
de los objetivos de este estudio. Esta definición puede ser abordada por dos ópticas diferentes, una
funcional y otra estadística... Algunas de las características esenciales que presenta la PMI en su
funcionamiento y que la distinguen de la gran empresa, son las siguientes:

 función de la organización de una industria, es decir, la función de la ejecución o estructura


productiva.
 función de la organización administrativa, y
 función de la gestión, definiendo con ello las diferencias funcionales al interior de la empresa.

A mismo tiempo, deben establecerse los aspectos específicos y diferenciadores de la PMI en relación
a su posición relativa con respecto al entorno empresarial. En este sentido, son principalmente cuatro
variables que definen su situación en relación de la gran industria. Estas cuatro variables se expresan
por sus diferentes posiciones frente al mercado, a la estructura financiera, a la innovación tecnológica
y al poder político” ( Insotev; 1990: 12 y 13).

1.13.3. Definición Legislativa y Económica de Empresario:

El significado del término empresario, enseña en Canadá, Luis Jacques Filion, no ha cesado de
transformarse a lo largo de la historia; si bien desde los inicios de la Revolución Industrial empieza ha
referirse a los grandes empresarios que eran los propietarios de sus empresas, hoy el concepto de
empresario se ha democratizado, hasta el punto de referirse a “toda persona que posee y opera una
empresa, cualquiera que sea su dimensión”. Así como ha resultado difícil dar un concepto objetivo
legislativo de empresa, adoptándose en consecuencia el concepto económico de empresa; igualmente
ha sido el desarrollar un concepto subjetivo legislativo de empresario.

110
Julio García Gómez

Tanto es así, que hoy al adoptarse como definición legislativa el concepto objetivo de empresa que
nos suministra la ciencia económica; igual criterio se ha de seguir al momento de elaborar una
definición subjetivista del empresario, sobre todo cuando en la ciencia económica el estudio del
empresario empieza ha convertirse en una disciplina científica y académica. “sea como sea, ese
campo evoluciona y todavía no se ha llegado a un consenso. Un examen crítico de la documentación
esencial al respecto Filion (1987-1998), reveló más de veinte formas diferentes de definir al
empresario. Todo depende de la óptica en que se sitúe el autor para analizar el fenómeno, de los
empresarios estudiados, de las dimensiones de su empresa, de sus antecedentes académicos y de su
experiencia, etc. ... Porque la profesión de empresario evoluciona rápidamente. Cada veinte años las
condiciones necesarias para tener éxito en la profesión, no son las mismas ... ... En efecto, la
economía desarrollada ve aparecer un número cada vez mayor de microempresas (1-3 empleados), y
de trabajadores autónomos, principalmente en los sectores de servicios. Las economías en vías de
desarrollo ven cómo se multiplican las pequeñas empresas (4 -20 empleados)” (Filion: La Profesión
de Empresario: pasado, presente y futuro. Revista “Investigación y Gerencia”. 1994. No. 52 p. 30 y
31).

Por otra parte el nacimiento en las economías en vías de desarrollo, de la economía popular

competitiva, hoy ha puesto el acento en la promoción y desarrollo de microempresas y

cooperativas como forma de participación popular en la actividad económica y en la

capacitación para el trabajo de jóvenes y adultos, las cuales se desenvuelven en el campo del

derecho cooperativo y asociativo.

1.13.4. Individualización y Definición de los Sujetos del Derecho Industrial:

Habiendo aclarado el concepto de empresa como objeto del derecho industrial y el de empresario
como sujeto; y tomando en consideración una o varias combinación de los perfiles ya vistos; podemos
definir como sujetos del derecho industrial al:

a) Emprendedor: Es la persona natural que vislumbra una idea u proyecto de inversión de un


bien o servicio industrial, concretando su desarrollo y ejecución, venciendo todo tipo de
dificultades para “poder” explotarla a través de una unidad económica organizada. O, como
bien expresa formalmente el artículo 3, ordinal 3°, del Decreto de Ley para la Promoción y

111
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

Desarrollo de la Pequeña y Mediana Industria: “Es la persona interesada y capaz de


identificar, evaluar y desarrollar una idea hasta transformarla en un concepto de negocio
operativo o en un producto, mediante la obtención de los recursos necesarios para su ejecución
y posterior comercialización”. Podemos decir que el emprendedor es un profesional a un paso
de ser empresario, que en un primer momento no representa una unidad económica
organizada, pero que constituye un sujeto del derecho industrial, porque su persona viene a ser
la semilla que da origen a la actividad industrial una vez que ha desarrollado y concretado su
proyecto de inversión.

b) Las asociaciones civiles y cooperativas de producción (llamadas unidades asociativas


organizadas): Son aquellas empresas, dentro de la economía popular y competitiva,
organizadas de forma colectiva, sin fines de lucro, donde sus asociados, actuando como
microempresarios aportan su trabajo e industria común de forma exclusiva hacia la
producción de los bienes o servicios conexos a la industria, en interés colectivo de una
“asociación civil” o de una “asociación cooperativa”, “repartiéndose el rendimiento social
neto entre ellos en proporción a la valía y a la cantidad de trabajo personal efectivamente
aportado al esfuerzo común” (Jaime Daly Guevara) (Esteller; 1994: 213).
Las asociaciones civiles y las cooperativas de producción constituyen una unidad

asociativa organizada; las civiles, se forman a partir de dos (2) miembros, y las

cooperativas, a partir de cinco (5) integrantes; para gestionar una iniciativa

productiva económica social comunitaria.

c) El artesano. Es la persona física o jurídica que produce de forma autóctona a través de uno o
varios indígenas u el artesano que produce bienes primarios rudimentarios o que hace del arte
su oficio habitual, como manifestación de la creatividad. Podemos decir que el artesano es un
auténtico empresario rudimentario, un profesional que en un primer momento no representa
una unidad económica organizada, pero que constituye un sujeto del derecho industrial,
porque su persona viene a ser la semilla que da origen una unidad productiva organizada de
forma técnica en una economía. Cabe resaltar que en Venezuela la actividad administrativa
de fomento y atención integral a la producción artesanal, es realizada por el Ministerio de
Educación, Cultura y Deporte a través del Consejo Nacional de la Cultura (Conac), algunas de
las cuales funcionan como asociaciones civiles organizadas en redes de unidades de
producción articuladas sobre la base de componentes comunitarios, y no bajo la figura jurídica

112
Julio García Gómez

de una cooperativa, caso en el cual correspondería al Ministerio Producción y del Comercio su


promoción y fomento.
El Artículo 3 de la Ley de Fomento y Protección a Desarrollo Artesanal establece que:
A los efectos de esta Ley se considera artesano y artista popular la persona que usando su
ingenio y destreza, transforme materias primas en creaciones autóctonas o en manifestaciones
artísticas utilizando instrumentos de cualquier naturaleza. El producto artesanal deberá
lograrse mediante la intervención del trabajo manual del artesano, como factor determinante y
sin alcanzar producciones en serie equiparables a las del sector industrial.
Por su parte el Reglamento de la Ley de Fomento y Protección al Desarrollo Artesanal
establece en su artículo 14° y siguientes, la inscripción en el registro de artesanos y lo que se
entiende por artesano aprendiz, artesano profesional y maestro artesano; veamos:
Artículo 14. La Dirección Nacional de Artesanías establecerá, por vía de reglamentación
interna dictada por el Consejo Nacional de la Cultura (CONAC), los requisitos a cumplir por
parte de las personas que soliciten su inscripción en el Registro Nacional de Artesanos; el
proceso de evaluación de solicitudes de registro; los criterios de selección o aceptación y
aquellos recaudos que se considere necesario presentar y que constituyan prueba de identidad,
domicilio, lugar de trabajo y demás aspectos sobre los cuales deba dar fe el Registro,
conforme al artículo 6° de la Ley de Fomento y Protección al Desarrollo Artesanal.
Artículo 15
A los fines previstos en el artículo 7° de la Ley de Fomento y Protección al Desarrollo
Artesanal, el Registro Nacional de Artesanos deberá diferenciar entre artesano aprendiz,
artesano profesional y maestro artesano, al momento de conceder el registro solicitado,
atendiendo a los criterios contenidos en este Reglamento.
Artículo 16
Se considerará artesano aprendiz dentro del ámbito social de las culturas criollas, a aquella
persona que se encuentre en proceso de formación, bien sea a través de un aprendizaje formal
o no formal, lo cual abarca la formación por medio de la tradición oral familiar o comunitaria,
la formación por medio de su participación en un taller o una corporación bajo la conducción
de un maestro artesano, así como el aprendizaje sistematizado por instituciones educativas y
socioculturales públicas o privadas.
Dentro del ámbito social de las culturas indígenas, se considerará artesano aprendiz a aquella
persona cuyo proceso de formación responda a los parámetros formativos intrínsecos de cada
grupo étnico, atendiendo a los distintos períodos cronológicos entre la iniciación y la

113
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

culminación del aprendizaje, así como a sus propias modalidades en el proceso de enseñanza y
aprendizaje y otros factores de orden endógenos y exógenos.

Artículo 17
Artesano profesional es toda aquella persona que ha adquirido los conocimientos, habilidades
y destrezas necesarias para el desarrollo de su actividad productiva y que, como tal, goza del
reconocimiento o aceptación social de su grupo o comunidad, así como de otras instituciones
artesanales, educativas y socioculturales, tanto públicas como privadas. En este caso, la
actividad artesanal puede constituir su fuente principal de ingresos o ser complementaria de
otra actividad económica.
En el caso de los grupos étnicos indígenas, la categoría de artesano profesional, debe atender a
los elementos culturales y socioeconómicos propios de las comunidades aborígenes, los cuales
se establecerán en función de sus características intrínsecas.
Artículo 18
Maestro artesano es toda aquella persona que, independientemente de su edad, ha adquirido un
alto grado en el desarrollo de sus conocimientos, habilidades y destrezas, tanto por vía de la
experiencia como por vía de la capacitación y aprendizaje formal y no formal, otorgándole un
alto nivel de especialización en una o más expresiones de la actividad artesanal, validado por
el reconocimiento social y formal de su grupo o comunidad, así como de las instituciones
artesanales, educativas y socioculturales públicas o privadas, características éstas que también
son válidas en relación con los grupos étnicos indígenas, entre los cuales, además, serán
tomados en consideración otros parámetros que te sean inherentes a cada comunidad aborigen.

d) El empresario casero o familiar: Es la persona física que produce bienes en su hogar o el taller,
orientados hacia una demanda local, productora de bienes o servicios, donde labora “una
misma familia” unida por lazos de consanguinidad o afinidad. Podemos decir que el
empresario casero o familiar en un primer momento no representa una unidad económica
organizada, pero que constituye un sujeto del derecho industrial, porque su persona viene a ser
la semilla que da origen a la actividad industrial organizada. La empresa casera o familiar
ocupa un lugar intermedio entre la artesanía y la microindustria.

e) Microempresario: Persona natural o jurídica, que bajo cualquier forma de organización o


gestión productiva, desarrolle o tenga iniciativas para realizar actividades de comercialización,

114
Julio García Gómez

prestación de servicios, transformación y producción industrial ... o artesanal de bienes. En el


caso de persona jurídica, deberá contar con un número total no mayor de diez (10)
trabajadores y trabajadoras o generar ventas anuales hasta por la cantidad de nueve mil
Unidades Tributarias (9.000 U.T.). (Decreto con Fuerza de Ley de Creación, Estimulo,
Promoción y Desarrollo del Sistema Microfinanciero, artículo 2°)

f) La Micro industria: Es un tipo de empresa organizada jurídicamente intermedia entre la


empresa casera y la pequeña industria, productora de bienes transformados o
semitransformados, o en la prestación de servicios conexos a la industria; generalmente
administradas y gestionadas por su propio propietario o en colaboración con sus familiares,
con un pequeño capital en maquinarias y equipos, que domina cierta tecnología de producto y
proceso, y que actúa en cierta área del mercado en un nicho especializado, comprendidas en
los siguientes parámetros.
1) Planta de trabajadores con un promedio anual no menor de 2 trabajadores ni mayor de 10
trabajadores.
2) Ventas anuales no mayor a nueve mil (9.000) Unidades Tributarias.

g) La Pequeña industria: Es la unidad de explotación económica, intermedia entre la


microindustria y la mediana industria, productora de bienes transformados o semi-
transformados o que efectúa prestación de servicios conexos a la industria; generalmente
administradas y gestionadas por sus propios propietarios o en colaboración con sus familiares,
con un capital social modesto en bienes muebles e inmuebles; que domina cierta tecnología de
producto y proceso, y que actúa en cierta área de un mercado local en un nicho especializado;
comprendida entre los siguientes parámetros:
1) “Planta de trabajadores con un promedio anual no menor de once (11) trabajadores, ni
mayor a cincuenta (50) trabajadores.
2) Ventas anuales entre nueve mil una (9.001) Unidades Tributarias y cien mil (100.000)
Unidades Tributarias” (Artículo 3, ordinal 1°, de la Ley para la Promoción y Desarrollo
de la Pequeña y Mediana Industria).

h) La Mediana Industria: Es la unidad de explotación económica, intermedia entre la pequeña


industria y la gran industria, productora de bienes transformados o semi-transformados o que
efectúa prestación de servicios conexos a la industria, que domina cierta tecnología de

115
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

producto y proceso, y que actúa en cierta área del mercado local, nacional e internacional en
un nicho especializado; generalmente administradas por terceras personas y con un capital
social bastante considerable; comprendida entre los siguientes parámetros:
1) “Planta de trabajadores con un promedio anual no menor de cincuenta y un (51)
trabajadores, ni mayor a cien (100) trabajadores.
2) Ventas anuales entre nueve cien mil una (100.001) Unidades Tributarias, y doscientos
cincuenta mil (250.000) Unidades Tributarias” (Artículo 3, ordinal 2°, de la Ley para la
Promoción y Desarrollo de la Pequeña y Mediana Industria).

i) La Gran industrial: Es la unidad de explotación económica organizada y de gran magnitud,


productora de bienes transformados o semitransformados, públicas o privadas, o que presta
servicios privados conexos a la industria, que supera los parámetros de la mediana industria.
Se destaca por su alta gerencia, su alta capacidad financiera, el dominio y continuo
perfeccionamiento en un área clave de dominio tecnológico a través de las tecnologías que
aplica en su proceso, mercado, organización y productos; que ha conquistado una posición
privilegiada en el mercado nacional e internacional, que genera economías de escala y que
permite la formación a su alrededor de cadenas o complejos productivos. Generalmente este
tipo de industrias se excluye de las políticas de fomento, promoción y protección industrial
dirigidas a los sujetos débiles de actividad industrial por gozar de una completa autonomía e
independencia de las políticas publicas de industrialización, son empresas fuertes en el
mercado nacional e internacional y sólo reciben el apoyo del estado a través de las
instituciones generales del derecho industrial de contenidos comerciales; además contribuyen
a la conformación de redes de cooperación entre sus clientes y proveedores que benefician a
los sujetos de la actividad industrial por la calidad de su red de vínculos al concebir la gran
industria a sus “proveedores y clientes industriales como socios técnicos con quien interactuar
para beneficio mutuo” (Carlota Pérez; “Temas de Competitividad”. 1993; foro en el marco del
acto de Juramentación de la XXI Directiva de Fedeindustria. Folleto de Copoindustria).

1.14. El Derecho Industrial en el Código de Comercio:

El Código de Comercio de Venezuela al delimitar de forma compendiosa las actividades comerciales


a través de los actos objetivos de comercio - léase especulación en el mercado y la consecuente

116
Julio García Gómez

jurisdicción mercantil en los casos particulares -, no delimita la actividad industrial, ya que se concreta
a regular y disciplinar la profesión de comerciante, como persona física o social, así como de sus
obligaciones mercantiles; en consecuencia, no podemos hablar de un derecho industrial en el código
de comercio, pues las instituciones mercantiles ninguna relación guardan con la regulación, promoción
protección, incentivo, estímulo y fomento de la actividad industrial. Lo mismo podemos decir de las
disposiciones del Código Civil en materia de sociedades, contratos y obligaciones.

El derecho industrial aparece en Venezuela como un derecho fragmentario dispuestos por un


ordenamiento jurídico positivo que regula la materia industrial y/o comercial, que ha surgido,
desprendiéndose del derecho mercantil y administrativo, como consecuencia de las exigencias del
fenómeno de la socialización de derecho al adaptarse la realidad de la producción de los bienes y
servicios de capital a las exigencias sociales y económicas de los sujetos de la actividad industrial,
sobre todo, gracias a las agrupaciones que reúnen los sujetos de la actividad industrial: cámaras y
federaciones de industriales, así como del movimiento cooperativo y asociativo, que han hecho
presión pública y política, dentro de cierto control social, para que se le decreten y promulguen leyes
primigenias y generales, que conformen y disciplinen la naturaleza de la producción industrial.

1.15. Fuentes del Derecho Industrial:

Entendemos por fuentes el lugar donde emanan las normas de cierta disciplina jurídica. El
administrativista patrio, Eloy Lares Martínez, le define como: “los diferentes medios, maneras o
procedimientos por los cuales se elaboran las reglas del derecho positivo” (Lares; 1996: 29). El
comercialista Ely Barbosa Parra, define como fuentes del derecho “los órganos de formación y
manifestación de las normas jurídicas, así como también los elementos en los cuales se encuentran
recogidas y donde se pueden deducir normas aisladas igualmente disciplinadoras de las relaciones
jurídicas” (Barbosa; 1998: 63). El civilista Manuel Simón Egaña, enseña en su notas de introducción
al derecho que las fuentes del derecho se plantea el problema, por regla general, en “dos sentidos: a)
Como factores que provocan necesariamente la aparición de las normas jurídicas determinando su
contenido; b) Como proceso de creación de las normas jurídicas. En el primer sentido se habla de
fuentes materiales, y en el segundo de fuentes formales” (Egaña:1984: 114). Es en este último sentido:
como proceso de creación de las normas e instituciones jurídicas primigenias y generales del derecho
industrial la manera como estas adquieren el carácter de obligatoriedad, de cohercibilidad, en el

117
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

sistema jurídico positivo. Así en consecuencia, ésta será la forma como estudiaremos las fuentes del
derecho industrial; dejando de lado las fuentes materiales, ya que ello corresponde más bien a los
juristas encargados de estudio metódico de la filosofía jurídica y de la sociología jurídica.

En el derecho industrial las fuentes formales de sus normas jurídico positivas que informan, regulan
y disciplinan de manera efectiva la actividad de la industria manufacturera en un determinado
momento histórico son: a) la Constitución, b) los tratados-leyes, y finalmente, c) la ley en sentido
amplio.

Ahora bien, las fuentes de derecho para todas las disciplinas jurídicas son, con escasa diferencia, las
mismas, algunas de ellas van a variar según la importancia que tenga cada rama del derecho; así
vemos que en el derecho industrial primigenio y general no son fuentes formales de producción
normativa las siguientes otras fuentes de derecho: la costumbre, la jurisprudencia, la doctrina, ni los
principios generales de derecho:

a) La costumbre no es fuente formal del derecho industrial, porque la repetición constante y


reiterada de un uso, práctica o comportamiento industrial o comercial (elemento material u
objetivo), con la convicción de que responde a una necesidad jurídica (elemento espiritual u
subjetivo); se refiere a la formación de actos jurídicos, especialmente a los contratos entre
comerciantes e industriales, en la cual predomina el principio de la autonomía de la voluntad entre
las partes en la formación del contrato. Y estas relaciones jurídicas no se dan en nuestra disciplina
cuyo objeto no son actos de comercio, ni civiles, ni cooperativos u asociativos, sino una actividad
material de promoción, protección, apoyo, incentivo, estímulo y fomento de las actividades
productivas. Es imposible conciliar la costumbre en el derecho industrial, sobre todo cuando los
actos administrativos y la ejecución material de los contratos financieros, de asistencia técnica, de
desarrollo tecnológico, de capacitación, entro otros, “estrechamente ligado a la satisfacción de
necesidades públicas, y en los cuales, por lo tanto, la administración, como representante del
interés general, disfruta de ciertas prerrogativas” (Lares; 1996: 295), aun cuando para su
formación están regidos por las mismas reglas de los contratos civiles o mercantiles: capacidad
para contratar, consentimiento entre las partes, objeto material y concreto, causa lícita y libre de
vicios de la voluntad: dolo, violencia o, error; además se deben cumplir con formalidades
previas, ya sea una autorización presupuestaria, una autorización para contratar, o un voto
consultivo; tanto es así, que la administración para contratar con un sujeto de derecho privado

118
Julio García Gómez

debe cumplir con un “conjunto de formalidades que han de observarse y a la manifestación de


voluntad de los órganos de la administración está sometida a preceptos de derecho público”
(1996: 296), donde indudablemente no puede surgir prácticas, usos o costumbres, civiles o
mercantiles, que suplan el silencio de la ley, confiriéndoles derechos a las partes contratantes en
una determinada controversia en vía administrativa o jurisdiccional; sobre todo cuando los actos
administrativos que, en su forma y en su fondo, siempre van a estar apegados al ordenamiento
jurídico positivo; al principio de legalidad.

Desde el punto de vista del derecho mercantil, cuando surgen relaciones jurídicas entre sujetos
de derecho privados, sí podemos hablar de la costumbre como fuente, porque sirve para suplir el
silencio de la ley, tal como se prevé en el artículo 9° del Código de Comercio, “cuando los hechos
que la constituyen son uniformes, públicos, generalmente ejecutados en la República o en una
determinada localidad y reiterados por un largo espacio de tiempo que apreciarán
prudencialmente los jueces de Comercio”, pero ello solo ocurre cuando se trata de relaciones
jurídicas que nacen de contratos mercantiles, entre sujetos de derecho privado, en las actividades
comerciales o de producción.

b) La jurisprudencia mercantil, civil y contencioso administrativa, tampoco es fuente del derecho


Industrial, sino fuente material, ya que constituye uno de los factores y circunstancias que
contribuyen a determinar el contenido de las normas e instituciones del derecho industrial, y esa
actividad se logra cuando los magistrados del Tribunal Supremo de Justicia dictan una sentencia y
esas decisiones con efecto de cosa juzgada les sirven de orientación al legislador industrial al
momento de elaborar una norma que tenga efectos primigenios o generales hacia los sujetos del
derecho industrial.

c) La doctrina, tampoco es fuente del derecho industrial, sino que constituye una fuente material del
derecho industrial, ya que el trabajo científico de los “ius industrialista”, cooperativistas y
comercialistas que se encargan de estudiar el fenómeno industrial, influye en la determinación
material de las normas e instituciones del derecho industrial, al estudiar sus principios
orientadores, los vacíos y fallas normativas fundamentales e impulsan una labor de elaboración u
reelaboración legislativa. Igualmente los magistrados y los jueces arbitrales al resolver el
problema jurídico industrial sometidos a su decisión se auxilian de la doctrina de los juristas en los
puntos concretos sometidos a su consideración en el “Thema decidendum”.

119
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

d) Los principios generales del derecho, no son fuente formal de derecho industrial, sino una fuente
material, que constituye uno de los factores y circunstancias que contribuyen a determinar el
contenido de las normas e instituciones del derecho industrial, sobre todo cuando estos principios
generales del derecho están “constituidos por los principios fundamentales de conducta que
existen en una cultura del tiempo en que se vive, y, en consecuencia, informan y orientan los
ordenamientos jurídicos que van a regir la actividad de los integrantes de la colectividad” ( Egaña:
1994: 167), v.g., la justicia, la equidad, el bien común, el respeto a la persona humana, las
obligaciones deben cumplirse tal cual se han contraído, la convención es la ley entre las partes, el
que ocasione un daño a otro debe reparar ese daño, no hay delito sin una norma que lo contemple,
el dolo no es presumible, no puede haber enriquecimiento sin causa, no hay mora sin culpa, lo
imposible no puede ser exigido, nadie puede aprovecha su propio fraude, quien puede lo más
puede lo menos, la capacidad es la regla y la incapacidad la excepción, etc.; estos principios
generales del derecho, de carácter civilista, son aplicados por los magistrados a falta de ley
expresa que no contemple una solución al caso planteado y después de acudirse a la analogía, si
está no le ofrece criterio suficiente para soluciona un caso que no puede quedar sin solución, dado
el principio de plenitud hermética del derecho. De ahí que, el magistrado partiendo de esos
principios generales del derecho a través de la inducción va de lo general a lo particular
desconocido y abstracto; dando así una solución al caso particular a falta de analogía (Art. 4°
Código Civil).

Visto lo anterior, veamos las fuentes normativas del derecho industrial:

1.15.1. La Constitución:

La constitución al ser la norma superior, la primera de las leyes que disciplinan todo el
ordenamiento jurídico positivo de un país, establece el mecanismo de elaboración de las leyes. El
Derecho industrial tiene como principios ordenadores generales los Derechos Culturales, Sociales y
Económicos, previsto en la parte Dogmática de la Constitución, así como también la Función del
Estado en la Economía (Régimen Socio-económico), previsto en la parte Orgánica de la Constitución;
y se desarrolla a través del conjunto de leyes primigenias y generales del derecho industrial, emanadas
de la Asamblea Nacional, así como de los Decretos de Leyes, reglamentos de leyes y resoluciones
ministeriales emanados del Ejecutivo, los cuales deben respetar el espíritu y propósito de la

120
Julio García Gómez

constitución y del resto del cuerpo legal del país, e inclusive los tratados-leyes, dado el principio de
efecto directo sobre la legislación interna.

1.15.1.1. Principios Orientadores Constitucionales del derecho Industrial primigenio y


general:

El constituyente expone “dogmáticamente”, como principios orientadores primigenios y generales


del derecho industrial:

1.15.1.1.1. El Derecho a Obtener una Ocupación Productiva (Derechos Sociales):

Artículo 87. “Toda persona tiene derecho al trabajo y el deber de trabajar. El Estado garantizará la
adopción de las medidas necesarias a los fines de que toda persona pueda obtener ocupación
productiva, que le proporcione una existencia digna y decorosa, y le garantice el pleno ejercicio de
este derecho...”

Artículo 89. “ El trabajo es un hecho social y gozará de la protección de Estado..”

El encabezamiento del Artículo 87, ejusdem, establece el derecho de toda persona, física o jurídica,
de obtener una ocupación productiva; ese derecho al trabajo y el deber de trabajar, constituye, en su
sentido más amplio, un hecho socio-económico que se genera en el trabajo productivo independiente o
no subordinado que obtienen los empresarios individuales, sociales o colectivos, como sujetos del
derecho industrial, en sus leyes primigenias. Porque para ponernos de acuerdo en esta cuestión
subjetivista del derecho industrial: ¿no constituye trabajo la actividad que desarrolla el emprendedor o
empresario en su empresa?, sea ésta última una actividad comercial, civil, especulativa o no
especulativa en el mercado, según nuestra división del derecho industrial y la naturaleza su actividad
empresaria. De modo que esta norma no sólo está referida al trabajador subordinado a un patrono o
empresa, sino que también al trabajador independiente en su actividad empresaria.

No debemos de olvidar que en la actualidad en la economía mundial está surgiendo un proceso de


desmaterialización productiva o “destrucción creativa” de grandes industrias, impulsado por las
economías de pequeñas empresas, que desarrolla todo su potencial con el estímulo e innovación de sus
empresarios. De ahí que “El verdadero valor de las compañías emprendedoras, quizás sea la manera en
que obligan a sus competidores más grandes a responder ante la innovación de nuevas tecnologías a

121
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

nuevos mercados. Este proceso, apropiadamente denominado “destrucción creativa”, por el


economista austriaco Joseph Schumpeter, sea tal vez aunque no suene muy elegante, necesario para un
sistema capitalista floreciente. “La creación de empleos constituye un pilar de la economía moderna”,
señala Zoltan Acs, economista de la Universidad de Baltimore. “Pero el otro pilar es el papel que
juegan la innovación y el cambio tecnológico. Las pequeñas empresas se han convertido en una fuerza
propulsora dentro de este cambio” (Glekman, Howard. Conozca a los Destructores de Gigantes.
Revista “BusinessWeek”. Adaptación Grupo Gerente. Publicación McGraw-Hill. Edición Venezuela.
1994 N° 1. p. 34)

Este fenómeno está provocando la desaparición de los grandes sindicatos industriales y su influencia
política sobre las decisiones económicas de las empresas, a la ves que comienza a convertir en
empresarios a los trabajadores subordinados, singular condición histórica del derecho industrial; no
resulta nada de extraña la tendencia, aunque hoy a simple vista no se vea, ha regular el Derecho del
Trabajo el fenómeno de la economía de los empresarios; muy pronto veremos dentro del derecho
laboral normas especialmente dirigidas a los pequeños industriales, a regular con flexibilidad sus
condiciones laborales con una mayor connotación en su trato diferenciado hacia el trabajador
individual propietario de los medios de producción.

1.15.1.1.2. La Propiedad Intelectual: (de los Derechos Culturales):

Artículo 98. “La creación cultural es libre. Esta libertad comprende el derecho a la inversión,
producción y divulgación de la obra creativa, científica, tecnológica y humanística, incluyendo la
protección legal de los derechos del autor o de la autora sobre sus obras. El Estado reconocerá y
protegerá LA PROPIEDAD INTELECTUAL sobre las obras científicas, literarias y artísticas,
invenciones, innovaciones, denominaciones, patentes, marcas y lemas de acuerdo con las condiciones
y excepciones que establezcan la ley y los tratados internacionales suscritos y ratificados por la
República en esta materia”. ( mayúscula y negrilla nuestro)

Vemos que a través de esta norma constitucional nace la Ley de Propiedad Intelectual (Propiedad
Industrial), la cual desarrolla parte de su contenido. La relación que guarda la propiedad Intelectual
con el derecho industrial nace del sistema de privilegios que el Estado le concede a los sujetos de la
actividad industrial a través de los tipos de propiedad intelectual: patentes, marcas comerciales,
derecho de autor o copyright y los diseños industriales, para proteger a sus titulares de las acciones de

122
Julio García Gómez

terceros así como las del propio Estado a través de la propiedad exclusiva de éstos, como asimismo
efectuar el enajenamiento de ellos, a título gratuito u oneroso, a través de su licenciamiento, dado el
carácter de patrimonialidad que gozan los derechos de propiedad intelectual.

Así vemos que las Patentes le otorgan a los sujetos del derecho industrial una protección temporal a
“las invenciones tecnológicas e industriales. Su justificación político-legal se basa simplemente en
FOMENTAR futuras invenciones, y en INFORMAR a la industria y al público en general de tales
invenciones... es un monopolio legal .. que permite al poseedor ... EXCLUIR a otros individuos de
hacer (PRODUCIR) o usar, una invención tal como ha sido por él descrita en sus especificaciones o
reivindicaciones de aplicación por ante el órgano administrativo competente” (Mogollón; 1997:22).

“ Las Marcas Comerciales, los Nombres Comerciales y las Marcas de Servicios, tienen todas una
doble función. Primero, ellas le permiten a los consumidores estar informados y tener la debida
transparencia de los productos que se encuentran en el mercado, de manera que aquellos puedan
ejercer totalmente su “libertad de elegir”, típica de una economía liberal y abierta; segundo,
resguardar la REPUTACIÓN del Propietario de las Marcas o Nombres, al protegerse de la imitación
de éstas.
El COPYRIGHT o “Derecho de Autor”. Protegen y otorgan una cobertura bastante superior a las
anteriores; a una serie de obras literarias, artísticas, musicales, fotográficas, etc. La idea básica es
otorgarle al Propietario del COPYRIGHT protección contra el PLAGIO y la PIRATERÍA de obras
PUBLICADAS por éste.
Los diseños industriales al sentir de la doctrina han sido ponderados como una CATEGORÍA
INTERMEDIA entre PATENTES y la protección garantizada por el COPYRIGHT o Derecho de
Autor. Esto ha surgido del razonamiento de que al protegerse los diseños, esto se ha hecho para
FOMENTAR nuevos y más útiles diseños (tal como el Sistema de Patentes), igualmente se les ha
otorgado protección legal para protegerse de la PIRATERÍA (Mutatis mutandis con el Copyright)”
(Mogollón; 1997: 22 y 23).

1.15.1.1.3. El Fomento y Desarrollo de la Ciencia y la Tecnología: (de los Derechos


Culturales):

123
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

Artículo 110. “El Estado reconocerá el interés público de la ciencia, la tecnología, el conocimiento, la
innovación y sus aplicaciones y los servicios de información necesarios por ser instrumentos
fundamentales para el desarrollo económico, social y político del país, así como para la seguridad y
soberanía nacional.
Para el fomento y desarrollo de esas actividades, el Estado destinará recursos suficientes y creará el
sistema nacional de ciencia y tecnología de acuerdo con la ley. El sector privado deberá aportar
recursos para los mismos. El Estado garantizará el cumplimiento de los principios éticos y legales que
deben regir las actividades de investigación científica, humanística y tecnológica. La ley determinará
los modos y medios para dar cumplimiento a esta garantía”

Vemos que a través de este precepto constitucional se desarrolla la Ley Orgánica de Tecnología e
Innovación. La relación que guarda con el derecho industrial nace por el reconocimiento, fomento y
desarrollo, en interés público, que hace el Estado de la tecnología e innovación para generar en los
sujetos del derecho industrial una mayor calidad, productividad y competitividad en sus aplicaciones
en la industria manufacturera y los servicios conexos a la industria; además de ser un instrumento
fundamental para el desarrollo económico, social y político del país, así como para la seguridad y
soberanía nacional; para lo cual el Estado destinará recursos suficientes, creando un sistema nacional
de ciencia y tecnología, aportando el sector privado recursos para los mismos.

1.15.1.1.4. La Promoción de la Iniciativa Privada y Fomento de la Producción de


Bienes y Servicios: (de los derechos económicos)

Artículo 112 “Todas las personas pueden dedicarse libremente a la actividad económica de su
preferencia, sin más limitaciones que las previstas en esta Constitución y las que establezcan las leyes,
por razones de desarrollo humano, seguridad, sanidad, protección del ambiente u otras de interés
social. El Estado promoverá la iniciativa privada, garantizando la creación y justa distribución de la
riqueza, así como la producción de bienes y servicios que satisfagan las necesidades de la población, la
libertad de trabajo, empresa, comercio, industria, sin perjuicio de su facultad para dictar medidas para
planificar, racionalizar y regular la economía e impulsar el desarrollo integral del país”.

Vemos que a través de esta norma superior se desarrollan las leyes primigenias del desarrollo de la
producción de bienes o servicios conexos a la industria, tales como: Ley para la Promoción y
Desarrollo de la Pequeña y Mediana Industria, Ley de Desarrollo de la Artesanía y Ley de

124
Julio García Gómez

Asociaciones Cooperativas (ver Parte II), así como las leyes generales que regulan el aspecto
financiero, comercial, técnico, fiscal y laboral de la industria (ver Parte III).

Asimismo vemos el papel del estado en la economía al dictar medidas para planificar, racionalizar y
regular la economía e impulsar el desarrollo integral del país, medidas que caven dentro del Régimen
Socio-Económico en la Función del Estado en la Economía, previsto en el Título VI de la
Constitución, que resulta una actividad netamente administrativa de fomento industrial. Además, el
Estado al promover la iniciativa privada, garantiza al mismo tiempo la creación y justa distribución de
la riqueza a través de una producción de bienes y servicios que satisfagan las necesidades de la
población, la libertad de trabajo, empresa, comercio, industria, sin perjuicio de su facultad para dictar
medidas para planificar, racionalizar y regular la economía e impulsar el desarrollo integral del país.

1.15.1.1.5. Prohibición de Prácticas Monopólicas, Salvaguarda de la Producción


Nacional y Competencia Efectiva: (de los Derechos Económicos):

Artículo 113 “No se permitirán monopolios. Se declaran contrarios a los principios fundamentales de
esta Constitución cualquier acto, actividad, conducta o acuerdo de los y las particulares que tengan por
objeto el establecimiento de un monopolio o que conduzcan, por sus efectos reales e
independientemente de la voluntad de aquellos o aquellas, a su existencia, cualquiera que fuere la
forma que adoptare en la realidad. También es contraria a dichos principios el abuso de la posición de
dominio que un particular, un conjunto de ellos o ellas o una empresa o conjunto de empresas,
adquiera o haya adquirido en un determinado mercado de bienes o de servicios, con independencia de
la causa determinante de tal posición de dominio, así como cuando se trate de una demanda
concentrada. En todos los casos antes indicados, el Estado adoptará las medidas que fueren necesarias
para evitar los efectos nocivos y restrictivos del monopolio, del abuso de la posición de dominio y de
las demandas concentradas, teniendo como finalidad la protección del público consumidor, los
productores y productoras y el aseguramiento de condiciones efectivas de competencia en la
economía.
Cuando se trate de explotación de recursos naturales propiedad de la Nación o de la prestación de
servicios de naturaleza pública con exclusividad o sin ella, el Estado podrá otorgar concesiones por
tiempo determinado, asegurando siempre la existencia de contraprestaciones o contrapartidas
adecuadas al interés público”.

125
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

Vemos que a través de esta norma constitucional se desarrolla la: Ley de Protección al Consumidor y
al Usuario, Ley para Promover y Proteger el Ejercicio de la Libre competencia, Ley Sobre Prácticas
Desleales del Comercio Internacional, y la Ley Sobre Medidas de Salvaguardia. La relación que
guarda esta norma fundamental con el derecho industrial general nace de la protección que el Estado
les da a los sujetos del derecho industrial primigenio y a la misma población consumidora, contra las
prácticas monopólicas, las cuales van en detrimento del sistema de libre competencia, del desarrollo
del mercado de los bienes y servicios conexos a la industria y del público consumidor. El Estado al
adoptar las medidas que fueren necesarias para evitar los efectos nocivos y restrictivos del monopolio
en los sectores de la industria manufacturera, del comercio y los servicios, del abuso de la posición de
dominio y de las demandas concentradas, está dando una protección directa al público consumidor y a
los productores y productoras, que son sujetos del derecho industrial, asegurando así las condiciones
de competencia efectiva y potencial en la economía.

1.15.1.1.6. El Derecho de Propiedad: (de los Derechos Económicos):

Artículo 115 “Se garantiza el derecho de propiedad. Toda persona tiene derecho al uso, goce, disfrute
y disposición de sus bienes. La propiedad estará sometida a las contribuciones, restricciones y
obligaciones que establezca la ley con fines de utilidad pública o de interés general. Sólo por causa de
utilidad pública o interés social, mediante sentencia firme y pago oportuno de justa indemnización,
podrá ser declarada la expropiación de cualquier clase de bienes”.

El derecho de propiedad de las cosas materiales o inmateriales, fungibles o no fungibles, tangibles o


intangibles, constituye una de las manifestaciones más espontáneas del derecho natural y del espíritu
humano, pues resulta un derecho subjetivo inherente a la persona humana. Aun cuando la Constitución
reconoce y garantiza el derecho de propiedad, éste estará sometido a las contribuciones, restricciones y
obligaciones que establezca la ley con fines de utilidad pública o de interés general, y sólo procederá
la expropiación de este derecho por causa de utilidad pública o interés social y general, mediante
sentencia firme con el pago oportuno de una justa indemnización.

A través de esta norma Constitucional se desarrolla el derecho industrial primigenio, constituyendo


uno de sus principios orientadores, pues siendo el sujeto de la actividad industrial una persona natural
o jurídica, es al mismo tiempo titular del derecho de propiedad de todos los componentes tangibles o

126
Julio García Gómez

intangibles de su industria. Igualmente esta norma se desarrolla en la Ley de Expropiación por Causa
de Utilidad Pública o Social.

1.15.1.1.7. El Derecho a Disponer de Bienes y Servicios de Calidad y las Normas de


Control de Calidad: (de los Derechos Económicos):

Artículo 117 “Todas las personas tendrán derecho a disponer de bienes y servicios de calidad, así
como a una información adecuada y no engañosa sobre el contenido y características de los productos
y servicios que consumen, a la libertad de elección y a un trato equitativo y digno. La ley establecerá
los mecanismos necesarios para garantizar esos derechos, las normas de control de calidad y cantidad
de bienes y servicios, los procedimientos de defensa del público consumidor, el resarcimiento de los
daños ocasionados y las sanciones correspondientes por la violación de estos derechos”.

A través de esta norma Constitucional se establecen los mecanismos necesarios para garantizar al
consumidor de bienes y servicios la calidad de los mismos, a través de normas técnicas de control de
calidad y los procedimientos de defensa del público consumidor, así como el resarcimiento de los
daños ocasionados y las sanciones correspondientes por la violación de estos derechos. Así vemos que
en la Ley de Normas Técnicas y Control de Calidad (ver derecho industria general, Parte III) se
desarrolla parte de esta norma constitucional al fijar la normalización técnica, el control de calidad y la
certificación de conformidad con normas para los productos y servicios nacionales de consumo
doméstico y de exportación, así como exigirla para los importados. Por otra parte, esta norma
constitucional se desarrolla en la Ley de Protección al Consumidor y al Usuario.

Al establecer esta norma que todas las personas tendrán derecho a disponer de bienes y servicios de
calidad, la relación que guarda con el derecho industrial se establece de manera directa, porque para
que existan bienes y servicios de alta calidad se debe tener una industria manufacturera que cumpla
con los requisitos y estándares internacionales de calidad, y para que esa calidad exista en las
empresas productoras de bienes y servicios es condición fundamental realizar en las mismas
investigación y desarrollo en el producto o servicios; aspectos que se desarrollan cuando empresa,
universidad y Estado trabajan juntos en función de la capacidad de innovación tecnológica del país.
1.15.1.1.8. Las Asociaciones Sociales y Participativas (de los Derechos Económicos):

Artículo 118 “Se reconoce el derecho de los trabajadores y de la comunidad para desarrollar
asociaciones de carácter social y participativo, como las cooperativas, cajas de ahorro, mutuales y

127
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

otras formas asociativas. Estas asociaciones podrán desarrollar cualquier tipo de actividad económica,
de conformidad con la ley. La ley reconocerá la especificidad de estas organizaciones, en especial, las
relativas al acto cooperativo, al trabajo asociado y su carácter generador de beneficios colectivos.
El Estado promoverá y protegerá estas asociaciones destinadas a mejorar la economía popular y
alternativa”.

Este derecho fundamental al establecer que se reconoce el derecho de los trabajadores y de la


comunidad para desarrollar asociaciones de carácter social y participativo, como las cooperativas y
asociaciones civiles, sin fines de lucro - véase división del derecho industrial -, desarrollando
cualquier tipo de actividad económica, de conformidad con la ley, reconoce la especificidad del acto
cooperativo y del acto civil asociativo que se genera en el trabajo asociativo como generador de
beneficios colectivos. El contenido de esta ley se desarrolla en la Ley Especial de Asociaciones
Cooperativas, siendo importante destacar que también el texto hace referencia a las asociaciones
civiles (“otras formas asociativas”), las cuales como hemos visto en su oportunidad no están definidas
en el Código Civil ni se regulan de forma clara en su artículo 19.

La relación que guarda con el derecho industrial nace del trabajo asociativo de las cooperativas de
producción de bienes y servicios, así como de las asociaciones civiles de productores, a las cuales el
estado les otorga protección y promoción puesto que realizan una actividad económica-social colectiva
beneficiosa para sus asociados o hacia terceros u público en general, destinadas a mejorar la economía
popular, como sistema alternativo al sistema de competencia o concurrencia.

1.15.1.1.9. Promoción del Desarrollo Armónico de la Economía, la Seguridad Jurídica y


la Planificación Estratégica del Crecimiento Económico. (del Régimen
Socioeconómico y la Función del Estado en la Economía):

Artículo 299 “El régimen socioeconómico de la República Bolivariana de Venezuela se fundamenta en


los principios de justicia social, democratización, eficiencia, libre competencia, protección del
ambiente, productividad y solidaridad, a los fines de asegurar el desarrollo humano integral y una
existencia digna y provechosa para la colectividad. El Estado conjuntamente con la iniciativa privada
promoverá el desarrollo armónico de la economía nacional con el fin de generar fuentes de trabajo,
alto valor agregado nacional, elevar el nivel de vida de la población y fortalecer la soberanía
económica del país, garantizando la seguridad jurídica, solidez, dinamismo, sustentabilidad,

128
Julio García Gómez

permanencia y equidad del crecimiento de la economía, para garantizar una justa distribución de la
riqueza mediante una planificación estratégica democrática, participativa y de consulta abierta”.

Este precepto constitucional al establecer que el régimen socioeconómico de la República Bolivariana


de Venezuela se fundamentará en los principios de justicia social, democratización, eficiencia, libre
competencia, protección del ambiente, productividad y solidaridad, a los fines de asegurar el
desarrollo humano integral y una existencia digna y provechosa para la colectividad, está
estableciendo los fundamentos económicos del derecho industrial el cual descansa en los principios de
justicia social, democratización, eficiencia, libre competencia, protección del ambiente, productividad
y solidaridad, de ahí la promoción y desarrollo que el Estado hace de los sujetos del derecho industrial
primigenio con el fin de lograr el desarrollo amónico de la economía nacional, generar fuentes de
trabajo, alto valor agregado nacional, elevar el nivel de vida de la población y fortalecer la soberanía
económica del país.

Pero es a través de las normas e instituciones positivas del derecho industrial general en su aspecto
financiero, técnico, comercial, fiscal y laboral como el Estado se manifiesta administrativamente en la
regulación, promoción, protección, incentivo, estímulo y fomento del desarrollo industrial nacional; al
garantiza a los sujetos de la actividad industrial primigenia su seguridad jurídica, la solidez en la
producción de bienes y servicios, su dinamismo tecnológico, su sustentabilidad económica, su
permanencia a través del tiempo y su desarrollo con equidad en la economía; asegurando el Estado,
conjuntamente con la iniciativa privada, una justa distribución de la riqueza mediante la planificación
estratégica democrática, participativa y de consulta abierta.

1.15.1.1.10. La Creación de Entes Descentralizados Promotores del Desarrollo


Industrial. (del Régimen Socioeconómico y la Función del Estado en la
Economía):

Artículo 300 “La ley nacional establecerá las condiciones para la creación de entidades
funcionalmente descentralizadas para la realización de actividades sociales o empresariales, con el
objeto de asegurar la razonable productividad económica y social de los recursos públicos que en ellas
se inviertan”.

129
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

A través de esta norma constitucional se establece la creación de entes público descentralizados


administrativamente del Poder Ejecutivo: v.g.: Instituto Nacional de Desarrollo Industrial, adscrito al
Ministerio de la producción y del Comercio; Consejo Nacional de la Cultura, adscrito al Ministerio de
Educación, Cultura y Deportes, entre otros previstos en las leyes primigenias y generales del derecho
industrial, para la realización de actividades de fomento, promotoras e impulsadoras de actividades
empresariales y sociales, con el objeto de asegurar la productividad económica y social a través de los
recursos que en ellas invierta el Estado. El derecho industrial se relaciona con esta norma por la
actividad administrativa descentralizada de fomento de la actividad industrial dirigida a los sujetos del
derecho industrial con el objeto de promover iniciativas emprendedoras empresariales innovadoras,
productivas y alternativas, a fin de asegurar en la economía la producción de bienes y servicios en el
largo lazo.

1.15.1.1.11. Uso de la Política Comercial en Defensa de la Industria Nacional (del


Régimen Socioeconómico y la Función del Estado en la Economía):

Artículo 301 “El Estado se reserva el uso de la política comercial para defender las actividades
económicas de las empresas nacionales públicas y privadas. No se podrá otorgar a empresas y
organismos o personas extranjeros regímenes más beneficiosos que los establecidos para los
nacionales. La inversión extranjera está sujeta a las mismas condiciones que la inversión nacional”.

Por medio de este precepto Constitucional el Estado se reserva el uso de la política comercial con el
objeto de defender la producción nacional a través de un régimen de inversión beneficiosa, tanto para
la inversión nacional como extranjera siempre que en esta última exista reciprocidad, con miras a
lograr el incremento de la diversificación y la complementación armónica de las inversiones a favor
del desarrollo nacional. Así vemos que esta norma se desarrolla en la: Ley de Promoción y Protección
de Inversiones, Ley Sobre Medidas de Salvaguardia, Ley Sobre Prácticas Desleales del Comercio
Internacional y la Ley del Banco de Comercio Exterior.

El Derecho industrial general se relaciona con esta norma constitucional por el establecimiento
dentro del país de un régimen de inversión, nacional y extranjera, a través del uso de una política
comercial orientada a la defensa de la producción nacional con miras a lograr un incremento de la
diversificación y la complementación armónica de las inversiones a favor del desarrollo nacional;
inversiones que se traducen en el ingreso de tecnología al país y una producción de bienes servicios

130
Julio García Gómez

de alta calidad y competitividad, que benefician de forma directa a los sujetos del derecho industrial, a
la sociedad y a la economía en su conjunto.

1.15.1.1.12. Promoción de las Manufacturas Nacionales Derivadas de las Materias


Primas Provenientes de los Recursos Naturales no Renovables (del
Régimen Socioeconómico y la Función del Estado en la Economía):

Artículo 302 “El Estado se reserva, mediante la ley orgánica respectiva, y por razones de conveniencia
nacional, la actividad petrolera y otras industrias, explotaciones, servicios y bienes de interés público y
de carácter estratégico. El Estado PROMOVERÁ LA MANUFACTURA NACIONAL de materias
primas provenientes de la explotación de los recursos naturales no renovables, con el fin de asimilar,
crear e innovar tecnologías, generar empleo y crecimiento económico, y crear riqueza y bienestar para
el pueblo” (mayúsculas nuestro).

Esta norma fundamental al establecer que el Estado se reserva, por razones de conveniencia
nacional u estratégica, la actividad petrolera y otras industrias, servicios y bienes de interés público, su
relación con el derecho industrial se vincula por la “promoción de la manufactura nacional” de las
materias primas provenientes de la explotación de los recursos no renovables con el fin de impulsar el
Estado la generación de bienes terminados o semi-terminados, a fin de lograr generar innovación y
cambio tecnológico (importación de tecnología más investigación y desarrollo), a través de la
asimilación, maduración y consolidación tecnológica en las pequeñas y medianas industrias,
creándose espacios para su aprendizaje estratégico en dichas empresas, en función de la
especialización de la industria manufacturera, a fin de manifestarse en la diversificación de su
economía industrial, la generación de empleos, crecimiento económico, creando así riqueza y
bienestar para el pueblo.

1.15.1.1.13. Promoción y Protección de la Pequeña y Mediana Industria, las


Asociaciones Cooperativas, las Asociaciones Civiles y la Empresa
Familiar (del Régimen Socioeconómico y la Función del Estado en la
Economía):

Artículo 308 “El Estado protegerá y promoverá la pequeña y mediana industria, las cooperativas, las
cajas de ahorro, así como también la empresa familiar, la microempresa y cualquier otra forma de
asociación comunitaria para el trabajo, el ahorro y el consumo, bajo régimen de propiedad colectiva,

131
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

con el fin de fortalecer el desarrollo económico del país, sustentándolo en la iniciativa popular. Se
asegurará la capacitación, la asistencia técnica y el financiamiento oportuno.

Este precepto constitucional al establecer la promoción y protección de la pequeña y mediana


industria, así como las cooperativas de producción de bienes y servicios, las asociaciones civiles de
producción, la microindustria y la empresa familiar; asegurando su capacitación, asistencia técnica y
financiamiento oportuno, está reconociendo directamente el nacimiento del derecho industria
primigenio (ver Parte II) que tienen los productores de bienes y servicios, social y económicamente
débiles, en la democratización de la propiedad de su industria, su participación en la generación de
riqueza y el fortalecimiento económico del país.

Su relación con el derecho industrial general deriva de la protección y promoción que el Estado
realiza a través de sus diversos instrumentos financieros o no financieros (técnicos), fiscales y
laborales (ver Parte III), los cuales se encuentran en el contenido de las leyes generales del derecho
industrial, cuyos supuestos nacen de los principios orientadores del derecho industrial primigenio (ver
Parte II)

El desarrollo de esta norma constitucional lo hayamos en la Ley para la Promoción y Desarrollo de la


Pequeña y Mediana Industria (en la cual inexplicablemente no aparece la microindustria), en la Ley
Especial de Asociaciones Cooperativas y en al Ley de Fomento y Protección del Desarrollo Artesanal,
como organizaciones productivas primigenias del desarrollo industrial del país.

1.15.1.1.14. Protección de la Artesanía e Industria Populares Típicas de la Nación (del


Régimen Socioeconómico y la Función del Estado en la Economía):

Artículo 309 “La artesanía e industrias populares típicas de la Nación, gozarán de protección especial
del Estado, con el fin de preservar su autenticidad, y obtendrán facilidades crediticias para promover
su producción y comercialización.
A través de esta norma constitucional el Estado le otorga protección especial a la artesanía e
industrias típicas u autóctonas de la nación a fin de preservar su autenticidad, como asimismo del
acceso al financiamiento oportuno para promover su producción y comercialización dentro del país. El
contenido de esta norma lo encontramos en la Ley de Desarrollo de la Artesanía, como institución
directa y primigenia del derecho industrial. Su relación con el derecho industria nace por la protección

132
Julio García Gómez

que el Estado hace de la artesanía e industrias típicas de la Nación como sujetos primigenios del
derecho industrial.

1.15.2. Los Tratados, Convenios o Acuerdos Internacionales:

Antes de analizar esta fuente normativa del Derecho industrial vamos a estudiar sinópticamente,
dentro de la doctrina del Derecho Internacional Público y del Derecho Constitucional venezolano, el
concepto de tratado, convenio y acuerdo internacional, dentro de la comunidad internacional y sus
miembros; dada la confusión que generan estos tres términos.
En sentido amplio, el tratado internacional en materia comercial y/o industrial es “un negocio
jurídico con características propias debido a la categoría de los sujetos que en él intervienen - Estados
y otros sujetos de la comunidad internacional - ha sido definido como “toda concordancia de
voluntades entre dos o más sujetos de Derecho Internacional, destinada a producir efectos jurídicos; es
decir, a crear, modificar o extinguir un derecho” (Jiménez de Aréchaga: Curso ... , p. 98)” (Diez de
Velasco; 1978: 98).
La Convención de Viena de 1969, enseña el Internacionalista español Manuel Diez de Velasco,
define de una forma precisa el tratado, en su artículo 2, numeral 1°, literal “a” que: “se entiende por
tratado un acuerdo internacional celebrado por escrito entre Estados y regido por el derecho
Internacional, ya conste en un instrumento único o en dos o más instrumentos conexos, cualquiera que
sea su denominación particular”. La anterior definición pone de manifiesto:
1) Que se reserva la denominación de Tratado sólo para los acuerdos concertados en forma escrita, ya
sea en un instrumento único o en varios conexos.
2) Que la Convención sólo contempla los Tratados concertados entre Estados.
3) Que los mismos están regidos por el derecho Internacional; y
4) Que cabe la posibilidad de que reciban otras denominaciones (Acuerdo, Convención, Carta,
Compromiso, Concordato, Modus vivendi, Pacto; Protocolo, Estatuto, etc.); pero no por ello dejan
de ser Tratados” ( Velasco: 99).

Entre nosotros, partiendo de las semejanzas entre acuerdos y convenios celebrados entre Estados; en
un sentido amplio son fuentes del derecho industrial los Tratados:

133
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

1) Celebrados entre Estados y Estados, de forma bilateral o multilateral.


2) Que tengan por objeto un carácter económico u de contenido industrial.
3) Que sean tratado-leyes, o sea que en el plano de las obligaciones creen una norma de carácter
general aplicable en todo el territorio de los Estados que lo hayan concluido o una parte de ellos,
dado el principio de “Efecto Directo” en su ordenamiento interno.
4) Que sean de duración indeterminada.

1.15.2.1. Tratados como Fuentes Normativas del Derecho Industrial Venezolano:

En Venezuela son fuentes normativas del derecho industrial los siguientes tratados, entre otros:
1) “Ley Aprobatoria del “Tratado de parís de 1883” relativo a la “Protección Internacional de la
Propiedad Intelectual” [En su última versión vigente del 2 de octubre de 1.979] (G. O. N° 4.882
del 30/03/1.995).
2) La “Convención Universal de Derecho de Autor” (Copyright) de 1.952.) [En su última versión
revisada en París el 24 de julio de 1.971]. (G. O. Extraordinario - N° 35818 del 19/10/1.995)”.
(Mogollón; 1997: 31)
3) Ley aprobatoria de la adhesión de Venezuela al Convenio para la Protección de los Productores
de Fonogramas contra la Reproducción no autorizada de sus Fonogramas ( G.O. Extraordinario
N° 2.891 de 23/12/1981).
4) Ley aprobatoria de la convención internacional sobre la Protección de los artistas interpretes o
ejecutantes, productores de Fonogramas y los organismos de interpretes o ejecutantes, productores
de Fonogramas y los organismos de Radiodifusión, suscrita en roma el 26 de octubre de 1961.
(G.O. N° 4.968 de 13/09/1995 ).
5) Pacto Andino o Acuerdo de Integración Subregional Andino o Acuerdo de Cartagena, suscrito en
Bogotá, República de Colombia, el 26 de mayo de 1969, del consenso de Lima, suscrito en Lima,
República de Perú, el 13 de Febrero de 1973, por los plenipotenciarios de Venezuela, Bolivia,
Colombia, Chile, Ecuador y Perú y todas las “Decisiones” de la Comisión del “Acuerdo de
Cartagena” que hacen referencia al comercio y/o industria ratificadas por la República en Gaceta
Oficial.
6) “Ley Aprobatoria del Acuerdo de Marrakesh por el cual se establece la Organización Mundial del
Comercio. (G.O. Extraordinario - N° 4.829 del 29/12/1.994)” (Mogollón; 1997: 31)

En efecto, el artículo 153 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela al establecer


que “... La República podrá suscribir tratados internacionales que conjuguen y coordinen esfuerzos

134
Julio García Gómez

para promover el desarrollo común de nuestras naciones, y que aseguren el bienestar de los pueblos y
la seguridad colectiva de sus habitantes. Para estos fines, la República podrá atribuir a organizaciones
supranacionales, mediante tratados, el ejercicio de las competencias necesarias para llevar a cabo estos
procesos de integración. Dentro de las políticas de integración y unión con Latinoamérica y el Caribe,
la República privilegiará relaciones con Íbero América, procurando sea una política común de toda
nuestra América Latina. Las normas que se adopten en el marco de los acuerdos de integración serán
consideradas parte integrante del ordenamiento legal vigente y de aplicación directa y preferente a la
legislación interna”.

Como veremos luego, esta última disposición, en la cual “Las normas que se adopten en el marco de
los acuerdos de integración serán consideradas parte integrante del ordenamiento legal vigente y de
aplicación directa y preferente a la legislación interna” deja por fuera toda discusión doctrinaria
respecto al efecto que el tratado concluido por un Estado, en todas sus partes, tenía sobre el
ordenamiento jurídico interno:

Un sector de la doctrina opinaba que las normativas comunitarias serán consideradas parte integrante
del ordenamiento jurídico, de aplicación directa y preferente a la legislación interna, cuando los
tratados celebrados por la República, tal como se prevé en el encabezamiento del artículo 154 de
nuestra Constitución, han sido “aprobados por la Asamblea Nacional antes de su ratificación por el
Presidente o Presidenta de la República” y publicado en Gaceta Oficial de la República para que
adquieran efectos jurídicos generales.

Otro sector de la doctrina opinaba que las normas comunitarias son de aplicación directa por los
estados contratantes, ya que por el hecho de participar altos funcionarios de un gobierno, autorizados
por ley, basta su conclusión para que adquiera plenos efectos entre los nacionales, y que su proceso
de ratificación legislativa resulta secundario dado el “Principio de Efecto Directo de las Normas
Comunitarias, y de la Supremacía de la Norma Común sobre el Derecho interno de los Estados
Miembros ... ... si un precepto jurídico de naturaleza comunitaria, presenta tal condición, ésta
normativa concederá Derechos Individuales, los cuales podrán ser aplicados por los Tribunales
Nacionales a favor de los Ciudadanos Miembros de tal Comunidad ... ... una norma ... comunitaria, al
contradecir el contenido de una norma nacional, no les establece su NULIDAD de inmediato, sino que
las declara inaplicables ... y sólo capaz fe ser modificada o anulada por los propios órganos
administrativos o jurisdiccionales del Estado Miembro ... ... de manera tal, que al establecer un

135
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

Sistema Comunitario, no ocurre una mera delegación de poderes en las instituciones legislativas y
ejecutivas de una integración económica, sino una verdadera transferencia de soberanía nacional ...
Tales normas unificadas ... una vez dictadas dentro del Sistema Legal Comunitario, y que tendrán
precedencia sobre la norma nacional, ya haya sido esta dictada antes o después de los Tratados
creadores de la Comunidad de Países. Por su parte las normas armonizadas, son el resultado, no tanto
de los intentos voluntarios de los Países Miembros de lograr normas comunes de aplicación, sino las
consecuencias necesarias de la determinación del órgano legislativo comunitario de imponer a los
Países Miembros una regulación normativa necesaria para la consecución de los fines del Tratado de
Integración. Esto es lo que se ha denominado como la Integración Negativa. Pues no es el resultado de
la voluntad de los Países interesados, sino de la de los propios órganos comunitarios ... son normas
unificadas de Derecho Comunitario Andino, y no meras normas de aplicación común” (Mogollón;
197: 292 a 297). Nosotros nos adherimos a esta doctrina, como bien se prevé en la última parte de la
nueva Constitución de la República, ya que si el Tratado ha cumplido con el procedimiento de
“Conclusión”, ya son normas unificadas de Derecho Comunitario Andino con “efecto directo” sobre la
legislación interna, y no meras normas de aplicación común, las cuales prevalecen sobre una
normativa nacional, anterior o posterior a la Conclusión de Tratado, háyase o no cumplido con el
procedimiento interno legislativo de ratificación; en cambio la situación sería distinta si se tratara de
un Tratado donde no participe una comunidad de Países Miembros, sino un Estado y otros sujetos de
la comunidad internacional.

1.15.3. La Ley, los Decretos y Reglamentos:

Por razones de conveniencia agruparemos en la “Ley” a los decretos de leyes, reglamentos y


resoluciones del Ejecutivo nacional, conforme éstos últimos al principio de estar de “conformidad con
el derecho”, es decir, con el principio de constitucionalidad y legalidad de las leyes, decretos,
reglamentos y resoluciones del poder ejecutivo nacional, estadal y municipal.

