En un pueblo llamado Tejina vivía una niña que se llamaba Jenni y que iba al colegio “San Bartolomé”

:

Jenni estaba preocupada porque se acercaba el día de las madres y no sabía que regalarle.

encantaban las flores, pero hacía muy poco tiempo que en su pueblo habían tenido un temporal de lluvia y viento y había destrozado todas las plantas y flores de los jardines y de los invernaderos. Las flores que se salvaron valían, ahora, muy caras y Jenni no tenía dinero para comprarlas ni podía pedírselo a sus padres porque habían perdido su trabajo, como muchos vecinos, y no tenían

Mientras Jenni caminaba hacia el colegio, pensaba y pensaba pero no se le ocurría nada.

Ese día, en una de las clases, su maestra habló del reciclaje del papel, pudieron ver varios vídeos: unos ,sobre la importancia del reciclaje para la vida de las personas ; otros, sobre cómo se fabricaba el papel y uno muy interesante sobre cómo reutilizar el papel de forma casera y de forma industrial.

Al salir de la clase, Jenni fue a casa acompañada de Dani, su compañero de clase y vecino. Por el camino le comentó el deseo de hacerle un regalo a su madre ,que no costara dinero . Dani le dijo que a él

De pronto, Jenni tuvo una idea: - ¡ Ya lo sé!¿ Recuerdas los videos de reciclaje de papel que vimos hoy? Pues, eso es lo que vamos a hacer: fabricarnos un regalo de papel reciclado. - ¿Qué haremos?, dijo Dani. Jenni contestó : - ¿Un coche?. No, no , eso es muy complicado. ¿Un lápiz? No, no, eso es muy fácil.¡ No se me ocurre nada!

Dani dijo:- Tenemos que hacer algo que le guste mucho a nuestras madres, no sólo a nosotros. - Pues,¡ ya lo tengo! Dijo Jenni. - Flores, flores y más flores. - ¡Huy! ¿Y cómo se hace eso? - Preguntando a la maestra o buscando en Internet. – dijo Jenni. ¿Te parece que quedemos esta tarde en mi casa, después de merendar? - ¡Vale! – respondió Dani.

Cuando Jenni y Dani se reunieron, buscaron varios videos en los que se enseñaba a hacer flores de papel reciclado. Al final se decidieron por una flor muy bonita que se hacía con revistas o folletos de propaganda. - El material es muy fácil de conseguir, - dijo Jenni. - Sólo tenemos que ir a un contenedor azul , que es dónde se deposita el papel, y elegimos lo que más nos guste.

Los niños salieron de la casa y se dirigieron a un contenedor de papel que había muy cerca de allí. Al llegar vieron a un señor que se disponía a meter en el contenedor una caja llena de revistas. - ¡ Espere, espere, por favor! -dijeron los niños. - ¿Podría dejarnos las revistas para hacer manualidades? Las queremos para hacer flores para mamá. - ¡Desde luego!- dijo el señor. Me gusta el final que van a tener mis revistas. Pero, ¿no serán muchas? - No, dijo Dani, porque le vamos a dar la idea a todos nuestros compañeros de clase para que ninguna madre se quede sin regalo.

Al día siguiente , fueron muy contentos al colegio . Tenían que darle la noticia a sus compañeros.

Jenni y Dani explicaron su idea a los compañeros de clase y les encantó.

También a su maestra, que organizó el horario para poder hacer las flores en clase.

Jenni y Dani explicaron a sus compañeros cómo se hacían las flores.

Al final, como estaban quedando muy bonitas , decidieron hacer más flores para adornar la clase y aprovechando que sobraban revistas hicieron unas cestas de papel para colocar las flores.

Este año el día de las madres será especial . Seguro que se emocionarán mucho.

A nuestras madres les encantan todos los detalles que hacemos sus hijos, pero este año, además ,van a sentirse orgullosas de nosotros porque hemos descubierto que sin dinero se pueden hacer muchas cosas y que no hay que rendirse fácilmente ante los obstáculos que nos encontremos .

FIN
AUTORES: ALUMNADO DE 5º “A”. CEIP SAN BARTOLOMÉ

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful