Está en la página 1de 1

COLONMUN 2008

Organización de Estados Americanos

BIENVENIDOS DELEGADOS
“No estoy de acuerdo con lo que usted dice,
pero lucharé hasta la muerte para que tenga
el derecho de decirlo”, Voltaire.

Delegados:

Desde los tiempos más remotos de la historia, la humanidad ha luchado constantemente por la
justicia, la igualdad y la paz, pero sobre todo por la convivencia mutua entre la diversidad de
individuos que habitan nuestro planeta. El pertenecer a una organización totalmente dedicada y
entregada a tratar de hacer realidad estos principios es, además de admirable y respetable, una gran
responsabilidad y un enorme trabajo en el que muchos están comprometidos.

Queridos delegados, de parte de la Academia de Inglés, el Secretariado y los miembros del la mesa
de la Organización de los Estados Americanos, les damos la más cordial bienvenida a este comité,
donde cada delegado representando los ideales de su propia nación luchará por llegar a un acuerdo
multilateral a partir de algún conflicto que afecte a cada una de las nacionalidades pertenecientes a
esta organización.

Dentro de todas las maravillas que se aprecian diariamente en el mundo que habitamos se
encuentran problemas de todo tipo, desde ecológicos hasta sociales, y no todos pero la mayoría son
causados por la intervención positiva o negativa del hombre, ya sea en los sociales, tal es el caso
como conflictos raciales, económicos, bélicos, de inseguridad social, antidiplomacia interestatal,
entre otros; así como en los ecológicos que, aunque el ser humano en sus intentos de mejora y
crecimiento en el campo de la tecnología y aumento de la urbanización diaria, afecta de manera
alarmante al medio ambiente que consumimos diariamente.

De esta forma y otras más el planeta se ve afectado de modo que en todos recae cierto compromiso
para ayudar y evitar que se presenten dificultades en nuestra manera plena y natural de vivir, pero
solo algunos están realmente comprometidos y dedicados toda su vida a dar propuestas, ideas,
remedios y soluciones para arrancar los problemas de raíz, logrando esto debatiendo de forma
diplomática junto con demás individuos con esta misma responsabilidad que cada uno representan y
defienden sus principios.
A este proceso de discusión y debate se le suma un factor o elemento tan indispensable como
necesario llamado respeto a la pluralidad, que con el todos podremos alcanzar nuestro fin común, la
paz.
Quedando de ustedes,
Andrea Ontiveros
Presidenta de la Organización de Estados Americanos

-1-