Ahora bien, la Ley es fuente fundamental del derecho industrial, porque ella desarrolla y define los
principios de orientación general del derecho industrial, que nuestro constitucionalista establece en el
texto Constitucional, los cuales ya estudiamos en el punto anterior; solo cabe agregar que las leyes
primigenias y generales del derecho industrial, que estudiaremos en la Parte II y III, respectivamente,
constituyen el fundamento de esta nueva rama del derecho que hoy se desprende de derecho mercantil

136
Julio García Gómez

y del derecho administrativo, pues, y valga la redundancia, el derecho industrial toma sus principios
generales de la Constitución siendo sus leyes primigenias y generales el desarrollo de estos principios
constitucionales, como un derecho protector de los sujetos del derecho industrial, cuyo objeto es la
promoción, protección, apoyo, estímulo, incentivo y fomento de las actividades productivas, y en esto
se diferencia de las restantes ramas del derecho privado venezolano – civil y mercantil –; de ahí que,
podemos decir, sin temor a equivocarnos, que el derecho industrial se separa completamente del
derecho mercantil, como bien este se desprendió de su tronco común: el derecho civil. Por mucho
tiempo a las leyes mercantiles especiales de naturaleza publicista se le atribuía como parte del derecho
administrativo, incluso en las facultades de derecho en las universidades se le estudiaba en la cátedra
de derecho administrativo y no en el derecho mercantil; así ocurría con la ley de propiedad industrial,
era tanta la confusión que inclusive dentro de la cátedra de derecho mercantil se le estudiaba dentro de
los elementos patrimoniales de la empresa, pero resulta aún mucho más imposible estudiar el
fenómeno industrial y la división del derecho industrial en cualquiera de sus manifestaciones
económicas no especulativas desde le punto de vista mercantil. Nuestro derecho industrial al adquirir
hoy autonomía científica y didáctica tiende a corregir ese vació y dualismo didáctico e histórico, que
por mucho tiempo subsistió en la facultades de derecho; haciéndose hoy necesario que la facultades de
derecho inicien su estudio programático a fin de adoptar esta rama de derecho en los programas de
estudios, adecuando a la realidad el estudio objetivo del derecho industrial en las cátedras de derecho
de las universidades venezolanas.

1.16. Autonomía Científica y Didáctica del Derecho Industrial e Introducción a los


Principios Sustantivos del Derecho Industrial:

Si bien, anteriormente definimos los principios de orientación constitucional del derecho Industrial,
dentro de los Derechos Sociales, Culturales, Económicos y el Régimen socio-económico del Estado,
principios que encuentran su desarrollo normativo e institucional en las leyes primigenias y generales
de derecho industrial, esta vez nos toca definir las características del derecho industrial, para luego en
la Parte II definir los principios orientadores sustantivos de las leyes primigenias del derecho
industrial, a través de los cuales podemos encontrar la verdadera autonomía del derecho industrial
respecto a las restantes ramas del derecho.

Entendemos por principios sustantivos del derecho industrial las características primigenias y
generales de su unidad normativa y que define de forma clara las instituciones de su disciplina,

137
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

resultando de ellos su autonomía respecto al derecho mercantil y administrativo, y del resto del
ordenamiento jurídico positivo.

La autonomía de derecho industrial deviene de la tesis de Giangastone Bolla, este autor en el año
1928 a 1953, “sostuvo lo que se ha dado en llamar la teoría técnica en la matera agraria, que lo
condujo a la autonomía, y en tal sentido precisó: “El tecnicismo todo particular de la actividad agraria,
la especial función y la consecuente disciplina de los factores aplicables a la producción agrícola
(tierra-trabajo-capital), la peculiaridad de algunos institutos jurídicos que llevados a la especial
economía adquieren una condición propia aconsejan no retardar más la investigación” ... Sostiene,
entonces, el autor Bolla que el derecho agrario debe tomar en cuenta los elementos históricos, criterios
económicos y motivos ideológicos para establecer el propio principio de la materia y la forma de
construir un sistema lógico en ésta” (Nuñez: 1995: 27 y 28).

1.16.1. Punto de Contacto entre el Derecho Industrial y el Derecho Agrario:

El punto de contacto visto desde la esfera tecnoeconómica entre el derecho industrial y el derecho
agrario deriva de un mismo fenómeno a regular: la producción; si bien el primero es de índole
manufacturero de bienes y servicios, como sector secundario en una economía; el segundo, es de
índole agropecuaria, como sector primario de una economía. De manera, que:

a) Hay una misma realidad productiva a la cual el Estado le hace frente con distintas normas e
instituciones jurídicas, y distintos modos de protección y promoción;
b) hay unos mismos sujetos de distinta naturaleza productiva: el sujeto agrario y el sujeto industrial;
c) Hay un mismo objeto de protección y promoción: la propiedad agraria, en materia de derecho
agrario, y, la propiedad de la industria del artesano, micro, pequeño y mediano industrial, en
matera de derecho industrial;
d) Hay una misma realidad jurídica susceptible de protección como se evidencia en la socialización
de los fenómenos jurídicos a través del nacimiento del derecho agrario y del derecho industrial,
que tienen como norte la justicia social y el bien común de los productores a fin de cumplir con la
función social y económica de la propiedad de la tierra y de la industria, respectivamente, y
finalmente;
e) Hay una misma realidad histórico jurídica de protección Estatal, dentro del contexto de un
sistema de codificación de derecho privado - mercantil y civil - que les dejó de lado, en medio de
uno principios económicos racionalistas y liberales que los apartó de la historia productiva al no

138
Julio García Gómez

considerar al hombre empresario y su actividad empresaria como sujetos de derecho de protección


económica.

1.16.2. El Carácter Autonómico del “Ius Industrialismo”:

Sostenemos, entonces, que el carácter de autonómico del “ius industrialismo” descansa en:

a) Sus propios elementos y factores históricos que le dan nacimiento;


b) Tiene una nomenclatura industrial microeconómica que define objetivamente los aspectos
tecnoeconómicos de la producción manufacturera, que son recogidos normativamente e
institucionalmente por el derecho industrial primigenio y general en la elaboración de reglas que
definen los modos de promoción y protección del Estado, como ninguna otra rama del derecho, y
cuyos principios parten de la naturaleza y realidad económica del empresario y de su actividad
empresaria manufacturera;
c) Tiene una división estructurada del derecho industrial; que distingue claramente y de forma
homogénea los sujetos primigenios del derecho industrial, permitiendo estudiar los distintos
elementos y factores que conforman jurídicamente el fenómeno industrial como actividad
económica organizada o no organizada de generación de riqueza humana y productiva;
d) Tiene unos principios orientadores constitucionales y sustantivos propios, que se reflejan en su
propia normativa industrial primigenia, con unas instituciones administrativas propias de apoyo y
fomento, que le dan una completa autonomía en relación con el sistema jurídico positivo,
originando “un sistema coherente, completo y orgánico, para establecer una coordinación entre
las normas del derecho privado y derecho público” (Nuñez; 1995: 28).
e) Tiene sus propios principios generales, que derivan del texto fundamental, especialmente
dirigidos a los sujetos de derecho industrial, y que conforman el derecho industrial general
(normas e instituciones financieras, técnicas, comerciales, fiscales y laborales), que tiene que ver
con el apoyo, promoción, protección, estímulo, incentivo y fomento de los sujetos primigenios;
f) Tiene sus propias fuentes de producción normativa que le diferencian de las demás ramas
jurídicas,
g) Tiene sus razones científicas y didácticas que hoy establecen el propio principio de la materia,
h) Tiene su propio método científico para construir un sistema lógico de disciplina, con un profundo
sentido humano de justicia social, integrado de forma hermética hacia todo el sistema jurídico
positivo del país,

139
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

i) Tiene su propio método científico de estudio, investigación e interpretación y elaboración de


reglas de derecho, para construir un sistema lógico de disciplina, con un profundo sentido de
justicia social, integrado de forma hermética hacia todo el sistema jurídico positivo del país.

1.17. Importancia y Características del Derecho Industrial:

1.17.1. Importancia del Derecho Industrial.

El derecho industrial aporta un marco jurídico positivo adecuado hacia la política de industrialización
del Estado en aquellos sectores de actividad productiva que han venido presenciando grandes
deficiencias en la organización estructural de su producción. En primer lugar, porque define su objeto
a través de leyes especialmente dirigidas hacia los sujetos del derecho industrial (leyes primigenias);
en segundo lugar, porque desarrolla su objeto a través de un conjunto de leyes generales de contenidos
financieros, técnicos, comerciales, fiscales laborales.

1.17.2. Características del Derecho Industrial:

a) Es el único derecho productivo de bienes y servicios de capital de justicia social en la economía,


influido por el interés general y colectivo; que complementa y subsana el contenido tradicional de
las instituciones jurídico económicas del capitalismo industrial y competitivo, que conforma de
forma homogénea y hermética la dogmática jurídica de las actividades productivas con relación al
sistema de producción económica e industrial;
b) Es un derecho universal de justicia en la producción industrial, que no mira el sistema económico
imperante sino el hombre y los entes morales como sujeto de producción; sobre el cual se funda
todo el sistema social, económico y político de una nación; que incorpora el talento, creatividad,
asociatividad, participación cuminitaria, conocimiento e innovación y tecnologías dentro de las
actividades productivas; logrando en el tiempo y el espacio el desarrollo de la calidad,
productividad y competitividad de los bienes y servicios, sobre los cuales descansa
mayoritariamente la evolución del hombre y su felicidad, al satisfacer sus necesidades continuas
de progreso, protección del medio ambiente y bienestar colectivo.
c) Es el derecho de “todas las clases" de empresarios o trabajadores independientes o sociales que
producen bienes o servicios conexos a la industria; asegurando el Estado su supervivencia,
estímulo, incentivo, promoción, protección, fortalecimiento y reestructuración competitiva;

140
Julio García Gómez

d) Es un derecho económico “sui generis” de contenido social y humano, porque al tiempo que
promueve, protege, estimula e incentiva la generación de riqueza material y humana, permite la
diversificación industrial de una economía, genera empleos a largo plazo, mejora las condiciones
de vida de la población, permite una mayor distribución equitativa de la riqueza, democratiza la
propiedad de la industria y estimula la formación, mantenimiento y desarrollo del capital social y
humano a largo plazo;
e) Es un derecho de justicia socioeconómica que sienta las bases organizativas de la industria, del
desarrollo y diversificación de la producción de los bienes y servicios, del fortalecimiento
tecnológico y competitivo de la industria y del desarrollo de las exportaciones no tradicionales, a
través del cual habrá “tanto Estado como sea necesario y tanto mercado como sea posible”;
f) El derecho industrial aporta al desarrollo humano una concepción de bienestar basado en la
democratización de la estructura de la producción, fenómeno que amplia las oportunidades de
progreso de las personas físicas y morales permitiendo que el desarrollo económico de las
naciones sea más democrático, participativo y equitativo;
g) Es derecho del productor y del consecuente desarrollo del mercado de los bienes y servicios de
capital;
h) Es el derecho que se fundamenta en las normas e instituciones primigenias y generales de la
industria, que proporcionan los medios de promoción, protección, estímulos e incentivos positivos
hacia la actividad productiva, que especifica con claridad los derechos de propiedad y cuya
imposición permite lograr la optimización de la economía y el uso eficiente de los recursos
públicos y privados;
i) Es el derecho a la producción manufacturera que proporciona un marco normativo e institucional,
y una estructura de estímulos e incentivos que recompensa la creatividad y la productividad en el
uso de los insumos humanos, financieros, materiales y tecnológicos en la industria;
j) Es un derecho que nació originalmente dentro de los gremios y corporaciones industriales, y que
hoy en vista al fenómeno de la socialización y constitucionalización del derecho objeto de la
producción industrial, nace nuevamente extendiéndose dentro de los gremios de artesanos,
microindustria, pequeñas y medianas industrias, y de las cooperativas y asociaciones de
productores; como un derecho democrático y de justicia social en la organización de la producción
de los bienes y servicios de capital.

1.18. Estudio, Investigación del Derecho Industrial e Interpretación de la Normativa


Industrial:

141
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

1.18.1. Nociones Generales:

El derecho industrial al tener una naturaleza genérica, dinámica, abierta, flexible, participativa,
democrática y tecno-económica, y constituir, al mismo tiempo, un derecho cuyo objeto se basa en los
modos de protección, promoción, estímulo, incentivos, apoyo y fomento del sector industrial; el
estudio, investigación e interpretación de su normativa debe ser extensiva al fenómeno industrial y a la
realidad social y económica del sujeto del derecho industrial.

Por normativa industrial entendemos el conjunto de reglas de derecho, coercibles y por tanto de
obligatorio cumplimiento, para el particular y/o el Estado en la esfera administrativa, que conforma
una institución jurídica del derecho industrial, sea primigenia o general. Institución industrial es la
disposición en sí misma considerada respecto a todo el sistema jurídico positivo de un país, que tiene
una denominación jurídica especial respecto a las materias que regula y que ha cumplido con el
proceso de formación de las leyes. Institución administrativa, centralizada o descentralizada, es órgano
público encargado de la instrumentación y/o ejecución material de los procedimientos
administrativos, de control y regulación de la institución primigenia o general de derecho industrial.

1.18.2. El Método de Estudio del Derecho Industrial:

El problema del conocimiento del Derecho industrial, como disciplina jurídica, se resuelve en un
conjunto de acciones encaminadas al conocimiento del sujeto y del estudio del objeto del derecho
industrial. El método científico, por tanto, habrá de buscarse en la observación científica del sujeto y
de su actividad empresaria en la economía, y en el estudio de las normas e instituciones que
conforman el objeto del derecho industrial.

Entendemos por sujeto a la persona física o jurídica que dirige de forma organizada o no cierta área de
producción de bienes o servicios conexos a la industria; mientras que el objeto serán las disposiciones
normativas primigenias y generales que regulan el sujeto.

Trasladando el sistema propuesto por Rocco, y ampliando el sistema propuesto por Thaller, citado
por Morles, existen cuatro clases de investigación para el estudio del derecho industrial:

142
Julio García Gómez

a) El estudio técnico y económico de los sujetos del derecho industrial y de su actividad empresaria
dentro de un determinado ámbito físico o geográfico nacional.
b) El estudio histórico comparativo de las instituciones jurídicas primigenias y generales del derecho
industrial.
c) El Estudio exegético normativo positivo del derecho industrial.
d) El estudio sistemático de los principios orientadores constitucionales generales del derecho
industrial en coordinación con las fuentes normativas sustantivas, comunitarias e internacionales
(tratados leyes).

Veamos estas cuatro clases de investigación del derecho industrial:

1) Estudio técnico y económico de los sujetos del derecho industrial y su actividad empresaria:

El jurista para conocer el fenómeno industrial a regular, dada la complejidad de las actividades de
producción, exige el conocimiento directo y práctico de la realidad técnica y económica de la
producción; para ello el investigador deberá de apoyarse de la observación científica del fenómeno
industrial, afincándose en la ciencia económica, en sus métodos estadísticos microeconómicos,
extrayendo de los indicadores de la producción manufacturera la realidad cualitativa y cuantitativa de
los sectores industriales; sus indicadores, variables y conclusiones serán determinantes para establecer,
dentro de la teoría protectora de los sujetos del derecho industrial, el sistema de regulación e
intervención estatal de apoyo, promoción, protección, estímulo, incentivo y fomento. El interprete
teniendo en consideración estos datos elaborará materialmente las soluciones normativas e
institucionales, primigenias y generales, de apoyo al sector productivo en particular.

2) El estudio histórico comparativo de las leyes primigenias y generales del derecho industrial:

El estudio del derecho comparado de las leyes primigenias y generales del derecho industrial, le
proporcionan al investigador a través de la analogía y sus diferencias, así como la búsqueda de su
origen, utilidad, rasgos comunes y variaciones, el conocimiento de la realidad normativa e
institucional del fenómeno industrial de otras naciones. La recepción de estas normas e instituciones

143
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

por el derecho industrial nacional, contribuye a su unificación y mejoramiento, a la vez que le


proporcionan al investigador un método de interpretación de las normas jurídicas internas.

3) El estudio exegético normativo positivo del derecho industrial:

A través de la interpretación exégetica el investigador busca averiguar el verdadero sentido y alcance


normativo del derecho industrial, según la expresión gramatical de las palabras o del análisis lógico
que se evidencia de la intención del legislador (Art. 4 C. C.; encabezamiento). El investigador se
limitará a indagar el alcance y sentido gramatical y lógico de la normativa industrial, recurriendo para
ello a los trabajos preparatorios, a su exposición de motivos “al texto de la norma y las demás
circunstancias que contribuyeron al fijar lo que quien elabora la norma pensó debía ser su sentido y
alcance, y el cual debe, de acuerdo con esta posición, permanecer invariable a través de tiempo”
(Egaña; 1984:269)

4) El estudio sistemático de los principios orientadores constitucionales generales del derecho


industrial en coordinación con las fuentes normativas sustantivas, comunitarias e internacionales.

El estudio sistemático de los principios orientadores constitucionales generales del derecho industrial
le proporciona al investigador el conocimiento de las bases constitucionales en el desarrollo de las
leyes primigenias y generales del derecho industrial. El investigador “trata de llenar las lagunas de la
ley, induciendo, mediante la ampliación analógica de la norma escrita, otras más generales no escritas,
estableciendo así principios y reglas generales” (Morles; 1998:146) en coordinación con los Derechos
Fundamentales Culturales, Sociales, Económicos, y del Régimen Socioeconómico y la Función del
Estado en la Economía, así como en la Normativa Comunitaria Andina y del Comercio Internacional,
producto de la conclusión de los Tratados-Leyes.

Estas cuatro clases de investigación le proporciona al investigador los elementos económicos y


jurídicos necesarios para el estudio e interpretación del derecho industrial vigente, así como para las
futuras reformas de las leyes primigenias y generales que conforman el derecho industrial, como
consecuencia de la evolución tecno-económica de los sujetos del derecho industrial, precisando sus
modos de promoción, protección, estímulo, incentivos y de fomento como objeto del derecho
industrial.

144
Julio García Gómez

Así vemos, a decir de Rocco, citado por Morles, que “realmente la investigación exgética y la
dogmática [descubre] por completo el derecho vigente, nos permite conocer sus diferentes
deficiencias; la investigación técnica y económica nos muestra lo que al Derecho exige [de la
naturaleza del empresario y su actividad productiva], y la investigación histórico comparativa nos
ilustra acerca de la forma en que las demás legislaciones han atendido a estas exigencias” (entre
corchetes nuestro)(Morles; 1998:147).

1.18.3. Orden de Interpretación de la Normativa del Derecho Industrial:

El interprete para conocer el objeto del derecho industrial deberá de trasladarse a la norma e
institución primigenia que regula el sujeto y su actividad empresaria, allí encontrará los elementos
materiales y las institucionales de apoyo a su naturaleza tecnoeconómica y social; una vez encontrado
el hecho económico a regular se trasladará a las normas generales, que regulan la especificidad del
fenómeno industrial, allí encontrará los aspectos tecno-económicos referidos a su financiamiento,
asistencia técnica, normas comerciales, incentivos fiscales y flexibilización de sus condicione
laborales.

Ahora bien, el interprete deberá de tomar en cuenta que:

1.- “Los hechos económicamente significativos deben ser tenidos en consideración en la


interpretación de las normas y sustituir o complementar la dogmática jurídica” (Morles; 1998:
45),
2.- El derecho industrial es una rama del derecho, “que sustituye el contenido tradicionalmente
suministrado por la economía individualista y liberal por el nuevo contenido que ostenta un
ingrediente de marcada intervención estatal. Es el Derecho de la Economía Organizada,
identificado así: ”conjunto de normas de diversas jerarquías, generalmente de derecho público,
que disciplinan y regulan los diversos instrumentos que integran la política económica del
Estado” (Wilker, citado por Morles;1998:45), y, finalmente,
3.- El núcleo del Derecho industrial lo encontramos en la respectiva institución jurídico-económica
que de forma primigenia regula el empresario y su actividad empresaria en la economía, fundado
sobre un sistema de promoción y protección Estatal de justicia social, siendo objeto de las
normas de derecho privado y de derecho público que rigen la formación, la existencia y el
desarrollo de su actividad empresaria.

145
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

1.18.4. Interpretación Extensiva de los Principios del Derecho Industrial:

El derecho industrial al tener una naturaleza genérica, dinámica, abierta, flexible, participativa,
democrática y tecno-económica, y constituir, al mismo tiempo un derecho que estudia los modos de
protección, promoción, estímulo, incentivos y fomento de la realidad del sector industrial; la
interpretación de la normativa industrial no puede ser restrictiva sino extensiva. En atención al
fenómeno industrial que regula, el interprete deberá integrar la normativa industrial al caso particular
y concreto, para ello en primer lugar: deberá situarse en la institución primigenia que regula el sujeto y
su actividad empresaria, en ella encontrará los “principios sustantivos orientadores” (ver Parte II) que
regulan el fenómeno industrial; una vez subsumido el hecho a la normativa primigenia industrial, el
interpreté se trasladará a la institución General del derecho industrial, en encontrando allí los medios o
instrumentos administrativos o legales de apoyo al fenómeno industrial: financieros, técnicos,
comerciales, fiscales y laborales; frente a esta situación compleja van a prevalecer las normas
primigenias que regulan la actividad empresaria. En caso de no encontrar la solución al caso concreto
se aplicará de forma supletoria el Código de Comercio o el Código Civil en atención al sujeto y a la
división del derecho industrial. La costumbre como ya hemos señalado no constituye fuente formal del
derecho industrial, sino que es una fuente material de producción de normas jurídicas. Tampoco la
interpretación analógica es fuente formal del derecho industrial, ya que éste es un medio de
interpretación a falta de una normativa industrial expresa o si ésta no le ofrece criterio suficiente para
solucionar un caso que no puede quedar sin solución, dado el principio de plenitud hermética del
derecho. Los principios generales del derecho (artículo 4° del Código Civil), tampoco es fuente
normativa del derecho industrial, ya que es un medio de interpretación a falta de norma expresa y de
interpretación analógica.

1.18.5. Principio Pro-Empresario en la Interpretación Sustantiva del Derecho


industrial:

Como bien ya hemos hecho referencia acerca de los medios de interpretación del derecho industrial,
el derecho industrial al tener una naturaleza formal, fragmentaria, tecnoeconómica, genérica y
dinámica; siendo un derecho positivo que estudia la especificidad de los modos de protección,
promoción, estímulo, incentivos y fomento de la realidad del sector industrial, la interpretación de la
normativa industrial no puede ser restrictiva sino extensiva al fenómeno industrial. En atención al

146
Julio García Gómez

fenómeno industrial que regula, el interprete deberá interpretar el fenómeno industrial particular y
concreto tomando en consideración todo el entramado industrial normativo, para lo cual deberá:

a) Situarse en la institución primigenia que regula la actividad empresaria, en ella encontrará los
“principios de orientación” que regulan el fenómeno industrial en particular.
b) Una vez subsumido el hecho a los principios orientadores primigenios, el interpreté se trasladará a
la institución general del derecho industrial, en encontrando allí los medios o instrumentos
administrativos de apoyo al fenómeno industrial; frente a esta situación van a prevalecer las
normas primigenias que regulan y ordenan estructuralmente el sujeto y su actividad empresaria,
para lo cual tendrá en consideración el principio de que la norma primigenia, especial y superior,
se aplicará con preferencia a las generales de rango inferior, siempre que no contradigan las
disposiciones de orden público del ordenamiento jurídico positivo; cuando exista tal contradicción
se aplicaran con preferencia las generales de rango inferior; ello se efectuará de la siguiente
manera:

1) En caso de existir un conflicto entre dos textos legales de igual o diferente categoría que hacen
imposible su aplicación coetánea por ser excluyentes, prevalecen las instituciones jurídicas
primigenias del sujeto de derecho industrial, así como las generales, ya que son estas leyes las que
definen los aspectos sustantivos de los sujetos del derecho industrial, por tratarse leyes especiales
que prevalecen sobre el resto del ordenamiento jurídico positivo del país.
2) En caso de darse un conflicto de normas de igual categoría, se aplicará la que más favorezca al
empresario u asociado; y
3) En caso de existir oscuridad, ambigüedad e incerteza en la norma, se ha de preferir la
interpretación que más beneficie al empresario u asociado.
4) En caso de no encontrarse la solución al caso concreto se aplicará en primer lugar, de forma
supletoria, el Código de Comercio o el Código Civil en atención a la plenitud hermética del
derecho industrial. La costumbre no constituye fuente de interpretación del derecho industrial,
sino que es una fuente material de producción de normas jurídicas. La interpretación analógica es
un medio de interpretación secundario a falta de una normativa industrial expresa o si ésta no le
ofrece criterio suficiente para solucionar un caso que no puede quedar sin solución, dado el
principio de plenitud hermética del derecho. Finalmente, los principios generales del derecho
(artículo 4° del Código Civil), es el último recurso de interpretación a falta de norma expresa y de
interpretación analógica, todo ello en vista a la plenitud hermética del derecho industrial.

147
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

1.19. Fundamento del Derecho Industrial.

Si bien el derecho mercantil no ha tenido por objeto un sistema de justicia protectora del productor,
como consecuencia del carácter especulativo y dispendioso de los actos objetivos de comercio,
orientados por un sistema racionalista donde priva la autonomía de voluntad entre las partes
contratantes, cuyos principios se basan en la universalidad, carácter consuetudinario, crédito, equidad
y buena fe, la celeridad y seguridad; muy por el contrario el derecho industrial toma en consideración
la valoración del bien común, el aspecto humano del productor y la seguridad jurídica del sujeto-
productor dentro de un Estado de Justicia y de Derecho. Constituyendo estos principios la esencia de
su objeto, tanto es así que en materia crediticia, por ejemplo, el análisis crediticio, adentro del sistema
microfinanciero venezolano (ver Derecho Industrial General, Parte III), y dentro del principio del
“crédito” en derecho mercantil, se complementa con aspectos más humanos y subjetivos, como el
conocimiento de la persona, la voluntad moral para honrar sus obligaciones, su unidad económica
familiar, el entorno social y sus potencialidades; en sentido objetivo, con el fin de procurar el éxito de
la política financiera del Estado a los sujetos del derecho industrial, en materia de financiamiento a
través de los entes financieros del Estado, como ocurre con Foncrei (Art. 12 Ley Foncrei), para
garantizar la eficiente utilización de los recursos financiados, en atención a su fin productivo, es
obligatoria la asistencia técnica del crédito en todos los casos, salvo que el beneficiario demuestre
experiencia en la actividad a desarrollar, la cual comprenderá la organización para la producción de las
economías populares y cooperativas, la transferencia tecnológica a través de servicios de extensión,
preparación de proyectos, transporte, almacenamiento y comercialización del proceso productivo,
principio que no se recoge (obligatoriedad) en el derecho mercantil.

El objeto del derecho industrial no se opone al objeto del Derecho Mercantil, ambos objeto se
complementan como principios fundamentales integrantes de los Derechos Económicos, porque una
parte del derecho industrial comprende las normas financieras y comerciales de naturaleza publicista
encontrando en ellas los principios que rigen el derecho mercantil, aunque atenuados por el interés
general. Además, su orden normativo está subordinado a los preceptos constitucionales que rigen los
derechos económicos; confiriendo la constitución los atributos fundamentales de los derechos de los
productores hacia la generación de riqueza productiva, como rama del derecho que “sustituye el
contenido tradicionalmente suministrado por la economía individualista y liberal por el nuevo

148
Julio García Gómez

contenido que ostenta un ingrediente de marcada intervención estatal ... identificado así: ”conjunto de
normas de diversas jerarquías, generalmente de derecho público, que disciplinan y regulan los diversos
instrumentos que integran la política económica del Estado” (Wilker; citado por Morles; 1998: 45).

Vemos entonces que el núcleo del Derecho Mercantil se fundada sobre las bases del empresario
especulativo, y el núcleo del derecho industrial se funda en un Estado promotor, con responsabilidad
socioeconómica de la actividad manufacturera en el mercado, cuyo objeto lo encontramos en las
normas de derecho privado y de derecho público, que rigen la promoción, protección, estímulo,
incentivo y fomento en la formación, existencia del empresario y su actividad productiva; sin tomar en
cuenta los aspectos especulativos, sino la naturaleza económica y social en sí del fenómeno real de la
producción manufacturera. Ordenando el Estado, en interés general, toda la actividad de ese carácter
productivo dentro de un sistema jurídico superior de derecho y de justicia social.

El derecho mercantil será, por el contrario, el derecho privado de la actividad económica desarrollada
por los empresarios [especulativos] en el mercado” (Morles;1995:46), mientras que el “Derecho
Industrial” es la especie, contenido del desarrollo de los principios constitucionales o comunitarios,
que describe los derechos económicos de “todas” las “clases” de productores y de la comunidad en
general; una nueva rama del derecho, que se desmembra del derecho mercantil y administrativo, que
viene a complementar, con principios más justos y humanitarios el derecho positivo clásico, como
consecuencia de la realidad tecnoeconómica y social de la producción industrial, que tiende ha
humanizarse en virtud al fenómeno de la socialización de los fenómenos económicos, nacida en
virtud a la evolución constitucional de los Estados y en el seno de esa parte especial del derecho
administrativo de fomento industrial que desarrolla materialmente los fines del Estado en el régimen
socioeconómico.

El derecho industrial al ser la conformación jurídica de las normas, de derecho público o privado,
que vinculan la actividad empresaria de los emprendedores, artesanos, la empresa familiar o casera, las
cooperativas de producción industrial, las asociaciones civiles colectivas de producción, la
microindustria, la pequeña industria y la mediana industria de bienes o servicios de capital, con el
apoyo, promoción, protección, incentivos y fomento de las mismas a través de los entes del Estado y
sus instrumentos de fomento industrial, a fin de lograr un desarrollo económico armónico e integral
de una actividad económica productiva orientada al consumo doméstico y a las exportaciones;
sustentada en el aprovechamiento de los recursos naturales o materia prima para su transformación en

149
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

bienes de capital y servicios industriales conexos, así como en el desarrollo de los productos del
conocimiento en bienes manufacturados de alto contenido tecnológico y valor agregado; expresado en
leyes, y reglamentos, no se opone al derecho comercial, porque constituye el fundamento de la
actividad económica productiva de las naciones.

Es un derecho industrial autónomo si se mira desde el punto de vista histórico, científico y didáctico,
y a la vez especial, porque surge como rama del derecho mercantil y administrativo; al encontrar sus
propios principios orientadores y sustanciales a través del estudio e investigación de sus fundamentos
constitucionales, legales y reglamentarios, tecnoeconómicos y “ius industrialistas” doctrinarios.

Por otra parte, no podemos hablar de una autonomía jurisdiccional del derecho industrial, porque el
tratamiento procesal de los conflictos de intereses entre los particulares entre sí (justicia particular
conmutativa) o entre éstos y el Estados (justicia particular distributiva), mientras no se unifique el
sistema de derecho privado, se desarrolla en el campo del derecho mercantil, civil y cooperativo,
según se trate de actos de comercio, actos civiles y actos cooperativos.

Vemos, entonces, que forma parte de esta “rama autonómica” del derecho positivo todas las
disposiciones constitucionales, legales y reglamentarias que regulan, apoyan, promueven, protegen y
fomentan el desarrollo de la actividad industrial, muchas de las cuales son de orden público, y por
tanto inderogables por convenios privados, pero que son destinadas a regir únicamente las relaciones
patrimoniales, sea a través del derecho privado o público a través de su contenido administrativo en
atención a la forma como se inician sus procedimientos: declarativos, constitutivos, autorizatorios y
sancionatorios, v.g.: concesión de una patente, otorgamiento de un crédito, asistencia técnica,
autorización para exonerar impuestos a las importaciones o exportaciones, rebajas de impuestos y
exoneraciones fiscales, medidas de salvaguarda a la producción nacional, protección contra la
competencia desleal, etc..

1.20. El Derecho Industrial y su Modelo Económico:

La internacionalización y el carácter global de las economías hoy en día ha respondido al carácter


universal del derecho comercial en su aspecto dispendioso; así vemos que las empresas locales tienen
que competir en su propio ámbito geográfico con empresas multinacionales y transnacionales, que
“controlan y administran dos o más centros de producción en países diferentes, operando con una

150
Julio García Gómez

política global en producción, finanzas, administración, desarrollo tecnológico y mercadeo, lo que


hace inefectivas las políticas fiscales, crediticias y de desarrollo de muchos Estados” (Otis; 1993:124);
poniendo en desventajas competitivas a los sujetos del derecho industrial.

En esa tendencia transfronteras han venido participando en la economía mundial dos modelos
económicos, “la primera cuyos abanderados son Estados Unidos e Inglaterra, conocida como el
neoliberalismo anglosajón, y la segunda, cuya pauta la establecen Japón, Alemania y los llamados
tigres del sureste asiático (Corea del Sur, Taiwán, Singapur y Hong Kong), la cual se conoce como el
modelo germano-nipón. Ambas Corrientes son totalmente capitalistas, las dos creen en el papel
preponderante del mercado, sin embargo la diferencia más explícita y sutil radica precisamente en los
mecanismos que se adoptan para seguir este principio, así como, en la forma en que debe intervenir el
Estado en el proceso (Gilinski). El llamado neoliberalismo anglosajón, surgido a principios de los años
ochenta basa sus programas económicos en conceptos como privatización, desregularización de la
economía, disminución de la carga tributaria y reducción del gasto social fundamentalmente. Las
economías de Estados Unidos e Inglaterra, vieron como luego de varias décadas de “welfare states”, el
Estado empieza a perder importancia dentro del escenario económico; los resultados de esta conducta
en términos económicos fueron, sí así se pudiera calificar, exitosos, sin embargo los beneficios del
esquema no se reparten equitativamente entre todos los estratos sociales. Las cifras indican que en el
caso norteamericano la brecha entre ricos y pobres se ensancha, el número de ricos se triplica,
mientras que los ingresos de los 49 millones de norteamericanos más pobres decrecen en un 10% en
un lapso de 10 años, adicionalmente la calidad de los servicios públicos decae, situación que
evidencia la existencia de un dualismo en la sociedad norteamericana (Gilinski). El neoliberalismo
anglosajón es quizás la aproximación más clara a la doctrina clásica del “laissez faire”, la cual postula
que todos los asuntos económicos de la sociedad serían solucionados por sí mismos, si ni el Estado ni
cualquier organismo dotado de autoridad intentan intervenir en su funcionamiento, que está
determinado por las acciones individuales de los hombres. El modelo germano-nipón, al igual que el
modelo anglosajón es partidario de las bondades de la economía de mercado, sin embargo ellos
asumen que el Estado debe desempeñar el rol de “promotor del desarrollo”. Este Estado no es
paternalista, sino que tiene como máxima el ser productivo y penetrar los mercados internacionales. El
Estado permite que las empresas actúen libremente, siempre y cuando lo hagan dentro de las
estrategias previamente establecidas. Para estos países, el invertir en educación, en investigación y
desarrollo ha sido fundamental, puesto que ésta le permite forjar trabajadores con alto nivel de
capacitación así como lograr un aparato industrial capaz de competir en el ámbito internacional. Los

151
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

resultados obtenidos por estos países son evidentes, en la década pasada la economía de estas naciones
creció en promedio a una tasa del 7% anual, así mismo el bienestar de sus habitantes se incrementó
notablemente. La clave de estos resultados parecen estar presentes en las fuerzas del libre mercado y
en la presencia de un Estado promotor del desarrollo industrial ((Gilinski)” (Insotev; Ponencia Central
XXI Congreso de Fedeindustria, Barquisimeto. Venezuela, agosto, 1992, p.24 y 25).

A pesa de tratarse de dos modelos opuestos de desarrollo industrial, ambos sistemas se destacan por
un moderado intervencionismo en el terreno económico e industrial, bajo distintos modos de
materializarse dicho comportamiento. La intervención en los mercados no es un fenómeno puramente
neoliberal o de la economía de mercado; es una necesidad vital para impulsar las fuerzas del mercado
y consolidar sectores industriales claves, con deficiencias estructurales y tecnológicas, en el desarrollo
económico y social de las naciones. Ante esa situación paradójica, lo primero que debemos
comprender es que el término “protección” que abunda en la economía mundial no daña a nadie, a
menos que se tengan una duración ilimitada de proteccionismo industrial en medio de un ineficiente
programa nacional de reconversión y desarrollo industrial incapaz de hacer frente a las debilidades
estructurales de los sujetos del derecho industrial; es por ello que hoy en día el nombre del juego a
nivel mundial no es quién se protege mejor sino quien se protege mejor sin que los demás se enteren.
Así aparecen barreras ecológicas, impuestos, razones estratégicas de estado y toda una gama de
ardides del comercio internacional en los países en desarrollo han llevado siempre la peor parte.

Hoy la economía mundial experimenta un incremento en las prácticas proteccionistas, “segùn revela
el número récord de investigaciones antidumping y de salvaguardas a las importaciones alcanzado el
año pasado (2001). El aumento coincide con una débil expansión económica mundial, una
desaceleración en el comercio global y crecientes tensiones entre Estados Unidos y sus principales
socios comerciales debido a la decisión de Washingtton de imponer aranceles de incluso 30% a las
importaciones ... Las investigaciones antidumping, que pueden conducir a la imposición de elevados
aranceles a las importaciones, buscan determinar si los productos son vendidos a precios
artificialmente bajos que perjudican las industrias del país importador. Asimismo, 27 investigaciones
por subsidios se iniciaron el año pasado – el segundo nivel más elevado que se haya registrado – en su
mayoría en REEUU y la UE.”. ( “El Nacional”. Venezuela, Cuerpo 2, p. 10, 26/04/2002. Tomado de
“Financial Times”: Se Incrementa el Proteccionismo a Escala Mundial”. Traducción Josè Peralta;
“El Nacional”).

152
Julio García Gómez

Un informe publicado por el Banco Mundial a principios de la novena década del siglo pasado, sobre
el notable éxito económico que ha tenido Japón y otros países del este de Asia, concluyó que la
adopción de políticas intervencionistas y proteccionistas de los gobiernos, a través de los créditos
subsidiados, la imposición de barreas arancelarias a las importaciones a fin de proteger sus industrias
nacionales en sus primeras fases de desarrollo, los incentivos fiscales a las industrias preferenciales y
el fomento de las exportaciones, fueron medidas generalizadas que prosperaron porque sus gobiernos
utilizaron una combinación de políticas para alcanzar el mayor nivel de inversión en el capital humano
y físico, resultando la mejor forma de impulsar el crecimiento económico que la ortodoxa medicina
del libre mercado (“The Economist”; exclusivo “Economía Hoy”, 19 de noviembre de 1993, p.14)

1.20.1. El Papel del Estado en la Política Industrial; una Tercera Vía para el Desarrollo
Económico:

El papel del Estado en la política industrial en los países del sudeste asiático así como en la
Comunidad Económica Europea y los Estados Unidos, ha resultado determinante para alcanzar el
desarrollo competitivo y tecnológico de sus sectores industriales en sus fases de despegue y de
debilidad estructural; primero, porque la política industrial ha perseguido una mayor libertad de
comercio; segundo, porque las prácticas proteccionistas y promotoras que se desarrollan en las leyes
generales del derecho industrial internacional buscan impulsar sectores de actividad industrial en
beneficio del desarrollo económico y social de las naciones, al mismo tiempo que se impulsa el libre
comercio; tercero, porque la política industrial se ha venido apoyando a través de las normas técnicas,
barreras arancelarias, políticas pública de asistencia en desarrollo tecnológico e investigación y
desarrollo (I&D), así como en la formación y capacitación de recursos humanos, los subsidios, el
financiamiento preferencial a la industria, las exenciones y desgravámenes fiscales, los incentivos
laborales basados en la flexibilización de las condiciones laborales, las compras que hace el Estado
de la producción nacional, entre muchas otras; todo ello nos demuestra la presencia activa del estado a
favor del desarrollo económico y social en el contexto de las políticas públicas administrativas de
fomento industrial.

Un estudio hecho por la Comisión de Competitividad de Estados Unidos y la Comisión de


Productividad del MIT, recomendó que se deben:

a) Realizar esfuerzos para que las empresas desarrollen estrategias en cambio tecnológico y
organizativo.

153
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

b) Capacitar los recursos humanos en la anterior dirección.


c) Desarrollar la cooperación entre las empresas y fuera de las empresas.
d) Fortalecer las tecnologías en desarrollo y producción.
e) Política industrial coordinada entre gobierno e industrias, y,
f) Lograr una planificación a largo plazo para desarrollar los sectores industriales.

Todos esos factores permitirían adaptar a la industria al cambiante ambiente de los negocios
internacionales (Carlota Pérez, Temas de Competitividad. Corpoindustria, Caracas, enero 1993).

En Venezuela, a partir de 1989, fecha en que se liberizó la economía, “el discurso oficial y la práctica
política que de él se derivó, dejó en las fuerzas del mercado la regularización de algunos aspectos de la
economía (tasas de interés por ejemplo), para lo cual el país no estaba preparado. En los países con
una pequeña y mediana empresa competitiva, ello ha sido el resultado de un esfuerzo consciente y
deliberado, aplicando políticas que atienden prioritariamente al sector, hasta que sus empresas están en
capacidad de actuar por sí solas en el mercado global (Rubén D. Alvarez. Reflexiones en Torno a la
Competitividad de la Pequeña y Mediana Empresa. Revista “Investigación y Gerencia”, N° 54, p.
150).

En relación a este nuevo modelo de desarrollo industrial, la pregunta que nosotros nos tendríamos
que formular es ¿cuál es el actuación concreta del Estado, como promotor del desarrollo industrial,
frente a una respuesta formal y objetiva de los problemas estructurales y coyunturales de la industria?;
en esencia, la respuesta la encontramos en la búsqueda de un sistema de desarrollo de la producción de
los bienes y servicios de capital que integre al mismo tiempo planificación estatal en la ordenación y
regulación de la actividad productiva y libertad de comercio; es decir: un modelo de desarrollo
industrial donde exista “tanto mercado como sea posible y tanto Estado como sea necesario”; el
derecho industrial no es un modelo ni racionalista ni idealistas en los asuntos económicos; es un
modelo intermedio entre el Estado y el Mercado, una tercería vía para el crecimiento económico de
una nación porque aporta al crecimiento económico de las industrias una teoría protectora de la
actividad industrial primigenia basada en el aspecto humano y social y en la dimensión tecno-
económica de su producción.

Frente a este esquema económico-social de desarrollo, el derecho industrial aporta las soluciones
normativas y los medios institucionales de apoyo; porque cuenta con una estructura jurídico-material e

154
Julio García Gómez

institucional, especialmente diseñada para atender los requerimientos “primigenios” y “generales” de


los diferentes sujetos de la actividad manufacturera a través de una política industrial protectora y
promotora, que se define como:

a) “Conjuntos de instrumentos que utiliza el gobierno para atender las demandas y necesidades de
regiones, sectores y empresas, con el objeto de incrementar la competitividad y la productividad
de los factores de producción” (Tomás Páez. “Economía Hoy”; 26 de julio de 1994. p.14).
b) “Esfuerzos del gobierno para alterar la estructura industrial a fin de promover el crecimiento
basado en la productividad” 2.
c) “Soporte gubernamental a industrias seleccionadas, generalmente asociadas a economías de
escala, que requieren protección durante un período de tiempo (“industria infantil”) 3 “políticas
básicas del Estado, mediante la cual este ejerce el rol rector, regulador y promotor de la actividad
industrial. Está conformada por el conjunto de lineamientos estratégicos, objetivos y metas,
concertadas entre el Sector Público y el Sector Privado. Se expresa mediante Planes de Acción que
delimiten las respectivas áreas de actuación compromisos y responsabilidades de los diferentes
actores involucrados. Para el cumplimiento de las competencias del Sector Público se diseñan o
seleccionan instrumentos específicos”. (Informe del Ministerio de la Producción y el Comercio,
Vice-ministro de Industria y Comercio, Ciudad Bolívar, Venezuela, mayo 2001).

1.21. - El Derecho Industrial y la Política Industrial:

Si el derecho industrial constituye una rama del derecho positivo, integrado por normas de derecho
privado y público, que regula la manifestación de la producción para impulsar el desarrollo económico
y social de un país; la política industrial responde a la naturaleza de las instituciones administrativas de
fomento de la actividad productiva, para transformar, reconvertir y modernizar los sujetos de la
actividad productiva, promover un régimen preferencial en el financiamiento, compras
gubernamentales, así como un régimen diferenciado en materia fiscal, aduanera y laboral
(flexibilización de las condiciones laborales); la reestructuración de deudas financieras; el desarrollo

2
World Bank (1992) The East Asian Miracle: Economic Growth and Public Policy, World Bank, Washington D.C. Citado en
documento presentado en la Conferencia The WTO/World Bank Ginebra 20-21 de Septiembre de 1999. (Citado en informe
Ministerio de la Producción y el Comercio, Ciudad Bolívar, mayo 2001).

3
Michael ¨Porter (1999) On Competition. Capítulo 7: Clusters. Porter contrapone a “su” concepto de política industrial otro
concepto suyo desarrollado recientemente: el de los clusters (conglomerados) (citado en informe del Ministerio de la
Producción y el Comercio, Ciudad Bolívar mayo 2001).

155
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

de la calidad, productividad y competitividad; la innovación y desarrollo tecnológico; y finalmente, el


acceso a los mercados. Todas estas materias propias del derecho industrial primigenio, que conforman
sus principios orientadores primigenios, indubitablemente se desarrollan en las leyes generales del
Derecho industrial en su aspecto normativo e institucional.

1.21.1. - Diferencias entre Derecho Industrial y Política Industrial:

a) El derecho industrial es normativo e institucional.


b) La política industrial es ejecución administrativa del material suministrado por el derecho
industrial primigenio y general

El papel y la importancia del derecho industrial se justifica por el ordenamiento de los sectores de la
producción a través de normas e instituciones primigenias y generales que conforman su objeto.
Vemos entonces, que el derecho industrial otorga a sus sujetos el soporte jurídico de su producción y la
seguridad jurídica vinculada a los modos de promoción y fomento del Estado; mientras que la política
industrial constituye el objeto material de la ejecución administrativa de los medios o modos de
fomento proporcionados por el derecho industrial primigenio y general para impulsar el desarrollo y
fortalecimiento competitivo de la industria manufacturera.

1.21.2 - Elementos que Conforman la Política industrial:

La política industrial al constituir el objeto de la ejecución administrativa de los medios o modos de


fomento que son proporcionado por el derecho industrial primigenio y general para impulsar el
desarrollo y fortalecimiento competitivo de la industria manufacturera, se constituye en “unas de las
políticas básicas del Estado, mediante a cual este ejerce el rol rector, regulador y promotor de la
actividad industrial. Está conformada por el conjunto de lineamientos estratégicos, objetivos y metas,
concertadas entre el Sector Público y el Sector Privado. Se expresa mediante Planes de Acción que
delimitan las respectivas áreas de actuación, compromisos y responsabilidades de los diferentes
actores involucrados. Para el cumplimiento de las competencias del sector Público se diseñan o
seleccionan instrumentos específicos” (Ministerio de la Producción y del Comercio. Vice Ministerio
de Industria. Mapa industrial de Venezuela, año 2001. Documento presentado en Ciudad Bolívar.
Gobierno de Venezuela, mayo 2001).

1.21.3 .- Principales Problemas que son Objeto del Derecho Industrial:

156
Julio García Gómez

Un interesante estudio realizado para Conindustria, en Venezuela, por intermedio del Centro de
Estudios Económicos y Legales (Coninceel), en Enero de 2001, en el marco de las observaciones al
“Proyecto de Ley para la Promoción y Desarrollo de la Pequeña y Mediana Industria”, presentó, entre
otras observaciones generales al referido decreto, las razones por las cuales debe existir una política
pública para el conglomerado PYMI; transcribiendo textualmente este diagnóstico e incorporando
entre paréntesis un comentario nuestro, se estableció que la Pequeña y Mediana industria presenta los
siguientes problemas:

A). Sesgo en el Régimen Regulatorio y Altos Costos Transaccionales:

En general, los regímenes regulatorios, a escala internacional, tienen efectos discriminatorios directos
e indirectos sobre las PYMIs debido a que han sido desarrollados a la imagen de las grandes empresas,
considerando las economías de escala y la estabilidad de éstas, en vez de la flexibilidad que es la
característica fundamental de las PYMIs (comentario nuestro: nada de extraña estas observaciones y
las que siguen, porque el Código de Comercio y el Código Civil, sobre los cuales se estructura todo el
sistema de derecho privado, son un fiel reflejo de las teorías racionalistas y liberales del siglo XIX,
limitando, en consecuencia, los derechos de propiedad de la industria; el “ius industrialismo” tiende a
corregir estas deficiencias)

Esto da como resultado que las PYMIs tengan que enfrentar una carga desproporcionada para
cumplir con diversos tipos de regulaciones debido a la limitada capacidad de cubrir los excesivos
costos fijos del cumplimiento de la regulación y el complicado papeleo que esto implica. Las PYMIs
tienen menos capacidad para absorber estos gastos improductivos debido a que disponen de menos
capital que las grandes empresas. Adicionalmente, cuentan con menores recursos gerenciales para
realizar el papeleo requerido.

En general, la regulación ha implicado la imposición de barreras a la entrada, a la permanencia y la


salida de las PYMIs a los mercados. En este sentido, se pueden mencionar las regulaciones relativas a:
i) el inicio de un negocio, incluidos los costos de la obtención de autorización para funcionar y el
registro de las empresas; ii) el traspaso de los negocios, incluyendo las reglas de herencia, impuestos a

157
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

las ganancias de capital y otras reglas redundantes; iii) el cierre de negocios, incluyendo las leyes de
insolvencia y bancarrota y los servicios legales; iv) mercadeo, incluyendo las compras
gubernamentales; v) acceso a la infraestructura de información y uso de la información tecnológica;
vi) mercados financieros; vii) derechos de propiedad, incluyendo la vinculación entre sector público y
privado en materia de I&D; viii) mercado laboral y ix) tributos internos y aranceles.

Finalmente, hay que considerar, además de las fallas en la regulación misma, el elevado costo que
imponen a las PYMIs los deficientes procesos de la resolución de litigios y las demoras excesivas de
los trámites judiciales.

De lo anterior se desprende, que es necesario mejorar de los engorrosos procedimientos para el


establecimiento y el funcionamiento de los negocios, el funcionamiento de los sistemas judiciales y
fiscales así como modernizar las leyes que regulan los mercados para aumentar la competitividad de
las PYMIs.

En este sentido, muchos países han adoptado medidas para reducir la carga regulatoria sobre las
PYMIs, que han procurado reducir el papeleo y la burocracia, minimizar la carga administrativa, hacer
más eficiente los procedimientos y reducir los costos de cumplimiento para las PYMIs.

B). Limitaciones al Financiamiento:

El conglomerado PYMI se enfrenta a un acceso limitado al financiamiento, especialmente al crédito


de largo plazo y al financiamiento de capital de riesgo, necesarios para la puesta en marcha, la
expansión y la actualización de un negocio. Por esta razón, las PYMIs tienden a estar financiadas
principalmente por recursos provenientes de sus beneficios o de los recursos personales de los dueños.
Estas restricciones de acceso al financiamiento tienen su origen, en primer lugar, a problemas de
asimetrías de información presentes en los mercados financieros, de las cuales la principal es la
percepción de que el negocio de la PYMI es más riesgoso, lo cual implica el cobro de primas de riesgo
adicionales. En segundo término, la existencia de regulaciones inadecuadas en dichos mercados
imponen obstáculos al financiamiento por parte de las PYMIs.

La segunda fuente de financiamiento de las PYMIs, después del autofinanciamiento, es el sector


bancario. No obstante, este intermediario tampoco satisface las necesidades del conglomerado PYMI.

158
Julio García Gómez

Esto es así porque, estas empresas no cuentan con un historial largo con el sistema financiero y a lo
mejor no alcancen el mínimo de beneficios que exige la banca para otorga créditos. A su vez, las
PYMIs no poseen los tradicionales colaterales como pueden ser un inmueble u otro activo tangible.
Adicionalmente a lo anterior, los solicitantes de crédito pequeños tienen una desventaja en obtenerlos
porque la evaluación del crédito representa un costo fijo para la banca.

Las medidas y políticas de intervención pública directa para fomentar y apoyar la provisión de capital
de riesgo incluye: bancos de desarrollo, esquemas de garantías de crédito, incentivos fiscales,
regulaciones relativas al tratamiento de las innovaciones, regulaciones sobre las inversiones de las
compañías de seguro y los fondos de pensiones, impuestos y regulaciones en el mercado de capitales,
la provisión de créditos a tasas preferenciales y la provisión directa de capital de riesgo para
determinados tipos de inversiones como catalizador para el financiamiento privado.

C). Limitaciones al Acceso de los Recursos Humanos:

Las limitaciones referidas al acceso a los recursos humanos se puede dividir en dos grupos: los
recursos gerenciales y la mano de obra. El primer grupo abarca deficiencias en áreas tales como la
gestión de la calidad, la formación y la capacitación gerencial, la actualización tecnológica y la
información. El segundo está referido a la poca disponibilidad de mano de obra calificada con que
cuenta la PYMI.

Existe un consenso generalizado sobre que la competitividad de una PYMI está fuertemente
relacionada con la capacitación de sus dueños, gerentes y trabajadores, dado que la flexibilidad es la
principal ventaja de estas empresas de pequeño o mediano tamaño.

Las limitaciones que enfrentan las PYMIs sobre recursos gerenciales, se debe principalmente, a la
competencia por los recursos gerenciales. Si bien las PYMIs en general pueden atraer a profesionales
entusiastas con capacidad gerencial, se ven en grandes dificultades para competir con las grandes
empresas.

En cuanto a la disponibilidad de trabajadores calificados uno de los factores que más afecta a la PYMI
es la existencia de reglas laborales inflexibles. A escala internacional se han desarrollado políticas para

159
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

mejorar la capacitación de los dueños y gerentes de las PYMIs tanto por mecanismos de
entrenamiento como a través del mejorar el acceso a los servicios de asesoría y consultoría.

D). Limitaciones de Acceso a la Tecnología y al Know-How:

Relativamente pocas PYMIs están activamente involucradas en la investigación y en la adquisición de


servicios de I&D de otras empresas o de organizaciones especializadas. Esto se explica en parte, por el
hecho de que las PYMIs no cuentan con suficientes equipos, infraestructura institucional y personal
para labores de investigación en la empresa.

Por otra parte, en muchos países, el proceso para el registro, mantenimiento y defensa de patentes y
copyright es costoso y lento, lo cual trae como resultado que sólo las grandes empresas puedan
acceder a los mismos. Adicionalmente, la falta de protección de los derechos de propiedad limita el
acceso de las empresas locales, entre ellas las PYMIs, a la tecnología extranjera.

Es por ello que los gobiernos deben crear condiciones favorables para la inversión en I&D, como lo
es el desarrollo de un buen sistema de protección de los derechos de propiedad intelectual, al cual
puedan acceder las PYMIs y una política de fomento a la cooperación entre los investigadores del
gobierno y la industria con la finalidad de estimular la innovación y la adopción de tecnología
avanzada en la industria en general y en las PYMIs en particular.

E). Limitaciones Respecto al Acceso a los Mercados:

Las PYMIs, dada su menor capacitación y su menor dimensión, presentan dificultades en obtener la
información relevante para competir tanto en los mercados internos como en los externos. Por otra
parte, en los países en vías de desarrollo, la ineficiencia de los canales de distribución y su control por
las grandes empresas, en ausencia de legislación de libre competencia, suponen un importante
limitación adicional para la PYMI.

Una herramienta de política, que ha sido de gran utilidad para el desarrollo de mercado para las
PYMIs, es el fomento de los vínculos comerciales entre estas empresas y las grandes empresas. En la
cambiante economía global, la vitalidad de una industria depende en gran medida de su flexibilidad y
de bajos niveles de fricciones en el mercado. Ambos objetivos se pueden alcanzar con el reforzamiento

160
Julio García Gómez

de los vínculos entre las empresas grandes y las PYMIs mediante mecanismos de subcontratación. Las
fricciones del mercado se reducen, ya que las interacciones repetidas entre las firmas reducen los
costos de obtener y actualizar información y a su vez se estandarizan las normas del mercado. Se
alcanza mayor flexibilidad ya que la subcontratación le permite a las empresas satisfacer sus
necesidades en el momento en que ocurran sin tener que mantener altos niveles de inventarios .

Las estrategias más exitosas en el fomento de la subcontratación son aquellas en las cuales los
incentivos han sido utilizados para incrementar las capacidades, tanto tecnológicas como gerenciales,
de las PYMIs que le permiten ser un proveedor más atractivo para las grandes empresas y las estimule
al mercado de exportación.
Otra herramienta de política, diferente al fomento de los mecanismos de subcontratación, que se
utiliza para estimular el desarrollo de las PYMIs, son las compras gubernamentales. Sin embargo, en
países en donde no se implementa una política específica de compras gubernamentales para las
PYMIs, se observa un reducido acceso por parte de este conglomerado de empresas a los contratos y
subcontratos públicos. Entre los factores que explican este fenómeno se encuentra el hecho de que los
gobiernos son vistos a escala internacional por las PYMIs como unos clientes difíciles, lentos y
burocráticos. Por otra parte, la complejidad de los procedimientos de licitación y/o a la falta de
información también inhiben la participación de las PYMIs en los contratos con el sector público y en
sus licitaciones. Adicionalmente a lo anterior, los gobiernos prefieren negociar con grandes empresas
ya que las PYMIs tienen procedimientos administrativos y de cobro inferiores a los que tienen las
grandes empresas. Así mismo, es administrativamente más barato para el gobierno negociar un solo
contrato con una empresa grande que ofrece una gran gama de productos que negociar un gran número
de pequeños contratos con distintas PYMIs, las cuales producen un grupo reducido de bienes o
servicios.
Adicionalmente, también existen políticas dirigidas a ayudar a las PYMIs a competir en los mercados
internacionales. Este apoyo es importante para las PYMIs, ya que las mismas tienen una limitada
experiencia en la comercialización internacional, presentan deficiencias de los controles de calidad y
de normalización de los productos, así como escaso acceso a clientes del exterior.
Entre las políticas más exitosas se encuentran: a) programas de asistencia técnica para el diagnóstico
de las capacidades y potencialidades exportadoras de las empresas; b) programas de asistencia para el
diseño de un plan de internacionalización; c) financiamiento a la exportación; d) creación de sistemas
de seguro al exportador; e) asesoramiento sobre los mercados externos, la legislación internacional y
sus reglas de funcionamiento financiero y comercial; f) información sobre la solvencia y situación de

161
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

los clientes de las PYMIs; g) promoción de inversiones en el exterior con la inversión de capital
temporales y minoritarios u otros instrumentos participativos por parte de instituciones financieras
públicas y h) la promoción de consorcios de exportación (Centro de Estudios Económicos y Legales
(Coninceel), observaciones al “Decreto con Fuerza de Ley para la Promoción y Desarrollo de la
Pequeña y Mediana Industria”, enero 2001 (documento disponible en Internet - Conindustria -).

Segunda Parte

ASPECTOS SUSTANTIVOS DE LAS LEYES PRIMIGENIAS

162
Julio García Gómez

DEL DERECHO INDUSTRIAL

163
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

Segunda Parte

ASPECTOS SUSTANTIVOS DE LAS LEYES PRIMIGENIAS DEL


DERECHO INDUSTRIAL

2.1. Nociones Generales:

El derecho industrial aparece en nuestro derecho positivo como un sistema normativo e institucional
de carácter fragmentario, formal, objetivo, promotor, sustancial y tecno-económico; amoldado a la
realidad productiva del empresario en sus actividades productivas, v.g.: empresas caseras y
artesanales, las cooperativas de producción, las asociaciones civiles de producción de bienes y
servicios, todas como forma de participación comunitaria y popular en la actividad económica no
organizada con fines especulativos; y, los emprendedores, la microindustria, la pequeña y la mediana
industria, como forma de producción económica organizada con fines especulativos; como bien se
desprende de la división del derecho industrial.

164
Julio García Gómez

Podemos decir que el derecho industrial no regula los contratos y obligaciones patrimoniales que se
producen en el acto jurídico de producción en sí mismo considerado en sus relaciones con terceros y el
Estado, ya que ello es materia propia del derecho comercial y civil. El derecho industrial nos informa
y orienta publicitando los medios o modos de promoción, protección, estímulo e incentivos que
favorecen el desarrollo y fomento de la producción, a través de las normas e instituciones primigenias
y generales del derecho industrial, como aspectos sustanciales de una misma realidad productiva a
regular; porque sus principios están dirigidos a resaltar y ordenar los aspectos estructurales y
funcionales de la actividad productiva dentro de una economía.

En su aspecto sustantivo, el Derecho Industrial se debe estudiar de conformidad con las normas del
derecho industrial primigenias y generales, sobre las cuales se funda el desarrollo productivo del país;
mientras que el aspecto adjetivo se desenvolverá en el campo de los contratos y obligaciones
patrimoniales: en los actos de comercio de producción, en los actos civiles de producción y en los
actos cooperativos y societales de producción, aspecto que no analizaremos por escapar al contenido
de este trabajo, ya que corresponde al estudio del derecho procesal civil. Por otra parte cabe destacar
que el derecho industrial se ha publicitado e independizado totalmente del Código de Comercio y del
Código Civil, porque todas sus normas son de contenidos públicos y privado, pero de interés general,
desenvolviéndose el derecho industrial en la estructura administrativa de las instituciones primigenias
y generales del derecho industrial que velan por el cumplimiento de la normativa industrial cuyos
actos administrativos: declarativos, constitutivos, autorizatorios y sancionatorios, pueden ser atacados
o impugnados en vía administrativa o en vía jurisdiccional una vez que han causado estado, por
razones de inconstitucionalidad e ilegalidad; dado que cada institución del derecho industrial tiene su
propia normativa administrativa que regula la implementación de las normas y procedimientos
administrativos de su propia especialidad, creando derechos patrimoniales y directos a los sujetos del
derecho industrial.

En este capitulo analizaremos el contenido material o sustantivo de las leyes primigenias que le
otorgan derechos subjetivos a los sujetos de la actividad productiva; para lo cual estudiaremos los
principios orientadores particulares de cada una de estas leyes que regulan de manera específica cada
uno de los sujetos para establecer de esta manera los principios orientadores usuales, como hechos
económicos sujetos a regulación, que han de responder al objeto del derecho industrial, dando así
autonomía a esta disciplina jurídica; mientras que en la Parte subsiguiente estudiaremos las normas e

165
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

instituciones generales del derecho industrial, que derivan o tienen sus fuentes en los principios
sociales, culturales, económicos y en el régimen socioeconómico y la función de Estado en la
economía previstas en el texto fundamental, y que vienen, en un sentido patrimonial y administrativo,
esencialmente práctico, a complementar la dogmática industrial primigenia; integrando con plenitud el
objeto del derecho industrial.

