P. 1
LOS DE ABAJO NOVELA DE LA REVOLUCIÓN MEXICANA

LOS DE ABAJO NOVELA DE LA REVOLUCIÓN MEXICANA

4.5

|Views: 63.325|Likes:
Publicado porJoel Negrete

More info:

Published by: Joel Negrete on Apr 15, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/07/2013

pdf

text

original

1

LOS

DE

ABAJO

(NOVELA DE LA REVOLUCIÓN MEXICANA)

MARIANO AZUELA
Ensayo elaborado por el profesor JOEL NEGRETE HERNÁNDEZ

Personajes principales. Demetrio Macías. Luis Cervantes. Codorniz. Camila. La pintada. Anastasio Montañés. Manteca. Venancio. Güero Margarito. Alberto Solís. Personajes secundarios. Agapita. Remigia. María Antonia. Primitivo López. Pánfilo Natera. Valderrama. Personajes terciarios. Carranza. Villa. Carrera Torres. Madero. Sacristán. El Meco. Teniente Campos. Don Mónico. Crispín Robles.

2

PRIMERA PARTE
La obra de Mariano Azuela, Los de Abajo, inicia cuando una pareja se encuentra platicando acerca de un ruido que oyeron, palomo, el perro de ellos ladra sin parar. La mujer le dice a su marido Demetrio Macías que se esconda, él la obedece pero pronto se oye un balazo y palomo sólo da un gemido y deja de ladrar. Eran los federales que llegaban a ese jacalito, los cuales entran y piden agua y algo de comer, bebida y comida. Ellos se dan cuenta que solo hay una mujer, el sargento pregunta a la mujer cómo se llama ese ranchito, y ella contesta, Limón. Al escuchar ese nombre los oficiales le dice al teniente que es la tierra de Demetrio Macías y el teniente decide quedarse y pide al sargento le traigan una botella de tequila porque ha decidido pasar la noche en compañía de esa mujer. Sale Demetrio del escondite y los federales se acobardan diciendo que ellos respetaban a los valientes. Aunque la mujer le dice que los mate, Demetrio Macías los deja ir. Demetrio le dice a la mujer que se vaya a casa de su padre para que ahí esté segura. Cuando los dos salen, Demetrio mira su casa ardiendo en llamas, y decide ir a buscar a sus compañeros revolucionarios. Pancracio, Anastasio Montañés y la Codorniz, son los mejores amigos de Demetrio, junto con otros veinte hombres más, deciden ir por los federales puesto que Demetrio les dijo sobre lo ocurrido. Poco después tienen un enfrentamiento emboscándolos en una vereda. Al día siguiente se dan cuenta que les faltaban dos hombres que eran Serapio y Antonio. Los encuentran ahorcados, siguen su camino. Cuando llegan a un ranchito piden algo de beber y de comer porque Demetrio resultó herido en una pierna. La gente del lugar les ayuda porque tienen la convicción que luchan por una justa y buen causa. En una ocasión, la Codorniz despertó a Anastasio, en esos momentos los dos dormían como fieles perros al lado de su jefe, le dijo que escuchó un balazo, le pidió ayuda por si pudieran ser federales, cuando se asomaron fuera del jacal vieron a Pancracio y un hombre llamado Luis Cervantes el cual pidió hablar con el jefe Demetrio para ver si éste lo aceptaba en sus filas revolucionarias. Logró que lo llevaran con Demetrio Macías, le expuso sus argumentos, el porqué del interés en unírseles y de donde había salido, al escucharlo Demetrio mandó que lo encerraran y que lo vigilara Pancracio y el Manteca, al día siguiente le resolvería. Mientras estaba encerrado Luis Cervantes se ganó la confianza de algunos de los que lo cuidaban. Camila era la muchacha que estaba al cuidado de Demetrio Macías. Anastasio Montañés, preguntó al jefe sobre el destino de Luis Cervantes el curro. A Demetrio se le ocurrió mandar robar una sotana de una iglesia cercana, para que así la Codorniz se hiciera pasar por sacerdote. Le dijeron a Luis cervantes que lo fusilarían y si éste quería confesarse ahí estaba un padre para que lo hiciera. Con esto pensaron que el curro diría para qué había venido. Se confesó con el fingido padre y no descubrieron malas intenciones. En el transcurso de ochos meses sanó la herida de Demetrio, puesto que Luis Cervantes lo curaba cuando era necesario, de esta manera se ganó su confianza y asimismo la joven Camila se enamoró de él. En aquel lugarcito no les faltaba nada;

