Está en la página 1de 90

DIALOGANDO CON DIOS.

PADRE NUESTRO

Amiguito:
El Padre nuestro es la oración que Jesús nos enseñó para dirigirnos a nuestro Padre, es
una oración de confianza en la que le expresamos nuestro amor; le pedimos por nuestras
necesidades y le prometemos perdonar a los que nos ofenden, esperando que El nos
perdone cuando caemos en algún error.

Le pedimos su ayuda para que no nos permita caer en el mal y ceder ante las tentaciones
de hacer cosas que no son correctas.

La palabra Amén significa: “Así sea”. Con ella expresamos la confianza que tenemos en El
y el compromiso que adquirimos de cumplir lo que prometemos: perdonar y hacer lo
posible por no pecar.

Ora un Padre nuestro diariamente, hazlo de corazón, medita en el compromiso que


adquieres, en cómo puedes realizarlo con tus padres, tus hermanos, tus abuelos, tus
parientes, tus amigos, tus maestros, tus vecinos, etc.

Padre nuestro
Que estás en el cielo,
Santificado sea tu nombre.

Venga a nosotros tu reino


Hágase tu voluntad,
En la tierra como en el cielo.

El pan nuestro de cada día


Danos hoy y perdona nuestras ofensas
Como nosotros perdonamos
A los que nos ofenden.

No nos dejes caer en tentación,


Líbranos del mal.

Amén
AVE MARIA

El Ave María es una oración dirigida a la Virgen María, madre de Jesús y madre nuestra.
Ora un Ave María diariamente y medita sobre lo que significa.

La palabra “Ave” significa en arameo “Saludo”

Con ésta oración, saludamos a María, pedimos a Dios la salve.


Le decimos que está llena de dones. Eso significa ser bendecida.
Cuando tus papás te bendicen, piden dones para ti, piden cosas buenas para ti.

La bendecimos y bendecimos a su Hijo Jesús, le pedimos que ruegue por nosotros, ya que
ella es bendita entre todas las mujeres y al estar tan cerca de Dios, puede interceder por
nosotros.
Como ruega o intercede tu mamá, ante las personas. Bendecimos a Jesús, como
bendecimos a nuestros hermanos, o sea, deseamos para ellos cosas buenas.

Le pedimos también nos acompañe siempre, en el transcurso de nuestra vida y en el


momento de nuestra muerte, para interceder ante su hijo por nosotros.

¿Tú crees que Jesús no va a escucharla, si es su Madre, si es bendita por Dios?

Dios te salve, María


Llena eres de gracia
El Señor es contigo.

Bendita eres entre todas las mujeres


Y bendito el fruto
De tu vientre, Jesús.

Santa María,
Madre de Dios.
Ruega, Señora por nosotros
Los pecadores,
Ahora y en la hora
De nuestra muerte. Amén.
retiro espiritual: Semana con Jesús
Esta es una invitación para que conozcas a nuestro amigo Jesús. El desea ser amigo tuyo
también.

¿Quieres saber quién es Jesús?


Jesús es el Hijo de Dios. Suena bien, ¿no?
Y es también tu hermano y mi hermano, porque tú y yo, también somos Hijos de Dios.
Seguramente tú tienes hermanos y los quieres. Y tienes un hermano mayor que te
enseña. O un primo. O un tío. Alguien mayor que tú a quien le tienes confianza.
Jesús es nuestro hermano mayor.

¿Qué significa ser su discípulo?


Los discípulos son las personas que aprenden de alguien.
Jesús tuvo 12 discípulos, mientras estuvo físicamente aquí, a los que enseñó y los cuáles
a su vez enseñaron a otros. Y así sucesivamente, hasta nuestros días.

¿Qué nos enseña? te preguntarás probablemente. Digo…porque hay que saber si lo que
nos enseñan es bueno para nosotros, ¿verdad?

Pues te diré que Jesús les enseñó a sus discípulos y nos sigue enseñando, el camino a una
nueva vida.
Una nueva vida en la que no hay sufrimiento, hay armonía y paz. Y además es eterna, no
se acaba como se acaba ésta vida.
Pero no tienes que esperar a llegar a ésa vida, para tener una nueva vida.

En tu propia vida, en tu propia existencia puedes tener un cambio que te haga ser mejor,
que te haga sentir mejor, que te haga vivir mejor.
Puedes empezar a gozar de ésa vida que Jesús quiere enseñarte, en tu vida diaria, con
tus padres, hermanos, familiares y con los que te rodean.

COMO UTILIZAR ESTA PAGINA CADA DIA DURANTE UNA SEMANA


*Lee lo referente a cada día atentamente.
*Primero empezamos con una oración, para pedir a Jesús nos ilumine. Iluminar significa
“dar luz”, esclarecer, aluzar, darnos a entender.
Y con ella, le pedimos que nos ayude a entender y a aprovechar lo que nos quiere
enseñar.
Para orar, concéntrate en cada palabra, trata de entenderla y hacerla tuya, o sea, decirlas
como si tú las hubieras escrito, sentirlas así.

*Después vienen algunas actividades, explicaciones y una pequeña tarea, las cuales te
ayudarán a acercarte a Jesús.

*Puedes tomar un pequeño descanso después de la explicación para meditar sobre lo que
leíste.

*Pregunta a tus padres o a tu catequista si aún no haces la Primera comunión, si tienes


alguna duda. O escríbenos tus dudas o comentarios.

La palabra de Dios, es alimento para tu espíritu o alma.


¡BUEN PROVECHO!
ALGUNOS PUNTOS QUE DEBES CONSIDERAR PARA ENTENDER MEJOR
EL MODO EN QUE ESTA PRESENTADO LAS LECTURAS, ACTIVIDADES Y,
COMENTARIOS DE ESTE RETIRO ESPIRITUAL DE UNA SEMANA.
Un retiro son una serie de ejercicios espirituales, necesarios para fortalecer tu espíritu.
Así como ejercitas tu cuerpo, para que esté sano, tu espíritu requiere ejercitarse, para
ser cada vez más fuerte. Tiene batallas que ganar, como verás.

