P. 1
Libro de oraciones

Libro de oraciones

|Views: 950|Likes:
Publicado porMalakín
Libro de oraciones
Libro de oraciones

More info:

Published by: Malakín on Apr 13, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as RTF, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/26/2013

pdf

text

original

Libro de oraciones

Libro de oraciones
Introducción Oración Vespertina Oración Matutina

Introducción
1. YHWH; el nombre de Dios
El Uno y Único Dios dio a conocer Su nombre a Moisés en el desierto: YHWH (pronunciado "Yahwéh", nombre que en esencia significa "el que es" ó,"el Eterno"). "Así dirás a los israelitas: YHWH, el Dios de vuestros padres, el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob, me ha enviado a vosotros." (Éxodo 3:15) El Creador ha establecido que todos los hombres le invoquen por medio de Su sagrado nombre, YHWH. "Así dirás a los israelitas: YHWH, el Dios de vuestros padres, el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob, me ha enviado a vosotros. Este es mi nombre para siempre, por él seré invocado de generación en generación." (Éxodo 3:15) "Purificaré los labios de los pueblos para que todos invoquen el nombre de YHWH y le sirvan de común acuerdo." (Sofonías 3:9) “Todo aquel que invoque el nombre de YHWH estará a salvo" (Joel 2:32) Por lo anterior es que en este libro de oraciones usamos el sagrado nombre de Dios, YHWH, en lugar de los comunes y arbitrarios sustitutos ("Adonai", "Señor", "Di-s", etc.).

2. La oración
¿Qué es la oración? Es una forma en que el ser humano se expresa con Dios, es, por decirlo de manera sencilla, "hablar con Dios". Diferentes tipos de oración Existen los siguientes tipos de oración: 1. Oración de confesión Consiste en pedir perdón por nuestros pecados, tanto de pensamiento, palabra, obras, y omisión, a YHWH, bendito es. 2. Oración de alabanza

Consiste en alabar a YHWH, bendito es, por lo que Él es, y no por lo que ha hecho por nosotros, es decir, por Su grandeza, Su santidad, Su poder, por ser la verdad, etc. 3. Oración de súplica Consiste en pedir a YHWH, bendito es, por las necesidades, espirituales y materiales, de los demás y de nosotros. 4. Oración de acción de gracias Consiste en agradecer a YHWH, bendito es, por todas las bendiciones, tanto espirituales y materiales, que ha dado, tanto a los demás como a nosotros. El hombre piadoso debe dedicar un tiempo diario a la oración, esto es, a los cuatro tipos de oración antes mencionados. Es por ello que en este libro de oración se contempla un tiempo para orar de acuerdo a las cuatro formas mencionadas.

3. El rezo
¿Qué es el rezo? Es la recitación, ya sea por medio de lectura ó porque se ha memorizado, de oraciones, aceptables a Dios, tomadas tanto del Tanaj como de otras fuentes. Es necesario que en el rezo diario uno recite oraciones de los cuatro tipos (confesión, alabanza, súplica, acción de gracias). Es por ello que en este libro incluimos rezos de los cuatro tipos.

4. El rezo y la oración; sacrificios aceptables a YHWH
La oración/rezo realizada de manera reverente y correcta es un sacrificio agradable a YHWH, un sustituto de los sacrificios y holocaustos de animales que se presentaban en el Templo. "El sacrificio que te agrada es un espíritu quebrantado; tú, oh Dios, no desprecias al corazón quebrantado y arrepentido." (Salmo 51:17) "Piensa bien lo que le dirás, y vuélvete a YHWH con este ruego: "Perdónanos nuestra perversidad, y recíbenos con benevolencia, pues queremos ofrecerte el fruto de nuestros labios."" (Oseas 14:2) "Yo, en cambio, te cumpliré mis votos, mi sacrificio será un clamor de acción de gracias: la salvación viene de YHWH". (Jonás 2:9)

5. No idolatría
Jamás se debe invocar el nombre de ninguna falsa deidad (Jesús, Maria, los santos, Buda, etc.) como un medio para llegar a Dios, hacerlo significa cometer el gravísimo pecado de idolatría. Solamente al Uno y Único Dios, YHWH, bendito es, sin asociados ni mediadores, se debe dirigir la oración.

6. Reglas de la oración y el rezo
Reverencia La oración y el rezo deben ser realizados con reverencia, sin frivolidad ni superficialidad, con humildad, pues es un pecado invocar el nombre de YHWH, bendito es, en vano. El rezo y la oración se deben realizar con concentración, meditando en cada palabra que sale de nuestra boca, todo ello con el fin de tener plena convicción de lo que estamos diciendo a YHWH, bendito es. Por el contrario, realizar la oración irrespetuosamente, sin interés, sin atención, superficialmente, no sólo no es aceptable, sino que es un pecado. El horario de la oración/rezo Desde que YHWH instituyó el servicio sacerdotal del sagrado Templo, los israelitas y gentiles piadosos han acostumbrado orar/rezar en el tiempo en el que el Sumo Sacerdote realizaba el sacrificio diario (Vespertino; aproximadamente entre las 6-9 p.m., Matutino; aproximadamente entre las 6-9 a.m.). Es por ello que se debe realizar el rezo/oración en estos horarios. Ahora, aunque como hemos dicho, existe la libertad de realizar la oración/rezo entre las 6-9 p.m. (vespertina) y 6-9 a.m. (matutina), lo mejor es que se establezca un horario fijo, dentro de los horarios mencionados, para realizar la oración diaria. Por ejemplo, es mejor realizar todos los días la oración matutina a las 6 a.m., que un día a las 7 a.m., otro día a las 8 a.m., otro día a las 8:30 a.m., etc., pues ello entraña compromiso y constancia. ¿Por qué aparece primero la oración vespertina y luego la matutina? Porque el día comienza, tal como YHWH lo ha establecido, con la puesta del sol, es decir, al anochecer (no al amanecer). Leemos con respecto a la semana de la creación: "Y fue la tarde (primero) y (después) fue la mañana: un día." (Génesis 1:5) "Y fue la tarde (primero) y (después) fue la mañana: el segundo día." (Génesis 1:8) "Y fue la tarde (primero) y (después) fue la mañana: el tercer día." (Génesis 1:13)