3

comida, bebida, descanso y otras pequeñas cosas, todo lo necesario era satisfecho por los lugareños, hasta llegar la recuperación de Demetrio Macías. Luis Cervantes le dijo al jefe Demetrio Macías que lo admira por su gran labor revolucionaria y que siguiera luchando así. Demetrio le preguntó sobre si era de verdad que se quería unir a sus filas, puesto que él, Luis Cervantes, era una gente fina, de otro ambiente. El contestóen forma afirmativa. Y fue bien aceptado. Demetrio le dijo a Crispín Robles que su idea era hacer acciones como aquellas de llegar a los pueblos llevándose caballos y armas, cuantas encontraran, liberar presos y así armarse de más hombres y en poco tiempo ser una cantidad mayor. En eso entraron Luis y otros hombres. Así se enteraron de la partida al día siguiente, entonces la Codorniz propuso una fiesta de despedida y todos aceptaron. Después, Luis Cervantes caminando por una vereda se encontró con Camila y le dijo que ya se iba a ir. Luis le empezó a hablar del jefe Demetrio Macías y el dinero que pronto tendrían. Ésta cuando escuchó a Luis, mejor se puso a llorar. Demetrio vio esta escena y se retiró de ellos. Se llevo a cabo la fiesta, Camila no asistió por tener una jaqueca según su mamá Agapita. Al terminar, Demetrio se despidió de la gente del pueblo con mucho agradecimiento. Cuando Camila los vio, en la lejanía, se puso a llorar y María Antonia una vecina se rió de ella. Por el camino Demetrio y su gente encontraron a un viejito y le preguntaron cuantos federales había por el rumbo, él les respondió que había menos de una docena. Siguieron su camino con la idea que por cada federal que mataran, sería una carabina más para ellos. Secuestraron a un jornalero para que los llevara al cuartel, iban llegando al pueblo, cuando los federales los recibieron a balazos y durante la balacera mataron al Tecolote. Un señor les dio asilo en su casa. Entonces apareció el general encargado del cuartel, un soplón le dijo donde estaban los revolucionarios, éste mandó al teniente Campos indicándole que los matara y después los colgara a todos en la plaza. La gente de Demetrio les hizo una emboscada. Después de haber brincado muchas tapias y llegado al muro final del templo, encontraron a los federales y los bombardearon con granadas, matando así a la mayoría. Todos los que quedaron vivos fueron también asesinados junto con el general de tés blanca, quien dirigía en ese momento al grupo de federales. Demetrio llegó con 100 hombres a Zacatecas solicitando unirse a Pánfilo Natera, el cual lo aceptó muy cordialmente. Celebran los logros obtenidos. Luis Cervantes se puso a platicar con el señor Solís, quien le dijo que estaba desilusionado porque ya tenía 25 años en la revolución y sólo veía hombres muy acabados, como resultado de tales movimientos armados. Luis le dijo que no se desanimara, siempre debería tener presente los motivos que lo llevaron a unirse a esa causa. Demetrio Macías se llevó de ahí a Luis y le dijo felizmente que ya lo habían nombra coronel. A la mañana del día siguiente amanecieron muertos dos hombres de Macías y una vieja prostituta. Les da la orden de enterrarlos solamente. El asalto a la ciudad de Fresnillo Zacatecas fue un fracaso revolucionario. Demetrio al saberlo, les explicó a Anastasio y Pancracio lo fácil que era tomar esa plaza por la noche. Demetrio se acordó de Camila y le dijo a Anastasio que volvieran al ranchito por

4

ella, ya que se había enamorado profundamente de esa mujer. Anastasio le dijo a su jefe que cuando lo deseara iban al ranchito por Camila. Cuando estaba reunida la gente de Pánfilo Natera y del coronel Macías se empezó a correr el rumor que Villa iba a ir para ese lugar, donde se encontraban ellos. Todos los hombres de Natera empezaron a contar a la gente de Macías las hazañas de Villa, todo lo que había logrado conseguir. Posteriormente la gente de ambos; Macías y de Natera, sufrieron una emboscada y Luis Cervantes, sin darse cuenta apareció sólo con Solís entre lluvia de balas, después de haber ido Macías y su gente por los federales hasta la cumbre de una ladera, la cual sería la muerte si se daba un paso en falso. Llegaron y acabaron con todos los federales de esa ladera, todo esto explicado por Solís a Cervantes, quién elogio mucho al coronel Demetrio Macías por realizar dicha hazaña.