Estos ejercicios están pensados para ello. Elaborados por la Diócesis de San Juan de
los Lagos, en Jalisco, México.

CADA DIA, ANTES DE ACOSTARTE, MEDITA SOBRE LAS FALTAS QUE COMETISTE EN EL
DIA, ARREPIENTETE DE ELLAS Y PROMETE A JESUS NO VOLVER A COMETERLAS.
• Primeramente, hacemos una oración para pedir entendimiento del mensaje,
disposición para llevarlo a cabo y fortaleza para aplicarlo a nuestra vida.
• Realizaremos algunas actividades, para comprender mejor el mensaje.
• Leeremos un fragmento del Evangelio, que es la palabra de Dios. También leeremos
lo que la Iglesia nos dice al respecto, por medio del Catecismo de la Iglesia. Y
leeremos lo que algunos otros autores nos dicen.
• Los comentarios corren a cargo de Laura Aguilar Ramírez, webmaster de
adolescenciaaventurera.blogspot.com, viviresunaaventura.blogspot.com y
enlineadirecta.blogspot.com . Algunos tal vez te parezcan un poco largos, pero te
sugiero leernos atentamente.
En ellos, trato de explicar lo más brevemente posible, algunas cuestiones muy difíciles
de entender, junto con algunos ejemplos de mi propia vida y que puedes ver reflejados
en la tuya.

• Finalmente, encontrarás una pequeña tarea a realizar, en la que puedes hacer uso
de toda tu creatividad, en la que reflejarás lo que entendiste.
Te sugiero conservarlas. Te aseguro te servirán como recordatorio, así como para
darte cuenta del crecimiento que se desarrolla en ti, a medida que avances en el
conocimiento de Jesús, tu amigo.

TE RECOMIENDO:
Leer con atención
Hacer las oraciones, pidiendo a Jesús la fé suficiente para ello
Responder honestamente a todas las preguntas.
Si tienes dudas, acércate a tus padres, a tu catequista, a tu parroquia.

Y alguien te ayudará a resolverlas.

Con cariño.
Laura Aguilar Ramírez.

primer DIA
Oración:
Quiero ser tu discípulo

Jesús, aquí estoy para seguirte a donde Tú vayas


Quiero ser tu discípulo fiel
Y aprender todo lo que quieras enseñarme

Te ofrezco todo lo bueno


Que hay en mí para servir a los demás

Estoy disponible, Señor


Para seguir tus pasos.

Estoy feliz
Porque a tu lado aprendo a vivir haciendo el bien.

Tengo muchas ganas de crecer


En la fé, en la esperanza
Y en el amor a los demás.

¡Ayúdame a vivir como


Un buen discípulo!

¿QUIERES SER MI AMIGO?


A continuación encontrarás a algunos amigos tuyos, con los que convives a diario.
Lee con atención lo que cada uno te dice y contesta al final unas cuántas preguntas.
¿Estás listo?
Piensa bien cada respuesta. Fíjate cuáles amigos son más convenientes para ti.
Cuáles te dejan algo bueno para tu vida y para tu futuro.

Sé honesto contigo mismo. Eso es lo más importante.


Aquí no hay nadie con quien debas o quieras quedar bien, contestar lo que pienses que a
ésa persona le gustaría.
Puedes elegir por supuesto, varios amigos.
Puedes hacer una lista con tu primer amigo, después con el segundo, etc.

“Al día siguiente Juan se encontraba de nuevo en el mismo lugar con dos de sus
discípulos. Mientras pasaba Jesús, se fijó en El y dijo:
“Ese es el cordero de Dios”. Los dos discípulos lo oyeron y siguieron a Jesús. Jesús
se volvió y al ver que lo seguían, les preguntó:
“¿Qué buscan?”. Le contestaron: “Rabbi, ¿ donde vives?”. Jesús les dijo: “Vengan y lo
verán. Fueron, vieron donde vivía y se quedaron con El. Eran como las cuatro de la
tarde.
Andrés, el hermano de Simón Pedro era uno de los dos que siguieron a Jesús, por la
palabra de Juan . Encontró primero a su hermano Simón y le dijo: “Hemos encontrado
al Mesías” ( Jn. 1, 35-42)

COMENTARIO

Juan era maestro de Andrés y Juan reconoció en Jesús al Mesías (al Salvador, al que
esperaban) Lo mostró a sus discípulos. Y ellos lo siguieron.
Pero no lo siguieron sólo porque les dijeron; quisieron comprobar que realmente Juan les
decía la verdad.
Jesús los llevó a su casa, les habló, les mostró que era El quien Juan decía. Y entonces
supieron que era realmente el Mesías. Y llamaron a los que más amaban; Andrés avisó a
su hermano Simón, quien también siguió a Jesús.

Rabbi en arameo, que era la lengua que hablaba el pueblo al que pertenecía Jesús,
significa “Maestro”. Maestro no sólo de conocimientos, sino un Maestro espiritual, que nos
guía hacia Dios.

Cuando alguien te da una buena noticia, quieres compartirla con aquellos que quieres,
¿verdad? Fue lo que hizo Andrés. El encontrar al Mesías, es una buena noticia, porque es
El quien nos trae la salvación.

Quizás te preguntes de qué te va a salvar Jesús? De la muerte eterna.


Es cierto que nuestro cuerpo fallece, pero no somos sólo un cuerpo. Somos espíritu y ése
espíritu desea alcanzar la vida eterna, la cual sólo se consigue estando con Dios. Jesús
nos conduce a Dios, su Padre y nuestro Padre, porque El es nuestro Creador.
Es por eso que Jesús es llamado el Mesías, el Enviado, el Salvador, porque nos
conduce a la vida eterna. Una vida que no es como la que vivimos aquí, sino una vida
plena.