2.2. Fuentes Constitucionales de las Normas Sustantivas Primigenias:

Los principios orientadores del derecho industrial se sustentan en la Constitución de la República


Bolivariana de Venezuela, Título III, Capítulo V “De los Derechos Sociales y de las Familias”,
Capítulo VI “ De los Derechos Culturales y Educativos”, Capítulo VII “De los Derechos Económicos”
y el Título VI, Capítulo I “Del Régimen Socioeconómico y de la Función del Estado en la Economía”;
aseguran:

El derecho al trabajo entendido éste en su sentido más amplio, como un hecho socioeconómico y un
deber de las personas físicas y morales de dedicarse a la actividad económica de su preferencia,
determinado por la realidad productiva de unos sujetos de actividad industrial que se dedican con
su trabajo empresarial, esfuerzo, riesgo e iniciativa individual, social o colectiva a emprender una
actividad económico social de su preferencia.

El deber del Estado de promover, dentro de las empresas individuales y sociales: la iniciativa privada
que permita diversificar la producción, potenciar las exportaciones no tradicionales y la
generación de empleos de largo plazo; y, dentro de las economías alternativas, comunitarias y
participativas de bienes y servicios conexos: la organización comunitaria y social en la
producción, con la finalidad de acceder “a una ocupación productiva por sí mismos o en forma
asociativa, al autoempleo, creen nuevas fuentes de empleo e ingresos y generen un flujo de bienes
y servicios que potencien sus capacidades productivas a objeto de asegurarse una existencia digna
y provechosa y su participación equitativa en el disfrute de las riquezas” (Decreto con Fuerza de
Ley de Creación, Estimulo, Promoción y Desarrollo del Sistema Microfinanciero, G. O N° 37.164
de 22-03-2001); garantizando, dentro de la división del derecho industrial y sus sujetos de
actividad, una producción de bienes y servicios que satisfagan las necesidades de la población, a
través de la:

166
Julio García Gómez

la democratización de la propiedad u capital y del producto social de la industria,


los modos de estímulo de las actividades manufactureras basados en el financiamiento de las
actividades productivas, las compras que debe hacer el Estado para asegurar el desarrollo de
las actividades productivas y un campo de prueba nacional para futuras exportaciones, la
capacitación de los recursos humanos, el desarrollo de la calidad, productividad, innovación y
desarrollo tecnológico; que conllevan directamente a democratizar el producto económico y
social de la industria,
los modos de incentivos fiscales y laborales basados en un trato diferenciado en la distribución de
las cargas públicas, y,
el acceso eficaz y eficiente a los mercados domésticos e internacionales como mecanismo de
estabilidad y de retorno de beneficios económicos, sociales y políticos.

Dictar medidas económicas, a nivel macroeconómico y microeconómico, asumiendo el Estado el rol


promotor de la industria; a través de la planificación, racionalización y regulación de las
actividades económicas para impulsar el desarrollo integral del país, teniendo como propósito el
desarrollo de los principios de justicia social, democracia, eficiencia, libre competencia,
productividad y solidaridad; con el objeto de asegurar un desarrollo humano integral y una
existencia digna y provechosa para los sujetos del derecho industrial y colectividad.
2.3. Principios Sustantivos Orientadores del Derecho Industrial:

Enseñan los autores venezolanos Román José Duque Corredor y Alí José Venturiní Villarroel, que
“La palabra principio, en el mundo forense, significa aquello que concede sustancia a la norma o a la
institución. Sobre él se le construye, forma parte de su esencia...” (Nuñez; 195:39). En el derecho
industrial, habrá por tanto que buscar estos principios orientadores, que le conceden sustancia a la
norma o institución, en las leyes primigenias de los sujetos del derecho industrial; cuyos principios se
coligen de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, examinando, como bien enseña
Edgar Darío Núñez Alcántara, “el instrumento real, a la vida cierta” partiendo del análisis de aquellos
elementos y factores que han posibilitado el nacimiento del derecho industrial, así como de la doctrina
“ius industrialista” que estudiamos en la Primera Parte de esta obra, para desarrollar así los principios
sustantivos, como hechos económicos significativos de la realidad de las producción industrial; del
empresario y de su actividad empresaria en la economía:

2.3.1. El Principio de la Función Social y Económica de la Propiedad de la Industria:

167
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

Este principio, de carácter universal, nació en la Constitución de Venezuela de 1947 en su artículo


65°; el cual establecía que: “La Nación garantiza el derecho de propiedad. En virtud de su función
social, la propiedad estará sometida a las contribuciones, restricciones y obligaciones que establezca la
ley con fines de utilidad pública o de interés general ...”. Luego se recogió en la Constitución de 1953,
artículo 9°, y finalmente, se coligió en la derogada Constitución de 1961, en su artículo 99°, al
establecer que: “Se garantiza el derecho de propiedad. En virtud de su función social la propiedad
estará sometida a las contribuciones, restricciones y obligaciones que establezca la ley con fines de
utilidad pública o de interés general”. En la vigente constitución de 1999, inexplicablemente en su
dispositivo 115° desapareció la “función social de la propiedad”, al prever que: “Se garantiza el
derecho de propiedad. Toda persona tiene derecho al uso, goce, disfrute y disposición de sus bienes.
La propiedad estará sometida a las contribuciones, restricciones y obligaciones que establezca la ley
con fines de utilidad pública o de interés general. Sólo por causa de utilidad pública o interés social,
mediante sentencia firme y el pago oportuno de justa indemnización, podrá ser declarada la
expropiación de cualquier clase de bienes”; sin embargo, por principios hermenéuticos jurídicos
deducimos en él “la función social de la propiedad” mediante el análisis lógico exegético e histórico
evolutivo de la norma constitucional.

De igual modo, la propiedad tiene una función económica, ello lo deducimos de todo el entramado
constitucional y legal, principalmente de los derechos económicos y del Régimen Socioeconómico y
de la Función del Estado en la economía previstos en la Constitución. En consecuencia, la función
social de la propiedad también tiene una dimensión económica, porque la función económica es
inherente a toda persona física o jurídica, por ser un derecho subjetivo que tiene un valor fundamental
en la sociedad.

Sin propiedad, sea ésta pública, privada o mixta, no habría ningún bien que crear, producir,
distribuir y consumir, porque el uso, goce, disfrute y disposición exclusiva de los bienes es lo que
origina el proceso de creatividad, de división del trabajo, de producción y el consecuente bienestar
económico general; porque la propiedad se transforma en un incentivo para la generación y valoración
de la riqueza.

La propiedad al estar sometida a las contribuciones, restricciones y obligaciones que establezca la


ley con fines de utilidad pública o de interés general nos demuestra las limitaciones que tiene cuando
hay de por medio intereses colectivos, que privan sobre el interés individual o privado. El derecho

168
Julio García Gómez

subjetivo de la propiedad pone al sujeto del derecho industrial, propietario de los factores y medios de
producción materiales e intangibles, de frente a su uso, goce, disfrute y disposición exclusiva de ellos.
En consecuencia, sobre la propiedad de los medios económicos y sociales de producción se fundan
todas las relaciones jurídicas patrimoniales de las personas físicas o jurídicas. La propiedad, como
valor social y económico, la encontramos presente desde el primer momento de nuestra existencia en
sociedad, porque es un valor que acompaña al hombre en su vida material, que posibilita, a su vez, su
desarrollo intelectual y espiritual; así vemos que cuando se nos entrega algo a título de donación o
enajenación ya de por sí se obtiene un valor de uso, goce y disposición de manera exclusiva de la
propiedad de la cosa. La propiedad es un valor natural de la persona humana y de las personas
jurídicas morales, porque a través de ella se pone en movimiento la economía, lo que permite generar
valor de uso, goce, disfrute y de disposición de la cosa u objeto; contribuyendo al bienestar y progreso
humano.

La función social y económica de la propiedad en la empresa debe responder a un


“mínimo vital” para poder desarrollarse, y precisamente ese mínimo de supervivencia
descansa en la obtención de los elementos humanos, financieros, materiales y tecnológicos
necesario para desarrollarse plenamente el empresario y su actividad productiva en su
entorno. La empresa es un organismo moral, económico y social que debe de proveerse de
los medios e instrumentos de producción para su subsistencia, dignidad, progreso y
evolución permanente. Es por ello que la empresa como ente moral objeto de producción
organizada, deben tener una dotación mínima de elemento humanos, financieros, materiales
y tecnológicos; indispensables para su desarrollo productivo. En primer lugar se debe contar
con espacio físico para desarrollarse con toda una estructura básica y eficiente de apoyo:
terrenos, galpón, oficinas, dotación de servicios públicos con costos aceptables capaz de
responder a la demanda del sector empresarial. También requerirá financiamiento adecuado
y oportuno para adquirir y sufragar los recursos humanos, tecnología y asistencia técnica,
organización, capacitación de sus recursos humanos, maquinarias, equipos y matera prima,
etc. Finalmente se requerirá de normas administrativas simplificadas que faciliten su
registro mercantil y civil, así como la obtención de licencias o patentes de industrias
municipales de funcionamiento. La empresa de por sí es una organización compleja porque
ella está insertada a todo un ordenamiento jurídico positivo sobre el cual se levanta y reposa
la estructura económica, social y política de un Estado. Y todas estas complejas relaciones

169
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

jurídicas cumplen una función social y económica: sociales, porque generan empleos y
permiten lograr una mayor calidad de vida de la población; económicas, porque generan
bienes de consumo, producen un efecto multiplicador en la economía al dividirse el trabajo,
generan valor agregado, ingresos fiscales y divisas, lo que permite estabilizar las variables
macroeconómicas de una nación. Es éste uno de los motivos de la protección y promoción
que reciben del Estado, cuando vienen enfrentando debilidades estructurales, tecnológicas y
organizativas; constituyendo el objeto del derecho industrial su debida protección,
promoción, estímulo, incentivo y fomento.

2.3.1.1. La función social y económica en el Decreto de Ley con Fuerza de Ley para la
Promoción y Desarrollo de la Pequeña y Mediana Industria:

La función o “misión social y económica” de la propiedad de la empresa manufacturera (micro)


pequeña y mediana, la encontramos expuesta en el último párrafo de la exposición de motivos del
”Decreto de Ley con Fuerza de Ley para la Promoción y Desarrollo de la Pequeña y Mediana
Industria”, publicado en Gaceta Oficial N° 5.552; Extraordinario de fecha 12 de Noviembre de 2001,
allí se expone: “... se concluye que la MISIÓN SOCIAL Y ECONÓMICA de la pequeña y mediana
industria, no sólo se mantendrá estable en el futuro, sino que continuará siendo fundamental para el
crecimiento, desarrollo, estabilidad y mejora de la economía nacional, aspectos que se deben
garantizar a través de este Decreto de Ley” (mayúscula nuestro).

Vemos que en el artículo 1°, ejusdem, se especifican, de forma amplia, los aspectos objetivos que
contribuyen hacia el desarrollo y fortalecimiento productivo de la misión o función social y
económica que cumple la propiedad de la industria pequeña y mediana en una economía, al establecer
que: “El presente Decreto de ley tiene por objeto regular el apoyo, fomento, promoción, recuperación
y desarrollo de la pequeña y mediana industria, como factor fundamental de la dinámica productiva
del país; mediante la reestructuración de sus deudas, la recuperación de su capacidad instalada, el
financiamiento oportuno, la capacitación, asistencia técnica y las preferencias en las compras del
sector publico, así como cualquiera otras formas de protección para la pequeña mediana industria”; y
para asegurar el objeto y finalidad de la ley establece en su artículo 2, ejusdem, que: “El Estado debe
promover y proteger las iniciativas particulares y colectivas que conlleven a la constitución,
recuperación y desarrollo sustentable de la pequeña y mediana industria”.

170
Julio García Gómez

Pero la función social y económica de la propiedad de la industria micro, pequeña y mediana no


solo se obtiene dentro del objeto de la protección y apoyo amplio que otorga el Estado en aquellas
materias vitales para su existencia y desarrollo productivo; sino que también de la propia realidad
subjetiva de la conducta del empresario y de su actividad empresaria en el entorno, al consagrar, en su
artículo 21, eiusdem, como deberes sociales y económicos:

“Fomentar los mecanismos que permitan la integración entre los industriales y sus trabajadores
mediante el acceso de estos al resultado del proceso productivo.
Contribuir a la capacitación y el adiestramiento de su personal.
Contribuir con los programas de alfabetización y el desarrollo académico del personal que la integra y
el de sus familiares.
Adoptar las medidas necesarias para el aumento de los niveles de calidad, productividad y
competitividad de sus productos en los mercados.
Cumplir con las medidas de protección y seguridad industrial.
Tomar las medidas adecuadas para promover la defensa, protección y aseguramiento del medio
ambiente en condiciones óptimas en la realización de sus actividades productivas, a los fines de
minimizar el impacto ambiental de las operaciones que realicen.
Dar prioridad en la cancelación de los pasivos laborales contraídos con sus trabajadores.
Cumplir a cabalidad los requerimientos contractuales propios de la producción de los bienes
industriales y servicios conexos.
Suministrar todos aquellos datos e informaciones que le sean requeridas por los organismos
competentes, a los fines de cooperar con la formulación de políticas públicas dirigidas a fortalecer
este sector industrial.
La demás que les sean exigidas por Ley”.

Constituyendo los deberes de la pequeña y mediana industria dentro del régimen socioeconómico de
la República Bolivariana de Venezuela uno de los fundamentos de los principios de justicia social,
democratización, eficiencia, libre competencia, protección del ambiente, productividad y solidaridad, a
los fines de asegurar el desarrollo humano integral y una existencia digna y provechosa para la
colectividad. Por otra parte, el Estado conjuntamente con los pequeños y medianos industriales se
comprometen a promover el desarrollo armónico de la economía nacional con el fin de generar fuentes
de trabajo estables, alto valor agregado nacional, elevar el nivel de vida de la población y fortalecer la
soberanía económica del país; garantizando el Estado su seguridad jurídica, solidez, dinamismo,

171
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

sustentabilidad, permanencia y equidad de crecimiento en la economía, para garantizar una justa


distribución de la riqueza mediante una planificación estratégica democrática, participativa y de
consulta abierta (Art. 299 Constitución). Así en consecuencia vemos que con este fin : “El Estado
protegerá y promoverá la pequeña y mediana industria, las cooperativas, las cajas de ahorro, así como
también la empresa familiar, la microempresa y cualquier otra forma de asociación comunitaria para el
trabajo, el ahorro y el consumo, bajo régimen de propiedad colectiva, con el fin de fortalecer el
desarrollo económico del país, sustentándolo en la iniciativa popular. Se asegurará la capacitación, la
asistencia técnica y el financiamiento oportuno “ (Art. 308 Constitución).

2.3.1.2. La Función Social y Económica en el Decreto con Fuerza de Ley Especial de


Asociaciones Cooperativas:

En el derecho cooperativo de producción de bienes o servicios conexos a la industria el principio de la


función económico-social se deduce de los siguientes artículos:

1. Definición de la Cooperativa:
Artículo 2°. Las cooperativas son asociaciones abiertas y flexibles, de hecho y derecho
cooperativo, de la Economía Social y Participativa, autónomas, de personas que se unen
mediante un proceso y acuerdo voluntario, para hacer frente a sus necesidades y aspiraciones
económicas, sociales y culturales comunes, para generar bienestar integral, colectivo y personal,
por medio de procesos y empresas de propiedad colectiva, gestionadas y controladas
democráticamente.

2. Autonomía:
Artículo 5°. El Estado garantizará el libre desenvolvimiento y la autonomía de las cooperativas,
así como el derecho de los trabajadores y trabajadoras, y de la comunidad de cooperativas para el
desarrollo de cualquier tipo de actividad económica y social de carácter lícito, en condiciones de
igualdad con las demás empresas, sean públicas o privadas.

4. Criterios generales sobre su régimen económico:


Artículo 43. Las asociaciones cooperativas son empresas de propiedad colectiva, de carácter
comunitario que buscan el bienestar integral personal y colectivo.
El diseño, formas y maneras de llevar adelante su actividad económica se definirán
autónomamente y deben propiciar la máxima participación de los asociados en la gestión

172
Julio García Gómez

democrática permanente de su propia actividad y en los procesos de generación de recursos


patrimoniales. Los recursos financieros deberán provenir, principalmente, de los propios
asociados, mediante procesos de aportes en dinero o trabajo de ellos mismos y como resultado de
la reinversión de excedentes que así decida la asamblea o reunión general de asociados.
5. Articulación de procesos económicos:
Artículo 44. Los servicios que requieran las cooperativas se contratarán preferentemente con otras
empresas de la Economía Social y Participativa, en especial con otras cooperativas. Igualmente,
las cooperativas ofrecerán al mercado sus bienes y servicios, en lo posible, concertadamente con
otras empresas de la Economía Social y Participativa, especialmente cooperativas.
6. Integración:
Artículo 55. La integración es un proceso económico y social, dinámico, flexible y variado que
se desarrollará:
Entre las cooperativas.
Entre éstas y los entes de la Economía Social y Participativa.
Con la comunidad en general.

7. Medios de participación y protagonismo en sus relaciones con el Estado y otros sectores


sociales:
Artículo 86. Los medios para hacer efectiva la participación y protagonismo del pueblo en lo
social y económico, a través de las cooperativas, serán los siguientes:
Se podrán desarrollar cualquier tipo de actividad lícita económica y social, salvo aquellas que el
Estado se reserve en exclusividad según lo establecido en la Constitución, sin que se puedan
establecer restricciones legales o de otra índole en relación con el objeto de su actividad.
Se promoverá la participación del Sector Cooperativo en establecimiento de políticas
económicas y sociales, así como en el análisis y ejecución de los planes y presupuestos en
aquellos ámbitos que afecten su funcionamiento.
Se estimulará y promoverá la participación del Sector Cooperativo en los procesos de
integración internacional de Venezuela, en especial en procesos de integración económica,
cultural y social con empresas de la economía social de otros países.

La Función Económica y Social en la Ley de Fomento y Protección al Desarrollo


Artesanal (G. O. Nº 4.623 del 03/09/1993) y en el Reglamento de la Ley de
Fomento y Protección al Desarrollo Artesanal; Gaceta Oficial N° 36.388; del
4 febrero de 1998:

173
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

Este principio se deduce de los siguientes artículos de la Ley:


Artículo 1.
Esta Ley tiene por objeto promover el desarrollo artesanal en el país, creando el medio ambiente
favorable a los artesanos para el mejor aprovechamiento de sus capacidades y destrezas; y coadyuvar
en el desarrollo y progreso de la infraestructura necesaria que permita el fomento, promoción y
difusión de la artesanía venezolana.
Artículo 2.
Se declara de interés público el desarrollo artesanal, como manifestación cultural autóctona y como
elemento de identidad nacional.

El Reglamento de Ley establece que:


Artículo 1°
Son actividades de fomento al desarrollo artesanal aquellas destinadas a la formación de los recursos
humanos, el financiamiento y a la difusión de nuestra artesanía, con miras a hacer accesible a todo
público la producción artesanal nacional tanto en el interior del país como en el extranjero.
Artículo 2°
Son actividades de protección artesanal las dirigidas al resguardo del artesano y del medio ambiente
del cual éste extrae los insumos básicos para su creación, preservando el equilibrio ecológico y
administrando racionalmente los recursos naturales renovables o no renovables que se emplean a tales
fines.
Artículo 10
La Dirección Nacional de Artesanías prestará protección social al artesano mediante la creación del
Fondo de Retiro y el Fondo de Asistencia General.

2.3.2. El Derecho a un Trato Preferencial y Diferenciado:

La importancia social y económica de la artesanía, micro, pequeña y mediana industria, en


cualesquiera de las divisiones clásicas del derecho industrial, como fuentes generadoras de empleos y
de inversiones reales de largo plazo, es fundamental porque constituye un factor dinamizador de la
sociedad, la economía y del sistema político; al propiciar el desarrollo de una estructura productiva

174
Julio García Gómez

diversificada, eficiente y competitiva, que origina a una mayor y equitativa distribución de la riqueza,
una mayor calidad de vida, y en consecuencia, una mayor estabilidad social y política; conlleva este
fenómeno por parte del Estado a materializar y ejecutar políticas públicas de desarrollo industrial y a
la elaboración de normas dirigidas a promover, proteger, estimular, incentivar y fomentar la actividad
empresaria. Así vemos, que tanto en las políticas públicas de industrialización como en las normas y
principios del derecho industrial (Ver Derecho Comparado, Cuarta Parte) se evidencia un trato
preferencial y diferenciado, que responde al tamaño de la industria; mientras menor sea el estrato de
la producción en relación con el tipo de industria definida por Ley mayor será el trato preferencial y
diferenciado que exista; es una relación de justicia particular distributiva, que busca lograr el bien
común de los particulares “y que distribuye las cargas comunes en proporción a las posibilidades de
cada uno” (Olaso: 1996:405) de los tipos de empresas e individuos.

Los sujetos del derecho industrial, en cualquiera de sus divisiones clásicas, reciben un trato
preferencial en el financiamiento, en la asistencia técnica y tecnológica, en la capacitación de sus
recursos humanos, en las compras que el estado hace de sus bienes y servicios, igualmente reciben un
trato diferenciado en materia fiscal y laboral.

Cabe hacer una observación respecto al término “preferencial” y “diferenciado”, los cuales tienen una
misma connotación: el trato preferencial se refiere a los medios financieros y comerciales de
promoción, como estímulos directos a la industria; mientras que el trato diferenciado se refiere a los
medios fiscales y laborales, como incentivos indirectos de desarrollo de la industria.

Eloy Lares Martínez enseña que: “Los medios de fomento económico consisten en las ventajas de
carácter patrimonial, concedidas por el Estado a empresas privadas que realizan tareas estrechamente
ligadas al interés general. Pueden clasificarse en auxilios directos o indirectos. Los auxilios directos,
que revisten diferentes formas, se caracterizan por ser siempre en entregas de dinero, provenientes del
erario público, a favor de aquellas empresas que el Estado se propone ayudar; tales como son las
subvenciones, los créditos y las primas. Los auxilios indirectos se caracterizan por significar la
dispensa o rebaja de impuestos que normalmente correspondería pagar a la empresa protegida; tales
son las exoneraciones y los desgravámenes fiscales ...” (Martínez: 1996: 268).

2.3.2.1. El Derecho a un Trato Preferencial en el Decreto de Ley con Fuerza de Ley


para la Promoción y Desarrollo de la Pequeña y Mediana Industria:

175
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

El derecho a un trato preferencial como medios de estímulo, lo encontramos presente en el Decreto de


Ley con Fuerza de Ley para la Promoción y Desarrollo de la Pequeña y Mediana Industria en:

Artículo 10° “ La participación de la pequeña y mediana industria en los programas de compras de


bienes a ser ejecutados por los organismos y entes de la Administración Pública Central y
Descentralizada, mantendrán un esquema de preferencias de acuerdo con los siguientes parámetros:
Un margen de preferencias porcentual, determinado con base en los porcentajes de utilización de
materias primas nacional, incorporación de recursos humanos nacionales y de tecnología en la
elaboración del bien.
Un margen de preferencia porcentual mayor, si la pequeña y mediana industria se encuentra
domiciliada en la región de la licitación, o se asocia bajo cualquiera de las modalidades de
asociatividad empresarial avaladas por el Instituto Nacional de Desarrollo de la pequeña y
Mediana Industria, o establezca alianzas estratégicas con otras industrias de la región, fomentando
así el desarrollo regional”.
(Ver en Anexo: Reglamentos de Normas Temporales de Licitación)

Artículo 13°. “El Ejecutivo Nacional, por órgano del Ministerio competente en materia de la
Producción y el Comercio y de los otros entes públicos encargados del fomento, promoción y
desarrollo de la pequeña y mediana industria, establecerá las medidas tendentes a:
Desarrollar y promover la adopción de modalidades financieras preferenciales para la pequeña
mediana industria ... ”

Artículo 14. El Ejecutivo Nacional debe tomar las medidas necesarias para el establecimiento
de las políticas, programas y acciones que deben regular la asistencia financiera preferencial al
sector de la pequeña y mediana industria, la cual debe ser ejecutada por el Banco Industrial de
Venezuela, el Fondo de Crédito Industrial y el Instituto Nacional de Desarrollo de la Pequeña y
Mediana Industria, además de otras entidades financieras que puedan ser incorporadas de
acuerdo con lo que disponga el Ejecutivo Nacional.
Estas entidades financieras deben elaborar y ejecutar, de manera coordinada, programas especiales de
financiamiento preferencial a la pequeña y mediana industria, bajo modalidades de financiamiento de
estudios destinados a la identificación de necesidades de inversión, de capital de trabajo,
financiamiento de facturas y pedidos; ampliación de planta productiva, adquisición y montaje de

176
Julio García Gómez

maquinarias y equipos, así como financiamiento para la reconversión industrial, para las cuales
podrán adoptarse condiciones especiales y términos de tasas de interés y plazos preferenciales.

Artículo 17. El Ejecutivo Nacional, por órgano del Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social
(BANDES), podrá aportar recursos complementarios a las entidades financieras indicadas en el
Artículo 14 de este Decreto Ley, para desarrollar los programas especiales de financiamiento
preferencial a la pequeña y mediana industria.

Artículo 20° “El Instituto Nacional de Desarrollo de la Pequeña y Mediana Industria debe
implementar programas especiales de estímulo a los proyectos de inversión presentados por nuevos
emprendedores, fijando anualmente los montos y las condiciones especiales para el otorgamiento de
financiamientos preferenciales que permitan la creación de pequeñas y medianas industrias en
aquellos sectores considerados prioritarios en el Plan de Desarrollo de la Pequeña y Mediana
industria”.

Artículo 27, ordinal 4° ,“promoción de exportaciones”: Promover la participación de las pequeñas


medianas industrias en ferias internacionales, misiones comerciales, promoción y comercialización de
sus productos y servicios, bajo condiciones preferenciales.

Mientras que el trato diferenciado como medio jurídico de incentivo fiscal lo encontramos en el
primer párrafo del artículo 19, al prescribir que:

“El Ejecutivo Nacional, por órgano del Ministerio de Finanzas, podrá otorgar tratamiento fiscal
preferencial a las ganancias de capital obtenidas en proyectos de inversión entre industrias nacionales
y extranjeras que contemplen la compra de bienes o que generen inversiones conjuntas con la pequeña
y mediana industria, sin menoscabo de las disposiciones establecidas en la Ley de Promoción y
Protección de Inversiones.
El presidente de la República, en Consejo de Ministros, con fines de la recuperación, fomento,
promoción y desarrollo del sector de la pequeña y mediana industria y de acuerdo con la situación
coyuntural, sectorial o regional de la economía, podrá exonerar total o parcialmente el pago de tributos
por parte de la pequeña y mediana industria”

2.3.2.2. El Derecho a un Trato Preferencial y Diferenciado en el Decreto con Fuerza de


Ley Especial de Asociaciones Cooperativas:

177
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

Trato diferenciado en tasas:


Artículo 12. La inscripción en el Registro Público del acta constitutiva y estatuto de las cooperativas,
así como el registro y expedición de copias de cualesquiera otro documento otorgado por las mismas,
estará exento del pago de derechos de registro y de cualquier otra tasa o arancel que se establezca por
la prestación de este servicio.

Trato Diferenciado Laboral:


Artículo 34. El régimen de trabajo, sus normas disciplinarias, las formas de organización, de
previsión, protección social, regímenes especiales, de anticipos societarios y de compensaciones,
serán establecidos en el estatuto, reglamentos, normas y procesos de evaluación, de conformidad con
las disposiciones de la Constitución, esta Ley, y de otras leyes que se refieran a la relación específica
del trabajo asociado, en razón de que se originan en el acuerdo cooperativo.
Los asociados que aportan su trabajo en las cooperativas no tienen vínculo de dependencia con la
cooperativa y los anticipos societarios no tienen condición de salario. En consecuencia no estarán
sujetos a la legislación laboral aplicable a los trabajadores dependientes y las diferencias que surjan, se
someterán a los procedimientos previstos en esta Ley y en otras leyes que consideren la relación de
trabajo asociado.

Trato Preferencial y Diferenciado en Modos de Promoción de las Cooperativas:


Artículo 89. El Estado, mediante los organismos competentes, realizará la promoción de las
cooperativas por medio de los siguientes mecanismos:
La realización de compras de bienes y servicios, con preferencia a las cooperativas (trato
preferencial).
El establecimiento de preferencias en las concesiones que el Estado otorgue para actividades
productivas y de servicios que realicen las cooperativas (trato preferencial).
El fortalecimiento de los fondos que los entes financieros del sector público y privado destinen al
financiamiento cooperativo y el establecimiento de condiciones preferenciales en el otorgamiento
de todo tipo de financiamiento (trato preferencial).
La exención de impuestos nacionales directos, tasas, contribuciones especiales y derechos registrales,
en los términos previstos en la ley de la materia y en las disposiciones reglamentarias de la
presente Ley (trato diferenciado).

178
Julio García Gómez

En igualdad de condiciones, las cooperativas serán preferidas por los institutos financieros y
crediticios del Estado; de igual manera se preferirá a las cooperativas en la adquisición y
prestación de bienes y servicios por parte de los entes públicos (trato preferencial).

2.3.2.3. El Derecho a un Trato Preferencial y Diferenciado en la Ley de Fomento y


Protección al Desarrollo Artesanal y su Reglamento.

Trato Preferencial y diferenciado:


Artículo 29.
El Ejecutivo Nacional procurará crear, cuando sea necesario, un régimen preferencial para
las importaciones de materias primas, utensilios y otros bienes inherentes a la producción
artesanal, y para las exportaciones de artesanía, de acuerdo a lo establecido en la Ley
Orgánica de Aduanas y su Reglamento.

Artículo 28.
Los aportes efectuados por personas naturales o jurídicas, para el desarrollo de la artesanía en
Venezuela, se considerarán como donaciones efectuadas a instituciones benéficas, de conformidad con
lo establecido en la Ley de Impuesto Sobre La Renta.

Por su parte, el Reglamento de Ley, establece que:

Artículo 5°
El financiamiento de las actividades artesanales debe perseguir el mejoramiento de la calidad y
volumen de la producción artesanal autóctona, facilitando el acceso a los insumos nacionales e
importados, así como la instalación de talleres artesanales y la utilización de nuevas técnicas.
Artículo 6°
El apoyo financiero se llevará a cabo mediante subvenciones o créditos, atendiendo al objeto de la
inversión y a la rentabilidad de la misma.
Artículo 7°
Los créditos artesanales se concederán en condiciones más ventajosas que aquellas existentes en el
mercado financiero y deberán estar respaldados por garantías suficientes a juicio de la Dirección
Nacional de Artesanías, incluyendo los bienes adquiridos y producidos mediante la aplicación del
crédito.

179
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

En casos extremos, la administración podrá recibir en especie los saldos pendientes de los créditos
concedidos, incluyendo bienes artesanales que puedan ser vendidos dentro o fuera del país.
Artículo 11
A través del Registro Nacional de Artesanos se verificará la elegibilidad o no para el acceso a los
fondos de protección social y para la participación de los artesanos en las diferentes formas de
representación estadal y regional a las cuales se refiere este Reglamento.
Artículo 12
La información contenida en el Registro Nacional de Artesanos será utilizada por la Dirección
Nacional de Artesanías y sus órganos asesores como un instrumento diagnóstico para la elaboración de
sus planes y la programación financiera del sector.

Trato Diferenciado:
La Ley no establece medios de incentivos fiscales basado en rebajas y exoneraciones del
ISLR, sin embargo por interpretación extensiva se deduce del artículo 29 de la Ley, y de
manera supletoria del artículo 19 del Decreto de Ley para la Promoción y Desarrollo de la
Pequeña Mediana Industria.

2.3.3. El Principio de Reestructuración de Deudas Financieras:

El principio de reestructuración de las deudas financiaras, en cualesquiera de las divisiones clásicas


del derecho industrial, evita o posterga las ejecuciones individuales (en materia civil y mercantil) y
colectiva o concursal (estado de atraso y de quiebra del comerciante e industrial), y régimen
excepcional en cooperativas; procedimientos jurisdiccionales o administrativos (cooperativas) que
conllevan al empresario a entregar en manos de sus acreedores su patrimonio individual, social o
colectivo; produciéndose un proceso de desindustrialización que afectaría los indicadores de la
industria fabril, al cerrarse de forma masiva los establecimientos, aumento del desempleo, caída de la
producción y productividad, disminución de las ventas y de las inversiones reales domésticas;
generándose con ello un proceso de desabastecimiento con el consecuente proceso de aumento de los
precios de los bienes de consumo.

180
Julio García Gómez

2.3.3.1. El Principio de la Reestructuración de las Deudas en el Decreto de Ley con


Fuerza de Ley para la Promoción y Desarrollo de la Pequeña y Mediana
Industria:

Este principio lo encontramos presente en:

Art. 18. “El Ejecutivo Nacional, por órgano del Ministerio de Finanzas y el Ministerio competente en
materia de la Producción y el Comercio, en caso de situaciones coyunturales de emergencia económica
y financiera que afecten la capacidad de pago de la pequeña y mediana industria, propondrá programas
de reestructuración de las deudas con el objeto de garantizar su recuperación”.

2.3.3.2. El Principio de la Reestructuración de las Deudas en el Decreto con Fuerza de


Ley Especial de Asociaciones Cooperativas:

Este principio no aparece taxativamente en el Decreto con Fuerza de Ley Especial de Asociaciones
Cooperativas, sin embargo se deduce en su artículo 5° al establecer que:

Artículo 5°. El Estado garantizará el libre desenvolvimiento y la autonomía de las cooperativas, así
como el derecho de los trabajadores y trabajadoras, y de la comunidad de cooperativas para el
desarrollo de cualquier tipo de actividad económica y social de carácter lícito, en condiciones de
igualdad con las demás empresas, sean públicas o privadas.

Vemos que al garantizarse el libre desenvolvimiento de la cooperativa en la economía, en


condiciones de autonomía e igualdad con las demás empresas o sujetos del derecho industrial, resulta
obvio, por principios doctrinarios y de la filosofía jurídica el derecho que tienen las cooperativas en la
reestructuración de sus deudas; aplicándose, por tanto de manera supletoria, de conformidad con el
artículo 8° del Decreto con Fuerza de Ley Especial de Asociaciones Cooperativas, el artículo 18° del
Decreto de Ley con Fuerza de Ley para la Promoción y Desarrollo de la Pequeña y Mediana Industria.

2.3.3.3. El Principio de Reestructuración de Deudas Financieras en la Ley de Fomento


y Protección al Desarrollo Artesanal y su Reglamento:

181
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

Este principio no se contempla en la Ley, ya que esta ley resulta anterior a la Ley de Promoción y
Desarrollo de la Pequeña y Mediana Industria, sin embrago por aplicación supletoria del artículo 18 de
la ley Pymi, se aplica de forma extensiva.

2.3.4. Principio de Mejoramiento de la Calidad, Productividad y Competitividad:

El mejoramiento de la calidad, productividad y competitividad constituye para el derecho industrial


un aspecto fundamenta para lograr una producción moderna diversificada de bienes y servicios, la
especialización productiva, la reestructuración, reconversión, modernización y fortalecimiento de la
industria nacional, porque ella misma se funda en el suministro de información técnica y confiable
entre el Estado y el empresario, capacitación, soporte tecnológico, asesoría técnica, articulación
productiva y cooperación inter e intra empresas, apoyo psicosocial y organizacional; contribuyendo a
la eliminación efectiva de los obstáculos estructurales que han venido imposibilitando la
diversificación económica del país.

2.3.4.1. El Principio del Mejoramiento de la Productividad y Competitividad en el


Decreto de Ley con Fuerza de Ley para la Promoción y Desarrollo de la
Pequeña y Mediana Industria:

Este principio lo encontramos en:

Artículo 22. El Ejecutivo Nacional, por órgano del Instituto Nacional de Desarrollo de la Pequeña y
Mediana Industria, debe promover la participación de las pequeñas y medianas industrias en
programas de mejoramiento de sus niveles de calidad, productividad y competitividad con el objeto de
propiciar su desarrollo integral como unidades de producción, adecuando sus niveles de gestión y
capacidad de respuesta frente a los continuos cambios de los mercados”.

2.3.4.2. El Principio del Mejoramiento de la Productividad y Competitividad en el


Decreto con Fuerza de Ley Especial de Asociaciones Cooperativas:

Este principio se deduce de los siguientes artículos:

Artículo 32. El trabajo en las cooperativas es asociado, cualquiera que sea su objeto, y bajo cualquier
modalidad, se desarrollará en equipo, con igualdad, disciplina colectiva y autogestión, de tal modo

182
Julio García Gómez

que se estimule la creatividad y el emprendimiento, la participación permanente, la creación de


bienestar integral, la solidaridad y el sentido de identidad y pertenencia.

Artículo 37. Las cooperativas de cualquier naturaleza, cuando no estén en la posibilidad de realizar por
sí mismas el trabajo que les permita alcanzar su objeto, contratarán los servicios de cooperativas o
empresas asociativas y de no ser esto posible, podrán contratar empresas de otro carácter jurídico,
siempre que no se desvirtúe el acto cooperativo.
Artículo 38. Los organismos de integración, las cooperativas de cooperativas o las constituidas por
entes jurídicos de carácter civil, sin fines de lucro, que requieran contratar el trabajo a fin de realizar
las actividades necesarias para alcanzar su objeto, lo harán preferentemente con cooperativas o
empresas de la Economía Social y Participativa. El estatuto y reglamento establecerá las modalidades
de gestión que les permitan una amplia participación en la programación, ejecución y evaluación de
los procesos cooperativos.

Artículo 41. Los principales elementos del proceso educativo son:


La planificación y evaluación colectiva de la acción cooperativa cotidiana y permanente.
El diseño colectivo de estructuras y procesos organizativos que propicien el desarrollo de valores
democráticos, solidarios y participativos.
Los procesos de formación y capacitación.

Artículo 42. Las cooperativas y sus organismos de integración podrán establecer sistemas de
formación en materias propias del cooperativismo, coordinando y articulando las actividades
educativas de las cooperativas.
Este sistema podrá validar la experticia de los asociados en los diferentes aspectos de la actividad
cooperativa adquirida en su trabajo.
Estas acreditaciones podrán ser convalidadas por instituciones educativas en los términos que
establezca el Ejecutivo Nacional.

Artículo 43. Las asociaciones cooperativas son empresas de propiedad colectiva, de carácter
comunitario que buscan el bienestar integral personal y colectivo.
El diseño, formas y maneras de llevar adelante su actividad económica se definirán autónomamente
y deben propiciar la máxima participación de los asociados en la gestión democrática permanente de
su propia actividad y en los procesos de generación de recursos patrimoniales. Los recursos

183
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

financieros deberán provenir, principalmente, de los propios asociados, mediante procesos de aportes
en dinero o trabajo de ellos mismos y como resultado de la reinversión de excedentes que así decida
la asamblea o reunión general de asociados.
Artículo 59. Las cooperativas podrán establecer alianzas, convenios y contratos con personas de otro
carácter jurídico con tal de que no desvirtúen sus objetivos.
Artículo 86. Los medios para hacer efectiva la participación y protagonismo del pueblo en lo social y
económico, a través de las cooperativas, serán los siguientes:
Se podrán desarrollar cualquier tipo de actividad lícita económica y social, salvo aquellas que el
Estado se reserve en exclusividad según lo establecido en la Constitución, sin que se puedan
establecer restricciones legales o de otra índole en relación con el objeto de su actividad.
Se promoverá la participación del Sector Cooperativo en establecimiento de políticas económicas y
sociales, así como en el análisis y ejecución de los planes y presupuestos en aquellos ámbitos que
afecten su funcionamiento.
Se estimulará y promoverá la participación del Sector Cooperativo en los procesos de integración
internacional de Venezuela, en especial en procesos de integración económica, cultural y social
con empresas de la economía social de otros países.

Artículo 89. El Estado, mediante los organismos competentes, realizará la promoción de las
cooperativas por medio de los siguientes mecanismos:
El apoyo a los planes de desarrollo que las cooperativas y organismos de integración elaboren y
presenten.
El establecimiento de sistemas de formación y capacitación y de prácticas cooperativas, en todos los
niveles y expresiones del sistema educativo nacional, público y privado, así como en los centros
de trabajo, y en las expresiones organizativas de la sociedad, como soporte para la promoción de
la cultura, de la participación responsable y de la solidaridad ... “.

Debemos aclarar que el principio de mejoramiento de la calidad, productividad y competitividad de


las cooperativas de producción de bienes y servicios conexos a la industria, no entran en contradicción
con los principios que rigen el acto cooperativo, previstos en su artículo 4°, mientras no se desvirtúe el
objeto social de la cooperativa, como bien se establece en el artículo 59° del Decreto con Fuerza de
Ley Espacial de Asociaciones Cooperativas: “Las cooperativas podrán establecer alianzas, convenios y
contratos con personas de otro carácter jurídico con tal que no desvirtúen sus objetivos”, además en la
articulación de su proceso económico no se les impide ofrecer sus productos a otros mercados, al

184
Julio García Gómez

establecer el primer aparte del artículo 44, ejusdem que: “... las cooperativas ofrecerán al mercado
sus productos, en lo posible, concertadamente con otras empresas de la Economía Social y
Participativa, especialmente cooperativas”, finalmente, cuando las cooperativas de producción no
estén en capacidad de realizar ciertas fases de su producción manufacturera podrán contratar los
servicios de empresas de otro carácter jurídico, siempre que no se desvirtúe su objeto societal y el
acto cooperativo, como bien se prevé en el artículo 37: “ las cooperativas de cualquier naturaleza,
cuando no estén en la posibilidad de realizar por sí mismas el trabajo que les permita alcanzar su
objeto y de no ser esto posible, podrán contratar empresas de otro carácter jurídico, siempre que no se
desvirtúe el acto cooperativo”.

De modo que las empresas productoras de bienes que conforman la economía social y participativa,
sin fines de lucro, dentro del derecho industrial no especulativo, gozan de la misma autonomía para el
desarrollo de cualquier actividad económica y social de carácter lícitos, en condiciones de igualdad
con las demás empresas, sean públicas o privadas. Esto significa que los principios orientadores del
derecho industrial se le aplican de forma supletoria, conforme al artículo 8°, ejusdem; mientras no
entren en contradicción con los principios del acto cooperativo y por ende con su objeto social, ya que
la Ley les garantiza completa igualdad con los modos de promoción de las empresas privadas.

2.3.4.3. El Principio del Mejoramiento de la Productividad y Competitividad en la Ley


de Fomento y Protección al Desarrollo Artesanal y su Reglamento:

Este principio no está taxativamente definido en la Ley, sin embargo se deduce del artículo 12, al
establecer que:
La Dirección Nacional de Artesanía para el logro de su objeto, tendrá las siguientes atribuciones:
Realizar un diagnóstico del estado del desarrollo de la artesanía en Venezuela, en sus diferentes
manifestaciones, atendiendo a las peculiaridades de cada región; y manteniéndolo actualizado
mediante evaluaciones anuales.
Elaborar, en consulta con la Oficina Central de Planificación y coordinación de la Presidencia de la
República el Plan Nacional de Desarrollo Artesanal, definiendo las prioridades en la distribución
de los recursos financieros dentro del sector.
Ejecutar las políticas, planes y programas dirigidas a la protección y fomento del desarrollo artesanal
en el país.
Promover la creación de escuelas, talleres y la asociación del artesano en gremios regionales y por
especialidades.

185
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

El Reglamento de Ley establece que:

Artículo 3°
En materia de recursos humanos, la actividad de fomento tendrá como fin último el asegurar la
tradición artesana en sus distintas manifestaciones, así como las técnicas autóctona tanto en las
culturas indígenas como en las criollas y propicia todas aquellas actividades que incidan en el proceso
di renovación histórico cultural.
Artículo 4°
Además de la formación de recursos, humanos nuevos para el sector artesanal, el Estado proveerá lo
conducente para el mejoramiento y profundización de las técnicas empleadas por los artesanos que ya
se encuentren en proceso de formación, con miras a mejorar el producto artesanal en cuanto a calidad
y volumen.

2.3.5. - El Principio de Innovación y Desarrollo Tecnológico:

Este principio resulta complementario del “principio de mejoramiento de la calidad, productividad y


competitividad”, más aún cuando la base del desarrollo de un país y su aparato productivo industrial,
históricamente se ha encontrado en la asimilación, adopción y desarrollo de las nuevas tecnologías;
como única forma de reducir la pobreza y la “brecha científica y tecnológica” que enfrentan las
empresas y las sociedades.

Dentro de los lineamientos de política científica y tecnológica de Venezuela, elaborado en el marco del
“III Plan Nacional de Ciencia y Tecnología” por el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y
Tecnológicas (Conicit) en el año 1991, fijando un marco referencial para la formulación de la política
científica y tecnológica en Venezuela se manifestó que:

“En el último decenio del Siglo XX, es por lo demás evidente el alto grado de integración entre la
producción Científico-Técnica y el curso que sigue la sociedad. Las nuevas tecnologías han adquirido
importancia creciente en las actividades económicas y sus consecuencias repercuten en la vida,
transformando los valores y las estructuras institucionales ... .... La incorporación de las nuevas
tecnologías al proceso productivo ha modificado las ventajas comparativas de los sectores de la
producción, toda vez que ellas permiten reducir costos, mejorar la calidad de los productos y los

186
Julio García Gómez

procesos, ahorrar energía, sustituir materias primas por nuevos insumos, contribuyendo además al
incremento de la productividad de la fuerza de trabajo El proceso de desarrollo e introducción de la
informática en la sociedad es ejemplo de la relevancia e impactos de las nuevas tecnologías. Ella
incide en las formas de comunicación y transforma la organización de los Sistemas Administrativos y
de la producción ... La agudización de la competencia favorecida por las nuevas tecnologías, es un
estímulo para las empresas, quienes se ven obligadas a desarrollar innovaciones tecnológicas para
mantener su posicionamiento en los mercados internacionales. Dado a que el proceso innovativo no se
difunde regular y uniformemente en todos los sectores y ramas de la producción, ni entre los países, el
mismo va ahondando la diferencia entre sectores dinámicos y tradicionales, altera la composición
orgánica del capital y conforma una nueva división internacional del trabajo que restringe, cada vez
más, la participación de los países productores de materias primas en los mercados mundiales. Las
cifras del comercio internacional nos permiten constatar que las industrias basadas en ventajas
comparativas estáticas están siendo desplazadas por la industria intensiva en investigación y desarrollo
(I&D). Los países industrializados, conscientes de la necesidad de asegurar la sobrevivencia y
competitividad de sus industrias claves y de preservar la estabilidad social y política, han
instrumentado políticas tecnológicas dirigidas a las empresas, fundamentalmente, para que éstas
puedan aprovechar las ventajas que ofrecen las nuevas tecnologías y mantengan su competitividad en
el comercio internacional; a tal fin, los Gobiernos y las empresas destinan cuantiosos recursos
financieros alcanzando cifras que van entre el 2,5 y el 3,5 por ciento del producto interno bruto. Ello
permite lograr y preservar niveles de excelencia en las investigaciones científicas, puesto que ella
provee la base para un sólido desarrollo tecnológico innovador ... ... Esta nueva y compleja realidad
plantea grandes retos a nuestras industrias, las cuales tienen que impulsar procesos de asimilación,
adaptación e innovación tecnológica, a fin de mejorar la productividad y calidad de los productos,
procesos y servicios para poder competir en mercados abiertos; los empresarios e industrias deberán
redoblar los esfuerzos para alcanzar una vinculación sistemática y permanente con los centros e
institutos de investigación científica y de desarrollo tecnológico, ubicados en su gran mayoría en las
universidades; así mismo, deberán de destinar recursos financieros para costear investigaciones y
desarrollos tecnológicos que les permitan alcanzar y mantener niveles competitivos en los mercados
internacionales, así como para el manejo de las variables tecnológicas dentro de las organizaciones
productivas” (Lineamientos de Política Científica y Tecnológica; Conicit, 1991, p. 19 a 21).

Hoy en día, con la promulgación de la Ley Orgánica de Ciencia, Tecnología e Innovación, ley
general del derecho industrial, con el objeto de financiar el desarrollo de la ciencia y tecnología, se
establece:

187
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

a) Ingresos provenientes de la comercialización de resultados:


Artículo 27. Las personas públicas y privadas, que comercialicen propiedad intelectual desarrollada
con ocasión de los financiamientos otorgados mediante los mecanismos previstos en el presente
Decreto-Ley, destinarán una cantidad cuyo límite inferior estará comprendido entre el medio por
ciento (0,5%) y el cinco por ciento (5%) de la utilidad antes del impuesto, que obtengan por dicha
comercialización, con el fin de invertir en la formación de talento humano nacional, y en actividades
relacionadas con investigación y desarrollo en el país.
b) Inversión proveniente del sector empresarial:
Artículo 28. Toda gran empresa pública o privada constituida en el país deberá invertir en el
respectivo ejercicio fiscal una cantidad cuyo límite inferior estará comprendido entre el medio por
ciento (0,5%) y el veinte por ciento (20%) de la utilidad que le corresponda antes del impuesto,
obtenida en o fuera del territorio nacional, en formación de talento humano, actividades de
investigación y desarrollo a ser realizadas en el país, en áreas relacionadas con el objeto de su
actividad.
d) Inversión extranjera:
Artículo 29. Toda gran empresa pública o privada constituida y domiciliada en el extranjero que
realice actividades en el territorio nacional, o una inversión directa en el país, o celebre contratos de
asociación a ser ejecutados en Venezuela, deberá invertir en el respectivo ejercicio fiscal una cantidad
cuyo límite inferior estará comprendido entre el medio por ciento (0,5%) y el veinte por ciento (20%)
de la utilidad que le corresponda antes del impuesto, en la formación de talento humano nacional, en
investigación y desarrollo y procesos de transferencia tecnológica en el país, relacionadas con el
objeto de su actividad. Para el caso de grandes empresas públicas o privadas constituidas en el
extranjero y domiciliadas en Venezuela, éstas deberán invertir durante el respectivo ejercicio fiscal
una cantidad cuyo límite inferior estará comprendido entre el medio por ciento (0,5%) y el veinte por
ciento (20%) calculada sobre la utilidad proveniente de actividades realizadas en el territorio nacional
y de actividades realizadas en el extranjero que sean atribuibles a su establecimiento permanente en
Venezuela.
d) Determinación del aporte para inversión:
Artículo 30. El Presidente o Presidenta de la República, en Consejo de Ministros, fijará el monto de
los aportes anuales referidos en los artículos 27, 28 y 29 de esta Ley.
e) Grandes empresas:
Artículo 31. A los efectos de este Decreto-Ley, se entiende como grandes empresas, aquellas que
tengan ingresos brutos anuales superiores a cien mil (100.000) Unidades Tributarias.

188
Julio García Gómez

f) Fiscalización:
Artículo 32. El ministerio de Ciencia y Tecnología podrá fiscalizar el cumplimiento por parte de las
empresas de las obligaciones y aportes contenidos en el presente Título.

2.3.5.1. El Principio de Innovación y Desarrollo Tecnológico en el Decreto de Ley


con Fuerza de Ley para la Promoción y Desarrollo de la Pequeña y Mediana
Industria:

Este principio lo encontramos, en los artículos 23 y siguientes, así vemos que forman parte de él:
programas de asistencia técnica y financiera para promover la innovación y el desarrollo tecnológico,
la creación de una infraestructura tecnológica de apoyo; y finalmente,
la instrumentación de un programa específico de apoyo a la innovación y el desarrollo tecnológico.
Veámoslos:
Artículo 23°.
“El Ejecutivo Nacional, a través del Ministerio de Ciencia y Tecnología y del Ministerio competente
en materia de la Producción y el Comercio debe promover la innovación y el desarrollo tecnológico en
el sector, mediante programas de asistencia técnica y financiera que permitan la conformación de base
tecnológica en las pequeñas y medianas industrias, incorporando mejoras en sus procesos de gestión
como parte de sus estrategias de desarrollo integral.
Artículo 24°.
“ El Ministerio de Ciencia y Tecnología, en coordinación con el ministerio competente en materia de
la Producción y el Comercio, debe fomentar el establecimiento y desarrollo de una infraestructura
tecnológica de apoyo al sector de la pequeña y mediana industria, de promoción de parques
tecnológicos, así como de transferencia de tecnología como mecanismos idóneos para el
fortalecimiento y desarrollo integral de sector, garantizando y coordinando su ejecución dentro del
Plan Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación.
La prestación de asistencia técnica para el desarrollo de la infraestructura tecnológica debe estar bajo
la responsabilidad del Ministerio de Ciencia y Tecnología y del apoyo de los organismos y demás
entes de investigación científica y tecnológica del Estado.
Artículo 25°.
El Ministerio de Ciencia y Tecnología, en coordinación con el Ministerio competente de la Producción
y del Comercio, instrumentará programas de apoyo a la innovación y el desarrollo tecnológico de la
pequeña y mediana industria, fomentando:

189
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

Incorporación, asimilación o aplicación de innovaciones en las diferentes etapas de los procesos


productivos.
Modernización de las estructuras organizativas y de gestión.
Incorporación de Sistemas de Aseguramiento de la Calidad que permitan la certificación de sus
procesos, sistemas y productos finales de acuerdo con los estándares y normas nacionales e
internacionales.
Proyectos de mejoramiento a los procesos productivos.
Programas de asistencia técnica para el registro de marcas, patentes, derechos de autos y cualquiera
otra actividad relativa a la propiedad industrial.
Realización de proyectos pilotos de innovación o desarrollo de nuevos proceso y productos.
Difusión de experiencias, mejores prácticas, resultados técnicas relacionadas con la gestión de la
innovación y tecnología.
Formación de recursos humano.
Transferencia de tecnología entre pequeñas y medianas industrias, tanto nacionales como
internacionales.
Cualquiera otra actividad que estimule el desarrollo tecnológico de la pequeña y mediana industria”.

2.3.5.2. El Principio de Innovación y Desarrollo Tecnológico en el Decreto con Fuerza


de Ley Especial de Asociaciones Cooperativas:

Este principio en las cooperativas de producción de bienes se deduce en razón de la naturaleza


productiva e industrial que desarrolla este tipo de cooperativa, aplicándose de forma supletoria los
artículos 23 al 25 del Decreto de Ley con Fuerza de Ley para la Promoción y Desarrollo de la
Pequeña y Mediana Industria, ya que no contradicen los principios cooperativos que rigen el acto
cooperativo de producción industrial; además gozan de los mimos derechos que las pequeñas y
medianas industrias, de conformidad con el artículo 5° de la Ley Especial de Asociaciones
Cooperativas.

2.3.5.3. El Principio de Innovación y Desarrollo Tecnológico en la Ley de Fomento y


Protección a Desarrollo Artesanal:

Este principio no está definido en la Ley, porque la actividad artesanal no se cataloga como una
actividad industrial propiamente dicha, ello no impide el mejoramiento de las técnicas de producción

190
Julio García Gómez

artesanal, conservando su autenticidad típica, y la protección del medio ambiente, ello se deduce de los
siguientes artículos:

Artículo 7.
El Registro Nacional de Artesanos deberá diferenciar entre artesano aprendiz, artesano profesional y
maestro, atendiendo a la experiencia, al grado de perfección de producción y a la complejidad de las
técnicas empleadas, de conformidad con lo dispuesto en el Reglamento de esta Ley.

Artículo 13.
La Dirección Nacional de Artesanías velará por el desarrollo y preservación de las artesanías de origen
indígenas, respetando las diferencias de las etnias; y buscará asegurar el necesario equilibrio
ecológico, ante la creciente búsqueda de materias primas de origen vegetal o animal, en especial, en
las zonas de reserva definidas por el Ejecutivo Nacional.

El reglamento de Ley establece que:

Artículo 21
La División de Área Técnica y de Investigación tendrá las siguientes atribuciones:
Promover las investigaciones y la aplicación de técnicas de alto nivel por parte de los artesanos, con el
fin de incrementar la calidad y volumen de su producción, así como de lograr un mejor
aprovechamiento de los insumos locales, preservando el medio ambiente y la ecología.
Las demás que le sean asignadas por el Director Nacional de Artesanías y por los Reglamentos
internos.

2.3.6. El Principio de Acceso a los Mercados:

El acceso a los mercados constituye la base del proceso de comercialización, distribución y consumo
de los bines y servicio, y por ende del bienestar y desarrollo económico y social de las naciones,
porque representa la base sobre la cual reposa la división del trabajo “que hace posible que cada
individuo, empresa o región se aproveche de las diferentes dotaciones de recursos y habilidades que
posee” (Sabino; 1991: 89). Sin acceso a los mercados no tendría objeto la producción, ni ninguna
forma de organización de la producción de los bienes y servicios, pues no existirían los precios y la

191
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

información qué estos transmiten acerca de las preferencias del consumidor, no existiría la compra y la
venta de mercancías sea hecha ésta con ánimo especulativo o no, ni mucho menos existirían oferentes
y demandantes, ni se produciría la asignación eficiente de recursos en la economía.

2.3.6.1. El Principio de Acceso a los Mercados en el Decreto de Ley con Fuerza de


Ley para la Promoción y Desarrollo de la Pequeña y Mediana Industria:

Este principio lo encontramos en los artículos 26 y siguientes, así vemos que forman parte de él:

las medidas necesarias para promover oportunidades de negocios en el mercado nacional e


internacional,
el desarrollo de programas específicos para el fomento y promoción de las exportaciones, y
finalmente,
el establecimiento y fortalecimiento de las cadenas productivas basado en esquemas de cooperación
asociativa entre las grandes industrias y las pequeñas y medianas industrias para aumentar su
presencia en los mercados:

Artículo 26°. “El Ejecutivo Nacional, por órgano de Ministerio competente de la Producción y el
Comercio, debe establecer las medidas necesarias para promover el acceso de las pequeñas y medianas
industrias a nuevas oportunidades de negocios en mercados nacionales e internacionales.

Artículo 27°. El Banco de Comercio Exterior, en coordinación con el Instituto de Desarrollo para la
Pequeña y Mediana Industria, debe desarrollar programas específicos para el fomento y promoción de
las exportaciones de las pequeñas y medianas industrias, en los cuales se incorporen los siguientes
aspectos:

Identificar la oferta exportable, real y potencial, de los bienes y servicios conexos producidos por la
pequeña y mediana industria.
Identificar la demanda, real y potencial, para las exportaciones de la pequeña y mediana industria.
Promover, desarrollar y financiar la constitución de mecanismos asociativos entre pequeñas y
medianas industrias, para la comercialización de sus productos en los mercados externos.

192
Julio García Gómez

Promover la participación de las pequeñas medianas industrias en ferias internacionales, misiones


comerciales, ruedas de negocios y otros eventos internacionales para la promoción y
comercialización de sus productos y servicios, bajo condiciones preferenciales.
Desarrollar programas de asistencia técnica, de formación y adiestramiento en todas las áreas y
procesos vinculados con las exportaciones para el personal gerencial y técnico de las pequeñas y
medianas industrias, así como de sus gremios.

El Banco de Comercio Exterior, sin menoscabo de las actividades indicadas, debe fomentar el
desarrollo y la ejecución de todos aquellos programas que coadyuven al establecimiento de una
infraestructura de apoyo a las exportaciones de la pequeña y mediana industria, a través de la cual
pueda garantizarse el aprovechamiento de sus capacidades y la pronta inserción en los mercados
externos.

Articulo 28°. El Ministerio competente en materia de la Producción y el Comercio debe promover la


adopción de esquemas asociativos, que permitan la participación de grandes industrias en el desarrollo
de programas conjuntos de desarrollo integral, los cuales faciliten la incorporación de pequeñas y
medianas industrias dentro de esquemas de cooperación empresarial que favorezcan su presencia en
los mercados mediante:

Programas de asistencia técnica en mecanismos de asociativos empresariales que faciliten la adopción


de nuevos esquemas de organización comercial.
Programas de mejoramiento competitivo de los niveles de calidad, productividad y competitividad.
Medidas para la consolidación de los mecanismos de organización comercial para la comercialización
conjunta de los productos de la pequeña y mediana industria.
Cualquier otra política que se considere pertinente”.

2.3.6.2. El Principio de Acceso a los Mercados en el Decreto con Fuerza de Ley


Especial de Asociaciones Cooperativas:

El principio de acceso a los mercados en las cooperativas de producción de bienes manufacturados


tiene una naturaleza especial dado que este tipo de empresa produce sin fines especulativos en el
mercado, ello no significa que operan al margen de las leyes del mercado y de la división de trabajo;
por el contrario, el único elemento que no se encuentra presente es la presencia de los intermediarios

193
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

en el mercado, ya que la comercialización y distribución debe ser realizada por la propia empresa
cooperativa o sus asociados, con fines de interés social y beneficio colectivo. Evitándose de este modo
el proceso especulativo, propio de derecho mercantil o comercial.

El principio de acceso a los mercados se puede deducir de los siguientes artículos:

Artículo 37. Las cooperativas de cualquier naturaleza, cuando no estén en la posibilidad de realizar por
sí mismas el trabajo que les permita alcanzar su objeto, contratarán los servicios de cooperativas o
empresas asociativas y de no ser esto posible, podrán contratar empresas de otro carácter jurídico,
siempre que no se desvirtúe el acto cooperativo.

Artículo 38. Los organismos de integración, las cooperativas de cooperativas o las constituidas por
entes jurídicos de carácter civil, sin fines de lucro, que requieran contratar el trabajo a fin de realizar
las actividades necesarias para alcanzar su objeto, lo harán preferentemente con cooperativas o
empresas de la Economía Social y Participativa. El estatuto y reglamentos establecerá las
modalidades de gestión que les permitan una amplia participación en la programación, ejecución y
evaluación de los procesos cooperativos.

Artículo 43. Las asociaciones cooperativas son empresas de propiedad colectiva, de carácter
comunitario que buscan el bienestar integral personal y colectivo.
El diseño, formas y maneras de llevar adelante su actividad económica se definirán autónomamente y
deben propiciar la máxima participación de los asociados en la gestión democrática permanente de su
propia actividad y en los procesos de generación de recursos patrimoniales. Los recursos financieros
deberán provenir, principalmente, de los propios asociados, mediante procesos de aportes en dinero o
trabajo de ellos mismos y como resultado de la reinversión de excedentes que así decida la asamblea o
reunión general de asociados.
Artículo 44. Los servicios que requieran las cooperativas se contratarán preferentemente con otras
empresas de la Economía Social y Participativa, en especial con otras cooperativas. Igualmente, las
cooperativas ofrecerán al mercado sus bienes y servicios, en lo posible, concertadamente con otras
empresas de la Economía Social y Participativa, especialmente cooperativas.
Artículo 55. La integración es un proceso económico y social, dinámico, flexible y variado que se
desarrollará:

194
Julio García Gómez

Entre las cooperativas.


Entre éstas y los entes de la Economía Social y Participativa.
Con la comunidad en general.

