Está en la página 1de 2

Carmelilla

Bailar
en la mar
y remar.

¡Es la mar!

De San Fernando a Sevilla,


remando,
se fue Carmelilla.

¡Y yo bailando!

De Sevilla a San Fernando,


bailando,
volvió Carmelilla.

¡Y yo remando!

Bailar
Y remar
En la mar.

¡Es la mar!
El mar. La mar…
El mar. La mar.
El mar. ¡Sólo la mar!

¿Por qué me trajiste, padre,


a la ciudad?

¿Por qué me desenterraste


del mar?

En sueños, la marejada
me tira del corazón.
Se lo quisiera llevar.

Padre, ¿por qué me trajiste


acá?