Esta vida que tenemos, es un paso para alcanzar la otra. El seguir a Jesús es entonces,
hacernos como El, vivir como El vivió, crecer en la Fé, que es el confiar plenamente en El
y en el que lo envió: Dios.

Para saber cómo vivió, tenemos la palabra escrita que se llama Biblia, que está
compuesta por :
• El Antiguo Testamento; escrito antes de Jesús, y que nos habla de la vida del
hombre desde que fue creado por Dios hasta el momento del nacimiento de Jesús)
• El Nuevo Testamento; escrito después de Jesús y que nos habla de la vida de Jesús
y de la de sus discípulos.
• Salmos (que son oraciones y alabanzas)
• Libros de Proverbios y de la Sabiduría (consejos para la vida)

Jesús falleció; pero resucitó. Ese es el camino que nos conduce a la vida eterna: la
resurrección, que no es lo mismo que reencarnar.
Reencarnar sería volver a tomar un cuerpo o nacer en un cuerpo nuevo, ser un nuevo
bebé.

Resucitar es estar en cuerpo y espíritu, tu mismo cuerpo, pero distinto,


glorificado.

Cuando Jesús resucitó, volvió con sus discípulos y les prometió enviar a su Espíritu Santo,
para guiarlos, para recordarles sus palabras, para consolarlos, para auxiliarnos.

Ese Espíritu Santo es el que actúa desde que Jesús subió al Cielo. Y actúa por
medio de la Iglesia.
La Iglesia no es sólo el lugar al que se acude a oír misa o a orar. Ese lugar se llama
Templo.

La Iglesia somos todos, empezando por el Papa, siguiendo con los Cardenales,
Obispos, los sacerdotes o párrocos (como el que da misas en el templo al que
asistes) y los fieles (como tú y como yo)

El Espíritu Santo actúa entonces, en todos nosotros, los bautizados en agua y


con el Espíritu, como tú y yo.

Ese Espíritu Santo ha continuado comunicándonos mensajes de Jesús, como lo ha hecho


por medio de la Virgen María en distintas apariciones, como lo ha hecho a través de
santos, que han escrito sus experiencias y los mensajes que Jesús nos ha enviado.

Es a través de ésos mensajes, que conocemos la vida de Jesús, sus obras, la vida de los
discípulos, de la Virgen y de San José, padre de Jesús, etc.
Digamos entonces, que la Biblia junto con la Tradición de la Iglesia conforman el mensaje
de Dios.

Una tradición es el pasar algo de generación en generación, o sea, de padres a hijos.


Alguna costumbre que tengan en tu casa, por ejemplo en casa de mis suegros, cuando
nacía un hijo o un nieto, mi suegro le regalaba un cobertor. Costumbre que seguimos
todos los demás miembros de la familia con nuestros hijos.
Eso mismo es lo que sucede con la Iglesia. Jesús nos sigue hablando, como lo prometió.
No nos ha dejado sólos.

Y lo ha hecho a través de la Virgen María y de los santos, que han sido personas como tú
y como yo, que escucharon el llamado de Jesús, decidieron seguirlo, vivir como El y a
cambio, El los hizo sus mensajeros, sus amigos.

Y como amigos de Jesús, son también tus y mis amigos.

¿Has tratado alguna vez de leer la Biblia?


De hecho, la leemos cada vez que vamos a misa.
El sacerdote y las personas que lo auxilian, como son las religiosas y algunas personas
que ayudan en el templo, nos leen fragmentos de las Escrituras, que es como se conoce a
la Biblia.

El sacerdote se encarga de explicarnos cómo aplicar lo que leemos a nuestra vida diaria.
El representa a Jesús.
Antes de hacer la primera comunión, una persona llamada Catequista, ayuda al sacerdote
a enseñar a los niños y en algunos casos, a los adultos: la vida de Jesús, oraciones, y
algunas enseñanzas básicas para vivir nuestra fé.

En los templos normalmente también se dan Cursos o estudios bíblicos, que te


auxilian a entender mejor la palabra de Dios, contenida en la Biblia. Te enseñan
cómo leerla, cómo entenderla a partir de conocer algunas costumbres de la época en que
fue escrita, algunas palabras que puedes no entender, etc.

Es importante recibir éstos cursos para entender bien la Biblia, para utilizarla de
mejor manera. El leerla cada uno por su cuenta, no es la mejor opción, porque
desconocemos muchas cosas y podemos desorientarnos en lugar de entenderla.
Tampoco es bueno el sacar frases de aquí y de allá, porque no nos da una idea correcta
de la palabra.

En la Iglesia se lleva un órden. Se lee en órden. La palabra que se lee en un día,


tiene una continuidad con la del día siguiente. Es por eso que se llama Evangelio
diario.
En la actualidad, muchas personas que por motivo u otro, no podemos ir a una iglesia,
podemos leer el Evangelio diario, por medio del Internet, pero no a nuestra propia
consideración, sino siguiendo la lectura del Evangelio que nos marca la Iglesia.

La Iglesia como hemos visto, somos todos los creyentes, en todos los países.
Por lo tanto, la Iglesia habla todos los idiomas, la Iglesia está abierta siempre. Piensa
esto: si tú duermes en América, alguien en Europa está despierto.
Entonces, si todos leemos el mismo Evangelio diariamente, es como estar unidos entre
nosotros. Como platicar con alguien que está en otro lugar muy lejano.

Eso se llama la Universalidad de la Iglesia: Perteneces a una gran Iglesia.


A una Iglesia que fundó Cristo mismo, cuando evangelizaba a sus discípulos y a la gente.
Y que ha seguido creciendo a través de la Tradición de la Iglesia, inspirada por el Espíritu
Santo.

