P. 1
La Vida Penitenciaria

La Vida Penitenciaria

|Views: 9|Likes:
Publicado porBelkis Hernandez

More info:

Published by: Belkis Hernandez on Jun 03, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

02/16/2015

pdf

text

original

latinoamericana y universal.

El Estado, con la participación de las familias y lasociedad, promoverá el proceso de educación ciudadana de acuerdo con losprincipios contenidos de esta Constitución y en la ley.Desprenderse, en primer lugar, de la ilusión de que la penalidad es ante todo uncastigo (una exclusión), una manera de reprimir los delitos, simplemente comomecanismo negativo, en el que la prisión reprime, excluye, suprime y neutraliza. Alanalizar el tema del principio de la educación (principio sagrado) resulta másconveniente si los tratamos junto a las consecuencias del derecho y de lasciencias sociales.La principal de ellas, es la educación como el elemento indispensable deltratamiento, porque al considera el hábitat o medio carcelario, lo primero quedebemos reconocer es que se ha formado allí un gran laboratorio humano paraser penetrado por las ciencias penitenciarias ±la pedagogía, la psicología ypsiquiatría ± que son los instrumentos de la educación de la pobre alma delcondenado; y en caso contrario, nos enfrentamos a la utilización inútil del cuerpo ydel tiempo del hombre del encierro, que aumenta sus fuerzas en términos deutilidad económica, y que disminuye esas mismas fuerzas, en términos de su re-adaptación, de su corrección, y en términos de todo lo que ha significado laresocialización, entre lo que reeducar implica la mayor tarea del sistema.La educación penitenciaria debe ser amplia. Un vistazo a la problemática nos diceque ella puede ir en direcciones distintas. Una es la capacitación del personalpenitenciario, sin importar en el ambiente ±cerrado o abierto± que caracterice la cárcel; y en el otro extremo, la evaluación y posterior diagnóstico como base de lareforma penitenciaria para el abordaje de un verdadero y concreto modelopenitenciario. En uno y otro hay que trazar políticas básicas de integración entre loque se denomina la parte formal de la prisión (el personal penitenciario) y la parteinformal (los reclusos), reafirmando mecanismos de comunicación entre losencargados de desarrollar los programas que hacen posible muchas experiencias,investigaciones, asistencia recíproca, en fin, la construcción de las mil realidadesen que constituye la prisión, en contra de la prisión.Con la vigencia de la Ley de Redención de la Pena por el Trabajo y el Estudio lamatrícula estudiantil en las cárceles ha venido aumentando, dado el efectomotivador de esta Ley, además se han venido incorporando docentes del I.N.C.E.,el Ministerio de Educación y las Gobernaciones; sin embargo, no se alcanzatodavía la matrícula deseada, y en materia de dotaciones la situación se mantieneigual de deficitaria sino agravada.Lo referido a deportes y cultura se limita a la realización de eventos interpenalesprogramados anualmente. Las disciplinas deportivas no se fomentan bajo la visiónformativa, sino de entretenimiento, reciben dotaciones del Ministerio del Interior,de Fundaciones y de dependencias gubernamentales en mayor medida que laactividad de educación; pero nunca de acuerdo a la necesidad.Las actividades culturales, son sufragadas por los mismos reclusos en la mayoríade los casos; reciben poco aporte y los medios son muy limitados, terminan siendoun espectáculo donde pretenden protagonizar anualmente las autoridades de prisiones a través de festivales de teatro, música, artesanía, etc. La ejecución deestas actividades no son apoyadas eficientemente por las autoridades, se realizangracias al sacrificio de reclusos y de los funcionarios de baja jerarquía que estánencargados de los Departamentos en las cárceles y en la División de AtenciónIntegral; sin embargo, son utilizados como bandera de rehabilitación por lasautoridades cuando ya los peones han preparado el escenario. O rqu es t a Sinfónic a P

llevar a cabo en todos los penalesdel país y hacer de esto una práctica rutinaria. Conclu s ión. debería el Estado Venezolano.Para la formación de las agrupaciones se realizó una convocatoria y se aceptarona todos los que acudieron. será implementado en otros centros penitenciarios del país. la situación dela cárcel del Rodeo I y II. Las medidas aplicadas por el Estado deben estar guiadas a lograr laresocialización de los privados de libertad y a lograr su reinserción en la sociedaduna vez cumplida la pena. Se prevé que un 10% de la poblaciónpenitenciaria de estas cárceles reciba educación musical a través del programa. los vuelve más delincuentes en aras de su supervivenciadentro de estos recientes penitenciarios.tienen el control por la fuerza de las armas de la mayoría de los reclusos y a suvez realizan comercio con la vida humana. basados en esta información. . paulatinamente. pero tres meses más tarde ya tocaban elhimno nacional y otras piezas de cierta complejidad. La única condición era no tener antecedentes deagresión a funcionarios dentro del penal. que contribuya a minimizar esteproblema y ayude a garantizar los derechos humanos de los privados de libertad. la práctica yel disfrute de la música. el Centro Penitenciario de la Región Andina. donde vemos como un grupo de reos llamados Pranes. Los internos fueron entrevistados paraconocer su temperamento. estamos viviendo hoy día.bajo el financiamiento del Banco Interamericano de Desarrollo. y. el Centro Penitenciario deOccidente.Este programa educativo musical es desarrollado por la Fundación Musical SimónBolívar y el Ministerio del Poder Popular para Relaciones Interiores y Justicia. elcual. lejos de eso. La Red de Orquestas Sinfónicas Penitenciarias fue creada en 2007 con elpropósito de minimizar los niveles de violencia dentro de las cárceles y facilitar elproceso de reinserción social de los internos mediante el aprendizaje. lo cual en vez de conllevar a lareeducación de los reos.e nit e nci a ri a . El programa se está implementando en el Instituto Nacional de OrientaciónFemenina.Políticas. carácter y morfología.En el presente las Orquestas Sinfónicas Penitenciarias cuentan con una plantillade 461 alumnos y desde su creación 1086 internos han recibido educaciónmusical a través del programa. el Centro Penitenciario de Carabobo (Mínima de Tocuyito) y laComunidad Penitenciaria de Coro. La inmensa mayoría jamás habíavisto de cerca un instrumento musical. como la que se lleva a cabo actualmente en estos recintospenitenciarios.se decidió qué instrumento se les asignaría.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->