Está en la página 1de 38

www.lovewonout.

com

la verdad LAS RAÍCES DE LA


al descubierto HOMOSEXUALIDAD MASCULINA

®
©2005 Enfoque a la Familia ®
I00007T
“Siembre una acción y cosechará una costumbre.
S i e m b r e u n a c o s t u m b r e y c o s e c h a r á c a r á c t e r.
Siembre carácter y cosechará un destino.”

—James Allen
Compartiendo
la VERDAD
con Amor
En Enfoque a la Familia, creemos que la vida humana tiene un valor inestimable y gran significado en
todas sus dimensiones, incluyendo todas las condiciones en que el ser humano se manifiesta, desde
su concepción hasta la tumba.

Nosotros queremos a los homosexuales y sentimos su dolor y sus luchas. Es nuestra meta y nuestro
privilegio compartir con todo el mundo el poder transformador de Dios y su perdón, sin distorsionar
la verdad. Queremos ofrecer un mensaje que hoy en día se ha silenciado: la liberación de la
homosexualidad es posible a través del amor incondicional y de la gracia de Jesucristo. Salir de la
homosexualidad es una de las cosas más difíciles que uno puede hacer, pero Jesucristo promete que Él
va a estar al lado de la persona en su batalla. Oramos para que los homosexuales experimenten Su paz
y descanso, permitiendo que Él los llene con el asombroso y genuino amor que han estado buscando
todas sus vidas.

Si usted o alguien, a quien usted conoce y que le importa, está batallando con la homosexualidad,
será un honor para nosotros saber de usted, aquí estaremos dispuestos para ayudarle en todo lo
que podamos.
© 2005 Enfoque a la Familia. Todos los derechos reservados. Derechos internacionales asegurados.
ÍNDICE

02 ¡¿QUÉ PASA?!
Introducción

03
¡DEFÍNALA!
Qué es la homosexualidad

LA ANTÍTESIS 04
La homosexualidad no es causada por . . .

10
LAS ETAPAS DEL DESARROLLO
Cómo los varones desarrollan atracciones homosexuales

26
LA SALIDA
Liberación de la homosexualidad

01
¡¿QUÉ PASA?!
Introducción

¡Temas candentes!

La homosexualidad es uno de los temas más candentes de nuestra cultura. La televisión y otros medios
de comunicación proclaman a gritos que la homosexualidad es algo normal. A menudo, la iglesia
responde con un silencio absoluto o se escandaliza diciendo que el tema es repulsivo. Los derechos de
los homosexuales son discutidos con gran vehemencia por todos, desde los estudiantes en los salones
de clase, hasta los legisladores en las asambleas legislativas estatales y federales. Las interrogantes
abundan y al mismo tiempo el tema se va haciendo cada vez más complejo.

Sin embargo, la pregunta fundamental no se ha contestado: ¿Qué es exactamente la homosexualidad?


¿Y cómo un hombre desarrolla una atracción homosexual? ¿Cuál es la verdad?

En este librito se analizan los mensajes ambiguos y va directo a los orígenes de la homosexualidad
explicando sus raíces en el caso de los hombres.

02
¡DEFÍNALA!
Qué es la homosexualidad

Poniendo a un lado los intereses particulares, las parcialidades y los prejuicios, ¿cuál es la definición
de la homosexualidad? El diccionario de la Real Academia Española dice que la homosexualidad es
simplemente:
“1. Inclinación hacia la relación erótica con individuos del mismo sexo.
2. Práctica de dicha relación.”1

Necesitamos una definición que nos dé más ayuda, que sea más adecuada. El doctor Lawrence Hatterer
nos da una explicación más completa de la homosexualidad. Hatterer es un psiquiatra nacionalmente
reconocido y especializado en el tratamiento de la homosexualidad masculina. Él nos dice que el
homosexual “es una persona motivada en su vida adulta por una atracción erótica, claramente
prevaleciente, hacia miembros del mismo sexo y que, por lo general, aunque no necesariamente,
participa abiertamente en relaciones sexuales con ellos”.2

Una definición como ésta da mucho para reflexionar. Con ello en mente, la pregunta sobre cómo uno
desarrolla una atracción homosexual, se pone en primer plano. Aquí es cuando el debate se enciende y
la llamarada de opiniones ahoga los hechos y se pierde de vista el tema de la discusión. La siguiente
sección contiene hechos concretos y básicos para que usted los considere.

03
LA ANTÍTESIS
La homosexualidad no es
causada por . . .

Debido a las prevalecientes y cada vez más aceptadas creencias y suposiciones sobre la
homosexualidad, comencemos por examinar primero los factores que no la causan.

Hoy, la mayoría de los líderes homosexuales, especialmente los “cristianos homosexuales” estarían de
acuerdo con la afirmación de Mel White de que la homosexualidad es “un regalo de Dios que debe ser
aceptado, celebrado y vivido con integridad”.3

Incontables estudios han sido realizados con el objeto de demostrar que la homosexualidad tiene
causas genéticas. A los defensores de la homosexualidad les gusta este argumento porque dicen,
“¡Caramba! no podemos hacer nada, ésa es nuestra orientación sexual. ¡Nacimos así!” Esencialmente,
ellos pueden alegar que tienen una condición especial, por la cual no pueden hacer nada y así obtener
la compasión de otras personas, a la vez que tratan de ganar terreno para su causa justificando las
prácticas homosexuales, ya que ellos creen que sus deseos sexuales son hereditarios.

Entonces, ¿quién los va a culpar? A simple vista, la “ciencia” parece convincente. En estos últimos
años, varios estudios han acaparado los titulares de todo el mundo, diciendo tener la “prueba” de
que la homosexualidad es innata. La evidencia aparentemente es sólida y los investigadores parecen
tener credibilidad.

Pero... una observación más escrutadora nos revela la verdad.

04
En la sección siguiente ponemos al descubierto las deficiencias que encontramos en varios estudios científicos que
tratan de explicar las causas de la homosexualidad. Exponemos estos estudios para ayudarle a clarificar cualquier
duda que le quede sobre su validez. Si usted tiene más preguntas sobre estos estudios, por favor, consulte la
bibliografía recomendada en las notas finales.

LOS ARGUMENTOS DE LAS CAUSAS GENÉTICAS HAN SIDO DISIPADOS

“ ”
“La gente tiende a percibir la homosexualidad más
favorablemente cuando se cree que es de nacimiento. Con
razón los líderes homosexuales (no todos, pero la mayoría)
están presionando para que se acepte la teoría de que la
gente nace homosexual; esto ayuda a avanzar la causa.”4
—Joe Dallas, author, former homosexual

El doctor Jeffrey Satinover, médico y antiguo miembro del personal de psiquiatría infantil de Yale
University, examinó cuidadosamente tres estudios en particular, que no dieron los resultados esperados.
Una evaluación más detallada de Satinover descubrió las siguientes deficiencias:

Deficiencia #1: La estructura cerebral


En la revista científica Science de agosto de 1991, Simon LeVay, del Salk Institute en San Diego,
publicó un estudio sobre diferencias de la estructura cerebral entre homosexuales y heterosexuales.
La investigación encontró que los hombres homosexuales tenían el hipotálamo más pequeño que
los heterosexuales.5

El estudio, tenía al menos tres fallas obvias:


1. Estaba basado en un grupo pequeño de 41 cadáveres masculinos, incluyendo a 19 varones
homosexuales. Todos los hombres homosexuales habían muerto de SIDA; este hecho, de
acuerdo con otros investigadores podría considerarse como la causa contribuyente a las
diferencias (en el tronco cerebral).

