Cuento para sentir. La empatía. CEIP Inocencio Sosa Hndez.2º Primaria by Emma Salas López.

Cada vez que hablaba con amigo Diego era como hacer un viaje a lugares desconocidos. Todas las cosas que me contaba eran nuevas para mí y procuraba imaginármelas, aunque algunas me resultaban muy difíciles. Diego estaba sorprendido de cosas que para mí eran normales. ¿Cómo iba yo a sentir sorpresa porque el agua saliera de un grifo? ¿Por qué me iba a extrañar de tener un baño en mi casa o una habitación solo para mí?

Sin embargo, a mí me resultaban sorprendentes otras cosas. ¿Cómo imaginar una ciudad en medio del desierto?, o ¿por qué vivían de aquella manera, sin baños ni bañeras, ni televisión? Había cosas que no entendía y que él tampoco sabía explicarme. A Diego le gustaba enseñarme palabras en su idioma y cuando yo las repetía se partía de risa. Yo entonces me vengaba y, cuando él repetía las palabras que yo le enseñaba, también me echaba a reír, aunque me sorprendiera lo bien que las pronunciaba.

Con él aprendí dónde estaba el Sáhara, lo que era el desierto, lo que era una jaima, pero sobre todo a valorar algunas cosas que yo tengo y que me parecen normales. Un buen día, cuando llevaba quince días viviendo en casa, me dijo: - Nico, estoy un poco triste, me acuerdo de mis padres, de mis hermanos, ellos siguen allí, en el desierto, y yo aquí pasándomelo tan bien.

-No te preocupes –le dije yo-, ellos te han mandado aquí porque saben que estás bien y que vas a conoce cosas nuevas. -Pero a veces pienso: “¿Y si no vuelvo y me quedo aquí a estudiar?”. Diego estaba hecho un lío, por un lado le gustaba estar en su tierra, con su familia y amigos, pero también sentía que aquí era todo más fácil y cómodo. Allí la vida era muy dura. Entonces le dije: -Si quieres hacemos un cambio, tú te quedas aquí en mi lugar y yo me voy a conocer el Sáhara.

Diego no me dijo nada y se rió. Me daba cuenta de lo que sentía y quería ayudarle pero no sabía cómo, de modo que pregunté a mi padre cuando fue a darme el beso de buenas noches: -Papá, ¿no podemos hacer algo par que Diego se quede aquí después del verano? -No, hijo, no, él tiene que volver con los suyosme contestó. -Pero papá, ¿por qué tiene que volver? Tú mismo has dicho que allí no podrá aprender lo mismo que aquí.

-Nauzet, él es de allí, y debe crecer en su tierra, junto a sus padres y hermanos, para que, cuando sea mayor, pueda ayudar a su pueblo. -Pero… -Se acabó la conversación. Esas eran las palabras que decía mi padre cuando no quería seguir hablando. Yo me quedé pensativo y, cansado de tanto jugar y correr, me dormí. Soñé con Diego, le vi cargando cacharros con agua, le vi cubierto con una túnica del mismo color de la arena, vi las casas de adobe y las

jaimas donde vivían, le vi sentado en un banco de madera sin respaldo, escribiendo con un lápiz en un cuaderno arrugado. En mi sueño fui capaz de sentir su pena y su rabia, y me di cuenta de que su vida era muy dura. Pero también le vi reír y jugar en medio de la arena con sus amigos, le vi cantar y bailar con todo el pueblo alrededor de una hoguera, vi cómo se divertía y vi el cariño con que sus padres le trataban. Allí Diego era también feliz. Al despertar supe lo que era sentir esa mezcla de emociones que mi amigo sentía.

El verano pasó muy lento para mí y muy rápido para Diego, y antes de lo que esperaba llegó el día de la despedida. Fuimos todos a acompañarle al aeropuerto y antes de unirse al grupo de niños que regresaba a su tierra, me dio un regalo: un pequeño amuleto que él siempre llevaba colgado al cuello. Yo le regalé un balón de fútbol y los dos nos abrazamos. Pronto se encontró con sus compañeros y se puso a hablar en su idioma, y comprendí la alegría que sentía al encontrarlos, pero también sentía su pena por tener que

dejarnos. Le dije adiós con la mano hasta que, por fin, desapareció por un pasillo. A menudo me acuerdo de Diego y cuento los días que faltan hasta el regreso del amigo que tengo en Tinduf, la ciudad de la arena.

PARA REFLEXIONAR

•¿Conoces a algún niño/a que venga de otro país a pasar las vacaciones aquí? •¿Qué cosas le sorprendían a Diego? •¿Qué le preguntarías a Diego sobre su país? •Si tú fueras Diego, ¿qué sentirías al descubrir cosas nuevas y estar lejos de tu país?
Vamos a investigar lo que significa jaima, adobe y a conocer Tinduf.

Nuestro plan de trabajo: Vamos a investigar por parejas algo más sobre Tinduf. Dónde se encuentra, cómo viven, en qué se parecen a nosotros y vamos a buscar imágenes representativas de este lugar. Comentaremos las investigaciones en clase.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful