P. 1
Fracturas Trabajo

Fracturas Trabajo

|Views: 5|Likes:
Publicado porrozxis2013

More info:

Published by: rozxis2013 on May 22, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/22/2013

pdf

text

original

FRACTURAS

MÉDICO QUIRÚRGICA

PRESENTADO POR: FIAMA ESTHER ALVAREZ DIAZ MARA YINETH RAMIREZ MORENO JULIO CESAR ROMERO RAMOS MARÍA CLARA SANTIS PÉREZ LUIS ANGEL SOTO LOZANO RAFAEL ESTEBAN VILLADIEGO CANO

PRESENTADO A: CLAUDIA RAMOS

UNIVERSIDAD DE CÓRDOBA FACULTAD DE CIENCIAS DE LA SALUD PROGRAMA DE ENFERMERÍA IV SEMESTRE PRIMER PERIODO ACADÉMICO 2013
1

TABLA DE CONTENIDO

1. INTRODUCCIÓN …………………………………………………………6 2. OBJETIVOS ……………………………………………………………….7 2.1. GENERAL………………………………………………………………..7 2.2. ESPECÍFICOS…………………………………………………………...7 3. SISTEMA OSEO……………………………………………………………8 3.1. FUNCIONES DEL SISTEMA ESQUELÉTICO……………………..8 3.1.1. Sostén………………………………………………………………….8 3.1.2. Protección……………………………………………………………..8 3.1.3. Movimientos…………………………………………………………..8 3.1.4. Homeostasis de minerales…………………………………………8 3.1.5. Producción de células sanguíneas……………………………….8 3.1.6. Almacenamiento de triglicéridos……………………………………8 3.2. ESTRUCTURA……………………………………………………………9 3.2.1. Diáfisis…………………………………………………………………..9 3.2.2. Epífisis………………………………………………………………….9 3.2.3. Metáfisis………………………………………………………………..9 3.2.4. Cartílago articular……………………………………………………..9 3.2.5. Periostio……………………………………………………………….9 3.2.6. Cavidad medular………………………………………………………9 3.2.7. Endostio………………………………………………………………….9 4. FRACTURAS…………………………………………………………………10 4.1. CONCEPTO………………………………………………………………..10 4.2. FISIOPATOLOGÍA…………………………………………………………10 4.3. ETIOLOGÍA…………………………………………………………………11
2

4.4. EXÁMENES DIAGNOSTICOS……………………………………………11 4.4.1. Radiografía simple………………………………………………………11 4.5. CLASIFICACIÓN DE LAS FRACTURAS………………………………..11 4.5.1. Según el estado de la piel……………………………………………..11 4.5.1.1. Fracturas cerradas…………………………………………………….12 4.5.1.2. Fracturas abiertas………………………………………………2……..12 4.5.2. Según su localización…………………………………………………12 4.5.2.1. Epifisarias ……………………………………………………………..12 4.5.2.2. Diafisarias ……………………………………………………………12 4.5.2.3. Metafisarias …………………………………………………………..12 4.5.3. Según el trazo de la fractura ……………………………………….13 4.5.3.1. Transversales………………………………………………………..13 4.5.3.2. Oblicuas.........................................................................................13 4.5.3.3. Longitudinales ……………………………………………………….13 4.5.3.4. En «ala de mariposa»………………………………………………13 4.5.3.5. Conminutas…………………………………………………………13 4.5.3.6. Incurvación diafisaria……………………………………………….13 4.5.3.6. En «tallo verde»…………………………………………………….13 4.5.4. Según la desviación de los fragmentos…………………………13 4.5.4.1. Anguladas………………………………………………………….14 4.5.4.2. Con desplazamiento lateral………………………………………14 4.5.4.3. Acabalgadas………………………………………………………14
3

4.5.4.4. Engranadas……………………………………………………………14 4.5.5. Según el mecanismo de producción............................................14 4.5.5.1. Traumatismo directo………………………………………………..14 4.5.5.2. Traumatismo indirecto……………………………………………..14 4.6. MANIFESTACIONES CLÍNICAS………………………………………14 4.6.1. Dolor…………………………………………………………………….14 4.6.2. Pérdida de la función…………………………………………………15 4.6.3. Deformidad……………………………………………………………..15 4.6.4. Acortamiento…………………………………………………………….15 4.6.5. Edema y cambios de coloración……………………………………15 4.7. TRATAMIENTO DE URGENCIAS DE LAS FRACTURAS………….15 .4.8. COMPLICACIONES ……………………………………………………16 4.8.1. Complicación temprana……………………………………………..16 4.8.1.1. Choque…………………………………………………………………16 4.8.1.2. Síndrome de embolia grasosa…………………………………………17 4.8.1.2.1. Manifestaciones clínicas…………………………………………..17 4.8.1.2.2. Prevención y tratamiento…………………………………………..18 4.8.1.3. Sindrome de compartimiento………………………………………..19 4.8.1.3.1. Valoración y hallazgo diagnóstico………………………………..19 4.8.1.3.2. Tratamiento médico………………………………………………….20 4.8.1.4. Otras complicaciones tempranas………………………………………20 4.8.2. Complicación tardía………………………………………………………21 4.8.2.1. Unión tardía y seudoartrosis……………………………………………21
4

4.8.2.1.1. Tratamiento médico………………………………………………….21 4.8.2.1.2. Tratamiento de enfermería…………………………………………..22 4.8.2.2. Necrosis avascular ósea..................................................................23 4.8.2.3. Reacción a los dispositivos de fijación ……………………………..23 4.8.2.4. Síndrome de dolor regional complejo……………………………….24 4.8.2.4.1. Tratamiento……………………………………………………………24 4.8.2.5. Osificación heterotrófica ………………………………………………25 4.9. FRACTURA DE CRANEO………………………………………………..26 4.9.1. Causas…………………………………………………………………….26 4.9.2. Síntomas………………………………………………………………….27 4.10. FRACTURA DE LA COLUMNA VERTEBRAL……………………….27 4.10.1. Causas………………………………………………………………….27 4.10.2. Síntomas………………………………………………………………..27 4.10.3. Diagnóstico………………………………………………………………27 4.11. CASO HIPOTÉTICO……………………………………………………28 4.11.1. Plan de cuidados…………………………………………………….. 5. CONCLUSIÓN………………………………………………………………..