05
2. No hay forma de determinar si un hipotálamo pequeño es la causa o el resultado de
comportamiento homosexual.6
3. La sección del cerebro que LeVay medía (la INAH3) era bastante pequeña, incluso más
pequeña que un copo de nieve, según las entrevistas con científicos. Sus colegas en la
comunidad neurocientífica, no se podían poner de acuerdo sobre si la INAH3 debería ser
medida de acuerdo con su tamaño y volumen, o por el número de neuronas.7

Deficiencia #2: Los gemelos


En 1991, en otro estudio, el psicólogo Michael Bailey de Northwestern University y el psiquiatra
Richard Pillard de la Facultad de Medicina de la Universidad de Boston trataron de mostrar que la
homosexualidad ocurría con más frecuencia entre gemelos idénticos que entre gemelos fraternales.8
Pero su estudio tenía una falta fundamental: Todos los gemelos crecieron juntos.

Una de las deficiencias de este estudio fue la ausencia de un grupo control de gemelos criados
separadamente, con el cual tendrían que haber comparado sus conclusiones. Si lo hubieran hecho,
habrían encontrado otros factores influyendo en el comportamiento de los gemelos, tales como la
dinámica familiar y la relación con los padres. Por otra parte, sólo aproximadamente, la mitad de los
gemelos idénticos estudiados eran ambos homosexuales. Si el estudio de la homosexualidad entre
gemelos demostrara que ésta es puramente genética, entonces ambos gemelos tendrían que haber sido
homosexuales en todos los casos.

Deficiencia # 3: El cromosoma X
Finalmente, cinco investigadores dirigidos por Dean Hamer, del Instituto Nacional del Cáncer,
publicaron un estudio en julio de 1993, cuyo objetivo era conectar la homosexualidad masculina
con una región específica del gen del cromosoma X.9 De acuerdo con Hamer: “Ésta es la evidencia
más fuerte, que tenemos hasta el momento, de que existe un componente importante genético en la
orientación sexual”.10

No es cierto, dijeron otros expertos en el área. “Existen varios problemas con el estudio de Hamer.
Primero, un equipo de investigación canadiense no ha podido duplicar los hallazgos, a pesar de utilizar
06
un diseño experimental comparable.11 Segundo, Hamer limitó su búsqueda al cromosoma X, basándose
en entrevistas a familias que aparentemente tenían un número desproporcionadamente alto de hombres
homosexuales, provenientes del lado materno de la familia.12

Además, uno de los coautores de Hamer ha expresado preocupación acerca de la metodología del
estudio.13 Finalmente, existen algunas interrogantes sobre si los resultados de Hamer, correctamente
interpretados, son estadísticamente significativos. Sus conclusiones se apoyan en la suposición de
que el porcentaje de homosexualidad en la población, en general, es del 2 por ciento. Si el porcentaje
es en realidad más alto, entonces los resultados de Hamer no son estadísticamente significativos.14
Es interesante hacer la observación de que la cifra del 2 por ciento se ajusta más a la realidad, que
el porcentaje tan a menudo citado del 10 por ciento de homosexuales. La cifra menor la introducen
cuando es necesario reforzar este efecto, aunque generalmente en otras ocasiones los medios de
comunicación han pasado por alto esta discrepancia.

Éstos son sólo tres ejemplos de estudios popularizados que carecen de rigurosidad científica. No son
investigaciones fiables debido a que no siguen los principios científicos para establecer los hechos,
existe una falta de claridad de parte del investigador, la metodología del estudio es deficiente o se
ignoran las premisas básicas de la ciencia. Hay otros estudios menos serios que no han podido probar
sus conclusiones, sino más bien son insinuadas. Estudios deficientes como éstos son los que han
recibido mayor publicidad.

Más recientemente, el doctor Robert Spitzer, quien en 1973 fue uno de los que ayudó a que la
Asociación Psiquiátrica Americana eliminara la homosexualidad de su lista de trastornos mentales,
reconoció que algunos homosexuales pueden convertirse en heterosexuales. En una entrevista con el
boletín informativo CitizenLink, en la Internet, Spitzer dijo: “Los críticos de esta clase de terapia (para
cambiar la homosexualidad) no sólo argumentan que rara vez es poco eficaz, sino que ellos afirman
que nunca es eficaz” (énfasis añadido).15

07
LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN PROMUEVEN LA AGENDA HOMOSEXUAL

Por ejemplo, veamos la respuesta de los medios de comunicación cuando se publicó la investigación
sobre el “gen homosexual”:16

Los titulares del periódico Wall Street, que aparecieron al día siguiente, dijeron: “La investigación señala
la presencia de un gen homosexual”. Y en uno de los subtítulos del artículo decía: “La variación normal”,
dejando al lector ocasional con la impresión de que la investigación condujo a esta conclusión. Esto no
es así, ni podría serlo.17

El subtítulo era simplemente la opinión personal e infundada del investigador principal, quien dijo que
la homosexualidad “es una variante normal de comportamiento humano”. Incluso el New York Times, en
un artículo más moderado, en la primera página decía: “Informe sugiere que la homosexualidad está
vinculada a los genes”, observando que otros investigadores aconsejaban no sacar conclusiones de ese
trabajo, para “considerarlo algo tan simplista como que se encontró el ‘gen homosexual’”.18

Al final del artículo del diario Wall Street, ya terminando el último párrafo; en la última página, y
en un sitio no muy expuesto de la hoja, se citaron las reacciones de un genetista prominente sobre
la investigación. Él observó que “el gen... puede bien estar implicado en otro aspecto, no en el
comportamiento sexual. Por ejemplo, puede ser que el supuesto gen sólo tenga una ‘asociación’ con la
homosexualidad, en vez de ser ‘una causa’ de ella” (énfasis añadido).19


Esto demuestra cómo fácilmente los miembros de la prensa, o los lectores ocasionales, pueden ser
influidos cuando no investigan y estudian a profundidad la homosexualidad, desde todos los ángulos
posibles, dejando a un lado, todas las opiniones personales y las parcialidades.

08
No existe ninguna prueba científica sólida que demuestre que la gente nace homosexual.20

Es interesante observar que determinantes genéticos también han sido propuestos para el
alcoholismo o la depresión. Ni el alcoholismo, ni la depresión han sido considerados como algo
saludable. Al contrario, tratamos de ayudar a las personas que tienen estas tendencias, para que
mejoren y se restablezcan.21

Lo mismo es cierto de la homosexualidad. Desde la concepción, los varones se diferencian de las


mujeres. Todas las células del cuerpo masculino son diferentes de las células del cuerpo femenino. Hay
disparidades enormes entre hombres y mujeres, que actualmente los medios de comunicación populares
pasan por alto. Pero, por diseño, el varón se dispuso para la mujer y viceversa.

El doctor Joseph Nicolosi, presidente de la Asociación Nacional para la Investigación y Terapia


de la Homosexualidad (NARTH, siglas en inglés), afirma: “Todos somos heterosexuales. Algunos
heterosexuales tienen problemas homosexuales, pero esto no significa que existen dos clases diferentes
de personas”.22 Como tal, la esperanza de encontrar liberación de la argucia de la homosexualidad es
aun más real.

Además, tenemos muchos individuos que llevan una vida exclusivamente heterosexual, a pesar de
haber tenido conductas homosexuales en el pasado. Otros han cambiado por medio de la terapia y del
discipulado cristiano.

“ ”
“Cualquiera que diga que no hay esperanza de cambio es un ignorante o
un mentiroso. Todos los estudios seculares sobre este tipo de cambio han
demostrado éxitos tangibles, además, existen numerosas personas que
dan testimonio de recuperaciones substanciales hechas por medio del
poder de Dios.”23
—Stanton Jones, cátedra de psicología del Wheaton College

09
LAS ETAPAS DEL DESARROLLO
Cómo los varones desarrollan
atracciones homosexuales

Entender cómo se desarrolla la homosexualidad es sumamente importante, porque esto nos ayuda a
formular una respuesta compasiva. “Hay muchos factores que potencialmente podrían causar trastornos
en el desarrollo de la parte afectiva del niño, que están ocultos detrás de la condición homosexual. No
se trata de una causa en particular... Cualquier incidente que cree tensión en la relación entre el niño
y el padre del mismo sexo es potencialmente causativo”.24

COMPORTAMIENTOS APRENDIDOS
La homosexualidad masculina es un problema que ocurre durante las etapas del desarrollo, y casi
siempre es el resultado de problemas en las relaciones familiares, en particular entre el padre y el
hijo.25 En este librito se examina a fondo, la dinámica de la familia como una de las muchas raíces del
origen de la homosexualidad. La realidad es que la homosexualidad tiene sus orígenes en una multitud
de causas. Atribuirle desmesurada importancia a un solo factor es demasiado simplista.

