P. 1
La Farsa Del Genocidio en Guatemala IV

La Farsa Del Genocidio en Guatemala IV

5.0

|Views: 957|Likes:

More info:

Published by: Juan Francisco Escobar Blas on May 26, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

09/03/2013

pdf

text

original

LA FARSA DEL GENOCIDIO EN GUATEMALA

CONSPIRACIÓN MARXISTA DESDE LA IGLESIA CATÓLICA
Guatemala, Domingo 26 de mayo de 2013 Año I • Número 04

LA VERDAD!
La presente publicación es responsabilidad exclusiva de la Fundación Contra el Terrorismo.

¡EL MUNDO MERECE CONOCER

2

LA FARSA DEL GENOCIDIO EN GUATEMALA

Tres activistas que se han beneficiado económicamente por tratar de retorcer la historia de Guatemala.

“La Farsa del Genocidio en Guatemala”
L
Capítulo lV
a Fundación Contra El Terrorismo, presenta a los lectores el Capítulo Cuarto, de esta serie de fascículos cuya intención es contribuir a establecer la verdad histórica de lo sucedido en nuestra Patria en su historia reciente, el drama de el Enfrentamiento Armado interno solo podrá ser valorado con justeza a través del conocimiento sobre la verdad de lo sucedido, que impacto para siempre a nuestra generación y debe de ser conocido por las nuevas generaciones de guatemaltecos. Difundir la verdad sobre estos lamentables hechos a nivel nacional e internacional, es nuestra consigna para evitar que quienes descono-

La infraestructura de nuestro país, aun sufre y no se repone plenamente de la embestida lanzada contra ella y la desap arecida generación de empresarios que supieron defender con patriotismo e hidalguía las propiedades, instalaciones y recursos, que preservaron las fuentes de trabajo de obreros y campesinos.
cen lo sucedido continúen siendo envenenados por la sesgada y comprometida versión marxista, propagada durante muchos años por quienes fueron derrotados en sus intenciones totalitarias y persisten en dividir y enfrentar a los diversos sectores de la sociedad guatemalteca. No habrá posibilidades de una auténtica reconciliación nacional, mientras los que fueron derrotados en el campo de batalla y luego sistemáticamente en las urnas, persistan en su intención por ocultar la verdad y manipular a la opinión pública nacional e internacional, con sus mentiras y falsedades, fruto de su imaginación perversa y los desequilibrios

emocionales resultantes de la derrota estratégica sufrida. La Guerra de Cuarta Generación se ha hecho presente en nuestro País y en Latinoamérica toda, mediante el manejo mediático de los medios de comunicación y órganos de propaganda de las estructuras terroristas que nunca fueron desmanteladas luego de los mal nacidos Acuerdos de Paz, que solo fueron utilizados por los neo marxistas como un instrumento para desmovilizar a el Ejército de Guatemala y a los liderazgos militares que comandaron a las gloriosas unidades militares que defendieron a la Institucionalidad de la Patria y del Estado. La infraestructura de

nuestro país, aun sufre y no se repone plenamente de la embestida lanzada contra ella y la desaparecida generación de empresarios que supieron defender con patriotismo e hidalguía las propiedades, instalaciones y recursos, que preservaron las fuentes de trabajo de obreros y campesinos, a pesar de las extorsiones, chantajes, secuestros, asesinatos, sabotajes y asesinatos a que fueron sometidos. Por ello, este documento está destinado a desarrollar dos temas, uno del pasado reciente y otro de actualidad, que se está montando aceleradamente como parte de LA FARSA DEL GENOCIDIO EN GUATEMALA.

LA FARSA DEL GENOCIDIO EN GUATEMALA

3

“EL PLAN DE LA SUBIDA”

l presente documento, demuestra la secuencia de acciones terroristas que comprendió el “PLAN LA SUBIDA” , que culminó con la Quema de la Embajada de España el 31 de enero de 1980; un plan siniestro organizado por la Dirección Nacional de la Organización Terrorista autodenominada Ejército Guerrillero de los Pobres (EGP), quienes para el efecto utilizaron a los miembros de varias de sus organizaciones de fachada o de frente: el denominado Comité de Unidad Campesina “CUC”, estructura integrada por militantes campesinos del EGP; el Movimiento de Pobladores “MONAP”, Estructura organizada en las áreas marginales de la Ciudad Capital; El Frente Estudiantil “ROBIN GARCÍA” “FERG” brazo Estudiantil del EGP; la Federación de trabajadores de Guatemala “FTG”, brazo sindical del EGP; el Comité Pro Justicia y Paz, Estructura organizada por Religiosos con incidencia en la población y centros educativos, actuando como brazo religioso del EGP; todas estas estructuras formaban parte de la Comisión de Trabajo Amplio de Masas “COTRAM”, dirigida en ese entonces por el miembro de la Dirección Nacional Gustavo Adolfo Meoño conocido en el mundo terrorista por el seudónimo de COMANDANTE MANOLO. En el año 1980, el EGP había concluido según sus cabecillas la fase denominada de “Implantación y Desarrollo”, la Dirección Nacional era encabezada por la COMANDANCIA; integrada esta última, por Ricardo Ramírez de León conocido con el seudónimo de Comandante Rolando Morán quien actuaba como Comandante en Jefe; Alba Estela Maldonado conocida con el seudónimo de Comandante Lola, Celso

E

(LA TOMA DE LA EMBAJADA DE ESPAÑA)

Humberto Morales conocido con el seudónimo de Comandante Tomás, y el sacerdote Víctor López, Comandante Vicente; Mandos que habían ordenado a sus estructuras militares y de masas, pasar a la siguiente Fase denominada “DISPUTA DE MASAS, TERRITORIO Y PODER LOCAL” . Siguiendo estas órdenes, sus estructuras armadas principales; los Frentes Terroristas “HO CHI MIN” dirigido por: Guillermo Cruz Ventura, Comandante Mariano y el Sacerdote Jesuita Español Fernando Hoyos Rodríguez conocido en el argot terrorista con el seudónimo de Comandante

