P. 1
MISA DIARIA - JUNIO - 2013

MISA DIARIA - JUNIO - 2013

|Views: 67|Likes:
Publicado porMARIAMCONTIGO

More info:

Published by: MARIAMCONTIGO on Jun 05, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

09/23/2014

pdf

text

original

Sections

2013

http://mariamcontigo.blogspot.com Sábado 1 de junio

San Justino, mártir MEMORIA OBLIGATORIA Color rojo. Misa propia. Lecturas de feria. Prefacio de los santos mártires. Plegaria Eucarística II. Monición de entrada y acto penitencial: Un día más, y siguiendo el mandato del Señor Jesús, nos hemos reunido para escuchar su palabra y comer su Cuerpo para vivir como Él. Y hoy lo hacemos conmemorando al mártir san Justino, laico cristiano de la primera mitad del siglo segundo, filósofo y modelo de creyente. Comencemos, pues, la celebración, pidiendo en silencio, que Dios nos renueve con su Espíritu, para que nos enseñe a vivir como Él quiere. Yo confieso… Colecta: Señor, Tú que has enseñado a san Justino a encontrar en la locura de la cruz la incomparable sabiduría de Cristo, concédenos, por intercesión de tu mártir, la gracia de alejar los errores que nos cercan y de mantenernos firmes en la fe. Por nuestro Señor Jesucristo. Oración de los fieles: Oremos con confianza a Dios Padre, fuente de la sabiduría. 1. Por la santa Iglesia; para que en toda palabra y obra sea testigo

2. 3.

4.

5.

claro del Señor Jesús en quien cree y espera. Roguemos al Señor. Por las vocaciones sacerdotales; para que en la oración y en la vida diaria, los jóvenes descubran al Señor que los llama a estar con Él y a servir a su pueblo. Roguemos al Señor. Por el pueblo en que vivimos y por nuestras autoridades; para que le Señor nos dé a todos fuerza e ilusión para ir creando verdaderas relaciones humanas en un mundo dominado por la prisa y la ansiedad. Roguemos al Señor. Por nuestras familias; para que crezca en ellas el sentido de la hospitalidad y de la comunión en el amor, y se conviertan, de tal forma, en lugar privilegiado de crecimiento en la esperanza. Roguemos al Señor. Por nosotros, reunidos en esta celebración; para que sepamos interrogarnos ante Dios y los hermanos sobre nuestras incoherencias, y hagamos de la comunidad eucarística una familia verdadera. Roguemos al Señor.

Oh Dios, que manifestaste con autoridad tu fidelidad y amor al hombre; atiende nuestras oraciones y haz que deseando tu sabiduría vivamos cuanto ella nos revela y te busquemos a ti con sincero corazón. Por Jesucristo nuestro Señor. Poscomunión: Tú que nos has reconfortado con el Pan del cielo, concédenos, Señor, que, siguiendo fielmente las enseñanzas del mártir san Justino, nos mantengamos en continua acción de gracias por los dones que de ti recibimos. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Domingo 2 de junio
SEGUNDO DOMINGO DESPUÉS DE PENTECOSTÉS SOLEMNIDAD DEL CUERPO Y DE LA SANGRE DE CRISTO Color blanco. Misa y Lecturas de la Solemnidad. Gloria. Aleluya. Credo. Prefacio II ó I de la Sagrada Eucaristía. Plegaria Eucarística I Monición de entrada y acto penitencial: Celebramos hoy la fiesta del Cuerpo y de la Sangre de Cristo; el Corpus Christi; una fiesta que es como un eco del Jueves Santo, día en el que celebrábamos la entrega del Señor Jesús a los suyos en el Pan y en el Vino

de la Eucaristía, memorial de su entrega fiel hasta la muerte por la salvación de todos los hombres. Hoy celebramos y adoramos la presencia real y permanente del Señor Jesús en el sacramento de la Eucaristía, esa promesa que hizo al despedirse de los suyos cuando les dijo: “Yo estaré con vosotros cada día hasta el fin del mundo”. Por eso, el Pan de la Eucaristía que comemos y el Cáliz que bebemos en cada celebración, son el alimento de los cristianos que caminamos por el mundo, y que nos hace gustar ya por anticipado la vida del cielo. Comencemos, pues, la celebración de estos sagrados misterios poniéndonos con toda humildad y sinceridad ante el Señor, que nos ha dado un solo Pan y un solo cáliz como memorial de la reconciliación con el Padre, y pidámosle que tenga misericordia de nosotros, que hemos pecado.  Tú que eres Sumo y eterno sacerdote.  Tú que eres el Cordero que quitas el pecado del mundo.  Tú que eres el Pan bajado del cielo. Gloria cantado. Colecta: Oh Dios, que en este Sacramento admirable nos dejaste el memorial de tu pasión, te pedimos nos concedas venerar de tal modo los sagrados misterios de tu Cuerpo y de tu Sangre, que experimentemos constantemente en nosotros el fruto de tu redención. Tú que vives y reinas. Credo: Como respuesta a la palabra de Dios que acabamos de escuchar y meditar, hagamos juntos nuestra profesión de fe en el Dios siempre presente y activo en nuestra vida. Oración de los fieles: Antes de partir el Pan y beber el Vino de la Eucaristía, oremos por medio de Cristo, hecho alimento de nuestras almas, a Dios nuestro Padre, y presentémosle nuestras preces suplicantes.

1. Por la Iglesia, cuerpo de Cristo; para que se edifique constantemente en la escucha de la palabra de Dios y en la celebración de la Eucaristía. Roguemos al Señor. 2. Por las autoridades civiles; para que trabajen incansablemente por lograr que nadie pase hambre, y todos tengan lo necesario para vivir con dignidad. Roguemos al Señor. 3. Por todos los que trabajan al servicio de la caridad; para que al dar a los necesitados el pan de cada día, anuncien a Cristo, Pan de vida eterna. Roguemos al Señor. 4. Por todos nosotros; que participamos del sacrificio de la Eucaristía; para que comiendo del Cuerpo de Cristo y bebiendo su Sangre, proclamemos la muerte del Señor hasta que vuelva. Roguemos al Señor. O bien: 1. Para que pronto llegue el día en que todos los cristianos celebremos la Eucaristía en la unidad de una sola Iglesia y todos los hombres, de un extremo al otro del mundo, ofrezcan el sacrificio del Cuerpo y Sangre de Cristo. Roguemos al Señor. 2. Para que el Señor conceda a nuestras comunidades el don de muchas y santas vocaciones sacerdotales; para que nunca nos falten sacerdotes que celebren la Eucaristía. Roguemos al Señor. 3. Para que los gobernantes de las naciones trabajen incansablemente para realizar el pleno desarrollo social que alcance el sustento a todos. Roguemos al Señor. 4. Para que todos tomemos conciencia de las necesidades de los más pobres; y vivamos en la expresión del amor sincero y verdadero, compartiendo nuestros bienes con los más necesitados. Roguemos al Señor. 5. Para que el Señor fortalezca constantemente nuestra fe y acreciente nuestro amor, a fin de que adoremos siempre en espíritu y en verdad a Cristo, realmente presente en el Sacramento de la Eucaristía. Roguemos al Señor. Dios Padre bueno, que nos has reunido en asamblea festiva para celebrar el sacramento pascual del Cuerpo y Sangre de tu Hijo; escucha nuestras plegarias y danos tu Espíritu, para que al participar en el sumo bien de toda la Iglesia, nuestra vida sea una continua acción de gracias, expresión perfecta de la alabanza que te dirige toda la creación. Por Jesucristo nuestro Señor.

Poscomunión: La comunión de tu Cuerpo y Sangre, Señor, signo del banquete del reino que hemos gustado en nuestra vida mortal, nos llene del gozo eterno de tu divinidad. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. Antes de la procesión: Ahora vamos a comenzar la tradicional y solemne procesión del Corpus Christi, en la que llevaremos en procesión por nuestras calles y plazas el Santísimo Sacramento para expresar públicamente, con nuestros cánticos y aclamaciones que Dios está aquí, realmente presente, y que Él es el Rey de Reyes, Señor de Señores, y único Dios de cielos y tierra. Como los discípulos que le seguían y acompañaban, como la gente sencilla que le reconocía como el Mesías y le rodeaba y salía a su encuentro, acompañemos hoy nosotros a la Sagrada Eucaristía, confesando y proclamando con fe y sin temor nuestra adhesión a Cristo, el único Señor y Redentor del mundo.

San Carlos Luanga y compañeros, mártires MEMORIA OBLIGATORIA Color rojo. Misa propia. Lecturas de feria. Prefacio de los santos mártires. Plegaria Eucarística II. Monición de entrada y acto penitencial: De nuevo nos reunimos para celebrar la Eucaristía, y lo hacemos recordando la memoria de veintidós mártires de Uganda, que dieron su vida por la fe en la persecución que tuvo lugar entre los años 1885 y 1887; y entre los que destaca san Carlos Luanga, que era el líder de un grupo de jóvenes cristianos que servían en la corte del rey, y que prefirieron la muerte en la hoguera antes que apostatar de su fe y ceder a los deseos reales. Pidamos, pues, a Dios nuestro Señor, al comenzar la celebración que nos llene de su gracia renovadora, nos dé la fuerza del Espíritu Santo, y tenga piedad de nosotros. Yo confieso…

Lunes 3 de junio

Colecta: Señor, Dios nuestro, Tú haces que la sangre de los mártires se convierta en semilla de nuevos cristianos; concédenos que el campo de tu Iglesia, fecundo por la sangre de san Carlos Luanga y de sus compañeros, produzca continuamente, para gloria tuya, abundante cosecha de cristianos. Por nuestro Señor Jesucristo. Oración de los fieles: Acerquémonos ahora a Dios Padre, y supliquémosle con confianza. 1. Para que la Iglesia avance siempre por el camino de la verdad y haga oír su voz en todos los lugares del mundo. Roguemos al Señor. 2. Para que Dios conceda a su Iglesia vocaciones que vivan para alabarlo y extender su Reino. Roguemos al Señor. 3. Para que los gobernantes de todo el mundo fomenten la paz, la justicia y la concordia entre todos los pueblos. Roguemos al Señor. 4. Para que todos los que se dedican al servicio de los enfermos y de los más débiles sepan transmitirles paciencia, confianza y aceptación gozosa de la voluntad de Dios. Roguemos al Señor. 5. Para que todos nosotros, rescatados por el Hijo amado de Dios, imitemos su ejemplo de entrega y heredemos la gloria que Él nos mereció. Roguemos al Señor. Señor Dios nuestro, que enviaste a Jesús para salvarnos; escucha nuestras plegarias y haz que sepamos reconocer tu presencia en cada uno de nuestros hermanos. Por Jesucristo nuestro Señor. Poscomunión: Recordando la victoria de san Carlos Luanga y de sus compañeros, hemos recibido, Señor, los sacramentos que nos salvan; concédenos ahora que, así como tus mártires encontraron fortaleza en la Eucaristía para soportar los tormentos, encontremos nosotros en ella la fuerza necesaria para vivir en fe y en caridad en medio de las pruebas de este mundo. Por Jesucristo nuestro Señor.