Las páginas siguientes revelan lo que típicamente puede suceder en las etapas de desarrollo, de la
vida de un varón, que más tarde lo conducirán a identificarse, o ser etiquetado por otros, como un
homosexual. Pero tenga presente los siguientes factores que pueden influir fuertemente en cómo uno
determina su identidad sexual:

❑ Violación o experimentación sexual con hombres o muchachos


❑ Incesto o abuso sexual
❑ Exposición a la pornografía
❑ Influencias espirituales negativas
❑ Influencia de los medios de comunicación

10
❑ Temperamento de la personalidad
❑ Imagen negativa del cuerpo
❑ Sobrenombres dados por los compañeros, el asedio o la alienación
❑ Miedo o incapacidad de relacionarse con el sexo opuesto

EL ESCENARIO
Antes de que aparezca el personaje principal en la escena

Aunque la pareja perfecta nunca ha existido, ni existirá, entender el papel que desempeñan los
maridos y las esposas, en la vida de cada uno de ellos, nos permite comprender mejor cómo su hijo
podría hacerse homosexual (consulte la definición del doctor Hatterer en “¡Defínala!”)

“ ”
“ . . . y los dos llegarán a ser un solo cuerpo.”
—Efesios 5:31 (NVI)

11
MADRE PADRE

HIJO
La clásica relación triádica, el concepto psicológico del doctor Joseph Nicolosi, es un concepto que
compila un conjunto de estudios que continuamente revelan el modelo de la familia típica de los
varones homosexuales. Aquí se examinan los roles de padre-marido, de madre-esposa y el hijo. Antes
de que un niño entre en la escena, el marido y la esposa deben tener una forma sana y apropiada de
relacionarse el uno con el otro. No tienen que ser perfectos, aunque sí saludables.

Como Dios llama al hombre y a la mujer para ser uno en el matrimonio, la relación es completa, aun
en el caso de que ellos todavía no tengan hijos. Cuando nace un niño en la familia, puede ocurrir
una confusión de roles, si se pone demasiado énfasis en el niño para satisfacer las necesidades
emocionales de la madre o del padre. Por ejemplo, un hijo puede desarrollar un fuerte sentido de
compasión y el deseo de querer encargarse de cuidar a su madre, si ella se apoya emocionalmente
en él, retransmitiéndole sus problemas matrimoniales y contándole sus problemas. Pero cuando se
entiende que los niños son un complemento del marido y la esposa, y no el centro de la unidad

12
familiar, el niño recibe la libertad de desarrollar un sentido saludable de sí mismo y de su identidad
sexual, en vez de sentir la responsabilidad de sobrellevar la carga de las demandas emocionales de
sus padres.

DEFINICIÓN
Identidad del género:
a: Se refiere a aquellas características que están vinculadas con el sentido
intrínseco de sí mismo del individuo, que están basadas en atributos que se

? reflejan en el estado psicológico, la conducta y el estado cognitivo de la


persona. La identidad del género también puede referirse al sentido
intrínseco de la virilidad o la feminidad . . .26
? ?
b: Aquella parte de la identidad concerniente a la masculinidad o la
feminidad . . . es cuando un hombre se da cuenta de que él es masculino.27

El marido

De acuerdo con Efesios 5:25-28, Dios asigna al


marido para que:
• Dé sustento
• Esté emocionalmente disponible
• Sea comprensivo y afectuoso
• Sea el líder en la casa
• Sea abnegado

Él debe amar a su esposa tanto como Cristo


ama a su iglesia. Esa clase de amor es
completamente desinteresada e incondicional.

13
La esposa

De acuerdo con Efesios 5:22 y Génesis 3:16,


Dios designa a las mujeres para que:
• Apoyen
• Afirmen la masculinidad de su marido
• Reflejen una imagen positiva de la
masculinidad del marido a sus niños
• Comprendan el papel de su marido

Cuando el marido realiza correctamente las funciones


dadas por Dios, la esposa queda libre para cumplir con
las suyas, de esta forma la relación es saludable, al
mismo tiempo que es satisfactoria y agradable a Dios.

Cuando las funciones entre marido y mujer se distorsionan, se produce un efecto que claramente
conduce a la confusión, la frustración y la disfunción entre la pareja, sin contar los efectos de esa
distorsión sobre el niño que ellos traen al mundo.

Veamos un ejemplo de las posibles implicaciones de una relación malsana entre los padres: Si un
marido no es emocionalmente abierto con su esposa, ella subconscientemente puede buscar al varón
más cercano y más significativo en su vida para recibir la afirmación que ella tanto desea. Cuando
esa persona es su hijo, ella pone sobre el hijo una carga que a él no le corresponde llevar. Nunca es
trabajo de un niño satisfacer las necesidades de sus padres. Tristemente, esto es lo que pasa a menudo
en las vidas de quienes con el tiempo luchan con la homosexualidad.

14
ACTO I: DESDE EL NACIMIENTO
HASTA LOS 18 MESES
El ambiente

En la etapa inicial de su vida, el niño recibe la seguridad básica de


la persona más cercana a saber, la madre. El hijo percibe agudamente
la atmósfera emocional, por medio de señales como el tono de voz.
El tacto es también una fuente importante de información para el
recién nacido. El calor y el contacto de la cercanía con el cuerpo de la
madre transmiten un mensaje de seguridad al bebé en los momentos
de tensión.28 Bob Davies y Lori Rentzel afirman: “Idealmente, en el
primer y segundo año de vida del bebé se desarrolla un vínculo de amor
seguro y profundo con la madre, que lo lleva a crear un sano sentido de
identidad personal. El psicólogo Erik Erikson llama a este desarrollo ‘la
confianza básica’...”29

Si el niño no adquiere esa confianza básica con la madre, se hace


vulnerable a una multitud de problemas. La carencia de esa confianza básica no es la causa de la
homosexualidad; simplemente, en las subsecuentes etapas del desarrollo, la vulnerabilidad del niño
deja abierta esa posibilidad, incluyendo la etapa de la creación de su identidad sexual.

“ ”
“Es por medio de concesiones mutuas entre el padre o la madre y el niño, que
los niños aprenden las reglas de la conducta social... Los padres que responden
con prontitud y apropiadamente y en los cuales se puede confiar, ya les están
dando buenas señales a sus niños desde el principio. Ellos les comunican a
sus hijos que ellos valen, y que pueden confiar en que sus padres van a estar
presentes cuando los necesiten.”30
—Marc y Helen Bornstein, Instituto Nacional
de Salud Infantil y Desarrollo Humano
15
ACTO II: DESDE LOS 18 MESES HASTA LOS 5 AÑOS
Etapa de afirmación del género

Entre los 18 meses y los 5 años, el muchacho debe recibir afirmación de su género,
tanto verbal como físicamente. La percepción de su identidad sexual vendrá de sus
relaciones primarias, es decir, sus padres.