Artículo 56. El objeto de la integración es:


Coordinar las acciones del sector cooperativo, entre sí y con los actores de la Economía Social y
Participativa y con la comunidad.
Consolidar fuerzas sociales que a la vez que vayan solucionando problemas comunitarios, generen
procesos de transformación económica, cultural y social.

Artículo 57. Las cooperativas podrán integrarse entre ellas mediante acuerdos, convenios y contratos
para proyectos y acciones determinadas, así como también mediante asociaciones, fusiones,
incorporaciones y escisiones, pudiendo establecer cooperativas de cooperativas y constituir
organismos de integración de segundo o más grados, locales, regionales o nacionales.
Artículo 58. Las cooperativas podrán integrarse con otras empresas de la Economía Social y
Participativa mediante acuerdos, convenios y contratos para proyectos y acciones determinadas.
Podrán también crear asociaciones con esas empresas y constituir con ellas, nuevos entes jurídicos de
carácter asociativo, conforme al numeral 2 del artículo 18.
Artículo 59. Las cooperativas podrán establecer alianzas, convenios y contratos con personas de otro
carácter jurídico con tal de que no desvirtúen sus objetivos.
Artículo 86. Los medios para hacer efectiva la participación y protagonismo del pueblo en lo social y
económico, a través de las cooperativas, serán los siguientes:

Se podrán desarrollar cualquier tipo de actividad lícita económica y social, salvo aquellas que el
Estado se reserve en exclusividad según lo establecido en la Constitución, sin que se puedan
establecer restricciones legales o de otra índole en relación con el objeto de su actividad.
Se promoverá la participación del Sector Cooperativo en establecimiento de políticas económicas y
sociales, así como en el análisis y ejecución de los planes y presupuestos en aquellos ámbitos que
afecten su funcionamiento.
Se estimulará y promoverá la participación del Sector Cooperativo en los procesos de integración
internacional de Venezuela, en especial en procesos de integración económica, cultural y social
con empresas de la economía social de otros países.

195
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

2.3.6.3. El Principio de Acceso a los Mercados en la Ley de Fomento y Protección al


Desarrollo Artesanal:

Este principio se deduce del artículo 12, allí se establece que la Dirección Nacional de
Artesanía para el logro de su objeto tendrá, entre otras atribuciones:

Organizar a nivel nacional y promover en los niveles regionales y estadales, la organización de ferias,
y mercados que permitan difundir la creación de los artesanos, así como la creación de premios
por especialidad, con miras a estimular la producción artesanal y asegurar una apropiada
remuneración por la calidad del trabajo creativo.
Crear centros de abastecimiento artesanal , con los insumos que requieren los artesanos para el
desarrollo de su actividad profesional en su Entidad Federal, procurando asegurar un precio
razonable y estable de tales insumos, mediante la adquisición masiva de los mismos.
Desarrollar planes de comercialización artesanal en los lugares de tránsito turístico, con miras a
promover el conocimiento de nuestra producción artesanal, asegurando la adecuada
correspondencia entre los precios de venta y el ingreso del artesano.
Promover las indicaciones de origen en toda la producción artesanal nacional, como medio de
protección del artesano y de salvaguarda de nuestro patrimonio cultural.
Promover acuerdos intergubernamentales que faciliten el intercambio de servicios de apoyo a los
artesanos, y las exhibiciones internacionales a través de los cuales se proyecte la calidad de
nuestra producción artesanal.

El reglamento de Ley establece que:


Artículo 8°
La difusión artesanal estará destinada a dar a conocer, dentro y fuera del país, los distintos bienes que
conforman nuestro patrimonio cultural artesanal, destacando sus valores autóctonos y demás
características regionales y especiales, con miras a promover el mercado de tales bienes a nivel
nacional e internacional.
Artículo 9°
La Dirección Nacional de Artesanías promoverá formas de protección de la actividad artesanal frente a
la dinámica económica del país, creando centros de abastecimiento de insumos y gestionando ante los
organismos nacionales Competentes el acceso a los productos importados, cuando éstos sean
indispensables para la producción artesanal.
Artículo 22

196
Julio García Gómez

La División de Área de Fomento, Promoción y Difusión Artesanal tendrá las siguientes atribuciones:
Coordinar, conjuntamente con los Consejos Estadales Artesanales y con los Consejos Regionales, en
su caso, la celebración de eventos tales como: seminarios, talleres, ferias y exposiciones para
difundir el conocimiento de la producción artesanal del país, destacando su valor autóctono y
procurando orientar al público hacia una más justa comercialización de los productos artesanales
nacionales.
Promover la participación de los artesanos en eventos internacionales, especialmente cuando se trate
de productos artesanales de muy alta calidad y elaborados con insumos nacionales de escasa
utilización en el extranjero.
Las demás que le sean asignadas por el Director Nacional de Artesanías y por los Reglamentos
Internos.
Artículo 23
La División de Área de Comercialización tendrá las siguientes atribuciones:
Crear las facilidades para el abastecimiento de materias primas y herramientas nacionales e
importadas, a precios accesibles para el artesano.
Las demás que le sean asignadas por el Director Nacional de Artesanías y por los Reglamentos
Internos.

197
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

Tercera Parte

ASPECTOS SUSTANTIVOS DE LAS LEYES GENERALES DEL

DERECHO INDUSTRIAL

198
Julio García Gómez

199
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

Tercera Parte
ASPECTOS SUSTANTIVOS DE LAS LEYES GENERALES DEL
DERECHO INDUSTRIAL

3.1. Nociones Generales:

En la Parte anterior vimos que las normas e instituciones del derecho industrial aparecen en

nuestro derecho positivo como un sistema de carácter fragmentario, formal, sustancial,

objetivo, promotor y tecno-económico; vimos, también, que sus normas e instituciones

primigenias tienen unos principios orientadores o características particulares, que se fundan

en hechos económicos y sociales; sobre los cuales se estructuran formalmente las leyes

generales del derecho industrial.

Como veremos más adelante, los principios orientadores de las leyes primigenias del

derecho industrial representan las características fundamentales sobre el cual descansa,

informa, orienta y construye la realidad objetiva y subjetiva de la producción manufacturera.

Tanto es así que: a) la función socia y económica de la propiedad de la industria, b) el

200
Julio García Gómez

derecho a un trato preferencia en el financiamiento, en la asistencia técnica y en la

adquisición de sus bienes y servicios, así como de un trato diferenciado en materia fiscal y

laboral (en Venezuela no se especifica el incentivo laboral en la Ley PyMI, sino

supletoriamente a través de la Ley Orgánica de Trabajo), c) el derecho al refinanciamiento de

las deudas, d) el derecho a la calidad, productividad y competitividad en la producción de sus

bienes y servicios, e) el derecho a obtener asistencia en innovación, ciencia y tecnología en

sus productos, servicios y procesos industriales, y , f) el derecho al acceso de los mercados

nacionales e internacionales; todos estos principios sustanciales nos proporcionan las

herramientas y bases generales del sistema de promoción, protección, estímulo, incentivos y

fomento de la producción, al resaltar y ordenar los aspectos estructurales, económico y

patrimoniales, así como funcionales del empresario y su actividad empresaria. De tal modo,

que al definir abstractamente la Ley PYMI los modos de promoción, protección, estímulos e

incentivos, ello lo hace de una manera general sin especificar las instituciones generales, ni

sus instrumentos y mecanismos administrativos para tales fines.

Podemos decir, que las instituciones jurídicas generales del derecho industrial son normas

comunes y complejas, cuyos principios orientadores los encontramos en la misma constitución

y en las leyes primigenias de los sujetos del derecho industrial; son comunes, porque van

dirigidos a todos los sujetos de la actividad económica e industrial; y complejas, porque

tienen contenidos patrimoniales y administrativos de forma homogénea, coordinados con

otras leyes en función del interés general y colectivo:

Son patrimoniales: porque se establecen los medios de estímulos que determinan

directamente el apoyo al proceso de industrialización nacional, tales como el:

Financiero,

No financiero o estrictamente de asistencia técnica; y,

Comercial.

201
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

Igualmente, son patrimoniales, porque establecen los medios de incentivos que

determinan indirectamente el apoyo al proceso de industrialización, constituidos por:

Los incentivos fiscales; y,

Los incentivos basados en la flexibilización de las condiciones laborales.

2).- Son administrativos; porque se establecen las instituciones descentralizadas del Estado

afines al desarrollo industrial, sus funciones, los medios de regulación, control y los

procedimientos administrativos para el cumplimiento y ejecución material de las

disposiciones legales y reglamentarias del derecho industrial.

3.2. Diferencia entre el Derecho Industrial Primigenio y General:

El derecho industrial primigenio constituye un sistema normativo e institucional que tiene

unos principios de orientación fundados en hechos económicos y sociales, sobre los cuales se

funda el objeto del derecho industrial, mientras que el derecho industrial general es actividad

administrativa dirigida al financiamiento, a la asistencia técnica en la calidad, productividad,

capacitación, la innovación y desarrollo tecnológico, la actividad comercial que vela por el

ordenamiento del mercado económico, y en los incentivos fiscales y laborales.

3.3. Clasificación de las Instituciones Jurídicas Generales del Derecho Industrial:

Las instituciones generales del derecho industrial se destacan por ser :

Normas e Instituciones que determinan y promueven directamente el desarrollo industrial: de

carácter financieros, no financieros (o de asistencia técnica y científica) y comerciales; y,

Normas e instituciones que determinan y promueven indirectamente el desarrollo industrial:

las que otorgan a los sujetos del derecho industrial incentivos fiscales y laborales.

202
Julio García Gómez

Las instituciones generales del derecho industrial se clasifican en:

1). Instituciones de estímulos directos: Constituidas por un conjuntos de normas e

instituciones que fijan los lineamientos específicos que orientan los objetivos y metas de

la política de industrialización nacional, que otorgan apoyo de forma directa a través de

instituciones públicas o privadas, según los lineamientos previstos en las leyes; tales

como:

Instituciones financieras del Estado: Son las instituciones públicas, adscritas al ministerio

competente, que con el objeto de facilitar y promover el desarrollo industrial y

económico social del país en su sentido más amplio, ofrecen a los sujetos del derecho

industrial de forma directa instrumentos financieros (y otros estímulos directos), o

bien por intermedio de otros entes públicos o privados; actuando bien sea como banca

de desarrollo o banca de segundo piso; tales como:

Ley Marco que Regula el Sistema Financiero Público del Estado.

Banco de Desarrollo Económico y Social de Venezuela (BANDES).

Fondo de Desarrollo Microfinanciero.

Fondo Único Social.

Fondo de Crédito Industrial.

Banco de Comercio Exterior.

Sistema Nacional de Garantías Recíprocas de la Pequeña y Mediana Empresa.

Fondo Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación.

Banco Industrial de Venezuela.

Banco Soberano del Pueblo.

Banco de la Mujer.

203
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

Instituciones no financieras o de asistencia técnicas: Son las instituciones técnicas,

adscritas al Ministerio competente, o privadas donde se interponerse el Estado, que

ofrecen a los sujetos del derecho industrial medios técnicos de fomento bajo la forma

de programas, proyectos, instrumentos y acciones para la asistencia tecnológica y

productiva, el adiestramiento, entrenamiento y capacitación de los recursos humanos,

y normas técnicas y de calidad, entre otros; tales como:

Ley Orgánica de Ciencia, Tecnología e Innovación (desarrollo tecnológico).

Ley del Instituto Nacional de Cooperación Educativa –Ince– (capacitación).

Ley Sobre Normas Técnicas y Control de Calidad (productividad y competitividad).

Instituciones comerciales propiamente dichas: Son las instituciones comerciales de

carácter administrativo que se han publicitado del derecho mercantil en vista al

interés general, que le otorgan a los sujetos del derecho industrial, incluyéndose a la

gran industria, los instrumentos y los medios de promoción, protección, incentivos,

salvaguarda de la producción nacional y privilegios sobre la propiedad intelectual,

tales como:

Ley de promoción y Protección de Inversiones ( garantías).

Ley de salvaguardias Comerciales (Planes de reajuste competitivos).

Ley de Zonas Francas (fomento industrial regional).

Ley para Promover y Proteger el Ejercicio de la Libre Competencia (promoción y

protección a la industria)

Ley de salvaguardias Comerciales (Planes de reajuste competitivos).

Ley Sobre Prácticas Desleales del Comercio Internacional (competencia efectiva).

Ley de licitación y sus reglamentos de compras N° 833 y 834 (poder de compra)

Ley de Propiedad Industrial (Privilegios en patentes, derecho de autor y marcas).

204
Julio García Gómez

Instituciones de incentivos: Constituidas por aquellos instrumentos que le suministran a la

industria incentivos fiscales y aduaneros y laborales en la flexibilización en las

condiciones del trabajo; los cuales de manera indirecta logran promover el desarrollo

industrial, tales como:

Código Orgánico Tributario (rebajas de impuestos y exoneraciones).

Ley de Impuesto Sobre la renta (rebajas de impuestos y exoneraciones).

Ley de Incentivos a la Exportación (crédito fiscal).

Ley Orgánica del Trabajo (flexibilidad laboral).

Vemos que las instituciones jurídicas generales del derecho industrial constituyen

todo un sistema jurídico económico de plenitud hermética, especialmente diseñado

para la promoción, protección, estímulo e incentivos, que permiten lograr el fomento,

fortalecimiento, reestructuración y reindustrialización dinámica constante,

principalmente, de los productores social y económicamente débiles, garantizando el

acceso oportuno al financiamiento, el desarrollo de la calidad, productividad,

competitividad, innovación y desarrollo tecnológico y el acceso eficaz y eficiente a los

mercados nacionales e internacionales.

3.4. Fuentes Constitucionales:

Los principios orientadores fundamentales de las normas e instituciones generales

del derecho industrial, se sustentan en la Constitución de la República Bolivariana

de Venezuela, Título III, Capítulo V “De los Derechos Sociales y de las Familias”,

Capítulo VI “ De los Derechos Culturales y Educativos”, Capítulo VII “De los Derechos

Económicos” y el Título VI, Capítulo I “Del Régimen Socioeconómico y de la Función

205
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

del Estado en la Economía”. Instituciones fundamentales que vienen, prácticamente,

a complementar de forma homogénea y sistematizada la dogmática industrial

primigenia, conformando así con plenitud un derecho industrial cuyo objeto se

desarrolla conforme a los principios de justicia social, democracia, eficiencia, libre

competencia, productividad y solidaridad, asegurando un desarrollo humano integral

y una existencia digna y provechosa para la los sujetos del derecho industrial.

3.5. Descripción Sumaria de las Instituciones Generales del Derecho Industrial:

El estudio de las normas e instituciones generales del derecho industrial lo realizaremos

partiendo de la clasificación que dimos anteriormente; expondremos textualmente las

exposición de motivos de las Leyes y Decretos del Ejecutivo, allí encontraremos la intención

del legislador, además exhibiremos algunos artículos especificando el régimen jurídico, el

objeto de la ley, sus funciones e instituciones que le rigen; sin realizar una descripción

detallada de los articulados, sino lo de más relevancia jurídica, dado lo largo y cargante que

resultaría el trabajo.

3.5.1. INSTITUCIONES FINANCIERAS DEL ESTADO:

3.5.1.1.- DECRETO CON RANGO Y FUERZA DE LEY MARCO QUE REGULA EL

SISTEMA FINANCIERO PUBLICO DEL ESTADO VENEZOLANO (G. O. N°

5.396 DE 25/10/1999):

A.- CONSIDERANDO:

Que con el objeto de reestructurar el conjunto de instituciones financieras públicas, a fin de

adaptarlo a la estrategia de desarrollo económico planteada por el Ejecutivo nacional

dentro de un sistema único, orgánico, coherente y eficiente, con la finalidad de coadyuvar

a la mejor ejecución de la política económica del Estado, es conveniente establecer un

206
Julio García Gómez

marco legal estructural apropiado y actualizado para las instituciones financieras públicas

del Estado venezolano, capaz de traducir y canalizar las políticas públicas formuladas por

el Gobierno,

Que para el logro de los fines del Estado se requiere la coordinación adecuada de los distintos

organismos que conforman el sector encargado de la formulación y estimulación para la

inversión, en aplicación de la política económica y financiera del país,

Que para lograr la reducción de los gastos, es necesario establecer un mejor sistema de control

de gestión y coordinación de los entes, así como adecuar su asignación o integración a los

Ministerios,

Que se requiere, para lograr estos objetivos, dictar normas que regulen los entes financieros

del Sector Público relacionados con los sectores industrial y agropecuario, con el

propósito de reestructurar los esquemas de financiamiento para su desarrollo, y con vista a

su unificación para potenciar la estructura financiera destinada a una mejor ejecución de la

política sectorial de asistencia integral y crediticia,

B.- CREACIÓN Y FINALIDAD:

Artículo 1.- Se crea el Sistema Financiero Público del Estado Venezolano, a los fines de:

Dinamizar el sector productivo nacional en función de las políticas sectoriales en el área de la

producción.

Concentrar en un solo ente la coordinación de políticas financieras, que las asocie

estrechamente a la formulación de las políticas sectoriales de producción.

Establecer el control y supervisión de la gestión financiera y crediticia del Estado.

Establecer los medios para optimizar la eficiencia y eficacia del Gasto Público, inherente a los

recursos que asigne el Ejecutivo Nacional a las instituciones que conforman el sistema

financiero público del Estado venezolano.

Establecer modalidades de supervisión y control, que garanticen el cumplimiento de los

objetivos perseguidos en la asignación de recursos destinados al financiamiento de los

sectores agropecuarios, industrial, artesanal y exportador, para la atención de la pequeña y

mediana industria, pequeña y mediana empresa y microempresas.

207
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

Adecuar el Sistema Financiero Público del Estado a las exigencias del proceso globalizador

que actualmente impera en la economía mundial.

C.- INSTITUCIONES QUE LO CONFORMAN:

Artículo 2.- El Sistema Financiero Público está conformado por:

El Consejo Técnico Financiero para el Desarrollo;

La Coordinación Financiera Pública del Ministerio de Finanzas;

El Fondo para el Desarrollo del Sector Agropecuario, Pesquero, Forestal y Afines

(FONDAPFA);

El Fondo de Crédito Industrial (FONCREI);

El Banco Industrial de Venezuela, C.A. (BIV);

El Banco del Pueblo Soberano, C.A.;

Las Coordinaciones de Asistencia Integral;

El Fondo de Inversiones de Venezuela;

El Banco de Comercio Exterior, C.A. (BANCOEX); y

Cualquier otro ente, organismo o servicio cuyas características y funcionamiento sean afines

con los objetivos perseguidos por este Decreto-Ley, y así se disponga en el respectivo

instrumento de creación o regulación.

D.- CONSEJO TÉCNICO FINANCIERO:

Artículo 3.- Se crea el Consejo Técnico Financiero para el Desarrollo el cual estará integrado

por funcionarios de alto nivel del Ministerio de Planificación y Desarrollo, del Ministerio de

Finanzas y del Ministerio de la Producción y el Comercio; los cuales serán designados por sus

Ministros; y tendrá por objeto la definición, recomendación y evaluación de políticas

financieras y crediticias dirigidas al Sistema Financiero Público. Igualmente, podrán

integrarlo representantes debidamente designados de cualquier otro Ministerio vinculado a las

políticas sectoriales sometidas a consideración del Consejo, cuando así se requiera.

El Consejo Técnico Financiero para el Desarrollo estará presidido por el representante del

Ministerio de Planificación y Desarrollo y contará con una Secretaría Técnica que funcionará

208
Julio García Gómez

en el Ministerio de Planificación y Desarrollo, la cual estará dirigida por un Secretario

Ejecutivo designado por el titular de dicho despacho ministerial.

E.- FUNCIONES EL CONSEJO TÉCNICO FINANCIERO:

Artículo 4.- El Consejo Técnico Financiero para el Desarrollo tendrá las siguientes funciones:

Armonizar las políticas sectoriales emanadas de los respectivos ministerios, a ser cumplidas

por los entes financieros públicos, con la ejecución de los planes de desarrollo nacional,

considerando el resultado de los estudios e investigaciones que realicen las

Coordinaciones de Asistencia Integral.

Definir los lineamientos a ser cumplidos por los entes financieros públicos, de acuerdo a las

políticas sectoriales establecidas por los respectivos ministerios.

Proponer a la Coordinación Financiera Pública políticas crediticias del Sistema Financiero

Público en adecuación a las políticas sectoriales dictadas por los respectivos ministerios y

conforme a la legislación vigente en la materia.

Recomendar a la Coordinación Financiera Pública estrategias para los entes financieros

públicos, que garanticen el éxito de las políticas sectoriales.

Evaluar el grado de coherencia de las políticas a ser instrumentadas por los entes financieros

públicos con las estrategias de desarrollo económico elaboradas por el Ministerio de

Planificación y Desarrollo, así como con las políticas sectoriales de los respectivos

Ministerios.

Establecer vínculos permanentes con los Consejos de Desarrollo Industrial y de Desarrollo

Comercial, y de otros sectores vinculados con el Sector Financiero Privado, a los fines de

promover acciones concertadas con estos sectores.

Cuando lo considere necesario, constituir comisiones y grupos de trabajo especiales para el

tratamiento de temas de interés, asignándoles tareas específicas.

G.- OBJETO DE LA COORDINACIÓN FINANCIERA PUBLICA:

Artículo 7.- La Coordinación Financiera Pública tendrá por objeto, ordenar y lograr una

mayor coherencia y eficiencia en la política económica y financiera del Estado, que garantice

209
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

la optimización del uso de los recursos destinados al financiamiento y desarrollo de los

sectores industrial, artesanal, exportador, agropecuario, pesquero y forestal dirigidos a la

pequeña y mediana industria, a la pequeña y mediana empresa, y a la microempresa.

PARÁGRAFO ÚNICO: La Coordinación Financiera Pública formará parte de la estructura

organizativa del Ministerio de Finanzas. El Reglamento Orgánico de dicho Ministerio que

habrá de dictarse de conformidad con lo establecido en la Ley Orgánica de la Administración

Central, contemplará la conformación de esta Coordinación.

H.- FUNCIONES DE LA COORDINACIÓN FINANCIERA PUBLICA:

Artículo 8.- Las funciones de la Coordinación Financiera Pública son:

Velar por la ejecución de las políticas sectoriales de desarrollo definidas por el Consejo

Técnico Financiero para el Desarrollo.

Velar por la asignación óptima de los recursos que serán administrados por los entes

financieros públicos.

Elaborar el programa financiero para las Instituciones del Sistema Financiero Público.

Planificar, organizar, dirigir y controlar todas las actividades necesarias para que se cumplan

las políticas y planes de financiamiento, propuestas por el Consejo Técnico Financiero

para el Desarrollo.

Orientar el proceso de programación, elaboración presupuestaria, ejecución, vigilancia y

control de los programas financieros y presupuestarios de los entes financieros públicos.

Supervisar los procesos administrativos sancionatorios cuando fuese necesario.

Mantener permanentemente informado al Consejo Técnico Financiero para el Desarrollo, del

cumplimiento de las políticas sectoriales.

Representar, cuando el Ministro de Finanzas así lo determine, al Sistema Financiero Público

ante las instancias que así lo ameriten, en especial el Banco Central de Venezuela y otros

entes regulados por la Ley General de Bancos y Otras Instituciones Financieras, la

Superintendencia de Bancos y otras Instituciones Financieras, el Consejo Bancario

Nacional, en la adopción de decisiones que puedan incidir en el funcionamiento del

Sistema Financiero Público del Estado venezolano.

210
Julio García Gómez

Asistir en el proceso de negociación de los programas a financiar con créditos externos,

destinados al Sistema Financiero Público del Estado venezolano, a los fines de dar

cumplimiento a los lineamientos propuestos por el Consejo Técnico Financiero, así como

velar por la racionalidad financiera de tales operaciones.

Cualquier otra que determine el Ministro de Finanzas.

I.- COORDINACIONES PARA ASISTENCIA INTEGRAL DE EMPRESARIOS:

Artículo 14.- Para el desarrollo de las actividades de asistencia técnica, adiestramiento,

capacitación, promoción y creación de pequeñas y medianas empresas, pequeñas y medianas

industrias, artesanal, microempresas, economías populares y cooperativas, así como cualquier

otro servicio vinculado a los sectores industrial, agropecuario, pesquero, forestal y afines, se

crearán dentro de las estructuras de FONDAPFA y FONCREI, sendas Coordinaciones de

Asistencia Integral.

J.- CANALIZACIÓN DE RECURSOS PARA DAR APOYO INTEGRAL:

Artículo 15.- Las Coordinaciones de Asistencia Integral canalizarán recursos para cumplir,

entre otras, con las siguientes funciones:

Apoyar a los órganos rectores de los sectores agropecuarios e industrial, en la identificación

de proyectos.

Brindar asistencia técnica y capacitación a los productores agrícolas, pequeños y medianos

empresarios e industriales, en sectores, renglones y regiones adecuadas.

Impulsar el desarrollo agropecuario e industrial hacia la competitividad, calidad,

productividad, innovación tecnológica y preservación del medio ambiente.

Participar en la identificación de técnicas y estrategias de producción que impulsen la

competitividad del producto o servicio, mediante la aplicación de tecnologías apropiadas.

Identificación de necesidades de adiestramiento del recurso humano.

Aportar información a los entes rectores de los sectores agropecuario e industrial, en cuanto a

situación de regiones, sectores, cultivos, experiencias previas, y proyecciones económicas.

211
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

Establecer convenios de cooperación con instituciones educativas, de investigación, desarrollo

tecnológico y capacitación, para apoyar a las pequeñas y medianas empresas industriales,

agrícolas, pesqueras, forestal y afines.

Participar en la identificación de nuevos productos y servicios en adecuación a las

necesidades reales del mercado.

Participar en la identificación de nuevos mercados nacionales e internacionales.

K.- SOMETIMIENTO A CONSIDERACIÓN DE LA COORDINADORA FINANCIERA

PÚBLICA ESTRATEGIAS DE DESARROLLO INDUSTRIAL DE MINISTERIOS A

FIN DE RECOMENDAR MODALIDADES CREDITICIAS:

Artículo 16.- Los Ministerios sectoriales tendrán a su cargo la formulación de las políticas,

estrategias y planes, así como la definición de acciones relacionadas con el desarrollo

industrial, turístico, artesanal, exportador, agropecuario, pesquero, forestal y afines,

conducentes a la producción de bienes y servicios. Tales formulaciones y definiciones serán

sometidas a la consideración del Consejo Técnico Financiero para el Desarrollo, a los fines de

definir, evaluar y recomendar a la Coordinación Financiera Pública la modalidad financiera y

crediticia de los proyectos que considere viables.

L.- CREACIÓN DE REGISTRO DE ACTIVOS INDUSTRIALES EN APOYO DE

CRÉDITOS:

Artículo 17.- Se crea el Registro Nacional de Activos Industriales y el Registro Nacional de

Activos Agropecuarios, con el fin de respaldar las operaciones crediticias del Sistema

Financiero Público objeto de este Decreto-Ley, mediante el otorgamiento de certificados

oficiales de registro, que den fe de la ubicación de los bienes dados en garantía por parte de

los beneficiarios de los créditos.

El Registro Nacional de Activos Industriales y el Registro Nacional de Activos Agropecuarios

funcionarán dentro de las estructuras organizativas del Fondo de Crédito Industrial

212
Julio García Gómez

(FONCREI) y el Fondo de Desarrollo Agropecuario, Pesquero, Forestal y Afines

(FONDAPFA) respectivamente.

Las normas operativas de los Registros Nacionales de Activos a los que se refiere este

artículo, serán desarrolladas en los respectivos reglamentos internos de FONCREI y

3.5.1.2. DECRETO CON RANGO Y FUERZA DE LEY DE TRANSFORMACIÓN DEL


FONDO DE INVERSIONES DE VENEZUELA EN EL BANCO DE
DESARROLLO ECONÓMICO Y SOCIAL DE VENEZUELA (G. O. N° 37228
DEL 26-06-2001):

A.- EXPOSICIÓN DE MOTIVOS:

El desafío de crecer en forma sostenida con equidad y generar empleo productivo depende

de la realización de importantes programas de inversión, pública y privada. En los últimos 30

años se produjo un proceso de caída permanente de la inversión bruta fija que trajo como

consecuencia, entre otras, un capital desactualizado tecnológicamente, un parque industrial

obsoleto y una insuficiente infraestructura de riego para la agricultura.

La infraestructura y los servicios de apoyo a la producción, se han deteriorado

progresivamente, por lo tanto, falta contar con mayores recursos de inversión para

mejorar los puertos, aeropuertos, ferrocarriles, carreteras, vías rurales, vías fluviales

y el sistema eléctrico interconectado. Asimismo, es notorio el déficit existente en

materia de infraestructura social, especialmente en el campo educativo y de salud.

Persiste una distribución inequitativa de la actividad productiva a nivel territorial.

La incorporación de zonas deprimidas a la economía monetaria es un importante

factor de crecimiento y generación de empleo. Para que ello sea posible, es

necesario llevar a cabo ambiciosos y cuantiosos programas de inversión destinados

a la desconcentración económica. El aprovechamiento de las ventajas comparativas

de Venezuela y la mejora de las ventajas competitivas para impulsar la productividad

213
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

y la competitividad, dependerá de las nuevas inversiones en el corto, mediano y largo

plazo.

La industria petrolera constituye el conglomerado industrial más competitivo del

país, por lo que sus programas de expansión no presentan mayores problemas de

financiamiento.

Sin embargo, existen oportunidades en otros campos de la economía que

podrían convertirse en actividades productivas competitivas, al asegurarles los

recursos necesarios de inversión en el mediano y largo plazo. En efecto,

dotaciones existentes en recursos energéticos, metalmecánicos, mineros,

agropecuarios, biodiversidad, manufacturas con alto contenido tecnológico,

telecomunicaciones y turismo son oportunidades reales para acompañar al petróleo

en un desarrollo productivo sostenido y diversificado.

Severas limitaciones en el actual modelo de financiamiento del Estado, debido a la

excesiva presión sobre el fisco nacional, derivada de compromisos presupuestarios,

demandas nacionales y locales para cubrir necesidades de servicios sociales, pago

del servicio de la deuda pública y promoción del desarrollo por vía fiscal, han hecho

difícil generar un excedente que se destine a la inversión productiva.

Esta situación hace indispensable un nuevo esquema de financiamiento público que

garantice mejores oportunidades para el crecimiento productivo, basado en el

fortalecimiento del ahorro interno y en un uso adecuado del ahorro externo.

En la Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela No. 37.076 de fecha

13 de noviembre de 2000, se publicó la LEY QUE AUTORIZA AL PRESIDENTE DE

LA REPÚBLICA PARA DICTAR DECRETOS CON FUERZAS DE LEY EN LAS

MATERIAS QUE SE DELEGAN. En el artículo 1, literal g referido al ámbito financiero

se autoriza al Presidente de la República para:

214
Julio García Gómez

“Dictar medidas para transformar al Fondo de Inversiones de

Venezuela en el Banco de Desarrollo Económico y Social de

Venezuela, el cual actuará como agente financiero del Estado, para

atender el financiamiento de proyectos orientados hacia la

desconcentración económica, estimulando la inversión privada en

zonas deprimidas y de bajo rendimiento, apoyando financieramente

proyectos especiales de desarrollo regional. Actuará, además, como

ente fiduciario de organismos del sector público; apoyará técnica y

financieramente la expansión y diversificación de la infraestructura

social y productiva de los sectores prioritarios y contribuirá con el

desarrollo equilibrado de las distintas regiones del país. Administrará

los acuerdos financieros internacionales. El Banco de Desarrollo

Económico y Social de Venezuela tendrá competencia para actuar en

el territorio nacional y en el extranjero.”

A objeto de asumir este mandato y aprovechando las fortalezas y experiencia del

Fondo de Inversiones de Venezuela, este Decreto-Ley establece su transformación

en el Banco de Desarrollo Económico y Social de Venezuela (BANDES), lo cual le

permitirá asumir un papel protagónico en el impulso del desarrollo económico

sostenido del país.

En el artículo 1 del Proyecto de Decreto-Ley se prevé que el Banco será un instituto

autónomo adscrito al Ministerio de Planificación y Desarrollo. Estará bajo la supervisión de

la Superintendencia de Bancos y Otras Instituciones Financieras.

En el artículo 2 del Proyecto de Decreto-Ley, se establece el objeto del Banco, con el cual

se pretende que se erija en uno de los instrumentos financieros del Estado para alcanzar el

desarrollo económico social, sostenible y equilibrado del país.

215
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

En este sentido, el Banco tendrá por objeto: Apoyar técnica y financieramente la

expansión, diversificación, modernización y competitividad de la estructura

productiva; actuar como ente fiduciario de organismos del Sector Público; administrar

los recursos financieros de los entes del Sector Público, que impulsen proyectos

orientados a la desconcentración económica, mediante el estimulo a la inversión

privada en zonas deprimidas y de bajo crecimiento y apoyando financieramente

proyectos especiales de desarrollo regional; contribuir con el desarrollo equilibrado

de las distintas regiones del país; administrar recursos provenientes de los

organismos multilaterales, programas bilaterales y cualquier otro acuerdo financiero

internacional del Ejecutivo Nacional; desarrollar los programas de cooperación

financiera internacional que le asigne el Ejecutivo Nacional, dentro del marco de la

política exterior; y apoyar la incorporación de capital privado en empresas,

programas y proyectos de inversión de alta prioridad para el país.

Adicionalmente, el Banco podrá administrar los recursos que le sean asignados por

el Ejecutivo Nacional o terceros, dirigidos al financiamiento de proyectos de

infraestructura social.

El patrimonio del Banco se constituirá con las disponibilidades en moneda nacional

y extranjera del Fondo de Inversiones de Venezuela, así como con las

participaciones accionarias en instituciones financieras y otros bienes indicados

expresamente en el Proyecto de Decreto-Ley. Los bienes restantes del Fondo, no

cónsonos con el objeto del Banco, serán transferidos a la República para que el

Ejecutivo Nacional los asigne a las dependencias que considere conveniente, de

conformidad con lo previsto en el artículo 22 de la Ley Orgánica de la Hacienda

Pública Nacional.

Se establece que el Banco de Desarrollo Económico y Social de Venezuela, dentro

de los ciento ochenta (180) días siguientes a la publicación del presente Decreto-Ley,

deberá adecuar su organización estructural y funcional, así como lo relativo a su

personal y a los objetivos establecidos en el Proyecto de Decreto-Ley.

216
Julio García Gómez

B.- RÉGIMEN JURÍDICO:

Artículo 1: Se transforma el Fondo de Inversiones de Venezuela en el Banco de Desarrollo

Económico y Social de Venezuela (BANDES). El Banco de Desarrollo Económico y Social de

Venezuela, es un Instituto Autónomo adscrito al Ministerio de Planificación y Desarrollo, con

domicilio en la ciudad de Caracas y podrá actuar en el territorio nacional y en el extranjero.

El Banco de Desarrollo Económico y Social de Venezuela gozará de las mismas prerrogativas,

privilegios y excepciones que la Ley le concede a la República.

C.- EL OBJETO:

Artículo 2: El Banco de Desarrollo Económico y Social tiene por objeto realizar operaciones

financieras y técnicas en el ámbito nacional e internacional a corto, mediano y largo plazo,

administrar recursos y fomentar acciones que conduzcan a la expansión, diversificación y

desconcentración de la infraestructura social y productiva para el desarrollo integral del país.

D. FUNCIONES:

Artículo 3: En ejecución de su objeto, el Banco de Desarrollo Económico y Social de

Venezuela ejercerá las siguientes funciones:

Financiar y apoyar el desarrollo regional.

Financiar y apoyar proyectos de inversión a mediano y largo plazo.

Financiar infraestructura a cargo de la iniciativa pública y privada.

Financiar proyectos de innovación, transferencia y desarrollo tecnológico.

Administrar recursos financieros de entes del Sector Público que sean destinados al

financiamiento de proyectos orientados a la descentralización y a la desconcentración

económica, estimulando la inversión en zonas deprimidas y de bajo crecimiento.

Apoyar técnica y financieramente la expansión, diversificación, modernización y

competitividad de la estructura productiva y de la infraestructura social.

Actuar como ente fiduciario.

217
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

Administrar recursos provenientes de organismos multilaterales, programas bilaterales y

cualquier otro acuerdo financiero internacional que establezca el Ejecutivo Nacional.

Desarrollar programas de cooperación internacional de carácter comercial, técnico y

financiero que sean asignados por el Ejecutivo Nacional, dentro del marco de la política

exterior.

Apoyar la participación de capital privado en empresas, programas y proyectos de inversión

de alta prioridad para el país.

Contribuir con el desarrollo equilibrado de las distintas regiones del país.

3.5.1.3. DECRETO CON FUERZA DE LEY DE CREACIÓN, ESTIMULO,


PROMOCIÓN Y DESARROLLO DEL SISTEMA MICROFINANCIERO:
(G.O. N° 37164 DEL 22-03-2001):

A.- EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

El presente Decreto Ley tiene como objeto crear, estimular, promover y desarrollar

el Sistema Microfinanciero orientado a facilitar el acceso a los servicios financieros y

no financieros, en forma rápida y oportuna, a las comunidades populares y

autogestionarias, las empresas familiares, las personas naturales autoempleadas o

desempleadas y cualesquiera otras formas de asociación comunitaria para el trabajo,

que desarrollen o tengan iniciativas para desarrollar una actividad económica, a

objeto de integrarlas en las dinámicas económicas y sociales del país.

Este Decreto Ley se sustenta en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela,

Título III, Capítulo V “De los Derechos Sociales y de las familias”, Capítulo VII “De los

derechos económicos” y el Título VI, Capítulo I “Del régimen socioeconómico y de la

función del Estado en la economía”; la cual prevé el derecho al trabajo, el derecho que tiene

toda persona a dedicarse a la actividad económica de su preferencia, el deber del Estado de

fomentar el empleo, de promover la iniciativa privada y la organización social garantizando la

producción de bienes y servicios que satisfagan las necesidades de la población, de dictar

218
Julio García Gómez

medidas para planificar, racionalizar y regular la economía e impulsar el desarrollo integral

del país; con fundamento en los principios de justicia social, democracia, eficiencia, libre

competencia, productividad y solidaridad, a objeto de asegurar el desarrollo humano integral

y una existencia digna y provechosa para la colectividad.

En la realidad venezolana existe un sector de la población en forma organizada o no, que

por sus características socioeconómicas no cuentan con las oportunidades necesarias para su

desarrollo económico y social. El Decreto Ley de Creación, Estímulo, Promoción y

Desarrollo del Sistema Microfinanciero, tiene como finalidad que estos sectores accedan a

una ocupación productiva por sí mismos o en forma asociativa, al autoempleo, creen nuevas

fuentes de empleo e ingresos y generen un flujo de bienes y servicios que potencien sus

capacidades productivas a objeto de asegurarse una existencia digna y provechosa y su

participación equitativa en el disfrute de las riquezas.

En aras de mejorar la calidad de vida de la población mediante la creación de oportunidades

para su crecimiento económico y el aumento en las fuentes de trabajo, para las personas

naturales autoempleadas o desempleadas, como para aquellas que se encuentran asociadas y

desarrollan o pretendan desarrollar una iniciativa económica, es imprescindible la creación e

instrumentación de este Sistema Microfinanciero, para democratizar el acceso al capital, con

o sin intereses, como un factor clave para la promoción y desarrollo de las iniciativas

económicas alternativas de los usuarios de este sistema; y como oportunidad para fortalecer

un proceso económico en los sectores populares que se inserte con éxito en la planificación

del desarrollo armónico de la Nación.

El presente Decreto Ley asegura que las mencionadas iniciativas reciban respaldo

en materia de financiamiento, de información, capacitación, soporte tecnológico,

asesoría técnica, articulación productiva, apoyo psicosocial y organizacional; en los

términos y condiciones apropiados, oportunos y equitativos, contribuyendo a la

eliminación efectiva de los obstáculos estructurales que impiden, a las iniciativas

económicas populares, el acceso a tal apoyo.

B.- EL OBJETO:

219
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

Artículo 1°: El presente Decreto Ley tiene por objeto crear, estimular, promocionar y

desarrollar el sistema microfinanciero, para atender la economía popular y alternativa, a los

fines de su incorporación a la dinámica del desarrollo económico y social.

C.- DEFINICIONES:
Artículo 2: A los efectos del presente Decreto Ley se entiende por:

Sistema Microfinanciero: Conjunto de entes u organizaciones públicos o privados que

mediante el otorgamiento de servicios financieros y no financieros; fomenten, promocionen,

intermedien o financien tanto a personas naturales; sean autoempleadas, desempleadas y

microempresarios, como a personas jurídicas organizadas en unidades asociativas o

microempresas, en áreas rurales y urbanas.

Microempresario: Persona natural o jurídica, que bajo cualquier forma de organización o

gestión productiva, desarrolle o tenga iniciativas para realizar actividades de

comercialización, prestación de servicios, transformación y producción industrial, agrícola o

artesanal de bienes. En el caso de persona jurídica, deberá contar con un número total no

mayor de diez (10) trabajadores y trabajadoras o generar ventas anuales hasta por la cantidad

de nueve mil Unidades Tributarias (9.000 U.T.).

Unidad Asociativa: Dos (2) o más personas naturales bajo cualquier forma de organización

con la finalidad de acceder a los servicios financieros y no financieros, para gestionar la

iniciativa económica común.

Servicios Financieros: Productos e instrumentos financieros prestados por los entes u

organizaciones públicos o privados para facilitar y promover el desarrollo de los usuarios del

sistema microfinanciero.

Servicios No Financieros: programas, proyectos, instrumentos y acciones para el

adiestramiento, capacitación, asistencia tecnológica, productiva y otros, prestados por los

entes u organizaciones públicos o privados a los usuarios del sistema microfinanciero.

Microcrédito: crédito concedido a los usuarios del sistema microfinanciero con o sin

intereses, destinado a financiar actividades de producción, comercialización o servicios, cuya

220
Julio García Gómez

fuente principal de pago lo constituya el producto de los ingresos generados por dichas

actividades.

D.- EJECUCIÓN DE LA ACTIVIDAD:

Artículo 4°: La actividad objeto del presente Decreto Ley será desarrollada por los entes de

ejecución.

Los referidos entes pueden ser Asociaciones Civiles, Fundaciones, Fondos, Cooperativas de

Ahorro y Crédito y otras organizaciones públicas o privadas, constituidas para prestar los

servicios previstos en el presente Decreto Ley, adoptando o no la forma de banco.

Igualmente podrán ser incorporadas al sistema microfinanciero, aquellas Instituciones

Financieras regidas por la Ley General de Bancos y Otras Instituciones Financieras que

manifiesten su voluntad de prestar los servicios financieros a que se refiere este Decreto Ley.

E.- PROMOCIÓN:

Artículo 5°: El Ejecutivo Nacional es el encargado de coordinar con los entes de ejecución,

las acciones y decisiones necesarias para promover el desarrollo del sistema microfinanciero.

F.- LINEAMIENTOS:

Artículo 6°: El Ejecutivo Nacional ejecutará las acciones y decisiones mencionadas en el

artículo anterior, basado principalmente en los siguientes lineamientos:

Promoción de programas y mecanismos que estimulen la productividad y competitividad del

sistema microfinanciero;

Apoyo y promoción para la suscripción de convenios y acuerdos nacionales e internacionales,

orientados a la consecución de los fines del presente Decreto Ley;

Promoción de la iniciativa e inversión pública o privada nacional e internacional, en la

provisión de servicios de fomento y desarrollo para las microfinanzas, auspiciando la

competencia sana y leal en el mercado;

Creación y fortalecimiento de programas que faciliten a los usuarios el acceso al mercado,

mediante el sistema microfinanciero;

221
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

Apoyo para la mejora de la eficiencia de los recursos humanos mediante programas y

servicios de promoción y desarrollo del sistema microfinanciero;

Evaluación de los resultados e impactos de los programas, proyectos, instrumentos y servicios

de promoción y desarrollo, a los efectos de mejorar la planificación y ejecución de sus

objetivos;

Incorporación en los programas y servicios de promoción y desarrollo del uso racional y

sostenible de los recursos financieros, así como la utilización de tecnologías y procesos

contables; y,

Promoción y articulación de programas y proyectos tendentes a desarrollar una cultura

productiva y de calidad de servicios, que facilite la sostenibilidad y sustentabilidad del

sector.

DEL FONDO DE DESARROLLO MICROFINANCIERO

A.- RÉGIMEN JURÍDICO:

Artículo 8°: Se crea el Fondo de Desarrollo Microfinanciero, ente con personalidad jurídica y

patrimonio propio e independiente de la Hacienda Pública Nacional, adscrito al Ministerio de

Finanzas. Su patrimonio gozará de las mismas prerrogativas fiscales y procesales que le

corresponden a los bienes que integran el patrimonio de la República de acuerdo a la Ley

respectiva.

B.- OBJETO:

Artículo 9°: El Fondo de Desarrollo Microfinanciero tiene por objeto principal apoyar las

políticas de fomento, desarrollo y fortalecimiento del sistema microfinanciero en los términos

de este Decreto Ley.

Será también un agente de financiamiento de los intereses no cobrados y los costos de

transacción de los créditos otorgados sin intereses a los entes de ejecución y a los usuarios del

sistema microfinanciero.

C.- COMPETENCIAS:

Artículo 13: Es competencia del Fondo de Desarrollo Microfinanciero:

222
Julio García Gómez

Realizar las operaciones necesarias para el cumplimiento del objeto previsto en el artículo 9°

del presente Decreto Ley;

Otorgar créditos a los entes de ejecución, de acuerdo a las disposiciones del presente Decreto

Ley con excepción de los entes financieros regidos por la Ley General de Bancos y Otras

Instituciones Financieras;

Administrar sus propios recursos, los asignados por el Ejecutivo Nacional y aquellos

provenientes de organismos nacionales e internacionales;

Optimizar el rendimiento y utilización de los recursos que le fueran asignados;

Hacer operaciones financieras en instituciones calificadas, nacionales e internacionales, que

generen la máxima rentabilidad y no estén sujetas a perdidas de valor de ninguna

naturaleza y de fácil realización, siempre que el producto de éstas sea destinado al

cumplimiento de su objeto, requiriendo para ello la mayoría calificada de la Junta

Directiva previa evaluación de su rentabilidad;

Suscribir fideicomisos o contratos de provisión de fondos con los entes de ejecución,

conforme a las disposiciones del presente Decreto Ley, a los fines del otorgamiento de

créditos a los usuarios del sistema microfinanciero;

Ejercer la supervisión de los créditos otorgados, para verificar la debida aplicación de los

recursos;

Actuar como fiduciario a los fines de canalizar los recursos otorgados a los programas objeto

de este Decreto Ley; y

Las demás competencias que le sean otorgadas.

D.- CRITERIOS PARA EL OTORGAMIENTO DE LOS CRÉDITOS:

Artículo 15: Los créditos otorgados a los clientes del sector microfinanciero están

fundamentados en:

El análisis crediticio, basado en el conocimiento de la persona, la voluntad moral para honrar

sus obligaciones, su unidad económica familiar, el entorno social y sus potencialidades;

La flexibilización de los requisitos y facilitación en los trámites administrativos;

223
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

El incremento progresivo de los montos de los préstamos al usuario, en función al

cumplimiento de sus pagos; y

Los créditos serán otorgados, con o sin intereses, fundamentándose en la oportunidad, la

necesidad de acceso inmediato y el tiempo de recuperación de los mismos.

E.- LAPSO DE FINANCIAMIENTO DE CRÉDITOS:

Artículo 16: Los créditos otorgados por el Fondo de Desarrollo Microfinanciero a los entes de

ejecución, pueden ser financiados por un período de hasta cinco (5) años.

3.5.1.4. DECRETO CON FUERZA DE LEY DE CREACIÓN DEL FONDO ÚNICO


SOCIAL (G. O. N° 37322 DEL 22-11-2001):

A.- EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

El Fondo Único Social se creó como un servicio autónomo sin personalidad jurídica,

adscrito al Ministerio de Salud y Desarrollo Social con el objeto de concentrar en un solo ente

la captación y administración de los recursos para lograr la optimización de las políticas,

planes y regulación de los programas sociales destinados a fortalecer el desarrollo social, la

salud integral, la educación y el impulso de la economía popular competitiva, con énfasis en la

promoción y desarrollo de microempresas y cooperativas como forma de participación popular

en la actividad económica y en la capacitación para el trabajo de jóvenes y adultos.

En el presente Decreto Ley cambia la naturaleza jurídica del Fondo, creando el instituto

autónomo Fondo Único Social, adscrito al Ministerio de la Secretaría de la Presidencia, y

suprimiendo el Servicio Autónomo Fondo Único Social, a los fines de dotar al Fondo de

mayor autonomía en el ejercicio de sus funciones, para que posea individualidad jurídica,

patrimonial, financiera y presupuestaria, otorgándole de esta manera personalidad jurídica y

patrimonio propio e independiente de la República, separando así sus funciones de la

Administración Central, y permitiendo el cumplimiento de las mismas con mayor propiedad

dentro de un régimen jurídico que permita una mayor flexibilidad en el manejo de su

224
Julio García Gómez

patrimonio y en su capacidad negocial, lo que facilita la realización de las operaciones para el

cumplimiento de su objeto.

El presente Decreto Ley, regula igualmente la organización y funcionamiento del instituto

autónomo Fondo Único Social, el cual tiene por objeto concentrar y coordinar eficientemente

los procesos de captación, administración e inversión de recursos, con la finalidad de

optimizar el desarrollo y ejecución de las políticas, planes y programas destinados a favorecer

y fortalecer con una respuesta oportuna y eficaz el desarrollo social, la salud integral y la

educación. Así mismo, compete al referido Fondo impulsar la economía popular, promover la

creación y el desarrollo de microempresas y cooperativas como formas de participación

popular, en la actividad económica y en la capacitación laboral de jóvenes y adultos.

Este Decreto Ley se sustenta en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela,

Título III, Capítulo V “De los derechos sociales y de las familias”, Capítulo VI “De los

derechos culturales y educativos”, Capítulo VII “De los derechos económicos”, Título VI,

Capítulo I “Del régimen socioeconómico y de la función del Estado en la economía”; la cual

prevé el derecho a la salud, el derecho a la educación, el derecho de los trabajadores así como

de las comunidades para desarrollar acciones de carácter social y participativo y el deber del

Estado de proteger y promover la pequeña y mediana industria, las cooperativas, las cajas de

ahorro, así como también, la empresa familiar, la microempresa y cualquier forma de

asociación comunitaria para el trabajo, el ahorro y el consumo, bajo régimen de propiedad

colectiva, con el fin de fortalecer el desarrollo económico del país, basándolo en la iniciativa

popular. Igualmente, el Estado tiene el deber de asegurar la capacitación, la asistencia técnica

y el financiamiento oportuno.

La actual estructura social, jurídica y financiera de la República Bolivariana de

Venezuela está encausada a solucionar los problemas sociales de sus ciudadanos

dentro de los lineamientos económicos modernos y funcionales de la nueva

República, ya que en la realidad venezolana existen sectores, que no cuentan con los

medios necesarios para su desarrollo pleno.

225
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

El Fondo Único Social está al servicio de los ciudadanos y ciudadanas, cuyos derechos e

intereses ha de respetar y garantizar en todo momento, en este sentido, tiene por finalidad

optimizar la realización de programas destinados a favorecer y fortalecer el desarrollo social,

la salud integral, la educación, las microempresas, las cooperativas y la capacitación laboral

de jóvenes y adultos. Este Fondo asegurará que las mencionadas iniciativas reciban el

respaldo en materia de financiamiento, eliminando los obstáculos que impidan el acceso a tal

apoyo.

El Decreto Ley de creación del Fondo Único Social, es un cuerpo normativo integrado por

25 artículos, divididos en 2 Títulos.

El Título Primero, de las Disposiciones Generales, crea el instituto autónomo Fondo Único

Social, define su objeto y establece su patrimonio, y el Título Segundo, de las Operaciones y

el Funcionamiento del Fondo Único Social, regula las operaciones del Fondo y su

organización interna.

B.- RÉGIMEN JURÍDICO:

Artículo 2°. Se crea el Fondo Único Social como un instituto autónomo con personalidad

jurídica y patrimonio propio e independiente de la República; y estará adscrito al Ministerio

de la Secretaría de la Presidencia.

Artículo 3°. El Fondo Único Social gozará de los mismos privilegios y prerrogativas

que el ordenamiento jurídico consagra a favor de la República.

C.- EL OBJETO DEL FONDO ÚNICO SOCIAL:

Artículo 7°. Corresponde al Fondo Único Social concentrar y coordinar eficientemente los

procesos de captación, administración e inversión de recursos con la finalidad de optimizar el

desarrollo y ejecución de las políticas, planes y programas destinados a favorecer y fortalecer

con una respuesta oportuna y eficaz el desarrollo social, la salud integral y la educación. Así

mismo, compete al referido Fondo impulsar la economía popular, promover la creación y el

desarrollo de microempresas y cooperativas como formas de participación popular, en la

actividad económica y en la capacitación laboral de jóvenes y adultos.

226
Julio García Gómez

D.- LAS OPERACIONES Y DEL FUNCIONAMIENTO DEL FONDO ÚNICO SOCIAL:

Artículo 9°. El Fondo Único Social realizará las siguientes operaciones:

Colocar sus recursos en fideicomisos en cualquier institución financiera. Dichos

recursos estarán representados en inversiones que garanticen la mayor

seguridad, rentabilidad y liquidez, y serán utilizados para financiar únicamente los

programas sociales que sean aprobados por el Presidente o Presidenta de la

República, en Consejo de Ministros, a propuesta del Gabinete Social.

Realizar operaciones de compraventa de bienes muebles o inmuebles que fueren

necesarias para cumplir con el objeto del Fondo.

Participar en proyectos y programas con colaboración de organismos internacionales,

cónsonos con el objeto del Fondo.

Financiar la preinversión y ejecución de proyectos, a corto, mediano o largo plazo,

destinados a la realización de actividades sociales, cónsonas con el objeto del

Fondo.

Participar sólo o conjuntamente con otras personas o instituciones en el capital de

microempresas o cooperativas en formación, en los términos y condiciones que

establezca el Directorio Ejecutivo.

Otorgar créditos con sus recursos o aportes orientados a la ejecución de programas y

proyectos de desarrollo social, en los términos y condiciones que establezca el

Directorio Ejecutivo.

Proporcionar asistencia y asesoría técnica y financiera que contribuya a mejorar el

acceso y las condiciones de crédito para el desarrollo de microempresas y

cooperativas.

Colocar los recursos disponibles o no invertidos en depósitos en instituciones

financieras de primera clase en el país o en el exterior.

227
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

Actuar como ente de ejecución del Fondo de Desarrollo Microfinanciero, en los

términos previstos en el Decreto con Fuerza de Ley de Creación, Estímulo,

Promoción y Desarrollo del Sistema Microfinanciero y su Reglamento.

Otorgar los recursos que sean necesarios para cumplir con el objeto que se le asigna

en el presente Decreto Ley, a través de fideicomisos o mediante contratos de

provisión de fondos, debidamente suscritos con el Fondo de Desarrollo

Microfinanciero.

Cualquier otra operación lícita cónsona con sus objetivos.

E.- LUGAR DE EJECUCIÓN DE LOS PROGRAMAS:

Artículo 12. Cualquier institución pública o privada podrá participar o coadyuvar activamente

en el desarrollo y ejecución de los programas sociales financiados por el Fondo Único Social.

3.5.1.5. DECRETO CON FUERZA DE LEY DEL FONDO DE CRÉDITO INDUSTRIAL


(FONCREI):

A.- RÉGIMEN JURÍDICO:

Artículo 1. El Fondo de Crédito Industrial (FONCREI) es un instituto autónomo con

personalidad jurídica y patrimonio propio, adscrito al Ministerio de la Producción y el

Comercio, cuyo objetivo principal es la actividad financiera, dirigida a cumplir con las

políticas y estrategias de desarrollo económico y social de la Nación, dictadas por el

Ministerio de adscripción.

Su domicilio es la ciudad de Caracas, pudiendo establecer oficinas en el resto del territorio de

la República.

B.- EL OBJETO:

Artículo 2. El Fondo de Crédito Industrial (FONCREI), tendrá por objeto:

228
Julio García Gómez

Promover, identificar, fomentar, impulsar y financiar los proyectos de inversión

industriales, desde la preinversión hasta la fase de comercialización; de manera

preferente a las pequeñas y medianas empresas del sector, mediante el uso de

sus propios recursos, los asignados por el Ejecutivo Nacional y terceros, que

satisfagan los requerimientos de competitividad y productividad; para lo cual

realizará las operaciones autorizadas en el Título III del presente Decreto Ley.

Financiar y canalizar con recursos propios o de terceros, a través de entes públicos y

privados que acometan acciones en esta materia, programas sociales o

especiales conforme a lo establecido en el presente Decreto Ley.

C.- FINALIDAD:
Artículo 3. El Fondo de Crédito Industrial (FONCREI) canalizará recursos a través de

entidades financieras públicas o privadas, bancarias y no bancarias, que solo podrán ser

destinados al financiamiento de la actividad industrial en los términos previstos en el artículo

2 de este Decreto Ley. A estos fines, FONCREI suscribirá con las entidades financieras

anteriormente indicadas, líneas de crédito, contratos de provisión de fondos, fideicomisos, y

cualquier otro tipo de contrato que permita alcanzar el objeto del financiamiento.

Las entidades financieras públicas o privadas, bancarias y no bancarias, darán curso a las

solicitudes de crédito, en adecuación a las condiciones que se establezcan en el presente

Decreto Ley, su Reglamento, las Normas Operativas y en especial a los requisitos previstos

en los correspondientes contratos que resulten suscritos con el Fondo de Crédito Industrial

(FONCREI).

Los contratos suscritos a estos fines, deberán indicar expresamente que el riesgo de crédito

otorgado por las entidades financieras públicas o privadas, bancarias y no bancarias, será

asumido por éstas, salvo en los programas que por sus características particulares requieran

que el mismo sea compartido.

En las Normas Operativas se establecerá todo lo relativo a la garantía de recuperación o

cobertura de riesgo.

229
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

D.- OPERACIONES:
Artículo 5. El Fondo de Crédito Industrial (FONCREI) realizará las operaciones necesarias

para el cumplimiento del objeto previsto en el presente Decreto Ley, y podrá:

Otorgar créditos a entidades financieras públicas o privadas, bancarias y no bancarias,

encargadas del financiamiento de la actividad industrial; contraer compromisos de

créditos directos o indirectos con ellas, descontar a dichas instituciones financieras

títulos de créditos provenientes de financiamientos destinados a la adquisición y

montaje de maquinaria y equipos industriales, siempre que la finalidad de tales

operaciones crediticias sea la de cumplir los objetivos señalados en el programa de

administración de los recursos del Fondo.

Emitir bonos y obligaciones con respaldo de su cartera de créditos o de los valores que posea.

Establecer, en las condiciones que determine el Ejecutivo Nacional, sistemas de

compensación a través de tasas diferenciales a los intereses en las operaciones de

crédito industrial que, por sus propios recursos, realicen los Institutos Financieros con

los cuales celebre convenios en tal sentido.

Otorgar garantías o avales a las entidades financieras públicas o privadas, bancarias y no

bancarias en la oportunidad, término y condiciones que establezca el Presidente de la

República en Consejo de Ministros, circunscritos a las operaciones que cumplan los

objetivos del Fondo.

Administrar sus propios recursos, los asignados por el Ejecutivo Nacional, así como aquellos

provenientes de organismos financieros nacionales e internacionales.

Optimizar el rendimiento y utilización de los recursos que le sean asignados.

Conformar y administrar el mercado secundario de hipotecas conforme a los lineamientos que

se dicten en el Reglamento de el presente Decreto Ley.

Otorgar créditos directamente a las pequeñas y medianas empresas del sector industrial para

satisfacer sus necesidades de inversión. En las Normas Operativas, se establecerán las

condiciones que regirán el otorgamiento de estos financiamientos.

230
Julio García Gómez

Suscribir fideicomisos o contratos de provisión de fondos con la banca comercial, a los fines

del otorgamiento de créditos orientados a pequeños y medianos empresarios y pequeños

y medianos industriales.

Ejercer la supervisión y fiscalización de los créditos que otorgue, con el fin de lograr la

debida aplicación de los recursos por parte de los beneficiarios en adecuación a su

objeto. Dicha supervisión y fiscalización será efectuada por personal especializado.

Efectuar por su cuenta, o a través de empresas consultoras especializadas, estudios destinados

a identificar necesidades de inversión en las áreas que constituyen su objeto, cuyos

resultados deberán ser informados en forma oficial al Ministerio de la Producción y el

Comercio.

Actuar como fiduciario a los fines de canalizar recursos de terceros a programas de desarrollo

de carácter social o especial.

Asistir técnicamente a los solicitantes o beneficiarios de los créditos, para lo cual podrá

identificar, preparar y supervisar proyectos de inversión, de conformidad con las

Normas Operativas.

Compartir cobertura de riesgo o garantías, sobre los créditos aprobados por las entidades

financieras públicas o privadas, bancarias y no bancarias, bien sean otorgados con

recursos propios de las instituciones financieras o los del Fondo de Crédito Industrial

(FONCREI), en los supuestos expresamente señalados en las Normas Operativas.

Hacer depósitos a plazos en las entidades financieras encargadas del financiamiento de la

actividad industrial e invertir en valores de fácil realización y de renta fija, siempre que

el producto de estos valores sea destinado a los fines previstos en el artículo 2 del

presente Decreto Ley.

E.- PARTICIPACIÓN EN EMPRESAS FINANCIERAS O NO FINANCIERAS:

Artículo 6. El Fondo de Crédito Industrial (FONCREI), podrá tener participación en

empresas financieras y no financieras, hasta en un porcentaje máximo del veinte por ciento

(20%) del patrimonio del Fondo, de conformidad con los lineamientos adoptados por su

231
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

Directorio. Los plazos de estas participaciones no podrán ser superiores a cinco (5) años ni

podrán exceder del veinte por ciento (20%) del capital suscrito de las empresas.

El Presidente de la República en Consejo de Ministros, podrá autorizar plazos y porcentajes

de participación superiores a los establecidos en este artículo.

F.- ASISTENCIA TÉCNICA INTEGRAL:

Artículo 12. Para garantizar la eficiente utilización de los recursos financiados por el Fondo

de Crédito Industrial (FONCREI), en atención a su fin productivo, la asistencia técnica del

crédito será obligatoria en todos los casos, salvo que el beneficiario demuestre su experiencia

en la actividad que va a desarrollar.