Martes 4 de junio Misa para pedir el buen tiempo

Color verde. Colecta de las Misas por diversas necesidades nº 36. Resto de la Misa para dar gracias a Dios (Misas por diversas necesidades nº 39 A). Lecturas de feria. Plegaria Eucarística V/d. Monición de entrada y acto penitencial: Hoy vamos a pedir en la Eucaristía al Señor que después de una amplia temporada de lluvia y de inestabilidad, nos bendiga con un tiempo favorable para nuestros campos, y así, con el buen tiempo, la tierra sea generosa. Y conscientes de nuestra condición pecadora, comenzamos la celebración de los sagrados misterios pidiendo humildemente perdón a Dios por nuestros pecados.  Tú que eres la Roca que nos salva  Tú que eres un Dios grande  Tú que tienes en tus manos las simas de la tierra Colecta: Dios todopoderoso y eterno, que nos purificas con el castigo y nos salvas con el perdón, concede a nuestras súplicas que disfrutando del buen tiempo deseado, empleemos los dones de tu bondad para alabanza de tu nombre y para nuestra salvación. Por nuestro Señor Jesucristo. Oración de los fieles: Acudamos a Dios Padre, en quien no hay engaños, y sabiendo que ofrece su Reino a los que perseveran e la fe, presentémosle nuestras súplicas confiadas. 1. Por la Iglesia; para que con apertura y caridad enseñe el camino de Dios a todos los hombres, y sea un lugar de comprensión, acogida y amor sincero. Roguemos al Señor. 2. Por las comunidades cristianas; para que el Señor suscite en ellas nuevas vocaciones que le glorifiquen y a los que ya lo siguen, les conceda sentirse dichosos en su entrega. Roguemos al Señor. 3. Por los que gobiernan las naciones; para que con interés y eficacia pongan fin a la violencia, la estafa, las injusticias y todo tipo de corrupción. Roguemos al Señor.

4. Por los que se ven sometidos a la prueba o experimentan alguna desgracia; para que la fuerza del Señor les dé valor en la tribulación y esperanza gozosa en la vida eterna. Roguemos al Señor. 5. Por nosotros y nuestras familias; para que, confiando plenamente en Dios, permanezcamos en sus caminos sirviéndole en nuestros hermanos y cumpliendo sus mandatos. Roguemos al Señor. Oh Dios, que miras el corazón de tus fieles y recompensas con la vida eterna a los que perseveran en la fe; atiende nuestras intenciones y haz que permanezcamos imperturbables en tu amor aguardando la llegada de tu Reino. Por Jesucristo nuestro Señor. Poscomunión: Dios todopoderoso, que en tu bondad robusteces a tus hijos con este pan de vida y los libras de las ataduras del pecado, haz que constantemente crezca nuestra esperanza de conseguir el premio de tu gloria. Por Jesucristo nuestro Señor.

San Bonifacio, obispo y mártir MEMORIA OBLIGATORIA Color rojo. Colecta propia, resto de la semana XXVIII. Lecturas de feria. Prefacio de los santos mártires. Plegaria Eucarística II. Monición de entrada y acto penitencial: Comenzamos la celebración de la Eucaristía en el día que recordamos la memoria de san Bonifacio, obispo y mártir, sabiendo que la paz de Dios siempre se nos regala, pero que nuestra vida se suele apartar de esta grandeza. Por eso, ahora, al comenzar la celebración, pidamos al Señor que nos muestre su grandeza y nos conceda su perdón. Yo confieso… Colecta: Concédenos, Señor, la intercesión de tu mártir san Bonifacio, para que podamos defender con valentía y confirmar con nuestras obras la fe que él enseñó con su palabra y rubricó en el martirio con su sangre. Por nuestro Señor Jesucristo.

Miércoles 5 de junio

Oración de los fieles: Acudamos a Dios Padre, que no defrauda a los que invocan su nombre, y presentémosle nuestras oraciones. 1. Por la santa Iglesia, peregrina en el mundo; para que, en el fervor de su fe y de su testimonio, sea fermento evangélico de salvación. Roguemos al Señor. 2. Por las vocaciones sacerdotales; para que el Señor, que conduce la barca de su Iglesia, la enriquezca con abundantes y santas vocaciones que, confiando en su Palabra, no teman dejarlo todo para seguirlo. Roguemos al Señor. 3. Por los que tienen responsabilidades educativas y sociales; para que promuevan el crecimiento integral de la persona humana, abierta a Dios y a los hermanos. Roguemos al Señor. 4. Por todos los que sufren a causa de la violencia o de la opresión; para que les sea reconocido el derecho a construir su futuro en plena dignidad e igualdad. Roguemos al Señor. 5. Por nosotros; para que nuestra familiaridad cotidiana con la palabra de Dios nos haga capaces de valorar con discernimiento maduro lo que Dios quiere en las situaciones concretas de la vida. Roguemos al Señor. Oh Dios, que amas la vida y nos ofreces la tuya; atiende compasivo nuestras oraciones y haz que viviendo como hermanos adelantemos la llegada de tu Reino. Por Jesucristo nuestro Señor. Poscomunión: Dios soberano, te pedimos humildemente que, así como nos alimentas con el Cuerpo y la Sangre de tu Hijo, nos hagas participar de su naturaleza divina. Por Jesucristo nuestro Señor.

Jueves 6 de junio
Misa por las vocaciones a las sagradas órdenes Color verde. Misas por diversas necesidades nº 9. Lecturas de feria. Plegaria Eucarística V/b. Monición de entrada y acto penitencial: Bienvenidos, hermanos, un día más a la celebración de la Eucaristía, en la que vamos a pedir de un modo muy especial por las vocaciones

sacerdotales. Es una gran necesidad de la Iglesia, y de un modo especial, de nuestra Iglesia particular, que necesita muchos sacerdotes para llevar a cabo la nueva evangelización de nuestro pueblo. Dispongámonos, por tanto, al comenzar estos sagrados misterios, a recibir el amor de Dios abriendo nuestros corazones para que los renueve, reconociendo con humildad que somos pecadores.  Tú que nos llamas a seguirte  Tú que nunca abandonas a tu rebaño  Tú que estás presente en tu Iglesia Colecta: Oh Dios, que quisiste dar pastores a tu pueblo, derrama sobre tu Iglesia el Espíritu de piedad y de fortaleza, que suscite dignos ministros de tu altar y los haga testigos valientes y humildes de tu Evangelio. Por nuestro Señor Jesucristo. Oración de los fieles: Supliquemos con confianza al Señor que está con nosotros y que es el único Dios verdadero. 1. Para que se refuerce el vínculo de comunión entre todos los miembros de la Iglesia y, así, el pueblo de la nueva Alianza sea signo de reconciliación para toda la humanidad. Roguemos al Señor. 2. Para que el Señor envíe a su Iglesia nuevas vocaciones que sean capaces de consagrarse a Él y a su servicio, y de promover una nueva y renovada evangelización. Roguemos al Señor. 3. Para que todas las clases sociales construyan juntas una sociedad nueva, abierta a la participación y a la fraternidad universal. Roguemos al Señor. 4. Para que se nos conceda la sabiduría del corazón, y podamos así comprender y socorrer a “los nuevos pobres”; las personas ancianas, los marginados. Roguemos al Señor. 5. Para que la fuerza del Espíritu nos ayude a renunciar a los ídolos que el nuevo paganismos ha construido bajo forma de despilfarro, avaricia, y desprecio del prójimo. Roguemos al Señor. Oh Dios, de quien procede el amor y la vida manifestada plenamente en el Misterio Pascual de Jesucristo; atiende nuestros ruegos y haz que

todos los días de nuestra vida alabemos tu nombre y tu fidelidad. Por Jesucristo nuestro Señor. Poscomunión: Alimentados a tu mesa, Señor, te rogamos que, por este sacramento de amor, germinen las semillas que generosamente esparciste en el campo de tu Iglesia, para que sean cada vez más numerosos los que elijan el camino de servirte en los hermanos. Por Jesucristo nuestro Señor.

SOLEMNIDAD DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS Color blanco. Misa y lecturas propias de la solemnidad. Gloria. Aleluya. Credo. Prefacio propio. Plegaria Eucarística III. Monición de entrada y acto penitencial: Hermanos, al celebrar la solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús, en la que recordamos que Dios nos ama infinitamente y que por medio de Jesucristo, nuestro Señor, ha derramado sobre nosotros el tesoro de su misericordia; nos disponemos a comenzar la Eucaristía poniéndonos ante el Señor Jesús, muerto para liberarnos del pecado y resucitado para darnos nueva vida, y pidámosle en silencio perdón por todos nuestros pecados y debilidades.  Tú que eres manso y humilde de corazón.  Tú que nos salvas del pecado.  Tú que nos amas con un amor inmenso. Gloria. Colecta: Dios todopoderoso, al celebrar la solemnidad del Corazón de tu Hijo unigénito, recordamos los beneficios de su amor para con nosotros; concédenos recibir de esta fuente divina una inagotable abundancia de gracia. Por nuestro Señor Jesucristo. Credo:

Viernes 7 de junio

Confesemos ahora nuestra fe con las mismas palabras con las que generaciones de cristianos anteriores a nosotros la han proclamado a lo largo de veinte siglos. Oración de los fieles: Oremos, hermanos, al Señor nuestro Dios, que reveló su nombre en la zarza ardiente, su majestad en el fuego y la tempestad, y su amor en su Hijo Jesucristo, y pidámosle por las necesidades de toda la humanidad. 1. Para que el Señor purifique y santifique sin cesar a su Iglesia con el agua y la sangre que brotaron del Corazón de Cristo. Roguemos al Señor. 2. para que Cristo, el Buen Pastor, conceda a nuestra diócesis muchas y santas vocaciones sacerdotales a la medida de su Corazón. Roguemos al Señor. 3. Para que el Señor, Rey y centro de todos los corazones, atraiga a sí a los que aún lo desconocen y a los que, habiendo experimentado su amor, se han alejado de Él. Roguemos al Señor. 4. Para que Cristo alivie con su amor los sufrimientos de quienes han experimentado la decepción de los amores humanos y de los que se sienten rechazados o traicionados en el amor. Roguemos al Señor. 5. Para que Dios nos conceda encontrar descanso en el corazón de su Hijo, abierto por la lanza del soldado. Roguemos al Señor. O bien: Al celebrar en esta Solemnidad del Sagrado Corazón el amor infinito de Jesucristo, nuestro Dios y Señor, dirijamos humildemente al Padre de la misericordia nuestras súplicas confiadas. 1. Por la Iglesia, nacida del corazón traspasado de Cristo; para que anuncie a todos los pueblos el amor de Dios a los hombres. Roguemos al Señor. 2. Por todas las naciones y sus habitantes; para que vivan en la justicia, fruto del amor, y se edifiquen en la caridad. Roguemos al Señor. 3. Por los necesitados, los enfermos y los pecadores; para que Cristo, con su corazón misericordioso, se compadezca de ellos. Roguemos al Señor.