Carlos, el sacerdote Jesuita de origen Irlandés Donald Mackenna seudónimo Comandante Juan, y Mario Payeras Solares, Comandante Roque o Benedicto; así como el Frente “ERNESTO GUEVARA”(FGCEG); dirigido por: el también Sacerdote Jesuita Español Enrique Corral Alonzo Comandante Abel, secundado por Margarita Hurtado Paz y Paz, Comandante Susana, y Laura Hurtado Paz y Paz Comandante Patricia (pareja de Abel), en cumplimiento de lo planificado habían iniciado la más feroz y sanguinaria campaña de asesinatos y masacres destinada a ob-

tener el control territorial de los departamentos en donde operaban, que era: Quich[E [e (incluido el municipio de Playa Grande) y Huehuetenango; eliminando sistemáticamente a los representantes del poder local (alcaldes municipales, funcionarios estatales, alcaldes auxiliares , Sacerdotes Mayas y Comisionados Militares), que se oponían a su accionar o que se resistían a incorporarse a esa organización terrorista. La destrucción de infraestructura (edifi cios municipales, puentes, registros civiles, sedes de convoyes de la Dirección General de Caminos, Co-

misarías y Subestaciones de PN, Gasolineras, torres de conducción eléctrica, etc.); fueron parte de una Estrategia destinada a IMPONER A SANGRE Y FUEGO, su control territorial y sobre la población. Esta sanguinaria campaña terrorista, se extendería posteriormente a otros departamentos del Occidente de nuestro País, tales como Sololá y Chimaltenango (principalmente), en donde operaba el Frente Terrorista “AGUSTO CESAR SANDINO” (FACS); dirigido por el Comandante Camilo, y el Coronel de origen brasileño identificado como EGAS, internacionalista marxista enviado por los CUBANOS para asesorar al EGP, este terrorista había combatido en Angola con las tropas expedicionarias cubanas y además venía de asesorar al Frente Sandinista, en el empleo de las nuevas piezas de artillería soviéticas (obuses de 156 mm y baterías de morteros pesados, además estaba nombrado por la Dirección Nacional del EGP, para dirigir hipotéticamente, el fuego de los morteros y armas pesadas que fueron capturadas para desgracia de los terroristas, en las casas de seguridad desarticuladas en junio de 1981 en la ciudad capital; armas de acompañamiento infantería que serían utilizadas cuando los terroristas iniciaran su proyectada ofensiva que estaba planificada para inicios de 1982; que quedo en vanas intenciones debido a la ofensiva militar del Ejército lanzada sobre los frentes guerrilleros en Noviembre de ese año). Además dentro de los cabecillas de ese frente (FACS), se encontraban Silvia Solórzano Foppa Comandante Rita y Gustavo Porras Castejón, Comandante Héctor.

4

LA FARSA DEL GENOCIDIO EN GUATEMALA
como el Grupo Cráter y la denominada Operación Uspantán, dirigida en Quiche, por las Monjas del Colegio Belga Guatemalteco, encabezadas por su Directora la monja Raquel Saravia Valdés.. Esta era la situación que enfrentaba El Estado de Guatemala, luego haber enfrentado acciones de masas inéditas para la fecha como la Huelga de los cortadores de caña de la Costa Sur, la marcha de los mineros de Ixtahuacán (Huehuetenango), y persistentes huelgas estudiantiles en la Ciudad Capital y Quetzaltenango, dirigidas por agitadores marxistas. Para la Dirección Nacional del EGP, la más numerosa y sanguinaria organización terrorista combatida por las fuerzas de seguridad del Estado, durante el Enfrentamiento Armado Interno, en 1980 estaban creadas las condiciones para una insurrección de masas a nivel general, por lo que planificaron acrecentar las acciones de PROPAGANDA ARMADA y de MASAS en la Ciudad Capital; para ello consideraban necesario, desarrollar estas con el acompañamiento de un fuerte despliegue noticioso en los medios de comunicación social, a efecto de que estos les sirvieran como “CAJA DE RESONANCIA” a nivel Nacional e Internacional; para visualizarse según ellos ante la población como una verdadera opción para la TOMA DEL PODER, al igual que lo había realizado en Nicaragua el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), y lo haría el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), en El Salvador a través de su fracasada ofensiva militar y de masas, en el año 1980. Para el efecto, ya en Agosto de 1979 el EGP y sus estructuras, habían efectuado un ensayo con sus organizaciones de Masas en la Ciudad capital, cuando un fuerte grupo de

Soldado del ejército de Guatemala, víctima de una mina estilo vietnamita con amputación del pie.

C

omo veremos a continuación, el objetivo de esta campaña terrorista era forzar la incorporación masiva de grupos campesinos a la lucha armada; y obtener el control territorial de esta parte del País, a fin de establecer un corredor que al quedar bajo su control, aislara a la Ciudad Capital del resto del territorio en donde operaban los frentes mencionados; y declararlo posteriormente como TERRITORIO LIBERADO, con el posterior reconocimiento de gobiernos de países socialistas que apoyaban a la recién constituida URNG y estaban al tanto de la planificada insurrección de masas campesinas y urbanas, que se efectuaría en esta parte de la Nación. Esta proyectada ofensiva terrorista se elaboró siguiendo la pauta marcada por el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) en el año de

1979 en Nicaragua, y parte vital de esta, constituía crear las condiciones para una insurrección urbana en la Ciudad Capital; en donde operaba el Frente Terrorista “OTTO RENÉ CASTILLO” (FORC), actuando como Frente Urbano, cuyos integrantes habían desatado, una feroz y sanguinaria campaña terrorista que incluía la detonación de bombas explosivas y de propaganda, secuestros con fines económicos, asesinatos de funcionarios y miembros de las Fuerzas de Seguridad; acompañadas a la vez, por acciones de masas orientadas por la “COTRAM”, huelgas y protestas de empleados públicos conducidas por el Comité de Emergencia de Empleados del Estado(CETE); y huelgas y protestas estudiantiles dirigidas por el Frente estudiantil Robin García (FERG) , dividido en sus estructuras Universitarias (FERG-U) y de

estudiantes de Secundaria (FERG-SEC). Las acciones anteriores eran acompañadas por quema de buses urbanos y extraurbanos, colocación de barricadas, quema de restaurantes y toma de radiodifusoras para difundir consignas terroristas insurreccionales, por parte de los integrantes del Frente Urbano y del Movimiento de Pobladores, acompañadas también por integrantes del grupo Cristianos Revolucionarios, bajo la dirigencia de Sacerdotes Católicos y Monjas de orientación marxista, formados al amparo de la denominada TEOLOGÍA DE LA LIBERACION; organizados bajo el Programa de Acción Católica, y el Comité Pro Justicia y Paz, y la Iglesia Guatemalteca en el Exilio(IGE). Dichas estructuras, habían reclutado durante la década de los 70s, a muchos estudiantes con programas de adoctrinamiento, tales