Dicha asistencia técnica podrá ser financiada por el Fondo de Crédito Industrial (FONCREI)

en los casos y porcentajes que su Directorio determine y comprenderá la organización para la

producción de las economías populares y cooperativas; la transferencia tecnológica a través

de servicios de extensión, preparación del proyecto, tramitación del crédito, supervisión,

recuperación crediticia, así como transporte, almacenamiento y comercialización del proceso

productivo.

Las Normas Operativas establecerán todo lo relacionado con los mecanismos de

instrumentación de la asistencia técnica.

G.- CONDICIONES PARA LAS OPERACIONES DE LOS PRESTAMOS:

Artículo 16. Los interesados harán sus solicitudes de crédito directamente a las entidades

financieras públicas o privadas, bancarias y no bancarias, indicadas en el presente Decreto

Ley, las cuales tendrán a su cargo la tramitación de la solicitud, dentro de las normas y

condiciones que establezca el Directorio, el análisis del plan de inversiones y la verificación

de las demás informaciones pertinentes, así como el control de la inversión y el cobro de las

cuotas de amortización e intereses.

En los casos de programas sociales o especiales, los interesados harán sus

solicitudes de crédito directamente al Fondo de Crédito Industrial (FONCREI), el cual

232
Julio García Gómez

tendrá a su cargo la tramitación de la solicitud, dentro de las normas y condiciones

que se establezcan en los respectivos contratos suscritos.

Sin menoscabo de los derechos de supervisión y vigilancia que asisten al Fondo de Crédito

Industrial (FONCREI), corresponde a las entidades financieras públicas o privadas, bancarias

y no bancarias, el análisis del plan de inversiones, la verificación de la suficiencia de

garantías y las demás informaciones pertinentes; el control de la inversión, el cobro de las

cuotas de capital e intereses, la verificación de la correcta inversión del crédito y en

definitiva cualquier actividad relacionada con la supervisión y vigilancia del crédito.

Artículo 17. Las entidades financieras públicas o privadas, bancarias y no bancarias,

someterán a consideración del Directorio del Fondo de Crédito Industrial (FONCREI), los

préstamos que pretendan otorgar para la calificación de su elegibilidad, si llenan los

requisitos previstos en la presente Ley así como en las Normas Operativas.

Artículo 18. Las operaciones de préstamos que se realicen de conformidad con este Decreto

Ley, deberán corresponder a la política de desarrollo industrial del país dictada por el

Ejecutivo Nacional.

Artículo 19. Las operaciones que realicen las entidades financieras públicas o privadas,

bancarias y no bancarias, con recursos del Fondo de Crédito Industrial (FONCREI), de

conformidad con el presente Decreto Ley, deberán satisfacer, entre otros, los siguientes

requisitos:

Que el crédito otorgado se aplique a inversiones fijas destinadas a proyectos industriales

dirigidos a la instalación, ampliación o traslado de industrias hacia áreas previamente

determinadas por el Ejecutivo Nacional, o a la instalación de empresas de servicio directo

o apoyo a la industria.

Que el plazo del préstamo y las modalidades relativas a los años de gracia para la

amortización de capital y pago de intereses, y lo relativo al período de amortización de

los créditos otorgados, de conformidad con el artículo 2 del presente Decreto Ley, sean

233
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

determinados por el Directorio del Fondo de Crédito Industrial (FONCREI), en función

de la naturaleza del proyecto a ser financiado.

Artículo 20. Los solicitantes de crédito deberán comprobar fehacientemente que tienen

asegurada la totalidad de la inversión requerida para la ejecución del proyecto, incluyendo los

posibles recursos que pueda proporcionar el Fondo de Crédito Industrial (FONCREI).

Artículo 21. A los fines de las garantías que deberán respaldar las operaciones de

financiamiento que se otorguen conforme a este Decreto Ley, el Directorio del Fondo de

Crédito Industrial (FONCREI), fijará los lineamientos en base a los cuales deberá constituirse

dicha garantía, de acuerdo a las particularidades de cada caso.

Artículo 22. Las entidades financieras públicas o privadas, bancarias y no bancarias, cobrarán

por las operaciones de crédito que realicen con recursos provenientes del Fondo de Crédito

Industrial (FONCREI), una tasa de interés fijada por el Directorio de este último.

El Fondo de Crédito Industrial (FONCREI), percibirá por los fondos suministrados a las

entidades financieras públicas o privadas, bancarias y no bancarias, el porcentaje de interés

que determine su Directorio, en función del programa a ser financiado, pero en todo caso,

nunca podrá ser inferior a la tasa de interés pasiva publicada por el Banco Central de

Venezuela.

3.5.1.6. DECRETO CON FUERZA DE LEY DE REFORMA PARCIAL A LA LEY


DEL BANCO DE COMERCIO EXTERIOR (G. O. N° 37330 DEL 22-11-
2001):

A.- EXPOSICIÓN DE MOTIVOS:

La presente reforma de la Ley del Banco de Comercio Exterior tiene por fin adaptar el

objeto de la mencionada institución a las necesidades de desarrollo actual del país,

234
Julio García Gómez

particularmente aquellas áreas de la producción destinadas al comercio exterior, lo cual

impone una nueva definición del Banco por la naturaleza de su objeto como institución de

desarrollo y no meramente comercial. Siendo el Banco de Comercio Exterior una institución

del Estado que cumple fines específicos consagrados en la Constitución de la República,

como es el de fomentar la producción de bienes y servicios internos y de generar y facilitar el

intercambio comercial adecuado con otros países, se encuentren éstos dentro o fuera de

procesos de integración regionales junto a Venezuela, se hace necesario, hoy más que nunca,

que la nación cuente con un organismo financiero de primer orden para llevar adelante dichos

cometidos, y que dicho organismo se encuentre adscrito al Ministerio de la Producción y el

Comercio, como la mejor forma de adaptarlo a los lineamientos, políticas y planes de

desarrollo dictados por el Ejecutivo Nacional.

Por tales circunstancias, se creyó oportuno incluir como punto específico dentro de la Ley

Habilitante, la reforma a la Ley que crea el Banco de Comercio Exterior, con el propósito de

establecer su condición de banco de desarrollo, vale decir, que su actividad se extenderá más

allá de las simples operaciones de financiamiento del comercio exterior, para reorientarse

también hacia el área de la producción, eliminándose la limitación existente con respecto al

sector petrolero. En este sentido, debe precisarse que esta nueva orientación del Banco,

consagrada en el primer dispositivo de la reforma, constituye o encierra el objetivo principal

del texto innovado.

Siguiendo este mismo orden de ideas, se amplía hasta doce (12) años el plazo para el

financiamiento, considerando la importancia que reviste para el Banco, en su condición de

institución dedicada al desarrollo del sector exportador, de ofrecer plazos de financiamientos

competitivos a nivel internacional para el desarrollo de proyectos para la exportación. Así

mismo, en lo relativo a las Operaciones del Banco, se contempla la posibilidad de otorgar

créditos, a través de la banca, a inversionistas nacionales o extranjeros, no sólo para el

financiamiento de operaciones de comercio exterior, sino también para el desarrollo de

proyectos de producción para la exportación de bienes o servicios de origen nacional,

característica ésta propia de la banca de desarrollo.

235
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

Igualmente, se incluye la facultad de mantener la custodia de las inversiones que realice en

títulos o valores, a los fines de evitar incurrir en costos operativos mayores sin presencia de

riesgos en la custodia, por ser una empresa del estado de carácter estratégico distinta a las

Instituciones Financieras privadas que requieren mantener la custodia en terceros bancos; así

como la posibilidad de emitir bonos y obligaciones con respaldo de una parte de la cartera de

créditos o de valores, en caso de necesidad de incrementar la liquidez del Banco.

En el mismo dispositivo sobre las Operaciones del Banco se contempla la posibilidad de

participación en la creación de consorcios por sectores de producción destinados a la

exportación. Ello permite a Bancoex cumplir un papel mucho más dinámico en el

financiamiento y promoción del desarrollo nacional. Así mismo, se establece la participación

del Banco con terceros inversionistas en el capital de empresas en formación con un límite

máximo de cinco años y en un porcentaje que no exceda del treinta por ciento (30%) del

capital social de la empresa, para que el Banco contribuya a su desarrollo.

Así mismo, se amplió la regulación relativa al tratamiento que en materia de control y

supervisión debe darse al Banco por parte de la Superintendencia de Bancos y otras

Instituciones Financieras, atendiendo su condición de institución financiera de desarrollo que

otorga créditos en dólares.

Se hizo énfasis en la necesidad de que en el otorgamiento de líneas de crédito a bancos e

instituciones financieras, éstas deberán aprobar los créditos que a su vez otorguen, en razón

de asumir la totalidad del riesgo derivado de dichos créditos, por ser éstas deudoras del

Banco.

Dentro de las facultades del Banco se incluyó complementariamente la tramitación y

emisión de Certificados de Origen, actividad que ha venido desarrollando desde el año 1998,

por atribución que le fuera otorgada mediante convenio suscrito con el Ministerio de Industria

y Comercio.

Se crea un Capítulo relativo a las sanciones aplicables en caso de infracciones a las

disposiciones sobre las operaciones del Banco y las prohibiciones, a los fines de subsanar la

falta de regulación en la Ley vigente, considerando el carácter especial de las operaciones

236
Julio García Gómez

realizadas por esta Institución Financiera, las cuales no están consagradas en la Ley General

de Bancos y otras Instituciones Financieras vigente y, en consecuencia, resultaba imposible la

aplicación de las sanciones establecidas en esta Ley.

Se incorpora una modificación que permite que las exportaciones que financie Bancoex

estén amparadas con otro tipo de garantías además de pólizas de seguros de riesgos a la

exportación, a fin de ampliar el respaldo ofrecido por los exportadores al financiamiento

otorgado por el Banco y obtener cobertura total de los riesgos respectivos.

Igualmente, se incorporó a las actividades de la Junta Directiva del Banco dos nuevas

atribuciones relacionadas con los Fondos Autónomos. Con la reforma en cuestión se llena un

vacío legal, habida cuenta que se faculta a los administradores para presentar a la

consideración de la Junta Directiva los acuerdos adoptados por los respectivos Comités, lo

cual contribuirá al cabal cumplimiento de las finalidades específicas asignadas a los referidos

Fondos en materia de promoción de exportaciones e inversiones y de cobertura de los riesgos

políticos y extraordinarios que afecten las exportaciones de bienes y servicios nacionales.

Se regula la asistencia del Vicepresidente de Promoción de Exportaciones e Inversiones al

Comité de Promoción de Exportaciones e Inversiones y de los Servicios a los Exportadores, y

se precisan las atribuciones de dicho Comité.

Se incluye una disposición con el objeto de establecer las reglas de enajenación de los

activos del Banco, la cual se regirá por la Ley General de Bancos y otras Instituciones

Financieras, pero dejando a salvo la facultad de la Junta Directiva de establecer los

mecanismos mediante los cuales se efectuará la enajenación bajo determinadas

circunstancias. Esto permitirá al Banco una mayor flexibilidad en sus operaciones y eliminará

las rigideces propias a que deben estar sometidas las entidades públicas.

Se incorpora un nuevo artículo que regula la excepción del cumplimiento de cualquier

norma general dirigida a los Bancos y demás Instituciones Financieras, que impongan deberes

distintos a la promoción y financiamiento de las exportaciones de bienes y servicios

nacionales y a los servicios a los exportadores.

237
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

Se adicionan dos nuevos artículos con relación a la prestación de servicios gratuitos por

parte de Tribunales, Registradores, Notarios y demás funcionarios de la Administración

Pública Nacional a favor del Banco de Comercio Exterior con motivo de las actuaciones

inherentes a sus funciones y obligaciones respecto de las pequeñas y medianas empresas.

Finalmente, se realizan diversas modificaciones en el texto legal vigente en lo relativo a la

facultad de creación de las Oficinas de Representación Comercial, participación accionaria de

la República, oportunidad de reunión de las Asambleas Ordinarias de Accionistas, y la

posibilidad de acogerse a los Convenios Cambiarios que celebre el Ejecutivo Nacional con el

Banco Central de Venezuela, o suscribir Acuerdos Particulares con esta Institución

fundamental del Estado, que le permita preservar su patrimonio en divisas.

B.- RÉGIMEN JURÍDICO:

Artículo 1°. Se crea el Banco de Comercio Exterior, banco de desarrollo, de capital mixto y

con forma de compañía anónima, adscrito al Ministerio de la Producción y el Comercio.

C.- EL OBJETO:

Artículo 4°. El Banco tiene por objeto el financiamiento y la promoción de las exportaciones

de bienes y servicios nacionales, enmarcados en los planes y políticas de desarrollo

socioeconómico establecidos por el Ejecutivo Nacional. En cumplimiento de las funciones de

promoción de las exportaciones, el Banco prestará asistencia técnica y de capacitación.

Igualmente, propulsará la asociación de las pequeñas empresas con el objeto de fortalecer su

participación en los mercados externos. Así mismo, es objeto del Banco de Comercio

Exterior, fomentar las inversiones dirigidas a la consolidación de unidades productivas para la

exportación.

D.- OPERACIONES DEL BANCO:

Artículo 26. El Banco de Comercio Exterior podrá, conforme a los programas que al efecto

apruebe la Junta Directiva:

238
Julio García Gómez

Recibir depósitos a la vista o a plazo, en bolívares o en moneda extranjera, de personas

naturales o jurídicas, públicas o privadas, nacionales o extranjeras y devolverlos en la

misma clase de moneda recibida.

Otorgar créditos a los bancos y otras instituciones financieras que sean seleccionados por la

Junta Directiva para el financiamiento de las operaciones de comercio exterior, o

desarrollo de proyectos de producción para las exportaciones de bienes y servicios de

origen nacional.

Otorgar créditos o garantías a exportadores de bienes y servicios de origen nacional, hasta por

un plazo no mayor de doce (12) años, así como también a los importadores de otro país

que soliciten al Banco financiamiento para adquirir bienes y servicios de origen nacional

en los términos y condiciones que determine la Junta Directiva, de conformidad con los

lineamientos de los planes y políticas de desarrollo económico y social dictados por el

Ejecutivo Nacional.

Colocar transitoriamente, en condiciones de mercado, en inversiones seguras, rentables y de

fácil realización, las disponibilidades líquidas no comprometidas en las operaciones

indicadas en los numerales anteriores de este artículo.

Mantener la custodia de las inversiones que realice en títulos o valores.

Emitir bonos y obligaciones, con respaldo de un porcentaje de su cartera de créditos o de los

valores que posea, con el propósito de incrementar la capacidad financiera para el

otorgamiento de los créditos.

Promover relaciones de intercambio informativo y de asistencia financiera con organismos

nacionales e internacionales.

Establecer canales de comunicación permanente sobre política comercial internacional con el

Ministerio de la Producción y el Comercio y el Ministerio de Relaciones Exteriores.

Participar en forma directa, conjunta o separadamente con terceros en el capital de empresas

que se encuentren en formación, hasta por un plazo no mayor de cinco (5) años y en un

porcentaje que no exceda del treinta por ciento (30%) de su capital social de la empresa,

cuyo objeto sea la producción y comercialización de bienes o servicios nacionales

239
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

destinados a la exportación, conforme a los lineamientos que apruebe la Asamblea de

Accionistas.

Promover y asistir técnicamente la creación de consorcios por sectores de producción

destinados a la exportación de bienes y servicios nacionales.

11. Promover y facilitar inversiones nacionales y extranjeras en empresas y consorcios

destinados a la exportación de bienes y servicios nacionales.

12 .Las demás operaciones que conduzcan al logro de su objeto y que la Junta Directiva

considere compatibles con su naturaleza.

FONDO DE PROMOCIÓN DE EXPORTACIONES E INVERSIONES Y DE LOS

SERVICIOS A LOS EXPORTADORES

A.- RÉGIMEN JURÍDICO Y APORTES:

Artículo 39. A los fines de realizar las funciones de promoción de exportaciones e inversiones

y de los servicios a los exportadores, se crea un fondo autónomo denominado Fondo de

Promoción de Exportaciones e Inversiones y de los Servicios a los Exportadores, adscrito y

administrado por el Banco de Comercio Exterior, con patrimonio separado...

B.- FUNCIONES DEL FONDO DE PROMOCIÓN DE EXPORTACIONES:

Artículo 42. A los fines de ejecutar los lineamientos de las políticas que establezca el

Ejecutivo Nacional de conformidad con lo establecido en el Artículo 4 de este Decreto Ley, el

Fondo tendrá, entre otras, las siguientes atribuciones:

Promover la participación de empresas venezolanas en eventos destinados a incrementar y

fortalecer las exportaciones de bienes y servicios nacionales.

Fomentar la participación de empresas nacionales en Exposiciones y Ferias Comerciales.

Promover Misiones Comerciales de empresas venezolanas al exterior.

Promover Misiones Comerciales de compradores del exterior a Venezuela.

Fomentar los servicios de atención al exportador en todas aquellas áreas que faciliten el

desarrollo de sus exportaciones.

240
Julio García Gómez

El acopio y difusión de informaciones que ayuden al conocimiento de la oferta exportable

venezolana.

Dar a conocer mediante publicaciones o cualquier otro medio informativo o audiovisual, las

posibilidades de mercadeo y colocación de productos nacionales en los mercados

externos.

Las demás que le asigne este Decreto Ley o su Reglamento.

C.- COLABORACIÓN DE AGREGADOS COMERCIALES::

Artículo 44. Los Agregados Comerciales acreditados en las respectivas Embajadas de

Venezuela y otros funcionarios que realicen actividades relacionadas o conexas deberán

colaborar, conforme a lineamientos del Ministerio de la Producción y el Comercio, con el

Banco de Comercio Exterior en el cumplimiento de sus objetivos en relación a la promoción

de inversiones y exportaciones nacionales y en tal virtud podrán:

Dar o conseguir información comercial para la promoción de exportaciones.

Ofrecer a los exportadores servicios de información comercial y de apoyo en el mercadeo de

sus productos.

Ayudar en la organización de ferias y misiones comerciales.

Gestionar ante las autoridades del país respectivo lo concerniente a promoción de

exportaciones e inversiones.

Cualquier otra compatible con los intereses del Banco inherentes a sus funciones.

3.5.1.7. DECRETO CON RANGO Y FUERZA DE LEY QUE REGULA EL SISTEMA


NACIONAL DE GARANTÍAS RECÍPROCAS PARA LA PEQUEÑA Y
MEDIANA EMPRESA (G. O. N° 36824 DEL 08-11-1999):

A.- INTEGRANTES BÁSICOS Y NATURALEZA DE LAS GARANTÍAS:

241
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

Artículo 1. El presente Decreto-Ley regula el Sistema Nacional de Garantías Recíprocas para

la Pequeña y Mediana Empresa. El Sistema reposa en la cooperación de los integrantes

básicos que lo constituyen: pequeñas y medianas empresas, entidades financieras y entes

públicos nacionales, regionales o municipales. Dicha cooperación constituye un valor esencial

para desarrollar sistemas eficaces de garantías, permitiendo a la pequeña y mediana empresa

facilitar el acceso al crédito del sistema financiero y entes crediticios, públicos y privados,

mediante el otorgamiento de garantías que avalen los créditos de las pequeñas y medianas

empresas requieran para financiar sus proyectos, mejoramiento de esta manera, las

condiciones de financiamiento para este sector, y a la vez, contribuyendo al desarrollo,

estabilidad y seguridad del sistema financiero nacional.

B.- TIPOS DE EMPRESAS BENEFICIARIAS:

Artículo 2. A los fines del presente Decreto-Ley, el término: empresa, está referido tanto a

unidades de producción de la industria manufacturera, como a las de apoyo o servicio a ésta y

a la actividad comercial o turística, así como a la producción agrícola, pecuaria, forestal,

minera o pesquera, sean dichas unidades de producción, propiedad de personas naturales o

jurídicas.

C.- PERSONAS JURÍDICAS QUE INTEGRAN LAS GARANTÍAS RECÍPROCAS Y

SUS SOCIOS:

Artículo 3. El Sistema Nacional de Garantías Recíprocas para la Pequeña y Mediana Empresa,

estará integrado por los fondos nacionales de garantías recíprocas y a las sociedades de

garantías recíprocas, nacionales o regionales; además, contará con la participación de los

gremios y entes asociativos empresariales y las agrupaciones de trabajadores. Sólo las

pequeñas y medianas empresas podrán ser socios beneficiarios; los restantes, serán socios de

apoyo.

PARÁGRAFO ÚNICO: El registrador mercantil o cualquier otra oficina de registro público,

se abstendrá de inscribir aquellas sociedades, asociaciones, fundaciones o firmas mercantiles

242
Julio García Gómez

o fondos de comercio cuya denominación o razón social implique una contravención a lo

dispuesto en este artículo.

D.- OBJETO DE LOS FONDOS NACIONALES DE GARANTÍAS:

Artículo 5. Los fondos nacionales de garantías recíprocas, tendrán como objeto respaldar las

operaciones que realicen las sociedades de garantías recíprocas pertenecientes a su respectivo

sector económico, mediante la suscripción de acciones representativas del capital de éstas; el

otorgamiento o apertura de líneas de crédito para programas y proyectos específicos y,

operaciones de segunda fianza, con base en la normativa, los reglamentos y procedimientos

que el Ejecutivo Nacional o la Superintendencia de Bancos y Otras Instituciones Financieras,

establezcan al efecto.

E.- FORMA DE CONSTITUCIÓN DE LOS FONDOS:

Artículo 6. Los fondos nacionales de garantías recíprocas se constituirán bajo la forma de

sociedades anónimas. Sus acciones podrán ser suscritas por los entes del Estado, sociedades

de garantías recíprocas de la pequeña y mediana empresa y gremios empresariales del

respectivo sector.

F.- PATRIMONIO DE LOS FONDOS:

Artículo 7. El patrimonio de los fondos nacionales de garantías recíprocas, estará constituido

por los aportes que les hagan la República y los demás entes del Estado, los gremios

empresariales y las sociedades de garantías recíprocas. El capital inicial de los fondos y los

sucesivos aportes, será determinado por el Ejecutivo Nacional mediante resolución de los

respectivos ministerios que se relacionan con el sector económico del cual se trate.

G.- APORTES DEL ESTADO Y TIPO DE ACCIONES:

Artículo 8. Los aportes de los entes del Estado, se expresarán en acciones nominativas de tipo

"A", y las acciones de tipo "B", serán suscritas por los gremios empresariales y las sociedades

de garantías recíprocas.

243
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

H.- CONTRATOS DE REFINANCIAMIENTO O AVAL:

Artículo 9. Los fondos nacionales de garantías recíprocas podrán suscribir, bajo cualquier

régimen o modalidad, contratos de reafianzamiento o de segundo aval sobre parte de los

riesgos que hayan asumido las sociedades de garantías recíprocas, hasta por el cincuenta por

ciento (50%) del monto del aval o fianza otorgado por la respectiva sociedad.

I.- OBJETO DE LAS SOCIEDADES DE GARANTÍAS:

Artículo 10. Las sociedades de garantías recíprocas, nacionales o regionales, sectoriales o

multisectoriales, son instituciones que tienen como objeto garantizar mediante avales o

fianzas, el reembolso de los créditos que sean otorgados a sus socios beneficiarios por

instituciones financieras o entes crediticios públicos o privados, ya sean éstos regulados por la

Ley General de Bancos y Otras Instituciones Financieras, por la Ley del Sistema Nacional de

Ahorro y Préstamo o por cualquier otra ley especial, así como también, otorgar a dichos

socios, fianzas directas para participar en licitaciones y prestarles servicios de asistencia

técnica y asesoramiento en materia financiera o de gestión.

J- NACIONALIDAD Y ÁMBITO DE FUNCIONAMIENTO DE LAS SOCIEDADES:

Artículo 11. Las sociedades de garantías recíprocas podrán ser nacionales o regionales, según

la cobertura geográfica de sus operaciones o, sectoriales o multisectoriales, dependiendo de la

actividad económica a la cual se dediquen sus socios beneficiarios.

PARÁGRAFO PRIMERO: Se consideran sociedades de garantías recíprocas sectoriales,

aquellas que otorguen garantías para una sola actividad económica, y multisectoriales,

aquellas que otorguen garantías para dos o más actividades económicas.

K.- SOCIEDADES DE GARANTÍAS REGIONALES Y REQUISITOS:

244
Julio García Gómez

PARÁGRAFO SEGUNDO: Se consideran sociedades de garantías recíprocas regionales, a

aquellas que cumplan con los siguientes requisitos:

Tener su asiento principal en zonas fuera del área metropolitana de Caracas;

Tener a la mayoría de los miembros de su junta administradora residenciados en alguna de las

entidades federales que conforman la región que les sirva de sede;

Tener el noventa por ciento (90%) de sus socios beneficiarios, domiciliados en alguna de las

entidades federales que conforman la región que les sirva de asiento.

L..- NATURALEZA JURÍDICA DE LAS SOCIEDADES:

Artículo 13. Las sociedades de garantías recíprocas, estarán constituidas bajo la forma de

sociedades anónimas, con no menos de ciento veinte (120) socios beneficiarios, cuando

tengan carácter nacional y con no menos de sesenta (60) socio beneficiados, cuando tengan

carácter regional.

PARÁGRAFO ÚNICO: Toda sociedad de garantías recíprocas, deberá tener como socios de

apoyo, al menos, la representación de los gremios empresariales de la pequeña y mediana

empresa, una entidad bancaria y un ente público nacional, regional o municipal.

M.- CAPITAL MÍNIMO DE LAS SOCIEDADES NACIONALES:

Artículo 14. Al constituirse el capital social mínimo de la sociedad de garantías recíprocas de

carácter nacional, deberá ser equivalente a no menos de un mil cien millones de bolívares (Bs.

1.100.000.000,00). Este capital, estará integrado por los aportes de los socios beneficiarios y

de apoyo y estará representado en acciones ordinarias de igual valor y derecho, en los

términos del presente Decreto-Ley. Las sociedades de garantías recíprocas de carácter

regional, deberán tener un capital social mínimo de quinientos cincuenta millones de bolívares

(Bs. 550.000.000,00).

PARÁGRAFO PRIMERO: Al constituirse la participación de los socios de apoyo, vinculados

a la República o a los entes públicos regionales o municipales, no podrá exceder del ochenta y

cinco por ciento (85%) del capital social. La participación de cada socio beneficiario no podrá

245
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

superar las ochocientas treinta y tres milésimas por ciento (0,833%) del mismo. Otros socios

de apoyo podrán tener participación ilimitada.

PARÁGRAFO SEGUNDO: Sea cual fuere la participación o tenencia accionaria de los socios

beneficiarios, éstos nunca tendrán de forma individual más de un cinco por ciento (5%) de los

votos de la Asamblea de Accionistas.

PARÁGRAFO TERCERO: Los Fondos Nacionales de Garantías Recíprocas y las Sociedades

de Garantías Recíprocas con participación mayoritaria de entes del Estado, estarán adscritas al

Ministerio que corresponda en razón del respectivo sector económico en el cual actúe la

sociedad y estarán sujetas al control y gestión de sus gastos fiscales de acuerdo a las

disposiciones legales vigentes.

N.- SOLO PODRÁN SER SOCIOS BENEFICIARIOS LOS PEQUEÑOS Y MEDIANOS

EMPRESARIOS DE SU SECTOR ECONÓMICO:

Artículo 20. Sólo podrán ser socios beneficiarios, las personas calificadas como

pertenecientes al sector de la pequeña y mediana empresa del respectivo sector económico,

conforme a los términos establecidos en los artículos 2º y 12 del presente Decreto-Ley. Las

sociedades de garantías recíprocas, sólo podrán otorgar fianzas o avales a favor de los socios

beneficiarios, y éstos serán destinatarios exclusivos de los programas de asistencia técnica y

asesoría financiera y de gestión establecidos por la sociedad, dándole preferencia a las

empresas productoras de mercancías.

O.- TIPOS DE ACCIONES SUSCRITAS:

Artículo 21. Las Sociedades de garantías recíprocas, estarán constituidas bajo la forma de

sociedades anónimas, con acciones nominativas divididas en tantas clases como grupos de

socios la integren, al menos así: acciones tipo "A", las cuales podrán ser suscritas por entes

del sector público; acciones tipo "B" a ser suscritas por los bancos y demás instituciones

246
Julio García Gómez

financieras o entidades de ahorro y préstamo; acciones tipo "C" a ser suscritas por las

agrupaciones gremiales y demás socios de apoyo y acciones tipo "D" a ser suscritas por los

socios beneficiarios. La referida tenencia accionaria, estará adecuadamente representada en

las respectivas juntas administradoras de las sociedades de garantías recíprocas.

P.- REQUISITOS PARA EL OTORGAMIENTO DE FIANZA O AVALES EN GARANTÍAS:

Artículo 26. En las operaciones de otorgamiento de fianzas o avales a favor de sus socios

beneficiarios, por parte de las sociedades de garantías recíprocas y en las operaciones de

otorgamiento de segundo aval por parte de los fondos nacionales de garantías recíprocas de la

pequeña y mediana empresa, se deberá cumplir, según el caso, con los siguientes requisitos:

En el documento por el cual se constituya una fianza o aval, deberá dejarse constancia expresa

de la resolución por la cual la junta administradora de la sociedad de que se trate aprobó

su otorgamiento;

El documento deberá contener estipulaciones en las cuales se establezca la subrogación de los

derechos, acciones y garantías del acreedor principal contra el deudor; la caducidad de las

acciones contra la sociedad de garantías recíprocas y la obligación del acreedor de

notificar a la sociedad tan pronto como tenga conocimiento de todo hecho o circunstancia

que pueda dar lugar al incumplimiento del deudor principal y, en consecuencia, a la

ejecución de la respectiva garantía;

En el documento por el cual se otorgue la fianza o aval se deberá determinar el monto máximo

de cobertura de la misma y su duración, la cual no deberá exceder el ochenta por ciento

(80%) del monto del crédito otorgado, salvo en el caso de microempresas, asociaciones

civiles y cooperativas cuya cobertura podrá ser hasta un cien por ciento (100%) del monto

del crédito otorgado, en el caso de las sociedades de garantías recíprocas; y de cincuenta

por ciento (50%) en el caso de segundo aval, prestado por los fondos de garantías

recíprocas.

247
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

K.- PRESTACIÓN DE SERVICIOS DE APOYO O ASESORÍA A SUS SOCIOS

BENEFICIARIOS CON PREFERENCIA INDUSTRIA MANUFACTURERA:

Artículo 27. Las sociedades de garantías recíprocas podrán prestar a sus socios beneficiarios

servicios de asistencia técnica y de asesoría financiera o de gestión, así como cualquier otro

servicio de apoyo directo a la pequeña y mediana empresa, dándole preferencia a las

industrias manufactureras productoras de mercancías. De igual forma, podrán participar en el

capital social de otras sociedades de promoción empresarial o de servicios de apoyo para la

pequeña y mediana empresa, una vez cubiertas las reservas y provisiones establecidas en el

presente Decreto-Ley, para lo cual se requerirá la opinión favorable de la Superintendencia de

Bancos y Otras Instituciones Financieras.

3.5.1.8. DEL FONDO NACIONAL DE CIENCIA, TECNOLOGÍA E INNOVACIÓN

(LEY ORGÁNICA DE CIENCIA, TECNOLOGÍA E INNOVACIÓN (G. O. N°

5555 DEL 13-11-2001):

A.- CREACIÓN, NATURALEZA JURÍDICA Y PRERROGATIVAS:

Artículo 46. El Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Tecnológicas (CONICIT),

creado mediante Ley del 13 de julio de 1967, derogada por Ley del 28 de noviembre de 1984,

publicada en la Gaceta Oficial Nº 3.481 Extraordinario del 13 de diciembre de 1984, se

denominará en lo adelante Fondo Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación, FONACIT y

se regirá por el presente Decreto-Ley.

El Fondo Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación, FONACIT, es un Instituto

Autónomo, con personalidad jurídica y patrimonio propio e independiente del Fisco

Nacional, adscrito al Ministerio de Ciencia y Tecnología y gozará de las prerrogativas,

privilegios y exenciones de orden procesal, civil y tributario conferidos por la normativa

aplicable a la República.

248
Julio García Gómez

B.- OBJETO GENERAL:

Artículo 47. El Fondo Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación, FONACIT, tiene por

objeto apoyar financieramente la ejecución de los programas y proyectos definidos por el

Ministerio de Ciencia y Tecnología y administrar los recursos asignados por éste al

financiamiento de la ciencia, la tecnología y la innovación, velando por su adecuada

distribución, sin perjuicio de las atribuciones conferidas a otros entes adscritos al Ministerio

de Ciencia y Tecnología por leyes especiales.

C.- ATRIBUCIONES:

Artículo 48. Son atribuciones del Fondo Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación,

FONACIT:

Proponer y fijar los procedimientos generales para la asignación de recursos a los programas

y proyectos nacionales, regionales y locales, que se presenten de conformidad con los

criterios y lineamientos de financiamiento a la ciencia, la tecnología y la innovación

fijados en este Decreto-Ley y por el órgano rector del Sistema Nacional de Ciencia,

Tecnología e Innovación.

Financiar los programas y proyectos contemplados dentro de las líneas de acción establecidas

por el órgano rector.

Evaluar y seleccionar los proyectos beneficiarios susceptibles de financiamiento sobre la

base de los criterios establecidos de conformidad con los lineamientos fijados por este

Decreto-Ley y por el órgano rector del Sistema.

Diseñar las metodologías idóneas y los mecanismos de adjudicación de los recursos,

garantizando la equidad y transparencia de los procesos.

Realizar el seguimiento y control de los proyectos financiados.

Divulgar las oportunidades de financiamiento para programas y proyectos de ciencia,

tecnología e innovación, asegurando el acceso a la información para todos los

potenciales interesados.

Informar al Ministerio de Ciencia y Tecnología sobre oportunidades, necesidades, fuentes

potenciales de financiamiento y otros aspectos identificados en su gestión financiera.

249
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

Establecer y mantener un registro de los financiamientos otorgados a fin de controlar la

distribución de los recursos y generar la información estadística que permita orientar la

toma de decisiones.

Coordinar las actividades de los entes adscritos, de conformidad con las políticas que al

efecto formule el Ministerio de Ciencia y Tecnología, y las normas y procedimientos que

rigen la adscripción.

10. Las demás que este Decreto-Ley y otras leyes le señalen.

D.- DOMICILIO:

Artículo 49. El domicilio del Fondo Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación,

FONACIT, es la ciudad de Caracas, y podrá crear dependencias y realizar

actividades en cualquier lugar del territorio nacional y del extranjero.

3.5.2. INSTITUCIONES DE ASISTENCIA TÉCNICA (NO FINANCIERAS):

3.5.2.1. LEY ORGÁNICA DE CIENCIA, TECNOLOGÍA E INNOVACIÓN (G.O. N°

5555 del 13-11-2001):

A.- OBJETO DEL DECRETO-LEY:

Artículo 1°. El presente Decreto-Ley tiene por objeto desarrollar los principios orientadores

que en materia de ciencia, tecnología e innovación, establece la Constitución de la República

Bolivariana de Venezuela, organizar el Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e

Innovación, definir los lineamientos que orientarán las políticas y estrategias para la

actividad científica, tecnológica y de innovación, con la implantación de mecanismos

institucionales y operativos para la promoción, estímulo y fomento de la investigación

científica, la apropiación social del conocimiento y la transferencia e innovación tecnológica,

250
Julio García Gómez

a fin de fomentar la capacidad para la generación, uso y circulación del conocimiento y de

impulsar el desarrollo nacional.

B.- INTERÉS PÚBLICO:

Artículo 2°. Las actividades científicas, tecnológicas y de innovación son de interés público

y de interés general.

C.- SUJETOS DEL DECRETO-LEY:


Artículo 3°. Forman parte del Sistema Nacional de Ciencia Tecnología e Innovación, las

instituciones públicas o privadas que generen y desarrollen conocimientos científicos y

tecnológicos y procesos de innovación, y las personas que se dediquen a la planificación,

administración, ejecución y aplicación de actividades que posibiliten la vinculación efectiva

entre la ciencia, la tecnología y la sociedad. A tal efecto, forman parte del Sistema:

El Ministerio de Ciencia y Tecnología, sus organismos adscritos y las entidades tuteladas por

éstos, o aquéllas en las que tengan participación.

Las instituciones de educación superior y de formación técnica, academias nacionales,

colegios profesionales, sociedades científicas, laboratorios y centros de investigación y

desarrollo, tanto públicos como privados.

Los demás organismos públicos y privados que se dediquen al desarrollo, organización,

procesamiento, tecnología e información.

Los organismos del sector privado, empresas, proveedores de servicios, insumos y bienes de

capital, redes de información y asistencia que sean incorporados al Sistema.

Las personas que a título individual o colectivo, realicen actividades de ciencia, tecnología e

innovación.

D.- ÁMBITO DE ACCIÓN:

Artículo 4°. De acuerdo con este Decreto-Ley, las acciones en materia de ciencia, tecnología

e innovación estarán dirigidas a:

251
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

Formular, promover y evaluar planes nacionales que en materia de ciencia, tecnología e

innovación, se diseñen para el corto, mediano y largo plazo.

Estimular y promover los programas de formación necesarios para el desarrollo científico y

tecnológico del país.

Establecer programas de incentivos a la actividad de investigación y desarrollo y a la

innovación tecnológica.

Concertar y ejecutar las políticas de cooperación internacional requeridas para apoyar el

desarrollo del Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación.

Impulsar el fortalecimiento de una infraestructura adecuada y el equipamiento para servicios

de apoyo a las instituciones de investigación y desarrollo y de innovación tecnológica.

Estimular la capacidad de innovación tecnológica del sector productivo, empresarial y

académico, tanto público como privado.

Estimular la creación de fondos de financiamiento a las actividades del Sistema Nacional de

Ciencia, Tecnología e Innovación.

Desarrollar programas de valoración de la investigación a fin de facilitar la transferencia e

innovación tecnológica.

Impulsar el establecimiento de redes nacionales y regionales de cooperación científica y

tecnológica.

Promover mecanismos para la divulgación, difusión e intercambio de los resultados de

investigación y desarrollo y de innovación tecnológica generados en el país.

Crear un Sistema Nacional de Información Científica y Tecnológica.

Promover la creación de instrumentos jurídicos para optimizar el desarrollo del Sistema

Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación.

Estimular la participación del sector privado, a través de mecanismos que permitan la

inversión de recursos financieros para el desarrollo de las actividades científicas,

tecnológicas y de innovación.

E.- ACTIVIDADES DE CIENCIA, TECNOLOGÍA E INNOVACIÓN:

252
Julio García Gómez

Artículo 5°. Las actividades de ciencia, tecnología e innovación y la utilización de los

resultados, deben estar encaminadas a contribuir con el bienestar de la humanidad, la

reducción de la pobreza, el respeto a la dignidad y los derechos humanos y la preservación

del ambiente.

F.- ÉTICA, PROBIDAD Y BUENA FE:

Artículo 6°. Los organismos públicos o privados, así como las personas jurídicas y naturales,

deberán ajustar las actuaciones realizadas en el marco del presente Decreto-Ley a los

principios de ética, probidad y buena fe que deben predominar en su desempeño, en

concordancia con los derechos humanos.

G.- PROTECCIÓN DE LOS CONOCIMIENTO TRADICIONALES:

Artículo 9°. El Ministerio de Ciencia y Tecnología apoyará a los organismos competentes por

la materia, en la definición de políticas tendentes a proteger y garantizar la propiedad

intelectual colectiva de los conocimientos, tecnologías e innovaciones de los pueblos

indígenas y los conocimientos tradicionales.

DEL PLAN NACIONAL DE CIENCIA, TECNOLOGÍA E INNOVACIÓN

A.- OBJETO DEL PLAN:

Artículo 10. El Plan Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación es el instrumento de

planificación y orientación de la gestión del Ejecutivo Nacional, para establecer los

lineamientos y políticas nacionales en materia de ciencia, tecnología e innovación, así como

para la estimación de los recursos necesarios para su ejecución.

B.- OBJETIVOS DEL PLAN:

Artículo 12. El Plan Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación definirá los objetivos que

en ciencia, tecnología e innovación deba alcanzar el sector público, en el ámbito nacional,

estadal, municipal y los que, mediante acuerdo, deban cumplirse por el sector privado y las

universidades, en función de las necesidades previsibles y de los recursos disponibles.

253
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

C.- EJECUCIÓN EN EL TIEMPO Y LINEAMIENTOS DE ACCIÓN:

Artículo 13. El Plan Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación contendrá objetivos a ser

alcanzados en el corto, mediano y largo plazo, incluyendo las áreas prioritarias de desarrollo.

El Plan Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación se orientará fundamentalmente según

las siguientes líneas de acción:

Investigación y desarrollo para mejorar la calidad de vida.

Generación de conocimientos y fomento del talento humano.

Fomento de la calidad e innovación productiva.

Fortalecimiento y articulación de redes de cooperación científica e innovación tecnológica.

D.- CRITERIOS A SEGUIR:

Artículo 15. El desarrollo y ejecución del Plan Nacional de Ciencia, Tecnología e

Innovación, y los mecanismos operativos del Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e

Innovación se regirán por los siguientes criterios:

Funcionamiento interactivo y coordinado entre los elementos, instituciones y normas que lo

conforman.

Respeto a la pluralidad de enfoques teóricos y metodológicos, alentando la creación del

conocimiento, estimulando los enfoques interdisciplinarios, multidisciplinarios y

transdisciplinarios y disponiendo de la capacidad de adaptación necesaria para responder

a las demandas de la sociedad.

Promoción de la descentralización estadal y municipal, de la desconcentración y del

crecimiento armónico del país.

Establecimiento de alianzas estratégicas entre el sector público y privado en un marco que

facilite la transferencia y el aprovechamiento de los conocimientos por la sociedad

venezolana.

Promoción de la participación de los integrantes del Sistema y de otros miembros de la

sociedad.

254
Julio García Gómez

E.- CENTROS DE INVESTIGACIÓN:

Artículo 21. El Ejecutivo Nacional, a través del Ministerio de Ciencia y Tecnología, podrá

crear los centros de investigación que considere necesarios para promover la investigación

científica y tecnológica en las áreas prioritarias de desarrollo económico y social del país.

F.- DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL:

Artículo 23. El Ministerio de Ciencia y Tecnología promoverá, con los organismos

competentes y miembros del Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación, las

políticas y programas orientados a definir la titularidad y la protección de las creaciones

intelectuales producto de la actividad científica y tecnológica, todo de conformidad con la

normativa que rige la materia.

G.- INVENCIÓN E INNOVACIÓN POPULAR:

Artículo 24. El Ministerio de Ciencia y Tecnología creará mecanismos de apoyo, promoción

y difusión de invenciones e innovaciones populares, propiciando su transformación en

procesos, sistemas o productos que generen beneficios a la población o logren un impacto

económico o social.

DEL FINANCIAMIENTO Y LA INVERSIÓN EN LA ACTIVIDAD CIENTÍFICA,


TECNOLÓGICA Y DE INNOVACIÓN

A.- COORDINACIÓN FINANCIERA:

Artículo 26. El Ejecutivo Nacional, por órgano del Ministerio de Ciencia y Tecnología,

promoverá y coordinará, con los entes académicos, científicos y tecnológicos, tanto públicos

como privados, el financiamiento para la realización de las actividades previstas en el Plan

Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación.

B.- INGRESOS PROVENIENTES DE LA COMERCIALIZACIÓN DE RESULTADOS DE


LA PROPIEDAD INTELECTUAL:

255
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

Artículo 27. Las personas públicas y privadas, que comercialicen propiedad intelectual

desarrollada con ocasión de los financiamientos otorgados mediante los mecanismos

previstos en el presente Decreto-Ley, destinarán una cantidad cuyo límite inferior estará

comprendido entre el medio por ciento (0,5%) y el cinco por ciento (5%) de la utilidad antes

del impuesto, que obtengan por dicha comercialización, con el fin de invertir en la formación

de talento humano nacional, y en actividades relacionadas con investigación y desarrollo en

el país.

C.- INVERSIÓN PROVENIENTE DEL SECTOR EMPRESARIAL:

Artículo 28. Toda gran empresa pública o privada constituida en el país deberá invertir en el

respectivo ejercicio fiscal una cantidad cuyo límite inferior estará comprendido entre el

medio por ciento (0,5%) y el veinte por ciento (20%) de la utilidad que le corresponda antes

del impuesto, obtenida en o fuera del territorio nacional, en formación de talento humano,

actividades de investigación y desarrollo a ser realizadas en el país, en áreas relacionadas

con el objeto de su actividad.

D.- INVERSIÓN EXTRANJERA:

Artículo 29. Toda gran empresa pública o privada constituida y domiciliada en el extranjero

que realice actividades en el territorio nacional, o una inversión directa en el país, o celebre

contratos de asociación a ser ejecutados en Venezuela, deberá invertir en el respectivo

ejercicio fiscal una cantidad cuyo límite inferior estará comprendido entre el medio por

ciento (0,5%) y el veinte por ciento (20%) de la utilidad que le corresponda antes del

impuesto, en la formación de talento humano nacional, en investigación y desarrollo y

procesos de transferencia tecnológica en el país, relacionadas con el objeto de su actividad.

Para el caso de grandes empresas públicas o privadas constituidas en el extranjero y

domiciliadas en Venezuela, éstas deberán invertir durante el respectivo ejercicio fiscal una

cantidad cuyo límite inferior estará comprendido entre el medio por ciento (0,5%) y el veinte

por ciento (20%) calculada sobre la utilidad proveniente de actividades realizadas en el

256
Julio García Gómez

territorio nacional y de actividades realizadas en el extranjero que sean atribuibles a su

establecimiento permanente en Venezuela.

E.- DETERMINACIÓN DEL APORTE PARA INVERSIÓN:

Artículo 30. El Presidente o Presidenta de la República, en Consejo de Ministros, fijará el

monto de los aportes anuales referidos en los artículos 27, 28 y 29 de esta Ley.

F.- APORTE SOLO DE GRANDES EMPRESAS:

Artículo 31. A los efectos de este Decreto-Ley, se entiende como grandes empresas, aquellas

que tengan ingresos brutos anuales superiores a cien mil (100.000) Unidades Tributarias.

G.- FISCALIZACIÓN DE LOS APORTES:

Artículo 32. El Ministerio de Ciencia y Tecnología podrá fiscalizar el cumplimiento por parte

de las empresas de las obligaciones y aportes contenidos en el presente Título.

H.- MULTAS POR INCUMPLIMIENTO DE APORTES:

Artículo 56. A quienes hubieren obtenido recursos provenientes del Fondo Nacional de

Ciencia, Tecnología e Innovación, FONACIT, para el desarrollo de alguna actividad

científica, tecnológica o de innovación e incumplieren las estipulaciones acordadas en los

reglamentos que rigen el otorgamiento de tales recursos, no les serán otorgados nuevos

recursos durante un lapso de dos a cinco años y se le aplicarán multas comprendidas entre

diez (10) y cincuenta mil (50.000) Unidades Tributarias (UT), que serán canceladas en la

tesorería del Fondo y serán determinadas por el Directorio de acuerdo con la gravedad del

incumplimiento, al tipo del financiamiento y al monto otorgado, conforme lo establezca el

Reglamento de este Fondo, sin perjuicio de las responsabilidades civiles y penales a que

hubiere lugar.

I.- INCENTIVOS FISCALES:

257
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

Artículo 33. El Ministro o la Ministra de Ciencia y Tecnología propondrá, al Presidente o

Presidenta de la República, el establecimiento de exoneraciones, totales o parciales, al pago

del Impuesto al Valor Agregado, el impuesto de importación y la tasa por servicios

aduaneros, en los casos de importaciones de bienes y servicios referidas a actividades

enmarcadas en el Plan Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación, según las líneas de

acción señaladas en el artículo 13 del presente Decreto-Ley.

El Presidente o Presidenta de la República, en Consejo de Ministros, podrá acordar tales

beneficios, considerando la situación coyuntural, sectorial y regional de la economía del país.

J.- ESTÍMULOS AL SECTOR FINANCIERO:

Artículo 34. El Ministerio de Ciencia y Tecnología, sin menoscabo de otros tipos de

financiamiento público o privado, propiciará, de acuerdo con las disposiciones del Decreto

con rango y fuerza de Ley Marco que Regula el Sistema Financiero Público del Estado

Venezolano, el establecimiento de programas crediticios y de incentivos por el sector

bancario nacional para el financiamiento de la innovación tecnológica. A tales fines,

propiciará ante el Consejo Técnico Financiero para el Desarrollo, sistemas de incentivos a las

instituciones financieras que participen en el financiamiento de actividades de innovación

tecnológica.

K.- DE LOS CONTRATOS DE FINANCIAMIENTO:

Artículo 35. Todo lo concerniente al financiamiento, sus aspectos operativos y contractuales

relativos a proyectos y programas suscritos por el Ministerio de Ciencia y Tecnología y sus

organismos adscritos, será determinado en el Reglamento del presente Decreto-Ley.

L.- ACTIVIDADES CIENTÍFICAS Y TECNOLÓGICAS EN EL ÁMBITO ESTATAL Y


MUNICIPAL:

Artículo 36. El Ejecutivo Nacional promoverá el desarrollo de las actividades científicas,

tecnológicas y de innovación en el ámbito estatal y municipal, a fin de impulsar la

258
Julio García Gómez

conformación de redes como parte del Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e

Innovación.

M.- REPRESENTACIÓN REGIONAL:

Artículo 37. El Ministerio de Ciencia y Tecnología establecerá mecanismos de

representación regional en el país, con el fin de orientar las políticas y coordinar los planes y

proyectos que en materia de ciencia, tecnología e innovación se desarrollen en los estados.

N.- ADAPTACIÓN DE PLANES REGIONALES:

Artículo 38. Los organismos estatales y municipales se acogerán a los lineamientos y

directrices del Plan Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación, sin perjuicio de otros

programas que se requieran para impulsar su desarrollo dentro del ámbito de sus

competencias.

Ñ.- PROMOCIÓN Y ESTÍMULO DEL TALENTO HUMANO:

Artículo 40. El Ejecutivo Nacional promoverá y estimulará la formación y capacitación del

talento humano especializado en ciencia, tecnología e innovación, para lo cual contribuirá

con el fortalecimiento de los estudios de postgrado y de otros programas de capacitación

técnica y gerencial.

0.- INCENTIVOS PARA LA INSERCIÓN Y MOVILIZACIÓN:

Artículo 41. El Ejecutivo Nacional diseñará e instrumentará incentivos necesarios para

estimular la formación e inserción del talento humano especializado en las empresas e

instituciones académicas. Asimismo, implementará incentivos destinados al intercambio y

movilización del talento humano entre las empresas e instituciones académicas.

P- FINANCIAMIENTO E INCENTIVOS:

259
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

Artículo 42. El Ejecutivo Nacional estimulará la formación del talento humano especializado

a través del financiamiento total o parcial de sus estudios e investigaciones y de incentivos

tales como premios, becas, subvenciones, o cualquier otro reconocimiento que sirva para

impulsar la producción científica, tecnológica y de innovación.

K.- CARRERA NACIONAL DEL INVESTIGADOR:

Artículo 43. El Ministerio de Ciencia y Tecnología impulsará la Carrera Nacional del

Investigador, para lo cual se promoverán los instrumentos legales necesarios para su

aplicación.

L.- ESTÍMULO A LA VOCACIÓN CIENTÍFICA:

Artículo 44. El Ejecutivo Nacional estimulará las vocaciones tempranas hacia la

investigación y desarrollo, en consonancia con las políticas educativas, sociales y

económicas del país.

3.5.2.2. LEY DEL INSTITUTO NACIONAL DE COOPERACIÓN EDUCATIVA (INCE)


( G.O. N° 29.155, del 08-01-1979):

A.- CREACIÓN Y NATURALEZA JURÍDICA:

ARTICULO 1. Se crea el Instituto Nacional de Cooperación Educativa con carácter de

Instituto autónomo, con patrimonio propio e independiente del fisco Nacional.

ARTICULO 2. El Instituto estará adscrito al MINISTERIO DE EDUCACIÓN y tendrá su sede

en la ciudad de Caracas.

B.- FINALIDAD:

ARTICULO 3. El Instituto Nacional de Cooperación Educativa tiene como finalidades:

Promover la formación profesional de los trabajadores, contribuir a la formación de

personal especializado y llevar a cabo programas de adiestramiento dedicados a la

juventud desocupada.

260
Julio García Gómez

Contribuir a la capacitación agrícola de los egresados de las escuelas rurales con objeto de

formar agricultores aptos para una eficiente utilización de la tierra y los otros

recursos naturales renovables.

Fomentar y desarrollar el aprendizaje de los jóvenes trabajadores esta finalidad puede

cumplirla creando escuelas especiales, organizando el aprendizaje dentro de las

fábricas y talleres, con la cooperación de los patronos, de acuerdo con las

disposiciones que fije el Reglamento.

Colaborar en la lucha contra el analfabetismo y contribuir al mejoramiento de la

educación primaria general del país, en cuanto favorezca a la formación profesional.

Preparar y elaborar el material requerido para la mejor formación profesional de los

trabajadores.

C.- CONTRIBUCIONES DE LAS EMPRESAS:

ARTICULO 10. El Instituto dispondrá para sufragar los gastos de sus actividades, de las

aportaciones siguientes:

1) Una contribución de los patronos, equivalente al dos por ciento (2%) del total de los

sueldos, salarios, jornales y remuneraciones de cualquier especie, pagados al personal que

trabaja en los establecimientos industriales o comerciales no pertenecientes a la Nación, a

los Estados ni a las Municipalidades.

2) El medio por ciento (1/2%) de las utilidades anuales, pagadas a los obreros y empleados y

aportadas por estos. Tal cantidad será retenida por los respectivos patronos para ser

depositada a la orden del Instituto, con la indicación de la procedencia ... ...

D.- QUIENES SE OBLIGAN A CONTRIBUIR:

ARTICULO 11. Son deudores del aporte señalado en el ordinal 1° del artículo 10 de

establecimientos a cinco (5) o más trabajadores.

E.- DE LOS APRENDICES:

261
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

ARTICULO 13. Se denominan aprendices los trabajadores menores de diez y ocho (18) y

mayores de catorce (14) años sometidos a formación profesional sistemática del oficio en el

cual trabajan y sin que previamente a su colocación hubiesen egresado de los cursos de

formación para dicho oficio.

ARTICULO 14. Corresponde al Instituto, previo acuerdo con el Ministerio de Educación,

organizar y vigilar el aprendizaje de los menores trabajadores en toda la República, sin

perjuicio de las atribuciones legales del Ministerio del Trabajo y el Consejo Venezolano del

Niño; pero las relaciones obrero-patronales en cuanto a condiciones de trabajo, salarios

y demás prestaciones de que puedan disfrutar los aprendices se regirán por las

disposiciones de la Ley del Trabajo y sus Reglamentos.

ARTICULO 15. La regulación de los distintos tipos de aprendizajes, así como la de los cursos

de entrenamiento en servicio y de alfabetización, será fijada en el Reglamento de esta Ley.

F.- RÉGIMEN ESPECIAL PARA EMPRESAS PEQUEÑAS:

ARTICULO 16. Cuando el Instituto disponga el aprendizaje de menores en fábricas,

talleres o explotaciones organizadas, estos tendrán la obligación de emplear y enseñar o

hacer enseñar metódicamente un oficio a un número de menores seleccionados a tal efecto,

hasta el límite del cinco por ciento (5%) del total de sus trabajadores.

Los casos de empresas que cuenten con menos de veinte (20)

trabajadores serán sometidos a un régimen especial.

La empresa podrá preferir como aprendices a los hijos o familiares próximos de los

trabajadores de la misma.

3.5.2.3. LEY SOBRE NORMAS TÉCNICAS Y CONTROL DE CALIDAD (G.O. N°


2.529 DEL 31-12-1979):

262
Julio García Gómez

A.- ACTIVIDADES QUE RIGE LA LEY:

Artículo 1. La presente Ley rige las siguientes actividades en el país:

La Normalización Técnica;

El Control de Calidad ;

La Certificación de conformidad con normas para los productos y servicios.

B.- DEFINICIONES:

Artículo 2. A los efectos de la presente Ley se reconocen las siguientes definiciones de la

"Organización Internacional para la Normalización (ISO)":

Especificación Técnica. Es el documento que establece las características de un producto a un

servicio tales como niveles de calidad, rendimiento, seguridad, dimensiones. Puede incluir

también terminología, símbolos, métodos de ensayo, embalaje, requisitos de marcado o

rotulado. La especificación técnica puede adoptar la forma de un código de práctica.

Código de Práctica. Es el documento que describe prácticas recomendadas para el diseño,

fabricación, instalación, mantenimiento o uso de equipos, instalaciones, estructuras o

productos.

Norma. Es una especificación técnica u otro documento a disposición del público, elaborado

con la colaboración y consenso o aprobación general de todos los intereses afectados por

ella, basada en resultados consolidados de la ciencia, tecnología y experiencia, dirigida a

promover beneficios óptimos para la comunidad y aprobada por un organismo reconocido

a nivel nacional, regional o internacional.

Normalización. Es una actividad que proporciona soluciones de aplicación repetitiva a

problemas, esencialmente dentro de las esferas de la ciencia, tecnología y economía,

dirigidas a alcanzar el grado óptimo de orden dentro de un contexto dado. Generalmente,

la actividad consiste en los procesos de formular, publicar e implementar normas , con

miras a lograr la mejor adecuación de los bienes y servicios a los propósitos para los

cuales han sido previstos.

263
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

Norma Obligatoria. Es una norma cuya aplicación se hace obligatoria mediante una

disposición del Ejecutivo Nacional, basada en la Ley.

Certificación de Conformidad con Normas. Son las acciones orientadas a emitir un documento

en el cual se estipula que un producto o servicio se halla de acuerdo a lo establecido en

una norma específica.

Marca de conformidad con Normas. Es un sello o distintivo que sirve para identificar la

conformidad de ciertos productos y servicios con una norma determinada.

C.- ÓRGANO RECTOR DE LA LEY: MINISTERIO DE LA PRODUCCIÓN Y DEL


COMERCIO:

Artículo 3. Corresponde al Ministerio de Fomento la planificación, organización,

coordinación y control de los programas de Normalización Técnica y los relativos al Control

de Calidad y la Certificación de conformidad con normas de productos y servicios.

Artículo 26. El Ministerio de Fomento tendrá a su cargo la fijación de las políticas y

modalidades dirigidas a establecer el Sistema de Certificación de Conformidad con Normas

para bienes y servicios destinados a la exportación.

D.- CERTIFICACIÓN DE LA CALIDAD EN SECTORES TÉCNICOS DE LA ECONOMÍA:

Artículo 4. El Ministerio de Fomento establecerá las disposiciones relativas a normalización,

el control de calidad y certificación de conformidad con normas en las siguientes áreas:

a) Elaboración e intercambio de bienes;

b) Prestación de servicios;

c) Introducción, distribución y expendio de bienes importados.

d) Exportación de bienes y servicios nacionales.

264
Julio García Gómez

Artículo 5. El Ministerio de Fomento según la índole del producto o servicio, podrá dictar

disposiciones para que se implanten sistemas de Control de Calidad o mejorar los existentes

en cualquiera de las empresas incluidas en los sectores o subsectores de las áreas de actividad

económica señaladas en el artículo anterior.

Para el caso de personas naturales o jurídicas que produzcan bienes similares en otros países,

el "Ministerio de Fomento" podrá exigir la realización de ensayos comparativos con los

similares fabricados en el país de origen de esa persona; la cual esta en la obligación de

razonar técnicamente las posibles diferencias encontradas.

E.- EMPRESAS FIJAN POLÍTICA DE CALIDAD Y NORMAS COVENIN:

Artículo 6. Cada empresa establecerá su propio sistema de control interno, de forma tal, que

garantice que la calidad de sus productos o de los servicios que presta, están acordes con las

especificaciones explícitamente ofrecidas al consumidor, a través de cualquier medio

informativo o publicitario. El Ministerio de Fomento usará como referencia las Normas

Venezolanas COVENIN en vigencia, o en su defecto, alguna otra conveniente para verificar la

idoneidad de tales productos o servicios. Asimismo, el Ministerio de Fomento podrá señalar a

las empresas la información mínima que respecto a sus productos o servicios deben

suministrar al público.

F.- PREFERENCIA EN LAS COMPRAS Y BENEFICIOS DEL ESTADO:

Artículo 7. Las empresas cuyos Sistemas de Control de Calidad sean idóneos, a juicio del

Ministerio de Fomento y en especial a aquellas empresas para cuyos productos se haya

otorgado la Marca NORVEN y la mantengan en vigencia, tendrán preferencia en los

programas de concesión de beneficios por parte del Estado. Esta preferencia será objeto del

Reglamento de la Ley.

G.- CENTROS DE ENSAYO Y PRESTACIÓN DE ASISTENCIA TÉCNICA:

265
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

Artículo 8. El Ministerio de Fomento, promoverá la creación de "Centros de Ensayo y de

Prestación de Asistencia Técnica" y establecerá las pautas para el funcionamiento de tales

centros.

H.- PRODUCTOS Y SERVICIOS NOCIVOS PARA LA SALUD:

Artículo 10. Los productos y servicios cuyo consumo o uso tengan relación directa con la

salud y la vida de las personas, estarán sometidos a la vigilancia y control de los organismos

oficiales que, por la naturaleza de esos bienes o servicios, tengan competencia en la

fabricación o uso de esos productos o en la prestación de los servicios. Dichos organismos

estarán obligados a participar en la elaboración de las Normas Venezolanas COVENIN y se

requerirá su opinión favorable para aprobarlas.

Parágrafo Único. Los organismos mencionados, dentro del ámbito de su respectiva

competencia, propondrán al Ministerio de Fomento aquellas Normas que estimen deben ser de

obligatorio cumplimiento, a fin de que éste, las incluya en la reglamentación o Resoluciones

que deban dictar conforme a lo dispuesto en esta Ley.

I.- INVESTIGACIÓN DE LA CARACTERÍSTICAS DE LOS PRODUCTOS Y


REALIZACIÓN DE ENSAYOS:

Artículo 11. A los efectos de la investigación de las características de los productos y la

realización de ensayos, el Ministerio de Fomento indicará en cada caso a la empresa de que se

trate, los laboratorios oficiales o privados que realizarán las pruebas para determinar si

cumplen con Normas Técnicas. A tal efecto tendrán preferencia los laboratorios aprobados

por COVENIN y en especial los de Institutos de Investigación y de Educación Superior.