4. Por todos nosotros; para que sepamos amarnos mutuamente, y aprendamos de Jesús, que es manso y humilde de corazón. Roguemos al Señor. Dios nuestro, pastor bueno, que manifiestas tu omnipotencia perdonando y compadeciéndote, reúne a los pueblos que se desperdigaron en el día de los nubarrones y de la oscuridad y renuévalos con la fuerza de aquel amor que brota del corazón de tu Hijo, para que sea grande la alegría y la fiesta en la asamblea de tus elegidos. Por Jesucristo nuestro Señor. Poscomunión: Este sacramento de tu amor, Dios nuestro, encienda en nosotros el fuego de la caridad, que nos mueva a unirnos más a Cristo y a reconocerle presente en los hermanos. Por Jesucristo, nuestro Señor. Bendición solemne: - La paz de Dios, que sobrepasa todo juicio, custodie vuestros corazones y vuestros pensamientos en el conocimiento y el amor de Dios y de su Hijo Jesucristo, nuestro Señor. - Y la bendición de Dios todopoderoso...

El Inmaculado Corazón de la Virgen María MEMORIA OBLIGATORIA Color blanco. Misa propia. Lecturas de feria. Prefacio IV de Santa María Virgen. Plegaria Eucarística II. Monición de entrada y acto penitencial: Tras celebrar ayer la solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús, hoy conmemoramos a nuestra Señora la Virgen María, cuyo Corazón Inmaculado es símbolo de su amor a Dios Padre y de su amor de Madre a Jesucristo, su Hijo, y a todos nosotros. Pongámonos, pues, en presencia de Dios al comenzar la Eucaristía y, por la intercesión de Santa María, la Virgen, refugio de pecadores, pidámosle perdón por nuestras faltas y pecados. Yo confieso…

Sábado 8 de junio

Colecta: Oh Dios, que has preparado una digna morada al Espíritu Santo, en el Corazón de la Virgen María; concédenos que, por su intercesión, merezcamos ser templo de tu gloria. Por nuestro Señor Jesucristo. Oración de los fieles: Elevemos ahora nuestras súplicas a Dios Padre, que en su Hijo ha dado vida al mundo. 1. Por la Santa Iglesia de Dios, extendida de oriente a occidente; para que el Señor la reúna y acreciente hasta el fin de los tiempos. Roguemos al Señor. 2. Para que en el sí generoso de María, los jóvenes encuentren el estímulo y la decisión que necesitan para no retrasar su respuesta a Dios. Roguemos al Señor. 3. Por la paz de todo el mundo; para que se frenen las ambiciones, desaparezcan las enemistades y brote el amor y la concordia en el corazón de todos los hombres. Roguemos al Señor. 4. Por los emigrantes, los prisioneros, los desempleados y los que están lejos de sus hogares para que se sientan hijos de la gran familia de Dios y encuentren consuelos en sus penas. Roguemos al Señor. 5. Por todos los que estamos aquí reunidos en el Señor; para que Dios nos conceda perseverar en la fe y crecer siempre en la caridad. Roguemos al Señor. Oh Dios, que aceptas la oración de tus fieles y perdonas nuestros pecados; atiende nuestras súplicas y haz que, alimentados con tu Pan y tu Palabra, seamos fieles en la entrega a nuestros hermanos. Por Jesucristo nuestro Señor. Poscomunión: Nos has hecho, Señor, partícipes de la redención eterna, te rogamos, que al celebrar la memoria de la Madre de tu Hijo nos gocemos en la plenitud de tu gracia y sintamos el aumento continuo de la salvación. Por Jesucristo nuestro Señor.

Domingo 9 de junio

DOMINGO X DEL TIEMPO ORDINARIO Color verde. Misa y lecturas propias del domingo. Gloria. Aleluya. Credo. Prefacio Dominical IX. Plegaria Eucarística II. Monición de entrada y acto penitencial De nuevo estamos juntos para celebrar cristianamente el domingo, el día de la celebración de la Pascua, el día que Cristo venció al pecado y a la muerte y resucitó a una vida nueva; para escuchar y acoger la llamada a seguir el camino de vida que nos enseña Jesucristo. Por ello, ahora, al iniciar la celebración de los sagrados misterios pedimos en unos momentos de silencio que la vida de Dios esté en nosotros, y pedimos perdón por todo aquello que de pecado y de muerte hay dentro de nosotros.  Tú que eres nuestro consuelo y nuestra esperanza.  Tú que eres nuestra fortaleza y nuestra paz.  Tú que eres nuestra vida para siempre. Gloria. Colecta: Oh Dios, fuente de todo bien, escucha sin cesar nuestras súplicas, y concédenos, inspirados por Ti, pensar lo que es recto y cumplirlo con tu ayuda. Por Jesucristo nuestro Señor. Credo: Confesemos ahora, movidos por el Espíritu Santo, la fe que une a todos los bautizados como hijos del Dios de Jesucristo. Oración de los fieles: Dirijamos nuestras súplicas a Dios nuestro Padre, que es Dios de vivos y no de muertos, y que saca nuestra vida del abismo y nos hace revivir en tiempo de necesidad.

1. Para que los pastores de la Iglesia den testimonio de que son hombres de Dios y que la palabra del Señor en su boca es la verdad. Roguemos al Señor. 2. Para que el Señor llame a muchos jóvenes a su seguimiento, que le sirvan en sus hermanos más necesitados. Roguemos al Señor. 3. Para que los gobiernos de todo el mundo trabajen por defender la vida, especialmente la de los más débiles. Roguemos al Señor. 4. Para que todos los que sufren descubran por medio de la fraternidad de los cristianos que Jesucristo es el único que puede darles el verdadero consuelo. Roguemos al Señor. 5. Para que todos sepamos estar al lado de quien nos necesita, y anunciar a los que viven sin esperanza que Jesús es la vida para el mundo. Roguemos al Señor. Oh Dios, consuelo de los afligidos, que iluminas el misterio del sufrimiento y de la muerte con la esperanza que resplandece en el rostro de Cristo; escucha nuestras peticiones y haz que en las pruebas de nuestro camino nos mantenemos unidos íntimamente a la pasión de tu Hijo, para que se manifieste en nosotros el poder de su resurrección. Por Jesucristo nuestro Señor. Poscomunión: Padre de misericordia, que la fuerza curativa de tu Espíritu en este sacramento sane nuestras maldades y nos conduzca por el camino del bien. Por Jesucristo nuestro Señor. Bendición solemne: El Señor os bendiga y os guarde. Haga brillar su rostro sobre vosotros y os conceda su favor. Vuelva su mirada a vosotros y os conceda la paz. Y la bendición de Dios todopoderoso…

Misa para el año de la fe Misa “especial” del Año de la Fe Color verde. Colecta del lunes de la Octava de Pascua. Lecturas de feria. Oración sobre las ofrendas de la semana XXV. Prefacio común VII. Plegaria Eucarística II. Oración después de la Comunión de la semana IV

Lunes 10 de junio

Monición de entrada y acto penitencial: Siempre que nos reunimos para celebrar la Eucaristía, Memorial vivo de Jesús muerto y resucitado, estamos llamados a descubrir el tesoro de la fe que llevamos dentro. Que esta celebración que ahora empezamos nos haga valorar, pues, más y mejor la fe que hemos recibido, y que la fuerza del Espíritu Santo nos ayude a ser testigos valientes del Evangelio. Y ahora, en silencio, pongámonos ahora ante Jesucristo; y reconozcamos nuestra debilidad, pidiendo perdón por nuestros pecados.  Tú que eres nuestro Soberano  Tú que eres nuestro Creador  Tú que eres nuestro Dios Colecta: Señor Dios, que por medio del bautismo haces crecer siempre a tu Iglesia, dándole siempre nuevos hijos, concede a cuantos han renacido en la fuente bautismal vivir siempre de acuerdo con la fe que profesaron. Por nuestro Señor Jesucristo. Oración de los fieles: Invoquemos a Dios Padre, que nos dio a Cristo, luz del mundo y alegría de sus fieles, y presentémosle nuestras oraciones y plegarias. 1. Para que aumente la fe de su Iglesia, le dé la paz, la libertad y la unidad, y le conceda el perdón de sus faltas. Roguemos al Señor. 2. Para que todos los obreros de la viña del Señor sirvan con generosidad a su pueblo, anuncien la llegada de su Reino; y para que la Iglesia se vea enriquecida con nuevas vocaciones consagradas a la oración y al trabajo silencioso. Roguemos al Señor. 3. Para que cuantos tienen poder en este mundo gobiernen sin orgullo y los súbditos obedezcan con lealtad. Roguemos al Señor. 4. Para que los ricos no pongan su corazón en los bienes perecederos y los pobres encuentren en nuestra caridad la ayuda eficaz que necesitan. Roguemos al Señor. 5. Para que nuestra parroquia sea cada vez más viva, se gloríe de celebrar las alabanzas del Señor y progrese en el conocimiento de

su nombre. Roguemos al Señor. Oh Dios, que llamas bienaventurados y dichosos a los que el mundo tiene por desgraciados, escucha nuestras súplicas y haz que un día gocemos de tu felicidad eterna. Por Jesucristo nuestro Señor. Oración sobre las ofrendas: Acepta propicio, Señor, las ofrendas de tu pueblo, para que alcance en el sacramento eucarístico los bienes en que ha creído por la fe. Por Jesucristo nuestro Señor. Poscomunión: Reanimados por estos dones de nuestra salvación te suplicamos, Señor, que el Pan de vida eterna nos haga crecer continuamente en la fe verdadera. Por Jesucristo nuestro Señor.

San Bernabé, apóstol MEMORIA OBLIGATORIA Color rojo. Misa y lecturas propias (leccionario V). Prefacio I de los santos Apóstoles. Plegaria Eucarística II. El Señor, que quiere que la Buena noticia del Evangelio llegue a todos los pueblos de la tierra, esté con todos vosotros. Monición de entrada y acto penitencial: De nuevo nos disponemos a recibir en la Eucaristía, la Buena Noticia del Dios que nos salva; hoy que celebramos la memoria de san Bernabé, un santo quizá poco conocido, pero que en la primera comunidad cristiana tuvo una gran importancia; tanta que, a pesar de no pertenecer al grupo de los Doce, recibe el nombre de apóstol. Comencemos, pues, la celebración pidiendo al Señor perdón por nuestros pecados. Yo confieso…

Martes 11 de junio

Colecta: Señor, Tú mandaste que san Bernabé, varón lleno de fe y de Espíritu Santo, fuera designado para llevar a las naciones tu mensaje de salvación; concédenos, te rogamos, que el Evangelio de Cristo, que Él anunció con tanta firmeza, sea siempre proclamado en la Iglesia con fidelidad, de palabra y de obra. Por nuestro Señor Jesucristo. Oración de los fieles: Al celebrar hoy la memoria de san Bernabé, hombre lleno de fe y del Espíritu Santo, que contribuyó en gran manera a que el Evangelio de Jesús no quedase encerrado en el mundo judío sino que llegase a todas las naciones, presentemos al Padre nuestras plegarias. 1. Por la Iglesia, por cada uno de los cristianos; para que tengamos un espíritu muy abierto, y trabajemos para que la Buena Noticia del Evangelio pueda llegar a todos los hombres. Roguemos al Señor 2. Por el Papa, los obispos y todos los pastores; para que con su testimonio susciten en los jóvenes el deseo de entregar su vida a Dios en el ministerio sacerdotal. Roguemos al Señor. 3. Por los gobernantes de todo el mundo: para que no pongan trabas a la difusión del evangelio. Roguemos al Señor. 4. Por los que no conocen a Jesucristo o se han alejado de él: para que puedan llegar a vivir la fuerza transformadora del Evangelio. 5. Por los que nos hemos reunido hoy para celebrar la Eucaristía; para que nos alegremos de compartir su pasión para llegar a la vida nueva de la resurrección. Roguemos al Señor. Acoge, Padre, las peticiones de tu Iglesia, que recuerda hoy el testimonio de san Bernabé. Y haznos cada día más fieles al Evangelio que él anunció. Por Jesucristo, nuestro Señor. Poscomunión: Después de recibir en esta Eucaristía la prenda de la vida eterna, te

suplicamos, Señor, que cuanto hoy realizamos en imagen, al celebrar la fiesta de san Bernabé, lo alcancemos un día como plena realidad en el cielo. Por Jesucristo nuestro Señor.

