P. 1
Cuenca

Cuenca

|Views: 13|Likes:
Publicado porRubiela Alvarado C

More info:

Published by: Rubiela Alvarado C on Jun 07, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/13/2014

pdf

text

original

UNIVERSIDAD ESTATAL DE BOLÍVAR

FACULTAD DE CIENCIAS AGROPECUARIAS RECURSOS NATURALES Y DEL AMBIENTE

ESCUELA DE TECNOLOGÍA E INGENIERÍA AGROFORESTAL

EVALUACIÓN DE LOS FACTORES CLIMÁTICOS Y FISIOGRÁFICOS EN EL ECOSISTEMA DE LA MICROCUENCA CHOZORRUMI DEL CANTÓN SAN MIGUEL PROVINCIA DE BOLÍVAR
TESIS DE GRADO PREVIO A LA OBTENCIÓN DEL TITULO DE INGENIERO AGROFORESTAL OTORGADO POR LA UNIVERSIDAD ESTATAL DE BOLÍVAR, A TRAVÉS DE LA FACULTAD DE CIENCIAS AGROPECUARIAS, RECURSOS NATURALES Y DEL AMBIENTE, ESCUELA DE INGENIERÍA AGROFORESTAL

AUTORES: ANGEL GUILLERMO VIZCARRA V. GALO VINICIO CHERRES G. DIRECTOR DE TESIS: ING. EVA GAVILANES BETANCOURT

GUARANDA - ECUADOR 2008

EVALUACIÓN DE LOS FACTORES CLIMÁTICOS Y FISIOGRÁFICOS EN EL ECOSISTEMA DE LA MICROCUENCA CHOZORRUMI DEL CANTÓN SAN MIGUEL PROVINCIA DE BOLÍVAR
REVISADO POR:

------------------------------------------------ING. EVA GAVILANES B. DIRECTOR DE TESIS

--------------------------------------------------ING. AGR. CARLOS MONAR M.SC. BIOMETRISTA

APROBADO POR:

--------------------------------ING. NELSON MONAR. M.SC. ÁREA TÉCNICA

--------------------------ING. MILTON BARRAGAN M.SC. ÁREA REDACCIÓN TÉCNICA

DEDICATORIA

Este trabajo lo dedico a mis padres Rosa Vásconez y Wilson Vizcarra (+) que han sido mi guía y sustento en todos estos años de estudio, a mis hermanos, a la familia Vaca Rivadeneira que me han dado su guía moral y espiritual, y a mis compañeros(as) con quienes compartí muchos momentos en el aula y durante todo este proceso de enseñanza.

GUILLERMO

Este trabajo lo dedico a mis padres Flor García y Cesar Cherres que han sido mi guía y sustento en todos estos años de estudio, a mis hermanos, a los que me han dado su guía moral y espiritual, y a mis compañeros(as) con quienes compartí muchos momentos en el aula y durante todo este proceso de enseñanza.

VINICIO

AGRADECIMIENTO
Primeramente queremos comenzar agradeciendo a Dios, a la Santísima Virgen por permitirnos el don de la vida y a nuestro Patrono San Pedro de Guanujo.

A la Universidad Estatal de Bolívar, a la Facultad de Ciencias Agropecuarias, Recursos Naturales y del Ambiente, Escuela de Ingeniería Agroforestal

A los Miembros que guiaron nuestra investigación: Ingeniera Eva Gavilanes B., Director; Ingeniero Carlos Monar, Biometrista; Ingeniero Nelson Monar, Área de Redacción Técnica; y al Ingeniero Milton Barragán, Área Técnica; por sus aportes académicos.

De manera muy especial quiero dejar constancia de mi agradecimiento leal y profundo reconocimiento al Ing. Ramiro Carrión en representación de la Corporación

CEDERENA y al Ing. Cesar Vásquez gerente de la EMAPA-SM, por la ayuda técnica y logística.

A todas las personas, que con su ayuda y colaboración hicieron posible la culminación de este trabajo de investigación.

INDICE
TEMAS
I. INTRODUCCIÓN

PÁGINAS
1

II. REVISIÓN DE LITERATURA

3

2.1. CUENCAS HIDROGRAFICAS 2.1.1. Aspectos generales

3 3

2.2. CARACTERISTICAS DE UNA CUENCA 2.2.1. Fisiográficas 2.2.2. Geográficas y Geométricas 2.2.3. Tamaño de la cuenca 2.2.4 Forma de la Cuenca 2.2.4.1. Clasificación de los diferentes tipos de cuenca 2.2.4.1.1. Según clase de vertiente 2.2.4.1.1.1. Tipo embudo 2.2.4.1.1.2. Tipo corredor 2.2.4.1.1.3. Tipo canelón 2.2.4.1.2. Según la tenencia de la tierra 2.2.4.1.3. Según el tipo de explotación agrícola 2.2.4.1.4. Según la presencia de áreas naturales 2.2.4.1.5. Según la altitud 2.2.4.1.6. Según su área 2.2.4.1.7. Según la permanencia del caudal durante el año 2.2.4.1.8. Según el clima 2.2.4.1.9. Según la demanda poblacional 2.2.5. Ubicación y Orientación 2.2.6. Geológicas 2.2.7. Ecológicas

3 4 4 4 4 5 5 5 6 7 7 8 8 8 9 9 10 10 10 11 11

2.3. DIVISORIAS

12

2.4. DRENAJE 2.4.1. Captura de una corriente fluvial 2.4.2. Patrones de drenaje 2.4.3. Morfometría de las cuencas

12 13 14 14

2.5. GENESIS DE UNA CUENCA

17

2.6. EVAPORACIÓN 2.6.1. Humedad atmosférica 2.6.1.1. Vapor de agua 2.6.1.2. Condensación 2.6.2. El proceso evaporante 2.6.3. Factores que afectan la evaporación 2.6.3.1. Generalidades 2.6.3.1.1. Déficit de Saturación / Gradiente de Presión de Vapor 2.6.3.1.2. Variaciones de la Presión de Vapor 2.6.3.1.3. El Calor 2.6.3.1.4. Los Vientos 2.6.3.1.5. La Evaporación y la Altura 2.6.3.1.6. Influencia de la Masa de Agua y su Profundidad 2.6.7. Evaporación desde los suelos 2.6.7.1. Oportunidad De Evaporación: la ODE

18 18 18 19 19 21 21 21 22 23 24 25 26 27 27 29

2.6.7.2. Condición de los suelos

2.7. EVAPOTRANSPIRACIÓN

29

2.8. PRECIPITACIÓN 2.8.1. Humedad atmosférica 2.8.2. Cuestiones básicas 2.8.3. Formas de precipitación 2.8.4. Tipos de precipitación 2.8.4.1. Orográfica

31 31 31 32 32 32

2.8.4.2. Convectiva 2.8.4.3. Ciclónica 2.8.5. Medida de la precipitación 2.8.5.1. Pluviómetros 2.8.5.2. Pluviógrafos 2.8.6. Cálculo de la precipitación media sobre una zona 2.9. CARACTERIZACIÓN DE LA VEGETACIÓN 2.9.1. Ecosistema 2.9.1.1. Principales ecosistemas 2.9.2. Páramos 2.9.2.1. La topografía del páramo 2.9.2.2. Los suelos en el páramo 2.9.2.3. El clima del páramo 2.9.2.4. La precipitación anual 2.9.2.5. En el aspecto ecológico 2.9.2.5.1. Subpáramo o páramo arbustivo 2.9.2.5.2. Páramo propiamente dicho o pajonal 2.9.2.5.3. Superpáramo

33 33 34 35 36 36 37 37 37 37 38 38 38 38 39 39 40 40

2.10. EL SUELO 2.10.1. Conceptos 2.10.2. Características del suelo 2.10.2.1. Textura 2.10.2.2. Estructura 2.10.2.3. Materia orgánica 2.10.2.4. Porosidad 2.10.2.5. Permeabilidad 2.10.2.6. Color 2.10.3. Los tipos de agua en el suelo 2.10.4. El complejo sólido-agua-aire 2.10.5. Clasificación de los suelos 2.10.5.1. Suelos de la sierra centro

41 41 42 42 45 46 47 48 48 49 50 52 53

2.10.5.1.1. Orthents 2.10.5.1.2. Cryaquands 2.10.5.1.3. Hydrudans y Melanudands 2.10.5.1.4. Hapludolls 2.10.5.1.5. Vitrudands 2.10.5.1.6. Durudands y Durustands

54 54 55 56 57 57

2.11. ESCORRENTÍA 2.11.1. Disposición del agua llovida 2.11.2 Flujo Superficial 2.11.3. Evaluación de la Escorrentía 2.11.3.1. Volumen Disponible 2.11.3.2. Régimen de Caudales 2.11.4. Pérdidas Pro-Escorrentía

57 57 59 59 59 60 60 60 60 60 62 62 62 62 63 63 63 63 63 64 64 65 65 65 65 65 66

2.11.4.1. Pérdidas Transitorias 2.11.4.1.1. Retención Superficiales 2.11.4.1.2. Intercepción 2.11.4.1.3. Almacenamiento de Depresión 2.11.4.2. Pérdidas Definitivas 2.11.4.2.1. Evaporación 2.11.4.2.2. Infiltración 2.11.4.2.2.1. Capacidad de Infiltración 2.11.5. Componentes de la escorrentía 5.11.5.1 Generalidades 2.11.5.2. Los Componentes 2.11.5.2.1. Corriente Superficial 2.11.5.2.2. Corriente Sut-superfirnal 2.11.5.2.3. Corriente subterránea 2.11.5.2.4. Precipitación-Escorrentía 2.11.6. Régimen de la escorrentía

2.11.6.1. Generalidades 2.11.6.1.1. Sin Regulación 2.11.6.1.2. Con Regulación 2.11.6.2. Escorrentía/Tipo de Precipitación

2.11.6.2.1 En Cuencas Convectivas 2.11.6.2.2. En Cuencas Orográficas 2.11.6.2.3. Cuencas de lluvias mixtas 5.11.3. Factores que afectan a la Escorrentía 2.11.3.1. Escorrentía y Clima 2.11.3.1.1. Precipitación 2.11.3.1.2. Relación Tormenta/Cuenca 2.11.3.1.3. Otros Factores Climáticos 2.11.3.2. Escorrentía y Fisiografía 2.11.3.2.1. Red hidrográfica 2.11.3.3. Escorrentía vs. Geometría de la cuenca. 2.11.3.3.1. Área/Escorrentía 2.11.3.3.2. Forma de la Cuenca 2.11.3.3.3. Altura de la Cuenca 2.11.3.4. Escorrentía y Geología 2.11.3.4.1. Caudal y Geología 2.11.3.4.2. Condición de los Suelos 2.11.3.4.3. Cuencas Karsticas 2.11.3.5. Los Caudales 2.11.3.5.1. Caudales de Avenidas o Riadas 2.11.3.5.2. Descenso de Caudales 2.11.3.5.3. Caudales Base o de Estiaje 2.11.3.5.4. Variaciones del Régimen de Caudales 2.11.3.5.4.1. Por Ubicación 2.11.3.5.5 Escorrentía/Tipo de Precipitación. 2.11.3.5.4.1.1. Fluctuaciones Cíclicas

66 66 67 67 67 67 68 68 68 69 69 69 69 71 71 71 72 72 72 72 73 74 75 75 75 76

2.12. RENDIMIENTO DE UNA CUENCA 2.12.1. 2.12.2. Generalidades Coeficiente de escorrentía

76 76 77 78 78 78 79

2.12.2.1. Rendimiento vs. Tamaño de Cuenca 2.12.2.1.1. En las Grandes Cuencas 2.12.2.1.2. En las Pequeñas Cuencas 2.12.2.2. Rendimientos: Promedio y Extremos

2.12.2.3. Rendimiento vs. Tipo de Cuenca/Precipitación 2.12.2.3.1. Cuencas Húmedas 2.12.2.3.1.1. En Sierra 2.12.2.3.2. Cuencas Semi-áridas 2.12.2.3.3 Cuencas Áridas

79 79 79 80 80

III. MATERIALES Y MÉTODOS

81

3.1. MATERIALES 3.1.1. Localización 3.1. 2. Ubicación 3.1.2.1. Limites 3.1.2.2. Clima 3.1.2.3. Zona de vida 3.1.2.4. Situación Climática 3.1.3. Materiales de campo 3.1.4. Equipos de campo 3.1.5. Materiales de Oficina

81 81 81 81 82 82 82 82 83 83

3.2. METODOLOGÍA 3.2.1 MÉTODOS 3.2.2. IDENTIFICACIÓN DE LA ZONA 3.2.3. RECONOCIMIENTO 3.2.4. DISEÑO DE INVESTIGACIÓN 3.2.5. LOCALIZACIÓN DE INSTRUMENTOS PARA TOMA DE DATOS E INFORMACIÓN. 3.2.6. ELABORACIÓN DE LA BASE DE DATOS 3.2.7. PROBLEMA DE INVESTIGACIÓN 3.2.8. ANÁLISIS, EVALUACIÓN Y SISTEMATIZACIÓN DE LA INFORMACIÓN.

84 84 86 86 87

88 89 89

90

IV. RESULTADOS EXPERIMENTALES Y DISCUSIÓN 4.1. CUANTIFICACIÓN Y EVALUACIÓN DE LOS FACTORES

90

CLIMÁTICOS Y FISIOGRÁFICOS. 4.1.1. CANTIDAD, INTENSIDAD Y DURACIÓN DE LA LLUVIA 4.1.2. CAUDALES 4.1.3. ESCORRENTÍA 4.1.4. EVAPOTRANSPIRACIÓN E INFILTRACIÓN 4.1.5. EXTENSIÓN DE LA MICROCUENCA 4.1.6. FORMA Y PENDIENTE 4.1.7. SUPERFICIE DEL TERRENO 4.1.8. DENSIDAD DE LA RED HÍDRICA 4.1.9 NIVEL DE HUMEDAD DEL SUELO 4.1.10. CATEGORÍA DE COBERTURA VEGETAL 4.2. CALCULO DE COEFICIENTE DE ESCORRENTÍA 4.4. BREVE CARACTERIZACIÓN DE LA MICROCUENCA CHOZORRUMI

90 91 95 99 107 107 107 107 108 108 108 109

110

V. CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES 5.1. CONCLUSIONES 5.2. RECOMENDACIONES

117 117 119

VI. RESUMEN Y SUMMARY 6.1. RESUMEN 6.2. SUMMARY

120 120 122

VII. BIBLIOGRAFÍA

124

ÍNDICE DE CUADROS

TEMAS

PÁGINAS

TEMPERATURA VS VAPOR DE AGUA CAPILARIDAD DE LOS SUELOS COLOR DE SUELO ÍNDICES DE INTERPRETACIÓN SITUACIÓN CLIMÁTICA VARIABLES LOCALIZACIÓN DE INSTRUMENTOS CUADRO NO. 1 REGISTRO DE LLUVIA ACUMULADA DE PLUVIÓMETROS CUADRO NO.2 AFOROS EN LAS QUEBRADAS CUNUHUAYCO Y CÓNDOR CORRAL CUADRO NO.3 AFOROS PARTE ALTA QUEBRADA CUNUHUAYCO CUADRO NO.4 AFOROS PARTE MEDIA QUEBRADA CUNUHUAYCO

24 29 48 61 82 87 88

93

95 95 96

CUADRO NO.5 AFOROS PARTE MEDIA QUEBRADA CÓNDOR CORRAL 97 CUADRO NO.6 AFOROS UNIÓN DE QUEBRADAS CUNUHUAYCO Y CÓNDOR CORRAL CUADRO NO.7 CANTIDAD DE AGUA ACUMULADA DETERMINADA POR LOS ESCORRENTÍMETROS EN LAS DOS PARCELAS DE ENSAYO CUADRO NO.8 CANTIDAD DE SEDIMENTOS EN LOS ESCORRENTÍMETROS DE LAS DOS PARCELAS 102 100 98

ÍNDICE DE GRÁFICOS

TEMAS CUENCA TIPO EMBUDO CUENCA TIPO CORREDOR CUENCA TIPO CANELÓN DRENAJE FORMACIÓN DE BALMA O NOTCH MORFOMETRÍA DE CUENCAS OROGRÁFICA CONVECTIVA CICLÓNICA

PÁGINAS 6 7 7 12 13 14 33 33 34

DIAGRAMA TRIANGULAR PARA DETERMINACIÓN DE LA TEXTURA 43 DIAGRAMA TRIANGULAR PARA DETERMINACIÓN DE LA TEXTURA 44 MÉTODO EMPÍRICO ANALÍTICO GRAFICO NO. 1 MODELO TENDENCIAL DE LA PRECIPITACIÓN DE LA MICROCUENCA CHOZORRUMI GRAFICO NO. 2 CURVA DE CANTIDAD DE AGUA PARTE ALTA QUEBRADA CUNUHUAYCO GRAFICO NO. 3 CURVA DE CANTIDAD DE AGUA PARTE MEDIA QUEBRADA CUNUHUAYCO GRAFICO NO. 4 CURVA DE CANTIDAD DE AGUA DE LA PARTE MEDIA QUEBRADA CÓNDOR CORRAL GRAFICO NO. 5 CURVA DE CANTIDAD DE AGUA DE LA UNIÓN DE LAS QUEBRADAS CUNUHUAYCO Y CÓNDOR CORRAL98 GRAFICO NO. 6 AGUA RECOGIDA EN LOS DOS ESCORRENTÍMETROS VS. PRECIPITACIÓN REGISTRADA EN EL PLUVIÓMETRO UNO GRAFICO NO. 7 CANTIDAD DE SEDIMENTO Y AGUA ESCURRIDA DEL ESCORRENTÍMETROS DE LA PARCELA UNO GRAFICO NO. 8 CANTIDAD DE SEDIMENTO Y AGUA ESCURRIDA DEL ESCORRENTÍMETROS DE LA PARCELA DOS 103 103 101 97 96 96 94 86

ÍNDICE DE ANEXOS ANEXO 1. MAPAS ANEXO 2. ANÁLISIS LABORATORIO ANEXO 3. ANÁLISIS ESTADÍSTICO ANEXO 4. ENTREVISTA INTERACTIVA ANEXO 5. FOTOGRAFÍAS ANEXO 6. GLOSARIO 4

I. INTRODUCCIÓN
La microcuenca de Chozorrumi, es un ecosistema de Páramo húmedo, localizada en la parte nororiental del Cantón San Miguel entre las coordenadas 70º 22‘ a 79º 10‘ LW; 1º 20‘ a 1º 35‘ LS, a pesar de que las tres cuartas partes del planeta esta constituido por agua, tan sólo el 2.5% es de agua dulce, de esto apenas el 30% se encuentra en estado líquido en el suelo, subsuelo, acuíferos y cuencas hidrográficas. A ello le sumamos unos niveles de degradación ambiental del recurso agua y los ecosistemas que lo abastecen que intensifican el impacto de fenómenos naturales como sequías e inundaciones, y disminuyen la disponibilidad y salubridad de este líquido vital. Bajo este comprometido marco de gobernabilidad y ante una falta de interés por implementar políticas basadas en principios ambientales, debemos contribuir con estrategias que determinen el uso y manejo de los ―recursos hídricos‖, prioritario en las agendas internacionales por su carácter de recurso indispensable, cada vez más escaso en calidad y cantidad, y con una repercusión vital para las sociedades, entornos naturales y flujos económicos (Kyoto, 2003).

En el Ecuador según el organismo de Vigilancia Verde se pierde anualmente alrededor de 100.000 ha de bosques nativos y páramos, lo que corresponde a una tasa de deforestación del 2.3%, lo que significa que en 25 años el país habrá perdido su bosque natural, y por ende la degradación de los recursos hídricos. (CEROON, C.E. 1993).

Nuestra provincia privilegiada en disponibilidad de recursos hídricos, gracias a la ubicación geográfica, a pesar de esto existen algunas zonas de la geografía provincial con graves problemas de abastecimiento, debido a una explotación irracional, a la información proporcionada por el Director del Consejo Nacional de Recursos Hídricos de Bolívar, las demandas de concesión, la utilización indiscriminada, la contaminación y el manejo inadecuado, son factores que han incidido directamente, ocasionando el deterioro y disminución del recurso hídrico en los diferentes cantones, especialmente en San Miguel (CNRH, Saltos. J 2003).

Lamentablemente en

nuestra provincia

las instituciones que tienen que ver

directamente con las actividades de proteger y conservar las subcuencas y microcuencas

hidrográficas, no han realizado actividad alguna, en muchos casos por falta de recursos humanos y económicos, lo que a permitido que cada año la degradación se vaya acentuando en algunos sectores, llegando inclusive a porcentajes preocupantes, la Agencia de Aguas de Guaranda, ha realizado algunas evaluaciones sobre, el recurso concesionado hace diez años, y vemos con preocupación una realidad, los caudales han disminuido en un orden del 40 al 50%. (CAMAREN – UEB. 2003)

Para la realización de esta investigación contamos con la ayuda de la corporación CEDERENA que es una organización comprometida y reconocida en la promoción del desarrollo sustentable, para la construcción de una sociedad justa y equitativa.

CEDERENA tiene como misión la gestión y oferta servicios de calidad, en: Gestión Institucional, Desarrollo Empresarial, Desarrollo Rural, Manejo de Recursos Naturales, Servicios Ambientales y la construcción de cadenas de valor; a los sectores públicos y privados, nacionales e internacionales.

También contamos con la ayuda de la Empresa de Agua Potable y Alcantarillado de San Miguel (EMAPA-SM) creada según registro oficial N° 344 del 28 de Mayo del 2004 con la finalidad de adopción de la modelos de gestión del Programa PRAGUAS. Dentro de los objetivos de la empresa se encuentra la realización de estudios necesarios que le permitan ampliar, completar u optimizar la calidad de agua que brinda a la ciudadanía, por ello EMAPA-SM presta su ayuda para la elaboración de nuestra investigación.

Con todos estos antecedentes realizamos la evaluación de los factores climáticos y fisiográficos de la Microcuenca Chozorrumi, obteniendo un coeficiente de escorrentía de 0,264 que se encuentra en parámetros aceptables o normales, pero con las

condiciones actuales del paramo. Esta investigación tuvo los siguientes objetivos:

Evaluar y cuantificar los factores climáticos y fisiográficos de la microcuenca Chozorrumi. Calcular el coeficiente de escorrentía de la microcuenca. Diseñar un plan de manejo, conservación, protección y restauración de la microcuenca.

II. REVISIÓN DE LITERATURA:

2.1. CUENCAS HIDROGRÁFICAS

2.1.1. Aspectos generales

La cuenca hidrográfica de un río (hasta un punto específico de su trayectoria), de un lago, de una laguna, etc. es el territorio cuyas aguas fluyen hacia ese punto del río, al lago, a la laguna, etc. Aunque las aguas proceden inicialmente de las lluvias esas aguas afluentes son tanto las que discurren superficialmente como aquellas que, después de una trayectoria subterránea, emergen y se incorporan al flujo superficial antes del punto de control. (CHÁVEZ, R., 1994)

La Cuenca Hidrográfica de drenaje de una corriente, es el área de terreno donde todas las aguas caídas por precipitación, se unen para formar un solo curso de agua. Cada curso de agua tiene una cuenca bien definida, para cada punto de su recorrido. (VILLON, M., 2002)

La cuenca hidrográfica es una unidad territorial y ambiental delimitada por una línea divisoria de aguas, que tributa o alimenta a una red natural de drenaje, con una salida única. En su interior se encuentran una serie de elementos como el agua, la flora, la fauna, el suelo y las personas, que actúan formando un sistema abierto e interdependiente. (CAMAREN1, 2000)

Tomando en cuenta las anteriores definiciones podemos decir que una cuenca no es igual que otra, cada curso de agua tiene una cuenca bien definida, para cada punto de su recorrido y es una unidad territorial y ambiental delimitada por una línea divisoria de aguas, que tributa o alimenta a una red natural de drenaje, con una salida única.

2.2. CARACTERISTICAS DE UNA CUENCA

La influencia de las características físicas del territorio en la hidrogeología de una cuenca es fundamental tanto o más que aquellas derivadas del clima. El enunciado

genérico de las siguientes características ya está dando idea de la incidencia de cada cual. (CHÁVEZ, R., 1994)

2.2.1. Fisiográficas

Se refiere al relieve, al conjunto de formas: serranías, quebradas, llanuras, etc. La inclinación de laderas y pendientes de cauces, la mayor o menor proliferación de ramales de drenaje, etc. Estas características tienen marcada influencia en el movimiento de las aguas superficiales, en la erosión y en la deposición de sedimentos, es decir, en el régimen del escurrimiento. (CHÁVEZ, R., 1994)

2.2.2. Geográficas y Geométricas

Tanto la forma, el tamaño como la ubicación de la cuenca en relación con los grandes accidentes, tienen una importancia relevante, por su incidencia en la magnitud y sobre todo en el régimen de los caudales. (CHÁVEZ, R., 1994)

2.2.3. Tamaño de la cuenca

Para las cuencas ubicadas, en la Sierra y la Selva hay una relación directa entre tamaño y masa de lluvia recibida y también con la escorrentía. En las cuencas costeras, es decir, en aquellas ubicadas en la vertiente pacífica de la Cordillera Occidental esto no ocurre: el área que recibe lluvias es, como regla general, menor que la total y fluctúa en función del año hidrológico. Eventualmente en algunas cuencas costeras del Norte las lluvias cubren al área total, es decir, hasta las playas.

2.2.4 Forma de la Cuenca

La forma de la cuenca influye, sobre todo, en el régimen de los caudales y no en la magnitud de la escorrentía. (CHÄVEZ, R., 1994)

2.2.4.1. Clasificación de los diferentes tipos de cuenca En las cuencas se presentan situaciones físicas y socioeconómicas, con grado variable de complejidad, sobre las cuales actúan factores técnicos, institucionales y políticos. (CAMAREN1, 2000)

Para entender el funcionamiento y facilitar el diseño de estrategias de manejo de las cuencas, es necesario clasificarlas en función de varios criterios. Los más empleados en nuestro medio son:

- Clase de vertientes, - Tenencia de tierra, - Explotación agrícola, - Presencia de áreas naturales y bosques protectores, - Altitud, - Área, - Permanencia del caudal durante el año, - Clima, - Densidad de población, - Propósito del tratamiento.

2.2.4.1.1. Según clase de vertiente

Existen tres tipos de cuencas:

- Embudo - Corredor y - Canelón

2.2.4.1.1.1. Tipo embudo

Estas cuencas concentran las aguas de escorrentía, en una red densa y muy ramificada. Las vertientes son empinadas, de pendientes fuertes, poco alargadas y tienen un importante volumen rocoso en su composición. (CAMAREN1, 2000). Las características principales son:

- Pendiente fuerte mayores de 30° - Rocas impermeables. - Suelos finos. - Crecidas de fuertes intensidades. - Forma redondeada. - Red densa y ramificada.

En estas cuencas las crecidas en general se producen antes de que termine una lluvia y resultan ser un poco peligrosas.

Cuenca tipo embudo

2.2.4.1.1.2.

Tipo corredor

Son las cuencas de las zonas calcáreas. Tienen grandes superficies planas de mesetas calcáreas, ligeramente onduladas en los páramos. Un solo valle se entalla en profunda garganta; los escasos afluentes, igualmente encajonados, son casi siempre muy cortos. (CAMAREN1, 2000)

Las crecidas por lo general se producen después de ocurrido un evento de precipitación, por lo que es menos peligrosa que la cuenca tipo embudo.

Cuenca tipo corredor

2.2.4.1.1.3. Tipo canelón

Se encuentran en terrenos planos. Las cuencas son poco alargadas, parecidas al tipo corredor, pero las pendientes de las vertientes, son suaves. (CAMAREN1, 2000)

Cuenca tipo canelón

2.2.4.1.2. Según la tenencia de la tierra

Sobre la base de este criterio, podemos clasificar las cuencas en:

- Privada, - Estatal, y - Municipal.

En las cuencas privadas, la estrategia de manejo es compleja, porque, necesariamente, debe involucrar a toda la población para lograr los objetivos del plan.

El manejo de las cuencas estatales y municipales, implica una muy buena coordinación con las políticas del Estado central y local. (CAMAREN1, 2000)

2.2.4.1.3. Según el tipo de explotación agrícola

Podemos clasificarlas en:

-

Cuencas de minifundio, de manejo complicado. Cuencas de latifundio, de manejo difícil. Cuencas empresariales, donde el interés de los propietarios es particular mente económico.

-

Cuencas comunales de asociación y cooperativas, donde es necesario un trabajo con organización y apoyo financiero. (CAMAREN1, 2000)

2.2.4.1.4. Según la presencia de áreas naturales

En la legislación ecuatoriana podemos encontrar:

-

Parques nacionales Reservas ecológicas Áreas de recreación Bosques protectores Reservas etnobotánicas Reservas biológicas Reservas de producción faunística

Las intervenciones que pueden darse en estas cuencas, dependen de normas y regulaciones definidas por el Estado ecuatoriano, a través del organismo responsable, el Ministerio del Ambiente. (CAMAREN1, 2000)

2.2.4.1.5. Según la altitud

En Ecuador, según la altitud sobre el nivel de mar, las cuencas se dividen en:

-

Cuencas Altas: ubicadas sobre los 2.000 m.s.n.m. Son todas las cuencas de la sierra ecuatoriana,

-

Cuencas Medias: varían en los rangos altitudinales entre 500 y 2.000 m.s.n.m y Cuencas Bajas: se encuentran por debajo de los 500 m.s.n.m.