J.- POLÍTICAS PÚBLICAS DE CONTROL DE CALIDAD:

Artículo 13. Corresponde al Ministerio de Fomento:

266
Julio García Gómez

Aprobar las Normas Venezolanas COVENIN;

Otorgar y supervisar la autorización de la utilización de la Marca NORVEN;

Coordinar las actividades de Normalización, Control de Calidad y Certificación de

Conformidad con Normas de los organismos públicos a fin de establecer criterios y

programas uniformes para la promoción, ejecución y control de estas actividades;

Estimular la organización de los recursos humanos, técnicos y financieros que se consideren

necesarios a los fines de adelantar los programas de Normalización y Certificación de

Conformidad con Normas y Control de Calidad ;

Autorizar a terceros, para la realización de una o más tareas relativas a la elaboración de

Normas Técnicas, Certificación de Conformidad con Normas y Control de Calidad.

K.- NORMAS COVENIN SON OFICIALES:

Artículo 14. Las Normas Venezolanas COVENIN serán reconocidas como oficiales por el

Estado Venezolano a los efectos de esta Ley y su Reglamento y tendrán carácter de

recomendaciones. El Ministerio de Fomento, podrá declarar una norma de obligatorio

cumplimiento, cuando se trate de productos o servicios cuyo consumo o uso tengan relación

directa con la salud y la vida de las personas, o cuando a su juicio así lo exija el interés

nacional.

L.- DELEGACIÓN DE FUNCIONES:

Artículo 15. Los organismos públicos o a quienes por mandato legal corresponden funciones

de desarrollo de normas de productos o servicios, las ejercerán bajo la coordinación del

Ministerio de Fomento.

M.- SOLICITUD DE LOS INDUSTRIALES DE NORMAS NORVEN EN PRODUCTOS:

Artículo 16. Los industriales que fabriquen sus productos de acuerdo a las Normas

Venezolanas COVENIN y que mantengan sistemas de Control de Calidad debidamente

aprobados por el Ministerio de Fomento, podrán solicitar de ese Despacho la autorización

para usar la marca NORVEN estampada en sus productos.

267
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

Quienes obtengan esa autorización deberán utilizar la Marca NORVEN de acuerdo con lo

que disponga el Ministerio de Fomento.

N.- DEFINICIÓN DE MARCA NORVEN:

Artículo 17. La Marca NORVEN consiste en un símbolo distintivo otorgado por el Ministerio

de Fomento, cuyo logotipo y demás especificaciones serán determinadas por ese Despacho, y

la utilización o el estampado en un producto significa que éste ha sido elaborado bajo sistemas

de Control de Calidad aprobados por el Ministerio de Fomento y que el producto lleva la

garantía del fabricante de que ha sido producido conforme a las Normas Venezolanas

COVENIN.

Ñ.- SANCIONES AL USO INDEBIDO DE MARCAS NORVEN E INCUMPLIMIENTO DE

NORMAS COVENIN:

Artículo 18. El uso indebido de la Marca NORVEN o el incumplimiento con lo establecido en

las Normas Venezolanas COVENIN que sean declaradas obligatorias por el Ministerio de

Fomento, serán sancionados de acuerdo a las previsiones de esta Ley.

O.- DETERMINACIÓN DE LA IDONEIDAD DE LOS SISTEMAS DE CONTROL DE

CALIDAD:

Artículo 20. El Ministerio de Fomento, determinará la idoneidad de los Sistemas de Control

de Calidad utilizados por las empresas productoras de bienes o prestadoras de servicios.

A tal efecto, podrá realizar la evaluación de los Sistemas de Control de Calidad y de las

características de los bienes o servicios. Los gastos ocasionados serán a cargo de la empresa

de que se trate.

P.- EVALUACIÓN PERIÓDICA DE IDONEIDAD DE SISTEMAS DE CALIDAD:

268
Julio García Gómez

Artículo 21. Las empresas que produzcan bienes o presten servicios para los cuales se hayan

dictado normas obligatorias deberán demostrar periódicamente ante el Ministerio de Fomento,

la idoneidad de los sistemas de control para garantizar el continuo cumplimiento de las

exigencias de dichas normas .

La comprobación referida deberá estar avalada por expertos en la materia. En aquellos

casos para los cuales no exista ley de ejercicio profesional que ampare tal actividad deberán

estar debidamente autorizados por el Ministerio de Fomento; a ese efecto en este Despacho se

llevará un registro en el cual se inscribirán las personas autorizadas para cumplir esa

actividad.

K.- PRESENTACIÓN DE CERTIFICADOS EN PRODUCTOS IMPORTADOS:

Artículo 24. El Ministerio de Fomento podrá solicitar Certificados de Conformidad con

Normas expedidos por organismos acreditados en el país o la venta de bienes importados.

Asimismo, podrá verificar la calidad de dichos bienes, sin perjuicio de lo establecido en otras

disposiciones legales.

Artículo 25. Los productos importados deberán ajustarse a lo previsto en las correspondientes

Normas Venezolanas COVENIN en vigencia, o en su defecto a aquellas que a tal efecto señale

el Ministerio de Fomento. En los casos que se hubiese establecido Normas Venezolanas

COVENIN obligatorias para productos nacionales, los productos importados similares

deberán ajustarse a dichas Normas lo cual será testimoniado por los importadores mediante

certificados de conformidad con esas normas obligatorias, expedidos por organismos

acreditados a juicio del Ministerio de Fomento sin perjuicio de lo establecido en otras

disposiciones legales y en tratados y convenios internacionales.

L.- CERTIFICACIÓN DE LA CALIDAD PARA PRODUCTOS DE EXPORTACIÓN:

Artículo 27. El Ministerio de Fomento, determinará las Normas Técnicas que regirán la

Certificación de Calidad para las exportaciones cuando no existan convenios entre el

269
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

productor, prestador de servicios o exportador nacional y el comprador o usuario externo. El

Ministerio de Fomento, podrá objetar los convenios antes señalados, cuando su aplicación

perjudique el prestigio del país como exportador.

Artículo 28. El Ministerio de Fomento coordinará la utilización de la Marca NORVEN como

Certificación de Calidad , con el Sistema de Certificación para los bienes de exportación.

3.5.3. INSTITUCIONES COMERCIALES:

3.5.3.1. DECRETO CON RANGO Y FUERZA DE LEY SOBRE MEDIDAS DE


SALVAGUARDIAS (G. O. N° 5.372. EXT. DEL 11-08-1999):

A.- OBJETO:
Artículo 1. El presente Decreto-Ley regula la aplicación de las medidas de salvaguardia destinadas a
prevenir e impedir los efectos perjudiciales sobre la producción nacional, cuando se haya constatado
que las importaciones de un bien han aumentado en cantidades y condiciones tales que causan o
amenazan causar un perjuicio grave a la producción nacional de bienes similares o directamente
competidores, de conformidad con lo previsto en los distintos acuerdos y tratados comerciales
internacionales y de integración ratificados por la República.
PARÁGRAFO PRIMERO: El Ejecutivo Nacional por vía reglamentaria establecerá los
procedimientos aplicables a aquellos mecanismos de salvaguardia de naturaleza especial, tales como
las salvaguardias establecidas en el Acuerdo sobre la Agricultura y en el Acuerdo sobre los Textiles y
el Vestido del Acuerdo de Marrakech, que establece la Organización Mundial de Comercio, así como
en otros acuerdos y tratados comerciales internacionales y de integración ratificados por la República.
PARÁGRAFO SEGUNDO: Se exceptúan de la aplicación de las disposiciones de este Decreto-Ley,
las medidas que se adopten con el fin de salvaguardar la posición exterior y el equilibrio de la balanza
de pagos de Venezuela.

B.- DEFINICIONES:
Artículo 2. A los efectos del presente Decreto-Ley se entenderá por:
Medida de Salvaguardia: Restricción excepcional y transitoria, establecida de manera provisional o
definitiva, según corresponda, destinada a contrarrestar los efectos perjudiciales por aumentos de

270
Julio García Gómez

importaciones en condiciones y cantidades tales que causen o amenacen causar un perjuicio grave a la
producción nacional de bienes similares o directamente competidores.
Medida de Salvaguardia Provisional: Aquella salvaguardia de naturaleza precautelar que se establece
con el objeto de evitar un perjuicio irreparable a la producción nacional de bienes similares o
directamente competidores, durante el curso de la investigación correspondiente.
Medida de Salvaguardia Definitiva: Aquella salvaguardia que se establece como resultado de un
proceso de investigación en el cual se ha determinado que como consecuencia de un aumento
significativo de determinadas importaciones, existe una amenaza o un perjuicio grave a la producción
nacional de bienes o similares o directamente competidores.
Restricciones Cuantitativas: Son aquellas limitaciones al volumen de las importaciones de bienes
similares o directamente competidores objeto de investigación, que en ningún caso podrán estar por
debajo del promedio de las importaciones realizadas en los últimos tres años representativos, sobre los
cuales se disponga de estadísticas.
Bienes Similares: Aquellos bienes que sean idénticos o que se asemejen en gran medida al bien
importado sobre el cual recae el procedimiento de investigación destinado a la aplicación de medidas
de salvaguardia.
Bienes Directamente Competidores: Aquellos bienes que, teniendo características físicas y
composición distintas a las del bien importado sobre el cual recae el procedimiento de investigación
destinado a la aplicación de medidas de salvaguardia, cumplen las mismas funciones de éste,
satisfacen las mismas necesidades y son comercialmente intercambiables.
Perjuicio Grave a la Producción Nacional: Es el deterioro general significativo de la situación de una
rama de la producción nacional de bienes similares o directamente competidores.
Amenaza de Perjuicio Grave a la Producción Nacional: Es la clara inminencia, basada en pruebas
objetivas, de un perjuicio grave a una rama de la producción nacional de bienes similares o
directamente competidores.
Parte Importante de la Producción Nacional: Es el conjunto de productores nacionales de bienes
similares o directamente competidores cuya producción conjunta constituya al menos un cuarenta por
ciento (40%) de la producción nacional total de dichos bienes.
No se considerará que forman parte de la producción nacional de bienes similares o directamente
competidores, aquellos productores nacionales asociados a los exportadores o importadores del bien
objeto de investigación, o que sean ellos mismos importadores de tales bienes.
En caso de producción nacional atomizada que suponga un número excepcionalmente elevado de
productores, se podrá aceptar una proporción menor de productores nacionales, que en ningún caso

271
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

será inferior al treinta por ciento (30%) de la producción de bienes similares o directamente
competidores, o excepcionalmente algunos bienes cuya importación por encima de determinado nivel
pudiera afectar al menos el cuarenta por ciento (40%) de otros bienes.
Partes Interesadas: Los solicitantes, productores, exportadores, importadores o las asociaciones de
éstos, así como las Asociaciones de Consumidores o Usuarios Industriales de los bienes similares, o
directamente competidores, y los representantes de los países involucrados en la investigación.
Secretaría Técnica: La Secretaría Técnica de la Comisión Antidumping y Sobre Subsidios creada por
la Ley Sobre Prácticas Desleales del Comercio Internacional.

C.- SOLO EXISTE SALVAGUARDA CUANDO SE DETERMINA PERJUICIO GRAVE A LA


PRODUCCIÓN NACIONAL POR EXCESO DE IMPORTACIÓN:

Artículo 3. Sólo se podrá aplicar una medida de salvaguardia cuando se haya determinado la existencia
o amenaza de perjuicio grave a la producción nacional de bienes similares o directamente
competidores, como consecuencia de un aumento significativo en las importaciones del bien objeto de
investigación.
Cuando existan factores distintos a los relacionados con las importaciones que al mismo tiempo
causen o amenacen causar perjuicio grave a la producción nacional, su efecto no se atribuirá al
aumento de las importaciones.

D.- EXAMINAR VOLUMEN DE IMPORTACIONES Y EFECTOS SOBRE LA INDUSTRIA:

Artículo 4. A los efectos de la determinación de la existencia o amenaza de perjuicio grave a la


producción nacional de bienes similares o directamente competidores, se deberá examinar el volumen
de las importaciones del bien bajo investigación y su efecto sobre las variables de la rama de
producción nacional. A tales fines se deberán tomar en consideración los siguientes factores:
El aumento significativo de las importaciones objeto de investigación en términos absolutos o en
relación con la producción o el consumo nacional.
El efecto de las importaciones de los bienes bajo investigación sobre las variables de la producción
nacional de bienes similares o directamente competidores, tales como: precios, volumen de
producción, utilidades, retorno sobre la inversión, uso de la capacidad instalada, inventarios,
ventas, participación de mercado, flujo de caja, nivel de empleo, productividad; y en el caso de
productos agrícolas, sobre la seguridad alimentaría.

272
Julio García Gómez

El incremento de la participación de mercado de las importaciones bajo investigación en el mercado


venezolano.
La acumulación de inventarios en Venezuela de las importaciones bajo investigación.
Cualquier otro factor que demuestre el deterioro general significativo de la situación de la producción
nacional de bienes similares o directamente competidores, o la clara inminencia de un perjuicio
grave a dicha producción, como consecuencia de las importaciones objeto de investigación.

E.- PRUEBAS ADMISIBLES:


A los efectos de la determinación de la existencia de amenaza de perjuicio grave a la producción
nacional de bienes similares o directamente competidores, se deberá demostrar que una situación
concreta puede transformarse en un perjuicio real. En consecuencia, dicha determinación no se basará
en alegaciones, conjeturas o posibilidades remotas.

F.- MEDIDAS DE SALVAGUARDA PROVISIONALES Y DEFINITIVAS:


Artículo 5. Las medidas de salvaguardia provisionales y definitivas se aplicarán al producto importado
de que se trate, independientemente del país o territorio de donde proceda el producto, salvo que en el
acuerdo o tratado comercial internacional o de integración en virtud del cual se aplique permita
tratamientos discriminados.

G.- TIPOS DE MEDIDAS DEFINITIVAS:


Artículo 6. Las medidas de salvaguardia definitivas podrán adoptar, conforme a lo previsto en los
acuerdos y tratados internacionales suscritos por la República de Venezuela, la forma de incrementos
en los impuestos de importación; recargos arancelarios ad-valorem, específicos o mixtos, así como,
restricciones cuantitativas. Cuando las medidas consistan en restricciones cuantitativas, no se reducirá
la cuantía de las importaciones por debajo del nivel promedio de las importaciones realizadas en los
últimos tres (3) años representativos, sobre las cuales se disponga de estadísticas.
Las medidas de salvaguardia sólo podrán ser impuestas en la cuantía necesaria para prevenir o
reparar el perjuicio importante a la producción nacional de bienes similares o directamente
competidores y facilitar el reajuste de la misma.

H.- VIGENCIA Y EXTENSIÓN DE LAS MEDIDAS DEFINITIVAS:


Artículo 7. Las medidas de salvaguardia definitivas permanecerán en vigencia sólo el tiempo necesario
para contrarrestar el perjuicio ocasionado por las importaciones objeto de investigación, así como

273
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

facilitar el reajuste de la producción nacional de bienes similares. Dicho período no podrá exceder de
tres (3) años, contado a partir de la fecha en que entraron en vigor las medidas definitivas, salvo que
dicho período sea prorrogado conforme a lo previsto en el artículo 9º y siguientes del presente
Decreto-Ley. Se computarán como parte del período inicial y de las prórrogas del período
anteriormente indicado, la duración de las medidas provisionales. Las medidas definitivas deberán ser
liberalizadas progresivamente, a intervalos regulares, en la forma en que lo indique la decisión.
Artículo 8. La duración total de una medida de salvaguardia definitiva, con inclusión del período de
aplicación de cualquier medida provisional, así como del período de aplicación inicial y cualquier
prórroga acordada, no podrá exceder de seis (6) años.

I.- PRORROGA DE LAS MEDIDAS DEFINITIVAS:


Artículo 9. Una medida de salvaguardia definitiva podrá ser prorrogada, previa investigación
conducida por el Ministerio de la Producción y el Comercio conforme a lo dispuesto en el Capítulo IV
del presente Decreto-Ley, mediante la cual se determine que la medida de salvaguardia sigue siendo
necesaria para prevenir o reparar el perjuicio grave o la amenaza de perjuicio grave a la producción
nacional de bienes similares o directamente competidores y siempre que se cuente con pruebas de que
dicha producción se encuentra en proceso de reajuste.
Artículo 10. La medida de salvaguardia definitiva podrá ser prorrogada por una sola vez y por un
período que no excederá de tres (3) años, previa solicitud interpuesta por la producción nacional de
bienes similares o directamente competidores, dentro de los treinta (30) días hábiles inmediatamente
anteriores a los tres (3) meses previos al vencimiento de la medida definitiva, en la cual se demuestren
los supuestos establecidos en el artículo anterior.
Artículo 11. Las medidas de salvaguardia que se prorroguen no serán más restrictivas que las vigentes
al final del período inicial de tales medidas.
Artículo 12. Cuando los acuerdos y tratados internacionales comerciales y de integración ratificados
por la República así lo requieran, el Ministro de la Producción y el Comercio, antes de prorrogar la
medida correspondiente, celebrará consultas con los gobiernos de los países involucrados con el fin de
examinar la situación planteada y negociar las concesiones a que haya lugar en el marco de tales
acuerdos.

J.- PRESIDENTE EN CONSEJO DE MINISTROS ESTABLECE MEDIDAS:


Artículo 13. Corresponderá al Presidente de la República en Consejo de Ministros, el establecimiento
de medidas de salvaguardia provisionales o definitivas, según sea el caso, si de la investigación

274
Julio García Gómez

llevada a cabo por el Ministerio de la Producción y el Comercio, de conformidad con lo previsto en el


presente Decreto-Ley, se demostrara que existe un perjuicio grave o una amenaza de perjuicio grave a
la producción nacional de bienes similares o directamente competidores, causado por el aumento
significativo de las importaciones correspondientes.

K.- MINISTERIO DE LA PRODUCCIÓN Y EL COMERCIO ÓRGANO COMPETENTE PARA


DETERMINAR APLICACIÓN DE LA MEDIDA:

Artículo 14. El Ministerio de la Producción y el Comercio será el organismo competente para


determinar la aplicabilidad de medidas de salvaguardia, y en consecuencia tendrá las siguientes
atribuciones:
Iniciar, suspender o concluir las investigaciones correspondientes;
Recibir y admitir las solicitudes de investigación correspondientes que se formulen;
Sustanciar el procedimiento destinado a la determinación del aumento significativo de las
importaciones objeto de investigación, de la existencia o amenaza de perjuicio grave a la
producción nacional de bienes similares o directamente competidores, así como de la relación
causal entre las importaciones y la existencia o amenaza de perjuicio grave;
Solicitar de la Administración Aduanera los estudios arancelarios, de valoración, de liberación y
suspensión de gravámenes, así como, cualquier otro estudio o información que fuesen necesarios a
los efectos de la investigación;
Solicitar de la Oficina Central de Estadística e Informática, la información relativa a las estadísticas
comerciales sobre las importaciones de los bienes similares o directamente competidores objeto de
investigación, así como cualquier otra información necesaria a los efectos de la investigación;
Coordinar las correspondientes investigaciones y mantener las comunicaciones con las partes
interesadas, así como preparar los estudios técnicos pertinentes.

PARÁGRAFO PRIMERO: Las Resoluciones del Ministro de la Producción y el Comercio en relación


al inicio, suspensión o conclusión de investigaciones deberán ser publicadas en la Gaceta Oficial de la
República de Venezuela.
PARÁGRAFO SEGUNDO: El Ministro de la Producción y el Comercio, mediante Resolución, podrá
delegar en la Secretaría Técnica las atribuciones a que hace referencia el presente artículo.

L.- SOLICITUD CONJUNTA POR EMPRESAS O INICIO DE OFICIO:

275
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

Artículo 15. Los productores nacionales, cuya producción conjunta constituya parte importante de la
producción nacional total de bienes similares o directamente competidores, podrán presentar ante el
Ministerio de la Producción y el Comercio una solicitud motivada de apertura de investigación sobre
medidas de salvaguardia.
PARÁGRAFO ÚNICO: El Ministerio de la Producción y el Comercio excepcionalmente podrá iniciar
igualmente de oficio, una investigación sobre medidas de salvaguardia siempre que disponga de
indicios suficientes sobre el incremento de las importaciones, la existencia o amenaza de perjuicio
grave a una parte importante de la producción nacional y la relación causal entre éstos.

M.- REQUISITOS DE FORMA DE LA SOLICITUD:


Artículo 16. Cuando los productores nacionales soliciten la apertura de una investigación sobre
medidas de salvaguardia, la solicitud correspondiente deberá contener información sobre los siguientes
aspectos:
Los requisitos establecidos en el artículo 49 de la Ley Orgánica de Procedimientos Administrativos;
Una descripción completa del bien de cuya importación se trate, la cual deberá incluir el nombre,
características, uso o destino, tamaño, volumen y peso, insumos y componentes, especificaciones
comerciales y técnicas, calidad, clasificación arancelaria del mismo, así como, proceso productivo
y tecnología aplicada;
Una descripción completa del bien similar o directamente competidor producido en Venezuela, la cual
deberá incluir el nombre, características, uso o destino, tamaño, volumen y peso, insumos y
componentes, especificaciones comerciales y técnicas, calidad, proceso productivo y tecnología
aplicada, precio en el mercado, precio de fábrica y costo de producción del mismo;
Nombre y domicilio de las empresas importadoras, exportadoras y productoras del bien de cuya
importación se trate;
Evolución y comportamiento del volumen, participación y precios de las importaciones
correspondientes durante los tres (3) años anteriores a la solicitud, así como la información
disponible del año en curso;
Evolución y comportamiento de la producción, utilidades, retorno sobre la inversión, uso de la
capacidad instalada, inventarios, ventas, participación de mercado, flujo de caja, precios y el nivel
de empleo del solicitante; y,
Cualquier otro factor que demuestre el deterioro general significativo o la clara inminencia del
perjuicio grave a la producción nacional de bienes similares o directamente competidores.

276
Julio García Gómez

PARÁGRAFO ÚNICO: Asimismo, y en la medida en que fuese posible, cuando se alegue la amenaza
de perjuicio, la solicitud deberá incluir pruebas sobre la posibilidad de un aumento de las
importaciones determinado, entre otros factores, por la existencia de un contrato de suministros, la
adjudicación de una licitación o una oferta irrevocable; o como consecuencia de la capacidad de
exportación en el país de origen determinada por el aumento de la capacidad instalada o los
inventarios con fundados indicios de que tales exportaciones sean destinadas al mercado venezolano.

N.- SUSTANCIACIÓN DEL EXPEDIENTE O PROCEDIMIENTO:


Artículo 17, y siguientes:. El Ministro de la Producción y el Comercio, dentro de los cinco (5) días
hábiles siguientes a la recepción de la solicitud de investigación correspondiente, analizará la
documentación presentada a los fines de determinar si la solicitud cumple con los requisitos
establecidos en el artículo anterior. De ser así, admitirá la solicitud presentada. En caso contrario,
dentro de los tres (3) días hábiles siguientes, notificará al solicitante sobre cualquier omisión o
insuficiencia observada en la solicitud, respecto de los requisitos establecidos en el artículo anterior.

O.- SOLICITUD CON MEDIDAS DE SALVAGUARDA PROVISIONALES:


Artículo 29. Los productores nacionales de bienes similares o directamente competidores podrán
solicitar la imposición de medidas de salvaguardia provisionales, conjuntamente con la solicitud de
apertura de investigación o en cualquier momento en el curso de ésta. La solicitud a que hace
referencia el presente artículo deberá contener los elementos que permitan demostrar los supuestos
establecidos en el artículo siguiente. De ser el caso, antes de la imposición de medidas de salvaguardia
provisionales, el Ministro de la Producción y el Comercio podrá exigir al solicitante, la constitución de
una caución que considere suficiente.
Cuando habiéndose instruido el procedimiento y declarada sin lugar una solicitud de investigación
sobre medidas de salvaguardia, el Ministro de la Producción y el Comercio considerase
manifiestamente infundada o temeraria dicha solicitud, podrá ejecutar la caución a que hace referencia
este artículo.

P.- PROPOSICIÓN AL PRESIDENTE EN CONSEJO DE MINISTROS LA MEDIDA DE


SALVAGUARDA PROVISIONAL:

Artículo 30. Dentro de los treinta (30) días hábiles siguientes al inicio de la investigación sobre
medidas de salvaguardia, sea a solicitud de productores nacionales o de oficio; o siguientes al recibo

277
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

de la solicitud de imposición de medidas provisionales de salvaguardia durante el curso de la


investigación, los Ministros de la Producción y el Comercio y de Finanzas, así como los demás
Ministros involucrados en la actividad de que se trate, previa investigación preliminar y la
recomendación del Ministerio de la Producción y el Comercio, podrán proponer al Presidente de la
República en Consejo de Ministros, la imposición de medidas de salvaguardia provisionales, siempre
y cuando:

Se determine la necesidad de impedir un perjuicio irreparable a la producción nacional de bienes


similares o directamente competidores durante la investigación, por la presencia de circunstancias
críticas; y
Existan indicios suficientes que deriven en una presunción grave de la existencia o amenaza de
perjuicio a la producción nacional de bienes similares o directamente competidores.
Se considerará que existen circunstancias críticas cuando se presenten pruebas claras de que se ha
producido una aumento sustancial de las importaciones correspondientes, durante los últimos seis (6)
meses sobre los cuales se disponga de estadísticas, teniendo en cuenta que su volumen y la
oportunidad en que se han llevado a cabo, han tenido un efecto negativo sobre las variables
económicas de la producción nacional de bienes similares o directamente competidores.
Cuando los acuerdos y tratados comerciales internacionales y de integración ratificados por la
República así lo requieran, el Ministro de la Producción y el Comercio, luego de que se hubiere
impuesto una medida provisional, celebrará consultas con los gobiernos de los países involucrados.

Q- PRESIDENTE VÍA DECRETO IMPONE MEDIDA PROVISIONAL:


Artículo 31. Dentro de los diez (10) días hábiles siguientes al recibo de las recomendaciones de los
Ministros respectivos, el Presidente de la República en Consejo de Ministros, deberá mediante
Decreto, decidir sobre la adopción de medidas de salvaguardia provisionales, el cual deberá estar
suficientemente motivado y contener los elementos a que se refiere el artículo 35 del presente Decreto-
Ley, según corresponda.

R.- TIEMPO DE LA INVESTIGACIÓN Y PRORROGA DE LA MISMA:


Artículo 32. La investigación del Ministerio de la Producción y el Comercio sobre medidas de
salvaguardia no podrá exceder del plazo de tres (3) meses contados desde el inicio de la investigación
de conformidad con lo establecido en el Parágrafo Único del artículo 20 de este Decreto-Ley, salvo

278
Julio García Gómez

que medien causas excepcionales, en cuyo caso la investigación respectiva podrá ser prorrogada por
una sola vez y por un plazo que no deberá exceder de un (1) mes.

S.- INFORME TÉCNICO DE LAS MEDIDAS DE SALVAGUARDA:


Artículo 33. Dentro del plazo a que hace referencia el artículo anterior, el Ministerio de la Producción
y el Comercio preparará un informe técnico definitivo a objeto de que durante los 10 días hábiles
siguientes al recibo del mismo, los Ministros de la Producción y el Comercio, de Finanzas, así como
los demás Ministros involucrados en la actividad de que se trate, lo evalúen y formulen sus
recomendaciones al Presidente de la República en Consejo de Ministros.
En aquellos casos en los que se recomiende la imposición de medidas de salvaguardia definitivas, el
informe deberá indicar además el tipo, monto y duración de las medidas correspondientes.

T.- PLAZO PARA QUE PRESIDENTE ADOPTE LAS MEDIDAS, MOTIVACIÓN DE MISMO
Y ADOPCIÓN DE LAS DECISIONES:

Artículo 34. El Presidente de la República dispondrá de un plazo de veinte (20) días hábiles, contados
a partir del recibo de las conclusiones y recomendaciones de los Ministros respectivos, para adoptar,
en Consejo de Ministros, mediante Decreto y en forma debidamente motivada, alguna de las siguientes
decisiones:
Dar por terminada la investigación sin imposición de medidas de salvaguardia definitivas y devolución
de las cantidades percibidas por concepto de medidas de salvaguardia provisionales que hubieren
sido recaudadas o liberar las garantías que hubieren sido constituidas.
Imponer medidas definitivas de salvaguardia e integrar al Tesoro Nacional las cantidades percibidas
por concepto de medidas provisionales.
PARÁGRAFO ÚNICO: Cuando los acuerdos y tratados comerciales internacionales y de integración
ratificados por la República así lo requieran, el Ministro de la Producción y el Comercio, antes de la
imposición de la medida correspondiente, celebrará consultas con los gobiernos de los países
involucrados.

U.- REQUISITOS DE FORMA Y DE FONDO DE LA DECISIÓN:


Artículo 35. La decisión sobre imposición de medidas de salvaguardia deberá contener los siguientes
elementos:

279
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

1.- Los requisitos establecidos en el artículo 18 de la Ley Orgánica de Procedimientos


Administrativos;
2.- Nombre, especificaciones, características, clasificación arancelaria, uso o destino del bien
extranjero de que se trate y del bien similar o directamente competidor producido en Venezuela;
3.- Nombre y demás datos de identificación del productor o productores nacionales y extranjeros, así
como de los importadores y exportadores del bien;
4.- El país o países de origen o de procedencia de las importaciones;
5.- Descripción del aumento significativo de las importaciones;
6.- Descripción de la existencia o amenaza de perjuicio a la rama de producción nacional de bienes
similares o directamente competidores; y,
7.- Tipo, monto y duración de las medidas de salvaguardia si fuere el caso, así como la forma en que
tal medida se liberalizará progresivamente durante el período de su aplicación.

V.- PUBLICACIÓN EN GACETA OFICIAL PARA QUE ADQUIERAN EFECTOS LAS


MEDIDAS:

Artículo 36. Las decisiones relativas a la imposición de medidas de salvaguardia provisionales o


definitivas deberán ser publicadas en la Gaceta Oficial de la República de Venezuela.

W.- ÓRGANOS ENCARGADOS DE LA APLICACIÓN DE LAS MEDIDAS DE


SALVAGUARDA:

Artículo 37. Corresponderá a la Administración Aduanera la aplicación de las medidas de salvaguardia


provisionales o definitivas, así como su percepción en los casos en que consista en la imposición de
gravámenes. Las medidas de salvaguardia provisionales podrán ser canceladas en dinero o
garantizadas, a satisfacción de la administración aduanera. En el supuesto de que fuesen canceladas en
dinero, los fondos en cuestión serán mantenidos en una cuenta especial, hasta tanto se decida su
percepción definitiva o devolución total o parcial, según el caso. La administración aduanera deberá
informar mensualmente a los Ministros de la Producción y el Comercio y de Finanzas de manera
discriminada, la cantidad recaudada por concepto de medidas de salvaguardia provisionales o
definitivas.
En aquellos casos en los que se acuerde imponer una medida de salvaguardia definitiva bajo la forma
de restricciones cuantitativas, su administración corresponderá al Ministerio de la Producción y el
Comercio; y su control, inspección y fiscalización a la Administración Aduanera.

280
Julio García Gómez

PLAN DE REAJUSTES COMPETITIVO.

A.- IMPLEMENTACIÓN DE PLAN DE REAJUSTE COMPETITIVO::


Artículo 39. Una vez impuesta la medida de salvaguardia definitiva, la rama de producción nacional
de bienes similares o directamente competidores deberá implementar un plan de reajuste competitivo,
previamente establecido y aprobado mediante Resolución del Ministerio de la Producción y el
Comercio.

B.- ELABORACIÓN DE PLAN DE REAJUSTE COMPETITIVO, SUPERVISIÓN DEL MISMO Y


PARTICIPACIÓN DE OTROS AGENTES ECONÓMICOS Y AUTORIDADES EN EL
DISEÑO:

Artículo 40. Dentro del curso de la investigación correspondiente, el solicitante elaborará el plan de
reajuste competitivo de la rama de producción nacional de bienes similares o directamente
competidores respectiva, cuya supervisión y control quedarán a cargo del Ministerio de la Producción
y el Comercio.
El plan de reajuste competitivo se llevará de manera independiente y separada de la investigación
sobre medidas de salvaguardia, y en el diseño del mismo podrán participar todos los agentes
económicos y autoridades competentes vinculados a la actividad de que se trate.

C.- PROGRAMA DE REAJUSTE COMPETITIVO NACE DEL ANÁLISIS DE LOS


FACTORES QUE INFLUYEN Y DETERMINAN LA COMPETITIVIDAD DEL
SECTOR:

Artículo 41. El programa de reajuste derivará del análisis de los factores que influyen y determinan la
competitividad del sector, a partir del cual se establecerán las acciones y plazos estimados para su
ejecución, los cuales podrán variar como resultado de la evaluación que lleve a cabo el Ministerio de
la Producción y el Comercio de la información obtenida a través de la investigación sobre medidas de
salvaguardia.

281
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

D.- ELABORACIÓN DE PLAN DE REAJUSTE COMPETITIVO ES UN PRERREQUISITO


PARA PROCEDER A APLICAR LA MEDIDA DE SALVAGUARDA DEFINITIVA DE LA
PRODUCCIÓN NACIONAL:

Artículo 42. En aquellos casos en los que no se haya presentado el plan de reajuste competitivo de la
rama de producción nacional de bienes similares o directamente competidores, no procederá la
imposición de la medida de salvaguardia definitiva a que haya lugar.

E.- LIBERACIÓN DE LA MEDIDA DE SALVAGUARDA:


Artículo 43. En aquellos casos en los que la rama de producción nacional de bienes similares o
directamente competidores no ejecute el plan de reajuste respectivo o se disipen las causas que dieron
origen a la aplicación de la medida de salvaguardia definitiva, la misma podrá ser eliminada o, su
liberalización podrá ser anticipada por el Presidente de la República en Consejo de Ministros, previa
recomendación de los Ministros de la Producción y el Comercio y de Finanzas.

F.- APLICACIÓN DE TRATADOS-LEYES COMERCIALES:


Artículo 45. Para todo lo no previsto expresamente en el presente Decreto-Ley se aplicarán las normas
establecidas en los acuerdos y tratados comerciales internacionales y de integración ratificados por la
República, respecto de los países que formen parte de dichos acuerdos.

G.- APLICACIÓN SUPLETORIA DE OTRAS LEYES:


Artículo 46. Para todo lo no previsto expresamente en el presente Decreto-Ley se aplicarán
supletoriamente las disposiciones establecidas en la Ley Orgánica de Procedimientos Administrativos,
la Ley Orgánica de Aduanas, sus Reglamentos, y la Ley Sobre Prácticas Desleales del Comercio
Internacional y su Reglamento, en lo que éstas sean aplicables.

3.5.3.2. DECRETO CON RANGO Y FUERZA DE LEY DE PROMOCIÓN Y PROTECCIÓN


DE INVERSIONES (G. O. N° 5.390 DEL 22-10-1999):

A.- OBJETO:
Artículo 1. Este Decreto-Ley tiene por objeto proveer a las inversiones y a los inversionistas, tanto
nacionales como extranjeros, de un marco jurídico estable y previsible, en el cual aquéllas y éstos

282
Julio García Gómez

puedan desenvolverse en un ambiente de seguridad, mediante la regulación de la actuación del Estado


frente a tales inversiones e inversionistas, con miras a lograr el incremento, la diversificación y la
complementación armónica de las inversiones en favor de los objetivos del desarrollo nacional.

B.- DEFINICIONES:
Artículo 3. A los efectos del presente Decreto-Ley, se entenderá por:
Inversión: Todo activo destinado a la producción de una renta, bajo cualquiera de las formas
empresariales o contractuales permitidas por la legislación venezolana, incluyendo bienes
muebles e inmuebles, materiales o inmateriales, sobre los cuales se ejerzan derechos de
propiedad u otros derechos reales; títulos de crédito; derechos a prestaciones que tengan valor
económico; derechos de propiedad intelectual, incluyendo los conocimientos técnicos, el
prestigio y la clientela; y los derechos obtenidos conforme al derecho público, incluyendo las
concesiones de exploración, de extracción o de explotación de recursos naturales y las de
construcción, explotación, conservación y mantenimiento de obras públicas nacionales y para
la prestación de servicios públicos nacionales, así como cualquier otro derecho conferido por
ley, o por decisión administrativa adoptada en conformidad con la ley.
Inversión Internacional: La inversión que es propiedad de, o que es efectivamente controlada por
personas naturales o jurídicas extranjeras. La inversión internacional abarca a la inversión
extranjera directa, a la inversión subregional, a la inversión de capital neutro y a la inversión
de una Empresa Multinacional Andina.
Inversión extranjera directa, inversión subregional, inversión de capital neutro e inversión de un
Empresa Multinacional Andina: Las definidas como tales en las Decisiones aprobadas por la
Comunidad Andina de Naciones, y en su reglamentación en Venezuela.
Inversionista internacional: El propietario de una inversión internacional, o quien efectivamente la
controle.
Inversión venezolana: La inversión que es propiedad de, o en la cual se ejerce el control efectivo
por parte de personas naturales o jurídicas venezolanas.
Inversionista venezolano: La persona natural o jurídica venezolana que es propietaria de una
inversión venezolana o que ejerce el control efectivo sobre ella.

C.- DISPOSICIONES INTERNACIONALES MÁS FAVORABLES AL INVERSIONISTA Y


EFECTOS INTERNOS DE LOS MISMOS:

283
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

Artículo 5. Los tratados o acuerdos que celebre Venezuela podrán contener disposiciones que ofrezcan
una protección más amplia a las inversiones que la prevista en este Decreto-Ley, así como mecanismos
de promoción de inversiones distintos a los aquí consagrados. La vigencia y aplicación de los tratados,
convenios y acuerdos de promoción y protección de inversiones ratificados por Venezuela no serán
afectados por lo previsto en este Decreto-Ley.

D.- EXCEPCIONES:
PARÁGRAFO PRIMERO: No obstante lo previsto en los artículos 8º y 9º del presente Decreto-Ley,
las inversiones y los inversionistas internacionales cuyos respectivos países de origen no tengan
vigente con Venezuela un tratado o acuerdo de promoción y protección de inversiones, disfrutarán sólo
de la protección concedida por este Decreto-Ley, hasta tanto entre en vigencia un tratado o acuerdo de
promoción y protección de inversiones con su respectivo país de origen, que prevea a este respecto
una cláusula de trato de nación más favorecida.

E.- PROTECCIÓN A LOS INVERSIONISTAS VENEZOLANOS:


PARÁGRAFO SEGUNDO: En la negociación de tratados y acuerdos de promoción y protección de
inversiones, el Estado procurará asegurar la mayor protección posible a las inversiones y a los
inversionistas venezolanos en el o los países con los cuales se negocien esos tratados y acuerdos, y
garantizarles un trato no menos favorable que el que se prevea en los mismos a las inversiones y a los
inversionistas de dicho país o países, en Venezuela.

F.- EL DERECHO A UN TRATO JUSTO A INVERSIONISTAS INTERNACIONALES Y GOCE


DE LOS MISMOS DERECHOS Y OBLIGACIONES:

Artículo 6. Las inversiones internacionales tendrán derecho a un trato justo y equitativo, conforme a
las normas y criterios del derecho internacional y no serán objeto de medidas arbitrarias o
discriminadas que obstaculicen su mantenimiento, gestión, utilización, disfrute, ampliación, venta o
liquidación.
Artículo 7. Las inversiones y los inversionistas internacionales tendrán los mismos derechos y
obligaciones a las que se sujetan las inversiones y los inversionistas nacionales en circunstancias
similares, con la sola excepción de lo previsto en las leyes especiales y las limitaciones contenidas en
el presente Decreto-Ley.

284
Julio García Gómez

G.- RESERVA DE CIERTOS SECTORES ECONÓMICOS A LOS NACIONALES:

PARÁGRAFO PRIMERO: Mediante Ley, podrán reservarse determinados sectores de la actividad


económica, al Estado o a inversionistas venezolanos. Lo previsto en este Decreto-Ley no afecta las
reservas existentes para la fecha de entrada en vigencia de este Decreto-Ley.

H.- NO SE REQUIERE AUTORIZACIÓN PREVIA:


PARÁGRAFO SEGUNDO: Las inversiones internacionales no requerirán de autorización previa para
realizarse, excepto en los casos en que la ley expresamente así lo indique.

I.- DERECHO A TRANSFERIR CAPITALES Y SUS GANANCIAS AL EXTRANJERO, PREVIO


PAGO DE TRIBUTOS NACIONALES:

Artículo 12. Las inversiones internacionales y en su caso, los inversionistas internacionales, tendrán
derecho, previo cumplimiento de la normativa interna y al pago de los tributos a los que hubiere lugar
a la transferencia de todos los pagos relacionados con las inversiones, tales como el capital inicial y las
sumas adicionales necesarias para el mantenimiento, ampliación y desarrollo de la inversión; los
beneficios, utilidades, rentas, intereses y dividendos; los fondos necesarios para el servicio y pago de
los créditos internacionales vinculados a una inversión; las regalías y otros pagos relativos al valor y la
remuneración de los derechos de propiedad intelectual; las indemnizaciones a que se refiere el artículo
11; el producto de la venta o liquidación, total o parcial, de una inversión y los pagos resultantes de la
solución de controversias.
Las transferencias se efectuarán sin demora, en moneda convertible, al tipo de cambio vigente el día
de la transferencia de conformidad con las reglamentaciones de cambio en vigor para ese momento.
Lo previsto en el presente artículo no será obstáculo para la aplicación de medidas, previstas en la
ley, administrativas o judiciales para la protección de los derechos de los acreedores o en el curso de
procesos que se ventilen ante los Tribunales de la República.

J.- LIMITACIONES TEMPORALES DE TRANSFERENCIA SOLO EN CASOS


EXCEPCIONALES:

PARÁGRAFO PRIMERO: Podrán limitarse temporalmente las transferencias, en forma equitativa y


no discriminatoria, de conformidad con los criterios internacionalmente aceptados, cuando debido a
una situación extraordinaria de carácter económico o financiero, la aplicación de lo previsto en este
artículo resulte o pueda resultar en un grave trastorno de la balanza de pagos o de las reservas

285
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

monetarias internacionales del país, que no sea posible solucionar adecuadamente mediante alguna
medida alternativa. En estos casos, la medida que imponga la limitación deberá evitar todo daño
innecesario a los intereses económicos, comerciales y financieros de las inversiones internacionales y
de los inversionistas internacionales; y deberá ser liberada en la medida en que se corrija la situación
extraordinaria que le hubiere dado origen y en consecuencia, disminuyan o se eliminen los graves
trastornos de la balanza de pagos o de las reservas monetarias del país, o la amenaza de tales
trastornos, según sea el caso.
PARÁGRAFO SEGUNDO: En los casos de conversión de deuda externa en inversión, las remisiones
quedarán sujetas a los plazos y condiciones establecidas en la normativa rectora de esa modalidad de
inversión.

k.- TRATO DIFERENCIADO A INVERSIONISTAS EN IMPUESTOS, TASAS Y TRIBUTOS


ESTADALES Y MUNICIPALES:

Artículo 13. Las administraciones estadales y municipales dentro del ámbito de sus respectivas
competencias, procurarán que sus impuestos, tasas y tributos a las actividades de industria y comercio
no atenten contra las inversiones en términos de ser confiscatorios, ni obstaculicen el normal
desarrollo de las mismas.

L.- INVERSIONES EN DETERMINADOS SECTORES O REGIONES Y CREACIÓN DE


CONDICIONES ATRACTIVAS PARA EL DESARROLLO INDUSTRIAL:

Artículo 15. El Estado establecerá condiciones favorables para las inversiones y los inversionistas,
dirigidas a promover las inversiones en general, a inducir la realización de inversiones en
determinados sectores o regiones, o a crear condiciones atractivas para que se realicen inversiones que
contribuyan con objetivos nacionales específicos de desarrollo. En este sentido, el Ejecutivo Nacional
podrá, mediante Decreto:
Establecer beneficios o incentivos específicos a las inversiones que se realicen en determinadas ramas
o sectores económicos, o en aquellas actividades de apoyo o estímulo al logro de objetivos de
política considerados como prioritarios;
No obstante lo previsto en el artículo 7º del presente Decreto-Ley, establecer que el disfrute de esos
beneficios o incentivos corresponderá únicamente a inversiones o a inversionistas venezolanos;
Condicionar el goce de un beneficio o incentivo a la realización de determinadas acciones por parte de
los inversionistas o de la empresa en la cual se realice la inversión; y,

286
Julio García Gómez

Establecer beneficios o incentivos a las inversiones venezolanas en el exterior, en concordancia con las
políticas y programas de comercio exterior y de integración que apruebe, con apego a las normas
contenidas en los acuerdos, tratados o convenios vigentes, de los que la República sea parte.
PARÁGRAFO ÚNICO: Los beneficios o incentivos sólo podrán establecerse con carácter general, a
favor de todas las inversiones o inversionistas que se encuentren en los presupuestos y condiciones
que sean establecidos de acuerdo con lo previsto en el artículo 16 de este Decreto-Ley, y no para
determinados inversionistas en particular.

M.- REGÍMENES ESPECÍFICOS PARA OTORGAR INCENTIVOS O BENEFICIOS, CUANDO


LAS INVERSIONES ESTÁN DIRIGIDAS AL LOGRO DEL DESARROLLO INTEGRAL
DEL PAÍS:

Artículo 16. El Ejecutivo Nacional establecerá los regímenes específicos para el otorgamiento de los
incentivos o beneficios a los que se refiere el artículo anterior, o para el establecimiento de las
condiciones a las que se refiere el numeral 3 del referido artículo. Dichos regímenes tomarán en cuenta
la forma en que las inversiones de que se trate contribuyan al logro de los objetivos de desarrollo, y en
particular de aquellos relacionados con la formación de capital humano, el desarrollo productivo y la
inserción de la economía venezolana en la economía mundial, como son los de:
Formación de recurso humano y realización de actividades de investigación científica y tecnológica;
Mejoramiento de la competitividad de los sectores productivos;
Elevación del valor agregado de las actividades de exportación, con inclusión de los servicios de alto
contenido de conocimiento;
Promoción de redes empresariales, complejos y cadenas productivas de agregación de valor;
Fortalecimiento de desarrollo de las pequeñas y medidas empresas;
Promoción de exportaciones en general;
Desarrollo de la infraestructura y en particular de aquéllas de apoyo a la competitividad y al comercio
internacional; y
Desarrollo de actividades tendentes a la conservación, defensa y protección ambiental.

N.- CONTRATOS DE ESTABILIDAD JURÍDICA A FAVOR DE LA ESTABILIDAD Y


VIGENCIA DE SU INVERSIÓN Y DERECHOS:

Artículo 17. La República podrá celebrar contratos de estabilidad jurídica, con el propósito de asegurar
a la inversión la estabilidad de algunas condiciones económicas en el tiempo de vigencia de los
mismos. Dichos contratos serán celebrados, según el sector de la actividad económica de que se trate,

287
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

por el Organismo Nacional Competente al que corresponda la aplicación de las disposiciones


contenidas en la normativa comunitaria andina sobre capitales extranjeros y podrán garantizar a la
inversión uno o más de los siguientes derechos:
Estabilidad de los regímenes de impuestos nacionales vigentes al momento de celebrase el contrato.
Estabilidad de los regímenes de promoción de exportaciones.
Estabilidad de uno o más de los beneficios o incentivos específicos a los que se hubiese acogido el
inversionista o la empresa en la cual se realice la inversión, según fuere el caso, en virtud de lo
dispuesto en el artículo 15 del presente Decreto-Ley.
PARÁGRAFO ÚNICO: Los contratos que se refieran a estabilidad de regímenes de impuestos
nacionales, requerirán la opinión favorable del Servicio Nacional Integrado de Administración
Tributaria (SENIAT) y sólo entrarán en vigor previa autorización del Congreso de la República.

Ñ.- CONTRATOS DE ESTABILIDAD JURÍDICA:


Artículo 18. Los contratos de estabilidad jurídica:
Deberán celebrarse antes de la realización de la inversión y tendrán una vigencia no mayor de diez
(10) años a partir de la fecha de su celebración;
Sólo podrán ser suscritos por las empresas o los inversionistas, según sea el caso, que se comprometan
a cumplir con programas específicos de inversiones y con otras contraprestaciones, de acuerdo con
las condiciones que se indiquen en el Reglamento de este Decreto-Ley;
Serán resultados en caso de incumplimiento por parte de las empresas o de los inversionistas, según
fuere el caso, de las obligaciones contraídas conforme al contrato. En caso de resolución, y sin
perjuicio de cualquier otra cláusula de penalidad que se establezca en el contrato, serán
suspendidos los beneficios o incentivos a favor de la empresa o del inversionista, según fuere el
caso, y ésta o aquél, según corresponda, quedarán obligados a la devolución de las cantidades de
dinero, así como el valor de los beneficios o incentivos que hubieran recibido por concepto de
incentivos o beneficios durante todo el período fiscal en que se materialice el incumplimiento, y a
la devolución de los tributos que se hubieren tenido que pagar, de no haber mediado el contrato de
estabilidad jurídica, durante el mismo período.
Las controversias que surjan entre las empresas o inversionistas que suscriban los contratos de
estabilidad jurídica, y el Estado venezolano, a propósito de la interpretación y aplicación del
respectivo contrato, podrán ser sometidas a arbitraje institucional en conformidad con lo previsto
en la Ley sobre Arbitraje Comercial.

288
Julio García Gómez

O.- MEDIDAS EXCEPCIONALES:


Artículo 24. Lo previsto en el presente Decreto-Ley no impedirá:
La adopción de medidas que afecten los derechos reconocidos conforme a este Decreto-Ley, siempre
que tales medidas no sean arbitrarias o injustificadas y se fundamenten en razones de seguridad
nacional; de protección de la vida o la salud humana, animal o vegetal, o de conservación de
recursos naturales; o,
La adopción de medidas en el campo de los servicios financieros que tengan por objeto:
La protección de los inversionistas depositantes, participantes en el mercado financiero, titulares de
pólizas, titulares de reclamaciones de pólizas o personas a las que les es debida una
responsabilidad fiduciaria por una institución financiera;
El mantenimiento de la seguridad, solidez, integridad y responsabilidad de las instituciones
financieras; y;
Asegurar la integridad y estabilidad del sistema financiero en Venezuela.

3.5.3.3. LEY DE ZONAS FRANCAS DE VENEZUELA (G. O. N° 34.772 DEL 08-08-1991) :

A.- EL OBJETO:
Artículo 1. La presente Ley tiene por objeto regular el establecimiento y funcionamiento de zonas
francas en el país, para promover el desarrollo nacional a través de actividades que fortalezcan
fundamentalmente el comercio exterior y contribuyan a la transferencia de tecnología, la generación
de empleo y el desarrollo regional.

B.- DEFINICIÓN DE ZONA FRANCA:


Artículo 2. Se entenderá por zonas francas el área de terreno que esté físicamente delimitada sujeta a
un régimen fiscal especial establecido en la presente Ley, en la cual personas jurídicas autorizadas
para instalarse a los efectos de esta Ley, se dediquen a la producción y comercialización de bienes
para la exportación, así como a la prestación de servicios vinculados con el comercio internacional.

C.- TIPOS DE ZONAS FRANCAS:


Artículo 3. De acuerdo a la actividad que desarrollen, las zonas francas, podrán ser:

289
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

INDUSTRIALES: Cuando se dediquen a la producción, ensamblaje o cualquier tipo de


perfeccionamiento económico de bienes para la exportación o reexportación;
DE SERVICIOS: Cuando se dediquen a la prestación de servicios vinculados al comercio
internacional;
COMERCIALES: Cuando se dediquen a la comercialización de mercancías nacionales o extranjeras,
para ser destinadas a la exportación o reexportación, sin que se realicen actividades que cambien
las características del producto o alteren el origen del mismo.
En una zona franca podrán desarrollarse simultáneamente las tres actividades antes mencionadas.

D.- COORDINACIÓN INSTITUCIONAL PARA FIJAR PROMOCIÓN DE INVERSIONES


EXTRANJERAS, EXPORTACIONES DE PRODUCTOS DE LA ZONA FRANCA Y
PROGRAMAS DE FINANCIAMIENTO INDUSTRIAL:

Artículo 4. El Ejecutivo Nacional coordinará con los organismos correspondientes, programas


especiales de promoción de inversiones extranjeras, a realizarse en las zonas francas industriales, de
promoción a la exportación de los productos provenientes de las zonas francas industriales, así como
programas de financiamiento que contemplen tasas de interés y créditos a largo plazo con condiciones
especiales para el desarrollo de proyectos de zonas francas industriales dentro de las mismas.

E.- SUJETAS AL CONTROL ADUANAL:


Artículo 5. Las zonas francas estarán controladas por la autoridad aduanera de la jurisdicción, y
tendrán físicamente separada el área donde se ubiquen los usuarios industriales, de servicios y
comerciales, si así fuere el caso.

F.- DIRECCIÓN Y ADMINISTRACIÓN A CARGO DE EMPRESA PROMOTORA Y FUNCIONES


D ELA MISMA:

Artículo 7. Sin perjuicio de las funciones que correspondan a las autoridades aduaneras y de resguardo
competentes, la dirección y administración de cada zona franca, estará a cargo de una empresa de
carácter público, o privado o mixto, que asumirá forma de Compañía Anónima y ejercerá las
siguientes actividades:
Aprobar y divulgar el plan de desarrollo armónico e integral de la respectiva zona franca;
Dictar y divulgar el Reglamento Interno de Operaciones de la zona franca;

290
Julio García Gómez

Autorizar la instalación de empresas en la zona franca, así como las ampliaciones, diversificaciones,
transformaciones y, en general, cambios en las autorizaciones otorgadas, previo cumplimiento de
los requisitos legalmente establecidos;
Contratar por su cuenta la construcción de edificaciones, almacenes, talleres, instalaciones y otras
obras de infraestructura en la zona franca;
Celebrar contratos de arrendamiento o de compra-venta sobre los bienes referidos en el Literal
anterior, así como sobre las parcela de terreno que formen parte del Área Geográfica de la Zona
Franca;
Autorizar la instalación en la zona franca, de los servicios que considere necesarios, promulgando las
respectivo normas de funcionamiento, las cuales deberán haber sido aprobados por el organismo
competente según su tipo;
Autorizar y controlar la construcción, por parte de las empresas autorizadas para operar dentro de la
zona franca, de los bienes a que se refiere el literal d);
Establecer los sistemas de registro, control e inventario de mercancías, previa opinión favorable del
Ministerio de Hacienda;
Velar por el cumplimiento de las medidas de seguridad, sanidad y prevención de siniestros que sean
legalmente establecidas;
Velar por el cumplimiento de las medidas de control y seguridad fiscal que sean legalmente
establecidas,
Establecer su propio esquema de organización financiera y administrativa de acuerdo a sus funciones y
objetivos;
Organizar la realización de ferias y exposiciones dentro de la zona franca;
Permitir transferencias de las autorizaciones otorgadas de acuerdo al literal c), siempre que las nuevas
empresas cumplan los mismos requisitos legalmente establecidos;
Autorizar las operaciones de compra-venta, permuta, mutuo, comodato y otros traspasos de bienes
entre las empresas radicadas en la zona franca;
ñ) Expedir certificación de origen de acuerdo a lo que se establezca en el Reglamento de esta Ley;
La coordinación de actividades de los organismos y empresas vinculadas a las funciones de la zona
franca; y
Las demás que le asigne el Ejecutivo Nacional por órgano del Ministerio de Hacienda.

G.- ÓRGANO ENCARGADO DE TRAMITAR SOLICITUD:


Artículo 8. Corresponde al Ministerio de Hacienda:

291
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

Recibir, analizar y tramitar las solicitudes de promoción e instalación de zonas francas. Dichas
solicitudes requerirán, en todo caso la opinión del Ministerio de Fomento sobre los
requisitos y condiciones indispensables para su establecimiento;
Recibir del ente administrador de la zona franca, copia de las autorizaciones que éste haya
otorgado a las empresas que pretendan instalarse dentro de las mismas;
Participar con otros organismos, en las negociaciones de acuerdos internacionales que se
relacionen con actividades de las zonas francas y dar cumplimiento a dichos acuerdos;
Autorizar y controlar, a través de la aduana de la jurisdicción, la enajenación, disposición,
derecho o destrucción de envase, embalajes residuos, desperdicios y otros bienes
similares, resultantes de las actividades propias de las empresas establecidas en la zona
franca;
La aplicación y control del régimen fiscal correspondiente;
Conocer las infracciones a esta Ley, sus Reglamentos y demás disposiciones legales y aplicar
las sanciones a que haya lugar; y
Conocer y resolver cualquier otro asunto que competa a las zonas francas.

H.- ACTIVIDADES A REALIZASE DENTRO DE LA ZONA FRANCA:


Artículo 13. Dentro de las zonas francas, sin menoscabo de la aplicación de la legislación laboral
venezolana se podrán realizar las siguientes actividades:
Construir edificaciones destinadas a oficinas, salones, archivos, bibliotecas muestrarios, fábricas,
talleres, depósitos, exposiciones y otras semejantes;
Acondicionar espacios descubiertos para el depósito de determinados productos y para el arrumaje
temporal de accesorios de navegación y transporte;
Realizar procesos de envase, desenvase, y reenvase, empaque, desempaque y reempaque, etiquetado,
refinación, purificación, mezcla hidratación, clasificación, separación, selección, marcaje,
combinación, reparación, rehabilitación, ensamblaje, transformación, confección, procesamiento,
manufactura, industrialización y, en general, cualquier tipo de perfeccionamiento;
Realizar actos de exhibición, muestreo, mercadeo, degustación, experimentación, comercialización,
servicios y otras semejantes, así como ferias y exposiciones relacionadas con las actividades de la
zona franca;
Operar cualquier régimen de depósito aduanero y almacenes aduaneros, de conformidad con lo
previsto en el Reglamento de la Ley Orgánica de Aduanas;
Las demás que sean legalmente autorizadas.

292
Julio García Gómez

Dentro del área de las zonas francas no se podrán edificar residencias particulares ni realizar
operaciones de venta al detal.

I.- AUTORIZACIÓN PARA OPERACIONES PORTUARIAS:


Artículo 15. El Ejecutivo Nacional, a solicitud motivada de la empresa referida en el artículo 7º podrá
otorgar autorización para la ejecución de las operaciones portuarias de carga, descarga, tránsito,
transbordo, cabotaje, caleta, estiba, acarreo, arrumaje, almacenamiento, despacho y otras inherentes a
la movilización de los cargamentos destinados a la respectiva zona franca, o que vayan a ser
movilizados desde ésta vía marítima hacia otros puertos del país o del exterior.

J.- OBLIGACIONES DE LA EMPRESA ADMINISTRADORA:


Artículo 16. Los entes administradores de zonas francas quedan, obligados a:
Instalar, autorizar, administrar, supervisar, controlar y mantener los servicios destinados a la zona
franca;
Separar físicamente las áreas comerciales de las áreas industriales y las áreas de servicio;
Prever dentro del diseño de las zonas francas la disponibilidad de áreas para la prestación de servicios
al personal que labore en las zonas francas, a efecto de cumplir con las disposiciones legales de
trabajo y previsión social;
Suministrar la información relativa a sus operaciones que soliciten los Ministerios de Hacienda y
Fomento;
Notificar a las dependencias competente de los Ministerios de Hacienda y Fomento sobre los avisos de
cierre de operaciones que reciba, dentro de un plazo máximo de quince (15) días contados a partir
de la fecha de recepción del correspondiente aviso; y
Cualquier otra actividad necesaria para la dirección, administración y manejo de las zonas francas.

K.- OBLIGACIONES DE LAS EMPRESAS INSTALADAS:


Artículo 17. Son obligación de las empresas instaladas en las zonas francas:
Suministrar a las dependencias competentes del Ministerio de Hacienda y del Ministerio de Fomento,
las informaciones que les requieran estos Despachos.
Avisar a la entidad administradora el cierre de operaciones en las zonas francas, con sesenta (60) días
de anticipación, por lo menos; y
Cumplir con las normas de funcionamiento que dicte el ente administrador.

293
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

L.- PROHIBICIONES DE CIERTAS ACTIVIDADES:


Artículo 18. No podrán realizarse en las zonas francas las actividades siguientes:
Explotación de petróleo y gas natural;
Almacenamiento de mercancías que causen contaminación;
Las que impliquen procesamiento y manejo de materias radioactivas, desperdicios y otros residuos
cuyos efectos contaminantes pongan en peligro la salud y el medio ambiente;
Crianza y cultivo, procesamiento y comercialización de especies de flora y fauna protegidas o
prohibidas por convenios o leyes especiales; y
Cualesquiera otras ajenas a los objetivos de las respectivas zonas francas.

M.- MERCANCÍAS PROVENIENTES DEL EXTERIOR:


Artículo 20. Las mercancías originarias y procedentes del exterior que ingresen al país con destino a
las zonas francas estarán sometidas al siguiente trato preferencial:
No causarán derechos arancelarios;
No causarán impuesto internos, al valor agregado, a la venta u otros semejantes;
No causarán tasa por servicio de aduana; y
Estarán libradas de restricciones arancelarias y para-arancelarias, con excepción de las de carácter
sanitario, certificados zoosanitarios, y permiso del Ministerio de Sanidad y Asistencia Social y
aquellos que respondan a razones de defensa y seguridad social.

N.- IMPORTACIÓN DE EQUIPOS, HERRAMIENTAS Y MATERIALES:


Parágrafo Único. La importación de equipos, herramientas y materiales destinados exclusivamente a la
construcción de la infraestructura y de los edificios de instalaciones que se utilicen para el desarrollo
de la zona franca industrial por parte de los entes administradores y de los usuarios, no causarán
impuesto y derechos arancelarios.

Ñ.- EXONERACIÓN DEL IMPUESTO SOBRE LA RENTA:


Artículo 21. Quedan exentos del pago de Impuesto Sobre la Renta:
Los enriquecimientos obtenidos por las personas jurídica establecidas en las zonas francas, derivados
de la colocación de sus productos fuera del país. Esta liberación regirá por un lapso de diez (10)
años contados a partir de la entrada en vigencia de esta Ley, pero el Ejecutivo Nacional podrá
prorrogarla o acordarla cuentas veces y con las limitaciones que juzgue convenientes. Para el caso

294
Julio García Gómez

de las personas jurídicas que se instalen a partir de la entrada en vigencia de esta Ley, dicho lapso
se contará desde el inicio de sus operaciones;
Los enriquecimientos provenientes de los intereses de capitales destinados al financiamiento de
inversiones industriales, comerciales, de servicios y de infraestructura dentro de la respectiva zona
franca; y
Los enriquecimientos derivados de actos jurídicos vinculados directamente a la respectiva zona franca,
en los casos y con las modalidades que determine el Ejecutivo Nacional, de acuerdo a Ley sobre la
materia.