La reverencia del Templo de Jerusalén Dios estableció que todos los seres humanos reverencien el lugar que él elija como Templo y lugar sagrado, y este lugar es el Templo de Jerusalén. "Solamente las cosas sagradas que tengas y tus ofrendas votivas, las tomarás e irás al lugar que YHWH escoja (el Templo de Jerusalén)." (Deuteronomio 12:26) "También en cuanto al extranjero que no es de tu pueblo Israel, cuando venga de una tierra lejana a causa de tu nombre (porque oirán de tu gran nombre, de tu mano poderosa y de tu brazo extendido), y venga a orar a esta casa, escucha tú desde los cielos, el lugar de tu morada, y haz conforme a todo lo que el extranjero te pida, para que todos los pueblos de la tierra conozcan tu nombre para que te teman, como te teme tu pueblo Israel, y para que sepan que tu nombre es invocado sobre esta casa que he edificado." (1 Reyes 8:41-43) "Porque mi casa (el Templo de Jerusalén) será llamada casa de oración para todos los pueblos." (Isaías 56:7) "También les enseñaba con estas palabras: "¿No está escrito: "'Mi casa será llamada casa de oración para todas las naciones'?" (Marcos 11:17) Por tanto es un deber dirigir nuestras oraciones en dirección al sagrado Templo de Jerusalén, el cual es la casa de oración de todos los pueblos y el lugar elegido por YHWH.

7. ¿Cómo se usa este libro de oraciones?
Este libro de oraciones puede usarse personalmente ó en grupo. Si lo usa personalmente, léalo tal cual está. Si se usa en grupo solamente se debe saber que: 1. Las palabras que están en cuadrada deben ser pronunciadas en voz alta por el director de oración, y en voz baja por la comunidad. 2. Las palabras que están en negrita y cursiva son para pronunciarse por todos en voz alta. 3. Hemos dividido la sección de Oración en cuatro partes: Confesión Alabanza Súplica Acción de gracias Se acostumbra dar tres minutos a cada sección de la oración, pero cada quién puede darle el tiempo que requiera.

Oración Vespertina
"Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. Venga tu reino. Hágase tu voluntad, así en la tierra como en el cielo. Danos hoy el pan nuestro de cada día. Perdónanos nuestras deudas, como también nosotros hemos perdonado a nuestros deudores. Guárdanos de la tentación, y líbranos del mal. Porque tuyo es el reino y el poder y la gloria para siempre." (Mateo 6:9-13) ¡Amén! “Y el uno al otro daba voces, diciendo: Santo, Santo, Santo, es YHWH de los ejércitos, llena está toda la tierra de su gloria.” (Isaías 6:3) ¡Amén! “Bienaventurados los pobres en espíritu, pues de ellos es el reino de los cielos. Bienaventurados los que lloran, pues ellos serán consolados. Bienaventurados los humildes, pues ellos heredarán la tierra. Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, pues ellos serán saciados. Bienaventurados los misericordiosos, pues ellos recibirán misericordia. Bienaventurados los de limpio corazón, pues ellos verán a Dios. Bienaventurados los que procuran la paz, pues ellos serán llamados hijos de Dios. Bienaventurados aquellos que han sido perseguidos por causa de la justicia, pues de ellos es el reino de los cielos.” (Mateo 5:3-10) ¡Amén! "Ten compasión de mí, oh Dios, conforme a tu gran amor; conforme a tu inmensa bondad, borra mis transgresiones. Lávame de toda mi maldad y límpiame de mi pecado. Yo reconozco mis transgresiones; siempre tengo presente mi pecado. Contra ti he pecado, sólo contra ti, y he hecho lo que es malo ante tus ojos; por eso, tu sentencia es justa, y tu juicio, irreprochable. Yo sé que soy malo de nacimiento; pecador me concibió mi madre. Yo sé que tú amas la verdad en lo íntimo; en lo secreto me has enseñado sabiduría. Purifícame con hisopo, y quedaré limpio; lávame, y quedaré más blanco que la nieve. Anúnciame gozo y alegría; infunde gozo en estos huesos que has quebrantado. Aparta tu rostro de mis pecados y borra toda mi maldad. Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, y renueva la firmeza de mi espíritu. No me alejes de tu presencia ni me quites tu santo Espíritu. Devuélveme la alegría de tu salvación; que un espíritu obediente me sostenga. Así enseñaré a los transgresores tus caminos, y los pecadores se volverán a ti. Dios mío, Dios de mi salvación, líbrame de derramar sangre, y mi lengua alabará tu

