Está en la página 1de 1
La profesion de profesor Manifiesto de la Junta de la Facultad de Filosofia de la UCM sobre el nuevo "master profesional de profesores de educacién secundaria y bachillerato” (29 de enero de 2008) La Junta de la Facultad de Filosofia de la Universidad Complutense de Madrid, en su sesién extraordinaria del 29 de enero de 2008, acuerda expresar piiblicamente su disconformidad con el Anexo a la Orden ECIi3858/2007 de 27 de diciembre de 2007 (BOE, 29-XII-2007), ol cual establece los requisitos de los titulos de Master que habiltan para el ejercicio de la profesion de Profesor de Educacién Secundaria Obligatoria y Bachillerato. Tras los estudios de Grado, reducidos a cuatro ahos y “cuya finalidad es la obtencién de una formacién general’ (Ari. 9.1 del Real Decreto 1393/2007 de Grado y Postgrado), el acceso a dicha profesién exigira cursar un Master de 60 créditos de rientacién prioritariamente psicopedagégica y didéctica, con muy escasa formacién adicional en las diferentes disciplinas. Denunciamos que lo anterior comporta una clara opcién por la rebala de la formacién académico- Cientifica del futuro profesor en su campo de conocimiento, lo que ha de repercutir negativamente en la calidad de la Educacién Secundaria y Bachillerato. La formacién pedagégica del profesorado no debe obtenerse a costa de dicha formacién académico-cientifica. Y la-sociedad debe ser consciente del ataque al principio demoeratico de igualdad de oportunidades que este tipo de medida lleva consigo. En efecto, garantizar la transmision de la clencia y la cultura a todos, en las condiciones intelectualmente mas exigentes, ¢s quiz la Gnica manera efectiva de contrarresiar las formas de discriminacién que generan las desigualdades socioeconémicas. La ensefianza preuniversitaria debe ofrecer los mejores estudios a todos los ciudadanos, con independencia de sus condiciones ‘econémicas, y esto requiere un profesorado excelente en las respectivas disciplinas; y en cualesquiera centros, ya sean piiblicos o privados. Denunciamos {a simplficacién del diagnéstico que atribuye los variados y complejos problemas de! sistema educativo a una supuestamente indiscriminada falta de preparacién psicopedagégica del profesorado. Dichos problemas tienen causas de indole social, econdmica y pollca, que no se resuelven en modo alguno disminuyendo la formacién teérica espeoifica de los profesores. No negamos la conveniencia de agregar a esta formacion teérica una verdadera etapa de précticas. Pero nos oponemos a una ampliacién del actual ‘Certificado de Aptitud Pedagégica’ (CAP), cuyos deficientes resultados son por todos conocidos y que es fo que, en el fondo, significan estos nuevos masteres profesionales. Denunciamos, asimismo, las consecuencias negativas que los citados Mlasteres en cuestin tendran para l desarrollo de una carrera investigadora, sobre todo, en aquellas titulaciones cuya salida profesional principal es la Ensefianza Secundaria Obligatoria y el Bachillerato. Una vez en pososién del titulo de Grado, el graduado habré de eleci entre lo siguiente: 1) 0 bien cursar un Master de investigacién, a fin de aleanzar la necesaria formacin superior especializada pero que no habilta profesionalmente para ejercer como profesor, 2) 0 bien cursar un Master profesional, que no sdlo habilta para ejercer dicha profesion, sino que también da paso legalmente a la condicién de investigador, aunque de ningun modo proporciona la formacién para ello. Es abvio que sélo aquellos {graduados que econémicamente no necesiten plantearse una salida profesional inmediata podran decantarse por la primera opcién, en tanto que los que hayan de seguir la segunda no estarén en las mejores condiciones tedricas para compelit en el campo de la investigacién. Por otra parte, sélo quienes tengan sobrados recursos econémicos Bodran costearse ambas modalidades de master, mientras que los que carezcan de semejantes recursos habran e optar por uno de los dos y es razonable pensar que elegiran aquel que legalmente offece ambas posibilidades, la profesional y la investigadora, Denunciamos que, a consecuencia de lo expuesio en el punto anterior, muy pocos graduados podrén cursar estudios de Master distintos de los profesionales, por fo que las Facultades que tienen la Ensefianza ‘Secundaria como principal salida profesional de sus estudiantes verdn muy reducidas sus posibilidades de ofrecer Masteres de investigacidn, con las consecuencias negativas que ello tendra en la preparacién de sus doctorandos asi como en a calidad de ia investigacién en nuestro pais. Solicitamos, en consecuencia, la derogacién del Anexo arriba mencionado y que el acceso a la profesién de Profesor de Educacién Secundaria venga dado a través de Masteres que amplien y profundicen en la formacién académico-cientifica de los profesores en sus materias especificas. Solicitamos también que la necesaria formacién especificamente pedagéaica para ejercer la profesin de profesor se oblenga a lo largo de un periodo razonable de praclicas remuneradas (por ejemplo, un afio) mediante un sistema formative analogo al actual MIR en Medicina. Sélo la conjuncién de una excelente preparacién teérica (en contenidos de la materia) y practica, puede dotar al sistema educalivo espaiiol de los mejores profesores. Invitamos a cuantas Juntas de Facultad de las Universidades, sociedades académicas, profesores, etc. compartan estos puntos de vista a sumarse al presente documento.