Evangelizar, proviene de Evangelio.


Evangelio significa “Buena nueva”- Comunicar a otros la buena nueva del camino hacia la
salvación.

Los Evangelios son 4. Escritos por discípulos de Jesús.

¿Entiendes porqué no debemos leer el Evangelio como mejor nos plazca y sin ningún
órden?
Acércate al templo más cercano a tu casa y encontrarás
personas que te auxilien para conocer mejor a Jesús y que
te auxilien a pertenecer a la Iglesia de Jesús.
2DO. DIA
CONTESTA AHORA ESTAS PREGUNTAS.
.

Llega pues, a una ciudad de Samaria, llamada Sicar cerca de la


heredad que Jacob dio a su hijo José Allí estaba el pozo de Jacob. Jesús como se había
fatigado del camino, estaba sentado a la orilla del pozo. Era alrededor de la hora sexta.

Llegó una mujer de Samaria a sacar agua. Jesús le dijo: “Dame de beber”
Pues sus discípulos se habían ido a comprar comida. Le dice la samaritana: “¿Cómo tú
siendo judío, me pides de beber a mí, que soy una mujer samaritana?” (Porque los judíos
no se tratan con los samaritanos.

Jesús le respondió: “Si conocieras el don de Dios, y quién es el que te dice: “Dame de
beber”, tú le habrías pedido a él, y él te habría dado agua viva”.
Le dice la mujer: “Señor, no tienes con qué sacarla y el pozo es hondo; ¿de dónde pues,
tienes ésa agua viva?
¿Es que tú eres más que nuestro padre Jacob, que nos dio el pozo, y de él bebieron él y
sus hijos y sus ganados?”

Jesús le respondió:”Todo el que beba de ésta agua, volverá a tener sed” pero el que beba
del agua que yo le dé, no tendrá sed jamás, sino que el agua que yo le dé, se convertirá
en él en fuente de agua que brota para vida eterna”.

Le dice la mujer: “Señor; dame de ésa agua, para que no tenga más sed y no tenga que
venir aquí a sacarla”.
La ciudad dejando su cántaro, corrió a la ciudad y dijo a la gente:

“Vengan a ver a un hombre que me ha dicho lo que he hecho. ¿No será éste el Cristo?”
Salieron de la ciudad e iban a dónde él.
COMENTARIO

En el diálogo con la samaritana, recordemos que ella pertenecía a otra tribu y además a
una tribu que no era amiga de la de Jesús.

Ella se porta un poco irónica. ¿Cómo vas a sacar agua si el pozo es hondo y no tienes con
qué sacarla? Le pregunta, burlándose incluso de él.
Algo así como decirle: “Tú necesitas de mí: yo tengo con qué sacar el agua. Tú en
cambio, no. ¿cómo quieres que yo te sirva?”

Jesús no se incomoda ante esto. Pues él no habla del agua del pozo, él habla del agua de
su palabra, que es palabra viva y que además hace nacer vida nueva con ella.

Le habla de la vida anterior que ha llevado la mujer, la cual se sorprende de que él la


conozca (Lo cual a nosotros no nos sorprende, porque siendo su hijo, Dios le dio la
facultad de conocer el corazón de las personas) le habla de cómo cambiar ésa vida que ha
llevado y lo hace además con ternura y comprensión.

Ella por supuesto acepta y además va a avisarle a otros como ella, para que también
reciban el agua de la palabra de Cristo.
El amor, el perdón, el cariño es la vida en
abundancia que
Jesús nos regala
Después de haber leído la palabra de Dios y el comentario al respecto, además de haberla
meditado muy bien, responde:

Escribe tus respuestas en una hoja, la cual puedes conservar para que en un futuro al
volverla a leer, veas las diferencias que se van dando en tu vida.
Te sugiero ir conservando todas tus respuestas y las actividades que vayas realizando.

Si has sido honesto, seguramente te darás cuenta de lo bondadoso que es Jesús contigo,
al hacerte un buen chico o una buena chica. Y también te darás cuenta si hay algunas
cosas que no son muy correctas en tu vida y que puedes cambiar con la ayuda de Jesús.
Da entonces gracias por ello:
tercer DIA
El día de ayer, contemplamos el encuentro entre Jesús y la Samaritana, provocando en
ella aceptar la VIDA NUEVA que Jesús le ofrecía, llevándola a comunicar a otros la alegría
de haberse encontrado con su amigo Jesús. Descubrimos que aceptar la vida que Jesús
nos ofrece no es tan difícil, sino que implica dejarse conducir por El, siendo buenos
amigos y compartiendo lo que somos y tenemos, con los demás.

Ahora nuestro amigo Jesús se presenta como nuestro único maestro, quién nos llama a
imitarlo.
Una parábola es un relato con el cual se trata de dar un ejemplo.
Mientras iban de camino, Jesús entró en un pueblo; y una mujer, llamada Marta,
le recibió en su casa. Tenía ella una hermana llamada María que, sentada a los
pies del Señor, escuchaba su Palabra, mientras Marta estaba atareada en
muchos quehaceres. Acercándose, pues, dijo: “Señor, ¿no te importa que mi
hermana me deje sóla en el trabajo? Dile, pues, que me ayude.” Le respondió el
Señor: “Marta, Marta, te preocupas y te agitas por muchas cosas; cuando una
sóla es necesaria. Marta ha elegido la mejor parte, que no le será quitada.”
Lc.10, 38-42

COMENTARIO

María y Martha eran hermanas entre ellas y eran también, hermanas de Lázaro. Todos
ellos eran amigos de Jesús. Vivían en Betania y Jesús los visitaba a menudo, pues los
estimaba mucho.

Si… Lázaro es el mismo al cuál Jesús resucitó y María es la misma mujer que se acerca a
perfumar los pies de Cristo en otra ocasión ya que lo amaba mucho, pues El le había
mostrado una nueva vida.
Ella le presentó después a Marta y a Lázaro.