justicia. Abre, YHWH, mis labios, y mi boca proclamará tu alabanza. Tú no te deleitas sólo en los sacrificios ni te complacen sólo los holocaustos; de lo contrario, te los ofrecería. El sacrificio que te agrada es un espíritu quebrantado; tú, oh Dios, no desprecias al corazón quebrantado y arrepentido. En tu buena voluntad, haz que prospere Sión; levanta los muros de Jerusalén. Entonces te agradarán los sacrificios de justicia, los holocaustos del todo quemados, y sobre tu altar se ofrecerán becerros." (Salmo 51) ¡Amén! YHWH es nuestro Dios, nuestro Creador, nuestro Redentor, nuestro Artífice, nuestro Santo, él es único. ¡Amén! “Cantad a YHWH un cántico nuevo, cantad su alabanza desde los confines de la tierra, los que descendéis al mar y cuanto hay en él, las islas y sus moradores. Levanten la voz el desierto y sus ciudades, las aldeas donde habita Cedar. Canten de júbilo los habitantes de Sela, desde las cimas de los montes griten de alegría. Den gloria a YHWH y proclamen en las costas su alabanza. YHWH como guerrero saldrá, como hombre de guerra despertará su celo; gritará, sí, lanzará un grito de guerra, contra sus enemigos prevalecerá. Por mucho tiempo he guardado silencio, he estado callado y me he contenido. Pero ahora grito como mujer de parto, resuello y respiro a la vez. Asolaré montes y collados, y secaré toda su vegetación; convertiré los ríos en islas, y las lagunas secaré. Conduciré a los ciegos por un camino que no conocen, por sendas que no conocen los guiaré; cambiaré delante de ellos las tinieblas en luz y lo escabroso en llanura. Estas cosas haré, y no las dejaré sin hacer. Serán vueltos atrás y completamente avergonzados, los que confían en ídolos, los que dicen a las imágenes fundidas: Vosotros sois nuestros dioses.” (Isaías 42:10-17) ¡Amén! "Y YHWH nuestro Dios nos mandó temerle y obedecer estos preceptos, para que siempre nos vaya bien y sigamos con vida." (Deuteronomio 6:24) ¡Amén! La senda recta que las naciones deben seguir consiste en: Reconocer que hay un Uno y Único Dios. Adorar a Dios. Temer a Dios.

Llamar al Uno y Único Dios por Su nombre, YHWH. Santificar el nombre de Dios con la palabra. No tomar el nombre de Dios en vano. No blasfemar. Jurar solamente en el nombre de Dios. Cumplir los juramentos. Cumplir los votos que hacemos a Dios. Rezar/Orar a Dios todos los días. Estudiar/meditar los mandamientos de Dios todos los días. Seguir con todo el corazón el camino de Dios. Enseñar a otros el camino de Dios. Pedir perdón a Dios por nuestros pecados. Reverenciar el Templo de Dios en Jerusalén. Ofrecer nuestros sacrificios y ofrendas a Dios solamente en el lugar designado por Dios, esto es, en el Templo de Jerusalén. ¡Amén! No adorar a otros dioses sino solamente a YHWH. No adorar a ninguna imágen. No hacer ninguna imágen de la creación para ser adorada, aunque no sea para nosotros. No adorar nada de la creación. No invocar el nombre de ningún ídolo. No practicar ningún tipo de ocultismo. No sacrificar ni ofrendar nada a ningún ídolo. ¡Amén! No asesinar. No agredir a ninguna persona inocente. Atacar solamente en caso de defensa. No ser glotón.

No consumir drogas. No vender drogas. No ser borracho. Cuidar el cuerpo. ¡Amén! No robar. Administrar con justicia a la naturaleza. No secuestrar. No codiciar lo que pertenece a nuestro prójimo. No tener esclavos. Ayudar a nuestro prójimo económicamente si está en nuestra capacidad el hacerlo. No prestar con usura. Ser paciente con nuestro deudor cuando éste no tiene con que pagarnos. Pagar las deudas. Regresar a nuestro prójimo aquello que se le extravió y que hemos encontrado. Distribuir con justicia las riquezas de la tierra. Pagar sueldos justos a los trabajadores. No retener el sueldo del trabajador más de quince días. Indemnizar si hemos hecho daño a la propiedad de nuestro prójimo. Usar pesos y medidas justas. No ser perezosos. ¡Amén! No divulgar informes falsos. No dar falso testimonio en contra de nuestro prójimo. No hacerse cómplice de gente malvada. No ser testigo falso en algún juicio. Declarar con exactitud lo que uno vió ó escuchó cuando se nos haga jurar en un juicio.