2.2.4.1.6. Según su área

El ex INEFAN, en su momento, propuso la siguiente clasificación: - Sistema hidrográfico - Cuenca - Subcuenca - Microcuenca - Fuente de agua (+ de 300 000 ha) (100 000 - 300 000 ha) (15 000 - 100 000 ha) (4 000-15 000 ha) (< de 4 000 ha)

2.2.4.1.7. Según la permanencia del caudal durante el año

Podemos distinguir: Permanentes: tienen escorrentía todo el año. Como en el caso de las cuencas de la Amazonia.

Intermitentes: Con escorrentía en los meses de precipitación. Por ejemplo aquellas microcuencas que son parte del río Paute.

Efímeras: la escorrentía se presenta horas después de una lluvia. Son las que se ubican en zonas desérticas. Por ejemplo, las microcuencas que pertenecen al cantón Santa Isabel, en la provincia del Azuay.

En nuestro país existen muchos ejemplos de cuencas que han pasado del régimen permanente al efímero, por el mal manejo de los recursos naturales, lo cual provoca consecuencias económicas y sociales negativas, como pérdidas de cultivos, baja productividad, migraciones, etc.

Por otro lado, vale la pena mencionar que si promovemos un buen manejo de la cuenca, existen muchas posibilidades de transformar una corriente efímera en una corriente estable o permanente. (CAMAREN1, 2000)

2.2.4.1.8. Según el clima

Tenemos: Cuencas de zonas húmedas: en las cuales la estrategia de manejo se orienta a controlar los excesos de agua y los problemas erosivos. Por ejemplo las partes altas del Cajas en la provincia del Azuay.

Cuencas de zonas secas: donde el objetivo es disminuir la evapotranspiración, siempre que se mantenga la estabilidad de los suelos. Es el caso del sector del Chota, en la provincia de Imbabura.

Según la cantidad de personas que habitan en las cuencas, la presión sobre los recursos naturales puede ser: fuerte, mediana o débil. Cuanto mayor es el número de personas, mayor es el impacto sobre los recursos de la cuenca. (CAMAREN1, 2000)

2.2.4.1.9. Según la demanda poblacional

Pueden ser: Cuencas demostrativas: Para divulgación a la comunidad y a técnicos, quienes observan los beneficios de los tratamientos que se aplican en el manejo de las cuencas. Por ejemplo la microcuenca de Joyapa, en la provincia del Azuay.

Cuencas experimentales: Tienen menos de 4 kilómetros cuadrados y son relativamente homogéneas en suelos, vegetación, etc. En ellas se miden los efectos de diferentes tratamientos en tiempos cortos, medianos y largos. (CAMAREN1, 2000)

2.2.5. Ubicación y Orientación

La ubicación de la cuenca presenta dos casos:

- Aquellas de la Sierra, que reciben lluvias orográficas, y de la Selva, sometidas a convectivas, suelen recibir precipitaciones en toda su extensión. Las de la vertiente occidental de los Andes, hacia la Costa solamente las reciben en áreas parciales, como se indicó antes. (CHÁVEZ, R., 1994)

-

Las cuencas cuya disposición es tal que la tormenta se desplaza a lo largo de ellas (valles cordilleranos de eje perpendicular a la dirección general de los Andes) normalmente son más favorecidos por la masa llovida que aquellas de eje a ángulo con la trayectoria de la tormenta (caso de valles andinos longitudinales). Esto es consecuente con el sistema de vientos zonales.

2.2.6. Geológicas

La geología de la cuenca es factor determinante de su rendimiento (entendido éste como la proporción de agua de escorrentía con respecto a la masa llovida, que pasa por un punto dado) y también del régimen de caudales. De allí la importancia de conocer y ponderar en el análisis las características de suelos, subsuelos, estratos. Interesa conocer los tipos de roca, la geomorfología, el buzamiento (inclinación de las formaciones geológicas respecto a la horizontal) y espesor de los estratos. Todo esto servirá para el pertinente análisis hidrogeológico y, en especial, los índices de permeabilidad, infiltración, transmisibilidad, etc. de los suelos y los subsuelos. (CHÁVEZ, R., 1994)

2.2.7. Ecológicas

Tanta influencia como las anteriores tiene todo cuanto se relaciona con la ecología local. Uno de los elementos más conspícuos es la precipitación, puesto que, cualquiera sea el caso, el rendimiento de la cuenca es directamente proporcional a la masa de lluvia caída en ella. Adicionalmente y en otros sentidos actúan otros factores ecológicos (como los vientos) en forma muy importante.

Es interesante, por ejemplo, la acción de la cubierta vegetal con respecto a la erosión en todas sus formas como se verá más adelante, así como la presencia humana (cultivos, uso de los suelos, ciudades, etc.) que darán lugar a variaciones, temporales o definitivas, en el régimen de los caudales y su volumen. (CHÁVEZ, R., 1994)

2.3. DIVISORIAS

Las divisorias son los límites entre cuencas. Generalmente, puesto que las aguas discurren por gravedad, las cumbres de las serranías son las divisorias superficiales o externas y son fácilmente identificables en forma directa o en los planos.

La hidrodinámica de las aguas subterráneas, que discurren por los estratos, obedece también a la gravedad y en consecuencia existen divisorias internas que pueden ser, o no, concordantes con las externas. Esa concordancia depende de la disposición (buzamiento, fallas, etc.) de los estratos, de la presencia de obstáculos subterráneos, de la concatenación de cavernas, etc. Cuando se presenta un caso de éstos es necesario investigarlo cuidadosamente puesto que suele reflejarse, con mayor o menor intensidad, en el rendimiento hidrológico. Cuanto mayor es la discordancia entre divisorias, externa e interna, mayor será su influencia en el rendimiento de la cuenca. Sin embargo, conviene tener en cuenta que ésta discordancia, como caso general, suele afectar solamente a una parte de la cuenca. (CHÁVEZ, R., 1994)

2.4. DRENAJE

Drenaje

Drenaje, cualquier medio por el que el agua contenida en una zona fluye o es avenada a través de cursos fluviales y de infiltraciones en el terreno. Un sistema de drenaje comprende todos los tipos de masas de agua, como ríos, lagos y aguas subterráneas,

formadas a partir del agua de la lluvia o de la nieve fundida. La mayor parte de esta agua no cae directamente en los cauces fluviales y los lagos, sino que permeabiliza las capas superiores del terreno y desde éstas aparece constituyendo arroyos. El estudio de los sistemas de drenaje tiene por objeto analizar el impacto ambiental que sobre ellos tiene la actividad humana, así como los procesos naturales que los crean. La construcción de presas, la desecación de humedales para convertirlos en terrenos agrícolas y la alteración de los sistemas de drenaje para el aprovechamiento de sus aguas en la agricultura y la silvicultura, pueden afectar al equilibrio de nutrientes, plantas y animales de un ecosistema. Procesos naturales como la erosión, el desplazamiento de materiales sólidos y su sedimentación también pueden ser alterados por las modificaciones que el hombre efectúa en los sistemas de drenaje. (Microsoft Encarta, 2006)

Formación de Balma o notch

2.4.1. Captura de una corriente fluvial

En ocasiones, la corriente fluvial que drena el lado más abrupto y empinado de la ladera de una montaña puede erosionar esa ladera con mayor rapidez que una corriente que desciende por la ladera menos abrupta, así como la divisoria de drenaje que las separa. Cuando la denominada corriente de erosión acelerada remonta dicha divisoria acaba conformando una balma o notch en ese sector e invadiendo la cabecera de la corriente

de erosión lenta que desciende por el otro lado. Se produce lo que se conoce como una ―captura―. (Microsoft Encarta, 2006)

2.4.2. Patrones de drenaje

Cuando la escorrentía se concentra, la superficie terrestre se erosiona creando un canal. Los canales de drenaje forman una red que recoge las aguas de toda la cuenca y las vierte en un único río que se halla en la desembocadura de la cuenca. El clima y el relieve del suelo influyen en el patrón de la red, pero la estructura geológica subyacente suele ser el factor más relevante. Los patrones hidrográficos están tan íntimamente relacionados con la geología que son muy utilizados en geofísica para identificar fallas e interpretar estructuras. La clasificación de los principales patrones incluye las siguientes redes: dendríticas (en forma de árbol), enrejadas, paralelas, rectangulares, radiales y anulares. (Microsoft Encarta 2006)

2.4.3. Morfometría de las cuencas

Morfometría de cuencas

El esquema de órdenes de corrientes, el primer método cuantitativo de análisis de las redes de drenaje, fue desarrollado a principios de la década de 1940 por el ingeniero hidráulico e hidrólogo americano Robert Horton. Las corrientes fluviales son clasificadas jerárquicamente: las que constituyen las cabeceras, sin corrientes tributarias, pertenecen al primer orden o categoría; dos corrientes de primer orden que

se unen forman una de segundo orden, que discurre hacia abajo hasta encontrar otro cauce de segundo orden para constituir otro de tercera categoría y así sucesivamente. Consecuentemente Horton estableció unas leyes o principios sobre la composición de las redes de drenaje relacionadas con los órdenes de las corrientes y otros indicadores asociados, tales como la longitud de los cursos fluviales y su número. Sin embargo, las leyes de Horton han sido criticadas en los últimos años porque se apoyaban en una aproximación estadística que no tenía su base en la manera de discurrir naturalmente el agua y la formación de canales. (Microsoft Encarta, 2006) Las características de una cuenca y de las corrientes que forman el sistema hidrográfico pueden representarse cuantitativamente mediante índices de la forma y relieve de la cuenca y de la conexión con la red fluvial. Muchos de los índices son razones matemáticas, por lo que pueden utilizarse para caracterizar y comparar cuencas de diferentes tamaños. El ingeniero e hidrólogo estadounidense Robert E. Horton fue el primero que estableció un método cuantitativo para analizar las redes de drenaje. Esta clasificación de las corrientes, desarrollada a comienzos de la década de 1940, establece una estructura jerárquica. En el sistema original de Horton, una corriente que constituye la cabecera de un río y carece de afluentes pertenece a la primera categoría. Dos corrientes de primera categoría se unen para formar una corriente de segunda categoría; dos corrientes de segunda categoría se unen para formar una de tercera categoría, y así sucesivamente. Este sistema de clasificación muestra cómo se une cada corriente a la red y cómo está conectada la red en su conjunto. Los índices expresan el número y la longitud de la corriente, el cociente de bifurcación y el área de drenaje. El número de corriente representa la cantidad de corrientes de cada categoría de una cuenca de drenaje determinada. La longitud de corriente mide la longitud media de una corriente de cada categoría, y se calcula dividiendo la longitud total de las corrientes de una categoría dada por el número de corrientes de que consta. La longitud de corriente aumenta exponencialmente al ascender de categoría. El cociente de bifurcación es la proporción existente entre el número de corrientes de una categoría y el de la siguiente. Se calcula dividiendo el número de corrientes de la categoría inferior por el número de corrientes de la superior; suele ser constante en la mayoría de las redes y oscila entre 3 y 5. El área de drenaje

representa la extensión de drenaje media de las corrientes de cada categoría; aumenta exponencialmente al ascender de categoría. Horton estableció en 1945 ‗leyes‘ estadísticas de la composición de las redes de drenaje en las que relacionaba la categoría, número, longitud y área de drenaje de las corrientes. Las leyes de Horton, como se las denomina, fueron modificadas y ampliadas con posterioridad, principalmente por los investigadores estadounidenses A. N. Strahler y R. L. Shreve. No obstante, este enfoque estadístico de la morfometría ha sido criticado recientemente por autores como el geógrafo K. S. Richards porque, según su opinión, carece de fundamento dentro de la física de formación de canales y caudales de aguas; asimismo, se ha señalado que la recopilación de datos morfométricos adolece de varios problemas relacionados con la escala de los mapas y los ajustes dinámicos de la red durante las inundaciones. Además, los estudiosos del tema están divididos con respecto a la determinación de las cabeceras de muchas corrientes fluviales. La morfometría hidrográfica actual tiende a centrarse en el área, longitud, forma, atributos del relieve y densidad de drenaje de la cuenca. Los índices principales empleados para analizar la forma y relieve de la cuenca son el cociente de alargamiento y el cociente de relieve. El primero se calcula dividiendo el diámetro de un círculo de la misma área que la cuenca de drenaje por la longitud máxima de la cuenca. Es muy importante tener en cuenta esta proporción para comprender la hidrología de la cuenca y calcular los riesgos de inundación. Esto se debe a que, dada una determinada cantidad de lluvia, cuanto menos alargada sea la cuenca, mayor será la escorrentía máxima y antes alcanzarán las aguas la salida o desembocadura. La ratio de relieve se define como la diferencia de altura entre el punto más bajo y el más alto de la cuenca dividida por la longitud máxima de la misma. La proporción de conversión de energía potencial en energía cinética de las aguas que recorren la cuenca depende del cociente de relieve. La escorrentía suele ser más rápida en las cuencas con pendiente, lo que provoca caudales más elevados y mayor poder erosivo. (Microsoft Encarta, 2006) La densidad de drenaje está considerada como un índice relevante; se calcula dividiendo la longitud total de los canales por el área global de la cuenca. Es una medida de la textura de la red, y expresa el equilibrio entre el poder erosivo del caudal terrestre y la resistencia del suelo y rocas de la superficie. Los valores oscilan entre 5Km. de canal por Km2 en piedra arenisca, permeable y resistente a la erosión, y

500Km. por Km2 en tierras arcillosas, impermeables y muy erosionables. La escorrentía y el caudal máximo aumentan considerablemente con la densidad de drenaje. (Microsoft Encarta 2006)

2.5. GENESIS DE UNA CUENCA

La cuenca es un sistema indefinidamente sometido a un proceso dinámico. Teóricamente el ligero relieve de la corteza terrestre (hace millones de años) determinó los límites de aquella y los lineamentos generales del futuro drenaje (quebradas, quebradillas, etc.). La acción persistente del agua, erosionando los suelos y transportando los sedimentos, depositándolos en otros lugares, en cadena interminable, formó a lo largo de los siglos la fisiografía de la cuenca, profundizó las quebradas, dio forma a los cerros, determinó la inclinación de laderas, la conformación de las llanuras, de los cañones, etc. Siguiendo la secuencia, la acción erosiva determina, en etapas posteriores, reducción de gradientes con el consiguiente redondeamiento del relieve y el paulatino aumento de los depósitos sedimentarios, es decir, siempre hay un proceso de cambio normalmente tan lento que la observación directa, humana, no la aprecia sino a través de la información histórica y/o las huellas que dejan los diferentes estados por los cuales ha atravesado. (CHÁVEZ, R., 1994)

Resumiendo, se trata de un interminable proceso de secuencias de excavaciones y de rellenos, ejecutados incansablemente por el agua, como agente principal. La acción del agua se ejerce cualquiera sea el estado en que ésta se halle: sólido, liquido (en especial) o gaseoso. La velocidad de los cambios es directamente proporcional a la magnitud de lluvias y caudales e inversa a la mayor resistencia que ofrezcan los elementos geológicos. Para entender mejor el proceso es necesario referirlo a la forma como se dispone el agua de lluvia en la naturaleza (CHÁVEZ, R., 1994)

2.6. EVAPORACIÓN

2.6.1. Humedad atmosférica

2.6.1.1. Vapor de agua

El vapor de agua, es decir, el agua gasificada, es uno de los componentes de la atmósfera en la cual, se estima, estaría contenido un volumen de unos 12,500 km3. El agua atmosférica proviene de los mares, lagos, ríos, en su mayor parte, y en proporciones menores de la evapotranspiración de las plantas con un pequeñísimo aporte procedente del reino animal. (CHÁVEZ, R., 1994)

El vapor de agua, como componente de la atmósfera y dentro de los limites de presión y temperatura propios de ella, obedece a Las leyes que rigen el comportamiento de los gases, es decir, ejerce (igual que los otros gases componentes del aire) su propia presión, como si estuviese solo: es la “Presión de Vapor”. (Ley de Boyle-Mariotte).

Un determinado volumen de aire contiene, en función de su temperatura, una cantidad máxima de vapor a la cual se denomina: Humedad Absoluta y‘ de acuerdo con la ley de Boyle-Mariotte, la presión que ejerce éste contenido de vapor es la Presión de Saturación. De acuerdo con esto se puede tomar estas expresiones como sinónimas.

Cuando el contenido de vapor es insuficiente para ejercer la máxima presión, que le correspondería para la temperatura actual del aire, es que existe un Déficit de Saturación y la correspondiente cantidad de vapor contenida en la masa de aire es la Humedad Relativa. Por consiguiente el déficit de saturación o humedad relativa significa:

-

Porcentaje de humedad actual con respecto a la humedad absoluta correspondiente a la temperatura actual.

-

Relación, usualmente expresada en porcentaje, entre la presión actual y la presión absoluta, relación consecuente con lo planteado por la ley arriba indicada: la presión es proporcional al contenido de humedad.

Como consecuencia de las definiciones anteriores resulta evidente que hay una presión de saturación o humedad absoluta para cada temperatura del aire y de aquí se deduce que:

-

La presión de saturación (o humedad absoluta) actual se convertirá en presión o humedad relativa si la temperatura aumenta.

-

Si la temperatura se reduce, la presión o humedad relativa se convertirá en presión de saturación o humedad absoluta. (CHÁVEZ, R., 1994)

2.6.1.2. Condensación

Debido a las variaciones de temperatura el contenido de humedad del aire puede, al bajar la temperatura, quedar excedente y regresar a su estado líquido. Este fenómeno es la Condensación y determina un nuevo concepto: el Punto de Rocío, que se define como la temperatura a la cual se produce condensación de la humedad atmosférica.

De lo expuesto se deduce que habrá evaporación, desde una masa de agua, siempre que la masa de aire esté a temperatura mayor que la del punto de rocío. Cuando -por alguna razón- la temperatura de la superficie de la masa de agua, en contacto con el aire, desciende de tal manera que la de este último cae por debajo del punto de rocío, cesa la evaporación y se inicia el proceso de condensación. (CHÁVEZ, R., 1994)

2.6.2.

El proceso evaporante

La evaporación es el fenómeno físico que permite, a un fluido, convertirse en vapor o sea, en gas e incorporarse al aire. Es un fenómeno no conocido exhaustivamente y, como se vio antes, forma uno de los pasos del eterno ciclo hidrológico. Se describe, a continuación una de las teorías desarrolladas para explicarlo.

Todo cuerpo, cualquiera sea su tamaño, está formado por un número de moléculas cada una de las cuales está continuamente en movimiento desarrollando velocidades variables y en diferentes direcciones. El promedio de las velocidades de las moléculas

componentes determina la temperatura del cuerpo o masa total. Cuando las moléculas cesan su movimiento, el cuerpo llega al cero absoluto, es decir, a -2730C.

Una molécula cualquiera, dentro de la masa, es atraída por todas y cada una de las que la rodean según fuerzas inversamente proporcionales al cuadrado de la distancia y directamente proporcionales a las respectivas masas. Las moléculas, de un líquido, que se encuentran en la superficie o cerca de ella se hallaran sometidas a un mayor número de fuerzas de atracción que actúan desde el interior de la masa; por consiguiente para escapar de ella es necesario que desarrollen fuerzas contrarias superiores a las de sujeción. Cuando las moléculas adquieren velocidades suficientemente grandes para alcanzar fuerzas centrifugas mayores (y esto significa insumo de calórico) que las centrípetas que tratan de retenerlas, escapan de la masa líquida formando el vapor. La pérdida de moléculas significa, de esta manera, pérdida de energía para la masa matriz y por consiguiente baja la temperatura de ésta al reducirse la energía calórica. (CHÁVEZ, R., 1994)

Para que 1 litro (es decir, 1 kg) de agua se evapore es necesario disponer de energía suficiente para suplir el ―Calor latente de vaporización‖ o sea 540 Kcal. Energía calórica que se convierte, íntegramente, en energía dinámica, es decir, en aumentar la velocidad de las moléculas (aumento de fuerzas centrífugas) sin elevación de temperatura.

El calor necesario para que una masa de agua a T °C de temperatura inicie el proceso de vaporización es:

Cv=

597.3 - O.56T

Cv : Calor latente de vaporización en cal.gr. T : Temperatura del agua en grados centígrados.

Se observará que cuando alcanza los 100° el calor latente es 540.3 cal.gr.: energía íntegramente utilizada en romper las ligaduras internas con el resto de la masa de agua. Conviene indicar que el paso de sólido (hielo) a líquido, requiere 80 Kcal.gr adicionales, de donde resulta que el ―aflojamiento‖ de las atracciones intermoleculares desde el

hielo, pasando por el agua, hasta el vapor requiere absorber del entorno, un total de 620 Cal.gr. De todo esto resulta:

-

Gran estabilidad del agua como liquido, y La característica tan importante de constituir, el agua, un excelente amortiguador de los cambios de temperatura: cede ingentes cantidades de calor al condensarse y al congelarse y, viceversa, absorbe calor de su entorno para descongelarse (punto de fusión) o para evaporarse. (CHÁVEZ, R., 1994)

2.6.3. Factores que afectan la evaporación

2.6.3.1. Generalidades

A partir de los puntos de vista anteriores y de las características propias del fenómeno de evaporación se llega a la siguiente identificación de los factores que intervienen en este proceso.

2.6.3.1.1. Déficit de Saturación / Gradiente de Presión de Vapor

Si la capa de aire super-yacente a la superficie del agua está saturada, es decir, tiene su contenido absoluto de humedad para la temperatura actual, no será posible que se produzca evaporación. Es necesario, por consiguiente, que haya un déficit de saturación. Normalmente la capa en contacto con la superficie del agua es la que tiene el mayor contenido de humedad y, generalmente también, está por debajo de la presión de saturación pues el vapor asciende desde las superficies evaporantes: pantanos, espejos de agua, suelos húmedos, etc. hacia los estratos super-yacentes al anterior los cuales tienen menos contenido de humedad conforme se asciende o sea se alejan de la masa proveedora del vapor de agua.

La gradual variación de la saturación de las sucesivas capas de aire determina una Gradiente de Presión de Vapor que obliga, obedeciendo a simples leyes físicas, al desplazamiento o transporte del vapor de agua desde la capa con mayor presión hacia a de menor presión o humedad relativa. Es el fenómeno físico más importante en el proceso de evaporación. (CHÁVEZ, R., 1994)

2.6.3.1.2. Variaciones de la Presión de Vapor

El contenido de humedad del aire, cuando está por debajo de la presión de saturación, es sumamente sensible a los cambios de temperatura determinándose, en consecuencia, variación continúa de dicha gradiente y por consiguiente de las tasas de evaporación. La Ley de Dalton, que se refiere a éste tipo de fenómenos, se expresa por la siguiente fórmula: E = K . (Ps – Pa) Donde:

E Ps

: Tasa de evaporación <en las unidades apropiadas>: : Presión de saturación de la lámina de aire inmediatamente superpuesta y en contacto con la masa de agua, es decir, con la máxima presión correspondiente a la temperatura del agua.

Pa K

: Presión actual de las capas de aire situadas por encima de la anterior. : Coeficiente experimental para ajustar los resultados teóricos a valores reales. Depende de varios factores: presión barométrica, velocidad del viento y, probablemente, de varios otros de pequeña significación.

K puede ser expresado mediante una cifra (un simple coeficiente) o una fórmula compleja, dependiendo del mayor o menor grado de sofisticación del método empleado y siempre que haya la información estadística requerida. La diferencia Ps – Pa corresponde a la gradiente de vapor. Por consiguiente a mayor diferencia corresponde mayor volumen de evaporación y cuando el resultado es negativo (presión actual mayor que la de saturación) se tiene que producir la condensación, Cualquier otro factor, que no sea la temperatura y que pueda influir en el sistema agua-vapor, afectará a la tasa de evaporación sólo en la proporción en que cambie la gradiente de saturación, como es el caso de los vientos, por ejemplo, Este tipo de influencias extrañas a la gradiente de saturación en si misma, determinan la magnitud de K. (CHÁVEZ, R., 1994)

2.6.3.1.3. El Calor

Para que se produzca la evaporación es necesario que haya disponible, en el complejo tierra-agua-aire, el calor adicional suficiente para el proceso. Además del antes mencionado calor de vaporización (540 cal./gr) es necesario calor adicional para elevar la temperatura basta por encima del punto de rocío (1 cal/1 0C). Como referencia es interesante anotar que el calor necesario para evaporar 1 m3 de agua es igual a la energía obtenible de casi 0.4 bb. de petróleo (15.6 galones).

Para los procesos naturales de evaporación la única fuente de calor es el Sol, calor que se manifiesta en las formas siguientes:

-

Calor solar directo: Calor disponible en la propia masa evaporante, proveniente, a su vez, del anterior:

-

Calor contenido en el aire, si es que está disponible en la cantidad suficiente, y que proviene también del Sol.

Se estima que la radiación solar que llega a la atmósfera terrestre, es decir, antes de atravesarla, es capaz de evaporar un promedio de 2 cm/D (20,000 m3/km2) en la región ecuatorial. Sin embargo, al atravesar la atmósfera esa radiación sufre una serie de pérdidas (dispersión, refracción, reflexión, etc) llegando a la superficie terrestre con potencia reducida, apenas suficiente para evaporar, en promedio, unos 3 mm/D (3,000 m3/km2), es decir, casi 1,100 mm/año o unos 550,000 km3 de agua en toda la superficie del globo.

La relación: temperatura / peso del aire / capacidad de éste para contener vapor de agua, es determinante para el proceso dinámico de la evaporación. (CHÁVEZ, R., 1994)

Temperaturas vs. Vapor de agua GRADOS °C CONTENIDO DE HUMEDAD Mm/Hg(1) gr/m3 PESO DEL AIRE EN gr/m3 Seco Saturado Difer

-20 -10 .0 10 20 30

0.96 2.16 4.58 9.21 17.54 31.83

1.10 2.38 4.85 9.39 17.33 30.66

1,395 1,342 1,293 1,247 1,205 1,165

1,395 1,341 1,290 1,241 1,194 1,147

1 3 6 11 18

Las cifras de éste cuadro muestran la capacidad cada vez mayor del aire para contener vapor mientras mayor es la temperatura: también la disminución del peso del aire, seco o saturado, conforme aumenta la misma. Además, que el peso del aire saturado, excepto para temperaturas muy frías, es menor que el aire seco. Estas diferencias de peso son origen de los vientos convectivos y, en general de la movilización de las masas de aire y de los consiguientes cambios de humedad de éstas.

El calor contenido en la propia masa de agua o cuerpo evaporado es relativamente muy pequeño comparando con la enorme cantidad de calórico que demanda el proceso de evaporación. De allí que, si no hay una fuente de calor que reponga el consumido por el proceso, se llegará al punto de rocío, dando fin al mismo. El aporte de calor, por el aire, no sólo es muy pequeño sino comparativamente muy limitado. (CHEVEZ, R., 1994)

2.6.3.1.4. Los Vientos

Para que haya variación del contenido de humedad en el aire y no se detenga el proceso, al llegar a la saturación, es necesario que haya movimiento de las masas de aire en contacto con el agua. La presencia de los vientos elimina la posibilidad de que la capa saturada se inmovilice sobre la superficie evaporante reduciendo a cero la
(1)

Se ha convenido en que La Presión Absoluta esté expresada por el peso (gr) del vapor contenido en 1m3. de aire, mientras que la Presión de saturación o está mm. de mercurio.

gradiente de vapor y anulando la persistencia del proceso. Al renovar, el viento, esa capa saturada habrá variación de las tasas de evaporación y no se detendrá el proceso. Cuanto más caliente es el viento y más seco mayor es la tasa de evaporación.

Son de particular interés los vientos que ocurren a 2m. por encima del terreno pues la mayoría de las fórmulas empíricas lo toman en consideración, por su influencia en la magnitud del coeficiente K.

En verano suele ocurrir una aparente contradicción a la ley de Dalton al producirse menor evaporación que en invierno. Esto se debe a la anulación de la acción de los vientos por la persistencia de la capa de aire, pegada al agua, para permanecer inmóvil. La explicación está en el hecho de que la masa de aire superyacente está a mayor temperatura que la capa del mismo en contacto con el agua. Ocurre lo contrario en invierno por estar la masa de agua a mayor temperatura -pues retiene más calórico- que el aire y el viento ascendente, que se produce, aumenta la tasa de evaporación. Estas distorsiones del fenómeno ocurren, sobre todo, en donde hay aguas profundas y, en a Costa Ecuatoriana, se agudizan por la presencia de la corriente fría de Humboldt. (CHEVEZ, R., 1994)

2.6.3.1.5. La Evaporación y la Altura

Se suele plantear que si la temperatura, la humedad relativa y los vientos permanecieran constantes, la tasa de evaporación debería aumentar con la altura, en función inversa de la presión atmosférica. Se hace notar, en esta línea, que el agua entra en ebullición a 1 000C al nivel del mar mientras que, a 4600 m.s.n.m. lo hace a sólo 84.40C.

Al respecto es necesario considerar que es mucho más rápido el descenso de la temperatura que la reducción de la presión, conforme aumenta la altitud, y que las tasas de evaporación, en condiciones naturales, responden más a la temperatura que a la presión llegándose a concluir que dichas tasas son independientes de la variación de esta última.