5

1. INTRODUCCIÓN

Las fracturas siendo un traumatismo localizado en los huesos, en las cuales se disminuye notoriamente el funcionamiento de nuestro organismo, se caracterizan por ser muy molestosas y algunas tienden a presentar complicaciones derivadas de un déficit en el tratamiento o en la

rehabilitación, que pueden llevar inclusive a la muerte. Siendo así, para el profesional de enfermería es de suma importancia el estudio de dicho trastorno, porque además son de gran incidencia en la comunidad (siendo los más vulnerables los ancianos debido a la deficiencia de calcio –en gran parte de los casos- característica de esta edad), siendo quien junto con el resto del equipo interdisciplinario de salud, es él, el encargado de llevar a cabo las intervenciones encaminadas a la rehabilitación en el menor tiempo posible el bienestar físico de los pacientes fracturados. Para brindar un cuidado integral a cada uno de los pacientes fracturados, el profesional de enfermería debe tener conocimientos primeramente sobre las generalidades del funcionamiento del sistema óseo e importancia de este; y principalmente la definición, fisiopatología, etiología, clasificación,

manifestaciones clínicas, medios diagnósticos, tratamiento y complicaciones de las fracturas. En este documento se expondrán los conocimientos anteriormente mencionados, con el fin de que el profesional de enfermería se apropie de ellos y las implemente en la práctica de sus labores diarias dentro de la institución sanitaria en la cual se encuentre.

6

2. OBJETIVOS

2.1. GENERAL: Identificar las características de las fracturas, haciendo énfasis en su fisiopatología, etiología, clasificaciones, manifestaciones clínicas, tratamiento y complicaciones, con el fin de proporcionarle al profesional de enfermería información fundamental para el cuidado integral de los pacientes fracturados basados en las intervenciones totalmente y parcialmente compensatorias y de apoyo-educación planteadas por Dorothea Orem.

2.2. ESPECÍFICOS:     Describir la fisiopatología y etiología que proceden del traumatismo ocasionado por las fracturas. Identificar la clasificación diferentes criterios. Reconocer las manifestaciones clínicas características de pacientes fracturados. Describir las complicaciones tempranas y tardías derivadas las fracturas, ya sean por procesos fisiológicos o el no complimiento del tratamiento.  Establecer caso hipotético que ayude a orientar las acciones de cuidados del profesional de enfermería a pacientes fracturados. de las fracturas teniendo en cuenta

7

3. SISTEMA OSEO

El esqueleto es una estructura dinámica, constituida por huesos. Cada hueso es un órgano ya que está formado por diversos tejidos: óseo, cartilaginoso, conectivo denso, epitelial, otros que generan sangre, adiposo y nervioso.

3.1. FUNCIONES DEL SISTEMA ESQUELÉTICO 3.1.1. Sostén: los huesos son el soporte de los tejidos blandos, y el punto de apoyo de la mayoría de los músculos esqueléticos. 3.1.2. Protección: los huesos protegen a los órganos internos, por ejemplo el cráneo protege al encéfalo, la caja torácica al corazón y pulmones. 3.1.3. Movimientos: en conjunto con los músculos. 3.1.4. Homeostasis de minerales: el tejido óseo almacena calcio y fósforo para dar resistencia a los huesos, y también los libera a la sangre para mantener en equilibrio su concentración. 3.1.5. Producción de células sanguíneas: en la médula ósea roja (tejido conectivo especializado) se produce la hemopoyesis para producir glóbulos rojos, blancos y plaquetas. 3.1.6. Almacenamiento de triglicéridos: la médula ósea roja es reemplazada paulatinamente en los adultos por médula ósea amarilla, que contiene adipocitos.

8

3.2. ESTRUCTURA Los huesos se clasifican en diversos tipos según su forma. Un hueso largo (como el fémur o el húmero) consta de las siguientes partes: 3.2.1. Diáfisis: es el cuerpo o porción cilíndrica principal del hueso. 3.2.2. Epífisis: son los extremos proximal y distal del hueso. 3.2.3. Metáfisis: es el sitio de unión de la diáfisis con la epífisis; su espesor va disminuyendo con la edad. 3.2.4. Cartílago articular: es una capa delgada de cartílago hialino que cubre la parte de la epífisis de un hueso que se articula con otro hueso. 3.2.5. Periostio: es una capa resistente de tejido conectivo denso que rodea la superficie ósea que no tiene cartílago articular. Protege al hueso, participa en la reparación de fracturas, colabora en la nutrición del hueso, y sirve como punto de inserción de tendones y ligamentos. 3.2.6. Cavidad medular: es el espacio interno de la diáfisis que contiene a la médula ósea amarilla grasa. 3.2.7. Endostio: es la capa que recubre la cavidad medular, y contiene células formadoras de hueso.