Evitar las malas compañías. No seguir a las mayorías cuando hacen el mal. No chismear. Reprender con franqueza al prójimo cuando éste se encuentre equivocado. Cumplir los compromisos contraídos con nuestro prójimo. No hablar de manera vulgar. ¡Amén! Engendrar hijos. Casarse de la manera correcta. Formar una familia. Dejar el hogar paterno cuando nos unimos en matrimonio. La mujer debe respetar y sujetarse a su esposo. El hombre debe trabajar para sustentar a su familia y a él. La mujer debe dedicarse al cuidado de la casa, esto es, cuidar a sus hijos, atender a su esposo, y tener la casa en orden. Enseñar a los hijos desde pequeños el camino de Dios. Honrar a los padres. Amar a los extranjeros. Perdonar de corazón a todos aquellos que nos han ofendido pero que nos piden perdón por ello. No ser vengativo. Guardar un porcentaje del salario para ayudar a los necesitados. No seguir el ejemplo de las naciones paganas. Rechazar todo tipo de arte que atente contra el nombre de Dios, la justicia ó la moral. Vivir de acuerdo al calendario bíblico. Honrar a las personas mayores. Honrar a los sabios. Tratar a los extranjeros como un natural cuando estos decidan radicar en nuestro país.

Ser tolerante con los demás. ¡Amén! No cometer adulterio. No fornicar. No cometer bestialismo. No homosexualismo/lesbianismo. No masturbarse. No cometer incesto. No prostitución. No pornografía. No violar. No vestir sensualmente en público. No mostrar la desnudez en público. El hombre no debe vestir como mujer. La mujer no debe vestir como hombre. ¡Amén! El hombre debe lavarse el cuerpo después de haber tenido alguna eyaculación. Toda ropa o vestidura donde haya caído semen debe lavarse en el mismo día en que fue manchada. El hombre y la mujer deben bañarse después de haber tenido relaciones sexuales. No tener relaciones sexuales con la mujer en el período de menstruación. Tener un lugar apartado ó cerrado para hacer nuestras necesidades fisiológicas. ¡Amén! No comer sangre. ¡Amén! Nombrar gobernantes temerosos de Dios, justos, honestos y no ambiciosos. El gobierno no debe decretar leyes que contradigan los Principios Universales. El gobierno debe evitar todo sistema religioso/político/cultural/económico que se oponga

a los Principos Universales. Respetar a las autoridades. Ser imparcial en el juicio. Obedecer el veredicto de los jueces. No sobornar a las autoridades. No aceptar soborno. Los líderes deben gobernar con justicia. Todos los hombres mayores de edad están obligados a pagar sus impuestos para el mantenimiento del país. Los gobernantes están obligados a utilizar de manera justa el tesoro nacional. Está prohibida la tortura. El gobierno tiene el deber de cubrir, por medio del tesoro nacional, las necesidades de educación y salud del país. El gobierno debe ser transparente con el pueblo en cuanto al uso del tesoro nacional. El gobierno no debe permitir que se enseñen en las escuelas temas que atenten contra el nombre de Dios, la justicia y la moralidad. El gobierno debe crear un fondo para ayuda a necesitados. ¡Amén!

Oración Confesión Alabanza Súplica Acción de gracias "YHWH es mi pastor, nada me falta; en verdes pastos me hace descansar. Junto a tranquilas aguas me conduce; me infunde nuevas fuerzas, por amor a su nombre. Aun si voy por valles tenebrosos, no temo peligro alguno porque tú estás a mi lado; tu vara de pastor me reconforta. Dispones ante mí un banquete en presencia de mis enemigos. Has ungido con perfume mi cabeza; has llenado mi copa a rebosar. La bondad y el amor me seguirán todos los días de mi vida; y en la casa de YHWH habitaré para siempre." (Salmo 23) ¡Amén! "Aclamen alegres a YHWH, habitantes de toda la tierra; adoren a YHWH con regocijo. Con cánticos de júbilo. Reconozcan que YHWH es Dios; él nos hizo, y somos suyos. Somos su pueblo, ovejas de su prado. Entren por sus puertas con acción de gracias; vengan a sus atrios con himnos de alabanza; denle gracias, alaben su nombre. Porque YHWH es bueno y su gran amor es eterno; su fidelidad permanece para siempre." (Salmo 100) ¡Amén! En domingo: “Dios, en el principio, creó los cielos y la tierra. La tierra era un caos total, las tinieblas cubrían el abismo, y el Espíritu de Dios iba y venía sobre la superficie de las aguas. Y dijo Dios: "¡Que exista la luz!" Y la luz llegó a existir. Dios consideró que la luz era buena y la separó de las tinieblas. A la luz la llamó "día", y a las tinieblas, "noche". Y vino la noche, y llegó la mañana: ése fue el primer día.” (Génesis 1:1-5) “¡Bendito sea YHWH para siempre! Amén y amén.” (Salmo 89:52)