estudiantes, campesinos, y pobladores; tomaron por la fuerza, las instalaciones del CONGRESO DE LA REPÚBLICA, lugar de donde fueron rápidamente desalojadas por Las Fuerzas de Seguridad. Luego de ser analizada esta experiencia por la Dirección Nacional, los llevo a concluir que próximas acciones de este tipo, deberían de ser acompañadas por ELEMENTOS ARMADOS que actuaran para garantizar la impunidad y se debería de efectuar coordinaciones previas con los responsables de los lugares o Instituciones a tomar u ocupar, a fin de garantizar la efectiva realización de la actividad y neutralizar la reacción de las Fuerzas de Seguridad. Por lo tanto en cumplimiento de lo planificado y después de efectuar las coordinaciones necesarias, durante la segunda quincena del mes de Enero de 1980, un grupo de Militantes campesinos del CUC, originarios de diferentes partes del país, pero principalmente del Quiché, se movieron a la Ciudad Capital, en donde se alojaron según lo acordado en las instalaciones de la Universidad de San Carlos (USAC), y afinaron las coordinaciones necesarias con los miembros de las otras estructuras del EGP involucradas, a efecto de iniciar las acciones contempladas en el PLAN PARA LA SUBIDA. Las acciones a realizar, tendrían como la acción más importante la Toma de la Embajada de España; para lo cual contaban con la complicidad del Embajador español, el conocido marxista Máximo Cajal y López, personaje ampliamente conocido por su militancia con los sectores de izquierda radical en ese País. Desde su arribo a Guatemala este diplomático efectúo varios viajes hacia diferentes zonas del Quiche, en donde se entrevisto con los religiosos españoles militantes del EGP; como

LA FARSA DEL GENOCIDIO EN GUATEMALA

5

En conmemoración del 12vo. ANIVERSARIO  “DE LA OFENSIVA DEL TET “ (AÑO NUEVO VIETNAMITA), lanzada por los comunistas vietnamitas en contra del Ejercito de los Estados Unidos y el Ejército de Vietnam Del Sur, el 31 de ENERO DE 1968.

es sabido, Rolando Morán Comandante en Jefe, impuso una ORIENTACION BASADA EN LA DOCTRINA VIETNAMITA, desarrollada por el General Vo Nguyen Giap en sus guerras contra el Ejército Colonial Francés inicialmente, y el Ejército de los Estados Unidos posteriormente; por ello toda la organización estructural y operativa del EGP, estaba calcada sobre la organización del VIET CONG, fuerza guerrillera comunista que operaba en Vietnam del Sur, responsable de causar al Ejercito de los Estados Unidos, innumerables bajas logradas a través del uso constante de trampas y emboscadas, efectuadas bajo la pantalla (disfraz) de población civil. Como es lógico concluir, al haber mantenido una fuerte relación y

recibido entrenamientos varios comandantes del EGP y otras organizaciones terroristas guatemaltecas en dicho País, a su regreso a Guatemala utilizaron masivamente métodos de emboscadas y trampas vietnamitas en contra del Ejército de Guatemala. Por lo tanto, en conmemoración del 12vo. ANIVERSARIO “DE LA OFENSIVA DEL TET “ (AÑO NUEVO VIETNAMITA), lanzada por los comunistas vietnamitas en contra del Ejercito de los Estados Unidos y el Ejército de Vietnam Del Sur, el 31 de ENERO DE 1968, Rolando Morán, la Dirección Nacional y Máximo Cajal, decidieron que la acción en la Embajada Española, se realizara para conmemorar esa fecha, en agradecimiento al entrenamiento y

armas recibidas por parte de los comunistas. El lunes 21 de Enero, el grupo de integrantes del CUC, integrado por cabecillas de diferentes CCL(Comités Clandestinos

Locales) del Quiché, reforzados por miembros del FERG Universidad y de la estructura de Pobladores de la capital, luego de efectuar una supuesta denuncia ante el Consejo Superior Universitario “CSU” de la USAC, quienes habían autorizado la permanencia de los terroristas en sus instalaciones, efectuaron varios mítines, y el tema el tema central de sus demandas fue: “LA SALIDA DEL EJERCITO DE GUATEMALA DEL OCCIDENTE DEL PAÍS”, “coincidentemente” el AREA DE OPERACIONES DEL EGP. El primer mitin se realizó en LA PLAZA ROGELIA CRUZ, con fuerte presencia de terroristas armados, posteriormente se dirigieron a la sede del Partido Político Frente Unido de la Revolu-

ción “FUR”; luego a la sede de la Organización de Estados Americanos “OEA”; y a continuación a la sede de la Federación Sindical de Guatemala “FASGUA”, brazo sindical del EGP, en donde fueron recibidos con ovaciones por sus “compañeros”. El Martes 22,, por segunda vez, tomaron las instalaciones del COLEGIO BELGA; efectuaron un mitin ante la presencia de todo el alumnado a quienes les distribuyeron propaganda y las arengaron a sumarse a la Lucha revolucionaria, ante la presencia de la Monja Directora RAQUEL SARAVIA VALDEZ (Coordinadora de la campaña de adoctrinamiento denominada OPERACIÓN USPANTAN), quien les facilito el acceso a las instalaciones, los acom-