Comenzando alrededor de los 18 meses, el niño comienza a percibir las diferencias


entre el hombre y la mujer. El muchacho notará que él es diferente de su madre, y
que su cuerpo se parece al de su padre. El padre adquiere más importancia en los ojos
del niño, que quiere relacionarse y conectarse con él. Este entendimiento de sentirse
que es un varón, es lo que se llama identidad del género, un término que entró en la
literatura médica en la década de 1950 (vea la definición en “El escenario”). Una vez
que la identidad del género está formada, se desarrolla la estabilidad del género.31 Si
la confianza básica con la mamá ha sido establecida (como se describió en el “ACTO
I”), esto significa que el niño ya está familiarizado con ella. Ahora él quiere ir más
allá y conectarse con el padre, porque le parece interesante. Esto es lo que el doctor
Nicolosi llama “la fase de separación e individualización”.32

“Si el padre es afectuoso y receptivo, el hijo podrá hacer esta transición”, afirma el
doctor Nicolosi. “El niño puede cambiar la identificación que ha hecho con la madre,
para conectarse con el padre y comenzar a desarrollar las características propias de
la naturaleza masculina y cimentar un sentido de seguridad en la identidad de su
género. Pero si de acuerdo con la percepción del hijo, el padre es frío, distante,
desinteresado, crítico o lo rechaza, el muchacho se sentirá herido y rechazado. A esto
se le ha llamado ‘el dolor narcisista’. De allí que el narcisismo, o la preocupación por
uno mismo, es un componente de la condición masculina homosexual”.33

16
Cuando un niño anhela conectarse con alguien que no tiene interés o es incapaz, las heridas pueden
marcarlo de por vida. Tanto la madre, como el padre, actuando “en equipo” deben ayudar al hijo en esta
fase de transición. Usted puede ver cómo el triángulo de la relación triádica clásica puede fácilmente
distorsionarse, cuando los padres responden de una manera poco apropiada en las diferentes etapas de la
vida de su hijo.

Volviendo a lo básico

Considere los puntos hechos sobre la relación entre el marido y la esposa en “El escenario”. Si la madre,
por ejemplo, no afirma el papel del marido en la familia, con sus palabras y con acciones, el bebé,
incluso en esta etapa temprana de su vida, absorberá esto y su opinión sobre los hombres y la
masculinidad se devaluará.

La aceptación del padre de su hijo como varón, cuando éste es joven, es crítica. Un hombre que estaba
a punto de abandonar la homosexualidad dijo: “Mi padre nunca me abrazó o tuvo demostraciones físicas
de su amor hacia mí. Yo no tuve ninguna conexión física con él”. Repetimos, la causa principal de la
homosexualidad no es la ausencia de una figura paternal, sino las experiencias dolorosas que el muchacho
ha tenido con su padre.34

17
Durante la etapa de afirmación del género, muchas cosas pueden haber contribuido a esta falta de
vinculación. Quizás el padre se sintió excluido de la relación entre la madre y el hijo, y se retiró del
hijo. Quizás su trabajo lo llevaba a ausentarse físicamente de la casa. Tal vez el papá se sintió incapaz
de comunicarse con su hijo, quien probablemente no tenía intereses y emociones similares a las de él.
Tal vez la madre devaluó su valor como hombre, de manera que el padre se sintió incapaz de ser un
modelo masculino para su hijo. Muchos son los factores que contribuyen a la falta de conexión entre el
padre y el hijo, en la crítica etapa de individualización de la separación.35

También recuerde que las percepciones nos dan una visión deficiente de la realidad. Puede ser que los
padres no tengan ni idea de cómo el hijo percibe las intenciones de sus padres, pero como ésta es la
única cosa que él conoce como verdadera, esto moldeará lo que él será independientemente de todo
lo demás.

18
EL PODER DE PALABRAS
Entre los 18 meses y los 5 años, un niño debe oír de sus padres palabras que celebren su género. Esas palabras y el tono
con que se expresan, tienen un impacto de por vida en el niño, moldeando quién va a ser y cómo se acepta a sí mismo
como varón. Bornstein y Bornstein en su publicación sobre la investigación del niño y la familia, afirman: “Los niños
[de padres] sensibles, que entienden las necesidades de los niños, tienden a tener a hijos seguros que desarrollarán
vínculos de apego más tarde en la niñez, y los niños seguros que están bien apegados, tienden a ser más colaboradores,
36
autónomos, sociables y competentes, comparados con los niños que tienen vínculos de apego inseguros.”

PALABRAS QUE SE DEBEN DECIR: Ejemplos para la PALABRAS QUE SE DEBEN EVITAR: Ejemplos de lo que
afirmación del género. podría conducir a un muchacho a un concepto
erróneo de lo que significa ser masculino.
Mamá: “¡Juanito, te pareces a tu papá!”
(El mensaje es que ser varón es digno Papá: “¡Tú eres un debilucho!” (También: “una
de respeto.) mujercita”, “un invertido”, hasta “del
Mamá o papá: “¡Qué buen mozo estás hoy!” otro equipo”)
(El mensaje es que ser varón es algo bueno.) (Palabras que confunden el sentido del
Papá: “Vamos a dar un paseo juntos.” muchacho de la identidad de su género.)
(Le da la bienvenida a su hijo al Mamá: “Si ayudas a tu papá a arreglar el auto, te vas
mundo masculino.) a poner todo sucio. Mejor ven para dentro y
ayuda a mamá a hornear”.
(Mantiene al hijo separado del hombre, con
quien el niño tiene más necesidad de unirse;
esto le dice que las actividades masculinas son
poco interesantes.)
Papá: “¡Me rindo! Tú no vales la pena”.
(Palabras derogatorias como éstas aniquilan la
autoestima que el muchacho pudiera adquirir.)
Papá: El papá no dice nada; no es expresivo
verbalmente.
(Se crea una barrera entre padre e hijo. La
curiosidad natural del muchacho sobre su
masculinidad no llega a satisfacerse. Se deja al
hijo adivinando qué es ser hombre emocional y
físicamente.)
19
ACTO III: DESDE LOS 5 HASTA LOS 12 AÑOS
Relacionándose con los compañeros del mismo sexo

La escuela entra en la escena, y todo un nuevo mundo de


relaciones con sus compañeros entra en juego.

Al mismo tiempo, las relaciones con compañeros del mismo sexo


se vuelven muy importantes, a menudo implicando emociones intensas.
Estas amistades desempeñan un papel vital en el desarrollo de la seguridad
en la identidad sexual y del género. (¿Se acuerda de la etapa en que los niños y las
niñas se mantenían distanciados los unos de los otros?) Nicolosi enfatiza que “el
apego hacia el mismo sexo, no es malo; en realidad, precisamente esto es lo que se
necesita para entender las limitaciones del mismo sexo. Lo que no es correcto es
erotizar estas amistades”.37

Las relaciones con los compañeros en la escuela primaria pueden ser intimidantes o
pueden ser experiencias que afirmen maravillosamente al joven. Muchos homosexuales
generalmente tienen recuerdos de experiencias dolorosas causadas por compañeros
durante este período. Lo que un muchacho haya interpretado sobre su identidad del
género lo llevará con él a la escuela y será reforzado por sus compañeros. El doctor
Barb Durso observa que, durante ese tiempo, “la mayor parte de los niños desarrollan
comportamientos estereotípicos apropiados para su identidad del género. Así las niñas,
a veces rehúsan ponerse pantalones porque ‘sólo los varones se ponen pantalones’. Esto
puede suceder incluso cuando la mamá de la niña u otras mujeres, que representan
modelos de conducta femenina, usan pantalones. Por otra parte, los varones pueden
tener un interés exagerado en ‘jugar a los soldados’”.38 Pero, si él ya está alejado de su
padre, probablemente se sentirá distanciado de los muchachos en su clase y no tendrá
un sentido definido de la identidad de su género. Las burlas verbales pueden ocurrir y
esto servirá para solidificar su sentido de inferioridad masculina.

20
En vez de enfrentar la evidente humillación proveniente de los muchachos que juegan deportes y otros
juegos en grupos, él tenderá a aislarse y a buscar intereses más solitarios. El aislamiento social y la
soledad sufridos durante este período, lo experimentan a menudo los homosexuales como adultos. Pero
una vez más, el temperamento de la personalidad desempeñará un papel clave en cómo él responde
ante sus circunstancias.