En lunes: “Y dijo Dios: “¡Que exista el firmamento en medio de las aguas, y que las separe!" Y así sucedió: Dios hizo el firmamento y separó las aguas que están abajo, de las aguas que están arriba. Al firmamento Dios lo llamó "cielo". Y vino la noche, y llegó la mañana: ése fue el segundo día.” (Génesis 1:6-8) “¡Bendito sea YHWH para siempre! Amén y amén.” (Salmo 89:52) En martes: “Y dijo Dios: “¡Que las aguas debajo del cielo se reúnan en un solo lugar, y que aparezca lo seco!" Y así sucedió. A lo seco Dios lo llamó "tierra", y al conjunto de aguas lo llamó "mar". Y Dios consideró que esto era bueno. Y dijo Dios: “¡Que haya vegetación sobre la tierra; que ésta produzca hierbas que den semilla, y árboles que den su fruto con semilla, todos según su especie!" Y así sucedió. Comenzó a brotar la vegetación: hierbas que dan semilla, y árboles que dan su fruto con semilla, todos según su especie. Y Dios consideró que esto era bueno. Y vino la noche, y llegó la mañana: ése fue el tercer día.” (Génesis 1:9-13) “¡Bendito sea YHWH para siempre! Amén y amén.” (Salmo 89:52) En miércoles: “Y dijo Dios: “¡Que haya luces en el firmamento que separen el día de la noche; que sirvan como señales de las estaciones, de los días y de los años, y que brillen en el firmamento para iluminar la tierra!" Y sucedió así. Dios hizo los dos grandes astros: el astro mayor para gobernar el día, y el menor para gobernar la noche. También hizo las estrellas. Dios colocó en el firmamento los astros para alumbrar la tierra. Los hizo para gobernar el día y la noche, y para separar la luz de las tinieblas. Y Dios consideró que esto era bueno. Y vino la noche, y llegó la mañana: ése fue el cuarto día.” (Génesis 1:14-19) “¡Bendito sea YHWH para siempre! Amén y amén.” (Salmo 89:52) En jueves: “Y dijo Dios: “¡Que rebosen de seres vivientes las aguas, y que vuelen las aves

sobre la tierra a lo largo del firmamento!" Y creó Dios los grandes animales marinos, y todos los seres vivientes que se mueven y pululan en las aguas y todas las aves, según su especie. Y Dios consideró que esto era bueno, y los bendijo con estas palabras: “Sean fructíferos y multiplíquense; llenen las aguas de los mares. ¡Que las aves se multipliquen sobre la tierra!" Y vino la noche, y llegó la mañana: ése fue el quinto día.” (Génesis 1:20-23) “¡Bendito sea YHWH para siempre! Amén y amén.” (Salmo 89:52) En viernes: "Y dijo Dios: “¡Que produzca la tierra seres vivientes: animales domésticos, animales salvajes, y reptiles, según su especie!" Y sucedió así. Dios hizo los animales domésticos, los animales salvajes, y todos los reptiles, según su especie. Y Dios consideró que esto era bueno, y dijo: “Hagamos al ser humano a nuestra imagen y semejanza. Que tenga dominio sobre los peces del mar, y sobre las aves del cielo; sobre los animales domésticos, sobre los animales salvajes, y sobre todos los reptiles que se arrastran por el suelo." Y Dios creó al ser humano a su imagen; lo creó a imagen de Dios. Hombre y mujer los creó, y los bendijo con estas palabras: “Sean fructíferos y multiplíquense; llenen la tierra y sométanla; dominen a los peces del mar y a las aves del cielo, y a todos los reptiles que se arrastran por el suelo." También les dijo: “Yo les doy de la tierra todas las plantas que producen semilla y todos los árboles que dan fruto con semilla; todo esto les servirá de alimento. Y doy la hierba verde como alimento a todas las fieras de la tierra, a todas las aves del cielo y a todos los seres vivientes que se arrastran por la tierra." Y así sucedió. Dios miró todo lo que había hecho, y consideró que era muy bueno. Y vino la noche, y llegó la mañana: ése fue el sexto día.” (Génesis 1:24-31) “¡Bendito sea YHWH para siempre! Amén y amén.” (Salmo 89:52) En Sábado “Y en el séptimo día completó Dios la obra que había hecho, y reposó en el día séptimo de toda la obra que había hecho. Y bendijo Dios el séptimo día y lo santificó, porque en él reposó de toda la obra que El había creado y hecho.” (Génesis 2:2, 3) “¡Bendito sea YHWH para siempre! Amén y amén.” (Salmo 89:52)

Oración Matutina
"Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. Venga tu reino. Hágase tu voluntad, así en la tierra como en el cielo. Danos hoy el pan nuestro de cada día. Perdónanos nuestras deudas, como también nosotros hemos perdonado a nuestros deudores. Guárdanos de la tentación, y líbranos del mal. Porque tuyo es el reino y el poder y la gloria para siempre." (Mateo 6:9-13) ¡Amén! "Alabar a YHWH, el dueño del universo, el Clemente, el Misericordioso, soberano en el día de la retribución. A ti es a quien adoramos, de ti es de quien imploramos socorro. Dirígenos por el camino recto. Por el sendero de aquellos a quienes has colmado con tus beneficios; no por el de aquellos que han incurrido en tus iras, ni por el de los que se extravían" (Sura 1) ¡Amén! YHWH, eres luz, eres amor, eres justo y misericordioso, eres la verdad, santificado sea tu nombre por siempre. ¡Amén! “Y el uno al otro daba voces, diciendo: Santo, Santo, Santo, es YHWH de los ejércitos, llena está toda la tierra de su gloria.” (Isaías 6:3) ¡Amén! "YHWH, tú has sido nuestro refugio generación tras generación. Desde antes que nacieran los montes y que crearas la tierra y el mundo, desde los tiempos antiguos y hasta los tiempos postreros, tú eres Dios. Tú haces que los hombres vuelvan al polvo, cuando dices: "¡Vuélvanse al polvo, mortales!" Mil años, para ti, son como el día de ayer, que ya pasó; son como unas cuantas horas de la noche. Arrasas a los mortales. Son como un sueño. Nacen por la mañana, como la hierba que al amanecer brota lozana y por la noche ya está marchita y seca. Tu ira en verdad nos consume, tu indignación nos aterra. Ante ti has puesto nuestras iniquidades; a la luz de tu presencia, nuestros pecados secretos. Por causa de tu ira se nos va la vida entera; se esfuman nuestros años como un suspiro.

