P. 1
EL ALBA y su connotación geopolítica en Latinoamérica

EL ALBA y su connotación geopolítica en Latinoamérica

|Views: 46|Likes:

More info:

Published by: Jessica Ochoa Sanchez on Jun 07, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/09/2013

pdf

text

original

1

EL ALBA y su connotación geopolítica en Latinoamérica
por Jéssica Ochoa Sánchez

Para realizar un acercamiento al proceso del ALBA en la Región Latinoamérica es importante comprender que, la Geopolítica según Rodríguez Garavito, además de “relacionar todo desarrollo histórico con las condiciones de espacio y suelo…” (2006, p.25); además “abarca el conflicto y el cambio, la evolución y la revolución, el ataque y la defensa y la dinámica de los espacios terrestres y de las fuerzas políticas que luchan en ellos para sobrevivir” (Rodríguez Garavito, p. 23). Desde finales de la década de 1990 –con la llegada de Hugo Chávez Frías a la presidencia de Venezuela, inicia un ciclo de cambios en América Latina que habría de modificar de manera significativa el mapa geopolítico de la región. Independientemente de la trayectoria específica de las diferentes experiencias, se trató de variadas respuestas al proceso de neoliberalización y sus impactos sobre las condiciones de vida y de trabajo de la población latinoamericana, basadas en acumulados de resistencias y luchas del movimiento social y popular. Las valoraciones iniciales de las diferentes experiencias indicaban que se estaba en presencia de un giro político en la región que cubría el

2

amplio espectro que abarca desde la izquierda hasta la centroizquierda (Estrada, 2011, p. 83). Las coincidencias programáticas se iban fraguando en los diferentes países de la línea; Argentina, Brasil, Bolivia, Venezuela y, por supuesto, Ecuador. Las aristas conceptuales frente a la anti dependencia por así decirlo, se juntaban: rechazo al ALCA, expulsión de las bases militares estadounidenses y además, la prohibición consuetudinaria de su existencia, dentro de territorios nacionales (como en el caso de Ecuador, Venezuela y Bolivia). Nuevos marcos constitucionales: soberanía, participación ciudadana y concepción de desarrollo (políticas sociales de educación, salud, seguridad social, entre otras), mayor intervención del Estado (como resultado del rechazo frente a las políticas neoliberales), no solo se planteaban como políticas de Estado, sino que se prolongaban hacia un proceso de integración en función de las visiones comunes. El ALBA resulta ser un intento, como Chávez señalaba en varias ocasiones, de creación de un espacio que fomenta el tránsito hacia un nuevo orden mundial “pluripolar”, planteándose la integración, como “una condición imprescindible para aspirar al desarrollo en medio de la creciente formación de grandes bloques regionales que ocupan posiciones predominantes en la economía mundial” (Declaración Conjunta entre Venezuela y Cuba, π 6), esto nos permite mirar al ALBA como un espacio de resistencia al poder

3

hegemónico, pero a su vez como un espacio con posibilidad de consolidarse como un polo de poder. El ALBA, como parte de la lucha contrahegemónica se ha expresado como un bloque de resistencia frente a las políticas neoliberales en general, y en particular a organismos como: el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial; a los TLC’s con los Estados Unidos, y a toda forma de intervención de este país dentro de la región; de sus políticas de sujeción frente a los otros; tal es el caso del bloqueo que vive Cuba desde hace más de cincuenta años. La participación de Cuba dentro de los países del ALBA, abre paso a una política de solidaridad frente a la exclusión cubana y a su falta de reconocimiento internacional: los países del ALBA frente a la OEA (Organización de Estados Americanos), rechazaron la suspensión de Cuba en este organismo y lograron derogar la medida en 2009; además, la Alianza se ha expresado en varias ocasiones con respecto a los cinco presos cubanos encarcelados por los Estados Unidos, acusados de espionaje. Los anteriores, son ejemplos de la consolidación del ALBA como bloque de resistencia, pero la Alianza bolivariana para los Pueblos de Nuestra América no se trata tan solo de un espacio de resistencia, sino que trasciende hacia la superación de condición de dependencia de los países latinoamericanos.