Esta historia de Martha y María nos muestra que cuando estamos con Jesús, debemos
dejar todo lo demás y concentrarnos sólo en El: cuando oramos, cuando meditamos
acerca de su palabra, cuando escuchamos misa.

Es como cuando te visita algún familiar querido o tus amigos. Tratas de que se sientan a
gusto, que estén cómodos. No te pones a hacer quehacer, sino comida para ellos, arreglas
un lugar donde descansen, preparas cuentos, pones películas o realizas con ellos las
actividades que sabes les gustan.
Normalmente tienes tu casa arreglada, no sólo para tu comodidad y la de tu familia, sino
también para que la disfruten aquellos que te visiten.

Igual con Jesús. Nos preparamos diariamente, con un exámen al final del día. No…. No te
espantes, no es un exámen escolar, sino un exámen de conciencia, o sea, que durante la
noche, antes de dormir, tratamos de analizar lo que hicimos en el día, si nos enojamos,
mentimos, etc. Pedimos perdón a Jesús por faltar a su enseñanza y prometemos
confesarnos en cuanto tengamos oportunidad.

Este exámen de conciencia, nos ayuda para el momento de la confesión. Antes de


confesarnos, hacemos un recuento de nuestras faltas.

Este exámen de conciencia es como el mantener nuestra casa limpia, o sea nuestra alma,
para recibir a Jesús en la comunión después de confesarnos.

Podemos confesarnos cada vez que sintamos que tenemos necesidad de ello.
Seguramente sabes que cuando cometemos una falta o pecado, nos sentimos mal, al
confesarnos estamos aceptando que cometimos una falta, que nos arrepentimos de
haberlo hecho y que deseamos no volver a hacerlo.

Entonces, ya limpia nuestra alma podemos comulgar y recibir a Jesús.

Eso es lo que hacía María. Disfrutar de la compañía de Jesús, aprender de El, escucharlo
atentamente y cuando no estaba con ella, recordar todo lo aprendido y ponerlo en
práctica.
YO HARE
Copia éste esquema y anota en cada parte señalada, las actitudes concretas en que te
dispones a imitar al Maestro.
Por ejemplo: yo colocaría
• en la cabeza: No tendré malos pensamientos.
• En los ojos: No miraré cosas que no sean agradables a Dios.
• En la nariz: No respiraré cosas desagradables a Dios.
• En la boca: No diré mentiras. No criticaré,
• En las manos: Las usaré para hacer actos buenos, para realizar mis labores.
• En las piernas y pies: las usaré para realizar mis labores, para trasladarme a sitios
agradables a Dios.

Pon las actitudes concretas con que Tú imitarás a Cristo.

Repite ésta oración


CUARTO DIA
Bienvenidos niñas y niños en éste cuarto día de nuestros ejercicios espirituales, nos da
mucho gusto que estén perseverando hasta el día de hoy, después de haber visto como
Jesús nos invita a tenerlo como único Maestro y guía; ahora nos convoca
a conocer y profundizar lo que implica seguirlo, pues el anuncio del Reino trae como
consecuencia la renuncia de sí mismo, la búsqueda de la justicia, la fortaleza y valentía
que necesitamos para vivir como verdaderos discípulos-amigos de Cristo.

DESCUBRE ATRAVEZ DE LA SIGUIENTE HISTORIA EL MENSAJE DE


ESTE DIA.
COMENTARIO

Tal vez a ti como a mi, se te haga difícil entender lo que es dar la vida por otros; tal vez
tú como yo antes, pienses que me tenían que matar para que otros fuera felices; y la
verdad, se me hacía injusto. ¿Porqué a mí si los otros eran o más malos o menos buenos
que yo?
Sin embargo, me gustaría que entendieras lo que significa DAR LA VIDA POR LOS OTROS
realmente: Poner todas mis capacidades, todo mi esfuerzo por cumplir lo que Dios quiere
que haga.
Y realmente Dios no me pide más que lo que puedo hacer. Lo mismo a ti.
Tal vez no siempre sea lo que yo deseo o lo que yo pienso que es mejor, pero sí aquello
que es mejor para mí y para los demás.
Piensa por ejemplo:
En la mañana te levantas un día y decides que no quieres ir a la escuela, porque estás
cansado, desvelado, etc. o porque no hiciste la tarea y no quieres que te regañe el
profesor.
Piensas que lo mejor para ti es no ir: “total, mañana ya se le olvidó al maestro”. Así que
finges estar enfermo o mientes a tus padres y les dices que no hay clases.
¿Crees que eso es lo quiere Dios para ti?
¿Que mientas, que utilices las capacidades que El te dió para no hacer tus deberes. Que
utilices el tiempo que debes dedicar a hacer la tarea, en hacer otras cosas?

Seguramente que no, ¿verdad? Y qué sucede?


Ese día para tu desgracia, el maestro hizo un exámen y tú no lo hiciste. Te reprueban.
O ése día para tu desgracia, el maestro realizó actividades que a ti te gustan mucho y que
no pudiste disfrutar. Para colmo, tu mamá te tiene todo el día en cama, porque has dicho
que estás enfermo.
O se enoja tanto porque el maestro no asistió a sus labores, que al día siguiente va a la
escuela a reclamarle por no avisar con tiempo que no va a haber clases. Descubren tu
mentira, el maestro te castiga por no asistir a clases. Tus padres te castigan por mentir.
Y tal vez tus padres no descubran que mentiste, y tal vez el maestro sólo te ponga falta y
no pase nada más. Aparentemente, todo salió como tú querías; sin embargo, ése día el
maestro enseñó cosas que tú no aprendiste; así que cuando haya exámenes no podrás
contestar y seguramente sacarás una calificación más baja de la que podrías haber
sacado.

