Está en la página 1de 2

La luna es, entre las nubes…

La luna es, entre las nubes,


una pastora de plata,
que, por senderos de estrellas,
conduce manadas cándidas.

El cielo le da lagunas
azules, suaves cañadas,
llenas de níveos rosales
y de abrigadas cabañas.

¡ay, dulces abrevaderos


del horizonte, aguas claras;
remansos de eternidad;
verdes riberas erráticas!...

- Se acerca, amiga, un momento


a todo; puertas, majadas,
arroyos, rosas, orillas…,
y sigue, sigue nostáljica-.

…¡Pantanos floridos, donde


resuena la blanda brama
de blanca constelación,
piara de vacas blancas!

La luna va lentamente,
desnuda, bella, estasiada,
cantando a la tierra ignota,
por sus caminos del alba.
OJOS DE AYER
¡Ojos que quieren mirar alegres
y miran tristes!

¡Ay, no es posible
que un muro viejo
dé brillos nuevos;
que un seco tronco
(abra otras hojas)
abra otros ojos
que estos, que quieren
mirar alegres
y miran tristes!

¡Ay, no es posible!