Lic. Diana Fernández Etapa del garabateo Garabato sin control. No sigue una coordinación oculo-manual Líneas moviendo todo el brazo hacia adelante y hacia atrás y en círculos. Produce trazos impulsivos que pasan los bordes del papel. El niño puede estar mirando hacia otro lado mientras garabatea. Sólo le interesa el placer del movimiento, que será siempre lo más amplio posible. El Garabato controlado el niño toma conciencia de la posibilidad de controlar el grafismo que está realizando. Es capaz de realizar círculos cerrados. El Garabato con nombre el trazo adquiere valor de signo y de símbolo. El niño dibuja con una intención; aunque el garabato no sufra en sí demasiadas modificaciones Espontáneamente le pondrá un nombre. El mismo trazo o signo puede servirle para representar distintas cosas. Pasa del pensamiento meramente kinestésico al pensamiento imaginativo. Muchas veces un trazo que, al comenzar el dibujo significaba una cosa, puede cambiar de denominación antes de terminarlo. (El garabato (de 2 a 4 años). Etapa Pre esquemática Primeros intentos conscientes para crear símbolos que tengan un significado. Los trazos son ahora controlados y se refieren a objetos visuales. Primeras representaciones de objetos y figuras reconocibles para un adulto. La primera figura lograda es la humana. El dibujo se "monigote", "cabezudo", "cabeza-pies" o "renacuajo". Un dibujo es siempre, una abstracción o esquema que resulta de una amplia gama de estímulos Complejos Imitación de los modelos que lo rodean, cómics, los personajes televisivos, las películas de animación o la influencia de las críticas del adulto. Hacia los 6 años, dejará de variar y modificar los símbolos representativos, para establecer un cierto esquema de cada cosa, que repetirá continuamente. Están menos interesados en el cromatismo, que en la forma. Hay poca relación entre los objetos que pinta y su color real. La relación es más sentimental que de otro estilo. Muchas veces la elección es sólo por asuntos mecánicos. Entre niños de esta edad, el espacio es entendido como todo lo que rodea a la figura principal. Los objetos secundarios representados, "flotan" alrededor de esa figura central. (El garabato (de 4 a 7 años). Etapa esquemática Se desarrolla un concepto definido de la forma. El niño intenta describir en sus dibujos partes de su ambiente. Ya existe una relación objeto-color y al tratamiento del espacio se incluye el factor tiempo. En un mismo dibujo suelen aparecer diferentes secuencias de tiempo o distintas acciones que han tenido lugar en momentos separados. (de 7 a 9 años) Etapa del realismo A esta edad los niños comienzan a sentirse miembros de la sociedad y del ambiente en que viven. Es la etapa de la pandilla de amigos. Sus dibujos comienzan a ser más detallados y comienzan a entrar en la búsqueda de la proporcionalidad, la perspectiva y el movimiento, flexibilizando las figuras. Pero todavía los dibujos son más simbólicos que representativos de la realidad. (de 9 a 12 años) EL GARABATO PRIMERAS FORMAS 2.5 AÑOS.COMBINACION DE CIRCULOS Y LINEAS RECTAS 3 AÑOS EL DETALLE AUMENTA 3 Y 4 AÑOS FIGURA MAS HUMANA 5 AÑOS DIFERENCIACION DE LA FIGURA DEL DIBUJO La mirada y la actitud  El modo en que coge los lápices.  ¿Disfruta el niño con la actividad? ¿Solicita los lápices? Debemos verificar si está pendiente de lo que hace fijando la mirada en el papel o simplemente se limita a hacer movimientos con el lápiz sin prestar atención. En éste último caso deberíamos intentar corregirle y que atendiera visualmente a lo que está haciendo. Si no está motivado para pintar mejor dejarlo para otro momento. No forzarlo. Una inclinación natural hacia el dibujo es buen indicador de la capacidad de aprendizaje posterior. Lo hace de forma tranquila o lo agarra fuertemente. Su trazo será seguramente aún torpe pero si los agarra de forma forzada puede ser un indicador de tensión. Es aconsejable que le indiquemos tranquilamente como debe cogerlos, pero dejándole cierta libertad en sus primeros encuentros con el papel para que vaya experimentando.       El espacio que ocupa.  Ver el espacio que ocupa en el papel puede darnos algunas pistas. En general ocupar todo el espacio se asocia a confianza, seguridad, ganas de explorar el entorno, etc. Cuando el espacio ocupado se reduce a alguna zona en concreto o los garabatos son pequeños se interpretaría en sentido contrario, es decir, timidez, retraimiento, introversión. El trazo.    Un trazo firme, seguro y estable al hacer el garabato puede significar soltura de movimientos, ganas de explorar, de experimentar, buena predisposición al juego, a aprender, etc. Si el trazo se efectúa con exceso de presión o velocidad puede ser un indicador de impulsividad o falta de control.   En general, los niños empiezan dibujando formas rectilíneas para progresivamente incorporar las formas onduladas. Una vez pasada la etapa de los primeros garabatos, cuando se empieza a adquirir un poco de destreza con el dibujo, las líneas rectas largas trazadas de esquina a esquina del papel, en especial las ascendentes, pueden ser indicadores de cierta agresividad hacia el exterior o falta de control de impulsos. Por el contrario, los trazos con predominio de las formas onduladas o redondeadas son propias de niños con mayor control sobre sí mismos y quizás de mayor complicidad afectiva con las figuras de apego. 
Sign up to vote on this title
UsefulNot useful