Es a este período, de los 5 a los 12 años, que Sigmund Freud llamó “el período de latencia”. Muchos
activistas homosexuales dicen que los jóvenes que emocionalmente se alejan de sus padres y trasladan
esto a sus compañeros, ya son homosexuales. Nicolosi dice: “Nosotros preferiríamos llamarles
‘prehomosexuales’. En otras palabras, si no hacemos nada, ellos se convertirán en homosexuales”.39
“El joven prehomosexual típicamente ha sufrido algún daño o decepción en la relación con su padre.
Este daño puede ser el resultado de un abuso activo o de una negligencia pasiva”.40 No resolver ese
daño de una forma apropiada, hace vulnerable al joven en etapas posteriores del desarrollo.

En este período se pueden observan muchos de los comportamientos transgenéricos o la inconformidad


sexual. Nicolosi estudia el desarrollo del “falso yo” en el muchacho. “El falso yo es parte de este
niño bueno”, nos explica Nicolosi. “Los muchachos prehomosexuales son muy corteses, responsables,
aseados, sensibles a otra gente, sobre todo a las necesidades de sus madres, además son conscientes
de lo que otra gente espera de ellos, y tienden a negar sus propias necesidades y deseos, prefiriendo
hacer felices a otras personas... Es como representar un papel falso. Por eso cuando los hombres
finalmente se declaran homosexuales, pueden portarse mal y convertirse en niños malos... La
homosexualidad es una forma de portarse mal”.41

Como dice Nicolosi, en esta etapa los muchachos no son homosexuales; simplemente están
demostrando tendencias a convertirse en homosexuales. La parte de ser “el niño bueno” es una
disociación de su propio cuerpo masculino en desarrollo. Lo que está pasando en estos muchachos
es una clara desconexión de sus cuerpos. “Ellos están disociados de su cuerpo masculino. Existe una
timidez y una modestia excesiva, porque no tienen una conexión natural con su cuerpo”, explica
Nicolosi.42
21
“ ”
“En la mayoría de los hombres adultos homosexuales... encontramos una carencia de
relaciones significativas y de amistades de confianza durante la escuela primaria.
Por lo general, ellos se sentían alienados y distantes de los otros muchachos y se
encontraban más cómodos con muchachas en las que podían confiar.”43
—John Smid, esposo, padre y ex homosexual

ACTO IV: DESDE LOS 12 AÑOS


HASTA LA EDAD ADULTA
La llegada de las hormonas

La pubertad puede ser un punto de revelación para un muchacho joven. Como Bob Davies y Lori
Rentzel lo explicaron: “La mayoría de las personas que tienen antecedentes homosexuales, se sienten
diferentes o pueden ser llamadas “raras” desde temprana edad. Pero por lo general, esos apodos
adquieren un significado, a mediados de la escuela secundaria, cuando aparecen los primeros deseos de
atracción sexual fuertes, que surgen en la dirección incorrecta”.44

Con la cantidad de mensajes, a favor de la homosexualidad, que están siendo forzados en los
adolescentes de las escuelas públicas, el doctor Uriel Meshoulam advierte contra el peligro de que los
jóvenes busquen identificarse como “gays” u homosexuales. “Como psicólogo, muy a menudo, veo a
gente en terapia que está sexualmente confundida y en conflicto, y para completar tiene las presiones
sociales... los mensajes de afirmación que tienen buenas intenciones, tales como ‘sé verdadero contigo
mismo’, implican una atracción irreversible, ‘verdadera’ y probablemente innata hacia el mismo sexo.
Este poderoso cliché, la mayoría de las veces, hace que los adolescentes jóvenes sientan la necesidad
de decidir a toda carrera ‘quiénes son ellos realmente’”.45

Cuando aparecen las hormonas en el mundo de un muchacho que tiene una identidad sexual saludable,
él mirará a su alrededor y verá que las muchachas poseen una especie de misterio, algo que despertará
su curiosidad y lo hará sentirse atraído hacia ellas. En otras palabras, una sexualidad sana busca el

22
género opuesto, o ‘el otro’, que complementa y
completa el propio género. De allí que el varón
adolescente heterosexual perseguirá a las chicas para
satisfacer su curiosidad y descubrir lo desconocido.

Durante esta etapa de desarrollo, los muchachos


tienden a alejarse del círculo familiar de la casa
y pueden convertirse en críticos de sus padres y
sus hermanos. Tienen inquietudes sobre su “yo”,
sobre todo se preocupan de que otros no gusten
de ellos. El ensimismamiento es el sello de esta
edad. Se vuelven sensibles a la crítica y agudamente
perspicaces de las emociones de otros. Los
muchachos adolescentes que necesitan aislamiento,
a menudo se separan de la familia y se vuelven
malhumorados e incomunicativos.46

En esta etapa de su vida, el joven prehomosexual


ya se ha desconectado de su padre, sus amigos y su
sexualidad. Su propia masculinidad es un misterio
para él. Es como el muchacho adolescente que
debido a sus insuficiencias masculinas, se siente más
cómodo, a salvo y sin desafíos con las chicas como
amigas. El mundo de los muchachos y los hombres
es completamente extraño para él. Entrar en ese
mundo es como cruzar un gran cañón. Así como los
heterosexuales se sienten intrigados por las mujeres
quienes están en posesión de algo que ellos no

23
tienen, de la misma forma los jóvenes prehomosexuales ven a los miembros del mismo sexo con
el mismo interés sexual.

Durante esta “fase erótica transaccional”, como la ha acuñado el doctor Nicolosi, todos los
aspectos psicológicos y de identificación que ya han sido establecidos, ahora dirigen la energía
sexual. “El comportamiento homosexual es realmente un intento simbólico de familiarizarse con
sus propios cuerpos, a través de otros cuerpos masculinos”, afirma el doctor Nicolosi.47

Como dijo un ex homosexual: “Mis amigos eran héroes para mí, yo quería conectarme y estar más
cercano a ellos, porque sentía que adquiría poder. . . . No fue sino hasta que tenía 12 o 13 años
que esto se convirtió en una cuestión sexual”.48

Aunque la homosexualidad se está haciendo cada vez más aceptable socialmente, e incluso es
promovida como un modo de vivir atractivo y deseable, ahora más que nunca, la mayoría de
los muchachos de la secundaria no quieren ser homosexuales. La mayor parte de ellos tienen la
esperanza de que lo que sienten sea “una fase pasajera”. Muchos se guardan para sí esos deseos
confusos. A los jóvenes cristianos se les dice simplemente que “oren”. Algunos tratan de salir con
el sexo opuesto para solucionar el problema. Pero nada de esto ayuda a quienes están en esta
batalla, porque nadie les está explicando de dónde salen esos sentimientos y la atracción que
sienten.49 Se quedan confusos, y muchos sacarán sus propias conclusiones de que ellos a lo mejor
son homosexuales. Las palabras como “homosexual, raro y mujercita” duelen tanto como cuando
las oyeron por primera vez. Con una autoestima aun más baja, se lanzan hacia el futuro tratando
de aceptar que ellos deben ser homosexuales, y como tales, más vale que satisfagan ese deseo y
se comporten como homosexuales.

24
ACTO V: LA UNIVERSIDAD Y MÁS ALLÁ
La experiencia homosexual

Por lo general, el último paso en el desarrollo de una


identidad homosexual ocurre en los años después de la
secundaria, cuando toda clase de diferentes opciones
se hacen disponibles. Al dejar las restricciones
y la influencia de la familia y de la iglesia, el
joven a menudo descubrirá un mundo deseoso de
introducirlo en la comunidad homosexual.50 Con la
gran disponibilidad de los “gay bars”, o bares para
homosexuales, los gimnasios, las playas, y hasta
la Internet, existen numerosas oportunidades para
atraer a un joven confuso e iniciarlo en las relaciones
sexuales con hombres.