De todo esto resulta que, cualquiera sea la altura, depende del calor disponible, la magnitud tanto de la tasa de evaporación (al influir en la gradiente de presión) como en el imite de saturación, el cual define el volumen de vapor capaz de ser absorbido por el aire, antes de llegar al punto de rocío.

Por consiguiente, si bien las tasas de evaporación pueden ser las mismas, para diferentes alturas y condiciones iguales, el cada vez menor nivel del punto de rocío conforme se asciende reducirá proporcionalmente el volumen de agua total evaporable. (CHÁVEZ, R., 1994)

2.6.3.1.6. Influencia de la Masa de Agua y su Profundidad

La magnitud de la masa de agua almacenada en un lago, reservorio, etc. y su profundidad tienen fuerte influencia en la dinámica de las tasas de evaporación, por la ocurrencia de los siguientes fenómenos:

-

Pérdida de calórico, sufrida por la masa de agua, consecuente con la gran cantidad de energía consumida por el proceso evaporante;

-

Redistribución del calórico remanente, en la masa de agua, como secuela del desequilibrio térmico producido;

-

La circunstancia específica de que la máxima densidad del agua corresponde a +40C.

La secuencia hidrotermal, brevemente descrita, se producirá de la siguiente manera: la capa superficial, de la masa de agua, pierde calor durante la evaporación para atender a las demandas energéticas exigidas por ésta. Cuando, por la persistencia del proceso, el agua de la capa superficial desciende a +40C a densidad de esta capa es máxima y entonces:

-

Si la masa de agua inferior está a temperaturas menores que la indicada se iniciará un proceso convectivo de ascensión de las aguas más frías (y por ello más livianas) y la evaporación se reducirá y finalmente se anulará;

-

Si la temperatura de la masa inferior es mayor que +40C también ascenderá, por ser menos densa, y perderá su calor, paulatinamente, reduciéndose en la misma proporción la tasa de evaporación. El proceso convectivo proseguirá hasta que la masa pierda todo su calórico.

En ambos casos si no hay reposición del calor perdido, reposición que deberá provenir de una fuente externa, llegará un momento en que cesará la evaporación.

En las masas de agua pequeñas y/o de escasa profundidad no se producen con la misma intensidad, los fenómenos descritos y las tasas de evaporación presentan otras magnitudes y otro régimen. En general las tasas de evaporación desde masas de aguas importantes y profundas son menores que aquellas registradas en las pequeñas y poco profundas. De allí que haya sido necesario determinar, experimentalmente, un coeficiente de corrección (cuyo promedio es 0.7) para estimar la evaporación, desde grandes masas de agua, a partir de las observadas en tanques evaporimetros.

Es interesante anotar que cuando se trata de aguas de mar, las tasas de evaporación fluctúan en, alrededor de, 0.8 de la misma desde aguas dulces. (CHÁVEZ, R., 1994)

2.6.7. Evaporación desde los suelos

2.6.7.1. Oportunidad De Evaporación: la ODE

La evaporación desde los suelos se refiere a la que ocurre desde el agua contenida en los espacios vacíos o poros formados entre las partículas sólidas. Las leyes que rigen éste proceso son las mismas que rigen la evaporación desde las superficies libres del agua, pero tanto las tasas como el volumen evaporado son función de la cantidad de agua disponible en dichos poros y en contacto directo con el aire.

El porcentaje de humedad del suelo es, en consecuencia, el que gobierna el proceso y determina la cuantía del resultado. Aunque la expresión no parece ajustarse al fenómeno que debe definir, se usa la frase OPORTUNIDAD DE EVAPORACION (ODE) a la evaporación actual desde un suelo, expresada como un porcentaje con

respecto a la evaporación desde una superficie de agua libre, comparándolas en iguales condiciones térmico dinámicas.

ODE expresa no sólo la posibilidad de que la evaporación se produzca, sino también el régimen del proceso como una función de la cantidad de agua evaporable, por consiguiente, si no hay humedad la ODE es cero y 100% cuando el suelo está saturado. Si las condiciones climáticas (sol y viento) son favorables, la evaporación será máxima inmediatamente después de la plena saturación del suelo y lo seguirá siendo mientras haya reposición, en cantidad suficiente, del agua evaporada. Conforme esa cantidad de agua vaya disminuyendo o que no llegue la de reposición en cantidad suficiente, la tasa de evaporación irá decreciendo proporcionalmente basta anularse cuando falte.

Las formas como el agua del suelo reemplaza aquella que se haya evaporado es mediante: (1) la capilaridad que le permite ascender desde lugares más profundos del subsuelo y (2) por transmisibilidad desde un freático. Ambos casos presuponen que haya un contenido de humedad adecuado en la masa de suelo y subsuelo. Es decir la ODE depende, en parte muy importante, de las características del suelo en relación con los fenómenos de trasmisibilidad y capilaridad. La capilaridad permite que el agua de suelos y subsuelos se mueva ascendiendo en ellos, movimiento que ocurre de dos maneras:

1. Por capilaridad en si misma, es decir, por los delgados y enmarañados tubos formados por la disposición de las partículas y

2. Por desplazamiento, desde las zonas húmedas hacia las secas según gradientes hidráulicas potenciales.

En los gráficos se observa la variación de la ODE en función de la profundidad desde la cual acude el agua mediante capilaridad para reemplazar a aquella que se ha evaporado. Las curvas que reflejan ese comportamiento son muy variables puesto que, en los procesos de capilaridad, intervienen: textura y estructura del suelo, cohesión entre partículas, además del propio régimen y profundidad de) acuífero y, desde luego, las características de la cubierta vegetal y/o del uso del suelo. (CHÁVEZ, R., 1994)

Capilaridad De Los Suelos TIPO DE SUELO Arena Gruesa Arena Fina Suelo Arenoso (húmedo) Suelos finos, profundos LIMITES m. 1.20 2,50 1.70(1.20 - 1.80) 7.50

2.6.7.2. Condición de los suelos

La influencia de la condición de los suelos, en la ODE, es muy importante dando lugar a variaciones significativas de los índices de evaporación, como se indica a continuación.

a. Influencia del Color.- Las observaciones hechas indican que las tasas son más reducidas cuando se trata de suelos claros (que reflejan mejor el calor) que cuando son los mismos de colores oscuros. Si para colores cercanos al blanco la tasa es como 1, para amarillentos correspondería a 1.1, a marrones 1.2, a grises 1.25 y a los negros 1.3, estimativamente.

b. Relieve.- Conforme mayor es el relieve, mayor es también la tasa de evaporación. Terrenos ligeramente rugosos (surcos angostos) elevarían esas tasas a 1.1, los más acentuados (surcos anchos, ondulaciones) hasta 1.3 tomando como base 1 para uno muy llano.

c. Cobertura.- El grado mayor o menor de la cobertura y el tipo de ella reducen las tasas de evaporación en 0.25 para rastrojos o plantaciones ralas hasta 0.55 para más espesos (sembríos densos o con mucho follaje), comparado con 1 para terreno descubierto.

2.7. EVAPOTRANSPIRACIÓN

El proceso fisiológico de alimentación de las plantas se efectúa mediante el paso de ciertas cantidades de agua, portadoras de los alimentos, por el interior de ellas y ese

tráfico solamente es posible gracias a la transpiración o sea la evaporación a través de las hojas. De allí el nombre de este proceso típico.

Las tasas de evapotranspiración varían por influencia de la temperatura (se duplica por cada 100C de aumento de ésta), de la humedad relativa (puesto que siendo una evaporación depende de la gradiente de presión de vapor), de la intensidad y frecuencia de los vientos. Todo esto al considerar el escueto fenómeno físico. Pero además de los factores climáticos el proceso acusa la presencia de influencias ecológicas: tipo de planta, etapa de desarrollo de la misma, horas de sol (insolación, activadora del proceso vegetativo) y también de factores relativos al tipo de suelo, humedad disponible en ellos, salinidad, etc., es decir, que es un fenómeno mucho más complejo que la simple evaporación. En adición a la serie de factores concurrentes, mencionados, no ha sido posible separar -en el sentido de medir y cuantificar cada uno individualmente- la cantidad de agua que evapotranspira la planta de la que se evapora del suelo en el cual ésta se sostiene y sustenta. Algunas de las aproximaciones para medir el agua consumida se han establecido mediante la relación entre agua consumida total, durante el proceso completo de vida de la planta, con respecto a ésta. Es la RAZON DE TRANSPIRACION. (RDT).

Como se indicó antes las tasas según las cuales se produce la evapotranspiración, a lo largo del tiempo, varían según las estaciones, son proporcionales a las temperaturas diarias (y aún a las horarias) y, desde luego, al desarrollo de la planta. Se han desarrollado expresiones empíricas para determinar, aproximadamente los órdenes de magnitud de agua evapotranspirada para períodos generalmente de un mes.

La magnitud de la masa evapotranspirada es grande y muy importante desde el punto de vista ecológico, pues toda el agua que la planta absorbe es devuelta íntegramente a la atmósfera salvo un porcentaje insignificante que se incorpora a sus tejidos.

Las investigaciones hechas demuestran la gran influencia de la radiación solar como, por ejemplo, que entre el 75 y 90% ocurre durante las horas de sol. Como es de suponer la evapotranspiración es muy sensible a la temperatura, pues en las cercanías de los 40C prácticamente se anula. (CHÁVEZ, R., 1994)

2.8. PRECIPITACIÓN

2.8.1.

Humedad Atmosférica

Como consecuencia de la gasificación del agua desde mares, lagos, los suelos (evaporación), desde la vegetación (evapotranspiración) y la proveniente de la fauna además de la humanidad (respiración) la atmósfera terrestre contiene una gran cantidad de humedad en su masa. Actualmente se tiene que incluir la humedad resultante del accionar humano: residuos de combustión, aparición de máquinas de vapor, etc. Este contenido de humedad, determina la ―presión de vapor‖, cuyo máximo para una temperatura dada es la de saturación. (CHÁVEZ, R., 1994)

2.8.2. Cuestiones básicas

La intensidad del fenómeno de condensación da lugar a dos tipos genéricos de precipitación:

a. Sub-precipitación que corresponde a meteoros como la neblina, rocío, helada cuya magnitud es, generalmente, poco relevante; este tipo de condensación es generada por el descenso, relativamente modesto en magnitud y a moderada velocidad, de la temperatura de la masa de aire al absorber, el entorno mas frío (suelos, superficies de agua), algo del calórico de esa masa de aire húmedo.

b. Precipitación, propiamente tal, corresponde a la condensación masiva que se resuelve en lluvia, constituyendo el fenómeno hidrológico más importante. Ocurre cuando el aire húmedo, no saturado, cercano a la superficie de la tierra es elevado rápidamente a las grandes alturas, sea por convección o por cualquier proceso que produzca el mismo resultado, sufriendo en consecuencia un proceso de expansión, por reducción de la presión. Esta es una expansión adiabática: no extrae calor desde el exterior ni lo cede, pues el calórico de la masa de aire se convierte en trabajo, enfriándose y generándose la precipitación. De esto se concluye que es imprescindible que se produzca una columna de aire húmedo ascendente para que se produzca la lluvia. (CHÁVEZ, R., 1994)

2.8.3. Formas de precipitación

a. Llovizno, pequeñas gotas de agua, cuyo diámetro varia entre 0.1 y 0.5 mm, las cuales tienen velocidades de caída muy bajas. b. Lluvia, gotas de agua con diámetro mayor 0.5 mm. c. Escarcha, capa de hielo por lo general transparente y suave, pero que usualmente contiene bolsas de Aire. d. Nieve, compuesta de cristales de hielo blanco traslúcido. principal mente de forma compleja. e. Granizo, precipitación en forma de bolas o termas irregulares de hielo, que se producen por nubes conectivas, pueden ser esféricos, cónicos o de forma irregular, su diámetro varia entre 5 y 125 mm. (VILLON, M., 2002)

2.8.4. Tipos de precipitación

La forma como se genera la columna de aire húmedo ascendente, o su equivalente, determina los siguientes tipos de precipitación.

2.8.4.1. Orográfica

Los accidentes orográficos, montañas y cordilleras, actúan a manera de pantallas fijas y obstáculos que obligan a los vientos, masas de aire húmedo y caliente, a ascender y en consecuencia, se producirá en las alturas un proceso adiabático que culminará en condensación y precipitación.

La circunstancia de que éstas pantallas permanezcan en el mismo lugar obliga a que la precipitación se produzca, constantemente en la misma área, Generalmente en respuesta al cambio paulatino de la temperatura durante el, más o menos, largo recorrido de la masa de aire, la intensidad y la duración de la precipitación son moderada y persistente, respectivamente, conduciéndose según un régimen diferente con respecto al de otros tipos de precipitación. (CHÁVEZ, R., 1994)

Orográfica

(VILLON, M., 2002)

2.8.4.2. Convectiva

La columna ascendente es consecuencia del calentamiento del suelo, o agua y del aire en contacto con el. Este aire húmedo y caliente asciende, pues su densidad es menor que la de las capas superiores y, al hacerlo, se desarrollará el proceso adiabático que se resuelve en condensación y lluvia. El aire frío que desciende para ocupar su lugar, luego de calentarse, repite el mismo proceso. (CHÁVEZ, R., 1994)

Convectiva (VILLON, M., 2002)

2.8.4.3. Ciclónica

Un ciclón es una enorme masa de aire que gira, a velocidades muy randes, alrededor de un vórtice. Se forma por fuertes diferencias de temperatura entre estratos

atmosféricos, diferencias que originan violentos cambios de posición de las masas de aire. En el vórtice la presión atmosférica es muy baja y por el ascienden, a modo de chimenea, las masas de aire caliente y húmedo que sufren un rápido proceso adiabático al expandirse en las alturas generándose condensación del vapor de agua y precipitación.

Los diámetros de los ciclones varían entre 800 y 1,500Km., es decir, que los volúmenes de aire inmersos en el fenómeno, son muy grandes y sometidos a veloces desplazamientos: hasta más de 50Km/h. Consecuencia de la violencia del proceso, de los grandes volúmenes de aire húmedo involucrados y de la, relativamente, grande diferencia de temperaturas al alcanzar grandes alturas, la intensidad y duración de la precipitación son considerables.

Estos fenómenos se producen, generalmente, en la zona tropical centroamericana y del Caribe o hacia el Sur de la China. En territorio ecuatoriano suelen presentarse, esporádicamente, ciclones muy pequeños en forma de trombas o tornados que por su escaso diámetro (unas centenas de metros) y volumen de aire, envuelto en el fenómeno, resultan poco relevantes. (CHÁVEZ, R., 1994)

Ciclónica (VILLON, M., 2002)

2.8.5. Medida de la precipitación

Es usual medir la precipitación como una profundidad expresándola unidades lineales: mm, en medidas métricas o INEN Inglesas. Un mm. de precipitación

corresponde a 1,000 m3/Km2. es decir, se asimila a una lámina de agua de ese espesor esparcida uniformemente en el área.

2.8.5.1. Pluviómetros

En la práctica para medir la lámina de agua precipitada se utilizan los pluviómetros, aparatos muy simples que consisten, esencialmente, de un depósito en el cual se almacena el agua llovida. Las gotas de lluvia ingresan, a dicho depósito, por un embudo superior. En el depósito se dispone una regla graduada o escala que permite leer la profundidad de agua depositada durante el periodo de observación. Para facilitar la lectura correcta es muy importante el dimensionamiento y disposición de éste aparato.

El pluviómetro, según el patrón del Weather Bureau (USA) consiste en un embudo de 20 cm (8‘) de diámetro que descarga en un cilindro hueco de 6.4 cm. (2.53‘) de diámetro interior. De éstas dimensiones se sigue que la relación de áreas, embudo/cilindro, es 10 (314/31.4) lográndose, de ésta manera, ampliar diez veces la escala de medición de la profundidad en el vaso para lectura de la escala con apropiada exactitud.

La capacidad del cilindro, de 50 cm de altura, es suficiente para contener 50 mm de lluvia de manera que, en caso de lluvias mayores se derramará. Para evitarlo y evitar el error consiguiente, está colocado dentro de otro cilindro de diámetro mayor e igual al del embudo (20 cm) disponiéndose así de capacidad combinada suficiente para medir hasta 600 mm de precipitación, sin necesidad de ser vaciado.

Como se ve, se trata de un aparato muy sencillo y, en su lugar y si las circunstancias lo exigen, se puede usar cualquier otro depósito apropiado, siempre que se establezca un sistema adecuado de medición correcta de la profundidad de agua. (CHÁVEZ, R., 1994)

2.8.5.2. Pluviógrafos

Son pluviómetros equipados con aparatos, generalmente de relojería, que permiten registrar continua y automáticamente las profundidades de agua. El registro se gráfica, en fajas de papel sistemática y continuamente, obteniéndose información detallada a lo largo del tiempo.

2.8.6. Cálculo de la precipitación media sobre una zona

En general, la altura de la precipitación que cae en un sitio dado, difiere de la que cae en los alrededores, auque sea en sitios cercanos.

Los pluviómetros registran la lluvia puntual, es decir, la que se produce en el punto en la que está instalada el aparato. Para muchos problemas hidrológicos, se requiere conocer la altura de precipitación media de una zona, la cual puede estar referida a la altura de precipitación diaria, mensual, anual, media mensual, media anual.

a. Altura de precipitación diaria, es la suma de las lecturas observadas en un día. b. Altura de precipitación media diaria, es el promedio aritmético de las lecturas observadas en un día. c. Altura de precipitación mensual, es la suma de las alturas diarias, ocurridas en un mes. d. Altura de precipitación media mensual, es el promedio aritmético de las alturas de precipitación mensual, correspondiente a un cierto número de meses. e. Altura de precipitación anual, es la suma de las alturas de precipitación mensual, ocurridas en un año. f. Altura de precipitación media anual, es el promedio aritmético de las alturas de precipitación anual, correspondiente a un cierto número de años. (LOPEZ, F., 1998)

2.9. CARACTERIZACIÓN DE LA VEGETACIÓN

2.9.1. Ecosistema, Es un sistema dinámico relativamente autónomo formado por una comunidad natural y su medio ambiente físico, tiene en cuenta las complejas interacciones entre los organismos -plantas, animales, bacterias, algas, protozoos y hongos, entre otros- que forman la comunidad y los flujos de energía y materiales que la atraviesan. Hay muchas formas de clasificar ecosistemas, y el propio término se ha utilizado en contextos distintos. Pueden describirse como ecosistemas zonas tan reducidas como los charcos de marea de las rocas y tan extensas como un bosque completo. Pero, en general, no es posible determinar con exactitud dónde termina un ecosistema y empieza otro. La idea de ecosistemas claramente separables es, por tanto, artificiosa. (Microsoft Encarta, 2006) 2.9.1.1. Principales ecosistemas

No obstante, el concepto de ecosistema ha demostrado su utilidad en ecología. Se aplica, por ejemplo, para describir los principales tipos de hábitats del planeta. Ecosistemas terrestres: árticos y alpinos, propios de regiones frías y sin árboles; bosques, que pueden subdividirse en un amplio abanico de tipos, como selva lluviosa tropical o pluvisilva, bosque mediterráneo perennifolio, bosques templados, boreales y bosques templados caducifolios; praderas y sabanas; y desiertos y ecosistemas semiáridos. (Microsoft Encarta 2006.)

2.9.2. Páramos

No existe una definición única para páramo. Ni siquiera se puede afirmar con seguridad si es un ecosistema natural o creado por el hombre. Sin embargo, la mayoría de autores coincide en que es un ambiente que presenta una variedad de factores geográficos, climáticos, geomorfológicos, y florísticos propios, que lo caracterizan como un ecosistema independiente.

En cuanto a los factores geográficos, por lo general el rango altitudinal de los páramos va desde 3 000 hasta 4500-5000 m.s.n.m.

Las altitudes que se han dado para marcar los límites de páramo, son variables al igual que en los demás pisos altitudinales andinos. Los niveles en los que comienza o acaba el páramo dependen, entre otras cosas, de factores orográficos, metereológicos y geográficos (Josse y Anhalzer, 1996). En el sur del país, por ejemplo, el páramo comienza cerca de los 3000 m.s.n.m. (CAMAREN1, 2000)

2.9.2.1. La topografía del páramo es, en general irregular, hay partes planas pero también lugares escarpados.

2.9.2.2. Los suelos en el páramo son generalmente, negros u oscuros, humíferos y ácidos. Es usual que estén saturados de agua, por el alto contenido orgánico que poseen y además, retienen humedad, incluso en períodos de menos lluvia. Mientras más se asciende en altitud se incrementa el contenido de rocas y disminuye la producción de materia orgánica. (CAMAREN1, 2000)

2.9.2.3. El clima del páramo es frío y usualmente húmedo, aunque también hay zonas bastante secas. La temperatura media está alrededor de 8ºC, con máximas de 18 a 23ºC y mínimas de 0 a -3ºC.

Durante el año, las condiciones climáticas son más o menos uniformes y las principales variaciones se producen en un mismo día, en especial hacia el mediodía. Después empieza a nublarse y llueve con frecuencia, lo cual produce la baja de temperatura. (CAMAREN1, 2000)

2.9.2.4. La precipitación anual fluctúa entre 900 y 2500 mm, pero a veces puede pasar los 3000 mm La humedad relativa siempre es superior al 80% y tiende a aumentar a medida que se asciende.

Debido a que el páramo es un ecosistema de altas elevaciones, los organismos que lo habitan, están adaptados a las condiciones climáticas extremas:

- Radiaciones ultravioletas intensas, - Cambios bruscos de temperaturas, y - Vientos fuertes.

Estas condiciones inciden para que los procesos ecológicos sean más lentos (descomposición de materia animal o vegetal, crecimiento de las plantas, ciclo de nutrientes, productividad, etc.).

En cuanto a la diversidad florística, la flora paramuna, como se la denomina, es rica en relación al área total ocupada por el páramo (Hofstede et al., 1998). Una característica típica de la flora del páramo es su alto grado de endemismo. Se estima que hasta un 90% de las especies de páramo, son endémicas (Luteyn, 1992). (CAMAREN1, 2000)

2.9.2.5. En el aspecto ecológico, una de las funciones más importantes del páramo, es su capacidad de absorber grandes cantidades de agua, que sirven a las personas, para abastecerse de agua potable y riego.

En el páramo se pueden encontrar diferentes zonas altitudinales, cada una con su vegetación típica. Ascendiendo desde el límite superior del bosque cerrado (3200 - 4000 m.s.n.m.) hasta el límite inferior de la nieve perpetua (4600 - 4900 m.s.n.m.), las temperaturas bajan considerablemente y con esto, la vegetación se hace más baja y más abierta (Hofstede et al., 1998). Sobre la base de la fisonomía y la florística, el páramo ha sido dividido, tradicionalmente, en tres zonas altitudinales:

-

Subpáramo o páramo arbustivo. Páramo propiamente dicho o pajonal. Superpáramo.

2.9.2.5.1. Subpáramo o páramo arbustivo: corresponde a la zona arbustiva de transición, generalmente entre 3000 a 3500 m.s.n.m. Presenta un mosaico de árboles pequeños dispersos, con pajonal y pequeños bambúes. Las plantas arbustivas incluyen géneros como: ―mortiño‖ (Vaccinium Befaria), ―árbol de papel‖ o ―queñua‖ (Polylepis) y ―sacha manzana‖ o “Quique”(Hesperomeles) (CAMAREN1, 2000)

2.9.2.5.2. Páramo propiamente dicho o pajonal: es la zona más típica de páramo, entre 3500 y 4100 m.s.n.m. Existe presencia de pajonal y también de una vegetación postrada, que consiste en rosetas y hierbas. Estas, a menudo, forman almohadillas, que son asociaciones de varias plantas muy unidas que tienen la ventaja de crear su propio microclima, en el que la temperatura es un poco mayor a la del medio. Entre las plantas arbustivas se encuentran: ―sacha manzana‖ o “quique”(Ileperorneles) ―cachacomo‖ (Escallonia), ―árbol de papel‖ (Polylepis,), Pernettya, Loricaria y ―chuquiragua‘ (Chuquiraga) y el ―frailejón‖ (EspeLetia pycnophylLa) que es típico de esta zona. (CAMAREN1, 2000)

2.9.2.5.3. Superpáramo: Es una franja en general, angosta, entre el pajonal y el límite de las nieves perpetuas, que se encuentra entre 4100 y 4800 m.s.n.m. Debido a las condiciones climáticas, tan severas, la vegetación es escasa. Los géneros más comunes son: Senecio, Epheclra, Draba y “chocho”(Lupinus). Los musgos y líquenes están bien representados en esta zona, formando almohadillas.

Como se mencionó antes, los páramos son quemados en forma permanente para usarlos en actividades agrícolas. Aunque, hay géneros que han desarrollado estrategias adaptativas para regenerarse, como: la‖chilca‖ (Baccharis Chuquiraga)y el ―suro‖ (Chus quea Pernettya). Otras especies no pueden resistir al fuego y sobreviven en los fragmentos de los bosques o simplemente están desapareciendo o ya se han extinguido. El páramo además, ha sido objeto de sobrepastoreo durante años.

Todo esto, sumado al hecho de que en el páramo es un ecosistema frágil, (debido a que los procesos ecológicos son más lentos) lo ha colocado entre las zonas más afectadas del mundo.

Para continuar vivenciando y recreando los páramos, debemos definir nuevas actitudes de uso, manejo y conocimiento. (CAMAREN1, 2000)

2.10. EL SUELO

2.10.1. Conceptos

El concepto suelo tiene varias aceptaciones, en función principalmente de la utilización que de él se pretenda. Así, por una parte, definido según sus características geotécnicas cuando interesa como soporte de obras urbanas, industriales o de infraestructura, y por otra, es considerado edafológicamente, cuando se trata como soporte de la actividad agraria y del desarrollo biológico. (LOPEZ, F., 1998) Suelo, cubierta superficial de la mayoría de la superficie continental de la Tierra. Es un agregado de minerales no consolidados y de partículas orgánicas producidas por la acción combinada del viento, el agua y los procesos de desintegración orgánica. (Microsoft Encarta, 2006) El suelo es un cuerpo natural para el crecimiento de las plantas, es el resultado de la intervención de varios factores que interactúan a lo largo del tiempo sobre la roca madre o material parental. (CAMAREN, 2000)

Es evidente el importante papel que juega el suelo en la cubierta vegetal, siendo por tanto necesario su conocimiento tanto para establecer un mejor aprovechamiento como para evitar deterioros irreversibles de la misma o la aparición de fenómenos degradatorios derivados de su inadecuado uso, y que toda ordenación de cuencas trata de evitar o corregir. Otro papel importante del suelo en los que aborda este tipo de ordenaciones, es el componente que representa en el régimen hidrológico. (LOPEZ, F., 1998)

La consideración del suelo en las ordenaciones de cuencas se basa en el conocimiento de las propiedades que intervienen en la estabilidad del suelo y en la gestión de los recursos hídricos y naturales.

Estas propiedades pueden definirse en características del suelo. Una característica del suelo es un atributo de éste que puede medirse o estimarse (textura, estructura, contenido de materia orgánica, etc.) una cualidad del suelo es un atributo complejo de

éste, que actúa de una forma diferencial sobre la adaptabilidad del suelo para una clase concreta de empleo o sobre su vulnerabilidad ante aquél (erosionabilidad, hidromorfía, productividad, etc.).

El suelo es un material complejo en el que aparecen tres fases: sólido, agua y gas. La fase sólida está formada por material mineral y substancias orgánicas. El agua interviene en la constitución de las rocas y de los minerales, siendo el aire y el vapor de agua los principales gases que aparecen. (LOPEZ, F., 1998)

La primera característica que se puede apreciar en un suelo es su espesor, que condiciona tanto su productividad agraria como sus características geotécnicas.

2.10.2. Características del suelo

En cuanto al aspecto hidrológico, las características fundamentales que deben considerarse en un suelo son las siguientes:

2.10.2.1. Textura

Se define como el conjunto de propiedades que le confiere al suelo directamente el tamaño de sus elementos constituyentes. Es función de su granulometría, determinándose está medida análisis mecánicos cuyos resultados se representa gráficamente mediante la curva granulométrica acumulativa. (LOPEZ, F., 1998)

Según el convenio internacional, las partículas se clasifican, en función de su diámetro, de la siguiente manera:

a. Piedras y gravas (d 2mm): se considera aparte, ya que la granulometría propiamente dicha se refiere a la tierra fina (diámetro inferior a 2mm); es importante determinar su naturaleza (con frecuencia son restos de la roca madre). b. Arenas: de 2mm a 50 m (arena gruesa: de 2mm a 0,2mm; arena fina: de 0,2mm 50 m.

c. Limos: de 50 m a 2 m (limo grueso: de 50 m a 20 m; limo fino: de 20 m a 2 m). d. Fracción fina: < 2 m; esta fracción, se denomina comúnmente ―arcilla‖, termino impropio, ya que no solo comprenden los minerales de la arcilla, si también otros minerales.