9

4. FRACTURAS

4.1. CONCEPTO La fractura es una discontinuidad en los huesos, a consecuencia de golpes, fuerzas o tracciones cuyas intensidades superen la elasticidad del hueso. En una persona sana, siempre son provocadas por algún tipo de traumatismo, pero existen otras fracturas, denominadas patológicas, que se presentan en personas con alguna enfermedad de base sin que se produzca un traumatismo fuerte. Es el caso de algunas enfermedades orgánicas y del debilitamiento óseo propio de la vejez.

4.2. FISIOPATOLOGÍA Casi todas las fracturas se deben a un traumatismo en forma de un excesivo estrés sobre un hueso. Los tipos de estrés sobre un hueso son: a) un golpe directo b) un movimiento indirecto de torsión o una contracción muscular intensa, c) una lesión por aplastamiento. d) fractura por sobrecarga. e) fractura patológica relacionada con otra enfermedad (metástasis óseas, osteoporosis).

10

4.3. ETIOLOGÍA Las fracturas rara vez son peligrosas para la vida, pero sí la alteran. Pueden provocar incapacidad prolongada o permanente. Son muy frecuentes en varones menores de 24 años y entre los ancianos. Las lesiones deportivas, los accidentes de tráfico y los traumatismos en el lugar de trabajo justifican la mayoría de las lesiones en los adultos jóvenes y de edad mediana. La osteoporosis es un factor contribuyente en las fracturas del adulto de edad.

4.4. EXÁMENES DIAGNOSTICOS 4.4.1. Radiografía simple Permite apreciar con facilidad los cambios estructurales de los huesos y las articulaciones. Se suele realizar anteroposterior (AP) y lateral (L). En caso de fracturas complejas con lesiones de tejidos blandos se puede ampliar con TAC o resonancia magnética.

4.5. CLASIFICACIÓN DE LAS FRACTURAS Existen varios tipos de fractura, que se pueden clasificar atendiendo a los siguientes factores: estado de la piel, localización de la fractura en el propio hueso, trazo de la fractura, tipo de desviación de los fragmentos y mecanismo de acción del agente traumático. 4.5.1. Según el estado de la piel 4.5.1.1. Fracturas cerradas: Son aquellas en las que la fractura no comunica con el exterior, ya que la piel no ha sido dañada.

11

4.5.1.2. Fracturas abiertas: Son aquellas en las que se puede observar el hueso fracturado a simple vista, es decir, existe una herida que deja los fragmentos óseos al descubierto. Unas veces, el propio traumatismo lesiona la piel y los tejidos subyacentes antes de llegar al hueso; otras, el hueso fracturado actúa desde dentro, desgarrando los tejidos y la piel de modo que la fractura queda en contacto con el exterior. 4.5.2. Según su localización 4.5.2.1. Epifisarias (localizadas en las epífisis). Si afectan a la superficie articular, se denominan fracturas articulares y, si aquélla no se ve afectada por el trazo de fractura, se denominan extra articulares. Cuando la fractura epifisaria se produce en un niño e involucra al cartílago de crecimiento, recibe el nombre de epifisiólisis. 4.5.2.2. Diafisarias (localizadas en la diáfisis). Pueden afectar a los tercios superior, medio o inferior. 4.5.2.3. Metafisarias (localizadas en la metáfisis). Pueden afectar a las metáfisis superior o inferior del hueso. 4.5.3. Según el trazo de la fractura 4.5.3.1. Transversales: la línea de fractura es perpendicular al eje longitudinal del hueso. 4.5.3.2. Oblicuas: la línea de fractura forma un ángulo mayor o menor de 90 grados con el eje longitudinal del hueso. 4.5.3.3. Longitudinales: la línea de fractura sigue el eje longitudinal del hueso.

12

4.5.3.4. En «ala de mariposa»: existen dos líneas de fractura oblicuas, que forman ángulo entre si y delimitan un fragmento de forma triangular. 4.5.3.5. Conminutas: hay múltiples líneas de fractura, con formación de numerosos fragmentos óseos. En los niños, debido a la gran elasticidad de sus huesos, se producen dos tipos especiales de fractura: 4.5.3.6. Incurvación diafisaria: no se evidencia ninguna fractura lineal, ya que lo que se ha producido es un aplastamiento de las pequeñas trabéculas óseas que conforman el hueso, dando como resultado una incurvación de la diáfisis del mismo. 4.5.3.6. En «tallo verde»: el hueso está incurvado y en su parte convexa se observa una línea de fractura que no llega a afectar todo el espesor del hueso. 4.5.4. Según la desviación de los fragmentos 4.5.4.1. Anguladas: los dos fragmentos en que ha quedado dividido el hueso a causa de la fractura forman un ángulo. 4.5.4.2. Con desplazamiento lateral: las dos superficies correspondientes a la línea de fractura no quedan confrontadas entre si, por haberse desplazado lateralmente uno o los dos fragmentos. 4.5.4.3. Acabalgadas: uno de los fragmentos queda situado sobre el otro, con lo cual se produce un acortamiento del hueso afectado. 4.5.4.4. Engranadas: uno de los fragmentos ha quedado empotrado en el otro.
13

4.5.5. Según el mecanismo de producción 4.5.5.1. Traumatismo directo: La fractura se produce en el punto sobre el cual ha actuado el agente traumático. Por ejemplo: fractura de cúbito por un golpe fuerte en el brazo. 4.5.5.2. Traumatismo indirecto: La fractura se produce a distancia del lugar donde ha actuado el agente traumático. Por ejemplo: fractura del codo por una caída sobre las palmas de las manos. Contracción muscular brusca. En deportistas y personas con un gran desarrollo muscular se pueden producir fracturas por arrancamiento óseo al contraerse brusca y fuertemente un músculo determinado. También se han observado fracturas de este tipo en pacientes sometidos a electroshock.