6

LA FARSA DEL GENOCIDIO EN GUATEMALA

paño en la actividad y luego dio aviso a las fuerzas de seguridad posteriormente al retiro de los terroristas. El miércoles 23, fueron tomadas por este grupo terrorista varias radiodifusoras privadas, lanzando mensajes que Llamaban a la Insurrección y demandaban la salida del Ejército del Occidente del País. El Jueves 24, el grupo terrorista efectúo agresivos mítines, con el acompañamiento de terroristas armados, previamente coordinados por Meoño Brenner (Manolo), acciones que fueron realizadas por la Asociación de Estudiantes Universitarios (AEU), el Frente Estudiantil Robin García (FERG), el Comité de Unidad Campesina (CUC), y el Movimiento de Pobladores (MONAP); ocupando sistemáticamente las instalaciones del Instituto Central para varones, el Instituto Normal para señoritas Centro América (INCA), y el Instituto Belem. . El lunes 28, el grupo terrorista tomo varias radiodifusoras, difundiendo su mensaje insurreccional. El Martes 29, Nuevamente el grupo terrorista toma Las radiodifusoras “RUMBOS” Y “FAVORITA”. Lanzando las mismas CONSIGNAS INSURRECCIONALES. El Jueves 31, luego de que el Embajador de España señor MAXIMO CAJAL, había convocado a una reunión a distinguidas personalidades guatemaltecas como el Ex-Vicepresidente de la República EDUARDO CÁCERES LENHOFF y el Ex-Canciller ADOLFO MOLINA ORANTES; a las 11.00 horas mientras los invitados se encontraban reunidos con el Embajador CAJAL, este a solicitud de su secretario abandona la reunión y procede a facilitar el ingreso de un numeroso grupo de terroristas, quienes llegan en varios vehículos, bajo la coordinación de MEOÑO BRENNER (Manolo), con los rostros cubiertos y con mochilas y bultos

Como parte del perverso plan para “FABRICAR CASOS”, e inculpar a inocentes en las lamentables consecuencias de las acciones terroristas, el Ministerio Público dirigido por Claudia Paz y Paz, injustamente procesa por este caso, al Señor Pedro García Arredondo, omitiendo deliberadamente que quien dirigía al Cuerpo De Detectives de la extinta Policía Nacional cuando sucedieron los hechos, era como se comprueba con la fotografía anterior, el Señor Manuel de Jesús valiente Tellez.

en los cuales esconden, armas, mantas, equipos de sonido(altoparlantes) y bombas incendiarias (cocteles Molotov), ante la sorpresa que provoca dicha acción, los empleados de la Embajada dan aviso a las Fuerzas de Seguridad; luego el Embajador se convierte en interlocutor DE LAS DEMANDAS DE LOS TERRORISTAS, quienes indican que no abandonaran las instalaciones hasta que se conforme una Comisión que negocie el Retiro del Ejército de Guatemala, de los departamentos del noroccidente del País, área con fuerte presencia de la unidades guerrilleras del EGP, en donde el crecimiento de sus acciones terroristas y la organización de población armada mediante los Comités Clandestinos Locales (CCL) y Fuerzas Irregulares Locales (FIL), se ha multiplicado, extendiéndose en las áreas geográficas bajo su influencia los manipulados reclamos para LA DEVOLUCIÓN DE SUS TIERRAS ANCESTRALES. Al notar la presencia de las Fuerzas de Seguridad, los terroristas amenazaron a las mismas con hacer

estallar las BOMBAS MOLOTOV si no se retiraban y procedieron a encender varias de ellas, momento en que el cabecilla Vicente Menchú del CUC, lanzo una bomba incendiaria en contra de la puerta de ingreso a la habitación en donde se encontraban los secuestradores y los rehenes. Los terroristas efectuaron numerosos disparos con armas de fuego hacia los miembros de la seguridad del Estado; en la confusión resultante la bomba incendiaria (cóctel molotov) lanzada por Menchú estallo y se inicio el incendio, extendiéndose posteriormente el mismo con violencia, al estallar las bombas incendiarias que portaban el resto de los terroristas, diseminados en la habitación y el segundo nivel, provocando rápida expansión del fuego, con los resultados conocidos. Las Fuerzas de Seguridad, ante los lamentos de quienes se quemaban, intentan romper las puertas y ventanas para auxiliarlos, pero solo pudieron hacerlo con ayuda de los bomberos en forma tardía, pues como es conocido la composición

de los cocteles molotov, hace muy difícil su extinción y rápida su propagación. El Embajador CAJAL, escapo de la tragedia por las gradas del segundo nivel. Quedo entonces así demostrada la conspiración terrorista y la responsabilidad penal incurrida a través de esta cadena de acciones terroristas planificada minuciosamente en forma irresponsable, por parte de los integrantes de la Dirección Nacional del EGP, en especial el jefe de la COTRAM, GUSTAVO ADOLFO MEOÑO BRENNER, responsabilidad que alcanza al Embajador MAXIMO CAJAL quien fue cómplice desde el momento mismo de su planificación, como queda evidenciado por sus constantes viajes al departamento del Quiché, región, que se encontraba bajo el asedio del frente Terrorista Ho Chi Min. Eximiendo con ello al Estado de responsabilidad en los hechos en los cuáles se vio comprometido a actuar en forma reactiva, en cumplimiento de sus deberes Constitucionales. Por lo que la responsabilidad de los actos terroristas previos así como la Toma

e incendio de la Embajada española, deben de ser enjuiciados por los tribunales del país y deben de ser aclarados históricamente, encausando la demanda en contra de Meoño Brenner y los sobrevivientes de la dirección nacional del EGP, como directamente responsables del hecho, pues como se demuestra en este documento , esta conspiración fue urdida para desestabilizar al Gobierno de la República de Guatemala, interviniendo en ella obscuros personajes nacionales y extranjeros, siendo ellos directamente responsables de la tragedia resultante del PLAN PARA LA SUBIDA. Se debe de investigar de igual manera todos los hechos delictivos resultantes de esas acciones, tales como el ASESINATO DEL PERIODISTA MARIO RIVAS MONTES, GERENTE GENERAL DEL DIARIO “EL IMPARCIAL”, QUIEN FUE ASESINADO POR TERRORISTAS DEL FRENTE URBANO DEL EGP, dirigido por Mario Payeras Solares (Roque) y Gustavo Meoño Brenner(Manolo); como represalia a los artículos de prensa escritos por el criticando y denunciando las acciones terroristas realizadas en aquel momento, dentro de las que se incluyen la toma del colegio Belga, y la complicidad de las religiosas en la acción. El lector, podrá apreciar que la cadena de acontecimientos urdidos por los terroristas del EGP, desembocaron lamentablemente en la ocupación de la Embajada de España, acción cumbre de la planificación realizada, con las consecuencias de todos conocidas; esta campaña terrorista se asemeja a las realizadas por los terroristas centroamericanos, en especial, la de los terroristas del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), de la república de El Salvador, hermano país en donde la ocupación de Iglesias y Embajadas, era constante.

LA FARSA DEL GENOCIDIO EN GUATEMALA

7

La estupidez, falsedad, ignorancia y soberbia del ex embajador Cajal y los terroristas que lo han secundado durante estos años, se demuestra ante la evidencia que presentamos en la fotografía que antecede al presente comentario, en ella aparece el agente de Policía Nacional objeto de esta ridícula acusación.