Algunos llegamos hasta los setenta años, quizás alcancemos hasta los ochenta, si las fuerzas nos acompañan. Tantos años de vida, sin embargo, sólo traen pesadas cargas y calamidades: pronto pasan, y con ellos pasamos nosotros. ¿Quién puede comprender el furor de tu enojo? ¡Tu ira es tan grande como el temor que se te debe! Enséñanos a contar bien nuestros días, para que nuestro corazón adquiera sabiduría. ¿Cuándo, YHWH, te volverás hacia nosotros? ¡Compadécete ya de tus siervos! Sácianos de tu amor por la mañana, y toda nuestra vida cantaremos de alegría. Días y años nos has afligido, nos has hecho sufrir; ¡devuélvenos ahora ese tiempo en alegría! ¡Sean manifiestas tus obras a tus siervos, y tu esplendor a sus descendientes! Que el favor de YHWH nuestro Dios esté sobre nosotros. Confirma en nosotros la obra de nuestras manos; sí, confirma la obra de nuestras manos." (Salmo 90) ¡Amén! "¡Aleluya! ¡Alabado sea YHWH! Alaben a Dios en su santuario, alábenlo en su poderoso firmamento. Alábenlo por sus proezas, alábenlo por su inmensa grandeza. Alábenlo con sonido de trompeta, alábenlo con el arpa y la lira. Alábenlo con panderos y danzas, alábenlo con cuerdas y flautas. Alábenlo con címbalos sonoros, alábenlo con címbalos resonantes. ¡Que todo lo que respira alabe a YHWH! ¡Aleluya! ¡Alabado sea YHWH!" (Sal. 150) ¡Amén! La senda recta que las naciones deben seguir consiste en: Reconocer que hay un Uno y Único Dios. Adorar a Dios. Temer a Dios. Llamar al Uno y Único Dios por Su nombre, YHWH. Santificar el nombre de Dios con la palabra. No tomar el nombre de Dios en vano. No blasfemar.

Jurar solamente en el nombre de Dios. Cumplir los juramentos. Cumplir los votos que hacemos a Dios. Rezar/Orar a Dios todos los días. Estudiar/meditar los mandamientos de Dios todos los días. Seguir con todo el corazón el camino de Dios. Enseñar a otros el camino de Dios. Pedir perdón a Dios por nuestros pecados. Reverenciar el Templo de Dios en Jerusalén. Ofrecer nuestros sacrificios y ofrendas a Dios solamente en el lugar designado por Dios, esto es, en el Templo de Jerusalén. ¡Amén! No adorar a otros dioses sino solamente a YHWH. No adorar a ninguna imágen. No hacer ninguna imágen de la creación para ser adorada, aunque no sea para nosotros. No adorar nada de la creación. No invocar el nombre de ningún ídolo. No practicar ningún tipo de ocultismo. No sacrificar ni ofrendar nada a ningún ídolo. ¡Amén! No asesinar. No agredir a ninguna persona inocente. Atacar solamente en caso de defensa. No ser glotón. No consumir drogas. No vender drogas. No ser borracho. Cuidar el cuerpo.

¡Amén! No robar. Administrar con justicia a la naturaleza. No secuestrar. No codiciar lo que pertenece a nuestro prójimo. No tener esclavos. Ayudar a nuestro prójimo económicamente si está en nuestra capacidad el hacerlo. No prestar con usura. Ser paciente con nuestro deudor cuando éste no tiene con que pagarnos. Pagar las deudas. Regresar a nuestro prójimo aquello que se le extravió y que hemos encontrado. Distribuir con justicia las riquezas de la tierra. Pagar sueldos justos a los trabajadores. No retener el sueldo del trabajador más de quince días. Indemnizar si hemos hecho daño a la propiedad de nuestro prójimo. Usar pesos y medidas justas. No ser perezosos. ¡Amén! No divulgar informes falsos. No dar falso testimonio en contra de nuestro prójimo. No hacerse cómplice de gente malvada. No ser testigo falso en algún juicio. Declarar con exactitud lo que uno vió ó escuchó cuando se nos haga jurar en un juicio. Evitar las malas compañías. No seguir a las mayorías cuando hacen el mal. No chismear. Reprender con franqueza al prójimo cuando éste se encuentre equivocado.

Cumplir los compromisos contraídos con nuestro prójimo. No hablar de manera vulgar. ¡Amén! Engendrar hijos. Casarse de la manera correcta. Formar una familia. Dejar el hogar paterno cuando nos unimos en matrimonio. La mujer debe respetar y sujetarse a su esposo. El hombre debe trabajar para sustentar a su familia y a él. La mujer debe dedicarse al cuidado de la casa, esto es, cuidar a sus hijos, atender a su esposo, y tener la casa en orden. Enseñar a los hijos desde pequeños el camino de Dios. Honrar a los padres. Amar a los extranjeros. Perdonar de corazón a todos aquellos que nos han ofendido pero que nos piden perdón por ello. No ser vengativo. Guardar un porcentaje del salario para ayudar a los necesitados. No seguir el ejemplo de las naciones paganas. Rechazar todo tipo de arte que atente contra el nombre de Dios, la justicia ó la moral. Vivir de acuerdo al calendario bíblico. Honrar a las personas mayores. Honrar a los sabios. Tratar a los extranjeros como un natural cuando estos decidan radicar en nuestro país. Ser tolerante con los demás. ¡Amén! No cometer adulterio. No fornicar.