4.6. MANIFESTACIONES CLÍNICAS Las manifestaciones clínicas de fracturas consisten en dolor, perdida de función, deformidad, acortamiento de la extremidad, crepitación, hinchazón local y decoloración. No todos los signos y síntomas señalados están siempre presentes en una fractura. Muchos no ocurren con las fracturas lineales o fisuras, o con las fracturas impactadas. El diagnostico de fractura dependen de los síntomas y signos físicos, asi como de la radiografía. Por lo general, el paciente señala que sufrió una lesión en el área afectada. 4.6.1. Dolor: El dolor es continuo y se intensifican hasta que se inmovilizan los fragmentos óseos. El espasmo muscular que acompañan a la fractura es una forma natural de inmovilización para minimizar el movimiento ulterior de los fragmentos de las fracturas.

14

4.6.2. Pérdida de la función: Después de la fractura, la extremidad no puede continuar en forma apropiada, ya que la función normal de los músculos depende de la integridad de los huesos en los que se insertan. El dolor contribuye a la perdida de la función. Además, puede haber movimientos anormales (movimientos en falso) 4.6.3. Deformidad: El desplazamiento. La angulacion y la rotación de los fragmentos en una fractura en brazo o pierna causan deformidad (visible o palpable) que se detecta cuando la extremidad se compara con la extremidad sana. La deformidad también ocasiona edema de tejidos blandos. 4.6.4. Acortamiento: En las fracturas de los huesos iargos ocurre acortamiento de la extremidad por la contracción de los músculos que se insertan por arriba y debajo del sitio de fractura. Los fragmentos pueden trasladarse hasta 2.5 a 5 cm. 4.6.5. Edema y cambios de coloración: El edema y los cambios de coloración cutáneos localizados (equimosis) ocurren después de las fracturas a consecuencias de traumatismo y sangrado en los tejidos. Estos signos podrían desarrollarse varias horas después de la lesión.

4.7. TRATAMIENTO DE URGENCIAS DE LAS FRACTURAS Cuando se sospecha fracturas, es importante inmovilizar la parte del cuerpo afectada inmediatamente después de la lesión y antes de que la persona se mueva si es necesario extraer al sujeto de un vehículo antes de que se pueda aplicársele férulas, se apoya la extremidad afectada por arriba y debajo del sitio de fracturas para prevenir su rotación y los movimientos angulares la aplicación de una férula adecuada, que también abarcan las articulaciones adyacentes a la fractura, es esencial el movimiento de los
15

fragmentos óseos causa dolor adiciona, lesiones de tejidos blandos y hemorragias. La inmovilización del sitio afectado se logra mediante la aplicación de férulas temporales bien acojinadas, las cuales se fijan de manera firme con vendaje sobre la ropa. Para inmovilizar los huesos largos de las extremidades juntas, de modo que la sana función como férula de las lesionadas. En lesiones de extremidades superiores puede inmovilizarse el brazo al vendarlo contra el tórax o bien el antebrazo lesionado puede colocarse un cabestrillo. El necesario valorarle el estado neurovascular dictal a la lesión para determinar si la función del tejido periférico y el funcionamiento de los nervios son adecuados. En la fractura abierta se cubre la herida con un apósito limpio estéril, para prevenir la contaminación de tejidos más profundos. No debe intentarse la reducción de la fractura, incluso si solo uno de los fragmentos óseos sobresale de la herida. La férulas se aplican con fines de inmovilización. En las sala de urgencia se hace una valoración completa del paciente. Después, se quitan las ropas con cuidado y suavidad primero en el lado lesionado del cuerpo y después en el lado de la fractura en ocasiones es necesario cortar la vestimenta. Las extremidades fracturadas deben mantenerse tan inmóviles como sea posible para no causar más lesiones.

4.8. COMPLICACIONES 4.8.1. Complicación temprana 4.8.1.1. Choque: El choque hipovolémico o traumático que resulta de hemorragia (tanto pérdida de sangre visible como no visible) y de perdida de líquido extracelular en los tejidos lesionados puede ocurrir luego de fractura de extremidades, tórax, pelvis y columna vertebral. Debido a que el tejido
16

óseo es muy vascular, se pierden grandes volúmenes de sangre a consecuencia de traumatismos en especial con fracturas femorales y pélvicas. El tratamiento del choque consiste en restaurar el volumen de sangre y la circulación, aliviar el dolor, inmovilizar en forma adecuada y proteger contra lesiones anteriores y otras complicaciones. 4.8.1.2. Síndrome de embolia grasosa: Después de la fractura de los huesos largos o pélvicos, fracturas múltiples o lesiones por aplastamiento, es factible que surja embolia grasa, en especial en varones jóvenes de 20 a 30 años de edad y en ancianos que experimentan fracturas de fémur proximal. Al momento de la fractura, innumerables glóbulos grasosos pueden pasar a la sangre debido a la presión de la medula ósea es mayor que la de los capilares, o bien porque la reaccionan del paciente a la atención aumenta la contracción de catecolaminas. Esta provocan movilización de ácidos grasos y promueven la aparición de glóbulos grasosos (émbolos) en el torrente

sanguíneo, los cuales se combinan con las plaquetas y forman émbolos que después se ocluyen a los vasos sanguíneos de poco calibre que irrigan el cerebro, pulmones, riñones y otros órganos. La aparición de los síntomas es rápida y pueden ocurrir de unas cuantas horas a una semana después de la lesión aunque en lo general ocurren de 24 a 72 horas. 4.8.1.2.1. Manifestaciones clínicas: Los signos principales incluyen hipoxia, taquipnea, taquicardia y pirexia. La respuesta de dificultad respiratoria abraca taquipnea, disnea, crepitaciones, sibilancia, dolor torácico precordial, tos, grandes cantidades de esputo blancuzco y espeso, y taquicardia. La oclusión de un número elevado de vasos microscópicos aumenta la presión pulmonar. El edema y la hemorragia en los alveolos limitan el trasporte de oxígeno y causan hipoxia. El análisis de los gases en sangre arterial indica que la presión parcial de oxigeno (PaO2) es menor de 60 mmHg, con alcalosis respiratoria temprana y
17