Misa de feria Color verde. Misa de la semana XXVII. Lecturas de feria. Prefacio común IV. Plegaria Eucarística II. Monición de entrada y acto penitencial: Un día más, en el camino de la vida, nos hemos reunido para la celebración de la Eucaristía. Pero el camino, muchas veces es superior a nuestras fuerzas; por eso comenzamos pidiendo a Dios la fuerza de su gracia para participar dignamente en esta celebración y podernos acercar a la mesa del Cuerpo y de la Sangre de Cristo.  Tú que hiciste todas las cosas con sabiduría  Tú que gozas con tus obras  Tú que eres grande Colecta: Dios todopoderoso y eterno, que con amor generoso desbordas los méritos y deseos de los que te suplican, derrama sobre nosotros tu misericordia, para que libres nuestra conciencia de toda inquietud y nos concedas aun aquello que no nos atrevemos a pedir. Por nuestro Señor Jesucristo. Oración de los fieles: Acudamos ahora con confianza a Dios nuestro Padre, que por Jesucristo nos llama a ser sus discípulos. 1. Para que bendiga a nuestro Santo Padre, el papa N., al Colegio Episcopal, santifique a los sacerdotes y diáconos, y sostenga a los monjes y religiosos. Roguemos al Señor. 2. Para que la voz inconfundible del Maestro resuene apremiante en el corazón de los jóvenes, y con generosidad lo sigan y contribuyan a que no se pierda ni uno solo de los redimidos por Él. Roguemos al

Miércoles 12 de junio

Señor. 3. Para que ilumine y fortalezca a los gobernantes en la búsqueda de la concordia, la libertad, la justicia y la paz. Roguemos al Señor. 4. Para que cure a los enfermos, anime a los oprimidos y tenga misericordia de los que han muerto. Roguemos al Señor. 5. Para que escuche nuestras oraciones y nos reúna en el reino eterno. Roguemos al Señor. Señor y salvador nuestro, que llevas a plenitud la ley y nos invitas a vivir como hijos libres por el amor; haz que vivamos según tu Espíritu mientras aguardamos el peso de tu gloria. Por Jesucristo nuestro Señor. Poscomunión: Concédenos, Señor todopoderoso, que de tal manera saciemos nuestra hambre y nuestra sed en estos sacramentos, que nos transformemos en lo que hemos recibido. Por Jesucristo nuestro Señor.

Jueves 13 de junio
San Antonio de Padua, presbítero y doctor. MEMORIA OBLIGATORIA Color blanco. Colecta propia; resto del común de doctores. Lecturas de feria. Prefacio de los santos pastores. Plegaria Eucarística II. El Señor Jesús, que sale a buscar siempre a la oveja perdida, esté con vosotros. Monición de entrada y acto penitencial: El Señor nos invita hoy, nuevamente, a escuchar su palabra y a sentarnos a su mesa para compartir como hermanos un mismo Pan y un mismo Cáliz. Y lo hace en el día en el que recordamos a uno de los santos más populares del calendario cristiano, como es san Antonio de Padua, cuya vida va inseparablemente unida a la predicación en los orígenes de aquel movimiento sorprendente y maravilloso que suscitaron san Francisco de Asís y sus primeros discípulos; y a quien pueblo sencillo y creyente, acude para que, por su intercesión, se encuentren los bienes perdidos. Acudamos nosotros hoy, para que nuestro mundo encuentre aquellos

bienes espirituales y humanos que ha perdido y con la misma confianza que tuvo él en Jesucristo, junto a quien le vemos representado, teniéndolo en brazos; pongamos ante Dios nuestra vida, y pidamos perdón por nuestros pecados.  Tú, que has venido a llamar a los pecadores.  Tú, que has sido enviado a sanar los corazones afligidos.  Tú, que nos das tu amor y tu bondad. Colecta: Dios todopoderoso y eterno, tú que has dado a tu pueblo en la persona de san Antonio de Padua un predicador insigne y un intercesor poderoso, concédenos seguir fielmente los principios de la vida cristiana, para que merezcamos tenerte como protector en todas las adversidades. Por nuestro Señor Jesucristo. Oración de los fieles: Dirijamos a Dios Padre nuestra oración para que nos bendiga y acepte la ofrenda de nuestro corazón, que quiere ser limpio y agradable en su presencia. 1. Para que Jesucristo haga que la predicación de la Iglesia llegue a todos los hombres, para que sean muchos los que, sabiéndose alcanzados por la salvación de Dios, den testimonio de Él. Roguemos al Señor. 2. Para que Jesús llame a muchos jóvenes a su seguimiento y haga que, como María, su Madre, encarnen su Palabra en los que aún no le conocen. Roguemos al Señor. 3. Para que la sabiduría de Dios asista a cuantos rigen los destinos de los pueblos, para que promuevan la solidaridad internacional, la justicia y la paz. Roguemos al Señor. 4. Para que, cimentados en Cristo y vivificados por su amor, los esposos crezcan en fidelidad, los consagrados en entrega, y todos los hombres en ansias de vida eterna. Roguemos al Señor. 5. Para que, alimentados de los bienes de la casa de Dios y gustando lo bueno que es el Señor, permanezcamos en su presencia alabando y bendiciendo su nombre con nuestra vida. Roguemos al Señor.

Dios de bondad, concede a tu pueblo que te suplica tu Espíritu de verdad y haz que los que invocamos tu nombre te reconozcamos en nuestros hermanos y adelantemos los bienes de tu reino. Por Jesucristo nuestro Señor. Poscomunión: Señor, que cuantos hemos sido fortalecidos con Cristo, verdadero Pan de vida y único Maestro de los hombres, aprendamos en la memoria de san Antonio de Padua a conocer tu verdad y a vivirla con amor. Por Jesucristo nuestro Señor.

Misa por el perdón de los pecados Color verde o morado. Misas por diversas necesidades nº 40. Lecturas de feria. Prefacio común II .Plegaria Eucarística II. Monición de entrada y acto penitencial: Hoy, en la Eucaristía, pediremos de un modo especial perdón al Señor por nuestros pecados; porque todos nosotros somos miembros de una Iglesia que es a la vez santa y necesitada de purificación. Conscientes, por tanto, de esta realidad, comenzamos la celebración de la Eucaristía poniéndonos ante la presencia de Dios, y nos sinceramos con Él en unos momentos de silencio, reconociendo nuestra pobreza y debilidad, e implorando su gracia y su perdón.  Tú, que acoges a todos.  Tu, que eres el camino seguro.  Tú, que eres la vida en plenitud. Colecta: Escucha, Señor, nuestras súplicas y perdona nuestros pecados, para que recibamos juntamente tu perdón y tu paz. Por nuestro Señor Jesucristo. Oración de los fieles:

Viernes 14 de junio

Abramos ahora nuestros corazones a Dios para que con su gracia transforme nuestras vidas y nos conceda cuanto con fe le pedimos. 1. Para que la Iglesia promueva la solidaridad hacia los pobres y marginados, y a todos se les anuncie la herencia que Dios reserva a los pequeños y sencillos. Roguemos al Señor. 2. Para que todos los que el Señor ha elegido le sigan más de cerca, experimenten con fuerza el deseo de santidad, y ésta sea un reclamo de nuevas vocaciones. Roguemos al Señor. 3. Para que quienes ostentan el poder lo hagan con la autoridad que da el espíritu de servicio, la búsqueda del bien común y la promoción de la justicia y la paz entre los pueblos y naciones. Roguemos al Señor. 4. Para que Jesús, que supo compadecerse de cuantos sufrían, haga experimentar su cercanía a los que están desesperados, a los agonizantes, a los que viven esclavos del vicio y de la droga, y los atraiga hacia Él. Roguemos al Señor. 5. Para que, como discípulos de Jesucristo, prediquemos con nuestra vida sencilla, alegre y desprendida los valores del Reino de Dios. Roguemos al Señor. Señor y Dios nuestro, que eres fiel a tu alianza con el hombre, escucha nuestras oraciones, perdona nuestros pecados y haz que viviendo en tu amor podamos un día gozar de tu gloria. Por Jesucristo nuestro Señor. Poscomunión: Después de recibir con este sacramento el perdón de los pecados, te pedimos, Dios de misericordia, que por tu gracia no volvamos a pecar y que podamos servirte con sincero corazón. Por Jesucristo nuestro Señor.

Misa votiva de la Santísima Virgen María Color verde o blanco. Misa del común de Santa María Virgen. Lecturas de feria. Prefacio II de Santa María Virgen. Plegaria Eucarística II. Monición de entrada y acto penitencial: Celebramos hoy la memoria de nuestra Señora, la Virgen María, Madre de Dios y Madre nuestra, que siempre nos acompaña en nuestro caminar.

Sábado 15 de junio

Y ahora, al comenzar la Eucaristía, cada uno de nosotros nos disponemos a abrirnos a Dios desde la verdad y la totalidad de nuestra vida; y en unos momentos de silencio, le pedimos perdón por nuestros pecados. Yo confieso… Colecta: Alimentados con el sacramento que nos salva, te suplicamos, Señor, que cuantos celebramos la memoria de María, siempre Virgen, merezcamos participar de los frutos de la redención. Por Jesucristo nuestro Señor. Oración de los fieles: Acerquémonos, hermanos, a Dios, que en Cristo nos reconcilió con él, y pidámosle por nosotros, por su Iglesia y por el mundo entero. 1. Para que la Iglesia, pueblo amado de Dios, manifieste con palabras, obras y cercanía el mensaje siempre vivo y eternamente nuevo del Evangelio para los hombres. Roguemos al Señor. 2. Para que muchos jóvenes descubran la voz inconfundible del Maestro que los llama y le sigan con generosa disponibilidad. Roguemos al Señor. 3. Para que el Dios de la paz y del amor abra los oídos de los responsables de las naciones y ablande sus corazones para atender las justas demandas de los pobres y desvalidos, y para promover toda iniciativa de justicia, progreso y solidaridad. Roguemos al Señor. 4. Para que Jesucristo, que se acercó a cuantos sufrían y pasó haciendo el bien, haga que todos los cristianos manifestemos su presencia solidaria hacia quienes se sienten necesitados de pan, de trabajo, de amistad y de amor. Roguemos al Señor. 5. Para que al celebrar los misterios de nuestra fe se renueve nuestra caridad, se fortalezca nuestro deseo de ser santos y nuestra ilusión por trabajar por el Reino de Dios. Roguemos al Señor. Escucha, Señor, las súplicas que te dirigimos, bendice nuestras intenciones y haz fecunda nuestra entrega a la causa de tu Reino. Por Jesucristo nuestro Señor. Poscomunión:

Concédenos, Señor, por intercesión de la Virgen María, cuya gloriosa memoria celebramos, hacernos dignos de participar, como ella, de la plenitud de tu gracia. Por nuestro Señor Jesucristo.