O.- CONDICIONES PARA EL INGRESO DE MERCANCÍAS:


Artículo 24. Sólo podrán ingresar al área de las zonas francas las mercancías que cumplan las
siguientes condiciones:
Estar amparadas por la documentación aduanera y de transporte señaladas en la Ley Orgánica de
Aduanas y su Reglamento;
Ser sus consignatarios aceptantes personas jurídica autorizadas legalmente para operar dentro de las
respectivas zonas francas;
Estar adecuadas a las funciones y procesos que cumplan sus consignatarios aceptantes;
Cumplir las disposiciones sanitarias vigentes en todo el país; y
Realizar el trámite aduanero de internación a la zona franca en la aduana principal de la
correspondiente circunscripción, sin perjuicio de las posibilidades de tránsito y transbordo de otras
Aduanas, conforme a la Ley.
Realizar procesos de envase, desenvase, y reenvase, empaque, desempaque y reempaque, etiquetado,
refinación, purificación, mezcla hidratación, clasificación, separación, selección, marcaje,
combinación, reparación, rehabilitación, ensamblaje, transformación, confección, procesamiento,
manufactura, industrialización y, en general, cualquier tipo de perfeccionamiento;

P.- MERCANCÍAS NACIONALES Y DEL EXTRANJERO PERFECCIONADAS DENTRO


DE ZONA FRANCA:

Artículo 25. Las mercancías que hayan experimentado en las zonas francas los procesos aludidos en el
Literal c) del Artículo 13 de esta Ley, así como las originarias y procedente del exterior que se
encuentren legalmente en una zona franca podrán, sin ninguna limitación:
Ser exportadas y reexportadas;

295
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

Ser enajenadas para el servicio o consumo de naves o aeronaves y sus tripulantes o pasajeros, que
vayan a zarpar hacia puertos o aeropuertos extranjeros;
Ser enajenadas a otras zonas francas, puertos libres o instituciones similares del país, salvo las
limitaciones vigentes en estos últimos, las cuales no se aplicarán si los bienes son originarios de la
zona franca, en los términos previstos en la presente Ley.
Parágrafo Único. Las empresas instaladas en las zonas francas, podrán beneficiarse del programa de
liberación del Pacto Sub-Regional Andino, siempre que se sometan al ordenamiento jurídico de la
Comisión del Acuerdo de Cartagena sobre la materia. A tales efectos, corresponderá al Instituto de
Comercio Exterior expedir los Certificados de Origen a las empresas instaladas en zonas francas que
pretendan beneficiarse del programa de liberación previsto en el presente Parágrafo, así como también
podrán acogerse a cualquier otro acuerdo de comercio internacional suscrito por el Ejecutivo Nacional.

Q.- LITERAL A Y B DEL ARTICULO ANTERIOR TIENE DERECHO A PERCIBIR BENEFICIOS


O INCENTIVOS DE EXPORTACIÓN:

Artículo 22. En los casos previstos en los literales a) y b) del Artículo 25 de esta Ley, las personas
jurídicas instaladas en la zona franca, tendrán derecho a percibir los beneficios o incentivos a las
exportaciones, conforme a las normas, mecanismo y procedimiento vigentes en el resto del país.

R.- MERCANCÍAS QUE SALEN DE ZONA FRANCA PAGAN GRAVAMEN ARANCELARIO


SOLO DE LA PARTE IMPORTADA:

Artículo 26. Las mercancías internadas desde una zona franca industrial al territorio nacional, deberán
pagar el gravamen arancelario correspondiente en proporción al componente importado, de acuerdo
con las normas que dicte el Ejecutivo Nacional y no gozarán de los otros beneficios consagrados en el
Artículo 20 de la presente Ley.

S.- INGRESO TEMPORAL DE MERCANCÍAS Y PLAZO MÁXIMO:


Artículo 27. Podrán ingresar temporalmente del territorio aduanero nacional a una zona franca,
mercancías para ser sometidas a alguna de las operaciones mencionadas en el Literal c) del Artículo
13.
El plazo máximo para su reingreso al territorio aduanero nacional, si este fuere el caso, será de seis (6)
meses, contados a partir de la fecha de su ingreso a la zona franca.

296
Julio García Gómez

T.- INGRESO TEMPORAL DE MATERIAS PRIMAS Y MERCANCÍAS CON SUSPENSIÓN DE


IMPUESTOS CUANDO SE TRATE SU PERFECCIONAMIENTO PREVIA FIANZA Y
PLAZO MÁXIMO DE REINGRESO:

Artículo 28. Podrán ingresar temporalmente, con suspensión de los impuestos de importación,
materias primas y mercancías de una zona franca al territorio aduanero nacional, con el propósito de
que puedan ser sometidas a alguna de las operaciones indicadas en el literal c) del Artículo 13, previa
constitución de fianza específica autorizada por el Ministerio de Hacienda. El plazo máximo para el
reingreso del producto a la zona franca, será de seis (6) meses, contados a partir de la fecha de ingreso
de la mercancía al territorio aduanero nacional.
La aduana de la jurisdicción hará efectivo el descargo parcial o total de la fianza constituida, al haber
comprobado que las mercancías admitidas temporalmente en el territorio aduanero nacional
reingresaron a la zona franca correspondiente.

U.- SANCIONES POR EGRESO DE MERCANCÍAS ELUDIENDO NORMAS:

Artículo 29. Los egresos de mercancías desde las zonas francas hacia el resto del país, en los cuales se
haya eludido o intentado eludir la intervención de las autoridades de la aduana respectiva, serán
sancionados de acuerdo a las previsiones de la Ley Orgánica de Aduanas, sobre el contrabando de
introducción, aún cuando se trate de productos nacionales o previamente nacionalizados a través de
otras aduanas del país.

V.- EGRESO DE MERCANCÍAS HACIA OTROS PAÍSES ELUDIENDO NORMAS:

Artículo 30. Los egresos de mercancías desde las zonas francas hacia territorios extranjeros, en los
cuales se haya eludido o intentado eludir la intervención de las autoridades de la aduana respectiva,
serán sancionados de acuerdo a las previsiones de la Ley Orgánica de Aduanas, sobre el contrabando
de extracción, aún cuando se trate de productos de libre exportación o reexportación desde la zona
franca.

W.- DELITO DE CONTRABANDO;


Artículo 31. Constituirán el delito de contrabando, previsto en el literal c) del Artículo 103 de la Ley
Orgánica de Aduanas, aquellos actos fraudulentos o maniobras ilícitas que persigan dar a las
mercancías un tratamiento de origen distinto al que les corresponde, con el objeto de lograr su
extracción o internación con los beneficios previstos en esta Ley, según el caso.

297
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

3.5.3.4. LEY PARA PROMOVER Y PROTEGER EL EJERCICIO DE LA LIBRE


COMPETENCIA (G. O. N° 34.880 DEL 13-01-1992):

A.- EL OBJETO:
Artículo 1. Esta Ley tiene por objeto promover y proteger el ejercicio de la libre competencia y la
eficiencia en beneficio de los productores y consumidores y prohibir las conductas y prácticas
monopólicas y oligopólicas y demás medios que puedan impedir, restringir, falsear o limitar el goce de
la libertad económica.

B.- APLICACIÓN DEL ACUERDO DE CARTAGENA:


Artículo 2. Se aplicará el ordenamiento jurídico del Acuerdo de Cartagena cuando se produzcan
efectos restrictivos sobre la libre competencia en el mercado Subregional Andino.

C.- DEFINICIONES
Artículo 3. A los efectos de esta Ley se entiende por:
Libertad económica, el derecho que tienen todas las personas a dedicarse a la actividad económica de
su preferencia sin más limitaciones que las derivadas de los derechos de los demás y las que
establezcan la Constitución y leyes de la República.
Se entiende por actividad económica, toda manifestación de producción o comercialización de bienes
y de prestación de servicios dirigida a la obtención de beneficios económicos.
Se entiende por libre competencia, aquella actividad en la cual existan las condiciones para que
cualquier sujeto económico, sea oferente o demandante, tenga completa libertad de entrar o salir del
mercado, y quienes están dentro de él, no tengan posibilidad, tanto individualmente como en colusión
con otros, de imponer alguna condición en las relaciones de intercambio.

D.- ALCANCE DE LA LEY:


Artículo 4. Quedan sometidas a esta Ley todas las personas naturales o jurídicas, públicas o privadas
que, con o sin fines de lucro, realicen actividades económicas en el territorio nacional o agrupen a
quienes realicen dichas actividades.

PROHIBICIÓN DE CONDUCTAS
A.- CONTRARIAS AL LIBRE COMERCIO:

298
Julio García Gómez

Artículo 5º. Se prohíben las conductas, prácticas, acuerdos, convenios, contratos o decisiones que
impidan, restrinjan, falseen o limiten la libre competencia.

B.- QUE IMPIDAN U OBSTACULICEN LA ENTRADA AL MERCADO:


Artículo 6. Se prohíben las actuaciones o conductas de quienes, no siendo titulares de un derecho
protegido por la Ley, pretendan impedir u obstaculizar la entrada o la permanencia de empresas,
productos o servicios en todo o parte del mercado.

C.- CON LA INTENCIÓN DE RESTRINGIR EL COMERCIO O LA ENTREGA DE LOS BIENES


O SERVICIOS:

Artículo 7. Se prohíben las acciones que se realicen con intención de restringir la libre competencia, a
incitar a terceros sujetos de esta Ley a no aceptar la entrega de bienes o la prestación de servicios; a
impedir su adquisición o prestación; a no vender materias primas o insumos o prestar servicios a otros.

D.- LAS QUE MANIPULEN LOS FACTORES E INSUMOS DE LA PRODUCCIÓN,


DISTRIBUCIÓN E INVERSIONES:

Artículo 8. Se prohíbe toda conducta tendiente a manipular los factores de producción, distribución,
desarrollo tecnológico o inversiones, en perjuicio de la libre competencia.

E.- LOS ACUERDOS DONDE HAY CONCUSIÓN ENTRE EMPRESARIOS:


Artículo 9. Se prohíben los acuerdos o convenios, que se celebren directamente o a través de uniones,
asociaciones, federaciones, cooperativas y otras agrupaciones de sujetos de aplicación de esta Ley, que
restrinjan o impidan la libre competencia entre sus miembros.
Se prohíben los acuerdos o decisiones tomados en asambleas de sociedades mercantiles y civiles
contrarios a los fines anteriormente señalados.

F.- ACUERDOS O PRÁCTICAS CONCERTADAS:


Artículo 10. Se prohíben los acuerdos, decisiones o recomendaciones colectivas o prácticas
concertadas para:
Fijar, de forma directa o indirecta, precios y otras condiciones de comercialización o de servicio;
Limitar la producción, la distribución y el desarrollo técnico o tecnológico de las inversiones;
Repartir los mercados, áreas territoriales, sectores de suministro o fuentes de aprovisionamiento entre
competidores;

299
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

Aplicar en las relaciones comerciales o de servicios, condiciones desiguales para prestaciones


equivalentes que coloquen a unos competidores en situación de desventaja frente a otros; y
Subordinar o condicionar la celebración de contratos a la aceptación de prestaciones suplementarias
que, por su naturaleza o con arreglo a los usos del comercio, no guarden relación con el objeto de
tales contratos.

G.- CONCENTRACIONES ECONÓMICAS EN UNA MISMA ACTIVIDAD Y SE


GENEREN EFECTOS RESTRICTIVOS O DE DOMINIO:

Artículo 11. Se prohíben las concentraciones económicas, en especial las que se produzcan en el
ejercicio de una misma actividad, cuando a consecuencia de ellas se generen efectos restrictivos sobre
la libre competencia o se produzca una situación de dominio en todo o parte del mercado.

H.- LA CONCUSIÓN PARA ESTABLECER LOS PRECIOS DE LOS BIENES Y


SERVICIOS A TERCEROS CON LA INTENCIÓN DE IMPEDIR EL LIBRE COMERCIO:

Artículo 12. Se prohíben los contratos entre los sujetos de esta Ley, referidos a bienes y servicios, en la
medida en que establezcan precios y condiciones de contratación para la venta de bienes o prestación
de servicios a terceros, y que tengan la intención o produzcan o puedan producir el efecto de restringir,
falsear, limitar o impedir la libre competencia en todo o parte del mercado.

I.- EL ABUSO A LA POSICIÓN DE DOMINIO DEL MERCADO:


Artículo 13. Se prohíbe el abuso por parte de uno o varios de los sujetos de esta Ley de su posición de
dominio, en todo o parte del mercado nacional y, en particular, quedan prohibidas las siguientes
conductas:
La imposición discriminatoria de precios y otras condiciones de comercialización o de servicios;
La limitación injustificada de la producción, de la distribución o del desarrollo técnico o tecnológico
en perjuicio de las empresas o de los consumidores;
La negativa injustificada a satisfacer las demandas de compra de productos o de prestación de
servicios;
La aplicación, en las relaciones comerciales o de servicios, de condiciones desiguales para
prestaciones equivalentes que coloquen a unos competidores en situación de desventaja frente a
otros;

300
Julio García Gómez

La subordinación de la celebración de contratos a la aceptación de prestaciones suplementarias que,


por su naturaleza o con arreglo a los usos del comercio, no guarden relación con el objeto de tales
contratos; y
Otras de efecto equivalente.

J.- CUÁNDO EXISTE POSICIÓN DE DOMINIO EN EL MERCADO:


Artículo 14. A los efectos de esta Ley, existe posición de dominio:
Cuando determinada actividad económica es realizada por una sola persona o grupo de personas
vinculadas entre sí, tanto en condición de comprador como de vendedor y tanto en su condición de
prestador de servicios como en su calidad de usuario de los mismos; y
Cuando existiendo más de una persona para la realización de determinado tipo de actividad, no haya
entre ellas competencia efectiva.

K.- QUÉ SE ENTIENDE POR PERSONAS VINCULADAS ENTRE SÍ:


Artículo 15. Se tendrá como personas vinculadas entre sí a las siguientes:
Personas que tengan una participación del cincuenta por ciento (50%) o más del capital de la otra o
ejerzan de cualquier otra forma el control sobre ella;
Las personas cuyo capital sea poseído en un cincuenta por ciento (50%) o más por las personas
indicadas en el ordinal anterior, o que estén sometidas al control por parte de ellas; y
Las personas que, de alguna forma, estén sometidas al control de las personas que se señalan en los
ordinales anteriores.

L.- QUÉ SE ENTIENDE POR CONTROL SOBRE ACTIVIDADES:


Parágrafo Único. Se entiende por control a la posibilidad que tiene una persona para ejercer una
influencia decisiva sobre las actividades de uno de los sujetos de aplicación de esta Ley, sea mediante
el ejercicio de los derechos de propiedad o de uso de la totalidad o parte de los activos de éste, o
mediante el ejercicio de derechos o contratos que permitan influir decisivamente sobre la composición,
las deliberaciones o las decisiones de los órganos del mismo o sobre sus actividades.

M.- FORMA DE DETERMINACIÓN DE LA COMPETENCIA EFECTIVA:


Artículo 16. A los efectos de establecer si existe competencia efectiva en una determinada actividad
económica, deberán tomarse en consideración los siguientes aspectos:

301
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

El número de empresas que participen en la respectiva actividad, la cuota de participación de ellos en


el respectivo mercado, la capacidad instalada de los mismos, la demanda del respectivo producto o
servicio, la innovación tecnológica que afecte el mercado de la respectiva actividad, la posibilidad
legal y fáctica de competencia potencial en el futuro y el acceso de los competidores a fuentes de
financiamiento y suministro, así como a las redes de distribución.
Parágrafo Único. Cuando la posición de dominio se derive de la ley, las personas que se encuentren en
esa situación, se ajustarán a las disposiciones de esta Ley, en cuanto no se hayan estipulado
condiciones distintas en los cuerpos normativos que la regulen, conforme a lo dispuesto en el Artículo
97 de la Constitución.

Ñ.- PROHIBICIONES REFERIDAS A LA ELIMINACIÓN DE COMPETIDORES EN BASE A


PUBLICIDAD ENGAÑOSA, DECLARACIONES FALSAS DE PRODUCTOS Y
SERVICIOS, SOBORNO COMERCIAL, VIOLACIÓN DE SECRETOS INDUSTRIALES Y
SIMULACIÓN DE PRODUCTOS:

Artículo 17. Se prohíben el desarrollo de políticas comerciales que tiendan a la eliminación de los
competidores a través de la carencia desleal y, en especial, las siguientes.
La publicidad engañosa o falsa dirigida a impedir o limitar la libre competencia;
La promoción de productos y servicios con base en declaraciones falsas, concernientes a desventajas o
riesgos de cualquier otro producto o servicio de los competidores; y
El soborno comercial, la violación de secretos industriales y la simulación de productos.

O.- ÓRGANO COMPETENTE PARA SUSTANCIAR EXPEDIENTE ADMINISTRATIVOS Y


APLICAR SANCIONES:

Artículo 19. Se crea la Superintendencia para la Promoción y Protección de la Libre Competencia con
autonomía funcional en las materias de su competencia, adscrita administrativamente al Ministerio de
Fomento.

Artículo 20. La Superintendencia tendrá su sede en la ciudad de Caracas, podrá establecer


dependencias en otras ciudades del país, si así lo considerase necesario.

P.- ATRIBUCIONES DE LA SUPERINTENDENCIA:


Artículo 29. La Superintendencia tendrá a su cargo la vigilancia y el control de las prácticas que
impidan o restrinjan la libre competencia. Entre otras, tendrá las siguientes atribuciones:
Resolver las materias que tiene atribuidas por esta Ley;

302
Julio García Gómez

Realizar las investigaciones necesarias para verificar la existencia de prácticas restrictivas de la


competencia e instruir los expedientes relativos a dichas prácticas;
Determinar la existencia o no de prácticas o conductas prohibidas, tomar las medidas para que cesen e
imponer las sanciones previstas en esta Ley;
Dictar las medidas preventivas, de oficio o a solicitud de interesados, para evitar los efectos
perjudiciales de las prácticas prohibidas;
Otorgar las autorizaciones correspondientes en aquellos casos de excepción a que se refiere el Artículo
18 de esta Ley, siempre dentro de los límites de las normas que se dicten al efecto;
Proponer al Ejecutivo Nacional las reglamentaciones que sean necesarias para la aplicación de esta
Ley;
Dictar su reglamento interno y las normas necesarias para su funcionamiento;
Emitir dictamen sobre los asuntos de su competencia cuando así lo requieran las autoridades judiciales
o administrativas;
Crear y mantener el Registro de la Superintendencia; y
Cualesquiera otras que le señalen las leyes y reglamentos.

Artículo 32 y siguientes sustanciación de procedimiento administrativo.

Q.- PRESCRIPCIONES:
Artículo 33. Con excepción de las infracciones a las disposiciones de la Sección Tercera del Capítulo
II del Título II de esta Ley, las cuales prescriben a los seis (6) meses, las demás infracciones prescriben
al término de un (1) año.
La prescripción comenzará a contarse desde la fecha de la infracción; y para las infracciones
continuadas o permanentes, desde el día en que haya cesado la continuación o permanencia del hecho.

Artículo 46. Las sanciones que se apliquen, de conformidad con esta Ley, prescriben por el transcurso
de cuatro (4) años, contados desde la fecha en que haya quedado definitivamente firme la resolución
respectiva.
La acción para reclamar la restitución de lo pagado indebidamente por concepto de sanciones
pecuniarias prescribe después de transcurrido el lapso de cuatro (4) años.

Artículo 56. Las acciones por daños y perjuicios derivados de prácticas prohibidas por esta Ley,
prescribirán:

303
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

A los seis (6) meses contados desde la fecha en que la resolución de la Superintendencia haya quedado
firme; o
A los seis (6) meses para las infracciones a las disposiciones de la Sección Tercera del Capítulo II del
Título II de esta Ley, en el caso de que no se iniciare el procedimiento administrativo del Capítulo
I del Título IV de esta Ley. La prescripción comenzará a contarse desde la fecha en que se
consumó la infracción; y para las infracciones continuadas o permanentes, desde el día en que
cesó la continuación o permanencia del hecho.

R.- NULIDAD ABSOLUTA DE ACTOS O NEGOCIOS JURÍDICOS:


Artículo 57. Son nulos de nulidad absoluta, los actos o negocios jurídicos que tengan por causa u
objeto las prácticas y conductas prohibidas en las Secciones Primera y Segunda del Capítulo II del
Título II de esta Ley, siempre que no estén amparadas por las excepciones previstas en ellas.

3.5.3.5. LEY SOBRE PRÁCTICAS DESLEALES DEL COMERCIO INTERNACIONAL (G.


O. N° 4.441 DEL 18-06-1992):

A.- EL OBJETO:
Artículo 1. La presente Ley regula las políticas, lineamientos y medidas destinadas a prevenir e
impedir los efectos perjudiciales sobre la producción nacional de importaciones de bienes hechas en
condiciones de dumping o de bienes cuya producción, fabricación, almacenamiento, transporte o
exportación ha sido objeto de subsidio, o cuyas materias primas o insumos han sido subsidiados, en
todos aquellos casos en los que no sean aplicables las disposiciones del Acuerdo de Cartagena sobre
distorsiones en la competencia generadas por prácticas de dumping o subsidios.

B.- DEFINICIONES:
Artículo 2. A los efectos de la presente Ley se entenderá por:
Comisión: La Comisión Antidumping y sobre subsidios, creada por esta Ley;
Derecho Antidumping: gravamen especial establecido en forma provisional o definitiva para
contrarrestar los efectos perjudiciales de importaciones efectuadas en condiciones de dumping;

304
Julio García Gómez

Derecho Compensatorio: gravamen especial establecido en forma provisional o definitiva para


contrarrestar cualquier subsidio concedido directa o indirectamente a la fabricación, producción,
almacenamiento, transporte o exportación de un bien, incluyendo los subsidios concedidos a sus
materias primas o insumos;
Dumping: la introducción de bienes para su comercialización o consumo en el territorio nacional a un
precio inferior a su valor normal;
Margen de dumping: el excedente del valor normal sobre el precio de exportación;
Otros interesados:
El productor o exportador, en el extranjero, del bien sujeto a investigación;
El importador de dicho bien;
Las cámaras u asociaciones cuyos miembros sean mayoritariamente productores, exportadores o
importadores del referido bien o de uno similar;
El gobierno del país de exportación o de origen, según sea el caso;
El productor en Venezuela de un bien similar;
Los usuarios industriales del bien sujeto a investigación;
Las organizaciones de consumidores en los casos en que el bien sea usualmente vendido al por
menor; y
Otras personas naturales o jurídicas cuyos derechos subjetivos o intereses legítimos, personales y
directos puedan ser afectados por el procedimiento de determinación de dumping o de
subsidios o por sus resultados, a juicio de la Comisión.
País de exportación: país desde el cual el bien objeto de dumping o subsidiado es expedido
directamente a Venezuela;
País de origen: país del cual es originario el bien objeto de dumping o subsidiado;
Precio de exportación: el precio establecido conforme a lo pautado en el artículo 6o de la presente
Ley;
Bien objeto de dumping: aquel cuyo precio de exportación es inferior a su valor normal;
Bien similar: un bien idéntico o sustituto del bien objeto de dumping o subsidiado; u otro bien cuyas
características y utilización lo asemejen en gran medida a aquél;
Secretaría Técnica: la Secretaría Técnica de la Comisión;
Subsidio: cualquier contribución financiera, prima, ayuda, forma de subvención o premio establecido
por un gobierno o un organismo público o mixto, existente en un país extranjero, o cualquier
forma de sostenimiento de los ingresos o de los precios, mediante los cuales se otorgue una

305
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

ventaja a determinadas empresas o ramas de la producción, adicional a las existentes para otras
empresas o ramas de la producción;
Valor normal: a los efectos de la presente Ley se entenderá por valor normal al precio comparable
realmente pagado o por pagar en el curso de operaciones comerciales ordinarias, por el bien
presuntamente objeto de dumping, cuando el mismo es destinado al consumo en el país de
exportación o en el país de origen, según sea el caso;
Venta: se asimilan a este contrato, a los efectos de esta Ley, el arrendamiento financiero y la promesa
de venta o de arrendamiento financiero; y
Personas asociadas:
Personas naturales que sean familiares entre sí, hasta el cuarto grado de consanguinidad o segundo
de afinidad, así como los cónyuges;
Los administradores comunes de dos personas jurídicas, cualquiera que sea su naturaleza;
Los socios o asociados de una persona jurídica cualquiera;
El empleador y su empleado;
Las personas que, directa o indirectamente, dirijan a la misma persona, o sean dirigidas por la
misma persona;
Dos personas de las que una controle a la otra directa o indirectamente; varias personas de las que
una sola posea, tenga o controle directa o indirectamente, por lo menos el cincuenta por ciento
(50%) de las acciones, derechos o cuotas de participación provistas de derecho de voto;
Dos personas de las que una posea, tenga o controle, directa o indirectamente, por lo menos el
cincuenta por ciento (50%) de las acciones, derechos o cuotas de participación provistas de
derecho de voto de la otra;
Las demás que establezca el Reglamento.

Parágrafo Único. En el Reglamento se determinarán las características que permitan individualizar a


las personas asociadas y a los acuerdos de compensación.

C.- CUANDO UN BIEN ES OBJETO DE DUMPING:


Artículo 3. Se considerará que un bien es objeto de dumping cuando su precio de exportación a
Venezuela sea inferior al valor normal de un bien similar.

D.- PAGO DE DERECHOS DE DUMPING O COMPENSATORIOS:

306
Julio García Gómez

Artículo 4. Todo producto que sea objeto de dumping al ser importado o en proceso de importación al
país o que hubiere recibido subsidios, podrá ser sometido al pago de derecho antidumping o
compensatorios, según el caso, siempre que cause o amenace causar un perjuicio importante a la
producción nacional de bienes similares.
Parágrafo Único. Ningún bien podrá ser objeto simultáneamente de derechos antidumping y
compensatorios, destinados a corregir una misma situación resultante del dumping y de los subsidios.

E.- DETERMINACIÓN DEL VALOR NORMAL:


Artículo 5. El valor normal será calculado en el país de exportación. Sin embargo, cuando los bienes
transiten simplemente por el país de exportación, o no exista en dicho país un valor normal
comparable, el valor normal se determinará en el país de origen de los bienes presuntamente objeto de
dumping.
Cuando sea imposible la determinación del valor normal del bien presuntamente objeto de dumping
en el país de exportación ni en el país de origen, debido a inexistencia de mercado interno, fijación
estatal de precio u otra circunstancia, el valor normal podrá ser calculado por la Comisión, de acuerdo
con los procedimientos establecidos, a tal efecto, en el Reglamento.

F.- DETERMINACIÓN DEL PRECIO DE EXPORTACIÓN A VENEZUELA:


Artículo 6. El precio de exportación será el precio realmente pagado o por pagar por el bien vendido
para su exportación a Venezuela, neto de impuestos, descuento y reducciones realmente concedidos y
directamente relacionados con las ventas de que se trate.
Cuando a juicio de la Comisión el precio de exportación no sea representativo del mercado, por
existir asociaciones, convenios o arreglos compensatorios entre los exportadores e importadores del
referido bien, el mismo podrá ser calculado por la Comisión de Acuerdo con las reglas que establezca
el Reglamento.

G.- COMPARACIÓN DE VALOR NORMAL Y EL PRECIO DE EXPORTACIÓN:

Artículo 7. A los efectos de determinar la existencia de dumping, así como el margen del mismo, se
compararán de manera justa el valor normal y el precio de exportación. Esta comparación se efectuará
a un mismo nivel comercial, normalmente a nivel "ex fábrica", tomando en cuenta las fechas más
próximas que sea posible y realizando los ajustes que sean pertinentes a juicio de la Comisión, por
posibles diferencias en cuanto a las características físicas de los bienes; los gravámenes a la

307
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

importación e impuestos indirectos, los gastos de venta derivados de ventas realizadas en diferentes
fases comerciales, por distintas cantidades o bajo diferentes condiciones.
Parágrafo Primero. Cualquiera de las partes de una investigación antidumping podrá solicitar la
realización de un ajuste, correspondiéndole en tal caso comprobar la justificación de su solicitud.
Parágrafo Segundo. El Reglamento de esta Ley determinará los ajustes que deban hacerse al valor
normal o al precio de exportación, según el caso, a fin de asegurar su comparación justa.

H.- PAUTAS A SEGUIR CUANDO LOS PRECIOS VARÍAN AL COMPARAR PRECIOS:

Artículo 8. En la comparación de precios, cuando los precios varíen, la Comisión adoptará entre otras
directrices, las siguientes:
El valor normal se establecerá sobre un promedio ponderado;
Los precios de exportación se compararán con el valor normal transacción por transacción, cuando el
uso de medias ponderadas afecte materialmente los resultados de la investigación; y
Podrán aplicarse técnicas de muestreo, tales como la utilización de los precios que aparezcan con más
frecuencia o se estimen más representativos, todo ello cuando se trate de un número importante de
transacciones.

I.- TIPOS DE SUBSIDIOS A LA PRODUCCIÓN DE ORIGEN EXTRANJERO:

Artículo 9. A los efectos de la presente Ley se considerarán como subsidios los siguientes:
El otorgamiento por los gobiernos de subsidios directos a una empresa o producción haciéndolos
depender de su actuación exportadora;
Sistema de otorgamiento de divisas o prácticas análogas que implique la concesión de una prima a las
exportaciones;
Tarifas de transporte inferior y de fletes para las exportaciones, proporcionadas o impuesta por las
autoridades, más favorables que las aplicadas a los envíos internos;
El suministro por el gobierno u organismos públicos, directa o indirectamente de bienes de servicios
importados o nacionales, para uso en la producción de mercancías a ser exportadas o vendidas en
el mercado interno, en condiciones más favorables que las aplicadas al suministro de bienes o
servicios similares, si tales condiciones son más favorables que las condiciones comerciales que se
ofrezcan a sus exportadores en los mercados mundiales;
La exención, remisión o aplazamiento total o parcial, concedidos específicamente en función de las
exportaciones, de los impuestos directos o de las cotizaciones de seguridad social que paguen o
deban pagar las empresas industriales y comerciales;

308
Julio García Gómez

La concesión, para el cálculo de la base sobre la cual se aplican los impuestos directos, de deducciones
especiales directamente relacionadas con las exportaciones o los resultados obtenidos en la
exportación, superiores a las concedidas respecto de la producción destinada al consumo interno;
La exención o remisión de impuestos indirectos sobre la producción y distribución de bienes
exportados, por una cuantía que exceda de los impuestos percibidos sobre la producción y
distribución de bienes similares cuando se venden en el mercado interior;
La exención, remisión o aplazamiento de los impuestos indirectos en cascada que recaigan sobre los
bienes o servicios utilizados en la elaboración de bienes a ser exportados, cuando sea mayor que la
exención, remisión o aplazamiento de los impuestos de la misma naturaleza que afecten a bienes
similares que se vendan en el mercado interno. Sin embargo las referidas excepciones, remisiones
o aplazamiento, no serán considerados como subsidios cuando los impuestos objeto de tales
medidas se apliquen a bienes materialmente incorporados, con el debido descuento, a los bienes a
ser exportados;
La remisión o la devolución de cargas a la importación por una cuantía que exceda de las percibidas
sobre los bienes importados que están materialmente incorporados al bien exportado, con el
debido descuento por el desperdicio; sin embargo en casos particulares una empresa podrá utilizar
bienes del mercado interior en igual cantidad y de la misma calidad y características que los bienes
importados, en sustitución de estos y con el objeto de beneficiarse con la presente disposición, si
la operación de importación y la correspondiente de exportación se realizan ambas dentro de un
período prudencial, que normalmente no excederá de dos (2) años;
La creación por los gobiernos u organismos especializados bajo su control, de sistemas de garantía o
seguro del crédito a la exportación, de sistemas de seguros o garantías contra alzas en el costo de
los bienes exportados o de sistemas contra los riesgos de fluctuación de los tipos de cambio, a
tipos de primas manifiestamente insuficientes para cubrir a largo plazo los costos y perdidas de
funcionamiento de esos sistemas;
La concesión por los gobiernos u organismos especializados sujetos a su control que actúen bajo su
autoridad, de crédito a los exportadores a tipos inferiores a aquellos que tienen que pagar
realmente para obtener los fondos empleados con este fin, o a aquellos que tendrían que pagar si
acudiesen a los mercados internacionales de capital para obtener fondos al mismo plazo, con las
mismas condiciones crediticias y en la misma moneda que los de los créditos a la exportación, o el
pago de la totalidad o parte de los costos en que incurran los exportadores o instituciones
financieras para la obtención de créditos, en la medida en que se utilicen para lograr una ventaja
importante en las condiciones de los créditos a la exportación; y

309
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

Los demás que determine la Comisión, de conformidad con lo dispuesto en el numeral 13 del Artículo
2° de la presente Ley.

J.- FORMA DE CALCULAR LA CUANTÍA DEL SUBSIDIO:


Artículo 10. La cuantía del subsidio se calculará en unidades monetarias o en porcentajes ad-valorem
por unidad del producto subsidiado que se importe.
A los efectos de la presente Ley, se deducirán del subsidio total los siguientes elementos:
Cualquier gasto en que necesariamente se haya tenido que incurrir para tener derecho al subsidio o
para beneficiarse del mismo; y
Los tributos, derechos u otros gravámenes a que se haya sometido la exportación hacia Venezuela,
destinados a neutralizar el subsidio.
Quien solicite la realización de las deducciones antes indicadas, deberá comprobar su procedencia, a
satisfacción de la Comisión.

k.- COMISIÓN DETERMINA LA EXISTENCIA O AMENAZA DE PERJUICIO A LA


PRODUCCIÓN NACIONAL:

Artículo 11. Corresponde a la Comisión determinar la existencia o la amenaza de perjuicio importante


a la producción nacional de bienes similares o de retraso sensible al inicio de dicha producción, como
consecuencia de las importaciones de bienes objeto de dumping o beneficiarios de subsidios.
Parágrafo Único. En el ejercicio de esta atribución, la Comisión considerará si en el país de
exportación o de origen, según sea el caso, se exige o se exigiría la prueba del perjuicio, de la amenaza
de perjuicio o de retraso, a las exportaciones venezolanas. Si tal prueba no fuere exigida podrá
presumirse la existencia o la amenaza de perjuicio o de retraso indicadas en este artículo.

L.- FORMA DE DETERMINAR PERJUICIO A LA PRODUCCIÓN NACIONAL:

Artículo 12. Para la determinación del perjuicio a que se refiere el artículo anterior, deberán
examinarse el volumen de las importaciones objeto de dumping o de subsidio y su efecto en los
precios de bienes similares en el mercado interno, así como los efectos de esas importaciones sobre los
bienes nacionales de tales productos.
Parágrafo Único. En el examen del perjuicio, podrán acumularse las importaciones provenientes u
originarias de dos o más países, con el fin de evaluar el efecto de estas sobre la producción nacional, si
las importaciones provenientes de los referidos países hubieren sido objeto de investigación

310
Julio García Gómez

antidumping o sobre subsidios en el curso del año anterior a la fecha de inicio del procedimiento
antidumping o sobre subsidios de que se trate.

M.- DEBE TRATARSE DE UN PERJUICIO REAL A LA PRODUCCIÓN:


Artículo 13. La determinación de la existencia de amenaza de perjuicio procederá únicamente cuando
una situación concreta pueda transformarse en un perjuicio real. En consecuencia, dicha determinación
no se basará en alegaciones, conjeturas o posibilidades remotas.

N.- QUÉ SE ENTIENDE POR PRODUCCIÓN NACIONAL A LOS EFECTOS DE LA


DETERMINACIÓN DEL PERJUICIO GRAVE:

Artículo 14. La expresión "producción nacional" se entenderá, a los efectos de la determinación de la


existencia o de la amenaza del perjuicio, en el sentido de abarcar el conjunto de los productores
nacionales de bienes similares, o aquellos cuya producción conjunta constituya una parte importante
de la producción nacional total de dichos bienes. A los efectos de esta determinación no serán tomados
en consideración los productores asociados a los exportadores o que sean ellos mismos importadores
del bien objeto de dumping o subsidiado.
Parágrafo Único. Excepcionalmente, la Comisión podrá considerar que la producción nacional está
dividida en dos o más mercados distintos:
Cuando la mayor parte de la producción de un bien en una determinada región se venda en la misma;
Cuando la demanda del referido bien en esa región no sea satisfecha en forma sustancial por
productores establecidos en otras regiones del país.
En estas circunstancias, se podrá considerar que existe perjuicio aún cuando no resulte perjudicada una
porción importante de la producción nacional, siempre que haya una concentración de importaciones
objeto de dumping o subsidiadas destinadas a su comercialización o consumo en la referida región,
que cause daño a la totalidad o parte importante de la producción de bienes similares en la región.

Ñ.- DERECHOS COMPENSATORIOS CUANDO HAY DUMPING:


Artículo 15. La Comisión podrá establecer derechos antidumping o compensatorios, según sea el caso,
luego de que sea comprobada la existencia de dumping o la concesión de subsidios, que causen o
amenacen causar un perjuicio importante a la producción nacional de bienes similares o que produzca
un retraso sensible en el inicio de dicha producción.

311
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

O.- DERECHOS COMPENSATORIOS O ANTIDUMPING NO EXCEDERÁN A LA CUANTÍA


DEL SUBSIDIO O DEL DUMPING:

Artículo 16. Los derechos antidumping o compensatorios a aplicarse no excederán, en ningún caso,
del margen de dumping o de la cuantía de los subsidios, respectivamente. Podrán establecerse
derechos antidumping o compensatorios menores a los antedichos límites, cuando la Comisión los
considere suficientes para eliminar el perjuicio o la amenaza de perjuicio.

P.- TIPOS DE DERECHOS ANTIDUMPING Y COMPENSATORIOS Y FORMAS DE


CALCULARLOS:

Artículo 17. Los derechos antidumping y los derechos compensatorios podrán ser ad valorem,
específicos o mixtos, según resulte más adecuado a juicio de la Comisión y podrán ser calculados en
término de la moneda extranjera en que venga facturado el bien, debiéndose liquidar su equivalente en
bolívares, calculado conforme a lo pautado en la Ley del Banco Central de Venezuela respecto de las
obligaciones en moneda extranjera.

Q.- IMPOSICIÓN DEL DERECHO EN LA CUANTÍA APROPIADA SOBRE LAS


IMPORTACIONES DEL BIEN OBJETO DE DUMPING O SUBSIDIO Y
SEÑALAMIENTO DEL PROVEEDOR DEL PAÍS DE ORIGEN:

Artículo 18. Cuando se establezca un derecho antidumping o compensatorio con respecto a un bien,
ese derecho se impondrá en la cuantía apropiada a cada caso y sin discriminación, sobre las
importaciones de ese bien, cualquiera sea su procedencia, respecto de las cuales se haya concluido que
son objeto de dumping o de subsidios y causen perjuicio, a excepción de las importaciones
procedentes de fuentes de las que se hayan aceptado compromisos de los previstos en el Capítulo VI.
La Comisión señalará al proveedor o proveedores de que se trate. Sin embargo, si estuviesen
implicados varios proveedores pertenecientes a un mismo país y resultare imposible identificarlos a
todos, la Comisión podrá señalar el país de que se trate. Si estuviesen implicados varios proveedores
de más de un país, la Comisión podrá señalar a todos los proveedores implicados o, en caso que ello
no fuese posible, a todos los países proveedores implicados.

R.- DERECHOS ANTIDUMPING Y COMPENSATORIOS PROVISIONALES:

Artículo 19. En los términos previstos en la presente Ley, la Comisión podrá establecer derechos
antidumping o derechos compensatorios provisionales sobre la base de los elementos de que disponga

312
Julio García Gómez

y siempre que preliminarmente considere que existe dumping o que se han concedido subsidios, según
el caso y que hay pruebas suficientes de perjuicio. La Comisión podrá asimismo variar el monto de los
derechos antidumping o compensatorios provisionales que ya hubiere establecido, proveyendo lo
necesario para dar a conocer a los interesados la nueva situación, mediante la publicación de la
correspondiente decisión.

Artículo 21. Los derechos antidumping y compensatorios serán revisados con la periodicidad que
indique la decisión de la Comisión, la cual no será menor de un (1) año. No obstante, los referidos
derechos, podrán ser revocados antes del vencimiento de este lapso, cuando la Comisión considere que
han cesado las causas que lo originaron.

S.- DERECHOS ANTIDUMPING Y COMPENSATORIOS ADICIONALES:


Artículo 22. Cuando el exportador pague los derechos antidumping y compensatorios, provisionales o
definitivos, podrán imponerse derechos adicionales para compensar la cantidad pagada por el
exportador. A estos efectos, cualquiera de las partes afectadas podrá presentar a la Comisión prueba de
tales pagos, y esta, una vez efectuada la correspondiente investigación y oídos los alegatos de los
interesados, podrá imponer los derechos antidumping o compensatorios adicionales aquí mencionados.
Parágrafo Único. Se considerará como un indicio de que el exportador ha pagado los derechos
antidumping o compensatorios, el que no se incremente el precio de venta al primer comprador
independiente del bien sometido a derechos antidumping o compensatorios, en una medida
equivalente a dichos derechos, salvo que se compruebe que esta ausencia de incremento del precio se
debe a una reducción de los costos o de los beneficios del importador con el producto de que se trate.

T.- SUSPENSIÓN O CONCLUSIÓN DE LA INVESTIGACIÓN ANTES DE


PRONUNCIAMIENTO DEFINITIVO CUANDO HAY ACUERDO ENTRE
PRODUCTORES NACIONALES E IMPORTADORES:

Artículo 23. La Comisión podrá suspender o concluir una investigación sobre dumping o subsidios
antes de emitir pronunciamiento definitivo acerca de la procedencia o no de los correspondientes
derechos, cuando los productores nacionales y los importadores de bienes similares objeto de
investigación, suscriban compromisos por los cuales se revisen los precios, se suprima o limite la
utilización de subsidios o se reduzca o elimine el margen de dumping, así como los efectos
perjudiciales de dichas prácticas a la producción nacional.

313
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

Una vez homologados dichos compromisos por la Comisión, esta ordenará la publicación de los
mismos en la GACETA OFICIAL DE LA REPÚBLICA DE VENEZUELA.

Artículo 24. En caso de aceptación de un compromiso, la investigación sobre el perjuicio se llevará, no


obstante, a término cuando la Comisión así lo decida o cuando lo soliciten los exportadores que
representen un porcentaje significativo de las transacciones comerciales afectadas, o el gobierno del
país de exportación o de origen, según fuere el caso. Si se determinare que no existe perjuicio, se
concluirá definitivamente la investigación y se declarará sin efecto el compromiso.

Artículo 26. Cuando la Comisión tenga motivos fundados para considerar que un compromiso ha sido
incumplido, comunicará al interesado la concesión de un plazo de treinta (30) días hábiles para la
presentación de sus alegatos y vencido dicho plazo podrá aplicar derechos antidumping o
compensatorios, basándose en los hechos comprobados para el momento de la aceptación del
compromiso.
COMISIÓN ANTIDUMPING Y SOBRE SUBSIDIOS

A.- CREACIÓN, NATURALEZA JURÍDICA Y OBJETO:


Artículo 27. Se crea la Comisión Antidumping y sobre Subsidios, como organismo desconcentrado
adscrito al Ministerio de Fomento, con el objeto de conocer y decidir los procedimientos sobre
dumping o sobre subsidios, que no correspondan a la Junta del Acuerdo de Cartagena conforme a la
normativa jurídica andina.
Dicha Comisión tendrá una Secretaría Técnica con funciones sustanciadoras y ejecutoras.
La Comisión se pronunciará mediante decisiones que agoten la vía administrativa y que serán
publicadas en la GACETA OFICIAL DE LA REPÚBLICA DE VENEZUELA y notificadas, conforme
a las disposiciones de la Ley Orgánica de Procedimientos Administrativos, a todos aquellos
interesados que hayan intervenido en el procedimiento respectivo.

B.- DEBERES Y ATRIBUCIONES DE LA COMISIÓN:


Artículo 33. La Comisión tendrá los siguientes deberes y atribuciones:
Decidir acerca del inicio, suspensión o conclusión de investigaciones sobre posibles casos de dumping
o de subsidios;
Decidir sobre la existencia o no de dumping o de subsidios y del daño por ellos causado e imponer,
cuando sea el caso, derechos antidumping o compensatorios, provisionales o definitivos.
Aceptar, cuando sea procedente, los compromisos a que se refiere el Capítulo VI de esta Ley;

314
Julio García Gómez

Dictar su propio Reglamento Interno;


Publicar semestralmente un boletín donde incluyan las decisiones tomadas en el semestre precedente,
con las anotaciones que resulten necesarias para su mejor comprensión; y
Las demás atribuciones que se le asignen.

C.- COLABORACIÓN DE OTROS ENTES OFICIALES:


Artículo 34. En el ejercicio de las funciones indicadas en el artículo anterior, la Comisión y su
Secretaría Técnica contarán con la colaboración de los demás entes públicos, y en especial:
La del Ministerio de Hacienda, del Ministerio de Relaciones Exteriores y del Instituto de Comercio
Exterior, en las investigaciones tendentes a determinar la existencia de dumping o de subsidios; y
La de los Ministerios de Agricultura y Cría y de Energía y Minas en la determinación de los aspectos
indicados en el Capítulo IV, según el tipo de bienes a que se refiera la investigación de que se
trate.

D.- SECRETARÍA TÉCNICA DE COMISIÓN ÓRGANO SUSTANCIADOR Y EJECUTOR DE


LA COMISIÓN:

Artículo 35. La Secretaría Técnica será el órgano sustanciador y ejecutor de la Comisión, a quien
queda jerárquicamente subordinada. Será ejercida por el Presidente de la Comisión y contará con los
funcionarios necesarios para el eficiente ejercicio de sus atribuciones.

E.- SUJETOS INTERESADOS QUE PRESENTAN SOLICITUD:


Artículo 37. Toda persona natural o jurídica que produzca en el país bienes idénticos o similares a
aquellos presuntamente objeto de dumping o beneficiarios de subsidios, podrán presentar ante la
Secretaría Técnica de la Comisión una solicitud de apertura de la correspondiente investigación.

F.- INICIO DE OFICIO DE LA INVESTIGACIÓN:


Artículo 38. La Comisión podrá iniciar igualmente, de oficio, una investigación antidumping o sobre
subsidios cuando considere que existen indicios de tales prácticas.

G.- REQUISITOS DE FORMA DE LA SOLICITUD:


Artículo 39. La solicitud de apertura de una investigación sobre prácticas desleales de comercio
internacional, deberá contener los siguientes requisitos:
Los establecidos en el Artículo 49 de la Ley Orgánica de Procedimientos Administrativos;

315
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

Nombre, especificaciones, características, uso o destino del bien extranjero de que se trate;
Nombre, especificaciones, características, uso o destino del bien similar producido en Venezuela, así
como su precio de fábrica, su precio en el mercado y su costo de producción; y
Todos aquellos hechos y pruebas tendentes a demostrar el dumping o el subsidio denunciados, el
perjuicio y el nexo causal entre uno y otro.
PARÁGRAFO ÚNICO
Asimismo, y en la medida en que fuese posible al solicitante, se determinarán, en la solicitud, el
nombre y demás datos de identificación del productor o productores del bien presuntamente objeto de
dumping o beneficiario de subsidios; los datos de identificaron del exportador o exportadores de dicho
bien hacia Venezuela; datos estadísticos sobre tales exportaciones y sus posibilidades de crecimiento;
el precio en fábrica y precio de mercado en el país de exportaciones a Venezuela y a terceros países del
bien de que se trate; datos de identificación del productor o productores nacionales del bien similar, así
como todos aquellos datos que se consideren útiles para fundamentar la solicitud.

Artículo 40 y siguiente sustanciación del procedimiento.

H.- FINALIZACIÓN DE LA INVESTIGACIÓN Y ADOPCIÓN DE LA DECISIÓN:

Artículo 51. Dentro de los treinta (30) días hábiles siguientes a la fecha en que se complete la
investigación, lo cual deberá ocurrir dentro del plazo de un (1) año, contado desde su inicio, la
Comisión adoptará algunas de las siguientes decisiones:
Terminación de la investigación antidumping o sobre subsidios, sin imposición de derechos y
devolución de los derechos provisionales que hubieren sido percibidos o liberación de las
garantías que hubieren sido constituidas; y
Imposición de derechos definitivos y percepción definitiva de los derechos provisionales que hubieren
sido impuestos. En ese caso determinará el tipo y monto de los derechos a ser impuestos.

Artículo 52. Cuando la Comisión de por terminada la investigación sobre la existencia de dumping o
subsidios, publicará la correspondiente decisión motivada. En dicha decisión ordenará la devolución
de los derechos provisionales que hubieren sido percibidos, o la liberación de las garantías que
hubieren sido constituidas.

I.- MOTIVACIÓN Y PUBLICACIÓN DE LA DECISIÓN:

316
Julio García Gómez

Artículo 53. Cuando la Comisión decida imponer derechos antidumping o compensatorios definitivos,
publicará la correspondiente decisión motivada, contentiva de los siguientes elementos:

Nombre, especificaciones, características, clasificación arancelaria, uso o destino del bien del
extranjero de que se trate;
Nombre y demás datos de identificación del productor o productores de dicho bien, así como de su
exportador o exportadores hacia Venezuela;
Nombre y demás datos de identificación del importador o importadores de dicho bien en Venezuela;
País de origen o de exportación del citado bien;
Nombre, especificaciones, características, clasificación arancelaria, uso o destino del bien similar en
Venezuela;
Nombre y demás datos de identificación del productor en Venezuela de dicho bien similar, de ser el
caso;
Margen de dumping, si fuere el caso, incluyendo la descripción del método empleado para calcularlo;
Descripción de los subsidios concedidos, si fuere el caso;
Descripción del perjuicio causado o que pueda causarse a la producción nacional, o la estimación del
retraso al inicio de dicha producción;
Monto de los derechos antidumping o compensatorios definitivos; y
Medida en que se percibirán definitivamente los derechos provisionales que hubieren sido impuestos,
de ser el caso.
PARÁGRAFO ÚNICO. Sin perjuicio de lo establecido en el Parágrafo Único del Artículo 4°, la
decisión podrá imponer derechos compensatorios, si se alegare y comprobare tanto el dumping como
la concesión de subsidios y el correspondiente perjuicio. En estos casos, sólo se percibirá el derecho
que sea mayor.

J.- SERVICIO ADUANERO PERCIBE DERECHOS ANTIDUMPING Y COMPENSATORIOS,


PROVISIONALES Y DEFINITIVOS:

Artículo 54. Corresponderá al servicio aduanero la percepción de los derechos antidumping o


compensatorios provisionales y definitivos, así como la percepción definitiva de los derechos
provisionales. Los derechos provisionales podrán ser pagados en dinero o garantizados con fianza de
un banco o una compañía de seguros, a satisfacción de las autoridades aduaneras. En el supuesto de
que fuesen pagados en dinero, los fondos en cuestión serán mantenidos en una cuenta especial, hasta
tanto la Comisión decida su percepción definitiva o su devolución.

317
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

K.- REAPERTURA DEL PROCEDIMIENTO Y CADUCIDAD DEL MISMO:


Artículo 55. Cualquier parte interesada que presente elementos de prueba de un cambio de
circunstancias, suficientes para justificar la reapertura del procedimiento, mediante el cual se
establecieron derechos antidumping o compensatorios definitivos, podrá solicitar la misma ante la
Comisión, siempre que hubiere transcurrido al menos un (1) año desde la conclusión de la
investigación.
La Comisión se pronunciará mediante decisión motivada acerca de dicha solicitud de reapertura,
dentro de los treinta (30) días hábiles siguientes a su recepción.
Si la Comisión considera procedente reabrir el procedimiento, se abrirá una investigación, conforme
a lo estipulado en el presente Capítulo. Esta reapertura no afectará a las medidas en vigor.

L.- REEMBOLSO POR EXCESO DE DERECHOS ANTIDUMPING Y COMPENSATORIOS


AL IMPORTADOR:

Artículo 56. Si el importador demostrare, a satisfacción de la Comisión que los derechos antidumping
o compensatorios impuestos, exceden del margen de dumping o de la cuantía de los subsidios
realmente existentes, la Comisión ordenará el reembolso al importador de las cantidades recibidas en
exceso. A estos efectos, el importador deberá presentar la correspondiente solicitud ante la Secretaría
Técnica, anexando todos los recaudos que estime pertinentes.
La Comisión, a través de su Secretaría Técnica, realizará las investigaciones y verificaciones del caso
y decidirá dentro de un plazo que no deberá exceder de cuatro (4) meses, contados a partir de la
introducción de la solicitud.

M.- VIGENCIA DE LOS DERECHOS ANTIDUMPING Y COMPENSATORIOS Y


PRESCRIPCIÓN Y PRORROGA DE LOS MISMOS:

Artículo 57. Los derechos antidumping o compensatorios permanecerán en vigencia sólo el tiempo
necesario para contrarrestar el perjuicio ocasionado por el dumping o el subsidio, salvo que sobre esta
base la Comisión decida su eliminación, por decisión motivada. Los derechos antidumping o
compensatorios y los compromisos expirarán al cabo de cinco (5) años contados a partir de la fecha en
que entraron en vigor o fueron modificados por última vez. No obstante, si cualquier parte interesada
considera que la expiración de los derechos antidumping o compensatorios de los compromisos
conducirá de nuevo a un perjuicio o a una amenaza de perjuicio, podrá presentar los correspondientes
alegatos por escrito, ante la Comisión, dentro de los treinta (30) días hábiles, inmediatamente

318
Julio García Gómez

anteriores al período de treinta (30) días hábiles, previos a la expiración de las medidas. La Comisión
podrá prorrogar, por una sola vez los derechos antidumping o compensatorios o los compromisos,
antes de su expiración y por un período que no excederá de cinco (5) años contados a partir de la fecha
en que originalmente hubieren debido expirar.

Artículo 58. A la expiración de los derechos antidumping o compensatorios o de los compromisos, se


publicará en la GACETA OFICIAL DE LA REPÚBLICA DE VENEZUELA un aviso a tal fin,
señalando la correspondiente fecha de expiración.

N.- MULTA AL SOLICITANTE TEMERARIO:


Artículo 59. Cuando, habiéndose instruido el procedimiento y declarado sin lugar una solicitud de
investigación sobre prácticas desleales de comercio internacional, la Comisión considerase
manifiestamente infundada o temeraria dicha solicitud, podrá imponer al solicitante una multa de hasta
un millón de bolívares (Bs. 1.000.000,00), sin perjuicio de las acciones civiles que correspondan a la
parte denunciada.

Ñ.- OPORTUNIDAD PARA SOLICITUD DE MEDIDAS PROVISIONALES:

Artículo 60. A partir del momento en que se declare abierta la investigación, la Comisión, a condición
de que exista prueba que derive en una presunción grave de la existencia de una práctica desleal de
comercio internacional que cause daño a la producción nacional, podrá acordar la imposición de
derechos antidumping o compensatorios provisionales sobre los bienes presuntamente objeto de
dumping o subvenciones, todo ello de conformidad con lo dispuesto en el Capítulo V. La imposición
de derechos provisionales deberá ser comunicada de inmediato al importador de los bienes objeto de la
medida y a las autoridades de aduanas.
Parágrafo Único. En el caso de productos agrícolas para los cuales el país de origen, tenga establecido
subsidios cuya forma, cuantía y efectos sean determinables en base a las publicaciones y presupuestos
oficiales de aquel país, la Comisión impondrá derechos compensatorios provisionales que
contrarresten el margen del subsidio establecido, tan pronto reciba el expediente correspondiente.

O.- FORMA DE PAGAR DERECHOS ANTIDUMPING Y COMPENSATORIOS


PROVISIONALES:

319
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

Artículo 61. Los derechos antidumping o compensatorios provisionales podrán ser pagados en dinero
efectivo o garantizados con fianza emitida por un banco o compañía de seguros domiciliados en el
país, a satisfacción de la Comisión.
Parágrafo Único. La imposición de derechos provisionales, cuando estos hayan sido pagados o
afianzados, no será obstáculo para el despacho de aduanas de los bienes presuntamente objeto de
dumping o beneficiarios de subsidios.

3.5.3.6. LEY DE PROPIEDAD INDUSTRIAL:

(Remitirse a la Primera Parte de esta obra: Tema: “ El derecho industrial y la Propiedad intelectual”.
Para la fecha de publicación de esta obra el anteproyecto de LEY DE PROPIEDAD INTELECTUAL
no ha sido sancionado en la Asamblea Nacional).

3.5.3.7. DECRETO DE REFORMA PARCIAL DE LA LEY DE LICITACIONES (G.O. N°


5556 DEL 13 DE NOVIEMBRE DE 2001) (VER EN ANEXOS REGLAMENTOS
Nos. 833 y 834)

A.- EXPOSICIÓN DE MOTIVOS:


Dada la dinámica social actual y el cumplimiento de las normas constitucionales, y por cuanto es
deber ineludible del Estado promover las iniciativas que garanticen la generación de bienes y
servicios que satisfagan las necesidades básicas de la población en su conjunto, surge la necesidad de
que el Gobierno Nacional promueva cambios profundos y urgentes, en el marco jurídico institucional,
que sean capaces de facilitar el surgimiento de ambientes propicios para dinamizar el proceso de
transformaciones hacia una sociedad más justa y por ende menos conflictiva a breve plazo.
En ese contexto se inscribe la reforma parcial de la Ley de Licitaciones, como un instrumento legal
indispensable para fomentar la eficiencia de la inversión pública que debe asignarse al desarrollo de
las actividades sociales prioritarias previstas en la planificación estratégica nacional, acorde a lo
previsto en la Constitución Nacional de la República Bolivariana de Venezuela.
En este sentido la Ley de Licitaciones vigente contiene procedimientos que contravienen los
principios de igualdad, competencia, transparencia, como es el caso de la homologación, que permite
que ofertas con especificaciones técnicas insuficientes, sean aceptadas en los procesos licitatorios, en
igualdad de condiciones con aquellas que sí las cumplen.

320
Julio García Gómez

Además, se observa en los procesos de licitaciones, que las solicitudes de bienes con exigencias de
marcas comerciales, impiden la libre competencia entre oferentes con productos compatibles y con la
misma calidad que la de los solicitados.
Asimismo, destaca la falta de transparencia y eficiencia de los procesos licitatorios derivados de la
complejidad del articulado de la Ley que no permite su adecuada interpretación, lo que repercute, en
su frecuente incumplimiento.

La Ley de Licitaciones, objeto de la presente reforma otorga ciertos privilegios a entes públicos y
privados, lo cual ha dificultado, en parte, el surgimiento de condiciones indispensables para el
desarrollo de la pequeña y mediana empresa e industria dejándolas en desventaja.
En virtud de lo expuesto, la presente reforma parcial de la Ley de Licitaciones tiene como objetivo
fundamental la modernización y agilización de los procedimientos de selección de contratistas
aplicando los principios de la economía, transparencia, honestidad, eficiencia, igualdad, competencia
y publicidad, así como lograr mejorar las condiciones y adoptar políticas de compras que hagan frente
al impacto negativo que actualmente padece la industria en Venezuela.
Se consideró pertinente ampliar el ámbito de aplicación de la Ley, al incorporar en el artículo 2, a
los entes que reciban donaciones o subsidios significativos del sector público o privado.
La incorporación de los entes que reciben donaciones o subsidios significativos del sector público o
privado como sujetos con méritos para que sus compras sean sometidas a las normas previstas en la
Ley de Licitaciones obedece a las siguientes causas:
Cuando una empresa, pública o privada otorga subsidios o hace donaciones importantes a otro ente,
disminuye, en muchos casos, su renta gravable y por consiguiente su pago por concepto de
impuesto sobre la renta.
Si el ente receptor de la donación o subsidio es, por ejemplo una fundación pública o privada, puede
aplicar los recursos obtenidos al logro de objetivos de orden social o de otra índole. En este
último caso el sacrificio del estado al percibir una menor contribución por concepto de impuesto
sobre la renta, no es compensado con el incremento del gasto social esperado. Así se
desvirtuaría el propósito que justificaría la donación o subsidio con fines sociales.
Algunas empresas privadas reciben cuantiosos subsidios explícitos e implícitos del Estado, por
ejemplo, los que se derivan de la venta de combustibles a precios del mercado interno de
hidrocarburos, lo que significa un elevado subsidio por el sacrificio del costo de oportunidad de
vender esos productos a precios internacionales. Esa pérdida de ingreso si no es suficientemente

321
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

compensada por alguna vía se traduce en una transferencia sin compensación (sin quid pro quo)
del sector público al privado no suficientemente justificado.
Así mismo, se adoptaron las medidas necesarias en los procedimientos de selección de contratistas
que permiten la incorporación de bienes y servicios nacionales en aquellas contrataciones con
organismos multilaterales y financieros, y en los acuerdos celebrados con otros Estados.
Además, se modifica el lapso de entrega de la programación anual de compras que debe remitir al
Servicio Nacional de Contrataciones los entes que se rigen por la presente Ley, a fin que este
organismo pueda cumplir con una de sus misiones fundamentales como es la de informar
oportunamente a todas las instituciones públicas y privadas, las vías para acceder a las licitaciones que
efectúe el Estado venezolano, lo cual se verá reflejado en una mayor participación de la pequeña y
mediana empresa e industria, para satisfacer la demanda de ese importante sector de la economía
nacional. Con esto los entes contratantes podrán iniciar sus procesos de licitaciones con tiempo
suficiente, en el contexto de las programaciones de compras del sector público.
Se elimina la declaratoria del Estado de Emergencia Económica para proceder a la adjudicación
directa de contrataciones de obras y adquisiciones de bienes y prestación de servicios, habida cuenta
que la corrección de un desequilibrio de esa naturaleza no se materializa procediendo a suavizar las
normas legales que persiguen como propósito la mejor selección de las compras vía un proceso de
amplia competencia de la manera más transparente, lo cual tiende a lograrse mediante los procesos
licitatorios.
La estructura de la presente Ley fue sometida a una reforma para acoger las técnicas legislativas que
recomiendan que las diversas disposiciones se agrupen de acuerdo a los temas que regula la Ley.

Se mantuvo en el texto de la Ley la facultad para dictar medidas destinadas a agilizar la contratación
de obras, adquisición de bienes y prestación de servicios que deben ser ejecutadas a breve plazo con
un plan de desarrollo económico y social, lo cual posibilita la más amplia participación de empresas
nacionales en la dinamización del proceso productivo, las cuales tiene carácter obligatorio para los
diferentes entes y Órganos de la Administración Pública, y sé amplia el ámbito, de la potestad del
Presidente de dictar estas medidas, con la incorporación de la pequeña y mediana industria, cuya
finalidad es la de fomentar el desarrollo de la industria nacional, contribuyendo así a la creación de
empleos.
Tomando en consideración los más recientes avances tecnológicos ocurridos en el área de
informática, se añadieron siete artículos, los cuales refuerzan y actualizan el texto del presente
Decreto Ley, brindando la posibilidad de instrumentar las licitaciones electrónicas.