SEGUNDA PARTE
Llegó Demetrio y su gente a un restaurante de un pueblo, Anastasio le presentó al güero Margarito viejo amigo de éste. Ahí en el restaurante hay una mujer que le apodan la pintada, ella elogió a Demetrio, éste alegre mandó pedir champagne y todos empezaron a brindar. Cuando llegó la madrugada Demetrio preguntó a Anastasio que hora es y éste le dijo que ya no tardaría en amanecer. Cuando llegaron a dicho lugar, los hombres de Macías se dedicaron a saquear y vender lo que encontraron, ante el disgusto de Luis Cervantes. Macías se durmió con la pintada y amaneció un poco crudo. Al llegar el güero Margarito la pintada lo despertó y éste hizo que le trajeran al mentado güero Margarito, éste le dijo que deseaba ser admitido en las filas de Demetrio Macías. Le pregunto sobre el cargo que tenía. Le respondió: tengo el cargo de capitán primero señor, Demetrio Macías le dijo que desde hoy sería mayor. Luis Cervantes entró donde estaban reunidos todos, traía consigo una bella mujer. Le dijo al coronel Demetrio que era su futura mujer. Brindaron porque también Demetrio recibió una aguilita, como insignia para su sombrero, con un paño negro, se sintió muy elogiado y todos aplaudieron, mientras la pintada se salía. Cuando entro nuevamente la pintada trajo consigo a una yegua y entonces dijo que era su avance. Margarito dijo que se iba a matar porque un querubín no le hacía caso (ese querubín era la novia de Cervantes). Ese día por la noche Demetrio se emborracho, fue en buscar de la novia de Cervantes porque se le había antojado, pero al verle esta actitud todos sus hombres lo detuvieron y lo desarmaron, para que no matara a la pintada que trataba de impedir que Demetrio lograra su propósito en su borrachera. Sus compañeros lograron dormir a Demetrio Macías y en la mañana siguiente Luis fue en buscar de su novia y la pintada le dijo que la había aconsejado para que se fuera y ésta le había hecho caso. Demetrio partió rumbo a Moyahua y cuando iban llegando, le paso por la mente visitar a don Mónico un viejo amigo (en realidad era su acérrimo enemigo) a quien quería mucho. Ordenó a sus tropas que se apearan en el lugar mencionado para solicitar comida, bebida y descansar un poco. Cuando llegaron no les abrieron las puertas de la hacienda y por lo tanto tuvieron que empujarla. Anastasio tiró un balazo a la cerradura, empujaron y

