El Enfoque Humanista en Orientación, tiene como soporte a la fenomenología, el existencialismo y la teoría centrada en el cliente, así como los aportes

del neoconductismo, neopsicoanálisis y la psicología gestalt. También denominado enfoque perceptivo, fenomenológico y existencial. Dentro de sus representantes tenemos a Kelly, con su teoría de los constructos; el análisis transaccional de Grinker; la lagoterapia de Frankl, de tipo existencial y la posición ecléctica de Thorne. Este enfoque otorga desatacada importancia a los siguientes aspectos: en el desarrollo de la espontaneidad y la creatividad para el logro para enfrentar los retos de un mundo en constante cambio; el aprendizaje basado en la acción cotidiana; la presencia de los imprevisto como estímulo para la innovación; lo inestructurado de las situaciones, que sirvan para moviliza la acción; toma en cuenta lo improbable y lo tentativo, nada es cierto, todo es tentativo.

La tutoría como la orientación vocacional comparten rasgos de acompañamiento, escucha y apoyo al alumno en proceso de formación, por lo que se considera de suma importancia compartir los resultados obtenidos al analizar la experiencia vivida por alumnas que fueron orientadas en un clima de aceptación incondicional, empatía y autenticidad. Por tanto la Orientación Vocacional es “un proceso de ayuda continuo a todas las personas, en todos sus aspectos, con objeto de potenciar el desarrollo humano a lo largo de toda la vida” (Bisquerra, R y Álvarez, M., 1998: 9) cuyo eje o foco de atención primario es la elección de una carrera o profesión. Existen tres modelos de intervención: el modelo clínico (counseling), el modelo de programas y el modelo de consulta (Sánchez,et al., 2000: 1). La Vocación y la carrera Desde el Desarrollo Humano (DH) la carrera no implica tomar una decisión y compromiso de por vida; si no una actitud de apertura y creatividad al propio camino existencial y de cambio hacia la propia autorrealización, así como una actitud de continua capacitación y aprendizaje que parte de las primeras Para poder optar libremente y trabajar en la construcción de la vocación, se considera condición esencial el conocimiento de uno mismo. El humanismo ha propuesto el autoconocimiento, la meditación, la vida emocional trascendente y la integración mente - cuerpo... como caminos para facilitar el DH (Casares, D., y Siliceo, A.., 2001: 17). El Modelo de Desarrollo de Carl Rogers Para él, la persona “tiene la tendencia innata a actualizar las potencialidades de su organismo” (Rogers, C., 1985: 63), es decir la tendencia de

vienen a trasmitir este mensaje implícito. flexibilidad y una orientación dinámica y cambiante hacia la vida. La segunda actitud es la aceptación. 3. El tercer aspecto facilitador de esta relación es la comprensión empática. Esta comprensión empática facilita la concientización. de lograr un estado de funcionamiento adecuado. La primera está relacionada con la autenticidad. El terapeuta sigue siendo un experto. pero él se comunica también como ser humano al servicio del cliente sufriente. vida creativa.Estas tres condiciones relacionales mencionadas son llamadas actitudes de base: 1. " Operan en cualquier situación en que el desarrollo de la persona sea un objetivo. Es lo opuesto a ajustarse mediante la obtención de una manera estática y adecuada de tratar con nuestras necesidades y presiones. Desde el uso del silencio a la empatía.desarrollo es parte de la naturaleza humana desde el primer momento de vida. la apreciación y estima incondicional positiva. Se acepta sin condición alguna la manera en que ella está dispuesta a revelarse y demostrarse en la relación frente al terapeuta... La autenticidad del terapeuta permite a menudo un diálogo sincero y constructivo directo entre el terapeuta y el cliente. verdad o congruencia. favorece el acompañamiento terapéutico y promueve el desarrollo personal. La empatía centrada en la persona sufriente. el respeto. La aceptación y consideración incondicionalmente positiva de la persona en búsqueda de ayuda. El proceso de desarrollo quiere decir: “espontaneidad. 2. . Es la capacidad del terapeuta de entrar en el mundo del cliente y de comprender con exactitud sus vivencias como si el terapeuta fuese el otro.