Algunos deciden decir abiertamente que son homosexuales, mientras que otros deciden llevar una vida
homosexual en secreto. En cualquier caso, el homosexual al que nadie le ha dicho la verdad de que su
homosexualidad es reversible, inconscientemente queda atrapado. La aparente aceptación y el
entusiasmo precipitado pueden parecer satisfactorios en ese momento, pero terminan por dejarlo vacío
y lleno de desesperación.

Evidentemente, las etapas aquí descritas no siempre están claramente delimitadas, éstas se pueden
entrecruzar unas con otras. Las edades no son exactas en todos los niños, tampoco los son las
actividades, los pensamientos o los sentimientos descritos en cada una de ellas. Algunos tal vez
comienzan a poner en práctica sus deseos homosexuales muy temprano en la vida. Otros esperan hasta
finales de la adolescencia o comienzos de la edad adulta para tomar parte en actividades homosexuales.

La siguiente sección abre horizontes de esperanza para los que están dispuestos a seguir a Cristo con
determinación y devoción. Él es el único que nos puede conducir a un cambio completo y de por vida.
El resultado es una experiencia estimulante de libertad total.
25
LA SALIDA
Liberación de la homosexualidad

Un mejor entendimiento de la dinámica de la homosexualidad nos conduce a tener respuestas adecuadas


hacia quienes luchan con este tipo de atracción.

Muchos homosexuales se enojan cuando se les dice que ellos pueden cambiar. Expresando su frustración
uno de ellos dijo: “Usted trata de repararme como si yo fuese un auto”.51 El doctor Nicolosi nos dice:
“La realidad es que el comportamiento homosexual en sí mismo es un impulso reversible. Lo que los
homosexuales tratan de hacer es adquirir una identidad, específicamente una identidad de género, y
satisfacer sus necesidades emocionales.”

“Esta información proporciona un gran alivio a los hombres, a quienes se les ha dado el nombre de
homosexuales. Ellos simplemente están buscando lo normal, como lo es una identidad masculina definida,
que otros muchachos recibieron, pero por alguna razón a ellos no les fue dada.”52 Esto explica por qué
la homosexualidad, en el fondo, no es una cuestión sexual, sino un deseo de satisfacer una necesidad
legítima dada por Dios, de una forma ilegítima.

Echémosle otro vistazo a un estudio reciente, que mencionamos al comienzo de este librito. (Vea página 8.)

Robert L. Spitzer es profesor de psiquiatría y jefe de biométrica en la Universidad de Columbia.


Su estimulante estudio atrajo la atención en la conferencia anual de la Asociación Psiquiátrica
Americana, el 9 de mayo de 2001.

“Como la mayoría de los psiquiatras”, dice el doctor Spitzer, “yo creía que la conducta homosexual
se podía tener bajo control, pero que en realidad nadie podía cambiar su orientación sexual. Ahora
creo que eso no es cierto; algunas personas pueden y lo han hecho”.

26
Él entrevistó a 200 personas (143 hombres y 57 mujeres) que estuvieron dispuestas a
hablar de su vida, describiendo sus historias emocionales y sexuales, incluyendo su propia
revelación del cambio de homosexual a heterosexual. La mayoría buscó el cambio, porque
el estilo de vida homosexual resultó ser emocionalmente insatisfactorio. Muchos estaban
insatisfechos con las relaciones promiscuas y tempestuosas que había tenido. Su estilo de
vida homosexual también los puso en conflicto con sus valores religiosos.

“Contrariamente a la creencia convencional”, Spitzer concluyó, “algunos individuos


sumamente motivados, haciendo una variedad de estrategias para cambiar, pueden lograr
un cambio sustancial de los múltiples indicadores de orientación sexual y alcanzar un
buen funcionamiento heterosexual”.

Spitzer añadió que la transición de homosexual a heterosexual, no se trata de un


cambio dramático entre “esto o aquello”, sino que es un proceso gradual que ocurre en
una sucesión de pasos, en los cuales la homosexualidad va disminuyendo, mientras el
potencial para la heterosexualidad va aumentando.53

“ ”
Ya en 1962, el doctor Irving Bieber concluyó, después de haber tratado
a más de 100 homosexuales, que “un cambio a una vida heterosexual
es una posibilidad para todos aquellos homosexuales que tengan una
fuerte motivación para el cambio.”54

27
BIOGRAFÍA
La siguiente historia es verdadera y es solamente uno de los muchos testimonios de la
realidad del yugo de la homosexualidad, de la experiencia de cambio y de la abundante
libertad que el cambio trae consigo.

La mayoría de los días, Mike Haley trabaja fuerte, como miembro del personal de Enfoque a la Familia, en
Colorado Springs, dando conferencias de prensa, desafiando los medios de comunicación y su promoción del
mito de que la “homosexualidad es normal”, defendiendo los ministerios de ex homosexuales, contestando
el correo que trae mensajes de odio y amenazas de muerte, o simplemente convirtiéndose en una cartelera
ambulante que transmite la misericordia de Dios, dentro de una organización que él antes despreciaba. Y
nunca había sido tan feliz. Pero no siempre fue así.

Mike nació en una familia que tuvo una fuerte herencia espiritual. Inicialmente, él recibió al Señor a la edad
de 8 años. Pero ser el único hijo de un padre controlador que tenía tiendas de artículos deportivos, ayuda
a explicar el rumbo que tomó su vida. La idea de su padre de “hacerlo hombre” era llevarlo en viajes de
cacería. A menudo, los amigos de su padre venían con ellos. Pero las enseñanzas de supuesta masculinidad
y de convertirse en “uno de ellos” se transformaban en momentos de humillación, cuando Mike esquivaba
el tener que disparar, cosa que era una afición recreativa para su padre. Esta resistencia de Mike le llevó
a ganarse los apodos de “mujercita” e “inútil”, expresados por su padre con ira y enfrente de sus amigos
machos. En esa época, cuando él debía haber comenzado a identificarse con su padre y a emularlo, Mike
en cambio decidió estar cerca de su madre y sus hermanas por la aceptación y la seguridad que ellas
le proporcionaban.

Sucedió que un hombre comenzó a trabajar para el padre de Mike. Este hombre le proporcionó toda la
atención que Mike deseaba desesperadamente. El hombre lo llevó a Disneyland, a la playa, le afirmó por lo
que era, y le elogiaba su cuerpo... algo que su padre nunca hizo. A la edad de 11 años, aquella atención
pasó a convertirse en algo sexual. Hambriento de una afirmación masculina, Mike era demasiado joven
para identificar esa clase de atención como lo que era: abuso sexual. El abuso continuó durante toda la
secundaria, ya que este hombre satisfacía una necesidad profunda en su vida. En menos de nada, Mike se
lanzó precipitadamente a alternar dentro de la comunidad homosexual del Sur de California.

Como era rubio, joven, y con tipo de surfista, él no tenía ningún problema para atraer a quienes estaban
dispuestos a prestarle atención, por interés sexual. Mike adoptó la idea de que él había nacido “gay” u
28
BIOGRAFÍA
homosexual. De todos modos, se sentía preocupado. Un año más tarde, un jóven que trabajaba en su iglesia
aconsejó a Mike que él simplemente debía leer su Biblia y orar más. Sin embargo, parecía que mientras más
leía y oraba, más frustrado y enojado se ponía, porque no veía ningún cambio.

Mike se mudó a otro lugar, esperando encontrar la felicidad que siempre lo eludía. Pero se mantuvo en
contacto, con sus dos hermanas que le proporcionaban amor incondicional y le enviaban fotos de su sobrina
y sus sobrinos. Las cartas y fotos, que tenían escritas las palabras: “Tío Mike, nos haces falta”, hicieron que
él sintiera el deseo de una vida normal de familia. Finalmente en 1985, Mike por primera vez oyó que los
homosexuales podían cambiar. Él había ido a un gimnasio de homosexuales y allí siguió a otro hombre hasta
el estacionamiento. De pronto el hombre le confesó que era un cristiano que acababa de abandonar la vida
homosexual. En esa época, a Mike le pareció que esto era una tontería. “Pensé que aquel tipo estaba loco y
que Dios no haría eso por él, porque yo lo había intentado antes y Él no lo había hecho por mí”.