acidosis respiratoria tardía. En las radiografías torácicas se observa un infiltrado característico que semeja una “tormenta de nieve”. Eventualmente se desarrollan edema pulmonar, síndrome de insuficiencia respiratoria (disnea) del adulto he insuficiencia cardiaca. Los cambios cerebrales (debidos a hipoxia causada por el alejamiento de los émbolos grasosos en el cerebro) se manifiestan como conducta anormal, que varía desde agitación y confusión leves hasta delirio y coma. El paciente se pone pálido con la embolización sistémica. Se advierten petequias en mucosa bucal, conjuntivas, paladar duro, fondo de ojo, tórax, y pliegues axilares anteriores. El paciente presenta temperatura de más de 39.5°C. es factible que haya lípidos libres en la orina cuando los émbolos llegan a los riñones. Se puede presentar insuficiencia renal. 4.8.1.2.2. Prevención y tratamiento: La inmovilización inmediata de fracturas (que incluye fijación quirúrgica temprana), la manipulación mínima de la fractura, el apoyo adecuado para los huesos fracturados durante los cambios de posición y el mantenimiento del equilibrio de líquidos y electrolitos reducen la incidencia de embolia grasa. La enfermera(o) vigila a los pacientes en alto riesgo (adultos entre 30-40 años de edad con fracturas de huesos largos y pelvis, fracturas múltiples o lesiones por aplastamiento, y pacientes ancianos con fracturas de fémur) para identificar este problema. Es fundamental el inicio temprano de apoyo respiratorio. Los objetivos del tratamiento son brindar apoyo respiratorio y corregir los trastornos homeostáticos. La disnea es la causa más frecuente de muerte. El apoyo respiratorio se administra con oxígeno en concentraciones elevadas. Los corticoesteroides se administran para tratar la inflamación pulmonar y controlar el edema cerebral.

18

4.8.1.3. Sindrome de compartimiento El síndrome de compartimiento es una complicación que surge cuando el riesgo sanguíneo de los músculos es menor que el necesario para la viabilidad hística. El paciente señala dolor profundo, pulsante y que no cede con los opioides. Puede deberse a: Disminución del tamaño del compartimento muscular porque la aponeurosis que lo envuelve está demasiado tensa o se colocó un apósito o enyesado constrictivo. También por aumento del contenido del compartimento aponeurótico por edema o hemorragia relacionados con diversos problemas ( ej.: fracturas, y lesiones por aplastamiento). Los compartimentos de los músculos del antebrazo y la pierna son los más afectados. La presión dentro de un compartimento muscular puede incrementarse a un grado tal que disminuya la microcirculación, lo que causa anoxia y necrosis de músculos y nervios. La función permanente puede perderse si la situación de anoxia continua por más de seis horas.

4.8.1.3.1. Valoración y hallazgo diagnóstico: la valoración frecuente de la función neurovascular después de una fractura es esencial. El déficit sensorial incluye parestesias, dolor continuo e hipoestemia. El movimiento se valora al pedir al paciente que mueva los dedos de la mano el pie distales al posible problema. Puede ocurrir debilidad motora, signo tardío de isquemia nerviosa. La falta de movimiento (parálisis) sugiere daño nervioso. Se valora la circulación periférica al determinar el color, temperatura, tiempo de llenado capilar, hinchazón y pulsos. La hinchazón (edema) reduce la perfusión hística. Los lechos ungulares cianóticos (tinte azuloso) sugieren congestión venosa. Los dedos de manos o pies pálidos o grisáceos y fríos sugieren disminución de la perfusión arterial. El edema puede oscurecer la
19

presencia de pulsación arterial, por lo que se recurre a ultrasonido doppler para verificar el pulso. A medida que aumenta la presión dentro del compartimiento, el sujeto se queja de dolor profundo, pulsante e incesante, más intenso de lo esperado y que n puede controlarse con opioides. 4.8.1.3.2. Tratamiento médico: el tratamiento oportuno del síndrome de compartimiento agudo es esencial. Es necesario notificar al médico de inmediato cuando se sospeche compromiso neurovascular. El retraso puede resultar en daño nervioso y muscular permanente o incluso en necrosis. El síndrome de compartimiento se trata al controlar la hinchazón mediante la elevación de la extremidad a nivel del corazón, liberar los dispositivos (apósitos o enyesado) o ambos. Si las medidas conservadoras no restauran la perfusión hística y alivian el dolor en el plazo de 1 hora, puede requerirse una fasciotomia (descompresión quirúrgica con remoción de la cubierta de membrana fibrosa y separación de músculos) para aliviar la fascia muscular constrictiva. Después de la fasciotomia, la herida nos e sutura, si no que se deja abierta para permitir que los tejidos musculares se expandan y se cubre con apósitos humedecidos en solución salina estéril. 4.8.1.4. Otras complicaciones tempranas La trombosis venosa profunda, la tromboembolia y los émbolos pulmonares se asocian con reducción de las contracciones del musculo esquelético y reposo en cama. Las personas con fracturas en extremidades inferiores y pelvis están en riesgo elevado de tromboembolia. Los émbolos pulmonares pueden causar la muerte varios días o semanas después de la lesión. La coagulopatia intramuscular diseminada incluye un grupo de trastornos hemorrágicos por diversas causas, como traumatismo hístico masivo. Todas las fracturas abiertas de consideran contaminadas. La fijación interna de las
20