A partir de los análisis granulométricos se establecen clasificaciones texturales, siendo las más empleadas la del U.S.D.A. y la de la I.S.S.S. que se adjuntan en la figuras siguientes:

Diagrama triangular para determinación de la textura. Clasificación U.S.D.A. (LOPEZ, F., 1998)

Diagrama triangular para determinación de la textura. Clasificación internacional (I.S.S.S.). (LOPEZ, F., 1998)

En realidad se pueden agrupar las texturas en cuatro clases fundamentales que permiten definir, a grandes rasgos, las principales propiedades del suelo:

a. Textura arenosa: suelo bien aireado, fácil de trabajar, pobre en reservas de agua y en alimentos nutritivos y con baja capacidad de cambio aniónica y catiónica.

b. Textura limosa: el exceso de limo y la insuficiencia de arcilla puede provocar la formación de estructuras masivas como malas propiedades físicas, que se corrigen con un contenido suficiente de humos y calcio.

c. Textura arcillosa: suelos ricos químicamente, pero con malas propiedades físicas; impermeables y mal aireados, con dificultades para la penetración de las

raíces y difíciles de trabajar, tanto en estado húmedo (plasticidad) como en estado seco (compactación).

d. Textura equilibrada (franca): corresponde a la situación óptima, puesto que presenta la mayor parte de las cualidades favorables de los tres tipos anteriores, sin sus defectos. Las proporciones más adecuadas son, 20-25% de arcilla, 3035% de limo y 40-50% de arena.

2.10.2.2. Estructura

La estructura es el resultado de la unión y la ordenación de las partículas de cementos tales como arcillas, coloides húmicos, óxidos de hierro o microorganismos, en partículas compuestas o agregados. Es necesario añadir que, aunque un suelo tenga la misma textura puede presentar diferentes estructuras. (LOPEZ, F., 1998)

La estructura determina la distribución en el espacio de la materia sólida y de los espacios vacíos (o poros), algunos de los cuales están ocupados por el agua mientras que otros, los de mayor diámetro, lo están por el aire; esta distribución condiciona las propiedades físicas del suelo: aireación, retención de agua, etc.

La estructura es el resultado de procesos de diversa naturaleza: biológicos, químicos, físicos y mecánicos; según predomine uno u otro proceso aparecerán los diferentes tipos de estructura. En la formación de la estructura juegan un papel considerable los elementos coloidales, que forman puentes o revestimientos alrededor de las partículas minerales uniéndolas entre sí, más o menos íntimamente. Si no existe la suficiente cantidad de coloides o éstos son poco eficaces, la estructura puede hacerse particular (suelta, en caso de textura gruesa y coherente, en caso de textura fina).

La estructura no es necesariamente permanente, sino que puede modificarse según las circunstancias (clima, forma de cultivo, etc.), volviéndose menos favorable, degradándose; no obstante, es posible, si las condiciones vuelven a ser favorables, la reconstrucción. (LOPEZ, F., 1998)

Los factores más corrientes de degradación son:

-

La expansión de las arcillas en períodos húmedos.

-

Las lluvias torrenciales, que diluyen los cationes floculantes, dispersando los cementos, con arrastre de partículas finas (empobrecimiento).

-

La pérdida de los cementos orgánicos más eficaces (polisacáridos) por biodegradación rápida de los mismos (un laboreo excesivo del suelo puede ser perjudicial al activar la biodegradación).

-

La acidificación, que suele ir acompañada de compactación y disminución de la aireación.

2.10.2.3. Materia orgánica

La materia orgánica fresca (M.O.F.) está formada por los restos vegetales y animales de toda naturaleza que se superponen al suelo mineral (sistemas forestales) o se incorporan a él (tierras de cultivo). Las moléculas complejas que la constituyen soportan, en primera instancia, una descomposición microbiana, es decir, una simplificación, que libera compuestos simples, solubles en general. Parte de éstos sufren un proceso de mineralización, es decir, se transforman en compuestos inorgánicos solubles o gaseosos, por ejemplo CO2 (mineralización primaria bastante rápida en los medios biológicamente activos), aunque, sin embargo, algunos de estos compuestos pueden reorganizarse durante la humificación. Otra parte se escapa a la mineralización y sirve de material para la construcción de nuevas moléculas, cada vez más complejas, de naturaleza coloidal y de color oscuro, cuyo conjunto constituye el humus en sentido estricto: se trata de la humificación. Estos compuestos húmicos contraen enlaces más o menos fuertes con los compuestos minerales (arcillas y óxidos). y luego se mineralizan a su vez, pero más lentamente que la materia orgánica fresca (mineralización secundaria). (LOPEZ, F., 1998)

Es en las formaciones vegetales naturales donde los tipos de humus se definen con mayor facilidad, clasificándose en función de sus caracteres morfológicos, fuertemente

ligados a la actividad biológica y a los enlaces órgano-minerales contraídos por los compuestos húmicos:

-

Humus poco activos, M.O.F. poco transformada, superpuesta al suelo mineral, no formándose agregados húmíco-arcillosos y siendo la humificación muy débil.

-

Humus activo o mull. se caracteriza por una descomposición rápida de la hojarasca. que no se acumula en la superficie. La humificación es importante y los enlaces órgano-minerales son estables, lo que provoca una estructura relativamente aireada, en agregados de diferente tamaño. Dentro de este grupo se distinguen los siguientes tipos: o Mull ácido; medio ligeramente ácido (suelo pardo), bosque de frondosas, estructura en grumos de tamaño medio. o Mull carbonatado; medio calizo (rendsina), estructura en grumos gruesos, esta-bies. o Mull ándico; sobre cenizas volcánicas, estructura en agregados finos. (LOPEZ, F., 1998)

2.10.2.4. Porosidad

Es la proporción del volumen del suelo no ocupado por su fase sólida. La definen la forma, dimensiones y agrupación de las partículas y es una característica esencial de los terrenos en cuanto a sus propiedades acuíferas. La porosidad es la mejor expresión del estado de la estructura de un suelo en un momento dado y proporciona información esencial sobre las propiedades físicas, que aseguran la alimentación de las plantas y la respiración de sus raíces.

La porosidad (P) está en íntimamente ligada con dos valores característicos: la densidad real (D), que es la densidad de la fracción sólida, independientemente de los huecos, que se puede medir con precisión con ayuda de un picnómetro; en los suelos silicatados, pobres en materia orgánica, varía poco, entre 2,6 y 2,7; utilizándose, en general, el valor

medio de 2,65, aunque se debe hacer una minoración en los suelos muy calizos y, sobre todo, en los horizontes humíferos, ya que la materia orgánica hace descender fuertemente la densidad media. La densidad aparente (D‘) es la densidad del suelo seco en conjunto, es decir, fracción sólida y poros. (LOPEZ, F., 1998)

La porosidad total, en tanto por uno, viene definida mediante la fórmula:

P

D D' D

2.10.2.5. Permeabilidad

Es la mayor o menor facilidad con que el agua desciende o se transmite en el perfil del suelo. Obviamente la propia definición indica la importancia determinante que tiene este concepto en el fenómeno del escurrimiento. (LOPEZ, F., 1998)

2.10.2.6. Color

El color es el resultado de las cantidades de materia orgánica y de algunos minerales específicos. El color no siempre es un indicador de la fertilidad, pero existe una relación entre el color del suelo y el drenaje. (LOPEZ, F., 1998)

Color del subsuelo Rojo Rojo café o café Amarillo brillante Amarillo pálido Gris

Drenaje Excelente Bueno Medio Moderado Malo

Fuente: (Modulo de Edafología, Ing. Nelson Monar) 2003

2.10.3. Los tipos de agua en el suelo

Un material acuífero poroso puede encerrar diferentes tipos de agua susceptibles de ser clasificados en tres grandes categorías: aguas de retención, agua capilar y agua gravificada. Además el suelo contiene vapor de agua localizado en sus poros y agua de constitución, parte integrante de la molécula química.

Cierta cantidad del agua del suelo es absorbida por fenómenos eléctricos debidos, en particular, al carácter polar de la molécula de agua. Este agua de retención o imbibición tiene propiedades físicas muy diferentes de las del agua libre, la densidad en particular.

El agua de retención está representada esencialmente por dos tipos de agua: agua higroscópica y agua pelicular.

El agua de retención recubre las partículas de suelo, impregnando los microporos y penetrando en sus finas acanaladuras, formando gotas aisladas que se mantienen por las fuerzas de absorción. Por esta causa se llama también agua absorbida. No puede desplazarse más que en el estado de vapor. La cantidad de agua higroscópica no es constante. Es función de la porosidad, humedad, temperatura y presión del aire. Pero es sobre todo la porosidad la que rige la cantidad de agua higroscópica. Varia por término medio del 15 al 18% en las arenas finas y del 0,2 al 5% en las arenas gruesas.

El agua pelicular rodea las partículas de suelo y su agua higroscópica, de una delgada película de espesor variable, del orden de fracción de micra, menos de 0,1 . Es el agua de adhesión y agua de cantera de las rocas compactas, que se desplaza por efecto de las atracciones moleculares de las partículas vecinas, fenómeno estudiado por Lebedev.

El agua pelicular no se desplaza por gravedad; no transmite la presión hidrostática; no puede extraerse por centrifugación. La cantidad de agua pelicular varía del 40 al 45% para las arcillas y del 3 al 1,5% para las arenas.

El agua capilar o película capilar llena los poros. Está retenida por fenómenos capilares debidos a la acción de la tensión superficial. Puede elevarse por encima de la superficie

piezométrica de las aguas subterráneas y mantenerse en equilibrio en los intersticios de las rocas por la acción de la tensión superficial. Transmite la presión hidróstática.

Según su posición con relación a la superficie piezométrica y a la acción de la gravedad, se distinguen: agua capilar aislada y agua capilar continua.

El agua capilar aislada, o agua capilar suspendida, se sitúa por encima de la hoja acuífera, ocupando periódicamente los huecos que contienen aire y vapor de agua. No se desplaza por la acción de la gravedad y debe ser considerada como agua de retención.

El agua capilar continua o sostenida está localizada en la franja capilar y llena la totalidad de poros o intersticios capilares, estando sometida a la acción de la gravedad.

El agua gravificada o gravitacional llena los espacios que quedan libres de los poros, intersticios y fisuras del suelo. Es agua libre o agua de percolación. Está accionada únicamente por la acción de la gravedad; transmite la presión hidrostática y puede ser extraída por diversas técnicas. (LOPEZ, F., 1998)

2.10.4. El complejo sólido-agua-aire

Para la descripción de aspectos particulares de la humedad del suelo se han usado numerosos términos y constantes. (LOPEZ, F., 1998)

-

Capacidad de retención: cantidad máxima de agua capilar retenida por el suelo. Valor teórico cuya medida es en la práctica muchas veces difícil.

-

Capacidad de campo (CC): Cantidad de agua que un suelo retiene contra la gravedad cuando se le deja evacuar libremente. Es útil este concepto para realizar cálculos prácticos de cantidades aprovechables de agua.

-

La capacidad de campo no es un valor único del suelo. El sistema dinámico de remoción de agua por medio del drenaje, evaporación y transpiración, y el agua que se agrega por medio del rocío, de lluvia y de irrigación, son factores diversos, que nunca logran el equilibrio entre la cantidad de agua del suelo y el

campo de fuerza gravitacional. Hay otros factores que influyen en el equilibrio, incluyendo la temperatura del suelo, textura y estructura, etc.

-

Como consecuencia del sistema dinámico y de los muchos factores modificantes, la capacidad de campo debe considerarse como característica de las condiciones de campo, y por lo tanto solo se puede determinar con exactitud ‗in situ‖. Es la región del contenido de humedad del suelo en donde comienza a reducirse la velocidad de la remoción del agua del suelo, después de una lluvia fuerte o irrigación. Sirve para indicar una región general del contenido de humedad.

-

Punto de marchitez permanente (PMP): Porcentaje o punto del agua del suelo cuando las plantas se marchitan permanentemente. Es pues la cantidad de agua que corresponde al límite inferior del agua absorbida por las raíces.

-

Al igual que la capacidad de campo es un término dinámico y debe considerarse como una región del contenido de humedad. Es característica del perfil, que incluye no solamente la cantidad de agua en el suelo a varias profundidades, sino también la velocidad con que el agua se moviliza a las raíces de las plantas.

-

Como es un valor dinámico que depende del suelo, de la planta y del clima, para muchos propósitos es mejor referirse a un valor de equilibrio que tiene lugar en el mismo rango del contenido de humedad. Corresponde aproximadamente a la cantidad de agua del suelo con un potencial de 15 bars.

-

Coeficiente higroscópico: Cantidad de agua que un suelo contiene cuando se le pone en equilibrio con la atmósfera con 98% de humedad relativa a la temperatura ambiente, y representa una succión equivalente a 27,8 bars.

-

Equivalente de humedad: Cantidad de agua retenida por un suelo de 1 cm. de profundidad cuando se le somete a una fuerza centrífuga igual a 1000 veces la gravedad (succión equivalente aproximadamente a 0,98 bars).

-

En determinaciones experimentales se ha encontrado que el contenido de humedad de la mayoría de los suelos corresponde aproximadamente a un potencial de agua de 0,33 bars.

-

Potencial capilar (pF): corresponde a la disminución de presión del agua del suelo con relación al agua libre.

-

Representa la tensión de retención por el suelo y se expresa bien en cm. de agua, bien en atmósferas. Buckinghan lo definió como la altura en cm. a la que se puede elevar en el campo de la gravedad un gramo de agua, bajo la acción de la diferencia de energía libre entre la de un gramo de agua libre y la de un gramo de agua fijado al suelo.

-

Normalmente se expresa por el logaritmo de esa presión en cm. de agua y se emplea entonces la notación pF (1 atmósfera = 1000 cm., le corresponde pF =3).

Las diferentes constantes que caracterizan el suelo en sus relaciones con el agua, corresponden a tantos por cien muy variables según los tipos de suelo y sus texturas: por el contrario, pueden expresarse por un potencial capilar cuya amplitud de variación es mucho más pequeña. Así el punto de marchitez permanente corresponde cualquiera que sea el suelo, a un potencial capilar de 16 atmósferas o sea tiene un pF = 4,2. Por el contrario el pF de la capacidad de retención varía con la textura, siendo tanto más elevada cuanto la granulometría es más fina; suelos arenosos pF = 2; suelos limosos pF = 2,5: suelos arcillosos pF = 3. (LOPEZ, F., 1998)

2.10.5. Clasificación de los suelos

Las clasificaciones de suelos presentan determinadas características bastante particulares. Los suelos forman un ―continuum‖ en la superficie de la Tierra, siendo la separación entre las diferentes unidades muy gradual, y no derivando unos tipos de otros. Sin embargo, a pesar de todo, la clasificación de los suelos es necesaria para resolver un doble problema. (CAMAREN, 2000)

-

Proporcionar un instrumento cómodo de trabajo, utilizable para fines prácticos, en escala detallada, definiendo y designando unidades de análogo manejo y tratamiento.

-

Clasificar y definir unas unidades edáficas que, a escala mundial, permitan el intercambio de conocimientos, la planificación a escala regional o nacional, y que al estar basadas estas unidades en analogías de génesis o de propiedades fundamentales, puedan suministrar un cuadro que sirva de base a la ciencia edafológica.

La relativa juventud de la ciencia edafológica, y la multitud de objetivos perseguidos, ha dado lugar a que coexistan una infinidad de clasificaciones de suelo a escala mundial. De todos modos, todas las clasificaciones modernas de suelos pueden ser calificadas de ―sintéticas‖ o ―compresivas‖, ya que agrupan todos los caracteres, morfológicos, biológicos y físico-químicos, que están coordinados entre sí, y constituyen conjuntos coherentes que reflejan un determinado proceso, relacionado a su vez con los factores ecológicos.

En la Sierra, es

frecuente la presencia de climo-topo-secuencias de suelos, que

corresponden a suelos diferentes, desarrollados en in mismo material original, sobre el cual han actuado con diferente intensidad, el clima (afectado por la altitud) y el relieve (topografía).

En el Ecuador, para la clasificación de los suelos, se han adoptado el Sistema Americano de Clasificación Taxonómica (USDA Soil Taxonomy). La cartografía de los suelos del país hasta 1982, ha sido principalmente preparado por le Programa Nacional de Regionalización (PRONAREG), con el apoyo de la ORSTOM de Francia. (CAMAREN, 2000)

2.10.5.1. Suelos de la sierra centro

Los suelos de esta subregión, se formaron sobre materiales, producto de erupciones volcánicas recientes. El grado de desarrollo de los suelos es variable, según su localización en el paisaje (clima y relieve). (CAMAREN, 2000)

En esta zona, por debajo de las nieves perpetuas, cuyo límite inferior se sitúa entre los 4500 a 4800 metros, se encuentran los siguientes grandes grupos de suelos:

2.10.5.1.1. Orthents (orth = Orthos Gr. verdadero; ents = juvent, suelo muy joven sin horizontes diferenciables).

Son suelos que tienen un grado incipiente de evolución, de escaso espesor, constituido por materiales piroclásticos. Su falta de desarrollo responde a su localización (bajas temperaturas por la significativa altitud) y fuerte grado de pendiente; a lo que se suman procesos alternativos de congelamiento y deshielo. En definitiva, estos suelos están sometidos a una importante ―erosión geológica‖ o natural, por lo que la pérdida de suelo es mayor, que el ritmo de su formación. Son suelos muy frágiles, en los cuales la acción humana puede acelerar la erosión, por sobrepastoreo de la delgada y escasa cubierta de hierba existente.

Los materiales del zócalo (conjunto de rocas cristalinas que forman el esqueleto geológico de los Andes) ligeramente alterados in situ, o los removidos por erosión, se mezclan con un horizonte negro, discontinuo, rico en materia orgánica, de aspecto turboso, que puede igualmente, desaparecer por erosión. (CAMAREN, 2000)

2.10.5.1.2. Cryaquands (cry = frío, aqua = denominado de agua; ands = andosol, suelo de material volcánico reciente).

Representan los suelos característicos de ambientes húmedos y fríos, entre los 3800 y 4500 m.s.n.m (páramos), en un paisaje de colinas, herencia de períodos de glaciación, posteriormente recubiertos por capas de piroclastos, poco alterados.

Son suelos de color negro, ricos en vidrio volcánico y en materia orgánica poco humificada, con aspecto de turba, y están desprovistos de elementos gruesos. El contenido de humedad del perfil, es relativamente alto y constante a lo largo del año

(agua), sin estructura definida o con estructura muy fina. Son suelos bien drenados y pasan, en horas, de un aspecto muy mojado a un aspecto seco (tixotropía).

Estos suelos están muy bien protegidos por la vegetación del páramo. La apertura de caminos y de paso de maquinaria o de animales, los alteran. Las lluvias desencadenan una erosión en cárcavas, que progresa rápidamente. Resisten el pastoreo extensivo, pero no las prácticas inadecuadas, como la quema de los pajonales, que elimina las hierbas lignificadas, dejando al suelo desprotegido.

En las vertientes (laderas) desnudas, sin protección, las avalanchas de nieve o las lluvias, pueden desencadenar una gran erosión, especialmente de movimientos en masa. (CAMAREN, 2000)

2.10.5.1.3. Hydrudans y Melanudands (hyndr = hidratado; ud = régimen de humedad údico (lluvioso); ands = andosol) (melan = horizonte melánico de color negro; ud = údico; ands = andosol)

Estos suelos aparecen en las vertientes internas de las cordilleras, sobre capas de cenizas volcánicas, de varios metros de espesor, entre los 3.500 a 3.800 m.s.n.m.

Los Hydrudans presentan un alto grado de hidratación, por lo que predominan en las áreas donde la precipitación es alta; en tanto que, los Melanudands ocupan las zonas menos húmedas.

La cobertura vegetal y el uso del suelo, varían verticalmente, en forma descendente:

-

La paja arriba (Stipa ichu), Luego vegetación arbustiva densa de matorral, y Más abajo, aparecen los cultivos y los pastos artificiales.

Los Hydrudands son suelos de más de un metro de espesor, pobres en vidrio volcánico, con presencia de arcillas amorfas (alófana), ricos en materia orgánica (5 - 10%) de restos vegetales no descompuestos, con pH entre 5 a 6,5, de muy baja saturación de bases y con riesgo de toxicidad de aluminio. En general son bajos en fósforo

aprovechable, debido a que este elemento forma complejos insolubles, inaccesibles para las plantas. La capacidad de retención de agua, es superior al 100%.

Estos suelos son utilizados sobre todo para ganadería y aun en pendientes débiles, aparecen las típicas terracetas, que son micro movimientos en masa, atribuidas al sobrepastoreo del ganado.

Los Melanudands tienen una capacidad de retención de agua de menos del 50%. Presentan, en superficie, una fina capa de hojarasca en vías de descomposición (Ao) que desaparece inmediatamente, cuando son cultivados. Después, un horizonte humífero café-oscuro de alrededor de 10 cm, que pasa, progresivamente, a horizontes B, de color beige-claro, y de textura limosa. La fracción mineral coloidal, está compuesta por alófana, gibsita y halloisita. La capacidad de intercambio catiónico es alta, en tanto que la suma de bases es baja. El pH es ligeramente ácido: 5,5. Son suelos ricos en potasio y bajos en fósforo.

Actualmente, son utilizados en cultivos anuales, bajo cuyas condiciones, la materia orgánica se encuentra en proceso de disminución. En las parcelas que han sido desmontadas, los fenómenos erosivos aparecen espectaculares en forma de cárcavas, sobre todo en los sectores sometidos a labores culturales intensas. También hay erosión laminar que, en forma acelerada, hace disminuir el nivel de fertilidad natural del suelo, cuya fuente es la materia orgánica. (CAMAREN, 2000)

2.10.5.1.4. Hapludolls Estos suelos aparecen tanto en la parte inferior de las vertientes, entre 2.800 a 3.200 m.s.n.m.; como en los valles, entre 2.500 a 2.800 m.s.n.m. Son suelos de color negro a café obscuro, de estructura migajosa y consistencia suave, con arcilla tipo 2/1, de elevada saturación de bases.

En cuanto a la erosión, en las laderas predominan los movimientos en masa. Los restos arqueológicos demuestran que estos suelos, fueron cultivados desde antes de la conquista española. (CAMAREN, 2000)

2.10.5.1.5. Vitrudands Se presentan en la parte baja de las vertientes y sobre las partes altas y secas de las cuencas interandinas.

Son suelos poco evolucionados, de color gris claro, sueltos, sin estructura alguna. El contenido de materia orgánica es en general bajo (<1%); la relación C/N está alrededor de 12. Son ricos en piedra pómez milimétrica y en minerales pesados. En condiciones naturales, están cubiertos por una vegetación rala, frágil y de crecimiento lento.

Estos suelos son muy susceptibles, tanto a la erosión hídrica como a la eólica, principalmente cuando se agrava el desequilibrio por sobre-explotación, pastoreo, etc. El viento, al transportar estos suelos, tiende a formar dunas movedizas, como se puede observar en Palmira (provincia de Chimborazo). (CAMAREN, 2000)

2.10.5.1.6. Durudands y Durustands (dur = L. durus, duro; ud = régimen de humedad údico; ands = andosol) (dur = L. durus, duro; ust = régimende humedad ústico (más seco que el údico); ands = andosol).

Estos suelos también se encuentran en el rango de altitud de 2.500 a 2.800 tn.s.n.m. En las zonas húmedas aparecen los Durudands y los Durustands. (CAMAREN, 2000)

La erosión de los horizontes superficiales, ha permitido el afloramiento de la cangahua, que es un material endurecido de naturaleza vidriosa, pobre en materia orgánica.

2.11. ESCORRENTÍA

2.11.1. Disposición del agua llovida

La escorrentía es la parte de la precipitación que llega a la red hidrográfica de la cuenca y discurre por ella dando lugar a los caudales líquidos.

Se pueden distinguir dos tipos de escorrentías generadoras de caudales. En primer lugar están las escorrentías rápidas, que discurren por la superficie del terreno y por

tanto llegan a los cauces en poco tiempo: estos volúmenes de agua son los causantes de los caudales punta de las avenidas. En segundo lugar, están las escorrentías subsuperficiáles y subterráneas que alimentan los cauces de una forma lenta y dan como resultado el caudal base que discurre por la red entre aguaceros.

El valor real de la escorrentía superficial directa que circula por la superficie del terreno hacía los cauces sólo puede determinarse de una forma experimental, mediante la instalación de pluviómetros en la propia cuenca y por aforos de los caudales en la red.

Los factores que intervienen en la escorrentía son numerosos y pueden citarse como principales, entre otros, los siguientes:

-

Factores agroclimáticos: Cantidad, intensidad y duración de la lluvia; distribución de la precipitación respecto al tiempo y al área de la cuenca; condiciones precedentes de humedad en el suelo: intercepción causada por la cubierta vegetal, variable según la especie y densidad de la vegetación, época del año. etc.; valor de la evapotranspiración, que es variable según la temperatura, presión y humedad atmosférica; radiación solar, etc.

-

Factores fisiográficos: Entre estos cabe destacar la extensión; forma y pendiente media de la cuenca de recepción en estudio; condiciones de la superficie del terreno como, por ejemplo, geología, tipo de suelo, permeabilidad, labores de cultivo, densidad de la red hidrográfica y capacidad de evacuación de la misma. etc.

Uno de los problemas que siempre se presenta en pequeñas cuencas, hasta de unos 50Km2, es la ausencia de aforos, en series suficientes que permitan establecer escorrentías mensuales con bastante garantía, de forma que el balance hídrico pueda ser calculado.

Otro es el cálculo de escorrentías correspondientes á precipitaciones máximas de determinada recurrencia para la evaluación de los caudales máximos.

No obstante, en la mayoría de las observatorios meteorológicos locales existen datos de temperaturas mensuales, pluviométricas mensuales, número de días de lluvia por meses precipitación máxima diaria del mes etc. en series de quince o más años. Esto permite de alguna manera llevar a determinar las escorrentías anuales con cierta rigurosidad, por cual quiera de los modelos paramétricos. etc. (CHÁVEZ, R., 1994)

2.11.2

Flujo Superficial

En términos generales, el flujo superficial o escorrentía es la diferencia entre la masa llovida y las pérdidas, que ocurren antes y durante el período a lo largo del cual discurren las aguas por la cuenca, formando caudales que se desplazan superficialmente, es decir, arroyos y ríos.

ESCORRENTÍA = LLUVIA - PERDIDAS

Expresión, en la cual, el concepto de pérdida se concreta al volumen de agua que no forma parte de los flujos superficiales hasta el punto de control y durante el periodo considerado.

Algunas de éstas llamadas pérdidas pueden ser transitorias, por ejemplo las aguas sub-superficiales que emergen aguas arriba del punto de control pero después del periodo considerado: o relativas, como las subterráneas que afloran aguas abajo del punto de control y/o aquellas que son aprovechadas por las plantas que, apreciadas desde otro punto de vista, son volúmenes pre-utilizados. (CHÁVEZ, R., 1994)

2.11.3. Evaluación de la escorrentía

El objetivo del análisis hidrológico de la escorrentía es, desde el punto de vista de a Ingeniería, trascendente puesto que presupone evaluar las posibilidades de aprovechamiento del agua y determinar los probables caudales extremos para prevenir sus efectos.

2.11.3.1. Volumen Disponible.- El volumen disponible depende del rendimiento de la cuenca pues es la masa de agua corriente, superficial, que puede ser captada en el

punto de control para su utilización. Es directamente proporcional al promedio, o tendencia central, de la masa escurrida, es decir, de la sumatoria de los volúmenes generados por la gran variedad de caudales a lo largo del tiempo.

2.11.3.2. Régimen de Caudales.- Es la disposición de los caudales de diferentes magnitudes que se producen, a lo largo del tiempo, hasta el punto de control. La importancia de conocer y analizar el régimen de la corriente de agua tiene relación, muy importante, con el porcentaje económico/práctico de utilización del volumen disponible además de aspectos relacionados con la previsión de daños, en los casos de caudales extremos: riadas o avenidas (proyectos de defensa de márgenes, encauzamiento, puentes, etc.), por una parte, y caudales base o de estiaje (proyectos de regulación) para suplementarlos hasta el nivel de utilización o aprovechamiento. (CHÁVEZ, R., 1994)

2.11.4.

Pérdidas Pro-Escorrentía

Las masas de agua llovidas sobre una cuenca sufren pérdidas definitivas unas (con respecto al punto de control), como la infiltración y otras transitorias que dependen de la disposición de ciertas masas parciales. Conviene establecer que algunos de los tipos de pérdidas se producen tanto durante el escurrimiento como antes de éste. (CHÁVEZ, R., 1994)

Pérdidas Transitorias.- Como el título lo indica son aquellas que ocurren durante un corto período para luego después resolverse según alguno de los siguientes caminos: pérdidas definitivas, escorrentía u otro tipo de transitorias. (CHÁVEZ, R., 1994)

Retención Superficiales.- Comprende dos tipos: uno antes de llegar al suelo, el agua de lluvia o intercepción, siendo el otro el almacenamiento en las depresiones del suelo mismo. (CHÁVEZ, R., 1994)

Intercepción.- Es aquella proporción de lluvia que no llega al suelo, quedando retenida por la vegetación, techos, etc. Se trata de volúmenes pequeños que se resuelven, parcialmente, en evaporación (pérdida definitiva) y en aportes a la escorrentía al caer después al suelo. (CHÁVEZ, R., 1994)

Aunque la masa interceptada es de poca monta puede alcanzar a un porcentaje muy importante si la intensidad de la lluvia es pequeña, siendo negligible para las mayores magnitudes de precipitación. Esto queda ilustrado con las cifras siguientes.