Terrorista integrante del FERG/COTRAM, fue designada por Gustavo Adolfo Meoño Brenner, para ejecutar el “Plan de Subida”

Como se puede apreciar, los agentes del Pelotón Antimotines que llegaron a auxiliar a los diplomáticos supuestamente secuestrados, estaban DESARMADOS, equipados únicamente con equipo antidisturbios (casco de baquelita, batón de madera, bolsas para granadas lacrimógenas, y se puede establecer que el FAMOSO LANZALLAMAS O LANZADOR DE “NIEBLA PARALIZANTE”, de procedencia “ISRAELITA”, mencionado insistentemente en la propaganda de los terroristas; no es más que: “UN DISPENSADOR DE GAS LACRIMOGENO”, de fabricación israelí. Para quien dude de esta aclaración, es muy fácil, cotizar estos aparatos antidisturbios, en cualquier parte del mundo; o someter a UN PERITAJE esta imagen tomada por los periodistas de la época en el exterior de la sede de la Embajada, en donde se puede apreciar con claridad el aparato en mención, expertaje que sea realizado por peritos policiales QUE NO ESTEN LIGADOS A LOS TERRORISTAS GUATEMALTECOS, FIEROS ANTISEMITAS, que en su obcecado ODIO HACIA EL ESTADO DE ISRAEL, han intentado ligar a esta Nación, con la tragedia sucedida. Por lo tanto ESTA FARSA PERVERSA CAE POR SU PESO ANTE LA EVIDENCIA.

Como es posible que habiendo aceptado Gustavo Meoño su autoria intelectual sobre la toma de la embajada de España ahora sea el encargado del archivo histórico de la Policía Nacional donde se manipulan las supuestas evidencias contra exintegrantes de la fuerza pública. (Entrevista 13 de julio del 2008, Paola Hurtado, elPeriódico).

8

LA FARSA DEL GENOCIDIO EN GUATEMALA

Por el valor histórico de su relato, como protagonista del mismo, reproducimos las vivencias del famoso periodista guatemalteco Jorge Palmieri, quien confirma la verdad de lo acontecido en esta tragedia provocada por los terroristas dirigidos por Meoño Brenner.

amento tener que ser repetitivo, pero aunque ya he publicado la historia de lo que realmente ocurrió en la tragedia del 31 de enero de 1980 en las oficinas de la Embajada de España en Guatemala, creo necesario publicarlo de nuevo para quienes ignoren la verdad. Y no me cansaré de repetirlo cada vez que sea necesario, como ahora que la  Audiencia Nacional de España  está reviviendo el juicio que la indígena guatemalteca Rigoberta Menchú Tum, premio Nobel de la Paz 1992, entabló contra algunos altos funcionarios del gobierno guatemalteco de aquellos días. No me mueve otro interés que no sea el deseo que prevalezca la verdad y desmentir a quienes, ya sea porque estaban comprometidos o por un espíritu vengativo, o por su ideología política, achacan toda la responsabilidad a las autoridades del país y no toman en cuenta que la principal culpabilidad fue del villano que, desafortunadamente, era el Embajador del reino de España, Máximo Cajal y López, cómplice de los invasores supuestamente pacíficos a su embajada. Desde antes de que Cajal y López viniera a nuestro país a desempeñar el cargo de Embajador del Reino de España, el Gobierno guatemalteco había sido informado por su respetable y bien recordado antecesor, el embajador Carlos Manzanares y Herrero, que Guatemala tendría que tener cuidado con él por ser muy conflictivo y de extrema izquierda, lo que no habría sido motivo de objeción de no ser porque se estaba viviendo una confrontación armada entre las fuerzas regulares del gobierno y la guerrilla subversiva apoyada por co-

L

Trampa del Embajador Cajal

Máximo Cajal y López, ex embajador de España en Guatemala

munistas de varios países. No obstante, el gobierno del general Romeo Lucas cometió el error de extenderle el beneplácito reglamentario. Con los datos que se tenían de él, la Cancillería no le debió conceder el beneplácito. Además, se sabía que él realmente deseaba ir a Cuba con ese mismo cargo, pero aceptó a regañadientes venir a nuestro país con su compañera de vida Beatriz de La iglesia, hija del famoso humorista Álvaro de La iglesia, una mujer bastante atractiva y de su misma ideología, con quien tenía una relación de concubinato. Aún antes de presentar los originales de sus Cartas Credenciales al Presidente de la República, General de División Fernando Romeo Lucas García, Cajal expresó en diferentes reuniones diplomáticas y sociales ciertos comentarios impertinentes contra el gobierno guatemalteco y a favor de los subversivos –lo cual está terminantemente prohibido por la Convención de Viena–, al extremo de viajar varias

veces a Quiché para entrevistarse con elementos antigobiernistas por medio del entonces obispo de ese departamento, Juan Gerardi Conedera, quien era sabido que simpatizaba con la subversión. Por este comportamiento imprudente de Cajal, con el cual estaba en desacuerdo, el secretario de esa misión diplomática, mi recordado amigo Jaime Ruiz del Árbol, deseaba ser trasladado a otro país, como nos dijo a varios de sus amigos, porque no estaba de acuerdo con las perversas intromisiones del embajador Cajal en los asuntos internos de Guatemala por su ideología socialista; aunque, después de la tragedia, cuando regresó a España, su inconsolable viuda María Dolores Cruz Moratinos (Lola) haya sido obligada a declarar lo contrario para no perder la indemnización y un empleo en el Ministerio de Exteriores. Pero cuando estaba frente al cadáver de su esposo, le confió a su paisano y amigo, el ingeniero, economista, industrial, periodista y escritor Francisco