fracturas implica el riesgo de infección. La enfermera(o) debe vigilar cada paciente he instruirlo para que vigile la aparición de signos de este problema, lo que incluye sensibilidad, dolor, enrojecimiento, hinchazón, calor local, aumento de la temperatura y drenaje purulento. 4.8.2. Complicación tardía 4.8.2.1. Unión tardía y seudoartrosis El retraso es la consolidación ocurre cuando esta no se presenta a la velocidad normal para la ubicación y el tipo de fractura. El retraso en la consolidación puede relacionarse con tracción de los fragmentos óseos, infección local o sistémica, desnutrición o enfermedades concomitantes (ej. Diabetes mellitus, enfermedades autoinmunitarias). Al final ocurre

consolidación de la fractura. La seudoartrosis consiste en la ausencia de la unión entre los fragmentos óseos de la fractura. El paciente señala molestia persistente y movimientos en el sitio de fracturas. Los factores que contribuyen a los problemas de unión abracan infección, interposición de tejidos entre los extremos óseos, inmovilización o manipulación inadecuadas que perturban la formación del callo de fractura, espacio excesivo entre los fragmentos óseos (hueco óseo), contacto limitado entre estos y restricción del riego sanguíneo que origina necrosis avascular. En la seudoartrosis de fracturas se forma tejido fibroso o fibrocartilaginoso entre los fragmentos óseos, pero no se depositan sales óseas. Es frecuente que se desarrolle una articulación falsa (seudoartrosis) en el sitio de fractura. Esta complicación es muy frecuente con fracturas del tercio medio de humero, cuello de fémur en ancianos y tercio inferior de la tibia. 4.8.2.1.1. Tratamiento médico: El medico trata la seudoartrosis con fijación interna, injerto óseo, estimulación ósea eléctrica o con combinaciones de
21

estos tratamientos. La fijación interna estabiliza los fragmentos óseos y asegura el contacto óseo. Los injertos de hueso proporcionan osteogénesis, osteoconducción, u osteoinducción: a) Osteogenesis: es formación de hueso y obedece al trasplante de

hueso que contiene osteoblastos. b) Osteoconducción: es la matriz estructural proporcionada por el injerto

para crecimiento interno de vasos sanguíneos y osteoblastos. c) Osteoinducción: es la estimulación de las células madre del

hospedador para diferenciarse en osteoblastos por varios factores de crecimiento, lo que incluye proteínas óseas morfogénicas. Durante la cirugía se acomodan los fragmentos óseos, se elimina la infección (si está presente) y en el defecto óseo se coloca un injerto de hueso, que puede ser auntoinjerto (tejido cosechado del donador para sí mismo, con frecuencia de la cresta iliaca) o aloinjerto (tejido cosechado de un donador distinto a la persona que lo va a recibir). 4.8.2.1.2. Tratamiento de enfermería: El paciente con estimulación eléctrica para seudoartrosis ha invertido bastante tiempo en el tratamiento de la fractura y con frecuencia se encuentra frustrado ante lo prolongado de este. La enfermera(o) proporciona apoyo emocional y anima al sujeto a cumplir con el régimen terapéutico. La instrucción al paciente incluye inmovilización, restricción de apoyo de peso y uso diario de un estimulador según prescripciones. El ortopedista valora la progresión de la cicatrización ósea con radiografías periódicas. Las responsabilidades de la enfermera(o) para el sujeto que ha recibido un injerto óseo incluyen tratamiento del dolor

22

4.8.2.2. Necrosis avascular ósea La necrosis avascular surge cuando el hueso pierde su riego sanguíneo y muere. Puede ser consecutiva a fractura con interrupción del riego sanguíneo (en especial del cuello del fémur). También se observan en dislocaciones trasplantes oseos, dislocaciones, tratamiento prolongado con corticoesteriodes en dosis altas, nefropatías crónicas, anemia de células falciformes y otras enfermedades. El hueso desvitalizado experimenta colapso o se reabsorbe y la persona sufre dolor y limitación de los movimientos. En las radiografías se observa perdida de calcio y colapso estructural. El tratamiento por lo general consiste en intento para revitalizar el hueso con injertos oseos, colocación de prótesis o artrodesis (fusión de articulación). 4.8.2.3. Reacción a los dispositivos de fijación interna Los dispositivos de fijación interna pueden quitarse después de la unión del hueso. Sin embargo, en la mayoría de los pacientes no se eliminan a menos que produzcan síntomas. El dolor y la disminución de función son los principales indicadores de que se ha desarrollado un problema, el cual puede obedecer a deficiencia mecánica (introducción y estabilización o

inadecuadas);material

deficiente(dispositivos

defectuosos

dañados);corrosión del dispositivo, que ocasiona inflamación local; reacción alérgica a la aleación metálica utilizada, y remodelación osteoporotica adyacente al aparato de fijación.(la tensión que se necesita para dar fuerza al hueso la efectúa el dispositivo, lo que causa osteoporosis por desuso)si se quita el dispositivo, es necesario proteger al hueso de una nueva fractura relacionada con osteoporosis, estructura ósea alterada y traumatismo. La remodelación del hueso restablece su fuerza estructural.

