Está en la página 1de 1

A la hora de analizar la tarea de un periodista deberemos diferenciar el medio en

el que se ciñe el profesional así como el cargo que ocupa en dicho medio. Por ello
vamos a realizar un análisis general sobre las funciones que ha de realizar todo
periodista en su trato con la información.

A la vista está que la información debe ser veraz, por lo que debemos contrastar
los datos antes de publicarlos en algún medio. Día a día comprobamos que se
filtra información totalmente ilógica e irreal por el mero hecho de que uno de los
puntos fundamentales para todo profesional es la importancia de hecha información.
Es cierto que cuanto más novedosa sea y única, mayor provecho se puede extraer de
ella, pero ¿a qué precio? Hemos llegado a un punto en el que un buen nutrido grupo
de periodista y gente que realiza tareas como tal realiza el temible fallo de
publicar datos sin contrastar para así evitar que le quiten la exclusividad.

Hasta ahora hemos hablado de veracidad y contraste, por lo que conviene tratar el
tema de la objetividad. Es cierto que una de las determinaciones de un periodista
es este concepto aunque también es cierto que dependerá del tipo de información
que se quiera dar, ya sea de opinión, informativa o mixta.

Como indica Quim Gil “Su actividad informativa tiene una trascendencia social
reconocida y explicitada en el reconocimiento de derechos como la cláusula de
conciencia y el secreto profesional. El respeto a estos derechos de los
periodistas, la independencia de los medios y la pluralidad informativa
constituyen uno de los pilares fundamentales del Estado de Derecho”. Por este
motivo, el periodista debe preservar sus derechos, establecidos en la Constitución
Española, como la libertat de prensa así como los de sus propias fuentes.

Otra función dle periodista es llegar al mayor número de ciudadanos. El buen uso
de la palabra o de la imagen, ya sea de forma oral, visual o ambas a la vez, debe
permitir que el profesional llegue a la audiencia, mientras que cuanto mayor sea
ésta, mejor. Además debemos tener en cuenta que el periodista genera opinión, en
este caso su trabajo incide directamente sobre la opinión pública por lo que la
correcta selección del tema, la claridad, concisión e incluso su propio punto de
vista condicionan la perspectiva del propio espectador.

Éstas son algunas de las funciones generalizadas, para adentrarnos aún más en
ellas deberíamos matizar aún más diversos conceptos que puedan influir como el
medio o el cargo del profesional tal y como afirmábamos desde el principio.