O tendrás que pedirle a algún compañero te pase los apuntes, y te explique lo que no
viste en clases. El tendrá que sacrificar parte de su tiempo, tal vez el dejar de jugar, para
auxiliarte.
¿Qué crees que pase con él?
Simple. Al ayudarte a estudiar o al explicarte lo que no viste en clases, él está repasando.
A él le sirve para reafirmar lo que le enseñaron. Y cuando llegue el exámen, habrá
estudiado dos veces más que tú y seguramente sacará mejor calificación que tú.

Tarde o temprano, lo que dejas de hacer se vuelve en tu contra. Como el hombre pequeño
que va recortando su cruz en el camino, cuando llega a la pared, no puede escalarla,
porque está muy pequeña.

Tarde o temprano, los que se esfuerzan en cumplir con sus labores y en ayudar a los
demás, obtienen un premio a su esfuerzo, como el hombre mayor que iba recogiendo las
astillas del menor, hizo su cruz tan grande, que cuando llegó a la pared, pudo fácilmente
subir en ella y disfrutar de un gran lugar.

COMENTARIO
Sin duda, sabes que en muchos lugares han existido y existen diferencias en cuestiones
religiosas, que han llevado muchas veces al asesinato de personas de fé o creyentes, las
cuáles se llaman mártires.
Son personas que han dado, incluso sus vidas, por defender la fé de Cristo.
Tal vez te preguntarás ¿porqué lo hacen?
Simple.Nadie que crea firmemente en Jesús, puede renegar de El.

¿Qué haces tú con tu mejor amigo?


Puedes estar enojado con él, pero si otra persona lo agrede o habla mal de él,
seguramente lo defiendes, tratas de que los demás entiendan que no es cierto lo que
dicen de él.
Muchos no quieren entender la verdad de Jesús y han llegado a matar a los creyentes.
Ellos lo han aceptado, antes que renunciar a Jesús y con El, a la vida eterna.
DE LAS SIGUIENTES ACCIONES ELIGE AQUELLAS QUE PONDRIAS EN
EL CAMINO DE LAS ROSAS Y LAS QUE PONDRIAS EN EL CAMINO DE
LAS ESPINAS.
Recuerda que el camino de las rosas son las cosas que te son muy fáciles, pero que te
llevan a algo malo. El camino de las espinas te lleva hacia lo bueno.
QUINTO DIA
Vivimos en una comunidad. Somos parte de ella. Lo que sucede en
ella, necesariamente te afecta. Piensa en algunas personas que viven
probablemente en tu comunidad:

Seguramente has visto personas así en tu comunidad, en tu calle o en los lugares donde
te desarrollas y desenvuelves.
El que ellos sufran, te afecta necesariamente.
Cualquiera de éstas situaciones, involucra a personas que sufren.

Piensa por ejemplo, en una anciana que vive sóla. Ella no tiene quién le ayude a cargar
cosas pesadas, ni tiene con quién platicar. Si se enferma, tal vez no tenga quién la lleve al
doctor.

O has oído a tus papás platicar de alguien enfermo, que necesita visitas. Por eso hay un
horario de visitas en los hospitales. Las visitas normalmente, reaniman a la persona
enferma, le hacen sentir que hay personas a las que les interesa su bienestar.
Cuando tú estás lejos de tus amigos, o vas de visita a algún lugar en donde no conoces a
los niños, te sientes triste, porque no tienes con quién jugar.
De la misma manera se sienten aquellos niños que visitan el lugar donde vives, o que
llegan a vivir a él.

Tal vez no lo creas, pero existen niños que no tienen juguetes como tú. Seguramente has
deseado algunos juguetes que tienen tus amigos, y pienses que los tuyos son muy feos o
no tan buenos como los suyos, pues habrá niños que piensen que los tuyos son mejores
que los de ellos, o que ni siquiera los tengan.

Cuando yo era niña, mis primos ni siquiera recibían juguetes, mientras que a mí me traían
juegos de té y muñecas con las que era feliz jugando.
A otros niños les traían juguetes más caros, pero a mí no me importaba. Yo era feliz con
los que tenía, porque veía que a mis primos ni siquiera ésos les tocaban.
Y jugaba con ellos.

Asimismo, existen familias que no tienen que comer, aunque lo dudes. Por diversos
motivos, puede suceder que un día no tengan qué comer.

Y todos nos escandalizamos cuando sabemos que un joven se droga, que unos padres de
familia golpean a sus hijos, cuando vemos familias desunidas.

¿Te has preguntado que tú puedes hacer mucho por ésas personas?

• Puedes compartir tus juguetes. Claro, cuidando que sepan usarlos, enseñándoles
cómo usarlos y cuidarlos.
O puedes regalarles algunos.
• Puedes visitar a tus amigos enfermos. Les ayudará a sentirse mejor.
• Puedes auxiliar a las familias que no tienen qué comer. En ocasiones, los padres por
enfermedad por ejemplo, no pueden trabajar y no pueden llevar dinero a sus casas.
Tú puedes auxiliarlos, pidiendo a tus padres un poco de despensa.
• Puedes en vez de criticar a las familias desunidas, o a los papás que les pegan a sus
hijos; ayudar a ésos niños a no sentirse tan mal, a entender a sus padres. Tal vez
sus padres lo hacen, porque no encuentran otra forma de que sus hijos les hagan
caso.
• Puedes visitar a los ancianos. Tal vez tus propios abuelos se sientan sólos.

No necesitas ir muy lejos, para encontrar dentro de tu propia familia personas como las
que se han descrito.

TU COMUNIDAD EMPIEZA EN TU CASA Y EN TU PROPIA FAMILIA.


EN TUS FAMILIARES Y AMIGOS.