Domingo 16 de junio
DOMINGO XI DEL TIEMPO ORDINARIO Color verde. Misa y lecturas propias del domingo. Gloria. Aleluya. Credo. Plegaria Eucarística II sobre la reconciliación. Monición de entrada y acto penitencial: Una semana más Dios nos ha concedido la gracia de poder celebrar nuevamente la Eucaristía dominical, a la que venimos para escuchar la Palabra de amor y de perdón que el Señor nos ofrecerá y para celebrar con Cristo este amor de Dios, que se renovará en el Sacrificio del altar. Y ahora, para prepararnos dignamente a la celebración de estos sagrados misterios, examinemos nuestra conciencia en unos momentos de silencio, y pidamos humildemente perdón al Señor por nuestros pecados.  Tú que perdonas a los pecadores.  Tú que nos has amado hasta el final.  Tú que salvas a los que creen en tu amor. Gloria. Colecta: Oh Dios, fuerza de los que en Ti esperan, escucha nuestras súplicas, y pues el hombre es frágil y sin tu ayuda nada puede, concédenos la ayuda de tu gracia para guardar tus mandamientos y agradarte con nuestras acciones y deseos. Por Jesucristo nuestro Señor. Credo:

Como miembros de la Iglesia, una, santa, católica y apostólica, confesemos ahora nuestra fe. Oración de los fieles: Confiando en la infinita misericordia de Dios, que siempre nos ama y nos perdona, presentémosle nuestras súplicas, pidiéndole que cure nuestra debilidad y fortalezca nuestra pobre fe. 1. Por la Iglesia; para que siguiendo siempre el ejemplo de Jesucristo, sea lugar de encuentro, de comunión y de perdón. Roguemos al Señor. 2. Por las vocaciones sacerdotales; para que nunca falten en nuestra diócesis suficiente ministros dispensadores del perdón que viene de Dios. Roguemos al Señor. 3. Por los gobiernos de todo el mundo; para que no desprecien la palabra del Señor, y legislen siempre dejándose guiar por la voluntad de Dios. Roguemos al Señor. 4. Por todos los pecadores; para que encuentren en Jesús el perdón y la misericordia, y en los cristianos la ayuda y la comprensión para rehacer sus vidas. Roguemos al Señor. 5. Por todos nosotros; para que agradezcamos a Dios el don de la fe recibida, y nos sintamos salvados por la muerte de Jesucristo. Roguemos al Señor. Oh Dios, que nunca te cansas de compadecerte y de tener misericordia, escucha nuestras oraciones y concédenos un corazón contrito y fiel que pueda responder a tu amor de Padre, y extender a lo largo de los caminos del mundo el mensaje del Evangelio de la reconciliación y la paz. Por Jesucristo nuestro Señor. Bendición solemne: - La paz de Dios, que sobrepasa todo juicio, custodie vuestros corazones y vuestros pensamientos en el conocimiento y el amor de Dios y de su Hijo Jesucristo, nuestro Señor. - Y la bendición de Dios todopoderoso…

Lunes 17 de junio

Misa votiva del Santo Nombre de Jesús Color verde. Misas votivas nº 8. Lecturas de feria. Prefacio común VIII. Plegaria Eucarística II. Monición de entrada y acto penitencial: Hoy vamos a celebrar la Misa votiva del Santísimo Nombre de Jesús, y es que la Iglesia, desde sus orígenes, ha profesado una gran veneración por este nombre, que significa “Dios salva” y ha proclamado que es el único nombre, bajo el cielo, en el cual podemos alcanzar la salvación. Ahora, pues, al iniciar la celebración de la Eucaristía, dispongamos nuestro corazón y nuestro espíritu ante la grandeza de Dios, reconociendo nuestras debilidades y nuestro pecado.  Tú que conoces nuestra debilidad.  Tú que muestras tu misericordia a los que se humillan.  Tú, que no quieres la muerte del pecador. Colecta: Al venerar el santísimo nombre de Jesús, te rogamos, Señor, que, después de gustar su dulzura en este mundo, recibamos en el cielo los gozos eternos. Por nuestro Señor Jesucristo. Oración de los fieles: Acudamos ahora a Dios Padre, para que nos ayude y bendiga al mundo con sus dones. 1. Por el Papa, los obispos y todos los pastores de la Iglesia; ara que con auténtico celo pastoral manifiesten el amor y la misericordia de Dios a todos los hombres. Roguemos al Señor. 2. Por los jóvenes; para que la apremiante llamada del Maestro resuene en sus corazones y le respondan con generosidad. Roguemos al Señor. 3. Por los que tienen poder para promover la paz y la justicia; para que trabajen con empeño y fomenten el diálogo, la comprensión y el respeto a todos los hombres. Roguemos al Señor. 4. Por los que sufren en el alma o en el cuerpo; para que el Señor confirme su esperanza y les acreciente la fe. Roguemos al Señor.

5. Por los cristianos; para que vivamos como servidores de Dios y encarnemos en nuestras vidas el Evangelio de Jesucristo. Roguemos al Señor. Padre bueno, origen y fuente de todo bien, visita al mundo con tu paz, escucha nuestras oraciones y concédenos vivir en generosa disponibilidad a Ti y a los hermanos. Por Jesucristo nuestro Señor. Poscomunión: Concédenos, Señor, venerar dignamente en estos santos misterios a Jesús, el Señor, en cuyo nombre quieres que toda rodilla se doble y todos los hombres alcancen la salvación. Por Jesucristo nuestro Señor.

Misa por la evangelización de los pueblos Color verde. Misas por diversas necesidades nº 14 A (colecta II). Lecturas de feria. Plegaria Eucarística V/c. Monición de entrada y acto penitencial Hoy, conscientes de que todos estamos llamados a participar en la difícil tarea de la Nueva evangelización, vamos a ofrecer al Padre la celebración de la Eucaristía por la evangelización de los pueblos, a fin de que en todas las partes del mundo, comenzando por nuestros ambientes, se conozca a Jesucristo y se lleve a término la voluntad salvadora de Dios. Comencemos, pues, la celebración de la Misa poniéndonos ante la presencia del Señor, y pidámosle perdón por todos nuestros pecados.  Tú, luz para todos los pueblos.  Tú, fuerza para caminar.  Tú, salvación y vida de la humanidad entera. Colecta: Oh Dios, que enviaste al mundo a tu Hijo como luz verdadera, derrama tu Espíritu para que siembre la semilla de la verdad en el corazón de los hombres y suscite en ellos la fe, de modo que todos, renacidos a una nueva vida por medio del bautismo, lleguen a formar parte de tu único pueblo. Por nuestro Señor Jesucristo.

Martes 18 de junio

Oración de los fieles: Pidamos a Dios, que no se deja ganar en generosidad, que derrame sus bendiciones sobre nuestras oraciones y nos conceda cuanto con fe le pedimos. 1. Para que el compromiso de la Iglesia y nuestra oración constante, alcancen la conversión del corazón a los que viven sin fe o en pecado. Roguemos al Señor. 2. Para que todos los consagrados, experimentando el amor de Dios, lo transmitan y se entreguen con radicalidad a su pueblo, y sean germen de nuevas vocaciones. Roguemos al Señor. 3. Para que los países ricos no desoigan el clamor de los pueblos que viven en la miseria y perdonan las deudas que se pagan con el hambre de los pobres. Roguemos al Señor. 4. Para que cuantos ven cercana la hora de su muerte, con confianza en la misericordia de Dios, se preparen para el encuentro definitivo con Él. Roguemos al Señor. 5. Para que sabiéndonos amados por Dios, seamos capaces de perdonar siempre y orar por aquellos que nos son menos agradables o que consideramos enemigos. Roguemos al Señor. Mira, Señor, nuestras oraciones, y ya que nos sostienes con tu providencia, escucha nuestras oraciones y haz que nos entreguemos a Ti con generosidad. Por Jesucristo nuestro Señor. Poscomunión: Fortalecidos, Señor, por el banquete de nuestra redención, te pedimos que, por este auxilio de salvación eterna, crezca sin cesar la fe verdadera, Por Jesucristo nuestro Señor.

Misa de feria Color verde. Misa de la semana XXVI. Lecturas de feria. Prefacio común V. Plegaria Eucarística II. Monición de entrada y acto penitencial

Miércoles 19 de junio

Nuevamente, Jesús nos invita a acercarnos al altar, la mesa fraterna del amor, para celebrar el banquete de la Eucaristía escuchando su palabra y alimentándonos con su Cuerpo y su Sangre. Dispongámonos pues, a celebrar la Eucaristía y, en silencio, pongámonos ante Dios y reconozcamos humildemente nuestros pecados.  Tú que te vistes de belleza y majestad  Tú, a quien la luz envuelve como un manto  Tú envías tu Espíritu y todo lo renuevas Colecta: Oh Dios, que manifiestas especialmente tu poder con el perdón y la misericordia, derrama incesantemente sobre nosotros tu gracia, para que, deseando lo que nos prometes, consigamos los bienes del cielo. Por nuestro Señor Jesucristo. Oración de los fieles: Acerquémonos, hermanos, con confianza filial, a Dios Padre, y sabiendo que nos ama, presentémosle nuestras plegarias. 1. Por la Iglesia; para que pueda cumplir su misión y su servicio a favor de todos los hombres y manifestar el amor de Cristo en la solidaridad con los pobres y con los que reflejan el rostro doliente del Señor. Roguemos al Señor. 2. Por los sacerdotes y religiosos; para que viviendo en fidelidad la búsqueda incesante de la verdad, ofrezcan al mundo la imagen auténtica de Cristo presente entre los hombres, y su ejemplo sea llamada a nuevas vocaciones. Roguemos al Señor. 3. Por los que rigen los destinos de los pueblos; para que, empeñados en la búsqueda incesante del bien común, se comprometan en la defensa de la familia, de la vida desde su concepción hasta su muerte natural, de la educación integral y de la paz en todos los órdenes. Roguemos al Señor. 4. Por los que dicen no tener fe y por los que en su desesperanza han caído en la droga, el alcohol o la prostitución; para que encuentren en la Iglesia apoyo y ayuda para salir de su situación y cambiar de vida. Roguemos al Señor.

5. Por todos nosotros; para que el alimento que vamos a recibir en esta Eucaristía adelante en nuestras vidas el gozo de la felicidad eterna y nos fortalezca para dar testimonio de nuestra fe. Roguemos al Señor. Padre santo, que te complaces en la oración sencilla de los que te buscan con pobreza de espíritu; inclina tu oído a nuestros ruegos y haz que, buscando agradarte sólo a Ti, merezcamos ser contados entre tus elegidos. Por Jesucristo nuestro Señor. Poscomunión: Que esta Eucaristía, Señor, renueve nuestro cuerpo y nuestro espíritu, para que participemos de la herencia gloriosa de tu Hijo, cuya muerte hemos anunciado y compartido. Por Jesucristo nuestro Señor.