Índices De Intercepción TIPO DE ALTURA INTERCEPCIÓN mm m3/Ha

VEGETACIÓN m.

Maíz Algodón Tabaco Cereales Praderas Alfalfa Arbolados Florestas

1,8 1.2 3.2 0.9 0.3

0.75 0.85 0.18 4,08 2.05 2.79 2.5 0.8/1.5

7.5 8.5 1.8 40.6 20.6 27.9 26.0 8/15

Las cifras son muy modestas y son mayores cuanto más densa es la vegetación y, muy rápidamente moderada muy modestas y son mayores cuanto más densa evidentemente, la capacidad potencial será colmada en los primeros momentos de una lluvia aun muy moderada.

Evaporación. Prácticamente desde el momento inicial del fenómeno se produce la evaporación, según la expresión siguiente, hasta quedar pequeñísimos volúmenes excedentes en algún receptáculo de la planta. (CHEVEZ, R., 1994)

Ct = A¡ - E.t Ct A¡ E t : masa remanente después de un tiempo t. : masa almacenada inicial, mm. : tasa de evaporación, mm/H : tiempo transcurrido, horas.

2.11.4.1.3. Almacenamiento de Depresión

Es el volumen de agua retenida en el micro-relieve del suelo y/o de las superficies en las cuales cae la lluvia, agua que por interferencia del dicho micro-relieve no puede incorporarse a la escorrentía.

La magnitud de los volúmenes retenidos varía grandemente pues depende de la aspereza del terreno, del tipo de cobertura y especialmente de la gradiente. Conviene anotar que, como resultante de la disposición de conjunto, la oportunidad de mayores tasas de evaporación y percolación es más acentuada pues el tiempo de exposición es mucho más largo. (CHÁVEZ, R., 1994)

2.11.4.2. Pérdidas Definitivas.

2.11.4.2.1. Evaporación.- Es, en todos los casos, una pérdida definitiva pues el vapor sale completamente del contexto. Las tasas de evaporación ocurren según las leyes que rigen este fenómeno. (CHÁVEZ, R., 1994)

2.11.4.2.2. Infiltración.- La lluvia que cae es absorbida por el suelo y el volumen infiltrado dependerá, principalmente, de la calidad del suelo y de sus condiciones actuales incluyendo otros factores que influyen en el proceso.

La infiltración incide, especialmente, en el régimen de la escorrentía. Es factor determinante de la magnitud de los caudales base (o de estiaje) y de la mayor o menor variabilidad de los caudales intermedios o riadas. Si los suelos y subsuelos de la cuenca son capaces de absorber mucha agua —gracias a la infiltración— el caudal base será de mayor magnitud y más estable y, viceversa, donde la capacidad de percolación es menor los caudales, en general, son más variables y muy sensibles a la intensidad de la lluvia: más violentas las riadas y menos abundantes los de estiaje. (CHÁVEZ, R., 1994)

Los factores que actúan en el complejo fenómeno de la infiltración son múltiples y, enumerados brevemente, son los siguientes:

2.11.4.2.2.1. Capacidad de Infiltración. Responde, sobre todo, a la capacidad de transmisión a través de suelos y subsuelos, además de otros factores luego listados. Es natural que se presente una tasa inicial bastante alta que va decreciendo hasta alcanzar un valor constante que es la tasa propia del suelo. Se ha observado que se alcanza ésta tasa normal entre 30 y 90 minutos después de iniciado el proceso. La tasa normal depende de la textura y estructura del suelo pero es afectada por factores como los siguientes:

-

Espesor del Estrato Saturable. Compactación del suelo. Contenido de Humedad del suelo. Acuñamiento con partículas más finas. Uso de los Suelos. Cobertura Vegetal. Temperatura. Por su influencia en la viscosidad del agua. Aire Atrapado. Por su oposición al movimiento del liquido. Heladas. (CHÁVEZ, R., 1994)

2.11.5.

Componentes de la escorrentía

2.11.5.1. Generalidades

La expresión gráfica, natural de la escorrentía es de corrientes de agua, es decir, los caudales que discurren por la superficie del terreno y se concentran y fluyen por el drenaje natural, cauces de ríos y quebradas. Estos caudales provienen, únicamente, de las lluvias aunque discurrren por diversos caminos los volúmenes parciales, o componentes que concurren a formarlos, los cuales, a su vez, provienen de los excedentes luego de sufridas las pérdidas antes citadas. (CHÁVEZ, R., 1994)

2.11.5.2. Los Componentes

2.11.5.2.1. Corriente Superficial.- Los volúmenes de agua que se han mantenido siempre en la superficie, después de ocurrida la lluvia hasta que pasan por el punto de control forman éste componente que es el mayor y cada vez más predominante

conforme aumenta la intensidad de la precipitación. Cuando la capacidad de infiltración se ha reducido (por saturación previa de los suelos) la masa de agua corriente puede llegar a ser, prácticamente, igual a la masa llovida como suele ocurrir cuando se producen lluvias persistentes. Al contrario, por ejemplo después de un estiaje o sequía (o drenado intensivo), los volúmenes infiltrados pueden ser dominantes, también en mayor o menor porcentaje en función de la intensidad de la lluvia. (CHÁVEZ, R., 1994)

2.11.5.2.2. Corriente Sub-superficial.- Está conformada por la masa de agua infiltrada que retorna a la superficie antes del punto de control, luego de haber recorrido una trayectoria subterránea de mayor o menor longitud, pero dentro de lapsos de tiempo relativamente cortos que exceden el periodo de tormenta o, en algunos casos, están dentro del mismo.

El recorrido subterráneo del agua sigue diferentes trayectorias a diversas profundidades y velocidades, que dependiendo de la características físicas del suelo (textura, estructura) son determinantes de los índices de transmisibilidad. En general las velocidades subterráneas (cm/hora) son bastante pequeñas con respecto a las de la superficie (m/s) y por eso se producirá un desfase o intervalo entre el paso de aguas, procedentes del mismo punto, al pasar por la sección de control. Si la trayectoria subterránea no es muy larga o muy profunda el desfase será, relativamente corto y puede ocurrir, incluso, que el afloramiento se produzca durante la tormenta conocido como ―caudal sub-superficial de tormenta‖.

Los aportes sub-superficiales, a las corrientes externas, se producen en los períodos entre tormentas o en el tramo descendente de ellas dando lugar a caudales con algunas fluctuación entre unos y otros, variaciones que terminan cuando se manifiestan a plenitud los caudales base cuya curva es, normalmente, muy suave. (CHÁVEZ, R., 1994)

2.11.5.2.3. Corriente Subterránea.- Las aguas infiltradas que siguen trayectorias muy profundas o muy largas se incorporan a las aguas superficiales más tardíamente, cuando hace mucho tiempo que ha terminado la tormenta que les dio lugar. Estas aguas tardías forman los caudales base o de estiaje, persistente pero suavemente declinantes, hasta que se produzca la próxima tormenta.

2.11.5.2.4. Precipitación-Escorrentía.- Se trata de la lluvia que cae directamente sobre la superficie de las aguas corrientes, es decir, que se incorporan de inmediato a la escorrentía. Generalmente es un componente de menor cuantía salvo que la superficie receptora sea muy extensa.

2.11.6.

Régimen de la escorrentía

2.11.6.1. Generalidades

El régimen, es decir, la secuencia de caudales de magnitudes variables a lo largo del tiempo, es de importancia suma por su fundamental incidencia en los problemas relacionados con el uso del agua y/o la prevención de daños debidos a las riadas. El análisis hidrológico debe ser acucioso y prudente al efectuar la evaluación correspondiente.

En relación al uso del agua (riego, urbano, energia) se presentan dos casos que se basan en la adecuación del hidrograma de demandas o línea de uso (LU) al régimen de caudales.

2.11.6.1.1.

Sin Regulación.- Es la forma no intermediada de aprovechar los

caudales naturales. La LU se situará en las inmediaciones de los caudales de estiaje como posición extrema: es probable que se presenten déficits reducidos sin repercusiones negativas. (CHÁVEZ, R., 1994)

2.11.6.1.2. Con Regulación.- La intermediación de un sistema de regulación (embalses, suplementación con aguas subterráneas) permite subir a LU por encima de los caudales base acercándola al caudal promedio, Cuanto mayor el grado de regulación cada vez más cercanas estarán las LU y descarga media, llegando a coincidir cuando la regulación alcanza el 100% de la capacidad requerida por el sistema hidrológico, es decir, cuando se logra llegar a la línea de máximo uso (LMU).

2.11.6.2. Escorrentía/Tipo de Precipitación

La escorrentía acusa una ajustada relación con el tipo de precipitación. En el Ecuador predominan las precipitaciones convectivas, único tino en la Selva, y las orográficas propias de la Sierra. Habría que considerar la presencia esporádica (no hay una periodicidad definida) de un tipo ―mixto‖ producto del fenómeno del Niño que afecta a las cuencas pacificas, costeras con mayor incidencia a las ubicadas al norte del paralelo 10°S. (CHÁVEZ, R., 1994)

2.11.6.2.1 En Cuencas Convactivas.- Concordando con las características de la precipitación, los regímenes de caudales en invierno (lluvias más intensas), en verano (lluvias menores) y en las estaciones intermedias, prácticamente, no acusan diferencias excepto en las magnitudes. La variabilidad y movilidad de caudales se producen, indiferentemente, a lo largo del año respondiendo a tormentas súbitas, en cualquier mes o día, cuyas intensidades suelen ser muy grandes independientemente de la estación. Se ha registrado algunas de las mayores tormentas en JUN, AGO, que corresponden al estiaje, pero son más frecuentes en verano. (CHÁVEZ, R., 1994)

2.11.6.2.2.

En Cuencas Orográficas.- Presentan, claramente definidos, los

períodos de lluvias (en el Perú abarca las estaciones de Primavera y Verano) y los de estiaje (Otoño-Invierno), En el primer período se presentan los fluctuantes caudales que responden a las diferentes intensidades de lluvia y en el segundo los suavemente descendentes caudales de estiaje o caudales base.

Las avenidas, riadas o crecidas son generadas por las grandes masas de agua excedentes que se movilizan rápidamente hacia los cauces dando lugar a flujos violentos de magnitud variable y diversa duración; son caudales inestables pero, potencialmente, peligrosos que acumulan, a lo largo del periodo lluvioso un porcentaje muy alto de la masa anual escurrida.

El estiaje, es decir, el periodo de caudales bajos entre los períodos lluviosos antecedente y consecuente, presenta caudales persistentes que disminuyen lentamente; responden a las aguas subterráneas, de gran desfase con respecto a las lluvias, que van emergiendo a lo largo del periodo.

Entre riadas y caudal base se produce un corto periodo de transición con caudales fluctuantes, dentro de una tendencia (más acusada que la del régimen de estiaje) a la baja, consecuencia de aportes escalonados provenientes de aguas sub-superficiales que se suman a la ―solera‘, base de las riadas. (CHÁVEZ, R., 1994) 2.11.2.3. En Cuencas de Lluvias “Mixtas”.- Se trata, como se indicó, de cuencas serranas del Pacifico cuyo régimen hidrológico responde, predominantemente, a lo Largo del tiempo a lluvias orográficas pero que, esporádicamente, sufren el fenómeno del Niño. En ellas las crecidas son sumamente fluctuantes y sus características predominantes son la violencia y la presencia imprevisibles, alcanzando puntas desproporcionadas, en la época de lluvias y estiajes relativamente muy bajos, o nulos. (CHÁVEZ, R., 1994)

2.11.3. Factores que afectan a la Escorrentía

Múltiples factores influyen en la escorrentía y tienen, incluso, relación con el rendimiento de la cuenca, es decir, con la proporcionalidad entre masa escurrida/masa llovida. Esos factores quedarían agrupados en tres grandes conjuntos: (1) aquellos que dependen del clima; (2) que son consecuencia de la fisiografía y geometría de la cuenca y (3) los que responden a las características hidrogeológicas de ésta. De estos tres grupos los de incidencia mayor, fundamental, son los climáticos y los hidrogeológicos. (CHÁVEZ, R., 1994)

2.11.3.1. Escorrentía y Clima

2.11.3.1.1. Precipitación.- La intensidad de la precipitación es el factor más importante generador de la escorrentía, siendo esta función de aquella respondiendo a sus variaciones y duraciones.

Las lluvias orográficas aportan, durante la estación pertinente, masas de agua que se resuelven en riadas en mayor proporción y, en menor cuantía, generan caudales base presentes en un periodo definido o estiaje.

Las lluvias convectivas producen aportes esporádicos, de magnitud variable y diferentes duraciones en áreas dispersas. Como se producen en cualquier lugar y momento hay una continua oscilación entre riadas y caudales base, en cualquier época del año.

Cualquiera sea el caso como cuestión fundamental es necesario que la intensidad y duración de la lluvia sea tal que, satisfechas las perdidas, se produzcan excedentes suficientes para generar a escorrentía. (CHÁVEZ, R., 1994)

2.11.3.1.2. Relación Tormenta/Cuenca.- El tamaño de la cuenca en relación con el área que puede cubrir la tormenta repercute fuertemente en la escorrentía.

Si la cuenca es pequeña a tormenta cubrirá, como caso más frecuente, toda ella y la escorrentía se manifestará a plenitud respondiendo, y en función de, las características físicas de la cuenca.

En el caso de una cuenca muy extensa o de forma alargada la tormenta, generalmente, la cubrirá sólo parcialmente y la escorrentía sufrirá restricciones de mayor o menor cuantía, según el caso. En las alargadas, sí la traslación de la tormenta es transversal (como en las cuencas del Mantaro y Alto Marañón), la escorrentía, tanto en su magnitud como en su régimen, acusará esa condición.

En todo caso es muy importante la distribución de las intensidades de lluvias en el área receptora, especialmente, en las cuencas selváticas sometidas a lluvias convectivas. (CHÁVEZ, R., 1994)

2.11.3.1.3. Otros Factores Climáticos.- La influencia, en la escorrentía, de los fenómenos climáticos tales como: temperatura, evaporación! evapotranspiración, vientos, humedad relativa se manifiesta en función de la intensidad de los mismos por su incidencia en as tasas de pérdidas previas y/o en el transcurso de la escorrentía. (CHÁVEZ, R., 1994)

2.11.3.2. Escorrentía y Fisiografía.- Las llanuras, cerros y quebradas que forman el relieve de una cuenca inciden fuertemente en las características, especialmente en el

régimen de la escorrentía. A gradientes más acusadas. a mayor área de serranías corresponden flujos relativamente de mayor magnitud, menor tiempo de concentración, mas pronunciados caudales punta y, correlativamente, mayores velocidades de desplazamiento. (CHÁVEZ, R., 1994)

2.11.3.2.1. Red Hidrográfica.- La disposición de la red de drenaje es de gran importancia, en cuanto se refiere al régimen de los caudales generados en la cuenca, por las facilidades o dificultades que presente al avance de las aguas superficiales. La mayor o menor frondosidad de la red de quebradas y quebradillas, las gradientes de las mismas, su longitud y características del cauce mismo influyen en el mayor o menor tiempo de concentración de los caudales y en la prominencia y duración de la ola punta. Para expresar ésta influencia se ha propuesto factores específicos (orden de tributarios, densidad de la red) pero su aplicación a la realidad es dudosa y poco práctica. (CHÁVEZ, R., 1994)

2.11.3.3. Escorrentía vs. Geometría de la cuenca.

2.11.3.3.1. Area/Escorrentia.- La escorrentía promedio, generada en una cuenca, es generalmente proporcional al tamaño de ella. El régimen, en cambio refleja la acción de otros factores (tasas de precipitación, geología, forma de cuenca, etc.). (CHÁVEZ, R., 1994)

2.11.3.3.2. Forma de la Cuenca.- La forma de la cuenca influye en la magnitud y oportunidad de escorrentías desde áreas parciales a la corriente principal, que es el resumen de todas ellas, de donde su influencia en el régimen del río es muy relevante. La forma más eficiente (omitiendo cuanto se refiere al sistema de drenaje) para declive, relieve y geología uniformes, es el semicírculo cuyo centro seria el punto de control. Cuanto más se acerque, la forma de una cuenca, a éste las características de régimen del río serán más estables y eficientes. (CHÁVEZ, R., 1994) Se ha propuesto, para expresar la incidencia de la forma de una cuenca, diversos índices o factores de forma (ff) como un coeficiente aplicable a la escorrentía generada en la misma. Los criterios aplicables, más interesantes son éstos:

-

Criterio Gravelios.- Define como ff la relación entre el anche promedio y la longitud axial de la cuenca, siendo, la longitud axial la distancia entre el punto de control y el más remoto de la cuenca. El ancho promedio. en éste caso, resultaría de dividir el área entre dicha longitud axial,

-

Criterio de Gravelios Modificado.- Propone la relación entre el perímetro actual de la cuenca (Pa) y el perímetro de la circunferencia del circule cuya área es igual a la superficie de la cuenca. Suele ser también llamado: Coeficiente de Compacidad (cc).

-

Criterio Snyder.- Correspondería a la relación entre el área y la distancia desde el punto de control hasta el centro de gravedad de la cuenca o la proyección de éste sobre el cauce del río. La longitud debe ser medida a lo largo de La trayectoria del cauce.

-

Discusión.- Cualquiera sea el criterio que se adopte, es necesario considerar que los coeficientes se refieren, exclusivamente a la más o menos eficiente concentración de los flujos de agua en el punto de vista geométrico esto sólo ocurriría en una cuenca semicircular cuyo centro es el punto de control y presupone homogeneidad fisiográfica (relieve, drenaje radial, etc.) y geológica, características que no es posible encontrar en la naturaleza.

De los criterios comentados todos tienen a la unidad como eficiencia máxima, excepto el criterio Snyder que se expresa en valores cada vez más grandes para mayores eficiencias. (CHÁVEZ, R., 1994)

Las expresiones que resultan para dos de los criterios indicados son las siguientes:
-1/2

-

Gravelius Modificado cc = 0. 28 del Semi-Circulo

.Pa
-1/2

ff = 0. 40

.Pa

Donde:A : área de la cuenca. (Km2) Pa : perímetro del contorno actual de la cuenca.(Km)

La realidad, impuesta por la naturaleza, hace que la aplicación de éstos coeficientes (por las razones antes indicadas) resulten, más bien, de carácter especulativo. (LOPEZ, F., 1998)

2.11.3.3.3. Altura de la Cuenca.- Para las cuencas costeras y cordilleranas del Perú tiene gran importancia la altura (en especial la altura media) de la cuenca con respecto al nivel del mar. La razón, ya antes comentada, se debe al hecho de:

-

La Cordillera es la gran pantalla que rige el proceso dinámico de las lluvias, En general, a mayor altura, mayores intensidades de precipitación y un régimen más estable. Esto para cuencas plenamente en los Andes.

-

Para el caso de las cuencas costeras o del Pacifico, es necesario considerar a relación de alturas media de la cuenca y de la isoyeta 250 mm/año, que define la extensión de la cuenca húmeda activa y Los volúmenes de lluvia.

-

Para el caso de las cuencas de la selva que, en un 90%, se hallan por debajo de los 500 m.s.n.m. La altitud no tiene relevancia puesto que se trata de lluvias convectivas. (CHÁVEZ, R., 1994)

2.11.3.4. Escorrentía y Geología.- Las características geológicas de la cuenca y sus condiciones hidrogeológicas influyen, fundamentalmente, tanto en el régimen de caudales como en el rendimiento, es decir, en la magnitud de la relación escorrentía/lluvia.

2.11.3.4.1. Caudal y Geología.- La presencia de potentes estratos permeables, sedimentarios, redundará en aumento de caudales base y detrimento de los superficiales. Esto se debe a mayores volúmenes infiltrados y al desfase entre corrientes superficiales y subterráneas. Las cuencas predominantemente rocosas, con intensidades de infiltración muy reducidas —prácticamente nulas para los efectos del ingeniero— el caudal base será pequeño y, con mayor probabilidad nulo. Los caudales punta, en cambio, serán mas altos, en proporción, y más violentos.

2.11.3.4.2. Condición de los Suelos.- Se relaciona, en general, con la acción humana para utilizar los suelos: suelos arados (favorecen la infiltración), suelos con cubiertas especiales (pavimentos, áreas bajo tejado, etc. desfavorables a la infiltración) y otros casos (drenaje, etc.) influyen tanto en el régimen como en el rendimiento de la cuenca, Sin embargo la incidencia derivada de estas áreas especificas se refleja, generalmente, muy poco en las grandes cuencas no así en las pequeñas o en las parciales. (CHÁVEZ, R., 1994)

2.11.3.4.3. Cuencas Karsticas.- Las áreas conformadas por estructuras de Karst, son formaciones calcáreas que ofrecen un relieve ondulado, colinas y cerrillos redondeados, sectores con drenaje cerrado e internamente, presentan fallas, cavernas, poros o sea una amplia capacidad de almacenamiento disponible para retener grandes cantidades de agua.

Estas condiciones, sin embargo, pueden significar ventajas y desventajas. Es ventajoso en relación a mayores y más sostenidos caudales de estiaje o por recibir aportes subterráneos desde cuencas vecinas, es decir, cuando los límites de la cuenca superficial es diferente de la subterránea, Desde luego que la aportante está en desventaja. En el Ecuador existen muchas de éstas cuencas y en consecuencia al análisis hidrológico debe ser muy cuidadoso y especifico. (CHÁVEZ, R., 1994)

2.11.3.5. Los Caudales.- Cualquiera sea el tipo de lluvia -orográfica, convectiva o ciclónica- la escorrentía presenta, cíclicamente, dos estaciones extremas; riadas y estiaje, intercaladas por un corto período de variación entre una y otra. En el caso de lluvias orográficas las tres etapas son bien definidas: caudales de magnitud variable durante las lluvias, un corto periodo de descendentes al termino de estas y luego los suaves caudales de estiaje o caudales base. Esta secuencia no está bien definida en el caso de lluvias convectivas que se presentan, desordenadamente, a lo largo del año, cualquiera sea la estación.

2.11.3.5.1. Caudales de Avenidas o Riadas.- Es el periodo en el cual los caudales responden en forma, relativamente directa e inmediata, a la intensidad de las lluvias. La magnitud del agua infiltrada resulta proporcionalmente (por saturación de los suelos) muy reducida con respecto a la masa llovida. (CHÁVEZ, R., 1994)

2.11.3.5.2. Descenso de Caudales.- En los sistemas orográficos es claramente definido el corto periodo durante el cual, habiendo terminado las lluvias capaces de generar escorrentía, se produce el escurrimiento de flujos excedentes junto con aguas sub-superficiaies de corto recorrido y los caudales se van reduciendo paulatinamente con cierta, relativa, rapidez.

Cada cuenca, en función de sus características fisiográficas y geométricas y, especialmente, de las geológicas tiene un descenso característico. En las cuencas convectivas éste periodo no es muy bien definido pues suele ser distorsionado por lluvias intempestivas.

Aunque con carácter académico (pues en ingeniería no es aplicable) se ha propuesto, para expresar matemáticamente éste descenso la siguiente formula: Qt = Qo . Kt Donde: Qt Qo k T : Caudal al término del periodo : Caudal inicial, al término de las lluvias generadoras de escorrentía. : Constante propia de la cuenca, menor que 1. : Periodo de descenso. Días para las grandes cuencas, horas en las pequeñas.

Para determinar el valor K es necesario disponer de información adecuada, procedente de varios procesos del mismo río de tal manera que se obtenga el valor promedio más probable. Es, en general, fácil obtener magnitud de Qo pero no el de Qt y, por consiguiente difícil determinar el período de descenso por la inestabilidad propia de los fenómenos hidrodinámicos que dependen de tantos factores concurrentes. Tratando de resolver éste problema se ha propuesto la siguiente expresión: t=C. Ab

Donde:

t

: Periodo de descenso (horas o días) contado a partir del término de las lluvias.

A : Área de la cuenca en Km2. C : Constante. (El autor de la fórmula propuso: 0.827) b : Constante. (Id propuso: 0.20)

Nota, Las expresiones anteriores responden (como se indicó) a los esfuerzos de los analistas para definir los parámetros hidrológicos pertinentes. En el caso de los valores c y b propios de la cuenca investigada es sumamente difícil establecerlos, salvo que se disponga de la información adecuada, obtenida por observaciones directas. (CHÁVEZ, R., 1994)

2.11.3.5.3.

Caudales Base o de Estiaje.- Cuando los aportes de aguas sub-

superficiales se han agotado se inician los caudales dependientes, exclusivamente, de la surgencia de aguas subterráneas de mas largo periodo de desplazamiento. Son flujos estables y de descenso muy suave; se mantienen por un largo tiempo dependiendo todo esto de la longitud de las trayectorias subterráneas. Se trata, en realidad de un proceso de ―laminación‖ de las masas de agua infiltradas durante el inestable período de lluvias. En las cuencas extensas y con potentes mantos sedimentarios (freáticos activos) esa laminación puede abarcar varios años hidrológicos anteriores, presentando

discordancias, del caudal base actual al relacionarlo con la intensidad de las lluvias inmediatamente precedentes. (CHÁVEZ, R., 1994)

Por lo dicho, las características del caudal base o de estiaje, responde casi exclusivamente a la hidrogeología de la cuenca y por su persistencia es llamado también caudal firme por la posibilidad de ser utilizable el 100% del tiempo según un régimen constante. La suave curva de lento agotamiento, característica de los caudales base, se amoldaría a la siguiente expresión:

Qt

Qo .e

cd n

Donde: Qt Qo e c,n : Caudal después de d días. : Caudal inicial. En teoría sería el último correspondiente a la curva de descenso de caudales. : Base de logaritmos neperianos (2.71828) : Constantes propias de cada cuenca.

2.11.3.5.4. Variaciones del Régimen de Caudales

El conocimiento, y análisis, de las variaciones que ocurren en el régimen de los caudales tiene importancia capital para los proyectos de utilización de los recursos de agua. La forma como se produce el flujo de las aguas, en un año o en un grupo de años cuando se trata de una cuenca especifica, o la incidencia de la zona hidrológica donde se ubica ésta, en la ocurrencia y magnitud de Los caudales, deben ser conocidas y analizadas para determinar los alcances y previsiones convenientes dirigidas al mejor desarrollo del uso de los mencionados recursos.

Además de las ineludibles estaciones (lluvias y estiajes) que determinan dos diferentes grupos de caudales -grandes e inestables, unos, moderados y estables, otros- a lo largo del año hidrológico, es de especial importancia la presentía, a lo largo de extensas series observadas, de los llamados ciclos o períodos críticos, es decir, de dos o más años consecutivos en los cuales las masas anuales están por debajo del promedio. Se ha observado ciclos críticos desde 2 y hasta 11 años.

2.11.3.5.4.1.

Por Ubicación.- En el Ecuador la ubicación geográfica de una

cuenca en alguna de las 3 regiones: -Costa, Sierra y Amazonia- determina las características de su hidrología y, en especial, del régimen de escorrentía. La presencia estética de los Andes, la inestabilidad de la Corriente fría de Humboldt y el enclave en la zona tropical determinan las situaciones descritas antes. (CHÁVEZ, R., 1994)

2.11.3.5.5 Escorrentía/Tipo de Precipitación.

Respondiendo al régimen de las lluvias la escorrentía de las cuencas del Este, en la Selva, es diferente de la de las cordilleranas y, de éstas, las que pertenecen a la hoya del

Pacifico, acusan las diferencias más notables. Las de la vertiente del Pacífico son, hidrológicamente, muy complejas pues engloban, en proporción variable y diferente los tres tipos de áreas posibles de precipitación: húmeda, árida y semi-árida determinadas por la movilidad de isoyeta 250 mm/año. (CHÁVEZ, R., 1994)

2.11.3.5.4.1.1. Fluctuaciones Cíclicas.- Tienen importancia capital en los proyectos de utilización de los recursos de agua. Respondiendo a las variaciones propias del clima (y, en especial a fenómeno del Niño) las escorrentías de ciertos años consecutivos -2 ó más- resultan inferiores, en grado diferente, al promedio o tendencia central de la serie pertinente. Los factores concurrentes al clima son muchos y muy sensibles a la incidencia entre unos y otros y, correlativamente, la lluvia y su consecuencia: la escorrentía.

Estas fluctuaciones periódicas o ciclos críticos, pesan inevitablemente en los proyectos de uso del agua, determinan un grado de incertidumbre y, por consiguiente, exigen una investigación y análisis específicos y cuidadosos que permitan eliminar errores importantes o preveerlos adecuadamente. Ya sea porqué la información no cubre períodos suficientemente amplios o por la propia inestabilidad de la dinámica hidrológica no es fácil -por lo menos en la mayoría de los casos- establecer fehacientemente los parámetros cíclicos. (CHÁVEZ, R., 1994)

2.12. RENDIMIENTO DE UNA CUENCA

2.12.1.

Generalidades

Como resultado de la secuencia hidrológica, explicada, la única fuente proveedora de agua a una cuenca es la lluvia siendo, los caudales que pasan por un punto de control dado, una parte de dicha masa llovida. Se habrá observado: también, que una parte de los caudales fluentes reflejan y responden a las intensidades fluctuantes de la lluvia y que otra, más estable y persistente, que aparentemente no guarda relación con la primera pero que proviene de la misma, ocurre durante el periodo sin precipitaciones. Ambas sumadas forman la masa de escorrentía o masa superficial.