4

Una estrategia clave para esta transición, es la que apunta a la construcción de una nueva arquitectura financiera. El Banco del ALBA es uno de los mecanismos que surgen como alternativa de esta nueva arquitectura financiera, y es un organismo financiero de carácter internacional público, que surge como iniciativa de la Sexta Cumbre del ALBA el 26 de enero del 2008, cuyo objetivo es ser una entidad que promueva el desarrollo de los países del ALBA mediante el financiamiento reembolsable o no reembolsable, de proyectos de tipo social, económico, científico y tecnológico y cuya esencia es ser un “motor impulsor de la integración de los pueblos de nuestra América” (Banco del ALBA, 2008). Este Banco surge inicialmente con un capital suscrito de mil millones de dólares y su capitalización se plantea que sea del 1% de las reservas internacionales que tiene cada país, lo cual fue tratado en la XI Cumbre del ALBA y propuesto por Venezuela; pero, independientemente de lo que cada país aporte, se contempla la igualdad de derechos en la toma de decisiones, cosa que no ocurre en organismos como el FMI y el BME (Rompiendo Fronteras Correos del ALBA, No. 3, 2010). Por otro lado, el Sistema Único de Compensación Regional de Pagos (SUCRE), es otro de los mecanismos destinado a la reducción de la dependencia de los países regionales frente al dólar. El Sistema entra en vigencia el 27 de enero del 2010 y consiste en la utilización de la moneda virtual que utiliza el mismo nombre, sucre (con minúscula), fijado desde el inicio en un valor de 1,25 dólares (Embajada de Venezuela en Bolivia, 2010, p. 16).

5

El sucre no circula de forma material, sus operaciones comerciales se realizan en los países de origen mediante bancos comerciales que realizan la transferencia hacia el Banco Central del país comprador y éste lo convierte en sucres; este Banco Central, a través del Sistema de Compensación Regional de Pagos, realiza el pago hacia el Banco Central de origen del vendedor, y así, se realiza la transferencia. La primera operación comercial que utilizó el sucre ocurrió en febrero de 2010, en la cual “Venezuela exportó 360 toneladas de arroz a Cuba” (Embajada de Venezuela en Bolivia, 2010, p. 14). La utilización del sucre nos protege de inestabilidades y de posibles choques financieros globales, además de permitir un mayor flujo de comercio intraregional y apuntar al desacoplamiento paulatino del uso del dólar en el comercio dentro de la región, lo cual permite disminuir la dependencia financiera (Embajada de Venezuela en Bolivia, 2010, p. 16). Estos mecanismos que promueven esta nueva arquitectura financiera, son parte de la política de superación de la dependencia regional frente a los países llamados de primer mundo, y constituyen una jugada geopolítica estratégica orientada a disminuir y, a largo plazo, a acabar con la dependencia de los países latinoamericanos para con el dólar, y con el sistema financiero norteamericano, y en general, transita hacia el rompimiento con las estructuras financieras tradicionalmente hegemónicas.

6

Finalmente, para medir el papel que juega el ALBA en el orden mundial, es importante tener en cuenta los elementos trascendentales de la época para la consolidación de la geopolítica internacional. Según señala Borón (2011), el petróleo, el gas, los minerales estratégicos y la biodiversidad son claves para el desarrollo, además a estos deberán agregarse la fuerza militar y por supuesto el agua, pues según algunos científicos gracias a la contaminación y la destrucción del ecosistema, las guerras futuras serán por el agua. Lo señalado además se fundamenta con lo que plantea Villagómez frente a la política nacional y sus planteamientos internacionales: “[Cada] Estado garantiza su existencia proveyéndose de los medios necesarios para su defensa en caso de agresiones armadas provenientes del exterior, y generando políticas públicas para potenciar la seguridad energética, alimentaria, ambiental, entre otras, siendo imprescindible la cooperación internacional para el logro de estos objetivos” (2011, p. 20). Considerando lo manifestado, la integración de los países miembros del ALBA, los cuales cuentan con una extensión de más de 2 millones y medio de Km² y con más de 75 millones de habitantes, se ha direccionado a la protección de sus Estados, de la mano con las políticas progresistas, la jugada geopolítica como bloque consiste en este marco, en protegerse y avanzar.