Misa por los prófugos y exiliados Color verde. Misas por diversas necesidades nº 29. Lecturas de feria. Plegaria Eucarística V/c. Monición de entrada y acto penitencial: Hoy que es el día mundial de los refugiados, pediremos en la celebración de la Misa por todos aquellos que, por diversos motivos, se ven obligados, en contra de su deseo, a ausentarse del lugar donde tienen sus raíces, su familia, sus amigos y sus ambientes propios; sintiéndonos solidarios de la anormalidad de su situación y del sufrimiento que para ellos comporta. Y para celebrar dignamente esta Eucaristía, comencemos pidiendo perdón al Señor por todos nuestros pecados.  Tú, luz para todos los pueblos.  Tú, fuerza para caminar.  Tú, salvación y vida de la humanidad entera. Colecta: Señor, Padre nuestro, para quien nadie es extraño y nadie está alejado de tu protección; mira con piedad a los prófugos y exiliados, a los hombres segregados y a sus hijos dispersos por el mundo; concédeles a ellos el

Jueves 20 de junio

retorno a la patria, y a nosotros danos un amor como el tuyo para con los pobres y los desterrados. Por nuestro Señor Jesucristo. Oración de los fieles: Oremos con confianza a dios nuestro Padre, que nos envió a su Hijo Jesucristo, esposo de la Iglesia y Dios fiel, para salvarnos. 1. Por el Papa, los obispos, los religiosos y los laicos comprometidos en el anuncio del Evangelio; para que manifestemos siempre la misericordia de Dios que triunfa sobre cualquier pecado. Roguemos al Señor. 2. Por los jóvenes que el Señor llama a la vida sacerdotal y consagrada; para que, con generosa disponibilidad, le sigan y no retarden su respuesta. Roguemos al Señor. 3. Por los gobernantes que traicionan la confianza de los pueblos utilizando el poder en su propio provecho; para que despierten al amor desinteresado y se comprometan a promover el bien común y a defender el respeto a la dignidad de todo ser humano. Roguemos al Señor. 4. Por nuestra sociedad, especialmente por los jóvenes; para que, renovados por el Espíritu Santo de Dios, descubran los auténticos valores que humanizan al hombre y conducen a Dios, y desde ellos construyan una sociedad más habitable y feliz. Roguemos al Señor. 5. Por los que nos hemos dado cita en torno a Jesús; para que, alimentados con su pan y su Palabra, seamos más generosos y entregados a nuestros hermanos según el estilo evangélico. Roguemos al Señor. Señor y Dios nuestro, cuyo Hijo nos enseñó a llamarte Padre; Escucha nuestras súplicas y haz que vivamos como hermanos y que nuestras vidas sean reflejo de tu amor. Por Jesucristo nuestro Señor. Poscomunión: Tú, Señor, que nos has alimentado con el mismo Pan y con el mismo Cáliz, haznos amar sinceramente a los inmigrantes y a los abandonados, para que lleguemos todos los hombres a convivir fraternalmente en el mundo. Por Jesucristo nuestro Señor.

Viernes 21 de junio

San Luis Gonzaga, religioso. MEMORIA OBLIGATORIA Color blanco. Misa propia. Lecturas de feria. Prefacio de las santas vírgenes y religiosos. Plegaria Eucarística II. Monición de entrada y acto penitencial Hoy celebramos la memoria de san Luis Gonzaga, uno de los primeros miembros de la Compañía de Jesús, quien exigente consigo mismo, se volcó en su entrega total al Señor, siendo amable con los demás, y estando dedicado a la oración y permaneciendo fiel a la pureza de vida. Su caridad le llevó a cuidar a los enfermos de la peste que asoló roma en el año 1591, muriendo del contagio a la edad de veintitrés años. Al celebrar pues, la memoria de este santo, patrón de la juventud de todo el mundo, dispongámonos a celebrar la Eucaristía pidiendo perdón por nuestros pecados. Yo confieso… Colecta: Señor Dios, dispensador de los dones celestiales, que has querido juntar en san Luis Gonzaga una admirable inocencia de vida y un austero espíritu de penitencia, concédenos, por su intercesión, que, si no hemos sabido imitarle en su vida inocente, sigamos fielmente sus ejemplos de penitencia. Por nuestro Señor Jesucristo. Oración de los fieles: Movidos por el Espíritu de Jesucristo, que nos mantiene en su seguimiento, presentemos a Dios nuestro Padre nuestras oraciones en nombre de toda la humanidad. 1. Para que la Iglesia, Pueblo de Dios, manifieste a Cristo a todos los hombres y avive en los cristianos el deseo de extender su Reino. Roguemos al Señor. 2. Para que Jesús suscite en el seno de la Iglesia nuevas vocaciones que lo glorifiquen, y dé alegría y optimismo a los que ya le siguen. Roguemos al Señor.

3. Para que en nuestra sociedad se garantice la estabilidad familiar, se creen nuevas fuentes de trabajo, se defienda la vida y se trabaje por la paz desde la justicia. Roguemos al Señor. 4. Para que cuantos son víctimas de la violencia y del desamor de sus hermanos encuentren en Jesús la fuerza que necesitan para no decaer en la lucha pacífica por un mañana mejor. Roguemos al Señor. 5. Para que todos los que aguardamos la venida de Cristo fijemos los ojos en Él y veamos con su mirada limpia a nuestros hermanos. Roguemos al Señor. Oh Dios, que llamaste a Pablo para ser tu testigo y lo sostuviste en las fatigas y desvelos a los que se vio sometido; acoge bondadoso nuestras oraciones y haz que, fijos nuestros ojos en Jesucristo, tu Hijo amado, merezcamos un día gozar de los bienes eternos. Él, que vive y reina, por los siglos de los siglos. Poscomunión: Tú que nos has alimentado, Señor, con el Pan de los ángeles, concédenos servirte con una vida pura y haz que, siguiendo el ejemplo de san Luis Gonzaga, vivamos en continua acción de gracias. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Sábado 22 de junio
San Juan Fisher y Santo Tomás Moro, mártires. Color rojo. Colecta propia y resto de la semana XXV. Lecturas de feria. Prefacio de los santos mártires. Plegaria Eucarística II. Monición de entrada y acto penitencial Bienvenidos, hermanos, a la celebración de la Eucaristía que nos reúne el día en que recordamos el martirio de san Juan Fisher y Santo Tomás Moro, en torno a esta mesa fraterna, para compartir la misma fe y la misma esperanza; y deseando llenarnos de alegría cristiana, de la presencia del Padre, comenzamos pidiendo a Dios, al principio de esta celebración, que nos dé su gracia y su perdón. Yo confieso… Colecta:

Señor, tú has querido que el testimonio del martirio se perfecta expresión de la fe; concédenos, te rogamos, por la intercesión de san Juan Fisher y de santo Tomás Moro, ratificar con una vida santa la fe que profesamos de palabra. Por nuestro Señor Jesucristo. Oración de los fieles: Sabiendo que la fuerza de Dios se manifiesta en la debilidad, presentemos con corazón humilde al Padre nuestras limitaciones, nuestros deseos y nuestras inquietudes, para que nos bendiga y manifieste su poder en todo lo que con fe le suplicamos por nosotros, por la iglesia y por el mundo entero. 1. Por la Iglesia; para que sea portadora de esperanza y signo del amor de Dios, especialmente para los que atraviesan situaciones difíciles o dolorosas. Roguemos al Señor. 2. Por el pueblo de Dios; para que el Señor suscite en su seno nuevas vocaciones que lo glorifiquen, anuncien y den su vida predicando y viviendo el Evangelio. Roguemos al Señor. 3. Por los hombre y mujeres de nuestra patria; para que con una vida comprometida con los que sufren las injusticias o la marginación, hagamos creíble el mensaje de Jesús y la inminencia de los cielos y la tierra nueva. Roguemos al Señor. 4. Por los que han dejado este mundo anhelando ver a Dios, por los que han muerto sin fe y por los que hoy serán llamados a la presencia de Dios. Roguemos al Señor. 5. Por nosotros, reunidos en la mesa del Señor Jesús; para que, comiendo su Pan y bebiendo su Cáliz, formemos con todos los cristianos un solo cuerpo movidos por un mismo Espíritu. Roguemos al Señor. Oh Dios, Padre bueno y providente, vela por el mundo que es obra de tus manos y por cada una de tus criaturas, manifiesta en ellas tu poder, escucha cuanto te hemos suplicado y ayúdanos a buscar tu Reino y a ser signos de tu poder y de tu amor en nuestro mundo. Por Jesucristo nuestro Señor. Poscomunión:

Que tu auxilio, Señor, nos acompañe siempre a los que alimentas con tus sacramentos, para que por ellos y en nuestra propia vida recibamos los frutos de la redención. Por Jesucristo nuestro Señor.

Domingo 23 de junio
DOMINGO XII DEL TIEMPO ORDINARIO Color verde. Misa y lecturas propias del domingo. Gloria. Credo. Prefacio dominical V. Plegaria Eucarística II. Monición de entrada y acto penitencial: Como cada domingo, hemos venido a la iglesia para celebrar que Jesús nos ama, que ha muerto y ha resucitado, y que nos reúne en torno a su mesa para darnos su Palabra y su Pan de Vida; y así corresponder a esta invitación con nuestras alegrías y preocupaciones, formando la comunidad de los seguidores de Cristo, que es la Iglesia. Dispongamos pues nuestra inteligencia y voluntad para conocerle más a fondo y convertirnos a Él, y comencemos la celebración de los sagrados misterios pidiendo perdón por las veces que hemos pecado.  Tú que has vencido al pecado y a la muerte.  Tú que nos has traído la paz.  Tú que nos envías a luchar contra el mal. Gloria. Colecta: Concédenos vivir siempre, Señor, en el amor y respeto a tu santo nombre, porque jamás dejas de dirigir a quienes estableces en el sólido fundamento de tu amor.. Por nuestro Señor Jesucristo. Credo: Confesemos ahora todos juntos nuestra fe en Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo, en la unidad de la Iglesia. Oración de los fieles:

Oremos a Dios nuestro Padre pidiéndole que escuche nuestra oración y nos haga cada vez más fieles al camino que nos ha marcado Jesús para conducirnos a la salvación y a la vida. 1. Para que la Iglesia anuncie sin temor que Jesucristo es el Mesías, el Hijo de Dios, y muestre al mundo el verdadero rostro de Cristo. Roguemos al señor 2. Para que nunca le falten a nuestra diócesis vocaciones sacerdotales que nos enseñen a descubrir la vida y la salvación que Jesucristo nos trae. Roguemos al Señor. 3. Para que los gobiernos de todo el mundo trabajen por eliminar las distinciones sociales entre esclavos y libres, hombres y mujeres, y traten a todos por igual. Roguemos al Señor. 4. Para que todos los enfermos y los que sufren alcen las manos invocando a Dios, que es su auxilio, y pongan su confianza en Aquel que fue traspasado por nuestras culpas. Roguemos al Señor. 5. Para que todos nosotros, hijos de Dios por la fe en Cristo Jesús, sepamos cargar con la cruz de cada día y seguir a Cristo, a quien fuimos incorporados por el Bautismo. Roguemos al Señor. Escucha, Padre de misericordia, las oraciones de tu pueblo y haz que seamos fieles discípulos de aquella sabiduría que reconoce como a único maestro a Cristo elevado sobre la cátedra de la cruz, para que, fieles a sus enseñanzas, aprendamos a vencer las tentaciones y el miedo que germinan en nosotros y arraigan en el mundo, y caminemos con paso decidido hacia la vida eterna por el camino de la cruz. Por Jesucristo nuestro Señor. Poscomunión: Renovados con el Cuerpo y la Sangre de tu Hijo, imploramos e tu bondad, Señor, que cuanto celebramos en cada Eucaristía sea para nosotros prenda de salvación. Por Jesucristo nuestro Señor. Bendición solemne: - El Dios todopoderoso os bendiga con su misericordia y os llene de la sabiduría eterna. - Él aumente en vosotros la fe y os dé la perseverancia en el bien obrar. - Atraiga hacia sí vuestros pasos y os muestre el camino del amor y de la paz.