De lo anterior resulta que RENDIMIENTO DE UNA CUENCA es la relación entre la masa total superficial que pasa por un punto dado y la masa total llovida en ella hasta el mismo control, durante el periodo considerado. Usualmente el periodo unidad es el año hidrológico o el cronológico, según convenga al analista.

La incidencia del CLIMA y de la GEOLOGIA sobre el rendimiento es decisiva y evidente. El primero porqué la intensidad y el régimen de las lluvias determinan los volúmenes involucrados y la geología porqué las condiciones actuales de su contexto determinan la disposición (régimen y magnitud) de los caudales fluentes. (CHÁVEZ, R., 1994)

2.12.2.

Coeficiente de escorrentía

No existe una relación simple entre escorrentía y lluvia, es decir, entre causas y efectos debido a la intermediación de fenómenos hidrogeológicos inevitables. Tomándolos en consideración la expresión que define la escorrentía es: Es = P – (Ev + r + s) Donde: Es P : Escorrentía hasta la estación de aforos o control. : Masa llovida, en el periodo considerado, en el área de cuenca hasta el control. Ev r : Masa evaporada. : Volumen del agua sub-superficial que no retorna hasta la estación de aforos. s : Volumen subterráneo en freáticos profundos.

Se observará que, en la expresión anterior, se obvia por su temporalidad las pérdidas transitorias que, además, son de magnitud poco significativa. Simplificando — con algún grado de distorsión— se ha propuesto reemplazarla por:

Es = C . P

Donde:

C: Coeficiente de Escorrentía.

Aunque, desde el punto de vista académico, esta expresión es incorrecta puede expresar, sin embargo, con suficiente aproximación y en función simple y directa de la masa llovida, la escorrentía de una cuenca y esto es suficiente para el analista hidrológico en el campo de la Ingeniería. (CHÁVEZ, R., 1994)

2.12.2.1. Rendimiento vs. Tamaño de Cuenca

Cualquiera sea el caso, grandes cuencas o pequeñas, las pérdidas iniciales (retención intercepción) son porcentualmente de poca monta y significación y, en todo caso, se resuelven en evaporación e infiltración. La significación mayor corresponde a las masas infiltradas (sub-superficiales y subterráneas) que se resolverían en aportes, a los flujos superficiales, desfasados en el tiempo y favorables, en mayor medida, al aumento de los caudales de estiaje. (CHÁVEZ, R., 1994)

2.12.2.1.1. En las Grandes Cuencas.- Las aguas de retorno, de trayectoria subterránea mayor o menor, tienen más probabilidad de surgir antes del punto de control para incorporarse a la escorrentía superficial, Considerando las reducidas velocidades de las aguas en los estratos por los cuales discurren (hasta, apenas m/día) pueden presentarse rendimientos anómalos, discordantes con el año hidrológico; por ejemplo, en un año de lluvias escasas presentarse un estiaje con caudales comparativamente muy altos y viceversa. (CHÁVEZ, R., 1994)

2.12.2.1.2. En las Pequeñas Cuencas.- La proporción, en éste caso, entre pérdidas y masa llovida puede sor significativa y determinar una distorsión importante de la magnitud estimada de escorrentía. Aunque la masa parcial perdida por evaporación puede no ser determinante si lo es aquella que se infiltra y no surge antes del control que, sumada a la primera constituya una magnitud importante. Entonces la estimación por multiplicación (aplicando un coeficiente de escorrentía) seria muy diferente de la que se obtendría por una resta. (CHÁVEZ, R., 1994)

2.12.2.2. Rendimientos: Promedio y Extremos

Cualquiera sea el caso conviene al analista/ingeniero disponer de valores tan aproximados a la realidad como sea posible, determinados aprovechando de las series de precipitaciones y de escorrentía observadas y disponibles, en una cuenca, y/o aplicando los parámetros resultantes de otra hidrológicamente homogénea.

La tendencia central del rendimiento se obtendrá determinando masas acumulativas de lluvias y escurrimiento a lo largo de un período (o serie) de varios años. Su importancia es relevante pues asegura una magnitud concreta y razonable de recurso de agua utilizable y facilita definir los límites de utilización.

Los valores extremos corresponderían a los años hidrológicos húmedo, el mayor registrado, y el pobre o sea el menor, magnitudes que marcan el grado de dispersión del rendimiento ayudando a definir las previsiones convenientes relativas al

aprovechamiento de los recursos. (CHÁVEZ, R., 1994)

2.12.2.3. Rendimiento vs. Tipo de Cuenca/Precipitación

El encadenamiento de fenómenos, desde la lluvia hasta a escorrentía, es el mismo cualquiera sea el caso. La ubicación de la cuenca —Amazonía, Sierra, Costa— y su geología se expresan en cierto tipo de variantes que conviene comentar brevemente.

2.12.2.3.1. Cuencas Húmedas.- Corresponde a las cuencas ubicadas en la Selva y en la Sierra, en éste último caso a las situadas por encima de la isoyeta 250 mm/año. En ellas el flujo de caudales es perenne y responde a la intensidad de las precipitaciones, pero el caudal de estiaje, que depende de la disponibilidad de espacio subterráneo en los estratos, presentaría dos facetas: (CHÁVEZ, R., 1994)

2.12.2.3.1.1. En Sierra.- El proceso es completo puesto que, por tratarse de lluvias orográficas, la recarga de los acuíferos se efectúa durante la estación pluviosa y las pérdidas o salidas de agua a lo largo del estiaje, dejando espacio suficiente para la recarga de la próxima estación. Por consiguiente, las características físicas -infiltración,

transmisibilidad- de los estratos y su volumen, influyen directamente en la magnitud de los caudales base.

2.12.2.3.2. Cuencas Semi-áridas.- Excepto en algunas cuencas serranas semiáridas las costeras, con parte de ellas por encima de la isoyeta 250 mm/año, la presencia de proporcionalmente grandes acuíferos y la consiguiente amplia disponibilidad de espacio para aguas infiltradas dan ocasión a nos intermitentes. El caudal base no se manifiesta en toda su potencial magnitud —salvo por la oportunidad que desniveles o barreras internas puedan actuar para hacerlas surgir— e incluso podrá ser totalmente absorbido por acuíferos ávidos. Habrá pues nos intermitentes y, en casos de extrema semi-aridez (cuenca húmeda o activa muy reducida) se tratará de ríos efímeros. (CHÁVEZ, R., 1994)

2.12.2.3.3 Cuencas Áridas.- Solo esporádicamente reciben lluvias capaces de producir escorrentía (en general en años con un fenómeno del Niño extremo), comparativamente disponen de grandes acuíferos potenciales que absorben

prácticamente toda el agua llovida y, desde luego, los ríos son efímeros. (CHÁVEZ, R., 1994)

La recopilación de información bibliográfica que hemos realizado creemos que es la correcta para cumplir con los objetos propuestos en este documento de tesis de investigación, también estamos consientes que durante el avance de la investigación pueden presentarse nuevas metodologías que ayuden a mejorar los resultados que deseamos obtener.

III. MATERIALES Y MÉTODOS
3.1. MATERIALES

3.1.1. Localización

El presente trabajo de investigación se realizó en la Provincia Bolívar, Cantón San Miguel, Parroquia Santiago, en las comunidades de Totora y Villa la Unión, en la microcuenca de Chozorrumi (a 28 Km del cantón San Miguel). Esta microcuenca es accesible mediante una vía de tercer orden carrozable que parte de la parroquia de Santiago hacia el noreste y se tarda en llegar al área de estudio aproximadamente unos 45 minutos. (Anexo 1: Mapa 1)

3.1. 2. Ubicación

La microcuenca de Chozorrumi se localiza al noreste del cantón San Miguel entre las coordenadas 70º 22´ a 79º 10´ LW; 1º 20´ a 1º 35 LS; con un área aproximada de 1.140,11 hectáreas. El cantón San Miguel, se encuentra ubicado en la parte sur de la provincia de Bolívar a 25 Km. de la capital (Guaranda). Con una superficie de 570,10 km2 y representa el 15.8 % de la población de la provincia (INEC 2001) la población es de 26.747 habitantes y se encuentra a una cota mayor de 2.469 m.s.n.m.

3.1.2.1. Limites

San Miguel se encuentra limitado: Norte: Cantón Chimbo y Guaranda, Sur: Cantón Chillanes, Este: Cantón Colta (Provincia de Chimborazo), Oeste: Cantón Montalvo (Provincia Los Ríos)

3.1.2.2. Clima

El clima del cantón San Miguel de Bolívar esta determinado principalmente por la altitud, ya que la cuenca del Chimbo esta custodiada por dos grandes murallones que lo encierran de oriente a occidente. Las estribaciones occidentales de esta cordillera reciben la influencia de los vientos del Pacifico que depositan en sus faldas cantidad de vapor de agua dando origen a constantes lluvias haciendo esas zonas más húmedas. El clima es Temperado subhúmedo (del muy húmedo al muy seco)

2.1.2.3. Zona de vida

Bosque Muy Húmedo Montano Bajo (bhMB) Según Holdridge. 1966

2.1.2.4. Situación Climática

Datos Agrometeorológicos

Microcuenca Chozorrumi

Temperatura Clima Humedad relativa Altitud Helofanía Precipitación Topografía Coordenadas

9° - 18°C Temperado subhúmedo 80% 3804 m.s.n.m. 8 horas luz/día 800 mm Irregular 79º 10‘ a 70º 22‘ de longitud Oeste 1º 20‘ a 1º 35‘ de latitud Sur

(Fuente:) CEDERENA 2002

3.1.3. Materiales de campo o Predio: Microcuenca Chozorrumi o Piola o Estaquillas o Machete

o Clavos ½ o Cinta adhesiva o Pintura o Martillo o Manguera o Embudos o Azadón o Tol o Pala de desfonde o Pico o Papel periódico o Cinta métrica o Guantes de cuero o Botas o Mochila, o Carpas de acampar, entre otros

3.1.4. Equipos de campo o GPS o Binoculares o Pluviómetros caseros o Flexómetro o Cámara fotográfica digital o Hojas de campo o Termómetro, entre otros.

3.1.4. Materiales de Oficina o Lápiz o Borrador o Hoja de papel bon o Carpetas o Papel periódico

o Marcadores o Libreta de campo o Libros o Calculadora o Computadora o Scanner o Flash memory (memoria para puerto USB) o Tinta de impresión o CD o Diskette o Software o Software Arc view GIS 3.2 o Microsoft Office o Mapas de suelos o Mapas físicos, etc.

3.2. METODOLOGÍA

3.2.1. MÉTODOS

El método de investigación utilizado para esta investigación fue el Empírico Analítico que se fundamenta en:

Al emplear el término Empírico Analítico para denominar el paradigma investigativo se identificaron las diferentes alternativas que se inscriben en las también denominadas corrientes del positivistas, pensamiento las cuales desde aportan las sus

consideraciones

históricas

científico

interpretaciones y explicaciones desde una epistemología de la ciencia, donde se pueden revelar las potencialidades y limitaciones de este paradigma en la investigación científica.

Se estudian los fundamentos y planteamientos de la investigación empírico analítica, enfatizando en aspectos tales como: la relación sujeto – objeto en el proceso de elaboración del conocimiento científico, la contracción

epistemológica, la finalidad del conocimiento científico y la lógica de la investigación, todo lo cual permite rebelar la metodología en la que se articula la sucesión de eslabones de la investigación empírica analítica. De esta manera la denominada ―Ciencia Moderna‖ desarrolla los primeros postulado y tesis, en oposición al carácter esencialmente descriptivo y contemplativo que caracterizó a las ciencias clásicas, surgiendo un nuevo concepto de ciencia que resulta de esta crítica y se caracteriza por:

1. Observación directa de los fenómenos y un control minucioso de lo mismo mediante ayudas técnicas que amplían el campo de la observación sensorial de los sujetos y con ello la obtención de datos más ―confiables‖.

2. Elaboración de hipótesis con el fin de explicar la causa o razón de los hechos observados durante construcciones lógico – matemáticas.

3. Aprecio por la experimentación guiada por una hipótesis para responder nuevas preguntas y el control de los hechos y fenómenos.

En síntesis, la Ciencia Moderna esta dada por dos componentes fundamentales:

Componentes de naturaleza normal o analítica compuesto de principios que permiten explicar los hechos y que son formulados como la ayuda del lenguaje de la lógica-matemática.

Componentes de naturaleza empírica, que radica en las condiciones de control experimental y verificación de la las formulaciones teóricas con base en las condiciones experimentales.

Desde esta perspectiva aparece el enfoque empírico analítico como alternativa en el proceso de indagación científica, como nuevo punto de vista que trata de explicar la construcción de los conocimientos científicos. (FUENTES, H.; MANTOS, E.; MONTOYA, J. 2007)

ESLABÓN TEÓRICO ―A‖

ESLABÓN METODOLÓGICO APROXIMACIÓN METODOLÓGICA

INTERPRETACIÓ N DE LOS RESULTADOS

ESLABÓN TEÓRICO ―B‖

La presente investigación contó con el apoyo técnico de la Corporación CEDERENA cuya entidad puso a su equipo técnico para que se lleve acabo de la mejor manera esta investigación, ya que el estudio que realizamos tuvo un enfoque multidisciplinario. EMAPA-SM también nos ayudó dentro de la investigación siendo el vínculo o nexo con las comunidades aledañas para no tener ningún contratiempo en el desarrollo de la investigación ya que son parte esencial para el estudio, y sin el permiso de los dueños de los terrenos no podríamos realizar ninguna actividad que nos conduzca a alcanzar los objetivos propuestos en esta investigación.

CEDERENA es una organización, que esta vinculada directamente con la problemática ambiental y ha estado dentro de algunos proyectos como cooperantes o ejecutores.

3.2.2. IDENTIFICACIÓN DE LA ZONA

La zona de estudio se identificó a través del material cartográfico de la corporación CEDERENA, el IGM y del SIGAGRO.

3.2.3. RECONOCIMIENTO

El reconocimiento de la zona de investigación se realizó con el fin de obtener información rápida y confiable sobre las características de la microcuenca, para lo cual visitamos las comunidades de: Santa Rosa de Totoras, Cañivi La Virginia, Rumipamba y Ambrosio Lasso; contactándonos con los dirigentes y

comuneros a quienes se les dio a conocer los objetivos de la investigación y solicitamos el permiso para realizarla.

Este reconocimiento permitió delinear las estrategias en base a las variables que controlan el área de estudio para el inicio del trabajo de investigación.

3.2.4. DISEÑO DE INVESTIGACIÓN

Con la información obtenida en el reconocimiento y mediante la recopilación de información secundaria, nos permitió determinar las principales variables para la investigación, además fueron importantes las opiniones del equipo técnico de CEDERENA, del EMAPA-SM y la directora de tesis.

Las variables corresponden a fenómenos meteorológicos de características aleatorias y probabilísticas como son las que determinan las condiciones climáticas de una zona e influyen en la cantidad de agua que dispone una microcuenca, y datos cuantitativos que determinan los factores fisiográficos de la microcuenca.

Las variables y datos que se tomaron en consideración fueron:

FACTORES CLIMATICO

Cantidad, intensidad y duración de la lluvia (precipitación). Valor de evapotranspiración Caudal de agua

FACTORES FISIOGRAFICOS

Extensión de la microcuenca Forma y pendiente Superficie del terreno Densidad de la red hídrica Nivel de humedad del suelo Categorías de cobertura vegetal

La caracterización y los cálculos realizados con

las variables permitieron

establecer las relaciones e interrelaciones para finalmente establecer el Coeficiente de Escorrentía y el diseño del plan de manejo de la microcuenca.

3.2.5.

LOCALIZACIÓN DE

INSTRUMENTOS PARA TOMA DE

DATOS E INFORMACIÓN.

Los pluviómetros que permiten registrar la altura de precipitación fueron localizados basándose en el método del Polígono de Thiessen (CHÁVEZ, R., 1994); (Anexo 1: Mapa 2). La ubicación de los escorrentímetros se realizó en una parcela de 22,10 m de largo por 4 m de ancho, cubierta con vegetación nativa en regeneración; y otra de las mismas dimensiones y sin cobertura vegetal; la pendiente de las parcelas fue de 22 grados. (Anexo 5: Fotos de la 113).

Los caudales de las quebradas Cunuhuayco y Cóndor Corral fueron medidos con el método del flotador, y los datos fueron tomados en la parte alta, media y baja de las quebradas (Anexo 5: Fotos 27-28).

Las coordenadas de localización de pluviómetros, escorrentímetros y puntos de aforos fueron los siguientes:

Pluviómetro uno 17733563E 9809232N 3967 m.s.n.m.
COORDENADAS DE PLUVIOMETROS

Pluviómetro dos 17734476E 9809776N 3989 m.s.n.m. Pluviómetro tres 17735449E 9807228N 4157 m.s.n.m.

COORDENADAS DE PARCELAS (ESCORRENTIMETROS)

Parcela uno 17733462E 9809102N 3911 m.s.n.m. Parcela dos 17733487E 9809172N 3945 m.s.n.m. Aforo R1/R2 17733235E 9808735N 3804 m.s.n.m. Parte media R2 17732637E 9808506N 3884 m.s.n.m. Parte alta R1 17734935E 9800789N 4004 m.s.n.m.

COORDENADAS DE PUNTOS DE AFOROS

3.2.6. ELABORACIÓN DE LA BASE DE DATOS

Con el levantamiento de la información primaria y los cálculos realizados se fue armando la base de datos, la misma que fue estructurada en el programa Excel 2003.

3.2.7. PROBLEMA DE INVESTIGACIÓN

Anteriormente no se habían identificado y cuantificado los factores fisiográficos y climáticos cuya variabilidad favorecen al deterioro de la Microcuenca. La cuantificación y cualificación de estos factores son determinantes para elegir la/s estrategias de sostenibilidad y/o mantenimiento del ecosistema, cuya función es mantener y distribuir las reservas de agua.

De esta problemática nos planteamos la hipótesis: Identificados y cuantificados los principales factores fisiográficos y climáticos que inciden en el deterioro de la microcuenca Chozorrumi, permitirán identificar y seleccionar estrategias

sostenibles que contribuyan al mejoramiento de la cantidad y calidad del agua y la conservación del ecosistema de la microcuenca.

A lo largo del análisis de los resultados obtenidos iremos contendiendo la valides de nuestra hipótesis.

3.2.8. ANÁLISIS, EVALUACIÓN Y SISTEMATIZACIÓN DE LA INFORMACIÓN

Para el análisis, evaluación y sistematización de la información, se utilizó la estadística descriptiva, la estadística probabilística que comprenden el método del polígono de Thiessen, fórmulas, y los resultados se exponen en tablas, cuadros, gráficos y cartografía (mapas).

IV. RESULTADOS EXPERIMENTALES Y DISCUSIÓN

De acuerdo con lo planificado, el análisis y la sistematización de los resultados se presenta en el orden que fueron planteadas las diferentes variables y datos considerados para la investigación.

4.1. CUANTIFICACIÓN Y EVALUACIÓN DE LOS FACTORES CLIMÁTICOS Y FISIOGRÁFICOS.

La microcuenca Chozorrumi de 1.140,11Ha de superficie fue monitoreada durante 10 meses a fin de cuantificar los factores climáticos, tomando como referencia la información proporcionada durante las entrevistas interactivas (Anexo 4), realizadas a los indígenas que laboran en esta área en el pastoreo de sus animales, quienes indicaron, que los meses más lluviosos son abril y mayo y los más secos agosto y septiembre, y además indicaron que los caudales de agua han bajado notablemente durante los últimos 15 años en las quebradas de Cóndor Corral y Cunuhuayco, las mismas que alimentan la boca toma del sistema de agua potable de la ciudad de San Miguel. La bocatoma está localizada en la parte baja de la microcuenca (confluencia de las quebradas mencionadas anteriormente y cierran la microcuenca).

Para cuantificar los parámetros climáticos del área utilizamos pluviómetros caseros estos fueron ubicados en la parte alta, media y baja de la microcuenca. Los resultados de la precipitación se presentan en el Cuadro Nº 1.

Los escorrentímetros de fabricación artesanal fueron ubicados en las parcelas descritas anteriormente, en la parte baja de la microcuenca; estos ensayos nos ayudaron a cuantificar el arrastre de sedimentos y agua superficial y los resultados se exponen en el Cuadro Nº 2.

4.1.1. CANTIDAD, INTENSIDAD Y DURACIÓN DE LA LLUVIA

En los 200 días de observación los pluviómetros registraron: un total de lluvia acumulada de: 1.157,24 mm; 1.103,46 mm y 1.279,43 mm valores máximos de: 215,25 mm; 194,99 mm; 221,47 mm y como valores mínimos 6,15 mm; 7,38 mm y 6,50 mm. (Cuadro Nº 1)

El valor promedio en el pluviómetro uno fue de 5,786 mm, en el pluviómetro dos fue de 5,517 mm y en el pluviómetro tres fue de 6,40 mm; la desviación estándar para el pluviómetro uno fue de 4,49, el pluviómetro dos fue de 5,34 y en el pluviómetro tres fue de 5,54 (Cuadro Nº1).

Los valores del Coeficiente de Variación calculados en los tres pluviómetros fueron: 77,72%; 96,73% y 86,57% (Cuadro Nº1), lo que nos indica la variabilidad en cuanto a la cantidad y distribución de la precipitación en los 200 días de registro. Estos valores altos del Coeficiente de Variación, son normales por que depende de las condiciones climáticas y particularmente de la precipitación en relación a la cantidad y distribución. El modelo tendencial de la Microcuenca en los 200 días de observación (Grafico Nº 1), con los datos tomados desde el mes de marzo hasta octubre(Cuadro Nº 1) nos muestra la siguiente curva, los picos más altos o máximos en los meses de abril, junio y octubre con valores de 183,11 mm, 215,25 mm y 215,25 mm en el pluviómetro uno; 182,45 mm, 194,99 mm y 194,99 mm en el pluviómetro dos y 209,59 mm, 221,47 mm y 221,44 mm en el pluviómetro tres y los mínimos se detectan en los meses de mayo y agosto, con valores de 20,42 mm, 52,24 mm en el pluviómetro uno, 49,2 mm, 20,5 mm en el pluviómetro dos y 46,9 mm, 46,98 mm en el pluviómetro tres.

En el primer trimestre (marzo a mayo), la lluvia se mantiene sin caídas bruscas, a fines de mayo e inicios de junio, la precipitación desciende rápidamente para luego llegar a uno de los picos más altos en el mes de junio y nuevamente un descenso brusco de la lluvia en el mes de agosto; en este mes se registró el valor

más bajo de precipitación en la microcuenca y el punto más alto se determinó en el mes de octubre (Grafico Nº 1).

Este modelo tendencial, corrobora en parte, la información proporcionada por los comuneros (durante las entrevistas interactivas al inicio de la investigación) quienes aducen que los meses de abril y mayo son los más lluviosos siendo los más secos agosto y septiembre en la microcuenca.

Durante el trabajo de campo se registró en el mes de junio la presencia de precipitaciones con valores significativos descritos anteriormente, esta seria una anomalía que se presentó en la época seca.

Cuadro Nº 1. Registro de lluvia acumulada de pluviómetros

FECHAS 30 de marzo a 04 de abril 05 de abril a 18 de abril 19 de abril al 01 de mayo 02 de mayo a 21 de mayo 22 de mayo a 24 de mayo 25 de mayo a 05 de junio 06 de junio al 12 de julio 13 de julio al 23 de agosto 24 de agosto al 27 septiembre 28 de septiembre al 12 de octubre TOTALES Valor máximo acumulado Valor promedio Valor mínimo acumulado Desviación estándar Coeficiente de Variación %

Días 5 14 13 20 3 12 36 48 35 14 200

Pluviómetro uno Pluviómetro dos parte baja parte alta Acm. (mm) Diario. (mm) Acm. (mm) Diario. (mm) 6,15 1,23 7,38 1,48 183,11 13,08 182,45 13,03 114,8 8,83 125,42 9,65 165,52 8,28 166,58 8,33 20,42 6,81 49,2 16,40 82 6,83 90,2 7,52 215,25 5,98 194,99 5,42 102,5 2,14 71,75 1,49 52,24 1,49 20,5 0,59 215,25 15,38 194,99 13,93 1157,24 5,79 1103,46 5,52 215,25 15,38 194,99 13,93 5,7862 5,78 5,5173 5,52 6,15 1,23 7,38 0,59 4,49 5,34 77,72 96,73

Pluviómetro tres parte media Acm. (mm) Diario. (mm) 6,50 1,30 209,59 14,97 141,28 10,87 178,56 8,93 46,9 15,63 108,48 9,04 221,47 6,15 98,23 2,05 46,98 1,34 221,44 15,82 1279,43 6,40 221,47 15,82 6,40 6,40 6,50 1,30 5,54 86,57

(Elaborado por: Vizcarra Guillermo; Cherres Vinicio. 2008) Acm: precipitación acumulada en las fechas de observación

Grafico Nº 1. Modelo tendencial de la precipitación en la microcuenca Chozorrumi

Pluviometros
Acm. mm
250 200 150 100 50 0 Pluv.uno Pluv. dos Pluv. tres

5 6,15 7,38 6,50

14 183,11 182,45 209,59

13 114,8 125,42 141,28

20 165,52 166,58 178,56

3 20,42 49,2 46,9

12 82 90,2 108,48

36 215,25 194,99 221,47

48 102,5 71,75 98,23

35 52,24 20,5 46,98

14 215,25 194,99 221,44

Dias

(Elaborado por: Vizcarra Guillermo; Cherres Vinicio. 2008)

4.1.2. CAUDALES

Cuadro Nº 2. Aforos en las quebradas Cunuhuayco y Cóndor Corral DATOS DE AFOROS
FECHA PARTE Riachuelos R1 R2 (lt/seg) (lt/seg) 205,94 517,80 332,44 UNION R1/R2 (lt/seg) BOCA TOMA (lt/seg)

22/05/2007 ALTA 22/05/2007 MEDIA 22/05/2007 BAJA 693,00 12/07/2007 ALTA 37,95 12/07/2007 MEDIA 104,21 26,90 12/07/2007 BAJA 464,23 25/08/2007 ALTA 36,04 25/08/2007 MEDIA 48,07 35,28 25/08/2007 BAJA 256,12 29/09/2007 ALTA 23,08 29/09/2007 MEDIA 39,13 37,38 29/09/2007 BAJA 235,77 (Elaborado por: Vizcarra Guillermo; Cherres Vinicio. 2008) R1: Quebrada Cunuhuayco R2: Quebrada Cóndor Corral

164,09

82,21

35,88

33,02

Las quebradas Cunuhuayco y Cóndor Corral son los principales sistemas de drenaje de la microcuenca, separadas entre si por el cerro denominado Cóndor Loma. Las dos quebradas se unen en el cierre de la microcuenca formando la quebrada Corazón Chupa, donde se encuentra la bocatoma y captación de agua para la ciudad de San Miguel de Bolívar.

El curso de agua de la quebrada Cunuhuayco sigue una dirección noreste a suroeste y el de la quebrada Cóndor Corral sureste a noreste. Los datos de aforo tomados en la parte alta, media y baja de estas quebradas se observan en el cuadro Nº 2. Cuadro Nº 3. Aforos parte alta quebrada Cunuhuayco
R1(Cunuhuayco) parte alta At Caudal Cad. Incrementado 1 0,206 0,038 51 0,038 0,005 42 0,005 0,004 35 0,004

Día 22 de mayo 2007 22 de julio 2007 25 de agosto 2007 29 de septiembre 2007

X 5,42 7,60 1,25

(Elaborado por: Vizcarra Guillermo; Cherres Vinicio. 2008)

Grafico Nº 2. Curva de cantidad de agua parte alta quebrada Cunuhuayco
R1 alta
0,25 0,2

caudal

0,15 0,1 0,05 0

1

51

42

35 Serie1

tiempo
(Elaborado por: Vizcarra Guillermo; Cherres Vinicio. 2008)

En el curso alto de la quebrada Cunuhuayco los caudales más altos corresponden con la época invernal incluyendo finales de mayo y disminuyen notablemente en los meses de agosto y septiembre. (Cuadro Nº 3 y Grafico Nº 2). El descenso de caudal tiene una pendiente fuerte. Cuadro Nº 4. Aforos parte media quebrada Cunuhuayco
R1(Cunuhuayco) parte media At Caudal Cad. Incrementado 1 0,518 0,104 51 0,104 0,036 42 0,036 0,023 35 0,023

Día 22 de mayo 2007 22 de julio 2007 25 de agosto 2007 29 de septiembre 2007

X 4,98 2,89 1,57

(Elaborado por: Vizcarra Guillermo; Cherres Vinicio. 2008

Grafico Nº 3. Curva de cantidad de agua de la parte media quebrada Cunuhuayco
R1 m edia
0,6 0,5

caudal

0,4 0,3 0,2 0,1 0

1

51

42

35
Serie1

tiempo
(Elaborado por: Vizcarra Guillermo; Cherres Vinicio. 2008)

Sobre la parte media de la quebrada Cunuhuayco, según la curva, nos muestra que en la etapa de invierno el caudal es alto, desciende marcadamente hasta el

mes de julio, en este mes el caudal es relativamente estable debido a que confluyen pequeñas vertientes por escorrentía subsuperficial, y los valores de caudal son mínimos en la época de verano (Cuadro Nº 4; Grafico Nº 3) Cuadro Nº 5. Aforos parte media quebrada Cóndor Corral
R2(Cóndor Corral) parte media Día At Caudal Cad. Incrementado 22 de mayo 2007 1 0,332 0,053 22 de julio 2007 51 0,053 0,039 25 de agosto 2007 42 0,039 0,033 29 de septiembre 2007 35 0,033
(Elaborado por: Vizcarra Guillermo; Cherres Vinicio. 2008)

X 6,26 1,36 1,18

Grafico Nº 4. Curva de cantidad de agua de la parte media quebrada Cóndor Corral
R2 media
0,35 0,3

caudal

0,25 0,2 0,15 0,1 0,05 0

1

51

42

35 Serie1

tiempo
(Elaborado por: Vizcarra Guillermo; Cherres Vinicio. 2008)

En la parte media de la quebrada Cóndor Corral los valores altos de caudal (0,332m3/seg) se correlacionan con la etapa de invierno, este caudal es alimentado además por las aguas de las lagunas y ciénegas localizadas en las cabeceras de esta quebrada; el caudal desciende bruscamente pero se mantiene en los meses de julio a septiembre debido también a la escorrentía subsuperficial (Cuadro Nº 5 y Grafico Nº 4)

Cuadro Nº 6. Aforos unión de quebradas Cunuhuayco y Cóndor Corral
R1 / R2 At Caudal 1 0,693 51 0,464 42 0,256 35 0,236

Día 22 de mayo 2007 22 de julio 2007 25 de agosto 2007 29 de septiembre 2007

Cad. Incrementado

0,464 0,256 0,236

X 1,49 1,81 1,08

(Elaborado por: Vizcarra Guillermo; Cherres Vinicio. 2008)

Grafico Nº 5. Curva de cantidad de agua de la unión de las quebradas Cunuhuayco y Cóndor Corral
R1 / R2
0,8 0,7 0,6

caudal

0,5 0,4 0,3 0,2 0,1 0

1

51

42

35 Serie1

tiempo
(Elaborado por: Vizcarra Guillermo; Cherres Vinicio. 2008)

Sobre la unión de las dos quebradas mencionadas anteriormente, los datos nos muestran una curva en la cual el caudal es alto en invierno (0,693m3/seg.) y va descendiendo paulatinamente hasta (0,236m3/seg.) en los meses de julio hasta agosto.