7

Para entender la importancia del bloque del ALBA en el mapa mundo, es necesario considerar los recursos con los que se cuenta: En la actualidad, los países del ALBA poseen las mayores reservas de petróleo en el mundo, además sus miembros están dentro de los 10 países con más reservas de gas natural en el mundo, segunda fuente de energía mundial, en este punto Bolivia juega un papel fundamental. El bloque posee además, grandes reservas de oro, níquel, aluminio, cobre, entre otros minerales de gran importancia para la utilización de energía y la fabricación de tecnología (Alianza Bolivariana para los pueblos de nuestra América, 2003). Por otro lado, los países latinoamericanos en general disponen de casi el 50 % de agua potable del planeta y cuentan con “más del 40% de las especies animales y vegetales existentes” (Borón, 2011, p. 19); en este sentido, el Ecuador está entre los diez países con mayor diversidad en el mundo junto a Brasil, Colombia, México y Perú. Frente al petróleo, haremos una pausa para analizar el tema de mejor manera, pues éste es un recurso clave, por ser la mayor fuente de energía utilizada a nivel mundial. Es importante tener en cuenta que, el país que depende en su mayoría de este recurso es Estados Unidos; según la Revisión Estadística de Energía Mundial de la British Petroleum, la cantidad diaria que consume este país es de 19.148 barriles, seguido de China con 9.057 barriles diarios (Cadena, 2011, 103), por lo tanto las políticas del bloque del ALBA y específicamente de Venezuela lo afectan de cualquier forma.

8

“Las dinámicas del mercado [gran incremento de la demanda de petróleo que se acelera desde el 2000], revelan que el mundo ha entrado en una escasez de petróleo que ya presenta implicaciones geopolíticas importantes” (Cadena, 2011, p. 102). Al contar el ALBA con la mayor cantidad de reservas petrolíferas, gracias al último descubrimiento de reservas en la Faja del Orinoco (Venezuela), la importancia que cobra éste como bloque es crucial. De ahí que, los esfuerzos del bloque y sobre todo de Venezuela, como país petrolero, se han orientado hacia la consolidación de alianzas estratégicas que permitan posicionar al ALBA como un espacio importante dentro del orden mundial. Como ejemplo tenemos las relaciones que Venezuela y los países del bloque especialmente Ecuador y Bolivia mantienen actualmente con Siria e Irán, países igualmente petroleros. Una de las grandes alianzas propuestas fue la que Venezuela impulsó en el 2010, referente a la construcción de una refinería en Siria junto con Irán y Malasia (este último se retira posteriormente del proyecto); sin embargo, este proyecto aún no se ha podido concluir debido a la situación política en Siria. Otra de las alianzas estratégicas que Venezuela está gestando y que beneficiaría al bloque del ALBA, es la asociación entre PDVSA, empresa petrolera estatal de Venezuela y YPF, empresa petrolera que pertenecía a REPSOL y cuyo 51% de acciones fueran expropiadas en mayo del 2012 por el Estado Argentino, esta alianza significaría grandes oportunidades para el resto de países del ALBA, pues a más de aumentar la producción de crudo, la transferencia de tecnología sería un efecto favorable que podría compartirse.

9

Como último punto, un tema que es de gran importancia para el manejo geopolítico de la Alianza Bolivariana para los pueblos de nuestra América es el referente a la fuerza militar. Frente a esto, podemos decir que los países del ALBA no cuentan con fuerza militar importante, a excepción de Venezuela; sin embargo, la política que se ha manejado es la de acercamiento a los polos de poder militar como Brasil, Rusia, China, la India, e Irán; políticas que otra vez ponen en confrontación al bloque con los Estados Unidos, quienes mantienen relaciones beligerantes con Irán por considerarlo un país peligroso debido al arsenal nuclear que manejan. Frente a este tema, los países del ALBA han aceptado y defendido la utilización de material nuclear por parte de Irán, con fines pacíficos y de investigación (Garzón, 2012). Luego de este escueto análisis, podemos concluir que, la Alianza Bolivariana de las Américas es un espacio de integración política y económica que mantiene una lucha frontal contra el neoliberalismo y contra las expresiones imperiales de dominación de los Estados Unidos; un bloque que trasciende paso a paso desde la confrontación a la superación de la condición de dependencia política y que lucha por lograr su independencia económica, la cual dependerá de cuanto se puedan aprovechar los recursos y de la predisposición de sus miembros por transitar hacia un nuevo modelo regional que vaya a la par con las políticas nacionales progresistas de los países que conforman el ALBA.