Cuando ellos estaban discutiendo si el cambio era posible, el hombre hizo varias referencias a otro hombre,
llamado Jeff Konrad, que había dejado la homosexualidad. Mientras llevaba a Mike de un área a otra, el
hombre le comunicó todo lo que él había estado aprendiendo de Jeff. De pronto, los ojos del hombre se
agrandaron y gritó: “¡Ay, Dios mío, ahí está Jeff!” Mike oyó otra voz: “¿Tan corta es mi mano que no [te]
puede rescatar?” De ese momento en adelante, Jeff Konrad se convirtió en un símbolo de esperanza en la
búsqueda de Mike por su restauración. Por cuatro años estuvieron discutiendo... Mike argumentando que el
cambio no era posible, Jeff insistiendo en que sí lo era.

A través de todas las vueltas que dio Mike, Jeff siguió escribiéndole. Sus cartas decían cosas tales como:
“No sé si recibirás esta carta, pero Dios te quiere, yo te aprecio y el cambio es posible”. (Todos esos escritos,
más tarde se recopilaron en el libro Usted no tiene que ser homosexual.)

Después de 12 años de llevar una vida homosexual, Mike no era feliz y él lo sabía. Finalmente, en diciembre
de 1989 llamó a Jeff y le dijo: “Tú me has sido tan fiel, que seguramente el Jesús que tú conoces puede
ser mucho más fiel. Por favor, ayúdame a conocerlo”. Pronto Mike abandonó la homosexualidad, se mudó
con una hermana y su cuñado, y asistió a la primera conferencia de Exodus. (Para contactar Exodus busque
la sección de “Para más ayuda”.) “Allí había unos 800 hombres y mujeres sentados en el auditorio, con las
mismas heridas, queriendo que Jesús los liberara de esa vida controlada por el pecado. Fue la cosa más
increíble que yo he experimentado en mi vida”, dice Mike.

La noche que Mike regresó a casa de la conferencia, conoció a una muchacha llamada Angie, amiga de un
amigo de él, quien también estaba volviendo al Señor. Ella y Mike se hicieron rápidamente amigos. Cuando 29
BIOGRAFÍA él decidió por fin mudarse al norte de California, en diciembre de 1990, para un programa de un año para
“ex homosexuales”, Angie se mantuvo emocionalmente cerca, dándole apoyo a larga distancia. No habiendo
conocido nada más que la homosexualidad, desde la edad de los 11 años, acumulaciones de dolor y rechazo
se fueron disipando y Mike encontró una libertad que nunca había conocido antes. “Durante ese año, aprendí
muchas cosas”, dice Mike, “especialmente la importancia de la obediencia, la sumisión y la vulnerabilidad.
Tuve que hacerme vulnerable a aquellos a mi alrededor, ser abierto sobre mis luchas, así como también
enfrentarme a otros sobre sus actitudes incorrectas”. Mike tuvo también que resolver los problemas que
había tenido en el pasado con su padre. Decidió escribirle una carta a su papá, explicándole sus luchas con
la homosexualidad. Finalmente comprendió que su papá lo quería realmente, algo que él antes había tenido
problemas para aceptar.

Mike siempre había soñado con ser pastor de


jóvenes, pero debido a su pasado, incluyendo
un arresto por prostitución en 1987, no parecía
haber forma de llegar a cumplir ese deseo. Por
el momento, él se consoló con Angie, de quien
se había enamorado. El 4 de diciembre de 1994,
Mike se casó con “la mujer más hermosa sobre la
tierra”. Él y Angie se trasladaron a Memphis con el
ministerio para ex homosexuales donde él entonces
era parte del personal.

Durante los meses siguientes, Mike se sintió cada


vez más inquieto. Sí, él estaba ayudando a hombres
y mujeres a salir de la homosexualidad, pero la
pasión por el ministerio juvenil estaba allí todavía.
Un orador que estaba de visita en su iglesia, en un
mensaje dijo algo que durante semanas intranquilizó
el alma de Mike: “El llamado de Dios es irrevocable”.
Cuando la posición de pastor de jóvenes se abrió
en su iglesia, Mike decidió solicitarla. Él dio su

Estos dos hijos pequeños son el orgullo de Mike.


30
BIOGRAFÍA
testimonio al pastor, los padres y los estudiantes, y a cualquier miembro de la iglesia que quisiera
escucharlo. Nueve meses más tarde, un sueño de toda una vida se cumplió: ¡Mikel fue nombrado
oficialmente pastor de los jóvenes! Él y Angie querían mucho a los niños, y los niños y sus padres los
querían mucho a ellos.

El 15 de diciembre de 1999, “una gran sorpresa” fue añadida al peregrinaje de Mike con el nacimiento
de su hijo, Bennett.

A través de todo esto, el Señor le mostró a Mike que existen todavía iglesias que creen en el poder
absoluto de Jesucristo que cambia las vidas. Mike prestó sus servicios en aquella posición durante casi
tres años, luego se unió al personal de Enfoque a la Familia, en octubre de 1998. Ahora, en vez de
ministrar solamente a los niños en su iglesia, Mike habla a la juventud de todo el país y disfruta de una
vida plena, que él nunca esperó tener. “Yo estoy seguro de quién soy”, dice él. “Nunca volveré a esa
vida. Estuve allí durante 12 años. Ya sé lo que tiene que ofrecerme. Solía pensar que el sobreponerme
a la homosexualidad sería suficiente para mí, también acostumbraba a limitar a Dios. Pero ahora, Dios
me ha bendecido en abundancia, más allá de mis sueños más locos. Y lo que tengo hoy en día, yo no lo
cambiaría por nada del mundo”.

¡Si usted está luchando con la homosexualidad y se siente atrapado... hay esperanza! La libertad no
tiene límites, para aquellos que están dispuestos a arriesgarse y a tomar personalmente la información
en este librito. Investigue las raíces de su propia lucha con la homosexualidad. Vaya más allá de la
superficie, explore a profundidad su corazón y reflexione sobre la voluntad de Dios para su vida.

Como este librito lo ha aclarado, no se puede establecer una única causa precisa de la homosexualidad.
Lo mismo es cierto de la transformación de la homosexualidad, no hay un solo camino infalible que
funcionará para todos. Sin embargo, si existen numerosas organizaciones y gente que están dispuestas
para proporcionarle una guía en este viaje hacia su restablecimiento. Usted es la razón por la cual
existen. Póngase en contacto con ellas sin ninguna vacilación.

“ ”
“Usted no es homosexual. Usted es heterosexual . . .”55
— Dr. Nicolosi

31
PARA MÁS AYUDA Parents and Friends of Ex-Gays and Gays
(P-FOX)
Exodus International-North America 14011/2 King Street
P.O. Box 540119 Alexandria, VA 22314
Orlando, FL 32854 703-739-8220
888-264-0877, en Orlando: 407-599-6872 www.p-fox.org
www.exodus.to
Alliance Defense Fund
National Association for Research and 7819 E. Greenway
Therapy of Homosexuality Scottsdale, AZ 85260
(NARTH) 602-953-1200
16633 Venture Boulevard, #1340 www.alliancedefensefund.org
Encino, CA 91436
818-789-4440 Family Research Council
www.narth.com 801 G Street NW
Washington, DC 20001
Regeneration Books 202-393-2100
P.O. Box 9830 www.frc.org
Baltimore, MD 21284-9830
www.regenbooks.org Otro sitio Web:
410-661-4337 www.freetobeme.com
www.pureintimacy.org

Si estás luchando con la homosexualidad, Love Won Out desea ponerte en contacto con un experto
confidente con quien puedes tener sesiones de asesoría individual, confidencial y continua (desde tu
teléfono). Este mentor es una persona leal y confiable que comprende lo que te sucede y tiene la
sabiduría para ayudarte. Llame a Love Won Out al teléfono 719-531-3400, ext. 1208.