Pérez de Antón, que ella le había pedido a Jaime que no acompañara a Cajal en sus reiteradas visitas al departamento del Quiché para reunirse con guerrilleros y algunos curas españoles que simpatizaban con la subversión. El abyecto ex embajador Máximo Cajal dijo que la quema de las oficinas de la embajada “fue planeada”, y en eso dijo la verdad porque, en efecto, él planeó con los guerrilleros subversivos la “toma pacífica” durante su última visita al triángulo Ixil del Quiché, donde acordaron lo que llamaron  “Plan de la subida” (en contraposición a la Embajada) y para asegurarse que el hecho tendría resonancia internacional, convocó con inaudita insistencia para que se presentaran en su oficina exactamente a la misma hora que llegaran los invasores “pacíficos”, a distinguidos juristas guatemaltecos para que sirvieran de rehenes: Eduardo Cáceres Lenhoff, ex Vicepresidente de la República, Adolfo Molina Orantes, ex ministro de Relaciones Exteriores,

licenciado Luis Beltranena Sinibaldi y doctor Mario Aguirre Godoy, quienes le habían solicitado una cita para hacer arreglos para una próxima reunión internacional de juristas que tendría lugar en Guatemala. Por eso digo que Cajal se comportó como un bellaco irresponsable y un tramposo. Lo primero por haber invitado a los campesinos a invadir “pacíficamente” sus instalaciones para que, amparados en la inmunidad de su sede diplomática, hicieran una denuncia contra las autoridades militares, lo cual significa inmiscuirse en los asuntos internos de nuestro país; y lo segundo por haber insistido en que llegasen a ese hora precisa los ilustres abogados para que sirviesen de rehenes de los invasores. Esa fue una cobarde y vil  trampa  artera que el embajador de España les tendió, al extremo que hizo que su secretaria llamara por teléfono constantemente a las oficinas y a las residencias de esos distinguidos abogados insistiendo en que debían llegar puntualmente a las 11 de la mañana, porque era la hora en que estaba previamente programada la “ocupación pacífica”. (Fin de la columna) La tragedia ocurrida en la Embajada de España en Guatemala el 31 de enero de 1980 por la “invasión pacífica” de un grupo de campesinos del  Comité de Unidad Campesina  (CUC), un brazo armado de la guerrilla, encabezados por su secretario general, Vicente Menchú Pérez, causó 37 muertos, fue como “una película de horror”, según relató desde Madrid por video-conferencia el entonces embajador socialista del reino de España en Guatemala, Máximo Cajal y López.

LA FARSA DEL GENOCIDIO EN GUATEMALA

9

l diplomático, de 77 años de edad, presentó su testimonio ante el juez Santiago Pedraz, de la  Audiencia Nacional de España, sobre lo que ocurrió el 31 de enero de 1980, declaración que fue retransmitida al Juzgado Undécimo Penal de Guatemala, que investiga ese incidente en el juicio que se está siguiendo en contra del ex jefe del  Comando Seis  de la desaparecida Policía Nacional, Pedro Arredondo, a quien se responsabiliza de haber dirigido el grupo de agentes que participó en el asalto. Estos testimonios fueron aceptados por el tribunal como  “pruebas anticipadas”.  En ese caso, también se debería entablar un juicio contra el comandante guerrillero Gustavo Meoño Brenner (actual asesor presidencial –¡por increíble que parezca!– junto con el ex vicepresidente Eduardo Stein Barillas y Gustavo Porras Castejón), porque él ha reconocido que fue quien ordenó a un comando del  Ejército Guerrillero de los Pobres (EGP), encabezado por una estudiante de derecho, que acompañara a los campesinos. Arredondo es la única persona detenida y procesada por este hecho, aunque desde diciembre del año pasado el juzgado que conoce el caso emitió una orden internacional de captura con fines de extradición contra el entonces ministro de Gobernación, licenciado Donaldo Álvarez Ruiz. Según el ex embajador Cajal, un grupo de campesinos indígenas, procedentes de la zona del triángulo Ixil, acompañados por un grupo de universitarios, “ocuparon en forma pacífica” la embajada españo la con el objetivo de “denunciar ante la comunidad internacional la represión militar de la que eran víctimas los pobladores del no-

E

La video-conferencia del embajador de España Máximo Cajal y López

roccidental departamento de Quiché”. ¿Cómo puede decir que la invasión de los campesinos y guerrilleros fue “en forma pacífica”, cuando llevaban pistolas, machetes y bombas molotov? Porque en su testimonio bajo juramento, el ex embajador reconoció que los campesinos llevaban consigo botellas llenas de gasolina con mechas, que se conocen como “bombas molotov”, las cuales dice que él guardó detrás de unos libros, pero agregó que ignora si el incendio fue causado por uno de esos cocteles molotov que uno de los subversivos lanzó a los policías por un agujero, pero no logró que saliera y rebotó sobre la alfombra plástica que se incendió y de inmediato

El embajador Cajal y el campesino Gregorio Yujá fueron los dos únicos supervivientes del asalto, con excepción del doctor Aguirre Godoy, quien logró escabullirse antes de que estallaran las bombas molotov, pero Yujá fue secuestrado dos días después de un sanatorio y su cuerpo sin vida, torturado, fue encontrado el 2 de febrero de 1980 frente a la rectoría de la Universidad de San Carlos.
hizo que estallaran las demás bombas molotov. Sin embargo, Rigoberta Menchú Tum y sus aliados insisten en afirmar que el fuego fue provocado desde afuera con lanza llamas de los policías. ¿Cuándo ha tenido lanza llamas la Policía de Guatemala? Según el abyecto embajador Cajal y López, los agentes de la Policía Nacional, “armados hasta los dientes con metralletas y hachas”, rodearon la sede diplomática y, por más que él intentó comunicarse con las autoridades para pedir que retirasen a las fuerzas

de seguridad, no obtuvo respuesta. Habría que preguntarle a ese bellaco si los policías debieron estar armados con palillos de dientes. Relató que  “Se oyeron unos disparos y en ese momento inició el incendio”, pero no dijo que los disparos no los hicieron los policías desde afuera sino los hicieron desde adentro los “invasores pacíficos” con el propósito de repeler a los policías que trataban de entrar a devolver la seguridad y tranquilidad a los miembros de la misión diplomática española y liberar a los rehenes, de acuerdo a un mandato contenido en la Convención de Viena, y a desalojar a los invasores que estaban armados con pistolas y bombas molotov.

