P. 1
Cuento La casa del árbol

Cuento La casa del árbol

|Views: 23|Likes:
Publicado porKaren Alustiza

More info:

Published by: Karen Alustiza on Jun 07, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

03/05/2015

pdf

text

original

Alustiza Karen Taller de Comprensión y Producción de Textos I

La casa del árbol.
Juan Pablo pasaba los días en su casa de Quilmes, alejado del ruido de la ciudad y el peligro de la calle. Últimamente la gente andaba muy apurada y sucedían cosas feas. Juampi veía en la tele a personas que gritaban, robaban negocios y golpeaban cacerolas. La policía a veces les pegaba o los mataba. Todos hablaban de una “crisis”, pero el niño de sólo doce años no sabía de qué se trababa. Sus papás, Mirta y Rogelio no le permitían salir a la calle, por eso invitaba a sus amigos del colegio a jugar para estar acompañado. Tenía dos hermanas, una de 29 y otra de 33 años. Su casa era muy linda y el patio era su lugar preferido. En el fondo había un árbol enorme que en primavera se llenaba de flores y en el otoño a su lado se formaba un colchón de hojas que caían cuando soplaba el viento. Desde muy pequeño Juampi soñaba con tener una casita en aquel árbol, como el que tenían los nenes de los cuentos. Sus papás no querían porque temían que pueda lastimarse. Una tarde del verano del 2002, mientras jugaba al fútbol con sus amigos, Pablo y Sebastián, la pelota quedó atrapada entre las ramas del tupido árbol. Pablo intentó trepar, pero estaba muy alto. Juampi buscó una escalera en el galón de su papá y subió hasta alcanzarla. Desde allí arriba observó lo lindo que se veía todo. Podía ver los techos de las casas, el tanque de agua, y los postes de luz. Cuando el papá llegó a la casa después del trabajo, el pequeño le pidió una vez más que lo ayude a construir su casita del árbol. Le contó lo hermoso que podía contemplarse todo desde allí arriba y le prometió que iba a trepar con mucho cuidado para no lastimarse. Rogelio pensó que ya era un niño más responsable y que realmente se iba a cuidar. Por eso, decidió aceptar el deseo de su hijo. Juampi dibujó en un trozo de papel la casa del árbol, tal como la imaginaba. Le gustaba mucho dibujar. Su mamá era una gran artista. Cuando era más joven iba los domingos al puerto a pintar lo que veía o imaginaba lugares y paisajes lejanos. Mirta le enseñaba y le contaba las historias de todos sus cuadros. Juampi soñaba con ser como ella. En esos días se aproximaba un concurso muy importante que premiaba al ganador con un viaje a la costa, pero aún no había decidido qué pintura iba a presentar. El niño dibujó una casa de madera con una puerta, dos ventanas y una escalera para poder subir sin golpearse, como querían sus papás. Se lo mostró a Rogelio y luego lo guardó en un cajón. Al día siguiente se levantó muy temprano y lo acompañó a comprar las maderas para empezar a construir su casita. Día a día observaba cómo avanzaba la construcción: estaba quedando como él la había dibujado. Juampi estaba muy ansioso, quería jugar y ver todo desde arriba. Llegó el día en que su sueño por fin se hizo realidad. La casa del árbol estaba terminada. ¡Qué hermoso se veía desde allí! Era un lugar mágico. Le divertía estar muy alto y pensaba que estaba más cerca del sol y las nubes. Pasaba sus tardes dibujando mientras escuchaba música. Al niño le gustaba mucho el rock, le llamaba la atención los sonidos de las baterías y las guitarras. Así podía mantenerse alejado de la las locuras que sucedían en la calle. Se acercaba el día del concurso y Mirta aún no había optado por uno de sus cuadros para la presentación. Mientras pensaba y revisaba cada una de las pinturas, se acercó Juampi y le dijo: –Mamá, vení conmigo. Voy a llevarte a un lugar. Allí vas a poder pintar el mejor de tus cuadros para ganar el concurso- - Sorprendida, siguió al niño que se dirigió hasta el

El niño estaba feliz por el logro de su mamá y porque iba a poder conocer el mar. Estaba convencido de que llevaban el cuadro ganador. Juampi llevo a su mamá a la casa del árbol. Unos días después Rogelio. Por unos minutos se quedó contemplando la naturaleza que lo rodeaba. quedó alucinado. Observando en las alturas pintó un cuadro que tituló “Desde la casa del árbol”. Los jurados también. El pequeño tenía razón.fondo del patio. Sí. Juampi la acompañó a la presentación. Quiero que pintes tu próximo cuadro aquí. esto es el paraíso. Todo era nuevo para él: el viento que rosaba sus rostros. Mirta trepó por la escalera. Vas a ver lo hermoso que se ve todo desde arriba – le dijo el niño. Al llegar. la vista era fascinante. Mirando a Mirta le dijo: –Mamá. –Subí. . otro de los sueños que tenía desde muy pequeño. el ruido de las olas al romper y la arena caliente que quemaba sus pies. Juampi y sus hermanas se encontraban viajando hacia Mar de Ajó. “Desde la casa del árbol” fue el ganador y le obsequiaron un viaje a la costa. Mirta. La gente que presenció el concursó quedó fascinada con la pintura de Mirta.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->