23

4.8.2.4. Síndrome de dolor regional complejo El síndrome de dolor regional complejo (complex regional pain sydrome, CRPS), antes llamado síndrome de distrofia refleja simpática es un doloroso problema poco común del SNP. Suele presentarse en extremidades después de traumatismo y se encuentran con mayor frecuencia en mujeres. Las manifestaciones clínicas de CRPS incluye dolor urente intenso, edema local, hiperestesia, cambios cutáneos vasomotores (en decir calor fluctuante enrojecimiento, sequedad y frio sudor y cianosis) y cambios tróficos (como aspecto vidriado y brillante de la piel y mayor crecimiento de vellos y uñas). El síndrome suele ser crónico con extensión de los síntomas a otras áreas del cuerpo. Con la CRPS persistente ocurren atrofia muscular por desuso y desosificacion de hueso. El paciente puede exhibir afrontamiento individual ineficaz relacionado con el dolor crónico. 4.8.2.4.1. Tratamiento: la prevención puede incluir elevación de la extremidad después de la lesión por cirugía y selección de un dispositivo de inmovilización (fijación externa) que permita mayor amplitud de movimiento y uso funcional del resto de la extremidad. El tratamiento se dirige al alivio temprano y eficaz del dolor. Es necesario controlar con analgésicos, el bloqueo nervioso con anestésicos, bisfosfato pamidronato intravenoso. También se utilizan NSAID, corticoesteroides, relajantes musculares y antidepresivos. Con el alivio del dolor, el paciente puede participar con ejercicio de amplitud de movimiento y uso funcional del área afectada. La enfermera tiene que ayudarlo a afrontar las manifestaciones de la CRPS y a explorar múltiples formas de controlar el dolor, debe evitarse el uso de la extremidad afectada para mediciones de la presión arterial y venipunciones.

24

4.8.2.5. Osificación heterotrófica La osificación heterotrófica o miositis osificante es la formación anormal de hueso cerca de huesos o en músculos como respuesta a traumatismos de tejido blando después de un traumatismo contundente, fractura o reemplazo articular total. El musculo esta doloroso y la contracción y movimientos musculares normales se ven limitados. Se ha recomendado la movilización precoz. La indometacina (indocin) puede utilizarse en forma profiláctica si ocurrió contusión muscular profunda. Por lo general, la lesión ósea se reabsorbe con el paso del tiempo, pero podría ser necesario extirpar el hueso normal si persisten los síntomas.

4.9. FRACTURA DE CRANEO Es una fractura o rotura en los huesos craneales. La fractura de cráneo puede presentarse con lesiones en la cabeza. A pesar de que el cráneo es fuerte, resistente y provee una excelente protección al cerebro, un golpe o un impacto severo pueden ocasionar una fractura del cráneo que puede estar acompañada de lesión al cerebro. El cerebro puede resultar afectado directamente por el sangrado y daño al tejido del sistema nervioso. El cerebro también puede estar afectado indirectamente por los coágulos sanguíneos que se forman debajo del cráneo y que luego comprimen el tejido cerebral subyacente (hematoma subdural o epidural). Una fractura simple es una rotura en el hueso sin daño de la piel.

25

Una fractura lineal es una rotura en un hueso craneal que se asemeja a una línea delgada, sin astillamiento, depresión ni distorsión del hueso. Una fractura con hundimiento es una rotura en un hueso craneal (o "aplastamiento" de una porción del cráneo) con depresión del hueso hacia el cerebro. Una fractura abierta involucra excoriación o pérdida de piel y astillamiento del hueso. 4.9.1. Causas: Traumatismo craneal o Caídas, accidentes automovilísticos, agresión física y deportes. 4.9.2. Síntomas: Sangrado de la herida, oídos, nariz o alrededor de los ojos, hematomas detrás de las orejas o debajo de los ojos, cambios en las pupilas (tamaño desigual, no reaccionan a la luz), confusión, convulsiones, dificultades con el equilibrio, salida de líquido claro o con sangre por los oídos o la nariz, somnolencia, dolor de cabeza, pérdida del conocimiento, náuseas, inquietud, irritabilidad, mala pronunciación, cuello rígido, hinchazón, alteraciones visuales y vómitos.

4.10. FRACTURA DE LA COLUMNA VERTEBRAL Una fractura de columna (fractura por compresión vertebral) ocurre cuando uno de los huesos de la columna vertebral se fractura o se hunde. 4.10.1. Causas: Los huesos de la columna vertebral se pueden romper o hundir como resultado de la pérdida de masa ósea. La osteoporosis primaria y la menopausia no son las únicas culpables cuando se trata de pérdida de masa ósea. Cáncer, quimioterapia, radioterapia, hipertiroidismo y el uso a
26

largo plazo de corticoesteroides también causan la pérdida de masa ósea y aumentan el riesgo de fracturas. 4.10.2. Síntomas: El dolor de espalda es un signo de que algo no va bien. Un ataque súbito de dolor o un dolor crónico y sordo en la espalda podría indicar que se ha producido una fractura de columna. Si padece dolor de espalda durante más de varios días, programe una visita con su médico para que se pueda determinar y tratar la causa de su dolor. También es una buena idea observar su postura y altura. Convierta en una rutina que un médico mida su altura. Las fracturas de columna pueden hacer que los huesos de la columna vertebral se hundan y, como resultado, puede perder altura. Las fracturas de columna múltiples también pueden causar cambios posturales o cifosis. Si ha perdido altura o tiene cifosis, debería consultar con su médico. 4.10.3. Diagnóstico: Informe de cualquier dolor de espalda nuevo o raro a su médico rápidamente. El diagnóstico precoz puede llevar a más opciones de tratamiento. Un examen físico, junto con una radiografía, puede ayudar a determinar si tiene una fractura de columna o no.

