Está en la página 1de 1

Pentecosts - Hoy es da de consuelo y esperanza. El color rojo sugiere pasin y fuerza.

Es vibrante y esperanzador: es el color del Espritu del Seor Jess! Hoy somos invitados a dejar crecer nuestro corazn, llevados por su Espritu. ___________________________________________________________________________

Los discpulos de Jess estaban con la puerta trancada. Inquietos y temerosos, queran defenderse de los judos. Eran pocos, eran pequeos, y sentan que el mundo se les vena encima. As estaban cuando se present Jess. Hubo silencio, y se les aviv el corazn: La Paz est con ustedes! La inquietud se fue quedaron llenos de alegra. Los que buscaban defenderse son enviados a perdonar. Los que haban trancado la puerta reciben la misin de salir afuera, enviados por Jess al encuentro de muchos: Como el Padre me envi as yo los envo a ustedes . Reciban al Espritu Santo.
La paz est con ustedes!

No son quince o veinte individuos los que Jess enva, es UNA comunidad, UN cuerpo. Y les regala su Espritu en comunidad. No los desea ni solos, ni tristes, ni inquietos. Les regala la paz, fruto del Espritu, para que salgan al encuentro de muchos y regalen la Buena Noticia de la bondad del padre Dios.
Arcabas, s. XX

Pentecosts

Pentecosts
Arcabas, s.XX

Jess los enva para celebrar ese cario del Padre presente en cada persona, y tambin en la naturaleza. Los enva a encontrar en los dems el Espritu que ha sido regalado por su Resurreccin.

Amigos, hoy ciertamente es da de esperanza! La comunidad de la Iglesia nos recuerda a cada uno que el Padre nos desea ni solos, ni tristes, ni inquietos. Nos llama a acompaar a los solitarios, a compartir con los que necesitan, a consolar y dar paz a los que estn tristes o inquietos. Porque, a cuntos hemos dejado solos y se han perdido por su soledad? El Espritu que nos une nos hace responsables unos de otros. Y adems, cuntas veces he daado una flor o un rbol, al bosque o a la montaa, dificultando as que su armona y belleza hable a otros del Padre Dios? Sabemos que el Espritu de Dios est presente cuando perdonamos en silencio, a pesar de no recibir recompensa alguna, y pese a que ese perdn silencioso es considerado por los dems como algo normal.
Pentecosts
Arcabas, s.XX

Pero el Espritu nos lleva an ms all, porque desde este da todos podemos proclamar con nuestras vidas las maravillas de Dios, si en comunidad nos dejamos mover por su Espritu.