32
NOTAS FINALES
1. Diccionario de la Lengua Española. Vigésima segunda edición. Madrid, España. Editorial Espasa Calpe, 2001.
2. L. Hatterer, Changing Homosexuality in the Male: Treatment for Men Troubled by Homosexuality (New York, NY:
McGraw-Hill, 1970).
3. Randy Frame, “Seeking a Right to the Right,” Christianity Today, 4 de marzo de 1996, vol. 40, no. 3, 66.
4. Joe Dallas, Is Homosexuality Inborn? What Current Science Really Says (Seattle, WA: Exodus International-
North America, 1998), 2.
5. Simon LeVay, “A Difference in Hypothalamic Structure Between Heterosexual and Homosexual Men,” Science,
vol. 253 (1991): 1034-1037.
6. Simon LeVay en el programa “Phil Donahue Show” titulado “Genetically Gay: Born Gay or Become Gay?”, 3 de
enero de 1992.
7. David Gelman, “Is This Child Gay? Born or Bred: The Origins of Homosexuality,” Newsweek, 9 de septiembre de
1991, 52.
8. Michael J. Bailey y Richard C. Pillard, “A Genetic Study of Male Sexual Orientation,” Archives of General
Psychiatry, vol. 48 (diciembre de 1991): 1089-1096.
9. Dean H. Hamer, et al., “A Linkage Between DNA Markers on the X Chromosome and Male Sexual Orientation,”
Science, vol. 261 (1993): 321-327.
10. Paul Recer, “Researchers Find Genetic Link to Homosexuality,” The Associated Press, 15 de julio de 1993.
11. G. Rice, C. Anderson, N. Risch y G. Ebers, “Male Homosexuality: Absence of Linkage to Microsatellite
Markers on the X Chromosome in a Canadian Study,” presentado en la 21 reunión anual de la International
Academy of Sex Research, 1995, Provincetown, MA. Esta presentación es analizada por E. Marshall en “NIH
‘Gay Gene’ Study Questioned”, Science, vol. 268 (1995): 1841.
12. Evan Balaban, citado por V. D’Alessio en “Born to Be Gay?”, New Scientist, 28 de septiembre de 1996, 32-35.
13. E. Marshall, “NIH ‘Gay Gene’ Study Questioned,” Science, vol. 268 (1995): 1841.
14. Neil Risch, Elizabeth Squires-Wheeler y Bronya Keats, “Male Sexuality Orientation and Genetic Evidence,”
Science, vol. 262 (1993): 2063-2065.
15. Pete Winn, “A Crack in the Wall? A Respected Psychiatrist Rethinks Homosexuality,” CitizenLink, 4 de febrero
de 2000, www.family.org/cforum/hotissues/a0009548.html.
33
16. George A. Rekers, Ph.D., Ed., The Journal of Human Sexuality (Carrollton, TX: Lewis and Stanley, 1996), 1.
17. Jerry E. Bishop, “Research Points Toward Gay Gene,” The Wall Street Journal, 16 de julio de 1993, B1.
18. Natalie Angier, “Report Suggests Homosexuality Is Linked to Genes,” The New York Times, 16 de julio de 1993, A1.
19. Bishop, B1.
20. Frank Worthen, “What is Homosexuality?” (San Rafael, CA: Love in Action, 1993), 1.
21. Bob Davies y Lori Rentzel, Coming Out of Homosexuality (Downers Grove, IL: InterVarsity Press, 1993), 44.
22. Joseph Nicolosi, Ph.D., “The Condition of Male Homosexuality,” discurso pronunciado en la conferencia de Love
Won Out, Dallas, TX, 6 de mayo de 2000.
23. Dallas, 11.
24. Elizabeth R. Moberly, Homosexuality: A New Christian Ethic (Cambridge, England: James Clarke & Co., 1983), 3.
25. Joseph Nicolosi, Ph.D., Reparative Therapy of Male Homosexuality (Northvale, NJ: Jason Aronson, Inc., 1991), 25.
26. Ontario Human Rights Commission, Toward a Commission on Gender Identity, octubre de 1999,
www.ohrc.on.ca/english/discussion/genderid.htm.
27. R. Stoller, “The Sense of Maleness,” Psychoanalytic Quarterly, vol. 34 (1965): 207-218.
28. Marc H. Bornstein y Helen G. Bornstein, “Infancy,” Child and Family Research, National Institute of Child
Health and Human Development, www.ecdgroup.com/guestdoc/infancy.html.
29. Davies y Rentzel, 44.
30. Bornstein y Bornstein, www.ecdgroup.com/guestdoc/infancy.html.
31. Barb Durso, M.D., “Gender Identity,” Your Child’s Development, septiembre de 2000, www.keepkidshealthy.com.
32. Nicolosi, “The Condition of Male Homosexuality.”
33. Ibid.
34. Nicolosi, Reparative Therapy of Male Homosexuality, 34.
35. Ibid., 40.
36. Bornstein y Bornstein, www.ecdgroup.com/guestdoc/infancy.html.
37. Nicolosi, “The Condition of Male Homosexuality.”
38. Durso, www.keepkidshealthy.com.
39. Nicolosi, “The Condition of Male Homosexuality.”
40. Nicolosi, Reparative Therapy of Male Homosexuality, 57.
41. Ibid., 237-264.

34
42. Nicolosi, “The Condition of Male Homosexuality.”
43. John Smid, “Root Causes of Homosexuality,” (Memphis, TN: Love in Action, 1993), 5.
44. Davies y Rentzel, 52.
45. Uriel Meshoulam, Ph.D., “Is it OK to tell a teen, be true to your real self?,” Boston Globe, febrero 28 de 1999,
C6.
46. Loretta Haroian, Ph.D., “Child Sexual Development,” Electronic Journal of Human Sexuality, vol. 3,
de febrero de 2000, www.ejhs.org.
47. Nicolosi, “The Condition of Male Homosexuality.”
48. The Map: Interactive CD & Journal (Portland, OR: The Portland Fellowship, 2000).
49. Nicolosi, Reparative Therapy of Male Homosexuality, 69.
50. Davies y Rentzel, 52.
51. Nicolosi, “The Condition of Male Homosexuality.”
52. Ibid.
53. Linda A. Nicolosi, “Historic Gay Advocate Now Believes Change Is Possible,” NARTH Bulletin, agosto de 2001,
vol. 10, no. 2, 1.
54. Irving Bieber, M.D., Homosexuality: A Psychoanalytic Study (New York: Basic Books, 1962), 318-319.
55. Nicolosi, “The Condition of Male Homosexuality.”

Recopilado por Jodi Carlson


Editado por John Paulk y Mike Haley
Colaboradores: Joseph Nicolosi, Ph.D. y James Vigorito, Ph.D.

Las fotos de los modelos en este librito, fueron usadas con propósitos ilustrativos solamente. Todas las imágenes han sido
utilizadas con autorización de Comstock, Digital Vision y Getty Images.

Texto bíblico tomado de la Santa Biblia, Nueva Versión Internacional.


© 1999 por la Sociedad Bíblica Internacional.

35
Para más información:

escríbanos a:
info@enfoquealafamilia.co.cr

Donativo sugerido. Los Códigos del Servicio de Impuestos Internos (IRS) le permiten deducir la cantidad que usted contribuye,
que es la suma que excede al valor comercial de los productos o servicios proporcionados por Enfoque a la Familia. Para
ayudarle a determinar la porción deducible de su contribución, en su recibo aparece el valor comercial exacto y la cantidad
36 total de su contribución.