- Y la bendición de Dios todopoderoso…

La Natividad de San Juan Bautista. SOLEMNIDAD Color blanco. Misa y lecturas propias de la solemnidad (leccionario V). Gloria. Credo. Aleluya. Prefacio propio. Plegaria Eucarística I ó III. Monición de entrada y acto penitencial: Hermanos: Hoy que celebramos la solemnidad del nacimiento de san Juan Bautista el precursor del Señor, el mayor de los nacidos de mujer, el profeta austero y exigente que junto al Jordán predica un bautismo de conversión y muestra al Mesías a su pueblo, y cuyo mensaje y figura no han perdido ni actualidad ni vigor en nuestro tiempo- es un día en el que especialmente tenemos que renovar nuestra voluntad de seguir los caminos del Señor; por eso, al comenzar la celebración de la Eucaristía, reconocemos nuestros pecados y pedimos al Señor que tenga piedad de nosotros y convierta nuestro corazón.  Tú, sol que naces de lo alto.  Tú, que iluminas a los que viven en tinieblas y en sombras de muerte.  Tú, que guías nuestros pasos en el camino de la paz. Gloria. Colecta: Oh Dios, que suscitaste a san Juan Bautista para que preparase a Cristo el Señor un pueblo bien dispuesto, concede a tu familia el don de la alegría espiritual y dirige la voluntad de tus hijos por el camino de la salvación y de la paz. Por nuestro Señor Jesucristo. Credo. Oración de los fieles: En esta solemnidad del nacimiento del Precursor del Señor, san Juan Bautista, presentemos confiadamente nuestras plegarias a Dios nuestro Padre.

Lunes 24 de junio

1. Por la Iglesia; para que todos vivamos siempre con espíritu de conversión para preparar los caminos del Señor que viene a nosotros. Roguemos al Señor. 2. Por las vocaciones al ministerio sacerdotal; para que sean muchos los llamados al servicio del Reino de los cielos, siendo para el mundo testigos de la luz salvadora de Dios. Roguemos al Señor. 3. Por los que gobiernan las naciones de todo el mundo; para que, escuchando la voz de Juan Bautista y de todos los profetas, lleguen a reconocer en Jesús al Mesías esperado. Roguemos al Señor 4. Por los que son perseguidos a causa de su fe o a causa de su lucha por la justicia: que sientan siempre en ellos la fuerza de Dios que los acompaña. Roguemos al Señor. 5. Por todos los que estamos aquí reunidos celebrando esta Eucaristía y por nuestros familiares y amigos: que haya entre nosotros paz, generosidad y espíritu de hermanos. Roguemos al Señor. Escucha, Padre, nuestras peticiones, que te presentamos en la fiesta de tu profeta y precursor san Juan Bautista, y derrama tu amor sobre el mundo entero. Por Jesucristo, nuestro Señor. Poscomunión: Señor, Tú que has restaurado nuestras fuerzas con el banquete del Cordero celestial, haz que tu Iglesia, llena de gozo por la natividad de san Juan Bautista, reconozca a su Redentor en aquel cuya venida inminente anunciaba el Precursor. Por Jesucristo nuestro Señor. Bendición solemne: – Dios, nuestro Padre, que nos ha congregado hoy para celebrar la fiesta del nacimiento de san Juan Bautista, os bendiga, os proteja y os confirme en su paz. – Cristo, el Señor, que ha manifestado en san Juan Bautista la fuerza renovadora de su misterio pascual, os haga auténticos testigos de su Evangelio. – El Espíritu Santo, que en san Juan Bautista nos ha ofrecido un ejemplo de caridad evangélica, os conceda la gracia de acrecentar en la Iglesia la verdadera comunión de fe y amor. – Y la bendición de Dios todopoderoso...

Martes 25 de junio
MISA DE FERIA Monición de entrada y acto penitencial: Hermanos, para celebrar lo mejor posible la escucha de la palabra del Señor y la venida sacramental de Cristo a nuestro altar, pidamos perdón a Dios por nuestras faltas y pecados.  Tú que nos llamas a seguir tus pasos  Tú que te has entregado por todos  Tú que salvas la vida perdiéndola Colecta: Señor, nos acogemos confiadamente a tu providencia, que nunca se equivoca, y te suplicamos que apartes de nosotros todo mal y nos concedas aquellos beneficios que pueden ayudarnos para la vida presente y la futura. Por nuestro Señor Jesucristo. Oración de los fieles: Hermanos, el Señor nos invita a olvidar las ofensas y a amar sin límites; pidámosle que escuche nuestras oraciones y nos ayude a caminar haciendo su voluntad. 1. Por nuestra Iglesia; para que Dios todopoderoso perdone sus flaquezas, ponga fin a sus divisiones, aleje sus temores, aumente su valentía, fortalezca su fe, y haga que su testimonio llegue a toda la tierra. Roguemos al Señor. 2. Por las familias; para que eduquen a sus hijos en los valores del Evangelio y para que de ellas surjan nuevas vocaciones al sacerdocio y a la vida consagrada. Roguemos al Señor. 3. Por el progreso en nuestro país; para que a nadie le falte el pan, la casa, el trabajo, la escuela, y todas las posibilidades para llevar una vida digna. Roguemos al Señor. 4. Por los enfermos y los ancianos; para que en medio de sus dificultades sientan la fuerza del Señor y encuentren nuestra acogida y nuestra ayuda. Roguemos al Señor.

5. Por los que nos hemos reunido aquí, por nuestros familiares y amigos, y por los que esperan que nos acordemos de ellos en nuestra oración; para que crezca siempre en todos la fe, la esperanza y el amor. Roguemos al Señor. Señor y Dios nuestro, que por la muerte de tu Hijo en la cruz nos revelaste la plenitud de tu amor infinito al hombre; escucha nuestras oraciones, derrama tu gracia en nuestros corazones y haz que seamos imagen viva de Ti. Por Jesucristo nuestro Señor. Poscomunión: Guía, Señor, por medio de tu Espíritu, a los que has alimentado con el Cuerpo y la Sangre de tu Hijo, y haz que, confesando tu nombre no sólo de palabra y con los labios, sino con las obras y el corazón, merezcamos entrar en el reino de los cielos. Por Jesucristo nuestro Señor.

San José María Escrivá de Balaguer Color blanco. Misa propia y lecturas de feria. Prefacio de los santos pastores. Plegaria Eucarística II. Monición de entrada y acto penitencial: Sed todos bienvenidos, un día más, a la celebración de la Misa, en la que recordaremos la memoria de San Josemaría Escrivá de Balaguer, sacerdote aragonés, fundador del Opus Dei, cuya espiritualidad no fue otra que la que luego haría suya propia la Iglesia en el Concilio Vaticano II, en la Constitución Gaudium et Spes, llamando a la santidad a todos y cada uno de los cristianos en medio de su trabajo. Pues vamos a comenzar la Eucaristía reconociendo que no respondemos a esta llamada a la santidad que Dios nos hace; y pidiendo por ello perdón de nuestros pecados. Yo confieso… Colecta:

Miércoles 26 de junio

Señor y Dios nuestro, que elegiste a san Josemaría, presbítero, para anunciar en la Iglesia la vocación universal a la santidad y al apostolado: concédenos, por su intercesión y su ejemplo, que, realizando fielmente el trabajo cotidiano según el Espíritu de Cristo, seamos configurados a tu Hijo y, en unión con la santísima Virgen María, sirvamos con ardiente amor a la obra de la redención. Por nuestro Señor Jesucristo. Oración de los fieles: Levantemos ahora nuestros corazones a Dios y, sabiendo que permanecerá fiel a su alianza, como lo fue con Abrahán y su descendencia, supliquémosle que muestre su presencia viva en medio de nuestro mundo y escuche cuanto con fe le suplicamos. 1. Por el Papa, los obispos y los religiosos; para que Dios les conceda su Espíritu y puedan cuidar con celo pastoral de su pueblo. Roguemos al Señor. 2. Por las familias; para que eduquen a sus hijos en los valores del Evangelio y para que de ellas surjan nuevas vocaciones al sacerdocio y a la vida consagrada. Roguemos al Señor. 3. Por nuestros políticos y gobernantes; para que no traicionen a nuestro pueblo y promuevan la justicia, la concordia, la paz social y la erradicación de la pobreza. Roguemos al Señor. 4. Por los enfermos; para que uniendo sus sufrimientos a los sufrimientos de Cristo en la cruz contribuyan a la renovación de nuestro mundo. Roguemos al Señor. 5. Por los que festejamos nuestra fe en el Hijo de Dios; para que su Cuerpo y su Sangre nos alimenten en el espíritu y vivamos en la verdad anunciando el Reino de los cielos. Roguemos al Señor. Padre de bondad, renueva tus prodigios en medio de nuestro pueblo, escucha nuestras súplicas y haz que seamos testigos del Evangelio. Por Jesucristo nuestro Señor. Oración sobre las ofrendas: Recibe, Padre Santo, estos dones, que te ofrecemos en la memoria de san Josemaría; concédenos que, por esta renovación sacramental del sacrificio de la cruz, sean santificadas todas nuestras obras. Por Jesucristo nuestro Señor.

Poscomunión: Concédenos, Señor, que este sacramento que hemos recibido en la conmemoración de san Josemaría fortalezca en nosotros el espíritu de hijos adoptivos y que, cumpliendo tu voluntad en todo, recorramos con alegría el camino de nuestra vocación. Por Jesucristo nuestro Señor.

Misa por los ministros de la Iglesia Color verde. Misas por diversas necesidades nº 8. Lecturas de feria. Prefacio II de las ordenaciones. Plegaria Eucarística II. Monición de entrada y acto penitencial Hermanos, al comenzar la celebración eucarística de la muerte y resurrección de Jesucristo, en la que vamos a encomendar a los ministros de la Iglesia, pidiendo que todos y cada uno de ellos cumplan con fidelidad y entrega su propio servicio allí donde el Señor les ha llamado a servir a la Iglesia. Y para mejor celebrar estos sagrados misterios, pidamos a Dios nuestro Señor perdón por nuestros pecados y que nos llene de su gracia renovadora.  Buen Pastor, que conoces a tus ovejas.  Buen Pastor, que buscas con amor la oveja perdida.  Buen Pastor, que nos guías hacia la vida de tu Reino. Colecta: Oh Dios, que enseñaste a los ministros de tu Iglesia a servir a los hermanos y no a ser servidos, te rogamos les concedas disponibilidad para la acción, humildad en el servicio y perseverancia en la oración. Por nuestro Señor Jesucristo. Oración de los fieles: Ya que somos Pueblo de Dios, y Él no deja de reconocernos como propiedad suya, supliquémosle que nos escuche y bendiga.