AYUDA A RESOLVER SUS NECESIDADES, ACOMPAÑALOS EN SUS SUFRIMIENTOS


Y SERAS PARTE DE UNA COMUNIDAD MUCHO MEJOR.
Su madre y sus hermanos querían verlo, pero no podían llegar hasta
él por el gentío que había. Alguien dio a Jesús éste recado: “Tu madre y tus
hermanos están fuera y quieren verte”. Jesús les respondió: “Mi madre y mis
hermanos son los que escuchan la Palabra de Dios y la ponen en práctica” (Lc
19, 21)

COMENTARIO

Aquí Jesús nos presenta a su madre, a María como el ejemplo de lo que hay que hacer
para ser su discípulo: escuchar la Palabra de Dios y ponerla en práctica.
Eso es lo que hacía María. Y eso es lo que hacían sus discípulos.
Jesús no niega a su madre, ni a su padre José, ni a sus hermanos (sus discípulos) como
tú no debes negar a tus padres ni a tus hermanos.

No puedes por mucho que te enojes, renegar de ellos y preferir pertenecer a otra familia,
porque la familia que tienes, es la mejor familia que Dios pudo enviar para ti. Si tienen
problemas, Dios quiere que tú ayudes a solucionarlos y ayudes a que tu familia sea mejor.

Si viven tranquilos, Dios quiere que disfrutes junto con ellos, que compartas lo que te
hace feliz, con aquellos que El te dio.

TU FAMILIA ES LA MEJOR FAMILIA PARA TI. Y UN REGALO QUE DIOS TE HACE

“Tres días después hubo una boda en Caná de Galilea. La madre de Jesús estaba invitada.
También lo estaban Jesús y sus discípulos. Se les acabó el vino, entonces la madre de
Jesús le dijo: no les queda vino. Jesús le respondió: Mujer, no intervengas; mi hora aún
no ha llegado.
La madre de Jesús dijo entonces a los que estaban sirviendo:”Hagan lo que él les diga”.
Había allí 6 cántaros de piedra, de los que utilizaban los judíos para sus ritos de
purificación de unos 80 o 100 litros cada uno. Jesús dijo a los que servían: “Llenen los
cántaros de agua”

Y los llenaron hasta arriba. Una vez llenos, Jesús dijo: “Saquen ahora un poco y llévenselo
al encargado de la fiesta”. Ellos cumplieron sus órdenes. Cuando el encargado probó el
vino nuevo sin saber de dónde venía, llamó al novio y le dijo: todo el mundo sirve
primero el vino de mejor calidad, y cuando los invitados ya han bebido bastante, saca el
más corriente. Tú, en cambio, has reservado el de mejor calidad hasta ahora” (Jn. 2, 1-
10)

COMENTARIO

La Palabra de Dios como en éste caso, nos muestra a Jesús realizando un milagro. El de
las Bodas de Caná, fue el primer milagro. Milagro es todo aquello que no puede ser
explicado desde nuestros conocimientos y experiencias humanas.
Sin embargo, Jesús mismo nos dice en otro pasaje, que El no vino a hacer milagros, que
ellos son sólo pruebas del poder de Dios actuando en El.

Jesús nunca dijo que El realizara aquellos prodigios, sino que los hacía por el poder que
Dios le había concedido. ¿Encuentras la diferencia entre los superhéroes y Jesús? Jesús es
muy humilde, reconoce que lo que El puede hacer, no lo hace por El mismo.

Por otro lado, María intercede ante Jesús para que ayude a los que hacen la fiesta,
seguramente sus amigos, puesto que la invitaron.
Ella sabe que Jesús puede hacerlo. Y a pesar de que El de momento se niega, ella insiste.
Y conoce tanto a Jesús, sabe de su bondad, que sin dudar ni un minuto en que El hará lo
que le pide, que les dice a los sirvientes: “Hagan lo que El les dice”

NO DUDA. Es por eso que María es la mejor intercesora que tenemos.

E igual que María, nosotros, tú y yo no debemos dudar en que Dios hace lo mejor para
nosotros, no debemos dudar en pedirle por nuestros amigos, como lo hace María. Y
debemos insistir. Y debemos preparar todo para que Dios actúe.
¿Entiendes claramente? Dios no va a llegar y sólo porque tú se lo pides, va a hacer las
cosas. Tú tienes que pedírselo y además, prepararlo todo para que El llegue y lo haga.
Por decir: Tienes un exámen.
¿Qué te corresponde hacer? Estudiar.
Pídele a Jesús (recuerda que Jesús es Dios también) que te ayude a: memorizar,
aprender, a entender.
Y El lo hará.
Tal vez digas: ¡Ah, qué chiste! Yo estoy estudiando, yo me estoy esforzando. ¿El qué
hace?
Si tú se lo pides, El te da la capacidad de entender, de aprender, de memorizar.

¿No te ha sucedido que muchas veces estudias y a pesar de ello, no entiendes o se te


olvidan las cosas? A mí, sí.

El, si tú se lo pides y haces lo que te corresponde hacer, pone el resto.


Haz la prueba, la siguiente vez que tengas un exámen.
Te aseguro que El te oirá.

O alguien está enfermo, o tiene una necesidad. Y quieres ayudarlo, pero no sabes cómo.
Pídele a Jesús te auxilie, que te diga qué hacer y que decir. Tú ve, preséntate a visitar al
enfermo o lleva algo para socorrer la necesidad del que lo necesite, y Jesús pondrá en tus
labios las palabras adecuadas para consolar o para que las personas, acepten tu ayuda sin
que tú o ellos, se sientan mal.
Haz la prueba la próxima vez que alguien lo necesite, o tú mismo lo necesites.
Y verás que Jesús te oirá.

No dudes, como no dudó María.


Sé humilde como Jesús, que aceptaba que no era El quien tenía el poder, sino que el
poder proviene de Dios.

¿Cómo pedirle a Jesús que te ayude?

Cómo Jesús le pedía a su Padre que le diera el poder para realizar las cosas que hacía:
ORANDO.