No cometer bestialismo. No homosexualismo/lesbianismo. No masturbarse. No cometer incesto. No prostitución. No pornografía. No violar. No vestir sensualmente en público. No mostrar la desnudez en público. El hombre no debe vestir como mujer. La mujer no debe vestir como hombre. ¡Amén! El hombre debe lavarse el cuerpo después de haber tenido alguna eyaculación. Toda ropa o vestidura donde haya caído semen debe lavarse en el mismo día en que fue manchada. El hombre y la mujer deben bañarse después de haber tenido relaciones sexuales. No tener relaciones sexuales con la mujer en el período de menstruación. Tener un lugar apartado ó cerrado para hacer nuestras necesidades fisiológicas. ¡Amén! No comer sangre. ¡Amén! Nombrar gobernantes temerosos de Dios, justos, honestos y no ambiciosos. El gobierno no debe decretar leyes que contradigan los Principios Universales. El gobierno debe evitar todo sistema religioso/político/cultural/económico que se oponga a los Principos Universales. Respetar a las autoridades. Ser imparcial en el juicio. Obedecer el veredicto de los jueces.

No sobornar a las autoridades. No aceptar soborno. Los líderes deben gobernar con justicia. Todos los hombres mayores de edad están obligados a pagar sus impuestos para el mantenimiento del país. Los gobernantes están obligados a utilizar de manera justa el tesoro nacional. Está prohibida la tortura. El gobierno tiene el deber de cubrir, por medio del tesoro nacional, las necesidades de educación y salud del país. El gobierno debe ser transparente con el pueblo en cuanto al uso del tesoro nacional. El gobierno no debe permitir que se enseñen en las escuelas temas que atenten contra el nombre de Dios, la justicia y la moralidad. El gobierno debe crear un fondo para ayuda a necesitados. ¡Amén!

Oración Confesión Alabanza Súplica Acción de gracias "El que habita al abrigo del Altísimo morará a la sombra del Omnipotente. Diré yo a YHWH: Refugio mío y fortaleza mía, mi Dios, en quien confío. Porque El te libra del lazo del cazador y de la pestilencia mortal. Con sus plumas te cubre, y bajo sus alas hallas refugio; escudo y baluarte es su fidelidad. No temerás el terror de la noche, ni la flecha que vuela de día, ni la pestilencia que anda en tinieblas, ni la destrucción que hace estragos en medio del día. Aunque caigan mil a tu lado y diez mil a tu diestra, a ti no se acercará. Con tus ojos mirarás y verás la paga de los impíos. Porque has puesto a YHWH, que es mi refugio, al Altísimo, por tu habitación. No te sucederá ningún mal, ni plaga se acercará a tu morada. Pues El dará órdenes a sus ángeles acerca de ti, para que te guarden en todos tus caminos. En sus manos te llevarán, para que tu pie no tropiece en piedra. Sobre el león y la cobra pisarás; hollarás al cachorro de león y a la serpiente. Porque en mí ha puesto su amor, yo entonces lo libraré; lo exaltaré, porque ha conocido mi nombre. Me invocará, y le responderé; yo estaré con él en la angustia; lo rescataré y lo honraré; lo saciaré de larga vida, y le haré ver mi salvación." (Sal. 91) ¡Amén! "Amo a YHWH, porque oye mi voz y mis súplicas. Porque a mí ha inclinado su oído; por tanto le invocaré mientras yo viva. Los lazos de la muerte me rodearon, y los terrores del Seol vinieron sobre mí; angustia y tristeza encontré. Invoqué entonces el nombre de YHWH, diciendo: Te ruego, oh YHWH: salva mi vida. Clemente y justo es YHWH; sí, compasivo es nuestro Dios. YHWH guarda a los sencillos; estaba yo postrado y me salvó. Vuelve, alma mía, a tu reposo, porque YHWH te ha colmado de bienes. Pues tú has rescatado mi alma de la muerte, mis ojos de lágrimas, mis pies de tropezar. Andaré delante de YHWH en la tierra de los vivientes. Yo creía, aun cuando decía: Estoy muy afligido. Dije alarmado: Todo hombre es mentiroso. ¿Qué daré a YHWH por todos sus beneficios para conmigo?