27

4.11. CASO HIPOTÉTICO Paciente masculino de 50 años de edad quien sufrió un accidente de moto e ingresa al servicio de urgencias a la clínica de trauma y fracturas el día 23 de Abril de 2013 con un dolor, edema y deformidad en miembro inferior derecho Es valorado por el medico de turno quien le ordena realizar una radiografía en miembro inferior derecho. Y como tratamiento se le ordeno Diclofenaco 75mg IM C/12hrs, Tramadol 50mg C/8hrs, Cefradina 1gr C/6hrs Luego es valorado por el ortopedista quien decide hospitaliza, con diagnóstico de: fractura cerrada transversal de fémur, el cual le ordena inmovilizar con Tracción cutánea de 7 a 10kg para posterior intervención quirúrgica. 4.11.1. Plan de cuidados Nombre del paciente: José Enrique Pérez Pérez Diagnóstico: Fractura Cerrada Transversal de Fémur Objetivo del Plan de cuidados: Realizar intervenciones de enfermería basadas en la atención integral, oportuna y eficaz al paciente con desviación de la salud; fractura de fémur, aplicando la Teoría de Orem con el fin de evitar complicaciones y fomentar el autocuidado como base en el mantenimiento de la salud. Fecha Inicio: 23 de abril de 2013

28

Diagnostico enfermero

Resultados esperados

Intervenciones de enfermería

Totalmente compensatorio Dolor agudo R/C Manifestara reducción del  Administración analgésicos 75mg) SOM.  Valorar la intensidad del dolor antes y después de la administración medicamentos.   Vigilar signos vitales. Brindar confort. Parcialmente compensatorios  Realizar disminución técnicas del de dolor comodidad y de de (Diclofenaco

lesión osea y en dolor en la lesion según la Tejidos blandos en escala del dolor de 0 a 10, el lugar de esperando que se evidencie S/A por debajo de 5durante

traumatismo

fractura M/P verbal estancia hospitalaria del dolor

(medidas de distracción)  Ayudar realizar posturales. Apoyo educativo  Explicar la escala del dolor.
29

al

paciente

a

cambios

Informar

a

la

paciente

sobre su estado de salud, Diagnostico y así mismo el porqué está

experimentando este dolor. diagnósticos Resultado esperado Intervenciones

Deterioro

de

la El

pcte

mejorara durante

su Examen físico la Deambulación precoz si se es posible Ejercicio de movilización pasivos Administración de medicamento

movilidad física R/C movilidad prescripción restricción movimiento.

de hospitalización. de

Deterioro ambulación

de

la El

pcte

no

presentare Manejo ambiental como presión; Cambio de posiciones Examen físico Ad. medicamento

R/C complicaciones ulceras por

restricciones ambientales.

enrojecimiento.

30

Riesgo de difusión No lo encontré para formar neurovascular periférica el Dx

Riesgo

de

caída El

pcte

reconocerá

los Instruir al paciente para que pida

R/C el deterioro de factores de riesgo durante ayuda al moverse. la movilidad física. su hospitalización. ayudar a la familia y al pcte a identificar peligros

Riesgo síndrome R/C

del El

pcte

conocerá de

las c.s.v la examen físico cambios posturales

desuso consecuencia

inmovilización inmovilidad física

prescrita.

Alteración de la percusión tisular periférica R/C edema y la Posible Lesión Vascular

El paciente mejorara su percusión tisular mostrando reducción de edema durante su estancia hospitalaria

TOTALMENTE COMPENSATORIA  Inmovilización, FERULA  Administración de medicamento  Verificar llenado capilar  Control de signos vitales  Examen físico PARCIALMENTE COMPENSATORIO  Aplicación de Compresas Frías  Levantamiento del
31

miembro afectado APOYO EDUCATIVO  Explicar al paciente la importancia de no realizar movimientos bruscos  Explicarle que cuando sienta sensación de hormigueo, adormecimiento informe al personal de enfermería

El paciente lograra Ansiedad leve tranquilizarse hasta reducir la R/Crepercusión en el ansiedad. estilo de vida

DE APOYO EDUCATIVO  Aclarar sus dudas y

reducir sus temores.  Explicar en forma sencilla el origen de sus signos y síntomas por los cuales esta angustiado.  Ofrecer el apoyo y compañía necesaria al paciente. Explicarle que muy pronto volverá a su estilo de vida habitual

32

5. CONCLUSIÓN

En el anterior trabajo se trataron las características e importancia de los cuidados de los pacientes con fracturas, encaminadas a prevenir la aparición de complicaciones. Los cuidados brindados por el profesional de enfermería son de vital importancia en el tratamiento y rehabilitación de pacientes fracturados, y por lo cual los conocimientos expuestos deben implementarse en las labores cotidianas, buscando el mejoramiento de la calidad del servicio prestado. Cabe resaltar que las intervenciones de enfermería proporcionadas a pacientes con fractura no se deben limitar a la búsqueda del bienestar físico, sino también al de la persona como ser holístico, lo cual hace parte del cuidado integral.

33

BIBLIOGRAFÍA

SMELTZER, SC; BARE, B.G.Enfermería medicoquirúrgica de Brunner y Suddarth 8 ed. 2 vol. Mexico: interamericana-mcGraw Hill; 1996 y 10 ed. 2003.

BIROS MH, Heegaard WE. Head injury. In: Marx JA, ed. Rosen’s Emergency Medicine: Concepts and Clinical Practice. 7th ed. Philadelphia, Pa: Mosby Elsevier; 2009:chap 38.

LEVEQUE JC, Hoff JT. Neurosurgery. In: Greenfield LJ, Mulholland MW, Oldham KT, Zelenock GB, Lillemoe KD, eds. Greenfield's Surgery: Scientific Principles and Practice. 4th ed. Philadelphia, Pa: Lippincott Williams & Wilkins; 2005:chap 114

34

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->