Jueves 27 de junio

1. Para que la oración de la Iglesia y de los cristianos vaya siempre acompañada por una vida de servicio desinteresado al Evangelio y a los hermanos. Roguemos al Señor. 2. Para que al Pueblo de Dios no le falten pastores que con generosidad y comprensión repartan el pan de la Palabra y el Cuerpo del Señor. Roguemos al Señor. 3. Para que el Señor conceda el espíritu de sabiduría a los gobernantes, para que construyan una sociedad justa donde se respeten y se promuevan los valores y derechos de todos los hombres. Roguemos al Señor. 4. Para que el Señor mire la aflicción de los desterrados, escuche el clamor de los oprimidos y el dolor de los enfermos, y a todos les dé su fortaleza y consuelo. Roguemos al Señor. 5. Para que cada uno de nosotros cuidemos nuestra vida de oración y dejemos que ella informe y oriente nuestros criterios y opciones. Roguemos al Señor. Señor y Dios nuestro, que abres las puertas de tu Reino a los que cumplen tu voluntad y ponen el fundamento de su vida en Jesucristo; escucha nuestras oraciones y haz que, cimentados en Ti, amemos tu voluntad y cumplamos tus mandatos. Por Jesucristo nuestro Señor. Poscomunión: Concede, Señor, a tus siervos alimentados con esta eucaristía, procurar tu gloria y la salvación de tus hijos, siendo siempre fieles ministros del Evangelio, de los sacramentos y de la caridad. Por Jesucristo nuestro Señor.

San Ireneo, obispo y mártir. MEMORIA OBLIGATORIA Color rojo. Misa propia. Lecturas de feria. Prefacio de mártires. Plegaria Eucarística II. Si la Misa es por la tarde, es conveniente celebrar la Misa de la Vigilia de San Pedro y San Pablo. Monición de entrada y acto penitencial: Unidos como hermanos, venimos un día más ante el altar para llenar nuestras vidas de la escucha de la palabra de Dios y la comunión del Cuerpo y la Sangre de Cristo. Y lo hacemos en el día que recordamos la

Viernes 28 de junio

memoria del gran Padre de la Iglesia san Ireneo, quien defendió ardientemente la fe cristiana frente a las herejías de su tiempo, entregando su vida al servicio de la Iglesia mediante la fuerza de sus escritos y el ardor de su celo pastoral Preparémonos, pues, en unos momentos de silencio para celebrar la Eucaristía pidiendo al Señor que derrame sobre nosotros su gracia, su perdón y su salvación. Yo confieso… Colecta: Señor, Dios nuestro, que otorgaste a tu obispo san Ireneo la gracia de mantener incólume la doctrina y la paz de la Iglesia, concédenos, por su intercesión, renovarnos en la fe y en la caridad y trabajar sin descanso por la unidad y la concordia entre los hombres. Por nuestro Señor Jesucristo. Oración de los fieles: Supliquemos ahora confiadamente a Dios nuestro Padre por la Iglesia y por el mundo entero. 1. Por la Iglesia; para que sea dispensadora del perdón y la misericordia de Dios, y en ella todos se sientan acogidos, amados y respetados. Roguemos al Señor. 2. Por los jóvenes; para que viviendo con madurez su fe se comprometan siguiendo a Jesús pobre, virgen y obediente, por el Reino de los cielos. Roguemos al Señor. 3. Por todos los cristianos; para que sepamos llevar a nuestra sociedad los valores del Evangelio y desde ellos se renueven sus estructuras políticas, sociales, económicas y morales. Roguemos al Señor. 4. Por los enfermos, por los que se sienten tentados, por los que sufren sin fe; para que descubran la presencia de Dios en sus vidas y recobren la confianza y la paz. Roguemos al Señor. 5. Por los que compartimos nuestra fe en esta Eucaristía; para que nos comprometamos a vivirla en medio de nuestros ambientes con renovada ilusión. Roguemos al Señor.

Acepta, Señor, las oraciones que con fe te hemos presentado, compadécete de nuestras faltas y haz que amando tus mandatos los cumplamos de todo corazón. Por Jesucristo nuestro Señor. Poscomunión: Por estos misterios que hemos celebrado ten piedad de nosotros, Señor, y aumenta nuestra fe, tu Tú que glorificas a tu obispo san Ireneo por haber profesado su fe hasta la muerte, haz que esa fe nos justifique también a nosotros viviéndola en toda su verdad. Por Jesucristo nuestro Señor.

San Pedro y San Pablo, apóstoles. SOLEMNIDAD Color rojo. Misa y lecturas propias de la solemnidad (leccionario V). Gloria. Aleluya. Credo. Prefacio propio. Plegaria Eucarística I ó III. Bendición solemne de apóstoles. La gracia y la paz de parte de Dios, nuestro Padre, y de Jesucristo, el Señor, estén con todos vosotros. Monición de entrada y acto penitencial: Hermanos: Al reunirnos para celebrar con alegría y gozo la solemnidad de los santos apóstoles Pedro y Pablo, columnas de la Iglesia, quienes con la fuerza de la fe y el amor a Jesucristo anunciaron el evangelio en la ciudad de Roma y por todo el mundo; pongámonos en la presencia de Dios, y preparemos nuestro corazón para participar dignamente en la Eucaristía pidiendo perdón por nuestros pecados.  Tú que perdonaste a Pedro cuando renegó de Ti.  Tú que convertiste a Pablo en apóstol tuyo.  Tú que por la sucesión apostólica nos aseguras el perdón de los pecados. Gloria. Colecta: Señor, Tú que nos llenas de santa alegría en la celebración de la fiesta de san Pedro y san Pablo, haz que tu Iglesia se mantenga siempre fiel a las

Sábado 29 de junio

enseñanzas de aquellos que fueron fundamento de nuestra fe cristiana. Por nuestro Señor Jesucristo. Credo: Profesemos ahora nuestra fe; la fe que es vida, libertad y alegría. La fe por la cual los apóstoles dieron su sangre. Oración de los fieles: En el gozo de la solemnidad de los santos apóstoles Pedro y Pablo, imploremos la misericordia divina para la Iglesia, edificada sobre la roca de Pedro, y pidamos por el mundo entero, iluminado por la predicación de Pablo. 1. Para que el Santo Padre, el Papa N., gobierne, con la sabiduría del Espíritu y la firmeza de la fe apostólica, a la Iglesia del Dios vivo. Roguemos al Señor. 2. Para que Dios, que envió a Pablo a anunciar el mensaje de salvación a todos los pueblos, envío hoy también sacerdotes que proclamen el Evangelio en nuestra diócesis y en todo el mundo. Roguemos al Señor. 3. Para que los responsables del gobierno de las naciones, como servidores de Dios, procuren siempre la justicia y el bien de los ciudadanos. Roguemos al Señor. 4. Para que los que sufren persecuciones y están encarcelados a causa de su fe obtengan su libertad por la oración perseverante de la Iglesia. Roguemos al Señor. 5. Para que quienes nos encontramos reunidos hoy aquí perseveremos firmemente cimentados en la doctrina apostólica y en la integridad de la fe y anunciemos a Cristo al mundo. Roguemos al Señor. Escucha, Señor, nuestras oraciones, edifica nuestra comunidad en Jesucristo, y haz que al compartir nuestra fe en el Evangelio experimentemos cómo se fortalece nuestra esperanza y se aviva nuestra caridad. Por Jesucristo nuestro Señor. Poscomunión: Concédenos, Señor, a los que has alimentado con este sacramento, vivir de tal modo en tu Iglesia que, perseverando en la fracción del pan y en la

doctrina de los apóstoles, tengamos un solo corazón y una sola alma, arraigados firmemente en tu caridad. Por Jesucristo nuestro Señor. Bendición solemne: - El Dios todopoderoso, que por la confesión de Pedro os ha fortalecido y os ha edificado sobre la roca de la fe de la Iglesia os dé su bendición. - Dios, que os ha instruido con la predicación de Pablo, cuya palabra sigue resonando en la Iglesia, os ayude a seguir su ejemplo de ganar hermanos para Cristo. - Para que así, por las llaves de Pedro, la palabra de Pablo y la oración de ambos, nos sintamos animados a luchar por aquella patria a la que ellos llegaron muriendo en la cruz uno y otro bajo la espada. - Y la bendición de Dios todopoderoso…

Domingo 30 de junio
DOMINGO XIII ORDINARIO Color verde. Misa y lecturas propias del domingo. Gloria. Aleluya. Credo. Plegaria Eucarística II con su prefacio. Monición de entrada y acto penitencial: Como cada domingo, nos reunimos en torno a Jesucristo para escuchar su Palabra, alimentarnos con su Cuerpo y su Sangre, y fortalecer nuestra misión con Él; renovando así nuestra vida. Demos, pues, gracias de todo corazón a Cristo que nos ha convocado, y dispongámonos a celebrar estos sagrados misterios con un corazón limpio para acoger al Señor, reconociendo nuestros pecados.  Tú que nos llamas a seguirte.  Tú que nos has liberado por el misterio de la cruz.  Tú que nos has enviado como mensajeros a preparar tu camino. Gloria. Colecta:

Padre de bondad, que por la gracia de la adopción nos has hecho hijos de la luz; concédenos vivir fuera de las tinieblas del error y permanecer siempre en el esplendor de la verdad. Por nuestro Señor Jesucristo. Credo: Afirmemos ahora nuestra fe en el Padre que nos ama, en el Hijo que nos dejó su palabra y su ejemplo salvador, y en el Espíritu Santo que puede transformar nuestras vidas. Oración de los fieles: Con la confianza de ser escuchados, presentemos nuestras peticiones a Dios Padre, que nos enseña el sendero de la vida y nos sacia de gozo en su presencia. 1. Por la Iglesia; para que anuncie a todos los hombres el sendero de la vida. Roguemos al Señor. 2. Por las vocaciones sacerdotales al servicio de nuestra diócesis; para que la fuerza del Espíritu anime a muchos jóvenes a seguir en el ministerio sacerdotal a Jesús. Roguemos al Señor. 3. Por los gobernantes de todos los países; para que trabajen por la libertad y eliminar en todo el mundo el yugo de la esclavitud. Roguemos al Señor. 4. Por los que dudan en seguir a Cristo; para que no se dejen atar por nada ni por nadie, y no teman mirar hacia delante. Roguemos al Señor. 5. Por todos nosotros; para que amando a nuestro prójimo andemos según el Espíritu y no bajo los deseos de la carne. Roguemos al Señor. Oh Dios, que nos llamas a celebrar tus santos misterios, escucha nuestras oraciones y mantén nuestra libertad con la fuerza y la dulzura de tu amor, para que no venga a menos nuestra fidelidad a Cristo en el servicio generoso a los demás. Por Jesucristo nuestro Señor. Poscomunión: La víctima eucarística que hemos ofrecido y recibido en comunión nos vivifique, Señor, para que, unidos a Ti, en caridad perpetua, demos frutos que siempre permanezcan. Por Jesucristo nuestro Señor.

Bendición solemne: - El Dios de toda gracia, que os ha llamado en Cristo a su eterna gloria, os afiance y os conserve fuertes y constantes en la fe. - Y la bendición de Dios todopoderoso...

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->