Alzaré la copa de la salvación, e invocaré el nombre de YHWH. Cumpliré mis votos a YHWH, sí, en presencia de todo su pueblo. Mucho le cuesta a YHWH ver morir a los que lo aman. . ¡Oh, YHWH! Ciertamente yo soy tu siervo, siervo tuyo soy, hijo de tu sierva; tú desataste mis ataduras. Te ofreceré sacrificio de acción de gracias, e invocaré el nombre de YHWH. A YHWH cumpliré mis votos, sí, en presencia de todo su pueblo, en los atrios de la casa de YHWH, en medio de ti, oh Jerusalén. ¡Aleluya!" (Sal. 116) ¡Amén! En domingo: “Dios, en el principio, creó los cielos y la tierra. La tierra era un caos total, las tinieblas cubrían el abismo, y el Espíritu de Dios iba y venía sobre la superficie de las aguas. Y dijo Dios: "¡Que exista la luz!" Y la luz llegó a existir. Dios consideró que la luz era buena y la separó de las tinieblas. A la luz la llamó "día", y a las tinieblas, "noche". Y vino la noche, y llegó la mañana: ése fue el primer día.” (Génesis 1:1-5) “¡Bendito sea YHWH para siempre! Amén y amén.” (Salmo 89:52) En lunes: “Y dijo Dios: “¡Que exista el firmamento en medio de las aguas, y que las separe!" Y así sucedió: Dios hizo el firmamento y separó las aguas que están abajo, de las aguas que están arriba. Al firmamento Dios lo llamó "cielo". Y vino la noche, y llegó la mañana: ése fue el segundo día.” (Génesis 1:6-8) “¡Bendito sea YHWH para siempre! Amén y amén.” (Salmo 89:52) En martes: “Y dijo Dios: “¡Que las aguas debajo del cielo se reúnan en un solo lugar, y que aparezca lo seco!" Y así sucedió. A lo seco Dios lo llamó "tierra", y al conjunto de aguas lo llamó "mar". Y Dios consideró que esto era bueno. Y dijo Dios: “¡Que haya vegetación sobre la tierra; que ésta produzca hierbas que den semilla, y árboles que den su fruto con semilla, todos según su especie!" Y así sucedió. Comenzó a brotar la vegetación: hierbas que dan semilla, y árboles que dan su fruto con semilla, todos según su especie.

Y Dios consideró que esto era bueno. Y vino la noche, y llegó la mañana: ése fue el tercer día.” (Génesis 1:9-13) “¡Bendito sea YHWH para siempre! Amén y amén.” (Salmo 89:52) En miércoles: “Y dijo Dios: “¡Que haya luces en el firmamento que separen el día de la noche; que sirvan como señales de las estaciones, de los días y de los años, y que brillen en el firmamento para iluminar la tierra!" Y sucedió así. Dios hizo los dos grandes astros: el astro mayor para gobernar el día, y el menor para gobernar la noche. También hizo las estrellas. Dios colocó en el firmamento los astros para alumbrar la tierra. Los hizo para gobernar el día y la noche, y para separar la luz de las tinieblas. Y Dios consideró que esto era bueno. Y vino la noche, y llegó la mañana: ése fue el cuarto día.” (Génesis 1:14-19) “¡Bendito sea YHWH para siempre! Amén y amén.” (Salmo 89:52) En jueves: “Y dijo Dios: “¡Que rebosen de seres vivientes las aguas, y que vuelen las aves sobre la tierra a lo largo del firmamento!" Y creó Dios los grandes animales marinos, y todos los seres vivientes que se mueven y pululan en las aguas y todas las aves, según su especie. Y Dios consideró que esto era bueno, y los bendijo con estas palabras: “Sean fructíferos y multiplíquense; llenen las aguas de los mares. ¡Que las aves se multipliquen sobre la tierra!" Y vino la noche, y llegó la mañana: ése fue el quinto día.” (Génesis 1:20-23) “¡Bendito sea YHWH para siempre! Amén y amén.” (Salmo 89:52) En viernes: "Y dijo Dios: “¡Que produzca la tierra seres vivientes: animales domésticos, animales salvajes, y reptiles, según su especie!" Y sucedió así. Dios hizo los animales domésticos, los animales salvajes, y todos los reptiles, según su especie. Y Dios consideró que esto era bueno, y dijo: “Hagamos al ser humano a nuestra imagen y semejanza. Que tenga dominio sobre los peces del mar, y sobre las aves del cielo; sobre los animales domésticos, sobre los animales salvajes, y sobre todos los reptiles que se arrastran por el suelo." Y Dios creó al ser humano a su imagen; lo creó a imagen de Dios. Hombre y mujer los creó, y los bendijo con estas palabras: “Sean fructíferos y multiplíquense;

llenen la tierra y sométanla; dominen a los peces del mar y a las aves del cielo, y a todos los reptiles que se arrastran por el suelo." También les dijo: “Yo les doy de la tierra todas las plantas que producen semilla y todos los árboles que dan fruto con semilla; todo esto les servirá de alimento. Y doy la hierba verde como alimento a todas las fieras de la tierra, a todas las aves del cielo y a todos los seres vivientes que se arrastran por la tierra." Y así sucedió. Dios miró todo lo que había hecho, y consideró que era muy bueno. Y vino la noche, y llegó la mañana: ése fue el sexto día.” (Génesis 1:24-31) “¡Bendito sea YHWH para siempre! Amén y amén.” (Salmo 89:52) En Sábado “Y en el séptimo día completó Dios la obra que había hecho, y reposó en el día séptimo de toda la obra que había hecho. Y bendijo Dios el séptimo día y lo santificó, porque en él reposó de toda la obra que El había creado y hecho.” (Génesis 2:2, 3) “¡Bendito sea YHWH para siempre! Amén y amén.” (Salmo 89:52)

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->