5

así pudieron entrar. Al entran solo encontraron niños y mujeres a las cuales les piden que sacarán el dinero. Ellas asustadas sacaron unos cuantos billetes y armas. Cuando ve lo poco que obtienen Demetrio Macías ordena cateo de la casa y encuentran a don Mónico encerrado en un guardarropa. Se encontraba encerrado y con un fusil y le pide a Demetrio Macías que no le haga nada por su familia, este decide perdonarlo y se va. Todos salen de la casa que está dentro de la hacienda de don Mónico. Afuera los esperan mucha gente pobre que tenía deseos de que la gente de Demetrio les diera algo de lo que sacaron de la propiedad de don Mónico. Al ver que no traen nada, le dicen a Demetrio que saque algo y este sin más explicaciones ordena que se retiren ante la muerte de uno de sus soldados que quiso contradecirlo. La gente de Macías se alojó en una casona del cacique de Mayahua, donde llegó Luis Cervantes con el mismo Demetrio Macías. Luis le mostró todo el dinero que había logrado obtener en ese día. Luis Cervantes platicando con Macías le confió que él no estaba de acuerdo con pelear para que Carranza o Villa llegaran a la presidencia, sino para que la gente lograra justicia, que era lo esencial dentro de todo movimiento revolucionario. Macías, por su parte, le respondió que a él no le interesaba todo eso;dinero y justicia, sino que él era feliz con un buen trago y una chamaca que le cuadrara harto. Se acordó de Camila, Luis le propuso traérsela o que fueran por ella, pero Macías le contesto que él a lo único que le tenía miedo era a las chamacas que le cuadraban de verdad. Al día siguiente Luis fue por Camila, a quien engaño diciéndole que si se quería ir con él. Ella decide irse con Luis. Cuando llegan al lugar, donde se encontraban las tropas de Macías los encuentran a todos borrachos. Luis dejó a Camila junto a Macías, pero cuando ella despertó se puso a llorar, entonces la pintada fue a consolarla y le preguntó que si quería a Luis, Camila respondió sí, pero que él le mintió y entonces la pintada elabora un plan para que Camila fingirá estar enferma y así la pueda llevar a su casa cuando los del pelotón se fueran, sin embargo esto no se pudo lograr por que a la mera hora Camila se echó para atrás. Todos partieron rumbo a Jalisco en busca de los orozquistas. En el camino se encontraron a algunos federales encabezados por un cura al cual también mataron sin compasión. Camila y Demetrio empezaron a llegar a un acuerdo sentimental, pero cuando estaban a tres jornadas de Limón, la pintada le dijo a Camila sobre las intenciones de Demetrio quien volvería con su mujer. Entonces Camila le contó todo esto a Demetrio y éste la consoló diciéndole que no le hiciera caso a la pintada que estaba loca. Partieron a Tepatitlán, curro y la codorniz se la pasaron haciendo apuestas. Cuando Demetrio y su gente llegaron ahí, asaltaron un caserón. En una escena de celos, la pintada por envidia, tumbó del caballo a Camila quien la acusó con Demetrio, enojado corrió a la pintada, pero ésta antes de irse le dio una puñalada a Camila y la mató. Luego de algunas discusiones dejaron que se fuera la pintada del regimiento. Cuando llegaron a Aguascalientes observaron que el lugar estaba lleno de pobreza muy deprimente, sin embargo, la gente de Demetrio se dedicó a esparcirse un poco, algunos fueron victimas de charlatanerías otros de algún vendedor, mientras en ese contexto se llevaba la gran Convención que arrojaría grandes decisiones para los revolucionarios.

6

TERCERA PARTE
En esta tercera parte, Mariano Azuela, narra como Luis Cervantes le escribió a Venancio desde el paso Texas el 16 de mayo de 1915. Para felicitarlo por el título médico que logró obtener y para proponerle un negocio de un restaurante en Estados Unidos. Además se lamentó de la muerte del manteca y de pancracio por una partida de baraja. Le dio gusto por el suicidio del güero Margarito. Durante el camino por Durango, se enteraron, por medio de cuatro desertores, que Villa recibió una tremenda derrota en Celaya. Esta noticia hizo que reflexionarán sobre el porqué estaban luchando, a favor de quién lo hacían, que papel jugaban dentro este movimiento. Fue Demetrio Macías el hombre que se puso más triste, lo afloró en una pequeña reunión que realizaron sus hombres. El conjunto de hombres se encaminó a Juchipila. Estando ahí, los invadieron los recuerdos de sus batallas como la de Zacatecas y se dieron cuenta que ya nadie se acordaba de ellos. Al entrar por la calles de Juchipila, repicaban las campanas de la iglesia. El pueblo tenía un festejo. Pero al igual que otros pueblos que habían recorrido, este también estaba en ruinas, no encontraron comida, aunque mostraron montones de billetes, no encontraron que comprar pues no había mucho que les vendieran. La mujer de Demetrio, junto con su hijo salió al encuentro de éste. Hacia casi dos años que no se veían. Juchipila se vio azotado por una fuerte lluvia. Presagio que algo iba a ocurrir. La mujer de Demetrio Macías no quería que él se fuera nuevamente. Le dijo que ahora sí presentía que algo ocurriría. Cruzando la sierra, Demetrio rememoró que en ese mismo lugar con sólo veinticinco hombres le había propinado más de quinientas bajas a los federales. Al decir esto empezaron los disparos, los federales los habían emboscado. Muchos corrieron, otros tantos murieron. Demetrio parapetado en un escondite de rocas disparó contra el enemigo. Sin embargo, llegó su final, se quedó inmóvil con los ojos fijos y aún apuntando con su fusil en mano.

Aquí termina esta novela.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->