10

LA FARSA DEL GENOCIDIO EN GUATEMALA

Prensa Libre publicó esta foto que de nuevo publicó hoy, en donde se puede ver tanto a los bomberos como a elementos de la Cruz Roja. De hecho, en la terraza de al lado se encuentran el presidente de la Cruz Roja, doctor Bauer, y el empresario Ramiro Samayoa Martínez. Foto de Archivo de Prensa Libre

Porque si bien hay un artículo de la Convención de Viena que establece que las instalaciones diplomáticas gozan de inmunidad (y algunos ignorantes creen que es “extraterritoriedad”), hay otro artículo que dice que los países anfitriones deben garantizar “la seguridad y tranquilidad” de las embajadas, y supongo que no había ni la una ni la otra desde el momento en que la embajada fue invadida “pacíficamente” por los campesinos y los guerrilleros subversivos. Pero como estaba bajo juramento no se atrevió a

mentir, como lo ha hecho anteriormente, al afirmar que el incendio fue causado por lanza llamas de los policías. En su declaración dijo que las autoridades guatemaltecas impidieron la entrada de los cuerpos de socorro a la sede diplomática para prestar auxilio a las víctimas, y afirmó que la mitad de ellas murieron calcinadas y el resto por heridas de bala. Sin embargo, al día siguiente los medios de comunicación informaron de que llegaron los bomberos y la Cruz Roja, al extremo que a Cajal le recibió al sa-

lir de su embajada la señora Odette Arzú de Cannivel, funcionaria de la Cruz Roja Guatemalteca.  El embajador Cajal y el campesino Gregorio Yujá fueron los dos únicos supervivientes del asalto, con excepción del doctor Aguirre Godoy, quien logró escabullirse antes de que estallaran las bombas molotov, pero Yujá fue secuestrado dos días después de un sanatorio y su cuerpo sin vida, torturado, fue encontrado el 2 de febrero de 1980 frente a la rectoría de la Universidad de San Carlos. Nadie con dos dedos

de frente puede creer que las fuerzas de seguridad del gobierno iban a ser tan estúpidas de haber secuestrado  torturado a Yujá para después ir a tirarlo frente la rectoría de la USAC. Cualquiera puede comprender que si eso lo hubiese hecho el gobierno, habrían enterrado su cadáver o lo habrían ido a tirar al mar o al cráter de algún volcán en actividad. Por eso cabe la sospecha de que fue secuestrado y asesinado por los mismos guerrilleros, para evitar que declarase cómo se había organizado la “invasión pacífica” a las

oficinas de la embajada de España. En la misma diligencia judicial prestaron testimonio también Beatriz de la Iglesia, “esposa” del ex embajador (¿ya se casaron?), y Pedro Bermejo, quienes denunciaron “las amenazas y acoso que sufrieron los diplomáticos españoles en Guatemala durante los días posteriores a la quema de la legación”. De hecho, en los días subsiguientes, un buen número de respetables españoles residentes en Guatemala publicó un desplegado en los periódicos repudiando la actitud del embajador Cajal.

LA FARSA DEL GENOCIDIO EN GUATEMALA

11

a diligencia judicial se celebró a petición de la premio Nobel de la Paz 1992, la indígena guatemalteca Rigoberta Menchú Tum, quien presentó una querella contra una decena de antiguos altos cargos guatemaltecos por el asalto a la Embajada española. Vicente Menchú Pérez, padre de Rigoberta Menchú Tum, fue una de las 37 víctimas del asalto, entre las que figuraron también el secretario de la embajada y cónsul español Jaime Ruiz del Árbol y los funcionarios Felipe Sáenz y María Teresa Vázquez de Villa y una señora de apellido Barillas, quien fue la persona que llamó por teléfono al ministerio de Relaciones Exteriores pidiendo al gobierno que les fuese a liberar. Yo contesté su llamada y tomé el recado que transmití al Canciller Eduardo Castillo Valdés. A mí no me lo han contado, ni lo he leído en ningún periódico, sino lo viví. Para entonces yo era embajador en México, pero había sido citado por el ministerio de Relaciones Exteriores para ponernos de acuerdo en los detalles de una próxima visita a Guatemala del Presidente de México José López Portillo. Y me encontraba en el despacho del subsecretario Alfonso Alonso Lima cuando él recibió una llamada telefónica que le hizo palidecer y después de hablar unos cuantos minutos me dijo:  “Haceme el favor de esperarme porque tengo que entrar urgentemente a hablar con el ministro Castillo Valdés sobre un asunto muy delicado. Te agradeceré que si acaso hay alguna llamada a mi teléfono directo, que la contestés y tomés alguna información”. Y así fue, en efecto, pocos minutos después de que se fue el subsecretario Alonso Lima, sonó su teléfono y yo contesté la llamada. Era una voz de mujer de una señora de apellido de Barillas, quien se identificó como funcionaria de la embaja-

L

Rigoberta Menchú Tum con su medalla Nobel de la Paz
da de España, que muy angustiada me dijo:  “¡Por favor! Que venga la Policía a rescatarnos porque las oficinas han sido tomadas por asalto por un grupo de hombres armados de pistolas y bombas molotov. Pero que vengan pronto”. Dos minutos más tarde llamó la señora de Villa, secretaria de esa misión, quien preguntó con quién hablaba y cuando le dije mi nombre me dijo sumamente nerviosa:  “Embajador Palmieri, yo lo conozco a usted, hágame favor de pedir que nos vengan a rescatar lo más pronto que sea posible. Yo ya pedí ayuda a la Policía, pero todavía no ha venido nadie”. Tras de lo cual me atreví a empujar la puerta del despacho del Canciller quien estaba hablando con el subsecretario Alonso. Comprendí que era un abuso de mi parte entrar al despacho del ministro en esa forma, pero les dije:  “Perdonen pero he recibido dos llamadas angustiosas de funcionarias de la embajada de España pidiendo que se les vaya a rescatar porque las oficinas de la embajada han sido tomadas por asalto por un grupo de hombres armados”. Entonces Castillo Valdés y Alonso Lima me confiaron la información que tenían y me dijeron que ya habían pedido ayuda a la Policía Nacional. Yo me retiré porque tenía que ir a Casa Presidencial para almorzar con el presidente Lucas García. Y cuando estábamos almorzando, el general Lucas García recibió una llamada del ministro de Gobernación, licenciado Donaldo Álvarez Ruiz, y oí que el general Lucas le dijo: “Manténganme informado, pero decile a Chupina que actúe con calma porque en estos casos quien se enoja pierde”. Y me comentó: “Parece que la Policía tiene rodeado el local de las oficinas para asegurarse de que los invasores no vayan a hacerles daño a los rehenes”. Cuando salí de Casa Presidencial me dirigí al hotel Camino Real, pero tomé la sexta avenida y al llegar a la altura de la 10a calle de la zona 9, por los Funerales Reforma, vi que adelante de mí iba el colega y amigo Álvaro Contreras Vélez, Co. propietario y columnista de Prensa Libre quien llevaba su casco de comandante de bomberos, y se bajó corriendo de su automóvil. Yo estacioné mi vehículo y le seguí hasta la esquina de la 6a. avenida “A”, donde estaba la embajada española y nos quedamos viendo lo que estaba pasando frente al edificio que ocupaban las oficinas de la misión diplo mática de España. Allí se encontraban numerosas personas observando lo que ocurría, cuando de pronto se oyeron varios disparos de pistola dentro del edificio hacia afuera, seguramente hechos por los “invasores pacíficos” para tratar de ahuyentar a los policías que estaban tratando de entrar. Pero estoy seguro que no fueron disparados por los policías. Pocos minutos más tarde se produjo una fuerte explosión dentro del edificio y salieron llamas de una de las ventanas, tras de lo cual escuchamos gritos angustiosos de los campesinos y todas las demás personas que estaban muriendo asfixiados por la combustión y quemados por el fuego. Hasta entonces fue que los policías y los bomberos lograron penetrar al edificio y comenzaron a sacar algunos de los cuerpos calcinados. Y un sobreviviente de aquel espantoso infierno, que era el campesino Yujá. El otro sobreviviente fue el embajador Cajal porque supo escapar a tiempo y solamente sufrió algunas quemaduras, por lo que fue llevado al hospital privado Herrera Llerandi.¡Esto fue realmente lo que ocurrió en las oficinas de la embajada de España el 31 de enero de 1980! Yo volé de regreso a