La ciudad de San Miguel de Bolívar consumió en le periodo 2006 - 2007 la cantidad de 482.929m3/año2 de agua potable (0,015m3/seg.) con 2.012 acometidas, la demanda real de agua contabilizando acometidas y fugas dan un total de 0.020m3/seg. Si tomamos en cuenta que la microcuenca produce en las condiciones actuales 0,693m3/seg. en invierno y 0,236m3/seg. en verano, con este caudal abastecería de agua necesaria para la ciudad de San Miguel.

2

Reinaldo Tiamba; Tesis Diagnostico Socioeconómico y Ambiental de la microcuenca Chozorrumi)

4.1.3. ESCORRENTÍA La escorrentía es la parte de la precipitación que llega a la red hidrológica de la cuenca y discurre por ella dando lugar a los caudales líquidos (CHAVEZ, R, 1994). La parcela 1 estuvo cubierta con paja de páramo (Stipa ichu) (Anexo 5: Foto 15) en regeneración, el suelo es de color negro, textura franco – limosa (38% arena; 54% limo; 8% arcilla) con un pH de 5.3 (ácido), el contenido de materia orgánica fue de 10.30%, la composición de este suelo se puede observar en el Anexo 2, destacándose los valores de Nitrógeno (79 ppm) y Hierro (325 ppm), es un suelo no salino (Conductividad Eléctrica 0.11mmhos/cm). El flujo superficial de este suelo alcanzó un máximo (62,48 mm) durante la estación invernal; en la época seca no se registraron datos. Sin embargo durante los meses de julio y agosto se evaluó un valor de (24,60 mm) que corresponde al flujo de agua en estado sólido retenida en el pajonal y cuando las variables temperatura y viento aumentan, el agua retenida en el pajonal pasa a estado líquido; durante el trabajo de campo observamos que el granizo se mantiene hasta tres días. (Cuadro Nº 7 y Grafico Nº 6).

Durante el trabajo de campo observamos la variable viento y apreciamos mediante una rosa de los vientos, que las direcciones mas frecuentes fueron: Oeste a Este (con velocidades que llegan hasta los 60Km/h) y viceversa.

Durante los meses de abril y mayo la parcela fue utilizada para pastoreo de ovinos, camélidos y cabras (Anexo 5: Fotos 21-22) posteriormente esta parcela quedo en descanso par su rebrote.

La parcela 2, tuvo las mismas características físico-químicas de la parcela 1, el uso del suelo esta 50% sin cobertura vegetal y 50% de gramínea; el flujo superficial presentó valores altos como 157,44 mm; 104,14 mm y 26,34 mm en el periodo invernal. En la época de verano registró un mínimo de 16,33 mm y una precipitación anormal registrada en el mes de junio, el dato de la escorrentía superficial llegó a 172,20 mm. (Cuadro Nº 7 Grafico Nº 6).

Cuadro Nº 7. Cantidad de agua acumulada determinada por los escorrentimetros en las dos parcelas de ensayo

FECHAS 05 de abril a 18 de abril 19 de abril al 01 de mayo 02 de mayo a 21 de mayo 22 de mayo a 24 de mayo 25 de mayo a 05 de junio 06 de junio al 12 de julio 13 de julio al 23 de agosto 24 de agosto al 27 septiembre TOTALES

AGUA DE ESCORRENTIMETROS Parcela 1. Parcela 2. Pluv. Uno Días (litros) (litros) (mm) 14 4 96 183,11 13 3,8 15,45 114,8 20 5 63,5 165,52 3 0 39,75 20,42 12 0 8,3 82 36 0 42 215,25 48 6 9 102,5 35 0 0,72 52,24 181 18,8 274,72 935,84

Parcela 1. (mm) 16,40 15,58 20,50 0,00 0,00 0,00 24,60 0,00 77,08

Parcela 2. (mm) 157,44 25,34 104,14 16,33 34,03 172,20 36,90 2,95 549,33

(Elaborado por: Vizcarra Guillermo; Cherres Vinicio. 2008)

Grafico Nº 6. Agua recogida en los dos escorrentimetros vs. Precipitación registrada en el pluviómetro uno

AGUA DE ESCORRENTIMETROS
250
215,25

200
183,11 15 7 , 4 4 165,52 17 2 , 2 0

AGUA mm

150

114,8

100

10 4 , 14 82

102,5

50
16,40

25,34 34,03 15,58 20,50 16 , 3 3 20,42 0,00 0,00 0,00

36,90 24,60

52,24

2,95 0,00

0 14 13 20 3

12 TIEMPO

36

48

35

Pluviometro

Parcela 1

Parcela 2

(Elaborado por: Vizcarra Guillermo; Cherres Vinicio. 2008

La cantidad de sedimentos arrastrados por los flujos superficiales de agua en las parcelas en estudio fueron: en la parcela 1 alcanzó 0,10Kg en invierno y 0Kg. en verano. Mientras que en la parcela 2, se registraron valores de 5 a 19Kg. en invierno y valores de 0,03 a 3Kg. en verano (Cuadro Nº 8 y Gráficos Nº 7 - 8).

Es importante aclarar que las parcelas del ensayo estuvieron localizadas en una pendiente 22º grados y la distancia horizontal entre ella fue de 50 m.

Haciendo una relación con respecto a la cantidad de sedimentos por hectáreas obtuvimos que para la Parcela 1 la cantidad de arrastre de sedimento fuera 11,31Kg/Ha en invierno y para verano es de 0Kg/Ha. Mientras que en la parcela 2, fuera de 2.149Kg/Ha. en invierno y en verano 339Kg/Ha. Estos datos nos alertan del riesgo a la erosión hídrica de los suelos de este ecosistema, siendo imprescindible la cobertura vegetal tal como se presenta en la actualidad.

Cuadro Nº 8. Cantidad de sedimentos en los escorrentimetros de las dos parcelas

CANTIDAD DE SEDIMENTO FECHAS Días Parcela uno Parcela dos 05 de abril a 18 de abril 14 0 13 19 de abril al 01 de mayo 13 0 0,70 02 de mayo a 21 de mayo 20 0,10 19 22 de mayo a 24 de mayo 3 0 5 25 de mayo a 05 de junio 12 0 0,30 06 de junio al 12 de julio 36 0 3 13 de julio al 23 de agosto 48 0 1,25 24 de agosto al 27 septiembre 35 0 0,03 TOTALES 181 0,10 42,28
(Elaborado por: Vizcarra Guillermo; Cherres Vinicio. 2008

Grafico Nº 7. Cantidad de sedimento y agua escorrida del escorrentímetro de la parcela uno
CANT. SEDIMENTO PARCELA UNO
30 25 20 15 10 5 0 14 0 13 0 20 0,10 3 0 0,00 12 0 0,00 36 0 0,00 48 0 35 0 0,00 16,40 15,58 20,50 24,60

Tiempo
Agua Sedimento

(Elaborado por: Vizcarra Guillermo; Cherres Vinicio. 2008

Grafico Nº 8. Cantidad de sedimento y agua escurrida del escorrentímetro de la parcela dos
CANT. SEDIMENTO PARCELA DOS
200,00 180,00 160,00 140,00 120,00 100,00 80,00 60,00 40,00 20,00 0,00 14

172,20 157,44

104,14

13 13

25,34 0,70 20

16,33 19 3 TIEMPO Agua 5 12

34,03 0,30 36 3 48

36,90 1,25

2,95 0,03 35

Sedimento

(Elaborado por: Vizcarra Guillermo; Cherres Vinicio. 2008

4.1.4. EVAPOTRANSPIRACIÓN E INFILTRACIÓN

VALOR DE LA EVAPOTRANSPIRACIÓN

La evapotranspiración se calculo con la formula según (CHÁVEZ, R., 1994) la cual es la siguiente: ET = P – I – QE Donde: ET = Evapotranspiración P I = Precipitación promedio = Infiltración

QE = Escorrentía superficial Lluvia promedio Para el cálculo de la precipitación promedio, se utilizó el método del Polígono de Thiessen, este método permite determinar el área de influencia de los pluviómetros localizados en la microcuenca; para calcular el peso (wi) dividiendo el área de influencia de cada pluviómetro sobre el área total de la cuenca. Utilizando la siguiente formula:

wi = Ai/A Donde:
wi: peso Ai: área de influencia del pluviómetro A: área total de la cuenca

wi1 = 2,74 / 11,41 wi1 = 0,24 wi2 = 4,24 / 11,41 wi2 = 0,37

wi3 = 4,43 / 11,41 wi3 = 0,39 El área que cubrió cada pluviómetro, se obtuvo por medio del Polígono de Thiessen utilizando un método cartográfico (método de puntos).

Pi= P * wi Donde:
Pi: precipitación media de cada pluviómetro respecto al área de influencia. P: precipitación acumulada wi: peso

Pi1= 1157,24 * 0,24 = 277,73 mm Pi2= 1103,46 * 0,37 = 408,28 mm Pi3= 1279,43 * 0,39 = 498,98 mm Precipitación media de la microcuenca P = 1184,99 mm

Donde: Pi1 = Pluviómetro uno Pi2 = Pluviómetro dos Pi3 = Pluviómetro tres P = 1184,99 I= ? QE = 313,205 El dato de escorrentía superficial (QE) se obtuvo del valor total de agua escurrida de los dos escorrentimetros sumando y dividiendo para dos.

VALOR DE INFILTRACIÓN Despejando la fórmula general obtenemos:

Para calcular la Evaporación utilizamos la ecuación del balance hídrico:

P= QE + EV + I Despejando la fórmula general obtenemos: EV + I = P – QE Ev + I = 871,78 mm

La evaporación del área fue obtenida de manera descriptiva mediante la observación de la laguna Pato Cocha. Esta laguna tiene una profundidad de 500 mm de agua; la altura de agua desciende a 16 mm en verano. Por lo tanto la evaporación seria de 484 mm I = 871,78 mm – 484 mm I = 387,78 mm

Aplicando la fórmula general obtenemos: ET = 1184,99 – 387,78 – 313,205 ET = 484,005 mm

Los

valores

obtenidos

de

precipitación

media(P),

escorrentía(QE),

evapotranspiración(ET) e infiltración(I), del ecosistema (Microcuenca Chozorrumi), contrastando con datos de información secundaria de investigaciones realizadas en aéreas de paramos, por los autores Jaime Estrella (2005), Dr. Misael Acosta Solís (1984), CAMAREN 2000 y el Sistema de Zonas de Vida de Holdridge, podemos afirmar que la Precipitación se encuentra dentro del rango normal de 900 a 3.000 mm en promedio, el índice de ET conjuntamente con P , la evaporación y la Temperatura del suelo determina la Zona de vida que corresponde en este caso a una zona de transición de Paramo Húmedo a Paramo Pluvial, por la presencia de Almohadillas; la infiltración y la QE dependen de la textura del suelo, la cobertura vegetal, la geomorfología (pendiente y geología), por lo tanto los valores son propios de este ecosistema. La perdida por evaporación es del 40% que es un valor normal.

4.1.5. EXTENSIÓN DE LA MICROCUENCA

La microcuenca Chozorrumi tiene una extensión en hectáreas de 1140,114 Ha. y en kilómetros es de 11,41Km.

4.1.6. FORMA Y PENDIENTE

Según el análisis, las características de la microcuenca Chozorrumi corresponde a la de Tipo Embudo con la particularidad que contiene dos quebradas la de Cunuhuayco y de Cóndor Coral.

La quebrada Cóndor Corral va desde el Noroeste hacia el Suroeste, en la parte alta de la quebrada las pendientes van desde los 23º grados hasta los 37º grados con lagunas que aparecen durante los meses de invierno y la mayor parte del tiempo pasa como ciénegas, el fondo de la laguna esta cubierta por ―esterillas‖ (sp pulvinetum). En la parte baja las pendientes van desde 35º grados hasta los 42º; en la parte media de la quebrada tiene pequeños afluentes que aparecen en la época de invierno.

La quebrada Cunuhayco está orientada desde el Sureste hacia el Noroeste, en la parte alta de la quebrada se encuentra pendientes desde los 22º grados hasta los 35º grados, en la época de invierno aparecen cinco lagunas. La característica de esta quebrada son los pequeños afluentes que aparecen en invierno (en el flanco izquierdo aguas arriba), en casi toda la parte media, las pendientes de la parte media y baja van desde los 35º grados hasta los 47º grados.

4.1.7. SUPERFICIE DEL TERRENO

La roca madre corresponde a Lutita Pizarra de la formación Yunguilla de más o menos uno 10000 años de antigüedad. El buzamiento es 45 grados Noreste y rumbo Noroeste 60 grados Sureste

El suelo de la microcuenca Chozorrumi según los análisis de la Estación Experimental ―Santa Catalina‖, es de clase textura Franco limoso.

La permeabilidad del suelo dada por las características físicas y su composición química, tomando el criterio de (LOPEZ, F., 1998) que afirma que existe una relación entre color del suelo y el drenaje, podemos decir que la permeabilidad esta entre moderado y malo (dado que el color es de amarillo pálido a gris).

4.1.8. DENSIDAD DE LA RED HÍDRICA

La vertiente de la quebrada Cunuhuayco es de 3,9 Km, la vertiente de la quebrada Cóndor Corral es de 2,7 Km y la vertiente de la montaña Lobo Dormido es de 1,2 Km, haciendo un total de la red hídrica de 7,8 Km lineales, al dividir por el área total de la microcuenca, la densidad de drenaje fue 0,68

El valor de la densidad de drenaje nos indica una media textural del subsuelo, que expresa el poder erosivo del caudal terrestre y la resistencia del suelo y rocas de la superficie a la erosión, en este caso el valor obtenido nos muestro que la red de drenaje microcuenca Chozorrumi tiene poco poder erosivo por la conformación de su base textural de Lutitas pizarrosas de la Formación Yunguilla y formaciones rocosas.

4.1.9 NIVEL DE HUMEDAD DEL SUELO

La humedad del suelo de la microcuenca Chozorrumi basándose en muestras tomadas en la parte alta, media, baja y enviadas a analizar en al Estación Experimental ―Santa Catalina‖ (Anexo 5: Foto26) fueron de 71,30 a 75%.

4.1.10. CATEGORÍA DE COBERTURA VEGETAL

El uso de suelo (Anexo 1: Mapa 3; Anexo 5: Fotos de la 14-21) esta dada por un dominio de Pajonal (gramanetum) asociados con almohadones (cushup plants), pasto natural, chaparros, vegetación arbustiva asociada con pajonal.

La vegetación natural del páramo de la microcuenca está representada por: Musgos; entre estas especies se encuentran los musgos de la turba (Sphagnum sp) y el llantén de páramo (Plamtago rigida), Distichia muscoides (Anexo 5: Foto 19) característicos de zonas pantanosas (ciénagas), las almohadillas se encuentra en los

sitios más húmedos, está formado por plantas tan apretadas entre sí que forman especies de almohadones. Pueden estar formados por un solo individuo o por varios individuos de la misma o de distintas especies (Anexo 5: Foto 20), entre las mas notorias se encuentra: Plantago rigida (Anexo 5: Foto 14), Azorella pedunculata y Sphagnum cf. magellanicum. Cojines de amplia distribución en la microcuenca. Entre las especies acompañantes se encuentran Werneria humilis, Eryngium humile, Diplostephium revolutum, Carex pichinchensis y Colobanthus quítense, estas especies ayudan a la regulación y captación de agua promoviendo los procesos de condensación de esta área. La vegetación arbustiva y arbórea se conforma de especies de arbustos con hojas gruesas y duras como Berberis lutea, Chuquiraga Jussieui (Anexo 5: Foto 21) y Pernettya prostrata, entre muchos otros. En los espejos de agua se encuentran plantas acuáticas tales como Potamogeton paramoanus y en sus alrededores plantas semiacuáticas como Isoëtes novo-granatensis, Senecio (Anexo 5: Foto 18). También encontramos líquenes como Stereocaulon sp. entre otros

4.2. CALCULO DE COEFICIENTE DE ESCORRENTÍA

El coeficiente de escorrentía es la relación entre la escorrentía directa y la intensidad promedio de la lluvia. Se entiende como escorrentía directa el exceso de precipitación que se obtiene luego que el agua fluye por toda la cuenca. El coeficiente de escorrentía se puede expresar como la relación entre la escorrentía y la precipitación en un período determinado.

El coeficiente de escorrentía depende, además, de la intensidad de la lluvia, de las características del suelo, la vegetación y pendientes del suelo.

De alguna manera el coeficiente de escorrentía es un indicador del grado y riesgo de erosión si se modifica o varía el uso de suelo. Además este valor indica las características físicas de permeabilidad del suelo y la capacidad que tiene una cuenca de almacenamiento y disponibilidad de agua en el tiempo.

Para calcular el coeficiente de escorrentía de la microcuenca Chozorrumi se aplicó la siguiente formula

CE

Po P

ET

Donde:

ET: Evapotranspiración del periodo considerado P: Po: Precipitación media en mm Precipitación inicial o efectiva

CE

Po P

ET

CE

797,21 484,005 1184,99 0,264

CE

Este valor nos indico que el flujo superficial (escorrentía) esta en 27% del total de la precipitación promedio que es un valor normal que mantiene el equilibrio del ciclo hidrológico de la microcuenca, esto se debe en si a la cobertura vegetal existente en la microcuenca al tipo de suelo, demostrando que esta microcuenca es un ecosistema almacenador de agua, ya que consta de varias ciénagas y espejos de agua. 4.4. BREVE CARACTERIZACIÓN DE MICROCUENCA CHOZORRUMI

El ecosistema de la microcuenca Chozorrumi mantiene un balance hídrico que se expresa de la siguiente manera: del total de precipitación acumulada durante el periodo de estudio, el 39% se infiltra; 27% es escorrentía y el 34% es pérdida por evaporación, siempre y cuando se mantengan las actuales condiciones de interrelación entre los factores bióticos y abióticos de este ecosistema.

En los ensayos efectuados para el escurrimiento, realizados en una muestra representativa del ecosistema (parcela 1) y en otra donde se altera la variable uso de suelo (parcela 2), observamos:

El volumen de agua recogido en la parcela 1 llegó a 18,8lts y removió 0,10kg de sedimentos; en la parcela 2 estos valores aumentaron a 274,72lts y removió 42,28kg de suelo. El incremento es significativo y se calculó en la parcela 2 en 1.461% en volumen de agua que removería 42.280% de suelo con relación a la parcela 1. Estos valores nos permiten alertar la fragilidad de los suelos desprovistos de la vegetación nativa en esta microcuenca.

Los caudales de las quebradas de la microcuenca, en su confluencia, experimentan fluctuaciones desde 235,77lt/seg (verano) a 693lt/seg (invierno), esto significa que en época de lluvias el caudal aumenta 3 veces en relación al caudal de verano, esta correlación se mantiene en parámetros normales debido a: el papel que juega la vegetación como las Esponjas (Plantago rigida) (Anexo 5: Foto 14) Que captan almacenan y distribuyen el agua, y la intervención humana no es agresiva.

La geomorfología y geología de la microcuenca permiten la existencia de humedales en íntima relación con la vegetación, estos humedales son reservas naturales de agua que juegan un papel importante en mantener caudales en época de verano. El caudal de la microcuenca después de haber realizado este trabajo podemos decir que es suficiente, según análisis de laboratorio (Análisis Físico-Químico y Examen Microbiológico) proporcionados por la EMAPA-SM y revisados por la doctora Edid Yánez Directora del Laboratorio de Química Universidad Estatal De Bolívar podemos decir que el agua de la microcuenca Chozorrumi es de buena calidad ya que se encuentra dentro de los límites que son necesarios para agua de consumo humano según INEN.

Lo expuesto amerita el diseño de un plan de manejo integral de la microcuenca amenazada por las siguientes acciones: Cambio de uso de suelo al introducir ganado bovino, ovino, camélidos y cabras (Anexo 5: Fotos 22-23). Quema indiscriminada de pajonales por cacería y alimentación de animales (Anexo 5: Foto 23). Especies vegetales introducidas por medio de animales. Estructura de la tenencia de la tierra (Anexo 1: Mapa 4).

Aplicando la matriz ambiental, de persistir las acciones anotadas el impacto ambiental en la microcuenca seria:

Matriz ambiental
Acciones factores ambientales

Erosión de suelo Caudal de agua Vegetación nativa Aves nativas Fauna nativa II+ Total

Cambio uso de suelo – ganado -7 10 -3 7 -9 10 -6 7 -6 7 5 0 -265

Quema indiscriminada -8 7 -8 5 -10 5 -10 4 -6 3 5 0 -204

sp. vegetales introducidas -6 4 -6 5 -7 4 2 4 -5 5 4 1 -99

Tenencia de tierra -10 8 -8 7 -9 8 -6 4 -4 5 5 0 -252

I4 4 4 3 4 19

I+ 0 0 0 1 0 1

Total -230 -147 -240 -98 -105

-820

Del análisis de la matriz ambiental (cuyo valor relativo se ubica en -820), se desprende lo siguiente: los factores ambientales más afectados serian vegetación nativa, erosión del suelo, disminución de caudales causadas por el cambio de uso de suelo al introducir ganado bovino, ovino, camélidos y cabras; estructura de la tenencia de la tierra y quema indiscriminada de pajonales por cacería y alimentación de animales.

PLAN DE MANEJO, CONSERVACIÓN, PROTECCIÓN Y RESTAURACIÓN DE LA MICROCUENCA.

VISIÓN

Conservar este ecosistema cuya función es salvaguardar reservas de agua dulce minimizando el impacto humano sobre todo en erosión del suelo, extinción de vegetación nativa y re ductiva del caudal del agua.

MISIÓN

Mantener y aumentar el caudal de agua de la microcuenca Chozorrumi actuando en tenencia de tierras, uso de suelo y quema indiscriminada de pajonal.

OBJETIVOS

Reducir los impactos negativos que se generan en la microcuenca controlando las acciones humanas.

OBJETIVOS ESPECÍFICOS

Evaluación de los factores climáticos y fisiográficos de la microcuenca Chozorrumi. Determinar las líneas estratégicas en base a; evaluar, e interrelacionar las variables abióticas con las socioambientales. Delinear un plan de manejo.

LINEAS ESTRATEGICAS

Las líneas estratégicas se determinan tomando como indicador el porcentaje de éxito que aspiramos lograr en el área, que estarían entre 50% y 90%.

ESTRATEGIA UNO: Proceso de cambio de especies animales bovino, ovino y cabras por camélidos en un número adecuado de carga animal (un animal grade y dos pequeños por hectárea). Esta estrategia aspira un 50% de control ambiental de la microcuenca, según apreciación, observación en el área de estudio y metas de reducción de impactos.

ACCIONES: Determinar la carga animal que soportaría la microcuenca. Programa de capacitación en plan de negocios con respecto a la crianza y manejo de camélidos. Convenios con instituciones crediticias estatales y privadas. Creación de ordenanzas municipales que limiten la introducción de especies vegetales y animales que atenten al equilibrio y balance hídrico de este ecosistema.

La inversión prevista estaría alrededor de $40 000 dólares para mantener el caudal actual, que en invierno es de 693 lt/seg y 235,77 lt/seg en verano.

ESTRATEGIA DOS: Pago de servicios ambientales de los usuarios de agua de la ciudad de San Miguel de Bolívar a los propietarios. Esta estrategia tiene un 60% de control ambiental, según apreciación, observación en el área de estudio y metas de reducción de impactos.

ACCIONES: Determinar la tenencia de tierra con sus propietarios y extensión. Determinar el valor de protección, restauración de los recursos naturales para mantenerlos sin intervención humana. Fijar el monto económico óptimo. (0,20 centavos de dólar por Valor de Restauración y 0,04 por Valor de protección)3 Programa de educación para los usuarios y disponibilidad de pago a través de ordenanzas. Mejorar la calidad del servicio de agua potable introduciendo una ISO 9001.

3

Reinaldo Tiamba; Tesis Diagnostico Socioeconómico y Ambiental de la microcuenca Chozorrumi)

La inversión prevista cerca de 10.000 dólares y el caudal de agua aumentaría 30% de lo actual, que en invierno es de 693 lt/seg y en verano 235,77 lt/seg.

ESTRATEGIA TRES: Arrendar a los propietarios de esta microcuenca bajo estrictas condiciones de conservación. Con esta estrategia se espera un 70% de control ambiental, según apreciación, observación en el área de estudio y metas de reducción de impactos.

ACCIONES: Determinar la tenencia de tierra con sus propietarios y extensión. Determinar el valor de arriendo fijando un monto económico justo. ( 150 dólares mensuales)4 Elaborar contratos de arriendo entre la EMAPA-SM y los propietarios, que contengan las condiciones de conservación que deben cumplir ambas partes, fechas de pagos, tiempo de arrendamiento y de mas disposiciones legales que garanticen la seriedad y transparencia de estos acuerdos. Elaborar proyectos de conservación de páramos a fin de conseguir recursos para pago de arriendos.

Para esta alternativa, se tendría que disponer de una cantidad de $65 000 dólares anuales sin tomar en cuenta los índices inflacionarios. El caudal de agua aumentaría en un 50% y esta estrategia implica amenazas de no contar con los recursos suficientes para cumplir con los contratos.

ESTRATEGIA

CUATRO:

Valoración

socioeconómica

de

la

microcuenca

Chozorrumi a fin de establecer el valor económico que facilite la permuta de tierras. Esta estrategia controlaría el 90% de control ambiental, según apreciación, observación en el área de estudio y metas de reducción de impactos.

ACCIONES: Determinar la tenencia de tierra con sus propietarios y extensión. Determinar el costo de oportunidad y ventajas comparativas.
4

Entrevista Ing. Cesar Vásquez, Gerente EMAPA-SM

Avaluó de nuevas tierras para efectuar la permuta. Negociación con los propietarios. Búsqueda de financiamiento estatal y privado.

Las acciones sumadas llegan alrededor de 180 000 dólares por una sola vez, elimina conflictos posteriores por que el único propietario seria EMAPA-SM, y el caudal aumentaría en un 70% al actual, que en invierno es de 693 lt/seg y en verano 235,77 lt/seg

ESTRATEGIA CINCO: Compra de las tierras de la microcuenca. Esta estrategia tendría un control ambiental del 90%, según apreciación, observación en el área de estudio y metas de reducción de impactos.

ACCIONES: Determinar la tenencia de tierra con sus propietarios y extensión. Fijar el costo por hectárea. Negociación con los propietarios Búsqueda de financiamiento estatal y privado. Adquisición de tierras

Por conversaciones sostenidas con el Gerente EMAPA-SM, se conoce a priori que el costo de adquisición de estas tierras es aproximadamente de 120 000 dólares, sin considerar los índices inflacionarios a la fecha de la información. Esta estrategia permitiría aumentar en un 70% el caudal actual, la inversión se lo realizaría por una sola vez y se lo tendría como un modelo de conservación de páramo que atraería turismo científico.

