Está en la página 1de 204
 
Diálogo en el Infierno entre Maquiavelo y Montesquieu Maurice Joly
 
1
LLL BBBRRROOO
dddooottt...
ooommm
 
Diálogo en el Infierno entre Maquiavelo
(1469-1527)
y Montesquieu
 
(1689-1755)
 
Maurice Joly
Prefacio de Jean-Francois Revel Traducido del francés por Matilde Horne
 
Diálogo en el Infierno entre Maquiavelo y Montesquieu Maurice Joly
 
2
 
Diálogo en el Infierno entre Maquiavelo y Montesquieu Maurice Joly
 
3
El autor de Diálogo en el Infierno, Maurice Joly,
(Los elementos de este prefacio fueron tomados del extraordinario libro de Henri Rollin, El Apocalipsis de nuestro Tiempo. Valdría la pena reeditar esta obra, destruida por los alemanes en 1940),
abogado ante los Tribunales de París, vivió una existencia difícil y oscura. Típico rebelde (se fugó de cinco colegios en su juventud), puso sus dotes brillantes al servicio de la libertad y de sus antipatías. Opositor bajo todos los regímenes, tuvo un sinnúmero de enemigos y algunos admiradores. Revelan sus escritos que conocía tan bien el arte de encumbrarse (consagró a tema un curioso líbelo) como el de gobernar (los Diálogos lo atestiguan). Sin Embargo, empleó su saber con el solo objeto de atacar a quienes aplicaban para su beneficio personal las técnicas del éxito. Su palabra mordaz eligió sucesivamente como blanco a Napoleón III, Víctor Hugo, Gambetta , Jules Grévy, en quienes apenas hizo mella. Pobre, enfermo y acabado, el 17 de julio de 1887 se descerrajó una bala de revolver en la cabeza. Abierto sobre su escritorio hallaron un ejemplar de los Hambrientos, libro que publicara dos años antes. Nacido en Lons-le-Saunier en 1829, de padre que fuera consejero general del Jura y de madre italiana, debió, para poder terminar sus estudios, trabajar durante siete años como empleado subalterno en un ministerio, luego de pasante en la Escuela Superior de Comercio. Inscrito en 1859 en el Colegio de Abogados, fue secretario de Jules Grévi, con quien no tardó en reñir. Su primer libro,
Le Barreau de París, études politiques et litteraires
, consiste en una galería de retratos de abogados cáusticos e inclementes ; el segundo,
Cesar 
, es un vigoroso ataque a Napoleón III. En 1864 publica en Bruselas, sin nombre de autor, el
Diálogo en el Infierno
. El libro fue introducido en Francia de contrabando, en varias partidas; pero como algunos de los contrabandistas pertenecían a la policía, esta sin gran esfuerzo – unas cincuenta pesquisas simultaneas – logró incautarse de toda la edición y desenmascarar al autor. Maurice Joly fue arrestado. La instrucción del proceso le costó seis meses de prisión preventiva, Condenado, la instancia de apelación y el recurso de casación demoraron otros dieciocho meses, durante los cuales permaneció recluido en Sainte-Pélagie. Quedó en libertad en mayo de 1867, pero sus conflictos con la  justicia crearon el vació a su alrededor. Los defensores del Imperio lo atacaban; para los republicanos, lejos de ser un mártir glorioso, constituía un estorbo. Como si deseara agravar su situación y sumirse en una soledad huraña y taciturna, en sus
Recherches sur l’art de parvenir 
 ataca
576648e32a3d8b82ca71961b7a986505