México esa misma tarde y por la noche me presenté en el programa noticioso de televisión “24 horas”, de mi amigo el gran periodista Jacobo Zabludovski, para explicar a la enorme teleaudiencia de su programa lo que realmente había ocurrido. Con todos los datos del caso, expuse ampliamente la culpabilidad del embajador Máximo Cajal y López. Lo cual impidió que un grupo de guatemaltecos comunistas diese su versión de los hechos en ese programa. Y al día siguiente llamé por teléfono directo a mi amigo el Presidente José López Portillo, a quien solicité que me recibiera en Los Pinos para explicarle lo que había sucedido. Lo cual impidió que se saliera con su gusto el entonces Canciller de México, el rabioso socialista Jorge Castañeda, quien ya le había reportado al presidente de México su versión de lo ocurrido y le había propuesto romper relaciones diplomáticas con Guatemala, pasando por encima de la famosa Doctrina Estrada que es básica en la política exterior mexicana,

por la cual los gobiernos de México tienen relaciones diplomáticas con los países y no con los gobiernos. Por lo cual el Presidente López Portillo no accedió a su solicitud. Pero por mi diligencia y éxito los funcionarios españoles, el Canciller Marcelino Oreja, el embajador Bermejo y Yago Pico de Coaña a la cabeza, pusieron como una de las condiciones para reanudar relaciones diplomáticas con Guatemala que yo fuese despedido del cargo de Embajador extraordinario y plenipotenciario en México, a lo cual el general Lucas García se negó y respondió que, por el contrario, me estaba muy agradecido por habérmelas jugado en esa forma y pensaba cómo iba a premiarme. Y me ofreció condecorarme con la  Orden del Quetzal pero yo decliné ese honor diciéndole que si la recibía me iba a causar más enemistades y envidias y que, como dijo Sancho Panza a Don Quijote de la Mancha, “mejor no menearlo”. Pero le agradecí su solidaridad, lealtad y apoyo.

12

LA FARSA DEL GENOCIDIO EN GUATEMALA
UNA CARTA A ISRAEL

O

el amigo

israel

nos falló en las buenas y en las malas
La Fundación Contra el Terrorismo profundamente consternada por el reconocimiento unilateral del Estado de Palestina, por parte del Gobierno de la República, a espaldas del pueblo de Guatemala, que reconoce y está consciente de la ayuda invaluable, la solidaridad y los estrechos lazos de hermandad existente entre ambas naciones, desde su reconocimiento como estado independiente, hoy mira con estupefacto asombro la desviación de la política exterior de Guatemala, bajo la dirección del actual canciller guatemalteco marxista.

que nunca

fende y duele para todos los que consideramos nuestro amigo al Estado de Israel y a su Nación, que precisamente el día de la conmemoración del Holocausto al Pueblo Judío, el gobierno de Guatemala, a espaldas de los guatemaltecos, olvidara el fuerte vínculo entre nuestras naciones, anteponiendo la traición por la falta de principios de quienes hoy manejan nuestra política internacional, demostrando ser lo que en realidad son: una veleta de lo políticamente correcto frente a una parte de la comunidad internacional, que además ha puesto la soberbia antes que la lealtad hacia un amigo incondicional. No olvidaremos jamás que el Estado de Israel acompañó a Guatemala durante su noche más oscura, cuando fuimos víctimas de una agresión violenta por parte de una ideología atea, que usaba al hombre como un medio para alcanzar el poder, imponiendo la esclavitud a aquellos que sucumbieron al mundo utópico del comunismo marxista leninista. En ese entonces, el gobierno de Israel tuvo que escoger entre seguir la política de los Estados Unidos hacia nuestro país, o apoyarnos cuando necesitábamos defender nuestra libertad, anteponiendo su problemática en la geopolítica de Medio Oriente, de la cual dependía su supervivencia como Estado, cuando inexplicablemente quienes habían sido nuestros aliados nos abandonaron a nuestra suerte ante la amenaza de esclavitud que se cernía sobre los guatemaltecos en aquellos duros años. Israel demostró no olvidar el esfuerzo de Guatemala en 1948 y, sin embargo, Guatemala sí olvidó la mano que Israel le tendió durante esa guerra que trascendió una lucha entre hombres, para constituirse en un intento del mal por prevalecer sobre el bien. Avergonzados de la actuación de nuestro gobierno, la rechazamos y manifestamos nuestro anhelo por la Paz de Israel, que no será posible mientras los violentos traten de imponerse por medio del terror y se muestren incapaces de demostrar que pueden ser un Estado civilizado que no ataque ni se oponga a la existencia del Estado de Israel. Repudiamos dicha acción del Canciller y nos solidarizamos con el Pueblo de Israel por el grave error cometido por nuestro gobierno.

La presente publicación es responsabilidad exclusiva de la Fundación Contra el Terrorismo.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->