La implementación del plan es de responsabilidad absoluta de EMAPA-SM. Citando textualmente lo que manifiesta el Dr. Misael Acosta-Solís en su libro ―Los Páramos Andino del Ecuador‖ que dice: la destrucción de las tierras altas por el excesivo pastoreo y mal manejo de los pastizales naturales; las tierras sobretodo de los planos inclinados, al ser destruidas por el sobrepastoreo, pierde la vegetación y luego las

capas edáfico húmicas y al perder esta capa absorbente pierde el suelo su capacidad de absorción y penetrabilidad de las aguas lluvias, las que se resbalan siguiendo la inclinación.

Corroborando lo ya expuesto con datos que este es un ecosistema muy frágil y al perder su vegetación los procesos erosivos terminarán con este ecosistema.

V. CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES

5.1 CONCLUSIONES

Una vez efectuado los diferentes análisis durante el desarrollo de esta investigación se sintetiza y las siguientes conclusiones:

Una microcuenca no es igual que otra, cada curso de agua tiene una avenida bien definida, para cada punto de su recorrido y es una unidad territorial y ambiental delimitada por una línea divisoria de aguas, que tributa o alimenta a una red natural de drenaje, con una salida única.

La forma de microcuenca Chozorrumi según la clasificación (CAMAREN1, 2000), es de tipo embudo con la característica que está subdividida en dos quebradas (Cunuhuayco y Cóndor Corral) y separadas por el cerro Cóndor Loma, uniéndose en la parte baja y formando la quebrada Corazón Chupa; los tributarios son intermitentes ya que asoman en época de invierno y desaparecen durante la época de verano, las principales afluentes vienen de las ciénegas y espejos de agua.

Esta es una microcuenca alta ya que se encuentra sobre los 3000 m.s.n.m.

El ex INEFAN, en su momento propuso una clasificación donde nuestra microcuenca llegaría a ser sólo una fuente de agua (< de 4.000 ha) por que la extensión que cubre que es de 1.140,11 Ha.

Según los tipos de precipitación, las lluvias en la microcuenca son de tipo orográfica ya que las montañas Cóndor Loma, Lobo Dormido, Taruga Iglesia y Rumitugllachina, actúan de manera de pantallas fijas y obstáculos que obligan a los vientos a ascender y en consecuencia se produzca en las alturas la condensación y precipitación. El viento juega un papel muy importante en el rendimiento de microcuenca ya que ayuda como una barrera de las nubes que

suben del Suroeste hacia el Noreste y ayudan a que permanezca en el sitio hasta que se produzcan y las precipitaciones.

El balance hídrico de la microcuenca Chozorrumi durante el período de estudio fue: 39% de infiltración; 27% es escorrentía y el 34% es evaporación siempre y cuando se mantengan las actuales condiciones de este ecosistema. . El factor de escorrentía para esta microcuenca fue calculado en 0,264 que se encuentra dentro de los valores normales de escorrentía para estas zonas, este factor ayuda para conocer el porcentaje de agua que se escurre sobre la superficie de la microcuenca. La microcuenca Chozorrumi comprendido entre las cotas de 3804 a 4346 m.s.n.m. corresponde al piso ecológico de Páramo propiamente dicho o pajonal. (CAMAREN, 2000). El grado mayor o menor de cobertura vegetal inciden directamente en la cantidad de erosión e infiltración del agua precipitada en la microcuenca. La composición geológica de la microcuenca y su tipo de suelo (franco limoso) ayudan para que sea un ecosistema almacenador de agua. Los caudales de invierno a verano disminuyen en tres veces si hablamos de porcentaje fuera de un 66% menos, esta correlación y porcentaje se mantendrá si se conservan y las condiciones actuales de la microcuenca. A pesar de que estos dos riachuelos han provisto de agua a las poblaciones de la parte baja durante muchísimo tiempo, nunca fueron ni han sido investigadas sus características (hidrológicas, ecológicas, morfológicas, edáficas, etc.), por eso dejamos este documento de tesis como un primer aporte para futuras investigaciones.

5.2 RECOMENDACIONES

Concluido el proceso de investigación, tabulación, procesamiento de datos, interpretación de resultados y establecidas la conclusiones; nos permitimos realizar las siguientes recomendaciones o propuestas a la Empresa de Agua Potable de San Miguel de Bolívar EMAPA-SM, entidad que por mando de la Ley, es la encargada de

planificar y desarrollar las siguientes acciones; solucionar los problemas identificados en esta investigación:

La Empresa de Agua Potable de San Miguel de Bolívar EMAPA-SM, queda a criterio de acoger una de las líneas estratégicas que planteamos en nuestro Plan de Manejo. Buscando la mejor alternativa que vaya en beneficio de los usuarios, comuneros o propietarios de la microcuenca. Las líneas estratégicas son las siguientes: a. Cambio de especies animales bovinos, ovinos, y cabras por camélidos en un número adecuado de carga animal. b. Pago de servicios ambientales de los usuarios de agua de la ciudad de San Miguel de Bolívar a los propietarios de la microcuenca. c. Arrendar a los propietarios de esta microcuenca bajo estrictas condiciones de conservación. d. Valoración socioeconómica de la microcuenca Chozorrumi a fin de establecer el valor económico que facilite la permuta de tierras. e. Compra de tierras de la microcuenca Chozorrumi. Iniciar con actividades encaminadas a crear conciencia de la importancia del páramo, socializando con los usuarios de la EMAPA-SM de su beneficio, fragilidad y las consecuencias que traería el mal manejo de este ecosistema de paramo. Comprometer a que el Gobierno Provincial de Bolívar, Municipios de los Cantones, Universidad Estatal de Bolívar y ONGs a que trabajen mancomunada mente en beneficio de conservar y restaurar los recursos naturales en especial el recurso hídrico con el aporte de este modelo metodológico de estudios de microcuencas.

VI. RESUMEN Y SUMMARY

6.1. RESUMEN Esta investigación se realizó, en la microcuenca Chozorrumi perteneciente a la Parroquia Santiago del Cantón San Miguel, Provincia Bolívar, las labores de campo, tuvieron una duración de doscientos días, tiempo en el que se realizó la toma de datos de pluviómetros, escorrentímetros, aforos, muestras de suelo, medición del área (levantamiento topográfico) y recolección de especies vegetales representativas, todas estas actividades contaron con la colaboración de la Corporación CEDERENA y EMAPA-SM y varios líderes de las comunidades.

La microcuenca Chozorrumi de 1.140,11Ha de superficie fue monitoreada durante 10 meses a fin de cuantificar los factores climáticos, tomando como referencia la información proporcionada por los indígenas que laboran en esta área en el pastoreo de sus animales, quienes indicaron los meses más lluviosos son abril y mayo, los mas secos agosto y septiembre, también nos informaron que los caudales de agua han bajado notablemente durante los últimos 15 años; en las quebradas de Cóndor Corral y Cunuhuayco, estas últimas alimentan la boca toma del sistema de agua potable de la ciudad de San Miguel, la bocatoma esta localizada en la parte baja de la microcuenca.

Para cuantificar los parámetros climáticos, se utilizó pluviómetros caseros estos fueron ubicados en la parte alta, media y baja de la microcuenca. Los escorrentímetros fueron ubicados en la parte baja de la microcuenca; estos ensayos nos ayudaron a cuantificar el arrastre de sedimentos y agua superficial.

Terminada la labor del levantamiento de la información primaria, estas fueron revisadas; se elaboró la base de datos en el programa Excel 2003 y se aplicó la estadística Probabilística y sus métodos como de Thiessen entre otros.

Se analizaron los resultados estadísticos los discutimos y finalmente establecimos conclusiones y recomendaciones.

Los principales resultados obtenidos en esta investigación fueron:

Que el ecosistema de la microcuenca es muy frágil, que es una cuenca alta, las lluvias son de tipo orográfica. El balance hídrico durante el período de estudio fue: 39% de infiltración; 27% de escorrentía y el 34% de evaporación siempre y cuando se mantengan las actuales condiciones de este ecosistema. El factor de escorrentía para esta microcuenca fue calculado en 0,264 que se encuentra dentro de los valores normales para este ecosistema. El tipo de suelo es franco limoso, los caudales de invierno a verano disminuyen en tres veces alrededor de un 66%. A pesar de que estos dos riachuelos han provisto de agua a las poblaciones de la parte baja durante muchísimo tiempo, nunca fueron ni han sido investigadas sus características (hidrológicas, ecológicas, morfológicas, edáficas, etc.), por eso queremos dejar este documento de tesis como un primer aporte para futuras investigaciones.

Ante este escenario y una vez concluido el presente trabajo, dejamos nuestra investigación y plan de manejo de la microcuenca con algunas líneas estratégicas a la Empresa de Agua Potable EMAPA-SM, con las recomendaciones que creemos pertinentes y que están encaminadas a buscar la solución de los diferentes problemas identificados; actividades que deben buscar la conservación y restauración del ecosistema de la microcuenca Chozorrumi, ya que de esta depende el abastecimiento de agua a la ciudad de San Miguel, para satisfacer sus necesidades de agua potable para asegurar la vida; pues sin agua no hay vida.

6.2. SUMMARY

This investigation was made, in the microriver basin Chozorrumi pertaining to the Santiago Parish of the Corner San Miguel, Province Bolivar, the field workings, lasted of two hundred days, time in which it was made the taking of data of rain gauges, escorrentímetros, gaugings, samples of ground, measurement of the area (topographical survey) and harvesting of representative vegetal species, all these activities counted on the collaboration of Corporation CEDERENA and Emapa-sm and several leaders of the communities.

The microriver basin Chozorrumi of 1.140,11Ha of surface was monitoreada during 10 months in order to quantify factors climatic, taking like reference information provided by natives that toils in this area in the pasturing of their animals, that indicated the uviosos months má s ll are April and May, but dry the August and September, also

informed to us that the water volumes have lowered remarkably during last the 15 years; in the gorges of Cóndor Corral and Cunuhuayco, these ú ltimas feed the mouth takes from the system from table water po from the city of San Miguel, bocatoma this located in the low part of the microriver basin.

In order to quantify the climatic parameters, it was used homemade rain gauges these were located in the high, average and low part of the microriver basin. The

escorrentímetros were located in the low part of the microriver basin; these tests helped us to quantify the drag sediments and superficial water.

Finished the work of the rise of the primary information, these were reviewed; the data base in the program Excel 2003 was elaborated and it was applied to the Probabilística statistic and its methods like of Thiessen among others.

The statistical results were analyzed we discussed them and finally we established conclusions and recommendations.

The main results obtained in this investigation were:

That the ecosystem of the microriver basin is very fragile, that is a high river basin, rains are of orographic type. The hydric balance during the perí odo of study was: 39% of infiltration; 27% of run-off and 34% of evaporation as long as the present

conditions of this ecosystem stay. The factor of run-off for this microriver basin was calculated in 0,264 that is within the normal values for this ecosystem. The type of ground is frank muddy, l you of great volume of winter to summer diminish in tr is times around a 66%. Although these two brooks have provided with water to the populations of the low part during very many time, they were nor never they have been investigated its characteristics (hidrológicas, ecological, morphologic, edáficas, etc.), for that reason we want to leave this thesis document as a first contribution for future investigations.

Before this scene and once concluded the present work, we left to our investigation and plan of handling of the microriver basin with some strategic lines to the Potable Water Company Emapa-sm, with the recommendations that we create pertinent and that are directed to look for the solution of the different identified problems; activities that must look for the conservation and restoration of the ecosystem of the microriver basin Chozorrumi, since on this the water supply to the city of San Miguel depends, to satisfy its necessities with potable water to assure the life; then without water there is no life.

VII. BIBLIOGRAFÍA

1.

ACOSTA-SOLIS, MISAEL. Los paramos andinos del Ecuador. Edición Ecuador: 1984

2.

CADENAS DE LLANO, FILIBERTO LOPEZ. Restauración hidrológico forestal de cuencas y control de la erosión. España: 1998 Segunda edición Madrid-

3.

CARLOS. & VOGEL, ADRIAN. La degradación del suelo y los cambios históricos. Edición Quito-Ecuador: 1999

4.

CALISPA, FABIÁN. CHÉRREZ, NELLY. ENCALADA, OSWALDO. ROMALEROUX, KATIA. VALAREZO, CARLOS. & VALVERDE, FRANKLIN. Caracterización de los suelos, ecosistemas y las cuencas hidrográficas. Edición Quito-Ecuador: 1999

5.

CHÁVEZ DÍAZ, ROSENDO. Hidrología para ingenieros: Editado en LimaPerú: 1994

6.

CONSORCIO CAMAREN.

UNIVERSIDAD ESTATAL DE BOLIVAR.

Folleto divulgativo de los recursos hídricos en la Provincia de Bolívar. Edición Guaranda – Ecuador: 2003

7.

CUSTUDE,

EDMUNDO.

RAMÓN,

GALO.

TRUJILLO,

GERMÁN.

VALAREZO,

8.

GARCÉS PAZ, HUGO. Investigación Científica. Primera Edición QuitoEcuador: 2000

9.

MONAR, NELSON. Modulo de Edafología. Guaranda. 2003

10.

VILLON BEJAR, MAXIMO. Hidrología. Segunda edición Costa Rica: 2002

11.

VASQUEZ, ABSALÓN. TORRES, CARLOS. TERÁN RUBÉN. ALFARO, JULIO. VILCHEZ, GUILLERMO. ALCÁNTARA, JULIO. SEVILLA, JUAN. HUANCO, VELERIANO. & MONCADA, ENRIQUE. Manejo de Cuencas altoandinas tomo uno. Edición Perú: 2000

12.

YOMA, ROBERTO. Tesis de grado. Evaluación física de la erosión en plantaciones de Pinus radiata D. Don. en la Reserva Nacional Lago Peñuelas V región periodo 1998 – 2001. Edición Santiago de Chile: 2003

13.

http://www.ideam.gov.co/temas/guiaagua/Anexo%201.pdf

14.

http://www.cervantesvirtual.com/servlet/SirveObras/0925186341104725186785 7/Inves_04.pdf

15.

http://www.monografias.com/trabajos30/ahorro-agua/ahorro-agua.shtml

16.

http://www.humboldt.org.co/politica/ConferenciasCartagena_h.pdf

17.

http://www.ambiente.gov.ec/AMBIENTE/snap/pagina_n14.htm

18.

http://www.vivecuador.com/html2/esp/naturaleza.htm

19.

http://www.lyonia.org/viewArticle.php?articleID=322

20.

http://hypergeo.free.fr/article.php3?id_article=300

21.

http://www.paramo.org

22.

http://www.cesga.es/content/view/423/47/lang,es/

23.

http://www.lablaa.org/blaavirtual/faunayflora/orinoco/orinoco5b.htm

24.

http://www.mobot.org/MOBOT/research/paramo/flora_vege.shtml

ANEXO 1. MAPAS MAPA 1 DE UBICACIÓN DE AREA DE ESTUDIO

Área de estudio

MAPA 2 DE UBICACIÓN DE PLUVIOMETROS Y ENSAYOS (ESCORRENTIMETROS)

Pluv 1

Pluv 2

Pluv 3

Pluviómetros Escorrentimetros

MAPA 3 DE USO DE SUELOS MICROCUENCA CHOZORRUMI
732000 733000
LEYE N DA EX PLI CA TI VA

734000

735000

736000

737000

738000

9811000

Codigo Bn Bs Cc- Pc Cc/P c Pc Pn-P r Pr Pr -V a Va

De scr ipc ió n Bosque na tura l pr imar io Bosque se cunda rio 50% Cult ivos de c iclo c ort o - 50% P as to culti va do 70% Cult ivos de c iclo c ort o / 30% P asto c ultiva do Pa sto culti va do 50% Pa sto na tura l - 50% Pá r amo Pá ra mo 50% Pá r amo - 50% V ege tac ió n a rbustiva Ve geta ci ó n a r bustiva

Superficie H a.

% 8.74 3.96 3.29 6.06 4.80 8.69 31.90 3.13 29.43

9811000

99.63 45.18 37.54 69.06 54.70 99.07 363.74 35.68 335.52

42 0 0

Pn-Pr

Va Va

Bn Pr
9810000

Va
9810000

ILUSTRE MUNICIPIO DE SAN MIGUEL 178.119 ha. 40 00 Pc Pr
huay Cu nu ada Pc Q ue br cu

SE ÑO R CARLOS MIÑ ARCAJA
Pn-Pr

353.072 Ha .
Pr Pn-Pr

Cc-Pc
9809000

COM UNIDAD SANTA ROSA DE TO TO RAS 84.105 ha.
Bs Va
rC or

Pr
9809000

0 38 0
N

Q. C
E

W S

ón do

Bs
ra l

Bs VaÑO R SILVA SE

Va Pr Bn

Cc/Pc
9808000

221.837 ha.
9808000

Pc Cc/Pc

SE ÑO R AMBRO SIO LASO 205.287 ha.
42

Pr-Va

Pr

00

Bn Pr

COLEGIO M ALDO NADO
Va
UNIVERSIDA D ESTATAL D E BOLIV AR

9807000

Va Va
SIM BOL OGIA CONVENCION AL Limite del área de estudio Acequia Quebrada principal Camino de herradura Carretera lastrada Curv a de nivel índice Curv a de nivel intermedia

97.694 ha.

9807000

FA C U LTA D D E C IEN C IAS A GR OP EC UA R IA S R EC UR S OS N A TU R AL ES Y D EL A M BIE NT E ESCUELA DE INGEN IERIA AG ROF ORESTAL EVAL U AC ION D E L OS F AC T ORE S C LI MA TIC OS Y F ISIOGR AF IC OS DE LA MI CR OC UE NC A C H OZ ORR U MI
CONTI ENE :

USO AC TU AL D EL SU EL O
FU ENT E:

500

ES C A LA 1: 25 .00 0 0 500 M e tr os

REA LIZA CI ON : GUILLERMO VIZCARRA

VINICIO CHERRES
ESC ALA :

SIGAGRO AGOSTO-2007

1: 25.000

FEC HA:

732000

733000

734000

735000

736000

737000

738000

MAPA 4 DE PROPIETARIOS MICROCUENCA CHOZORRUMI
732000 733000 734000 735000 736000 737000 738000

9811000

9811000

LEYEN DA EXP LICATIVA

nombr e COL EGIO MAL DONADO COM UNIDAD SANT A ROSA DE T OTORAS ILUSTRE MUN ICIPIO DE SAN MIG UEL SE ÑOR A MBROSI O L ASO SE ÑOR CARLOS MIÑ ARCAJA SE ÑOR SI LVA

Superficie Ha

%

42 0 0

97.69 84.11 178.12 205.29 353.07 221.84

8.57 7.38 15.62 18.01 30.97 19.46

ILUSTRE MUN ICIPIO D E SAN MIGUEL 178.119 ha. 40 00
Q ue br nu ada Cu huaycu

9810000

9810000

SE ÑO R CARLOS MIÑ AR CA JA 353.072 Ha .

9809000

COM UNIDAD SA NTA R OSA DE TO TO RA S 84.105 ha.
0 38 0
N

9809000

Q. C
E

W S

ón do

rC

or

ra

l

SE ÑO R SILV A 221.837 ha.
9808000

9808000

SE ÑO R A MBRO SIO LASO 205.287 ha.
42 00

C OLEGIO M ALDO NADO
9807000

97.694 ha.

UNIVERSIDA D ESTATAL D E BOLIV AR
FA C U LTA D D E C IEN C IAS A GR OP EC UA R IA S R EC UR S OS N A TU R AL ES Y D EL A M BIE NT E ESCUELA DE INGEN IERIA AG ROF ORESTAL EVAL U AC ION D E L OS F AC T ORE S C LI MA TIC OS Y F ISIOGR AF IC OS DE LA MI CR O C UE NC A C H OZ ORR U MI

9807000

SIM BOL OGIA CONVENCION AL Limite del área de estudio Acequia Quebrada principal Camino de herradura Carretera lastrada Curv a de nivel índice Curv a de nivel intermedia

CONTI ENE :

MAP A B ASE Y PR OPIE TA RIO S D E L A M IC ROC U EN CA
FU ENT E:

500

ES C A LA 1: 25 .00 0 0 500 M e tr os

REA LIZA CI ON : GUILLERMO VIZCARRA

VINICIO CHERRES
ESC ALA :

SIGAGRO AGOSTO-2007

1: 25.000

FEC HA:

732000

733000

734000

735000

736000

737000

738000

ANEXO 2. ANÁLISIS ANÁLISIS DE LABORATORIO PARTE ALTA DE LA MICROCUENCA

ANÁLISIS DE LABORATORIO PARTE MEDIA DE LA MICROCUENCA

ANÁLISIS DE LABORATORIO PARTE BAJA DE LA MICROCUENCA

ANEXO 3. ANÁLISIS ESTADÍSTICO ANÁLISIS DE LOS DATOS DE PRECIPITACIÓN

Pluviómetro uno Media Error típico Mediana Moda Desviación estándar Varianza de la muestra Curtosis Coeficiente de asimetría Rango Mínimo Máximo Suma Cuenta Mayor (1) Menor(1) Nivel de confianza (95,0%)

Pluviómetro dos 5,79 0,30 5,98 2,14 4,30 18,51 -0,29 0,82 14,15 1,23 15,38 1157,52 200,00 15,38 1,23 0,60 Media Error típico Mediana Moda Desviación estándar Varianza de la muestra Curtosis Coeficiente de asimetría Rango Mínimo Máximo Suma Cuenta Mayor (1) Menor(1) Nivel de confianza (95,0%) 5,52 0,33 5,42 1,49 4,64 21,53 -0,84 0,61 15,81 0,59 16,40 1104,32 200,00 16,40 0,59 0,65

Pluviómetro tres Media Error típico Mediana Moda Desviación estándar Varianza de la muestra Curtosis Coeficiente de asimetría Rango Mínimo Máximo Suma Cuenta Mayor (1) Menor(1) Nivel de confianza(95,0%) 6,40 0,35 6,15 2,05 4,98 24,80 -0,87 0,64 14,52 1,30 15,82 1279,54 200,00 15,82 1,30 0,69

ANÁLISIS DE DATOS DE ESCORRENTÍA

Parcela 1 Agua Escorrida Media Error típico Mediana Moda Desviación estándar Varianza de la muestra Curtosis Coeficiente de asimetría Rango Mínimo Máximo Suma Cuenta Mayor (1) Menor(1) Nivel de confianza(95,0%) 9,635 3,76648899 7,79 0 10,6532396 113,491514 -2,18742 0,24827751 24,6 0 24,6 77,08 8 24,6 0 8,9063312

Parcela 2 Agua Escorrida Media Error típico Mediana Moda Desviación estándar Varianza de la muestra Curtosis Coeficiente de asimetría Rango Mínimo Máximo Suma Cuenta Mayor (1) Menor(1) Nivel de confianza(95,0%) 68,6665 23,5287731 35,465 0 66,54942 4428,8253 -1,2166063 0,82201579 169,248 2,952 172,2 549,332 8 172,2 2,952 55,6367074

ANÁLISIS DE DATOS DE LA CANTIDAD DE SEDIMENTOS Parcela 2 Cantidad de Sedimento Media 5,285 Error típico 2,47376809 Mediana 2,125 Moda 0 Desviación estándar 6,99687277 Varianza de la muestra 48,9562286 Curtosis 0,97079227 Coeficiente de asimetría 1,44354646 Rango 18,97 Mínimo 0,03 Máximo 19 Suma 42,28 Cuenta 8 Mayor (1) 19 Menor(1) 0,03 Nivel de confianza(95,0%) 5,84953202

Parcela 1 Cantidad de Sedimento Media 0,0125 Error típico 0,0125 Mediana 0 Moda 0 Desviación estándar 0,03535534 Varianza de la muestra 0,00125 Curtosis 8 Coeficiente de asimetría 2,82842712 Rango 0,1 Mínimo 0 Máximo 0,1 Suma 0,1 Cuenta 8 Mayor (1) 0,1 Menor(1) 0 Nivel de confianza(95,0%) 0,0295578

ANEXO 4. ENTREVISTA INTERACTIVA

UNIVERSIDAD ESTATAL DE BOLÍVAR FACULTAD DE CIENCIAS AGROPECUARIAS ESCUELA ING. AGROFORESTAL HISTORIA DE LA MICROCUENCA
Nombre y Apellido: _________________________________ Fecha: ___________________________ Comunidad: _______________________ A continuación proponemos un listado de preguntas que esperamos sean respondidas con la mayor veracidad posible. 1. Qué tiempo vive en el sector y conoce la microcuenca CHOZORRUMI? _____________________________________________________ _____________________________________________________ 2. Cómo era la Microcuenca hace unos 15 años o más atrás? _____________________________________________________ _____________________________________________________ _____________________________________________________ 3. Qué tipo de animales existían hace unos 15 años o más atrás y cual predominaba? _____________________________________________________ _____________________________________________________ _____________________________________________________

4. Cómo era la vegetación antes y como lo ve en la actualidad? ¿Qué predominaba? _____________________________________________________ _____________________________________________________ _____________________________________________________ 5. Cuales son los meses secos y lluviosos en el sector? _____________________________________________________ _____________________________________________________ _____________________________________________________ 6. Cual es el mes más seco y lluvioso? _____________________________________________________ _____________________________________________________ _____________________________________________________ 7. Ha visto diferencia en el caudal de agua antes con la actualidad ¿Cuál? _____________________________________________________ _____________________________________________________ _____________________________________________________ Observaciones adicionales: _______________________________________________________ _______________________________________________________ _______________________________________________________

ANEXO 5. FOTOGRAFÍAS INSTALACIÓN DE INSTRUMENTOS EN EL ÁREA DE ESTUDIO

FOTO 1: Pluviómetro casero

Escorrentímetro 1

Escorrentímetro 2

FOTO 2: Parcelas de ensayo y escorrentímetros

FOTO 3: Instalación de pluviómetro, corte de las barrillas

FOTO 4: Instalación de pluviómetro, medición de la altura (1,20m)

FOTO 5: Instalación de pluviómetro, sujetación del embudo y manguera con alambre y cinta de embalaje

FOTO 6: Instalación de pluviómetro, botella receptora de agua lluvia

FOTO 8: Instalación de escorrentímetros, colocación de decantador y acumulador

FOTO 9: Instalación de escorrentímetros, canaleta receptora de agua y sedimento

FOTO 10: Instalación de escorrentímetros, excavación de surco en el perímetro de la parcela de ensayo

FOTO 11: Instalación de escorrentímetros, cierre del perímetro de la parcela con tablas 30cm de ancho

FOTO 12 Y 13: Instalación de escorrentímetros, cerca de seguridad para protección de escorrentímetros

FOTOS DE VEGETACIÓN

FOTO 14: Almohadilla de Plantago rigida

FOTO 15: Paja de páramo Stipa ichu

FOTO 16: Espeletiopsis

FOTO 17: Cojines de superpáramo

FOTO 18: Senecio

FOTO 19: Distichia muscoides y musgo

FOTO 20: Almohadillas de Distichia muscoides

FOTO 21: Chuquiraga jussieu

FOTOS DE IMPACTO AMBIENTAL

FOTO 22: Proyecto de crianza de llamingos, comunidad Ambrosio Lasso

FOTO 22: Pastoreo de ovejas, terrenos del Sr. Carlos Miñarcaja

FOTO 23: Queda de vegetación

FOTO 24: Contaminación de ojos de agua con heces fecales de ganado vacuno

FOTO 25: Visita al área de estudio, equipo de trabajo

FOTO 26: Análisis de humedad de suelo, laboratorio de microbiología agroindustrias UEB

PAISAJE DEL AREA DE ESTUDIO

FOTO 27: Quebrada Cóndor Corral

FOTO 28: Quebrada Cunuhayco

ANEXO 6. GLOSARIO Acuífero subterráneo. Agua subterránea. Aluvial: sedimentos depositados por corrientes de agua con partículas de tamaño muy variable, los fragmentos generalmente presentan formas redondeadas o subredondeadas. Arcilla: material mineral menor de 2 micras. Arena: fragmentos minerales cuyos diámetros varían de 2 a 0,02 mm. Biomasa: masa total de los componentes biológicos de un ecosistema. Cangahua: término que se refiere a una capa u horizonte de ceniza cementada. Chaparro: junto de arbustos que crece naturalmente en un terreno que no se cultiva. Comunidad: conjunto homogéneo de organismos que conviven en un mismo hábitat. Déficit hídrico: falta de agua. Divisoria topográfica: Constituyen Las cumbres de los cerros, que desvían las aguas a una u otra cuenca hidrográfica. Drenaje: Medio por el cual se evacua las aguas. Eólico: perteneciente o formado por acción del viento. Escorrentía: el agua que se filtra al suelo y que fluye sobre l a superficie del terreno inclinado. Fluvial: Perteneciente o relativo a los ríos. Hidrólogo: persona que estudia el agua en estado natural, entre sus actividades esta medir caudales, calidad y frecuencia de crecidas, etc. Material Parental: material a partir del cual se forma el suelo. Meteorización: todos los procesos físicos, químicos y biológicos que la desintegración de las rocas. Nivel freático: mapa freática, nivel superior del agua subterránea. Régimen hídrico: esta definido por el ingreso, almacenamiento y regreso del agua al suelo. Rocas ígneas: resultan del enfriamiento del magma. Rocas metamórficas. Resultan de la transformación de las rocas ígneas y las sedimentarias principalmente por acción de la temperatura y la presión. Rocas sedimentarias: se originan por la meteorización de cualquier otro tipo de rocas por proceso físicos, químicos. Sólidos inorgánicos: son l os minerales que se hallan en el suelo. Sólidos orgánicos: materia orgánica o humus.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->