Cuando a María le anunció el ángel que iba a dar a luz al hijo de Dios, ella dijo entre otras
cosas: “Me llamarán bienaventurada las generaciones”.
No porque deseara que la alabáramos, sino porque seguramente pensó: “Voy a poder
aprovechar el favor que Dios me hace, en provecho mío y de los míos, en provecho de mi
pueblo que sufre”
No pensó: “Ahora voy a tener todo lo que quiero, ahora voy a dedicarme a gozar”.

Dios la eligió por su buen corazón, porque sabía que María sufría al ver sufrir a los que
amaba. Y María amaba a todos, a todos los que sufrían.
Y sabía que iba a buscar el bienestar de ellos, no sólo el suyo.
Como los niños.

Aquí, algunas sugerencias para compromisos concretos que puedes hacer:

Recuerda que orar significa pedirle a Jesús ponga en ti, aquello que te hace falta para
auxiliar a las personas y a ti mismo.
Pues bien. Lástima que terminó el Retiro de hoy….
Pronto volveremos con….
Más oraciones.
Con más canciones.
Cristo, Cristo, nuestro Rey
Te esperamos con afán.

Siempre llenas nuestras vidas


Con tu amor.

Así es, amigo. Este el término de éste retiro. Esperamos haya sido para provecho tuyo.
Seguramente querrás expresar tu opinión. Para ello, responde a éstas preguntas:
Comenta con tus padres lo que leíste. Tal vez ellos desconozcan muchas cosas que tú has
aprendido.

Seguramente, si has realizado éstos ejercicios espirituales, sentirás renacido tu amor a


Jesús y a María, su madre y madre nuestra.

Sentirás tu espíritu limpio y libre, si has cada noche meditado sobre tus faltas.

Así que estás listo para confesarlas al sacerdote de tu parroquia. Hazlo, para que te sean
perdonadas por Jesús, que está representado por él.

Y en la misa dominical, comulga.


Toma la ostia, que es la representación del cuerpo de Jesús y que significa el sello del
compromiso que hacen tú y El.
El de acompañarte, de ayudarte, de alejarte del mal y tú de obedecer a sus indicaciones,
las que te da a través de tus padres, del sacerdote, de tu catequista, de tus maestros y de
todas las personas que te quieren, como tus familiares, tus abuelos, tus tíos.

Pídele que te ayude a entenderlas.

Y por último, la oración final.


1.-Requisitos
Para celebrar provechosamente el sacramento
De la reconciliación, necesitas 5 elementos
Algunas preguntas que pueden ayudarte para hacer tu
exámen de conciencia

El Acto de Contricción
Es una oración personal en la que te arrepientes ante Jesús de tus pecados.
Hazlo antes de confesarte.
Oración al terminar la confesión

Algunas cosas que debes saber acerca del pecado

Dios sabe los pecados que cometemos.


Y sabe que los cometemos porque somos débiles ante el mal, ante el diablo que es el
padre de ellos.

Nos advierte cuáles son ésos pecados en los cuáles caemos y que impiden que nos
acerquemos a Dios.
Recuerda que el diablo no quiere que seamos buenos, porque sabe que si lo somos,
iremos con Dios.
Los pecados son 7 : Soberbia- Avaricia- Lujuria- Ira- Gula- Envidia- Pereza
Son los hijos del diablo. El diablo quiere verte esclavo de ellos.

Y Dios nos da las armas para luchar contra ellos.


Se llaman Virtudes y también son 7: Humildad, Moderación, Castidad, Paciencia, Medida
en el comer- Caridad- Diligencia. Dios quiere verte libre.

¿Recuerdas el juego de Mario Bross. En que a medida que avanza, va incrementando su


poder?
Pues para eso son los ejercicios espirituales, la oración, el ir a misa a escuchar la Palabra
de Dios, la confesión, la penitencia.

Tú no ves ésos pecados, porque son espirituales. Ves lo que ocasionan. El daño que
hacen.
Así a tu espíritu, tampoco lo ves. Pero puedes ver lo que hace en bien tuyo.

Tu espíritu, para vencer los pecados a que te somete y esclaviza el diablo, necesita estar
fortalecido, ejercitado, para liberarte de ellos.

El hombre es un ser social. Necesita de otros hombres. La unión de los hombres se llama
sociedad
El mal se refleja en ésa sociedad, pero crece en cada hombre que la formamos. Y así
vemos: guerras, hambre, discordia.
También se refleja en el no hacer nada ante ello. Cuando tú o yo, no levantamos la voz al
ver que un muchacho golpea a otro, estamos cometiendo un pecado: de omisión.

Cuando no damos de comer a alguien que vemoss lo necesita, estamos cometiendo un


pecado.

Cuando vemos a alguien sufriendo y no lo consolamos, estamos cometiendo un pecado.

Los mandamientos de la Iglesia nos sirven para


recordarnos las obligaciones que como miembros de
ella, tenemos.
Recordarás que la Iglesia somos todos los que pertenecemos a ella. Todos los
bautizados. Y dentro de ella, los sacerdotes, desde el Papa hasta el párroco de
tu iglesia, están más avanzados en el conocimiento de Jesús.
Por eso, son ellos los que fijan las normas con las cuales nos regimos. Pero no lo
hacen según sus deseos o gustos o conveniencias, sino siguiendo la Palabra de
Dios y la inspiración del Espíritu Santo.

La Iglesia nos marca unas obras de misericordia para


realizar en bien de nosotros, de la Iglesia misma y
para gloria de Dios.

Y son recomendaciones que podemos incluso, tomar como penitencia, en


reparación de las faltas o pecados que hemos cometido.
Los mandamientos de la ley de Dios, fueron dados
por El mismo a Moisés, en el monte Sinaí.
No son sólo normas a seguir, es la voluntad misma de
Dios.

También podría gustarte