10

En este sentido, el ALBA deberá aprovechar cada una de sus alianzas para generar una plataforma económica que no deseche lo social, como pasó con los modelos de integración anteriores como la CAN, y que rebase las meras concepciones desarrollistas del ejemplo Cepalino, hacia un modelo de solidaridad y complementariedad de sus pueblos, según son los preceptos del bloque. Finalmente, para concluir esta sección, es importante señalar que, el ALBA y la UNASUR a mi punto de vista, están dentro de la concepción que Valdés tenía sobre la dimensión internacional de la izquierda, como espacios de integración económica y política que “posibilitan equilibrar fuerzas que hoy conforman el sistema internacional y enfrentar la dominación de la potencia hegemónica” (1993, p. 53) y que, el desarrollo de estos organismos determinarán la consolidación de un sistema multipolar, considerando que, como plantea Simonit, “[son] las integraciones regionales [las que] modifican la geografía económica y, a su vez, la arquitectura político-institucional de sus integrantes” (2010, p. 48).

11

Bibliografía
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. (1999). Constitución Nacional del Ecuador. (2006). Declaración Conjunta entre Venezuela y Cuba (2004). Banco del ALBA. (2008). Recuperado el 12 de Julio de 2012, de Banco del ALBA: http://www.bancodelalba.org/sucre.html Constitución de la República de Bolivia. (2009). Alianza Bolivariana para los pueblos de nuestra América. (2003). portal ALBA - TCP. Alianza Bolivariana para los pueblos de nuestra América / Tratado de Comercio de los pueblos. Recuperado el 15 de marzo de 2012, de http://www.alianzabolivariana.org/modules.php?name=News&file=article&sid=81 Borón, A. (2011). La coyuntura geopolítica de América Latina y el Caribe en 2010. Ponencia presentada en Casa de las Américas, 22-24 de Noviembre 2010. Recuperado el 05 de abril de 2011, de Cuba Debate: <http://www.cubadebate.cu/opinion/2010/12/14/la-coyuntura-geopolitica-deamerica-latina-y-el-caribe-en-2010> Cadena, J. P. (diciembre de 2011). La escaséz de petróleo en el mundo y las implicaciones geopolíticas para Venezuela. Línea Sur, 100 - 123. Embajada de Venezuela en Bolivia. (Septiembre - Octubre de 2010). El SUCRE y la unidad de América Latina. Rompiendo Fronteras. Correo del ALBA(3), 16 - 17. Embajada de Venezuela en Bolivia. (Agosto de 2010). El Sucre. Un instrumento para la integración. Rompiendo Fronteras. Correo del ALBA(2), 14. Estrada, J. (Julio a Diciembre de 2011). Elementos de la economía social de la política económica de América Latina. Reflexiones a propósito de los gobiernos progresistas. Espacio Crítico(15), 83 - 98. Garzón., A. (Viernes 03 de Febrero de 2012). Un nuevo Orden Mundial. Irán y América Latina unen defensas contra el imperialismo. Recuperado el 12 de julio de 2012, de Kaos en la Red: http://www.kaosenlared.net/america-latina/item/6568-un-nuevo-ordenmundial-ir%C3%A1n Linares, R. (enero - junio de 2006). ALBA INTEGRACIÓN Y DESARROLLO: DE IDEAS A REALIDADES. GEOENSEÑANZA, 12-2007(1), 31-40. Valdés, 1993.

12 Rompiendo Fronteras Correos del ALBA, No. 3, 2010, Recuperado el 15 de marzo de 2012, de http://bolivia.embajada.gob.ve/images/stories/embajada/CORREO%20DEL%20ALBA/ Correo%20del%20Alba%203.pdf

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->