322
Julio García Gómez

Finalmente, en cumplimiento de lo dispuesto en la Ley Orgánica de la Contraloría General de la


República, se exime al Servicio Nacional de Contrataciones de realizar las averiguaciones
administrativas generadoras de responsabilidad administrativa.

B. - EL OBJETO:
Artículo 1°. El presente Decreto Ley, tiene por objeto regular los procedimientos de selección de
contratistas, por parte de los sujetos a que se refiere el artículo 2, para la ejecución de obras, la
adquisición de bienes muebles y la prestación de servicios distintos a los profesionales y laborales.

C - SUJETOS:
Artículo 2°. Están sujetos al presente Decreto Ley, los procedimientos de selección de contratistas que
realicen los siguientes entes:
1. Los Órganos del Poder Nacional.
2. Institutos Autónomos.
3. Los entes que conformen el Distrito Capital
4. Las Universidades Públicas.
5. Las asociaciones civiles y sociedades en las cuales la República y las personas jurídicas a que se
contraen los numerales anteriores tengan participación igual o mayor al cincuenta por ciento
(50%) del patrimonio o capital social del respectivo ente.
6. Las asociaciones civiles y sociedades en cuyo patrimonio o capital social tengan participación
igual o mayor al cincuenta por ciento (50%), las asociaciones civiles y sociedades a que se refiere
el numeral anterior.
7. Las fundaciones constituidas por cualquiera de las personas a que se refieren los numerales
anteriores o aquellas en cuya administración éstas tengan poder decisorio.
Los Estados, los Municipios, los institutos autónomos estadales o municipales, las asociaciones civiles
y sociedades en cuyo patrimonio éstos tengan, directa o indirectamente, participación igual o
mayor al cincuenta por ciento (50%), así como las fundaciones constituidas por cualesquiera de
los entes mencionados en este numeral, o aquellas en cuya administración éstos tengan poder
decisorio, cuando los precios de los contratos a que se refiere al presente Decreto Ley hayan de
ser pagados total o parcialmente con fondos propios o no, incluido el situado constitucional.
Los entes que reciben subsidios o donaciones por parte del Estado o de empresas públicas o privadas.

D. - DEFINICIONES:

323
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

Artículo 5°. A los fines del presente Decreto Ley, se define lo siguiente:
Contratista. Toda persona natural o jurídica que ejecuta una obra, suministra bienes o presta un
servicio no profesional ni laboral para alguno de los entes regidos por el presente Decreto Ley,
en virtud de un contrato, sin que medie relación de dependencia.
Participante. Es cualquier persona natural o jurídica que haya adquirido pliegos para participar en
una Licitación General o una Licitación Anunciada Internacionalmente, o que ha sido invitado a
presentar oferta en una Licitación Selectiva o Adjudicación Directa.

Servicios profesionales. Son los servicios prestados por personas naturales o jurídicas en virtud de
actividades de carácter científico, profesional, técnico, artístico, intelectual, creativo o docente,
realizados por ellas en nombre propio o por personal bajo su dependencia.
Contrato. Es el instrumento jurídico que regula la ejecución de una obra, prestación de un servicio o
suministro de bienes, incluidas las órdenes de compra y órdenes de servicio.
Calificación. Es el resultado del examen de la capacidad legal, técnica y financiera de un
participante para cumplir con las obligaciones derivadas de un contrato.
Clasificación. Es la ubicación del interesado en las categorías de especialidades del
Registro Nacional de Contratistas, definidas por el Servicio Nacional de
Contrataciones, con base en su capacidad técnica general.
Oferente. Es la persona natural o jurídica que ha presentado una manifestación de voluntad de
participar o una oferta en alguno de los procedimientos previstos en el presente Decreto Ley.
Licitación General. Es el procedimiento competitivo de selección del contratista, en el que pueden
participar personas naturales y jurídicas nacionales y extranjeras, previo el cumplimiento de los
requisitos establecidos en el presente Decreto Ley, su Reglamento y las condiciones particulares
inherentes a cada proceso de licitación.
Licitación Selectiva. Es el procedimiento competitivo excepcional de selección del contratista en el
que los participantes son invitados a presentar ofertas por el ente contratante, con base en su
capacidad técnica, financiera y legal.
Adjudicación Directa. Es el procedimiento excepcional de selección del contratista, en el que éste es
seleccionado por el ente contratante, de conformidad con la presente Ley y su Reglamento.
Emergencia comprobada. Son los hechos o circunstancias sobrevenidas que tienen como
consecuencia la paralización o la amenaza de paralización total o parcial de las actividades del
ente.

324
Julio García Gómez

Proceso productivo. Es el proceso mediante el cual se combinan distintas variables que tienen como
objetivo lograr un producto terminado o un determinado servicio.
Presupuesto base. Es una estimación de costos con base en las especificaciones técnicas para la
ejecución de obras, la adquisición de bienes muebles y la prestación de servicios.
14. Medios electrónicos. Son Instrumentos, dispositivos, elementos o componentes tangibles o
intangibles que obtienen, crean, almacenan, administran, codifican, manejan, mueven,
controlan, transmiten y reciben de forma automática o no, datos o mensajes de datos cuyo
significado aparece claro para los seres humanos o para los equipos destinados a interpretarlos.

E.- MEDIDAS DE PROMOCIÓN PARA LOS SUJETOS DEL DERECHO INDUSTRIAL:

Artículo 6°. El Presidente de la República en Consejo de Ministros, en atención a los planes


de desarrollo económico, puede dictar, medidas temporales para que las contrataciones de
los entes a que se refiere el artículo 2 del presente Decreto Ley, compensen condiciones
adversas o desfavorables que afecten a la pequeña y mediana industria y cooperativa. Tales
medidas incluyen entre otras, el establecimiento de márgenes de preferencia, de categorías
o montos de contratos reservados, la utilización de esquemas de contratación que impliquen
la incorporación de bienes con valor agregado nacional, transferencia de tecnología,
incorporación de recursos humanos, programación de entregas, las cuales servirán de
instrumento de promoción y desarrollo para las pequeñas y medianas industrias, que estén
ubicadas en determinadas regiones del país, y sean productoras de bienes y prestadoras de
servicios.

F.- CRITERIOS DE EVALUACIÓN DE LAS EMPRESAS DEBEN DAR PREFERENCIA A


EMPRESAS PEQUEÑAS Y MEDIANAS:

Artículo 7°. En los criterios de evaluación, el ente contratante debe tomar las medidas
necesarias para la incorporación máxima posible de la oferta nacional de bienes y servicios
conexos producidos por la pequeña y mediana industria, así mismo debe establecer
condiciones para fomentar el desarrollo nacional mediante la incorporación de licencias para
usar tecnologías. Dichas condiciones deben estar claramente definidas, serán objetivas, no
discriminatorias, se identificarán en el llamado de licitación y se detallarán en los pliegos de
licitaciones

325
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

G. - CRITERIOS DE ADJUDICACIÓN DE OFERTAS INFERIORES AL CINCO POR


CIENTO:

Artículo 8°. Sin menoscabo de lo previsto en los artículos anteriores, para la selección entre
ofertas cuyos precios no superen el cinco por ciento (5 %) de la oferta que resulte mejor
evaluada, deben preferirse aquellas ofertas que en los términos definidos en los pliegos de
licitación cumplan con las siguientes condiciones:
En adquisición de bienes, la oferta que tenga mayor valor agregado nacional.
2. En las contrataciones de obras y de servicios, la oferta que sea presentada por una
empresa cuyo domicilio principal esté en Venezuela, tenga mayor incorporación de
partes e insumos nacionales y mayor participación de recursos humanos nacionales,
incluso en el nivel directivo.
3. Si aplicados los criterios anteriores, la evaluación arrojare dos o más ofertas con el
mismo precio evaluado se preferirá al oferente que tenga mayor participación nacional
en su capital.

H. - VARIABLES QUE INFLUYEN EN LA ADJUDICACIÓN DE LA LICITACIÓN DE BIENES


IMPORTADOS:

Artículo 9°. Previamente a la aplicación de los criterios de evaluación, se agregarán a las


ofertas de bienes que deban ser importados, a los solos fines de su evaluación y
comparación, los impuestos de importación, así como otros derechos y gastos que un
importador no exento, ni beneficiario de regímenes aduaneros especiales, tendría que
pagar, tales como arancel de aduana, impuesto al valor agregado, tasa aduanera y
cualquier otro concepto que correspondería pagar con motivo de la importación.

I. - EFECTOS CONSECUTIVOS LEGALES DE LAS MEDIDAS DE PROMOCIÓN SOBRE


LOS PROVEEDORES Y SUBCONTRATISTAS DEL BENEFICIARIO:

Artículo 10. El oferente beneficiario de la buena pro, por la aplicación de alguna de las
medidas del desarrollo económico a que se refiere este capítulo, deberá cumplir y hacer
cumplir a sus proveedores y sub-contratistas dichas medidas en las contrataciones de obras
y de servicios, y adquisiciones del proyecto y su ejecución.

326
Julio García Gómez

3.5.4. INSTITUCIONES FISCALES Y LABORALES DE INCENTIVOS


INDIRECTOS A LA PRODUCCIÓN:

3.5.4.1. LEY DE IMPUESTO SOBRE LA RENTA: (INCENTIVOS FISCALES):

A.- REBAJAS DE IMPUESTO POR CONCEPTO DE NUEVAS INVERSIONES EN LA


INDUSTRIA MANUFACTURERA Y EN CIENCIA TECNOLOGÍA:

Artículo 57. Se concede una rebaja de impuesto del diez por ciento (10%) del monto de las nuevas
inversiones que se efectúen en los cinco (5) años siguientes la vigencia de la presente ley, a los
titulares de enriquecimientos derivados de actividades industriales y agroindustriales, construcción,
electricidad, telecomunicaciones, ciencia y tecnología, distintas de hidrocarburos y actividades
conexas, y en general, a todas aquellas actividades que bajo la mención de industriales representen
inversión para satisfacer los requerimientos de avanzada tecnología o de punta, representadas en
nuevos activos fijos, distintos de terrenos, destinados al aumento efectivo de la capacidad productiva
o a nuevas empresas, siempre y cuando no hayan sido utilizados en otras empresas.
Los titulares de enriquecimientos derivados de la prestación de servicios turísticos, debidamente
inscritos en el Registro Turístico Nacional, gozarán de una rebaja del setenta y cinco por ciento (75%)
del monto de las nuevas inversiones destinadas a la construcción de hoteles, hospedajes y posadas; la
ampliación, mejoras o reequipamiento de las edificaciones o de servicios existentes; a la prestación de
cualquier servicio turístico o a la formación y capacitación de sus trabajadores. Para el caso de las
actividades agrícolas, pecuarias, pesqueras o piscícolas, la rebaja prevista en este artículo será de un
ochenta por ciento (80%) sobre el valor de las nuevas inversiones realizadas en el área de influencia
de la unidad de producción cuya finalidad sea de provecho mutuo, tanto para la unidad misma como
para la comunidad donde se encuentra inserta. A los fines del reconocimiento fiscal de las inversiones
comunales, éstas deberán ser calificadas previa su realización y verificada posteriormente, por el
organismo competente del Ejecutivo Nacional. Igual rebaja se concederá a la actividad turística por
inversiones comunales, cuando las mismas sean realizadas por pequeñas y medianas industrias del
sector.

Se concederá una rebaja de impuesto del diez por ciento (10%), adicional a la prevista en este artículo
del monto de las inversiones en activos, programas y actividades destinadas a la conservación, defensa

327
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

y mejoramiento del ambiente, la recuperación de las áreas objeto de exploración y explotación de


hidrocarburos y gas realizadas en las áreas de influencia de la unidad de producción.

Parágrafo Primero. Las rebajas a que se contrae este artículo también se concederán a los
contribuyentes que se dediquen a las actividades señaladas en el aparte único del artículo 11 de esta
ley.

Parágrafo Segundo. En el caso que la inversión se traduzca en la adquisición, construcción,


adquisición o instalación de un activo fijo, las rebajas establecidas en este artículo sólo se concederán
en aquellos ejercicios en los cuales los activos fijos adquiridos, construidos o instalados para los fines
señalados en este artículo, estén efectiva y directamente incorporados a la producción de la renta.

En los demás casos establecidos en este artículo, la rebaja se concederá en el ejercicio en el cual se
realice efectivamente la inversión.

Parágrafo Tercero: Para determinar el monto de las inversiones a que se contrae este artículo, se
deducirán del costo de los nuevos activos fijos incorporados a la producción de la renta, los retiros, las
amortizaciones y las depreciaciones hechas en el ejercicio anual sobre tales activos. Los retiros de
activos fijos por causas no fortuitas ni de fuerza mayor que se efectúen por el contribuyente dentro de
los cuatro (4) años siguientes al ejercicio en que se incorporen, darán lugar a reparos o pagos de
impuesto para el año en que se retiren, calculados sobre la base de los costos netos de los activos
retirados para el ejercicio en que se incorporaron a la producción de la renta.

Parágrafo Cuarto. A los fines, de este artículo, no podrán tomarse en cuenta las inversiones deducibles
conforme al numeral 10 del artículo 27 de esta ley.

Artículo 58. Las rebajas a que se refiere el artículo anterior podrán traspasarse hasta los tres (3)
ejercicios anuales siguientes.

B.- EXONERACIÓN TOTAL O PARCIAL DE IMPUESTOS EN LA PEQUEÑA Y MEDIANA


INDUSTRIA:

Artículo 147. El Presidente de la República, en Consejo de Ministros, dentro de las medidas de


política fiscal que requeridas de acuerdo a la situación coyuntural sectorial y regional de la economía

328
Julio García Gómez

del país, podrá exonerar total o parcialmente del impuesto establecido en esta ley, los
enriquecimientos obtenidos por sectores que se consideren de particular importancia para el desarrollo
económico nacional o que generen mayor capacidad de empleo, así como también los
enriquecimientos derivados de las industrias o proyectos que se establezcan o desarrollen en
determinadas regiones del país.

Parágrafo Primero. Los Decretos de exoneración que se dicten en ejecución de esta norma, deberán
señalar las condiciones, plazos, requisitos y controles requeridos, a fin de que se logren las finalidades
de política fiscal perseguidas en el orden coyuntural, sectorial y regional.

Parágrafo Segundo. Sólo podrán gozar de las exoneraciones previstas en este artículo quienes durante
el período de goce de tales beneficios den estricto cumplimiento a las obligaciones establecidas en
esta Ley, su Reglamento y el Decreto que las acuerde.

Parágrafo Tercero. Sólo se podrán establecer exoneraciones de carácter general, para ciertas regiones,
actividades, situaciones o categorías de contribuyentes y no para determinados contribuyentes en
particular.

LEY DE INCENTIVOS A LA EXPORTACIÓN (G. O. N° 1.747 DEL 24-05-1975):


(INCENTIVOS BASADOS EN CRÉDITO FISCAL PARA EL EXPORTADOR):

3.4.4.2 LEY DE INCENTIVOS A LA EXPORTAIÓN (G. O. Nª 1.747; DEL 25/05/75)


(INCENTIVOS BASADOS EN CRÉDITO FISCAL PARA EL EXPORTADOR)

A.- LOS SUJETOS BENEFICIARIOS DEL CRÉDITO FISCAL SON LOS


EXPORTADORES DE BIENES ELABORADOS O SEMI-ELABORADOS:

Artículo 1. Toda persona, natural o jurídica que exporte artículos producidos en el país, tendrá derecho
a un crédito fiscal que se calculará en función del porcentaje de valor agregado nacional de cada bien
exportado.

B.- FORMA DE PAGAR EL CRÉDITO FISCAL:

329
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

El crédito será pagado mediante bonos o certificados de acuerdo con el monto de las divisas
realmente percibidas en la operación de exportación u otra forma de pago que, a juicio del Ejecutivo
Nacional, se considere equivalente.
Los bonos o certificados a que se refiere esta Ley serán emitidos por el Ministerio de Hacienda,
tendrán el carácter de documentos al portador libremente negociables y serán aceptados
incondicionalmente por las oficinas recaudadoras que establezca el Reglamento, para el pago de
impuestos nacionales, siempre que fuesen presentados para tales fines dentro de un plazo de dos años
contados a partir de la fecha de su emisión. Vencido este plazo, los bonos o certificados no utilizados
quedarán nulos y sin ningún efecto.

C.- EXTENSIÓN A OTROS BENEFICIARIOS:


Parágrafo Primero. El beneficio establecido en la presente Ley se extenderá a las exportaciones de
productos agropecuarios, pesqueros y forestales originarios del país, en la forma y condiciones que
determine la reglamentación de la presente Ley.

D.- LOS BENEFICIARIOS NO GOZAN DE OTROS BENEFICIOS RELACIONADOS CON El


INCREMENTO DE LAS EXPORTACIONES:

Parágrafo Segundo. Los exportadores que hubieren recibido el crédito de que trata esta Ley, no podrán
gozar de ningún otro estímulo o beneficio que acuerden otras disposiciones para el incremento de las
exportaciones nacionales, salvo en los casos en que el Ejecutivo Nacional, por resolución motivada,
decida otorgarlos.

E.- EXCLUSIÓN DE LOS BENEFICIOS EN INTERÉS NACIONAL:


Parágrafo Tercero. El Ejecutivo Nacional podrá excluir del goce del incentivo previsto en esta Ley a
productos o grupos de productos cuando lo considere conveniente al interés nacional, o estime
fundadamente que en tales casos no se justifica el mantenimiento del estímulo.

F.- PROHIBICIÓN DE UTILIZAR BONOS EN PAGO DE IMPUESTOS EMPRESAS


PETROLEAS Y DE MINERÍA EXTRACTIVA:

Parágrafo Cuarto. Los bonos o certificados expedidos conforme a este artículo, no podrán ser
utilizados para el pago de impuestos nacionales, por personas naturales o jurídicas que exporten
productos señalados en los literales a y b del artículo 4 de esta Ley.

330
Julio García Gómez

G.- EXTENSIÓN DE BENEFICIOS A PRODUCTORES NACIONALES QUE ENVÍEN SUS


PRODUCTOS A PUERTOS LIBRES O ZONAS FRANCAS:

Parágrafo Quinto. El Ejecutivo Nacional podrá extender el beneficio establecido en la presente Ley a
los fabricantes de artículos nacionales que envíen toda o parte de su producción a los puertos libres,
zonas francas y partes del territorio nacional sometidas a régimen aduanero especial, siempre que la
ubicación geográfica de la empresa y la naturaleza del artículo producido así lo justifique. El Ejecutivo
Nacional determinará los términos y condiciones en que será otorgado el beneficio y los
procedimientos para el cálculo del monto efectivo del crédito..

H.- DEFINICIONES:
Artículo 2. A los efectos de esta Ley se adoptan las siguientes definiciones:
Valor agregado nacional: La diferencia entre el precio F.O.B. de cada bien exportado y el costo de los
componentes importados materiales o inmateriales, directos o indirectos utilizados en el proceso
de fabricación expresados ambos en moneda extranjera o en otra forma de pago que a juicio del
Ejecutivo Nacional se considere equivalente;
Porcentaje de valor agregado nacional: La relación porcentual entre el valor agregado nacional de un
bien y su precio F.O.B. neto de exportación;
Precio F.O.B. neto de exportación: la diferencia entre el precio F.O.B. de cada bien exportado y los
gastos de comercialización causados y pagados en el exterior con ocasión de la exportación, más
los descuentos por ventas y otros gastos similares en el exterior.

I.- DETERMINACIÓN DE LOS ELEMENTOS RELACIONADOS CON EL CRÉDITO FISCAL:

Artículo 3. El Ejecutivo Nacional determinará en el Reglamento de esta Ley los siguientes elementos:
Los grupos de valor agregado nacional de acuerdo a los cuales se clasificarán los productos de
exportación a los fines de esta Ley. Dichos grupos se establecerán a partir de productos cuyo valor
agregado nacional sea de treinta por ciento (30%), por lo menos;
El porcentaje de crédito que corresponda al promedio de cada grupo, el cual podrá estar comprendido
entre el uno por ciento (1%) y el cien por ciento (100%) del monto del valor agregado nacional
contenido en los productos de exportación;
La clasificación de los productos que se exporten efectivamente para la fecha de entrada en vigencia
de la Ley, dentro del grupo de valor agregado que les corresponda;

331
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

Los límites máximos de crédito aplicables a las exportaciones de aquellos productos que el Ejecutivo
Nacional señale expresamente por resoluciones especiales, en los casos en que fuere imposible
determinar con exactitud el porcentaje de valor agregado;
Los procedimientos para la emisión de los bonos o certificados que se refiere en el artículo 1 de esta
Ley, así como la forma y característica de los mismos.
Parágrafo Único. Los grupos a que se refiere este artículo se basarán en las denominaciones
arancelarias que contenga el Arancel de Aduanas.

J.- SE EXCEPTÚAN GOZAR DE LOS BENEFICIOS:


Artículo 4. En ningún caso podrán gozar del crédito a que se refiere esta Ley, las exportaciones de los
siguientes productos:
Petróleo y los productos de su refinación;
Minerales no procesados ni transformados;
Café y Cacao, mientras se mantenga en vigor el régimen de incentivo actualmente vigente para tales
productos;
Los productos cuyo valor agregado nacional sea inferior al 30%;
Los productos de origen extranjero destinados a su reexportación incluyendo los que hubieren sido
transbordados o introducidos en tránsito;
Los productos usados o deshechos cuya exportación origine principalmente ganancias relacionadas o
derivadas de su comercialización;
Las exportaciones de partes realizadas por la industria ensambladora de vehículos automotores que
estén dentro del límite que se reconozca como incorporación de partes nacionales;
Todos los demás productos que fueren excluidos del beneficio por resoluciones especiales del
Ejecutivo Nacional.

K.- FORMA DE CALCULAR EL CRÉDITO FISCAL:


Artículo 8. El monto efectivo del crédito se calculará, multiplicando la tasa previamente determinada,
por el equivalente en bolívares del monto de las divisas ingresadas al país que realmente provengan de
cada operación de exportación o por el valor real de los bienes permutados, en el caso previsto en el
parágrafo segundo del artículo siguiente.

L.- BENEFICIARIO DEBEN ACOMPAÑAR RECAUDOS:

332
Julio García Gómez

Artículo 9. A los efectos del pago del crédito los exportadores deberán acompañar a la solicitud los
siguientes documentos:
El Manifiesto de Exportación;
El documento que compruebe el ingreso al país de las divisas provenientes de la exportación.

M.- EN CASOS DE VENTAS A CRÉDITOS:


Parágrafo Primero. En los casos de ventas a crédito, la bonificación se pagará íntegramente en
proporción al monto total de las divisas provenientes de la operación de exportación, pero el
exportador quedará obligado a comprobar el ingreso de las divisas en la oportunidad de la cancelación
de los títulos en los que conste el crédito que hubiere otorgado.

N.- EN CASO DE VENTA COMO PERMUTA:


Parágrafo Segundo. Cuando la operación de exportación revista la forma de una permuta, procederá el
pago del crédito tomando en consideración el valor real, expresado en divisas extranjeras de los bienes
recibidos en pago por el exportador.

Ñ.- ÓRGANOS ENCARGADOS DE EFECTUAR EL PAGO:


Artículo 10. El Ejecutivo Nacional queda facultado para pagar el crédito previsto en esta Ley por
medio de los órganos financieros estatales o de la banca comercial.

3.5.4.3. LEY ORGÁNICA DEL TRABAJO: (INCENTIVOS BASADOS EN LA


FLEXIBILIZACIÓN DE LAS CONDICIONES LABORALES):

A).- TRATO ESPECIAL LAS PEQUEÑAS Y MEDIANAS EMPRESAS:

Artículo 21. Cuando por disposición de esta u otras leyes o reglamentos deba oírse la opinión del
sector patronal, se incluirá en ésta la de una representación calificada de la pequeña y mediana
empresa.
El Ejecutivo Nacional, oída la opinión del Consejo de Economía Nacional, podrá modificar las
cantidades fijadas como límite de capital para que una empresa sea favorecida con el trato especial que
se dará a las pequeñas y medianas empresas, en función del valor real de la moneda y de las
condiciones de la economía en general.

333
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

B.- TRATO ESPECIAL PARA LAS PEQUEÑAS EMPRESAS EN MATERIA CREDITICIA,


FISCAL, ECONÓMICAS Y ADMINISTRATIVAS DEL ESTADO:

Artículo 25. El Estado se esforzará por crear y favorecer condiciones propicias para elevar
en todo lo posible el nivel de empleo. Las empresas, explotaciones o establecimientos que
en proporción a su capital generen mayor número de oportunidades estables y bien
remuneradas de trabajo serán objeto de protección especial por parte de los organismos
crediticios del sector público y se tendrán en consideración en las políticas fiscales,
económicas y administrativas del Estado.

C.- PORCENTAJE Y CANTIDAD DE TRABAJADORES EXTRANJEROS EN PEQUEÑAS


EMPRESAS CON MENOS DE 10 TRABAJADORES:

Artículo 27.El noventa por ciento (90%) por lo menos, tanto de los empleados como de los
obreros al servicio de un patrono que ocupe diez (10) trabajadores o más, debe ser
venezolano.
Además, las remuneraciones del personal extranjero, tanto de los obreros como de los empleados, no
excederá del veinte por ciento (20%) del total de remuneraciones pagado a los trabajadores de una u
otra categoría.

D.- QUEDAN EXCEPTUADAS DEL ARTÍCULO ANTERIOR PEQUEÑAS Y MEDIANAS


INDUSTRIAS:

Artículo 28. El Ministerio del ramo, previo estudio de las condiciones generales de la oferta de
mano de obra y de las circunstancias del caso concreto, podrá autorizar excepciones temporales
a lo dispuesto en el artículo anterior, en los casos y con los requisitos siguientes:
(Omissis)

Cuando se trate de pequeñas y medianas empresas.

E.- PORCENTAJE DE TRABAJADORES EN EL DESPIDO MASIVO:

Artículo 34. El despido se considerará masivo cuando afecte a un número igual o mayor al diez por
ciento (10%) de los trabajadores de una empresa que tenga más de cien (100) trabajadores, o al veinte
por ciento (20%) de una empresa que tenga más de cincuenta (50) trabajadores, o a diez (10)
trabajadores de la que tenga menos de cincuenta (50) dentro de un lapso de tres (3) meses, o aun
mayor si las circunstancias le dieren carácter crítico ...

334
Julio García Gómez

E.- PARTICIPACIÓN DE LOS TRABAJADORES EN LOS BENEFICIOS:

Artículo 174. Parágrafo Primero: Esta obligación tendrá, respecto de cada trabajador, como límite
mínimo, el equivalente al salario de quince (15) días y como límite máximo el equivalente al salario de
cuatro (4) meses. El límite máximo para las empresas que tengan un capital social que no exceda de un
millón de bolívares (Bs. 1.000.000,00) o que ocupen menos de cincuenta (50) trabajadores, será de dos
(2) meses de salario. Cuando el trabajador no hubiese laborado todo el año, la bonificación se reducirá
a la parte proporcional correspondiente a los meses completos de servicios prestados. Cuando la
terminación de la relación de trabajo ocurra antes del cierre del ejercicio, la liquidación de la parte
correspondiente a los meses servidos podrá hacerse al vencimiento de aquél.

F.- EXCLUSIÓN DEL ARTÍCULO ANTERIOR EMPRESAS CUYO CAPITAL INVERTIDO ES


INFERIOR A 135 SALARIOS MÍNIMOS:

Artículo 183. Quedan excluidas de las anteriores disposiciones de este Capítulo:


(Omissis)
b) Las empresas industriales cuyo capital invertido no exceda del equivalente a ciento treinta y cinco
(135) salarios mínimos mensuales; y,
(Omissis)
Las empresas a que se refiere este artículo estarán obligadas a pagar a sus trabajadores, dentro de los
primeros quince (15) días del mes de diciembre de cada año, una bonificación equivalente a por lo
menos quince (15) días de salario.

G.- ASOCIACIONES CIVILES O EMPRESAS SIN FINES DE LUCRO EXCLUIDAS DE


ARTÍCULOS ANTERIORES; SALVO BONIFICACIÓN:

Artículo 184. Los patronos cuyas actividades no tengan fines de lucro estarán exentos del pago de la
participación en los beneficios, pero deberán otorgar a sus trabajadores una bonificación de fin de año
equivalente a por lo menos quince (15) días de salario.

H.- MÍNIMO DE TRABAJADORES PARA CONSTITUIR SINDICATOS:

Artículo 417. Veinte (20) o más trabajadores de una empresa podrán constituir un sindicato de empresa
...
Artículo 418. Cuarenta (40) o más trabajadores que ejerzan una misma profesión, oficio o trabajo, o
profesiones, oficios o trabajos similares o conexos, o presten servicio en empresas de una misma rama

335
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

industrial, comercial o de servicio, podrán constituir, según el caso, un sindicato profesional, de


industria o sectorial, en la jurisdicción de una Inspectoría del Trabajo.
Cuando se trate de sindicatos regionales o nacionales se requerirá para constituirlos ciento cincuenta
(150) trabajadores.
Los trabajadores no dependientes podrán formar parte de los sindicatos profesionales, sectoriales o de
industria, constituidos e igualmente podrán formar sus propios sindicatos con un número de cien (100)
o más de la misma profesión u oficio, o de profesiones u oficios similares o conexos, de una misma
rama o actividad.

I.- COMPENSACIÓN DE TRANSFERENCIA; ANTIGUO RÉGIMEN DE


PRESTACIONES SOCIALES AL NUEVO:

Artículo 667. El tope salarial para el cálculo de la compensación por transferencia, establecido
en el artículo 666 de esta Ley, no excederá de:
a) Noventa mil bolívares (Bs. 90.000,00) mensuales en las pequeñas empresas.
b) Ciento sesenta y cinco mil bolívares (Bs. 165.000,00) mensuales en las medianas empresas.
Dentro de los treinta (30) días siguientes a la entrada en vigencia de esta Ley, una
comisión técnica de integración tripartita fijará criterios para la aplicación de los indicados topes
salariales, considerando a tal efecto, entre otros elementos, el capital de la empresa, el número de
trabajadores y la facturación.

336
Julio García Gómez

Cuarta Parte

DERECHO COMPARADO LATINOAMERICANO

ESTUDIO COMPARATIVO DE LAS LEYES DE PROMOCIÓN Y DESARROLLO DE LA


MICRO, PEQUEÑA Y MEDIANA INDUSTRIA

337
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

338
Julio García Gómez

Cuarta Parte
ESTUDIO COMPARADO DE LAS LEYES DE PROMOCIÓN Y DESARROLLO DE
LA MICRO, PEQUEÑA Y MEDIANA INDUSTRIA LATINOAMERICANA

Objetivo General:

En esta Parte de la obra estudiaremos las leyes primigenias del derecho industrial que se han
promulgado en las naciones Latinoamericanas. El estudio lo realizaremos enfocándonos en los
sectores de actividad artesanal, microindustria, pequeña industria y mediana industria.

Como bien ya vimos al estudiar el método del derecho industrial, el estudio del derecho comparado de
las leyes primigenias y generales le proporcionan al investigador el conocimiento e interpretación de la
realidad normativa e institucional del fenómeno industrial de otras naciones, a través de la analogía y
sus diferencias, la búsqueda de su origen, utilidad, rasgos comunes y variaciones. La recepción de las
normas e instituciones primigenias del derecho industrial comparado contribuye a su unificación y
reforma, a la vez que le proporcionan al investigador un valioso método de interpretación de las
normas jurídicas internas. La “investigación histórico comparativa nos ilustra acerca de la forma en
que las demás legislaciones han atendido a estas exigencias” (Morles; 1998:147).

El estudio del derecho comparado lo realizaremos tomando como referencia a Venezuela para luego
hacer el estudio comparativo respecto a las leyes Latinoamericanas. Para tal efecto, primero
transcribiremos en “negrillas” el artículo correspondiente a la Ley de Promoción y Desarrollo de la
Pequeña y Mediana Industria venezolana, para luego transcribir el artículo comparativo de las leyes de

339
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

promoción y desarrollo de la Micro, Pequeña y Mediana Industria Latinoamericanas que se le


asemejan.

Cabe observar que la tendencia en toda Latinoamérica es regular todo el conglomerado micro,
pequeña y mediana industria bajo una misma ley, este fenómeno lo apreciamos en México con el
Proyecto de Ley Federal de Fomento a la Micro, Pequeña y Mediana Empresa, que pretende regular a
las microindustrias junto a las pequeñas y medianas industrias quedando la artesanía regulada por la
anterior ley. En Venezuela observamos que esta tendencia se ha seguido desde el mismo momento de
promulgarse el Decreto con Fuerza de Ley para la Promoción y Desarrollo de la Pequeña y Mediana
Industria, ya que existe una Ley de Promoción y Fomento de la Artesanía con su reglamento, sin
embargo inexplicablemente no se reguló en la Ley de Promoción y Desarrollo de la PyMI el sector de
la Microindustria.

Las principales leyes comparativas del derecho industrial primigenio Latinoamericano son:

COLOMBIA: Ley N° 590 para Promover el Desarrollo de las Micro, Pequeñas y Medianas empresas
de julio de 2000.

ARGENTINA: Ley N° 25.300 de Fomento para la Micro, Pequeña y Mediana Empresa de septiembre
de 2000 y Ley N° 24.467 de Pequeña y Mediana Empresa de marzo de 1995.

MÉXICO: Proyecto de Ley de Fomento a la Micro, Pequeña y Mediana Empresa (sustituirá la Ley
Federal para el Fomento de la Microindustria y la Actividad Artesanal de enero de 1988, en
aquellas disposiciones que entren en contradicción con la nueva ley de Micro y Pequeñas y
Medianas Empresas).

PERÚ: Ley No. 27268. Ley general de la Pequeña y Microempresa, Promulgada el 26 de


MAYO.2000 y Publicada el 27.MAYO.2000 (Pequeña empresa entra parámetro mediana
empresa).

PARAGUAY: Ley 1.696. Ley de las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas (MIPYMES).

BRASIL: Ley N° 9.841 de Instituto o Estatuto de Micro y Pequeña Empresa, de octubre de 1999 .

340
Julio García Gómez

La evolución de esta rama del derecho es tan vertiginosa que para la fecha actual la gran mayoría de
las naciones latinoamericanas contará con sus propios instrumentos de promoción y desarrollo
industrial, igualmente otras ya se habrán reformado.

Finalmente, cabe agregar, que en el siguiente tema analizaremos las normas comparativas
latinoamericanas que no encajan en nuestra normativa industrial primigenia, pero que nos resultan
fundamentales para lograr el mejoramiento y unificación del derecho industrial primigenio relativo a
las MiPymis.

4.2. Estudio Comparado de las Leyes de Promoción y Desarrollo Industrial


Latinoamericanas en Referencia al Decreto con Fuerza de Ley para la
Promoción y Desarrollo de la Pequeña y Mediana Industria venezolana (G.O.
N° 5.552. Extraordinario de fecha 12-11-2001):

CAPITULO I
DISPOSICIONES GENERALES
OBJETO Y FINALIDAD:
Artículo 1°. El presente Decreto Ley tiene por objeto regular el apoyo, fomento,
promoción, recuperación y el desarrollo de la pequeña y mediana industria, como
factor fundamental de la dinámica productiva del país; mediante la reestructuración
de sus deudas, la recuperación de su capacidad instalada, el financiamiento
oportuno, la capacitación, asistencia técnica y las preferencias en las compras del
sector publico, así como cualquiera otras formas de protección para la pequeña y
mediana industria.

A).- COLOMBIA:

Artículo 1. Objeto de la ley.

La presente ley tiene por objeto:

Promover el desarrollo integral de las micro, pequeñas y medianas empresas en consideración a sus
aptitudes para la generación de empleo, el desarrollo regional, la integración entre sectores
económicos, el aprovechamiento productivo de pequeños capitales y teniendo en cuenta la
capacidad empresarial de los colombianos;

341
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

Estimular la formación de mercados altamente competitivos mediante el fomento a la permanente


creación y funcionamiento de la mayor cantidad de micro, pequeñas y medianas empresas,
Mipymes;

Inducir el establecimiento de mejores condiciones de entorno institucional para la creación y


operación de micro, pequeñas y medianas empresas;

Promover una más favorable dotación de factores para las micro, pequeñas y medianas empresas,
facilitando el acceso a mercados de bienes y servicios, tanto para la adquisición de materias
primas, insumos, bienes de capital y equipos, como para la realización de sus productos y
servicios a nivel nacional e internacional, la formación de capital humano, la asistencia para el
desarrollo tecnológico y el acceso a los mercados financieros institucionales;

Promover la permanente formulación, ejecución y evaluación de políticas públicas favorables al


desarrollo y a la competitividad de las micro, pequeñas y medianas empresas;

Señalar criterios que orienten la acción del Estado y fortalezcan la coordinación entre sus
organismos; así como entre estos y el sector privado, en la promoción del desarrollo de las
micro, pequeñas y medianas empresas;

Coadyuvar en el desarrollo de las organizaciones empresariales, en la generación de esquemas de


asociatividad empresarial y en alianzas estratégicas entre las entidades públicas y privadas de
apoyo a las micro, pequeñas y medianas empresas;

Apoyar a los micro, pequeños y medianos productores asentados en áreas de economía campesina,
estimulando la creación y fortalecimiento de Mipymes rurales,

Asegurar la eficacia del derecho a la libre y leal competencia para las Mipymes;

Crear las bases de un sistema de incentivos a la capitalización de las micro, pequeñas y medianas
empresas.

B).- MÉXICO:

(En lo sucesivo: Proyecto de Ley de Fomento a la Micro, Pequeña y Mediana Empresa)

Art. 1. Del objeto y ámbito de aplicación de la Ley:

342
Julio García Gómez

El objeto de esta ley es fomentar la creación, viabilidad, competitividad, sustentabilidad y desarrollo


de las micro, pequeñas y medianas industrias; en un marco de crecientes encadenamientos
productivos; así como aumentar el empleo, la productividad y el bienestar social y económico de
todos los participantes en las mismas.

Art. 4 Son objetivos de esta ley:

Promover la coordinación y evaluación de los Apoyos, incentivos, instituciones, programas y recursos


de fomento a las MIPYMIS.

Propiciar el desarrollo de las redes institucionales de apoyo a las MIPYMIS en todo el territorio
nacional, basadas en la coparticipación.

Aumentar y coordinar los recursos para el fomento a las MIPYMIS.

Promover una estrategia de desarrollo de largo plazo para las MIPYMIS en un marco de desarrollo
regional y nacional.

Fortalecer el mercado interno mediante el desarrollo de las MIPYMIS.

Promover la participación de las MIPYMIS en los mercados internacionales.

Evitar la competencia desleal para las MIPYMIS mexicanas por parte de empresas de otras naciones.

Incrementar la competitividad de las MIPYMIS.

Promover el desarrollo de los encadenamientos productivos de las MIPYMIS.

Promover la permanente innovación y actualización tecnológica de las MIPYMIS.

Propiciar el desarrollo de una infraestructura de empresas especializadas y organizaciones


intermedias que ofrezcan servicios a las MIPYMIS.

Propiciar condiciones para que las MIPYMIS que actualmente se encuentran en la informalidad, se
integren a los procesos formales.

Promover la vinculación entre las instituciones educativas y de investigación con las MIPYMIS.

Promover la cooperación y asociación interempresarial, a nivel nacional, estatal, regional y


municipal, así como de sectores y cadenas productivas.

343
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

Promover la cultura productiva, educación técnica, actualización y capacitación, tanto de los


empresarios como de los trabajadores de las MIPYMIS.

Promover la capacitación de los servidores públicos a nivel federal, estatal y municipal para
optimizar los servicios a las MIPYMIS.

Promover la cultura, procedimientos, prácticas y normas que contribuyan al avance de la calidad en


los procesos de producción, distribución, mercadeo y servicio al cliente de las MIPYMIS.

Promover la incorporación de tecnologías limpias en las MIPYMIS.

Promover el uso eficiente de los recursos destinados al fomento de las MIPYMIS.

C).- ARGENTINA:

ARTICULO 1º ( Ley N° 25.300)

Objeto y definiciones:

La presente ley tiene por objeto el fortalecimiento competitivo de las micro, pequeñas y medianas
empresas (MIPyMEs) que desarrollen actividades productivas en el país, mediante la creación de
nuevos instrumentos y la actualización de los vigentes, con la finalidad de alcanzar un desarrollo más
integrado, equilibrado, equitativo y eficiente de la estructura productiva.

La autoridad de aplicación deberá definir las características de las empresas que serán consideradas
micro, pequeñas y medianas a los efectos de la implementación de los distintos instrumentos del
presente régimen legal contemplando las especificidades propias de los distintos sectores y regiones y
con base en los siguientes atributos de las mismas, o sus equivalentes: personal ocupado, valor de las
ventas y valor de los activos aplicados al proceso productivo.

No serán consideradas MIPyMEs a los efectos de la implementación de los distintos instrumentos del
presente régimen legal, las empresas que, aun reuniendo los requisitos cuantitativos establecidos por
la autoridad de aplicación, estén vinculadas o controladas por empresas o grupos económicos
nacionales o extranjeros que no reúnan tales requisitos.

Los beneficios vigentes para la MIPyMEs serán extensivos a las formas asociativas conformadas
exclusivamente por ellas, tales como consorcios, unión es transitorias de empresas, cooperativas, y
cualquier otra modalidad de asociación lícita.

344
Julio García Gómez

Ley N° 24.467:
Artículo 1º. La presente ley tiene por objeto promover el crecimiento y
desarrollo de las pequeñas y medianas empresas impulsando para ello políticas de alcance
general a través de la creación de nuevos instrumentos de apoyo y la
consolidación de los ya existentes.

D).- PARAGUAY:

Artículo 1°.- Objeto:

La presente ley tiene por objeto promover la creación, desarrollo y fortalecimiento de las micro,
pequeñas y medianas empresas, en adelante y a los fines de esta ley denominadas "MIPYMES",
regularlas e incorporarlas a la estructura formal productora de bienes y servicios.

E).- PERÚ:

Artículo 1. Objeto:

La presente Ley tiene por objeto establecer el marco legal para la promoción y el desarrollo de las
Pequeñas y Microempresas, normando políticas de alcance general y la creación de instrumentos de
promoción, formalización y para la consolidación de los ya existentes, dentro de una economía social
de mercado.

(Nota: Pequeña Empresa; dentro de los parámetro de la mediana en Venezuela).

F) BRASIL:
Artículo 1. Se deduce de este artículo que el objeto de la ley es asegurar a las
microempresas y a las empresas pequeñas un tratamiento jurídico diferenciado y
simplificado en el campo administrativo, tributario, providencial, trabajo, crediticio y el
desenvolvimiento empresarial; asegurando su fortalecimiento y participación en el proceso
de desenvolvimiento económico y social.
( Nota: Pequeña Empresa; dentro de los parámetros de la mediana en Venezuela).

FUNCIÓN DEL ESTADO:

345
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

Artículo 2°. El Estado debe promover y proteger las iniciativas particulares y


colectivas que conlleven a la constitución, recuperación y desarrollo sustentable de
la pequeña y mediana industria.

A).- MÉXICO:

Art. 2. Esta ley es de orden público, de interés general y de observancia en todo el territorio nacional.
Su aplicación corresponde al Ejecutivo Federal, a través de sus órganos competentes y a los órganos
ejecutivos de los Estados y del Distrito Federal.

B).- PERÚ:

Artículo 4. Rol promotor del Estado ( Ley):

El Estado promueve el desarrollo de las PYMES a través de los diversos sectores y niveles de
gobierno, incentivando la inversión privada, la producción, el acceso a los mercados internos y
externos y otras políticas que permitan la organización empresarial y el crecimiento sostenido de
estas unidades económico-productivas.

El Reglamento de la presente Ley define las acciones de los diversos sectores y niveles de
gobierno involucrados.

Artículo 3°.- Del Estado (Reglamento)

Corresponde al Estado a través de los Sectores, Instituciones y Organismos que lo conforman,


promover, apoyar y facilitar la iniciativa privada, propiciando canales de acceso a los mercados
internos y externos, así como la remoción de barreras administrativas que dificulten la constitución y
crecimiento de dicho estrato empresarial.

Así también, constituye un rol central del Estado propiciar la coordinación, concertación y
cooperación interinstitucional e interempresarial a favor de las PYMES.

Subsidiariamente, el Estado interviene directamente en aquellas actividades en las que resulte


necesario complementar las acciones que lleva a cabo el sector privado en apoyo a las PYMES.

DEFINICIONES:
Artículo 3°. A los efectos del presente Decreto Ley se entiende por:

346
Julio García Gómez

1. Pequeña Industria, la unidad de explotación económica realizada por una


persona jurídica que efectúe actividades de producción de bienes industriales y
de servicios conexos, comprendidas en los siguientes parámetros:
A) Planta de trabajadores con un promedio anual no menor de once (11)
trabajadores, ni mayor a cincuenta (50) trabajadores.
B) Ventas anuales entre nueve mil una (9.001) Unidades Tributarias y cien mil
(100.000) Unidades Tributarias.
2. Mediana Industria, la unidad de explotación económica, realizada por una
persona jurídica que efectúe actividades de producción de bienes industriales y
de servicios conexos, comprendida en los siguientes parámetros:
A) Planta de trabajadores con un promedio anual no menor a cincuenta y un
(51) trabajadores, ni mayor a cien (100) trabajadores.
B) Ventas anuales entre cien mil una (100.001) Unidades Tributarias y
doscientos cincuenta mil (250.000) Unidades Tributarias.
3. Emprendedor: Persona interesada y capaz de identificar, evaluar y desarrollar
una idea hasta transformarla en un concepto de negocio operativo o en un
producto, mediante la obtención de los recursos necesarios para su ejecución
y posterior comercialización.

Cuando una industria no cumpla con algunos de los parámetros establecidos en el


presente artículo, el Ministerio competente, en materia de la Producción y el
Comercio, determinará su clasificación como pequeña o mediana industria, con base
a la metodología que establezca el Reglamento del presente Decreto Ley.
Adicionalmente, podrán establecerse otros parámetros de clasificación.

A).- COLOMBIA:

Artículo 2. Definiciones. Para todos los efectos, se entiende por micro, pequeña y mediana empresa,
toda unidad de explotación económica, realizada por persona natural o jurídica, en actividades
empresariales, agropecuarias, industriales, comerciales o de servicios, rural o urbana, que responda
a los siguientes parámetros:

1. Mediana Empresa:

a) Planta de personal entre cincuenta y uno (51) y doscientos (200) trabajadores;

347
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

b) Activos totales por valor entre cinco mil uno (5.001) y quince mil (15.000) salarios mínimos
mensuales legales vigentes.

2. Pequeña Empresa:

a) Planta de personal entre once (11) y cincuenta (50) trabajadores;

b) Activos totales por valor entre quinientos uno (501) y menos de cinco mil (5.001) salarios mínimos
mensuales legales vigentes.

3. Microempresa:

a) Planta de personal no superior a los diez (10) trabajadores;

b) Activos totales por valor inferior a quinientos uno (501) salarios mínimos mensuales legales
vigentes.

Parágrafo 1. Para la clasificación de aquellas micro, pequeñas y medianas empresas que presenten
combinaciones de parámetros de planta de personal y activos totales diferentes a los indicados, el
factor determinante para dicho efecto, será el de activos totales.

Parágrafo 2. Los estímulos beneficios, planes y programas consagrados en la presente ley, se


aplicarán igualmente a los artesanos colombianos, y favorecerán el cumplimiento de los preceptos
del plan nacional de igualdad de oportunidades para la mujer.

(Nota: Se observa bastante amplio el objeto de la ley en materia de sus sujetos de derecho;
la ley que no especifica bien los derechos de propiedad de la industrial, al abarcar materias
distintas a la industria, como el comercio).

B)- MÉXICO:

Art. 3 Para efectos de esta ley, se entiende por:

Industria: unidad económica legalmente establecida destinada a la elaboración y transformación de


bienes, así como aquellas actividades y servicios relacionados con dichos procesos, en los términos
que marque el reglamento de esta ley.

Microindustria : a la que ocupe directamente hasta 30 trabajadores; por Pequeña Industria, a la que
ocupe directamente de 31 a 100 trabajadores; y Mediana Industria, a la que ocupe de 101 a 250

348
Julio García Gómez

trabajadores. Para el adecuado cumplimiento de los objetivos de esta ley, se considerará un límite de
ventas anuales de las industrias, mismo que será fijado por la Secretaría y publicado en el Diario
Oficial de la Federación.

Las empresas beneficiarias a las que se refiere esta ley, no podrán tener una participación de un 25%
o más de su capital, o de sus derechos de voto, por otras que no reúnan los requisitos anteriores,
salvo que sean sociedades de capital de riesgo o inversionistas institucionales, o banca de fomento,
siempre que éstos no ejerzan individual o conjuntamente ningún control sobre la empresa.

Organismos interempresariales y asociaciones intermedias: las Cámaras y agrupaciones de micro,


pequeñas y medianas industrias sin fines de lucro, que tienen el objetivo común de contribuir a su
desarrollo y competitividad, mediante esquemas diversos de cooperación.

Empresas de servicios a las MIPYMIS: aquellas dedicadas a proporcionar los servicios


especializados para la creación y desarrollo de las micro, pequeñas y medianas industrias.

(Nota: Un proyecto de Ley muy bueno que especifica con claridad los derechos de sus
sujetos industriales y que establece instituciones específicas de apoyo industrial)

C).- ARGENTINA:
Artículo 2º . (LEY Nº 24.467) Encomiéndase a la autoridad de aplicación definir las
características de las empresas que serán consideradas PYMES, teniendo en cuenta las
peculiaridades de cada región del país, y los diversos sectores de la
economía en que se desempeñan sin perjuicio de lo dispuesto en el Art. 83.

(Nota: La Ley no define parámetros de sus sujetos de derecho y sus instituciones de apoyo
no se especifican con claridad en relación a su objeto; además la Ley abarca materias
comerciales que deben ser reguladas por Ley)

D).- PARAGUAY:

Artículo 2°.- Son consideradas MIPYMES las unidades económicas que, según la dimensión en que
organicen el trabajo y el capital, se encuentren dentro de las categorías establecidas en el Artículo 3°,
y se ocupen del trabajo artesanal, industrial, agro industrial, comercial o de servicio, exceptuándose
a las de intermediación financiera, con fondos propios o de terceros; a las que realicen actividades de
compraventa, loteamiento y administración de inmuebles y al ejercicio de profesiones liberales. A los

349
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

efectos de su clasificación las MIPYMES, que pertenezcan a un mismo grupo o se hallen controladas
por él, serán consideradas atendiendo a la cantidad de trabajadores ocupados y al giro económico –
financiero del grupo.

Artículo 3°.- Las MIPYMES tendrán categorías diferenciadas, a cuyo efecto se considerarán los
siguientes elementos:

El número de trabajadores ocupados; y,

El monto de facturación anual, expresado en salarios mínimos mensuales legalmente establecidos


para actividades diversas no especificadas, en adelante salarios mínimos.

Artículo 4°.- Micro empresa, en adelante "MIE": será considerada empresa unipersonal en los
términos en que se la define en el Artículo 4° de la Ley N° 125/91, en la que el propietario trabaje
personalmente, que facture anualmente hasta el equivalente a doscientos salarios mínimos, y ocupe
hasta diez personas incluyendo a integrantes del núcleo familiar del propietario.

Pequeña empresa, en adelante "PE": será considerada como tal la unidad económica que facture
anualmente hasta cuatrocientos salarios mínimos y ocupe de once hasta veinte trabajadores.

Mediana empresa, en adelante "ME": será considerada como tal la unidad económica que facture
anualmente hasta ochocientos salarios mínimos y ocupe de veintiuno hasta cincuenta trabajadores.

E).- PERÚ:

Artículo 2. Definición (ley)

2.1 Entiéndase por Pequeña y Microempresa a aquella unidad económica que opera una persona
natural o jurídica, bajo cualquier forma de organización o gestión empresarial, que desarrolla
actividades de extracción, transformación, producción y comercialización de bienes o prestación de
servicios, dentro de los parámetros establecidos en el Reglamento de la presente Ley.

2.2 Cuando en esta Ley se hace mención a las siglas "PYME", están referidas a la Pequeña y
Microempresa, las cuales tienen igual tratamiento en la presente Ley.

Artículo 3. Características:

La Pequeña y Microempresa reúne adicionalmente las siguientes características:

350
Julio García Gómez

El número total de trabajadores de la Microempresa no excede de 10 (diez) personas y para la


Pequeña Empresa no excede de 40 (cuarenta) personas.

El Reglamento de la presente Ley define otras características de las PYMES, considerando los
criterios que para ellas se aplican en los diversos sectores económicos y productivos, así como en el
Sistema de Estadística Nacional de las PYMES.

Artículo 8° .- Definición de Pequeña y Micro Empresa (Reglamento)

Se denomina Pequeña y Micro Empresa a la unidad económica operada por una persona natural o
jurídica, bajo cualquier forma de organización o gestión empresarial contemplada en la legislación
vigente, con la finalidad de desarrollar actividades de comercialización de bienes, prestación de
servicios, extracción, transformación, y producción sea industrial o artesanal de bienes, para los
efectos y dentro de los parámetros de la Ley y del presente Reglamento, mereciendo en todos y cada
uno de los casos igual tratamiento.

Artículo 9°.- Características Generales (Reglamento)

El número total de trabajadores de la Micro Empresa no excede de diez (10) personas, mientras que
en el caso de la Pequeña Empresa es mayor de diez (10) pero no excede de cuarenta (40) personas.

Artículo 10º .- Características Sectoriales (Reglamento)

Adicionalmente a lo señalado en el artículo precedente, la pequeña y micro empresa presenta


sectorialmente otras características basadas en criterios relacionados con ingresos o valor de ventas,
valor de activos fijos, volumen de producción, capacidad instalada, y otros. Los diversos sectores y
organismos del Estado podrán adoptar éstas o establecerá otras características, definiendo los
parámetros de referencia en base a criterios específicos para las PYMES, en función a los fines, usos
y objetivos a que hubiere lugar.

( Nota: Un Ley bastante práctica que especifica con bastante amplitud los parámetros de
clasificación de sus sujetos de derecho, regulando inclusive al sector artesanal, enumera los
medios de apoyo, estímulo e incentivos, y especifica con claridad los derechos de propiedad
de la industria y las instituciones de apoyo a las mismas)

F).- BRASIL:

351
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

Art.2. Para los efectos de esta Ley, reservando lo dispuesto en el artículo 3°, se considera:
a) Microempresa, a la persona jurídica o firma mercantil individual que recibe una renta
bruta anual igual superior a R$ 244.000,00.
b) Empresa pequeña o de pequeño porte: , a la persona jurídica o a la firma mercantil
individual que no encuadra como microempresa, y tiene una renta bruta anual superior a
R$ 244.000,00 e igual o inferior a R$ 1.200.000,00.
En su párrafo tercero establece que el Poder Ejecutivo actualizará los valores constantes
arriba indicados, en base a las variaciones acumuladas o por el índice oficial.

(Nota: Sujeta los parámetros de clasificación de sus sujetos a su renta bruta anual a los
efectos de dar un trato diferenciado en materia tributaria y simplificado en materia laboral. La
ley no especifica las instituciones de apoyo industrial y regula materias comerciales
(sociedades de garantías; que debe ser reguladas por ley especial, como ocurre en
Venezuela).

DEBER DE INFORMAR
Artículo 4°. Los órganos de la Administración Publica Estadal y Municipal deben
informar anualmente al Instituto Nacional de Desarrollo de la Pequeña y Mediana
Industria sobre las políticas que adelanten para el fomento, recuperación y el
desarrollo de la pequeña y mediana industria, indicando los recursos que deben
destinar para la ejecución de los programas, acciones y aplicación de las medidas
previstas en el presente Decreto Ley.

A).- COLOMBIA:

Artículo 7. Atención a las Mipymes por parte de las entidades estatales.

Sin perjuicio de la dirección y diseño de las políticas dirigidas a las Mipymes a cargo del Ministerio
de Desarrollo Económico, las entidades estatales integrantes de los Consejos Superiores de Pequeña
y Mediana Empresa, y de Microempresa, cuyo objeto institucional no sea específicamente la atención
a las Mipymes, así como el Instituto de Fomento Industrial, el Fondo Nacional de Garantías, el Sena,
Colciencias, Bancoldex y Proexport establecerán dependencias especializadas en la atención a estos
tipos de empresas y asignarán responsabilidades para garantizar la materialidad de las acciones que

352
Julio García Gómez

se emprendan de conformidad con las disposiciones de la presente ley, en el ámbito de sus


respectivas competencias.

Parágrafo. Competerá exclusivamente al Ministerio de Desarrollo Económico la Coordinación


General de la actividad especializada hacia las Mipymes que desarrollen las entidades de que trata
este artículo.

Artículo 8. Informes sobre acciones y programas.

Las entidades estatales integrantes de los Consejos Superiores de Pequeña y Mediana Empresa, y de
Microempresa, así como el Instituto de Fomento Industrial, el Fondo Nacional de Garantías, el Sena,
Colciencias, Bancoldex y Proexport, informarán anualmente a la Secretaría Técnica de los consejos
sobre la índole de las acciones y programas que adelantarán respecto de las Mipymes, la cuantía de
los recursos que aplicarán a la ejecución de dichas acciones, programas y resultados de los mismos.

B).- MÉXICO:

Art. 16 Con el objeto de lograr una mayor eficacia en la formulación, ejecución, seguimiento,
evaluación y modificación de las políticas y medidas de fomento a las MIPYMIS, esta ley establece
las bases para la celebración de convenios de coordinación entre la Federación, los Estados y el
Distrito Federal.

A su vez los Estados y el Distrito Federal podrán establecer los criterios generales de coordinación
con los municipios y delegaciones respectivamente.

Con base en estos convenios de coordinación se deberán conjuntar los esfuerzos entre los tres niveles
gobierno para fomentar el desarrollo de la MIPYMIS.

( Nota: La Ley Venezolana obvió la coordinación de su política industrial a nivel estadal y


municipal; el proceso industrial luce centralista en la toma de decisiones, no hay un flujo de
retroalimentación en la política industrial)

C).- PERÚ:
Reglamento:

Artículo 12º.- Rol coordinador y concertador del Estado:

353
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

El Estado, coordina y concerta con las Instituciones y Organismos Públicos y Privados, las acciones y
aspectos necesarios para promover el desarrollo de las PYMES.

PARTICIPACIÓN CIUDADANA
Artículo 5°. El Estado debe promover conjuntamente con el sector industrial la
participación ciudadana para el fomento, apoyo, promoción, recuperación y
desarrollo de la pequeña y mediana industria. Los órganos del poder público, en
todos sus niveles, considerarán en sus legislaciones los mecanismos para
incorporar la participación en la materia.

( Nota: No existe norma parecida en derecho comparado)

POLÍTICAS Y LINEAMIENTOS
Artículo 6°. El Ejecutivo Nacional formulará las políticas y lineamientos a ser
aplicables por los diversos órganos del Poder Publico, a los fines de dar cabal
cumplimiento a las disposiciones del presente Decreto Ley.

A).- COLOMBIA:
Las políticas y lineamientos se ejercen a través de un Consejo Superior para la Pequeña y
Mediana Empresa y un Consejo Superior para la Micro empresa; ambos adscritos al
Ministerio de Desarrollo Económico:

Marco institucional:

Artículo 3. Del Consejo Superior de Pequeña y Mediana Empresa:

El Consejo Superior de Pequeña y Mediana Empresa, adscrito al Ministerio de Desarrollo


Económico, estará integrado por:

El Ministro de Desarrollo Económico o el Viceministro, quien lo presidirá.

El Ministro de Comercio Exterior o en su defecto el Viceministro correspondiente.

El Ministro de Agricultura y Desarrollo Rural o en su defecto el Viceministro correspondiente.

El Ministro de Trabajo Seguridad Social o en su defecto el Director General del Sena.

354
Julio García Gómez

El Ministro de Medio Ambiente o en su defecto el Viceministro correspondiente.

El Director del Departamento Nacional de Planeación o en su defecto el Subdirector.

Un representante de las universidades, designado por el Ministro de Desarrollo Económico.

El Presidente Nacional de la Asociación Colombiana de Medianas y Pequeñas Empresas, Acopi.

El Presidente Nacional de la Federación de Comerciantes, Fenalco.

El Presidente de la Confederación Colombiana de Cámaras de Comercio, Confecámaras.

Un representante, de las organizaciones no gubernamentales dedicadas a la investigación y


desarrollo tecnológico de las pequeñas y medianas empresas, designado por el Ministro de
Desarrollo Económico.

Un representante de los Consejos Regionales de Micro, Pequeña y Mediana Empresa, designado por
los mismos Consejos.

Un representante de los alcaldes de aquellos municipios en los cuales se encuentre en funcionamiento


un plan de desarrollo integral de las pequeñas y medianas empresas, designado por la Federación
Colombiana de Municipios.

Un representante de los gobernadores de aquellos departamentos en los cuales se encuentre en


funcionamiento un plan de desarrollo integral de las pequeñas y medianas empresas, designado por
la Conferencia Nacional de Gobernadores.

Parágrafo 1. La Secretaría Técnica Permanente del Consejo estará a cargo del Director General de
Industria del Ministerio de Desarrollo Económico.

Parágrafo 2. Cuando el Consejo lo estime conveniente, podrá invitar a sus reuniones a


representantes de otros organismos estatales o a particulares.

Artículo 4. Funciones del Consejo Superior de Pequeña y Mediana Empresa.

El Consejo Superior de Pequeña y Mediana Empresa, tendrá las siguientes funciones:

Contribuir a la definición, formulación y ejecución de políticas públicas generales, transversales,


sectoriales y regionales de promoción empresarial de las pequeñas y medianas empresas, Pymes;

355
Un Enfoque hacia la Teoría Protectora de los Sujetos del Derecho Industrial

Analizar el entorno económico, político y social; su impacto sobre las Pymes y sobre la capacidad de
estas para dinamizar la competencia en los mercados de bienes y servicios;

Contribuir a la definición, formulación y ejecución de programas de promoción de las Pymes, con


énfasis en los referidos al acceso a los mercados de bienes y servicios, formación de capital
humano, modernización y desarrollo tecnológico y mayor acceso a los mercados financieros
institucionales;

Contribuir a la coordinación de los diferentes programas de promoción de las Pymes que se realicen
entro del marco de los planes de desarrollo y las políticas de gobierno;

Proponer políticas y mecanismos de fortalecimiento de la competencia en los mercados;

Propender por la evaluación periódica de las políticas y programas públicos de promoción de las
Pymes,